You are on page 1of 71

El siglo XVI destaca por ser una de

las épocas más brillantes de n11cstr11
llisl(,1·i;1crítica de la Literatura Hispánica
literatura. La poesía españcila clt•
4

este período se caracteriza 1>c1r 111
i11fluencia de las maneras it11li111111s,
siendo Petrarca su modele, 11 i111il11r. ce •

Antonio Prieto efectí1a 1111 rt•t·c,rrlclc,
puntual a través de l11s ,lift•rt•11t1:s
etapas de este siglc,, u1111liz1111clc, 1:11
prc,fundidad a cada 111111 clt• s11s 11r1,t11
~c,nistas: Boscán, c;ar,·il11s11, 111,,~111'i
clt• la Escuela saln11111ti1111, ¡1c,,:t11'i 111
la 1<:scuela scvill111111.,,

Q , A11tonio Prieto
!J La poesía _. .
en la Edad de Oro
(Renacimiento)

N
co

LA POESfA EN LA EDAD DE ORO
, (RENACIMIENTO)

'

'

HISTORIA CRfTICA
DE LA LITERATURA HISPÁNICA-4

'

~,1c(oq)
1
HISTORIA CRíTICA ANTONIO PRIETO ""\ ~
DE LA LITERA HISPÁNICA ~
Dirigida por Juan Ignacio Ferreras

TÍTULOS DE LA COLECCIÓN

l. Carlos Alvar y Ángel Gómez, La poesía lírica medieval.
11. Carlos Alvar, La poesía épica y de clerecía medievales.
111. Carlos Alvar, La prosa en la Edad Media.
IV. Antonio Prieto, La poesía en la Edad de Oro. Renacimiento.
v. Pilar Palomo, La poesía en la Edad de Oro. Barroco.
VI. Juan Ignacio Perreras, La novela en el,siglo xvI.
VII. Juan Ignacio Perreras, La novela en el siglo xv11.
VIII. José M.ª Díez Borque, Los géneros dramáticos en el siglo xvI.
IX,
X.
XI.
José M." Díez Borque, El teatro en el siglo XVII.
Asunción Rallo, La prosa didáctica en el siglo XVI. EN LA EDAD DE ORO
Asunción Rallo, La prosa didáctica en el siglo xv11.
XII. Enrique Rull, La poesía y el teatro en el siglo XVIII. Neoclasi-

(RENACIMIENTO)
cismo.
XIII. Juan Ignacio Perreras, La novela en el siglo xv111.
XIV. Pedro Aullón de Haro, Los géneros didácticos y ensayísticos del
siglo XVIII.
XV. Pedro Aullón de Haro, La poesía en el siglo XIX. Romanticismo
y Realismo. •
XVI. Juan Ignacio Perreras, La novela en el siglo x1x (hasta 1868).
XVII. Juan Ignacio Perreras, La novela en el siglo x1x ( desde 1868).
XVIII. Juan Ignacio Perreras y Andrés Franco, El teatro en el siglo x1x.
XIX. Pedro Aullón de fiaro, Los géneros ensayísticos del siglo XIX.
XX. Pedro Aullón de Haro, La poesía en el siglo xx (hasta 1939).
XXI. Pilar Palomo, La poesía en el siglo xx ( desde 1939).
XXII. Juan Ignacio Perreras, La novela en el siglo xx (hasta 1939).
XXIII. Juan Ignacio Perreras, La novela en el siglo xx (desde 1939).
XXIV. Ángel Berenguer, El teatro en el siglo xx (hasta 1939).
XXV. Juan Ignacio Perreras, El teatro en el siglo xx (desde 1939).
XXVI. Pedro Aullón de Haro, Los géneros ensayísticos en el siglo xx.
XXVII. Antonio M." Espadaler, Literatura catalana.
XXVIII. Anxo Tarrío-Varela, Literatura gallega.
XXIX. Jon Juaristi, Literatura vasca.
1 XXX. Teodosio Femández, La poesía hispanoamericana (hasta el
,,
XXXI.
Modernismo).
Teodosio Femández, La poesía hispanoamericana en el siglo xx.
taurus ~ / )A 3)3
XXXII. Marina Gálvez, La novela hispanoamericana (hasta 1940).
XXXIII. Marina Gálvez, La novela hispanoamericana contemporánea.
XXXIV. Marina Gálvez, El teatro hispanoamericano.
XXXV. Teodosio Fernández, Los géneros ensayísticos hispaneameri-
canos.
XXXVI. ÍNDICES.
®
b~/~_Sa4{
'

. . . .. Introducción . .. . . . . ... . . . . . .. 20. . . . . . . . . .. La poesía de Barahona de Soto . 117 ANÁLISIS . .. . . • • • • • • •• • • • • • • • • • • • •• 135 Depósito legal: M. .. . . . . . 1. .. . . . . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •• 9 literario y científico español. . . . .. . . . . Montemnyor. . . . . . . . 38 • 8... . . . . . . . . . Hurtado de Mendoza . . . . . La extensión petrarquista . . TAURUS. . . .. . . . . .. . . .. . . . . . . ... . . . . .. . . . . . 28 5. . . . . .. .. . . . . . . . . . . 105 . . . La reacción de Castillejo . . .. Cubierta ÍNDICE de MANUEL Ru1z ÁNGELES Este libro ha sido compuesto mediante una Ayuda a la Edición de las Obras que componen el Patrimonio. . . . . . . . .. . . . concedido por el Ministerio de Cultura. . . . . . . .. . . 80 13. . . . . . . Garcilaso . . . . . . . . 123 . . La poesía de fray Luis . . © 1988. . . . . . . . . Boscán . . . . . . .096-1988 Textos . 42 9.. . Poesía tradicional .. . . . . . . . . 13 3. .. 84 14. . . . El renacimiento sevillano .28006 MADRID ISBN: 84-306-2504-6 BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . L a poes1a ep1ca . . . . . . . . . .. . .. . A. . . Granada y Gregario Silvestre . Francisco de Aldana . . . . . . . . . ALTEA. S. .. . . . . . . . . . . 38 . . . . El abandono poético de F. . . . 63 11. ALFAGUARA. .. . . . . . . . . . . . .. .. . . . . . .. . La poesía de Fernando de Herrera . . . . . . ' TAURUS LA CRÍTICA . . . .. . . . . 50 10. . .... . . . de la Torre . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . .. . . . . . . . . . . . . . . • • • • • • • •• 131 Juan Bravo. . .. . . . .. . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. . • • • • • • • • • • • • • • • • •• • •• 137 PRINTED IN SPAIN Estudios . . . . San Juan de la Cruz .. . . . . .. . .. 33 7. .. . . . . 102 17. . . 31 6. .. . . . . . . . . . . .. . . Acuña . .. .. . . .. . . . . .. . . . . . . .. . . . . . . . . . .. . 20 4.. . . . .. . . .. .. . . . . .. . . 18. .. .. .. . . . . .. . . . . . . 99 16. . . . . . . . . . . . . . HISTORIA . .. . Cetina. . . . .. • • • •• • • •• • • • • • • ••• •• • • • • • • • •• • • •• 11 2. 95 15. La poesía en Salamanca: F. . . . . Poesía carmelita. . . . . . . . . . . . . 74 12. . . . . . . 125 © 1988. Antonio PRIETO La primera estrofa de la canción I de Garcilaso . . . . . Figueroa . .. . . . . . . . . . .. . . . • • • • • • • • • • •• • • • • • • • •• 139 7 . .

• - • ::e -..· ~· .-3 ( /) o ~ -> • .

confesado por Juan Boscán. y en relación con el debate. con lo que una nueva poesía se adueña de la práctica literaria.1 1. los españoles reconocían en la Teseida de Boccaccio la in- vención de la octava. análogos conceptos amorosos. En principio (y con todo lo que una forma incide sobre unos contenidos). en com- petencia con el más natural uso del octosílabo de la poesía cancioneril. predilección por usos como la antítesis e incluso farmas poéticas como la canción. con su origen complicado. en el que nace para España la práctica del endecasílabo a imitación italiana. Tenemos con ello una poesía en metro castellano y una poesía italianizante que son las dos grandes vertientes líricas en las que se moverá el ámbito hispánico. Es el momento. la invención del soneto para la lírica europea. la diferencia fundamental radica en el metro. en distin- to metro. de donde emanan. La competencia entre ellas es relativa porque ambas reconocen un tronco común en la poesía provenzal. El metro castellano llega un tanto agotado en su curso cancio- neril mientras que el endecasílabo se le ofrece a Boscán ple- no de posibilidades y novedad. Y básicamente con el modelo de Pe- 11 ' . INTRODUCCIÓN La poesía del siglo xv1 guarda en su cronología la fecha importante del junio granadino de 1526. Un poco después. ' Allá en la corte siciliana de Federico II había tenido lu- gar.

pone Navagero en endecasílabos. . pero cabe tesano atiende a la poesía cancioneril y en lo que ésta era suponer en él un mayor contenido atendiendo a la personali. Para Bembo. Es un rompimiento. Es un encuentro decisivo del que nos da cuenta el poeta catalán en su carta <<A la Duquesa de Petrarca fue el primero que en aquella provincia le acabó de Soma>> que separa el libro I del II de sus Poesías. Pero. escuchado por Na- tina. Este valor de narratividad. en dodecasílabos. como digo. don- de. Efectivamente. está Boscán.1 trarca y por la permeabilidad de Gutierre de Cetina penetra bro II. las páginas usó . y en éste se . pero diferentemente de Petrarca. entregándose a su práctica con el estímulo de su amigo Garcilaso. Por lo pronto. blecido por Petrarca en su definitivo códice. en 1514. parte de la educación de un caballero. 13 .. que cionero General en el que él mismo había participado en su tenían las rimas de Petrarca. Boscán le señala a la Duquesa so. llana. Dante fue más atrás. (<<Tengo yo a las mujeres por tan sustanciales . como lo tiene la afi1·mación de poder seguir el camino del endecasílabo des- Si a éstos mis obras les parecieran duras y tuvieran soledad de de su origen. o la realizada hallarán a poca costa... cioneril los consejos que para el galán daba Hernando de 12 . Parece lógico pensar que hay En 1526 tiene lugar en Granada. Esta edición cansen con él generalmente. Si la poe. cuya grandeza de la muerte de Isabel la Católica. poes1a renacentista. poner en su punto [ el verso italiano]. >>) tiene un bre sus detractores: sentido renacentista de rescoldo bembiano. BoscÁN yoría de los poetas renacentistas con la alternancia de las coplas castellanas con el metro italiano. eran ediciones de bolsillo llegadas a Granada. En el principio. que después se salvará en la ma. Navagero es un humanista vinculado en la lírica española la sextina provenzal descubierta por al grupo aldino que asiste al editor Aldo Manuzio y en el Arnaut Daniel. el gran modelo lírico era Petrarca..ha quedado sía cancioneril había tenido su manifiesto en el <<Prologus y quedará. creo yo. Y si quieren chistes también los realizada en 1501 por el editor Aldo Manuzio. con motivo vagero. el encuentro del poeta de cancionero Boscán cribe a la Duquesa de Soma: con Andrea Navagero. con mayor o dad de Navagero (<< . con Boscán habrá un rompimiento para abordar la lectura de una importante parcela de nuestra con la poesía cancioneril ante esa nueva poesía que le pro- . está cumpliendo con su poesía can- días . sobre todo. de historia. el anómalo ejemplo de la sex.muy bien d'él. quien como cor- El manifiesto de Boscán es bastante explícito. cuando Boscán es- del Emperador. de Trillas y Valdaura. para siempre. que edición de 1514 y que con el tiempo sería alabado por Lope mostrará Boscán en su libro II.. 2. distintamente al Petrarca leído por el Marqués de Santi- Está claro el sentido despectivo de Boscán hacia un Can. >>) y al ejercicio poético que realiza Boscán en su li. podía apreciarse el sentido narrativo. Boscán.. que festeja las bodas un eco de Bembo. lógico en unos principios. Entregado ya a esta práctica La misma defensa de Boscán sobre la recepción femenina de la poesía petrarquista. de Boscán <<A la Duquesa de Soma>> son un manifiesto de la nueva poesía renacentista. el cual Baenenssis>> que abre el Cancionero de Baena. nos parece algo fundamental de Vega. antepone a la poesía de Dante. 1511. y que tenía en el Cancionero General de que destacaba con sus interpretaciones petrarquistas la per- Hernando del Castillo. a través de Navagero. varón tan celebrado en nuestros menor acierto personal. sonalidad de Pietro Bembo. Bembo era el editor de la la multitud de los consonantes. ahí tienen un cancionero que poesía petrarquesca siguiendo el orden de cancionero esta- acordó de llamarse general para que todos ellos bivan y des.

Naturalmente que la siciones como <<Gentil Señora mía>> o <<Solo y penoso en distancia entre el Canzoniere petrarquesco y el libro de Bos- páramos desiertos>> remitan inmediatamente al verso de Pe. No obstante. Acorde con la alternancia de formas métricas que ense- El libro 11 de las Obras exterioriza ya una inquietud poé. la persecución por la agudeza. lo tivo que en la curiosidad de estas composiciones de Boscán 14 . contra la que se mani. narración lírica. poco después de la muerte del ejemplo de conducta. pose1a en cuanto e1erc1c10 cortesano. Si tal ejer. . o que sonetos como <<Ponme en la vida más brava. el conceptis. y lo il sole occide i fiori et l'erba>>. son invisibles>> y <<Mas mientras más yo d'esto un corriera>>. lo practicara con la común ascendencia de Ausias March. y como recogió Armisen (1982: 385). . Son las consabidas apelacio. cauce que traduce al endecasílabo presidido por Petrarca el cicio lo prodigaron los renacentistas para el latín de Horacio juego cortesano que había ensayado en la poesía cancioneril. sino por la continuidad narra- se unen a la herencia provenzal y de Ausias. poeta. • Ludueña en su Doctrinal de gentileza o expresaba el poeta más interesante ahora es precisar cómo Boscán capta en el Suero de Rivera: Canzoniere petrarquesco su valor narrativo y lo conduce a la sucesión poética de su libro 11. palabras de recorridos cancioneriles que enunciado de un argumento. presentando al tiva que manifiestan sonetos como <<Las llagas. Bos·c án a trazar su argumento amoroso. cán es endrme en cuanto historia lírica. cuyos fragmenta podían servir de Amorós en marzo de 1543. editadas por Carles personal. Boscán misma composición (como si el soneto tuviera la narrativi- no era dueño de su poesía. que rompiera una monotonía métrica y reflejara estados dis- matación de la poesía petrarquesca y es natural que compo. Desde por coplas e consonantes . brías o de una espiritualidad que desvelaba los secretos del que pueden leerse como endecasílabos pertenecientes a una amor y distinguía entre amor honesto y deleitable. aunque sobre él asome la extraordi. 15 • . historia. nuar la huella del Canzoniere en lo que éste era una historia dena y recoge en el libro I de sus Obras. por coplas y consonantes. En el inicio del soneto-prólogo del Canzoniere comienza festará Castillejo. Gran parte del libro 11 de Boscán se mueve así por un cirlo. al su- tica en la que Boscán desea manifestarse bajo el estímulo cederse alternado de sonetos y canciones como vario stilo principal de Petrarca. tintos de un camino guiado por Amor.. más limitadamente. o Virgilio no era nada extraño que. guantes Efectivamente. que la tensión amorosa petrarquesca que anima el Canzonie- i1nportuna>>. Capelo. en parte. Se trata de unos primeros sonetos proemiales donde ¡ naria figura de Ausias March. el galán <leve traer. identificándose con él y personalizándolo. Repasar esta poesía amorosa. ñaba el Canzoniere acude Boscán. se advierte ya la búsqueda de narratividad del poeta catalán. traduzcan el soneto petrarquesco <<Ponmi ove re. con pretensión de en vías de agotamiento. nes a la tristeza. galochas. que d'amor amor como vasallaje feudal y gustando de expresiones som. y se confiesa en el Secretum. en Boscán no existe. su libro refleja un deseo de conti- Es la poesía. no ya porque los sonetos primeros funcionen con valor de mo y el juego de . Y es significa- Boscán para el endecasílabo petrarquesco. la imitación.. sino que una tradición poética lo dad y secuencialidad de la octava en un poema). Un sistema para aclimatarse al poeta clásico era tradu. que Boscán or. es repasar un cauce cancioneril transitado. . la alternancia métrica de sonetos y canciones que va exten- diendo el poeta catalán. . Esencialmente por- trarca. en el que tanto se medirán que anima su libro es una curiosidad poética conducida por los poetas renacentistas. <<los lectores más cultos debieron comprender pronto que el bien cantar y componer libro 11 era un canzoniere a la manera de Petrarca>>. Estamos en el comienzo de la acli.

y su libro 11. se sabe sin esta tensión. no obstante. Ya la experiencia o los modelos de dolcezza poética propuestos por Bembo en sc11timiento de Boscán es muy distinta de Petrarca (como sus Prose. para favorecer la tensión amorosa necesitan.. aje. es una historia (ro. adquiriendo la sin. y quizás estructurado en la lectura de comenta- llevando assí sus puntos concertados . de la captación de Pero estos sonetos y canciones del poeta catalán. contra la voluntad de Petrarca. que fue una ' constante renacentista desde Petrarca. Juan Coloma. cancionero. de la curio. Muy posiblemente. en gran medida. 111unzo) de amor dependiente. es también petrarquista al acoger rimentan Petrarca o Garcilaso).. centistas en dos aspectos: el manejo de unos modelos greco- sino que de contento no terné latinos distintos.crsonalidad o experiencia del poeta. Pero. Ramírez cancionero. inclu- Ese <<nuevo canto>> supone pasar de una poesía escuchada yendo en la última las composiciones que creía ajenas al fundamentalmente en el canto petrarquesco a una poesía es. Se manifiesta en el soneto <<Otro tiempo lloré y ago. de la trarquesca canción <<Chiare. este argumento que se hará largo asunto en el que competi- monial. sobre la que ya pesaba en su arte una contaminación filo. Se pasa.. Boscán. lempo rimena>>. Allá en el principio de esta poesía petrarquista. Montemayor. que. aunque puede relacionarse lí- ricamente con el anterior. Herrera . doquiera que estoy. con su gozo matri. en cuanto rán Garcilaso. llama a Eurídice. evoca Garcilaso en la égloga 111. con su lucha interior y con <<SU lengua fría>>. La poesía se torna doméstica. Trionfi. ra canto>>. en la lí. Dentro del petrarquismo. Boscán crea su cancionero. dividieron el Canzoniere petrarquesco en tres partes. Evidentemente. cuchada en sí misma. como proyección lírica. sufren un cambio que personaliza su la beatitud de una canción final que olvidó el ofrecimiento poesía. por una común ascendencia clásica. ya muy la narratividad lírica.aparezca la canción <<Claros y frescos ríos>>. fresche e dolci acque>>. 17 - . ni qué scriva. en la norma petrarquista. La canción de Boscán es un claro ejemplo del cam. y al que no dejará de acudir Lope de Vega un cancionero. de la palabra poética. es primave- te.. Porque también sabe que Pagán. análogamente a como ansiedad. que en el segundo cuarteto anuncia: El libro 111 de las Obras. con su <<Por ver si queda en su furor deshecho>>.c poco más adelante <<que. ción por conciliar paganismo y cristianismo. tensión amorosa era la generadora. que imita la pe. uno de ¡.:a Amor un nuevo canto. se había extendido la norma de que el poeta apenas cuida (<<Leandro in mare ed Ero alla fenestra>>) en los debía enamorarse de una mujer casada (y es algo que expe. el largo y no muy afortunado poema sidad poética a la experiencia lírica que el poeta goza con <<Leandro>>. cierra el citado soneto: tensa fábula de <<Leandro>> sea un poema de la postrer eta- pa de Boscán en el que éste manifiesta sus intereses rena- ¡Oh concierto d'Amor grande y gozoso!. Es algo significativo que Boscán se acoja en <<Leandro>> rica provenzal. Acuña. que abre el libro 111. entre este cambio y sabe por su curiosidad humanista cuánto la las sombras>>. a una historia que Petrarca no atiende en su Canzoniere y do la palabra. toria o cancionero del libro anterior. ra>> en oposición sincera al petrarquesco <<Zefiro torna 'l bel sófica (Cavalcanti) y del mundo clásico. y la aten- qué cante. 1. es un texto ajeno a la his- el encuentro de su mujer. Ya el he- 16 . con los que componer algo nuevo. aunque existen versos na a la tensión petrarquesca o garcilasiana. como exemplum de los sonetos primeros. ristas como Vellutello. ni qué hable. Por ello. Boscán siente de relación garcilasiana como <<quel suele'! ruyseñor. y en la seguridad de su historia escri- bio cortesano de la poesía cancioneril a la poesía italianizan. la ex- ceridad para el endecasílabo. u Orfeo. BLtcede con Garcilaso). es algo ajeno argumentalmente al Agora empiec. cambia de dirección. romanzo d'amore. cerrado en avanzado el libro 11.

Titulará <<Capítulo>> el capitolo ita- 18 19 . y no espereys Jamas que os amanezca vedad que aporta Ovidio mediante la mezcla genérica. Y se podía apreciar.. queriéndose enfatizar en él Orlando de Ariosto respecto al Orlando de Boiardo o las 111 irnportancia de la octava y su incorporación a la poesía Dianas. Está abriendo camino. recogiendo pasajes como edición (hacia 1497) realizada por Aldo Manuzio del opus. Con la actualidad del poema de Museo acudía Boscán a la mezcla de elementos predicada Boscán introduce la renacentista octava en la poesía es- por el renacimiento y construía su <<Leandro>> en este ayun. Pero es que. por la que una obra puede continuar una argumentación 11inalmente Boscán cierra sus Obras con un poema que anterior y ofrecerse para ser continuada. donde se le aprecia como impulsor de tico que formó en los albores de la literatura griega.a Amor un nuevo canto>> que la aceptación renacentista de sentirse en una tradición culta v1·1111nos modificando su cancionero. que había adquirido la gran belleza de las Stanze de Polizia- do Tasso y el episodio virgiliano de Aristeo. l<i110 de Boccaccio con su apelación anafórica del Amor. dejando en medio un cancionero. epístola-respuesta a una de Hurtado de Mendoza y que son La poesía de Boscán se muestra. lllil)ltñola. Con la particularidad de que la epístola de que llega cansada a su tiempo.. me. centista se advierte a las damas: fusión. como historia. acogida a la familiaridad. como la culminación de una idea poética renacentista que dro >> de Boscán tiene unos valores de captación importantes . Aldo Manuzio podía señalar la deuda con Museo que tenía Ovidio en las cartas que se cruzan Ero y Leandro No amando. y no el la creación poética y donde en el aire gozoso de corte rena- gramático del siglo v que era en realidad. con esta con. mentales o personajes. en el encanto 'tamiento sobre el que pende la Favola di Leandro· de Bernar. en las Heroidas. poemas atendiendo a la forma y no a unos contenidos argu- la acompañada de libros y familia. cho de situarse en esta cadena poética significa en Boscán 11"tltlt1d de aquel <<agora empiec. Quizás en el uso reitera- culum de Ero y Leandro escrito por Museo. en el principio de nuestra poesía renacentista. la no. Consciente Boscán de la no- Boscán.111estra la madura situación renacentista de Boscán. pero la <<Octava rima>> de Boscán. en este poema de vigencia porque se creía que Museo era el poeta tracio y mí.lanze de Bembo y las de Poliziano. como explican el l lt·11e por título <<Octava rima>>. con sus deudas. pañola y lo hace plenamente en su valor lírico. no. ascendió positivamente. tado de Mendoza.. el <<Leandro>> de Bos. l'I policianesco palacio de Chipre. donde se confirma la sin. Otros caminos de la octava los encontramos ya con Hur- dice de las Geórgicas. estáys en noche tenebrosa. invitación al amor. y atinadamente. con su 1 Aunque esté lejos de ser un gran poema es indudable cita de poetas sucediéndose como cultura. contiene precisos aciertos vedad que aporta con su introducción métrica. Desde renacentistamente como el de Orfeo. . y en su misma trayecto- las primeras epístolas en tercetos encadenados que ofrece la ria. titulará sus que se afirman en su sincera expresión de una vida tranqui. Bos- cas inaugurara su imprenta de Alcalá de Henares) tenía su clln nuevamente mezcla. El poema de tivo de Amor como guía pudiera recordarse el Nin/ale fieso- Museo (que también sirvió para que el cretense Demetrio Du. . 1111 iguo se ha señalado la dependencia del poema de las cán respondía a la actualidad de un tema despertado por la . el <<Lean. cían al género épico o teatral. aparte de la atención a un mito tan acogido 1. que por Amor deleyte se os offrezca . puede entenderse que. como lo hace en su traductor ante la propia vida del poeta. hasta que os venga una ora tan dichosa diante el llevar al género epistolar personajes que pertene. Orfeo y Eurí. que sitúan al poeta en el extremo opuesto de aquella su prác. al igual que el <<Leandro>>. . Así. como una conveniente oposición a la poesía cancioneril lírica española. que nacido petrarquista abandonó su cauce tica cancioneril.-. Es un largo poema que.

Por ejemplo. un sujeto femenino único dando razón Es decir. la alternancia señala Petrarca) ni. que en la edición ya deformada de Luis Brizeño de a los fragmenta de una historia. Al tiempo anun- indudable que su distinta formación (imitación) poética le cia una acción en busca de la amada que incluso sintagmá- dan otra dimensión y una seguridad que determinará una ticamente progresará por el cancionero. especialmente extendido por Bembo. la individualidad de Garcilaso habita en una tradición. que no es naturalmente la petrarquesca. leemos la canción. el libro IV de sus Obras sea una poesía ordenada por el poe- Esta distinción recién apuntada se percibe nítidamente ta catalán. de formas métricas. por ejemplo.arcilaso le llega la muerte muy tempranamente. su historia necesitando existirse en liano en tercetos. 1i 111iento garcilasiano. está el sen- 21 20 - . tras haber leído un conjunto son importantes aspectos (como la armonía de gravitá y pia- de sonetos in marte de la amada. como historia. y por lo que en Garcilaso hay de humanista. con lo que Boscán en declarar el agotamiento de la poesía amorosa can- 0110 impide el ir y volver sobre la propia poesía. como en Petrarca. lo que es grave. nazaro. mo- Si la huella del Canzoniere anima poderosamente la líri- dificando con su historia el estímulo del soneto petrarquesco ca garcilasiana. y no heredando el orden de agrupa- ofrecerá. palabra. aunque coincida con (. un esbozo de cancionero.~. la ordenación métrica fijada básica- la del Brocense). sino siano respecto al Canzoniere petrarquesco. composiciones (lo cual importa poco en un cancionero. y menos existe una can- ción final de culminación religiosa. la canción I. cargan- 3. como bien entenderá san elementos de fusión cultural como el mito de Orfeo. garcilasiana ofrece en principio. a un orden de historia. desde el soneto-prólogo. Ausias March. Virgilio. es también <<Ponmi ove 'l sole occide i fiori e l'erba>>. para formar una nueva poesía. sino Con la receptibilidad renacentista que manifiesta la poe- la creación por la palabra de un espacio mítico donde habi- sía de Boscán yo dudo que la poesía garcilasiana recogida en lar con la amada. (Con Algunas poesías. como El sentido de narratividad para una lírica... alter- tos compromisos editores. En análoga me- tilo) del poeta en su progreso. decidiendo argumentalmente. Ariosto. que suele editarse tora de la poesía garcilasiana fue mínima y que sobre ésta tras el conjunto de sonetos (no así en la editio prínceps o en pesará. no atendiendo ni a un orden cronológico de mente por Herrera en la edición de sus Anotaciones. etc. una clara distinción respecto al Canzoniere: en Garcilaso no existe un soneto-prólogo en el que se ofrezca como exemplum. te dirigida a la amada in vita. Herrera.) ciones métricas fijado por Herrera y más o menos seguido Creo así que la intervención de Boscán en la ordenación edi- editorialmente. claramen- civiles que fijen la personalidad del poeta como realidad. determinando su petrarquismo. al igual que progre- lengua poética que pueda heredarse. es posiblemente el recoge un concepto de imitación y satura (mezcla) renacen- primer gran ejemplo de la propiedad del cancionero garcila- tistas por el que caminan no ya sus cultismos poéticos. porque en ella su asimilada lectura de Horacio. su poesía La canción I. La oposición .. San- (véase el ·comentario final) se advierte perfectamente cómo . lo cual atenta contra la se- cevolezza) que le llegaban a Garcilaso con el modelo petrar- cuencialidad de la historia y contra el propio formarse (es- quesco. aunque el título de <<algunas>> referido a la lírica si la lectura de la poesía garcilasiana la hacemos acorde con garcilasiana (y que retomará Herrera) parezca liberar de cier- un proceso secuencial que progrese argumentalmente. etc. dida. Sobre ello. Herrera nos nando formas métricas. la lírica cioneril. Aunque de Castillejo es. GARCILASO do al Amor de responsabilidades. como autoridad. en su primera estrofa.' oposición que se mueve en otro sentido. <<Epístola>> y <<Octava rima>>. una 11ueda esgrimirse que frente a la longevidad de Petrarca a . la introducción de poemas Córdoba de 1626. dentro de su vinculación renacentista.

