You are on page 1of 119

TEMA-1 INTRODUCCIÓN

1.1. Si contemplamos el mapa político del mundo, lo primero que percibimos es su
división territorial. A cada Estado le corresponde una parcela de territorio, dentro de la
cual es soberano. Desde el punto de vista jurídico-privado, esto tiene una triple
consecuencia: (a) Cada Estado tiene sus leyes, mediante las cuales se asignan en
abstracto derechos, obligaciones y cargas a las personas; (b) cada Estado tiene su poder
jurisdiccional, encargado de resolver los litigios concretos sobre la titularidad individual
de esos derechos, obligaciones y cargas; (c) y cada Estado garantiza la implementación
coactiva de las decisiones de sus tribunales dentro de su territorio. El mundo en que
vivimos sigue basado en la territorialidad. El Estado y el Derecho privado (y también el
público) están aferrados a un territorio. Por eso, aunque luego iremos matizando la frase,
el punto de partida de esta disciplina es elfraccionamiento jurídico.
Ejemplo. El Estado español tiene su propio ordenamiento jurídico, que distribuye, en
abstracto, derechos, obligaciones y cargas; tiene sus propios tribunales, encargados de
atribuir en concreto (i.e. a unos sujetos individualizados y en relación a un conflicto
particular) esos derechos y obligaciones; y, además, tiene autoridades públicas que se
encargan de implementar coactivamente estas decisiones dentro de su territorio, i.e.
España. Lo mismo puede decirse de todos demás Estados del mundo.
1.2. Imaginemos, por un momento, que las comunidades políticas estatales viviesen en
completa autarquía, sin ningún tipo de relación con el exterior. Como en una isla en
medio del océano. En este escenario, no cabría ninguna duda de que los ciudadanos de
cada Estado quedarían sujetos al ordenamiento jurídico, a los tribunales y a la fuerza
ejecutiva de su propio Estado. Así, dentro de un Estado cualquiera, por ejemplo el
novelístico Ruritania, las relaciones contractuales, extracontractuales, matrimoniales,
paterno-filiales, etcétera, quedarían sujetas al Derecho de Ruritania, los litigios derivados
de las mismas se resolverían ante las autoridades judiciales de Ruritania y la
implementación coactiva de las decisiones de dichas autoridades se llevaría a cabo
dentro del territorio de Ruritania. En un mundo así, no habría lugar para el Derecho
internacional privado.
1.3. Este no es, afortunadamente, el mundo en que vivimos. Aunque hay Estados más
permeables que otros, hoy en día un volumen importante de nuestras relaciones sociales
o económicas son transfronterizas. De hecho, el «sector exterior» va ocupando cada
vez más parcelas de la vida de las personas: ya nos hemos acostumbrado al consumo de
bienes o servicios de empresas extranjeras o a los matrimonios entre ciudadanos de
distinta nacionalidad. Por utilizar el lenguaje clásico de los manuales de la disciplina,
cada vez es más habitual que en los contratos, en los daños extracontractuales o en las
relaciones familiares nos encontremos con uno o varios «elementos de extranjería». Esta
circunstancia particulariza un sector del ordenamiento, el Derecho internacional privado
(desde ahora, DIPr), que es el que constituye el objeto de esta obra

§2. OBJETO: PRECISIONES CONCEPTUALES
1.4. El objeto del DIPr son las relaciones privadas internacionales. Este concepto se
puede descomponer en dos elementos. Por un lado, el DIPr se ocupa principalmente
de relaciones de Derecho privado: contratos, obligaciones extracontractuales,
derechos reales, relaciones entre cónyuges, sucesiones, etcétera, esto es, relaciones
entre particulares en las que ninguna de las partes actúa revestida con poder estatal o
soberano. Cabe, naturalmente, que una parte sea un ente estatal siempre que se dé esa
condición, esto es, que actúe sin las facultades del poder soberano ( i.e., iure gestionis,
no iure imperii).

1.5. Por otro lado, y esto es lo que distingue al DIPr de otras ramas del Derecho privado,
son relaciones entre particulares que se desarrollan en un contexto internacional y, por
consiguiente, que se vinculan a dos o más ordenamientos jurídicos. En nuestro mundo,
como hemos señalado, concurre una pluralidad de Estados cada uno de ellos con su
propio Derecho, con sus propios tribunales y, además, con una limitación territorial del
poder coactivo, cada Estado sólo puede garantizar la implementación coactiva de los
derechos subjetivos dentro de su territorio. Cuando una relación entre particulares
presenta vínculos o conexiones con más de un ordenamiento jurídico surgen una serie de
problemas particulares y el DIPr es la rama del Derecho que se ocupa de darles
respuesta.
Ejemplos. Se pueden adelantar algunos de los tipos de casos que vamos a analizar en
este libro. Por ejemplo: un contrato de compraventa entre una empresa española y una
empresa francesa, un accidente de tráfico ocurrido en Portugal en el que se ve
involucrado un conductor español, un matrimonio entre una ciudadana española y un
ciudadano marroquí o la sucesión de un ciudadano británico con bienes inmuebles en
España. Todos estos casos implican relaciones jurídicas entre particulares, que
trascienden del ordenamiento jurídico español en la medida en que se vinculan además
con ordenamientos extranjeros. Por eso, puede decirse que las relaciones de las que se
ocupa el DIPr se encuentran en la « intersección » de dos o más ordenamientos
jurídicos. Conforme se globalizan las relaciones socio-económicas, aumenta el área de la
intersección.
1.6. El lenguaje es convencional y por lo tanto no tiene sentido, en estos momentos,
perder mucho tiempo en disquisiciones terminológicas. Simplemente basta señalar que
se han ensayado muchas otras fórmulas para hablar de lo mismo, i.e. del objeto o sector
de la realidad del que se ocupa el DIPr: «supuestos de tráfico externo», «supuestos con
elemento extranjero», «situaciones privadas internacionales»,etcétera. A lo largo de este
libro intentaré respetar un compromiso de coherencia y utilizar siempre el término
«relaciones privadas internacionales».
1.7. En contraposición a ese concepto, utilizaré el término de «relaciones internas»–o
«relaciones puramente internas»– para referirme a las relaciones de Derecho privado
que sólo presentan vínculos o conexiones con el ordenamiento jurídico español. Por
ejemplo, un contrato entre dos ciudadanos españoles, residentes en España, que se
celebra y se cumple dentro del territorio español.
Es cierto que hay una zona de penumbra entre ambos conceptos –¿cuándo podemos
afirmar que una conexión es suficientemente relevante para poder calificar un supuesto
como internacional?– o que una relación inicialmente interna puede acabar
convirtiéndose en internacional. Pero también es suficiente, por ahora, con tener una
idea tentativa de la diferencia entre ambos tipos de relaciones. Basta con arrancar de la
definición, tomada del legislador alemán, de que relaciones privadas internacionales son
aquellas relaciones privadas «que presentan una vinculación con el Derecho de un
Estado extranjero». Elucubrar ahora y en abstracto sobre cuál es esa «vinculación» no
conduce muy lejos.
1.8. Por último, no está de más, en esta fase introductoria, hacer una mención a los
llamados «conflictos internos». Hay países, como España, el Reino Unido, Australia,
Canadá o los EEUU, donde coexisten distintas unidades territoriales con diferentes
regímenes jurídico-privados (e incluso, en buena parte de ellos, con diferentes órdenes
jurisdiccionales). En estos «sistemas pluri-legislativos» se plantean situaciones análogas
a las que acabamos de describir, esto es, relaciones entre particulares que se vinculan a
dos o más de los regímenes internos que concurren dentro del cada Estado. Para
referirse a estas situaciones se suele utilizar, en la doctrina española, la expresión

§3.10. También es algo en buena medida convencional y a lo que no creo que debamos dedicar mucho tiempo ahora. Y. no nos vamos a detener en otros ámbitos que también se vinculan académicamente al DIPr. Este libro se ocupa únicamente de los sectores fundamentales de la disciplina: el Derecho procesal civil internacional y las normas sobre ley aplicable. por último. Ejemplo. la ley española o la ley portuguesa? las normas sobre ley aplicable o de conflicto. Primero nos preguntamos por la jurisdicción estatal competente para conocer de un litigio derivado de una relación privada internacional ( forum) y la respuesta nos la dan las llamadas normas sobre competencia judicial internacional ( CJI). Las reglas aplicables al régimen económico matrimonial son diferentes en el Código civil y en el Derecho catalán. la expresión «Derecho interregional» o «interterritorial». NdC. nos preguntamos por la eficacia extraterritorial de las resoluciones judiciales y la respuesta nos la dan las normas sobre reconocimiento y ejecución de resoluciones extranjeras ( RyE). nos preguntamos por la ley aplicable para resolver el fondo del litigio ( ius) y la respuesta nos la dan –fundamentalmente– las llamadas «normas sobre ley aplicable» o «normas de conflicto» ( NdC). Las tres cuestiones básicas que se presentan a su abogado son: (a) ¿Dónde puede plantear la demanda. como el régimen de nacionalidad y extranjería o el Derecho interregional. ¿qué tribunales estatales van a ser competentes para conocer de un posible litigio? (b) En la medida en que la relación se vincula con varias leyes estatales. A continuación.9. ante los tribunales españoles o ante los tribunales portugueses? las normas sobre CJI son las encargadas de responder a esta cuestión. Para presentar el contenido de los sectores fundamentales de la disciplina basta apelar a la intuición del lector. la brasileña o la marroquí. la francesa. por último. son las encargadas de responder a esta cuestión. que es donde el responsable tiene sus bienes. ¿si y bajo qué condiciones va a poder ejecutarse en España. (c) En el caso de pudiese plantear la demanda ante los tribunales portugueses. una eventual sentencia .«conflictos internos» y para referirse a la rama del ordenamiento que se ocupa de ellos. SECTORES DEL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO 1. las tres preguntas básicas que se haría cualquier persona con ciertos conocimientos jurídicos son: (a) En la medida en que la relación se vincula con varios Estados. (b) ¿Qué ley se va a aplicar a la responsabilidad por los daños. Sobre el contenido del DIPr se ha discutido mucho. Estas tres preguntas conforman el núcleo esencial de la disciplina. por ejemplo. Para ilustrar estas tres cuestiones podemos utilizar uno de los ejemplos citados anteriormente. Imaginemos a una persona de vecindad civil común que contrae matrimonio con una persona de vecindad civil catalana. La víctima pretende plantear una reclamación judicial solicitando la indemnización de los daños sufridos. La solución a esta pregunta es una ley estatal: la ley española. Aunque habrá referencias puntuales. 1. Esta situación plantea problemas análogos a los de una relación privada internacional en la medida en que también presenta vínculos con dos sistemas o sub-sistemas legales. ¿qué eficacia va a tener en otros Estados la eventual sentencia dictada por el juez que haya conocido del litigio? 1. Tomemos el supuesto del accidente de tráfico causado por un ciudadano español en Portugal. Ante una relación privada internacional.11. Ejemplo. ¿qué ley estatal se va a aplicar para resolver el fondo del litigio? (c) Y.

Esto demanda un esfuerzo interpretativo e incluso creativo de los aplicadores del Derecho que va mucho más allá de la mera subsunción normativa. 1.portuguesa de condena? Las normas sobre RyE son las encargadas de responder a esta cuestión. sino muchos mundos jurídicos: cada legislador ha creado el suyo. a los llamados problemas de «segundo escalón» de la disciplina. por chocante o exótico que pueda parecernos ahora. Es importante subrayar desde ahora mismo la diferencia entre la competencia judicial internacional ( forum) y la ley aplicable ( ius). también. desde una perspectiva ex ante. En caso de una respuesta afirmativa. invita expresamente a ello.12. etc. El DIPr. es muy consciente de esto e incluso. Pues bien. en el ámbito sucesorio o en el ámbito concursal. Para saber en qué mundo jurídico vamos a encontrar la respuesta a un problema social hay que pasar una primera puerta: la de los tribunales competentes y. obligaciones y cargas. la española o una ley extranjera y cuál en concreto. Advertencia. El legislador diseña el mundo jurídico y el aplicador se encarga de proyectarlo sobre el mundo real. en el otro sí. por las razones que hemos explicado en el Prólogo. las «dos puertas» del DIPr. el tiempo o el espacio son distintos de los del mundo real. Tiene sus propias reglas de funcionamiento: las personas. en algunas ocasiones. el régimen de competencia judicial internacional (cuestión 1) y de reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales (cuestión 3). en general. mientras que en el Capítulo III (temas 20-33) analizaremos las normas sobre ley aplicable. trasladar conceptos de un ordenamiento a otro o ajustar instituciones jurídicas. El Derecho se encarga. El mundo jurídico es un mundo de derechos. Es simplemente un problema de información y ya veremos de qué mecanismos de información dispone para conocer el contenido de estas leyes. el problema es que en el tráfico internacional no hay uno. en el otro se puede volver atrás. básicamente. de resolver problemas sociales típicos y. La sistemática de esta obra se explica a partir de esas tres cuestiones. Así. por ejemplo. además de algunos otros problemas que pueden surgir durante el desarrollo del proceso. El legislador. como iremos viendo. como la práctica de una notificación o de una prueba en el extranjero. se analizarán de forma integrada los tres sectores. a continuación. A la hora de resolver los problemas que plantean las relaciones privadas internacionales no basta con remitir el caso a unos tribunales estatales determinados o a una ley nacional determinada. por consiguiente. Las normas sobre CJI nos dicen si los tribunales españoles van a ser competentes para conocer de un determinado litigio. . en el mundo real no existen las personas jurídicas. los bienes. fundamentalmente.13. Para ello replica el mundo real en un mundo virtual: el «mundo jurídico». las normas sobre ley aplicable o NdC nos dicen qué ley estatal va a aplicar el juez español para resolver el fondo del litigio. no existen los bienes intangibles. esto es. la ley inglesa. Diferencia entre CJI y Ley aplicable. una segunda: la de la ley aplicable. en el otro sí. para que un juez español deba resolver el fondo del litigio aplicando una ley extranjera. por ejemplo en el ámbito de las obligaciones alimenticias. En elCapítulo II (temas 2-19) analizaremos las cuestiones de naturaleza procesal. Es necesario combinar normas procedentes de distintos legisladores. exige una predisposición a la tarea «creativa» del intérprete mayor que la que suele adoptarse cuando nos ocupamos de las relaciones puramente internas. de organizar las conductas de los individuos. el tiempo es lineal. En esta obra vamos a prestar especial atención. por ejemplo. sino que en ocasiones es preciso jugar con varios ordenamientos jurídicos a la vez. la ecuatoriana o la de Corea del Sur. 1. En algunos temas. Nada obsta.

si el caso hubiese sido resuelto por los tribunales argelinos. la ley aplicable al fondo del litigio fuese distinta en cada caso. (b) de ser competentes. Desarrollo. (c) así como. Pese a esto.e. Y que. Esto es lo que se suele calificar como «principio de relatividad» del DIPr: cada Estado responde de forma independiente a esas tres cuestiones básicas de la disciplina. De hecho. EL PRINCIPIO DE RELATIVIDAD DEL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO 1. 1. en particular que las soluciones sean distintas de un Estado a otro (por ejemplo. Pero este principio de relatividad sólo vale como punto de partida.e. qué ley estatal van a aplicar para resolver el fondo del litigio. Doble manera de contemplar el DIPr. que es el que aplican las autoridades españolas. (c) Y cada Estado determina si y bajo qué condiciones se van a reconocer y ejecutar las sentencias extranjeras en su territorio. Y viceversa. si el caso hubiese sido resuelto por los tribunales españoles.e.14. i. imaginemos que los tribunales españoles se considerasen competentes para conocer del litigio.16. i. (a) Cada Estado determina si y bajo qué condiciones sus tribunales van a ser competentes para resolver los litigios que se pueden derivar de una relación privada internacional concreta. i. En el caso anterior. cada Estado tiene sus normas de RyE. que las respuestas a esas tres preguntas coincidan en todos los Estados involucrados. cada Estado tiene sus normas de CJI. que conforme al DIPr de un Estado. Esto es.§4. si y bajo qué condiciones la sentencia argelina va a ser reconocida y ejecutada en España. Esto no sólo incentiva que cada parte «corra» al tribunal que le sea más favorable. la ley aplicable a la responsabilidad por daños sea la ley del país donde ha ocurrido el accidente. imaginemos ahora que no ha ocurrido en Portugal sino en Argelia (inmediatamente se entenderán las razones de este cambio). Igual que no existen unos tribunales del mundo o un Derecho privado común a escala mundial. esto es. como la Unión Europea (UE). tampoco existe un DIPr mundial. reglamentos) o en convenios internacionales. El ordenamiento jurídico argelino determina: (a) si y bajo qué condiciones van a ser competentes los tribunales argelinos para conocer de la demanda contra el responsable español. Siguiendo con el mismo ejemplo del accidente de tráfico. pero los tribunales argelinos también. los Estados tienden a ponerse de acuerdo para establecer reglas de DIPr comunes o uniformes. 1. (b) de ser competentes. qué ley estatal van a aplicar para resolver el fondo del litigio. cada Estado tiene sus NdC. la mayoría de las reglas de DIPr español se encuentran en textos de la UE (principalmente. (c) así como. o incluso transfieren la competencia para hacerlo a instituciones supranacionales. si y bajo qué condiciones la sentencia española va a ser reconocida y ejecutada en Argelia. sino que cada Estado tiene sus propias normas de DIPr. sino que duplica los costes procesales y acaba compartimentando geográficamente la tutela judicial. El juez . El punto del que partimos es que el ordenamiento jurídico español nos determina: (a) si y bajo qué condiciones van a ser competentes los tribunales españoles para conocer de una demanda contra el responsable español. siempre es importante tener en cuenta la doble perspectiva desde la que se pueden ver los problemas: la perspectiva del juez español (o perspectiva nacional) y la perspectiva de los operadores en el tráfico privado internacional (o perspectiva global). En este libro vamos a estudiar el DIPr español. Precisamente para evitar los inconvenientes que conlleva. La forma más adecuada de evitar este resultado es mediante la adopción de textos supranacionales que establezcan reglas de DIPr comunes. como vamos a ir viendo. sea la ley del país donde la víctima reside habitualmente). (b) Cada Estado determina la ley que van a aplicar sus tribunales para resolver el fondo del litigio. además.e. i.15. mientras que para el DIPr de otro Estado. Ejemplo. según las NdC españolas y según las NdC argelinas.

Como hemos adelantado ya. .17. i. de los Convenios internacionales y del Derecho interno. Este es un rasgo distintivo del DIPr contemporáneo. que atribuye una competencia exclusiva al Estado «para resolver los conflictos de leyes». 1.. No obstante. Al juez español. el juez aplicará el DIPr español para decidir si es competente o no. si el patrimonio del demandado se localiza en otro Estado. al actor le conviene soportar los mayores costes que puede suponer el acceso a los tribunales de ese otro Estado. la Constitución ha jugado un papel relevante en nuestra disciplina durante algunos años. vamos a predicar estas consideraciones de la Constitución. o (c) qué efectos va a dar a una sentencia extranjera. del Derecho europeo. Este es el punto de vista en el que se colocan los operadores –o sus abogados– en el tráfico internacional. desde la posición de los operadores en el tráfico internacionaldebe tenerse en cuenta no sólo la perspectiva del juez español. en principio. Ejemplo. Lo que también provoca uno de los mayores inconvenientes de esta disciplina: su dispersión normativa. la tutela que le ofrece el juez español puede resultar infructuosa. sin motivo alguno. Así. Es. Esto es. La razón fue puramente coyuntural. no le preocupa más. el actor deberá tener en cuenta el DIPr de ese Estado para determinar si la eventual sentencia española favorable va a poder ejecutarse allí sobre ese patrimonio.8. FUENTES NORMATIVAS 1. a la ley del marido (vid. Uno de los ejemplos más elocuentes nos lo ofrece la Sentencia del Tribunal Constitucional (TC) 39/2002.18. pues si no va a serlo. en relación al anterior artículo 14. a cambio. por ejemplo. Ejemplo: cuando un demandante presenta una demanda ante nuestros tribunales. Ello hace necesaria una evaluación previa de las respuestas de ambos ordenamientos (el español y el extranjero) para después decidir en función de los resultados anticipables dónde pleitear. al igual que antes otros tribunales constitucionales europeos. Al margen de este dato. Las normas de DIPr se hallan muy repartidas y además en textos de muy distinta naturaleza. Bastantes normas del DIPr español eran anteriores a la Constitución y ha sido preciso llevar a cabo una labor de depuración constitucional del sistema. para. por ello. sino también la de los demás Estados implicados. §5.º.2 CC. asegurarse la inmediata realización de lo juzgado.4 CC que establecía que la mujer casada seguía la vecindad civil del marido). también STS de 14 de septiembre de 2009. de 14 de febrero. La única referencia expresa que contiene la Constitución a los conflictos de leyes está en el artículo 149.1. Siguiendo un orden tradicional. el juez español se plantea: (a) si va a ser competente para conocer de la demanda. Sin embargo. En esta obra nos vamos a situar fundamentalmente en esta perspectiva. en el supuesto de un matrimonio entre una mujer española y un hombre alemán.español contempla la situación desde el punto de vista del Estado español y se plantea qué tutela judicial va a ofrecer a quien se la pide. tal y como estaba redactado antes de la Ley 11/1990. se aplicaba la ley alemana para determinar el régimen económico de dicho matrimonio. ha afirmado que dicha solución es contraria a los artículos 14 y 32 de la Constitución por su carácter discriminatorio al dar preferencia. (b) qué ley estatal ha de aplicar al fondo del litigio. El artículo 9. en el ordenamiento jurídico español una gran parte de las normas de DIPr se encuentra en textos europeos o en convenios internacionales. contenía una norma de conflicto según la cual el régimen económico matrimonial se sometía a la ley nacional del marido al tiempo de la celebración del matrimonio.e. importante hacer algunas consideraciones preliminares sobre este aspecto. pues la satisfacción efectiva de sus intereses depende de este análisis global. para resolver los problemas que plantea la pluralidad normativa. Sobre esto volveremos más tarde. o hay riesgo de que no lo sea. Constitución. En tal caso. El TC.

España. 1. y los valores constitucionales son un referente hermenéutico imprescindible para. Esa europeización que mencionábamos del DIPr ha conllevado la extensión ad extra. Además. Pero hay que ser cuidadosos para evitar. Derecho europeo. Esta idea ha propiciado la «europeización» del DIPr. En el capítulo correspondiente analizaremos esta repercusión. el Derecho internacional público general no impone límites a la competencia judicial ( jurisdiction to adjudicate) o legislativa ( jurisdiction to prescribe) de los Estados. principalmente por haberlas considerado discriminatorias por razón de la nacionalidad ( vid. como cualquier otra norma del ordenamiento. multilaterales o bilaterales. Salvo excepciones puntuales. sobre la competencia para aceptar las adhesiones de terceros Estados a Convenios de La Haya). también Dictamen 1/13. Convenios de la UE. los Estados miembros no pueden concluir en nombre propio convenios con terceros Estados cuando afecten a la normativa europea (salvo mediante un procedimiento especial de autorización previsto por el Reglamento 662/2009). qué ley estatal van a aplicar dichos tribunales y han de tener garantías también de que las decisiones de ese tribunal se vayan a reconocer y ejecutar en el resto de los Estados miembros. en la relación con terceros Estados (no miembros de la UE). sus consideraciones son trasladables a otros supuestos. en la página web de la Conferencia) 1.21.nl).20. Convenios internacionales ratificados por España. En la actualidad. por ejemplo. los principios y libertades básicas del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) han tenido un efecto directo sobre ciertas normas de los DIPr nacionales. Las normas de DIPr no son normas constitucionales. convertir en cuestiones constitucionales lo que son meras cuestiones de legalidad ordinaria. El principio de territorialidad de la soberanía estatal sí impone que cada Estado pueda ejercer sus poderes de coacción ( jurisdiction to enforce) únicamente dentro de su territorio. La cuestión ya ha sido resuelta por el TJUE en el Dictamen 1/03. Para los operadores en el mercado europeo es importante tener certeza sobre qué tribunales van a ser competentes para resolver un litigio. de la competencia de la UE. ya que hay una importante red de convenios internacionales. están sujetas a los límites establecidos por la Constitución. En virtud de esta competencia. Según esta decisión. también. va siendo menor. Naturalmente. artículo 18 TFUE) o por suponer un obstáculo al ejercicio de esas libertades. institución dedicada precisamente a unificar las normas de DIPr entre los Estados. www. el Convenio de Lugano 1988. Sin embargo. nadie duda de que la unificación de las reglas de DIPr puede facilitar los intercambios dentro del mercado europeo y contribuir a la efectiva realización de un mercado interior único. 1.judicatura. ha ratificado bastantes de estos convenios ( vid. www. resolver ambigüedades. ocupan un papel preferente los convenios adoptados en el seno de la Conferencia de La Haya. como iremos viendo. colmar lagunas o concretar las cláusulas generales. Los Tratados constitutivos de la UE ( Derecho originario)no contienen un sistema de normas de DIPr. Aunque este dictamen se refiere a un acuerdo concreto. sobre todo en el ámbito del Derecho privado. Para la interpretación de los convenios de La Haya es aconsejable consultar los informes explicativos que les acompañan (disponibles.e. el papel de la Constitución en nuestra disciplina. lo que asegura la uniformidad de soluciones entre los Estados miembros de la UE. La inclusión del ámbito de la cooperación judicial civil en el TFUE y la consiguiente adopción de reglamentos europeos en material DIPr ha planteado el interrogante de si los Estados miembros pueden celebrar convenios con terceros países en todas aquellas materias que ya han sido uniformadas por un texto europeo.19. sin discutir su relevancia jerárquica. de 7 de febrero de 2006 ( vid. Dentro de la red de convenios multilaterales.hcch. de 14 de octubre de 2014. una gran parte del DIPr español es de fuente europea. i. la UE .com). que contiene normas de DIPr ( vid. consagrada en el artículo 81 TFUE.Una vez cumplida esta labor de depuración. Más relevancia tiene para nuestra disciplina el Derecho internacional convencional.

en cambio.e. tienen una fecha de entrada en vigor y un ámbito de aplicación temporal uniforme para todos los Estados miembros. relaciones paterno-filiales. y a los criterios generales sobre concurrencia normativa: lex superior. junto a las normas europeas y convencionales. en cambio. etc. (a) En cuanto alámbito temporal. derivada del propio texto. El concepto de ámbito territorial o espacial no debe confundirse con la cuestión relativa a los Estados en donde . Hay textos que no se aplican a cualquier relación privada internacional subsumible en su ámbito material. éstas se suelen calificar como DIPr interno o autónomo. La pluralidad de fuentes normativas exige un esfuerzo notable de los aplicadores del Derecho. esto es. material. (c) El concepto deámbito territorial o espacial suele hacer referencia a la exigencia de cierta conexión o vinculación entre el supuesto de hecho y el territorio de los Estados donde está vigente el texto. aunque sujetas a una definición autónoma o uniforme. pero que las autoridades nacionales sólo comiencen a aplicarlo en las relaciones entre particulares (eficacia horizontal) en un momento posterior. Por último. las cláusulas convencionales que nos indican cómo se relaciona un texto con los demás. que iremos viendo en los temas correspondientes. se aplican con alcance universal (por eso se conocen como textos de alcance universal o erga omnes). hay normas de DIPr contenidas en textos internos como el Código civil. pues de ser así desplazarían a las reglas de origen interno.. 1. lex specialis y lex posterior. sobre el Derecho de origen interno obliga a comprobar siempre si un determinado caso o cuestión jurídica cae bajo el ámbito de aplicación de uno de esos textos. quienes tienen que acostumbrarse a trabajar con muchos textos de distinta naturaleza y a desentrañar cómo se relacionan entre sí. esto es. Esta fecha debe distinguirse de la cuestión relativa a si los hechos a los que se aplica deben ser posteriores a la misma o puede tener cierta eficacia retroactiva ( i. 1. La distinción que en los instrumentos europeos de DIPr se está generalizando entre «fecha de entrada en vigor» y «ámbito de aplicación temporal» conlleva que el instrumento entre en vigor en una determinada fecha y a partir de ahí imponga ciertas obligaciones a los Estados miembros (eficacia vertical).). (b) En cuanto al ámbitomaterial. De esta pluralidad normativa es importante extraer ahora dos consecuenciasprácticas. Intentaré ser muy preciso en cada tema sobre este aspecto. Para llevar a cabo esa comprobación debemos atender a lasreglas de aplicación que contiene el propio texto supranacional y que delimitan su ámbito de aplicación temporal. la Ley Orgánica del Poder Judicial o la Ley de Cooperación Jurídica Internacional. Por eso es importante prestar siempre atención a las reglas que delimitan los ámbitos de aplicación material. pues los errores aquí pueden tener consecuencias nefastas Desarrollo: la delimitación del ámbito de aplicación de los textos supranacionales. Derecho interno. espacial y la relación con otros textos. Por contraste con las anteriores. Los convenios internacionales suelen tener fechas de entrada en vigor distintas para los Estados parte en la medida en que dicha fecha viene determinada por la ratificación o adhesión de cada uno. i.22. alcanza hechos acaecidos antes de esa entrada en vigor). territorial y temporal de cada instrumento normativo.e. sean convenios internacionales o normas europeas. debemos fijarnos en la fecha de entrada en vigor del texto para España. Los textos europeos. La primacía de los textos supranacionales.23. Otros. cada texto suele delimitarlo por remisión a categorías jurídicas más o menos conocidas (obligaciones contractuales. Esto es bastante habitual en nuestra disciplina. la fecha a partir del cual las autoridades españolas deben aplicarlo. (a) Primera: la necesidad de ser muy cuidadosos a la hora de identificar el texto aplicable. incluidas las cláusulas de compatibilidad comunes en algunos textos convencionales. sino sólo a aquellas que presentan cierta vinculación o relación con el territorio de los Estados parte.ha concluido ya algunos acuerdos en materia de DIPr con terceros países.

el DIPr responde al mismo tiempo a una «lógica de internacionalidad». La naturaleza de cada texto condiciona el juego de los cánones hermenéuticos. sino concurrencial. Los conceptos. LA «DOBLE LÓGICA» DEL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO 1. un entorno donde concurren otros Estados.26. a una lógica de Derecho privado.27. puede elaborar la regulación normativa que considere más adecuada. al regular las relaciones privadas internacionales. Por ello. El DIPr tiene por objeto regular las relaciones privadas que se desarrollan en un contexto internacional. puede afirmarse que la sujeción a una u otra jurisdicción estatal o la aplicación de una u otra ley nacional son consecuencias que sufren directamente los particulares implicados y sólo indirectamente los Estados. en consecuencia. En el objeto de nuestra disciplina.el texto esté vigente. en las relaciones privadas internacionales el legislador está en una situación de concurrencia con otros legisladores. Quienes padecen directamente las consecuencias de las normas de DIPr no son los Estados sino los propios particulares: el divorcio de dos ecuatorianos que viven en España es fundamentalmente un problema suyo. que deben tenerse en cuenta también para acabar de perfilar su ámbito de aplicación.(d) Por último. que se utilizan en los textos supranacionales tienen su propio contexto. Su objeto inmediato son las relaciones entre particulares. diferente del de las normas de Derecho interno. ante todo. Esto explica que el contenido de este sector del ordenamiento esté informado por una doble lógica:una lógica de Derecho privado y una lógica de internacionalidad. la posición del legislador nacional no es monopolística. que hace referencia a las autoridades que están obligadas a aplicarlo. el DIPr es Derecho privado y. 1. §6. Es por ello por lo que los principios normativos. Por un lado. junto con esa lógica de Derecho privado.25. cada uno de ellos con su propio Derecho sustantivo. Iremos concretando estos criterios en el capítulo correspondiente. El legislador nacional y los aplicadores del Derecho. Pero lo que caracteriza el DIPr es que esa distribución de derechos y deberes entre particulares se debe realizar en un entorno muy peculiar. ALGUNAS REFLEXIONES METODOLÓGICAS 1.24. en este sentido. la «óptica» para . En general. hay textos que contienen mecanismos de reservas. (b) Segunda: la necesidad de ser muy cuidadosos también a la hora de interpretar los textos. En esta medida se comprende que el DIPr responda. declaraciones o cláusulas de relación. Por eso. el sistema conceptual y las estructuras argumentales deben ser análogos a los que informan las otras ramas del Derecho privado. no del Estado español y del Estado ecuatoriano. 1. Es importante tener en cuenta esto para evitar extensiones automáticas de las conclusiones interpretativas de éstas a aquéllos y viceversa. así como asegurar su implementación coactiva. por ejemplo. 1. Otra conclusión iría contra la naturaleza de las cosas y contra la misma esencia del ordenamiento jurídico como «sistema». Para cerrar esta breve presentación del DIPr puede resultar útil añadir dos consideraciones metodológicas sobre esta disciplina. Lo que caracteriza estas relaciones es que se desarrollan «a la sombra» de un mundo jurídicamente fraccionado. Mientras que en las relaciones privadas puramente internas el legislador nacional disfruta de una situación de monopolio y. con su propia organización jurisdiccional y con el monopolio de implementación coactiva dentro de su respectivo territorio. lo que implica que las normas de DIPr distribuyen derechos y deberes –o cargas– entre individuos. deben ser conscientes de que no están solos sino de que concurren con otros legisladores. debe responder a la «lógica del Derecho privado».

Esto es. la posición conflictual de un acreedor pignoraticio sobre un bien en Noruega va a ser distinta de la de otro acreedor pignoraticio. el régimen económico matrimonial no venga determinado por la ley española sino por la ley del país de residencia. La función del DIPr es servir de puente o de canal de comunicación entre ordenamientos jurídicos. LA FUNCIÓN FACILITADORA DEL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO 1. Pues bien. Esta función facilitadora explica también la visión del DIPr como una suerte deDerecho de la competencia entre ordenamientos jurídicos. para qué empresa deben trabajar o en qué establecimiento deben comprar. Cuestión particular: la especialización geográfica. pero proveniente de Finlandia (la cual quedará sujeta a un reglamento europeo). o (iii). mediante ciertos procedimientos específicos y sujetos a ciertas condiciones. por ejemplo. 1. Frente a la quiebra de una empresa española. 1. para los litigios extraeuropeos) es el fruto más acabado de ese proceso. En una palabra. entre un DIPr ad intra ( i.30. empresas o personas vinculados a otros ordenamientos jurídicos. Esta es la actitud con la que debemos abordar la disciplina. asegurar la continuidad geográfica de los derechos subjetivos. sino la óptica internacional. por ejemplo.2. Casos que si los contemplamos exclusivamente con los lentes del Derecho privado podríamos considerar similares. (ii) que cuando una empresa española constituye una hipoteca sobre un bien inmueble que tiene en un país extranjero. Como ya hemos apuntado. pero no en esa lógica de internacionalidad. Estos resultados son difíciles de justificar en pura lógica de Derecho privado. para los litigios intraeuropeos) y un DIPr ad extra ( i. quede sujeta a la jurisdicción y a la ley de ese país a la hora de fijar el contenido del derecho real de garantía. La diversidad de ordenamientos jurídicos ofrece una pluralidad de opciones a los operadores (un «mercado de leyes»). quede sujeto a la jurisdicción y a la ley de ese país en cuanto a su responsabilidad extracontractual. La combinación de ambas lógicas nos permite entender. no un Derecho directivo. una de las funciones primordiales del DIPr es. Así. facilita la toma de esas decisiones. Uno de los rasgos característicos del DIPr contemporáneo es su especialización geográfica. . En un mundo fraccionado jurídicamente. vamos a ver que es perfectamente razonable (i) que cuando un nacional español viaja a un país extranjero y causa un daño allí. 1.31. estructuras de derechos y deberes ». si el bien se halla en Suecia. Una sentencia de divorcio proveniente de China (a la cual se aplica un convenio bilateral) tiene un régimen distinto del de una sentencia de divorcio idéntica.desarrollar esa «lógica de Derecho privado» no es la óptica nacional. que las fronteras jurídicas no sean un obstáculo para la consecución de los objetivos vitales de las personas cuando estos pasan por relacionarse con individuos. todas las consecuencias que en el sector del DIPr se van derivar de uno de los principios básicos del Derecho privado.29. muy extendida entre la doctrina. Se limita a establecer las condiciones para que los individuos tomen esas decisiones de manera informada y racional. esto mismo vale para el DIPr: el DIPr debe ser un derecho facilitador de las transacciones exteriores. La diferenciación. El DIPr es un Derecho facilitador. El Derecho privado en general no dice a los sujetos con quién han de casarse.e.Como diría HART: « la finalidad de dichas normas es proporcionar a los individuos las facilidades para realizar sus deseos al dotarles de poderes legales para crear. van a ser resueltos de forma distinta en función de los países con los que se vinculan.28. que cuando un nacional español contrae matrimonio con un nacional extranjero y los cónyuges establecen la residencia habitual común en el país de este último.e. el principio de auto-responsabilidad. desde ahora mismo. en gran medida los sujetos pueden escoger los tribunales estatales y/o las leyes nacionales aplicables a los diferentes aspectos de sus relaciones socio- económicas.

por ejemplo.Ejemplo. donde existan asimetrías entre las partes. y de corregir el juego libre del mercado donde tenga «fallos». En este escenario. A la hora de planificar una transacción internacional. los operadores han de tener en cuenta esa diversidad normativa no sólo para prevenir los riesgos que conlleva sino también para beneficiarse de sus ventajas. Se encarga de potenciar el juego de la autonomía de la voluntad donde el «mercado de leyes» funcione bien. se haya constituido como sociedad bajo la ley inglesa. obtenga financiación en el mercado norteamericano (i. haya prestado garantías sobre instrumentos financieros depositados en Suiza (bajo ley suiza) y escoja la ley alemana como la ley aplicable a todos sus contratos de venta de mercaderías. viendo así las cosas es como los juristas podemos añadir valor a las transacciones. Hoy en día es perfectamente posible que una empresa tenga su administración central y sus fábricas en España. emitiendo títulos de deuda bajo ley de Nueva York). pues ello conducirá a las soluciones más eficientes. En palabras del propio TS (STS de 6 de febrero de 2014: «La posibilidad de que ciudadanos y empresas elijan entre respuestas jurídicas diferentes cuando en una relación jurídica existen contactos con diversos ordenamientos es una realidad y el Derecho internacional privado ha de buscar cada vez más normas de compatibilidad entre distintos ordenamientos jurídico en vez de normas de supremacía que impongan un solo punto de vista»). Aunque no sea esta la luz –en general– bajo la cual vamos a desarrollar el análisis de la disciplina. el DIPr ofrece las reglas de coordinación y competencia entre los distintos ordenamientos jurídicos. En buena medida. racionalidad limitada o externalidades negativas. Tema . el juego de la autonomía de la voluntad se está extendiendo también al Derecho de familia. sí que es importante tenerla en cuenta por su enorme trascendencia práctica: en buena medida.e.

Por seguir un desarrollo lineal de los problemas. Esta cuestión. esto no impide que los Estados se pongan de acuerdo. Al igual que no existe un DIPr mundial. cuyo objeto es determinar cuándo van a ser competentes los tribunales de un determinado Estado para resolver un litigio internacional. y los problemas conexos. tal y como lo hemos definido en el tema anterior. tampoco existe un DPCI mundial. si quien plantea la demanda es la empresa danesa en su país y obtiene una sentencia favorable. el régimen de RyE (temas 17-18). Naturalmente. CMS Dental ApS es una sociedad danesa que vendió a una empresa española una partida de lámparas destinadas al uso dental por profesionales. por consiguiente. Los problemas de internacionalidad procesal constituyen el objeto propio del Derecho procesal civil internacional (DPCI). a continuación los problemas de internacionalidad procesal que surgen durante el desarrollo del proceso (temas 15-16) y.3. para establecer ciertas reglas comunes en este ámbito. y atribuyan competencia legislativa sobre estas materias a instituciones supranacionales. por ejemplo. Por razones académicas. El Derecho Procesal Civil Internacional §1. las normas de CJI nos determinarán si los tribunales españoles van a ser competentes o no para conocer del litigio. El material suministrado resulta defectuoso por lo que la empresa española se plantea demandar a la empresa danesa. Desarrollando algo más el ámbito del DIPr. a través de convenios internacionales. como la Unión Europea.2. sino que cada Estado tiene su propio sistema. Esta circunstancia plantea problemas de internacionalidad procesal. esto es lo que sucede en gran medida en nuestro Derecho positivo. este sector del ordenamiento se incluye dentro del DIPr. Durante el proceso puede surgir la necesidad de llevar a cabo actos de comunicación en Dinamarca o de practicar allí determinadas pruebas. se «localice» en el extranjero. Esta cuestión la estudiaremos en los temas 15 y 16. los problemas de internacionalidad procesal. los problemas especiales que plantea el reconocimiento de dicha sentencia en España los estudiaremos en los temas 17 y 18.TEMA-2 Introducción. Debe tenerse en cuenta que el DPCI es «internacional» en cuanto a su objeto. Ejemplo. por último. nos encontremos con procesos en los que alguno de sus elementos. Reconocimiento y ejecución de decisiones extranjeras (RyE). Ydesarrollo del proceso con elementos transfronterizos. 2. la estudiaremos en los temas 3 a 14. notificaciones u obtención de pruebas en otro Estado. como las partes. Cada vez es más común que los litigios civiles presenten vínculos con dos o más Estados y que. Si la demanda se plantea en España. de 15 de febrero de 2012). el tratamiento de los problemas procesales de esta disciplina se puede agrupar en tres grandes áreas temáticas: Competencia judicial internacional(CJI). i. pero es Derecho nacional en cuanto a su naturaleza. o que se integren en organizaciones regionales. cuyo objeto es determinar qué efectos van a tener las decisiones de autoridades extranjeras y cómo puede procederse a su ejecución cuando el deudor o sus bienes se encuentran en otro Estado. 2. . Como vamos a ir viendo.1. las pruebas o el patrimonio objeto de ejecución. CONCEPTO Y CARACTERES 2. donde se incluyen aquellas cuestiones específicamente procedimentales que plantean estos litigios. PRESUPUESTOS. (SAP de Madrid. Por último.e. estudiaremos primero las reglas de CJI (temas 3-14).

no del mundo). precisan de una regulación coordinada.4. sino indirectamente. Nuestra Constitución reconoce ese derecho tanto a los nacionales como a los extranjeros y. Y así. Artículo 3 LCJI: Principio general favorable a la cooperación «En la interpretación y aplicación de la presente ley se procurará asegurar una tutela judicial internacionalmente efectiva de los derechos e intereses legítimos de los particulares»2. la práctica de pruebas y la ejecución de las sentencias. Texto. que el sistema de CJI. cuando el sistema de CJI no considera competentes a los tribunales españoles . en el que se solicita del juez nacional una resolución mediante la que declare un derecho. la regularidad de las notificaciones. La primera. en el ámbito internacional no ocurre lo mismo: los derechos e intereses legítimos surgen en relaciones internacionales o transfronterizas.). A partir de aquí se puede entender mejor la idea de que la tutela judicial internacional se presta de dos formas: (a) a través de un proceso de cognición en España. La oferta de una tutela eficaz exige partir necesariamente de los condicionamientos que para el Estado se derivan del fraccionamiento territorial y establecer mecanismos que los superen. constituyendo o modificando esa relación o imponiendo esa prestación (=tutela por reconocimiento). La función del DPCI es proporcionar una tutela judicial internacional efectiva. garantizando la cooperación con los tribunales del Estado extranjero. la protección de los derechos de las partes o de los interesados no se ofrecerá tanto a través de un mecanismo de cognición directa por nuestros tribunales (que son los tribunales de España. además.7. De esta idea se pueden extraer tres consecuencias. 2. Es fácil comprender que cuando una relación se concentra fáctica y jurídicamente en un Estado extranjero. se hallan inextricablemente vinculados. Esp. Así lo proclama expresamente la LCJI. pero cada Estado sólo puede asegurar dicha tutela dentro de su propio territorio. pero sí la forma de prestar esa tutela por el Estado. esto es. reconoce a todos los particulares una esfera de libertad privada que comprende también la dimensión internacional: el derecho a contraer matrimonio o a celebrar un contrato no se limita al ámbito interno sino que abarca también el ámbito internacional.§2. que se corresponde con la «tutela por declaración». debe encargarse de garantizar una protección transfronteriza efectiva de los derechos subjetivos entre particulares. y el sistema de RyE de resoluciones extranjeras. como tal. por consiguiente. A la hora de cumplir esta función.funcionan como un sistema de «vasos comunicantes» y. Sin embargo. el Estado puede asegurar a los particulares una tutela judicial efectiva de sus derechos e intereses legítimos: puede asegurar el acceso a los tribunales. o (b) a través del reconocimiento u homologación en España de la resolución adoptada por un tribunal extranjero declarando ese derecho. constituya o modifique una relación o imponga una prestación (= tutela por declaración). 2.5. El elemento que armoniza ambos sectores del ordenamiento es su función: ambos son mecanismos diseñados para ofrecer una tutela judicial internacional efectiva. el cometido específico del DPCI sería asegurar la tutela judicial efectiva de los derechos e intereses legítimos que se derivan de estas relaciones. En el ámbito interno. lo primero que debe advertirse es que el contexto internacional no modifica el contenido del derecho constitucional a la tutela judicial. Para entender lo que esto supone debemos partir de una evidencia: el DPCI es ante todo Derecho procesal y. que se corresponde con la «tutela por reconocimiento». está llamado a desempeñar la función última que debe cumplir todo el Derecho procesal: asegurar una tutela judicial efectiva (artículo 24 Cont. Pues bien. FUNCIÓN DEL DERECHO PROCESAL CIVIL INTERNACIONAL: TUTELA JUDICIAL INTERNACIONAL EFECTIVA 2. por ejemplo practicando aquí las notificaciones o las pruebas que puedan ser necesarias.6. y reconociendo en España lo declarado por ellos.

por lo tanto. para luego cooperar con el proceso extranjero durante su desarrollo y reconocer su decisión en nuestro país. luego el régimen de cooperación jurídica internacional y. Desarrollo. Como es evidente que no todos los servicios jurisdiccionales del mundo satisfacen esta exigencia. arbitral– garantice esas exigencias constitucionales. no se provee ni tutela por cognición. La tercera. Esto. Como hemos visto ya. esto ocurre cuando no abrir dicha competencia suponga un riesgo de denegación de justicia. si la remisión implícita que conlleva la declaración de incompetencia de nuestros tribunales conduce a uno de esos sistemas.10. Desde este punto de vista se podría hablar una «tutela por instrucción » como parte integrante de esa tutela por reconocimiento y. . que el DPCI debe arrancar de un «principio de fungibilidad de los servicios jurisdiccionales»: al igual que reconocemos otros Estados soberanos. 2. por último. «cooperación» que no se limita al eventual reconocimiento de la decisión extranjera. el deber de cooperación se acompaña de las debidas salvaguardas: la cooperación con Estados extranjeros no es ciega. presupone implícitamente la existencia de un tribunal extranjero competente. El Artículo 3 LCJI. pero ello no afecta al valor de ese principio como punto de partida del sistema. (a) el hecho de no declarar competentes a los tribunales españoles puede verse como una especie de « remisión implícita » de la resolución del litigio a un foro extranjero. la decisión extranjera no va a ser reconocible). El punto de partida. este esquema nos sirve para entender la sistemática de los capítulos siguientes. el mundo no es perfecto: no todos los servicios jurisdiccionales del mundo son realmente equiparables al nuestro (entendiendo equiparables en el sentido de que ofrezcan una tutela eficaz y con las debidas garantías). Cuando los tribunales españoles no son competentes para resolver un litigio. por consiguiente.para conocer de un determinado asunto. 2. como es natural. como hemos dicho. La segunda. potencialmente susceptibles de ofrecer una tutela judicial declarativa en las mismas condiciones que la que ofrece éste. es muy elocuente en este sentido: su título es Principio general favorable a la cooperación.9. no excluye la necesidad de adoptar determinadas cautelas o salvaguardias. nuestro sistema procesal reconoce la existencia de «otros servicios jurisdiccionales» estatales equiparables al español y. Si no va a ser así. Si el sistema de CJI «remite» implícitamente al actor a un foro extranjero. la sentencia extranjera no va a reconocerse en nuestro país. hay una obligación derivada de la coherencia interna del sistema de «cooperar» con dichos tribunales. Desde esta segunda perspectiva.8. sino que implica coadyuvar a una buena resolución del litigio en el extranjero: mediante la tramitación de las notificaciones que deban tener lugar en España o practicando las pruebas que nos soliciten. El arbitraje se puede ver como una manifestación del principio de autonomía privada pero también como un mecanismo para garantizar esa tutela judicial internacional efectiva. El arbitraje internacional puede verse como un mecanismo para colmar esta laguna de protección ya que las partes ex ante se aseguran de que el proceso –en este caso. 2. el arbitraje internacional colma lagunas de tutela judicial. se presupone implícitamente la existencia de otro foro extranjero competente. Naturalmente. (b) Cuando el ordenamiento español rechaza el reconocimiento de una decisión extranjera. ni tutela por reconocimiento (pues como acabamos de señalar. como parte del derecho a una tutela judicial internacional efectiva. Ahora bien. el régimen de RyE de decisiones extranjeras. La misma idea puede predicarse de los mecanismos arbitrales. Por eso. ello puede implicar la competencia de nuestros tribunales para resolver ex novo el litigio. es el «principio de fungibilidad de los servicios jurisdiccionales». que precisamente esa vinculación entre ambos tipos de tutela y el principio de fungibilidad jurisdiccional exige un deber de cooperación internacional. que hemos citado más arriba. El arbitraje internacional. Primero analizaremos las reglas que determinan la CJI de los tribunales españoles. pues de lo contrario habría un grave riesgo de denegación de justicia.

Cuestiones generales .TEMA-3 La competencia judicial internacional.