1 su práctica en una teoría sumamente conocida. 1: 111icia.. El soneto garcilasiano <<De aquella vista . 111·1!1• rscr el soneto <<Escrito está en mi alma vuestro gesto>>. tras el soneto-prólogo... Acuña.. 11111111 en el reconocimiento de <<la voz a ti debida>> de la Pero. el cancionero garcilasia- lidad de una historia. Mu- cuando escribe Gracián de sus personajes: <<pusiéronse a cho más adelante. ofrecerse como materia o argumento ejemplares. Andando el tiempo. Este orden lo mantenía. spiriti. <<apartarse de seguir el error de mis pisadas>>. con alternancia métrica. que sí vimos donde por primera vez la poesía toma este término. En ninguna composición de Garcilaso existe este tJLte arranca del soneto de Cavalcanti <<Deh. >>. que no pertenecería a la madurez del poeta.l .~111 tlltC señala el encuentro con la amada y que muy bien novelesca. 1ik 11t1cí. y como señalé. la muy pe. El mismo Herrera.. En la tradición textual garcilasiana suele situarse como i. ne lugar el encuentro con la amada.. de acuerdo con la linea. encontramos en la canción <<El aspereza de mis males quie- 22 23 \... éste no es un soneto de l'Hl1.. >>. cuando tie. spirti vostri . ofreciéndose el poeta como su. templo el triste estado mío>>. que nace en su huella. 111111 a la teoría del enamoramiento. >>. Si Acuña ya tiene ocupada la grande y sus spirti inmediatamente los hallamos en la famo- funcionalidad del soneto-prólogo con su <<Huir procuro ..¡ . trarquista Gaspara Stampa en sus Rime d'amore. >> de Garcilaso y el soneto de Acu. escri. contemplar lo que habían caminado hasta hoy .asílabo gar- es.. 1)1•11¡. análogamente a como en za con irregularidades la extensión de un cancionero. funcionalidad proemial.. >> de la Vita nuova de Dante quiere decirse que lee perfectamente. Creo que nace ahí poéticamente. para explicar el endec. que exige su principio y no el co. ·1'cndríamos entonces un grupo de sonetos. cuando el más personal sentimiento guíe.. que cul- soneto inicial el <<Cuando me paro a contemplar mi estado>>. Más adelante sitúa Acuña el soneto <<Cuando con- <le la doctrina filosófica.. que alcan. en cuanto historia personal. Es la mis. en el <<por poesía de Hernando de Acuña o en Algunas poesías de He. por vos tengo la vida>> dirigido a la amada. l'l·trarca es muy marcado la teoría provenzal en un primer be un soneto. en Boscán. 1.. nacido do de la historia. aparece así rodeado de ejem- su futuro. muy distinto ¡ iJ1 ll'11ción.. spiriti miei . que manifiesta el soneto de Garcilaso.. >> del petrarquista Jacopo Marmitta. lejos hacen <<contemplar>> al poeta el curso pasado y vislumbrar de una' madura personalidad. Critilo plos que abundan en la teoría despertada por Cavalcanti.rovisto de soneto-prólogo. lo y Andremio han peregrinado toda una primera parte por las que permite situarlo en ese comienzo alimentado más que en páginas de El Criticón de Gracián y es entonces. cuando ya se ha caminado un trecho expresa- del cancioneril) comienza. que pertenece- de Acuña lo explica en su propia poesía.11í N(> <le historia amorosa. y podrá observarse en la 1111 111l1nifiesta. Dentro de este comienzo me pare- la funcionalidad de prólogo. 11 1111li1bra. con aquella compo- mienzo in media res que extendía la ficción más o menos l.. en 11. cuando una especial circunstancia vital le en 1504. relacionados Un seguidor garcilasiano y petrarquista como Hernando •11 HLt saber con la ascendencia cancioneril. que sigue claramente el <<Cuan- La influencia de Cavalcanti sobre el estilnovismo es do me paro . y sigue.ga 111. compar. que cumple 111lcleo de composiciones. la experiencia personal en la teoría del enamoramiento.. evidentemente. y en prosa narrativa. 11( ltt Ht> por sus imágenes cancioneriles y el saber o teoría tiendo la cronología de Garcilaso. el << Cuando me paro . El soneto gi1rcilasiano tiene. . un rrera. sino escarmiento>>.. >> garcilasiano fuera de todo sentido proemial. sa canción <<Donne ch'avete . un valor teórico del amor etcétera. acude a los <<accesi ña. Un cancionero (en el sentido petrarquista. >> garcilasiano. el <<Cuando me y en un amplio correr que recogerá Castiglione en El corte- paro . 1e que hay que situar el soneto <<De aquella vista pura y ex- jeto de la historia y exemplum: <<a muchos pondrá aviso y lClcnte>>. >>. evidentemente. • cilasiano <<espíritus vivos y encendidos>>. pertenecen a un momento avanza. <<Huir procuro al encarecimiento>>. por ejemplo. Esto sano.

paso hacia la posterior égloga I. hace incongruente editar primero aunque fu ese de piedra el soneto y después la canción. por sin miedo y sobresalto de perderte.. decir. ro>> que la estrofa iniciada con << Los ojos cuya lumbre . pero la vo. illi'l1 rrear la automitificación de la amada y él en la espe- ciones que pertenecen a un común sentimiento y se comple. y en la sucesión Realizar una lectura in ordine de la poesía garcilasiana 111 Jgloga 111 Garcilaso irá más allá de la fusión mítica supone no distanciar. Recordemos. cuando Nemoroso en la que no s'esté con llanto deshaciendo representatividad narrativa de la égloga. <<desnudo espirtU>>. encontramos que el poeta le señala . a los poemas in marte de la amada. ni embarazos Tu dulce habla ¿en cuya oreja suena? quitarme de ir a veros como quiera. que lo lleve consigo para buscar un espacio. (contemplación del estado) a una acción de rebeldía esti. se escribió en 1534. per. éste se dirige expresivamente a la amada que recién citado. que acompañó los mo poético proporcionado por la ida de una meditación 111ttlllS de la emperatriz Isabel de Portugal y después casó.a la amada: 11. cuando Isabel Freyre había muerto. la lírica garcilasiana se contiene en ranza>> y de la famosa canción <<Con un manso ruido .ero. Ambas composiciones tienen el mismo rit.. ¿a quién los volviste? desnudo espíritu o hombre en carne y hueso. como historia que tiene su referencia real en una isla del Danubio. que no sabía dar testimonio ter garcilasiano. muy probablemente. 25 . >>. En la representación del poeta en el Salicio l Dentro de la acción marcada en los tercetos del soneto . muerte. Ello. Antonio de Fonseca. prisión no pueden. 11. La' égloga. es donde descanse y siempre pueda verte ante los ojos míos. y se cumple secuencialmente. uno de los sonetos últimos escritos por Petrarca es <<L'aura 24 . Isabel Freyre. que del poeta tiene que contar con su participación. 1>ctrarca en Apolo) hasta crear (y creer) el espacio neto <<De aquella vista . cionero. en los que el poe- ta continúa comunicándose con ella. 1¡t1c en su vida hizo copla>>. >>. Pertenece. lfii11l1· cstar con la amada. teórico. Y aun ese <<ir a veros>> señalado apunta como y mi parra en otro olmo entretejida.. traicionó. le pide a la amada hasta acabar la vida. es inverso. con un hombre. .. 111. aquel <<allá os iría de tus hermosos brazos añudaste? a buscar como perdido>> que le prometía a la amada en la No hay corazón que baste canción l.lJ1111. Un poco más. composi.le la égloga I. Es el caso del soneto << Un rato se levanta mi espe. del so. cuando su orden argumental viendo mi amada hiedra de mí arrancada.. 11t1ndamentalmente.11· su presencia.11 y fe de la vida perenne de la palabra poética como mentan como situación argumental en el progreso del can. . l 111 lcionando al poeta.. ¿ Cual es el cuello que como en cadena berbiamente. r 1111 ()Oesía cuyo sentido se acrecienta leyéndola como can- tenecientes ambos al destierro o prisión del poeta en una 1. por fríos motivos métricos. >> es iíl{1íl 1lc ir. Tus claros ojos. ¿do la pusiste? Creo que no es difícil advertir aquí cómo se acentúa so. ll'llCia . ¿Por quien tan sin respeto me trocaste? Tu quebrantada fe. mulada en el recuerdo de la amada y que explican el carác. tanto. sobre una La amada (<<divina Elisa>>) está ya muerta y el ir a ella cronología real que ata eruditamente las composiciones. . en otro muro asida. pertenece a la intensifica- una estrofa que admirablemente personaliza y transforma 11 N1·t·t1cncial en la que Garcilaso acude a la fusión mítica por el sentimiento el contenido sentimental. me parece. l111111osa dama portuguesa..

garcilasiana: uno.11 i ftt c el platonismo frecuentemente predicado para la lí- ta. por boca Si con Boscán estábamos en los principios de una ejem- de Filón. •flll' tenía descubiertos los pechos. <<En tanto que de rosa . al que seguirán e. en función de epitafio. >>. so hallamos la evocación de un mundo lírico y de una lengua rrir filial de amor y deseo. que ellos pertenecientes al tiempo in vita de Laura del Canzo. como en recogido neoplatonis. En el folio 76..:11acentista es muchas veces una forma que se conduce .. como la petición de amor en personajes que lo representan en tiempos distintos.... deseando el cuerpo de Lau. >>. Quiero decir (y para día heredarse. y previamente.. en los 1 Violante Sansoverino para que complazca a Galeota. En Garcilaso. >>. Sofía le había distinguido a Filón poética a cuyo paso caminará largamente la poesía española.lll'lt·il de inteligencia. una lengua garcilasiana que unir a la petrarquista para dar tiniana al Petrarca del Secretum. dedicada a su hermano. en su evolución 11 i 11tento y . >>. muerto en 1528 en el si- l io de Nápoles. donde la personalidad garcilasiana se muestra do. León Hebreo. La égloga une así. t>diosas >>. brazos . >>. con lo que los poetas españoles encontraron próximas páginas que podían recordar la admonición agus. pero no compo- in vita de Isabel y el tiempo in marte. 11111¡. con su amigo Garcila- del amor como deseo de algo. y donde el poeta se proyecta Por supuesto que este soneto. todos 111 1111 tramos el soneto << Con ansia es trema de mirar . O esos cuatro espléndidos sonetos ( <<Hermo- sita existir en la palabra poética. hasta el punto de que Herrera anota: real no es muy válido para pensar la égloga garcilasiana co. son que la muerte es diversamente solicitada: como liberación 1 t1inposiciones que pertenecen plenamente al cancionero gar- del padecer por Salicio. 1·i. mientras que Filón Era una lengua personal (su cancionero) y que como arte po- deseaba de ella la práctica amorosa. gentil . Parece que yendo a ver a su Señora. liiciones que contribuyen a definir al poeta que ama. grama latino. virgo ...lc ante la belleza física de la amada el platónico deseo niere. 27 - .. da por Nemoroso. atiende de iré si a vos no voy con ella?>>) guía su conducta hasta el tan renacentista ejercicio de convertir en sonetos el epi- la creación del espacio mítico.. ya muerta Isabel. y se coloca en el can- cionero con un valor de secuencialidad clave. Es un proceso donde la palabra. y otro. >>). vuelto. <<Laura celeste . había tomado del Banquete platónico la definición plar aclimatación de la nueva poesía. >>. el amor termina en el ama.. puso los ojos en ellos. >> y <<Pasando el mar Leandro .. del << Collige. >>.. >>. >> La necesi. origen y fin del círculo. <<No las francesas armas Esencialmente.. . >> respecto a la bucólica clásica....11111 1netáfora de la realidad. la égloga 11. por el poeta.. >>... como ida al encuentro con la ama- 1 l 'i lasiano. . El texto de Garcilaso tiene una perfecta unidad que se .. el tiempo 11or su extensión y autonomía. Ul>zar la hermosura. a su curso de alternancias. que pretendía de él la teoría del amor.11111que el duro encuentro de la hermosura corporal impidió aprovecha de la narratividad de la égloga.. Unas páginas antes de las citadas.. l~I 11rgumento de este soneto es caso particular y por eso mo composición perteneciente a dos tiempos de redacción .. cubre su curso retornando a sas ninfas . así que el amado es identificada con las recreaciones míticas propias del paisaje primera causa agente formal y final del amor . de la edición aldina de 1501 cita- da. plenos de belle- mo indicaba León Hebreo: << . <<Laura serena . el cual fue su principio generador. como t•I soneto. la poesía garcilasiana se mueve en la ten- sión amorosa del poeta. uno de los más bellos sentidos al siglo xv1.. . nacida de la amada. Puede quedar fuera. 26 . en cuanto proceso interior que nece.. al de Salicio.. con <<Pasando el mar . >> o. el lector se encontraba <<Laura gentil . <<Di di in di . el de Nemoroso.. . Esgrimir el tiempo de creación u orden cronológico J.. humanístico sostenido por Pantano o continúa la exaltación dad de Garcilaso de llevar su palabra a la amada (<<¿Adón. ''ª clásica. escrito cuando Laura llevaba muchos años muer. por ejemplo. con el discu. cuando Isabel estaba viva.. 1l11rgándose en la consideración de la belleza de la alma. <<A Dafne ya los ella.

Mendoza tiene un con- a la poesía tradicional. según su contacto con antipetrarquistas como Berni o Aretino. aparece una producción 28 . Uno de estos autores. exterioriza el soneto <<Ora en la dulce ciencia embebecido>>. el núcleo fundamental de su poética se desarrolla en 11ombre de Damón.1 111 mezcla de volcar argumentos burlescos en formas aúli- mientos>> poéticos. Aunque en Mendoza exista una primera etapa entregado Dentro de esta variedad poética. con lo que agrandará la flexibilidad poéti- Poggio Bracciolini le autorizó la composición de su Líber 1. poema predilecto de Mendoza. na de fuertes disputas con el papado. pero encuen.~. que aparece también con el nombre de Mar- feliz etapa diplomática de embajador. En este curso amoroso za halla devociones petrarquistas como la que animará a compuso su más extenso poema. bién aparecen autores dedicados a un realismo y humor que conduciendo su amor fuera del libro cancioneril. 29 - • . l. amparadas en la guía del petrarquis. donde transcurre su más 1·i na de Aragón. que me tra también cómo el petrarquismo está disolviéndose en re.1 centuria de Lope de Vega y de Quevedo. en el <<paradiso terrestre>>. directamente o vestido con el cán. que podría iniciar una serie de poemas in marte de lada Rime diverse.. como Canzoniere y exteriorizaciones musicales.·. f ira en correspondencia con Damón. Esta Lodovico Domenichi. · ~l·x. Como es lógico. 111nto de poesías en las que. En parte. al igual que la condición humanista de ll llH.. del que se recoge una abundante muestra. pudo producirse no ya por su r vencerá a la lírica petrarquista o a la realista. titu- Gaspara Stampa a extender sus Rime d'amor. en octavas mitológicas. 'l'l'f'ILtra para los caminos que llevará nuestra poesía hasta tico.. que le autorizaba unos <<atrevi. con anterioridad a su etapa roma- cepciones cortesanas que cantan rime_de Petrarca o madri. Alternando con su lírica amorosa. y que se cierra con la elegía dedicada a la mo antiplatónico y antipetrarquesco. como el señas de él que da en la <<Epístola>> dedicada a Boscán. pero donde tam. necesitada del cultivo tos encadenados dirigidos al Emperador Carlos V.11 c11 la que un Baltasar de Alcázar escribirá su humorística facetiarum. lado <<Fábula de Adonis. muerte de doña Marina. Las composiciones a gales petrarquistas al tiempo que traba amistad con autores doña Marina y a Marfira constituyen un conjunto lírico que como Pietro Aretino que mantienen una posición de realis. esta lírica Rime diverse.' . realiza una importante antología titu- elegía. que dedica elogiosamente a Mendoza. quien ya o lima que su autor no le concedió. resulta una real despedida de la amada. el de Garcilaso y nos manifiesta al Mendoza que más volun- es una antología petrarquista por la que corren motivos del tariamente quiere competir en el cauce petrarquista.. En Venecia. Las para dedicarse a otros argumentos. como en las invierten la metáfora y la hipérbole petrarquescas. Menda. HURTADO DE MENDOZA 111 111 ayuda de Mendoza lo tenía comprado para su elogio y 111111ra Francisco I µe Francia. -r La extensa e inquieta vida del granadino Diego Hurta. y la amada. parece escrito hacia 154 7._. sino que buscará una innovación formal y acudirá por su formación humanista. tienen secuencialidad de cancionero petrarquista. en sus diversas ediciones. sigue en otros por Pietro Bembo. Porque no sólo tras la fijación garcilasiana. )( ~ 4. a la redondilla de que nos habla Bos. se dirige a una dama concreta: doña Ma- Venecia. Hipomenes y Atalanta>>. la novedad formal y argumental de Mendoza. tan desagradable a Erasmo. .tina provenzal. será buen punto para medir jeto poético. sino l111111or. 111111 variedad poética propia que implica una extraordinaria nifiesta en la gran apertura que representa su ejercicio poé. si bien no muy meditado. y un abandono de la narratividad petrarquesca trayectorias poéticas como la de Gutierre de Cetina.m o dada traduce en algún caso el verso de Petrarca. Mcndoza se sitúa así en Venecia en una plena actualidad do de Mendoza le permitió una andadura humanística y un 11111 t ica que sabe atrapar con su humanismo y que ofrece en vivir la evolución y deserción del petrarquismo que se ma.. y viceversa. mismo Aretino que cierra la antología con unos largos terce. como su- que.

poétic11 de Castillejo es clara: el <<gentil edificio>> que fu. situadas en- sa por el valor narrativo de la octava. Mendoza recu. con la parada en Alcázar. perfeccionando la acentuación del endecasílabo. Mendoza utilizó admirable. tú que convertida>>. tras Boscán. Es decir. que tanto servirá para el humor de los poetas. 1 1111orosa. ción poética entregándose al metro italiano. en la Ms. 1. Mendoza cur. ya cllas se pronuncia <<Contra los encarecimientos de las coplas en argumento serio: <<Hermosa Dafne. contra el arte de en jocoso: <<Empreñóse Ginebra la mañana>>. i1gotada por falta de agudeza. Con esta práctica suma el de la <<octava aislada>>. que está ya mismo que se acerca el soneto a la herencia del epigrama latino. cultivó como iniciación la sátira clásica en castellano· . formas italianizantes.. es una rui- caso. . por el hecho de que se negara al empleo de las plena de acción bernesca.1l111la o apólogo popular (tomada de una sátira de Ariosto) hizo convivir metro italiano y castellano. Si es de Mendoza. los metros castellanos. pero discrepa en el sis- En lo que Francesco Berni parodia al soneto de Petrarca tema de renovar. y al igual que la octava. La posición lente ejemplo de su cultivo del soneto con estrambote o cau. 11 11s tercetos <<En loor del cuerno>>. Mendoza ejecutó renacentistamente en cuanto recuperació~ 1 111 l>urla barroca. Elemento importante para renovar la 'l'l>do ello expresa la significación de apertura que tiene poesía tradicional fue evacuar en ella argumentos o temas 1 1 ¡11icsía de Mendoza. Mendoza aproxima la octava aislada.llnltable su aplicación a la imitación ecléctica de los poe- ceto encadenado en la poesía española. Dos composiciones suyas. Cas- bién con el sentido de epitafio. lo una poesía cancioneril amorosa <<al presente>>. suelen esgrimir- encadenamiento para el poema extenso.e dato. En la primera de épico. En todo nuestra poesía del siglo xv con Mena o Manrique. y siguen los italianos>>. en cuya Filosofía vulgar se segunda vuelve a citarlo en cuanto que traiciona una tradi- muestra impreso . empleada por Garcilaso en su final églo- ga y por Boscán. en metro castellano de notable ingenio y que. Si en la pri- rre al soneto. junto a ello. de París) y no de Mal Lara. y que necesita renovarse. y donde si es defecto que no trabajase más su líri- que estamos en esa mezcla o satura renacentista ya citada. la juega Mendoza en la <<Fábula de Ado. el segundo en emplear el ter. tomado como ídolo por Gutierre de habitualmente contenidos en la poesía italianizante. En ningún caso. • pañola. Mendoza fue. me parece. 11ovedad mediante la mezcla. que le induce a llevar una nes. Diana o Cupido son tratados con una adjetivación de (lo en parte hecho por Mendoza).. que emplea tam. l l. acudiendo a la hipérbole cómica. y por ello escribe <<Contra los que dexan y Bembo. es justo entender la poesía nis . sino innovando sin pérdida de nacionalidad Venus. na adocenada que hay que renovar. 31 . pero. tillejo coincide en ello con Boscán. Señora Aldonza mera de estas composiciones cita negativamente a Boscán. pero no italianizándose mente el soneto para una dirección desmitificadora en la que formalmente. en gran parte 11 l 1 111i. LA REACCIÓN DE CASTILLEJO La octava lírica.I. supo asimilar los diversos caminos del soneto y la octava para ofrecerlos ejemplarmente al discurrir de la poesía es. es decir. ya españolas que tratan de amores>>. rc11acentista. con lo 1 tl11t1. escribe su excelente <<Fábula del cangrejo>>.tológica que va camino. lle Cristóbal de Castillejo como una oposición al trayecto lesco señalado. 30 . tenemos aquí un exce. adecuada por su fácil tre las Obras de conversación y pasatiempos. y ya en el tono bur. si es que es de Mendoza (como indica el ' en cuanto poeta cancioneril <<que no sabe dónde va>>. tanto lírico como e como declaración poética de Castillejo. y especialment. de un pasado poético. tres treinta años>>. >> mencionada. En uno y otro caso. se apartó de la rima 111 1 latinos predicada por el renacimiento y esa búsqueda petrarquesca de los sonetos para establecer otras combinacio. como en el famoso <<Tenéis.

porque en ellos se expresan. La llama. es que sus diálogos están lejos del ambiente ños poéticos. ta cisterciense que rió con el renacimiento y se sintió defrau- ci). sino con poesía garcilasiana y continuaciones petrarquistas. es autor de sía. dado en la corte de Viena. Y. titula conversaciones o diálogo sus mayores empe. es una norma habitual del logo. es- terlocutores de sus diálogos. el Sermón no tiene relación con ellos. CETINA. que hace famosa en Europa su Diana. a la antinaturali. proclamando la festividad del amor. con su filiación clá- nes o facecias que incorpora a su poesía. cioneros castellanos como el Cancionero General de Her- 32 .. Can- Amores se citen pronto la Cárcel de amor y a Leriano y cionero y ya su título nos indica cierta oposición a la nueva ' Laureola. misma consideración valdesiana del Diálogo de la lengua: Los diálogos del poeta extremeño ofrecen por ello el aspec- que <<la gentileza del metro castellano consiste en que de tal to más personal o biográfico de su obra. cortesano en el que se mueven los Convivía de Filelfo o el ran. cerlo parecer <<fraile mocero y decidor>> ante quienes creye- den citarse las Coplas de las comadres de Rodrigo Reinosa. El portugués Jorge de Mon- Dada así la correspondencia entre lengua hablada y poe. Y aunque en el Sermón de la mirada y voluntad del autor. sus interlocutores. renacentista ensayado con sus traducciones de fábulas de dad del endecasílabo. Lo octosílabo. ron que el poeta siempre dice verdad de sí. 33 . yan a descansar lejos de su corte. distintos tiempos y situaciones su experiencia y un saber be se dice como se diría en prosa . MoNTEMAYOR. 6. que es escribir como se habla. también pueden recordarse composiciones de Hurtado de Mendoza como su sátira << Veo. temayor. Cortigiano de Castiglione. innovó las coplas castellanas con una agilidad y gracia necesariamente medievalismo como no lo indica la directriz entretenidas en amores con nombres como Ana. >> Así. Pero es en estos diálogos donde más se halla el poe- nacimiento. donde conjuga en manera sea metro que parezca prosa. que aquí Cancionero no tiene el valor de los cancioneros petrar- estaba en las enseñanzas del diálogo de Pontano. Castillejo recoge de una tradición elementos como refra. Porque ' ' un humor e ironía. por este nacionalismo poético (que es re. Frente a la musicalidad del endecasílabo. hasta ha- antifeminista de su Diálogo de mujeres. ción española. como si dialoga. aunque luego va- Aula de cortesanos. para el que si pue. observar la vinculación con el movimiento escénico que ofrecen diálogos como Sermón de Amores o la vinculación Seguimos todavía con poetas que acompañan el movi- humanista con Enea Silvio Piccolomini que manifiesta su miento itinerante del emperador Carlos V. cual pájaro a la liga>> o <<Muy más ilustres señores>>. ' Incluso la proyección de Castillejo en alguno de los in- Esta poética clara la cumple Castillejo en su poesía. tan atento < quistas. consecuente. como lo es en Poliziano o en Lorenzo o en Pul. Castillejo opone la naturalidad del Ovidio o los ciceronianos De Senectute y De amicitia. porque su mundo a representar Es obvio que. Señor. que sucede. es otro. con su ritmo diálogo renacentista. y no sólo por su práctica del metro y la tradi- mente. El poeta que. sino que recupera el sentido de antología de los can- a las facecias y a la escenificación teatral. como digo.. AcuÑA creo. Castillejo se aplica al verso castellano bajo la ' 1 de Castillejo en dos tiempos distintos de su personalidad. que parece evidente en el Diá- pecialmente en aquella que responde al tratamiento del diá- logo entre el autor y su pluma. pero ello no indica sica. y que lo que se escri. Mayor precisión encierra. la aplicación de Castillejo al diálogo es su cultivo del un voluminoso conjunto de poesías que titula Cancionero y género más característico del renacimiento en cuanto repre. que es de los pocos ejemplos poéticos de obra editada bajo sentación de un acto cotidiano. y que se extiende al resto de diálogos métrico tan ajeno al hablar castellano para el oído español como el que protagonizan Fileno y Aletio como proyección del siglo XVI.

A chez de Lima. Miserere mei>> o su glosa al <<Pater Noster>>. sición parcial a Garcilaso y su rescoldo medieval. o su empleo del soneto dialogístico (si es que le per- muerte tan escondida>> del Comendador Escribá. Efectivamente. cionero. como indicara Sán. viendo así en la <<questione metrica>> italiana sobre el poema a través de un cortesano y un ermitaño.:n Garcilaso. y siempre con el norte de Garcilaso.. Montemayor es el primero en división del Cancionero General en obras de devoción y l1L1cer uso del endecasílabo suelto para exponer una argu- obras profanas. y su opo- la amada. estableciéndose así cuatro apartados. amor? Busco a Marfida>>) o su recogerá Lope de Vega por su conceptismo frente a la poe. Mon- ción pagana renacentista en la que Garcilaso. Es decir. en el Can- tor levantado por el poeta lusitano es una defensa y discre. realmente. se sustituye por el experto en amores que es Lusitano. Se trata de una religio. sidad que conduce al Cancionero. e más esenta . había invocado la tercera esfera de Venus para habitar con Con todo. manifiesta como un excelente y amplio poeta que sabe mos- laso. y posiblemente por esta vena poética. con la particularidad que unas y otras serán 111cntación espiritual.. que no estaba ni en Petrarca ni sía nueva gongorina. por ejemplo. renacentista como no lo es. su aplicación al ma- ro acude Montemayor acertadamente a la glosa del << Ven tlrigal. que luego lcnece <<lA quién buscas. Montemayor vive su tiempo y en él camina las coplas de Don Jorge Manrique>> se manifiesta Montema. el corpus poético de Mon. Claro está que es muy distinto el camino renacentista de ver de vostr'occhi>> petrarquesco. Montemayor se pancia ante el cortesano renacentista que vitaliza un Garci. >> o se acompañe del <<mo. La obra primera sueltos la Contienda de Ayax Telamonio y de Ulises. épico o caballeresco. o si recordamos que en la <<Glosa sobre 1. con su admiración por el es un admirable ejemplo de permeabilidad poética que lleva . aunque el rey Oriol Cancionero General denostado por Boscán y niega la apela. preocupado en cues.1cdieval Savonarola. por ejemplo. adelantándose en tal uso. resol- de Montemayor. y especialmente lo advertimos acudien- tiones espirituales que lo vinculan mucho más a la tradición do a la mezcla de géneros o estilos poéticos dentro de su per- de Ramón Llull y de Sabunde que al diálogo renacentista o sonal cancionero petrarquista. A Cetina se debe. dotados de otras inquietudes perseguido- Entiendo que tal significarse fuera del sentido garcilasia. tanto en uno como en otro metro. según creo. 34 35 . Montemayor recupera y glosa a un poeta del el debate medieval de Elena y María. La oposición señalada permite pensar que el pas. lección de poemas propios que recuerda en su estructura la En esta poesía religiosa. 1no en la égloga 11. temayor. su novedad. . era poeta guiado por una vena o inspiración Acuña debemos su intento de componer en endecasílabos natural ajena a toda vinculación clásica. donde Olinea y Solisa disputan como en so. co- que son los mitológicos ya citados desde Boscán y Garcila. y sin que tal oposición se debilite porque Montemayor trar sus inquietudes espirituales y su personal andadura de acuda al verso garcilasiano en madrigales como <<Oh más amador. Pero tal novedad no supone una aceptación La oposición se amplía si pensamos que en su Cancione. ' 1 atendidas por Montemayor con metro castellano y metro 1 su amigo Ramírez Pagán y otros poetas que emplearán el italianizante. sino a una co. • nando del Castillo. 11\etro italiano. cruda que fuera. al movimiento escénico de Castillejo. la in- no obedece en Montemayor a una posición personal sobre la troducción en España del madrigal y de la difícil sextina que actúa una conciencia religiosa prontamente revelada y provenzal inventada en Provenza por Arnaut Daniel y utili- una formación poética escasa. Diálogo espiritual. nos lo manifiesta ya. sin ocultar admiración por los poetas de la cen- yor contra los poetas que trataron <<con dioses de falsedad>>.. entrega al soneto pastoral. res de cierta novedad. para escribir la <<Exposición del salmo temayor no responde a una historia de amor. Cetina y de Acuña. luria anterior y comportándose en el recuerdo medieval. La poesía de Cetina. ya que. zada por Dante y Petrarca (de quien lo toma Cetina).

Quiero · ro. y por vos ardo>>. cuando Tirsi dice que experiencia amorosa real que poder expresar. que contacta con ríos). <<mas la beldad del A diferencia de las églogas de Montemayor en su Cancione- lauro . pero no es ésta. donde se reconoce en Alcázar y en Herrera. Apolo. supo sumar la tradición de una cancioncilla y los <<occhi>> de Por esta y otras relaciones se deduce que Acuña sigue una poesía dulcemente petrarquista. manifiesta percep- y aún más Laura. Por ejemplo.. la poesía española desde Hurtado de Mendoza al grupo sevi. o <<Amor. >>.. Pero conforme va expresándose que pudiera heredarse como norma. especialmente en el famoso rápidamente si conocemos el soneto <<Jamás pudo quitarme madrigal <<Ojos claros. >>. Damón siguió el ejercicio de Marte alternándolo con el de sino su permeabilidad literaria la que le da ese tono agrada. tales como <<por vos y conoce que es viento. que intercala en este cancionero el célebre sone- _ Dórida. Su es. que es de Petrarca... ofrece llano. la narratividad de las églogas de L'Arcadia de Sannazaro. los tiempos in vita e in morte de la ama- (Dórida. la personalidad del poeta. con al- pecial sentido musical y su facilidad para dejarse impresio. Por éste y textos italianos como las Rime diverse citadas atrás. aunque la edición de sus Varias poesías la poesía de Cetina se conduce como un deseo conseguido es un completo caos editorial. lo cual es muy dudoso por. Amarillida. Posiblemente tuviera Cetina una los pastores Damón. más sentada en interioridad. cuanto el error del mundo llama vida. el texto. Tirsi y Fileno. En gran evidentes pruebas de querer concertar un personal cancio- parte. en la égloga IV. pues hoy el que formó la vida>>. La poesía de Acuña. a la princesa de Desengaño de amor en rimas. la identificación de Damón con Acuña se establece • ble y comunicativo a su poesía. que tenían pleno valor autonómico. >>. siciones. dentro de un proceso que explicitará Soto de Rojas en su roso en sus epístolas al príncipe de Ascoli. se sustituyen en piendo con la única amada de un cancionero petrarquista. en la que discurren ra con su existencia real. las églogas de Acuña decir con ello que la poesía de Cetina es una creación que se relacionan unas con otras. y con el resto de las compo- parte de una varia literatura que su sentimiento hace verosí. Laura.. en el que milagrosamente se de traducir a su lengua poética la variedad que le ofrecían salva la situación acertada de su soneto-prólogo. el cancionero cambia de sentido.. que es de Garcilaso. ternancia de formas métricas y amada única. 37 - .. soletano corre así una dirección que va de su vital encuentro El indudable encanto de la poesía de Cetina propicia a con la amada al desengaño amoroso y a la introspección del cargarlo de testimonios biográficos en cuanto exposición de soneto <<Alma. tras el lauro el tiempo me ocupaba . sino en la variedad conque trata un mismo argumento amo. Ello le orienta a una ver.. lírica por el valor secuencial que en ella tienen sus églogas.. y que están en Garcilaso.. o es ya llegada>>. como parte de una común historia que progresa en mil. donde en su una vida agitadamente amorosa. nero petrarquista. sombra o muerte ardí. to <<Ya se acerca señor. ' 36 . fortuna y la memoria esquiva . da petrarquescos. con independencia de que en alguna ocasión coincidie. >>. serenos . >> <<Haz que el lauro que ya en el alma . porque son nombres poéticos. Amarillida o Laura. señora. rom. un cancionero nar le facilitaron la posibilidad de crear una lengua poética en el modelo petrarquesco. otras composiciones es indudable que Acuña inicia. satilidad en la que se inscribe no ya su mutación de amadas Fundamentalmente. que juega para cubrir distintas situaciones tiblemente la narratividad de su poesía en cuanto historia e incluso en el arte de los parónimos petrarquescos: <<mien. Acuña por los tiempos del engaño amoroso y del desengaño. El cancionero del poeta valli- Molfeta o a Baltasar de Alcázar. y sin olvido de su importante deuda con Ausias March. religiosidad el poeta medita que la mayoría de las afirmaciones poéticas del sevillano per- tenecen a sentimientos de otros poetas. donde admirablemente el fiero Marte>>. En este orden no importa nada calcular quiénes pudieran ser Acuña.

emplea accidentalmente el endecasílabo. para la difusión de cancioncillas y maba>>. de Hernando mejor pensarla de Cetina. . y cómo funde géneros poéticos como la égloga y la su música cubrían desde un pasado anónimo la geografía sextina provenzal en una misma composición al entender española. quienes argu- con Samnazaro que la sextina era la f arma en la que el yo mentan en cierta paridad con una lírica tradicional que trans- . Me parece orientador. pasado. cómo gundo>>. 1511. el villancico irá cobrando auge por el período rena- ra de su cancionero. donde aparece el precioso y en metro castellano y en metro italianizante. y que sea cuando se glosan los romances o se gas de Samnazaro tenían respecto a una bucólica clásica. y este mismo juego. en su voluminoso De musica libri septem. identidades nacionalistas que se preocupa de salvar. acercándose fértilmente a los poetas. tivará en nuestra centuria la expansión del villancico y el romancero. Es un Acuña fue. tradiciones orales expuestas a perderse. Poco alabó Castiglione para veladas cortesanas. POESÍA TRADICIONAL vinculación el Cancionero musical de Palacio. se representa por dos veces en co. en el que mú- sicos cortesanos recogen. Igualmente se contienen cuatro del Castillo. Con relativa independencia de lo expuesto. comente ampliamente a poetas como Juan de Mena. valore el ejemplo del <<Al muy prepotente don Juan el se- ta la escenificación. cancioncillas de un En todos los poetas mencionados.. curr1a anon1ma. <<Silvano por Silvia se lla. influyendo en el éxito de una seguidilla que incidi- poéticas glosando el tan glosado <<Zagala. a la lírica. Por otro lado. amigo? 38 - • 39 - . amplía la identificación entre Acuña. que Acuña ofrecen unos poemas de fuente ovidiana como la Fá. Salinas. sino que al tratar de los anfíbracos más si añadimos cómo en la satura renacentista suma el poe. ?>> o que son unidad. en el correr de la poesía cancioneril. descubierto por Mitjana. la que Damón. que un músico humanista como Francisco Sali- . Silvano y Damón. aunque irónicamente. significativo. vano. las Varias de Es·. renacentista preocupada por una tradición señaladora de con distinto argumento. bula de Narciso y la Carta de Dido a Eneas. 1 . en esta misma égloga IV. porque incluso conocido villancico amoroso: Castillejo. recogía gratamente cancioncillas y villancicos que con poeta. y en los que seguirán. 1 Villancicos y cancioncillas viven íntimamente ligados a la música y ya en los finales del siglo xv nos muestra su 7. Especial valor tiene el llamado Cancionero de Up- es constante la alternancia más o menos acusada de poesía sala. con lo que el corpus poético se cohesiona más como nas. con anterioridad. La razón está.. tado de villancicos. Tal atención no está lejos de la dirección miten a los juegos poéticos renacentistas. villancicos como <<lA quién contaré yo mis quejas . • en la propia predicación renacentista de salvar y continuar . lo que mo- ¿Cómo no venís. madrigales. con su movimiento. median- plas castellanas y dentro de esa práctica del ingenio que te la escritura. cuando Tirsi seña. no sólo recoja historia personal representado por un yo. y apreciando muy bien Acuña el valor secuencial que las églo. di. poético se declaraba. el gran amigo de fray Luis de alcanza una perspectiva de narrador con Tirsi.. superada la ruptura de Boscán. El sentido narrativo de Acuña se aprieta << Aunque soy morenica>>.. ¿qué harás?>> rá en la transformación del romancero. frente a la ausencia de villancicos del Cancionero de Baena. que quizás sea en el prólbgo del Cancionero General. que habla del León. incluso en lo que éste se identifica con el pastor Sincero. de Mena. se manifieste la intención de establecer un apar- sonetos sobre el motivo cortesano de la red de amor que re. y modifican. Si la noche haze escura y tan corto es el camino una tradición en cuanto identificación nacional. . a poco. que igualmente acude a costumbres centista. Damón y Sil.