El objeto de las normas de competencia judicial internacional (CJI) es determinar si los tribunales españoles son o no competentes para conocer de un asunto o litigio internacional. que tienen una enorme relevancia: (a) En primer lugar. para saber si podrá demandarla en Corea del Sur. contrata con una empresa coreana. frente a domiciliados en el extranjero. las reglas de CJI funcionan como «reglas de atribución» en la medida en que sirven para atribuirles competencia sobre una parte de los litigios internacionales. Una ciudadana española contrae matrimonio en España con un ciudadano brasileño y se trasladan a vivir a Andorra. Por eso se ha dicho que. las normas de CJI señalan a los futuros litigantes ante qué tribunales estatales pueden reclamar la tutela de sus derechos subjetivos.. la mujer regresa a España y decide solicitar el divorcio. los átomos. Eurofred S. A su vez.e. No obstante. LA COMPETENCIA JUDICIAL INTERNACIONAL 1. el transporte de una partida de microondas desde Busán (Corea del Sur) a Barcelona. para conocer de un litigio por daños extracontractuales cuando el daño se padece en el territorio español.3. . dado que los sistemas de DIPr no están armonizados a escala global. o en particular. con él.1. Dong Bang Forwarding Co. cuando el demandado tiene su domicilio en España. las normas de CJI del Derecho español determinan si la empresa española puede o no demandar ante los tribunales españoles a la empresa coreana por incumplimiento contractual. empresa española con domicilio social en Barcelona. el legislador escoge como conexión o criterio relevante el domicilio del demandado y atribuye CJI a los tribunales españoles cuando dicho domicilio se localiza en España. En el segundo caso. La mecánica de las reglas de CJI es sencilla: escogen uno de los elementos de la relación privada internacional y atribuyen competencia a los tribunales españoles cuando ese elemento se conecta o vincula con nuestro país. en el contexto internacional. y las normas de CJI del Derecho andorrano. El efecto directo de las reglas de CJI es fijar la competencia de los tribunales de un Estado. Desde la perspectiva de los operadores en el tráfico internacional. vamos a ver cómo los tribunales españoles son competentes. Ejemplo 2. al igual que las normas de conflicto. en general. del DIPr. son «Derecho de conexiones»: los criterios de conexión son las partículas elementales. si puede hacerlo en Andorra.§1.. para conocer de un asunto o litigio que presentan vínculos con otros Estados. (vid. Ejemplo 1.A. por ejemplo. Tras varios años de vida común en este país. En este caso. FUNCIÓN Y EFECTOS DE LAS REGLAS DE COMPETENCIA JUDICIAL INTERNACIONAL 3. i.2. cualquier juicio prospectivo sobre la ley material aplicable descansa sobre un juicio prospectivo previo relativo a la jurisdicción competente. 3. La entrega de las mercancías no se produjo. esto es. Desde la perspectiva de los jueces nacionales. el Derecho procesal y el Derecho material aplicables al litigio. Por eso se suele afirmar que las normas de CJI. la afirmación de la CJI de esos tribunales acarrea una serie de efectos indirectos. 3. Así. decidir el foro competente significa decidir el sistema de DIPr aplicable (el llamado «sistema de referencia») y. el legislador escoge el lugar donde se padece el daño como criterio relevante y atribuye también CJI a los tribunales españoles para conocer de la responsabilidad derivada de los daños padecidos en España si el demandado tiene su domicilio en el extranjero. las normas de CJI del Derecho brasileño le indicarán si puede o no hacerlo en Brasil. STS de 10 de noviembre de 1993). deberá consultar las normas de CJI del Derecho coreano. A su vez. Las normas de CJI del Derecho español le dirán si puede o no solicitarlo ante nuestros tribunales. ya que el contenedor que las transportaba llegó vacío a Barcelona. En el primer caso.

infra). que la opción por los tribunales españoles implica la aplicación del régimen procesal español y. El potencial actor deberá considerar. dependiendo de las circunstancias de cada litigio. COMPETENCIA JUDICIAL INTERNACIONAL Y SECTORES AFINES 3. previsiblemente. o indirectamente. el ordenamiento permite con bastante amplitud que las partes fijen ex ante la competencia. la carga de internacionalidad jurisdiccional la asume el demandado –la firma coreana– ya que tiene que venir a defenderse a un foro extranjero para ella. el potencial actor tiene la facultad de elegir. por ejemplo. Si los competentes fuesen los tribunales coreanos. Ante esta incertidumbre. sobre práctica de pruebas. Las estrategias pueden ser muy variadas. sobre recursos o sobre multas coercitivas que prevé el Derecho español. Siguiendo con el ejemplo inicial. por consiguiente. Como vamos a ir viendo. lo más probable es que fuesen competentes los tribunales españoles (por cumplirse aquí la obligación de entrega. 2. por consiguiente. infra) y los tribunales coreanos (por tener allí su domicilio el demando.(b) En segundo lugar. (ii) se reducen los costes asociados a la práctica de la prueba (pues. si cupiese. Para ello. donde tiene su patrimonio el demandado. En este epígrafe vamos a distinguir el sector de la CJI de otros sectores afines. tanto en el momento de la negociación como en el momento en que deciden acudir a los tribunales. una acción de exoneración de responsabilidad y convirtiéndose por mor de la regla de litispendencia en dominus litis). La carga de acudir a un foro extranjero (sea como actor o como demandado). Pero además. las reglas de CJI determinan también la distribución de los costes de internacionalidad procesal. Esto implica que muchas veces las opciones jurisdiccionales se pueden «comprar y vender» en el momento de establecer la relación y. a la práctica de pruebas en el extranjero o a la necesidad de ejecutar la sentencia en otro Estado varían necesariamente en función del tribunal competente. El potencial demandado queda sujeto a este juego. deberá tener en cuenta los beneficios y costes asociados a cada estrategia procesal y escoger aquella más eficiente desde su punto de vista. deberá realizarse en España) pero se incrementan los costes o dificultades derivados de una notificación internacional. se aplicaría la ley procesal coreana y la ley material designada por las normas de conflicto coreanas y la relación de costes procesales sería la inversa. mediante la manipulación de otros elementos del contrato que repercuten sobre las normas de competencia (por ejemplo. Desarrollo. en bastantes casos pueden ser competentes los tribunales de más de un Estado. si los tribunales españoles son competentes. Lo más probable también es que algunos actos deban practicarse en Corea del Sur (por ejemplo. pues previsiblemente la cédula de emplazamiento deberá notificarse en Corea donde tiene su domicilio el demandado. En el ejemplo anterior. para escoger la estrategia que más convenga a sus intereses. pues previsiblemente la sentencia española deberá ejecutarse en Corea. en particular: (a) de las normas sobre la jurisdicción. « Forum Shopping is the name of the game ». el lugar de cumplimiento) o pidiendo garantías independientes (cuyo efecto es invertir la carga jurisdiccional). los costes asociados a la notificación internacional. Entre varios foros alternativos. y los costes derivados de la ejecución de la sentencia. (b) de las normas sobre la competencia . Ejemplo. mediante cláusulas contractuales de elección de foro ( infra). (i) se va a aplicar la ley procesal española y se va a resolver el fondo del litigio conforme a la ley estatal designada por las normas de conflicto españolas. Esta fijación puede hacerse directamente. planteando. Todos estos elementos deben ser ponderados por los operadores. las reglas sobre notificaciones. el asegurarse un foro o el renunciar a él se puede repercutir en el precio o en otros elementos de la transacción. e incluso puede adelantarse a la jugada (por ejemplo. la notificación) o que incluso deba solicitar allí la ejecución de la eventual sentencia de condena.4.

y cuál en concreto. el juez aplicará las NdC españolas. cuál va a ser el competente por razón de la localidad (Madrid. En segundo lugar. mientras que las normas de competencia territorial determinan. la cuestión que se nos plantea es dónde se pueden hacer valer procesalmente los derechos subjetivos. Como ya sabemos.como tal es un presupuesto necesario de la CJI. i. las normas de CJI españolas nos dirán si los tribunales españoles son competentes o no para conocer de la demanda de divorcio. es un problema de acceso a la jurisdicción y para resolverlo hay que tener en cuenta aspectos procesales tales como la cercanía a los litigantes o al material probatorio. El juego de los artículos sobre competencia territorial de la LEC (artículos 50 y ss. Advertencia. las primeras. las NdC del DIPr español indicarán al juez la ley estatal aplicable al fondo de ese litigio. dentro del complejo de tribunales españoles. Ejemplo. las normas de CJI deben distinguirse del resto de las normas de competencia que fijan definitivamente el tribunal juzgador. de 23 de marzo de 2011 o STJUE as. En bastantes ocasiones. (a) CJI y Jurisdicción. Si los tribunales españoles son competentes para conocer de un litigio internacional. LEC) está condicionado a que los tribunales españoles posean CJI conforme a las reglas correspondientes. (b) CJI y Competencia territorial. qua jurisdicción española). (c) CJI y NdC. la inexistencia de un tribunal territorialmente competente según las normas de competencia territorial no debe utilizarse para frustrar el sentido y fin de las primeras. Precisamente para evitar este resultado. Barcelona. En el segundo de los ejemplos citados al principio de este tema. Desarrollo: valoración. Los problemas sobre dónde litigar (= CJI) son muy distintos de los problemas sobre la ley material aplicable. funcionan como reglas unilaterales o de atribución: sólo le indican si es o no competente. debe resolver el fondo del litigio. etc. (c) de las normas sobre la ley aplicable o normas de conflicto (NdC). la andorrana o la brasileña) debe aplicar para decidir sobre la petición de divorcio. si las normas de CJI atribuyen competencia a los tribunales españoles. y se dan los demás presupuestos procesales. La jurisdicción es un poder o capacidad que tiene atribuido un determinado órgano estatal. desde la perspectiva del juez español. vamos a ver que en bastantes ocasiones las reglas de CJI cumplen una doble función ya que determinan la competencia internacional y también la territorial. para concluir la falta de competencia de nuestros tribunales. siendo nulo cualquier pacto en contrario»). (d) y de las normas sobre el reconocimiento y ejecución (RyE) de decisiones. sólo si se tiene CJI para conocer de un litigio se plantea el problema de identificar el tribunal territorialmente competente.Su eficacia queda siempre condicionada por el juego de las reglas sobre CJI ( vid. no obstante. La CJI es la posibilidad de ejercer ese poder o capacidad en un litigio concreto. por consiguiente. Por eso. las normas de CJI nos dicen cuándo son competentes los tribunales españoles contemplados en su generalidad (esto es.territorial. Bilbao. ambos criterios se emplean indistintamente para referirse a la CJI. Igualmente. En caso afirmativo.). y en particular de las que determinan la competencia territorial. que le indicarán conforme a qué Derecho material. las NdC españolas indicarán al juez español qué ley material (la española. En el primer caso. Es importante subrayar esta última idea.Salvo casos especiales. como la DA de la Ley 12/1992 sobre contrato de agencia(«la competencia para el conocimiento de las acciones derivadas del contrato de agencia corresponderá al juez del domicilio del agente. Las reglas de competencia territorial descansan sobre una respuesta positiva a la pregunta sobre la CJI de nuestros tribunales. utilizar esas normas como reglas de competencia judicial internacional.e. o la facilidad . Es un error. La escisión entre CJI ( forum) y ley aplicable ( ius) al fondo del litigio es acertada. AAP de Barcelona. el español o uno extranjero. Lo mismo sucede con otras normas. C-9/12). el poder/capacidad de juzgar ( facultas iurisdictionis). Si la respuesta es afirmativa.

un límite de máximos y un límite de mínimos al legislador. de ser condenado. señala que «A nadie puede exigírsele una diligencia . Esta delimitación tiene dos efectos. Sin embargo. el juez español determina su CJI y.STC 61/2000: al hilo de esa doble exigencia constitucional a las normas de CJI. designado por sus propias NdC. 3. una vez afirmada ésta (y los demás presupuestos procesales). Antes de analizar el sistema de CJI vigente en España. la cuestión es qué ley material fija el contenido y alcance de los derechos subjetivos. En el primer caso se plantea un problema de sometimiento a la jurisdicción del Estado español. el Derecho internacional público y el Derecho de la UE. El efecto positivo es la afirmación de la CJI de nuestros tribunales en cierto número de litigios internacionales. ya que ve cerrada la posibilidad de reclamar la tutela judicial de sus derechos subjetivos ante los tribunales españoles. esto es. las normas o los principios supralegales que condicionan la actuación del legislador. El objeto de este párrafo es ver cuáles y por qué. particularmente sus artículos 1 y 24. es la negación de la CJI de los tribunales españoles para el resto de los litigios internacionales. por ejemplo. resuelve el fondo del litigio conforme al ordenamiento.de ejecución de la eventual sentencia. En cambio. Este efecto positivo plantea el problema desde la perspectiva del demandado pues se le somete a nuestra jurisdicción. por ejemplo. el problema se plantea desde la perspectiva del actor o demandante. El Tribunal Constitucional ha afirmado que se puede incurrir eninconstitucionalidad tanto por exceso (efecto positivo de la CJI) como por defecto (efecto negativo). la Constitución impondría un límite de máximos en el sentido de que el legislador español no puede afirmar la CJI de nuestros tribunales cuando ello suponga someter al demandado a una «carga procesal arbitraria o manifiestamente irrazonable» ( vid. en el segundo caso. es oportuno recordar el marco jurídico que predetermina ese diseño. El efecto negativo. se le impone la carga procesal de comparecer ante nuestros tribunales con el riesgo. nacional o extranjero. 1. (d) CJI y RyE de decisiones. en este sentido. de imposibilidad de acceso. La Constitución. reverso del anterior. En este caso.5. 3. EL MARCO JURÍDICO 3. la resolución que dicte limita su eficacia jurídica directa al territorio español. en el segundo. y para resolverlo hay que tener en cuenta aspectos de naturaleza sustantiva. han de aplicarse las normas sobre RyE de decisiones extranjeras vigentes en dichos Estados. uno positivo y otro negativo. LA CONSTITUCIÓN 3. La Constitución Española no delimita el ámbito de CJI de los tribunales españoles.6. pero sí fija ciertos límites. consiguiente. Para saber si y bajo qué condiciones esa resolución va a ser eficaz en el territorio de otros Estados. máximos y mínimos.8. Y viceversa: para saber si y bajo qué condiciones una resolución extranjera va a ser eficaz en España han de aplicarse las normas sobre RyE de decisiones extranjeras vigentes en España. esto es. cada uno de los cuales plantea el problema constitucional desde una perspectiva distinta. de atribución.7. Como ya hemos explicado. el orden lógico para resolver un litigio internacional es muy sencillo: primero. Cuando el legislador formula el sistema de CJI delimita el alcance internacional de la tutela judicial que van a ofrecer sus tribunales. impondría. §2. es un problema de fondo. En cuanto al efecto positivo de las normas de CJI. Este marco jurídico viene definido básicamente por la Constitución. el hecho de que esa ley material es aquella en cuya aplicación confiaron las partes al establecer su relación.

A. en el caso de que el legislador no haya abierto un foro de CJI en España pero al actor no le quede otra posibilidad jurisdiccional efectiva para satisfacer sus derechos e intereses legítimos (no hay otros tribunales nacionales disponibles.). Una respuesta negativa (los tribunales españoles no poseen CJI) puede leerse como una remisión implícita a otro tribunal extranjero más apropiado. Parte de sus productos se vendieron en el mercado norteamericano. (d) Los límites constitucionales pueden exigir un desarrollo judicial del Derecho. el artículo 24 impondría un límite de mínimos en el sentido de que el legislador español incurriría en denegación de justicia si impide irrazonablemente el acceso a nuestros tribunales o. es más. es una empresa española dedicada a la fabricación y venta de escopetas de caza y tiro de pichón. C- 394/07 y 327/10).A. (c) A su vez. ante los tribunales del Estado de Michigan. vid. la formulación concreta del régimen de CJI es una cuestión de configuración legal. al exportar sus mercancías al extranjero. por ejemplo. Así. carecen de todo contenido constitucional. un derecho constitucional de los españoles « a no ser demandados en el extranjero». el TC afirma: «Finalmente. también. STJUE as. . el juez español debe admitir su competencia. es preciso asegurar una posibilidad razonable. En la medida en que existen otros Estados con sus servicios jurisdiccionales. El juez norteamericano condenó a la empresa española a una indemnización de los daños y perjuicios causados. aun existiendo en abstracto motivos para negarlo. por lo demás. Howard.ej. Pasa por alto. por lo que se refiere a las alegaciones sobre la carga excesiva que hubiera supuesto a la recurrente acudir ante la citación del Tribunal norteamericano. (b) No existe. S. pero dentro de estos límites. En cuanto al efecto negativo de las normas de CJI. ha establecido un punto de conexión con un ordenamiento cuyas exigencias y requisitos no puede desconocer y que las autoridades españolas deben respetar en aras de la seguridad del tráfico internacional» (qui sentit commodum. S. el actor no goce de una vía alternativa razonable para satisfacer sus derechos e intereses legítimos (STC 61/2000: «De otra parte. la solicitante de amparo que ha sido ella misma la que. Los derechos del demandado están también en juego: en el contexto internacional. El Sr. ciudadano norteamericano. De esta construcción se pueden extraer cuatro consecuencias: (a) La Constitución garantiza un mínimo e impone un volumen máximo de CJI. la española. Ejemplo. p.irrazonable o cargas excesivas para poder ejercitar su derecho de defensa en juicio. de modo que el demandado en el proceso civil sólo podrá ser sometido a una determinada jurisdicción si las circunstancias del caso permiten considerar que el ejercicio del derecho de defensa no se verá sometido a costes desproporcionados»). debe tenerse siempre en cuenta que las normas sobre CJI españolas no establecen una opción entre acceder o no acceder a la jurisdicción. (STC 43/1986) Zabala Hnos. favorecer el acceso a la justicia española del actor puede suponer dificultar el acceso a la justicia del demandado. de accionar ante la Justicia» o STC 127/2003 . sufrió un accidente de caza a causa del supuesto malfuncionamiento de una de esas escopetas y demandó a la empresa Zabala Hnos. sino entre acceder o no acceder a una jurisdicción particular. o a los argumentos sobre la confianza o recelo que los Tribunales extranjeros merezcan a la recurrente. cuando la CJI de los tribunales extranjeros sea razonable.9. de los parámetros constitucionales se podría derivar. desde el punto de vista procesalmente activo. según las circunstancias. como tal. tampoco existe un derecho constitucional absoluto a demandar ante los tribunales españoles. sentire debet et onus). 3. En el recurso de amparo planteado por la empresa española. un fundamento constitucional a la carga de comparecer como demandado ante un tribunal extranjero. El interesado solicitó la declaración de ejecutividad de la sentencia norteamericana en España y el TS la concede.

según las normas nacionales. pero eso no significa que no quepa también en ellos abrir un foro de necesidad por desarrollo judicial. El Derecho Internacional Público (DIPub) no hace un reparto de la CJI entre los Estados. La ratiode la norma y las exigencias constitucionales justifican una flexibilización de sus condiciones de aplicación por vía interpretativa: no debe ser imprescindible que haya obtenido una resolución en todos los Estados conectados con el supuesto declinando la competencia de éstos. el juez español debe admitir su CJI desarrollando judicialmente un foro de necesidad. por carecer nuestros tribunales de CJI según el tenor normativo. o la relación declarada o constituida en el extranjero es un requisito previo para ejercitar un derecho en España (contraer un nuevo matrimonio. pues siempre ha de estarse a las circunstancias de cada caso. puede suceder que. Para garantizar plenamente el derecho a una tutela judicial internacional efectiva. STC 127/2013). Como las normas de CJI son en gran parte unilaterales. el Estado español no puede realizar actos iure imperii directamente en el territorio de otro Estado (salvo que . Al igual que sucedía con la Constitución. i. el DIPub puede imponer.ej. Según este precepto: aunque los tribunales españoles no tuviesen CJI conforme a las reglas generales. esto es. Sin embargo. p. no distribuye los litigios internacionales entre las jurisdicciones de los diferentes Estados. El artículo 22 octies (3) II LOPJ ha tipificado un foro de necesidad para el primer supuesto.). y de hecho impone. En ambos casos estaríamos ante un riesgo de denegación de «justicia declarativa».10.e. 2. el citado artículo no cubre el segundo tipo de supuestos. 2. Las hipótesis en las que existe riesgo de denegación de justicia en el ámbito internacional pueden ser de dos tipos. algunos límites generales a la actividad judicial de los tribunales españoles y extranjeros en los litigios internacionales. en principio. Cada Estado delimita unilateralmente su volumen de competencia. la negativa a reconocer la decisión sin posibilidad de iniciar un proceso ex novo en el extranjero (donde la cosa juzgada puede impedirlo) o en España. Si el condenado por una sentencia extranjera tiene sus bienes en España. deberán aceptar su competencia«cuando el supuesto litigioso presentase vinculación con España y los tribunales de los distintos Estados conectados con el supuesto hayan declinado su competencia». se declare competente. de hechono va a proveer una tutela judicial efectiva (situaciones de enfrentamiento bélico.). También pueden existir situaciones de « imposibilidad de hecho » cuando el Estado extranjero.11. ej. hay situaciones en las que se debe permitir el acceso a los tribunales españoles aunque no existiese tal posibilidad aplicando el régimenlegal. (i) Lagunas de jurisdicción. es suficiente con probar que no son competentes conforme a sus propias normas. También existe riesgo de denegación de justicia cuando el Estado español se niega a reconocer una decisión extranjera y el actor no puede satisfacer su pretensión en el extranjero ni iniciar un nuevo proceso en España por carecer nuestros tribunales de CJI para conocer de ese objeto. puede constituir una violación del derecho a una tutela judicial efectiva. Cuando se da cualquiera de estas dos hipótesis. los tribunales españoles no sean competentes para conocer de un determinado litigio. ello no quiere decir que esta libertad sea absoluta. aun siendo competente.Desarrollo: el llamado «foro de necesidad». pero que tampoco haya otro Estado que. EL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO 3. revoluciones internas. p. según sus normas. El primer límite deriva del principio de territorialidad de la soberanía estatal: cada Estado sólo puede ejercer sus atributos de soberanía dentro de su territorio o en los espacios libres de la soberanía de otro Estado.las situaciones de «imposibilidad de hecho». Por esta razón. Principio de territorialidad 3.1. Se trataría de un supuesto de « imposibilidad jurídica » de acudir a un tribunal extranjero ( vid. Por otro lado. (ii) Negativa al reconocimiento.

sí que es importante subrayar un dato. El segundo límite significativo derivado del DIPub son las reglas sobreinmunidad de jurisdicción y de ejecución. cuando se solicita ante una autoridad española. Las reglas de inmunidad jurisdiccional son compatibles con el derecho a la tutela judicial efectiva amparado en el artículo 24 Cont. ante una excepción de inmunidad fundada en el Derecho internacional. ante los tribunales del Estado en cuestión. por ejemplo. 292/1994. esta Ley incorpora en gran medida el Convenio de Naciones Unidas de 2 de diciembre de 2004. o bien reclamar la protección diplomática de las . deberá recabarse la cooperación del Estado en cuyo territorio deban llevarse a cabo. Esp. en relación a los diplomáticos españoles. incluso bajo amenaza de sanción.13. la inmunidad jurisdiccional es siempre una inmunidad condicionada. TEDH. siempre que existan garantías de un proceso imparcial (por eso. (b) inmunidad de las misiones diplomáticas y consulares. 3. Los supuestos principales de inmunidad jurisdiccional impuestos por el DIPub a los tribunales españoles son tres: (a) inmunidad del Estado extranjero y sus órganos.12. Pero esta regla no prohíbe que un juez español ordene a un particular domiciliado en otro Estado una conducta. no hay lugar para la pregunta sobre la CJI. pero en la medida en la que el actor disponga de alguna vía efectiva para satisfacer sus derechos subjetivos (SSTC 107/1992. de hacer o no hacer. no son contrarias al DIPub. por lo que este texto proporciona un referente imprescindible para su interpretación. en la medida en que la jurisdicción es un presupuesto de la CJI. Y viceversa: el Estado español no está obligado por el DIPub general a admitir actos de soberanía de Estados extranjeros en su territorio. general o convencional. Un secretario de juzgado español no puede viajar a París acompañado de la policía judicial y forzar allí un registro domiciliario. las Organizaciones internacionales con sede en España y las Conferencias y Reuniones internacionales celebradas en España. En el Derecho español. Advertencia: coacción directa vs coacción indirecta. que una autoridad española se desplace a un Estado extranjero para realizar allí actos de soberanía. puede ordenar al demandado traer ciertos documentos que posee en su domicilio parisino. el artículo 40 II CC establece que se considerarán domiciliados en España aunque residan en el extranjero). o. se extienda físicamente más allá del territorio español. y. En la práctica. por ejemplo. vid. El DIPub establece ciertos supuestos de inmunidad. En un Estado que ampara la tutela judicial efectiva como derecho fundamental. si no tienen jurisdicción. Alemania c. obviamente. 140/1995. la inmunidad de los Estados extranjeros se ha regulado en la reciente Ley Orgánica 16/2005. Sin entrar al estudio de estos regímenes.. (c) inmunidad de organismos internacionales. también Sent.éste lo permita). Las worldwide Mareva Injuctions del Derecho inglés. de 18 de febrero de 1999 o recientemente de 29 de junio de 2011).2. por las que se obliga al demandado a informar sobre su patrimonio en todo el mundo o se le prohíbe que disponga de él a nivel mundial. En relación a los Estados extranjeros. decisión de 3 de febrero de 2012. sobre privilegios e inmunidades de los Estados extranjeros. Italia). si son necesarios tales actos para procurar una tutela judicial internacional efectiva. lo único que este límite impide es que la implementación coactiva (« coacción directa »). CIJ.e. en el proceso de reconocimiento y ejecución de decisiones extranjeras ( vid. por las que se prohíbe a una parte plantear o continuar con un procedimiento abierto en otro Estado. de 27 de octubre. los actos de coacción física asociados a esa sanción no puede desplegarlos fuera del territorio español. tampoco. los tribunales españoles no pueden ejercer su poder jurisdiccional sobre él. 2. Inmunidad de jurisdicción y ejecución 3. el actor dispone de dos posibilidades: o bien plantear la demanda en el extranjero. en otros términos. Las antisuit injuctions. Cada uno tiene su propio régimen jurídico y su alcance.i. en el territorio de ese Estado (« coacción indirecta »). un juez español. Si el demandado goza de ese privilegio. En realidad. Esta inmunidad debe apreciarse también en el trámite de exequátur.

por el que se establece un proceso europeo de escasa cuantía. EL DERECHO EUROPEO 3. adoptados principalmente en el marco del artículo 81 TFUE. donde se incluyen: (i) el Reglamento 805/2004 por el que se establece un título ejecutivo europeo para créditos no impugnados (ii) el Reglamento 1896/2006 por el que se establece un proceso monitorio europeo. ejercitar una petición indemnizatoria al propio Estado español exartículo 139 LRJAPyPAC ( vid. que responden al proceso de «europeización» que ha experimentado el DIPr. (iv) o el Reglamento 655/2014. (iii) el Reglamento 861/2007. por la posición especial de este Estado. de 17 de junio. Desarrollo: «Cooperación judicial civil» en Europa.autoridades españolas y. relativo a la competencia. hay que tener en cuenta los posibles convenios bilaterales o multilaterales que . el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental ( Reglamento Bruselas II bis). compañías de seguros y entidades de crédito. (iv) el Reglamento 650/2012. sí que han conferido competencia al legislador europeo para llevar a cabo esa tarea. relativo a lanotificación y al traslado en los Estados miembros de documentos judiciales y extrajudiciales en materia civil o mercantil. e incluye normas procesales y de ley aplicable. y la Recomendación de la Comisión de 4 de abril de 2001 relativa a los principios aplicables a los órganos extrajudiciales de resolución de litigios en materia de consumo o la Directiva 2008/52 sobre mediación. la CJI. En concreto. los Tratados constitutivos de la UE no hacen una distribución de la CJI entre los Estados miembros. El concepto de «cooperación judicial civil» en el Derecho europeo tiene un significado muy amplio. también extendido a Dinamarca mediante acuerdo bilateral. de 11 de julio. sustituido desde el año 2017 por el Reglamento 2015/848. se pueden dividir en varios grupos: (a) Textos « dobles » que contienen reglas de CJI y de RyE de decisiones judiciales. donde se incluyen (i) el Reglamento 1215/2012 relativo a la competencia judicial. (f) En el ámbito de la Ley aplicable (NdC) hay que tener en cuenta.14. respectivamente. relativa a una red comunitaria de órganos nacionales responsables de la solución extrajudicial de los litigios en materia de consumo. los textos europeos en el ámbito del DIPr. (ii) el Reglamento 1206/2001 relativo a la cooperación entre los órganos jurisdiccionales de los Estados miembros en el ámbito de obtención de pruebas en materia civil o mercantil. (c) Textos relativos a la supresión de exequátur y procesos especiales. esto es.(d) Textos relativos al acceso a la justicia. de 4 de julio. STC 140/1995). En la actualidad. la Ley aplicable y el RyE de decisiones. sobre ley aplicable a las obligaciones contractuales ( Roma I) o el Reglamento 1259/2010. (iii) el Reglamento 4/2009 en materia de obligaciones alimenticias. (ii) el Reglamento 2201/2003. fundamentalmente. donde se incluyen (i) el Reglamento 1393/2007. como la Directiva 2003/8 destinada a mejorar el acceso a la justicia en los litigios transfronterizos mediante el establecimiento de reglas mínimas comunes relativas a la justicia gratuita para dichos litigios. 3. sobre procedimientos de insolvencia. sobre ley aplicable al divorcio y a la separación judicial ( Roma III). sobre ley aplicable a las obligaciones extracontractuales ( Roma II). el Reglamento 864/2007. como (i) el Reglamento 1346/2000. por el que se establece el procedimiento relativo a la Orden Europea de Retención de Cuentas. (e) Textos relativos a las soluciones extrajudiciales de litigios. que se ha extendido a Dinamarca. hay una serie de textos. el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil ( Reglamento Bruselas I bis). (g) Textos que regulan los tres sectores del DIPr. (b) Textos relativos al desarrollo del procedimiento. mediante un Acuerdo bilateral CE-Dinamarca. como la Resolución del Consejo de 25 de mayo de 2000. (ii) las Directivas 2001/17 y 2001/24 sobre saneamiento y liquidación de. el Reglamento 593/2008. Como ya sabemos. en caso de infructuosidad. tanto procesal como civil. sobre sucesiones. (h) Por último. No obstante.

cuyas misiones principales son: (a) garantizar el buen desarrollo de los procedimientos que tengan incidencia transfronteriza y la agilización de las solicitudes de cooperación judicial entre los Estados miembros. atribuir CJI a nuestros tribunales. y con el objeto de reforzar la cooperación judicial civil entre los Estados miembros. (b) la aplicación efectiva y práctica de los actos de la UE o de los convenios en vigor entre Estados miembros (donde se incluye una obligación de información sobre el contenido de la ley de otro Estado miembro). En el tema correspondiente veremos con más detenimiento el juego de la autonomía de la voluntad en este sector del ordenamiento.es. Como en cualquier otro sector que responda a un modelo de autonomía privada. Las normas de CJI son en gran medida dispositivas: las partes pueden elegir los tribunales estatales competentes para conocer de los litigios internacionales que hayan surgido o puedan surgir entre ellas. la selección del criterio o de los criterios de conexión relevantes para atribuir CJI a los tribunales de un determinado Estado responde a alguna decisión de política legislativa.1 del Reglamento Bruselas I bis establece que las personas domiciliadas en un Estado miembro estarán sometidas. la Decisión del Consejo de 28 de mayo de 2001 ha establecido una Red Judicial Europea en materia civil y mercantil. con carácter general. en particular. Hemos dicho que las normas de CJI son un Derecho de conexiones: utilizan un elemento de la relación que subyace al litigio internacional para. esto no significa que esa autonomía sea absoluta. No es aleatoria. El artículo 22 ter LOPJ establece que los tribunales españoles serán competentes. Naturalmente. Ejemplo.17. El consentimiento de ambas partes para someterse a nuestros tribunales es la mejor justificación de su competencia. A continuación vamos a elaborar algo más esta idea. Cuando se trata de normas supranacionales la mecánica es la misma. 3.vaya firmando la UE en el ámbito de la cooperación judicial civil que complementarán ad extra este marco normativo. Como soporte institucional a esas medidas. como cuando se trata de normas europeas o convencionales.16.mientras que el artículo 4. §3.mju. a esos efectos. pero la primera se formula en términos unilaterales o de atribución de competencia. Tanto cuando se trata de normas de origen interno. El primer elemento que informa nuestro modelo normativo es la autonomía de la voluntad. . por consiguiente. cuando el demandado tenga su domicilio en España. mientras que la segunda se formula en términos multilaterales o de distribución de competencia. Pues bien. aunque su fórmula sea multilateral. en particular. Ambas utilizan como criterio de conexión el domicilio del demandado. y (c) la creación y el mantenimiento de un sistema de información destinado al público sobre la cooperación en materia judicial civil y mercantil. pueden atribuir CJI a los tribunales españoles o excluirla y atribuírsela a un tribunal extranjero o a un mecanismo alternativo de solución de controversias (como el arbitraje). MODELO DE REGULACIÓN 3. a los órganos jurisdiccionales de dicho Estado. 3. sea cual fuere su nacionalidad. el legislador debe intervenir cuando el ejercicio de esa autonomía no responda a condiciones simétricas o pueda generar efectos negativos sobre terceros. Este modelo normativo (a) arranca de la autonomía de la voluntad de los particulares como regla de base y (b) utiliza el llamado principio de proximidad razonable del litigio con el foro como criterio supletorio. los puntos de contacto y enlace. el Convenio de Lugano 2007 o el Convenio de La Haya sobre acuerdos de elección de foro . puede consultarse en www.15. La información sobre la red judicial europea. El análisis de todos estos textos va a constituir una parte importante de este libro. se suele afirmar que el modelo normativo que informa nuestro Derecho vigente es un modelo de justicia de Derecho privado. cuando se verifique respecto del Estado español.

para cualquier litigio que se plantee contra esas personas. por ejemplo. Las reglas que indican a los operadores dónde litigar deben ser claras y precisas. Esto es.9). El segundo elemento del modelo normativo es el principio de proximidad razonable. el legislador no ha delegado en los jueces la posibilidad de concretar caso por caso ese principio de proximidad razonable. aunque puede variar de una categoría de litigios a otra. Las reglas flexibles. y/o (ii) motivos materiales. 3. la razonabilidad de la conexión. también. Por otro lado. i. puede estar justificada la competencia de los tribunales españoles sobre la base de que el demandado extranjero haya llevado a cabo actividades en España y el litigio derive de estas actividades (lo cual no es más que una proyección en esta sede del principio general de autorresponsabilidad). ha optado por la formulación de normas «abstracto-generales» primando la seguridad jurídica.e. Esta opción es defendible.18. de vinculación procesal entre el litigio y nuestro país. pues concuerda con los dos principios fundamentales de la técnica legislativa en el ámbito procesal: la claridad formal y laseguridad jurídica. 3. Un último apunte sobre la técnica normativa. El sistema de CJI español obedece a un modelo normativo de tipificación legal. tanto nacional como europeo. núm.3.19. incentivan las estrategias procesales dilatorias. pero sí que presente una vinculación mínima razonable con nuestro país. la competencia tiene alcance especial. esto no impide que sobre las normas de CJI. fáciles de aplicar. cuando las partes no hayan hecho uso de ella. i. . por el contrario. sólo alcanza los litigios derivados de tales actividades. No es necesario que el litigio presente los vínculos más estrechos con España.e. El legislador. y que por esta vía se flexibilice la literalidad de la norma. los tribunales españoles sólo deben afirmar su CJI para conocer de un litigio internacional cuando éste presente una vinculación razonable con España. no judicial. además de generar mayor incertidumbre. básicamente obedece a dos tipos de motivos: (i) motivos procesales. por ejemplo. Desarrollo: valoración. A partir de este principio se han justificado dos grandes categorías de conexiones: (a) La primera vinculada a la persona del demandado: es razonable pensar que los tribunales españoles sean competentes para conocer de los litigios que se planteen contra demandados con domicilio en España. en estos casos.e. en su defecto. se deban proyectar los cánones interpretativos habituales (como la interpretación finalista) o las cláusulas generales (como el abuso del derecho). O que. Es la competencia de los «tribunales de casa» y tiene alcance general. En este caso. ha de tenerse en cuenta que el reconocimiento de la autonomía de la voluntad como principio de base es un contrapeso a la rigidez de las reglas: las partes pueden corregir ex ante los posibles inconvenientes derivados de esa rigidez mediante la selección del tribunal más adecuado para ellas. Naturalmente. Conforme a este principio. A su vez. así. i. ante un riesgo de denegación de justicia se vaya más allá de la letra de ley ( supra legem pero intra ius) y se acepte la competencia de los tribunales españoles como «foro de necesidad» ( vid. que opera como principio regulativo de la CJI en aquellos ámbitos donde no juega la autonomía privada y. como sobre cualquier otra norma del ordenamiento. incluso. (b) La segunda juega frente a domiciliados en el extranjero. sino que ha tipificado legalmente las categorías de litigios y la conexión relevante para cada uno. porque la eventual sentencia deba producir efectos en España. de modo que permitan que las cuestiones de competencia se resuelvan lo antes posible.

en normas de origen europeo (básicamente reglamentos) y en diversos convenios internacionales.TEMA 4-El sistema español de competencia judicial internacional: mapa normativo §1. las reglas de CJI se encuentran en la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985 (LOPJ). debe recordarse que el artículo 81 TFUE atribuye competencia a la Unión Europea en materia . Uno de los rasgos más significativos del sector de la competencia judicial internacional (CJI) es la pluralidad de fuentes normativas. En el Derecho español vigente. Para entender el estado actual de la cuestión. EL SISTEMA DE COMPETENCIA JUDICIAL INTERNACIONAL: CONCURRENCIA NORMATIVA 4.1.

Es necesario acostumbrarse a la dinámica del DIPr europeo: sus textos se revisan y actualizan periódicamente. de 12 de diciembre de 2012. FUNDAMENTO Y NATURALEZA JURÍDICA 4. los artículos 61 y 65. el Reglamento 44/2001. el Reglamento 1215/2012. por ejemplo. Hay. Con base en esta norma se han elaborado varios reglamentos europeos con reglas de CJI: en particular. debemos prestar especial atención al problema de la identificación del texto aplicable en cada caso. habían concluido un convenio internacional. el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil (también conocido comoBruselas I bis) y el Reglamento 2201/2003. el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental ( Bruselas II bis). Este último texto se aplica desde el 10 de enero de 2015.de cooperación judicial civil. El propósito de esta presentación es sencillamente familiarizar al lector con los textos más relevantes. Ni la lista de textos. reglamentos en sectores especiales que también contienen reglas de competencia judicial.2. EL REGLAMENTO BRUSELAS I BIS 1. Advertencia. El nuevo Reglamento 1215/2012 sustituyó al anterior Reglamento 44/2001 a partir del 10 de enero de 2015 (y con las particularidades . al reconocimiento y a la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil. El Tratado de Lisboa ha consolidado este proceso en elartículo 81 TFUE. entre la regulación convencional.3. relativo a la competencia judicial. de 22 de diciembre de 2000. por eso se conoce también como Reglamento Bruselas I. (b) El Reglamento Bruselas II bis. sucesiones. ni la descripción que se hace de éstos es exhaustiva. acostumbrarle a moverse dentro de la pluralidad de fuentes que caracteriza nuestro sistema y señalarle las directrices principales que delimitan los ámbitos de aplicación respectivos. A partir de él (o de su inmediato precedente) se elaboró. Junto a estos textos. La modificación del Tratado CE supuso la incorporación de dos nuevos e importantes preceptos. en el ámbito de las obligaciones alimenticias. han de tenerse en cuenta los convenios de la UE. Inicialmente. §2. entre otros textos. y (d) la LOPJ. del Consejo. en la medida necesaria para el correcto funcionamiento del mercado interior. la Comunidad Europea carecía de competencias generales en el ámbito de la cooperación judicial en materia civil. y los convenios multilaterales o bilaterales ratificados por España que también contienen algunas reglas de CJI. el Acuerdo UE-Dinamarca o el Convenio de Lugano. Este Reglamento transformó el Convenio de Bruselas de 1968 en norma europea. (c) El Convenio de Lugano. con base en el antiguo artículo 220 del Tratado CE. relativo a la competencia judicial. que establecía un régimen de CJI uniforme: el Convenio de Bruselas de 1968. insolvencia o Derecho de marcas. ANTECEDENTES. el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil. relativo a la competencia judicial. No obstante. que permitieron adoptar actos legislativos comunitarios en el ámbito de la cooperación judicial civil transfronteriza. 4. Por último. La situación cambió con el Tratado de Ámsterdam. El Reglamento 44/2001 ha sido revisado por el Reglamento 1215/2012. además. Ante esta pluralidad de fuentes normativas. las reglas de CJI de origen interno se encuentran fundamentalmente en los artículos 22 y 25 de la LOPJ. Se trata de dibujar un sencillo «mapa normativo» para orientarnos por esa montaña de textos. En este tema vamos a hacer una presentación de los cuatro textos normativos principales: (a) El Reglamento Bruselas I bis. los Estados miembros. relativo a la competencia. Por contraposición con el anterior a este nuevo texto se le conoce coloquialmente como Reglamento Bruselas I bis (o refundición).

El juez español no puede ni instar una inhibitoria internacional. Protocolos anejos n. las consideraciones que hagamos en relación al Reglamento Bruselas I bis valen también para Dinamarca en virtud de dicho Acuerdo. como iremos viendo. (b) El Reglamento establece un régimen uniforme de CJI para los Estados miembros de la UE. DOUE.6. Gran Bretaña e Irlanda han ejercitado este opting in en casi todos los textos europeos aprobados en ese ámbito. Debe tenerse en cuenta. (c) El Reglamento Bruselas I bis. como Andorra. STJUE as. 6).º 21 y 22 al TFUE). Ambos elementos se hallan estrechamente relacionados: el legislador europeo ha entendido que un régimen común de CJI no sólo es necesario para asegurar el mejor funcionamiento del mercado interior. Y viceversa: no pueden afirmar esa competencia cuando les venga negada por el Reglamento. 4. Mónaco o San Marino. no). y el actor debe soportar la carga consiguiente de demandar en el extranjero. ni remitir el litigio a un juez de otro Estado miembro con carácter vinculante (aunque vid. (a) Es un Reglamento « doble ». los tribunales españoles no pueden negar su CJI cuando les venga atribuida por el Reglamento Bruselas I bis. pues contiene tanto reglas de CJI como reglas sobre RyE de decisiones judiciales. 4. El Reglamento Bruselas I bis se caracteriza por los siguientes rasgos: (a) es un Reglamento « doble ». sino que resulta imprescindible para facilitar el reconocimiento recíproco de resoluciones judiciales ( vid. aceptar las normas. (b) establece un régimen uniforme. de 10 de julio de 2015). A continuación vamos a ver qué significa cada uno de ellos. aunque estos países pueden ejercitar un «opting in». Lo mismo. sólo le indica si es o no competente ( exartículo 4. obligatorio en todos sus elementos y directamente aplicable en los Estados miembros. sí. Advertencia. No obstante. ante una demanda presentada en España. 9). esto es.que prevé el artículo 66 de aquél). aunque su formulación sea multilateral (por ejemplo.e.4. no obstante. i. El Reglamento no está vigente en los Estados europeos que no sean miembros de la UE. cdo. la posición especial en que se encuentranGran Bretaña e Irlanda. Liechtenstein. ha pasado o va a pasar con otros instrumentos europeos. El Protocolo de Dinamarca no prevé la facultad de opción. En virtud de esa opción. si no. Como hemos dicho. Esto implica que.5.1 del Reglamento establece que serán competentes los tribunales del Estado miembro donde el demandado tenga su domicilio). por su naturaleza jurídica. 17. en este caso. es una norma de alcance general. en tal caso. hasta ahora. C-456/11. el artículo 4. (c) sus reglas son deaplicación directa. las normas europeas en el ámbito de la cooperación judicial civil no vinculan directamente a Gran Bretaña ni a Irlanda. por un lado. 4. Para concretar el ámbito de vigencia territorial en cada Estado miembro ha de estarse a lo que establece el artículo 355 TFUE ( vid. el actor dispone de un auténtico derecho subjetivo a demandar ante los tribunales españoles y el demandado debe soportar la carga correspondiente. está vigente en todos los Estados miembros. infra núm. desde la perspectiva del juez español funciona como una regla de atribución. Gran Bretaña e Irlanda deben ser considerados como los demás Estados miembros. El Reglamento. si el demandado tiene su domicilio en España. con esa salvedad para Dinamarca. cdo. Por ello. y (e) éste no puede menoscabar su « efecto útil ».20). el Acuerdo entre la Unión Europea y Dinamarca extiende las reglas del Reglamento Bruselas I bis a las relaciones con este Estado ( vid. De hecho. . en las condiciones definidas en los respectivos Protocolos. y de Dinamarca. por otro ( vid. En principio. por lo que en concreto se les aplica el Reglamento Bruselas I bis. el demandado dispone de un derecho subjetivo a no ser demandado ante los tribunales españoles. (d) prevalecen sobre el Derecho nacional.

Constituye un error grave acudir a la LOPJ o a otra norma del Derecho interno español. C-49/12 o C-548/12 y considerando 34 Reglamento Bruselas I bis). (a) En el uso del criterio literal es necesario tener en cuenta que los reglamentos tienen versiones en todas las lenguas oficiales y todas ellas son auténticas. las reglas del Reglamento Bruselas I bis prevalecen sobre el Derecho interno español. De nada serviría establecer reglas formalmente iguales para todos los Estados miembros. de serlo.9. para que funcione adecuadamente. (e) Por último. conviene señalar algunos de los parámetros que informan ese ajuste de los cánones clásicos a la naturaleza de la norma. Derecho uniforme). sin embargo. posteriormente. por todas STJUE as. pero adaptados a la naturaleza de la norma sobre la que se proyectan ( i. dentro de su ámbito de aplicación. debe tenerse siempre en cuenta que la jurisprudencia del Tribunal de Justicia sobre el Convenio de Bruselas de 1968 y sobre el Reglamento Bruselas I vale para el Reglamento Bruselas I bis ( vid. LA INTERPRETACIÓN 4. por ejemplo. 2. el intérprete debe valorar. Cánones de interpretación 4. el recurso al Derecho nacional no debe menoscabar el «efecto útil» del Reglamento. en cambio. primero. Para interpretar el Derecho europeo uniforme no se ha desarrollado un método hermenéutico especial. literal. el círculo hermenéutico que proporciona ad intra el propio reglamento.7. En la práctica.2. Para entender mejor esta afirmación. El TJUE. cuando éste se remita al Derecho nacional. o con otras palabras. Toda norma de Derecho uniforme. No obstante. i. ha resuelto un elevado volumen de cuestiones prejudiciales de interpretación en relación al Convenio de Bruselas de 1968 y. En la jurisprudencia del TJUE. también en relación al Reglamento Bruselas I. 2. Las normas europeas como el Reglamento Bruselas I bis son normas de Derecho uniforme. sí que es habitual el manejo de las diferentes versiones lingüísticas.e sus principios y objetivos. requiere una interpretación también uniforme y una garantía institucional de dicha uniformidad. lo normal es que cada juez nacional utilice la versión lingüística propia. Lo cual implica que. en el caso del Reglamento Bruselas I bis. Para resolver las dudas hermenéuticas. sino que valen los cánones clásicos. aunque no tanto para buscar un mínimo común denominador. C-147/12. para fundar la CJI de los tribunales españoles cuando carecen de ella según el Reglamento. con base en el artículo 267 TFUE. si luego cada jurisdicción las interpreta y aplica de modo distinto. (b) Al emplear el criterio sistemático. 2.1. el Reglamento Bruselas I bisdesplaza a la LOPJ. más el análisis comparatista. El juez nacional sólo puede acudir a la LOPJ cuando el Reglamento no sea aplicable o. el juez nacional debería cotejar las diferentes versiones.(d) Como consecuencia también de esa naturaleza jurídica. como para identificar las posibilidades o alternativas que permitiría una interpretación literal a los efectos de emplear los otros cánones.8. Garantía institucional: el Tribunal de Justicia 4.e. histórico y teleológico. salvo para aquellos preceptos que se hayan modificado. de esta regla de prevalencia del Reglamento sobre la legislación nacional se deriva una regla de no frustración: los Derechos nacionales siguen vigentes para todas aquellas cuestiones procesales no reguladas por el Reglamento. En el ámbito europeo. la garantía institucional de uniformidad la proporciona elTribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). una idea básica de este círculo interno de referencia es que la liberalización del reconocimiento y la ejecución de decisiones debe compensarse con una garantía de protección adecuada del demandado en sede de CJI. El establecimiento de . sistemático. el Derecho nacional no puede frustrar el objetivo o la finalidad de éste.

y «Roma II». para obligaciones extracontractuales. Como iremos viendo. C- 443/03). (g) Por último. (e) Para conocer la «voluntad del legislador» ( criterio genético-histórico) puede ser útil manejar los antecedentes inmediatos del Reglamento. permitiendo. El Reglamento Bruselas I bis emplea conceptos propios del Derecho civil. Evrigenis/Kerameus y Almeida Cruz/Desantes Real/Jenard). el análisis de Derecho comparado o la utilización de «principios generales comunes a los Estados miembros» constituyen también elementos a disposición del intérprete para garantizar una solución uniforme adecuada ( vid. por ejemplo. donde hay que tener en cuenta. o con convenios internacionales de la UE. Problema típico: formulación de conceptos y calificación 4. vid. de los cinco criterios señalados. La transformación en reglamento europeo puede abogar por dar una mayor preeminencia. por ejemplo. no debe olvidarse que su referente era un convenio internacional adoptado antes de la entrada en vigor del Tratado de Ámsterdam. al demandante determinar fácilmente el órgano jurisdiccional ante el cual puede ejercitar una acción y al demandado prever razonablemente ante qué órgano jurisdiccional puede ser demandado» (STJCE as. (ii) un sistema de reglas de CJI que garantice el derecho a la tutela judicial efectiva de ambas partes (demandante y demandado). el de mayor capacidad decisoria tanto práctica como teórica es el criterio teleológico. En concreto. El problema surge cuando el Reglamento no contiene una definición y esos mismos conceptos existen en los Derechos nacionales. 15 y 16 del Reglamento). la admisibilidad de la autonomía de la voluntad como regla de base. el legislador europeo ofrece dos mecanismos: (i) La llamada «libre circulación de decisiones judiciales » dentro de la UE. La contribución del Reglamento a ese fin es procurando que los operadores vean garantiza la tutela judicial efectiva de sus derechos subjetivos dentro de todo ese mercado y. Esta circunstancia provoca la duda de si el Reglamento utiliza esos conceptos con un significado propio (son conceptos «autónomos») o si por el contrario deben entenderse con el significado que . debe tenerse en cuenta la relación con los reglamentos aprobados en el sector de la ley aplicable («Roma I». A continuación. como son. El peso de cada uno de estos criterios en la argumentación no es necesariamente equivalente al que puedan tener cuando se proyectan sobre el Derecho nacional.11. Un problema interpretativo típico de los textos europeos estriba en determinar el significado de los conceptos que utilizan. la relación con el resto del Derecho europeo. infra). 4. Pese al valor de esta idea como punto de partida. también cdos. En particular. Schlosser. es cierto que el TJUE ha matizado su alcance: aún cuando sean útiles los informes explicativos. a la interpretación y aplicación uniformes (as. al mismo tiempo. 29/76 o C-9/12).10. si cabe.1) o «consumidor» (artículo 18). «materia civil o mercantil» (artículo 1). C-96/00. para obligaciones contractuales.reglas de CJI uniformes. Advertencia. (f) El criterio teleológico se concreta en la necesidad de garantizar una tutela judicial efectiva en Europa.3. el texto del Convenio de Bruselas 1968 y los Informes explicativos que han ido acompañando a cada versión (Jenard.STJCE as. mercantil o procesal: por ejemplo. Estas reglas uniformes fortalecen «la protección jurídica de las personas establecidas en la Comunidad. la formulación de foros de competencia basados en una vinculación razonable o la prevención de decisiones contradictorias y duplicación de los costes procesales. «materia contractual» (artículo 7. 2. para ello. El Reglamento Bruselas I bis se suma a todas las instituciones diseñadas para contribuir a un funcionamiento fluido y sin fricciones del mercado único europeo. razonables y previsibles desde el punto de vista del demandado facilita la supresión de los controles a la hora de reconocer y ejecutar las decisiones provenientes de otros Estados miembros. debe valorar el círculo hermenéutico externo.