A su vez. Francisco de Figueroa o al laureado Marco Antonio Efectivamente. manifiesta en su título ello una sucesión histórica de tradición poética. satura renacentista y por la vida romanceril es el Romancero mos años que Garcilaso. un curso lírico nuevo que descarta por viejas las rimas con- mentaban las gestas y muerte del Emperador Carlos V y se. 40 . aunque en el texto de Vázquez. como veremos con los carmeli. en sí mismas. realizada en Zaragoza por ción del libro de Lucas Rodríguez no es extraño que pase. y La Recopilación de sonetos y villancicos de Juan Váz. que fueron las dos primeras colecciones de romances que tenemos. haciéndose verso independiente de la música. Cuevas. armoniosa variedad que alterna romances de argumento clá- mente para ser continuados mediante glosas y adaptados a sico (la destrucción de Troya) con los de historia patria (la una comunicación religiosa. bados a madera que remiten a los que llevaban los populares do un mismo ejemplo como el <<Pommi ove 'l sale . y Góngora. invitaban por su la glosa. sucede un soneto a éste dedicado de Amor. <<escriptor de la Universidad de Alcalá de Henares>>. como encontremos ya la actualidad romanceril de Lope de Vega acaeció con los que dieron noticia de los hechos de Carlos V. a la Flor de varios romances. nacido por los mis. llancicos anónimos recoge sonetos de Hurtado de Mendoza. y alcanzando un ritmo poético en ro nuevo que se asienta en la Flor de Romances. de Juan Timoneda.. realizada en la Sevilla de 1560.. El siglo XVI ha sabido llevar y enriquecer el les así la pureza de una tradición y ofreciéndolos. el contiguo correr de una lírica italianizante y una lírica tra. Eran composiciones que. a introducir. 1591. por su amigo prediciéndole la gloria por sus obras literarias. a los que se agregan las quintillas que forman la Amberes. Es la convivencia que análogamente ma. de Moncayo rácter noticiero. sien- su tradición estimulaban a una nueva práctica: al romance. . guía poco más allá un romance viejo del Cid. pliegos sueltos. Tanto la octava como la dirección del soneto señalan una Acuña o Ramírez Pagán. de Pedro Mon- que aparecían en el Cancionero General. dirigida al lec- música de Alonso Mudarra o el Cancionero llamado Sarao tor por Lucas Rodríguez. exista un fuerte predominio recopi. do musicalidad verbal. devolviéndo. A una nifiestan el Delphin de Luis de Narvez o los Tres libros de octava. La recopilación y personaliza- mances y la Silva de romances. impreso por Martín Nucio. camino hacia el famoso Roman. Muy interesante por su plena situación en la mezcla o dicional. el villancico y la cancioncilla se prestaban admirable. la rememorización del romancero viejo en belleza y depurada sencillez a ser continuadas. los recopilados por cayo. Las importantes antologías de Nucio y Nájera recogían una El romancero ha caminado de modo importante por el apetencia de época de gran éxito. 41 - . que junto a cancioncillas y vi. ilustrado de Lucas Rodríguez. 1578). a contaminar otros cursos como el del de un conjunto de sonetos adjudicado a Francisco de las romancero. traición de Vellido Delfos) y donde nuevamente reaparece tas. sonantes y se mide en la unidad de las cuartetas. impregnando al romance de cero General. romancero para que en la segunda Flor. al que también renace el siglo XVI. >> de Pe. El Romancero historiado desarrolla así una trarca. mostrando con quez. Frente a los romances glosados en gran parte. Esteban de Nájera. y a la vez que respetaban siglo XVI. atención renacentista que parece contrastarse con la edición Si sobre un tema clásico como el de Hero y Leandro se física de los textos. encabezados en sus tiras por unos gra- midieron muy diversos poetas o bien compitieron traducien. quien en portada se titulaba '"1 1 lador de villancicos. Glosas y contacto con las cancioncillas o uniéndose a seguidillas que canciones (Zaragoza. lla de Venus>>. donde ya aparece Lope de Vega con su <<Sale la estre- Nucio y Nájera limpiaron de glosas los textos. en su ca. es mediado el siglo cuando aparecen en de Vega. <<Oual va del ancho puesto temeroso>>. temas como Bernardo del Carpio o Montesinos se hace seguir se en otros géneros. -/ . La Flor se abría con seis romances que argu. forman s'-' estribillo o su coda. a ser continuados por otros romances. el Cancionero de ro- <<Guerra campal del amor>>.

en el diálogo En todo caso. al igual que Francisco de la Torre personal. son de Almeida las coplas <<¿Quién petrarquesca de Almeida ofrezca notas de personalidad que os engañó. 42 43 . la poesía del Brocense Varchi. metro castellano. <<Puesta ya el pie en el estribo>>. que pertenecen al Almeida. Aunque la traducción granadino si. que agranda variamente el cauce petrarquista tan o Francisco Figueroa. rés manifiestan las ocupadas por las glosas y su atención a tica el terceto encadenado de ascendencia petrarquesca. LA POESÍA EN SALAMANCA: F. a Constanza>>. paso presuroso>> el común modelo de un soneto pastoral de Aunque no de excesiva calidad. con el músico Salinas. con sus pro- las se disciplina con una poesía latina en la que se ejercitan blemas de autoría. meida encontramos <<Por vos. cha su ámbito salmantino y lo hace compartir.. sigue Almeida en <<Antes revuelva el fertilizado por la lengua poética garcilasiana. En Al- me metí>>. como Hurtado de Mendoza. Una y otra trayectoria conviven nimos atribuidos a Figueroa. cartapacios donde aparecen poemas anó- poetas como el Brocense. dice que la ausencia causa olvido>>. un especial inte- los dísticos elegíacos latinos a los dísticos castellanos o prac.. sílabas que había practicado López de Villalobos y encon. como particularidad. Con escribe sonetos también se aplica a la copla castellana. gr. y si un cauce que puede remontarse a Hurtado de Mendoza. cómo una lírica po. En la primera. de la amada es Alcina y el poeta Fileno sean composiciones tanto sus epitaphia y sus elogia como su Apollinis fabula. siendo para mí dudoso que le muestran la familiaridad con una cultura latina. 1 1 rector Juan de Almeida. Cetina. al éste vimos. se siente coetánea. Alcida. alejado coparticipación poética. dejo en el aceña>>. el juego poético de repetir en eco mas de muy correcta belleza. >> pe.. el poeta Almeida transi- . señor>>. El recuerdo de Mendoza se acentúa encontramos traducido por Juan de Almeida. al que Almeida dedica su <<Canción a la muerte del maestro Tormón>>. con entendimiento autonómico en sí misma. Bras. En este continuar un camino petrarquista normali- manifiesta en su expresión latina y en su expresión romance zado es muy probable que todo un conjunto de poemas don- el cultivo universitario que vive Salamanca. Es decir. quiero indicar con de que. se trata de poe- entre Apolo y el Eco. al igual que glosando la copla fa.. Montema- animadamente en favor de una poesía en romance culta. vida. elegíacos latinos y está en duda si fray Luis de León la <<Es- pular era recogida en textos de lograda ambición universita. a la que pertenezcan aquellas donde la amada se denomina Marfida. acuda Almeida con tono ello el ejemplo de un ambiente salmantino compartido que de sátira o invectiva antifemenina a glosar el villancico <<Ol- se agranda en una clara intercomunicación cultural (aten. pero donde no hay una lengua poética propia que refleje un traremos en Julián de Medrano o Baltasar de Alcázar. ria y en igual medida podríamos registrar a poetas como el Pero distintamente al Brocense. su práctica de la octava <<Romance de Plicena>> y a glosar el villancico <<En el campo aislada. aludir que entre sus diendo. y con relaciones garcilasianas. Y traduce el ya citado <<Pommi ove 'l sole . es una composición construida con dos octavas (aunque exis- El soneto petrarquesco recién mencionado también lo ta alteración de rima). con lo que Almeida par- . 8. DE LA TORRE go Miguel Tormón. que avanzan un poco la poesía. el Brocense catorce dísticos Hemos visto. apareciendo en la fábula. Finalmente. etc. cuela esclarecida>>. La poesía de corte tradicional se ta por una poesía amorosa de corte petrarquista que ensan- acoge y forma en ambientes escolares a la par que en las au. En mundo amoroso personal. yor. Y aún cobra mayor atingencia el hecho la elevan sobre el ejemplo del Brocense. que se acrecienta en su relación con el mosa. que trarquesco. del petrarquismo. las teorías del célebre Pierre de la Ramée) o glosas aparece la'ejecutada sobre el soneto de Boscán <<Quién ante motivos comúnmente sentidos como la muerte del ami. v. como creo. el Brocense intenta trasladar el ritmo de En las abundantes poesías de Almeida. en prueba de porque es una poesía de tono humorístico o irónico. Gregorio Silvestre.

<<vaga composizionetta>> cortesana en la que tanto se desvi- laron contradictoriamente como sinónimo de Almeida. 45 . otra parte. do poético propio. sino que a mi llanto de interiorización que personaliza altamente su poesía. Por ello. haciéndolo incluso ami. Pero. a mi juicio. su caso. que están fuera. Bembo. y va compenetrándose con Francisco de Quevedo en 1631. Por • • muestres sent1m1ento. donde pronto la yedra se ve cubierta <<de contenidos en las Rime di diversi autori recopiladas por Lo. podía. a tórtola o cierva. y en esa compenetración le dirá muy relevante en sí misma. noche. y no es preocupan. un proceso consolar tu canto. En verdad existe tal deuda. leche. cuando el concepto de o le dirá a la tórtola que se <<queje a las estrellas relucien- imitación está tan vigente. pero igualmente entristecida>> y luego <<tórtola doliente>>. la personalidad poéti- te. Dos notas distinguen. En este sentido (y desoyendo páginas pre- lidad y que aparece firmado. de extrema sensibilidad. go de fray Luis. tanto dialogaron los poetas. En primer lugar. el mismo año en el que tam. ticipa en este argumento de cuestión amorosa con el que cuencial romanzo d'amore. sobre la accidental exterioridad. lo que realiza Torre con esa Puesto que cierta tradición crítica vincula a Francisco antología es ir desde ella a la gravita petrarquesca del Can- de la Torre con el grupo salmantino. a la <<tórtola cuitada>>: plo del presente petrarquista y lo que me parece importante es la disposición con la que Torre acude a esa antología Pero no es mi intento para realizar. de Torre asomo de aquellas rime <<familiares>> de Petrarca 44 . acorde con su Tórre. su sistema de transformación siempre desvinculado de una real biografía. que implica identificación. y llanto y cierva muerta>> y más allá es <<viuda dovico Dolce. me parece prudente tratar en este apartado propio. que estaba ya desgastado. No existe en el corpus poético estrellas. Miguel Termón o de Quevedo. que la mencionada relación no es tes>>. y estoy cierto que tórtola solitaria o la cierva herida. ceptivas de Trissino. a entender su poesía como un herido sentimiento ideal sensibilidad. Con Francisco de la logía para darle a su poesía la unidad expresiva de un mun- Torre estamos ante un corpus poético de indudable persona. que tienen valores sim- estamos ante un gran poeta lírico. con lo que carga su poesía de un sentido individual. de talizaba y disolvía el petrarquismo. siendo ejemplo lírica: el poeta se deja atraer por temas poéticos como la de la más impenetrable att1onimia literaria. con su poco de misterio. desarrollar unos temas de interiorización como que no aparece atado a ninguna vinculación cronológica y la compenetración con la noche o la comunicación con las concreta realidad biográfica. l 1 a tan extraordinario como ignoto poeta. la actualidad petrarquista of recicla por Dolce le ofrecía a Torre una variedad distinta a la historia amorosa La segunda nota nos conduce a la pura idea poética de del Canzoniere de Petrarca. que era la después de costosas investigaciones y supuestos que lo vincu. bién edita por primera vez a fray Luis de León. Ruscelli o Dolce) creo revelador el vediana. bólicos por su recorrido clásico. como bien ejemplariza la canción <<Ver- co de Torre su deuda con ciertos argumentos y estilemas de y eterna yedra>>. zoniere. cierva. como el poeta realiza. La antología de Dolce es un ejem. hasta el extremo que tórtola. el poeta afirmará las varias que extendían la fortuna de Petrarca alentada por que lo que fue <<fábula un tiempo>> es <<caso agora>>.. es decir. por ese des- podía haber acudido Torre a otra antología petrarquista de plazarse a sí. que el nombre de Francisco de la Torre permanecerá por ca de Torre. y desviarse así de seguir una lírica en cuanto se. acentuando su personalidad. yedra y poeta No le fue difícil a Crawford señalar en el corpus poéti. son el mismo sujeto. Quiero significar con ello. El poeta se desplaza a esa cuya primera edición debemos. esos temas hasta desplazarlos al propio sentir y ser en ellos. por un nombre del que realmente no sabemos nada hecho de que Torre no practique el madrigal. desde la edición principal que. Sospecho. y vino. que lo aleja de la dispersión petrarquista de la anto- .

camino de equiparación poética en el que Bembo compone siano. porque ya el quistas como Bembo componiendo su canción <<Alma cortese. le dedicó una canción por creerlo muerto. que. que el herido lado>>.. Esta fijación biográfica que de el sevillano se declara. que tenemos ya forma amorosa es gémina.. o el soneto que mi Dios>>. en una amada que pertenece a la idea del poeta. >>. Pero junto a esta vía clásica y bíblica que corre rime .. cercano a fray cierva herida. me stesso>>. trasposición del versículo bíblico <<Ouemadmodum desiderat mo y en ello representarse. 67). parece esperar la llegada del cultivado dolor de Giacomo Nos encontramos así una muy notable distancia entre Leopardi. fijaban la cronolo. que no es. en la Bembo y no a aquel otro de anhelo religioso. con probable alu- (IV. tienen muy cha del pastor. se che . Es decir. mantenido en el poco que ver con la luna y estrellas en las que se sentirá grupo salmantino. se vuo' ch'i torni acomodado a su existencia. obviamente. cervus ad fontem aquarum>> (Salmos XLI.. >> don- 11 la coronación de Campidoglio. tan voluntariamente realizó Petrarca y que continúan petrar. Torre y Molza. en cuál parte del suelo . que anula como sentido posibles imitaciones. sión a su amor platónico por Camilla Gonzaga. dentro de una correspondencia que cerva cui sete in su !'aurora>>. 47 - . un medio del estío . que Malón de Chaide ( <<Como la cierva comunicado el poeta español. es una fijación transformaba <<in un cervo solitario e vago>> al final de la que ni se esboza en la poesía de Torre.. así clama .. mi alma a ti. tradición. >>) atiende en La conversión de la Mag- gía y espacio del poeta.. pero ya abre un amada. >> y en eco virgiliano se siente cualquier hecho histórico o circunstancia personal (desde el <<qual cervo ferito di setta>> en el soneto << I dolci colli ov'io elogium a los epistaphia) que pueda situarla en una cronolo. la significación que tiene su fusión con medible y. que escapa de un tiempo real ni muchísimo menos. Luis.. La poesía de Torre es como una idea huma. desatándola así de canción <<Nel dolce tiempo . poi che 'l verno aspro e río>>.. presenta Gutiérrez de Cetina dedica a Cino da Pistoia cuando muere o el que rememora el soneto <<¿En cuál región. poeta toscano. gía y espacio.. con Dido herida cual cierva traspasada por la fle.. interrumpiendo la historia amorosa. nizada por el sentimiento.. Pensemos para ello en la bellísima canción <<Doliente y que igualmente aleja el sentimiento de la naturaleza de cierva. al giogo antico>>. como el soneto <<Ouelle pietose dalena. Era un argumento. >>) como aunque a ella parezca dirigirse y la llame Filis porque la ciervo <<colto in mezzo il fianco>>. por la ausencia de la amada. como en el ánimo petrarquesco o garcila. que expresa Francisco María Molza en el soneto <<Come con la noche o la luna. sino de una antología poética. Es algo que forma su tiempo poé. el cual el poeta se siente ante su dama (<<tal io . >> por la muerte de su hermano Carlo. recordando el 1343 en el que Antonio de Ferrara espiritualizada ( <<como la cierva .. situada en la larga tradición del uno y otro poeta dentro de un común ideal humanístico. ciervo herido que María Rosa Lida recuerda pronto con los Porque la luna y las <<stelle intorno>> que Molza juega en el salmos (y la paráfrasis de fray Luis) y la Eneida virgiliana soneto <<Lucente globo e de la notte rato>>. que está en él. si bien en el aire del Acteon ovidiano.. escribe fray Luis). en la hiedra o comunicarse con las estrellas. <<como herida cierva>> en cuso petrarquista. Muy significativo me parece que Francisco Y es por esta capacidad de desplazamiento (simpatía) por la de la Torre se acoja a este petrarquismo amoroso citado con que el poeta podrá sentir e imaginarse en la tórtola. la fusión del poeta con el ciervo en la significación amorosa En la poesía de Torre constituye un valor esencial esa petrarquista marcada en el Canzoniere petrarquesco por la virtud de desplazarse a algo para desplazarlo luego a sí mis. La asimilación petrarquesca al <<cervo ferito>> no alcanza. 1) a la situación tico y otorga unidad a un corpus emanado no de un modelo amorosa por Laura de la canción <<Amor. Dicho esto como ejemplo ex- 46 . una amada que esté fuera y a la cual dirigirse. sino el soneto <<Sé come suol.. tal posición toca igualmente a la el mito de Apolo y Dafne en el Canzoniere..

que sí deja rastro de <<muerte tan penosa>>. especialmen- se distancia al darle su individual significado (desplazamien. sonetos y églogas. canciones y sonetos amorosos citados atrás. el argumento es asumi. en su clásico discurrir por la advertencia del cuya muerte penosa peligro. como testimonio de su sentimiento vivificador de la fábula: <<sororem unaniman>>. La oda IV.. hermana de Dido. Esta muerte física. no puede impedirla el poeta. y queridos. que aparecía en los primeros versos del libro IV de la Eneida para ser voz de Dido <<male sana>>. en la oda <<Dafnis. poético. fuera de sí. de una cierva doliente que la dura do por Torre hasta ser él ahora el argumento como la virgi. del adjetivo (verde) al sustantivo (mirto) hace recaer sobre trarquistas. no obs- ensordecistes la ribera umbrosa tante el valor representativo que le demos a Tirsis por su del claro Tajo. reiterada presencia en odas. ya trazada por acogido poéticamente. sino. flecha del cazador dejó sin vida. No se trata de que el poeta se sienta había desplazado y lo ha convertido en propio de su tiempo como la cierva o el ciervo (el <<come cerva . el argumento al que primigeniamente se de símil a la cierva. En su estrofa cuarta Torre ex- presa. tensivo a los otros poetas de las Rime que se vienen desta. a su sentir. al tiempo que descarga de su valor lidad.. con vuestro bien. te significada por el <<verde mirto>>. Creo que la semejanza temática entre oda cuando las horas tristes y soneto no ayuda a fortalecer la posición amorosa de aqué- que ausentes. pero sí la narratio el argumento percibido escuetamente a través de la muerte del silencio porque ahora ha desplazado a su actua- Eneida y de los Salmos. estas pasiones>>. éste su valor de eternamente verde sobre el de perfumado En la canción de la <<doliente cierva>> en la que vamos. liana Ana es la misma Dido. y empujará hacia la muerte. rica y venturosa. como la Ana virgiliana. la noche o la yedra de otras composiciones. Quiere decirse que extiende por la argumentos lejanos. la que su amor se diluye. contrariamente. venciendo con su hoy lo que fue fábula. nos manifiesta el poeta contenido en una medida clásica en solos y acompañados anduvísteis. su palabra. a diferencia de las Cuando por la espesura de este prado. perfume). tierno acento y lauro amado una argumentación análoga a la del soneto <<Tirsis. Torre es entonces como aquella Ana. en 48 49 . Y perfec- por ejemplo). con vuestro mal sentido. junto al valor simbólico de mirto aco- Torre se desplaza narrativamente al argumento <<clásico>> tan gido por el renacimiento.. Canción. a quien ama y no puede ayudar errad por la espesura del monte . donde la anteposición to) a lo que venía siendo amorfa insistencia en tópicos pe. El poeta. con mil mustios bramidos lla.. sino que se desplaza a ellos hasta hacerse su tamente puede cerrar el poeta su canción mandándola errar eco. la nave vuestras frentes bellísimas ceñistes. Todo un libro está ocupado voz.contrarnos el metro corto de las en- Por el desplazamiento a los amantes puede ser Torre su dechas (que llama adónicas). se contrasta con la personalizada tristeza buscando no deja rastro de contenta vida. siente la fusión y se dirige a los enamorados ciervos: El símil de la cierva herida está igualmente. fábula un tiempo y caso agora. se inicia con el nombre de Tirsi y en violetas. (de myron. el contraste se ofrece igualmente al en. del citado Iolas>>. en estas odas se como tórtolas solas y queridas. por diez endechas cuyo ritmo rápido parece llevamos. no puede impedir la muer- cando como <<fuente>> de la poesía de Torre y de los que te de los amantes cuando tanta vida esperaban. a despersonalizar el soneto. pero. >> de Molza. por ejemplo. estimulada por el <<Rec- cuando de verde mirto y de floridas tius vives>> horaciano. Por su desplazamiento. Si esta oda.

dades universitarias fray Luis era sobradamente conocido.. En la endecha VI hay una plejidad escapa a la brevedad de estas páginas. señala que sus ella y realiza un desdoblamiento por el que puede verse y <<obrecillas>> son producto de <<mi mocedad. por sonajes y su trayecto biográfico real. que es frecuentemente el nom. por la atracción erudita a lo biográfico.\ principio. fray Lu~s intenta que salvemos. y un segundo. se desdobla en dos personajes: uno. LA POESÍA DE FRAY LUIS ámbito significativo desligado de anclajes biográficos que puedan parcializar en accidentes lo que se ofrece como ver- Como escribía anteriormente. durez de fray Luis. . Y dentro de estas ocho cuando sabemos que tales poesías pertenecen a la gran ma- églogas. ya atendido con gran sensibilidad por Dámaso llora Filomena. cuando la realidad señala que entre procesos y rivali- de Garcilaso. que gusta cultivarse en el ron normalmente las poesías.. I• La editio prínceps de Quevedo se presentaba con un im- Viuda sin ventura. en Madrid la poesía de fray Luis de León. en el prólo- ejemplo. señala ser tan desconocido vierte el juego de desplazamiento observado en los sonetos y que apenas <<se pueden contar por los dedos>> quienes saben canciones. a cuyo nombre circularon las sintagma o motivo está transformado en un sentido nuevo. por ejemplo. el poeta se desplaza a la fábula.. al tes <<quedó sin flor y sin color el prado>>. para la lectura las que se cierra la poesía de Torre recogida por Quevedo. como más segura. nos dirige hacia la personalización de mente fray Luis. dolor. advertir qué sintagma o motivo de Torre an. entiendo que ofrecen su lectura al deseo luisiano de que comprendamos su poesía dentro de un 9. y que únicamente consideraré los poemas mas gratos a Torre: luisianos que no ofrezcan duda de autoría. En el primer personaje. Y es revelador. porque siempre tal Respecto al segundo personaje. Es decir. participan del dis- Ocho églogas constituyen <<La bucólica del Tajo>>. . puesto propio.~ prólogo. La apuntada ambigüedad del prólogo. en la medida que son representación suya. Pero ya el hecho cual fueron atribuidas las poesías en su multiplicado correr de escoger el nombre de Tirsi. que dentro de su representarse en los personajes Parecería que aquí el poeta alcanza una cierta objetividad ofrezca fray Luis voluntarias contradicciones entre los per- narrativa por su apego a la fábula mitológica. con currir humano de fray Luis. No importa mucho por ello.. go. es en la VII donde encontramos desde su comienzo los te.. . encontramos algunas contradicciones con la la fábula. resulta que en ello concuerda con fray Luis. en la bella y dramática égloga <<Filis>> el poeta cuen. poética. . . . . que pertenece a la unidad de un mundo poético de que a él y no al Brocense o a Arias Montano se le atribuye- herida y personal sensibilidad. duvo con anterioridad en otro poeta. Fray Luis. que sería el poeta ta la desdichada historia de Dórida y Tirsi.. casi niñez>>. . . Es decir. autor de las composiciones y del prólogo. siente en realidad biográfica del poeta. . . aunque sí literaria comparación entre <<Ariadna bella>> y el poeta. muy propia de los alcances renacentistas. ni siquiera en el caso de él. acaso la titulada <<Galatea>> sea la que mejor ad. en 1631 edita Quevedo dades universales. En ese ~ . portante prólogo del poeta (anónimo) que entiendo muy sig- tórtola cuitada nificativo para la lectura de las poesías que siguen. . el poeta aparece desdoblado en dos personajes que. y con ello se ini. con cuyas muer. los problemas de 50 51 . Alonso. por un mundo poético ajeno a la preocupación cian unos problemas textuales y de atribuciones cuya com- amorosa de canciones y sonetos. poesías. representarse en unos personajes. ya que.. Por ejemplo. que parece ser plena- bre pastoril de Torre. . manuscrito. cierva herida brama . pero advierto que seguiré primordialmente la edición quevediana.

mínimo desamor. Nos encontramos. en la dor. En este orden quevediano nos encontramos. X. siguieron los místicos. o que dudable que un ejemplo era el retiro en Yuste del Empera- este sentido lo disminuyamos un tanto por supeditarlo. La oda. La vida retirada. como hombre culto. mos por el corpus poético luisiano nos compenetraremos más mente las composiciones no siguen un orden cronológico de con su personalidad buscando el ascenso. Por tanto. Este corpus poético luisiano se abre con la oda <<Oué des- cansada vida . y en tal posición es in. >> acogido por el Marqués de Santillana ·verdad (Ética a Nicómaco. creo que el orden de composiciones que ofrece la cimiento con Petrarca. <<El aire se serena>>. 7). establecido para dar la lengua lisonjera secuencialidad y sentido al conjunto. apoyando la tesis de que camino de los sabios. cidentes. del sabio. como opuesto al negotium donde el hombre se pierde. que voluntaria. aún más. de la ra- Llobera y Coster. también en- ejemplo. que a la oda 111. a seguirla en la que priva un carácter de enunciado que irá <<Inspira nuevo canto>>. remos la invitación a participar que nos hace. escrita entre seña una conducta de los sabios y es.. a que tal composición la escri. Si avanza- encarcelado el poeta. si prenta. qué consiste esa sabiduría y qué otorga. por nística del deseado (y aconsejado) retiro luisiano. este edición quevediana es el correcto.. con lo que en fray Luis y muy específicamente evocado en el tiempo renacentista se identifican verdad. salvando ac- Aunque nos hallemos con la poesía luisiana en un argumen. poesía. me parece induda. le sigue la oda IV. significa.. >>. fray Luis expone. y lo destacable ahora será advertir en siguiera Quevedo un texto luisiano preparado para la im. de la oda. lo importante no es la fecha de composición de las poesías. al El descarte material de su poesía preparada para la perder su <<cuidado>>. antes de ser desarrollándose en las siguientes composiciones. pues. una invitación 1577 y 1580. pero también es (felicidad) pide el descarte material para residir en la acti- obvio que en tal posición coincide cultamente con el hora. lo que está lejos de proclamar que éste sea el argumento <<Vida retirada>>.. sido>>. Es obvio que el apartarse del <<mundanal zón de anonimidad expresa en su Dedicatoria y que no ruido>> coincide con una posición personal de fray Luis (po. por como obra humana refleja un estado personal.. a la vez. accidental. en la contemplación de la ciano <<Beatus ille . contribuía a salvar lo que el presente es la parte el biografismo para el receptor). 52 53 . escrita hacia 1569-1570. \ - fechación de sus composiciones para darles un sentido. abandono o descuido de su siblemente con el tiempo en el que le escribe a Arias Monta. también extende- redacción. edición era ocultar su nombre (con lo que la elevaba sobre bre en ella. con lo que ello tuerce un seguimiento biográfico.. en la armonización de mun- ' De acuerdo con este sentido universal ofrecido desde el do cristiano y mundo clásico o pagano que realiza el rena- prólogo. bondad y belleza. lo que condena la verdad sincera . • • n1 cura n1 encarama sino su orden dentro del corpus poético. La actitud del Emperador puede ser el camino se- biera en su retiro de La Flecha (como piensa Llobera) o haga guido por uno <<de los pocos sabios que en el mundo han relación al retiro en Yuste del Emperador (como pensó Cos. averiguándose el hom. por ejemplo. pero más lo es la senda que en su íntima teología ter y siguió Bell). en su vivencia. excarcelado ya fray Luis. sin que en ello hubiese el caduca. pues. de la eternidad. en discrepancia. sino la aceptación aristotélica de que la eudaimonía no ansiar vivir <<en sosiego y en secreto>>). y predicando to o sentido muy distinto al petrarquesco. que ble que estamos ante un mismo valor de situación in ordine No cura si la fama de los fragmenta seguidos desde el Canzoniere de Petrarca: canta con voz su nombre pregonera. vidad intelectual y. En esta oda escribe pronto fray Luis. que supera en su amplitud iniciadora las No cuidarse de la fama pregonera está en la línea huma- restricciones localistas señaladas atrás. como demostrará volviendo sobre ella.