Ejemplo 1. la aplicación del Reglamento plantea tambiénproblemas de calificación de normas o instituciones del Derecho nacional. esto es. analizar los atributos de esa acción o institución objeto de calificación ( segunda fase).13.e. común al conjunto de los Estados miembros. no del Derecho nacional. por lo tanto. si por «materia civil y mercantil» debe entenderse aquello que según la ley interna del tribunal que conoce del caso sea «materia civil o mercantil» o si. sea del Derecho nacional en el que se basa la acción o del Derecho nacional donde se localiza la institución. de modo uniforme y por interpretación autónoma ( i.12. de modo uniforme y.e. el análisis de los atributos de una acción o institución procesal. Decidir si procede o no una definición autónoma es. a continuación. Pues bien. finalmente. los criterios para decidir en la fase de conclusión. debe hacerse. en caso de silencio del Reglamento. se trata de un concepto propio del Reglamento Bruselas I bis y. Este problema ha sido abordado por el Tribunal de Justicia en bastantes decisiones (especialmente formativa es la lectura de los asuntos 12/76 y 9/87). como señalamos en el apartado anterior. de si es civil o mercantil (artículo 1) o de si una determinada institución o figura procesal es una medida cautelar o no (artículo 35) es un problema de calificación. debe hacerse a la luz de los hechos y de un Derecho nacional determinado.1 y 3). una cuestión interpretativa. En el contexto que ahora nos ocupa. El problema de si una determinada acción procesal es de carácter contractual o extracontractual (artículo 7. la cuestión discutida es si una determinada acción procesal o una determinada institución procesal del Derecho nacional es subsumible o no en un concepto normativo empleado por el Reglamento Bruselas I bis. y. se toman de la propia norma europea de cuya aplicación se trata. Para aplicar el Derecho a un caso concreto se necesita una norma legal y una descripción del caso tal que las condiciones de aplicación de la norma se correspondan con esa descripción. se hace de modo paralelo a la primera fase. subsumible en ella ( tercera fase). la opción a favor de una interpretación autónoma de los conceptos es absolutamente dominante en la jurisprudencia del TJUE. pertenezca a las cuestiones que el Reglamento desea o precisa unificar para cumplir sus objetivos. La calificación exige en la práctica una operación en tres fases: en primer lugar. Ejemplos. Dicho con otras palabras. por el contrario. La tercera fase. los mismos argumentos formales y materiales que militan a favor de la interpretación uniforme de los textos europeos valen en favor de una comprensión « autónoma » de sus conceptos. La respuesta debe buscarse partiendo de la ratio de la norma que lo emplea y de la función que el concepto tenga dentro de esa norma. por lo tanto. De la finalidad general del Reglamento se desprende. En nuestro ejemplo. 4. Ha de calificarse «algo» a los efectos de aplicarle (o no) una norma determinada del Reglamento. por interpretación autónoma. la primera fase. Lasegunda fase. esto es. Para resolverla deben aplicarse los cánones hermenéuticos indicados en el epígrafe anterior. Cuando se trata de calificar como «civil» la acción de responsabilidad por daños contra un profesor de una escuela pública a los efectos de aplicar el artículo 1 del . 4.normalmente tengan en el Derecho interno ( i. interpretar y delimitar el supuesto de hecho de la norma del Reglamento y de los conceptos normativos que emplea ( primera fase). que ambas opciones (definición autónoma/nacional) no están en un plano de igualdad: cuando el núcleo de un problema está regulado por el Reglamento. además. para decidir si la acción o institución nacional se subsume o no en el supuesto de hecho de la norma europea. la delimitación del supuesto de hecho de la norma. esto es. la valoración de si esos atributos se corresponden con el supuesto de hecho de la norma y procede o no su aplicación. valorar si esos atributos se corresponden con los del supuesto de hecho de dicha norma y la acción o institución es. a partir del sentido y fin del propio Reglamento). su significado se obtiene por remisión a un Derecho nacional). En bastantes ocasiones. salvo excepción. Por ello.

en función del sentido y fin del propio Reglamento. es decir. Para hacer una correcta delimitación del ámbito de aplicación del Reglamento. penal. se debe interpretar y delimitar qué ha de entenderse por materia civil o mercantil a los efectos del artículo 1 del Reglamento. Esta interpretación y delimitación deben ser autónomas o uniformes. sino la naturaleza de las relaciones jurídicas entre las partes o el objeto principal del proceso. por ejemplo.Reglamento (STJUE as. Así. sus reglas desplazan a las normas de CJI de origen nacional o interno. qué atributos tienen las medidas de instrucción anticipada (lo cual nos lo determina el Derecho nacional en cuestión) y. hay que distinguir entre (a) su ámbito de aplicación material. A continuación. y sea esta actuación la que origine el proceso.16. se pueden destacar: (i) As. el Reglamento Bruselas I bis sólo se aplica en materia «civil y mercantil». estos atributos no los determina el Reglamento sino la ley que rija la relación en cuestión. En cambio. que establece una regla de competencia especial para adoptar medidas cautelares (STJCE as. 4. de otra. (b) el llamado «ámbito de aplicación espacial » y (c) la relación con otros textos supranacionales. en el ámbito del Derecho privado patrimonial. artículo 66). pues un profesor de un centro escolar público asume frente a los . por último. Cuando se trata de calificar una medida de instrucción anticipada a los efectos de aplicar el artículo 35 del Reglamento. Por último. Esa interpretación uniforme debe elaborarse tomando como referente. no de Derecho público: las materias fiscal. sólo se aplica a relaciones de Derecho privado. administrativo o laboral).e. si estos atributos coinciden con aquéllos. C-104/03 y vid. así. C-172/91: el Reglamento se aplica a la reclamación de una indemnización ejercitada contra un profesor de una escuela pública ante un órgano jurisdiccional penal. Lo relevante a los efectos de esta distinción no es la naturaleza del orden jurisdiccional que esté conociendo (civil. 25). 3. con independencia de la naturaleza del órgano jurisdiccional. administrativa y seguridad social quedan excluidas. Ejemplo 2. a continuación. La pluralidad de fuentes normativas en nuestro Derecho vigente obliga a ser muy cuidadosos a la hora de definir el ámbito de aplicación del Reglamento Bruselas I bis. El Reglamento Bruselas I bis se aplica. de una parte. y junto al ámbito de aplicación temporal ( vid. en primer lugar. qué atributos tienen las medidas cautelares y provisionales a las que se refiere ese precepto (lo cual nos lo determina el propio Reglamento). Ámbito material 4. C-172/91) hay que hacer el siguiente razonamiento: primero. En primer lugar. Hay una jurisprudencia muy abundante del Tribunal de Justicia concretando ambos conceptos.1. La definición de los conceptos normativos que emplea el artículo 1 del Reglamento ha de ser autónoma o uniforme y no por referencia al Derecho nacional. los litigios derivados de actividadesiure gestionis de las autoridades estatales son subsumibles bajo el ámbito de aplicación del Reglamento. ni la de las partes implicadas. ÁMBITO DE APLICACIÓN 4. los principios generales que se deducen de los sistemas jurídicos nacionales. siempre que dicha autoridad actúe en el ejercicio del poder público. se excluyen del ámbito del Reglamento los litigios entre una autoridad pública y una persona de Derecho privado . El ámbito material de aplicación está regulado en el artículo 1 del Reglamento. aduanera. Materia «civil y mercantil». 3. hay que valorar (y concluir) si estos atributos encajan en los del supuesto de hecho de ese artículo 1 del Reglamento.14. los objetivos y el sistema del Reglamento y. cdo. Dentro de este ámbito. debe analizarse qué atributos tiene esa acción de responsabilidad contra un profesor de una escuela pública.15. Desarrollo. i. básicamente. con facultades exorbitantes en relación con las normas aplicables en las relaciones entre particulares. hay que decidir. Este precepto se formula en términos positivos y negativos.

STJCE as. o bien dos particulares. (ix) También se aplica el Reglamento a las acciones de indemnización de daños y perjuicios derivadas de la infracción del Derecho de la competencia (as. las obligaciones alimenticias.el Reglamento se aplica también a la acción del fiador frente al deudor principal aunque la obligación derive del pago de derechos de aduanas ya que aquél entabla su acción en virtud de la subrogación legal establecida por las normas de Derecho común. C-386/12. 20): La acción de regreso de un particular contra otro particular cae dentro del Reglamento cuando el primero ha intervenido como fiador y aquella acción se somete a las reglas del Derecho común. 265/02. incapacidades o medidas de protección de los incapaces. el Reglamento se aplica a un contrato de fianza celebrado entre un Estado y un particular cuyo fin sea garantizar una deuda aduanera en la medida en que dicho contrato de fianza quede sujeto a las reglas de Derecho privado y. ya que según el artículo 24 del RD 1618/2007 las acciones de reembolso del fondo tienen las prerrogativas de los créditos públicos). (vii) As. del ámbito general del Derecho privado se excluyen las materias relativas al estado civil o la capacidad de las personas físicas (matrimonio. C-111/08. los testamentos y sucesiones. aunque en relación al Reglamento 1393/2007). adopción.. el Reglamento no se aplica a las reclamaciones por daños causados a particulares por las fuerzas armadas de un Estado en el territorio del otro. en el caso de que la acción de repetición se base en una prerrogativa jurídico-pública. C- 167/00: el Reglamento se aplica a las acciones colectivas ejercitadas por asociaciones de consumidores y usuarios con el objeto de prohibir el uso de cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores. donde se define ese concepto como «cualquier relación patrimonial entre los cónyuges que derive directamente del vínculo conyugal o de su disolución»).alumnos funciones idénticas a las de un profesor de un centro escolar privado. a las acciones contra el Estado como emisor de deuda pública derivadas de un acuerdo de canje con el sindicato de bonistas (as. el Reglamento se aplica a las acciones de reclamación de una autoridad pública frente a un particular por los daños y perjuicios que le ha causado la participación de éste en actividades de fraude fiscal. ass. En relación al concepto de materia civil y mercantil vid. Como se deduce de estos últimos asuntos. o la nacionalidad).17. En segundo lugar. vid. en el caso de relaciones triangulares en las que las partes en el litigio son bien una autoridad pública y un particular. filiación. 143/78. STJUE ass. pfo.e. en cambio sí que se aplica a las multas coercitivas siempre que su fin sea hacer cumplir una resolución judicial dictada en materia civil y mercantil. sea de Derecho público. aunque la relación de valuta. (viii) Ass. siempre que no se basen en el Derecho fiscal sino en el régimen de responsabilidad civil general. « es preciso identificar la relación jurídica que existe entre las partes del litigio y analizar el fundamento y las modalidades de ejercicio de la acción entablada » (As. 25/81. C-266/01. (x) o. también As. C- 265/02. la insolvencia ( vid. C-302/13). C-406/09 y C-4/14. en principio. como los actos de jurisdicción voluntaria relativos a la autorización de una persona sometida a curatela a disponer de un inmueble. C-226/13 y otros. C-49/12. dicha acción no puede considerarse incluida en la materia civil (como sucederá por ejemplo. 4. (vi) As. i. « no responda al ejercicio por parte del Estado de facultades exorbitantes en relación con las normas aplicables en las relaciones entre particulares». C-292/05. (ii) As. C-271/00: el Reglamento se aplica también a las acciones de reembolso de un organismo público de asistencia social dirigidas contra el cónyuge divorciado en la medida en que el fundamento y las modalidades de ejercicio de dicha acción estén regulados por las normas de Derecho común aplicables a las obligaciones de alimentos. (iii) As. ausencia.213/10 o C-147/12). la que sirve de fundamento a la acción de regreso. en cambio. (v) As. Lo relevante para fijar el alcance de estas exclusiones es el objeto principal del litigio: por . C. (iv) As. El Reglamento también se aplica a las acciones de repetición de cobro de lo indebido planteadas por un organismo público frente a un particular (C-645/11). 26/76 y 814/79. los regímenes matrimoniales ( vid. por lo tanto. en el supuesto de las acciones de repetición del Fondo español de Garantía de Pago de Alimentos. fallecimiento.

dentro del ámbito material correspondiente. dos hipótesis: (a) Si el domicilio del demandado está en un Estado miembro. El Reglamento Bruselas I bis es un reglamento «doble » que regula tanto la CJI como el RyE de resoluciones judiciales. El domicilio o la nacionalidad del actor es irrelevante ( vid. está efectivamente domiciliado fuera del territorio de la Unión». de fijación del coste del procedimiento arbitral. el Reglamento determina directamente la CJI y. as. en particular. determinará su competencia en virtud del Reglamento (as. Sin embargo. de lo contrario. que obliguen a las partes a proseguir o no un procedimiento arbitral.. El Reglamento Bruselas I bis no se aplica ni al reconocimiento o ejecución judicial de laudos arbitrales (incluidas las decisiones arbitrales dirigidas a impedir la incoación de un procedimiento judicial o « anti- suit injunctions ».2. ciudadano de la Unión no domiciliado en el Estado miembro de dicho órgano jurisdiccional. la CJI de los tribunales españoles se determina por el Reglamento Bruselas I bis. 4. a las resoluciones judiciales que declaren la validez o nulidad del compromiso arbitral o del propio laudo. El pago tiene su causa en un contrato de fianza firmado por la sociedad española en Rabat en favor del banco marroquí. o STS de 9 de octubre de 2003). por consiguiente.19. 4.. Para que el Reglamento sea aplicable en sede de RyE. el Convenio de Lugano. a los procesos judiciales de nombramiento o recusación de árbitros. STJCE as. el que una de estas cuestiones surja como cuestión incidental o previa no excluye el juego del Reglamento. pero en otros remite esa determinación a los Derechos nacionales. C– 391/95). (b) si el domicilio del demandado se halla en un tercer Estado. las normas de CJI contenidas en el Reglamento se formulan primordialmente en función del domicilio del demandado. arts.ello. C-391/95. vid. C-281/02). Ejemplo Un banco marroquí plantea una reclamación de pago frente a una constructora domiciliada en Castellón. 4- 5).18.21. En este caso. STJCE as. 4. si el órgano jurisdiccional que conoce del asunto dispone de indicios probatorios que le permitan llegar a la conclusión de que el demandado. el Reglamento se remite a las legislaciones nacionales (artículo 6). Caben. por consiguiente. C-292/10). C- 190/89.20. Sí que se aplica. alimentos o sucesiones hay reglamentos especiales que estudiaremos en el tema correspondiente. as. Dentro de ese ámbito. etcétera. en cambio. C-412/98). Ámbito espacial: la llamada «conexión europea» 4. en nuestro caso. «. C-412/98. luego. ya que el demando . la CJI de los tribunales españoles la determina el Reglamento Bruselas I bis aunque el litigio sólo presente vínculos con España y terceros Estados ( vid. el juez nacional sólo tendrá CJI en la medida en que así lo establezca la LOPJ y dejando siempre a salvo otros textos. a las medidas cautelares adoptadas para asegurar la eventual ejecución de un laudo (STJCE as. En el caso de que el domicilio del demandado sea dudoso o desconocido. Por último. la regulación de la CJI es algo más complicada.. En concreto. basta con que se trate de una decisión proveniente de otro Estado miembro. de determinación del lugar del arbitraje. Es importante subrayar que las reglas de CJI que fija el Reglamento se aplican aun cuando el litigio no presente vínculos con otro Estado miembro: si el domicilio del demandado está en España. ni a los procesos jurisdiccionales instrumentales o relativos a un procedimiento de arbitraje (por ejemplo. y SSTJCE as. cdo. el juez nacional sólo tendrá competencia en la medida en que así lo establezca el propio Reglamento ( vid. 3. sólo cabe el recurso a las reglas nacionales. se da preferencia a la aplicación de las reglas uniformes frente a ciudadanos de la UE: según el TJUE. insolvencia. también se excluye el arbitraje. TJUE C-536/13). el Reglamento Bruselas I bis determina directamente la CJI de los tribunales de los Estados miembros en ciertos supuestos que se conectan con la UE. 12. En materia de relaciones personales entre cónyuges.

Sin embargo. Las reglas básicas son tres: (a) En la medida en que sus ámbitos de aplicación coincidan. en este último caso.23. atribuye CJI exclusiva con total independencia del domicilio de las partes. La razón es dejar que prevalezca la regulación específica porque se le presupone una mayor adecuación técnica a las particularidades del sector de que se trate. El TJUE. la libre circulación de las resoluciones en materia civil y mercantil y la confianza recíproca en la justicia en el seno de la Unión (favor executionis)» (as. (b) el artículo 25. en condiciones al menos tan favorables como las previstas en el mencionado Reglamento. La relación del Reglamento Bruselas I bis con otros instrumentos supranacionales que contengan reglas de CJI está contemplada en los artículos 67-73. en la medida en que dicho convenio especial no contenga reglas sobre. y vid. también C-452/12). que opera como un texto-marco: las reglas especiales del convenio multilateral sustituyen a las reglas del Reglamento.1 in fine): (a) el artículo 24 que. en materia de contratos de consumo y trabajo. se aplicarán a esta cuestión las normas del Reglamento Bruselas I bis. también con independencia de su domicilio. para cierto tipo de litigios. La idea de que la aplicación de las reglas de CJI del Reglamento Bruselas I bis viene condicionada por el domicilio del demandado tiene tres excepciones (artículo 6. Si existe un convenio multilateral que. La pretensión del legislador europeo es que las posibles reglas de CJI que contengan esos convenios «se integren» en el sistema del Reglamento. ha señalado que esta prevalencia de los convenios cuando concurran con el Reglamento Bruselas I bis sólo procede si las reglas del Convenio respetan los principios básicos que inspiran este último texto.3. Relación con otros textos supranacionales 4. en concreto siempre «que presenten un alto grado de previsibilidad. (b) El Reglamento Bruselas I bis no prejuzga la aplicación de reglas sobre CJI y RyE de decisiones contenidas en otros instrumentos normativos europeos o en las legislaciones nacionales armonizadas en ejecución de éstos (artículo 67). el Reglamento Bruselas I bis funciona como « texto marco o integrador ». estas reglas prevalen sobre las del Reglamento Bruselas I bis. (c) El Reglamento Bruselas I bis no sustituye a los convenios multilaterales en materias especiales que estuviesen en vigor para España en el momento de entrada en vigor del Reglamento y que contengan reglas de CJI. contiene reglas de CJI. faciliten una buena administración de justicia y permitan reducir al máximo el riesgo de procedimientos paralelos y además garanticen. en materias especiales.22. la litispendencia entre Estados parte. 69). pero los vacíos del convenio multilateral se colman acudiendo al Reglamento (artículo 71. determinan la competencia frente a domiciliados en terceros Estados si el consumidor tiene su domicilio en la UE o el trabajador despeña habitualmente su trabajo aquí. con independencia de que el litigio no presente vínculos con ningún otro Estado europeo. .2 que. Prevalece la ley especial. No obstante. por ejemplo. 4.tiene su domicilio en España.2 del Reglamento). (c) y los artículos 18. 3. no obstante. el Reglamento Bruselas I bis sustituye también a los convenios bilaterales que estuviesen en vigor entre España y otro Estado miembro (arts.1 y 21. Analizaremos cada una de estas excepciones en el tema correspondiente. Ejemplo. C- 533/08. que atribuye competencia al tribunal europeo elegido por las partes.

25. Noruega e Islandia (Liechtenstein no fue parte). en cambio. del cual quedan excluidas. el ejercicio. Para el juego de las primeras. 4. (d) el acogimiento del menor en una familia o establecimiento. de ahí la denominación de Bruselas II bis). Este Reglamento también es « doble » pues contiene reglas de competencia judicial y de reconocimiento de decisiones. Esto provocó que el texto del Convenio de Lugano de 1988 se quedase algo distanciado del texto vigente entre los Estados miembros en ese momento. extendió la regulación del Convenio de Bruselas 1968 a los países miembros de la Asociación Europea de Libre Cambio. artículo 1. El Convenio relativo a la competencia judicial internacional y a la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil. hecho en Lugano el 16 de septiembre de 1988. eficacia y la competencia interpretativa del TJUE. En concreto. relativo a la competencia. El ámbito material del Reglamento Bruselas II bis viene definido en el artículo 1: se aplica al divorcio.§3.3). la curatela y otras instituciones análogas. Ya sabemos que este texto se transformó en reglamento y que esta transformación se aprovechó para modificar algunos preceptos. así como su nacionalidad o residencia habitual (aunque.28. i. ni se ha concluido un acuerdo bilateral que extienda su aplicación a ese Estado.27. los litigios relativos a la determinación de la filiación. Su contenido era semejante al del Convenio de Bruselas 1968. EL REGLAMENTO BRUSELAS II BIS 4. la restricción o la finalización de la responsabilidad parental. 4. el Reglamento 44/2001. §4. una parte del paralelismo se había perdido. La UE ha hecho uso de la competencia que le atribuye el artículo 81 TFUE para colmar parcialmente esa laguna y adoptar normas europeas en materias matrimoniales y de responsabilidad parental. sobre el ámbito de aplicación territorial.24. entre otras. 4. y (e) las medidas de protección del menor ligadas a la administración. Se excluyen. por eso se le conoce también como «convenio paralelo».29. en bastantes casos de forma significativa. de representarle o de prestarle asistencia. el nombre y los apellidos del menor o las obligaciones alimenticias ( vid. más Suiza. que tenía un ámbito de aplicación más restringido. la adopción. El Convenio de Lugano de 1988 tomó como modelo el texto del Convenio de Bruselas 1968. más detenidamente infra tema 9). el Reglamento 2201/2003. también conocido como Reglamento Bruselas II bis (este Reglamento reemplaza al Reglamento 1347/00. la separación y la nulidad matrimonial. (a) los derechos de custodia y visita. de 29 mayo. El Reglamento Bruselas I bis tiene un ámbito de aplicación limitado.26. (c) la designación y las funciones de las personas u organismos encargados de ocuparse de la persona o bienes del menor. sobre el Reglamento Bruselas II bis se pueden proyectar muchas de las consideraciones que acabamos de hacer al hilo del Reglamento Bruselas I bis en cuanto a su alcance. entre otros. 4. (b) la tutela. las materias del Derecho de familia ( supra) y lo mismo vale para el Convenio de Lugano. Dinamarca no es considerada como Estado miembro a los efectos de este Reglamento.e. conservación o disposición de sus bienes. Eran parte de él los Estados UE. En la medida en que comparten la misma naturaleza jurídica. EL CONVENIO DE LUGANO 4. así como a la atribución. Como en los demás textos adoptados con base en el artículo 81 TFUE. reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental. Esta . esirrelevante el domicilio del demandado. aunque existían ciertas diferencias puntuales. El Reglamento utiliza un concepto muy amplio de responsabilidad parental y bajo este aspecto incluye.

circunstancia llevó a los Estados parte a revisar el texto del Convenio de Lugano. El
TJUE ha afirmado que la competencia para celebrar este nuevo convenio corresponde en
exclusiva a la UE (Dictamen 1/03). El nuevo texto delConvenio de Lugano de
2007, concluido entre la UE, Dinamarca y los Estados de la Asociación Europea de Libre
Cambio, ajusta el contenido del Convenio de Lugano original al del Reglamento Bruselas
I en su versión del año 2001 (manteniendo, eso sí, diferencias puntuales que iremos
señalando en cada tema). El nuevo Convenio está en vigor desde el 1 de enero de 2010
entre los Estados Miembros, Dinamarca y Noruega, Suiza e Islandia. Tras la modificación
del Reglamento 44/2001 por el Reglamento 1215/2012 será preciso adoptar una nueva
versión del Convenio de Lugano para mantener el paralelismo.
4.30. El Convenio de Lugano no impide la aplicación del Reglamento Bruselas I bis
(artículo 73.1 Reglamento). En términos aproximativos, las reglas que rigen
larelación entre los distintos textos pueden resumirse así:
(a) Si el domicilio del demandado está en un Estado miembro de la Unión Europea, los
jueces españoles determinaran su CJI conforme al Reglamento Bruselas I bis.Es
irrelevante, por ejemplo, el domicilio del demandante, su nacionalidad o la del
demandado.
(b) Si el domicilio del demandado está en Suiza, Noruega o Islandia (esto es, Estados que
son parte del Convenio de Lugano pero no son Estados miembros), los jueces españoles
deberán aplicar las reglas de competencia del Convenio de Lugano. En los casos de
competencias exclusivas y de elección de foro, deberán aplicar el Convenio de Lugano
cuando el tribunal designado por esos preceptos sea de uno de esos tres Estados (y en
el caso de las cláusulas de elección de foro, mientras no se adapte al nuevo Reglamento,
al menos una de las partes tenga su domicilio en un Estado parte)
Ejemplo 1: (a) Si ante los tribunales españoles se presenta una demanda por
incumplimiento contractual contra una empresa con domicilio en Francia, la CJI la
determina el Reglamento Bruselas I bis; (b) Si la empresa tuviese su domicilio en Suiza,
Noruega o Islandia, el Convenio de Lugano.
Ejemplo 2. (a) Si la demanda tiene por objeto un derecho real sobre un inmueble sito en
Francia, la (no) CJI de los tribunales españoles la determina el Reglamento Bruselas I bis
(artículo 24), que atribuye competencia exclusiva a los tribunales franceses; (b) Si el
inmueble estuviese sito en Suiza, será aplicable el Convenio de Lugano que atribuye
competencia exclusiva a los tribunales suizos.

§5. LA LEY ORGÁNICA DEL PODER JUDICIAL
4.31. La LOPJ contiene el régimen de CJI nacional en los artículos 21, 22 y 25. Esta
regulación se caracteriza porque es completa ( i.e., potencialmente aplicable sea cual
sea el objeto del litigio: Derecho patrimonial, familia, sucesiones, la única excepción es la
remisión que hace a la ley concursal), autónoma respecto de las normas de competencia
territorial y unilateral o atributiva de la CJI. No obstante, por razones de jerarquía
normativa, la aplicación de las reglas de CJI de la LOPJ essubsidiaria: sólo puede
invocarse fuera del ámbito de aplicación de los convenios internacionales y de las
normas europeas que contengan reglas de CJI (artículo 21.1 LOPJ). O en aquellas
materias en las que no exista un texto supranacional aplicable o cuando exista, pero se
remita al Derecho interno; así, por ejemplo, en el ámbito del Derecho patrimonial, cuando
el domicilio del demandado esté en un Estado no miembro de la UE ni con el cual
tengamos un convenio multilateral o bilateral aplicable.
Ejemplos. Para cualquier demanda en materia de filiación, la CJI de los tribunales
españoles viene determinada por la LOPJ. Ésta se aplica también en el caso de una

demanda en materia patrimonial (salvo materia concursal) dirigida contra un demandado
domiciliado en EEUU o en Canadá.
Advertencia. No obstante, esta delimitación es muy general; para aplicar la LOPJ ha de
tenerse siempre en cuenta que no exista otra regla convencional aplicable, o foros que
juegan de una manera particular (por ejemplo, los foros especiales en materia de
consumo, trabajo o seguro, los exclusivos o las cláusulas de elección). Lo que es
importante retener ahora es que el proceso necesario para determinar la CJI de los
tribunales españoles exige, en primer lugar, comprobar que no estemos en el ámbito de
aplicación de un reglamento europeo o convenio internacional. Sólo entonces debe
acudirse a la LOPJ.
4.32. La interpretación y aplicación de las normas de CJI establecidas en la LOPJ
responde a los cánones hermenéuticos generales del Derecho procesal. El hecho de que
estemos ante Derecho de origen nacional implica que los elementos de la interpretación
normativa se derivan del propio Derecho nacional. Sin embargo, en el sistema español
de CJI hay al menos dos elementos que orientan al intérprete hacia la coincidencia del
resultado interpretativo con el régimen europeo.
(a) En primer lugar , ambos sistemas, el supranacional y el nacional (LOPJ), responden a
unos mismos principios estructurales y a unos mismos modelos de regulación; y, en
particular, a un modelo de justicia privada que exigiría prima facieque en sede de CJI los
particulares fuesen tratados igual con independencia del Estado extranjero con el que se
vincula la situación. Desde este punto de vista, el Reglamento Bruselas I bis, el Convenio
de Lugano y LOPJ pueden considerarse como subsistemas que forma parte de
un sistema valorativo único de CJI.
(b) En segundo lugar , el legislador español, al elaborar la versión original de la LOPJ
se inspiró en el modelo del Convenio de Bruselas 1968, que es el que recoge el
Reglamento y que, como iremos viendo, es un modelo mucho más desarrollado que el
modelo nacional. Esto implica que el propio legislador ha querido que el referente del
sistema español fuera el Reglamento Bruselas I bis y con ello que ambos grupos de
normas lleven vidas paralelas. De hecho, las normas de CJI contenidas en la LOPJ han
sido recientemente modificadas (Ley Orgánica 7/2015, de 21 de julio) para afinar aún
más su paralelismo con los textos europeos. No obstante, la redacción y estructura
externa de los nuevos preceptos no es muy feliz, lo que nos obligará, como iremos
viendo en los temas correspondientes, a reconstruir el sentido de las normas por vía
interpretativa.
4.33. Lo verdaderamente importante de los datos anteriores es que nos proporcionan un
criterio hermenéutico con gran capacidad de integración del sistema nacional (LOPJ):
salvo que haya razones en contra, en caso de lagunas o ambigüedades, la solución
nacional debe orientarse hacia la supranacional; en particular, hacia los reglamentos
europeos. Los reglamentos nos ofrecen elreferente hermenéutico para resolver las
dudas interpretativas y para integrar las lagunas del Derecho nacional (= analogía
iuris). Como ha señalado nuestra jurisprudencia: «... aunque el precepto comunitario no
resulte directamente aplicable a este supuesto, proporciona criterios normativos,
desarrollados por la jurisprudencia del TJCE, no sólo útiles sino convenientes de
seguimiento...» (p. ej., AAP de Barcelona, de 17 de febrero de 2011). Esta referencia
hermenéutica es, además, una referencia dinámica: el desarrollo normativo de la regla
supranacional (Reglamento Bruselas I bis) se refleja sobre la LOPJ.
Advertencia Naturalmente, la extensión de los criterios interpretativos europeos ( ad
intra)a las relaciones con terceros Estados ( ad extra) no es automática. En el primer
ámbito el sistema descansa sobre una serie de presupuestos (como el principio de
reconocimiento mutuo) que no se dan en el segundo. Así, por ejemplo, en éste puede
estar justificada unainterpretación extensiva de nuestras reglas de competencia

cuando i.a. declinar la competencia de nuestros tribunales suponga para el actor la
obligación de litigar ante un foro extranjero dónde no vaya a obtener una satisfacción
efectiva y en un plazo razonable de su derecho, o donde no existan garantías de que se
van a proteger adecuadamente los intereses generales del ordenamiento español
( vid. cdo. 24 Reglamento Bruselas I bis).

§6. ESTRUCTURA GENERAL DEL SISTEMA ESPAÑOL
DE CJI
4.34. Pese a la diversidad de fuentes de regulación, el régimen español de CJI responde
a una unidad sistemática de fondo. El contenido de este sistema se puede (re)construir a
partir de la distinción de cuatro tipos de foros o criterios de atribución de CJI: foro
general, foros especiales, foros exclusivos y la autonomía de la voluntad. De forma
provisional, podemos hacer la siguiente caracterización de estos foros.
(a) El llamado foro general es el domicilio del demandando: siempre que el demandado
tenga su domicilio en España, los tribunales españoles poseen CJI con alcance cognitivo
general, i.e. sea cual sea el objeto del litigio.
(b) Los foros especiales constituyen una pluralidad de supuestos o criterios de
atribución de CJI a los tribunales españoles, que operan frente a domiciliados en el
extranjero pero con alcance limitado: el principio subyacente es que si el objeto del
proceso presenta «cierta vinculación» con España, los tribunales españoles poseen CJI
pero limitada a ese objeto. Los foros especiales son la expresión tipificada de esta
vinculación. Así, por ejemplo, en materia de daños extracontractuales, serán competentes
los tribunales españoles para conocer de una demanda contra una persona domiciliada
en el extranjero si el daño del cual deriva el litigio se padeció en España.
(c) Los foros exclusivos son foros especiales en cuanto que su atribución de CJI es
limitada a ciertos supuestos pero cuyo alcance es, por diferentes razones, mucho mayor
que el de los demás foros especiales ya que excluyen para esos supuestos la
competencia de cualquier otro tribunal. Establecen «monopolios jurisdiccionales». Así,
por ejemplo, en materia de derechos reales sobre bienes inmuebles, son competentes
exclusivamente los tribunales españoles cuando el inmueble se encuentre en España.
(d) Y, por último, en la medida en que muchos de estos foros tienen carácter dispositivo,
la autonomía de la voluntad puede jugar –expresa o tácitamente– para atribuir o para
excluir CJI a los tribunales españoles.
4.35. Esta estructura subyace tanto al Reglamento Bruselas I bis, como al Convenio de
Lugano y a la LOPJ (el Reglamento Bruselas II bis presenta ciertas particularidades que
estudiaremos en su momento). Y, en consecuencia, explica elorden de exposición de
los temas siguientes. En primer lugar, estudiaremos el foro general (domicilio del
demandado, tema 5). En los tres temas siguientes estudiaremos los foros especiales: por
un lado, estudiaremos los foros especiales en el ámbito del Derecho patrimonial, donde
distinguiremos entre el llamado «foro cuasi general» (foro de la sucursal, tema 6), los
foros especiales por razón de la materia (tema 6), incluidos los llamados «foros de
protección» (tema 7) y los foros especiales por conexidad procesal (tema 8). En el tema
siguiente analizaremos los foros en el ámbito del Derecho de familia (tema 9), a
continuación, los foros exclusivos (tema 10) y por último el juego de la autonomía de la
voluntad (tema 11).

5. DEFINICIÓN Y ALCANCE DEL FORO GENERAL 5. las competencias exclusivas ( infra tema 10). JURISDICCIÓN VOLUNTARIA 4. Ni la competencia internacional ni la ley aplicable deben variar por el hecho de que se trate de expedientes de jurisdicción voluntaria o de procedimientos contenciosos. artículo 9 (1) LJV].36. tanto en el Derecho interno como en el Derecho comparado. es título competencial también para los procedimientos de tipo monitorio o cambiario ( vid. una cláusula de sumisión a los tribunales de otro Estado puede ser invocada por el demandado para excepcionar la CJI de los tribunales españoles aunque tenga su domicilio en España. constitutiva o declarativa de condena) o la localización espacial de los hechos o derechos en disputa ( i. Nuestro sistema arranca de una opción muy razonable. En el Derecho positivo español. el tipo de demanda (declarativa pura. SAP de Guipúzcoa. etc. Así. procedimientos o intervenciones de muy distinta naturaleza y alcance. cuestiones.1. Por último. tanto el Reglamento Bruselas I bis (artículo 4. la competencia internacional de las autoridades españolas para conocer de los expedientes de jurisdicción voluntaria viene determinada también por las reglas de CJI previstas en el Derecho español. tema 11). Según el tipo de casos. puede resultar necesario hacer una excepción o matizar esa regla general.2. Se califica como «foro general». esto es.3. es preciso hacer un breve apunte sobre la llamadajurisdicción voluntaria. o incluso para acciones colectivas. de 25 de marzo de 2002). extracontractuales. 5. la afirmación de la CJI de los tribunales españoles cuando el demandado tiene su domicilio en España. incluso territorios no sujetos a soberanía estatal). Bajo el concepto de «jurisdicción voluntaria» se comprenden. esto sólo vale como regla general. ya que atribuye CJI con independencia de cuál sea el objeto del proceso (obligaciones contractuales. por lo que las reglas de CJI no siempre van a ofrecer una solución adecuada o incluso factible. incluidos los textos supranacionales [ vid. por ejemplo. Para concluir este tema. No obstante. Advertencia No debe olvidarse que esta regla tiene ciertas excepciones:fundamentalmente. tanto si el litigio es relativo a hechos o derechos localizados dentro de España como fuera. o las cláusulas de elección de foro o de sumisión a arbitraje.). Aunque el resultado sea el mismo. Por consiguiente. ( infra. Tema-5 Foro general: domicilio del demandado 1.e. la aplicación del Reglamento Bruselas I bis (artículo 4) o de la LOPJ (artículo 22 ter)depende de que el objeto del proceso sea subsumible o no bajo el ámbito de aplicación material de cada . Esto asegura que las soluciones estén coordinadas en caso de que el expediente de jurisdicción voluntaria se impugne mediante un procedimiento contencioso.§7.1) como la LOPJ (artículo 22 ter) establecen como foro general para atribuir CJI a los tribunales españoles el hecho de que el domicilio del demandado se encuentre en España.

Por otro lado. De hecho. reduce los costes de implementación coactiva de las decisiones: el domicilio del demandado coincidirá típicamente con el de situación de su patrimonio. el poder para modificar sus posiciones jurídicas–. pues no será necesaria una notificación internacional. Por un lado. sobre el cual se ejecutará la eventual sentencia. el domicilio del demandado como foro general constituye una regla prácticamente común a todos los sistemas de CJI. y que funcionan con independencia de otras cualidades del demandado (la nacionalidad de éste es irrelevante. Tanto el Reglamento Bruselas I bis como la LOPJ son normas que determinan la CJI. sin necesidad de mayores conexiones.1). El fundamento del domicilio del demando como foro general no requiere excesivas explicaciones. en última instancia. Pero junto a este fundamento. p. los tribunales españoles son competentes siempre que el domicilio del demandado esté en España ex artículo 4 de ese texto. y. reduce los costes de notificación. no la competencia territorial (para determinar esta última ha de acudirse a los artículos 50 y ss. los tribunales españoles también son competentes siempre que el domicilio del demandado esté en España pero en este caso ex artículo 22 ter LOPJ. la afirmación de la CJI de los tribunales españoles deriva de este texto. mientras que si el domicilio se halla en un tercer Estado. .5. el Reglamento se remite a las reglas de CJI del Derecho nacional ( vid. Repárese en que el domicilio del demandado en el ámbito del Reglamento Bruselas I bis cumple una doble función.ej. tanto desde una perspectiva histórica como en el Derecho comparado vigente. es un criterio de atribución de CJI: el domicilio del demandado atribuye CJI con alcance general a los tribunales del Estado miembro en cuestión: si el demandado tiene su domicilio en España y estamos dentro del ámbito de aplicación material del Reglamento. Desarrollo: la «doble función» del domicilio del demandado en el Reglamento Bruselas I bis. hay también razones deeconomía procesal que justifican que el domicilio del demandado atribuya CJI con alcance general. en términos generales. CONCRECIÓN DEL DOMICILIO 5.4.6. es un criterio de delimitación del texto legal aplicable: si el domicilio del demandado se encuentra en un Estado miembro se aplicará el Reglamento. Por un lado. artículo 6. LEC). Este texto distingue entre el domicilio de las personas físicas y el de las personas jurídicas.) y del demandante (su carácter individual/colectivo o nacional/extranjero también es irrelevante). El principal problema que plantea la aplicación práctica de este foro es la concreción del concepto de domicilio. En el caso de que resulte materialmente aplicable el Reglamento. §3. o de otros convenios o reglamentos. Por otro lado. 5. §2. Comenzaremos por los supuestos en los que sea aplicable el Reglamento Bruselas I bis.uno. Fuera del ámbito material del Reglamento Bruselas I bis. FUNDAMENTO 5. En la medida en que todo proceso implica una intromisión sobre la persona y el patrimonio de un sujeto –y. si se reclama algo frente a alguien es más eficiente hacerlo allí donde este alguien puede ser obligado coactivamente a cumplir lo que se le reclama. el Estado más legitimado para ejercer este poder con alcance general es aquél en el que vive dicho sujeto ( idea del «juez natural» o «juez de casa»). que siempre es más costosa que la interna.

STJUE as. los tribunales españoles son competentes con carácter general ex artículo 4. el TJUE entiende que en el caso de domicilio desconocido de un demandado ciudadano de la UE. Si no es así. si la respuesta es negativa ( i. La aplicación práctica del artículo 62 del Reglamento Bruselas I bis implica realizar las siguientes operaciones ( vid. Sin embargo. debe comprobarse si el demandado tiene su domicilio en otro Estado miembro. el domicilio administrativo. Y esta regla es estrictamente unilateral: el Derecho español sólo determina quiénes están domiciliados en España.). Desarrollo: la concreción del domicilio de las personas físicas. esta ausencia de solución uniforme puede plantear conflictos positivos o negativos cuando los elementos que cada ordenamiento emplea para definir ese concepto son distintos.1 Reglamento Bruselas I bis (asumiendo que el litigio cae dentro de su ámbito de aplicación material). el demandado no tiene su domicilio ni en Francia. sino que se remite al Derecho de cada Estado miembro: cada Estado decide quiénes están domiciliados en su territorio ( vid. por ejemplo. uno se fija en el domicilio familiar. Lo mismo vale para el domicilio legal (si bien. El juez concluye que el demandado no tiene su domicilio en la Republica Checa. el juez checo podría declararse competente (as. artículo 62). otro en el domicilio administrativo.e. Si la respuesta es afirmativa. por ejemplo. . vale a estos efectos la identidad entre domicilio yresidencia habitual que hace el artículo 22 ter (2) LOPJ ( vid. Cuestión particular: «domicilio desconocido». El siguiente caso llegó al TJUE. el juez español deberá proceder del mismo modo en relación a los Estados parte del Convenio de Lugano. PERSONAS FÍSICAS 5. el juez español declarará o no su CJI si se verifica alguno de los foros alternativos establecido en el Reglamento Bruselas I bis (artículos 7 y ss. debe aplicarse el Reglamento ( in dubio pro Reglamento). C-292/10. Esto es. como ya hemos visto. otro en el domicilio profesional. declarará o no su competencia según lo dispuesto en la LOPJ. para saber si una persona está domiciliada en Francia. El TJUE entiende que ante esta situación cabe acudir al criterio del «último domicilio conocido»: si el último domicilio conocido del demandado estaba en la República Checa. no es definitivo pero puede valer como presunción iuris tantum. alemán o italiano respectivamente. pero tampoco tiene indicios probatorios de que lo tiene en otro Estado miembro. como acabamos de ver. Si la respuesta es afirmativa. que exige inscripción en el padrón municipal. y en el caso de que tampoco esté domiciliado en esos Estados. C-327/10). el juez español. según el Derecho español. también artículos 40-41 CC). Para el TJUE esta es la única solución conciliable con el doble objetivo del Reglamento de reforzar la protección jurídica de las personas que tienen su domicilio en la Unión. Para determinar si una persona física está domiciliada en España se aplica el Derecho español. Para determinar quiénes están domiciliados en otro Estado miembro se aplica el Derecho de ese otro Estado. aplicará el Derecho francés. Primero debe comprobarse si. la aplicación de las normas nacionales o internas sobre CJI sólo procede cuando el juez dispone de indicios probatorios suficientes de que el demandado está domiciliado fuera de la Unión Europea. Un banco reclama a un cliente la devolución de un préstamo hipotecario ante los tribunales checos. En el caso de las personas físicas. la existencia de una relación de dependencia la determina la ley aplicable a esa relación según las normas de conflicto del foro). El Reglamento Bruselas I bis.7.5. para saber si el demandado tiene su domicilio en Francia el juez español aplicará el Derecho francés. Alemania o Italia. para lo cual se aplicará el Derecho de ese Estado en cuestión.8. «permitiendo al mismo tiempo al demandante determinar fácilmente el órgano jurisdiccional ante el cual puede ejercitar una acción y al demandado prever razonablemente ante qué órgano jurisdiccional puede ser demandado». En el as. uno se fija en la residencia habitual de hecho. ni en otro Estado miembro). Si se carece de dichos indicios. el demandado tiene su domicilio en España. ni en un tercer Estado.1. el Reglamento Bruselas I bis no hace una concreción autónoma o uniforme del concepto domicilio. no ha considerado necesario hacer una definición autónoma del concepto domicilio. C-327/10).

son conceptos fácticos que hacen referencia a la actividad empresarial y que deberán concretarse caso por caso.2 del Reglamento establece que en estos Estados domicilio estatutario equivale a registered office. Los otros dos criterios que emplea el artículo 63. el artículo 63 del Reglamento sí que establece una determinación uniforme del domicilio. En estos casos. Se plantea un conflicto negativo cuando. Esta segunda opción parece la más adecuada pues «refleja» la solución que acabamos de ver para el conflicto positivo.9. En este caso. en el lugar en que se encuentra su sede estatutaria. El actor escogerá la opción que le sea más favorable. 5. en la práctica este tipo de conflictos conllevan una posibilidad de elección para el demandante.. según el Derecho español. el domicilio del demandado no está en España (sino en Portugal. El primero se fija en el lugar desde donde se administra la sociedad y el segundo en el lugar donde se concentra su actividad productiva. con personalidad jurídica pero que carecen de sede estatutaria. se producirá una situación de litispendencia internacional y el segundo deberá inhibirse a favor del primero. Estos tres criterios están tomados del artículo 54 TFUE y por consiguiente este precepto suministra el referente hermenéutico para su concreción. el actor puede acudir como foro general tanto a los tribunales españoles como a los franceses. Los Derechos británico. no aplicar las reglas de competencia del Reglamento–. «administración central» y «centro de actividad principal». . un potencial actor podrá demandarla en cualquiera de los tres en virtud del foro general.. pues desde la perspectiva de cada juez nacional el demandado estará domiciliado en su propio territorio (si acude a ambos.10. Estas mismas reglas valen para aquellos otros ordenamientos donde existan tipos societarios. su administración central o su centro de actividad principal». infra). El concepto de sede estatutaria (= domicilio social o estatutario) es un concepto jurídico que se corresponde con el domicilio formal de la sociedad. afirmando su CJI). PERSONAS JURÍDICAS 5. Como según el artículo 62. Ejemplo. En concreto. En el caso de las personas jurídicas (en sentido lato: cualquier entidad susceptible de ser parte en un proceso). para evitar el absurdo de considerar que el demandado no tiene su domicilio en un Estado miembro –y por lo tanto. por ejemplo) y según el Derecho portugués el domicilio no está en Portugal (sino en España). En principio. Imaginemos una sociedad constituida en España y con domicilio social (= estatutario) en nuestro país. en consecuencia. o permitir la elección del actor admitiendo una suerte de «reenvío». cuya administración central se encuentra en Francia y tiene su centro de actividades principales en Portugal. afirma que se considerarán domiciliadas «. de las normas de origen interno). Ejemplo: si según el Derecho interno español el demandado está domiciliado en España y según el Derecho francés está domiciliado en Francia. por ello. irlandés o chipriota no conocen el concepto de «sede estatutaria». Los tres criterios juegan como alternativos para determinar el foro general: cualquiera de ellos puede ser invocado por el actor como relevante para fijar el domicilio de la sociedad y. estos tres criterios funcionan también como alternativos para fijar la aplicación del Reglamento Bruselas I bis (y. aquél que figura en los documentos constitutivos o que. por consiguiente. la sociedad se considerará domiciliada en cualquiera de esos tres Estados y.e. por defecto. (b) Conflictos negativos. La solución es más compleja. 5. se han propuesto dos opciones: o acudir al criterio subsidiario de la residencia habitual. y en el caso de que no exista ésta. venga determinado por la lex societatis.1 prevalece siempre la respuesta positiva del foro ( i.11. para abrir el foro general.(a) Conflictos positivos. el artículo 63. en su caso. debe considerarse domiciliada en el Estado bajo cuya legislación se hubiere constituido la sociedad. 2.

en lugar del domicilio como criterio de conexión. física o jurídica. el resultado práctico no se aparta mucho. sino a un sistema de foros«objetivos. en principio. exclusivos y alternativos» con ciertas particularidades para los litigios de responsabilidad parental. La LOPJ también contempla el domicilio del demandado como foro general (artículo 22 ter).. C- 125/92.1(a) establece que en los asuntos relativos a la nulidad.13. La fecha relevante para determinar el domicilio de una persona. 3. las demandas por reclamaciones laborales podrán plantearse ante la jurisdicción española con independencia de cualquier circunstancia relativa a la nacionalidad del trabajador o lugar de celebración del contrato. o de demandas contra los diplomáticos españoles aunque éstos residan en el extranjero (al gozar de inmunidad de jurisdicción en el extranjero. El criterio del domicilio del demandado determina también la competencia de los tribunales españoles para conocer de las demandas dirigidas contra el Estado español o contra organismos públicos españoles actuando en el ámbito jurídico-privado. con alcance general. Esta regla. en concreto. LEY ORGÁNICA DEL PODER JUDICIAL 5. el artículo 3. separación o divorcio serán competentes los tribunales del Estado miembro en cuyo territorio se encuentre la residencia habitual del demandado. artículo 40 II CC. Ejemplo.14. dicha competencia no se pierde por el hecho de que posteriormente se traslade al extranjero. de 27 de octubre de 2015). (STS de 17 de julio de 1998 o STSJ de Madrid. En el ámbito de la responsabilidad parental. como hemos señalado. se consideran domiciliados en España. No obstante.5. En el caso de los trabajadores contratados por el Instituto Cervantes para trabajar en sus sedes en el extranjero. A partir de aquí rige el principio de perpetuatio iurisdictionis: si en ese momento el domicilio del demandado está en España. la ley del lugar donde se desempeña el trabajo. opta por la residencia habitual. STJCE as. Como veremos más adelante. vid.12. allí donde hubieran tenido su último domicilio). Sala de lo Social. es el momento de presentación de la demanda. cumple con la exigencia del propio Reglamento de asegurar que el potencial actor pueda identificar fácilmente el tribunal competente ( vid. Además. en este tipo de casos la ley aplicable es. La Ley. Así.15. 4. Estudiaremos estas reglas con más detalle en el tema 9. además de prevenir comportamientos oportunistas del demandado. 5. la residencia habitual del menor es también el criterio de atribución de competencia (artículo 8). añade que se entenderá que una persona tiene su domicilio en España cuando tenga aquí su residencia habitual. . artículo 22octies 2 LOPJ). OTROS TEXTOS EUROPEOS 5. El Reglamento Bruselas II bis no responde exactamente a la estructura foro general (domicilio del demandado) y foros especiales. salvo que las partes hubiesen escogido la ley española y ésta fuese más favorable para el trabajador.