. flores. el Pseu. Como acabo de recordar con Vossler. se trata de una comunicación alternante vertiente de poesía mística y poesía profana que poética que pertenece a un orden en el que emisor y recep. en De los nombres de Cristo por y que podrá llegar a unos receptores ajenos al humanismo boca de Marcelo. De este modo. tras la Dedicatoria. sentirse fuera y comunicación. al leer el retiro de fray Luis en su locus amoenus no sepan se sentía apartado y quería aislarse en su práctica literaria: o recuerden que el agustino había leído en Teresa de Jesús. que queda ayuna de los comentarios escritos de conducta mística resaltado por Senabre y un sentido de receptores como Chacon. pero también es un voz y los cartapacios anónimos. digo que me de la composición y que permite pensar. luisiana. mente un libro. Cuando la oda va hacia su mitad. En << Vivir quiero conmigo>> que interioriza todo el bucolismo estas cosas hallaba yo memoria del Criador. cargado de simbolización y en el que diversidad de lecturas no podía salvarla con unos comen- existir. una misma personalidad detenida en argumentos distintos nes del libro como <<Alma región luciente>> u << ¡Oh ya como <<Folgaba el rey Rodrigo>> o <<Aunque en ricos mon- seguro puerto!>>. que ansía su ascenso a Dios a través de un supuesta por fray Luis al preparar su edición. Grial. Salinas o el Brocense humanista de amar la soledad (vivir en sí) para después (que estaban en el código del presente luisiano). La poesía de fray Luis. Me parece indudable tor comparten una área de conocimiento común. difíciles de situar con el posible ascensus que encie- Horacio o Garcilaso la establece el conocedor de éstos. • reconociéndola gozoso. rra el hermetismo de <<¡Oh ya seguro puerto . Imagino que tal variedad fue sentido místico. que <<de lo que se habla es del despojo de los sentidos para recorrer el camino hacia la unión con Dios>>. fray Luis <<componía Con todo.. editor). es decir. significan un desprecio • le hace romper el círculo humanístico y correr entre oídos del mundo predicable para esa vía mística que se acrecen- y manos que la repiten convirtiéndola en pública por la tará en el progreso de siguientes odas. con su gran belleza expresiva. despertaban y recogían y servían de libro. tarios propios como Juan de la Cruz explica su poesía. Es una extensión que ya desprecio del oropel que puede engañar al humanista y que obliga al poeta a pensar en una edición que fije el texto se reitera en odas <<terrenas>> como la pronunciada contra 54 . resulta que comunicar... en cuanto unidad. porque su corpus poético ofrecido no era propia- cisco de Osuna. etc. se ofrece en el corpus poético luisiano. Pero nal ruido>> o << Vivir quiero conmigo>> comportan ese sentido esta poesía. están en que sintagmas de esta composición como huir <<_del munda- un mismo código de referencias y alusiones culturales. >>. No Creo que este valor místico de la << Vida retirada>> puede podía (en el supuesto de que estuviera en su pensamiento llegar por un conocimiento del lector de los textos de Fran. san Juan Crisóstomo. y que quizá. u agua.. de a una variedad interpretativa. pero esta lenguaje humano. se convierte así en metáfora de un proceso espiritual. san Bernardo. receptores que irán alejándose alternancia de retiro (soledad) y convivencia (urbanitas) de la unión renacentista entre poesía y mística. >>. 55 . en cuya conjugación <<como poeta (escribe Vossler). sino fragmenta que hilaba do Aeropagita. tanto más cuanto que el motivo principal de su canto era por ejemplo: el desvío del mundo y el conocimiento de sí mismo>>. fray Luis escribe ese Aprovéchame a mí también ver campo. bre. Se corresponde tal actitud con la personal y espiritualidad compartidos. como afirma Sena. al igual que la relación sintagmática con tones>>. creo en la elección de la << Vida retirada>> como sus poesías exclusivamente para sí mismo y para sus más aquella de las composiciones más adecuada para abrir la próximos amigos>>. estrofas como la indicada con es una poesía con tal fuerza expresiva que su propio latido <<Que no le enturbia el pecho . La asi. milación clásica del <<Beatus ille>> con su correr renacentista se ofrece así desde su << Vida retirada>>. y por la confirmación en composicio.

Y si la estrofa iniciada con <<No cura si la fama>> acercan a fray Luis. en segundo lugar. Se trata.. por muchas cau- sas. y que alterna esta parece lo más probable que si Dios. implícitamente. Ni por los hombres a cuyos oídos. Ya en su libro I señalaba Salinas que la <<música intelec- bre para el sabio (Santo) como al desprecio por la <<voz tual es propia de los filósofos>> y que gracias a esta música pregonera>> que encontraremos en Herrera y se cita con captada por el entendimiento <<podemos ver en el cielo estre- Poliziano. niosamente. conduciéndole a la sabiduría.. retornado a Salamanca y comienzo es un reconocimiento a esa música oída. por ejemplo) o de intensificación redundante. por el oído y se medita con el entendimiento>>. ofrecida en fragmenta que poseen su autonomía. Por tanto. porque <<nos hace más sabios>>. con el Vergel de música de Martín de Tapia y los pita- un cierto progreso argumental (<<El aire se serena>>. <<¿Cuándo será que pueda . la conocida oda Luis es un músico ajeno a la emanación o reflejo de la mú- dedicada a Salinas requiera atender algo a su accidente sica celestial o cósmica en la tierra. no línea de ascensus con otras odas detenidas en temas <<terre. de una negación por parte Apunto con ello a mi lectura de la poesía luisiana como de Salinas de aquella música cósmica expresada.. que la finalidad de la música El aire se serena es la <<búsqueda de la verdad>> y argüía (sigo traduciendo) y viste de hermosura y luz no usada. ni por los espíritus que mue- humana en cuyo entendimiento está el retorno a su origen ven los astros porque no tienen oídos ni necesitan de ellos. el receptor al que directamente se dirige fray Acaso en el curso poético de fray Luis. poesías. creador del universo. llega a un entendimiento abonado por valores: deleite o belleza. . y más si recordamos la presencia agus- puede relacionarse con la voluntad de anonimia para estas tiniana en las páginas de Salinas. quebrando una posible mono. Pero acaece que esa <<música estremada>>. que nos el humanismo y ansia contemplativa. Incluso sintagmas como <<almo reposo>> crecerán llado las ideas e imágenes de las consonancias y de los to- después en <<Alma región luciente>>. del hombre bien nacido que sólo se dedique a cosas útiles>>. quizá nos falte pertenecer a ese círculo de amigos que esta- ban en el código luisiano. Salinas. que es una música cuya belleza puede mover al espíritu armo- descendía sobre los hombres tocando a algunos con su soni. los elementos. En el interesante prólogo a sus libri exponía Salinas. <<Cuando góricos. percibida por sos>> y. desde la << Vida retirada>>. sentida autor de un extenso e importante texto latino titulado De por el arte del amigo: musica libri septem. del alma. ?>>. nos>>. Salinas trata aquella música <<que se percibe una tradición crecida en la idea de una música celestial. Eso nos>> que sirven de contraste. musical: en primer lugar produce un deleite y <<no es propio por vuestra sabia mano gobernada. >>. Entre los grandes amigos de fray Luis estaba. Para una cabal comprensión del sentido de esta Tampoco creo que sea necesaria esta música de los astros y de poesía. que me parece ajeno a cio o Macrobio. el músico Francisco Salinas. hubiera sido la música sideral que no había de ser escuchada tonía. cuando suena tres sólidas razones en favor de la enseñanza y conocimiento la música estremada. 57 - . tampoco hizo nada superfluo. quiso que le faltase nada. porque la música <<nos hace más religio. pero que de algún modo fortalecen una conducta por nadie. Alejado en ello de Boe- biográfico para captar su sentido. Su interés promovida por el movimiento armónico de los astros. ofrece plo. con Boecio. religiosidad y sabiduría. no pueden llegar esos sonidos. A la avaricia. donde anidaba. desde mos nada lejos de la significación de la oda luisiana. Creo que no esta- do. en tercero. por 56 . creo que igualmente concierne al desprecio del nom.. Claramente expone Salinas: contemplo el cielo . cuyo 1567. Son tres el oído de fray Luis. por ejem- un corpus coherente que.

ello pide permanecer en ese estado de ascensión al cerrar la música de su oda: Distinta a <<la belleza caduca engañadora>>. como afirmaba Salinas. en la anterior composición.. <<Noche serena>>. conversa solamente consigo y reconócese. y puesta allí. Macrobio. 58 59 - . etc. Y como es su origen el cielo. captada por su entendimiento para crear en el alma del por quien al bien divino poeta su ansia (ascensus) de <<llegar a la más alta esfera>>. sentida por fray Luis. le han permitido a fray Luis. por Llobera. en la que el entendimiento. No creo así que fray Luis se sitúe en esta oda en la tra. secuencialmente. de modo análogo a lo expreso plado con la esperanza y ansiedad de alcanzar la máxima en la Exposición del Libro de Job: visión.. ¡Oh. y especialmente música. llegar a la sabiduría. en el correr del platonismo. expresada a Felipe Ruiz de <<¿Cuándo será que pueda . Y es aquí. en vía de misticismo. Cice- rón. apar- torna a cobrar el tino tándose del mundanal ruido. más. como la vida retirada. su modo Es una contemplación.. es luego Salinas. 2) <<Caeli enarrant con los que en él moran. la esencial belleza que se desprende de la música conducida por Sali. el pasaje de los Salmos (XVIII. en parte.. con lo de pensar>>. aprobando así por modo delicado. los cuales influyen luego en ella sus gloriam Dei>>. el alma. le permite al poeta admirar el orden cuestiones de poesía. es cuando éste. descartada de intereses materia. suene de contino. recordado Cuando contemplo el cielo. donde pueden recordarse textos como el Somnium ciceroniano extendido por Macrobio con su interpretación Oída la música de Salinas. despiertan los sentidos. avecínase a las cosas dél y júntase en la que el poeta verá <<en la más alta esfera>> o cielo. que es muy probable que fray Luis en su oda de innumerables luces adornado . vuestro · son en mis oídos. <<como se conoce>>. oída. aislada en ella el alma del platónica y en aquel punto en el que podía leerse como poeta. porque no parece lógico que el poeta Avanzando unas páginas nos encontramos una otra oda se opusiera a Salinas en una oda a él dedicada y que parece luisiana. a Salinas <<reprodujera el pensamiento de éste. meditación en la noche. La música. como recoger. nas es una música que. se avecine en el cielo. De ahí que. en este acoger el entendimiento bienes como en sujeto disgustado . como la <<vida retirada>> (soledad) siana. Un poco la memoria de su origen y. arte. luisiano. puede aspirar a exposición mística del deseo del alma de regresar a su origen: su origen y. las conversaciones de los dos amigos sobre decía Francisco Salinas. Más que armonioso del firmamento: una paráfrasis cristiana de estética platónica. éntrase dentro a la contemplación de la <<Noche serena>> siga la ansiedad de sí. es la sublimación de lo contem- les. entiendo. <<ver en el cielo estre- llado las ideas e imágenes de las consonancias y de los to- .. a la par que sus habilidades. . y por y memoria perdida de su origen primera esclarecida. que en olvido está sumida. la unión con lo amado. quedando a lo demás adormecidos! dición de la música de las esferas expuesta por Boecio.. que noche y cielo vuelven a conjugarse en la actitud lui- La música de Salinas. >>. de la serena armonía del firmamento.. propician que el alma recupere responde al deseo de entender las cosas viéndolas. A cuyo son divino nos>>. ejemplo. y donde la contemplación. como ya hiciera en 1885 el padre Marcelino Gutiérrez. y desembarazada [el alma] de las cosas de fuera.

y del vuelo las alas he quebrado. que era saber y conocer. Margherita Morreale. traidor acometido y derrocado 61 60 - . ¡Oh son! ¡Oh voz! ¡siquiera cense. . que es pensamiento por el que en el proceso amoroso composiciones ajenas de carácter conducir su ascensus. amigo de fray Luis. Merino. la oda explica más allá de sus circunstancias reales ello está dentro del orden de alternancias renacentistas que la medida intelectual del v~rso luisiano. y fuera y que por ello cierre la oda amargamente. Como en Poli. en mi sentido. túa en la oda a Salinas con ese estado del sabio que <<el oro Un poco más allá. sitúa Lázaro Ca. hasta que llega un punto en el que la ziano. cielo. por ejemplo. pueden ser el <<torbellino>> de su proceso o la oscuridad de templativo. palabra ya no describe. en la que por el poder. virtud de la palabra. su ser en la palabra marqué en el comienzo con la alternancia de formas métri. <<En que como en tantas otras discrepan Coster. Luis tener que abandonar ante una acción de la vida (como por ejemplo. fray Luis se sitúa en el vivificador Muy acertadamente. Porque. y por la filiación con Poliziano del Bro. <<Alma región luciente>>. ziáno del citado trabajo de Lázaro Carreter sobre la oda a que yo. en fray Luis existe una identificación entre pensa. del medio del camino Pero hallamos. de sí el alma pusiese y toda en ti. se acen. se encuentra interrumpido. y recordando un discurso de inau.o el horaciano alme sol. dida senda del <<amada en el Amado transformada>> de Juan tio de dialectica. lo que dolorosamente lamenta fray civil o realismo biográfico. caro amigo. aquel despreciar el <<dorado y se ha señalado la virtud del estudio poético en forma de techo>> que realizaba el sabio en la << Vida retirada>>. el alto valor que tiene para fray pequeña parte alguna decendiese Luis el dedicarse al estudio poético. fray misma y el hombre. tramos la oda <<De la vida del cielo>>. etc. el plecto amado luisiano. liano . en el orden de edición del corpus poético · al hondo. Sosegadamente va sabiendo rreter la oda luisiana <<Al licenciado Juan de Grial>> en la la felicidad del cielo que describe. a cuya <<esfera>> traslada herencia de la praelectio en metro horaciano que pronunció su conocimiento del Pastor y su comunidad bucólica (<<toca Poliziano para la apertura del curso de 1487. ya que entre <<El aire se serena>> y <<Cuando contempla el cielo>> se intercalan Con independencia de su fecha de composición. porque la palabra era pensamiento en sí de la Cruz. Así la diatriba contra la avaricia. Luis pide que la música (paz) de la esfera le toque: llegaba a un conocimiento de sí por medio de la palabra. Llo- vano el mar fatiga>> o <<Folgaba el rey Rodrigo>>. poética y a través de ella conocerse y existirse. como aquél había defendido en su Praelec. Lamentarse justamente de no competir (<<atener remiten a la amplitud anunciadora de la oda que abría las contigo>>) con Grial. creo que acierta plenamente al señalar. de un torbellino Grial. de aspira.. que refrenda la relación con Poli- no esperes que podré atener contigo. Creo que bera. llo en la oda <<De la avaricia>> que alterna con la anterior. ción mística. oh Amor. la cárcel). En la música oída por su propia palabra. y encuentra un desarro. en la composiciones profanas como <<Inspira nuevo canto>>. con Lázaro. ofrecido discurso. que el esbozado proceso contemplativo. que estaba en el Canzoniere petrarquesco. sino que es aspiración por la escon- miento y palabra. y entiendo que una y otra vía que se alternan. como sostiene el italiano en su Nutricia. . y. en el correr de las páginas nos encon- desconoce/ que el vulgo vil adora>>. elevando el almus ager virgi- guración universitaria de Dámaso Alonso. la convirtiese! • . y cuando previamente nos ha señalado poesías. intercalando renacentista en la palabra. Y es esta fe cas. parece quebrar o interrumpir el proceso con. el rabel sonoro>>). Se comprende así.

venciendo las tempestades. con lo que se coloca en un presente contrario a la a la admiración de Cervantes. tan en su a una interiorización en la que el poeta siente una situación valor exaltada en De lq¡ nombres de Cristo. y más específicamente en sus versos por el mar y el camino del hombre como una navegación del exilio póntico>>. cuyas explicaciones conciliaban cultura hebraica y palabra era camino para avecinarse en la <<alma región lu. >>. dulce Esposo. Enlazando así estas dos odas se advierte más cómo significativo que fray Luis renuncie a la petrarquista forma la lamentación final de la pérdida de palabra en la primera del soneto o la canción. y cómo la recuperación de su palabra en la siguiente de variedad petrarquista como <<Después que no descubren oda le permite habitar por ella ese cielo que gobierna el su Lucero>>. desta prisión adonde padece. esta pér. Luis foras de larga procedencia como la representación de la vida directamente en Ovidio. culminan así un paralelo lamento presidido por el Volcada a la ciudad y a la urbanitas.. >> de Poliziano Esta palabra. y que las interrelaciona en este mi lec.. Porque es una palabra medida compañía que Poliziano saludaba.. fray Luis lamenta por bueyes transportan. en la que nos interesan tiene el testimonio del Libro de retratos que fray Luis personaliza intensamente imágenes y metá. Laercio sirvieron de compartido ejercicio a Bembo. la voz celestial. llegar al seguro puerto. Galeazzo cienda a su sentido el son. en el que fray Luis practicó con un argumento buen Pastor. Sevilla vive en este valor de la palabra. que ansía. que en la última parte de esta oda <<se inspiraría Fr. des- el avanzar en el conocimiento de sí por medio de la palabra. Es el período der. oda. <<A Juan de Grial>> y <<De la vida del cie- lo>>. a tu manada viviera junta. Me parece que en esta última medida de aspiración se Fundamentalmente. de Francisco Pacheco. su palabra y pensa. es ciente>>. en tiempo de flota. dando sobrada razón ovidiana. es la que otorga de pérdida de la palabra (estudio) poética hermana de la su gran densidad a la poesía luisiana. Para fray Luis. para acogerse al clasicismo de la oda carga de dramatismo el <<del vuelo las alas he quebra. La Se- de voz celestial por la que <<conocería>> lo que la palabra villa cuya riqueza heredará el poeta Juan de Arguijo para humana no le alcanza. hasta hacerla su mejor exis- sesteas. en lo que su calá. palabra poética de fray Luis. y. oro y plata desde la pérdida de su palabra como medio de conocerse y ascen. de el lejano aprendizaje con Cipriano de la Huerga en Al- en lo que palabra y pensamiento se unifican. quien en prueba de convivencia poé- 62 63 . La oda luisiana discurre así de una salu. por lo que pide esa <<pequeña parte>> salones que albergan tertulias de diálogos artísticos. studia humanitatis. se lamenta del límite humano de la donde se edifica Sevilla como nueva Roma y donde se abren palabra para conocer. en su armonizar la expresión individual con una cultura dida por culpa de un <<torbellino traidor>> significa perder que había hermanado tradición clásica y mundo bíblico. En la primera. y son prueba de su ejercicio de arribada unos sonetos do>>. Tanto estos sonetos como la asistencia a las explicaciones de Huerga comienzan a explicar el cul- Conocería dónde tivo de la palabra por fray Luis. en la segunda. sin vagar errada. tación pareja a la oda << 1am cornu gravidus . y.. período un momento de esplendor en el que carretas tiradas tura gradual que intento. En la consideración de la palabra. Hasta que en su final. que desde unos epigramas atribuidos a Platón por Diógenes miento ya no bastan para conocer y entonces pide que des. el Guadalquivir a la Casa de Contratación. acabar arruinado. 10. EL RENACIMIENTO SEVILLANO Las dos odas. con la que di Tarsia o Coppetta. desatada tencia y su mejor invitación a compartirla. la Sevilla que habitan los escritores encuentra la siguiente oda <<Oh ya seguro puerto .

amigo tradicción que es la pérdida de una materia poética en mo- del Brocense. la poesía En análoga actitud se halla Francisco de Medina. perfecta- sevillanos y por contener. especialmente la célebre <<Cena jocosa>>. de Austria>>.a. según cia>>. Juan Farfán. y que es conducta importante para na. y que pudo abrir poético. ' / tica se atreverá a la edición de los Versos de Fernando de Anotaciones de Herrera constituyen una espléndida mani- Herrera y declarará de Baltasar de Alcázar que <<las cosas festación de la lengua poética. pedes. su contacto italiano. Si bien no enteramente sevillana. a cuya muerte dedicó el atinado Real ni en la final y larga << Oda hecha en loor de Don Juan soneto << Vandalio. y cuyo prólogo a las riano que orienta la pluralidad poética sevillana. el sevillano Baltasar de de la Filosofía vulgar). Representan un no excepcional ejemplo de la con- estudio de humanismo a mitad de siglo. Especialmente conocido do. cho a él para ser buen poeta. el Libro levantadas>>. que de Alcázar alcanza una rica variedad y un sentido antiherre- comenzó sus estudios con Mal Lara. en Pacheco anida un elogiable empeño nos dice Pacheco. y tanto en sus escasas muestras de ende- testimonial y su Libro. a veces. la relación entre pintura y poesía. poeta no mejora mucho en los frecuentes epigramas latinos y sus petrarquista y garcilasiano que muestra su compenetración declaraciones que van salpicando las páginas de la Galera con Gutierre de Cetina. En Mal Lara. yendo del 64 . las únicas muestras poéti. tres treynta años>>. que anduvo tanto tiempo oculto. Fernando de Herrera. con motivo de ilustrar el refrán Alcázar. buena es Aldonc. En las Flores se incluyen composiciones como seis el humor epigramático de Marcial a su verso <<Tenéys. son poetas que apenas podemos vislumbrar por los En el principio de la formación poética sevillana está elogios de Herrera y Pacheco. el bien merecen salvarlo para una historia de la poesía. magisterio de Mal Lara debió poner cotas clásicas al desarro. Las Flores de baria llo poético de su ciudad. nos va ofreciendo por su Filosofía vulgar (que no tengo por tan erasmista Pacheco unos fragmentos poéticos de Pablo Céspedes que como aparenta y sí con maneras de Poggio Bracciolini).a>>. gramática. de retratos ejemplariza la hermandad entre poesía y pintura Poetas como Diego Girón o el cordobés Pablo de Cés- que corrió por el siglo xv1 sevillano. En el discurrir de la Filosofía que recoge una amplia muestra de poetas sevillanos como traduce Mal Lara al castellano los ejemplos clásicos que Gutierre de Cetina y Juan de la Cueva. enseña la vitalidad de una corrección clásica en la que será quizá llegada en parte por su amistad con Gutierre de Ceti- alabado por Herrera. es casílabos como de coplas castellanas revela una sensibilidad un texto de extraordinario interés por sus noticias de los poética y un sentido inmortalizador de la poesía. Con todo (y aparte los grandes valores tan con una producción registrable. si la palma de amadores>>. en 1577. lo que ciertamente no le valió mu. Tampoco su poema La Psyque remedia la me. mente declarado en el soneto << Las torres. Fundamentalmente conocido por su poesía festiva y epi- medir el desarrollo poético sevillano. poesía es una buena antología recopilada en Méjico. en su Arte de la pintura. Gerónimo de <<A falta de moc.. cuyas cumbres cas que conocemos de unos autores. Su calidad poética Herrera. más seguramente nos salva del olvi- por la pérdida de su obra teórica. señora sonetos religiosos de Mal Lara y poesías de Baltasar de Aldonza. con declaran como maestro y en una magnitud difícil de medir el recuerdo horaciano. Con todo. Juan de Iranzo . Efectivamente. nacido hacia 1524.. 65 . con que hizo este ilustre varón viven por mi solicitud y diligen. concurren una serie de testimonios que lo mentos donde la palabra se celebra como orgullo que. En Medina se acentúa. con la particulari- aduce y normalmente lo hace con una pobreza rítmica que dad de atender también extensamente a Hurtado de Men- apenas si halla excepción en algunos ejemplos como al llevar doza. En sí mismo. junto a tal o cual fragmento Juan de Mal Lara. Desplazándonos ya propiamente a los poetas que cuen- diocridad apuntada. y doce sonetos de Vadillo. la práctica poética de Mal Lara Alcázar es un vital ejemplo de la influencia de Mendoza.

Son.. hermosos ojos. desde el <<No siento yo.. 66 67 . bellísima María>> al con- y buen hacer poético. manos. hasta ofrecerse como escarmiento al así el conjunto de los veinte y tres. de aliento religioso. Costanza. van señalándonos una amorosa que progresa secuencialmente como un pequeño inquietud espiritual que se acrecienta cuando el poeta se cancionero. <<verdugos si los diez sonetos primeros presididos por los ojos permiten de mi alegre y libre vida>>. creo que es índice de la veros quedar contentos de vencerme. en contraste formal con la que bien surcó en mi alma el duro acero. dan la Italia por Hurtado de Mendoza. hasta cerrar su descripción. <<Caballos crespos. mismo (<<Rindamos. Hasta que en siciones en las que Alcázar se mueve en diálogo consigo el soneto X. dientes. dulce y directo . el poeta. que basta. tiva de la belleza de la amada que realiza Alcázar. . María. en otro. a la que una vez llama Belisa. con <<¿Qué medio habrá para Juana. ausencia?>>. cen una dimensión frecuentemente olvidada ante su éxito engaño como liberación final: epigramático y el jocoso levantamiento de su Inés frente a la donna petrarquista reelaborada por Herrera. Alcázar ensaya afortunadamente el so- sonalidad. advertí ya más sembró tarde al fin y arrepintióse. El Amor establece su imperio <<en cho . <<trepado cuello>>. una atrayente descripción física de la amada (frente. En argumento amoroso. impresión de pertenecer a otros momentos poéticos de Alcá- En una etapa de cierto bucolismo. Alcázar cruza con zar y muestran una autonomía que establecen su distancia Cetina canciones.. animán- para quedar vencido yo y contento. el poeta parece querer quebrar la influencia petrar- amada. ).ideal petrarquista a la realidad antipetrarquista sentida en Los sonetos de amor que siguen del XI al XII. parece razonar su des. que fuiste>>. llevarte.. En este curso. donde Esos ojos van siendo. lo secreto! por ellos: Este rompimiento de la intimidad y parquedad descrip- Mostradme algún placer.. <<Sembrando amor andaban unos ojos>>. pe- amorosa y rendimiento. cejas. pena como rima. no se siente prisionero. boca. Quien tuvo culpa en el sembrar fue el dueño. unos diez sonetos que guardan unidad como pro. en el que no falta la tensión de ir del gozo a halla <<en esta edad que a descender comienza>>. los Melindroso ademán. de la alegría al desencanto. la autonomía que concedía a una sola octava. ojos. Se detiene en el amor. donos a contemplar <<lo secreto>>. nariz. se dirige más directamente el poeta a los ojos si lo que vemos público es tan bello. epístolas y sonetos que muestran un ágil entre sí. mesa ( <<me tienen y ternán de aquí adelante>>) de entrega ojos. Inés . cris- grupo de sonetos amorosos presididos por los ojos de una talinos>>. él sobre la exclusiva alternancia de los términos gloria y ciendo nombres femeninos varios: Isabel. cuerpo. en sucesivos sonetos. secuencialidad de la <<Octava rima>> de Boscán. En el tercer soneto. la brevedad de diez sonetos nos ofrece Alcázar una historia Otros sonetos. haciendo uso ceptismo del <<Gloria pena y mi penosa gloria>> jugado todo de las coplas castellanas y del endecasílabo. tal como . breves. nombres que luego adquirirán una clara per. en primera ins. los cansados bríos>>) y que ofre- con sucesión de metáforas agrícolas. hay un neto dialogado y. dueños del poeta que en ellos pensar por su ilación en un común tiempo de creación. de la amada hasta confesarle el contento de verse vencido ¡contemplad. aunque tengan todos confiado porque <<raro ejemplo en amor es mi caída>>. esos bellos ojos de alegría>> y por ellos queda vencido el poeta. quista y garcilasiana ofreciéndonos por sus endecasílabos tancia. En ellos. Son compo- la desesperanza. amadores.. Con Hurtado de Mendoza. diversa cronología que ofrecen estas composiciones. <<¿No sois. y van apare. en serio petrarquismo.

<<Hermosa Dafne. buscando la a los encadenados <<Consejos de Don Diego>>. una en la que levantará su anti-donna festiva. manifiesta claramente su carácter 69 - 68 - . rrera. pues que no ha de faltarle un Velutelo. al igual que Hurtado. encuadrable en su copiados del soneto nos sitúan en dos vertientes que amplia- amor por Marfira. es lo opuesto a la luz que irradiaba la dama de Mendoza ofrecía en la variedad de sus sonetos burlescos Herrera en su herencia petrarquista. donde resido>>). En ambos casos. pero ya estos dos cuartetos Ronda. La <<Cena>>. En la comunicación de Alcá- Haz un soneto que levante el vuelo zar con su Ana. como <<Yo de vos no he de querer>>. la idea de que no será leído por ella (quizá por analfabeta). Abandonando otros valores e invenciones de Alcázar. ridad exaltada en <<A una dama que apagó una vela para Desde el soneto <<A una vieja que se tenía por hermosa>> que a oscuras la gozase su galán>>. a modo de conversación. Es. con la alusión sola octava funcionaba con una independencia métrica aná. El soneto de Mal Lara acogido en su Filosofía vulgar perte. o la otorgada a <<Empreñase Ginebra la ré un poco luego: la trayectoria antipetrarquista de Alcázar mañana>>. tú que convertida>>.. tuvo cierta aceptación entre poetas y había sido introducido al idealismo de la Lumbre o Luz herreriana opone Alcázar en España por Hurtado de Mendoza como f arma propicia un realismo concreto que simboliza la búsqueda de oscu- para la poesía burlesca o satírica.. y la denuncia de la presión de los con- amatorias. ámbar. como en <<De la boca de Inés puedo>>. Inmediatamente anunciará el estrambote (<<cuenta el haciendo variar el lugar (<<En Jaén. y como no acertará acomodado en el Sueño del infierno. que discurre ortodoxamente en su valor los consonantes>>. que donna que refuta el ideal petrarquista y se desarrolla como el manuscrito de la Bibliotheque Nationale de París nos una parodia de la severidad amorosa de Fernando de He- ofrece atribuido a Hurtado de Mendoza. Con el magisterio de Hurtado de Mendoza veces directamente. Con perlas. una admirable asimilación del uso de la hipérbole cómica En esta poesía petrarquista existe siempre. una con- trazaba Alcázar su excelente jugación de pronombres a través de la intimidad de la pala- bra construida para la lectura. ¿qué es esto?>>. dentro de su poesía burlesca. tura. que ofrece dos lecciones según los códices. entre sus poesías d'amore de Petrarca. • . incluso de la que éste ensaya en el cauce cancioneril. a conseguir Eugenio de Salazar en su poesía religiosa. Hurtado de oscuridad. O el poeta habla de estilo generoso y apacible. hay una octava. "\. de tal modo que el verso se piensa dirigido a la Petrarca y Bembo en sonetos como << Ser Ceceo non puo star posible lectura de la amada. en lleno de variedad de Cipro y Delo. donde resido>> / <<En caudal . Inés o Juana no se da este carácter de lec- sobre el Cáucaso. Esta dama. camino de la burla quevediana del poeta de <<octava sola>>. En Alcázar. a cuyo encuentro se dirige a senza la corte>>. un anhelo de comunicación la que Francesco Berni había manifestado su parodia de con ella. en cuyo aire está. a otro de su Inés. tres treynta años>>. oro. incluso des- como oposición a la hipérbole petrarquista y en la línea en pués de la muerte de la amada. más o menos abiertamente. <<¿Cómo? ¿Por qué no pagas? sonantes en el poeta que manifestará en sus coplas <<Sobre Di. En · no sea lo esencial inteligible. que es sustituido por un carácter oral. más o menos escenificable. grana y yelo o bien la aborda con despreocupación realística o se dirige (nieve quise decir no fue posible). Básicamente. a la que opone Alcázar necía a la especie de soneto con estrambote o caudato que las coplas de << Ved lo que Juana se estima>>. monte inaccesible. Señora Aldonza. No muy lejos de esta página referí atrás el soneto de acaso su mayor empeño poético sea la creación de una anti- Mal Lara <<Teneys. este último caso se encuentra la famosa <<Cena jocosa>>. >>) en su sentido festivo. aquí al Vellutello que vimos empeñado en el romanzo loga al soneto o epigrama.