TEMA-6 Foros especiales en el ámbito patrimonial: reglas principales §1. C-26/91. INTRODUCCIÓN: FOROS ESPECIALES EN EL ÁMBITO PATRIMONIAL 6.1. los foros que atribuyen CJI a los tribunales españoles frente a demandados con domicilio en el extranjero cuando el objeto del litigio tiene naturaleza patrimonial. Se basan en la existencia de una conexión particularmente estrecha entre la controversia y los tribunales españoles. C-96/00). Estos foros conllevan que un sujeto domiciliado en el extranjero quede sometido a la jurisdicción española. as. es oportuno señalar cuatro características generales de estos foros en el Derecho español. que justifica una atribución de competencia a éstos en aras a una buena administración de justicia (por todas. 6. distintos de los de su domicilio. el principio de previsibilidad. El sometimiento a nuestros tribunales se justifica en la medida en que la internacionalidad de la relación y su localización en nuestro país es imputable al demandado.e. i. (a) Primera: son foros que responden al principio de proximidad razonable.esto es. entre otras muchas. C-523/10). STJUE. El considerando 16 del Reglamento Bruselas I bis recoge esta idea. Antes de pasar a su exposición. el principio de autorresponsabilidad justifica que se le someta a los tribunales españoles en relación a los litigios derivados de esas actividades. Por ejemplo. En estos casos. hacen recaer la «carga de internacionalidad jurisdiccional» sobre el demandado extranjero. Esto cumple con el requisito de previsibilidad que exige el TJUE y el propio Reglamento: los foros especiales «deben interpretarse de forma que un operador normalmente bien informado pueda razonablemente prever ante qué tribunales. as. (b) Segunda: los foros especiales tienen un límite. porque el demandado extranjero haya realizado ciertas actividades en España o haya generado con su comportamiento una «vinculación» con el mercado español. . as. puede ser demandado» ( vid. En este tema vamos a analizar los foros especiales en el ámbito patrimonial.2.Deben ser foros objetivamente previsibles para el demandado..

porque aquí se verifique el foro especial. el actor puede demandar en California (cuyo Derecho reconoce también como foro general el domicilio del demandado) o en España en virtud del 22 quinquies. (d) Cuarta: Frente al foro general del domicilio del demandado. Advertencia. en su defecto.. 6. por ejemplo. en cuyo caso los tribunales españoles tienen limitada su competencia o poder cognitivo a los litigios que deriven de esos vínculos (son los foros especiales por razón de la materia o por conexidad). a) LOPJ (ya que el lugar de cumplimiento del contrato es España). cuando el foro general corresponde a un Estado y el foro especial a otro. (b) en el segundo escalón estaría un supuesto de vinculación intermedia entre ese foro general y los foros especiales: el hecho de que el demandado tenga sucursales o agencias en España atribuye CJI a los tribunales españoles con alcance material general (y universal) pero sólo respecto de las actividades de esa sucursal o agencia (la sucursal del demandado es un foro «cuasi- general»). Esta relación de subsidiariedad se plantea desde la perspectiva del juez nacional. (c) en el tercer escalón estarían todos aquellos supuestos en los que el demandado presenta vínculos puntuales con nuestro país. Lo cual implica que frente a domiciliados fuera de España. El sistema de foros especiales diseñado por el legislador es un sistema de tipificación legal: el grado de conexión o vinculación necesaria para atribuir CJI a los tribunales españoles no es algo que se deje a la apreciación judicial. se puede ver como un «sistema de tres escalones»: (a) en el primer escalón estaría el supuesto de mayor conexión: el domicilio del demandado en España atribuye CJI a los tribunales españoles con alcance general ( i. los foros especiales son subsidiarios: los tribunales españoles pueden ser competentes porque el domicilio del demandado esté en España o. como por interpretación sistemática en la LOPJ (artículo 22 quinquies). El diseño de estos foros responde a la idea general que inspira el sistema de CJI: cuanto mayores sean los vínculos del demandado con España. en un litigio relativo a un contrato. y en relación al Reglamento Bruselas I bis. .e. sino que viene tipificado por el legislador y son numerus clausus ( vid. En el caso de que tanto el domicilio del demandado como el foro especial se verifiquen en España. el domicilio del demandado es foro general). la CJI de los tribunales españoles sólo puede afirmarse en determinadas circunstancias: los tribunales españoles no son competentes para conocer de cualquier litigio que presente una vinculación razonable con España.3. Esta relación de subsidiariedad deriva del tenor literal en el Reglamento Bruselas I bis (artículo 7 «Una persona domiciliada en un Estado miembro podrá ser demandada en otro Estado miembro»). sino sólo para conocer de aquéllos que presentan la vinculación tipificada por el legislador. TJUE as. en virtud del foro especial. en virtud del foro general. si ponemos en relación estos foros con el foro general del domicilio del demandado. Si. formalmente el juez español sólo puede declararse competente en virtud del primero. En este sentido.(c) Tercera . por ejemplo. Desde la perspectiva del actor. o en el segundo. A continuación vamos a estudiar el foro de la sucursal y posteriormente el resto de los foros especiales. C-261/90). mayor será el alcance de la CJI de nuestros tribunales respecto a las actividades de ese demandado. ambos se ven como alternativos: puede demandar en el primero. el domicilio del demandado se encuentra en California y el contrato se debe cumplir en España.

§2. i. Si el domicilio del demandado estuviese en Suiza. desde el cual presta servicios de asesoramiento. Para delimitar los ámbitos de aplicación respectivos se sigue el criterio general: lo determinante es el domicilio del demandado titular de la sucursal. En el ejemplo anterior. Islandia o Noruega. Tanto el Reglamento Bruselas I bis (artículo 7. aunque en el caso de la LOPJ la regla sólo atribuye CJI..5). determina tanto la CJI como la territorial. Por consiguiente: (a) El artículo 7. en general cualquier litigio derivado de la explotación de esos establecimientos– y de la localización geográfica de ese objeto –su alcance es universal.1 del Reglamento Bruselas I bis). ante el órgano jurisdiccional [del lugar] en que se hallen sitos»Es un foro general en el sentido de que funciona con independencia de la naturaleza material del objeto del litigio –obligaciones contractuales o extracontractuales. RÉGIMEN Y FUNDAMENTO 6. vid. Si uno de sus clientes decide plantear una reclamación por incumplimiento contractual podrá hacerlo bien en el Reino Unido. agencias o cualquier otro establecimiento.4. El tenor de todos los preceptos donde está contemplado el foro de la sucursal.5). es prácticamente idéntico. pero limitado en la medida en que sólo juega cuando esos litigios derivan de las actividades del establecimiento localizado en España. Ejemplo.5 Reglamento Bruselas I bis «Una persona domiciliada en un Estado miembro podrá ser demandada en otro Estado miembro: (. dentro del ámbito material del Reglamento. el demandado tenga su domicilio en un Estado miembro.) 5) Si se trata de litigios relativos a la explotación de sucursales. la competencia de los juzgados de Madrid se fundamenta en el Reglamento Bruselas I bis.Reglamento Bruselas I bis. 6. bien en Madrid en la medida en que el contrato deriva de las actividades de la sucursal española (artículo 7. por ejemplo.5) o la LOPJ [artículo 22 quinquies c)] abren un foro de competencia«cuasi- general»: aunque el demandado tenga su domicilio en el extranjero. y no de otros establecimientos del demandado. LEC). Una sociedad británica tiene un establecimiento en Madrid. y si estuviese en Nueva York. como el Convenio de Lugano (artículo 5. instalación y supervisión de aparatos de seguridad a clientes españoles y portugueses. no territorial. (c)Y el artículo 22 quinquies (c) LOPJ será aplicable cuando el demandado tenga su domicilio en terceros Estados (salvo que exista un Convenio bilateral aplicable. ya que el domicilio del demandado se encuentra en un Estado miembro (Reino Unido).5.5 del Reglamento Bruselas I bis será aplicable cuando. Convenio Lugano o LOPJ. a los contratos que se cumplan en España o a los daños causados en territorio español–. Esta segunda posibilidad puede ser utilizada incluso por los clientes portugueses aunque sus contratos se hayan ejecutado en Portugal..e.e. en la LOPJ. u otros establecimientos. El foro de la sucursal funciona como una suerte de «pequeño domicilio»: es un foro intermedio entre el foro general y los foros especiales. DEFINICIÓN. . como sucede con El Salvador). no se limita. El domicilio se determina de conformidad con los criterios que hemos explicado en el tema 5. FORO «CUASI-GENERAL»: EL FORO DE LA SUCURSAL 1. serán competentes los tribunales españoles cuando se trate de litigios derivados de la explotación de agencias. i. (b) El artículo 5. de ese demandado en España..5 Convenio de Lugano será aplicable cuando el demandado tenga su domicilio en Suiza. artículos 50 y ss. no competencia territorial (para la determinación de esta última. Ejemplo. Texto Artículo 7. sucursales. mientras que la regla europea o convencional cumple ambas funciones. en virtud del foro general (artículo 4. en el Convenio de Lugano.

( i.6. cuanto a su apariencia en el tráfico. 33/78. beneficiándose de este mercado. el principio de apariencia exige corregir ese principio de separabilidad: la empresa matriz extranjera puede ser demandada por las actividades que realiza a través de su filial e incluso al revés cuando la matriz aparece en el tráfico como un establecimiento de la filial ( vid. luego debe responder ante sus tribunales por lo que hace a dicha actividad. como la asistencia a una feria internacional. no cabe duda de que. esto reduce los costes de notificación (ya que. son los tribunales del Estado de situación de esa sucursal. 2. como una mera dirección postal o una página web. En la determinación de ese «control y dirección» del principal/demandado no debe atenderse tanto a la estructura que gobierna realmente sus relaciones intragrupo. CONCRECIÓN 6. Por un lado.5 Reglamento Bruselas I bis frente a la empresa extranjera matriz. por consiguiente. Para su definición. as. el artículo 7. En relación al primero.a. y hacerlo a un menor coste.. 139/80). cuando se trata de agentes comerciales independientes o de concesionarios de venta en la medida en que éstos son libres de organizar lo esencial de su actividad. no se puede utilizar sin más el artículo 7. Además.as. Por otro lado. el TJUE ha conjugado dos elementos. que ese centro de operaciones esté bajo «dirección y control del demandado». normalmente. as. Desde la perspectiva del demandado extranjero. el foro de la sucursal conlleva una imputación razonable de las cargas procesales. 14/76. provisto de una dirección y materialmente equipado de manera que pueda negociar asuntos con terceros» (as. 216/86). agencia o establecimiento. se podrá notificar al demandado en la sucursal) y los costes de ejecución de la sentencia (ya que. ni presencias duraderas que no constituyan un «centro de operaciones». En el caso de los grupos de sociedades. 33/78 o as. se podrá ejecutar sobre el patrimonio vinculado a la sucursal). Sin embargo. en general. genera los «riesgos de internacionalidad jurisdiccional». quienes mejor pueden adquirir la información fáctica necesaria para resolver los litigios derivados de la actividad de una sucursal. al establecerse en el mercado español. Es él quien. en principio. Advertencia 1.6. agencia o establecimiento » debe ser objeto de una interpretación autónoma o uniforme. en el marco del artículo 7.7. no obstante. esto es. Esto reduce significativamente los costes de instrucción procesal y por lo tanto contribuye a una resolución eficiente de los litigios. (a) Es necesario un establecimiento que tenga una presencia estable en el mercado: ha de tratarse de un « centro efectivo de operaciones que se manifieste de forma duradera hacia el exterior. en el sentido del artículo 7. y el alcance de la competencia que otorga dicho foro. este principio de separabilidad entre filial y matriz puede venir corregido a partir del principio de apariencia. 218/86). 33/78).5 Reglamento Bruselas I bis. si se trata de filiales en España o. luego es él quien debe soportar la carga procesal correspondiente. cuando las filialesaparecen en el tráfico «como sucursales». ni presencias operativas pero de naturaleza esporádica o temporal.5 Reglamento Bruselas I bis no se puede invocar cuando el «establecimiento» sea un ente con actuación independiente y su propia personalidad jurídica. TJUE as. típicamente. La ratio de este foro es fácil de ver. Por consiguiente. Por eso. normalmente. La aplicación práctica de esta regla exige concretar dos aspectos: el concepto de sucursal. No bastan. el establecimiento de una sucursal en el territorio español muestra su voluntad de llevar a cabo una actividad continuada en España. . a su aspecto exterior apreciable por un observador objetivo. el Tribunal de Justicia ha establecido que el término « sucursal. No estamos ante una sucursal o agencia. de empresas con personalidad jurídica independiente. no actúan en nombre del principal o el principal no puede prohibirles que actúen para otras empresas de la competencia (as.5. (b) Es preciso.

a diferencia del foro general. no puede ser invocado frente a terceros en aquellos litigios en los que la empresa titular del establecimiento interviene como demandante.8. en virtud del foro de la sucursal (artículo 7. tampoco puede utilizarse como criterio para atraer a otros co- demandados ( vid. En este sentido. agencia o establecimiento en España (o. Siguiendo con el mismo ejemplo de la sociedad británica que tiene un establecimiento en Madrid.1 o 7. si las actividades de este establecimiento causan un daño extracontractual en territorio portugués. en relación al Convenio de Lugano o a la LOPJ. Por el contrario. aunque el daño no se haya producido en España). la competencia que atribuye el artículo 7. STJUE as. 33/78). respectivamente. arriendo de locales.5 del Reglamento Bruselas I bis como suerte de «pequeño domicilio» nos sirve para resolver el problema de concreción temporal: es necesario que el establecimiento siga operativo en el momento de presentación de la demanda. Aunque la cuestión no es pacífica.5 ( vid.5 no está limitado territorialmente. que haya sido generado por las actividades del establecimiento. Pero dentro de este ámbito.) o extracontractual.5 Reglamento Bruselas I bis. los tribunales españoles serán competentes para conocer de los litigios.5.10. El artículo 7. Ejemplo. ni. En cuanto a su alcance. la víctima podrá plantear su demanda (a) en el Reino Unido. por ejemplo. 6. la idea del artículo 7. como los referentes a las actividades que dicho establecimiento realiza en nombre de la casa principal. Naturalmente. TJUE as. Debe. arrendamiento de edificios o contratación del personal que trabaje en ellos. en el supuesto de las obligaciones extracontractuales. en el primer supuesto (obligaciones contractuales) no es necesario que el contrato deba cumplirse en España.2) y. también ante el tribunal portugués del lugar del daño (artículo 7.e. 7. 6.i. 6. si se trata de un contrato. en el Estado miembro correspondiente). existir algún tipo de nexo entre el establecimiento y el origen del litigio. 33/78). actividades comerciales. demandar al titular de ese establecimiento. en virtud del foro general (artículo 4.1 Reglamento Bruselas I bis). agencia o establecimiento. es necesario que el daño haya ocurrido en España. Según ha dicho el TJUE (as. mutatis mutandi. C-154/11). sean de naturaleza contractual (celebración o cumplimiento de cualquier contrato: contratación laboral. el artículo 7. esa noción comprende tanto los litigios referentes a la gestión propiamente dicha de la sucursal. si el litigio tiene naturaleza contractual o extracontractual nada impide que el actor pueda acudir a los foros especiales previstos para estos casos (arts. por ejemplo. que se haya concluido a través del establecimiento. lasembajadas son subsumibles en el concepto de «establecimientos» que utiliza el artículo 7.5 Reglamento Bruselas I bis no es un foro activo . (c) y. artículo 8. como vamos a ver a continuación. 6. sobre esta base. (b) en Madrid.Advertencia 2.2 Reglamento Bruselas I bis). No puede invocarse ese criterio sobre la base de establecimientos ya desmantelados pese a que el litigio derive de las actividades históricas de aquéllos. que tengan su origen en las actividades que un establecimiento situado en España desempeña por cuenta de la casa principal extranjera ( vid. cuando sean aplicables .1). En el ámbito de las actividades iure gestionis de los Estados.5 del Reglamento se limita a los litigios derivados de la explotación de la sucursal. o si se trata de un daño. el alcance del artículo 7. Por consiguiente. naturalmente. Las consideraciones anteriores valen.9. etc.11.

Islandia o Noruega. la competencia corresponde a los tribunales del lugar donde debe cumplirse la prestación principalo característica del contrato. para los contratos de prestación de servicios.1. dicho lugar será el de la entrega de las mercaderías y.la que sirve de base a la demanda». En cambio.1 Reglamento Bruselas I bis: «Una persona domiciliada en un Estado miembro podrá ser demandada en otro Estado miembro. b) a efectos de la presente disposición. y salvo pacto en contrario. prevé dos reglas particulares concretando ese criterio de conexión: para los contratos de compraventa de mercaderías. Como en un contrato puede haber varias obligaciones. En el supuesto de una reclamación contra una empresa extranjera derivada de un contrato. Los ámbitos de aplicación respectivos vienen determinados por el domicilio del demandado. c) cuando la letra b) no sea aplicable. ante el órgano jurisdiccional del lugar en el que se haya cumplido o deba cumplirse la obligación que sirve de base a la demanda.§3. Por otro lado.1) a) en materia contractual. en virtud del artículo 7. Además. para dos tipos contractuales. Este foro. si el domicilio del demandado está en Gran Bretaña. El Reglamento Bruselas I bis establece un foro especial cuando el objeto del litigio es de naturaleza contractual [artículo 7. para el cumplimiento de su obligación.1.13. Esta regla también tiene su fundamento en el principio de proximidad razonable. Lo mismo vale en relación a domiciliados en Suiza. Texto: Artículo 7. los elementos fácticos del litigio. REGLAMENTO BRUSELAS I BIS 6. el foro del lugar de cumplimiento responde también a un fundamento material. el lugar del Estado miembro en el que. el de la prestación de los servicios [artículo 7. los tribunales españoles serán competentes si las obligaciones contractuales se han cumplido o deben cumplirse en España. según el contrato. i. La LOPJ. dicho lugar será: – cuando se trate de una compraventa de mercaderías.1 Convenio de Lugano. lo que implica este foro es que. se aplicará la letra a)»El Convenio de Lugano contiene la misma regla. hayan sido o deban ser entregadas las mercaderías. frente a un demandado con domicilio en EEUU.1 Reglamento Bruselas I bis. Ejemplo. 6. – cuando se trate de una prestación de servicios.a)]: serán competentes los tribunales del lugar de cumplimiento de la obligación que sirve de base a la demanda.14. los tribunales españoles serán competentes si la obligación contractual que sirve de base a la demanda debe cumplirse aquí. en virtud del artículo 5.b)]. en virtud del artículo 22 quinquies (a) LOPJ. determinatanto la CJI como la competencia territorial. la entrega de las mercancías o la prestación de los servicios. como los demás foros especiales del Reglamento. Por un lado. hayan sido o deban ser prestados los servicios. por su parte. RÉGIMEN GENERAL 6. Sin embargo. en general. OBLIGACIONES CONTRACTUALES. el lugar de cumplimiento de la obligación litigiosa responde a la proximidad que existe entre el tribunal competente y el objeto del litigio: en el lugar de cumplimiento es donde se hallarán las pruebas y. El artículo 7.e. por lo tanto. 1. lacompraventa de mercaderías y la prestación de servicios. puede ser demandado ante los tribunales del . según el contrato. es donde más eficiente puede resultar la instrucción del proceso. el Reglamento considera como obligación relevante «.. también abre un foro especial (artículo 22 quinquies (a) LOPJ) «cuando la obligación objeto de la demanda se haya cumplido o deba cumplirse en España». Desde la perspectiva del deudor....12. el lugar del Estado miembro en el que.1 Reglamento Bruselas I bis utiliza como criterio de conexión el lugar de cumplimiento de la obligación.

«salvo pacto en contrario». El resultado de esta tesis es el artículo 7. En el caso de la prestación de servicios. hayan sido o deban ser entregadas las mercaderías» y «cuando se trate de una prestación de servicios». durante las negociaciones que condujeron a la adopción del Reglamento se consideró que en aquellos tipos contractuales en los que existe una prestación característica clara –compraventa de mercaderías y prestación de servicios–. C-381/08). el lugar de pago. según el contrato. Para concretar ambos. La cesión de derechos de utilización y explotación de . el foro competente sería el del lugar de pago. Las reglas especiales para compraventa de mercaderías y prestación de servicios tienen una razón propia. se alegó que cuando lo que se reclama es el pago no siempre se acaba litigando en un foro razonable. pues bien. el foro competente sería el del lugar de entrega de las mercancías. por ejemplo. Desarrollo: compraventa de mercaderías y prestación de servicios. determinado ex lege contractus. En efecto. si el vendedor reclamaba el pago del precio de las mercancías. Esta solución recibió ciertas críticas. Además. Si un extranjero se obliga a cumplir una obligación en España es razonable que en caso de incumplimiento pueda ser demandado aquí. que soporte la «carga de internacionalidad jurisdiccional». Los conceptos de «compraventa de mercaderías» y « prestación de servicios» deben interpretarse autónomamente. en este tipo de relaciones. Además. el artículo 7. el lugar de pago fijado ex lege contractus no debe valer como criterio autónomo de atribución de competencia. salvo que lo hubiesen fijado las partes. resultan útiles otros textos europeos o convenios internacionales donde se emplean esos mismos conceptos. podía conducir a la competencia de los tribunales del domicilio del vendedor los cuales no siempre ofrecían un foro próximo al litigio. en un contrato de compraventa. en particular. según el contrato. algo distinta de la anterior: aseguran el principio de concentración de los litigiosen el lugar de cumplimiento de la prestación característica del contrato.e. como el Reglamento Roma I o el Convenio de Viena de 1980 ( infra). C- 533/07. ha dicho el Tribunal. C-469/12).i. se determinaba según lo dispuesto en la ley aplicable al contrato ( lex contractus). será « el lugar del Estado miembro en el que.1.lugar donde esté materialmente obligado a cumplir. Para entender el fundamento de estas reglas especiales es necesario volver un momento sobre su antecedente. si el vendedor se adelantaba y planteaba un litigio reclamando el pago. sino que la competencia judicial se determinaba siempre por separado para cada obligación principal. en estos casos. el lugar de cumplimiento « cuando se trate de una compraventa de mercaderías» será « el lugar del Estado miembro en el que. Se le achacó que provocaba una división de los litigios que derivan de un mismo contrato: si la entrega tiene lugar en un Estado y el pago en otro. En el caso de los contratos de compraventa de mercaderías.b dispone que. Así. el TJUE ha afirmado que ese concepto incluye los contratos cuyo objeto sea la entrega de mercaderías aunque éstas hayan de fabricarse o producirse previamente conforme a las especificidades del comprador. En respuesta a estas críticas. C-9/12. mientras que si era el comprador quien reclamaba la entrega. cada tribunal es competente para conocer de una pretensión. el lugar de pago o de entrega.1 (b) que permite concentrar todos los litigios sobre un mismo contrato en el lugar de cumplimiento de la prestación característica de dicho contrato. En el Convenio de Bruselas no se establecían reglas especiales para esos dos tipos contractuales. Esto es perfectamente defendible. El pago ha de seguir a la prestación característica. elementos como que (i) sea el comprador quien aporte los materiales o (ii) que el vendedor limite su responsabilidad a realizar una ejecución correcta de las instrucciones del comprador son elementos relevantes a la hora de calificar el contrato (as. el TJUE ha afirmado que incluye aquellos contratos en los que una parte lleva a cabo una determinada actividad como contrapartida de una remuneración (as. En bastantes ocasiones la falta de pago obedece a un desacuerdo del comprador sobre la calidad de las mercancías o su momento de entrega. hayan sido o deban ser prestados los servicios».

6. «la actividad de un administrador crea vínculos estrechos del mismo tipo que los que se establecen entre las partes en un contrato y que. procede considerar que la acción entablada por la sociedad contra su antiguo administrador por un presunto incumplimiento por parte de éste de su obligación de desempeñar correctamente sus funciones societarias queda comprendida en el concepto de materia contractual» (as. C-26/91.16. Los contratos de agencia sí deben calificarse como contratos de prestación de servicios a esos mismos efectos (as. analizando también los problemas de la calificación de los administradores como trabajadores).1. por consiguiente. Según ha señalado el TJUE. La acción social de responsabilidad de los administradores sociales también está comprendida en el concepto de materia contractual: según el TJUE. pero vid.15. i.1 del Reglamento es la calificación del concepto «materia contractual». C-19/09) y lo mismo. Los contratos de almacenamiento de mercancías son también contratos de prestación de servicios (TJUE as. as. Así. as. C-533/07). 9/87. C-9/12). cuando el demandante ha adquirido un bono al portador de un intermediario financiero sin que el emisor haya asumido una obligación frente a él). cdo. el Tribunal ha considerado que el foro .1 (as. 17). La obligación que deriva de un título-valor también tiene naturaleza contractual a los efectos del artículo 7. como de las «obligaciones» derivadas de ellas. La aplicación práctica de esta regla exige analizar dos cuestiones: (a) ¿Qué ha de entenderse por materia contractual ? (b) ¿Cómo se determina el criterio de conexión. Es cierto que el TJUE no ha definido exactamente lo que entiende por «materia contractual». el Tribunal de Justicia ha señalado que los vínculos entre una asociación o sociedad y sus socios son análogos a los de un contrato.1. C-375/13: no resulta aplicable el artículo 7. Desarrollo: el concepto de «materia contractual». Por ejemplo. C-47/14. C-469/12). aceptó voluntariamente actuar como garante de las obligaciones del emisor del pagaré». el término «materia contractual» requiere una interpretación uniforme o autónoma (as. ¿Qué ha de entenderse por materia contractual? 6. as. y ello con independencia de que las obligaciones deriven de la decisión de incorporarse como miembro a la asociación o de una decisión de sus órganos. y por lo que hace al primer aspecto. los contratos de concesión típicos (as. C-51/97 o C-548/12). 34/82. analizando también la delimitación con el concepto de contrato de trabajo). el TJUE ha concluido que la relación entre un administrador de una sociedad y la sociedad es equivalente también a un contrato de prestación de servicios a los efectos del artículo 7 (1) (b). C- 419/11: «el avalista.1. El Reglamento Roma I ha optado por esta calificación para los contratos de distribución y de franquicia ( vid. Esta interpretación amplia se predica tanto de las «relaciones» subsumibles en el artículo 7. C-147/12: «una obligación jurídica libremente consentida por una persona respecto a otra y en la que se basa la acción del demandante»). El primer problema de aplicación que plantea el artículo 7. pero de su jurisprudencia se deriva una lectura amplia del término donde se incluyen todas aquellas obligaciones derivadas de «un compromiso voluntariamente establecido entre las partes o asumido por una parte frente a la otra» ( vid. en el sentido de que derivan de una relación voluntariamente establecida entre las partes. Por último. al firmar en el anverso del pagaré con la mención por aval. por todas. el lugar de cumplimiento ? 1. También ha definido en sentido amplio las obligacionesque derivan de un contrato.e. as. en principio. C-47/14. en la medida en que implica que aquél lleve a cabo una determinada actividad como contrapartida de una remuneración (as. Así se garantiza una aplicación uniforme del precepto y la consiguiente igualdad de derechos y obligaciones para todos sus destinatarios. as.derechos de propiedad industrial o intelectual nopuede calificarse como «contrato de prestación de servicios» a los efectos del Reglamento Bruselas I bis (as.

las indemnizaciones por resolución abusiva de un contrato. 6. en cuyo caso se aplicará el artículo 7. C-334/00) ha establecido que la responsabilidad derivada de una negociación precontractual de mala fe. nulidad o inexistencia contractual. El fundamento puede ser el propio contrato o la ley aplicable ( lex contractus) determinada por el DIPr del foro. aunque según el Derecho nacional fuesen extracontractuales (por ejemplo basadas en una vulneración del Derecho de la competencia desleal). En cambio. El artículo 7. Así. C-26/91).2. en la medida en que las partes no llegaron a asumir ningún compromiso. ni cuando se trata de un litigio entre una asociación de consumidores y un comerciante cuyo objeto es obtener la prohibición del uso de cláusulas contractuales consideradas abusivas (as. Por último. el TJUE ha considerado que el artículo 7. por ejemplo. C-51/97: no hay relación directa entre el destinatario y el supuesto transportista demandado). En consecuencia. En general. el TJUE (as. verbal o incluso monitorios o cambiarios.1.1: las acciones de cumplimiento (incluyendo las de exoneración de responsabilidad). con independencia del tipo de proceso: declarativo ordinario. Tampoco es aplicable.1 las pretensiones que afectan a la totalidad del contrato. .1. ¿Cómo se determina el criterio de conexión.1 del Reglamento. artículo 7. las acciones declarativas de validez.1 en la medida en que las obligaciones son ex lege y no derivan de una relación voluntariamente asumida por el principal. el Reglamento distingue entre la regla general.19. 256/00).e. Sí será aplicable cuando la obligación de no hacer es susceptible de localización territorial. las indemnizaciones por incumplimiento contractual. teniendo en cuenta el objeto del contrato (as. debe atenderse al Reglamento Roma I y en particular a su artículo 12. ni cuando el destinatario de unas mercancías. También se incluyen en el foro previsto por el artículo 7.18. artículo 7. sino en el artículo 7. i.1 no es aplicable en aquellos supuestos en los que el origen del litigio se encuentra en una obligación contractual de no hacer sin limitación geográfica.2).17. las restituciones por nulidad o inexistencia contractual o las acciones derivadas de información engañosa que incitó a contratar siempre que sean imputables a la contraparte (no a terceros. se puede invocar frente a demandados en el extranjero. La gestión de negocios ajenos. que no es vendedor (as.1 (b) [ infra (ii)]. como los demás foros especiales. Para determinar el criterio de conexión relevante ( locus executionis). C-167/00). ese precepto desplaza artículos como el artículo 813 LEC que establece la competencia exclusiva del juez español del domicilio del demandado ( vid. puedan considerarse un incumplimiento de las obligaciones contractuales. por ejemplo. O las acciones de responsabilidad civil que. 1. no es subsumible en el artículo 7. queda también fuera del artículo 7. ATS de 21 de julio de 2008). C-548/12). el lugar de cumplimiento? 6. basándose en el conocimiento de embarque que ampara el transporte marítimo no demanda a quien ha emitido dicho documento sino a quien considera ser el verdadero transportista (as.1 (a) 6.previsto en el artículo 7. (i) Regla general: artículo 7. que provoca una ruptura injustificada de las negociaciones. La regla general atribuye la competencia judicial a los tribunales del lugar donde se haya cumplido o deba cumplirse la obligación que sirve de base a la demanda. cuando se trata de un litigio entre el sub-adquirente y el fabricante de un producto. Esta solución se puede analizar mejor si la descomponemos en sus dos ingredientes: obligación relevante y lugar de cumplimiento.2. para resolver otras incertidumbres relativas al alcance competencial del artículo 7.1 comprende todos los derechos y deberes subjetivos derivados de una relación voluntariamente establecida entre las partes. se incluyen en el artículo 7. alegando la imposibilidad de identificar un único lugar de cumplimiento de la obligación litigiosa (as.1 (a) [ infra (i)] y la regla especial para los contratos de compraventa y prestación de servicios. en principio.

según las normas de conflicto del órgano jurisdiccional que conoce del asunto »). 6. Si hay varias obligaciones autónomas que se derivan directamente de la relación contractual. Una vez identificada la obligación relevante. conforme a los criterios anteriores. el TJUE parte de la distinción entre (i) obligaciones primarias.. a la luz del caso concreto (TJUE as. en virtud del artículo 7. esto es. El artículo 7. en su defecto. viene determinada por la lex contractus (C-56/79).22. . En los dos tipos contractuales más habituales en la práctica. los remedios u obligaciones ex lege que el incumplimiento de las primeras provoca. las obligaciones ex lege son meros «sustitutos» establecidos por el legislador ante el incumplimiento de las primeras. La validez del acuerdo. En cambio. si lo que pide el demandante es una indemnización por daños y perjuicios o la resolución del contrato por incumplimiento de la contraparte. 56/79. la compraventa de mercaderías y la prestación de servicios. C- 419/11). la competencia.e. por otro lado. la obligación relevante es aquella obligación contractual primaria cuyo incumplimiento justifica esa petición del actor. en este caso. las obligaciones que se establecen en el contrato y (ii) obligaciones sustitutivas. esa es la obligación relevante. Lo que hacen las partes es localizar un derecho subjetivo en un lugar (obligarse a cumplir en un lugar). C-420/97. de las obligaciones primarias. C-106/95). del lugar de cumplimiento. por lo que deben ser éstas las obligaciones relevantes a los efectos de determinar la competencia. esto es. se aparta del principio de separación ( i. (ii) Regla especial: artículo 7. En general. y según este planteamiento. la obligación relevante es la obligación que sirve de base a la demanda. i. Y.6. la ley nacional (material) que rija el contrato (TJUE as. aquella obligación cuyo incumplimiento genera esos remedios contractuales. as. corresponde al juez nacional considerar si se trata de obligaciones contractuales equivalentes o accesorias. Sin embargo. el paso siguiente es concretar el lugar de cumplimiento.e. Para ese acuerdo no hay necesidad de satisfacer las condiciones de forma del artículo 25 Reglamento (TJUE as. 266/85). infra tema 24) como si es aplicable el Derecho uniforme. en el título (as. se determina con arreglo a la ley aplicable a la obligación controvertida.21. (ii) En su defecto. esto es. el Reglamento se aparta de esa solución general y establece una regla especial en un doble sentido.. C-420/97). Para determinar este lugar habrá que estar a lo que las partes han establecido en el contrato y.1 (b) 6. la aplicación de la regla «obligación por obligación») y sigue un principio de concentración. C-256/00). el lugar de cumplimiento se indicará. debería limitarse a la que se cumpla en ese Estado (TJUE as. se orienta hacia una determinación autónoma. 12/76: el lugar de cumplimiento «.1 presupone un solo lugar de cumplimiento de la obligación controvertida. as. rige la regla «lo secundario sigue a lo principal» (TJUE as. En el caso de los títulos-valor. el foro competente. rige el principio de separabilidad:sólo se toma como relevante la que sirve de fundamento a la pretensión y si el actor invoca varias. esto es.20. La regla vale tanto si es aplicable el Derecho conflictual del foro (Reglamento Roma I. si se trata de una obligación principal y otras secundarias o accesorias. normalmente. y no por remisión a la lex contractus. (i) Las partes pueden designar el locus executionis de las obligaciones contractuales y ello determina también. En consecuencia: Si lo que pide el demandante es el cumplimiento de una de las obligaciones establecidas en el contrato. el TJUE ha entendido que ese lugar se determina conforme a lalex contractus. Como indica el texto del precepto.1 (a). y de ahí se deriva la posibilidad de reclamar judicialmente en ese mismo lugar ese derecho. Para la determinación de la obligación relevante en cada caso. a lo que disponga la ley material aplicable ( lex contractus). Por un lado. Para la aplicación de esta regla. todas ellas principales. en principio.

donde deba cumplirse la prestación característica del contrato. i.23.2). y si no es posible identificar este lugar. Las mercancías debían entregarse en diferentes ciudades pero todas dentro de este último Estado. vid. cualquiera de ellos a elección del actor. En un caso que ya hemos visto (supra núm. 2. El objetivo inmediato de esta regla especial es evitar que. En este caso. AAP de Madrid. C-381/08. la obligación relevante no es realmente la que sirve de base a la demanda. (a) INCOTERMS. por ejemplo. Si de este análisis no es posible concluir la existencia de un acuerdo de las partes sobre el lugar de cumplimiento. Naturalmente. En el asunto C-386/05. Debe analizarse. El juez se declara competente entendiendo que Madrid constituye «el destino final en el que el comprador podrá disponer de las mercancías que adquirió». de 15 de febrero de 2012). No por remisión a la lex contractus. el artículo 7. en primer lugar. el TJUE ha afirmado que debe considerarse competente un único tribunal para conocer de todas las demandas basadas en el mismo contrato. de 15 de febrero de 2012). por aplicación del criterio general. el lugar de pago pueda conducir a un foro sin conexión auténtica con el fondo de la disputa. donde el comprador adquirió o hubiera debido adquirir la facultad de disponer efectivamente de las mercancías en el destino final (ass. C-87/10). Así sucede. En estos dos tipos contractuales. C-87/10) o donde debe prestarse el servicio encargado. como la entrega o el pago.1 (b) se basa en el principio de concentración de los litigios en el lugar de cumplimiento de la prestación característica del contrato. que fija como lugar de entrega el domicilio del vendedor (as. vid. En relación al uso de INCOTERMS u otras cláusulas estandarizas. lo relevante es el lugar donde este último debe tomar posesión material de las mismas (as. el TJUE ha entendido que debe hacerse una determinación autónoma o uniforme del lugar de cumplimiento y así. (ii) Prestación de . se determina de forma autónoma. pero siempre que permitan «identificar un lugar de entrega de manera clara». se estará a los términos del contrato. en los casos de compraventa debe estarse al lugar de entrega material de la mercancía al comprador en el destino final.24. STJUE as. Deberán consultarse las cláusulas contractuales relativas al lugar dónde el comprador o alguien actuando por su cuenta ha de hacerse cargo de las mercancías (incluidos. Ejemplo (AAP de Madrid.1). una empresa española había comprado una partida de lámparas destinadas a uso dental por profesionales. En el lugar de cumplimiento de esta obligación deben concentrarse todos los litigios contractuales: los relativos al cumplimiento de las obligaciones primarias. 6. domicilio comprador). incluso las restituciones derivadas de una resolución o rescisión contractual. La regla sigue siendo el lugar de cumplimiento de la obligación que sirve de base a la demanda.6. Sin embargo. marg. sino la que caracteriza el contrato. En estos casos.i. en cambio. La regla especial que recoge el artículo 7. a los efectos de determinar la competencia. en particular.e. los INCOTERMS.e. o secundarias. como una indemnización por incumplimiento. C- 87/10. en las cuales el vendedor debe entregar esos bienes al primer transportista para su remisión al comprador. con la cláusula Ex work. i. C-381/08. (i) Compraventa de mercaderías. el TJUE ha concluido que son un elemento relevante para determinar el lugar de entrega. el lugar de cumplimiento de la obligación principal. la entrega de las mercancías o la prestación de los servicios. en las ventas por expedición. el tribunal del lugar donde se lleva a cabo la entrega principal en términos económicos. se trataba de una empresa alemana que vendía mercancías a una empresa austriaca. (b) Pluralidad de lugares de cumplimiento. en su caso. free works. en vez de acudir a lo que disponga la ley que rige el contrato (como procede en el caso del que sea aplicable el apartado (a) del artículo 7. aunque en este caso el contrato incluía una cláusula franco fábrica.e. además. Las lámparas son defectuosas y la empresa española presenta una demanda ante los tribunales de Madrid por incumplimiento contractual.1 (b) entiende que todas las obligaciones que se deriven del contrato han de cumplirse en el mismo lugar: allí donde se entreguen las mercancías o donde se preste el servicio. si dichas cláusulas fijan únicamente las condiciones relativas al reparto de riesgos o gastos de transporte o si designan también el lugar de entrega. En concreto. Cuestiones particulares.

. aclara que el artículo 33 del Convenio de Montreal de 29 de mayo de 1999. En el asunto C-204/08. es necesario señalar que se discute cuál es el significado de los términos «y salvo pacto en contrario» que utiliza el encabezamiento del artículo 7. los tribunales españoles serían competentes directamente en virtud del artículo 7. que contiene una regla de CJI.a). Al hilo de este ejemplo.1. al lugar en el que según el contrato –o en su defecto. la autonomía de la voluntad puede jugar para fijar el lugar de cumplimiento de cualquier obligación derivada del contrato distinta de la principal.26. hay que estar a lo que las partes hayan dispuesto en el contrato. o cualquier otro documento.1. si las partes hubiesen acordado expresamente el pago en España. decide presentar una demanda ante los tribunales españoles sobre la base del artículo 7. Las consideraciones anteriores son aplicables. el pago) y así excluir el juego del principio de concentración de litigios y volver a la aplicación de la regla general prevista en la artículo 7. deberá atenderse a lugar del domicilio del agente comercial. en dos tipos de supuestos: (a) cuando las partes han fijado contractualmente el lugar de pago (como vimos. sino en diferentes Estados. el Tribunal ha concretado ese criterio para los contratos de agencia comercial. El vuelo fue anulado. aunque esta obligación no sea la que fundamenta la demanda del actor.1. los problemas del artículo 7.1 del Convenio de Bruselas surgían en aquellos casos en los que el lugar de pago venía fijado ex lege). si las partes no han fijado en el contrato el lugar de pago.25. frente a demandados con domicilio en Suiza.b. y ha de volverse a la regla general (artículo 5. el administrador debe cumplir sus obligaciones societarias.6. Para determinar el lugar de entrega de las mercancías.1 (a) (lugar de cumplimiento de la obligación que sirve a la demanda). mutatis mutandi. aplica este mismo principio para la prestación de servicios. no es aplicable en la medida en que el actor no pretende la indemnización de daños que prevé dicho Convenio. en virtud del Convenio de Lugano. C-47/14). (b) o cuando esa prestación característica debe cumplirse en un tercer Estado Ejemplos. En esta misma decisión.1 (a). Por eso pude decirse que el juego de la regla especial contemplada en el artículo 7. Noruega o Islandia.servicios. incluso cuando deben prestarse no en diferentes territorios dentro del mismo Estado. en el caso de la relación entre la sociedad y sus administradores. para la unificación de ciertas reglas para el transporte aéreo internacional. Se trataba de un residente en la RFA que había comprado un billete de avión a una compañía aérea letona para volar desde Munich a Vilna (Lituania). además de que probablemente sea la que mejor encaja con su génesis. al lugar de la prestación principal de los servicios del agente. En este mismo ejemplo. la competencia corresponde a los tribunales del lugar de entrega de las mercancías. En ese sentido. Lo mismo valdría si las partes han acordado que la entrega de los ordenadores ha de tener lugar en un tercer Estado.1 (b) es dispositivo. de manera preponderante. primero. La interpretación más razonable de esa expresión. sino la compensación a tanto alzado por anulación del vuelo que se establece en un reglamento europeo (el Reglamento 261/2004). a elección del actor. esto es. El Tribunal considera que en este caso por «el lugar de prestación de los servicios » debe entenderse tanto el lugar de partida como el lugar de llegada del vuelo. (por ejemplo. Si el agente comercial lleva a cabo su actividad en varios Estados miembros. es referirla a la determinación expresa del lugar de pago. el TJUE ha concluido que debe atenderse al lugar donde según los estatutos sociales. atendiendo a los hechos– el agente debía desempeñar o ha desempeñado principalmente su trabajo por cuenta del principal. sus actividades (as. En el asunto C-19/09. (ii) si no es posible determinar ese lugar conforme a dichos criterios. y en su defecto al lugar donde ha desarrollado efectivamente. para concretar el concepto de lugar de prestación de los servicios: (i) debe atenderse. ante la falta de pago por esta última. La regla especial prevista para los contratos de compraventa de mercaderías y de prestación de servicios no juega. Imaginemos una firma española que vende ordenadores a una firma belga y. 6. Por último. En este caso.

establece un foro especial en materiaobligaciones extracontractuales. viene determinada por la LOPJ [artículo 22 quinquies. Ejemplo. y a salvo del juego de los convenios bilaterales. El Reglamento Bruselas I bis establece un foro especial en materia de contratos vinculados a derechos reales inmobiliarios: las personas domiciliadas en otro Estado miembro podrán ser demandadas «en materia contractual. 1.2. debería acudir a los tribunales franceses (ex artículo 4). (b) El artículo 22quinquies (a) LOPJ sólo prevé una regla: «que la obligación objeto de la demanda se haya cumplido o deba cumplirse en España». el Convenio de Lugano.2. Texto Artículo 7.2 Reglamento Bruselas I bis . §5. el juez español aplicará el Reglamento Bruselas I bis. Una persona domiciliada en Francia posee un inmueble en España.e. Si el domicilio del demandado se encuentra en un Estado miembro de la UE. OBLIGACIONES EXTRACONTRACTUALES 6. Nuestro Derecho positivo. El legislador español no ha incorporado expresamente la norma especial que prevé el Reglamento europeo para los contratos de compraventa de mercaderías y de prestación de servicios. Noruega o Islandia.30. aunque no es descartable que se pueda alcanzar una solución semejante por vía de desarrollo judicial. La regla principal del Reglamento Bruselas I bis en materia de obligaciones extracontractuales se encuentra en el artículo 7. que la competencia para conocer de la acción real se extienda a la acción personal.27.29.4 del Reglamento permite plantear acumuladas ambas acciones: la acción personal junto con la real en España. La condición de aplicación respectiva está en función del domicilio del demandado. ante el tribunal del Estado miembro en el que esté sito el inmueble» (artículo 8. en principio. si se encuentra en Suiza. Dicha persona ha contraído un préstamo garantizado por una hipoteca que grava el inmueble.4).1). Como es habitual. Lasdiferencias más significativas con el régimen del artículo 7. si la acción puede acumularse con otra en materia de derechos reales inmobiliarios dirigida contra el mismo demandado. i. REGLA ESPECIAL DE ACUMULACIÓN DE ACCIONES CONTRACTUALES Y REALES SOBRE INMUEBLES 6. la LOPJ. comenzaremos el análisis por el foro especial previsto en el Reglamento. la CJI de los tribunales españoles.1 del Reglamento Bruselas I bis son dos: (a) Los foros especiales de la LOPJ determinan la CJI pero no la territorial (ésta quedará sujeta a las reglas de la LEC). mientras que si quiere ejercitar la acción de ejecución de la hipoteca deberá acudir a los tribunales españoles (ex artículo 24. §4. y si se encuentra en un tercer Estado. la devolución del préstamo se acuerda que tenga lugar en Francia.28. LOPJ 6. (a)]. El actor y el demandado deben coincidir en ambas acciones y ello justificaría la acumulación. Este precepto está pensado típicamente para créditos con garantía real. El deudor no devuelve el crédito en los plazos convenidos. Cuando el domicilio del demandado se encuentra en un tercer Estado. en materia contractual. tanto en el Reglamento Bruselas I bis como en el Convenio de Lugano o en la LOPJ. REGLAMENTO BRUSELAS I BIS 6. el artículo 8. Si el acreedor quiere ejercitar la acción personal. Para evitar esta escisión.

33. El accidente tiene lugar en Baza (Granada). típicamente. el Tribunal no ha definido con precisión lo que entiende por «materia delictual o cuasidelictual». y. Pero también es un foro razonable en términos materiales. Ejemplo. determina la CJI y la competencia territorial.2 LEC atribuye competencia territorial a los tribunales del domicilio del actor (Murcia). C-96/00. as. sino dentro de la órbita del perjudicado. esto es. C-147/12 o 170/12). 6. como los demás foros del artículo 7. (ATS de 20 de septiembre de 2004). y el hecho dañoso se ha producido en España. la competencia en este caso corresponde a los tribunales de Baza. el Reglamento Roma II sobre ley aplicable a las obligaciones extracontractuales constituye un referente hermenéutico obligado para desarrollar esta jurisprudencia ( infra tema 26). Así se garantiza una aplicación uniforme del precepto y la consiguiente igualdad de derechos y obligaciones para todos sus destinatarios. el concepto «materia delictual o cuasidelictual» debe ser objeto de una interpretación autónoma. Si.. Esta proximidad reduce los costes de instrucción del proceso. as. será competente el juzgado del lugar donde ese hecho dañoso se haya producido. Descansa en el principio de autorresponsabilidad del autor del daño: quien con su comportamiento causa un daño en un lugar debe responder en ese lugar de ese daño. Si el demandado tiene su domicilio en otro Estado miembro. mientras que la víctima tiene su domicilio en Murcia.2 Reglamento Bruselas I bis es una norma de competencia judicial internacional y territorial. como ha dicho el TJUE. que justifica una atribución de competencia a dichos tribunales por razones de buena administración de justicia y de una sustanciación adecuada del proceso» ( vid. Así se consigue que los operadores internalicen las externalidades negativas transfronterizas que provocan sus decisiones.ej. Este foro también encuentra su fundamento en el principio de proximidad razonable en la medida en que. como sucede en España. Por otra parte. para que se aplique ese precepto es necesario que estemos en el ámbito material delimitado por el artículo 1 del Reglamento (materia «civil y mercantil») con independencia de la naturaleza jurisdiccional del órgano competente... se basa «en la existencia de una conexión particularmente estrecha entre la controversia y los tribunales del lugar en que se ha producido el hecho dañoso. debe asumir la «carga de internacionalidad jurisdiccional» asociada. La aplicación práctica de esta regla exige analizar dos cuestiones: (a) ¿Qué ha de entenderse por material delictual o cuasi-delictual? (b) ¿Cómo se concreta el lugar de producción del daño? 1. Accidente de circulación causado por un perro de un ciudadano italiano con domicilio en Turín. ante el órgano jurisdiccional del lugar donde se haya producido o pueda producirse el hecho dañoso»Esta regla.31. Este foro. 6. si bien de su jurisprudencia se pueden extraer ciertas pautas. Según el TJUE (as. Pese a que el artículo 50.1. C-167/00). por todas. este fundamento material explica también la imposición de ciertos límites a la interpretación extensiva del precepto: el demandado no debe responder ante un foro extranjero cuando la concreción dellocus delicti (= la localización del daño) no esté dentro de su órbita de control. pues p.) 2) En materia delictual o cuasidelictual. ass. como el artículo 7. Como vamos comprobar. 189/87. «Materia delictual o cuasidelictual» 6. en consecuencia. as. (a) Primera .«Una persona domiciliada en un Estado miembro podrá ser demandada en otro Estado miembro: (. Sin embargo. C-261/90.32. el tribunal del lugar del daño es un tribunal cercano a los hechos que ocasionan el litigio. su competencia viene . contribuye a una resolución del litigio más eficiente. facilita la práctica de la prueba. la jurisdicción penal puede conocer de la acción civil.

Se incluye también la culpa in contrahendo: daño causado con ocasión de las negociaciones encaminadas a la celebración de un contrato que finalmente no se celebra. ejercita una acción de indemnización ( vid. infra tema 10 sobre la relación con el artículo 24. por ejemplo. en la prensa española no es raro ver anuncios de este tipo de acciones en los que se solicita a los afectados que comuniquen sus datos a un despacho de abogados norteamericano para unirse a la acción colectiva.2 son accidentes de circulación. junto a las acciones inhibitorias o declarativas. prácticas contrarias al Derecho de la libre competencia o competencia desleal. TJUE as. Así. A estos efectos..p. Los casos típicos a los que se aplica el artículo 7.determinada por el Reglamento (por eso se establece una regla especial de acumulación en el artículo 7. daños a los derechos de la personalidad o contra la intimidad. el TJUE tiende a calificar la categoría «obligaciones extracontractuales» como una categoría subsidiaria frente al artículo 7. ya que el «daño» se materializa en el mercado español. el TJUE también ha afirmado que la responsabilidad extracontractual sólo surge cuando pueda establecerse un nexo causal entre el daño afirmado por la víctima y el hecho que le imputa al presunto causante (por todas.A. (c) Tercera . Esto puede tener una ventaja para las víctimas españolas. Costa Cruceros S. En la reclamación que se presenta en EEUU el demandante o demandantes pretenden actuar en representación no sólo de las victimas americanas. Los afectados por un producto farmacéutico defectuoso deciden plantear una acción colectiva ante los tribunales americanos ya que el fabricante tiene allí su domicilio (lo que se conoce como class actions). esto es. (Sentencia Juzgado de lo Mercantil de Madrid. El problema se puede entender con un ejemplo. por las condiciones generales abusivas que esta empresa utiliza en sus contratos de viaje en crucero dirigidos al mercado español.4). Las acciones colectivas de inhibición ejercitadas por asociaciones de consumidores o instituciones equivalentes (públicas o privadas) son subsumibles en el artículo 7. la posibilidad de oponerlas a residentes en el extranjero. De hecho. ya que se benefician de la decisión americana y cobrarán la parte que les corresponde de la indemnización. Junto a la posibilidad de plantearlas en España. C-167/00). daños a los derechos de propiedad industrial o intelectual (aunque vid. Cuestión particular: acciones colectivas.2. por consiguiente. daños a terceros por infracapitalización de una sociedad. cuando la responsabilidad no se derive o no se haya producido en el marco de una relación libremente asumida por las partes o por una parte frente a la otra (por todas. en concreto.. de 23 de octubre de 2012). las acciones colectivas previstas por el legislador español en materia de protección de los intereses de consumidores y usuarios podrán plantearse en España contra empresarios extranjeros por las condiciones generales que estén utilizando en el mercado español.2 II LCGC). pfo. STJUE as.. las acciones colectivas en el ámbito del Derecho de daños plantean otro problema: sualcance internacional y. Sólo podrá acumularse. la mera afirmación del demandante sobre la base. as. cuando se verifique la competencia judicial para los aspectos extracontractuales y contractuales (pese a las dificultades que ello pueda plantear en modelos como el español. C-147/12). Es irrelevante que el régimen de responsabilidad sea por culpa u objetiva. C-147/12 o C-548/12).3) (b) Segunda .1: «el concepto materia delictual o cuasidelictual comprende toda demanda que se dirija a exigir responsabilidad de un demandado y que no esté relacionada con la materia contractual en el sentido del apartado 1. daños por productos defectuosos. etcétera. sino de las víctimas de otros Estados incluidas las españolas. Los tribunales españoles son competentes en virtud del artículo 7. las acciones de cesación o de prohibición del uso de condiciones generales abusivas o ilícitas ( vid. Ejemplo. donde la individualización se puede producir en la fase ejecutiva). Una asociación de consumidores española demanda a una empresa italiana. 32). contractual o extracontractual. artículo 12. pero también podría tener el inconveniente de que dicha decisión . el fundamento contractual de ésta conduciría a la aplicación de los artículos correspondientes (artículo 7. de la acción no basta para subsumirla en una u otra (as.». daños medioambientales.1). Si la asociación. C47/14.2 Reglamento Bruselas.

los terceros que materialmente se subroguen en el derecho de la víctima o del responsable. como lugar de resultado). 21/76) Si una empresa francesa propietaria de una fábrica en España realiza una serie de vertidos contaminantes en las aguas del río Tajo que. ambos son igual de aptos para reducir los costes de instrucción procesal.5 del Reglamento n. bien ante el tribunal portugués del lugar donde se manifestó el daño (ex artículo 7. Igualmente se sigue aplicando este foro para reclamar la responsabilidad de un sujeto por los daños de otro (por ejemplo. as. causan daños a agricultores portugueses. de exoneración de responsabilidad extracontractual o. Advertencia. el problema que se plantea desde la perspectiva española es un problema de reconocimiento de los efectos de dicha decisión y.34. bien ante el tribunal español del lugar donde se realizaron los vertidos (ex artículo 7. a este foro. la de los padres por los daños de los hijos).º 40/94 sobre marca comunitaria. 1. Ejemplo. solicitando que se declare que una determinada acción no vulnera los derechos de patente del demandado).(d) Cuarta. STJUE as. i. TJUE. el actor puede acudir tanto al tribunal del lugar de origen del daño como al del lugar del resultado dañoso (por todas. El artículo 7. también pueden utilizar. ni en otras jurisdicciones que reconozcan efectos a dicha decisión. 6. éstos podrán demandar a la empresa francesa: bien en Francia (ex artículo 4. En estos casos.2 aclara expresamente su aplicación cuando se trata de un daño que «pueda producirse» con el objeto de abarcar también las acciones de prevención del daño.les va a ser oponible y por lo tanto no podrán reclamar cantidades adicionales ni en EEUU. sino que en este caso. En los llamados delitos a distancia.2 como lugar de origen del daño).2. para prevenirse anticipadamente ante una acción de responsabilidad (p. (e) Quinta. Ya que en ambos lugares han sucedido hechos relevantes para resolver el fondo del litigio que justifican la competencia. vale la llamada «regla de la ubicuidad». salvo en dos tipos de situaciones: (a) disociación entre el lugar de origen del daño (= donde haya tenido lugar el suceso causal origen del daño) y el lugar de resultado o materialización del daño (= donde se haya producido la lesión o intromisión sobre el bien protegido) y (b) daños padecidos en varios Estados. «la resolución extranjera no se reconocerá cuando la competencia del órgano jurisdiccional de origen no se hubiera basado en un foro equivalente a los previstos en la legislación española». se puede utilizar este foro para plantear acciones llamadas a reparar un daño. Criterio de conexión: concreción del lugar del daño 6. Por ello. (vid.35. en concreto. pueden ejercitarse en ese foro acciones preventivas del daño de carácter definitivo. de indemnización o cesación. El artículo 47 LCJI condiciona este reconocimiento frente a afectados que no se hayan adherido expresamente a «que la acción colectiva extranjera haya sido comunicada o publicada en España por medios equivalentes a los exigidos por la ley española y que dichos afectados hayan tenido las mismas oportunidades de participación o desvinculación en el proceso colectivo que aquéllos domiciliados en el Estado de origen». El segundo problema de aplicación que plantea esta regla es la concreción del vínculo «lugar donde se haya producido o pueda producirse el hecho dañoso» . esto es. Igualmente.ej. El TJUE no ha extendido esta interpretación al artículo 93. en cuanto al tipo de acción. C-133/11).2. sea por ley o en virtud de un contrato. en cuyo caso. la opción exclusiva en favor de uno u otro puede conducir a soluciones injustificables. incluso. añade. al ser utilizadas para regar. el lugar relevante es donde se ha producido o se pudiese producir el daño de cuya responsabilidad se quiere exonerar el actor (STJUE as. la referencia al lugar donde se «hubiere cometido el hecho o intento de violación» de una marca . cuando el lugar de origen del daño y el lugar de resultado no coinciden. Normalmente el lugar de producción del daño es un concepto fáctico cuya concreción no plantea dificultades. de su eficacia de cosa juzgada como excepción ante una posible reclamación ante los tribunales españoles.1). 21/76).e. o quedar sometidos.

también C- 387/12). 6. 6. Desarrollo. C-364/93). Una persona que sufre un daño financiero en un Estado no puede utilizar como foro el lugar donde tiene su domicilio. B y C. ha de atenderse a la conducta o hecho que causa directamente el daño. C-360/12 y vid. as. ha de atenderse al daño directo. Tampoco. (b) y. a la lesión directamente sufrida por la víctima. donde se produjo el hecho causal que provocó el daño. C-364/93. con base en el criterio del lugar de origen.comunitaria sólo se refiere al territorio en el que se ha producido el hecho que originó o amenazó con originar la violación y no al territorio donde la mencionada violación produce sus efectos (as. Si un domiciliado en Italia entrega cierta cantidad de dinero a un banco en Gran Bretaña y el banco injustificadamente le retiene dicha cantidad provocándole graves pérdidas financieras. el daño. sólo puede abrirse un foro de competencia allí donde padece los daños inmediatos o primarios. El TJUE ha ido especificando esos criterios en función de los diferentes tipos de daños. dentro de los daños que sufre ésta. esto es. (a) sólo debe atenderse a la víctima directa (TJUE as. ha intentado aclarar esta idea señalando que el lugar relevante es donde se produce el daño. aunque se considere daño propio. los familiares del fallecido pueden invocar su daño moral para abrir un foro de competencia judicial ex artículo 7. 6.38. alegando que ahí es donde padece la disminución del patrimonial y. Para concretar el lugar de origen. si sólo se demanda a uno de ellos. ha de atenderse al lugar donde se materializa el efecto dañoso de dicha conducta. en el caso de varios responsables. 17). por ejemplo. en sede de ley aplicable ( infra).e. i. puede acudirse a los tribunales franceses como lugar del daño. Ejemplo 1. Es un «effect test». Para concretar el lugar de resultado. A.2 para demandar en Italia como lugar de resultado (TJUE as. en un supuesto de competencia desleal donde participan varias empresas.36. Una empresa matriz que sufre pérdidas económicas a partir de los daños que ha sufrido su filial no puede invocar aquellas pérdidas como daño a los efectos de abrir un foro de competencia en el domicilio de la primera (TJUE as. El hecho de que los daños indirectos o por repercusión no puedan invocarse para abrir un foro de competencia no significa que esos daños no puedan . C-360/12). por consiguiente. independientemente de donde se hayan producido sus consecuencias indirectas (artículo 4 y cdo. la víctima no puede demandar en un Estado miembro a uno de los presuntos responsables si éste no actuó en dicho Estado. Advertencia. Naturalmente. Por consiguiente. no los daños derivados o indirectos (TJUE as. Ejemplos. Además. no puede utilizar el artículo 7. Si hay varios coparticipes. Tampoco si. Así. no se puede demandar a uno de ellos. un ciudadano francés sufre un accidente marítimo en las costas españolas y posteriormente muere en Francia como consecuencia del accidente. C-228/11). otra cosa es que el criterio de conexión invocado sea el lugar donde se ha producido el daño o lugar de resultado (as. Ejemplo 2. no cabe utilizar como criterio de competencia las actuaciones de otro (en las condiciones recogidas en la STJUE. por ejemplo. no a los meros actos preparatorios o auxiliares. en otro Estado miembro donde quien actuó fue B. El Reglamento Roma II.37. Por consiguiente. A. pues todo lo demás escaparía ya a la órbita de control-previsibilidad del causante. C-220/88).2 donde tengan su domicilio. que actúan en Estados miembros distintos. es un «conduct test». Como se ha dicho. as. C-220/88) y no al daño que puedan sufrir terceros por repercusión del daño padecido por la víctima directa. C-168/02: «el concepto lugar donde haya ocurrido el hecho dañoso no puede interpretarse de manera extensiva hasta el punto de englobar cualquier lugar donde puedan experimentarse efectivamente las consecuencias perjudiciales de un hecho que haya causado ya un daño efectivamente sobrevenido en otro lugar»).

reclamarse. Según el TJUE. «donde sobrevino el perjuicio inicial debido a la utilización normal del producto para la finalidad a la que estaba destinado» (as.e. para la totalidad de los daños (a nivel mundial). En los daños a bienes inmateriales causados a través de internet.2 (vid. ese tribunal será competente para conocer de ella siempre que se alegue que dicha actuación puede causar un daño en aquel Estado según su ley nacional sobre competencia desleal (as. el lugar de resultado es donde padeció el accidente y el lugar de origen.39. El TJUE ha entendido que en los casos de daños por productos defectuosos el lugar de materialización del daño es aquél donde el perjuicio causado por el producto defectuoso se manifiesta de forma concreta o. El TJUE ha considerado que cuando se plantea ante un tribunal de un Estado miembro una acción de daños basada en una publicidad comparativa ilícita o de imitación desleal de un signo protegido por una marca comunitaria. as. con el domicilio social de las víctimas. pero en el foro del lugar donde se han padecido los daños directos o inmediatos. C-189/08). el lugar de origen del daño se localiza allí donde éste se redacta y distribuye inicialmente. El TJUE ha calificado como daños extracontractuales los daños causados a los acreedores de una sociedad por sus administradores y socios dominantes cuando éstos incumplieron sus obligaciones legales al permitir que la sociedad siguiera en funcionamiento a pesar de que estaba infracapitalizada y obligada a solicitar su liquidación. el lugar del daño se sitúa «en el lugar con el que tienen un nexo las actividades desarrolladas por la sociedad y la situación económica relativa a dichas actividades» (as. En este mismo caso. Ejemplo 5: responsabilidad de los administradores. Podrán reclamarse o no. Ejemplo 6: competencia desleal y Derecho antitrust. Así. i. el lugar donde se fabricó la bicicleta. las opciones de las que dispone el actor son: o el lugar de origen. en otras palabras. en este último supuesto: si la víctima de un accidente de bicicleta reclama al fabricante por un defecto en la fabricación de la bicicleta. C-360/12). ej. Cuando una misma víctima padece el daño en varios Estados (p. aparentemente. C-45/13). el TJUE ha afirmado algo de sentido común. Con lo cual. el TJUE se ha fijado en el daño sufrido en cada uno de ellos (as. C-68/93). Ejemplo 4: responsabilidad por productos. Es lo que se conoce como «teoría del mosaico». El lugar del hecho causante es «el lugar de fabricación del producto de que se trate» (as. 6. C-147/12). Ejemplo 3: responsabilidad por el folleto. En el caso de daños sufridos por empresas afectadas por un cártel. En este supuesto. La razón de esta diferencia estriba. en función de la ley aplicable. que es donde se localiza el daño derivado de los sobrecostes pagados. por ejemplo. pero sólo para reclamar los daños padecidos en el territorio de ese Estado. en que los primeros están protegidos en todos los Estados miembros. C-375/13). . o el lugar de resultado. cada uno de los Estados miembros donde se manifiesta éste. delitos contra el honor o actos de competencia desleal).. en particular cuando el daño alegado se verifica directamente en una cuenta bancaria que tiene en ese mismo Estado (as. que tuvieron que pagar un sobrecoste para abastecerse de los productos objeto del referido cártel declarado contrario al Derecho europeo. la jurisprudencia del TJUE distingue en función de que se trate de derechos de la personalidad o de derechos de propiedad intelectual o industrial ( vid. C-170/12 o 441/13). (ii) y el lugar donde se materializa el daño. en los supuestos de responsabilidad de un emisor a causa de la información contenida en el folleto. mientras que los segundos están protegidos territorialmente. también C-352/13). que la cesión del crédito a un tercero no tiene incidencia sobre la determinación del tribunal competente con arreglo al artículo 7. mientras que el lugar de materialización de daño se debe localizar donde el inversor tiene su domicilio. el TJUE ha concluido que: (i) el lugar del hecho causal del daño debe identificarse con el lugar de constitución del cártel. Desarrollo: bienes inmateriales e internet.

pero sólo para conocer del daño causado dentro del territorio francés (C-441/13. C-509/09 y 161/10. i.. sino que basta con el hecho de que los derechos patrimoniales invocados estén protegidos en el territorio de dicho Estado y que el daño alegado pueda materializarse en la circunscripción territorial del tribunal ante el que se plantea la demanda ( vid.. punto 3. en el as. En el asunto C-170/12.. En los casos de violación de derechos de propiedad industrial la solución es algo distinta. la difusión es universal. 20). Por último. a los tribunales del Estado miembro en que se halla protegido el derecho en cuestión».Difamación ( vid. éste podrá presentar una demanda por difamación ante los tribunales franceses como lugar de origen del daño (aunque el TJUE utiliza como criterio el establecimiento del editor) o ante los tribunales de los Estados donde se difunde la noticia.F. 41-43). contra el diario francés Le Monde por difamación). donde se halla registrada la marca nacional (as. el TJUE ha considerado en que estos casos. el lugar de resultado es donde la víctima tiene su centro de intereses. En este caso se alegó la violación del derecho de una marca nacional registrada en Austria por la utilización de una palabra clave idéntica a dicha marca por otra empresa competidora en un sitio de Internet. el órgano jurisdiccional ante el que se ha presentado la demanda puede considerar acreditadas. Si un periódico francés que se distribuye en varios países europeos publica una noticia difamatoria contra un nacional español. las alegaciones del demandante en lo que respecta a los requisitos de la responsabilidad delictual o cuasidelictual» (pfo. donde dicha marca se hallaba registrada.2]. pero sólo por la parte de los daños sufrida en dicho Estado. Según el TJUE. y donde la víctima alega ser conocida (= resultado del daño). Es un lugar previsible para el eventual responsable. . la competencia para conocer de una acción de vulneración de una marca nacional. Cuestión particular: hechos con doble relevancia. TJUE as.e. se trataba de una demanda presentada por un compositor francés contra una empresa austriaca que había reproducido sus canciones sin su consentimiento en un soporte material que. AAP de Madrid. o si éste es imputable al demandado). Posteriormente. La demanda se presenta en Francia. pfos. y el «lugar de origen» es el lugar de establecimiento del anunciante propietario de sitio de internet. donde se distribuye el periódico. C-170/12 y C-441/13). que normalmente coincidirá con el lugar de su residencia habitual (ass. incluso en estos casos. en el supuesto de derechos de autor. la posibilidad de reclamar en cada uno de los Estados donde la noticia es accesible. a diferencia de los derechos de la personalidad. en la fase de examen de la competencia no deben probarse elementos de fondo (si hay realmente daño o no. C-68/93 o SAP de Murcia de 17 de abril de 2007). el TJUE ha mantenido. también C-387/12). de 18 de octubre de 2010: competencia de los tribunales españoles para conocer de una reclamación del Real Madrid C. En el primer caso (C- 170/12). [actualmente 7. Cuando la noticia difamatoria se difunde a través de internet. pues es ahí donde se «desencadena» el proceso de exhibición del anuncio.. vid.. i. El TJUE reconoce la competencia de dichos tribunales si el sitio de internet es accesible desde su territorio (aunque no es necesario que «se dirija» a ese territorio) y el derecho de autor cuya vulneración se alega está protegido en dicho Estado. cada uno de estos tribunales sólo podrá conocer de los daños padecidos por la víctima en ese Estado. C-523/10). Ante ese tribunal podrá reclamar por la totalidad del daño. pero en este segundo caso. vid. el TJUE ha aplicado una solución semejante (as. C-387/12 es más tajante y parece que a los efectos de aplicar las reglas de competencia del Reglamento es suficiente la mera afirmación del actor: «Al aplicar el artículo 5.. a continuación.e. El TJUE entendió que el «lugar de resultado» era Austria.e. aquellos hechos que tienen relevancia tanto para la aplicación de la regla de competencia judicial como para resolver el fondo del litigio: según el TJUE. i. «. domicilio de la víctima.. por ello. la protección de una marca nacional es de alcance territorial. únicamente a efectos de verificar su competencia en virtud de esta disposición. el TJUE aclara el régimen de los llamados «hechos con doble relevancia». Por ello. Con un razonamiento bastante discutible. se había vendido a través de internet.» corresponde «.

como el Reglamento de marca comunitaria. el segundo tiene por objeto establecer una indemnización suplementaria. 2. artículos 82 y ss.e. podrá también ejercitar ante este mismo tribunal la pretensión civil derivada de ese delito.3 del Reglamento. artículo 23. sobre responsabilidad por daños nucleares. tipificado como tal por la ley española y punible según el Derecho penal francés. y su complementario el de Bruselas de 31 de enero de 1963. se puede citar el Convenio de París. También contiene reglas para resolver eventuales conflictos . en el ámbito del transporte. artículos 101 y siguientes). aunque se prevé que si éste se hubiera producido fuera del territorio de las Partes Contratantes o en un lugar que no pudiera determinarse. 6. Sobre la patente europea infra 10. vid.40. Junto con los textos que hemos estudiado. en el mismo sentido que el artículo 7.. mutatis mutandi. en el ámbito de lacontaminación nuclear. Estas reglas se pueden encontrar en el Derecho europeo (en particular. Noruega o Islandia.) o el Reglamento relativo a la protección de obtenciones vegetales (Reglamento 2100/94 del Consejo. El artículo 7.2 del Reglamento. ya que ni el domicilio del demandado está en nuestro país.2 LOPJ).3 funciona como foro alternativo al foro general y al previsto por el artículo 7. Reglamento 40/94 del Consejo. en virtud del Convenio de Lugano. de 12 de diciembre de 2001. de 27 de julio 1994. la acción civil fuese acumulable a aquélla. si no existiese el artículo 7. imaginemos. STJUE as. la competencia corresponde a los tribunales del Estado contratante en que se encuentre situada la instalación nuclear del explotador responsable. Las consideraciones anteriores son aplicables. O en elderecho convencional. los tribunales españoles no serían competentes. vid. la jurisdicción penal española sería competente para conocer del delito (artículo 23. Advertencia. que regulan la responsabilidad. ni parte del Convenio citado (o de un convenio bilateral). que contiene normas de competencia objetiva y de competencia internacional que modifican el régimen del Reglamento Bruselas I bis ( vid. El artículo 7. en el ámbito de la responsabilidad por daños a los derechos de propiedad industrial).6. ni el hecho dañoso ha ocurrido aquí. si la víctima.42. como sucede en el Derecho español (para la CJI en materia penal.41.2. lo mismo hace el Reglamento sobre dibujos y modelos comunitarios (Reglamento 6/2002. interpone la querella en un tribunal español. C-235/09 o C- 360/12).21. frente a demandados con domicilio en Suiza. objetiva y limitada. Si un español que vive en Francia comete allí un delito. LOPJ 6. del explotador de una central nuclear. el tribunal que conoce de la acción penal será competente para conocer de la acción civil si. Repárese en que. según su ley interna (= lex fori). Por ejemplo. Este precepto establece la misma solución que el Reglamento Bruselas I bis. en particular. vid. El artículo 13 del Convenio de París (en su versión actual) atribuye competencia con carácter exclusivo a los tribunales del lugar del accidente. la CJI de los tribunales españoles para conocer de los litigios de naturaleza extracontractual viene determinada por el artículo 22 quinquies (b) LOPJ.3 del Reglamento establece una regla complementaria: cuando la acción por daños o de restitución se derive de un ilícito penal. i.2-4 LOPJ). de 29 de julio de 1960. este silencio debe colmarse por vía interpretativa. de la contaminación nuclear o de la contaminación por hidrocarburos. Aunque no se refiera expresamente a los daños que puedan producirse (pensando en las acciones preventivas). ha de tenerse en cuenta que existen muchas otras reglas especiales para ciertos supuestos de responsabilidad por daños. «que el hecho dañoso se haya producido en España» y por consiguiente debe interpretarse de la misma manera. siempre que lalex fori atribuya competencia a la jurisdicción penal para conocer del delito y permita la acumulación de pretensiones. de 20 diciembre 1993. Ejemplo. Cuando el demandado tenga su domicilio en un Estado no miembro de UE.

§6. ha de tenerse en cuenta el artículo 7. Lo cual supone que. DERECHOS REALES MOBILIARIOS 6.e)]. los tribunales españoles serán competentes para conocer de la demandada [ex artículo 22 quinquies (f) LOPJ]. ni el Convenio de Lugano prevén un foro especial para este tipo de acciones. normalmente.1 de la Directiva 93/7/CEE. plantear una acción de restitución basada en su derecho de propiedad ante los tribunales del Estado miembro donde se encuentre dicho bien. Este precepto permite al propietario de un bien cultural. cdo. cuando se reclame la restitución de un objeto robado). Si un español quiere plantear una acción reivindicatoria de un bien mueble que se halla en territorio español. Este foro no es un forum patrimonii pues la competencia se limita a los derechos reales que recaigan sobre ese bien en cuestión ( in rem). En materia de derechos reales sobre bienes muebles sólo la LOPJ (artículo 22 quinquies f) abre un foro de CJI especial cuando el bien mueble se encuentra en España.1 III CC). dentro del ámbito de aplicación del Reglamento Bruselas I bis. la CJI de nuestros tribunales dependerá del domicilio del demandado. En este segundo caso. que establece un foro equivalente a favor del Estado miembro de cuyo territorio el bien salió ilegalmente ( vid. TEMA-7 Foros de protección contractuales .4. El artículo 22 quinquies (f) LOPJ establece que los tribunales españoles serán competentes para conocer de las acciones relativas a bienes muebles si éstos se encuentran en territorio español al tiempo de la demanda. o eventualmente. Ni el Reglamento Bruselas I bis. al actor no le queda más alternativa que plantear su demanda en Gran Bretaña (ex artículo 4. De la ratio del precepto parece deducirse la improcedencia de aplicar localizaciones ficticias como las previstas para determinar la ley aplicable ( cfr. 17).43. el actor deberá plantear su pretensión ante los tribunales del domicilio del demandado (foro general). tal como se define en el artículo 1. si se dirige contra un demandado con domicilio en Londres. ante los tribunales penales competentes (por ejemplo. 6.de competencia. en el ámbito de estos textos. ex artículo 7.3 Reglamento Bruselas I bis. Si se dirige contra un demandado con domicilio en Nueva York.44. Esta norma no excluye el juego del artículo 5. La concreción del criterio de conexión no presenta problemas: «la situación del bien mueble en el momento de presentar la demanda» es un criterio fáctico-descriptivo. artículo 10. No obstante.1 Reglamento Bruselas I bis). Advertencia. El Convenio incluye además una renuncia expresa de las partes contratantes a la inmunidad jurisdiccional [artículo 13. no.1 de dicha Directiva (transpuesto en España por la Ley 36/1994). y no a cualquier otra pretensión contra el demandado. Ejemplo.

§1. En estos supuestos. En este ámbito. Desarrollo. las normas de CJI reflejan una política general del ordenamiento: facilitar el acceso de la parte contractualmente «débil» o «protegida» a la tutela judicial. frente a la otra parte. A grandes rasgos. pero el contrato se negocia a través de un establecimiento en Lisboa. 7. Así. profesional o empleador). 4 y 5 respectivamente). El legislador. En primer lugar. (ii) se limita el juego de la autonomía de la voluntad ( infratema 11). por ejemplo. el contenido esta política de protección se materializa en tres aspectos: (i) se abre un foro de competencia próximo o cercano a la parte protegida. si la compañía aseguradora está domiciliada en Holanda. 7 y 8 Reglamento Bruselas I bis) pero se mantiene el juego del artículo 7. las sucursales o establecimientos tienen una relevancia especial en un doble sentido: como criterio que desata la aplicación del Reglamento y como criterio de competencia.5. En este momento nos vamos a ocupar del primero de los aspectos. consumo y trabajo.4. las sucursales o establecimientos siguen valiendo como criterio de competencia. 1. tanto supranacional como nacional. a la que se considera como parte débil en la relación se le permite demandar o bien en su propio domicilio. El legislador entiende que estamos ante clases de contratantes que típicamente se encuentran en una situación de «asimetría contractual». el texto europeo contiene una regulación autónoma y exhaustiva para los litigios derivados de las relaciones contractuales subsumibles en esas categorías (secciones 3.3. sucursal o agencia dentro de ella. §2. El régimen especial para los contratos de seguro excluye el juego de los artículos 5. CONTRATOS DE SEGURO 7. La sección 3. pero mantiene expresamente el juego del artículo 7. el demandante puede . ha considerado que para determinadas categorías de litigios de naturaleza contractual es preciso establecer ciertas reglas especiales llamadas a proteger a una de las partes. o bien en el domicilio de su co-contratante (el asegurador. en concreto. se excluye la aplicación del régimen general (artículos 4. Los rasgos principales de este régimen son los siguientes.2).2. En estos tres casos. 7. y se corrige puntualmente el artículo 6 en el sentido de que los domiciliados en terceros Estados pero con sucursal en un Estado miembro se consideran como domiciliados en ese Estado miembro para los litigios derivados de las actividades de dicha sucursal.5. tanto en lo referido a la capacidad de negociación como al nivel de información. REGLAMENTO BRUSELAS I BIS 7.ª del Reglamento Bruselas I bis (artículos 10-16) configura un régimen especial para los contratos de seguro que guarda bastante paralelismo con el que también establece para los contratos de consumo y de trabajo. pero que tengan un establecimiento. lo cual reduce sus costes de acceso a la tutela judicial. El objeto de este tema son los llamados foros de protección. se les considerará domiciliados en dicho lugar a los efectos de esta sección (pero sólo para las relaciones derivadas de las actividades de esos establecimientos). 7 y 8 del Reglamento. (a) En materia de contratos de seguro se ha establecido una matización a la regla general que atiende sólo al domicilio del demandado: a los aseguradores con domicilio fuera de Europa. y por lo tanto quedan sometidas al Reglamento (artículo 11. Tanto el Reglamento Bruselas I bis como el Convenio de Lugano o la LOPJcontienen reglas de CJI especial en materia de contratos de seguro. (b)Además. para los litigios derivados de contratos de seguro.5.1. FOROS DE PROTECCIÓN: INTRODUCCIÓN 7. En concreto. y (iii) se establece el control de la competencia judicial en sede de reconocimiento/ejecución ( infra tema 17).

Para las víctimas en los seguros de responsabilidad civil hay una regla especial.5. En este segundo caso (artículo 7.b) del Reglamento. ni las acciones del asegurador contra el responsable del daño.1.5 del Reglamento respectivamente].1 ( supra) y ceñirse al domicilio estatutario como única conexión factible para abrir el forum actoris. según el asegurador sea demandado o demandante.ª se aplica a los litigios entre el asegurador. que pueden ser personas físicas o jurídicas) o quienes se subrogan en sus posiciones. (c) O bien. Como partes procesales. 201/82) o que. ni los reaseguros. los restantes firmantes del coaseguro suelen asumir una parte del riesgo muy pequeña. conforme al artículo 15. infra. La ratio que inspira este precepto explica que las cláusulas de elección de foro celebradas entre el tomador del seguro y el asegurador (eficaces. aquellos a quienes el contrato de seguro atribuye derechos o impone obligaciones. haya de estarse al domicilio del actor en el momento de presentar la demanda y no en el momento de contratar el seguro. por un lado. en cambio. Advertencia. C-112/03). tal vez en este caso tenga sentido reducir el abanico de opciones que permitiría el artículo 63. En él no se incluye ni la seguridad social ( ex artículo 1 del Reglamento.ª del Reglamento se formulan en función de la posición procesal del asegurador.1. TJUE as. ni los litigios entre compañías aseguradoras sobre obligaciones de garantía (TJUE as. y el tomador. artículo 16. Sí que se incluyen. el asegurado o el beneficiario [artículo 11. por otro (en general. 7. frente al foro previsto por el artículo 7. Comenzaremos por la primera hipótesis.1. asegurado o beneficiario ( vid. 7.7.ª.5). que determina la CJI y territorial]. C-112/03. El forum actoris que establece el artículo 11.. .c)]. en principio. asegurado o beneficiario. C-77/04). también.b) del Reglamento beneficia también a las sociedades y otras personas jurídicas cuando son éstas quienes asumen la posición de tomador. ante el tribunal que entendiere de la demanda contra el primer firmante del coaseguro [artículo 11. Este término debe ser objeto de una interpretación autónoma o uniforme. aunque éstos sí se pueden beneficiar de ellas. Las reglas de CJI que se contienen en la sección 3.6. así como los demás foros previstos en la sección 3. La localización del daño es irrelevante a los efectos de aplicar o no esta sección del Reglamento.3) no sean oponibles al asegurado o al beneficiario cuando éstos no coinciden con aquél (TJUE as.e. por ejemplo. La razón de no establecer una regla análoga a la del artículo 8. su establecimiento [artículos 11. donde se permite el juego de la autonomía de la voluntad ex ante) o los seguros proporcionados por empresas públicas siempre que la relación sea de naturaleza jurídico-privada. i. tema 8) es que. por ejemplo.5 del Reglamento es alternativo.utilizar este foro (ex artículo 7.1. frente a una pluralidad de demandados puede invocarse el domicilio de cualquiera de ellos. los seguros de «grandes riesgos» ( vid. (b) O bien ante el tribunal del domicilio del tomador del seguro. Esteforum actoris es subsidiario en relación al foro del domicilio del asegurador (desde la perspectiva del juez nacional). sí las relaciones entre particulares que puedan cumplir una función equivalente si se adecuan a las reglas de mercado).1 del Reglamento (según el cual. si la demanda se dirige contra varios coaseguradores.5 por remisión del artículo 10). La sección tercera («competencia en materia de seguros») se aplica cuando la pretensión que ejercita el actor sea subsumible en el concepto de «materia de seguros». la competencia –internacional y territorial– se condiciona a que el contrato de seguro se enmarque en las actividades de ese establecimiento. Si elasegurador es el demandado. en la medida en que en estos casos no hay «típicamente» una parte en situación de asimetría contractual.a) y 7. la sección 3. en la práctica. TJUE as. No obstante. el actor podrá plantear la demanda: (a) O bien en el Estado donde el asegurador tenga su domicilio o.

en particular el apartado 3.3 del Reglamento. siempre que esta acción directa fuese posible en virtud de la ley aplicable según las normas de DIPr del foro ( vid. El asegurador podría prevenirse ante este tipo de demandas utilizando cláusulas de sumisión en las condiciones previstas por el artículo 15. artículo 9 del Conv. La . Una cláusula de elección de foro entre el asegurador y el asegurado no es oponible al tercero titular de la acción directa. El objeto de esta regla es permitir la acumulación de procesos conexos y ahorrar al asegurado la carga de iniciar un nuevo procedimiento contra el asegurador. El tercero dañado. titular de esa acción directa. daña a terceros en España. (e) O bien. TJUE as. C-463/06). Cuestión particular: el sentido del artículo 13. 11 y 12 serán aplicables en los casos de acción directa» por parte de la víctima . En el caso del Derecho español.2 del Reglamento). C-112/03).(d) O bien. éste puede llamar al proceso a su compañía aseguradora española en la medida en que el Derecho procesal francés permita este tipo de «llamadas a terceros». (f) Por último. No obstante. el TJUE ha entendido –de forma muy cuestionable– que el artículo 13. Conforme al Derecho material español esa acción sería posible (artículo 76 LCS).1 (b) por su parte se refiere a las acciones entabladas por el tomador. Si la víctima demanda en Francia al conductor español ( ex artículo 7.. asegurado o beneficiario y prevé la competencia de los tribunales del «domicilio del demandante». así como para prevenir decisiones inconciliables. lo cual ha generado una práctica ciertamente abusiva. en el Derecho material español. Para evitar connivencias fraudulentas entre el asegurado y el tercero dañado. donde se haya producido en hecho dañoso (artículo 12). el beneficiario o el asegurado. de La Haya sobre accidentes de circulación y artículo 18 del Reglamento Roma II. Ejemplo. TJUE as. el artículo 13. aunque no puede evitar la acción directa de la víctima (si se dan las condiciones que veremos a continuación). con lo cual el dañado podría demandar directamente a la aseguradora francesa en España (artículo 13. que tiene asegurada su responsabilidad civil con una aseguradora también francesa. El artículo 11. C-412/98).3). por ejemplo. si la ley (procesal) de este tribunal permitiese esa «llamada al tercero» o litis denuntiatio (artículo 13. dispone frente al asegurador de los mismos foros que el tomador del seguro. Los foros señalados en los apartados (a) a (d) pueden utilizarse también por el perjudicado para plantear una acción directa contra el asegurador (o incluso.2 del Reglamento + Reglamento Roma II + artículo 76 LCS).2. el Reglamento Bruselas I bis permite que el asegurador demandado en virtud de la acción directa pueda llamar al proceso al tomador del seguro y/o al asegurado. el artículo 14 LEC prevé esta llamada («intervención provocada») siempre que exista disposición legal que así lo permita.2 establece un régimen específico para las acciones directas. esta regla plantea ciertos problemas pues permitiría atraer a la «parte débil» a un tribunal distinto del de su domicilio. la ley aplicable a esa acción directa sería el Derecho español. permite esa acción directa). Si una empresa francesa. si se trata de seguros de responsabilidad o de seguros relativos a inmuebles o a bienes muebles e inmuebles cubiertos por una misma póliza y afectados por el mismo siniestro. Imaginemos un accidente de circulación provocado por un español en Francia. el asegurador puede demandar al tomador del seguro o al asegurado (demanda para la intervención de terceros) si la ley aplicable a la acción directa lo permite. Ejemplo. Por otra parte. El tenor de este precepto establece que «las disposiciones de los artículos 10. Así lo establece el artículo 13. donde se establece una conexión alternativa entre la ley aplicable al daño y la lex contractus. algo que no encaja bien con los principios que inspiran esta sección (vid. en los seguros de responsabilidad civil.1).2 del Reglamento permite a la víctima ejercitar la acción directa en su propio domicilio (TJUE as. En este caso. ante el tribunal que conociere de la acción de la persona dañada contra el asegurado. el artículo 76 LCS. vid. reasegurador. si la ley aplicable a esa acción directa previere dicha posibilidad (artículo 13.

interpretación más razonable de la norma es permitir a la víctima utilizar los foros del domicilio del
tomador/asegurado o beneficiario (pues siguen siendo foros «controlables» por el asegurador), pero
no su propio domicilio ( i.e., el de la víctima). Sin embargo, el TJUE ha hecho otra interpretación
afirmando que la víctima puede demandar también en su propio domicilio (as. C-463/06). Esto ha
generado consecuencias poco razonables, reflejadas incluso por la prensa generalista. « Odendrit o
el caso de la rama de un árbol español que daño a un ciudadano inglés» era el título del artículo
que reflejaba el caso de un veraneante inglés en España a quien, mientras segaba la hierba de su
jardín, le cayó encima la rama de una árbol que salía de la parcela de un chalet contiguo
perteneciente a un ciudadano español. A pesar de que el accidente ocurrió en España y el tomador
del seguro y la compañía aseguradora eran españolas, la víctima utilizando el artículo 13.2 del
Reglamento planteó la acción directa contra la compañía aseguradora en el Reino Unido. Esto es
criticable pues acaba conduciendo a un forum actoris injustificado: el sentido del artículo 13.2 no es
otro que permitir a la víctima acogerse a los foros recogidos en el artículo 11.1 (b), i.e. al foro del
domicilio del tomador/asegurado/beneficiario. Por otra parte, el TJUE ha afirmado que si
la Seguridad Social del Estado miembro donde la víctima tiene su domicilio se ha subrogado en los
derechos de ésta o ha adquirido esos derechos ex lege, entonces no pude invocar los artículos 11.1
(b) y 13.2 ya que no se trata de un «parte débil» necesitada de la tutela que ofrecen esos preceptos
(STJCE as., C-347/08). Los herederos, en cambio, sí que podrían beneficiarse.7.8. Si
el demandante es el asegurador, rige la regla general del domicilio del demandado o el
foro de su sucursal (artículos 13), salvo que su pretensión se formule por vía
reconvencional (artículo 14.2). Las acciones de un asegurador contra otro asegurador
(por ejemplo, en el marco de una demanda sobre obligaciones de garantía, vid. STJCE
as. C-77/04), o las posibles acciones de regreso del asegurador contra el tercero
causante del daño están sujetas a las reglas generales del Reglamento.
7.9. Las mismas consideraciones valen, mutatis mutandi, en el ámbito de aplicación
del Convenio de Lugano cuando el domicilio del demandado (o su sucursal) se
encuentre en Suiza, Noruega o Islandia.

2. LOPJ
7.10. Frente a domiciliados en terceros Estados, y que carezcan de sucursal en un
Estado miembro o en un Estado parte del Convenio de Lugano, la CJI de los tribunales
españoles viene determinada –salvo que resulta aplicable un convenio bilateral– por
la LOPJ ( vid. artículo 22 quinquies e). En concreto, la Ley prevé la competencia de los
tribunales españoles cuando (i) el asegurado, tomador o beneficiario del seguro tengan
su domicilio en España, (ii) o en los seguros de responsabilidad civil si el daño se
localiza en España.

§3. CONTRATOS DE CONSUMO
7.11. Tanto el Reglamento Bruselas I bis, como el Convenio de Lugano y
laLOPJ establecen reglas de CJI especiales para los litigios derivados de las relaciones
contractuales con consumidores. En este caso, la aplicación de cada uno de esos textos
se fija no tanto en el domicilio del demandado, cuanto en el domicilio del actor si es el
consumidor. Vamos a verlo con más detalle al analizar cada uno de ellos.

1. REGLAMENTO BRUSELAS I BIS
7.12. Como en el caso de los contratos de seguro, en materia de contratos de consumo el
Reglamento Bruselas I bis establece una regulación de la CJIautónoma y
exhaustiva (sección 4.ª, artículos 17-19), lo cual implica que se excluye la aplicación del
régimen general (artículos 4, 7 y 8 del Reglamento). Además, se aparta del criterio del
domicilio del demandado como regla que determina el ámbito de aplicación del
Reglamento. En efecto, y a diferencia de lo que hemos visto hasta ahora, los foros de

competencia que establece el Reglamento en materia de consumo se aplican
también frente a demandados con domicilio en un tercer Estado (no miembro) cuando
quien plantea la acción es el consumidor (lo cual no excluye el juego alternativo de los
foros de la LOPJ, infra).
Ejemplo. Una compañía establecida en Florida, sin sucursal en España, está dirigiendo
ofertas de sus productos (material deportivo) al mercado español. Un consumidor con
domicilio en Málaga concluye un contrato de compraventa como respuesta a dicha oferta.
Si posteriormente surgen desavenencias entre las partes, el consumidor podrá demandar
a la empresa norteamericana en Málaga conforme al Reglamento Bruselas I bis, pese a
no tener ésta ni su domicilio, ni una sucursal en un Estado miembro. Si quien plantea la
acción es el profesional europeo, frente a consumidores domiciliados en terceros Estados
siguen aplicándose las normas nacionales.
Texto. Artículo 17 Bruselas I bis
«1. En materia de contratos celebrados por una persona, el consumidor, para un uso que pueda
considerarse ajeno a su actividad profesional, la competencia quedará determinada por la presente
sección, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 6 y en el artículo 7 punto 5:
a) cuando se trate de una venta a plazos de mercaderías;
b) cuando se trate de un préstamo a plazos o de otra operación de crédito vinculada a la
financiación de la venta de tales bienes;
c) en todos los demás casos, cuando la otra parte contratante ejerza actividades comerciales o
profesionales en el Estado miembro del domicilio del consumidor o, por cualquier medio, dirija
tales actividades a dicho Estado miembro o a varios Estados miembros, incluido este último, y el
contrato esté comprendido en el marco de dichas actividades.
2. Cuando el cocontratante del consumidor no esté domiciliado en un Estado miembro, pero posea
una sucursal, agencia o cualquier otro establecimiento en un Estado miembro, se considerará para
todos los litigios relativos a su explotación que está domiciliado en dicho Estado.
3. La presente sección no se aplicará al contrato de transporte, salvo el caso de los que, por un
precio global, ofrecen una combinación de viaje y alojamiento.«
Artículo 18
«1. La acción entablada por un consumidor contra la otra parte contratante podrá interponerse
ante los órganos jurisdiccionales del Estado miembro en que esté domiciliada dicha parte o, con
independencia del domicilio de la otra parte, ante el tribunal del lugar en que esté domiciliado el
consumidor.
2. La acción entablada contra el consumidor por la otra parte contratante sólo podrá interponerse
ante los órganos jurisdiccionales del Estado miembro en que esté domiciliado el consumidor.
3. El presente artículo no afectará al derecho de formular una reconvención ante el órgano
jurisdiccional que conozca de una demanda inicial de conformidad con la presente
sección».7.13. El legislador europeo, como ya hemos explicado, presupone que los
contratos de consumo se caracterizan porque hay una situación de asimetría contractual
típica, que se refleja también en la dimensión procesal. El Reglamento lo que hace es
«reequilibrar» esa asimetría permitiendo a los consumidores que ejerzan sus acciones
procesales o bien ante los tribunales del lugar donde tienen su domicilio (CJI y territorial)
o bien ante los tribunales del Estado de domicilio del profesional o bien, en su caso, ante
los tribunales del lugar donde el profesional tenga la sucursal a través de la cual se
concluyó el contrato (CJI y territorial). En cambio, si quien demanda es el profesional, la
única jurisdicción de la que dispone es el foro del domicilio del consumidor, salvo que se
trate de una demanda reconvencional.
7.14. El ámbito de aplicación de la Sección 4.ª del Reglamento es limitado. Su
aplicación exige tres condiciones cumulativas: que una parte actúe en un contexto
ajeno a su actividad profesional, que exista una relación contractual entre esta parte y el
profesional, y que el contrato pertenezca a alguna de las categorías recogidas en el
artículo 17.1 a-c del Reglamento.