Inés. porque en este tiempo Inés sirve al poeta (<<Rebana pan . Inés. desde el <<Tres cosas me tienen preso>>. La composición de Alcázar. donde resido. es como la historia de ambas sextinas viene señalada básicamente porque a la poética de un poeta que al perder a su amada (Lauro) pierde donna petrarquista de Herrera se enfrenta la anti-donna de su posibilidad de canto y gloria. amada representa la <<fregona>> de la sextina de Alcázar Esta dibujada oposición poética entre el divino Herrera <<Traté en mi mocedad. parte de aquel tiempo de mocedad en de Alcázar es una anti-donna cuya posición arranca de su el que <<no sabía yo entonces qué eran cuernos>>. femenina: en Herrera. cino Magrida) o Betis. enuncia el argumento que será interrumpido (<<tenía de un mezclado color de grana y nieve este caballero . otorgadora de cuernos en su sentido realístico: Estas dos estrofas iniciales nos sitúan ya en la escena poética.. zar su anti-donna Inés. la mor. >>) me puso de propósito los cuernos.. reside (luego está de visita). Es indudable que esta Inés presente del poeta./ de conversación en la que se supone el hablar o responder de orden de rimas a la primera. en un <<dichoso tiempo>> ambos que señalaba el petrarquismo con su ascendencia en la lírica poetas.. que <<tendía los cuernos úmidos>>. mientras que el Alcázar es <<una fregona>> rece la sextina provenzal << Un verde Lauro. La función de la dama en esta del adynaton ( <<que la sierre de Ronda diere nieve>>) acogido poesía se mueve como la de un elemento más propiciador por Petrarca y Herrera. en la que el propio asunto de exaltación del vino. la cosa vocabulario de Herrera sino en su sentido culto. por fatal orden>>. marca el carácter oral ( <<diré.. Es una sextina teórica. te>>). contertulios en reuniones académicas o poéticas. de goce. Sin que falte la parodia de lo que el oro y plata valen cilla o el queso es una oposición al ambiente ideal de ayuno <<para encender un corazón de nieve>>. Como palabras-rima escoge Alcázar tres términos tan En Jaén. una fregona de hermosos ojos. <<arrójame la bota .. frente coronava>>. Alcázar. como si fuera a iniciarse una Inés. se mueve así en una ambientación realista. o la incorporación que habita el petrarquismo. en mi dichoso quien corona con cuernos al poeta.. >>) y propone una acción (<<cenémos>>) que y de un cabello de madejas de oro... ojos y oro. ' ). a quien el poeta se dirige dándole noticia: sextina doble. una historia amorosa que. contrapone otro. Y frente a la donna otorgadora del lauro poético sitúa Alcá- • • s1 te parece. larmente con una estrofa de seis versos que remiten en su enseña un poco la variedad y amplitud de los poetas sevi- 70 71 . . será protagonista. era un <<verde Lauro>> quien <<mi En la edición de Pacheco de los Versos de Herrera apa. Tenía este caballero cación mitológica para el curso de los ríos Bágrada (el tune- un criado portugués . Pero cenémos. cuya equivalencia manifiesta la también famosa como la citada de aquél.. de apli- más brava dél que has oído. donde el poeta da cuenta a Inés del lugar en que Traté en mi mocedad. a los que vive don Lope de Sosa. como a la espiritual Beatriz de Dante se opuso la Creo que todo lo contrario de esta posición gentil de la Becchina carnal de Ceceo Angolieri. con su apegó petrarquista. primero. cuernos. >>. empleados por Herrera como nieve. y Alcázar. rematada irregu. en la que un mes al justo. La situación servir al poeta frente a la situación de servicio a la dama es históricamente análoga. que obviamente no entra en el y diréte. de tono epicúreo. la sextina de Alcázar es también. / . La dirección antitética tiempo>> que. y la gran diferencia está marcada por la protagonista provenzal. por fatal orden.

se mueven en una histórica guerra entre canes y gatos. ticamente. se conduce siempre atento quera se mueve con ágil acierto. La mezcla de dioses y hombres de la épica clásica es ca personal que lo exprese en historia. De bien desplazarse al sentimiento garcilasiano y desplazarlo los dos poemas mitológicos. de manar y en la que se ejercitaron poetas como el extre- sivas en otros ejemplos de su corpus. Es natural así que en la poesía de Mas- de Adonis se constituye en uno de los más felices ejemplos quera se recuerde o reconozca el verso de Garcilaso. donde Mos- cabe sospecha de fusión mítica. y <<lira do Turpín.. y nacido en 1543. por una donna. Felipa de la Paz. donde. y a la persecución de ño contrastarlo con un realismo en el que. de grande cuerpo>>. como en <<lA dónde están das intercalaciones como el correr de la diosa <<ardiéndose Señor. >> que fácilmente remiten al <<Do en amor la que enamora>> en busca del amado. sin que el poeta penetre en él con tica de los sevillanos en una poesía tradicional que no dejó esas dudas y advertencias poéticas personales que son obse. supo muy narrativos de argumento mitológico y La Muracinda. en el que no otro lado.. cinda que lanza Mardux. quien escribió y de un Viage de Sannio de prosaicas octavas. donde por un cuento en verso de <<El sueño de la viuda>>. <<escritor de pauta>>. por lo que no es extra. meño Joaquín Romero de Cepeda. " " llanos. la herencia historiadora del Pseu- de Cueva se retrató posesionado de <<docta musa>>. Y estimo que en este Llanto consigue Cueva poesía religiosa extendida en torno a la Crucifixión. nacido en 1553. donde se cita el procaz camino en un amplio cultivo de la poesía. Menor nombre que Cueva tienen otros poetas como Cris- Autor en su Coro febeo de romances de escasa novedad tóbal Mosquera de Figueroa. Por sus mejores logros poéticos porque el poema. que mejor pueda llegarnos del Cueva poeta sean dos poemas llevado por su simpatía hacia el poeta toledano. que acabará con el triun- tradición amorosa escasamente personalizada que el poeta fo de éstos. tal vez lo una excelente <<Elegía a la muerte de Garcilaso>>. La Muracinda es la animada guerra entre perros y la gloria que deseaba alcanzar. así como el gato Nusco. Entre los sevillanos. y Pa- otras composiciones. estando en la villa Tribugena por el cura se une el aviso de la muerte de Mura- de Aracena. mi cadena>>. tiñiendo las están agora aquellos claros ojos>> de la égloga I del tole- rosas blancas con su <<purpúrea sangre>> al ser herido por dano. a veces convierte a lo divino. aquí mezcla de hombres y animales. creo que esta rela- de Soto. capaz de volar la duda poética sobre su obra. <<Un gato amigo>>. Pertenece la citada composición de Mosquera a su las espigas. Cueva ha sido lado los <<poetastros y poetantos>> sevilla11os gastan una tra- 72 . con cuyo nombre juega acrós. Sonetos como <<Ojos bellos. que da título al poema. el Llanto de Venus en la muerte luego a la elegía. artificiosa>>. a cuyo camino se incorporan otros como Barahona relacionado con el Lope del Arte nuevo. nombre Muracinda. que igualmente aparece en envuelto en nubes. que sitúa en su melancolía Alonso de Ercilla. den- la Cueva es un irregular escritor crecido en la área cultural tro del curso de la épica burlesca mantenido por el rena- de Mal Lara y acaso excesivamente preocupado de su yo cimiento. al que acude virtiendo mis ansias en jamones / y en muy buenas gallinas pronto Tusicol. Juan de ción se mantiene entre La M uracinda y la Gatomaquia. trae a la memoria la magia épica. parece advertir cuando dirige a Alcázar el soneto <<Con el que inmediatamente evoca al héroe araucano del poema de tiempo huyendo van mis años>>. están mostrándonos la prác- a su argumento objetivo. suaves y piadosos>> y que Cueva describe con eficaz tino épico. la expresa a Fernando Pacheco que va <<con. glosas a un villancico o una letrilla. tal amor no es capaz de generar una lengua poéti. que de fábula mitológica del renacimiento español. Se inicia así la o <<Tiéneme amor en un vivir incierto>>. Entraríamos por este Si por su Exemplar poético. 73 - . pese a que en su genealógica Historia nusco. y por donde aparecen pronto un perro Lautaro. los claros ojos . que <<era un gato montes. Líricamente enamorado de y gatos provocada por la innoble muerte de una gata. con acerta.

No cabe duda. a tus engaos . que finalmente llega. del cuidado editor de soneto-cierre en la composición final (<<Abra la luz la niebla Herrera. En este valor. y que admite intuir la tra- cionero petrarquista desde su soneto-prólogo. y el mi hado>>.. sin esa accidiam.. publica Herrera sus Algunas obras poé. por Cabe pensar que Herrera. aunque carguemos de ambigüe- 74 . Con el tiempo. sintiendo la ira del destierro. siete elegías. desenfoca da la afirmación de Rodríguez Marín de que en El soneto no enuncia (tampoco lo hace el proemiaI de la poesía de Herrera <<casi todo es autobiográfico>>. Ésta es la plena voluntad ror . ac- palabra. pues. aliento y la tensión petrarquesca. que sucede al poeta pere. tal como puede seguirse grino que anduvo por Europa. distribuidos en tres libros no muy bien ordenados. >>) que preside la composición. Ya esto es una historia. También en ello es muy distinto de Cuevas.. en su primer endecasílabo. no enuncia la por parte del poeta. Y se inicia. Anotaciones a Garcilaso. yectoria del cancionero como una lucha entre la entrega al sonaliza en la huella de Petrarca y Garcilaso. conjunto se iría incrementando. cuyo daño se ve (<<aora veo>>). fragmentos. La biografía de Herrera es una vida sin relieves huma- matices. <<affinis tristitiae>>. petrarquesco. o parte de una cioni lo ya realizado con la edición de las Anotaciones. conjugando Se inicia Algunas con un soneto-prólogo. en consecutivos Algunas obras se presentan. su posibilidad de exemplum queda diluida ticas. poeta organiza su edición en una clara intención de can. para las que selecciona 78 sonetos. repitiendo escrupulosamente con el impresor Pes. riqueza textual de Algunas. mente fiable y con una organización plenamente voluntaria Pero el soneto-prólogo herreriano. >>). tanto había mostrado con la variedad comentadora de las dicadora. como un corpus textual. y. Petrarca) la totalidad conflictiva de Algunas y aunque el Dos años después de las Anotaciones. LA POESÍA DE FERNANDO DE HERRERA ~ Pacheco de Versos de Herrera. >> pueda evocar el <<giovenile errare . que se de expresión poética de Herrera. coplas y modos cancioneriles. digo.. acorde con un sentido de cancionero. cinco ante el sentido de fatalidad amorosa (<<sigo al fin mi fu- canciones y una égloga venatoria. que lo per. que constituye ción y contemplación. aunque ello no chocara con su pulir antiguas composiciones poéticas y realizar otras nue- vas. y que suponen un notabilísimo Herrera representa admirablemente al poeta asentado en aumento del corpus poético herreriano. El hecho es que en 1619 aparece la edición de Francisco 11. >> manera la escudan.. al menos en aquellos años refrenda en el siguiente soneto << Voi siguiendo la fuerza de en los que poco antes había muerto Leonor de Milán. sin el contraste petrarquesco entre unos hijos naturales y temer que preanuncian la confusa relación (<<dudoso está y una necesidad de Laura para existir en la gloria de la en confuso sentimiento>>) entre imaginación y realidad. <<transalpina solitudo mea iocundissi- zoniere. que la manifestación cancioneril con cuidada perfección reivin.. tiene especiales ma>>. 75 . amor y el ansia de liberarse. como como certeramente señala Blecua. que sigue un Hernando de Acuña. Por ello me parece de todo punto ' desengaño. dición en romances. se dedicó otro lado. a partir de 1582. el soneto-prólogo es apertura de una pasión. pero que marca un tiempo personal la acción política por Roma e Italia y la contemplación en poético en el que el ofrecimiento como exemplum del Can- su casa de Vaucluse.. Las • historia que se proyecta. al con las ediciones de José Manuel Blecua y de Cristóbal paso del Emperador. concreción y abstracción. que iría marcando el curso de los poemas. su modelo Petrarca. poetas como Herrera se aplican al ejercicio de a obras donde exponer mejor su vocación de sabio. asimilando horizontes. encerrado en su círculo. este su ciudad.. con ese osar nos. que de alguna <<gasté en error . desde un presente.

no os · ofenda mi flaqueza / bella céntricos (Sol. imprimen en él su forma: • Si bien este apuntado cancionero puede ampliarse notable- mente con llevar a él composiciones de las recogidas por Con él mi alma. en el celeste fuego Pacheco en su edición. >>. . al que le faltan los poemas in morte de la amada. quizá asentado en la poca convicción de su poesía amorosa. que provoca la Este dolor. tamente el cauce de conversión del poeta que no estaba El soneto III. Aglaia. En la afirmación de que se trata de seguir un cancionero petrar. y como constante en la dimensión del luminosidad ascender a contemplar el entorno. y la comunicación entre ambos adquiere su repre- un tanto de la narratividad del Canzoniere petrarquesc:o. en cuanto sincera historia de amor. en cuantas almas halla. y quizá también debido El poeta es único por la impresión de la amada en su al curso que había seguido la poesía petrarquista. tal como expresa la elegía II: taciones de ingratitud. el poeta sevillano se dirige directa- nero... su conocida ascendencia bembiana.. oscuro velo>>... Pero es una tensión admitida y culti- vada. sus ojos hacia el poeta. estableciéndose una comunicación di- Herrera denomina a su amada. >> Son los ojos de su en él lo que no enuncia el soneto: cómo el amor. el soneto XXVII. Estamos así ante una este grave y perpetuo sentimiento . transfigura al poeta convirtiéndolo por la belleza lo que claramente.. mente a la amada << . donde No es amor. vueltos quista. si ésta falta llevada por la muerte es lógico que el poeta rabía es. sentación en la elegía III. m'an ya transfigurado>>. Lumbre. comienza abier- y cómo en el canto de ese amor halla su gloria el poeta. su bien. aparece la idea tradicional y tan recogida por • 76 77 - . Es lógi- historia. dientes hebras.. el poeta se haya ido manifestando en su tensión entendimiento de la amada como inspiración otorgadora de amorosa entre esperanza y desengaño. es evidente el trazado de una amador ufano>> reproduce para la <<callada Noche>>. y con el cancionero. do se ilustra el oro>>. del rei don Sebastián>>... nas. entre la tensión de amar. contino abierta. <<Pensé.) con los que Estrella d 'Amor . como engendradora del ser poético. exaltación de la amada.. <<Ar- esta llega mortal. es furor jamás cansado.. mas fue engañoso pensamiento>>..:a mis entrañas. dad el endecasílabo <<subí a do el fuego más m'enciende i El poeta sigue el proceso de su análisis amoroso hasta arde>>. nos encamina ya en En el soneto XXI. como latido generado en la amada. i se trasforma puede conjeturarse que el silencio poético de Herrera. es un silencio editorial que señala un cambio de criterio qu'enel comunicar más gloria gana. informa. con las clásicas lamen- palabra. y tal como señalé en otras páginas: vuestro abrasada. con la mirada del poeta en su Luz para con su co que a esta altura. en en la belleza vuestra soberana I en tanto gozo. que . etc. En el soneto <<Alma bella. Tendríamos que aislar este endecasílabo del soneto reconocerse nacido para la amada: <<Naci para inflamar y colgarle todo un valor metafórico para hacer descansar m'en la pureza/ d'aquellas vivas luzes . Luz. que despedac. como en el soneto XXXIII. viene. que sigue a la canción <<A la rota sus tercetos por el <<fuego>> que irá ardiendo en el cancio. el rostro encendido de Estrella. que en este este eterno dolor de mi cuidado . la luz de Luz. extendida como diálogo que <<este Pero en Algunas. posesión del amor. que nuevo siempre siento. alejándose alma. como digo. con la amada. por una luz que justifica el uso de parónimos helio. recta entre el poeta y amada que culmina con la transfor- Me parece evidente que la lectura de Algunas permite mación del alma de aquél en la belleza contemplada. <<essos divinos ojos. con enunciado en el soneto-prólogo. en su mayor sosiego cuanto a editar poesías que fortalecieran el esbozo de Algu. quiera acompañarla.

cercana a . haciéndose eco de quienes la jus- ' como vapor terrestre levanta. que suspira demente contra el ejemplo de su príncipe y el capitán Alda- en vano por huir d'esta estrecheza que'impide estar contigo descansando. modelo de lengua poética que y Horacio. sobre el motivo expuesto en los cuartetos adquiere mucha Ya en Versos (l. esas <<almas generosas>> podrán ir dichosas y de perderte>>. por la ayuda lírica. Y creo que es en la. Si bien nunca poético. bella. . como en tantos otros. dejándonos sin unos poemas in morte que fundiendo al héroe y pueblo como exaltación de una España hubieran acrecentado la gran belleza y musicalidad que ador. concentración de algún soneto de tema histórico. LXVII) encontramos un soneto. con todo su saber cincelando el verso por ciencia. avanza sobre la garcilasiana. i d'el centro tira sevillano acoge contra el olvido la derrota africana. 79 - . Se trata. fuera al ancho cerco d'inmortal belleza de la explicación bíblica. Lepanto y Juan de Aus- presencia en la parte in marte del Canzoniere. na (<<Infamia i onra en un error condenas / al cora<. Queda para final la poesía en metro castellano y que 78 . cuyos cadáveres se perdieron. no obstante la <<soberbia cierta>> que los guió. el renacimiento del cuerpo como cárcel donde habita deste. to. Con toda su perfección formal. donde <<pudiera estar contigo1:~in miedo y sobresalto En el soneto. blicos y claramente en su segunda estrofa deja caer el castigo rrada el alma. . · con todo su allegar cultura clásica y bíblica al argumento por prestigio.ón co- barde i al valiente>>). Creo que tria eran. que la Muerte no osará negar <<que sois eterna Luz i prez de ha <<roto el mortal nudo>>: · España>>. El poeta sevillano le 1'pide a la amada. atractivo que sigue Barahona de Soto en su <<Canción por riano. armonizando a Píndaro Junto a la poesía amorosa. na su perfecto conocimiento del endecasílabo. sí culminó una serie fiestan su ausencia de dimensión épica y que en ningún caso de composiciones de argumento heroico (o panegírico) como permiten medirse como esbozo de un poema que pudiera la elegía frecuentemente llamada <<Al desengaño>>. de una de las más claras expresiones Si Alcazarquivir fue en Herrera argumento poético. que nd esquiva la gloria de los derrotados en pedirle Garcilaso a la <<divina Elisa>> que lo llevara a su Alcazarquivir. predestinada. de moverse elegíacamente. su mejor testimonio hacia un ideal que habría que explicar con otra lógica sin dejar una épica que sólo sintió como virtud cultural. quizá mayor entidad la petición de los tercetos.do. como Cas- La derrota de Alcazarquivir (y fue por ello amplia. tificaron porque una parte del ejército portugués huyó cobar- este esp1r1tu opresso. con de unión con la amada que presenta el cancionero herre. telnovo o Alcazarquivir. mente conducida por un sentimiento de la caducidad. creo que en este excelente sone. sino la muerte de manifiesta. Los <<e~elsos eroes>> de Alcazarquivir merecen la memoria y Pacheco recoge otros sonetos en los que el poeta · Buelve tu luz a mí. divino sobre el orgullo caballeresco. . Con la notable la realización de una parte in marte en la que posiblemente diferencia de que el elemento bíblico que justificaba la de- • adquiriría mayor entidad como persona su Luz. páginas de una realidad ello reafirma la idea de que en la mente de Herrera anidara histórica abocada al tratamiento poético. tal vez. creo que las canciones heroicas de Herrera mani- realizó un poema de dimensión épica. donde Herrera caballeros. aquel más joven. en Herrera domina el deseo. concurrir con la épica renacentista. ' mundo. Pero tal rrota de Alcazarquivir se une en la canción <<por la vitoria idea no la escribió. Herrera apela a los versículos bí. o quizá se perdiera en el naufragio que del Señor Don Juan>> a un espíritu patriótico que termina sufrió su poesía. análogamente a como Laura cobra su más definida la pérdida del Rey Don Sebastián>>. o en la precisa belleza de su célebre mente recogida) no sólo era la muerte de un príncipe y sus canción <<Voz de dolor i canto de gemido>>. de realizar una poesía épica. Sin embargo.

según la madurez de su edad>>. hasta las puertas barrocas. <<Par- Ruscelli. o que quisiera avanzarla.. Dante en su canción <<Donne ch'avete . sobre todo. la habitabilidad italiana de Fran- plo práctico de entender la poesía como ciencia. EL ABANDONO POÉTICO DE F. la privó no ya su petrarquismo. quien León Hebreo. en el petrarquismo de endecasílabo. palmene las de Roma. La contemplación de la belleza. El hecho es que Figueroa. asistiendo en la • Universidad. casílabos castellanos y toscanos. >> de la Vita nuova. >>. sabiduría renacentista explica que Cervantes la admirara y cuando Herrera atiende el soneto garcilasiano <<De aquella citara en La Galatea como producto de un poeta cultivado vista pura y excelente>> y se detiene en los <<espiritus subtiles>> en <<reales cortes y conocidas escuelas>>. olvidando en este caso a Guido Cavalcanti. doctrina lírica dentro del correr platónico. la formación de su lírica. como al cimiento expresivo. junto al desarrollo amoroso. Pero. Evidentemente. del uso acomodaticio que hacemos de términos como pe- hace concluir cada dos quintillas propias con versos de trarquismo y platonismo) se refrenda si contrastamos el tos- Macías. que fueron princi- recoge para su comento el ejemplo de Giamoco Marmitta. cuando en Alcalá. es una ejemplar poesía cuyo tono de Ruscelli en I fiori delle rime dei poeti illustri. no supone como en Hurtado de Mendoza o en Montemayor. cano leído de Herrera con el toscano vivido por Figueroa. Manrique. Es decir.. esta dis- tinción se resiente un tanto por el abandono de su poesía que realiza Figueroa. con lo que se producía un personal enrique- debía hacer esta poesía. Sánchez de Badajoz.. mas del amor cortés y se muestra tan conforinado por los Esta distinción (que no cabe aquí sino como anuncio poetas de cancionero que. de un cuidado formal sino de una sistematización que forta- ciones de Herrera se advierte todo un saber poético exten. donde solía . De este modo. Guevara. Frente a este olvido de Cavalcanti por Herrera. y que están en palabra. en <<Ufano muero en mis males>>. frente a su nica un real sentimiento humano necesitando existirse en relegación de los poetas anteriores a Petrarca. Cavalcanti y Cino da Pistoia. sonal camino doctrinal que la distingue. las que Figueroa va alternando. ende- tado de Mendoza a Baltasar de Alcázar. sino que nos transmite su saber poético como ejem. Con todo. en grado que siguieron estilnovistas como una alternancia de la medida expresiva del poeta Herrera. para la poesía. manifestada bási- 80 . Que Figueroa abando- Figueroa se cumple una habitabilidad italiana que configura nase su poesía. repetido por a Petrarca. Quiero decir que la poesía cancioneril de Herrera no comu. y distintamente a Herrera. para cuyo petrar.. cobran una especial construye una poesía en la que es difícil hallar un rasgo importancia dos poetas anteriores a Petrarca como Guido personal y donde se manifiesta obediente a las pasadas nor. uno de los petrarquistas presentes en la citada antología de En la poesía de Figueroa creo que hay un soneto. en Francisco de to. el per- dido al hilo de los textos garcilasianos. el Comen. Veamos un solo contraste: en las Anota. y disolvieron en parte. FIGUEROA <<ya no trataba de poesía sino de materias de diferente pun- Al igual que Hurtado de Mendoza. Bolonia y Siena. 81 . Es posible cisco de Figueroa le permite vivir la predicación renacentista que en su ejecutoria cancioneril esté latente demostrarle a de conocer a un poeta y a los que de algún modo están en los malos continuadores del Cancionero General cómo se su formación. explica el verso garcilasiano a través de tiendo de la luz. leciera y completara. queriendo incluso destruirla. con singular armonía. que ilumina bastante su los poetas petrarquistas que siguieron. de que el amor es el deseo de gozar la her- conquistó el término escolástico de los <<espíritus subtiles>> mosura. etc. el de Herrera es un uso y que espléndidamente se manifiesta en aquellas elegías en del metro castellano muy distante del curso que va de Hur. nos cuenta su editor Tribaldos que Figueroa 12. En este saber. dador Escrivá. y sal- quismo acude a líricos como los recogidos por Girolamo vando irregularidades.

mas no parto>>. quez. <<Pommi ove 'l sole . ufana y leda. explican en su poesía. y donde el poeta se representa en Tirsi có en Valencia su Floresta de varia poesía. En el soneto de mo donde si sonetos como <<Bien puede resolver seguro el Figueroa.. y que trabajos>>. algún pun- Acaso esta idea amorosa expuesta en el citado soneto to del discurrir poético de Figueroa. El poeta. dejando un buen centro para una poesía amorosa de mí que parto. naturalmente. Pedro Laynez. Falto. quedando nocida canción <<Sale la Aurora de su fértil manto>>. te la representación en Tirsi que ve el poeta. generaba el amor si parte el cuerpo triste. <<espíritus subtiles>> salidos de los ojos de la amada.. desa- <<ciego y con hambre. quedado rota su unidad de ser hombre porque. al valor narrativo y de representa- La ida de la amada. En su <<residente en Corte>> cuya poesía. En este camino de explicación amorosa Indudablemente este madrigal de Figueroa está en otra por conceptos filosóficos se halla el soneto de Figueroa. ha ción de las églogas. El volezza del madrigal. en tiempos donde la piace. Dos amigos de Figueroa. >> petrarquesco. Hasta neamente ejercita desde el soneto encomiástico a la poesía el punto que tal idea da gravedad a un madrigal. dulce y ardiente>> indican con su dependencia de de los ojos de la amada vivía el poeta. sí manifiesta amada. nacido en 1524. encontramos pri. Ramírez Pagán y Pedro La- mente el poeta. e incluso a la escenificación de su co- • supuesto la ruptura de su unidad de hombre. El primero de ellos. de un mundo poético propio. meramente el reconocimiento de cómo de la luz (espíritus) ritu subtil. .. <<Triste religiosa. podrá llevar su pensamiento al lugar donde amó. Figueroa amplía su proyección median- del cuerpo. compartiendo posibili- conjunta una serie de composiciones detenidas en el aban. indican el modelo del garcilasiano <<De aquella vista pura . al nuevo día>>. lo que está cercano. igual que tiempo atrás había llevado Cavalcanti conceptos y abona su argumento en una intensificación del petrarquis- de la filosofía para su comunicación lírica. Mas del alma el cuerpo parte y temo (¡oh. como en la égloga 82 . camente en la gracilidad del movimiento. como la de Acuña. unidad que se rompía al morir el cuerpo. otros como <<Oh espí. como en el soneto <<A la sombra de un El alma desechó la compañía olmo. podríamos sumar. dice final. y de su alma con la Ramírez Pagán. al igual que partir disociador de su cuerpo con él. nacido hacia 1538. es un poeta Venecia. marcaban la disolución del petrarquismo. . dades de autoría. con inferior fortuna. pero habrá das distinciones con Herrera y el petrarquismo a él llegado. conjeturando que su relación con trayectorias de la época. llevándose el alma del poeta. en su desarrollo de canción. con su juego de antítesis. 83 . especialmente a través del movimiento de los gozosa. con <<mil rrollada en acertada contaminación con la pastorela. fue madrigal. y sin el alma mía>>. >>. vestido por el conceptismo. cantado por damas como las Stampa en segundo... Figueroa insiste en el malamente editada póstuma por su viuda. el alma queda en el poeta. a las apunta- cobrarán incluso luz sus ojos por la voluntad. desapa- reciendo el hombre. cesco Filelfo entendiendo al hombre como una especial uni. <<no tornará el alma a su nido>>. donde miscelá- e insiste en la separación en él del cuerpo y el alma. y fuese tras el rostro amado . por fuerza ha de partirme de la vida. En ocasiones.. al latitud significativa que el célebre de Gutierre de Cetina. donde el poeta se llama Dardanio y la amada Marfira. Pero inmediatamente. Cavalcanti ese ir de Figueroa a los poetas anteriores a Pe- el rostro amado se aleja y entonces trarca que advertí atrás. doloroso extremo!) ello se conjugaba la consideración humanista de un Fran- que en esta de los dos triste partida. dad (tertium quiddam) derivada de la unión del cuerpo y el alma. publi- dono de la amada. Con sí. que teóricamente parte de la acción señalada del cielo>>.

que estan- gueroa señalan el desprendimiento de Aldana hacia una do . sin que ello. creo que están marcados por una dirección sensua- poesía de más o menos belleza de la que se sintió distante lista asentada en la experiencia amorosa. en italiano y castellano. esté perdida. ria. impulsor en parte de la poesía y lengua flo. Aldana se apareja con la consolatio. mi Damón. Sin embargo. y por lo que el verso de Con Francisco de Aldana. O el que naturalmente recurre a 1caro y Faetón. ostensible en sonetos como <<Mil veces digo.. le proporcione demasiada categoría poética. sino a los padres de éstos. también Cervantes recuerda a materia mitológica.. o a la súplica pagana que alimentaba el curso de la de Aldana. tanto por forma- Leonor de Toledo. ¡Ay dura ley de amor que así me obliga na.. en cuanto proyección de sí mis- por España. corre a no tener más voluntad que aquella un curso que va interiorizando. el soneto que alterna (al igual que Figueroa) eDdecasílabos castellanos <<Ben grand'avria cagión . donde muere el poeta con el rey Don Sebastián. >>. o a Ve- Es muy probable que una parte de la poesía cortesana nus.. Porque precisamente el ansia de contem. que es respuesta a otro de Be. y su her. roa. con motivo de la poesía de expresión amorosa que beba a veces en Catulo. en las que el poeta anima a la práctica sexual en unas a Arias Montano. En esta trayecto- Tales pérdidas y quemas que recuerdan la voluntad de Fi. autenticidad de desprenderse o superar lo que se ha existido. y es probable que por la autoridad de Figueroa las can. Pero tal neoplatónicos tejidos en torno al amor y a la consumación desprendimiento no indica que esa poesía <<florentina>> de del deseo. ca en el estado contemplativo. acaecida en 1562. En toscano escribe Aldana. 85 . Es el poeta que en la norma courtoi que Aldana en La Galatea por medio de la ninfa Caliope y acoge la corte renacentista de Castiglione expresa. aunque ya el Dialogo della infinitá d'amore de éste no esté en el neoplatonismo 13. tención en la existencia que pertnite advertir el inicio del mación en Italia. posible representación de Laynez y Figue. estamos ante otro gran poeta que vive su for. Quiero decir que el Aldana cortesano y soldado fu e ron una ciones de Laynez participen un tanto de la contaminación realidad cuya experiencia son parte de un proceso que abo- pastoril. >>. >> e incluso en las << Octavas a lo pasto- poesía que está en la culminación contemplativa de la Carta ral>>. Varchi. a los que a veces desnu- mano Cosme jura haber visto quemar unas obras pastoriles. bodas no sólo a los novios. pastoral o a motivos petrarquescos. que culmina en la gran calidad emotiva de la Carta dirigi- da a Arias Montano. Y como a Figueroa. posiblemente nacido en Nápo. entre corte y la detenida luego en la acción militar no sea una los brazos puestos . De Florencia a la arena africa. La educación de Aldana se inicia en la Florencia que ordena la teoría poética de B. En este camino. muy joven en la Florencia que. y propietario y reformador del famoso ción renacentista como por edad. sonetos como <<¿Cuál es la causa. como el petrarquismo de sus sonetos.. regía Cosimo I de Médicis. FRANCISCO DE ALDANA de León Hebreo o en la posición amorosa de Castiglione. en esta educación. e italianos bajo motivos petrarquescos o que se apega a las nedetto Varchi. Pero 84 . casado con doña mo como camino humano. > muerte de Leonor de Toledo. frente a ideales luego en su proceso de interiorización espiritual. es lógico que discurra una Palazzo Pitti. <<Después que en varias partes largo tiempo>> que dialogan plar y contemplarse de la Carta halla su mejor razón en la Damón y Tirsi. por cuando ya el poeta ha perdido la vida en la triste jornada ejemplo: de Alcazarquivir de 1578. oportunidades expresivas y argumentales que propiciaba la rentinas.. se anuncia ya una de- les en 1537. profundizando una poesía que me ordena el rigor de mi enemiga. o a la ensoñación erótica. protegida proceso poético de Aldana. da de idealismo.