Advertencia: carácter internacional de la relación. El TJUE ha entendido que para la
aplicación de los foros previstos por el artículo 18 del Reglamento no es necesario que
ambas partes estén domiciliadas en Estados miembros distintos, basta con que el litigio
sea internacional (as. C-478/12). En este caso, un consumidor austriaco, con domicilio en
Bludenz (Austria), reservó un viaje a Egipto a través de una página web
(www.lastminute.com). El titular de esta página tenía su domicilio en la RFA, pero actuaba
como agente de una empresa con domicilio en Viena (Austria). Tras su regreso, el
consumidor entiende que las condiciones del viaje no se ajustaron a lo ofertado y decide
demandar a ambas compañías. Según el TJUE, el artículo 18 del Reglamento le permite
demandar a ambas, i.e. tanto a la compañía alemana como a la compañía austriaca, ante
los tribunales del lugar de domicilio del consumidor en Austria, i.e. en Bludenz. El TJUE
entiende que la relación entre el consumidor y la compañía austriaca esta
indisociablemente vinculada a la relación de aquél con lastminute.com, y por
consiguiente tiene carácter internacional.
(a) La primera condición es que el contrato se haya celebrado entre un profesionaly
un consumidor. El artículo 17 define como consumidor a quien adquiere un bien o
servicio para un uso que pueda considerarse ajeno a su actividad
profesional(=consumidor final en sentido económico, vid. STJUE as. C-419/11, y en
particular, C-110/14). Aunque no se diga expresamente, de otros textos europeos se
concluye que el concepto de consumidor sólo ampara a las personas físicas. Además, la
concreción del concepto «consumidor» no se ha de hacer a partir de la situación
subjetiva de una parte, sino en relación a un vínculo o relación contractual específico y
teniendo en cuenta las circunstancias objetivas bajo las que se estableció dicho vínculo
(TJUE as. C-269/95). En el caso de que el objeto del contrato tenga unadoble
finalidad, privada y profesional, sólo se aplica la sección 4.ª del Reglamento cuando el
destino profesional constituya una parte marginal del contrato (TJUE as. C-464/01)
Cuestiones particulares. (a) finalidad del contrato. Se ha discutido si la finalidad profesional o
privada del contrato es algo que debe conocer el profesional. El TJUE ha rechazado esta idea y ha
aplicado un test objetivo, con una excepción: la ignorancia es irrelevante salvo que haya sido
provocada por el consumidor. Esto significa que, en principio, la ignorancia del uso privado no es
oponible por el profesional salvo cuando fue causada por el propio consumidor (as. C-464/01). (b)
Aval. Una persona física, gestor y accionista mayoritario de una sociedad, que avala mediante un
pagaré las deudas de ésta no actúa como consumidor (as. C-419/11). (c) Contrato entre
particulares. El TJUE (as. C-508/12) ha aclarado también que la sección 4.ª del Reglamento no se
aplica a los contratos entre dos personas que no realizan actividades comerciales o profesionales, p.
ej. un préstamo entre particulares.(b) En segundo lugar es necesario que se haya celebrado
un contrato entre el profesional y el consumidor.
Cuestiones particulares. (a) Promesas de premios. En el caso de ofertas de venta de mercancías a
consumidores acompañadas de promesas de atribución de premios, el TJUE ha hecho depender el
juego de la Sección 4.ª de que exista una auténtica obligación contractual de entregar dicho premio
por parte del profesional. Si el premio se subordina a que el consumidor adquiera ciertos productos,
el consumidor cumplimenta debidamente y reenvía los documentos al oferente y además concluye el
contrato de consumo que lleva aparejado dicho premio (por ejemplo, encarga las mercancías
publicitadas), podrá invocar dicha sección también en relación a la obligación de entrega del premio
(as. C-96/00; as. C-27/02); también podrá invocar este precepto cuando la entrega del premio no
está subordina a la conclusión de ningún contrato de compraventa, pero el profesional ha expresado
su voluntad de obligarse jurídicamente a entregar el premio prometido (as. C-180/06). En cambio, no
podrá invocarse ese precepto cuando el consumidor no concluye ningún contrato con el profesional,
ni de los términos de la promesa de premio se deriva una voluntad inequívoca de entregar el
premio. (b) Instrumentos financieros. Cuando un consumidor (inversor no profesional) adquiere un
título de deuda a un intermediario financiero, sin que exista una relación contractual entre dicho
consumidor y el emisor del título, no puede invocar frente a éste los foros previstos en la sección 4.ª
del Reglamento (as. C-375/13).(c) La tercera condición es que el contrato de consumo tenga

La característica esencial de ese concepto es que el consumidor haya adquirido la posesión de la mercancía antes de que haya pagado la totalidad del precio ( i. En estos supuestos. (i) Por un lado. el precepto pretende cubrir dos hipótesis distintas. artículo 17. se aplica la sección 4. dejar de pagar. Esta diferenciación se explica por el distinto grado de evolución que el Derecho europeo experimenta en materia de protección de los consumidores y por la posible posición procesal que va a adoptar el consumidor en cada caso (normalmente. TJUE as C- 585/08. adquiere sus productos a través de dicho establecimiento (en un viaje vacacional). se dan dos circunstancias: (a) el profesional ejerce sus actividades en el Estado miembro del domicilio del consumidor o. dirigiere tales actividades a dicho Estado miembro o a varios Estados miembros. vid. La segunda es cuando el profesional no se desplaza físicamente al Estado del consumidor. Si un profesional italiano tiene un establecimiento en Alicante y un consumidor español. tengan por objeto bienes o servicios. quienes consumen ensu mercado. por lo que previsiblemente su posición procesal será la de demandado con lo que el profesional deberá ir a su domicilio a presentar la demanda.1 c)]. televisión. los consumidores quedan protegidos en todo caso.º sólo se aplica si se dan ciertas conexiones relativas a la localización espacial del contrato [artículo 17.4). radio. infra núm. con domicilio en Valladolid.1 a y b). El lugar concreto desde donde el consumidor haya emitido su aceptación es irrelevante. en las compraventas a plazos el consumidor dispone de un mecanismo de autotutela.ciertascaracterísticas objetivas. El ámbito material de este apartado está definido en términos globales y cubre cualquier otro contrato de consumo distinto de las compraventas a plazos o de las operaciones de crédito vinculadas ( «en todos los demás casos» dice el precepto. salvo cuando por un precio global ofrecen una combinación de viaje y alojamiento. lo cual requiere algún tipo de presencia física directa o a través de representantes en el mercado local del consumidor. mediante oferta o publicidad. sólo se protege a los consumidores bajo determinadas condiciones de conexión con el foro. En relación a la primera condición. el consumidor podrá demandar a la firma italiana . prensa. teléfono). 150/77 y as. C-99/96). a su vez.etcétera. incluido aquél. dentro de este ámbito material. donde se incluyen contratos de préstamo. C- 99/96). que son los que se desplazan al país del profesional a consumir. cumulativamente. i. No sucede típicamente así en los demás contratos). esta condición se exige en las dos hipótesis descritas en los puntos (1) y (2). (ii) Para el resto de los contratos de consumo. Son los llamados «consumidores pasivos».e. sin condiciones de localización espacial del contrato. time-sharing.sobre el concepto de viaje combinado. pero dirige hacía él sus actividades. marg. depósito y/o administración de valores. siempre que el contrato estuviere comprendido en el marco de las actividades concretas del profesional en el país del consumidor. La idea es que el profesional se dirige comercialmente al mercado del consumidor para atraer aquí su atención. El concepto de ventas a plazos de mercaderías o de operaciones de crédito vinculadas debe ser objeto de interpretación autónoma (TJUE as. a su vez.e. Aunque la letra del precepto puede resultar ambigua. 25. En concreto. cuando. La primera es cuando el profesional está ejerciendo sus actividades en el Estado del consumidor. la sección 4.ª siempre que se trate de ventas a plazos de mercaderías o de operaciones de crédito vinculadas a la financiación de tales ventas (artículo 17. por eso se incluyen los contratos de alquiler con opción de compra pero no aquellos en los que el bien no se entrega hasta el pago del último plazo (as.cuando el vendedor u otra persona le concede un crédito). y (b) el contrato está comprendido en el marco de dichas actividades.3. frente a los llamados «consumidores activos». y aquí el Reglamento distingue. cualquiera que sea la naturaleza del medio empleado (postal. dos grupos de contratos. Ejemplo. por cualquier medio. Ahora bien. si bien se excluyen los contratos de transporte. vid.

cdo.1 in fine.e. La clave para la aplicación del precepto es que el profesional esté dirigiendo sus productos o sus ofertas al Estado de domicilio del consumidor. C-585/08 y 144/08). C- 190/11). C-218/12). porque su dirección aparece en la página web. Lo que le ha movido a desplazarse al establecimiento del profesional es la publicidad y oferta que éste dirige al mercado español. Por último. es necesario que exista una «relación causal» entre la página web y el contrato celebrado por el consumidor (as. Imaginemos que. se propone presentar una reclamación judicial.ª. el precepto exige que el contrato esté comprendido en el «marco de las actividades» del profesional en el Estado miembro del consumidor. Con independencia del medio que se utilice. pero dirige su publicidad al mercado español y el consumidor adquiere sus productos como consecuencia de la misma. en ese mismo supuesto. Si ese mismo profesional no tiene ningún establecimiento en España. Se comprende toda forma de comunicación realizada por el profesional con el fin de promover de forma directa o indirecta la contratación de sus productos o servicios. sino que de la citada página web y de la actividad global del profesional debe desprenderse que éste tiene la intención de comerciar con los consumidores de aquel país. 218/12). etcétera (TJUE. que atribuye. Ejemplo 3. se pone en contacto con la compañía y viaja a Burdeos para adquirir el producto in situ. que haya conocido de esa oferta por otros consumidores. en ese mismo supuesto. El consumidor español. pero tiene noticias «por medio de conocidos» de la existencia de ese establecimiento en Burdeos y decide desplazar hasta allí para adquirir el producto. (STJUE as. Ejemplo 2. En relación a este último punto. es la que se encarga de atender las reclamaciones. ya que el demandado tiene allí su domicilio. conforme al régimen del Reglamento podrá hacerlo (a) bien ante los tribunales británicos. etc. como hemos visto. Si además el contrato fuese gestionado por la sucursal de Bilbao (por ejemplo. el carácter internacional de su actividad. el consumidor considera que los productos no se adecuan a la calidad ofertada y. también podrá invocar el artículo 18. Tras varias semanas de uso. Alicante o en Italia. Un consumidor español con domicilio en San Sebastián adquiere desde su domicilio un juego de productos de cocina que una compañía británica dirige (oferta) en el mercado español a través de Internet. Cuestión particular: contratación electrónica. a partir de la consulta de la página web del profesional. que tiene un establecimiento en Burdeos. Pues bien. la utilización de la lengua o de la divisa del Estado del consumidor. que «capte» al consumidor en el mercado de éste. tras el silencio del vendedor ante sus quejas. que el contrato se haya celebrado a distancia (as. 190/11). el TJUE parece afirmar que no es necesario que el consumidor haya celebrado el contrato. A continuación ha establecido una lista muy extensa de indicios que sirva a los jueces nacionales para extraer esa conclusión como. En este caso. vid. esto es. la descripción de los itinerarios para llegar a su establecimiento. No obstante. la oferta la hace una empresa francesa.) también podrá reclamar en esta localidad en virtud del artículo 7. 23). supongamos que. Es independiente el medio a través del cual el profesional « dirige » sus actividades a otro mercado. a partir de la oferta que ve en la página web (dirigida al mercado español). En este caso. si no existiese conexión alguna entre el contrato y la oferta dirigida al mercado español no . ya que este es el domicilio del consumidor (artículo 18. por ejemplo. ( STJUE as.5. por ejemplo. (b) o bien ante los tribunales de San Sebastián. la oferta o publicidad debe de ser iniciativa del profesional. La expresión «por cualquier medio» despeja las dudas sobre su aplicación en el ámbito de la contratación electrónica (téngase en cuenta que la Directiva de comercio electrónico 2000/31 no regula la CJI. también competencia territorial). también podrá invocar el artículo 18. El TJUE ha establecido que el mero hecho de que se pueda acceder a la página web desde el Estado del consumidor no es suficiente.en Valladolid. por ello. según el TJUE. podrá demandarle en Valladolid o en Italia. el consumidor no consulta la página web que el profesional dirige al mercado español.Ejemplo 1. No es necesario. aunque el contrato no se haya celebrado a distancia. i. el problema es determinar cuándo un profesional «dirige» sus actividades al país del consumidor. ass. A partir de aquí. también quedará protegido por la sección 4. y que el consumidor «responda a dichos estímulos». Es suficiente. Por el contrario. Tampoco. a distancia o en personal.

Aunque hay opiniones en contra. Y. volveríamos al régimen general (artículos 2. restringe la eficacia de las cláusulas de sumisión (artículo 23). 7. 2. Tanto el Reglamento Bruselas I bis. El Reglamento Bruselas I bis establece este régimen especial en la Sección 5. la aplicación del Reglamento no excluye el juego de las reglas del Derecho interno frente a domiciliados en terceros Estados si éstas amplían los foros de protección previstos por aquél. Establece un foro en beneficio del trabajador ya que le permite demandar o bien ante los tribunales del Estado miembro donde el empresario tenga su domicilio (CJI) o bien ante los tribunales del lugar donde desempeña habitualmente su trabajo (CJI + territorial). Noruega o Islandia. prevé un control de la competencia en el Estado . No obstante. Si el consumidor cediese su derecho material a un tercero (no consumidor).5).18.19. lo cual reduce sus costes de acceso a la justicia. el texto actual del Convenio aún no se ha adaptado a la extensión de su aplicación frente a profesionales domiciliados en terceros Estados. Las mismas consideraciones valen.15. salvo en los casos de demanda reconvencional). C- 167/00) o cuando actúan por subrogación en los derechos de aquellos.1 y 5. en el ámbito de aplicación del Convenio de Lugano cuando el domicilio del demandado (o su sucursal) se encuentre en Suiza. 7. 5. C-167/00). También en este supuesto. §4.ª. Por otro lado. Tampoco pueden invocar esos foros las asociaciones de consumidores y usuarios que ejercitan una acción de interés colectivo por cuenta de éstos (TJUE as. LOPJ 7. el hecho de que la reciente modificación de la LOPJ haya introducido un forum actoris tan amplio (la competencia se atribuye por el mero hecho de que el consumidor tenga su residencia en España aunque ni el profesional ni el contrato presenten vinculación con nuestro país) aconseja hacer un interpretación muy restrictiva de la norma para evitar resultados inconciliables con el artículo 24 Const. mutatis mutandi. como el Convenio de Lugano o la LOPJ contiene reglas especiales para este tipo de relaciones. a nuestro juicio.se daría la condición que exige el Reglamento de que el contrato esté comprendido en el marco de las actividades del profesional en el Estado del consumidor. Esta sección guarda una «simetría sistemática» con las otras dos estudiadas anteriormente. Esp. en sede deexequátur. el Reglamento ha extendido su ámbito de aplicación frente a empresarios con domicilio en terceros Estados en términos semejantes a como lo ha hecho en el caso de los contratos de consumo. Estos foros son personales: el consumidor es el único con legitimación procesal activa para invocarlos (TJUE as. 7. mientras que limita la posibilidad para el empresario qua demandante a los tribunales del Estado miembro donde el trabajador tiene su domicilio (artículos 21-22. REGLAMENTO BRUSELAS I BIS 7. No obstante. Puede así decirse que la extensión del Reglamento de estos foros frente a domiciliados en terceros Estados es «de mínimos». C-89/91. El artículo 22 quinquies d) LOPJ contiene también una regla especial en materia de contratos de consumo. CONTRATOS INDIVIDUALES DE TRABAJO 1. as.17. Advertencia. Frente a profesionales con domicilio en un tercer Estado.16. El tercer tipo de foro de protección previsto por el legislador se refiere a loscontratos individuales de trabajo. los tribunales españoles son competentes cuando el consumidor tenga su residencia habitual en España. por último.

ª se aplica también a las relaciones laborales de hecho. Si quien demanda es el trabajador. agencia o establecimiento. el foro previsto en el artículo 7. la competencia vendrá determinada por los artículos 4. 2. Como en los otros casos. Artículo 20 Reglamento Bruselas I bis 1.requerido. no alternativa. Los empresarios domiciliados en un Estado miembro podrán ser demandados: a) ante los órganos jurisdiccionales del Estado en el que estén domiciliados o b) en otro Estado miembro: i) ante el órgano jurisdiccional del lugar en el que o desde el cual el trabajador desempeñe habitualmente su trabajo o ante el órgano jurisdiccional del último lugar en que lo haya desempeñado. Según la jurisprudencia del TJUE. Estas reglas especiales sólo se aplican a los contratos individuales de trabajo. 7. Los empresarios que no estén domiciliados en un Estado miembro podrán ser demandados ante los órganos jurisdiccionales de un Estado miembro de conformidad con lo establecido en el apartado 1.21.1. que el empresario tiene su domicilio en dicho Estado miembro. 1. Esta última opción es subsidiaria. podrá hacerlo (artículo 21): (a) o bien ante los tribunales del Estado miembro donde este domiciliado el empresario. ante el órgano jurisdiccional del lugar en que esté o haya estado situado el establecimiento que haya empleado al trabajador.5 (=foro de la sucursal). pero posea una sucursal. el artículo 7 punto 5. sólo puede utilizarse cuando el trabajador no desempeñe habitualmente su trabajo en un mismo Estado. En materia de contratos individuales de trabajo. sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 6. Lo dispuesto en la presente sección no afectará al derecho de formular una reconvención ante el órgano jurisdiccional que conozca de la demanda inicial de conformidad con la presente sección. concepto que requiere una interpretación autónoma. 2. en principio. ante los tribunales del lugar en el que o desde el cual desempeña o haya desempeñado habitualmente su trabajo.1 ó 7. determinadas prestaciones a cambio de las cuales percibe una retribución» (ass. También en este tipo de foro de protección la competencia viene determinada por la posición procesal de las partes. . en caso de demanda impuesta contra un empresario. a los conflictos colectivos (en este caso. Las opciones b o c y la del artículo 7. i. letra b). a la anterior. o b) si el trabajador no desempeña o no ha desempeñado habitualmente su trabajo en un único Estado.20. la competencia quedará determinada por la presente sección. la sección 5. en otro Estado miembro. el trabajador puede tener a su disposición. en favor de otra y bajo la dirección de ésta. en este momento nos vamos a limitar a analizar el primer aspecto Texto. se considerará.7. si el trabajo no se desempeña o no se ha desempeñado habitualmente en un único Estado. es importante subrayar que las opciones (b) o (c) valen también frente a empresarios con domicilio en terceros Estados que no tienen una sucursal en un Estado miembro. Los empresarios sólo podrán demandar a los trabajadores ante el órgano jurisdiccional del Estado miembro en el que estos últimos tengan su domicilio.e. Aunque se refiere a «contratos individuales de trabajo». agencia o cualquier otro establecimiento en un Estado miembro. (b) o bien. ante el tribunal del lugar donde esté o haya estado situado el establecimiento que haya empleado al trabajador. para todos los litigios derivados de la explotación de la sucursal. Cuando un trabajador celebre un contrato individual de trabajo con un empresario que no tenga su domicilio en un Estado miembro. el artículo 8. son contratos caracterizados por la circunstancia de que «una persona realiza. 2. y. C-47/14 y C-266/85).5 determinan tanto la CJI como la competencia territorial.5). No se aplica. (c) o bien. Junto a estos foros que prevé el artículo 21. si se dan los presupuestos. Artículo 21 1. durante cierto tiempo. Artículo 22 1. Por último.

respecto de la cual el Estado extranjero no goza de inmunidad. as. Ejemplo 2 (STS de 30 de diciembre de 2013). En principio.ante los tribunales del lugar en el que el trabajador ejerciere su actividad para el segundo empresario si aquél tiene en el momento de celebración del segundo contrato un interés en la ejecución de la prestación que el trabajador realizará para el segundo empresario en el lugar determinado por este último» (as. Por eso se utiliza la expresión «. En el caso de circulación de trabajadores dentro de un grupo o consorcio de empresas el TJUE ha establecido algunas pautas de interpretación. es despedido aparentemente por consumir productos en la aeronave que estaban destinados a la venta al pasaje. C-37/00. cuando la relación no ha concluido. (STSJ de Cataluña. C-37/00). podrían hacerlo ante los tribunales italianos ya que el empleador tiene su domicilio en Italia o ante los tribunales de Barcelona como lugar donde desempeñan habitualmente su trabajo. as. el Tribunal ha establecido que el trabajador podrá demandar al primer empleador«.. sólo se debe acudir a ella si el trabajador realiza su trabajo en varios Estados sin que en ninguno de ellos se localice una actividad principal.. Posteriormente son despedidos y se plantean presentar una demanda por despido improcedente. en los que una pone a disposición de otra sus trabajadores). C-437/00 y as. Por otro lado. la regla del establecimiento que empleó al trabajador es subsidiaria. a través de su sucursal en Barcelona. ni el trabajo se prestaba habitualmente en España o desde España (para un repaso a la jurisprudencia en la materia.Ejemplo 1. En principio. C-37/00). El concepto de desempeño habitual del trabajo en un lugar incluye los supuestos en los que el trabajador tiene un «centro de actividad principal» desde el cual se desplaza a otros lugares. vid. La concreción del lugar de trabajo ha de hacerse caso por caso y teniendo en cuenta criterios cuantitativos. esto es. también domiciliada en Irlanda. lugar en el que o desde el cual desempeñe habitualmente su trabajo». . la naturaleza y la importancia del trabajo realizado en los distintos lugares ( vid. Un trabajador español vinculado con una empresa irlandesa que presta servicios de personal de cabina para Rynair. (3) Grupo de empresas. aunque el fundamento de la pretensión derive de hechos ocurridos con anterioridad ( vid. para que realicen su trabajo como docentes en esta ciudad. también STS de 20 de abril de 2015). El trabajo se prestaba a bordo de las aeronaves de Rynair que tenían su base en Oslo (Noruega). C-383/95. No obstante. C-37/00). El TS concluye que los tribunales españoles carecen de competencia judicial internacional para conocer de la reclamación ya que ni las demandadas tienen su domicilio en España. por lo tanto. como sucede con el personal de las compañías aérea. El TJUE ha concluido que una embajada extranjera puede calificarse como «establecimiento» a los efectos del artículo 20. C-37/00). vid. C-37/00). si una persona es contratada para trabajar como chofer de la embajada de Argelia en Madrid (actividad iure gestionis y. por ejemplo. y criterios cualitativos. ha de estarse al loci laboris habitual en el momento de presentar la demanda. Lo mismo sucede cuando el trabajo lo desempeña en territorios no sujetos a la soberanía de ningún Estado. las instalaciones fijas o flotantes situadas en o sobre la plataforma continental adyacente a un Estado se consideran territorio de ese Estado (TJUE as. también STSJ de Cataluña de 25 de junio de 2014). C-125/92. C-154/11). aunque a los efectos del Reglamento. No obstante. as. cuando estamos ante dos contratos distintos con empresarios diferentes la competencia se determina por separado para cada contrato. dónde ha pasado la mayor parte del tiempo el trabajador. (2) Establecimiento empleador: embajadas extranjeras. a partir de los criterios elaborados por el TJUE. Unos profesores españoles son contratados temporalmente por una empresa italiana. TJUE as.. Así. los tribunales españoles serán competentes para conocer de los litigios que deriven de dicho contrato. La referencia al «último lugar en que lo haya desempeñado» piensa en los supuestos en que el trabajador plantea la demanda una vez concluida la relación (TJUE as. por ejemplo (as. cuando todos los Estados tengan un peso equivalente en las actividades del trabajador (as. cuando hay algún tipo de vínculo entre ellos (habitual. en la práctica será difícil encontrar casos en los que no pueda identificarse un lugar habitual de trabajo.2.. de 25 de junio de 2014). en los casos de grupos de empresas. En los casos de cambio de lugar habitual de trabajo. Cuestiones particulares (1) Loci laboris.

desarrollado por el artículo 16 Ley 45/1999. También los herederos.1 atiende a la condición subjetiva del actor (trabajador) y por lo tanto sólo pueden ser invocados por él. nada impide que el trabajador actúe a través de un representante. Noruega o Islandia.1 (b) del Reglamento. No obstante. Conforme al artículo 67 del Reglamento.22. Por ello. de 16 de diciembre de 1996. prevalecen sobre este texto las disposiciones que. Por otra parte. el texto actual del Convenio aún no se ha adaptado a la extensión de su aplicación frente a empresarios domiciliados en terceros Estados 2. Ejemplo. en el caso de desplazamiento temporal de trabajadores.ª. el artículo 25 LOPJ (que no ha sido modificado por la Ley 7/2015) establece también un foro especial en materia de contratos de trabajo. Este foro es alternativo a los que prevé el Reglamento Bruselas I bis. la remisión al artículo 8. en su caso. Ésta no tiene un establecimiento en la Unión Europea y el trabajo se realiza en un tercer país. 7. LOPJ 7. podrán seguir invocando ese foro. ya que el contrato se celebró aquí. el reconocimiento o la ejecución de decisiones contenidas en los instrumentos europeos o en las legislaciones nacionales de transposición. mutatis mutandi. El foro previsto en el artículo 21. de 29 de noviembre.25. artículo 6 de la Directiva 96/71. y por su disposición adicional 1. su ámbito de aplicación se ha visto bastante reducido en la medida en que el Reglamento ha ampliado los foros en favor del trabajador (artículo 21.7. la posibilidad de entablar una acción judicial en el Estado miembro en cuyo territorio esté o haya estado desplazado el trabajador respecto de cierto tipo de litigios ( vid. regulen la competencia judicial. La cesión a favor de un tercero o la subrogación en los derechos del trabajador por un tercero (por ejemplo.1 que hace el artículo 20 implica que se pueda demandar a varias empresas del grupo en el domicilio de cualquiera de ellas. un fondo público) que no tiene esa condición conlleva que deje de aplicarse la sección 5. a las reglas de competencia del Reglamento debe añadirse. Naturalmente.1 (b)) en relación a empresarios con domicilio en un tercer estado. en cuyo caso sí que seguirá aplicándose dicha sección. Las mismas consideraciones valen. Esto no impide que alternativamente la competencia de los tribunales españoles pueda basarse en el artículo 25 LOPJ si éste amplía los foros del Reglamento en favor del trabajador. los tribunales españoles no podrían declararse competentes al amparo del artículo 21. en el ámbito de aplicación del Convenio de Lugano cuando el domicilio del demandado (o su sucursal) se encuentre en Suiza. ya que no se localiza en España ninguno de los criterios ahí previstos. y al igual que sucedía en el caso de los contratos de consumo.ª). No obstante. 7. pero sí podrían hacerlo al amparo del artículo 25 LOPJ. En tal supuesto.24. . Imaginemos un trabajador español que celebra un contrato de trabajo en España con una empresa norteamericana. en materias particulares. Por su parte.23.C-437/00). El artículo 25 atribuye competencia a los tribunales españoles si el contrato de trabajo se celebró en España.

sólo hay situaciones tipificadas de conexidad. intervención de terceros y reconvención (sobre el foro previsto en el artículo 8. la «vinculación» es la conexidad procesal: la existencia de elementos comunes entre dos o más acciones. supra tema 6).2.1. En este sentido se suele calificar este tipo de CJI como competencia derivada. El primer foro por conexidad que prevé el Reglamento Bruselas I bis es el foro de la pluralidad de demandados. En este tema vamos a estudiar los foros especiales en el ámbito patrimonial cuya base de CJI es la conexidad procesal ( rectius. 8. aunque esta generalizado el empleo de la primera). Son foros especiales en el sentido de que atribuyen CJI a los tribunales españoles frente a domiciliados en el extranjero en virtud de que el objeto del litigio presenta una vinculación particular con nuestro país. Cuando los jueces españoles poseen CJI sobre una acción conforme a las reglas que hemos estudiado hasta ahora.1 Reglamento Bruselas I bis: . la conexidad de esa acción con otra puede justificar que su CJI se extienda también a ésta última. Artículo 8. Texto. evita procedimientos parcialmente paralelos y previene el riesgo de decisiones inconciliables. En el Derecho positivo español. conexión.TEMA-8 Foros por conexidad procesal §1. La acumulación reduce los costes de instrucción procesal. No hay una cláusula general que atribuya CJI a los tribunales españoles cuando se trate de causas o litigios conexos. PLURALIDAD DE DEMANDADOS 8. la CJI derivada o por conexidad procesal también está tipificada. Los supuestos que vamos a estudiar en este tema son los recogidos en el artículo 8 del Reglamento Bruselas I bis: pluralidad de demandados.3.4. INTRODUCCIÓN 8. En este caso. §2.

debe respetarse siempre el principio de previsibilidad objetiva de los foros de competencia. No obstante. C-98/06). B y C dispone de las siguientes alternativas: O demandar a cada una por separado ex artículo 4. Por un lado. as. Si A quiere impugnar esa transmisión por haber sido realizada en fraude de acreedores podrá demandar a las dos primeras. vínculo o relación ex ante. B y C. Si éste tiene su domicilio en un Estado miembro se aplicará el Reglamento Bruselas I bis. el domicilio de cualquiera de los demandados. vinculada a circunstancias personales de los demandados y no a circunstancias objetivas de la pretensión) lo que está diciendo el legislador es que el litigio se debe derivar de la vinculación entre los demandados y no al revés ( i. Esto es. STJUE as. Por ello. C-352/13). no parece correcto aplicar el artículo 8. domiciliados en distintos Estados miembros. Portugal y Francia respectivamente. o demandar a todas conjuntamente en cualquiera de los tres países. El domicilio se concreta como hemos visto en el tema 5. Portugal o Francia. España. Islandia o Noruega. sino una circunstancia personal. y para asegurar la previsibilidad del foro. matizando en parte su jurisprudencia anterior. con domicilios respectivos en España. este fundamento competencial debe conjugarse con dos límitesinherentes a la regla ( vid. Una empresa. siempre que las demandas estén vinculadas entre sí por una relación tan estrecha que resulte oportuno tramitarlas y juzgarlas al mismo tiempo a fin de evitar resoluciones que podrían ser contradictorias si se juzgasen los asuntos separadamente»La misma regla está en el Convenio de Lugano.5.1 del Reglamento permite acumular las pretensiones contra varios demandados.. y C-352/13): el abuso de derecho y la previsibilidad. parte de sus bienes con la intención de defraudar a un acreedor de la primera. Si tiene su domicilio en Suiza. La norma no utiliza como criterio de conexión una circunstancia vinculada al objeto del litigio. Por otro lado.. B. las demandas estén vinculadas entre sí por una relación tan estrecha que resulte oportuno tramitarlas y juzgarlas al mismo tiempo a fin de evitar resoluciones que podrían ser contradictorias si los asuntos fueren juzgados separadamente»). transfiere a otra. El ámbito de aplicación de cada texto viene determinado por el domicilio del (co)demandado.Una persona domiciliada en un Estado miembro. C-352/13). Portugal y Francia. as. sólo debería admitirse el juego del artículo 8. en el domicilio de cualquiera de ellas. 8. «también podrá ser demandada. o demandar a todas conjuntamente en España. utilizando una publicidad vejatoria para otra empresa. porejemplo. Esta circunstancia sirve para «atraer» a ese foro a los demás. A. hay uno de los demandados que actúa como anclaje o imán que atrae a los demás (= anchor defendant). se ponen de acuerdo para explotar un producto en el mercado español. C-145/10 y C-616/10. Desarrollo: el límite de la previsibilidad ( vid. que eventualmente pudiesen conducir a respuestas inconciliables (por todas. STJUE ass. que también vende sus productos en el mercado español. Ejemplo 2. Ejemplo 1.1 en el siguiente caso: un turista .e. el Convenio de Lugano.1 del Reglamento en España. A. Esta solución evita procedimientos paralelos.1 del Reglamento frente a demandados con domicilio en el extranjero es necesario que exista ciertaconexidad procesal entre las pretensiones que se ejercen contra todos los demandados (que «.. C. D. Así. 1) si hay varios demandados ante el órgano jurisdiccional del domicilio de cualquiera de ellos. Supongamos que tres empresas. dicha regla no puede ser interpretada de manera que permita al demandante formular una demanda contra varios demandados «con el único fin de sustraer a uno de los demandados de la competencia de los tribunales del Estado en que tiene su domicilio» (aunque vid. ex artículo 7.1 del Reglamento. que la conexión entre los demandados se derive del objeto del litigio). Para invocar el foro previsto en el artículo 8. Si esta última quiere plantear una demanda contra A.4. Al utilizar esa conexión (una conexión subjetiva. ante el tribunal del domicilio de cualquiera de ellos.2 (= foro especial por razón de la materia). 8.1 cuando entre los demandados existiese un conocimiento.. B y C. El artículo 8. ex artículo 8.

el TJUE ha entendido que no hay auténtico riesgo de inconciliabilidad de decisiones (as. C-98/06). El resto de los elementos procesales y sustantivos quedan sometidos al Derecho procesal interno ( lex fori) siempre que no . No obstante. C- 51/97).1 permite demandar al deudor principal en el domicilio del garante personal o viceversa) o cuando se reclama a la sociedad con la que se ha contratado y a sus socios o administradores (por su posible responsabilidad). y que en Italia le suceda lo contrario.... contratos conexos. vid.español es víctima de un accidente en Italia en el que se ven implicados un vehículo español y un vehículo italiano. sino que haría falta también que tal divergencia se inscribiera en el marco de una misma situación de Derecho y de hecho. y debido a que la patente europea no implica más que un haz de patentes nacionales ( infra). hubieran actuado de manera idéntica o similar. con arreglo a un plan de acción conjunta elaborado por una sola de ellas». el TJUE ha matizado posteriormente esta jurisprudencia cuando se acusa a los demandados de violar –a través de la comercialización de los mismos productos– las mismas «partes nacionales de la patente europea» (as. no es posible invocar el artículo 8.1 frente a las sociedades pertenecientes al mismo grupo por actos de violación de dicha patente cometidos en cada uno de los Estados en donde esté registrada la patente. establecidas en diferentes Estados contratantes. En la práctica se han planteado bastantes supuestos en los que el titular de una patente europea pretende invocar el artículo 8.1 al conductor italiano. la víctima española se puede encontrar con que si litiga contra el conductor español en España. pertenecientes a un mismo grupo. responsabilidad vicaria. ha considerado que cuando frente a un demandado existe un vínculo contractual y frente a otro un vínculo extracontractual..2.también 145/10). en el caso de acciones de violación de patente europea en las que intervienen varias sociedades. según el Tribunal). garantías personales (el artículo 8. para solicitar la condena solidaria al pago de una indemnización frente a varias empresas que han participado en un cartel (as.. C-352/13)..1 en la medida en que no hay riesgo de contradicción de decisiones (as. El TJUE. en relación con hechos cometidos en el territorio de uno o de varios de esos Estados. Otra cosa es si el litigio surge en el marco de una relación previa entre los demandados. y ello es así «. no son los mismos ». éste alegue que la responsabilidad del accidente no fue suya sino del conductor italiano. Es cierto que en este caso.8.1 del Reglamento lo único que determina es la CJI (e implícitamente.1 puede invocarse. La víctima demanda en España al conductor español y vía artículo 8. Cuestiones particulares. pero su derecho a una tutela judicial efectiva no se vería afectado ya que siempre puede acumular sus pretensiones utilizando el artículo 7... y tales hipótesis no se corresponden con una norma que utiliza como vínculo el domicilio de cualquiera de los demandados. cometidos en Estados contratantes diferentes. En principio. C-539/03): «. bajo determinadas condiciones. para que exista contradicción de resoluciones no basta con que exista una mera divergencia en la resolución del litigio. con posterioridad el Tribunal parece matizar esta solución al entender que el mero hecho de que las demandas tengan fundamentos jurídicos distintos –uno contractual y otro no contractual– no impide por sí mismo la aplicación de este precepto (as. (1) Pretensiones contractuales frente a un demandado y extracontractuales frente a otro. Lo relevante no es tanto la calificación de las pretensiones que se plantean contra cada uno de los demandados. El artículo 8. Pues bien. cuando varias empresas se ponen de acuerdo para realizar actos de competencia desleal frente a otra. obiter dicta. C-616/10. no es posible concluir que existe una misma situación de hecho ya que los demandados son diferentes y los actos de violación que se les imputa. No obstante. cuanto el hecho de que si se plantean ante tribunales distintos pueda llegarse a soluciones inconciliables en función del alcance de cosa juzgada o de preclusión de cada resolución. El artículo 8. se trataba de una reclamación planteada por la empresa destinataria de unas mercancías contra la empresa obligada contractualmente a realizar el transporte de las mismas (reclamación contractual) y la empresa que de hecho había realizado dicho transporte (reclamación extracontractual. (2) Acciones por violación de patente europea. por ejemplo. (3) Cárteles. en casos de sociedades irregulares cuando se demanda a todos los socios. la relación de los demandados deriva de las circunstancias que originan el accidente. En este ejemplo. deudas asumidas mancomunadamente o solidarias. la territorial y la material).6. En este caso. aun cuando dichas sociedades.

o incluso si el demandante ha desistido frente al demandado domiciliado en el foro. infra tema 11). en los supuestos de pluralidad de demandados. los tribunales españoles podrían ser competentes para conocer una demanda contra ambos clubs. El traslado posterior al extranjero no implica que se pierda la competencia ni sobre él.1 puede ser derogado por cláusulas de elección de foro(STJUE as.frustren el «efecto útil» del Reglamento. En este caso. Las modificaciones introducidas por la Ley Orgánica 7/2015 han incluido dicho foro. §3. el Derecho nacional determinará si se trata de un litisconsorcio pasivo necesario o voluntario. ante el órgano jurisdiccional que esté conociendo de la demanda principal. 8. si tiene su domicilio en Suiza. El juego del artículo 8. Así. El Reglamento Bruselas I bis prevé un foro por conexidad para las llamadas en garantía o para la intervención de terceros (= intervención provocada. Si el actor ha suscrito una cláusula de elección de foro con uno de los demandados. se aplicará el Reglamento. en cualquier caso.1 pueda invocarse una vez presentada la demanda contra el domiciliado en el foro.1 del Reglamento Bruselas I bis. de 19 de julio de 2005). El TJUE ha afirmado que el artículo 8. El artículo 8. /La misma regla está en el Convenio de Lugano. salvo que se trate de un comportamiento fraudulento (as. la CJI viene determinada por la LOPJ. . el Convenio. Frente a codemandados con domicilio en un Estado no miembro ni parte del Convenio de Lugano (o de otro convenio bilateral aplicable). C-103/05). supra tema 7).2 Reglamento Bruselas I bis: «. mediante ampliaciones subjetivas de demanda de acuerdo con la lex fori.1 frente a él para «atraerlo» a un tribunal distinto del designado en esa cláusula ( vid. El momento relevante para determinar si el domicilio del demandado que «atrae» a los demás está en el foro o no ha de ser el de presentación de la demanda. de 12 de septiembre de 2012). 8.. En el texto original LOPJ no se establecía un foro análogo al del artículo 8. C-352/13). AAP de Barcelona. o mediante una cláusula arbitral. INTERVENCIÓN DE TERCEROS 8. para prevenir ese riesgo siempre tiene a su disposición el artículo 30 del Reglamento. Texto. no obstante.2). artículo 8. Conforme al nuevo artículo 22 ter (3) LOPJ.9. el momento procesal para fijar la pluralidad o las formas de comparecencia y contestación de los codemandados ( vid. si uno de ellos tiene su domicilio en España. Ejemplo. Este club le cedió a un equipo italiano.1 puede invocarse aun cuando la demanda contra el domiciliado en el foro se declare inadmisible por hallarse en situación de concurso (as.1 puede utilizarse también por el trabajador para demandar a varios empresarios ( vid. Artículo 8. de 5 de abril de 2006). (STSJ Castilla-La Mancha. Al cabo del tiempo surgen unas desavenencias entre estos dos clubs y el futbolista. ni sobre los demás codemandados.8. Sí éste tiene su domicilio en un Estado miembro. se podrá demandar a todos aquí «siempre que se ejercite una sola acción o varias entre las que exista un nexo por razón del título o causa de pedir que aconsejen su acumulación». no podrá invocar el artículo 8. El ámbito de aplicación de cada texto viene determinado por el domicilio del tercero llamado al proceso. el riesgo de inconciliabilidad de decisiones lo asume voluntariamente el potencial actor al suscribir la cláusula y.1. Por otro lado. AAP de Madrid. C-352/13. AS Roma SPA. nada impide que el artículo 8.7. Conforme al artículo 8. El futbolista español Iván Helguera tenía una relación laboral con el Albacete Balompié SAD. la jurisprudencia había apuntado la posibilidad de alcanzar un resultado semejante por vía interpretativa ( vid. artículos 72-73 LEC).. salvo que ésta se haya formulado con el único objeto de provocar la intervención de un órgano jurisdiccional distinto del correspondiente al demandado». Noruega o Islandia. 2) si se trata de una demanda sobre obligaciones de garantía o para la intervención de terceros en el proceso.

10. los tribunales franceses carecerían de CJI frente a la empresa española en virtud de los foros que hemos analizado hasta ahora: el domicilio del demandado está en España (artículo 4 Reglamento) y el lugar de entrega también se localiza en España (artículo 7. «la existencia de un vínculo entre las dos demandas controvertidas en el litigio principal es inherente al propio concepto de la demanda sobre obligaciones de garantía» (as. la firma B sufre importantes pérdidas económicas con lo cual decide demandar a la empresa A en Francia. debe considerarse irrelevante conforme a qué reglas se ha determinado la CJI del juez para conocer de este proceso principal. se vea obligado a contribuir»). y en esta medida somete a un tercero domiciliado en el extranjero a la carga de defenderse ante los tribunales competentes a título principal. siempre que haya conexidad real entre las pretensiones. Repárese en que si la empresa española hubiese entregado los productos a la empresa francesa en España. con el objeto de obtener una sentencia frente a él (un título con efectos de cosa juzgada y.2 permitiría que A «llamase en garantía» a la firma española ante los tribunales franceses (= tribunal que está conociendo de la demanda principal). que existaconexidad procesal entre la pretensión que se ejerce en el proceso principal y la que se ejerce contra el tercero. Ejemplo 1. El comprador es objeto en Francia de una acción reivindicatoria ejercida por el auténtico propietario de ese bien. que supuestamente cubre la misma contingencia. los revende a otra firma francesa.1 Reglamento). No puede invocarse cuando la demanda principal «. C-77/04. de hecho. en su caso. Conforme a la jurisprudencia del TJUE. De todos modos. ni se compadece con su teleología (evitar decisiones inconciliables dentro del espacio europeo) pues sea cual sea el título competencial las sentencias siempre se benefician del régimen del Reglamento. C-77/04). el TJUE ha afirmado que la existencia de la conexidad procesal inherente a cualquier llamada en garantía excluye el abuso de derecho: para el Tribunal.12. en primer lugar. Pues bien. 8. y que va a disponer de una acción de regreso contra la empresa española.Esto es. Un ciudadano español vende un bien mueble a un ciudadano francés.11. En consonancia con lo que sucedía en relación al artículo 8. incluye un límite: el abuso de derecho. Ejemplo 2. quien. El artículo 8. el articulo 8. B.. donde afirma el tribunal. «existe efectivamente una relación intrínseca entre la demanda interpuesta contra un asegurador para que indemnice las consecuencias de una contingencia cubierta por éste y el procedimiento mediante el cual dicho asegurador pretende que otro asegurador. 8. La existencia o no de un comportamiento abusivo es una cuestión de hecho que corresponde apreciar a los tribunales nacionales a la luz de las circunstancia del caso. . para que se justifique este título competencial es necesario. a su vez. como si ha sido conforme a las normas del Derecho convencional o nacional. Aunque es un aspecto discutido. El precepto. Imaginemos un fabricante español que vende determinados productos a una empresa francesa. no hay abuso (as.8. así parece confirmarloobiter dicta la TJUE as. quien incluso podría ser condenado al pago de una indemnización al comprador francés (saneamiento por evicción).2 permite al demandado «llamar al proceso» al vendedor español.2 del Reglamento permite obtener una condena judicial en el proceso principal frente al tercero. La exigencia de que sólo sea admisible en el primer caso. C- 365/88. Por un defecto del producto. no obstante.1. A. ni viene requerida por la letra del precepto. susceptible de ejecución).. A considera que los daños traen causa en un defecto de fabricación. El sentido de este foro es permitir la incorporación de un tercero como parte a un proceso ya pendiente. El artículo 8. tanto si ha sido conforme a las reglas de competencia del Reglamento. se hubiera formulado con el único objeto de provocar la intervención de un tribunal distinto del correspondiente al demandado».

e.. Advertencia. Frente a domiciliados en terceros Estados.3.2. 8. El resto de los elementos procesales y sustantivos quedan sometidos al Derecho procesal nacional ( lex fori) siempre que no frustren el «efecto útil» del Reglamento (en nuestro Derecho. Por consiguiente.. como parte procesal. el juez español determinará su competencia conforme a la LOPJ.2. 8. vid.3 Reglamento Bruselas I bis: «. Si la demanda inicial se plantea frente a una persona domiciliada en un tercer Estado. Pero hay situaciones en las que se permite «llamar» al tercero no con ese objeto. ante el órgano jurisdiccional que esté conociendo de esta última»La misma . 18.2. no puede utilizarse el artículo 8. Repárese en que frente a un demandado con domicilio en un Estado miembro se podría invocar el artículo 8. Según este artículo. RECONVENCIÓN 8. Estas situaciones están previstas en el artículo 65 del Reglamento. el legislador español no ha previsto un foro especial para la intervención de terceros (a diferencia de lo que ha sucedido con el foro de la pluralidad de demandados. sino sencillamente para poder oponerle en un proceso posterior la sentencia dictada en el proceso principal. en cambio. artículos 14.. la sujeción del demandante al foro que está conociendo de la demanda inicial es perfectamente razonable en la medida en que fue él quien determinó ese foro y su alcance cognitivo se restringe a los supuestos en que exista una conexidad objetiva entre la demanda inicial y la reconvención. en Alemania. lo cual no es muy coherente con los propios objetivos del Reglamento.2 del Reglamento está concebido para los casos en los que el tercero es llamado como demandado. no debería poder invocarse el artículo 8. El Reglamento Bruselas I bis prevé también un foro especial para lasdemandas reconvencionales (artículo 8. En ella.16. En tal caso. vid. i.Ejemplo.2 del Reglamento determina la CJI (e implícitamente.14. §4. también. la reforma introducida por la Ley Orgánica 7/2015 guarda silencio al respecto). El artículo 8.3 y 22. mientras que frente a otro con domicilio en un tercer Estado.15. y el objeto es obtener una posible sentencia contra él. por ejemplo. Texto. El foro previsto por el artículo 8. el sistema general de CJI incurriría en graves contradicciones valorativas: los domiciliados en un Estado miembro o parte del Convenio de Lugano saldrían perjudicados en igualdad de circunstancias.2: si acudir al foro escogido supone una carga arbitraria o irrazonable para el tercero. Más discutible es la respuesta cuando el foro principal se haya basado en el juego de una cláusula de elección. la territorial y la material). la tesis más razonable es que en este supuesto el demandado pueda beneficiarse también de lo dispuesto por el artículo 8. afirmada esta competencia. 3) si se trata de una reconvención derivada del contrato o hecho en que se fundamente la demanda inicial.2 frente a domiciliados en otro Estado miembro. Se acabaría tratando mejor a los domiciliados fuera de la UE que a los domiciliados dentro.13. no. artículo 14 LEC). una cláusula de sumisión a los tribunales de otro Estado o a arbitraje puede invocarse como excepción a la competencia que atribuye este precepto.. debería jugar el límite del abuso de derecho que contempla el artículo 8. En este tipo de supuestos. No obstante hay razones para el desarrollo judicial de un foro por conexidad semejante al previsto por el Artículo 8.2. Artículo 8.2 frente a él. consumo y trabajo respectivamente). La autonomía de la voluntad puede también derogar este foro.2 Reglamento Bruselas I bis. 8. De no admitirse ese desarrollo judicial. la CJI viene determinada por laLOPJ. en materia de contratos de seguro. cualquier persona domiciliada en otro Estado podrá ser citada ante los tribunales alemanes en virtud de los artículos de la ZPO sobre lalitisdenuntiatio.

. Para unos autores. El ámbito de aplicación de cada texto viene determinado por el domicilio del demandado por reconvención ( i.3 permite a la empresa española reconvenir en este mismo proceso (de otro modo. si tiene su domicilio en Suiza. C-341/93. En este caso.3. únicamente se refiere a las pretensiones formuladas por los demandados con el objeto de obtener una condena distinta a la desestimación de la demanda.3 atribuye CJI para conocer de la demanda reconvencional. si la posibilidad de que el demandado pueda excepcionar la compensación está condicionada a la CJI para conocer del derecho subjetivo que fundamenta el contra-crédito. el Tribunal remite esa cuestión al Derecho nacional de cada Estado. el artículo 8. En este caso. pues el juez sería competente en virtud del artículo 8. Esta segunda lectura puede resultar algo forzada. el TJUE ha dicho que la compensación es un medio de defensa y que el artículo 8. su admisión se condiciona a ese requisito. Un español viaja con su vehículo a Roma. Supongamos que la firma francesa demanda en España a la empresa española por incumplimiento contractual (ex artículo 4). tanto los orígenes del precepto como su sentido y fin parecen justificar una lectura amplia de esta exigencia: no debe entenderse «mismo contrato o hecho» en sentido técnico-jurídico o formal. 8. Esta decisión se ha interpretado de dos formas. en caso de pluralidad de partes rige el principio de separabilidad (STJCE as. En el as. ya que el juez se limita a liquidarlos. 220/84) ha establecido la tesis de que no es necesaria la CJI sobre el crédito que sirve de base a la compensación cuando el demandado lo plantea como un mero medio de defensa para obtener la absolución. un crédito del que supuestamente es titular frente al demandante. sino que opone un derecho de compensación.e. pero parece más razonable exigir CJI sobre el crédito que se invoca como fundamento de la . una empresa española. exista cierta vinculación: deben derivarse del mismo contrato o hecho. Ejemplo 1.regla está en el Convenio de Lugano. el artículo 8. Sí éste tiene su domicilio en un Estado miembro se aplicará el Reglamento. La cuestión no es problemática cuando este contra-crédito no es litigioso (p. el juez carecería de CJI. de una conexidad objetiva causal (distinta de la del artículo 28).1) y el demandado reconviene alegando que el culpable del accidente fue el conductor italiano. por consiguiente. el Convenio. En cambio. El lugar de cumplimiento de ambas prestaciones se acuerda que sea París. la cuestión es discutible cuando la compensación se basa en un crédito para cuyo conocimiento. El artículo 8. Sólo es aplicable cuando se trata de una reconvención entre las mismas partes que la demanda inicial. debe unas cantidades compensatorias al agente francés.. se trata. En un contrato de agencia. 48/84 y as.. como simple medio de defensa. si se plantease a título principal. El concepto « reconvención » debe ser objeto de interpretación autónoma o uniforme. la demanda inicial y la reconvencional. el Tribunal (apartándose de su jurisprudencia anterior. Los medios de defensa susceptibles de ser invocados y las condiciones en que puedan serlo se rigen por el Derecho nacional». Aunque haya distintos contratos en sentido técnico. en concreto. Además. debe atenderse a la unidad de relación jurídica o fáctica entre las partes. donde colisiona con un vehículo italiano. as. Para otros autores. porque el actor inicial reconozca la deuda o porque se base en una sentencia firme). Noruega o Islandia. Ejemplo 2. tampoco plantearía problemas si el crédito que sirve de base a la compensación deriva el mismo contrato. no tendría más alternativa que acudir a los tribunales franceses). El conductor italiano demanda al español en España (ex artículo 4. Dicha disposición no atañe a la situación en la que un demandado invoca. ej. de tal modo que si éste exige la CJI sobre el crédito de base de la compensación. quien a su vez ha de entregar a la empresa española parte de lo cobrado a sus clientes.demandante inicial).3 permite reconvenir si el fundamento de la reconvención se enmarca dentro de la misma relación. Cuestión particular: la compensación. Se ha discutido mucho sobre cómo juega este foro en los supuestos en los que el demandado no reconviene. De todos modos.17.3 no está concebido para esos casos: dicho precepto «. que ha de elaborarse a partir del sentido y fin del precepto. C-406/92). para que pueda invocarse este foro es necesario que entre ambas demandas. el principal.