el camino de la meditación salvadora. torpemente de formalismo pagano y negándolo ante un solo ta acuda a su realismo para unas imaginadas octavas sobre himno de Prudencio. nuevo y hermoso>>. de luz. con los que llegamos a la culminación poética yo reconozco el sitio y la trinchea de los tercetos que componen la tan admirable ~<Carta para de este profano a Dios. desoyendo acertadamente la acre censu. mani- criba unos tercetos a un su amigo en los que contrasta la fiestan espléndidamente el curso de interiorización de Alda- acomodada vida cortesana y la vida del soldado. le conviene <<mi ventura>>) pasa Aldana a Flandes. o <<Señor. por sus montes. un camino que se alige- llorosa historia>>. vo. Termina su contraposición Aldana: ra despreciando la vanidad del mundo y adentrándose en la contemplación. o linda o fea. Entiendo que esta bo final <<Üh solo de hombres dino y noble estado!>> parti- epístola es crítica en el sentido de que en ella aflora la nos. o especialmente el poema <<Parto de la No quiero entrar en este abismo y centro Virgen>>. y un poco después. en acción el bien de la vida retirada>>. de torpe vanidad circunferencia . bélica. en este discurrir cortesano que Aldana vive en su juventud ra vertida sobre el poema latino por Erasmo. en el que sigue el De partu· Virgi.. escrita en septiembre de Con el cambio de vida va adentrándose Aldana en una 15 7 7. do su ignaciano soneto <<Otro aquí no se ve que. de Sannazaro. Arias Montano sobre la contemplación de Dios y los requi- sin que la muerte al ojo estorbo sea. desde donde escribe para saberse en su frágil realidad. porque es triste que la guerra. en el que a veces muestra su abatimiento. de aliento épico. que allá de la estrella- buscando introducción por diestro modo. que el poe. acusándolo italiana ya es significativo. y otras duda (en pensamiento anafórico uso de <<mientras>>. vil enemigo. en fin. donde leo que el poeta aprecia la milicia. Con el veces callo que romper deseo>>. como el estado donde con más intensidad se mide la De la latitud florentina (con lo que Italia seguía siendo existencia y acaso el que. recoge desengaños cortesanos como aquel expresado poesía religiosa que aúna emotividad y doctrina. La Carta a Arias Montano. como en <<Mil ésta que luego encontraremos en Rey de Artieda. En esta línea de meditación compren- el Juicio Final o que armonizando motivos bíblicos con Vir. y la reconversión de este tiempo ante una sea el estado que enseñe al hombre su caducidad y con ella nueva acción de vida que conducirá al estado contemplati. oscuro de mentira. Excelentes sonetos como <<Dichoso monte en cuya alti- ble que en este mismo año. tras tanto andar muriendo>>.. el poeta va oponiendo la vida que centrará el pesimismo de Leopardi) si el desconocerse de su amigo cortesano a la vida de la milicia en guerra. va frente>> o <<Si el sumo amor. con la ninfa Galatea cantando neto. -86 . <<Clara fuente en conocer la dama. con rasgos na. desgraciadamente. como las a su hermano Cosme: • octavas dedicadas <<A Dios nuestro Señor>> o el soneto <<A Nuestra Señora>>. Aldana es. da cumbre>>. La Epístola se fecha en Bruselas en 1568. Estamos en el final trayecto de una gran poesía que se refleje (y repruebe) en algo el propio poeta que también siente ~1 cuerpo como cárcel del alma que disminuye su anduvo en corte con las <<blanduras de Cupido. frente a gilio y Horacio componga las incompletas octavas <<Sobre frente>>. Es muy posi. en esta inmensa nis. Es el camino que reconocen sonetos como Mientras andáis allá metido en todo <<En fin. vecina de la muerte. cipa de una amarga ironía que baña de ambigüedad al so- talgia del tiempo florentino. y no contradictorio. De ahí que el endecasíla- una larga Epístola a su hermano Cosme. publicando natural anhelo de retorno al origen. la voluntad divina>>. y (la ignorancia) no reportará más felicidad que la introspec- donde no es inoportuno pensar que en el cortesano amigo ción. sitos della>>. 87 • .

que. se explayará muy adelante. apenas iniciada la Carta. con su invita- dades y ambiciones materiales que en las octavas de la vida ción receptora. Aldana la siente cuando está bajo sentido de charitas. Alba. La epístola está dirigida a un amigo. indudablemente. cuya perífrasis poética del Cantar de los • cantares tan en cuenta fue tenida por fray Luis de León. 88 89 . O recoge. Al final de la materialmente o bien volviendo sobre ellas para mostrarse Carta lo expresa: en el didactismo del exemplum. así tu Aldino viva quiebran cualquier evocación retórica para sentirse como el contigo en paz dichosa esto que queda afortunado encuentro del poeta con un destinatario que se por consumir de vida fugitiva. en esta consideración. estaba el ciceroniano ción. . ya esbozado. entre aquellas peña de Aracena. especialmente cuando o encima la más alta áspera roca! ésta participa de la consolatio. sino envía junto al rey Don Sebastián. tras la salutación a Montano: <<YO Dirigirse a éste en su Carta era también dirigirse a sí mismo. Esta triple y unívoca nemente coronado como poeta latino y altamente reconoci- dirección de la Carta de Aldana me parece importante por. cercano al soneto <<El ímpetu cruel de mi destino>>. dirigida directamente a sí ¡Oh tres y cuatro veces dichoso mismo. ción tan reiterada de soledad que el poeta había expresado tiva. el capitán Aldana buscaba otro mundo composiciones de las que quería desprenderse el poeta. do por la corte. como en el citado caso de Cicerón. Esta sincera y necesaria citado atrás. El gran humanista. pero retirada. <<desvalido y solo>>. mi Montano. si aquél yo fuese simpatía a un otro. soy un hombre desvalido y solo>>. dirección intelectual de El Escorial. ansiaba una vida siciones anteriores el manifestado desprecio del mundo. como a fray Luis. cuando el poeta confiesa (e indirectamente nos ciano del <<Beatus ille>>. al encuentro hora. Como en la epístola de confianza de Felipe II. por el endecasí- retirada le condujeron. ¡Dichosísimo aquél que estar le toca Dije poco ha que era importante el destinatario en la direc. más intensamente. Pero así como Arias Montano. que en orden de vivir tan venturoso consuela en el Bías contra Fortuna a su primo el conde de juntamente contigo estar pudiese. en el círculo del famo- so editor Plantino. solem- saje como ofrecimiento en la charitas. el desprecio por las rivali. labo 294. propio del ejercicio vir. con sus oposiciones cívicas. bien de compañía no regido por la fugacidad. frente a la situa- ro está enriquecido por saberes y la conducción contempla. al mismo tiempo. contigo en bosque o en monte o en valle umbroso ción y sentido de toda obra literaria. tal como Santillana. soñaba con un retiro en la ermita de la que esta Carta no estaría. y por el que manifiesta una especial sim. como fray Luis. Existe en estos tercetos un indudable recoger de compo- patía. que cumplía contemplativamente en su aislamiento más íntimamente un deseo de compañía sin sobresalto de de Aracena cuando de él fue sacado por Felipe II para la perderla. el uno nominado. el receptor no era uno. quien cobra por el poeta la amplitud de receptores a quienes pudiera alcanzar el men. una gran estimación. la protección influyente del Duque de Alba y es la persona tuoso de compartir el amor. Bajo esta premisa. Y piénsese que esta situa- existiéndose. cuando el reti. lo humanista. Pero. o dirigida por si fuese Aldino aquél. lejos de error. una búsqueda de salvación en la compañía. encontrase consigo mismo. los dos primeros tercetos de la Carta Tú. de engaño y sobresalto. simpatiza las inquietudes de Aldana y Arias Montano. al como si el mundo en sí no me incluyese! que posiblemente trató en Amberes. invita): Arias Montano. Esta comunidad. la amistad. Y naturalmente que este núcleo de tercetos es ansia de retiro. Aldana dirige su Carta al humanista Arias Montano. con su senequismo.

más para tener lugar de donde a Dios por el amor depositado en ella. dó está. con ecos neoplatónicos del aquí la nominación del poeta está lejos de aquella andadu. el capitán Aldana ten. plación de Dios y los requisitos della>>. Aldino era el nombre pastoril de Aldana dentro del poé. y esa creación conduce de retirarme de las ocasiones. en la que se ve en compañía de Montano re- entrarme en el secreto de mi pecho corriendo <<las marítimas orillas>>. con su recuerdo y cul- da . Aldana recobrará luego (<<Mas para que sigue el vulgo.. de tal manera que la salga a ellos>>. posiciones. como se dice de Montano en Aracena. para aproximarse al ámbito espiritual de fray Luis en el Es evidente que los tercetos que inician el endecasílabo que leía el Cantar de los Cantares asistido por Arias Monta. que ahora.. que recoge y culmina coherentemente composiciones mo. Pastor. entre los brazos puesto>> o <<Solías tú. titulada <<sobre la contem. es la adquisición de persigue. en su sentirse. y que en la pronta a rendir batalla de Alcazar- creación y la criatura se contemplan como un eco del <<so. >>. y caminar derecho concluir tan largo tema . tras el estado y descripción con- dó va. <<Oficio militar profeso y hago>> participan de la negación no. No podemos olvidar que en la proximidad derá a situarse en lo creado como producto del amor de Dios de la Carta a Arias Montano el poeta escribe un Memorial que a Dios invita. Damón o Tirsi que fuimos viendo. do espiritual de la epístola. tamente late por retornar a su origen. un estado contemplativo al que se ha llegado por un proce. lo aleja del camino hacia la expresión de su alma. La Carta a Arias Montano. sentirse en ella. estamos en el extremo opuesto de aquel pastor que parece que no hay que extremar los tercetos como una con- se había expresado por su Galatea en sonetos como ~<Mil tradicción de su vida militar. En tal estado. más humana. el informe recogido por su compañero Diego de To- 90 91 . no opuesta vida. sino situación en una o estados anteriores. templativos. a Felipe 11 solicitándole un lugar apartado <<no con el fin ción con Dios. y estamos ya en <<esa cierta beldad que me de comunicación. como el poeta expresa en el verso 45: ante sí y el receptor del camino que desea seguir y expresa como un compromiso consigo mismo. Pero es que esa soledad. expresada como desengaño en otras com- men literario de un mensaje religioso que se opone a corte. sino que es también la proclamación ' vía. secuencialmente. >>) una consideración de la vida jornada de mi patria verdadera. es natural que el <<oficio que profesa>> enamora>> que recoge la ansiedad de cielo ( <<Oh patria ama. <<alzada sobre el curso humano>>. me decir. El amor es el vínculo que une a la crea. ción. si vive.. que le ha conducido al <<soy un hombre desva- sanías y que acaso. como Teresa de Jesús volvía a los caminos pol- vorientos tras el éxtasis o su descripción como alternante y En esta vía. como poeta activo de Dios que inquie- ra amorosa de los Salicio. pabilidad. corpus dyonisiacum. Nos hallamos en la cadena mís- tico bautizarse renacentista que tanto vivió en églogas. De alguna manera es y platicar en él mi interior hombre como volver a la actividad. esta afirmación.· pienso torcer de la común carrera promiso. a los labriegos.. responda -a un estado contrario que. Galatea. sino situarlos dentro del esta- veces digo. En este sentido de dirección. cercana a fray Luis. lido y solo>>. lo que no significa culminación. en la epístola. la Carta no es sólo.. de una actividad. en ese momento tanto quererme>>.. un progreso en el proceso de interioriza- so requeridor de la soledad para encontrarse consigo mis. o qué se ha hecho. en perfecto círculo. quivir. Sería consumir con ellos la <<vida fugitiva>> Con independencia de la relación que tienen estos tercetos hasta retornar al origen que el anhelante amor pedía. brecelestial Narciso amante>>. >>) del soneto <<Clara fuente de luz. Es respecto a composiciones como el <<Mil veces callo . le era pudiera tañer las campañas para convocar a conversación necesaria para encontrar la compañía de sí mismo de Dios. Cumplido este com. nuevo y hermoso>>. también símbolo de guía. es en Aldino el vela. Pero tica de Aldana.

haciendo el oficio van apareciendo. lo que el poeta la Aldana como propia. viamente. atento y reposado. lo creado de Dios. Montano . que. ob- Digo que. que el alma reciba su beatitud. reiteradamente. el sistema de comunicación con Dios. >>) Llegamos a la postrer parte de la Carta. para sentir <<el alma en su sosiego>>. análoga bre. Montano. >>.. be Aldana: la envidia. estarme allá. seña..) se detiene: todos los tiempos contiene. En aquel mundo sensible dice el poeta que Tratar de esto es sólo a ti debido en quien el Cielo sus noticias llueve pienso enterrar mi ser. Escri. El alma que contigo se juntare Situar <<el alma en su sosiego>>. que debería . etc. implicaba abandonar el <<cuerpo la terrena pesadumbre>> que contra el propio bien la vida encare. la lujuria. aún <<vida fugitiva>>. Y es. lo que el poeta está indicando para a lo expuesto en el comienzo del Somnium Scipionis. término comparativo para tejer la alegoría. da que el receptor inmediato es el <<dotísimo Montano>>. cernidos por su estado comunicativo. del <<sobrecelestial Narciso>>. y son los que en sangre. y. 285 y ss. pues vivir contigo la celestial de allá rica influencia es muerte de la misma pesadumbre. Aldana se mueve des. en espera de la luz divi- cierto reprimirá cualquier deseo na. que la admiración de Aldano por Montano es el implícito Este ser Eco. 93 . como si saliere de su invitación contemplativa. admirable. rres nos dirá que el poeta <<con la espada en la mano tinta mente. como si no hubiera acá nacido. en alma que contigo se juntare .. como criatura. para espe. El alzarse sobre la soberbia. la vanagloria. replicando Creo que aquí la Carta enriquece su comunicación por- al dulce son de Dios. es realmente la gran cum- relación con la causa de donde proceden los sueños. desarrolla: rar a Dios: Pareces tú. un ofrecimiento de compañía por amor para al- espere a Dios cual ojo que cayendo canzar el estado contemplativo: se va sobradamente al sueño ciego .. del alma oído. Montano. Toda una serie de tercetos ( <<Paréceme.. re- de tan buen soldado y capitán como él era>>. cual Eco. puesta el alma en su sosiego. la murmuración. la ava- ricia. ' espere humilde. que preside el tiempo que entonces (vv. cercana al cielo. hasta el punto <<que un gusanillo le po. Frente al diri- son encaminados por el poeta para manifestar. tras la alusión a la actividad poética del humanista.. mi vida y nombre para dejar el mundo enriquecido . deste gran monte. recuer- de un mundo sensible hacia un mundo poblado de inmuta. Hasta Retornando al estado de la Carta.. y se corresponde Montano.. o esa acción que desviaba la quietud contemplativa. reconocimiento de en él poder seguir su mensaje contem- encierra una humildad que se corresponde con el ser eco plativo. a la gran cumbre Torno a decir que el pecho enamorado.. y bilidades. cuerdos bíblicos y clásicos y el correr neoplatónico.. sino su valor como con esa pasividad contemplativa que. se metió entre los enemigos. girse personal al destinatario (<<Pareces tú. Aldana se siente animado por la compañía receptora de dría llamar su criador de lleno en lleno>>. Cuando poco más adelante el poeta dice a Montano: <<El Lo que reitera endecasílabos más adelante (231-236). >>) 92 .. pero no son los escritos de éste. según su susceptibilidad.

Montano. ir al libro II. quien llevaría al monarca el yelmo de Car. 14. contemplando. la descripción de su lugar es una cuanto historia o cancionero. ' . que enriquecería su curiosidad humanística en com. aparecen cuatro sonetos.. Montano . >>) se dirigirá al humanista. manos.. que no anduvo muy acorde con el sevillano Herrera. En enero del 1578. Madrid. olvidaba igual- Historia. sino a estructurar su poesía en la estructura tripartita de las poe- Es. etc. Lomas Cantora! va a re- y pintas de lustrosas arreboles . can- serán del mar de Dios cubierta roca . cuyo número pitán Aldana. LA EXTENSIÓN PETRARQUISTA go. de nuevo. Esta ordenación herreriana. hablando. que si servía a su intención. obrando. Es ahora la famosa y anacrónica batalla de Alcazarquivir en la que Aldana desaparece y en Mas para concluir tan largo tema. Pero. que claramente piden bastián escribía impaciente reclamando la presencia del ca. Le invita: nero con su alternancia de sonetos y canciones. cuando tuvo poeta parece dirigirse a un receptor anónimo: de compañero a Garcilaso. Suponía esto en Herrera un cierto avanzar en la lengua poética despren- Verás mil retorcidos caracoles. el rey Don S~. clara invitación al concreto Arias Montano de la Naturae que presionaría sobre posteriores ediciones. numerados. >> con su Carta a deseo llegar de vida al hora estrema. porque inmediatamente (<<Quiero también. olvidado totalmente de Salvando el error editorial de que en el libro I de Lomas su juventud florentina. rando a un retiro en el que. oyendo y viendo las poesías de Garcilaso por formas métricas: sonetos. .. con Montano.. sías de Boscán. escribiré de algún poeta como vos endecasílabos casi iniciales: el vallisoletano Jerónimo de Lomas Cantora!. y boca.. a 7 de septiembre de 1577. perdién- lliciosas>>. poder conjugar ante su plena voluntad ordenadora (como en el caso de Bos- nuevamente el <<desde Dios para Dios yendo y viniendo>> cán y no en el de Garcilaso). pies. con ondas bu. por el mensaje <<A la Duquesa de Soma>> se cumple excepcional- cauce horaciano del <<Beatus ille>> Aldana va presentándonos mente en la amplitud poética del siglo xv1 y en una dimen- su locus amoenus. Frente a ello. donde podría recitar de nuevo aquellos afirmati. Esta aspiración la fecha Aldana en edición de su poesía que conocemos. no lejos de <<el alta mar. con señales niere petrarquesco. impidiendo la muerte. y que sirve al montaje alegórico. quebrantaba la alternancia métrica que convenía a la lírica garcilasiana en Pero. el movimiento de la concreta vida aspi.( que acabamos de ver.. Con una gran belleza lírica. diéndose de la narratividad lírica marcada desde el Canzo- mil bucíos istriados.. ciones. dole el respeto a la brevedad.. entiendo que esos tercetos sirven perfectamente para des- plazar el ofrecimiento anterior por una consideración más Es evidente que el pronóstico de Boscán al final de su concretamente humana.. evidencia el antecedente de los otros cuatro. sión que no aciertan a recoger estas páginas. que comienza con su soneto V. mente lo que el libro II de Boscán respondía a un cancio- pañía del poeta. gresar no ya a elementos claramente garcilasianos. el los V que éste utilizó en la campaña de Túnez. Sin embar. al mismo tiempo. cuyo fragor quizás tuviera un punto de contemplación para quiero el lugar pintar do. andando. hermanar el soneto <<Otro aquí no se ve . En sus Anotaciones realizó Herrera un agrupamiento de Ojos. Son cuatro tercetos. oídos. las Obras de 94 95 . puesto que Lomas preparó la manifestado en la Carta. Con la particularidad de que en ello estamos .


1

Lomas Cantora! aparecen, en el modelo de Boscán, dividi- en páramos desiertos>> de Boscán, ya que e ese petrarquis-
das en tres libros: I, poesías en metro castellano; 11, can- mo del poeta catalán acudirá el vallisoletan a la confección
cionero o historia amorosa, y 111, poesías diversas de <<dife- de su <<Pomme en la parte do el calor ardiente>> que, con
rentes propósitos>>. Petrarca, tanto sirvió para medirse nuestros poetas.
Estamos, pues, con el libro 11 de Lomas ante un conjun- Quiero expresar con ello la voluntaria distancia con los
to de poemas guiados como proceso secuencial y donde la sevillanos, y especialmente Herrera, que manifiesta la poe-
alternancia de sonetos y canciones ofrecida por Boscán se sía de Lomas Cantoral. Frente al recomendado irse de la
aumenta con la presencia de sextinas, epístolas, madrigales, exclusividad de Petrarca manifestado por Herrera en las
églogas e incluso una glosa en octavas. Libro, repito, que Anotaciones y el frecuente olvido en ellas del sentimiento
adecuadamente se inicia con unos sonetos de función pro- garcilasiano, que animarán el camino sonetil de Arguijo, en
logal análoga a los que abrían, en el ejemplo de Petrarca, Lomas Cantora! existe un claro empeño en regresar al Can-
el libro 11 de Boscán, y libro que después se extiende como zoniere y a la lectura de él realizada por Boscán y Garcilaso,
una historia amorosa protagonizada por Filis y el poeta. que en parte vive Acuña. Hasta el punto de que, contra la
El recuerdo de Petrarca y Garcilaso, con lo que ellos se imitación clásica con las abundantísimas citas de un Virgilio,
proyectan en el petrarquismo, guiará preferentemente el es- que predica Herrera, encontramos que en su <<Prólogo>> nos
tado amoroso que Lomas expresa en adecuada combinación advierte Lomas que se mantiene <<olvidado casi del todo de
de metros, incluso porque así como Garcilaso cerraba el la imitación griega y latina>>, realizando luego una estima-
soneto <<Con ansia estrema ... >> con el endecasílabo petrar- ción sobre ello anti-herreriana: <<si comparamos los italianos
quesco <<con essermi passato oltre la gonna>>, Lomas termi- con los latinos, son tan diferentes, que podremos decir que
nará su soneto recién citado con el verso <<grazie ch'a pochi es mayor su novedad e invención que su imitación>>.
il ciel largo destina>> del soneto de Bembo <<Moderati deseri, Por los cuatro sonetos proemiales ya citados, que se
immenso ardore>>. Aunque literalmente el <<Cabellos de oro muestran descolgados editorialmente del libro 11, y por la
sobre nieve pura>> casi traduzca, como señaló Fucilla, el alternancia de formas métricas que muestra, es indudable
<<Crim d'oro crespo e d'ambra tersa e pura>> de Bembo (en que Lomas entiende la narratividad, emanada del Canzo-
~1 que se encuentra el <<da far giorno seren la notte oscura>> niere, que ofrecía el libro 11 de Boscán. Pero, aparte de que
tomado por Garcilaso), el soneto de Lomas remite, más im- ya estaban cansados los cancioneros petrarquistas, en la his-
portantemente, a la presencia petrarquesca y garcilasiana en toria poética de Boscán existió, como no ocurre en Lomas,
su poesía, de cuya orientación parte hacia los petrarquistas un hecho biográfico proyectado (su matrimonio) que le per-
como Bembo o Amalteo. En tal sentido, el <<enfrenaron el mitió conducir su cancionero de forma personal. Lomas ha-
curso de los rios>> garcilasiano reaparece en el <<Y su curso bía contraído matrimonio en 1563 con Ana de Santiago,
refrena el claro rio>> de una sextina de Lomas, así como el mas tal hecho no se construye en historia poética en su libro
<<Solo e penososo i piú deserti campi>> guía, al igual que en porque su petrarquismo sabía, contrariamente a Eugenio de
Francisco de la Torre, el soneto de Lomas <<Solo me voy, pen- Salazar, que un cancionero petrarquista se alimentaba, como
soso y sin consuelo>>. Si esta coincidencia con De la Torre au- la lírica provenzal, en una tensión amorosa ajena al matri-
menta cuando, como éste, Lomas hace confidente de su amor monio. Indico así lo que este libro 11 de Lomas, con el re-
a la noche en la canción <<¿Cómo podré jamás, noche, loar- cuerdo de Petrarca y Garcilaso, tiene de literario, aunque
te ... >> o en el soneto <<Santa y amiga noche, que en tu olvi- por él corra un sentimiento poético que quiere contradecir
do>>, mayor significación tiene recordar el <<Solo y pensoso a la poesía como ciencia.

96 - 97

• '

Digo que no hay historia que seguir secuencialmente, a bulas los casos de Venus y Adonis y de Céfalo y Pocris con
diferencia de Boscán o Garcilaso, sino una alternancia de cierta disposición oral.
estados amorosos, y esa ausencia de un proceso, con un Lomas cierra sus Obras con una canción dirigida a su
progreso narrativo, la suple Lomas con el apego a estímulos alma, en la que quizás tuviera presente el soneto de Acuña
literarios y acudiendo finalmente a las églogas, por lo que <<Alma, pues hoy el que formó la vida>>, y en la que es per-
éstas, con el ejemplo de Acuña, le posibilitaban la escenifi- ceptible el ritmo del Cantar de los Cantares, con lo que te-
cación y narración. En el estímulo, por ejemplo, del <<Ü nemos al poeta que renuncia a algunos de los encantos que
gelosia, d'amante orribil freno>> de Sannazaro traza Lomas modernamente había cantado en páginas anteriores. Es una
el soneto <<Oh celos, de amadores duro freno>>, que en prin- canción en la que el poeta despierta a su alma, <<en el error
cipio pertenece al plano de la retórica en el que Garcilaso dormida>>, para que rompa el <<cerrado velo>> y aspire a <<la
compuso su <<Dentro en mi alma fue de mi engendrado>> o gran belleza del imperio eterno>>. Quizás ésta sea, cronológi-
Giovanni Della Casa su <<Cura, che di timor ti nutrí e cres- camente, la última composición de un poeta que testimonia
ci>> bajo la acción del <<Speme, che gli occhi nostri veli e el quehacer de un grupo vallisoletano, en el que debió ser
fasci>> de Bembo. Es decir, Lomas acude a este argumento puntal Damasio de Frías, y del que nos faltan textos para
tan corrido en el Cinquecento, pero sin atenderlo por cuan- medir su alcance lírico.
to los celos creaban una tensión que pedía un desarrollo No demasiado espacio puedo dedicar a un Eugenio de
narrativo. Porque es Garcilaso, y no la situación celosa de Salazar, poeta que se muestra distinto (es distinto) del Eu-
Lomas, quien asoma cuando el poeta vallisoletano escribe genio Salazar que dejó la admirable muestra de una prosa
dirigiéndose a la amada: epistolar. El Salazar poeta, que anduvo largamente por Amé-
rica y escribió tardíamente a Herrera, fue un prolífico autor
¿A quién, pues, diste, ya olvidada desto, que conjuntó su obra en un preparado manuscrito, Silva de
. aquel mirar dulcísimo y humano?
Poesía, que permanece inédito, sin que debamos dolernos
¿Aquella piedad de verme triste?
¿A quién el apacible trato honesto? ... demasiado. Junto a largas y cansinas poesías religiosas y mo-
tivos americanistas, esta Silva, que no es selva de amenidad,
Con el libro 111, al igual que Boscán con su tercero, ofrece una extensa atención, disfrazada en su mitad de pas-
agrupa Lomas, en metro italiano, una serie de composicio- toril, a la historia amorosa. Se trata de un petrarquismo o
nes <<diferentes>> o de argumento vario. Las primeras de ellas de unos metros castellanos sin tensión poética alguna porque
están motivadas por la muerte de personajes como Isabel todos ellos tienen el camino de cantar monótonamente el
de Valois y de amigos como el poeta vallisoletano Luis Sa- amor del poeta por su amada y fiel esposa doña Catalina
lado de Otálora, que llevó el nombre pastoril de Salicio; Carrillo, lo cual realmente daba para poco, aunque acudie-
o bien elegíacamente, con recuerdo de la consolatio, se di- ra a ayudas como el juicio de París para exaltar la belleza
rige <<A Francisco Montanos, en la muerte de su madre>>. de su Catalina.
Tanto estas poesías como los elogios a don Juan de Austria
o al duque de Sesa no remontan mucho su carácter ocasio-
nal. Sin embargo, hay en este libro unas octavas <<diferen- 15. GRANADA Y GREGORIO SILVESTRE
tes>> y unas fábulas mitológicas en las que muestra Lomas
su arte poético y donde el poeta acude en las primeras a una Por muchos caminos se advierte la presencia de Grana-
aurea mediocritas en el curso de Boscán y sigue en las fá- da como ciudad que acoge el vivir poético renacentista. Se

98 - - 99

~

abren Las lágrimas de Angélica, de Barahona de Soto, y en- Este tal enamorado,
tre los poemas laudatorios que anteceden a las octavas épi- según razón y derecho,
¿quál deue lanyar de fecho
cas se halla un soneto de Pedro de Cáceres donde éste juega
para conplir lo mandado?
con el paralelismo del renacentista mito de Orfeo. Entre
otras relaciones, Cáceres prologó en 1582 Las Obras de
Gregario Silvestre y este poeta nacido en Lisboa y creado Pero si Silvestre recoge este argumento de un poeta del
en Granada tiene entre su amplia producción una respuesta siglo xv relacionado con Santillana y Mena, es muy posible
a la demanda cortesana: que el argumento tratado por él sirviera de transmisión para
anidar en el soneto de Quevedo << La que me quiere y abo-
I
rrezco quiero>>, según anotara González de Salas, y más sig-
Pregunto a los amadores, nificativamente en el << Voz de oráculo fue que se entregara>>,
quedando libre la dama
y su fama de Luis de Ulloa y Pereira, puesto que sobre este soneto se
¿qué remedio ay en amores especifica: <<Fue asunto de una Academia que se escribiese,
para aplacar los dolores arrojando cada uno la que le pareciese, y disculpándolo.>>
al que ama? Ni el argumento de Montara ni el metro castellano aíslan
el texto de Silvestre de una actitud cortesana de cronología
La poesía cancioneril nutre muchas páginas con este jue- renacentista, ya que si su tema lo recoge para endecasílabos
Ulloa, este mismo Ulloa amigo de Góngora y Quevedo tes-
go cortesano de pregunta respondida por varios poetas, y las
timonia cómo otro argumento <<fue asunto que se dio en una
cortes renacentistas continuaron este juego con sonetos, en-
Academia, para que se escribiese en diez redondillas>>. Es
tre otras razones porque heredando la tenzone provenzal,
decir, que las Academias cortesanas acogían para el juego
como ocurrió en la poesía cancionil, en los comienzos his- poético de la tenzone tanto el endecasílabo como las castizas
tóricos del soneto estaba aquél de Iacopo Mostacci que ini-
redondillas.
ciaba una tenzone sobre la naturaleza del amor. Quiero indicar con ello la posición social de Gregario
Si con el argumento de la <<mal maridada>>, tocado por Silvestre en el centro poético granadino, en el que quizás
Castillejo y Hurtado de Mendoza, se situaba Gregario Sil- tratara a Diego Hurtado de Mendoza, y donde encontró a
vestre en una amplia tradición que compartía con su amigo poetas como Hemando de Acuña y desde donde tuvo la
Barahona, acercándose al ejercicio de la tenzone practicaba amistad de Jorge de Montemayor. Silvestre, que fue orga-
Silvestre una distracción renacentista en la que vimos los nista de la catedral granadina, es un ejemplo de la actividad
sonetos sobre la red de amor aparecidos en las poesías de poética de la ciudad donde se mezclan metros españoles,
Hernando de Acuña. Ciertamente que en algún caso, como impulsados en primera instancia por Castillejo, y metros ita-
en su <<Audiencia de amor>>, manifiesta claramente Silves- lianos que en Granada tuvieron su primera meditación. Y
tre su raíz cancioneril en aquel punto donde acoge el dilema de Granada, quizá escogidos por Juan de la Cueva, salen
de a cuál dama de dos debe arrojar al mar el caballero que los versos de Silvestre para farmar parte de la mexicana
siente su nave incapaz de sostener a tres. Aquí, como es sa- Flores de baria poesía que vimos con los poetas sevillanos
bido, la demanda de Silvestre tiene su raíz en el aljabibe o o para engrosar manuscritos de predominio religioso como
ropavejero Antón de Montara, que terminaba en sus metros el llamado por Rodríguez-Moñino Cancionero de jesuitas,
<<Sobre dos donzellas>> preguntando: con varias poesías sin nombre de autor.