Si la reconvención ha de basarse en un derecho que derive del mismo contrato. debería suspender el procedimiento y esperar a que el tribunal competente resolviese sobre dicho crédito (o al menos darle un plazo al demandado para que acuda a él). la CJI del tribunal español puede justificarse también mediante el desarrollo judicial de una regla análoga al artículo 8. en el Derecho español la compensación se considera como reconvención. No obstante. En tales casos.3 puede excluirse por medio de una cláusula de sumisión a los tribunales de otro Estado miembro o mediante una cláusula arbitral.) quedan sujetos al Derecho nacional siempre que no se frustre el efecto útil del Reglamento. 8. como la territorial (en el sentido que determinan ésta los foros por conexidad). Y si el juez principal no la posee.8. Como los demás foros por conexidad. Aunque las opiniones no son pacíficas. el artículo 8. aunque cuando éstas se basen en los mismos hechos que la demanda inicial (reconvenciones conexas). territorial y materialmente) es el que está conociendo de la demanda inicial. Fuera del ámbito de aplicación del Reglamento o de los convenios. Si el juez absuelve al demandado por compensación de créditos. no es necesario que la CJI para conocer de la demanda inicial se haya fundado en las reglas de competencia del Reglamento. en principio. La razón de exigir CJI sobre el crédito que fundamenta la compensación se deriva de la particular naturaleza de ésta: aunque se diga que es una mera excepción. de facto ha afirmado la existencia del crédito invocado por el demandado (por eso.compensación cuando dicho crédito es controvertido. 8. 8.20. artículo 408 LEC) y es razonable que para ello se le exija CJI. en la práctica esta circunstancia es difícilmente imaginable.3 del Reglamento. El resto de los aspectos procesales (el momento para proponerla o la forma en que ha de hacerse. el legislador español no ha previsto un foro específico para las demandas reconvencionales.19. En ella. es innegable que la existencia o inexistencia del crédito que se invoca como título para compensar es analizada por el juez e implícitamente afirmada o negada.18. ej. la CJI viene determinada por la LOPJ. p.21. El tribunal competente (internacional. Esta conclusión se refuerza cuando la decisión sobre el derecho que sirve de base a la compensación tiene alcance de cosa juzgada o queda cubierto por una regla de preclusión. Este precepto determina tanto la CJI. el foro sería perfectamente razonable. la demanda inicial normalmente significará una renuncia del actor a invocar la cláusula de sumisión. .

los criterios no se refieren a circunstancias objetivas del litigio. Los dos criterios más comunes en este sector son la residencia habitual y. en principio. La residencia habitual es un concepto fáctico que indica el lugar donde se localiza el centro de vida socio-económica de una persona.1. en el ámbito de la CJI su función es abrir la competencia de nuestros tribunales al actor. aunque va perdiendo peso progresivamente.TEMA-9 Foros en el ámbito del Derecho de familia §1. En este tema vamos a estudiar los foros previstos por el Derecho español en el ámbito del Derecho de familia . esto es. como el lugar de cumplimiento o celebración del contrato o el lugar de producción del daño. Pese a responder a una idea común. en los supuestos de doble nacionalidad prevista por el Derecho español se estará a lo que dispongan los tratados. circunstancias como la presencia regular y estable en el territorio de un Estado son las que determinan la residencia habitual en ese Estado. los foros en este sector responden también a un principio de proximidad razonable entre los tribunales competentes y el objeto del litigio: sólo se afirma la CJI de los tribunales españoles si el litigio presenta una vinculación razonable con nuestro país. Esta afirmación se aparta parcialmente de lo dispuesto en el artículo 9. La nacionalidad es un concepto jurídico determinado a partir del Derecho de cada Estado. Además. No obstante. este sector presenta ciertasparticularidades frente al régimen de la CJI en el ámbito patrimonial. la prevalencia de la ley española. En el ámbito del Derecho de familia. INTRODUCCIÓN 9. En los supuestos de doble nacionalidad española- extranjera prevalecerá. en el ámbito de los reglamentos europeos. con la exclusión de las obligaciones alimenticias ( infra tema 32) y del Derecho sucesorio ( infra tema 33). A estos efectos. sino a circunstancias subjetivas. en su defecto. las reglas establecidas en los artículos 17 y ss. En el caso español. Desarrollo: doble nacionalidad. el problema es escoger unaley como ley personal del interesado.9 CC en materia de ley aplicable. CC determinan quiénes tienen la nacionalidad española a los efectos de aplicar las reglas de CJI. la nacionalidad. facilita la efectividad de las decisiones pues en la mayoría de los casos están en juego cuestiones de «estado civil» susceptibles de inscripción registral. Como sucedía en el ámbito patrimonial. la española (aunque la otra nacionalidad esté prevista por la ley española). La CJI de los tribunales españoles en estos casos garantiza la efectividad de la sentencia. es un sistema de vinculación tipificada : sólo cabe afirmar esa competencia cuando se verifique el criterio de conexión tipificado por el legislador. a la que coincida con la última residencia habitual y en defecto de ésta. Mientras que en el ámbito de la ley aplicable. además de permitirle el acceso a la jurisdicción española. La razón se comprende fácilmente si reparamos en la función que cumple la nacionalidad en cada sede. sino subjetivos o personales .2. 9. según el cual. a la última adquirida. los criterios de atribución de CJI no son predominantemente objetivos. . esta afirmación precisa de alguna reflexión adicional.

5. el legislador español ha optado por extender los mismos foros que prevé el Reglamento Bruselas II bis en materia de nulidad separación o divorcio ( infra ) a los litigios relativos a las relaciones personales o patrimoniales entre cónyuges. Aunque el artículo 22 quáter (c) LOPJ incluye también una referencia a la nulidad. vid . En los epígrafes correspondientes precisaremos el ámbito de aplicación de cada texto. viene determinada por la LOPJ (como hemos advertido. la separación o el divorcio. (d) en el caso de demanda de mutuo acuerdo. es un lapsus del legislador (pues su aplicación haría absurdo e inconstitucional el precepto). En materia de obligaciones alimenticias.1 y 68 LJV]. como sabemos. que estudiaremos al final de esta obra). el artículo 22 quáter (c) LOPJ establece una larga lista de foros especiales alternativos en materia de relaciones entre cónyuges. en su caso. Advertencia. Este condición. RELACIONES PERSONALES Y PATRIMONIALES ENTRE CÓNYUGES. Comenzaremos por el régimen de la LOPJ. Junto a los foros que vamos a estudiar a continuación. No obstante. en este ámbito. tomada por error del artículo 7 del Reglamento ( infra ). cuando uno de los cónyuges resida aquí. §2.9. Este segundo precepto ha sido parcialmente reemplazado por el Reglamento Bruselas II bis y por ciertos convenios ( infra ). los litigios en materia de obligaciones alimenticias quedan sujetos al Reglamento 4/2009. conforme a la cual son competentes las autoridades españolas para declarar la ausencia o el fallecimiento de las personas cuyo último domicilio estuviese en España o tuviesen la nacionalidad española [artículo 22 quáter (a) LOPJ. la aplicación de la regla se condiciona expresamente «a que ningún otro tribunal extranjero tenga competencia». (b) y otra en materia de capacidad de las personas y medidas de protección de las personas mayores de edad o sus bienes.4.6. queda desplazado por el Reglamento 9. o(e) cuando ambos tengan la nacionalidad española. sean patrimoniales o personales : (a) cuando ambos tengan su residencia habitual en España al tiempo de la demanda. y por el Reglamento 2201/2003. también artículos 9. la CJI para conocer de las relaciones personales y patrimonialesentre cónyuges. (e) cuando el demandante lleve al menos un año de residencia habitual en España desde la interposición de la demanda (sic. de 27 de noviembre de 2003 (conocido como Reglamento Bruselas II bis ). debe tenerse en cuenta que la LOPJ contiene: (a) una regla especial para la declaración de ausencia yfallecimiento . (c) cuando el demandado tenga su residencia habitual en España (foro que se solapa con el general). en realidad es antes de esta fecha). En materia de nulidad. de la sumisión a los tribunales españoles. separación o divorcio . En cambio. la CJI de las autoridades españolas viene determinada fundamentalmente por el Reglamento Bruselas II bis. . artículo 22 bis y quáter. cuando tuvieren su residencia habitual en España (artículo 22 quáter (b) LOPJ).3. En la reciente reforma de la LOPJ. (b) cuando hayan tenido su última residencia habitual en España y uno de ellos resida aún aquí. SEPARACIÓN Y DIVORCIO 1. NULIDAD.. (d) cuando el demandante sea español y lleve residiendo habitualmente al menos seis meses antes de interponer la demanda. Junto al foro general del domicilio del demandado en España o. deberá aplicarse el Reglamento 4/2009. En el ámbito del Derecho de familia. 9. ARTÍCULO 22 QUÁTER (C) LOPJ 9. la CJI de los tribunales españoles viene determinada fundamentalmente por la LOPJ . por lo que se debe tener por no puesta.

los notarios en España ( vid . En los asuntos relativos al divorcio. la competencia recaerá en los órganos jurisdiccionales del Estado miembro: a) en cuyo territorio se encuentre: – la residencia habitual de los cónyuges. en cambio. aunque la existencia o no de una relación matrimonial en cada caso venga determinada por el Derecho aplicable. la separación judicial y la nulidad matrimonial. La práctica judicial española tiende a aplicar –por analogía– los foros de competencia de la LOPJ previstos para las relaciones conyugales a las relaciones de parejas de hecho. Advertencia. Ya hemos estudiado en ese mismo tema algunas de las características de este texto.9. o – en caso de demanda conjunta. o – la residencia habitual del demandante si ha residido allí durante al menos un año inmediatamente antes de la presentación de la demanda. por ejemplo. Ya explicamos en el tema 3 que la UE ha hecho uso de la competencia que le atribuye el TFUE para adoptar normas europeas en materia matrimonial y de responsabilidad parental. o – la residencia habitual del demandado. en el caso del Reino Unido y de Irlanda.. 9. la restricción o la finalización de la responsabilidad parental. tenga allí su "domicile". b) de la nacionalidad de ambos cónyuges o. 2. Estos mismos criterios determinan la competencia de las autoridades nacionales que en este ámbito tengan funciones equivalentes a las de una autoridad judicial. en el caso del Reino Unido e Irlanda. artículo 54 LN: separación o divorcio de mutuo acuerdo. El Reglamento podrá aplicarse a la nulidad. No se aplica.9. En función de ellos serían competentes los tribunales españoles si se da cualquiera de estas . cuando no tuvieren hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de ellos) Texto. reconocimiento y ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental. 9. a las parejas de hecho o situaciones similares. la separación y la nulidad matrimonial. separación o divorcio de un matrimonio entre personas del mismo sexo cuando un Estado miembro lo haya reconocido como tal.F. alternativos y excluyentes . por ejemplo (AAP de Madrid de 20 de febrero de 2009). Las reglas de CJI del Reglamento se basan en unos criterios objetivos. Así. relativo a la competencia. siempre que uno de ellos aún resida allí. El concepto de matrimonio ha de ser objeto de una definición autónoma.8. El fruto principal es el Reglamento 2201/2003. la residencia habitual de uno de los cónyuges. típicamente la liquidación del régimen económico matrimonial (la eventual pensión compensatoria se determina por las reglas de competencia judicial aplicables en materia de obligaciones alimenticias). también conocido como Reglamento Bruselas II bis . o – la residencia habitual del demandante en caso de que haya residido allí al menos los seis meses inmediatamente anteriores a la presentación de la demanda y de que sea nacional del Estado miembro en cuestión o. Competencia general «1.7. el ejercicio. fijación judicial del domicilio conyugal) o patrimoniales de los cónyuges.10. El Reglamento Bruselas II bis se aplica al divorcio. Dentro del ámbito material de esta regla se comprenden las acciones cuyo objeto sea la implementación judicial de los derechos y deberes personales (por ejemplo. o – el último lugar de residencia habitual de los cónyuges. la CJI de los tribunales españoles se ha aceptado con base en el artículo 22 LOPJ. así como a la atribución. en el caso de una reclamación patrimonial por ruptura de la convivencia more uxorio de una nacional española con residencia en España frente a un domiciliado en México D. REGLAMENTO BRUSELAS II BIS 9. del "domicile" común»El Reglamento establece una larga lista de foros alternativos. Artículo 3 del Reglamento Bruselas II bis.

naturalmente. y también para conocer de la liquidación del régimen económico matrimonial. según el artículo 22 quáter LOPJ. (e) Ambos cónyuges tiene la nacionalidad común española. Éstos serían competentes. . muy habituales en nuestra práctica. trascurrido un año de residencia aquí. solicita el divorcio. contraído en Marruecos. (f) Además. el TJUE ha afirmado que en los casos de doble nacionalidad. colombiano o ecuatoriano.. el plazo respectivo ha de haberse cumplido en el momento procesal en el que el juez decide sobre su competencia. C-168/08). siempre que haya residido aquí desde al menos un año inmediatamente antes de presentar la demanda o seis meses si tiene la nacionalidad española. Advertencia. Dos ecuatorianos contraen matrimonio en su país y viven allí durante varios años. (b) La última residencia habitual común estuvo en España y uno de los cónyuges aún resida aquí. ya que el demandante lleva residiendo habitualmente en España más de un año.circunstancias (con independencia. en cuyo caso. (SAP de Vizcaya. de 25 de enero de 2011).. Posteriormente el marido viene a trabajar a España y. puede plantearse la demanda en España si cualquiera de los cónyuges reside habitualmente aquí. En el caso de un matrimonio de españoles con domicilio y residencia común en EEUU. pudiendo éstos últimos elegir libremente el tribunal del Estado miembro ante el que se sustanciará el litigio» (as. Ejemplo ( SAP de Albacete. (d) La residencia habitual del demandante en España. Ejemplo. ya que ambos tienen su residencia en España. No juega aquí el principio de nacionalidad efectiva. en los que se solicita el divorcio de un nacional extracomunitario (marroquí. el Reglamento amplía ese catálogo cuando se trata de una demanda conjunta. Al cabo de los años. Matrimonio entre ciudadanos marroquíes. a los pocos días. (c) La residencia habitual del demandado en España. Por consiguiente. Los jueces españoles serían competentes ya que el matrimonio tuvo su última residencia en España y uno de los cónyuges sigue viviendo aquí. Posteriormente. de dónde se haya celebrado el matrimonio e incluso de que se halle o no inscrito en el registro civil español): (a) La residencia habitual común de los cónyuges en España cuando se presenta la demanda. solicita el divorcio ante nuestros tribunales. Divorcio de dos cónyuges holandeses que viven en España.. el marido regresa a Marruecos y la esposa. de 15 de junio de 2011). Por eso. Ejemplo.. la competencia de los tribunales españoles vendrá determinada por este texto en todos aquellos casos. Son competentes los tribunales españoles para conocer de la demanda de divorcio según el Reglamento. de su nacionalidad o incluso del hecho de que el supuesto presente una vinculación con otros Estados miembros. Como hemos apuntado. Ejemplo. «los tribunales de los Estados miembros cuya nacionalidad posean los cónyuges son competentes. aunque ambos cónyuges también tengan la nacionalidad de otro Estado. cualquiera de ellos podrá solicitar el divorcio ante los tribunales españoles merced a su nacionalidad común. los cónyuges se trasladan a vivir a Hellín (Albacete). en los casos de doble nacionalidad el actor podrá valerse siempre de la nacionalidad común española para fundamentar la competencia de nuestros tribunales. por ejemplo) frente a su cónyuge de la misma nacionalidad cuando ambos residen en España. Téngase en cuenta que las reglas de competencia del Reglamento se aplican con independencia del domicilio del demandado. Esto vale también en el ámbito europeo. (SAP Alicante de 29 de noviembre de 2012).

9. el artículo 7. o (b) cuando el demandante sea español o resida en España «o. separación o divorcio). esa solución no aporta mucho en la práctica. No obstante. más allá de los supuesto de sumisión táctica (vid. En estos casos. RELACIONES PATERNO-FILIALES Y ADOPCIÓN 1. cabe la aplicación residual del Derecho nacional prevista por el artículo 7. FILIACIÓN. el Reglamento también es aplicable pero no con carácter exclusivo. si el marido regresa a España y quiere plantear una demanda de divorcio.1 permitiría aplicar las reglas del Derecho interno español si éste atribuyese competencia a nuestros tribunales en ese supuesto. En este caso.12. si de las normas del Reglamento «no se deduce la competencia de ningún órgano jurisdiccional de un Estado miembro» (artículo 7. Dentro del ámbito material del Reglamento (acciones de nulidad. con domicilio y residencia en Argentina. AAP de Madrid de 21 de noviembre 2008. ni es nacional de un Estado miembro (ni se dan los demás criterios de atribución de competencia previstos por el Reglamento.). En cuanto a la modificación o transformación de las decisiones. no la competencia territorial.11. Este foro especial es . Pues bien. 5]. como el legislador español ha optado por replicar en el Derecho interno las mismas reglas que contiene el Reglamento. conforme al Reglamento los tribunales españoles carecerán de competencia salvo que el marido hubiese residido seis meses en España [artículo 3. el artículo 22 quáter (d) LOPJ atribuye CJI a los tribunales españoles en dos hipótesis: (a)cuando el hijo o menor tenga su residencia habitual en España al tiempo de interposición de la demanda. 9.13. TJUE. típicamente cuando el demandado no tiene ni residencia en un Estado miembro.1.1 (a) apdo. El artículo 6 del Reglamento establece que los residentes en un Estado miembro o que tengan la nacionalidad en un Estado miembro sólo pueden ser demandados ante los tribunales de otro Estado miembroinvocando los criterios del Reglamento. reconociendo un derecho de elección del tribunal competente al actor. el Reglamento determina la CJI. sin excesivas dificultades.Por ejemplo . cuando se trata de un matrimonio contraído en EEUU. as. cuya vida matrimonial se ha desarrollado en EEUU. el Reglamento considera aplicables las reglas de CJI generales (artículo 3).e. acudiendo a los criterios generales y. si la ley de dicho Estado así lo prevé (artículo 5). en última instancia. §3. Este precepto está pensando en «litigios extracomunitarios».1). lo que conlleva que «no haya ningún otro Estado miembro competente» vid. las reglas de CJI nacionales sólo intervienen como residuales. Desarrollo: el juego de las reglas de CJI nacionales. . en todo caso.14. C-68/07).El Reglamento establece también una regla de CJI para los supuestos de reconvención (artículo 4) y para la adopción de medidas cautelares o provisionales (artículo 20). Los posibles desajustes entre ambos grupos de reglas pueden resolverse. que piden el divorcio de mutuo acuerdo al amparo del artículo 777 LEC). pero también admite una suerte de perpetuatio iurisdictionis impropia para un supuesto muy particular: el órgano jurisdiccional del Estado miembro que hubiere dictado una resolución de separación legal será asimismo competente para convertir dicha resolución en divorcio. cónyuges español y argentino. Esto significa que frente a los nacionales de su propio Estado o frente a quienes ni residan ni tengan la nacionalidad de otro Estado miembro. FILIACIÓN 9. En materia de filiación y de relaciones paterno-filiales . 9. entre un español y una norteamericana. i. al menos desde seis meses antes de la presentación de la demanda» ( sic . En estos supuestos.

de representarle o de prestarle asistencia. 9. 9. esto es. Esto es. El artículo 22 quáter (d) LOPJ se aplica a los procesos que tienen por objetola filiación. no a cualquier otro que tenga acción (ni el MF. al menos desde seis meses antes de la presentación de la demanda»). Ejemplo 2. el padre. El TJUE ha aclarado también que el concepto de responsabilidad parental incluye la sanción judicial de la aprobación de un acuerdo de . En particular: (a) los derechos de custodia y visita. los tribunales españoles tendrán CJI aunque el domicilio legal del hijo se halle en el extranjero. o cuando el demandante lleve seis meses residiendo en España. o cuando el demandante sea español. en todo caso. y sea cual sea su fundamento material (posesión de estado. En lo que respecta a las relaciones paterno-filiales. En este caso también serán competentes los tribunales españoles en virtud del foro general previsto por el artículo 22 ter LOPJ (domicilio del demandado en España).18. En este caso. la madre. Lo que parece querer decir es que esa condición se predica del criterio de la residencia habitual. ha quedado desplazado en gran parte por el Reglamento Bruselas II bis y por el Convenio de La Haya de 1996. (c) la designación y las funciones de las personas u organismos encargados de ocuparse de la persona o bienes del menor. La reciente reforma de la LOPJ (Ley Orgánica 7/2015) ha mantenido la conjunción disyuntiva «o» en lugar de «y» (como estaba en el texto original de 1985 aprobado por el Congreso). etc. o. la curatela y otras instituciones análogas.subsidiario del foro general previsto por el artículo 22 ter LOPJ (= residencia habitual del demandado en España). No obstante. y (e) las medidas de protección del menor ligadas a la administración. El Reglamento se aplica a los litigios relativos a la responsabilidad parental . Son competentes los tribunales españoles ya que la presunta hija reside en España. C-435/06 y C-523/07). ha incluido una frase cuyo sentido gramatical es difícil de desentrañar ( «. reconocimiento.17. (b)Que el demandante sea español o resida habitualmente en España. en virtud del foro especial. (a) Que el hijo posearesidencia habitual en España. tanto en su dimensión positiva como en su dimensión negativa. Acción de declaración de filiación de una mujer española con residencia en España con relación a un nacional argentino con residencia en Argentina. cualquier acción destinada a afirmar o negar una situación de paternidad. En este precepto. madre o hijo). Comenzaremos estudiando el régimen del Reglamento. ni los terceros con un interés legítimo). El concepto de «responsabilidad parental» ha de interpretarse en sentido amplio e incluye todos los derechos y deberes del titular o titulares de la patria potestad relativos a la persona o bienes del menor. con independencia de que estén vinculados o no a un procedimiento en materia matrimonial. (b) la tutela.15. conservación o disposición de sus bienes.16. el MF o un tercero legitimado). la entrada en vigor delReglamento Bruselas II bis y del Convenio de La Haya de 19 de octubre de 1996 han desplazado el juego de esta regla. 9. (SAP de Guipúzcoa de 28 de septiembre de 2004). sea cual sea el demandante (el propio hijo. 9.. (STS de 15 de diciembre de 1999). el término demandante debe ceñirse a las personas directamente implicadas en la relación material (padre. Aunque el precepto se refiere también a las relaciones paterno-filiales. los tribunales españoles poseen CJI si se da alguno de estos criterios de atribución .). Ejemplo 1. serán competentes los tribunales españoles: o cuando el hijo tenga su residencia habitual en España. incluidos los ejercitados por organismos públicos al amparo de las normas de Derecho público (TJUE ass. (d) el acogimiento del menor en una familia o establecimiento.. Para esas cuestiones. Un nacional alemán con residencia en Alemania pretende reclamar su filiación de un nacional español con domicilio en España.

En realidad. sobre todo en el ámbito de las relaciones familiares. Los tribunales del Estado de origen no conservan una competencia funcional exclusiva para la modificación ( vid. en su caso. o en el ámbito de las obligaciones alimenticias. Por ejemplo. SAP de Madrid. Naturalmente. En principio. vid. de 25 de abril de 2006). . En segundo lugar. cuando el objeto principal del litigio es el «ejercicio» de la «responsabilidad parental»). o pide una nueva resolución ante los tribunales españoles que de factomodifique a la anterior (donde puede o no utilizar la sentencia extranjera como hecho jurídico e incluso debería poder pedir su reconocimiento incidental). el Reglamento sólo se aplica a las medidas de protección. la capacidad jurídica y las cuestiones de representación relativas a la misma se rigen por sus propios criterios y no siguen necesariamente al negocio jurídico de que se trate). son los más cercanos a su persona y a su entorno social. STC 61/2000: divorcio dictado en Connecticut donde se establece un régimen de derechos de custodia. En estos supuestos. en relación a los derechos de guarda. En el caso de los bienes del menor. de representar al menor y de prestarle asistencia. se excluyen del ámbito de este Reglamento los litigios relativos a la determinación de la filiación. Desarrollo: modificación de decisiones. y con las especialidades que vamos a ver a continuación. por ejemplo. a un litigio entre los progenitores a propósito de la administración de los bienes del hijo. en cuanto a la competencia. entre otras razones. que el menor haya trasladado su residencia habitual a España ( vid . artículo 1 apdos. Es habitual. 2 y 3 del Reglamento). posterior traslado de la madre y de los hijos a España. C-404/14: en general. Esta es la solución que intenta recoger el artículo 45 LCJI. custodia o visita de los hijos. En cambio. Ese criterio de conexión no requiere mayores condiciones (el juego de los demás foros. son las siguientes. En primer lugar. pues. hay una jurisprudencia bastante extendida que no lo considera así ( vid .9. el nombre y los apellidos del menor o las obligaciones alimenticias ( vid.2.c) y e) del Reglamento Bruselas II bis]. el Reglamento atribuye competencia a los tribunales españoles si el menor reside habitualmente en España en el momento en que se presenta el asunto ante el órgano jurisdiccional (artículo 8). se discute si para plantear una solicitud de este tipo es necesario que la resolución extranjera haya obtenido el previo exequátur. se condiciona expresamente al principio de interés superior del menor). El Reglamento presupone que los tribunales del Estado de residencia habitual ofrecen el foro más apropiado para el menor. El Reglamento también deja al DIPr de los Estados miembros la determinación de la edad relevante a los efectos de quedar o no sujeto a la patria potestad de otra persona. y a las medidas relativas a la administración. y que desplazan dentro de su ámbito de aplicación a las de la LOPJ. En primer lugar. estas reglas determinan la competencia para la adopción de ese tipo de medidas o para su modificación. no cabe duda de que los tribunales españoles son competentes para adoptar una resolución que modifique lo ya decidido por una decisión extranjera si se verifican los foros de competencia previstos en las normas de CJI. que se planteen ante los tribunales españoles procedimientos destinados a modificar las medidas acordadas por una resolución extranjera debido a un cambio en las circunstancias. Todos los litigios que afecten a esos mismos bienes del menor que no sean relativos a su protección quedan sujetos. En concreto: a la designación y a las funciones de la persona u organismo encargado de administrar los bienes. por ejemplo. artículo 45 LCJI). donde el padre solicita una revisión del régimen de visitas y del monto de la pensión alimenticia.20. Cuestión particular: bienes del menor.19. cdo. artículo 45 LCJI). conservación o disposición de los bienes (naturalmente. es una cuestión que queda en manos el actor: o pide el exequátur y a continuación una modificación en sentido técnico jurídico de la resolución extranjera. y cuando la resolución original extranjera ha sido dictada en un tercer Estado. y artículos 1.reparto sucesorio concluido por un tutor por cuenta de menores (as. Esta situación plantea varios problemas. la adopción. 9. las reglas de CJI que establece el Reglamento. al Reglamento Bruselas I bis [ vid. como vamos a ver. 9. visita y alimentos.

STJUE as. hay que añadir que un cambio en la residencia habitual del menor como resultado de un traslado ilegal sólo implica una pérdida de la competencia original en circunstancias muy estrictas ( vid. la nacionalidad del menor. el TJUE ha considerado que lugar de residencia debe considerarse «el lugar en el que el menor tenga una cierta integración en un entorno social y familiar. como prospectivos. un cambio de residencia del menor mientras el proceso está pendiente no conlleva una pérdida de la competencia.9. los conocimientos lingüísticos.artículo 10 infra ). El Reglamento añade una suerte de perpetuatio iurisdictionis muy limitada: ante un cambio legal de residencia habitual. y al margen del caso especial previsto en el artículo 9. así como las relaciones familiares y sociales que el menor mantiene en el referido Estado» (para la aplicación de estos criterios a los menores lactantes. Un cambio de residencia del menor obligará normalmente a revisar el régimen de visitas y otros aspectos de la relación.21. Alternativamente . Cuestión particular: el concepto de «residencia habitual».22. los foros de competencia juegan con independencia de que el menor tenga su residencia habitual en un Estado miembro o en un tercer Estado. C-656/13 y C-436/13).23. artículo 12.4 aplicable cuando el menor reside en terceros Estados no parte del Convenio de La Haya de 1996). El término «residencia habitual» ha de ser objeto de una definición autónoma a la luz del sentido y fin del Reglamento. En ambos casos. dependiendo de las circunstancias del caso» ( vid. el lugar y las condiciones de escolarización. el Reglamento prevé un supuesto especial de «foro de necesidad»: se presume que la competencia basada en esos dos foros es en interés del menor. Por último. Guía sobre Bruselas II bis publicada por la Comisión.. rige el principio de perpetuatio iurisdictionis: la competencia se determina en el momento procesal inicial..24. as. los tribunales del Estado miembro anterior (en nuestro caso. España) conservarán su competencia durante tres meses para modificar una resolución judicial sobre un derecho de visita dictada en España antes del traslado. Como veremos. Por eso se ha dicho que «. Eso sí. En concreto. la duración. comentario al artículo 8). el Reglamento añade otros foros de competencia basados en la autonomía de la voluntad y en la accesoriedad pero limitada por el juego del principio del interés superior del menor . y del traslado de la familia a dicho Estado. En este segundo caso. 9. Por último. el texto atribuye competencia: (a) a los órganos jurisdiccionales que vayan a conocer de una demanda de nulidad. A estos efectos. si el titular del derecho de visita continúa residiendo aquí y consiente a esa competencia (artículo 9). 9. En tercer lugar. bien seguir accediendo a los tribunales anteriores durante un tiempo limitado y bajo unos presupuestos especiales. en particular. El calificativo «habitual» implica vocación de permanencia. C-497/10) .1 y 2) y (b) a los órganos jurisdiccionales de un Estado miembro al cual el menor esté estrechamente vinculado si esa competencia ha sido aceptada por todas las partes en el procedimiento y responde al interés del menor (artículo 12. la regularidad. dicha competencia haya sido aceptada por los cónyuges y responda al interés superior del menor (artículo 12. las condiciones y razones de la permanencia en el territorio de un Estado miembro. El propósito de esta regla es ofrecer a las partes la posibilidad de facilitar un ajuste más cómodo a las nuevas circunstancias permitiéndoles bien acudir a los tribunales competentes tras el cambio.3. deben considerarse. el Reglamento prevé una opción de cierre o foros residuales(artículo 14): cuando de las reglas anteriores no pueda derivarse la competencia de ningún . C-523/07. En el as. el artículo 15 añade una excepción a este principio . el Reglamento prevé un foro subsidiario de competencia basado en la mera presencia física del menor cuando no se conozca su residencia habitual y no pueda determinarse la competencia sobre la base del criterio anterior (artículo 13). no debería excluirse la posibilidad de que un menor pueda adquirir la residencia habitual en un Estado miembro desde el mismo día de su llegada. Pero su concreción debe hacerse a partir tanto de elementos retrospectivos. vid . sobre el juego de esta condiciones y su alcance temporal vid.9. separación o divorcio cuando al menos uno de los cónyuges ejerza la responsabilidad parental sobre el menor. en especial cuando un procedimiento resulte imposible en el tercer Estado de que se trate ( vid.

en su caso. la competencia vendrá determinada por el Reglamento Bruselas II bis). deberá declararse competente.Estado miembro. sobre competencia judicial. Como excepción al juego de esas reglas.27. el Reglamento Bruselas II bis prevalece sobre el Convenio de La Haya de 1996 en las «relaciones entre los Estados miembros» (artículos 60-61). aunque desde el punto de vista de la competencia de las autoridades españolas. aunque su utilidad real será muy marginal]. 9. Es irrelevante que haya otro tribunal más apropiado para conocer del litigio. artículo 15. vid. sólo es aceptable si el menor tiene una vinculación especial con ese otro Estado miembro tal y como aparece tipificado este concepto en el apartado 3 del artículo 15 (p. previendo distintas vías procedimentales). conforme al Convenio. En concreto. La remisión puede llevarse a cabo: a instancia de parte. en particular. que no se hubiere reclamado su retorno. 4. siempre también que al menos una parte lo acepte. Esta competencia permanece hasta que el menor haya adquirido la residencia habitual en el nuevo Estado y (a) el titular de la custodia haya dado su consentimiento al traslado. el juez deberá declararse competente con independencia de que estime que otros tribunales estarían en mejores condiciones para resolver el litigio. de oficio por el juez que está conociendo del caso. el Reglamento prevé además una regla inspirada en la institución del forum non conveniens (artículo 15) y una regla especial para las medidas cautelares o provisionales (artículo 20. la inhibición sólo cabe si el juez extranjero asume su competencia ( vid. las reglas del Convenio. cuando la decisión provenga de otro Estado miembro aun cuando el menor resida en un Estado no miembro. 9. siempre que al menos una parte lo acepte. el artículo 22 quáter (d) LOPJ. El artículo 15 del Reglamento Bruselas II bis introduce una excepción puntual a este principio. si se da cualquiera de esas circunstancias. ej. Naturalmente. Si. En el caso de traslado o retención ilícitos de un menor . Por otro lado. su aplicación será bastante marginal (pues en la mayoría de los casos. Estas reglas son muy detalladas y coinciden en gran medida con las soluciones del Reglamento. . cooperación de autoridades o reconocimiento y ejecución de decisiones.. la demanda de restitución se interpone ante las autoridades del Estado miembro a donde ha sido trasladado el menor antes de un año del traslado. el artículo 10 del Reglamento Bruselas II bis permite acudir a los órganos jurisdiccionales del Estado miembro en el que el menor resida habitualmente antes del traslado o retención. el menor es nacional de dicho Estado o dicho Estado es donde se ha trasladado a residir después de la presentación de la demanda). infra tema 12). 9. Por un lado. en materia de reconocimiento y ejecución. se aplicarán. cabe solicitar la restitución ante las autoridades del Estado miembro donde se haya trasladado al menor de conformidad con lo previsto en los artículos 12 y 13 del Convenio de La Haya de 1980 y teniendo en cuenta las especialidades establecidas por el artículo 11 del Reglamento. (b) o bien el menor haya residido en el nuevo Estado al menos un año. con la limitada excepción prevista en el artículo 12. un tribunal decide su competencia conforme a las reglas que hemos visto (artículos 8-13) y. En principio. 5 y 6. se aplicarán las normas nacionales [ i.25.1. pero parte del Convenio (artículos 60-62. hay dos vías de solicitud del retorno. ley aplicable. El régimen combinado de los artículos 11 del Reglamento y 12 y 13 del Convenio de La Haya puede resumirse así. artículo 10 (b) del Reglamento]. La regla básica en nuestro sistema procesal es que si se da el criterio de conexión pertinente. Mayor trascendencia pueden tener las reglas sobre ley aplicable. reconocimiento y ejecución y cooperación entre autoridades. esté integrado en el nuevo entorno y se den ciertas condiciones adicionales [por ejemplo. Fuera de este ámbito.e. o por iniciativa de los tribunales del otro Estado miembro. Desarrollo .26.4). los requisitos para que se proceda a remitir el litigio a un juez de otro Estado miembro son muy estrictos. Sin embargo. el juez deberá ordenar de inmediato su . cuando el menor tenga su residencia habitual en el territorio de un Estado miembro o. En el ámbito de las medidas de protección de los menores.

el juez (a) deberá velar porque se oiga al menor en el proceso.6). La existencia de un derecho de custodia es una cuestión previa que se somete a la ley nacional aplicable según las normas de conflicto del foro (as. salvo que no tenga edad y madurez suficiente.28. El TJUE ha precisado el concepto de traslado ilícito recogido en el artículo 2 (11) del Reglamento: un traslado ilícito supone la infracción de un derecho de custodia . C- 400/10). en todo caso. Lo mismo debe hacer incluso transcurrido dicho plazo. y (c) no podrá denegar la restitución por causa de riesgo grave para el menor cuando se pruebe que se han adoptado medidas adecuadas para garantizar su protección en el Estado de origen y tampoco podrá denegar la restitución sin dar audiencia a la persona que la solicita (artículo 11. cuando existe el riesgo de que ello exponga al menor a un peligro físico o psíquico o a una situación intolerable (artículos 12 y 13 Convenio). la deniega. La solución es equiparable a la que rige en otros ordenamientos. de Adopción Internacional establecen la CJI de los tribunales españoles siempre que el adoptante o el adoptando tenga la nacionalidad española o residencia habitual en España. o la conversión de una adopción simple en adopción plena (artículo 15). otra resolución posterior dictada por un órgano competente será reconocida y ejecutada en el Estado donde se halle el menor por los cauces del Reglamento: el juez del Estado de origen tiene.1 CC). En principio. El Reglamento añade que al aplicar las disposiciones convencionales. A estos efectos. salvo que se pruebe que el menor se ha integrado en el nuevo entorno. Si. Esta misma Ley contiene una regla de CJI para la declaración de nulidad de una adopción. También reconoce la competencia consular siempre que el adoptante sea español y el adoptando tenga su residencia habitual en la demarcación consular correspondiente (artículo 17). la adopción se constituye en España por resolución judicial (artículo 176. La competencial territorial viene determinada por el artículo 16 de la LAI. la última palabra ( infra tema 18 ) . por ejemplo.5). el artículo 14 de la Ley 54/2007. deberá informar a la autoridad competente del Estado de residencia habitual anterior del menor en el plazo de un mes (artículo 11. pese a estos requisitos. cuanto garantizando la constitución de adopciones. TEMA-10 Foros de competencia judicial internacional exclusiva . de 28 de diciembre.4 y 11. aun cuando se haya dictado una resolución de no restitución. así. El juego alternativo de los foros hace que el volumen de competencia sea muy amplio con el objeto de facilitar el acceso a estas figuras: el legislador ha considerado que la protección del menor se obtiene no tanto garantizando un foro cercano a él. La parte o partes interesadas pueden a continuación presentar reclamaciones para que el juez del Estado de origen examine la cuestión de la custodia del menor. en circunstancias excepcionales se puede denegar el retorno. Estudiaremos este régimen con más detalle en el tema 31. 2. No obstante.restitución. ADOPCIÓN 9. Y. (b) debe resolver rápidamente y en un plazo máximo de seis semanas.

(c) Se establece como causa de denegación del reconocimiento de una sentencia extranjera que haya resuelto sobre un litigio para cuyo conocimiento tuviesen competencia exclusiva los tribunales españoles. los tribunales de ningún otro Estado pueden declararse competentes para conocer de un litigio cuyo objeto sea un derecho real sobre ese inmueble. se atribuye CJI . Ejemplo. generales o especiales. Este carácter exclusivo de los foros conlleva tres consecuencias : (a) Se descarta el juego de los demás foros.1 Reglamento). Son foros especiales por razón de la materia. (b) Se descarta igualmente el juego de la voluntad expresa o tácita de las partes. se reducen los costes de administración de justicia si. en este último supuesto. en materia de derechos reales sobre inmuebles. si otro Estado resuelve un litigio de ese tipo. TJUE as. El monopolio jurisdiccional «centraliza» la resolución de los litigios y asegura que se hable «con una sola voz». La ratio de los foros exclusivos de CJI se explica fundamentalmente como una combinación de tres tipos de motivos. desde el principio. Esta justificación se entiende bien. El artículo 24. Los foros de competencia exclusiva obedecen a la intención del legislador de monopolizar. Cuando se verifica esta relación entre ambas formas de tutela. (b) La importancia que la resolución del litigio puede tener para la seguridad del tráfico .2. por ejemplo. es natural que no reconozcamos sus decisiones. aunque las partes se hubiesen sometido a ellos o el demandado estuviese domiciliado en España. un control ex officio de la CJI en estos casos. en la medida en que esas decisiones van a ser oponibles a terceros. Donde mejor se aprecia el juego de estos foros es en el Reglamento Bruselas I bis. a su vez. La resolución del tipo de litigios para el que se conciben estos foros. pero que atribuyen competencia judicial con alcance exclusivo y excluyente.1(e) (ii) Reglamento]. Ninguno de estos foros puede invocarse para sustraer la competencia de un foro exclusivo. comparezca o no el demandado ( vid. por ejemplo. pues se establecen en atención al objeto material del proceso. aunque sólo produzca efectos inmediatos sobre las partes. en relación al arrendamiento de inmuebles (artículo 24. artículo 27 Reglamento Bruselas I bis). y en cualquier caso. lo cual implica. produce efectos mediatos sobre terceros. Si el inmueble está en España. por ejemplo.1. atribuye competencia exclusiva a los tribunales del Estado donde esté situado el inmueble. 10. para cierta categoría de litigios. (c)La estrecha relación que hay entre los aspectos declarativos y los aspectos ejecutivos en este tipo de litigios. la CJI de nuestros tribunales. donde se suele afirmar que el Estado tiene un interés fuerte en asegurar o proteger el acceso a la vivienda y esta política podría verse frustrada si los conflictos judiciales son resueltos por tribunales extranjeros.§1.1. INTRODUCCIÓN: LA NATURALEZA DE LOS FOROS DE COMPETENCIA EXCLUSIVA 10. ni aunque en él tenga su domicilio el demandado o se hayan sometido las partes. los tribunales españoles deberán inhibirseex officio . Cuando el inmueble se encuentre en otro Estado miembro. incluso de los foros por conexidad. Este tercer aspecto es corolario de los dos anteriores: si no admitimos que otros tribunales puedan ser competentes para conocer de ciertos litigios. es razonable que sólo el Estado de constitución de la sociedad pueda decidir sobre ellas ( vid. (a) La fuerte presencia de intereses públicos materiales : la resolución de cierto tipo de litigios tiene tanta trascendencia para una determinada política material del Estado en cuestión que éste intenta asegurar su implementación atribuyéndose el monopolio jurisdiccional. la decisión no será reconocida ni ejecutada en España [artículo 45. Esta justificación se entiende bien en relación a las decisiones sobre inscripciones registrales o sobre la validez o nulidad de una sociedad. por eso resulta razonable que sólo un Estado monopolice la capacidad jurisdiccional. C-372/07).

C- 144/010). lo que en la práctica significa que la sumisión tácita prevalece sobre la competencia exclusiva de terceros Estados (artículo 36. Cuestión particular: Foros exclusivos de terceros Estados. el régimen de control no viene determinado por el artículo 27 del Reglamento.») o de la vinculación del litigio con otro Estado miembro. Noruega o Islandia. Cuando el foro exclusivo conduce a un tercer Estado.Este foro contempla básicamente los litigios relativos a la validez de las entradas registrales en registros que den fe pública. por ejemplo. En el Derecho español. En este tema vamos a estudiar tres foros exclusivos: el foro en materia de inmuebles. no deben ser objeto de una interpretación que vaya más allá de sus objetivos (por todas. TJUE as. si está en Suiza. . Téngase en cuenta que junto a esos tres. ¿por qué si va a serlo cuando se trata de una patente japonesa? De todos modos. por consiguiente. admitiendo el llamado «efecto reflejo» del artículo 24 del Reglamento. ya que el Reglamento no dice nada al respecto.3. 24 II). el inmueble sobre el que se discute un derecho real. sin consideración del domicilio. su incorporación al Derecho español ha supuesto prácticamente la derogación material del artículo 22 LOPJ. Si está en otro Estado miembro. el foro en materia de personas jurídicas y el foro en materia de bienes sujetos a inscripción registral. la aplicación analógica no se extiende a todos los atributos que conlleva la exclusividad de los foros. Este problema debe resolverse a partir de la aplicación por analogía iuris (en virtud del Derecho interno) y.ej.4. la solución es polémica. en el artículo 22 del Convenio de Lugano y en el artículo 22 LOPJ. si se considera que un juez español no es el adecuado para resolver sobre la validez de una patente alemana. sino por el artículo 36. la CJI corresponde exclusivamente a los tribunales españoles en virtud del Reglamento Bruselas I bis.. prevén otro foro exclusivo en materia de ejecución de resoluciones judiciales que estudiaremos en el tema 18. 10. ej. Así. el inmueble sobre el cual se discute un derecho real está situado en Marruecos. tanto el Reglamento Bruselas I bis como el Convenio de Lugano y la LOPJ prevén un foro exclusivo en materia de validez de inscripciones en registros públicos : en este caso. son foros de interpretación contenida : en la medida en que derogan las reglas generales de CJI. consagra un control a instancia de parte. Como se ha dicho. la CJI corresponde exclusivamente a dicho Estado en virtud del Convenio de Lugano. Advertencia . por ejemplo. las competencias exclusivas están recogidas en el artículo 24 del Reglamento Bruselas I bis . se verifica en España. la competencia corresponde exclusivamente a « los tribunales del Estado miembro en que se encontrare el Registro». es razonable admitir que lo mismo puedan hacer otros Estados. En todo caso.2.exclusiva y excluyente al Estado donde se localicen esos aspectos ejecutivos: ¿Por qué el Estado español va a ofrecer su servicio jurisdiccional..10. p.5. Y.º en relación al artículo 38 LEC). el de situación del inmueble si se discute un derecho real sobre ese inmueble o el de situación del registro cuando se discute sobre una inscripción en ese registro? 10. pero lo mismo debe valer incluso si el proceso no está aún pendiente para asegurar una buena administración de justicia. En la medida en que el artículo 24 del Reglamento Bruselas I bis se aplica con absoluta independencia del domicilio de las partes (artículo 24: «Son exclusivamente competentes. con el coste social que conlleva. que. artículo 33 y cdo. El Reglamento prevé esta hipótesis si el proceso ya está pendiente en el extranjero ( vid. salvo que exista un convenio internacional con el otro Estado. Si nosotros nos consideramos exclusivamente competentes para determinados litigios. cuando la tutela que solicita el actor la puede ofrecer de forma mucho más eficaz un Estado extranjero. en caso de duda.. y por su excepcionalidad. Si el criterio de conexión.2. p.. la CJI corresponde exclusivamente a los tribunales de ese Estado miembro. Además.2 de la LEC .