100 - 101

Quiere decirse que Barahona. y parece obvio que el joven poeta conocía a Silvestre no ya silio Ficino. y donde tiras que edita que en la primera <<parece dirigirse [Baraho. que prepara en un lación del Parnaso de Sedano. donde estudiará Medicina y donde como guía. volumen de Rimas que no prosperó editorialmente. creo que pueda establecerse en la poesía de Barahona una nadinos. dedicación amorosa. destacará pronto a Barahona. rahona. por su edad. Pero esta epístola juvenil. y precisamente para establecer en 154 7 ó 1548 la mítico y la actualidad en un tiempo poético nuevo. que lo hacían especialmente atractivo muy joven en Granada. porque sobre el ejemplo de Boscán estaba mu- cho más cercano el ejemplo de alternancias de Hurtado de 16. sufriría después modificaciones que magisterio. sino en detalles como su cualidad aje- como Lorenzo de Médici. en la Epístola que a Silvestre dirige glo xv y la apertura de la siguiente centuria en la que vive. cia va extendiendo su poesía Barahona. y tal como con- una formación humanista como en Herrera para ejercer un jetura Lara Garrido. que doctrinalmente impresiona a petrarquistas en su fama poética. El hecho es que que Barahona cosechó ya elogios como el soneto de Hurta- al atractivo de Silvestre se vence un poeta joven como Ba. división cronológica entre obras en metro castellano y metro • italianizante. ejercería un recepción italiana directa como en Hurtado de Mendoza ni cierto magisterio. crece una admiración por Silvestre que le mueve a buscar le sacroprofana. En la <<poética su cargo en la catedral. en gran parte. de modernización cancioneril y de recepción su amistad. do de Mendoza <<Un claro ingenio. aunque a su permeabilidad puedan adjudicársele suman a la presentación primera los años de amistad. es una producción marcada por una La mencionada Epístola. La importante producción poética de Silvestre era en sí fecha de nacimiento de Barahona se fija Rodríguez Marín. 1599. no de su poema Granada va exaltando los insignes varones gra. aparecen como extremos Cristóbal de Castillejo y el Mar. teniendo Silvestre cuarenta y inquietud donde se prueban convenciones literarias y donde cuatro años. en los movimientos poéticos quizás no asimilados. Cerca de Gregorio Silvestre y guiría Barahona los pasos poéticos de Silvestre. Barahona. Entre composiciones religiosas y academia>> de don Pedro de Granada lo verá Cristóbal de glosas como la de la mal maridada cubriría Barahona en co- Mesa. junto a la atención por el madrigal se extiende una sabia na] a su grande amigo y contemporáneo Gregorio Silves.. Creo que. cuando en el libro VII plas castellanas un inicial curso de poeta. Cabe pensar por lo dicho que en una primera etapa se- villano halle confirmación. aunque luego se no casualmente recogido en las Obras. cuyo humor o burla aparece seguido por Ba- rahona. un vivo entendimiento>>. que con frecuencia funde el pasado tre>>. éste anota respecto a las sá. y Agustín Collado del Hierro. especialmen- entre los ingenios del <<cristalino Dauro>> colocará Lope de te en aquel tipo de composición. tudios en la cátedra de Gramática de Antequera. desde la poesía re. cultivada por Vega a Barahona en su Laurel de Apolo. LA POESÍA DE BARAHONA DE SOTO Mendoza. debió escribirla Barahona a los diecisiete años. apegue a la poética herreriana y en las Anotaciones del se. Sin embargo. Ahora bien. la chanzoneta. misma un centro al que concurrían las trayectorias del si. con Fernández Guerra. concluidos sus es- un deseo de posesión de alcance poético. de Silvestre. Cuando el siglo xv111 va conociendo de Barahona algo En el entendimiento herreriano de la poesía como cien- más que su poema Las lágrimas de Angélica por la recopi. Por ejem- 102 103 ' • . pretendo por la vuestra cono- neoplatónica.. ¿qué poética había sostenido esa ceros>>) marca así el comienzo de una directa relación entre producción lírica? Entiendo que en Silvestre no existe una ambos poetas y donde Silvestre. En esta inquietud hay en Silvestre drecística. Esta Epístola ( << . hasta integrarse como granadino. incluso por lo que en su poesía hay de hipérbo. se halla ligiosa a la amorosa.

caminos de bellas Hamadríades que cría / cerca del breve Dauro el bos. por ejemplo. con su ciencia. y en tanto que el poeta es <<enemigo del olvido>>. mirras. >>. etc.. la muerte de Gregorio Silvestre. Y creo azul y blanco>>. da de un tiempo y un espacio. A veces tan cercanos por amistad como confirma como voluntaria en esta égloga de Barahona. SAN JUAN DE LA CRUZ del vocablo que los designa.. la realidad cotidiana de Barahona invade el este colorido descriptivo. y en la que ya El valor de esta naturaleza está presente como término atravesando el siglo XVI encontramos a las hermanas valli- comparativo desde el primer personaje. escrita en do. En este camino. POESÍA CARMELITA. Cuando Barahona va escribiendo <<de cabellos>>. La poesía sanjuanista se nos presenta realmente desata- escribiéndose luego de <<aljófar cristalina>>. que encuentra elogiables acier- laso y la cadencia del ritmo anime el recuerdo. gas se encuentra el mejor Barahona lírico que. quizás interese por el valor representativo de una dadanía.. que umbroso . de el mito fecundó la realidad. transfigurándola. ciu. nos dice que buirse a Juan de la Cruz. bellas hamadríades que tejen el llanto amoroso. como caminando hacia la figuración de un relieve descriptivo para en la elegía a Garcilaso o en la égloga de las hamadríades. Silveria. pero sí acompañar al mito de la de la amada. en el sen. Pero ya el hecho de que puella hamadríade. Pero al lado de bles quintillas. qui. bálsamos y palmas . Ello no supone un caso de fusión mítica. como el mismo Barahona señala en la Creo que en esta égloga y en otros fragmentos de églo- <<Fábula de Acteón>>.. Porque esta que profesaron como carmelitas. La compañía del paisaje bucólico en cuan. la égloga es también un mitológico mito ovidiano hasta fijarlo en costumbres del tiempo del canto a la amada de Gregorio Silvestre y a éste. dividual.. el poeta va que ese estar fuera de los argumentos que ve y siente. amada no prestará su aliento céfiro sobre olmos y avellanos. 104 105 . la égloga. y a veces llegados por lite- zás buscando para ella caminos posteriores que matizarán ratura. El paisaje propio que se descendida del humor de Hurtado de Mendoza.. que muestra su predilección por Ba. <<madroños. transición hacia el barroco. experiencia propia. bre>>. la distancia tos de descripción sensualista. cuerdos garcilasianos. En el Cántico. donde. que sabe medir. es un trayecto estimulado por con el poeta toledano. como en las octavas <<¿Son estos lazos de oro los sensaciones pictóricas. -~ plo. de Cecilia. y por donde to fondo o marco se acrecienta en la égloga de Barahona en cuanto satura renacentista aparecen la sátira y la burla hasta fundamentar su novedad. que he marcado alguna vez atrás. manifiesta el gran estímulo que la mientras no se ªJ?laquen con sacrificios el alma de la ninfa poesía sanjuanista ejerció en los claustros. La poesía de Teresa de Jesús. le permitió crear un orbe poético de conjunción pagana don- raleza redentora. >>. en cuyo nom- poeta. la depen- cedro. se va a un mundo poético opuesto al rahona. Aunque el umbroso nos recuerda a Garci. bellotas y castañas>>. que pertenece a las ninfas de los árboles alguna composición de la segunda. sonido y lumbre . <<meloso septiem. se advierte cómo su trayecto. más que por su valor in- saje concreto de Granada e incluso allegar a él la urbe. >>. donde narrador y personajes conjugarán una natu. bre escribe (por simpatía de sentimientos) sobre la muerte tido dafneo de Petrarca. funde al módulo bucólico en la égloga de poetas anteriores lo transforma Barahona con una percepción sensorial de la naturaleza que enfatiza sus dones en la misma sonoridad 17. pudiera atri- que morían con ellos en la tradición clásica. en la <<Fábula de Vertumno y Pomona>>. se argumentos ajenos. una de las soletanas María de San Alberto y Cecilia del Nacimiento. acoge en sus Flores la égloga que comienza <<Las del poeta toledano para probar. <<de olor. de <<el mirto y lirio dencia es de un petrarquista soneto de Sannazaro. con sus re- Pedro Espinosa. colectividad conventual que la Santa anima. como señalara Rodríguez Marín. que estaba alejada en la égloga tradicional. hasta idealizar y paganizar esa naturaleza en una creencia con la que puede bañar el pai.

)). que nos hace plena- sabida o guiada por la declaración sanjuanista. la glosa al << Vivo sin vivir en mí>> nos remite a una ambien. implican ya unas aclaraciones • tra erudición. las estrofas del Cántico fueron llevadas por trofas como: Teresa de Jesús para que se cantaran conventualmente. te propicia la explayación doctrinal de su contenido. Pero esencialmen. y ciertamente que no sólo preocupación expresiva de Juan de la Cruz. pidiendo la di. de 1584. siente la necesidad de organizar. y claro está que textualmente el historiador de que inciden sobre la revisión del poema. tesis amorosa. alcanzada ledana. El poeta.. es responder a la memoria. con su lectura. en la Granada de vero en cuanto cultismo por de verdad. alejada de textos presentes. insatisfac- Es. ¿cuál de sus estrofas primeras se distingue de las centrales doctrina como al estilo. tiene muy distinta significación la memoria como una superación de la lectura._ w. como confiesa la monja. quién podrá sanarme! fa sanjuanista señala lo que ella tiene de extraordinaria sín- Acaba de entregarte ya de uero. Pero esa misma poesía. apuntando a ese saberlas de memoria. emisión lírica a un receptor cualificado que esperanzadamen. hasta consti- como fuerdes en cuanto forma sincopada de fuéredes o como tuirse en un corpus que Juan de la Cruz. cuando estaba en el poeta una y otra vez a correcciones que atañen tanto a la el coro con su corazón <<hambriento y desfallecido de debili- 106 .. D ~ Salúcar.~ . la poesía sanjua- Teresa de Jesús. que conoce la riqueza sobre el cerco de una cronología y de un yo particularizado. ~. acudiendo a la sensibi- por su cultivo de la palabra logrando la emotividad de cap. con mos sentirla por simpatía. 107 - . con lo que quiero insistir en la que Juan de la Cruz comenzó a componer en la cárcel to- extraordinaria comunicación poética sanjuanista. Juan de la Cruz va o últimas por reflejar el tiempo toledano de encarcelamien. de contenido de su poema. pro. lidad y no al saber. una de las poesías más universales. escuchada o cantada. Especialmente el Cántico espiritual es sometido por de San Bartolomé. La poesía de oy más ya mensagero. El poeta continúa con sus correcciones. ción. claramente el Cántico y Llama. De hecho. priora de San José. escu- no quieras embiarme charlas y no leerlas que apreció Emilio Orozco. comentarios orales. leída atentamen- que no saben decirme lo que quiero. mente copartícipes de su belleza expresiva. instado por Ana te la poesía sanjuanista escapa de su tiempo. pecha o certeza de la intervención de fray Tomás de Jesús) sente de la poesía es la personalidad de Juan de la Cruz un apasionado problema textual que es testimonio de la amando y transmitiendo ese amor. y su insistencia acabará determinando (con la sos- Ciertamente que la erudición nos dice cuanto ese yo au. Las glosas sanjua- la lengua puede situar cronológicamente el poema por usos nistas crecen. produce un en una lectura exclusivamente profana que en una lectura sentimiento de afinidad. nista busca un ritmo que la convierta musicalmente en can- nidad de lectura para llegar al sentido de enamoradas es. (En cierto modo en una y otra lectura nos llega la queja de la ausencia.) Es así una poesía desnuda. su sa- ber místico en el que ya me detuve en otros estudios. pode. de que su expresión no responda o desvíe el conte- piciada en parte por el arte sanjuanista y la dirección de su nido. Creo que este valor lírico de la estro- ¡Ay. son escritas por los receptores. sanjuanista. en este sentido. de lo que es testimonio el famoso manuscrito apógrafo de te se irá sucediendo. de simpatía. Es obvio que este dolor de la ausencia. ción. ve. y su verso era memorizado. llenando de luz la oscuridad de Ana tarnos. lecturas. reflejo de unos estados tación carmelitana por donde asoma el canto estimulante de de tensión emotiva que se acaricia y llama. En esta preocupación expresiva. Sin embargo. comentando su poema ante las monjas del Carmelo y tales to? Nos lo indica algo que no está en el texto como es nues. siente la inquietud. Es quizás necesario abandonar una virgi. . recitada por recta presencia del amado. levantándose de Jesús. Desde 1578.

Si los primeros escritos poéticos de Juan de la Cruz que nos solitarios que propiciaban la compañía del canto. la amplia recepción sanjuanista. con lo que cesa la in.. y para él. abandonado en Él. Garcilaso. éste se editara traducido en París. que omite el Cántico espiritual. el lector Juan de la Cruz. como realizan Ana de San Bartolomé o Ana de San la noche. el ansia de unión amorosa que declarada como en la primera anotación de Llama. en relación con expuesta por Juan de la Cruz la función de su palabra y el Tobías. que dicen: La soledad ¡Oh noche que juntaste siguiendo .. llevada a cabo por el padre Gerardo de San Juan de la Cruz. extiende la Llama de amor viva. redacta el poeta la declaración de sus poemas. Sentir. ' "'-') . ye la Subida al Monte Carmelo (que había comenzado en El con ansias. para sus estrofas: ¡Oh noche. 1630. también cel toledana. _. su emotiva belleza. obras para cuya formación van acudiendo a la llamada de Juan de la Cruz textos de Dionisia Areopagita. Puede saber en la perseguida enseñanza de Juan receptor al que se dirige. a instancia salí sin ser notada. San Agustín. y el tiempo de ansiedad se pierde en el goce decla. ( . escribe la Noche oscura. en amores inflamada Calvario y proseguido en Baeza). San Bernardo. el rostro recliné sobre el Amado. ¡oh dichosa ventura! completa el Cántico espiritual y en quince días.. . que guiaste! <<La compostura de estas liras son como aquellas que en ¡Oh noche. la más bella unión. en Alcalá. aparece la edición príncipe de la obra sanjuanista. 1622. aparte de la edición italiana. 1912-1914. es Quedéme y olbidéme. y en Bruselas. brinca los muros monásticos y los cami. 1627. y un poco de poesía profana alguna vez dad enamorada de la noche. en Toledo. escuchar la poesía y habitarla superando la El receptor siente esta hermosa huida por la oscuridad de lectura. 1627. hasta la beati- Juan. puede conocer la interrelación con otras com- religioso. Después.. que lo in- entre las a~ucenas olbidado. posiciones y puede ir alcanzando con las declaraciones por Desde la dedicatoria del Cántico mencionada se halla qué tres causas se llama <<noche oscura>>. El receptor siente la belleza del comienzo. . es en Granada donde cumple su más amplio y rico período literario. pero debe sentir la emoción de la palabra creada. Junto a este receptor hay otro cuyo umbral puede relacionar el poema con la huida del poeta de la cár- de sensibilidad no capta esa plenitud.~v ~ . entendiéndose que por Boscán quiere decirse Amado con amada. añadido Es la más íntima. etc.. hasta transformarse ya en la edición Madrid. corporaba junto a las otras obras._ . no se realiza una edición crítica. conocemos se componen en la prisión toledana y la redac- ne a correr por una trayectoria literaria cuya sensibilidad ción de sus tratados principales la inicia entre las paredes profana la acoge y escucha: conventuales de El Calvario. la complici.J dad>>.. rado de la última estrofa: Junto a las noticias de manuscritos y copias que testimonian. donde explota gozosa: el padre Gerardo de San Juan señaló. y dexéme. etc. sin otra luz que el amor como guía. es quizá la más intensa y pura dirección buscada por tud de quedar entregado en el Amado. . significativo que antes de la edición en España del Cántico. cessó todo. Son estando ya mi casa sosegada.. Pero resulta que su valor estético. ·. amable más que el alborada! Boscán están vueltas a lo divino. amada en el Amado transformada! En 1618. y vie. Hasta y ser en el Amado. de Ana de Peñalosa. previo a las ediciones. En Granada conclu- En una Noche oscura.. de la Cruz. quietud.. >>. Viuda de Madrigal. dexando mi cuydado en castellano. 108 109 '\ \~~ (' \n " .

es lógico que a su material poético llegara. necesidad de existirlo en palabra. No voy a detenerme en la rela- amor>> en forma de canciones que evocan y reflejan el ansia ción de Garcilaso con Juan de la Cruz. marización del texto. cuyo texto conocería San Juan. pero análogamente anhe- Sin embargo. estaríamos ante la amada. ción. manca habitada por el joven poeta. Garcilaso lamentaba la distancia de la amada y fervorosa- dado un texto poético capaz de sentirlo y unos amplios co. y a veces contradictoria. el Cántico se inicia por una la. lantes de unión. buscando un espacio eterno donde siempre pudiera mientras que la cercana edición de París. es el conducto humano que cantar aquella canción Adonde te escondiste. y mediante un lenguaje de tradición poética a Dios. su contenido. que comienzan: Gocémonos. y vámonos a ver en Quizás la ausencia de un título autógrafo para la obra tu hermosura. lamentan. y que éste tiene que personalizar. la lengua garcilasiana que vivía en la Sala- recía estaba en la gloria>>. La génesis está y la posible mediación de fray Luis. por cuanto el título quiere ser enunciado y su. una composición con poca necesidad de glosa interpretativa. experiencia y sea también camino hacia la amada. plena de amor. como amor. al igual que Garcilaso acomodó a la suya la lengua pe- En rigor espiritual. dirigida por el poeta al anima por calidad en su verso y no la conversión a lo divino Amado en forma de canción. Yo te libraré de todo mal. hizo unas cinco canciones a este tiempo sobre esto. historia críti. afirma que nada podrá evitarle ver a mentarios del propio poeta para entenderlo. místico. en <<desnudo espíritu o hombre en carne y hueso>>. le Juan de la Cruz necesita en su comunicación con Dios y había parecido que le había hablado Dios y le había dicho: con los hombres a través de la escritura. posiblemente menos literal con gua poética de amor que tiene a su alcance Juan de la Cruz el diálogo. le había verla <<sin miedo y sobresalto de perderte>>. muerte. unión con la amada y su hermosura. formalmente. Y no me refiero ahora al problema textual. por falta de Dios que ella advierte y le comunica al poeta estimula a autógrafos. 1622. A cualquier sensibilidad poé- 110 . ca del convento de Beas testimonia cómo la hermosura de ca. La misma madre Francis- yen una complicada. En esta conduc- Aquí estoy contigo. pero más ambiguo y adecuado a la extensión crí. Parecería que. como en otros casos la tradición castellana. que un sía sanjuanista para toda una amplia crítica. y que le ha. la que mentación humana. Como es bien sabido. aun tras la tual entre el alma y Cristo su Esposo en su edición de 1630. cia. desde el testimonio de la carmelita decir al poeta que <<estando en la cárcel y comenzando a Francisca de la Madre de Dios. Amado. quien oyó cordar someramente. da la impresión de que el comentario a su poe. fue el padre Je. acomodar a su experien- tica que el poema tendría atendiendo la amplitud de amour. El Cántico espiritual ha sido siempre el centro de la poe. En Juan de la Cruz se producirá la unión ma de Juan de la Cruz es literariamente una perturbación mística y seguirá latiendo su espíritu anhelante de amor y que incitaba a nuevos comentarios. con su cam- bía llenado aquella voz tanto el alma de consuelo. Es la misma len- titulado Cantique d'amour. Y creo que es esta Según este testimonio. de considerar antagónicamente si Juan de la Cruz amor. lengua. mente. con el uso de la lira y encuentro con Dios del alma del poeta. que es parcela recorrida explicada por Juan de la Cruz según el testimonio de la con sensibilidad por Dámaso Alonso. animan la dirección de la poesía garcilasiana y su necesidad. po semántico. Lo único que deseo re- monja de Beas Francisca de la Madre de Dios. escribió sólo una vez el Cántico o realizó dos redacciones. llevado de este Chevalier. 111 . levantado por el benedictino solesmense Dom éste a la conclusión del Cántico: <<Y así. Amado. do por el amor su ausencia al igual. de expresarlo en palabra poética que recoja esa rónimo de San José quien le dio el título de Cántico espiri. con arrebato. Juan de la Cruz se dirige así de Garcilaso llevada a cabo por Sebastián de Córdoba. que pa. Se trata de afectividades _distintas. que de hecho constitu. el Cántico son <<dichos de trarquesca y petrarquista.>> sanjuanista explique un poco la ambigüedad y riqueza de El ansia de llegada.

Las interpretaciones del Cántico no pueden alcanzarse Si esta dimensión. la Cruz eleva el poema en su posibilidad de riqueza inter- veniencia de declarar su esencial dirección. Esa dirección mística. el siluo de los ayes amorosos. encierra no pequeñas dificultades como tal. El mismo (y tan seguido desde el non so che dan. entenderlo o sentirlo. esto es. ampliarse a un múltiple y vario receptor. su texto. llevar al receptor al diálogo interno así de forma definitiva por la misma intensificación del len. fue escrito sin interrupción en 1584 y en Gra- . aprehendida. Juan de la Cruz ve la con. henchida de culto amor. algunos de advierte la imposibilidad de entenderlo por la limitación de cuyos diálogos con el poema se fijaron (y seguirán fijándo- la lengua. en par de los leuantes de la aurora. y es indudable que la sensibilidad de Juan las ínsulas estrañas de la Cruz era muy superior a la de Sebastián de Córdoba. las montañas a lo divino una poesía profana. desde el sentimiento de lectura profana. mentan y no acaban el ofrecimiento abierto del Cántico. co. los valles solitarios nemorosos. · amorosa búsqueda del poeta y que su experiencia de encuen. sirve al los receptores a quienes se dirige. Juan de la Cruz no es ac. contrariamen- quedar por descubrir>>. Es una variedad. como indica Colin P. movi. está remi. en ocasiones más directas. que constituyen unidad. pero en presar. r1os: labra: 112 113 . mo la garcilasiana. Perdidos pronto el manuscrito autógrafo y las copias siempre la extraordinaria belleza para sentir. que muy probablemente obedeciese a ajustada con cultismos. <<vna cosa que se conoce La Llama de amor viva es un poema que. El símbolo se conduce entonces. los ríos sonorosos. mediatizada por pretativa y. es indudable que su trascenden- miento poético del verso. etc. por lo que no tenía que recurrir a éste. está admirablemente marcada por el poeta. estableciendo un diálogo con él. tal cidentalmente poeta. con su emotividad. en lo que el símbolo es propia vida. manipulación del lenguaje que manifiesta el recurso de los artificios retóricos.diminutivos como <<montiña>>. la soledad sonora. tiendo a algo que queda por decir. La brevedad de sus cuatro canciones o estrofas pertenecen tiende a la naturaleza. al igual que en la poesía amorosa al estado de <<el alma en la íntima comunicación de unión profana el poeta recordaba. Thompson. poeta para refugiar en él lo que la lengua no le permite ex- ventual. Tenemos que el Cántico parte. <<carillo>>. donde a veces notamos la palabra cia lírica agrandó el círculo receptor para. de una la música callada. de direcciones. <<palomica>>. está en la medida emotiva del poeta dirigida a guaje que lo expresa y enriquece. la poesía como una provocación mediante la que el receptor es ex- sanjuanista se nos ofrece abierta a comentarios como está la traído de su mundo para acercarse al poeta en su deseo de de Garcilaso o fray Luis de León. que con frecuencia estraga el verso original y con el que no era muy extraño la noche sosegada coincidir al divinizar. tro y gozo tiene que exteriorizarse mediante una humana la cena que recrea y enamora. Y frente a ello la familiaridad de te al Cántico. se) en interpretaciones críticas o comentarios que comple- tesco) (vn no sé qué que quedan balbuciendo>>. Y nada. En cuanto su lenguaje está cargado de La sabia y emotiva utilización del símbolo por Juan de símbolos. en la calidad poé- cercana. veía a la amada en árboles o de amor de Dios>> que el poeta recuerda y recrea con la pa- . sus receptores religiosos. donde la visión del Amado se ex. las otras. con. como en las dos célebres estrofas. y en otras escapa al misterio o nos tica. dos redacciones. • tica de espíritu religioso le era fácil en la época convertir Mi Amado. con humana voz. del poema.

se desarrolla desunida del entendí. su declaración es como de Poliziano. que éste indica en su prólogo equivalente a la distancia de no sé qué>> del Cántico le añadiéramos nosotros la efectivi- <<lo pintado de lo vivo>>. 114 . que es cono. Y éste es el deleite grande de este recuerdo: conocer por Dios Yo no supe dónde entraba... en la rompe la tela de este dulce encuentro. que. cimiento postrero. puede llegar a interpretaciones sor. en estas cuatro canciones. Llega. a mi entender. En general. dice por la lengua . toda sciencia trascendiendo. que es conocer los pero cuando allí me vi.. Llegamos así a la claridad directa. E incluso nuestra distancia del místico. si quieres en su declaración que guía la lectura del Cántico. que el gran poema del recuerdas en mi seno. grandes cosas entendí. y ese otro es esencial.. y no por las criaturas a Dios. sin saver donde me estaba. dan a entender del interior más de lo que se gumento del poema. señalando. que significan encarecimiento afectuoso. diente a la retórica y con lo extraordinario que es una expe- mos. 115 . ! declaraciones de composiciones e. el poema de la Llama de amor viva está más cerca de la comprensión lectora. efectos por su causa y no la causa por los efectos. no diré lo que sentí. desasistido total- mente de la declaración. sin ¡Cuán manso y amoroso necesidad del comentario sanjuanista. malmente el comentador escribe del poeta como de un otro pero creo que su poesía está menos necesitada del comen- para explicar el sistema de buscada emotividad del verso: tario del autor que lo está el Cántico. como reconoce José C. histórico de sabiduría objetiva que podría realizar otro intér- de mi alma en el más profundo centro! prete. Incluso f or- amoroso lance>> o << Un pastorcico>>. por ejemplo: y quedéme no sabiendo. vez que se dicen. Nieto. distintamente a la prolongación del poeta • • acava ya.orno la excelente <<Coplas hechas sobre un éxtasis de alta contemplación>>.. va extendiéndose Juan de la Cruz en su Entréme donde no supe declaración. Los cuales. 59) vivo de la unión del alma con Dios. Para encarecer el alma el sentimiento y aprecio con que habla prendentes. miento del poema y que discurre a veces por un comentario que tiernamente hyeres. podemos equilibrarla con la distancia en- La explicación sanjuanista del ¡oh! es como si a su <<un tre el éxtasis y la palabra que luego lo expresa del poeta. Pienso que aun con la dificultad poética obe- una extendida lección sobre la lectura de los versos. por ejemplo. Cántico. una cierta separación en- tre el yo poético que expresa su experiencia en verso y el La Llama no tiene la claridad argumental de <<Tras un comentador que se conduce doctrinariamente. las criaturas. como acercamiento al ar. a la estrofa final: riencia mística recordada en palabras. naí. como experiencia. tal vez es- El verso dice perfectamente cómo anida el recuerdo de critas en 1574: Dios en el alma que estuvo unida a Él. como las lámparas que le hicieron a Moisés en el Si- • pues ya no eres esquiva. exento de declaración. y sobre ello. sin apoyo de donde secretamente solo moras . pone en todas ellas estos términos ¡oh! Por una tradición libresca estudiada podemos tener un y cuán. en muchos puntos. toda sciencia trascendiendo .. ( ¡Oh llama de amor viva. Movida la canción en el recuerdo dad poética del <<non so che divino>> del Paradiso (111. Llama predomina. La declaración es en la Llama una derivación doctrinal que me quedé no sabiendo que. cada conocimiento del estado místico. sobre la lectura poética.

los altos valores de este poema 116 . Medina del Campo y Bajo ningún sentido moría. responde a un interés que va desde la aspiración clásica. 117 - . y con su no. te en el género un apetecido sistema de predicación o adoc- mas el amor fue tan alto. recor- dicaba como alegría conventual convirtiendo a lo divino dando: cantares anónimos. podré cumplir con la titulación de este apartado y y admirable poema que comienza: sin que.. quizás escrito en Granada. y no ya porque su lectura zante y la castellana.a falto. de la cárcel toledana. Escritos estos poemas en que le dí a la cac. Es una amplia trayectoria en la dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado. en este trance. <<Eres niño y has amor>>. en el recuerdo métrico. en muchos casos. la tradición castellana y cercano al que sencillamente se di. LA POESÍA ÉPICA poema. el 14 Salamanca. tal como ya habían hecho poetas del xv como Alvarez Gato o el fray Íñigo de Mendoza del célebre cesó todo y dejéme. trinamiento o exaltación espiritual. En gran parte son poemas sobre los que ha una lírica en comunidad temporal. destacaba Dámaso Alonso el 18. en el huelo quedé falto. Ariosto y Camoens. desgraciadamente. Para que yo alcance diesse con los recuerdos de Homero y Virgilio. como Garcilaso. quien fue tanta llama de amor y tan andariega comunicación popular y que Teresa de Jesús pre. de che cerrando cada una de las estrofas compone el singular Ercilla. poema genealógico exaltando a un mecenas. se suma la vertiente religiosa que advier- y con todo. subí tan alto.a alcance. por la vertiente italiani.. generalmente. octavas. la abundancia de poemas épicos obedece a que su práctica que le dí a la cac.. que ya vimos a Gregorio Silvestre y en la que también se anima el espíritu poético sanjuanista. aunque es de noche! rigía a Dios con la prosa de su << Oración del alma enamo. A este amplio tanto bolar me convino ejercicio profano. enamorada palabra. aunque pareciera irse recitando.a alcance . y desde los romances aunque es de noche! . Me parece que con prestar atención a La Araucana. caído no injustamente el olvido. de cancioncillas y villancicos que sus oídos podían recuperar de los tiempos jóvenes de Fontiveros. de Juan de la Cruz: La poesía épica constituye una casi obsesión para los es- Tras un amoroso lance. un saber y unas relaciones en parte símbolo. tan alto. rada>>. Aquella eterna fonte está escondida. el poeta su alma en el gozo de conocer a Dios. musical. El poeta camina en estos versos. conviene señalar pronto que su exa- gerada abundancia no se ve correspondida por una equipa- Como poeta del siglo xv1 va cultivando Juan de la Cruz rable calidad. que se ve estimulado por los poemas de que de vista me perdiese. critores renacentistas. escuchando maitines. Precisamente recordan- do a Gregario Silvestre y luego (con López Estrada) al Ra- mírez Pagán de su Floresta. Con un no sé qué de unión de aguas poéticas siente olvidados. que continuará en el siglo xv11. al pragmatismo del a aqueste lance divino.. que apenas escapa algún poeta. y a la y no de esperanc. En parte. prestándose vocablos y acariciando el pida. que podía seguir escuchando como efectiva y de diciembre de 1591. ¡qué bien sé yo do tiene su manida. Es el Juan de la Cruz que testimonia por la sencillez de ¡Qué bien sé yo la fonte que mana y corre.

Cau. pertenezcan al ámbito mente a la intervención de Ariosto en su poema. una materia previa. etc. indicando que con historias como la de pudo mudarle el rostro la Fortuna (XXXIV. me parece altamente significa- tener por los indios. por este desplazamiento y mitificación. que manifiestan sión de la Fortuna. pueblo desconocido sobre el que podía inven- • tarse y construir una materia mítica. con el que Este concepto renacentista de la Fortuna anima a los discrepará Ercilla. que olvida al héroe individual por la historia (que los araucanos no podían tener) o al que les exaltación colectiva del pueblo araucano. el escritor madrileño se encontraba con tivo que. Ercilla eleva. que interrumpe otorga una trayectoria vital recogida por la Fortuna que la secuencialidad narrativa con episodios soñados. por más que'n mi su fuerza pruebe En el canto XXII de su Orlando Innamorato se quejaba no tornará mi corazón mudable. los arauca. prudencia e industria que preside la acción de Cau- Con independencia de la simpatía que Ercilla pudiera policán o del viejo Colocolo. don Juan de Austria (que es el héroe de su poema) <<no hay necesidad de otras ficciones>>. . y tal atención se vence por literatura hacia el cam. y Ercilla prorrumpa como narrador: los araucanos. araucanos de Ercilla en una acción que vive el recuerdo de vidual. Respecto a Rufo. y más específica- policán. 118 119 • . La Araucana no atiende a un héroe indi. e respondan a la generalidad de una práctica española. ¡cómo llevas tu fin por punto crudo. mitifica así en su poema a un pueblo tura. nos eran argumento liberado sobre el que ejercer la litera.. en los personajes más grandes del poema. étnica. hasta darle a su poema el título de La Araucana. que del autor en su poema. etc. Puede entenderse que en el canto XXI de La Austriada responde Rufo a esta lamentación.. por donde crecerá la ironía. y así como Garcilaso escribe de ella que cómo Ercilla es dueño de su materia. Fortuna. que el bien de tantos años. incluso cumpliendo con el precepto épico de mitificar de un golpe lo arrebatas todo junto! (XVI. Boiardo de que la ausencia de unos héroes como Alejandro o César le obligaban a <<narrar bataglie di giganti>> y acudir Ercilla dirá de Caupolicán que a un mundo fabuloso. Tan bien lo hizo Ercilla que La Arau- cana pasó a ser el poema de Chile en la misma coordenada Escribí <<altamente significativo>> porque estos endecasí- en la que La Eneida era el poema que Roma necesitaba. Se trata araucanos se conducirán frecuentemente bajo esta dimen- de elementos. la obra de Ercilla se manifiesta como un poema que tribal al que desplaza su concepto de nacionalidad y de refleja su actualidad. Es obvio que frente a la ¡Oh pérfida fortuna! ¡Oh inconstante! disciplina de veracidad que le imponía la historia. Guacolda. · dos comunidades rivales: los españoles. en un punto tura. cuyo vigor concepción 'Caballeresca y renacentista ajenas a su realidad no se atiene a la vida renacentista proyectada en una litera. sino a dos colectividades en lucha: los españoles y los Mena y que viene a conciliarse con el concepto de pruden- araucanos. sobre los que se descuelga una preceptos clasicistas renovados en el siglo xv111. Contra poemático de los araucanos. Colocolo. labos manifiestan claramente la intervención (y proyección) Es lógico. que a una había caminado en los siglos xv y XVI bajo el impulso pe- materia previa mitificable responde con la mitificación de trarquista del De remediis utriusque Fortunae. como dominador de la materia. Los héroes la historia en la que participa como soldado. que eran historia. acorde con un princi~ pio renacentista sustentado por Ariosto. desde la nunca por mudanzas ver alguna vertiente española. 17). cia cultivado desde Ulises y el pío Eneas. 15). como Lautaro. cuando Lautaro muere víctima de un dardo casual. . un curso que remite al canon de Ferrara. En este conciliar po rival.

quiero que al otro canto se dilate. Por ello. se conecta. cuando la heroica teoría. la historia en este punto. me oíste ya gritar a Rengo airado. la cruenta batalla del canto XIV cerrándolo: viniendo como creador y amigo. sonajes y. y en XX. por su autor que va manifestándose.. Elogiando a Ercilla en La Araucana había proclamado Vicente Espinel que <<calla sus hechos. me castigo y reprehendo de haberlo tanto tiempo así dejado. a veces. en una tradición Ercilla puede interrumpir.. a la vez. que bajara sobre él la fiera espada rrupción capitular (de cantos). Cierra Ercilla: Quijote. en La Araucana no hay La Araucana nos lo manifiesta el final del canto XXIX. mientras éste ultima la segunda parte del poema con el combate entre va realizándose. que Ercilla.. me culpo. como con la acción asignada a los personajes. y. 4. Hasta que en la novena octava Er- muerte del gran Caupolicán. como soldado. le permitirá. Así. - La preocupación de Ercilla por su poema. >> referido al Rengo que quedó participar de un mismo espacio y tiempo el emisor y recep.. Indudablemente. como en el canon de El receptor coetáneo de Ercilla tendría que esperar once Ferrara. Ercilla-autor llegará a entrar en conflicto la tercera parte. se preguntará: <<¿Quién me metió entre abrojos y por cuestas . a través del uso del pronombre personal. que ningún héroe español que interprete biográficamente a Er- 120 121 . porque viendo que si yo a la sazón allí estuviera el brazo en alto a Tucapel alzado. como en el propio canon de Ferrara. esta recién citada octava.. los ajenos canta>>. que de la fórmula oral de los por el gallardo brazo gobernada. la ironía. El receptor ac- avanzando sobre el <<yo vi . de superioridad de poeta que había desplegado Ariosto en se vienen a herir . dirá ante un tú receptor (que también es él): cilla se decide . por el dominio apuntado de Ercilla sobre sus personajes. evidentemente. tenía hechos propios para Ariosto-Ercilla. un dominio de la materia que así me esperará con más deseo. a la expectativa en el canto XXIX indica perceptiblemente tor. pero a la historia y narración volviendo. Este valor de autor dominado por la creación de los per. Pero el combate su poema y siguiendo el canon de Ferrara. inter- ejemplo.. pero tras unas octavas que disertan. sobre el <<podré ya discu- tual encuentra esa continuación en el canto XXX. de un yo largos años para que nuevamente cobrara movimiento este que va cediendo su carácter enfático de testigo en favor de combate en el que uno de los contendientes quedó con la un yo decididamente gobernando el poema como autor. >>. Es Como perfectamente señala Avalle-Arce en su relación decir. en su autoridad de autor. Es un vigente recuerdo juglaresco del común El <<me oíste ya gritar . por ejemplo. como en Así los dos guerreros señalados. 31). con el sistema de inte. sobre el desafío. la cruda ejecución se suspendiera (XXXIV. dominador de la materia. >>. un alto ejemplo de estos cortes narrativos en construir un héroe... Es un dominio que. que abre rrir como testigo>>. censurándose a sí Mas quien el fin deste combate aguarda mismo por tratar sólo de guerra cuando es el amor el que da me perdone si dejo destronada contento al verso. donde la ironía juega en ese papel las inhumanas armas levantando. porque creo Implica ello. <<cantambanchi>> pasa a Boiardo y Ariosto y a toda una épi- ca renacentista. es análoga a la que siente Cervantes en su Tucapel y Rengo.. espada alzada y Rengo guardándose de ella..

Y en este darse se entrega Ercilla. como Cervantes los colocará en boca de don Quijote. ni siquiera en el valor con el que Ariosto se ofrecía en ANÁLISIS su <<caro compagno>> Orlando. con la colectividad de Os Lusiadas. Es evidente porque también (es Renacimiento) la literatura asi- milada es vida y experiencia propia. fundamentalmente animado en Virgilio. " mediante mitificaciones que desplazan su sueño caballeresco a la acción araucana como en la célebre prueba del tronco y elección de Caupolicán o en la batalla desastrosa para Tuca- pel que levanta la fama estratégica de La u taro o los discur- sos que sitúa en boca de los jefes araucanos. lo que realiza Ercilla es des- plazarse a la compañía de sus araucanos. lógicamente. Ercilla traslada también a sus araucanos su mundo literario. con la vida de Ercilla. en su darse. 122 . junto a sus sueños. al cambio del héroe individual o único del Innamorato al canto de la colectividad de La Araucana. den- tro de una homologación homérica. En relación con el yo y la mitificación señalados atrás. pudiera equipararse a Lautaro con Héctor. Es algo que se co- rresponde.cilla. y así no extraña que. Es evidente así que. a Tucapel con Ayax o a Colocolo con Néstor. Lucano y Ariosto.

por algún accidente o caso de fortuna desastrada me fuéssedes llevada. etc. inhabitable por el hervor del sol demasiado • y sequedad d'aquella arena ardiente. del todo inabitada de la gente. y supiesse que allá vuestra dureza estava en su crüeza. allá os yria a buscar como perdido hasta morir a vuestros pies tendido. soneto 114>>. LA PRIMERA ESTROFA DE LA CANCIÓN l DE GARCILASO La estrofa inicial de la canción I garcilasiana. acomodando a su individualidad poética una herencia cultural que transforma. o a la que por el yelo congelado y rigurosa nieve es intractable. es un elocuente ejemplo del petrarquismo y persona- lidad de Garcilaso. y Petrarca. Pero existen muy significativas diferencias dentro de la evidencia textual de que Garcilaso sigue a Horacio y 125 . Al Brocense le era fácil señalar inmediatamente <<que esta canción es imitación de Horacio en la Oda 22. Dice: Si a la región desierta. añadiendo que <<lo mismo dixo Tan- sillo>>. libro I. que ante- cede cronológica y secuencialmente a gran parte de los so- netos.

las dos finales estrofas de una es la total ausencia del <<pome>>. cerrará el soneto: Tras la vinculación con Horacio y Petrarca de la es- trofa I. nuevamente. su cancionero hasta la automitificación. aquí. que un posible origen . cuando llegamos al verso del soneto: a la canción. el pleno su individual mensaje. posiblemente a una Epístola de Torres Naharro.. expresa esa suma de saber más sentimiento que anteriormente. con la misma seguri- dad. El os iyría. contiene elementos que Garcilaso re. ción a la Virgen. que lo distancia con su actualidad citados. como tales o personajes. reforzado en esa acción.. quista. Efec. En segundo lugar. esta canción creo que fue escrita poco esa dirección unívoca del mensaje poético de Garcilaso. Con ello apunta al carác. y con la misma firmeza.. eran los individualiza la poesía de Garcilaso en un orden petrar- desplazados. regresa al origen se justifica. la siguiente estrofa es un regreso al conceptismo muerte. a extenderse más tivamente. ciones de Horacio y Petrarca. nos tivamente que el poeta se dirige directamente a la amada permite advertir la coherencia de un progreso narrativo (os) y que esa dirección es anuncio (yría) de una acción (como sentimiento. como en cuanto cancionero. los poetas. Impulsado por ese os yría que personaliza comúnmente seguido en los ejemplos vistos.. como señaló Lapesa. en Garci. aparecerá en el poeta la acción. Y más abiertamente se dirige ya a conocimiento del receptor inmediato de la canción: os yría. que le mueve a prolongarse en canción. fijó en soneto. nos encontramos En primer lugar. Esta ausencia su canción. quienes podían ser puestos en este o aquel lu. cuyo real receptor anotara el Brocense. (<<la voz a ti debida>>) sigue siendo Isabel Freyre. y está su individual. de manera opuesta al poli- ter personal de la más viva poesía de Garcilaso y a una sémico ponme de los otros poetas. con quienes se ayunta como de ser llevada. cuperará en la <<Elegía a Boscán>>..a Petrarca en una antítesis geográfica de larga presencia Junto a la personal recurrencia (que hace incongruente clásica. prisión no pueden. esperanza>>. editar antes al soneto que a la canción). 127 . es decir. nos marca clara y distin- recurrencia que. de esta estrofa de Garcilaso. perteneciendo a don Antonio de Fon. la actividad de ir. esta primera estrofa de canción. personal senti- ta>> o de la <<rigurosa nieve>>.. hombre renacentista. leyendo su poesía como cancionero. ga 111. creac1on m1t1ca. Así. escribe: <<allá os yría a buscar como perdido>>. ni embara~os. Frente a la ora- amada de Garcilaso. . El sentimiento de Garcilaso es el mis- 126 . cierra el Canzoniere de Petrarca. concreta del acronismo clásico. <<pommi>> o <<ponme>> tan oda de Horacio. La estrofa primera. podía ser conducida allá donde el marido la llevara. con la égloga 111. con alto significado. como en tantas nueve: <<me fuéssedes llevada>>. Garcilaso sentirá la ausencia de Isabel en el soneto << Un rato se levanta mi Vuestra sobervia y condición esquiva . Y es este sentimiento el laso. Garcilaso invierte el proceso. que en consonancia con el soneto-prólogo. y después de la boda de Isabel Freyre. quitarme de yr a veros como quiera . cuando la que no se perderá tras la muerte de Isabel.. donde el ir garcilasiano alcanza la perennidad de la Recordemos ahora. frente a los casos pasivos miento por Isabel Freyre. En todos los casos citados ocasiones. historia) y un progreso poético (como personal llena de firmeza que configurará progresivamente saber).. seca. que culminan en los elementos y armonía de la églo. su dama en la estrofa segunda: Años más tarde. Garcilaso cierra su poesía. Está el saber en su conocimiento de las composi- gar. pues. desterrado en el Danubio. del soneto lo hace descender de la canción y que Petrarca Lo primero que se advierte en la estrofa de Garcilaso convirtió. En la canción del poeta toledano es la amada quien pue. a la resistencia pasiva que ofrecen. cancioneril. puesta en los extremos de <<la región desier. allá de una estrofa donde la fidelidad clásica podía ocultar Con lo que tenemos.

en la imitación del soneto petrarquesco. al igual verso <<Exegi monumentum aere perennius>>. el joven Garcilaso. dirigido al Emperador. cilaso. o mejor. el Poema. en el que Isabel podría ser alejada del al amor) para abiertamente existir en su expresión poética. En un tiempo más avanzado. desde Boscán. tornar clara la noche tenebrosa>>. el ponme tan seguido. poeta. En el caso de Garcilaso. junto al Indica igualmente la estrofa. la perfecta situación garcila- sentido de cancionero. donde se expresa el ir (acción) del poeta dose a sí mismo (el poema y la laurea) sendas composicio. Entiendo así mas sirve al yo del poeta con la personalización de ese <<me que los dos poetas. <<cuyo nombre bien pudiera • • sigo mismo. dida y armónica perfección. Pero Garcilaso escribe el tan vital soneto << Un rato se levanta mi esperanza>>. ni muerte ni prisión. el curso del ir haciéndose progresiva. en conexión con su famoso que pueda condicionar su sentimiento. Garcilaso supera ya aquí lo que era la dirección. en cuanto manifesta- nes. y en un tiempo narra. el venusino y el toscano. que el Bro- mente poeta. Garcilaso. Podría haber escrito que lo pusiera donde lo pusiera el emperador. teoría de amor en sonetos anteriores (el saber que precedía tivo. Distinto a Horacio y a Petrarca (y a sus imitadores). porque ambos tenían la seguridad de estar in. y al igual que en la canción I. que culmina con su desafío de que nada. en muestra de la narrati11idad de su lírica en cuanto cancionero. están dirigién. cuando sufre el des- tierro en una isla del Danubio. un mismo sentimiento las comparte y se extiende sintagma recurrente. seguiría fiel a la amada. de historia. pero el saber cambia de una estrofa a otra y es dema. ejemplarmente el desprendimiento de Garcilaso de aquello cío la Poesía. y su dirigirse abiertamente a la dama. indica la percepción renacentista de Gar- no es congruente. con una seguridad vocacional y un cultivo literario que ción subjetiva que irá progresando secuencialmente a través explica la fortuna que tuvieron. laso señala en el soneto su ir (acción) y su dirigirse direc- mo. su proximidad clásica y la cancioneril. en los que ya Garcilaso adquirió una esplén. que estaban en el Canzoniere de Petrarca. la estrofa señala hasta el envío. a unos autores que están en la formación del poeta-modelo. podrán privarle de ir a la amada: <<de ir a veros como quisiera>>. siana en el concepto de imitación renacentista. Posiblemente que se desprende de la sextina provenzal y del madrigal Lope de Vega tradujera fielmente la culta soberbia de Pe. expresión viva en palabra. que procediendo de Bem- No obstante esta diferenciación entre ambas estrofas de bo son tan del poeta toledano que éste lo hará. por estilo. unívoca. asimilando la predicación de ir (como satura. con su ir a Horacio estimu- También señala esta diferenciación entre estrofas que lado por Petrarca. ofreciendo de este modo una expresiva siado el peso de Horacio y Petrarca para no distinguir. en contacto con. alejado total- mente de ponmi petrarquesco. Es una admi- dividirme>>. La estrofa de canción citada. También es quebrar. mezcla) pus de sonetos. rable estrofa donde el tópico antitético de las regiones extre- mortalizándose mediante su actitud poética. Garcilaso podría haber em- pleado. de la narración lírica. como el ir. es a la amada. y se acoge a la trarca mediante el endecasílabo <<Seré cual fui sin punto narratividad lírica de L'Arcadia de Sannazaro. situar esta canción tras el cor. tamente a la amada. Garci- 129 - 128 . Pero junto a ello. su historia. fuéssedes llevada>>. y donde los tercetos del tole- dano son una espléndida muestra de su voluntad de acción. Posiblemente Lálage sea en la oda de Hora. de su movimiento. cense ejemplariza con los ojos.

.

Y el hecho tiene importancia 133 --------------------------. una poesía cuyo orden editorial no responde a la voluntad poé- tica del autor. Con estos problemas de atribución se suman problemas de edición. El problema de atribuciones se complica. de un fray Luis de León o de un Fernando de Herrera. La poesía española del siglo xv1 plantea. tan escrupuloso éste con sus ediciones.·. existen otras que caminan entre lo probable y lo posible. un caso de caótico desorden editorial que difi- culta el seguimiento de su lectura'. la poesía de este período es. -- . Con la particularidad de que este siglo ofrece el caso único de un espléndido poeta. cuan- do vamos a poetas como Almeida y Montemayor o Figueroa y Laynez. Salvo casos como los de Boscán o Lomas Cantoral (y éste algo estropeado en la edición).. que es una mis- teriosa sombra cuyo cuerpo biográfico se nos escapa casi totalmente. sino a viudas o amigos que no se cuidaron mucho de meditar un orden. por ejemplo. una serie de problemas textuales. ---. tanto en lo que atañe a ediciones del texto como a las atribuciones. Las Varias poesías de Hernando de Acuña son. A estos problemas no escapan ni siquiera autores de la entidad. Francisco de la Torre. junto a poesías de atribución indudable. en parte. En el mismo fray Luis. -. en primer lugar. en gran medida. porque la lectura de cartapacios ofrece autorías distintas sobre las que se puede opinar diversamente.

introducido realmente por la Versio Dionyssii realizada hacia el año 860 por Juan Scoto. Excusado decir que muchas ediciones de textos. sino que en médicos como Bernardi- no Montaña. y que varía bastante si lo recogemos de tratados de amor como los de León Hebreo o Mario Equícola. cuyo significado es muy amplio en el ejercicio poético. está vinculada a movimientos culturales de la extensión del platonismo. • :t ststtt >4' . 134 . porque la norma editorial pide libros solamente. M. Morreale. encontramos aquellos <<espíritus subtiles>> que de Cavalcanti pasan a la teoría poética garcilasiana. porque la . Con una adverten- cia: existen muy excelentes artículos de (vía de ejemplo) Alberto Blecua. existe en BIBLIOGRAFÍA muchos casos una atención ·por la narratividad lírica.. Lo nuevamente apuntado (en época donde un Baltasar de Céspedes señala que <<ningún poeta puede ser bueno. Algo análogo sucede con el petrarquismo. como las de Cristóbal Cuevas a Herrera o José Lara a Aldana. poemas respondiera a un progreso de his- torta o narrac1on. Para subsanar lagu- nas y ampliar interpretaciones con mejor especialización. para el que tanto explica Pietro Bembo. No sólo humanistas como Filelfo aclaran tra- yectorias petrarquistas. bíblico y humanista. al escribir del <<espíritu genitivo>>. y que es muy distinto en un Garcilaso. José Lara. o si lo recogemos del platonismo medieval del Pseudo Dionisia Aeropagita. por su recepción humanista. no habré conseguido sino una aproximación a la poesía del siglo xv1. Fernando Lázaro o Ricardo Senabre. y desde Boscán. aunque coincidan en la herencia de una len- gua poética. la poesía. Resulta obvio que por mi propia limitación y la limitación de espacio de estas páginas.sucesión de . porque en el cauce petrarquista. Por otro lado. contienen introducciones de una amplitud y pre- cisión notables. que no aparecen reco- gidos. Rafael Lapesa. sin ser gran humanista>>) explica un poco la complejidad de lectura de algunos de nuestros poetas y la necesidad de asistirlos con textos del mundo clásico. pese a mi deuda. se ofrece la bibliografía de esta poesía. un Figueroa o un Herrera.

Sonetos y madrigales completos. Madrid. Baltasar de (1910). Luis (1981).(1982). 137 . Ed. Rivers.(1986)... Madrid. Ed. de José Lara Garrido. de Elías L. BoscÁN. Ed. Ed. CETINA. de Begoña López Bueno. Hernando de (1981). (1985). Cancionero de Uppsala (1981). Instituto Hispano-Árabe. Madrid. de Rodríguez Marín. Obras. Las lágrimas de Angélica. Madrid. Cátedra. Diputación de Salamanca. Valladolid. Poesías. Juan (1957). Ed. de Luis F. de Rogelio Reyes. de J. . Domínguez Bardana. Ed. Ed. Ed. de Jesús Riosalido. Madrid. Universidad. de Joaquín Forradellas Figueras. Madrid. Madrid. de José Lara Garrido. Ed. ALCÁZAR. Cristóbal de (1926). Cátedra. de Lorenzo Rubio González. • . Ed. Ed. Poesías castellanas completas. Madrid. BARAHONA DE SOTO. Espasa-Calpe. Obras poéticas. Cartapacio poético del Colegio de Cuenca (1987).TEXTOS AcuÑA. Gutierre de (1981). Diálogo de mujeres. Poesías. Cátedra. Madrid. CASTILLEJO. La Lectura. ALDANA. Cancionero de Romances (Amberes. 1550) (1967). Ed. de Anto- nio Rodríguez-Moñino. Poesías. Díaz Larios. Varias poesías. Cátedra. Madrid. Castalia. Francisco de (1966). Barcelona. Ed. Castalia. Real Academia. de Martín de Riquer.

Editora Nacional. Barcelona. Knapp. Ed. Sevilla. Francisco ( 1985). TAMARIZ. de Pedro M. de Guillermo Díaz-Plaja. de Marcos A. del P. de Antonio Prieto. de Domingo Ynduráin. Universidad de Sevilla. pletas. La fábula de Marte y Venus de guas. ERCILLA. CUEVA. Bibliófilos Españoles. Ed. Poesía completa. Antonio (1982). Dámaso (1972 y 1974). Zaragoza. Obras completas con comen- ESTUDIOS tario. MosQUERA DE FIGUEROA.(1985). Poesía. y trad. a. Ed. Glen R. Ed. Editorial Cossío. Castalia. Fernando de (1975). Madrid. Mo. RAMÍREZ PAGÁN. Valencia. Madrid. León (1986). Garcilaso a lo divino. Obras poéticas. Madrid. tedra. Cancionero. Araluce. Pedro (1951). Libro de Descripción de Verdaderos (1984). Cá. Madrid. Ed. mación a Francisco de la Torre. (1982). Obras poéticas. Ed. Madrid. Ed. LEÓN. Real Academia. José María de (1952). Madrid. de María Teresa Ruestes. Diálogos de amor. Barcelona. Don Hernando de Acuña. BELL. Diego (1877). MoNTEMAYOR. Barcelona. Biblioteca Studium. Aubrey F. Madrid. crítica de ARMISÉN. G. En busca de Francisco de la Torre..). Ed. de Joaquín Hazañas y la Rua. Alhambra. Salamanca. de cia. La Araucana. Sevilla. Alberto (1970). Fábulas mitológicas en España. Poesías. ( 1985). Real Academita. CEBRIÁN GARCÍA. Francisco de (1943). Cátedra. Luisa Cerrón Puga. Madrid. Pisa. Ed. TORRE. de González CRuz. de Palencia. Madrid. Espasa-Calpe. Selecciones Bibliófilas. Bibliófilos Españoles. Garcilaso de la Vega y sus comentaristas (1972). de Antiguos. Fábulas mitológicas y épica burlesca. Juan de la Cueva. Licenciado (1956). Madrid. de González Palen. Ed. Pórtico. Ed. Ed. Rivers. Ed. Libros CÓRDOBA. HURTADO DE MENDOZA. Estudios sobre la lengua poética de José Manuel Blecua. Retratos. Madrid. Cancionero (1932). Barcelona. Madrid. Madrid. . Ed. En el texto de Garcilaso. Francisco de la (1984). Madrid. Cristóbal (1955). Giardini. El poeta perdido: Aproxi- bera. A. Antonio Pérez Gómez. de Carlos Mazo. Edi- ALONSO. Rodríguez-Moñino. Floresta de varia poesía. sula. 139 - . de Joaquín de Entrambasa. LAYNEZ. Diputación Provincial. Poesías inéditas. de ránigo e Isaías Lerner. HEBREO. Juan (1982). de Margarita Peña. Ed. Ed. Novelas y cuentos en verso. 138 .(1988). CSIC. (1981). San Juan de la (1979). PACHECO. LóPEZ MALDONADO. Ed. (s. Crítica. Madrid. Alonso de (1979). llano. Cántico espiritual. Pedro de (1880). de Antonio Gallego Morell. Poesía original castellana completa. facsímil. Barcelona. Ed. José Llo. Cátedra. Obras. tóbal Cuevas. de Cris- Boscán. HERRERA. Madrid. Toro. Juan (1945). Gale. Cántico espiritual. Obra poética. Ed. Madrid. Epístolas. Poesías. Planeta. de Ramírez de Are- Ed. Sebastián de (1971). VERZOSA. Madrid. Antonio (1982). Narciso (1913). Madrid. Castalia. Valladolid. Cristóbal Cuevas. Jorge de (1932). Bibliófilos Españoles. Romancero. de Eulogio Pacho. Madrid. Luis de León. BLANCO SÁNCHEZ. de José López de sidad Autónoma de México. Juan de la (1984). CSIC. tomos 11 y 111 de Obras Com- ciones B. de Oreste Macrí. Madrid. Ed. GARCILASO DE LA VEGA (1974).. Ed. Barcelona. de María Cátedra. Gredos. CERRÓN PUGA. . fray Luis de (1931). de Mercedes López Suárez. Ed. de Elías L. Entre Fray Luis y Quevedo. Obras. Madrid. . Ed.(1982). Cuenca. FIGUEROA. Univer. PADILLA. de BLECUA. Ed. Gredos. Reyes Cano y trad.(1988). Ed. . Diego (1950). Poesía. de José Cebrián García.. Ed. Fundación Universitaria. Poesías. PPU. Cátedra. Madrid. Piñero y Rogelio Reyes. Ed. El cancionero.. fn- William l. • Flores de baria poesía (1980). Poesías. María Luisa (1984). Estudio de José María ALONSO CORTÉS.

(1981). La trayectoria poética de Garcilaso. Madrid. de Oro.. La transmisión de la poesía española en los Siglos CREEL. Barcelona. temayor. Madrid.( 1986). Madrid. Albatros. RIVERS.. Introducción a San Juan de FERGUSON. Juan (1987). (1981). Salamanca. Gutierre de Cetina. Hebreo. ÜRozco. Bryant L. Elías L. (1970). Madrid. LóPEZ BUENO. VARIOS AUTORES (1981). ' Fondo de Cultura. de Hurtado de Mendoza. Ayuntamiento. Londres. Andrés (1984). drid. Vida y obras demia Renacentista. Don Juan. Castalia. Tamesis Books. Garcilaso. drid. Antonio (1984 y 1987). Sevilla. Madrid. Luis G. SÁNCHEZ ROMERALO. Ruiz SILVA. Ma. Luis Barahona de Soto. Instituto de Valencia de . La controversia sobre las Anotaciones herrerianas. Ricardo (1978). Diputación Provincial. RODRÍGUEZ-MOÑINO. PERIÑÁN. CSIC. La poesía de Santa Teresa. Madrid. VEGA. (1981). REYES CANO. Ensayos sevillanos del Siglo de Oro. Carlos (1981). MONTERO. PRIETO.. Guadarrama. Antonio (1979). La poesía lírica de Juan de la Cueva. GALLEGO MoRELL. lencia. La poesía del siglo XVI. Tres estudios sobre fray Luis de León. Antonio (1970). Barcelona. Siglo de Oro. Luz y oscuridad en Universidad de Valladolid. Pisa. Poesía y mística. glo XVI. María Jesús (1978). la Cruz. Tamesis Books. Fr. Madrid. VRANICH. Cátedra. Londres. Salamanca. Sevilla. S. Rafael (1985). La versificación imitativa en Herre. (1960). Fray Luis de León. RODRÍGUEZ MARÍN. Fernando (1976). Aca- GONZÁLEZ PALENCIA.. Ma- LAPESA. Poesía española del primer Universidad de Salamanca. Va- LARA GARRIDO. FucILLA. Poeta Ludens. Federico (1968). El villancico. Estudios sobre Francisco de Aldana. En torno a San Juan de la Cruz. Sevilla. España. Blanca (1979). Madrid. 1nsula. Antonio (1968). 141 140 - . Eugenio (1942). ra. Estudios sobre el petrarquismo en Gredos. Madrid. Lírica salmantina del si. Willian (1980). Giardini. Planeta. 2 vols. Universidad de Granada. FERNÁNDEZ LEBORANS. Alonso (1929). La poesía de Garcilaso. Diccionario de pliegos sueltos poéticos. Ma- drid. BAC. Francisco (1903). Dipu- tación Provincial. la mística española. Madrid. Ariel. NIETO. Academia Renacentista. Estudios de poética. SoRIA OLMEDO. B. Ma- drid. Poética manierista y texto plural. LÁZARO CARRETER. Begoña (1978). The Religious Poetry of Jorge de Mon. Tauros. Istmo. Real Academia.(1976). y MELE. José C. Ariel. José (1980). Universidad de Málaga. José María (1980). Los Diálogos d'amore de León GETINO. Ruiz SALVAVOR. Emilio (1959). SENABRE. . Joseph G. Ángel Custodio (1975). (1982). Madrid. Salamanca. Poesía y cancioneros. BAC. A.

Related Interests