10. aun cuando el domicilio del demandado estuviese aquí. Lo mismo vale en relación a inmuebles situados en Suiza. los órganos jurisdiccionales del Estado miembro donde el inmueble se halle sito. sin consideración del domicilio. Como consecuencia también de esa exclusividad. las acciones de indemnización por utilización indebida del inmueble (as. (STS de 5 de abril de 2013). Por esa razón. C-115/88). la propiedad o la posesión de un bien inmueble o la existencia de otros derechos reales sobre dichos bienes y. las acciones por daños al inmueble (as. por otro. TJUE as. la CJI corresponde en exclusiva a los tribunales españoles. del ámbito de aplicación de ese precepto deben excluirse . siempre que el arrendatario sea una persona física y que propietario y arrendatario estén domiciliados en el mismo Estado miembro». Artículo 24. En relación al término derechos reales . los jueces españoles deben inhibirse de oficio si el actor plantea la demanda en España (artículo 27). « las acciones destinadas. El Tribunal de Justicia ha restringido ese concepto a . También el concepto «arrendamientos sobre inmuebles» debe ser objeto de calificación autónoma (as. C-292/93).8. artículos 50 y 52. El artículo 24.ej. 10. .§2. Si el inmueble estuviese en otro Estado miembro de la UE. C-115/88).º LEC) Texto.1. a garantizar a los titulares de esos derechos la protección de las facultades vinculadas a sus títulos» (p.1 sólo abarca aquellas acciones cuyo objeto y fundamento es un derecho in rem : en palabras del TJUE.1. p. 73/77). La competencia territorial la determina el Derecho nacional ( vid. este foro no puede ser derogado por la voluntad de las partes. FOROS EXCLUSIVOS EN MATERIA DE INMUEBLES 10. ej. una reivindicatoria o una actio negatoria.1 del Reglamento Bruselas I bis atribuye competencia exclusiva a los tribunales del Estado miembro de situación del inmueble cuando el objeto del litigio es un derecho real o un contrato de arrendamientos sobre dicho inmueble .. El artículo 24.6. Ejemplo. debe ser autónoma ( vid.: 1) en materia de derechos reales inmobiliarios y de contratos de arrendamiento de bienes inmuebles.). Si el inmueble está en España. Noruega o Islandia en virtud del Convenio de Lugano. Una demanda donde se solicita que se declare que el titular registral de unas fincas en España (una sociedad uruguaya) es un mero titular fiduciario y que el titular real es el actor cae dentro de la competencia exclusiva de los tribunales españoles (aunque vid. C-294/92. vid. por una parte. Por su naturaleza de foro exclusivo . por ejemplo. serán igualmente competentes los órganos jurisdiccionales del Estado miembro donde esté domiciliado el demandado. infra). C-518/99). as. a determinar la extensión..º y 7. en materia de contratos de arrendamiento de bienes inmuebles celebrados para un uso particular durante un plazo máximo de seis meses consecutivos.ej. La interpretación del supuesto de hecho.. la jurisprudencia del TJUE parte de la distinción entre acciones personales ( in personam ) y acciones reales ( in rem )..9. STJUE as.. las acciones cuyo objeto es determinar la posición de un propietario formal como trustee y se le ordene otorgar los documentos necesarios para transmitir la propiedad al beneficiario (as. los tribunales españoles son los únicos competentes para resolver los litigios en materia de derechos reales o arrendamientos (no de temporada) sobre inmuebles sitos en España.1 Reglamento Bruselas I bis «Son exclusivamente competentes. la consistencia. C-294/92) o las acciones de resolución de un contrato de venta de inmuebles (as. No obstante. Es irrelevante dónde estén domiciliadas las partes. C-115/88 o 386/12). ni se van a reconocer en España las sentencias extranjeras que eventualmente hubiesen resuelto un litigio de ese tipo. las acciones de impugnación de la transmisión fraudulenta de un inmueble (p. en principio. El objeto principal del litigio debe ser « un derecho real o un contrato de arrendamiento sobre un bien inmueble». C-343/04). STJUE as.7. las acciones por un incumplimiento contractual aunque el objeto fuese la transmisión de un inmueble (una venta. por todas. acciones paulianas.10.

rige la regla de separabilidad: los tribunales de cada Estado son exclusivamente competentes para la parte del inmueble sita en su territorio (as. no se justifica la exclusividad de los tribunales del lugar de situación del bien.1 del Reglamento atribuye competencia exclusiva a los tribunales del lugar de situación del inmueble. En este tipo de contratos. 72/77). Cuestión particular: contratos de time-sharing .10. el pago de la renta o de otros gastos accesorios (as. incluida la propia existencia o interpretación del contrato. as. los de viajes organizados (= uso del apartamento + reservas + actividades. (d) Y que tanto el arrendatario como el arrendador tuviesen su domicilio en el mismo Estado miembro .1. as. Y esto con independencia de que esas acciones las ejerciten las partes en el contrato (arrendador/arrendatario) o un tercero subrogado en cualquiera de sus posiciones jurídicas (as. un «foro exclusivo concurrente». el artículo 24. C-8/98). 241/83. la restitución del inmueble. FORO EXCLUSIVO EN MATERIA DE PERSONAS JURÍDICAS 10. en relación a estos contratos y a su calificación as. 158/87). cuando junto al derecho de uso de un bien inmueble se dispone de una serie de prestaciones adicionales cuyo valor es superior a aquel derecho (as.1 siguen el régimen general ( vid.12. En los contratos de time sharing el juego de la regla viene determinado por la naturaleza de la acción que se ejerce: sólo son subsumibles en el artículo 24. así como en materia de validez de las decisiones de sus órganos». En los casos de propiedades inmobiliarias situadas en dos Estados miembros (parte del inmueble en el territorio de un Estado miembro y parte en el de otro). nulidad o disolución de sociedades y personas jurídicas.1 funciona para todas las obligaciones directamente derivadas del contrato.10. Este segundo es un foro «concurrente» con el anterior. 10. entonces. (b) Que esté destinado a un uso particular . as. Si se dan estas cuatro circunstancias: (a) Que se trate de un contrato de arrendamiento de inmueble para un plazo inferior a seis meses consecutivos . §3. C- 280/90. C-8/98). Dentro de los contratos de arrendamiento strictu sensu . el foro del artículo 24.11. C-73/04). por ejemplo. as. . Las relaciones derivas de un contrato de time sharing que carezcan de contenido real o que no encajen en el concepto de arrendamiento establecido por el artículo 24. i. C-423/97). son exclusivamente competentes o bien los tribunales de situación del inmueble o bien los del domicilio del demandado.1 aquéllas cuyo fundamento sea real (o eventualmente las de arrendamiento que encajen en el tipo legal). cfr. Para conocer de estos litigios. El Reglamento establece una regla especial. C-8/98) o los contratos en los que el arrendamiento es una parte dentro de un paquete global de prestaciones. su duración. aquellos que acompañan la cesión del uso del inmueble de otras prestaciones.1 los contratos de arrendamiento de negocios (= local + nombre comercial + cesión de clientela. los arrendamientos de temporada o vacacionales. El segundo foro de competencias exclusivas que establece el artículo 24 del Reglamento Bruselas I bis es «en materia de validez.1 II). No son subsumibles en el artículo 24. (c) Que el que el arrendatario fuese una persona física . se excluyen del artículo 24. las acciones derivadas de un contrato de adhesión a un club de time-sharing . el TJUE ha considerado que. Así. pero «exclusivo» por cuanto que goza de las mismas características que los otros foros exclusivos en relación al resto de los foros de competencia. por ejemplo. como la reclamación de cuotas pagadas indebidamente.e. para los arrendamientos de temporada (artículo 22.los contratos que estrictamente sean de arrendamiento de inmuebles. la reparación de los daños causados. salvo circunstancias especiales. excluyendo los «contratos complejos».

la determinación de la competencia territorial corresponde al Derecho nacional ( vid . de 29 de diciembre de 2005). el órgano jurisdiccional aplicará sus reglas de Derecho internacional privado.13..En el as.º LEC). 34/82 y C-372/07). En este caso. de una sociedad inglesa por no haber ejecutado el acuerdo de disolución y liquidación de ésta. 2) en materia de validez. peticiones de información a la sociedad (salvo que se impugne el acuerdo social respectivo). los socios u otros responsables). que es de donde procede este concepto.10.2. (b) La disolución de la sociedad o persona jurídica (incluidos los litigios relativos a la liquidación o extinción. 10.. El banco inglés demanda con base en dicha cláusula y el ente público alemán se opone alegando la falta de validez del acuerdo social que condujo a la celebración del . los tribunales españoles serían competentes en virtud del artículo 4.2 u 8.1 del Reglamento Bruselas I bis: el demandado tiene su domicilio en España. asociaciones o fundaciones. esto es. así como en materia de validez de las decisiones de sus órganos.2 son acciones de naturaleza constitutiva o declarativa (relativas a la propia existencia de la sociedad o a la nulidad o validez de sus acuerdos). nulidad o disolución de sociedades y personas jurídicas. Los litigios comprendidos en el artículo 24. artículos 51 y 52. Se plantea una acción de responsabilidad contra los administradores de hecho. el TJUE conoce de un contrato de derivados financieros celebrado entre un ente público alemán y un banco inglés. El concepto «sociedades y personas jurídicas» debe ser objeto de interpretación autónoma .2 del Reglamento no comprende.2 Reglamento Bruselas I bis «. 7. es decir.2 son aquellos en los que. i. con independencia de la cualidad del demandado (la sociedad. 10. al consejo de administración o a cualquier otro órgano societario competente para tomar decisiones. pese a la nacionalidad extranjera de la sociedad. C-372/07 y C-302/13).10. as. Cuestión particular: la validez de la decisión de un órgano social como cuestión incidental. aunque la liquidación concursal queda fuera del ámbito de aplicación del Reglamento). los órganos jurisdiccionales del Estado miembro en que la sociedad o persona jurídica esté domiciliada. ejercitar un derecho de suscripción preferente. (c) Lavalidez o nulidad de las decisiones de los órganos sociales ( vid . Ejemplo.1. Este foro juega con todos los atributos de un foro exclusivo. El contrato se sometía a la jurisdicción de los tribunales de Londres y a la ley inglesa.Texto Artículo 24. ni las que se basan en que un órgano social ha ejercitado incorrectamente las facultades o poderes conferidos por los estatutos a la hora de adoptar una decisión individual ( vid. Las acciones previstas por el artículo 24. domiciliados en España. ni tampoco las acciones de la sociedad contra los socios reclamándoles el pago de deudas pendientes. para determinar dicho domicilio. se discuta contradictoriamente y a título principal sobre: (a) Lavalidez o nulidad de la sociedad o persona jurídica. C-144/10. El concepto «órgano social» viene determinado por la lex societatis y comprende a la junta general. (SAP de Madrid. El artículo 24. Tampoco se incluyen las acciones de los socios cuyo objeto principal sea reclamar dividendos. 7. no estamos ante acciones relativas a la validez o nulidad de una decisión social.14. en estos casos.1. del Derecho laboral). se determinará la competencia ex artículos 4. acciones de las que se suelen derivar decisiones que producen efectos frente a una pluralidad de sujetos (socios. las acciones por responsabilidad social de los administradores (de hecho o de derecho) . su válida constitución como ente organizado para actuar en el tráfico. Como en los demás casos. en cambio.1. en función de la naturaleza del litigio. administradores y terceros). Todas estas acciones siguen el régimen general. TJUE as. e incluye las sociedades. El precepto está concebido para los procesos cuyo objeto sea impugnar o confirmar una decisión social (sea una demanda declarativa o constitutiva) y en él se incluyen la impugnación de las decisiones sociales tanto por violación de las normas societarias como de las normas imperativas de otros sectores (por ejemplo..e. Por ello. es también fundamental que se hable con «una sola voz».15. Esta acción no cae dentro del ámbito del artículo 24. El referente hermenéutico es el artículo 54 TFUE.

4 Reglamento Bruselas I bis «. Artículo 24. El artículo 24.18. en particular. y demás derechos análogos sometidos a depósito o registro.contrato. Cuestión particular: foros exclusivos y arbitraje. los órganos jurisdiccionales de cada Estado miembro serán los únicos competentes en materia de registro o validez de una patente europea expedida para dicho Estado miembro»10. as. de forma incidental o como excepción. marcas. los órganos jurisdiccionales del Estado [miembro] en que se haya solicitado. sino que incorpora una remisión: « para determinar dicho domicilio. firmado en Munich el 5 de octubre de 1973. Históricamente el objetivo de esta remisión al DIPr de cada Estado miembro era salvaguardar aquellos sistemas que utilizaban la sede real de la sociedad como criterio determinante del domicilio. independientemente de que la cuestión se haya suscitado por vía de acción o de excepción. A pesar de lo que sostuvo el TJUE en el as.§4. Para fijar la competencia territorial rigen las . de la falta de validez del acuerdo social que aprobó dicho contrato. y constituiría un obstáculo injustificado al ejercicio de las libertades de la UE.16.10. Texto. la respuesta en este caso fue negativa. Este precepto determina la CJI con los atributos de las competencias exclusivas. pues la remisión al DIPr de cada Estado miembro incluye el Derecho de la UE. as. el tribunal aplicará sus normas de Derecho internacional privado». 4) en materia de inscripciones o validez de patentes. El artículo 24. BIENES INMATERIALES 10. el Reglamento no utiliza la regla general (artículo 63). A partir de aquí se cuestiona si la competencia de los órganos ingleses para decidir sobre esta excepción vulnera las competencias exclusivas de los tribunales alemanes. Sin perjuicio de la competencia de la Oficina Europea de Patentes según el Convenio sobre la patente europea.2 Reglamento es el domicilio de la sociedad o persona jurídica.1 tiene por objeto precisamente aspectos que afectan a la constitución de la sociedad y a su funcionamiento interno. Aunque la respuesta no es pacífica. efectuado o tenido por efectuado el depósito o registro en virtud de lo dispuesto en algún instrumento de la Unión o en algún convenio internacional.17. Hoy en día esta solución resulta incompatible con el artículo 54 TFUE (TJUE as. artículo 11 bis LA) siempre que el arbitraje se localice en España. El criterio de atribución de CJI que emplea el artículo 24. en el ámbito societario.. La validez de la decisión del órgano social se plantea como excepción (cuestión incidental) a la demanda. C-167/01). diseños o dibujos y modelos. Para la concreción de este criterio. por eso el Estado competente para estas cuestiones es el del domicilio social o estatutario y un Estado miembro no puede invocar la sede real de la sociedad para imponer la competencia exclusiva de sus tribunales . por ejemplo. C-208/00.2 no se aplica a un litigio en el cual se invoca la invalidez de un contrato por infracción de las normas societarias. El artículo 24. Otra solución sería incorrecta.4 del Reglamento establece también una regla de competencia exclusiva en materia de derechos sujetos a inscripción. Así. FORO EXCLUSIVO EN MATERIA DE DERECHOS SUJETOS A INSCRIPCIÓN. en concreto.. Esto puede plantear problemas en aquellos sistemas donde la anulabilidad del contrato deba plantearse por vía de reconvención. una sociedad española puede incluir en sus estatutos una cláusula arbitral ( vid . C-4/03 ( infra ). en principio debe permitirse la validez y eficacia de dichas cláusulas arbitrales siempre que el arbitraje se localice en el Estado titular de esa competencia exclusiva. En ocasiones se ha planteado la relación entre foros exclusivos y cláusulas arbitrales. C-212/97.

1). etcétera). C- 4/03) ha afirmado que la competencia exclusiva comprende « . este último coincidirá con el de registro de la patente. en principio. el actor puede acudir al foro general (artículo 4) o al foro previsto en materia contractual (artículo 7. infra tema 12). Pero en la práctica las discusiones sobre la nulidad o validez de la patente se suelen plantear comoexcepción en el marco de un proceso sobre violación. 228/82). todos los litigios relativos a la inscripción o validez de una patente. el tribunal deberá suspender el proceso.4: la competencia corresponde en exclusiva al Estado de inscripción y los tribunales de los demás Estados deben inhibirse ex officio . Su justificación es que la validez de una patente es una premisa indispensable en cualquier acción de violación. la inscripción de una patente conlleva una presunción de existencia y validez que justifica el que sólo pueda impugnarse ante los tribunales del Estado de registro. El demandado en su domicilio por violación de una patente ( ex artículo 4) registrada en otro Estado miembro opone que dicha patente es nula.. El criterio de conexión es .2). normalmente.7 del Reglamento de Marca Comunitaria). Esta estrategia procesal presenta un problema de cognición del juez: ¿puede conocer incidentalmente de la nulidad cuando la patente se halla inscrita en otro Estado? El TJUE (as. la exclusividad competencial no está justificada. el juego de esta regla implícita de prejudicialidad... Cuestión particular: la validez de una patente a título incidental. C-144/10.4 sólo se refiere a los primeros. e instar a la parte que haya planteado esa cuestión a acudir ante los tribunales correspondientes ( vid. en general). artículo 96. tanto si la cuestión se suscita por vía de acción como por vía de excepción» y esta idea se ha incorporado al texto del precepto ( «. por un lado. en principio. en el as.reglas del Derecho nacional ( vid .. El artículo 24.4 considere nula una patente aunque sea a título incidental (sobre la posibilidad de adoptar medidas cautelares. En él se incluyen los litigios relativos a la «corrección formal y material de la inmatriculación»: (a) litigios cuyo objeto principal sea la inscripción. Cuando se trata de una acción de violación.. acciones de impugnación de los actos realizados por la oficina de patentes. en este caso. Por el contrario. Ejemplo .independientemente de que la cuestión se haya planteado por vía de acción o de excepción. El legislador europeo parte de la diferencia entre litigios relativos a la existencia o inexistencia del derecho de exclusiva. debería quedar sujeto a un determinado plazo para evitar comportamientos abusivos. y de litigios relativos a la violación de ese derecho.. vid. en vigor a partir del 1 de abril de 2017). del Reglamento. acciones de nulidad o acciones que surjan de un procedimiento de oposición que se sustancie con posterioridad a la concesión del derecho. Cuando se trata de acciones contractuales derivadas de un contrato de licencia. 10. Si se plantea incidentalmente la invalidez o nulidad de una patente inscrita en otro Estado miembro. en la medida en que éste es un derecho de exclusiva de carácter territorial.19. 288/82). u órgano equivalente. Esta solución parece impedir que cualquier otro tribunal distinto del señalado por el artículo 24. cuando no se discute sobre la validez en sí. la razón es que. Lo más razonable sería considerarlo como una regla de prejudicialidad implícita.20.TJUE as.. durante el procedimiento de concesión del derecho. artículo 118 LP. Como hemos visto. el TJUE aparentemente se aparta de la afirmación hecha en el caso de las patentes. funcionaría el régimen general (artículos 4 y ss. Cuando la validez/nulidad de la patente se plantea a título principal es aplicable el artículo 24. sino sobre daños extracontractuales a esos derechos (acciones de violación) o sobre contratos cuyo objeto son esos derechos (acciones que se deriven de los contratos de licencia.. mientras que la capacidad contractual de una persona jurídica no es una premisa indispensable en una acción contractual. explotación. cuyo efecto es la suspensión del proceso inicial.10. sobre el foro exclusivo de las personas jurídicas.»). Probablemente.. incluidas las acciones de caducidad o de modificación (si la modificación trae causa en un mal funcionamiento del servicio público). a diferencia de muchos acuerdos de órganos sociales.») debe ser objeto de calificación autónoma (TJUE as. el actor puede acudir al foro general (artículo 4) y al foro especial en materia de daños (artículo 7. acciones de impugnación del derecho una vez concedido.(b) o la validez. En todo caso. El supuesto de hecho de la norma («litigios concernientes a la validez o inscripción. por otro (o a los «derechos sobre ese derecho».

de 17 de diciembre. . Hay tantas patentes como Estados designados en la solicitud. en los demás Estados. pese a su nombre y pese a que se puede obtener a través de un procedimiento único. también artículo 138 CPE). Y el Acuerdo sobre un Tribunal Unificado de Patentes ( TUP ). 10. de 19 de febrero de 2013. y sin perjuicio de la competencia de la oficina europea de patentes según el CPE (Convenio de Munich. por lo tanto. cada Estado tiene competencia exclusiva para declarar la validez o nulidad de la patente concedida para su territorio ( vid. i.el lugar de la inscripción registral o de la solicitud de inscripción . artículo 24. el reparto interno de competencias entre las distintas Divisiones no lo fija el Reglamento. Esta regla es fácil de entender si se recuerda que la patente europea. artículos 71bis- 71quinquies). ej. de 14 de abril de 1891. es suficiente. de los que es parte España (p. el TUP tiene competencia judicial internacional cuando la tengan los tribunales de alguno de los Estados miembros según dicho Reglamento. una vez afirmada la CJI es preciso fijar la División competente: esta cuestión viene resuelta por el artículo 33 del TUP. Este criterio implica que otros bienes inmateriales no susceptibles de inscripción o registro quedan fuera del este precepto. 10.22. mediante el que se crea un órgano jurisdiccional supranacional para conocer. el mismo efecto que si se hubiese depositado en ellos. Por eso. que incluso ha incorporado reglas específicas frente a demandados con domicilio en terceros Estados ( vid . que se tenga por solicitada la inscripción. fundamentalmente. Acuerdo de Madrid. Arreglo de La Haya de 6 de noviembre de 1925 o el Tratado de Washington de 19 de junio de 1970). supra tema 7. de los litigios relativos a dicha patente unitaria (o sobre patentes europeas validadas en los Estados contratantes). Aunque no está vigente en España. sino el TUP. . según los cuales el depósito en la oficina central del organismo que crea el convenio produce. Como el TUP tiene varias Divisiones. i. que otorga una protección uniforme y despliega efectos equivalentes en todos los Estados miembros participantes en dicho Reglamento (ni España ni Italia lo son). la patente se considera depositada en España. cada Estado miembro tiene competencia exclusiva en materia de registro o validez de una patente europea expedida para su territorio ( vid. de 5 de octubre de 1973). En relación con la patente europea .. En relación a la competencia para conocer de las acciones de violación vid. La CJI del TUP viene determinada por el Reglamento Bruselas I bis. se descompone en un haz o conjunto de patentes nacionales. La referencia a «acuerdos internacionales» se explica por la existencia de una serie de convenios internacionales. los tribunales españoles poseen CJI exclusiva si.e.e. en virtud del convenio correspondiente. de 2012 que crea una auténtica patente europea de efecto unitario . este régimen ha experimentado un nuevo impulso con el Reglamento 1257/2012. Por consiguiente.4 II Reglamento).21.

sumisión tácita. los supuestos en los que no la tienen.e. En este tema vamos a estudiar en qué medida la voluntad común de las partes puede modificar este juego de las reglas de CJI.2. El tema se divide en dos apartados: la sumisión expresa y la sumisión tácita . Hasta ahora hemos visto los supuestos en los que los tribunales españoles tienen atribuida CJI y.e.TEMA-11 La autonomía de la voluntad §1. i. las partes realizan ciertos actos procesales que permiten presumir su voluntad de someterse a los tribunales españoles. La voluntad común de las partes para atribuir CJI a los tribunales españoles se puede manifestar de dos formas distintas.sumisión expresa. las partes se ponen de acuerdo extrajudicialmente para someter el litigio a los tribunales españoles. i. nos encontramos ante un acuerdo o cláusula de elección de foro (o cláusula de jurisdicción). En el segundo caso. el demandado puede impugnar esta competencia y los tribunales españoles deberán inhibirse.1. . En cambio. En el primer caso. Esta distinción está reconocida por nuestro Derecho positivo y obedece a un dato fácil de entender. 11. En el primer caso. INTRODUCCIÓN 11. a contrario . si los tribunales españoles no poseen CJI. el actor podría acudir a ellos con independencia de la voluntad del demandado: es un derecho para el actor y una carga para el demandado .

si quien demanda es la empresa francesa. Un efecto positivo o prorrogatorio . por consiguiente. un foro experto en ese tipo de litigios (p. Además hay otro motivo importante: Las cláusulas de elección de foro o «cláusulas de jurisdicción» son un seguro frente al forum shopping y.§2. ej. o sencillamente la confirmación de esa competencia. les permite asegurarse otros aspectos procesales (la ley procesal aplicable) y sustantivos (la ley material aplicable) y reducir los riesgos de «carreras hacia los tribunales» que la existencia de varios foros alternativos puede conllevar. Hay buenas razones para permitir que las partes se pongan de acuerdo sobre la jurisdicción nacional competente para conocer de sus posibles litigios. 11. La decisión depende de las circunstancias de cada supuesto. los tribunales españoles tienen una competencia de la que carecerían en defecto de dicha cláusula. la cláusula confirma la CJI que ya tenían en su defecto ( ex artículo 4. . en general. si carecían de ella conforme a las reglas de CJI que hemos analizado (foros generales y foros especiales). El efecto positivo o prorrogatorio de dicha cláusula consiste en la atribución de CJI a los tribunales españoles. sin perjuicio. las partes no tienen seguridad absoluta ex ante sobre la jurisdicción bajo el cual se va a localizar su relación. INTRODUCCIÓN 11. las partes son los « mejores jueces de sus propios intereses ». los tribunales británicos en el sector financiero).1 Reglamento Bruselas I bis) y fijaría el tribunal territorialmente competente. ej. Ejemplo. Como se suele decir. Si quien demanda aquí es la empresa española. porque pueda asumir ese riesgo a bajo coste o porque su posición material sea menos vulnerable al incumplimiento). Este dato explica que el juego de la autonomía de la voluntad en este sector sea más amplio que en el ámbito de la competencia territorial. además. la voluntad de las partes puede jugar con dos efectos distintos.. cuando la voluntad común de las partes es que los tribunales españoles resuelvan el fondo del litigio. En las transacciones internacionales. o de su interpretación. frente a laincertidumbre jurídica .4. serán exclusivamente competentes los tribunales de Barcelona». de los limites que sean pertinentes allí donde el juego de la autonomía de la voluntad no produzca resultados apropiados. Desarrollo. incluida la propia existencia y validez. esa voluntad común puede implicar la atribución de CJI a los tribunales españoles. Imaginemos también que en el contrato incluyen una cláusula que dice lo siguiente: «Para cualquier controversia derivada de este contrato. las partes pueden preferir que sus litigios sean resueltos por un foro neutral a ambas (para evitar prejuicios en favor de una u otra). naturalmente. Por eso es razonable permitir que sean ellos quienes tomen esa decisión. SUMISIÓN EXPRESA: ACUERDOS DE ELECCIÓN DE FORO 1. si ya la tenían de acuerdo con dichas reglas. Las partes acuerdan que tanto la entrega de los productos como el pago del precio tengan lugar en Francia. La autonomía de la voluntad permite a las partes reducir notablemente esa incertidumbre: las partes se pueden asegurar ex ante el tribunal competente . lo cual. En un mundo fraccionado jurídicamente. son quienes mejor pueden identificar qué tribunales son los más apropiados para conocer de los litigios que puedan surgir entre ellas.3. o pueden preferir que una de ellas asuma el riesgo de internacionalidad jurisdiccional (p. son quienes más información tienen sobre las características de su relación y. Como se deduce de lo que acabamos de comentar.. En tal caso. y quienes más y mejor información tienen al respecto son los propios interesados. Imaginemos un contrato de compraventa internacional celebrado entre una empresa española y una francesa.

Cuando se plantee ante nuestros tribunales la eficacia de una cláusula de elección de foro. en el artículo 23 del Convenio de Lugano y en el artículo 22 bis LOPJ . El 1 de octubre de 2015 ha entrado en vigor en la UE el Convenio de La Haya sobre acuerdos de elección de foro. 11. Ejemplo .5. . tanto prorrogatoria como derogatoria. depende siempre –como mínimo– de dos ordenamientos jurídicos distintos.6. Advertencia. con el artículo paralelo del Convenio de Lugano) y el artículo 22 bis LOPJ. El régimen de validez y eficacia de los acuerdos de elección de foro es equiparable al del Reglamento Bruselas I bis. Naturalmente. El alcance de este segundo efecto es «derogar» la CJI que poseían los tribunales correspondientes en virtud de las reglas generales de atribución de competencia (foros generales y foros especiales). Si las partes hubiesen escogido los tribunales franceses y la empresa española es demandada en España. si los tribunales elegidos son los de un Estado miembro prevalece la aplicación del Reglamento Bruselas I bis. el Reglamento 4/2009 (obligaciones alimenticias) o el Reglamento 605/2012 (sucesiones) conceden un juego limitado a la autonomía de la voluntad. mientras que la ley del Estado o de los Estados cuya CJI ha sido excluida determina las condiciones de validez. las cláusulas de elección de foro tienen un efecto negativo o derogatorio .11. Aunque el objeto de este tema sea el Derecho español. es necesario siempre tener en cuenta todos los ordenamientos afectados para garantizar la plena eficacia de la misma. la existencia de un régimen común a varios Estados asegura la uniformidad de soluciones. Junto a ese efecto prorrogatorio. en elartículo 25 del Reglamento Bruselas I bis . Las relaciones entre ambos textos están reguladas en el artículo 26 del Convenio. por ejemplo. eficacia y alcance de la cláusula en cuanto a su aspecto prorrogatorio. eficacia y alcance de la cláusula en cuanto a su aspecto derogatorio. el demandado. La ley del Estado cuyos tribunales han sido elegidos determina las condiciones de validez. Siguiendo con el ejemplo anterior. 11. podrá invocar el efecto derogatorio de la cláusula para instar la declinación de la competencia del juez español. aunque más estricto en cuanto a las condiciones de forma. fundamentalmente. a la hora de redactar la cláusula. Estudiaremos estos preceptos en los temas correspondientes.1 del Reglamento Bruselas I bis. Este Convenio pretende consagrar la validez y eficacia de estas cláusulas a nivel mundial.7. el régimen normativo está recogido. i. el efecto derogatorio de la cláusula se ve desde la perspectiva de los tribunales franceses: Si la empresa francesa decide plantear la demanda en Francia ex artículo 7. desde una perspectiva ex ante. determina la eficacia de dichos acuerdos tanto en lo que hace a su dimensión prorrogatoria como derogatoria (artículos 5 y 6) y asegura el reconocimiento y la ejecución de las decisiones de los tribunales elegidos por las partes (artículo 8-15). En los siguientes epígrafes vamos a estudiar únicamente las reglas principales: el artículo 25 del Reglamento Bruselas I bis (cuyo tenor coincide. En su caso. aquél cuyos tribunales han sido escogidos y aquél cuyos tribunales se pretenden evitar pese a gozar de CJI conforme a las reglas generales. habrán de tenerse en cuenta los posibles convenios bilaterales que contengan reglas al respecto (como el Convenio con El Salvador) y los convenios multilaterales en materias particulares que prevalecen sobre el reglamento Bruselas I bis ( vid. Advertencia 2: Convenio de La Haya de 30 de junio de 2005 sobre cláusulas de elección de foro . salvo que una parte tenga su domicilio en un Estado parte del Convenio pero no miembro de la UE . En principio. El Reglamento Bruselas II bis.e. en gran parte. pese a tener su domicilio en España. artículo 31 CMR). Esto nos permite entender por qué la eficacia de una cláusula. la empresa española podrá invocar la existencia de dicha cláusula y el juez francés deberá declinar su competencia. El Convenio define los requisitos de validez de un acuerdo de elección de foro (artículo 3).

. han acordado que un órgano jurisdiccional o los órganos jurisdiccionales de un Estado miembro sean competentes para conocer de cualquier litigio que haya surgido o que pueda surgir con ocasión de una determinada relación jurídica. se somete a la ley española (Derecho del Estado miembro cuya CJI se pretende derogar). REGLAMENTO BRUSELAS I BIS: ARTÍCULO 25 2. El artículo 22 ter (4) LOPJ reconoce. el contrato puede ser válido.1. tal órgano jurisdiccional o tales órganos jurisdiccionales serán competentes. a menos que el acuerdo sea nulo de pleno derecho en cuanto a su validez material según el Derecho de dicho Estado miembro. Condiciones de eficacia de la cláusula 11. Advertencia. implique una derogación del foro general previsto por el artículo 4.ª). si no se han cumplido las condiciones de forma del artículo 25. y siempre deben quedar salvaguardadas las competencias exclusivas (artículo 24 del Reglamento) y los foros de protección (secciones 3. Este precepto se aplica siempre que los tribunales elegidos sean los de un Estado miembro. En este caso. Artículo 25 Reglamento Bruselas I bis «1. Texto. Esto significa que. El acuerdo atributivo de competencia deberá celebrarse: a) por escrito o verbalmente con confirmación escrita. si el demandado es la empresa española). La eficacia derogatoria. pero la cláusula de elección de foro no (o viceversa). con independencia de su domicilio.Imaginemos.ej. No obstante. Esto es así aun cuando su aspecto derogatorio afecte a la competencia atribuida conforme al Reglamento (por ejemplo. En particular exige: (a) la existencia de un acuerdo de elección de foro y (b) la expresión de ese acuerdo de una determinada forma . México). así. la eficacia prorrogatoria de la cláusula se somete a la ley de Nueva York. Estas son condiciones mínimas y máximas: los Derechos nacionales no pueden añadir otros requisitos de eficacia (TJUE as. por ejemplo. además el régimen de estas cláusulas es independiente del régimen del resto del contrato (= principio de autonomía o separabilidad de la cláusula. 11.2. El Reglamento establece las condiciones de eficacia de estas cláusulas. Si las partes. donde se incluye una cláusula de sumisión a los tribunales de Nueva York. el Derecho nacional debería exigir unas condiciones de forma como mínimo equiparables a las que exige el artículo 25 del Reglamento. Es un régimen uniforme ya que establece unas reglas sobre la eficacia de este tipo de cláusulas comunes para todos los Estados miembros y es general en la medida en que hay reglas especiales para ciertos contratos (consumo. seguros y trabajo). vid . un contrato celebrado entre una empresa española y una empresa norteamericana. 2. Las cláusulas de elección de foro tienen una doble naturaleza: son cláusulascontractuales que persiguen un efecto procesal . tienen razón quienes afirman que en este caso.ª y 5. 4.9. con independencia del domicilio de las partes . El Reglamento no prohíbe la sumisión a los tribunales de terceros Estados . su relevancia práctica es poca.5).8. artículo 25. 2. o . en el caso de que cualquiera de las partes presentase una demanda ante los tribunales españoles. la eficacia derogatoria (o suspensiva) de este tipo de cláusulas. para aceptar la eficacia derogatoria. El artículo 25 del Reglamento contiene un régimen uniforme y general sobre las cláusulas de elección de foro. en principio.(p. 159/97).1. salvo pacto en contrario entre las partes.10. por ejemplo . Esta competencia será exclusiva. o b) en una forma que se ajuste a los hábitos que las partes tengan establecidos entre ellas. Planteamiento general y ámbito de aplicación 11.ª. El régimen establecido por el Reglamento abarca tanto el efecto prorrogatorio como el efecto derogatorio de la cláusula de elección de foro. mientras no lo ratifiquen un elevado número de Estados.

cdo.1. el TJUE ha elaborado ciertas reglas basadas en el criterio de la doble garantía: (a) que el adherente haya sido advertido de la existencia de esas CG y (b) que haya tenido posibilidad efectiva de conocer su . El primer requisito es que exista un acuerdo entre las partes.1. TJUE ass. C-214/89. en el segundo.a)].c) en el comercio internacional. C- 106/95 o C-159/97. Cuestión particular: cláusulas de elección de foro y condiciones generales. 2. AAP de Madrid. 11. en dicho comercio. Una sociedad española y una sociedad alemana acuerdan verbalmente la sumisión a los tribunales de Frankfurt (Alemania) durante una reunión. Los acuerdos de elección de foro deberán celebrarse en alguna de estas tres formas: (a) Por escrito o verbalmente con confirmación escrita [artículo 25. este requisito exige que ambas partes hayan expresado su consentimiento por escrito. Se considerará hecha por escrito toda transmisión efectuada por medios electrónicos que proporcione un registro duradero del acuerdo»11. La validez material del acuerdo a la que se refiere el precepto (por ejemplo.1.. vid. 24/76. en una forma conforme a los usos que las partes conozcan o deban conocer y que. (b) En una forma que se ajuste a los hábitos que las partes tuvieren establecidos entre ellas ( usos inter partes . fueren ampliamente conocidos y regularmente observados por las partes en los contratos del mismo tipo en el sector comercial considerado (= usos internacionales . se exige que ambas hayan expresado su consentimiento verbalmente y que una lo haya confirmado por escrito. artículo 25.b). la firma alemana remite una carta a la española confirmando el acuerdo.12. donde se indica expresamente la sumisión a esos tribunales como parte del contrato.11.infra ). conforme a la ley material aplicable. «adoptados de conformidad con las disposiciones nacionales aplicables a los propios estatutos» (as. El segundo requisito que exige el artículo 25 es relativo a la forma de los acuerdos de elección.. lo más razonable es aplicar la ley designada por el Reglamento Roma I. de 11 de octubre de 2012). C-214/89). de 18 de noviembre de 2010). sino que debe entenderse que es suficiente la constancia escrita de los términos del acuerdo verbal sin que ninguna de las partes haya manifestado su oposición o disconformidad con esos términos». por vicios del consentimiento) se determina bajo la ley material aplicable de conformidad con las normas de conflicto del foro designado en la cláusula ( vid . En la práctica.a. el concepto «por escrito» equivale a toda comunicación realizada por medios electrónicos que proporcione un registro duradero del acuerdo. Como establece expresamente el apartado segundo del artículo 25. sean ampliamente conocidos y regularmente observados por las partes en los contratos del mismo tipo en el sector comercial considerado. en una forma conforme a los usos que las partes conozcan o deban conocer y que. El Tribunal de Justicia ha interpretado este requisito en sentido amplio y. Posteriormente. el cumplimiento de las formalidades que contempla el Reglamento reduce las posibilidades de invocar el error. Ejemplo: acuerdo verbal con confirmación escrita. lo que normalmente implica la firma del contrato donde se incluye la cláusula de sumisión. C-543/10) y su contenido se concreta en que exista una voluntad común de las partes de someter sus litigios a unos determinados tribunales (TJUE as. (c) En el comercio internacional. por ejemplo. artículo 25. el acuerdo verbal con confirmación escrita no exige que ambas partes hayan hecho constar por escrito su consentimiento. 20. El término acuerdo debe ser objeto de una interpretación autónoma (TJUE as. Como dice el tribunal «. como vicio del consentimiento. (AAP de Madrid. ha considerado que son subsumibles en ese concepto los acuerdos de elección de foro incluidos en los estatutos de una sociedad. i. La sumisión es válida y eficaz. En el primer caso (acuerdo por escrito). En relación con las cláusulas de elección de foro incluidas entre las condiciones generales de un contrato (CG). C-106/95 o C-322/14). en dicho comercio.

El TJUE entiende que. Si se dan esos presupuestos. añade. los tribunales escogidos deberán declarase competentes. el TJUE afirma que «el comprador aceptó de forma expresa las condiciones generales en cuestión. efecto derogatorio . C- 322/14). Así. El artículo 25.. Ejemplo 1. Una sociedad alemana vende una máquina de rectificado de ladrillos a la empresa española Cerámica Tudelana.3. Ejemplo 2: clic electrónico aceptando las condiciones generales. el silencio de una parte puede considerarse como aceptación de la cláusula incluida entre las CG.contenido en el momento de la celebración del contrato. se puede considerar válidamente incorporada una cláusula incluida entre CG. Efectos y alcance de la cláusula 11. no es necesaria una remisión específica a la cláusula de elección de foro. tratándose de un contrato entre profesionales.A. Basta con la remisión general a las CG. S. Una empresa belga incluye en su página web una casilla con un hipervínculo a sus condiciones generales de contratación..1 apartado (b) permite la incorporación de una cláusula de jurisdicción de una forma que se ajuste a los usos o hábitos que las partes tuvieren establecidos entre ellas. Entre las condiciones generales que le entrega la empresa alemana (redactadas en alemán) se incluye una cláusula de sumisión a los tribunales alemanes. Contrato de leasing celebrado entre una empresa española y una francesa. El comprador cliquea en dicha casilla.1 (a) cuando hay una remisión expresa a esas CG y cuando el adherente ha tenido la posibilidad de conocer esa cláusula utilizando un diligencia media razonable. La cláusula no es válida. (SAP de Madrid de 17 de mayo de 2005). Esta eficacia procesal es tanto positiva. Y. Por consiguiente. reconociendo y aceptando dichas condiciones generales. El artículo 25 reconoce eficacia procesal a las cláusulas de elección de foro que satisfagan las condiciones anteriores. En él se incluía la siguiente cláusula: . en el momento de contratar o anteriormente. con independencia de que exista alguna conexión entre el litigio y el tribunal escogido. salvo los foros exclusivos y la sumisión tácita. ni entrega o puesta a disposición del texto. ni acuerdos verbales individualizados sobre la cláusula.13. Puede así decirse que el artículo 25 prevalece sobre los demás foros previstos por el Reglamento (general y especiales). 24/76). como negativa. La flexibilización que permiten estas reglas se proyecta tanto en cuanto al requisito de la advertencia de que existen CG como en cuanto al de la entrega o puesta a disposición de su contenido.1 si esa remisión es expresa y susceptible de ser controlada por una parte aplicando una diligencia normal» (STJCE as. el TJUE ha considerado que se satisface el requisito de la forma escrita del artículo 25 en el caso de una cláusula de elección de foro incluida entre las CG del vendedor impresas en el dorso del contrato sólo si «el contrato firmado por ambas partes incluye una remisión expresa a dichas condiciones generales».vendedor». Ejemplo. sólo se considera satisfecha la exigencia de forma del artículo 25. donde se contiene una cláusula de sumisión a los tribunales de Lovaina (Bélgica). de una forma conforme con los usos del comercio internacional observados en el sector en cuestión y que las partes conocieren o debieren conocer. efecto prorrogatorio . dicha forma de contratación satisface las exigencias de forma del artículo 25 del Reglamento. y los demás tribunales deberán declinar la CJI que eventualmente tendrían si no fuese por dicha cláusula. si éstas regulan habitualmente las relaciones entre las partes: no son necesarias remisiones expresas en cada contrato. aun cuando si no fuese por dicha cláusula carecerían de CJI. (.) siempre que permita imprimir y guardar el texto de las citadas condiciones antes de la celebración del contrato» (as.. lo que se suele concretar en la exigencia de entrega de las CG al adherente. Por un lado. ya que no cumple los requisitos de incorporación. marcando la casilla correspondiente en el sitio web del.2.. En el caso de que el contrato se remita a ofertas anteriores «que a su vez incluían una referencia a las CG donde se encuentra la cláusula. y el apartado (c). pero en el anverso del contrato firmado por las partes en español no se incluye una remisión a dichas condiciones generales. (STS de 20 de julio de 2011). La solución del TJUE ha sido interpretada por los tribunales nacionales en el sentido de que si la cláusula se incluye entre las CG se satisface la forma escrita exigida por el artículo 25. que esta técnica «constituye una transmisión por medios electrónicos que proporciona un registro duradero de dicha cláusula. En concreto.

(SAP de Barcelona. Contrato celebrado entre una empresa española y una empresa alemana donde se incluía la siguiente cláusula: «This letter agreement shall be governed by and construed in accordance with German law and we agree to submit to the non-exclusive jurisdiction of the courts of the city of Munich». 23/78. salvo que la propia cláusula hiciese referencia a ese tipo de daños (as. incluso cuando el actor fundamentó su demanda en una infracción de las normas de defensa de la competencia. Éstas no son más que consecuencias del fundamento de estas cláusulas: la autonomía de la voluntad. de 26 de febrero de 2009). . En la medida en que el fundamento de estas cláusulas es la autonomía de la voluntad. La empresa francesa demanda a la empresa española ante los tribunales de Madrid. la empresa demandada podrá plantear una declinatoria con base en dicha cláusula y el juez español deberá declinar su competencia. teniendo siempre en cuenta la presunción que recoge el artículo 25 (1) I in fine. o del actor) o incluso que prevean una alternativa entre la vía jurisdiccional y la arbitral..14. Ejemplo 1. En cuanto al alcance objetivo. El Reglamento establece una presunción: la competencia atribuida es « exclusiva salvo pacto en contrario de las partes» (artículo 25. por su parte.. en cambio. En este caso. incluso aunque los daños pudiesen calificarse de no contractuales. lo habitual es que se extienda a todo litigio que pueda surgir entre las partes derivado de su relación contractual. AAP de Madrid. deberá declararse competente. Ese mismo fundamento contractual explica el alcance objetivo y subjetivode las cláusulas de elección de foro. C- 352/13. La interpretación de una cláusula de jurisdicción debe responder a los mismos parámetros que cualquier otra cláusula contractual. serán competencia exclusiva de los tribunales mercantiles de Versalles.1 I in fine ).. si son varios. Ejemplo 2: cláusulas híbridas. Por consiguiente. Los tribunales españoles declaran su falta de jurisdicción en virtud de dicha cláusula. Una empresa holandesa y una empresa española incluyen una cláusula híbrida en su contrato sometiéndose bien a arbitraje o bien a los tribunales holandeses. En este caso.«Cualesquiera litigios. La empresa española demanda a la empresa holandesa ante los tribunales de Madrid. 11.15. vid. 11. STUE as. los tribunales españoles sí serían competentes ya que la cláusula tiene carácter «no exclusivo» y por consiguiente no impide al actor invocar el foro general. de los foros escogidos). pero. No obstante. en supuestos de competencia desleal). cfr. El tribunal de Versalles. de 18 de octubre de 2013). una cláusula de jurisdicción a favor de los tribunales de un Estado. Y ello. de 12 de septiembre de 2011 o AAP de Madrid de 18 de octubre de 2013. Sería válida y eficaz. el TJUE ha entendido que cuando una cláusula se refiere en abstracto a las controversias que surjan en las relaciones contractuales entre las partes «no abarca una controversia acerca de la responsabilidad delictual en la que hubiera incurrido supuestamente una parte contratante a causa de su conducta en el ámbito de un cártel ilícito ». La empresa alemana demanda a la empresa española en España. sin especificar el tribunal territorialmente competente (que se determinaría conforme a las reglas de competencia interna). los efectos de la cláusula en cada caso concreto dependerán de lavoluntad de las partes. que establezcan «cláusulas recíprocas» (designando competentes sólo los tribunales del domicilio de la parte contra la que se plantea la demanda. conforme a esos parámetros. las partes pueden establecer un convenio atributivo de competencia a favor de una de ellas (permitiendo sólo a una la utilización del foro o. dificultades de ejecución o de interpretación que tengan su origen en el contrato de leasing firmado el 30 octubre 1989. no una cláusula que dejase a una de las partes o a ambas la facultad de escoger cualquier tribunal. con independencia de que el domicilio del demandado esté en España o de que el contrato deba cumplirse aquí. FRANCIA». (AAP de Madrid. por su falta de determinabilidad.

en los términos señalados en el supuesto (i) anterior. la cláusula pactada entre el fabricante de un bien y el primer adquirente de éste no es. los terceros pueden invocar dicha cláusula: (a) si la propia cláusula. C-387/98). Cuando una persona celebra un contrato en nombre de otra. Por eso. El TJUE ha considerado que en lo relativo a las relaciones entre el transportista y el tercero tenedor del conocimiento se satisfacen las exigencias del artículo 25 si. (b) o si el tercero sub-entra en la posición de una de las partes según la ley aplicable a la relación entre dicha parte y el tercero (TJUE as. Cláusula de elección de foro a favor de los tribunales de Barcelona celebrada en España entre una sociedad española y una persona física que afirma actuar en representación de una sociedad austriaca. el artículo 251 LNM ha querido prevenir que triunfe esta excepción ya que prevé que «el adquirente del conocimiento de embarque adquirirá todos los derechos y acciones del transmitente sobre las mercancías. La ley aplicable al aspecto externo de la representación. en este caso. En cuanto a su alcance subjetivo. La cuestión de si la cláusula es válida entre el cargador y el transportista depende de si se han cumplido los requisitos de forma que exige el artículo 25. directamente. que requerirán el consentimiento del adquirente en los términos señalados en el capítulo I del título IX». El demandado invoca la cláusula de sumisión a tribunales extranjeros contenida en el conocimiento de embarque para excluir la competencia de los tribunales españoles. es la ley designada por las normas de conflicto del foro (TJUE as. (ii) o bien el tercero ha dado su consentimiento a la cláusula conforme a los usos inter partes o internacionales a los que se remite el artículo 25. o cuando se hayan escogido los tribunales de un Estado miembro si la validez de la cláusula viene determinada por la subrogación del destinatario. excepción hecha de los acuerdos en materia de jurisdicción y arbitraje. C-543/10). donde se incluye una cláusula de jurisdicción. incluida la referencia a los usos del comercio. (i) o bien la cláusula atributiva de competencia es válida entre el cargador y el transportista y en virtud del Derecho nacional aplicable. es la ley española si las actividades del representante se desarrollaron en España. C-352/13). en . Esta exigencia resulta aplicable cuando la elección es a favor de los tribunales de un tercer Estado. La ley aplicable. C-387/98). i. En la jurisprudencia española. es bastante habitual el supuesto de reclamación por la compañía aseguradora del destinatario de las mercancías contra el transportista por los daños sufridos en éstas. El tribunal confirma su competencia en aplicación de las normas españolas sobre representación aparente.11. 71/83. el tercer tenedor del conocimiento se ha subrogado en la posición jurídica del cargador. la extensión de la eficacia de la cláusula sigue también las reglas generales de los contratos. Si hay varios demandados. Cuestión particular 1: conocimientos de embarque. En cambio. De este modo. cesión de créditos). que no sea miembro de la UE y con el que no tengamos convenio. Esta idea puede generalizarse para cualquier supuesto de «sucesión» (por ejemplo. a la facultad de vincular al representado. establece un derecho a favor del tercero (TJUE as. vale aquí el principio de relatividad de los contratos: cada contrato sólo obliga a las partes en él ( vid . as. por su conformidad con los usos internacionales [supuesto (ii) anterior]. no obstante. lo previsible es que la cláusula se considerará válida entre el porteador y el destinatario.e. STJUE as. Cuestión particular 2: representación. o el contrato del que forma parte. y resulta aplicable la ley española (sería por vía del artículo 10. 20/82). oponible frente a los sucesivos adquirentes de dicho bien en virtud de sucesivos contratos (as. Cuando se han escogido los tribunales de un Estado miembro. entiende que las actuaciones del representante aparente le son imputables al representado y que. se aplicará la ley española sobre representación aparente o sobre confirmación tácita del mandato si las actividades de dicho (falso) representante tuvieron lugar en España. Ejemplo (SAP de Barcelona de 29 de marzo de 2010). debe de tener poder de representación suficiente para que la cláusula sea oponible al representado. en el caso de que carezca de dicho poder. En atención a los hechos. En virtud de dicha cláusula. En su ámbito de aplicación.3 CC). En relación con los terceros . en principio. alternativamente.16. la firma española demanda a la sociedad austriaca ante los tribunales de Barcelona y ésta se opone alegando que aquella persona física carecía de poder de representación. rige el principio de separabilidad: la cláusula o cláusulas de elección han de ser eficaces frente a cada uno de ellos para poder acumular las acciones en el foro escogido.

18. Si la empresa española considera que esto implica un incumplimiento de la cláusula de elección de los tribunales alemanes..2 del Reglamento. En concreto. si permiten al consumidor formular demandas ante tribunales distintos de los previstos en la sección 4. Una empresa española y una empresa belga acuerdan someterse a los tribunales de Bonn. Como veremos en el tema correspondiente. es a través del juego de la regla de litispendencia. Pese a la eficacia que el Reglamento otorga a este tipo de cláusulas. STJUE as. al margen naturalmente de la declinatoria.17. (a) En relación con los contratos de consumo (artículos 19 y 25. C-352/13). establece una excepción a dicha regla ( infra ). vid . el Reglamento ha establecido reglas especiales basadas en la protección de una de las partes en el contrato en tres sectores concretos: contratos de consumo. el consumidor no puede oponerla como excepción cuando es demandado en su domicilio pues ello provocaría una denegación de justicia a la contraparte).cualquier caso. C-456/11). imaginemos que la empresa española opta por plantear una excepción de incompetencia ante los tribunales belgas invocando la cláusula de jurisdicción a favor de los tribunales de Bonn. Ejemplo . esta resolución deberá reconocerse en los demás Estados miembros. 2. juez español deberá declinar su competencia sin entrar a apreciar de nuevo la validez o eficacia de la cláusula. o (iii) si los tribunales escogidos son los del domicilio o residenciacomún de las partes en el momento de . en la práctica se suele plantear la duda sobre los remedios que tiene a su disposición una parte en caso de incumplimiento por la otra de dicha cláusula. El Reglamento impone dos límites al juego de las cláusulas de elección de foro: los foros de protección y los foros exclusivos (como hemos visto. la empresa española podrá (i) acudir al tribunal belga e instarle a que decline su competencia con base en la cláusula de jurisdicción o (ii) presentar una demanda ante los tribunales del Bonn y el juez belga deberá suspender el procedimiento.1 del Reglamento). Conforme al artículo 31. Ejemplo . hubo una ratificación tácita de los actos del mandatario. el juez belga deberá inhibirse a favor de aquél. la resolución de un tribunal en virtud de la cual declina su competencia con base en una cláusula atributiva de jurisdicción a favor de otro Estado miembro debe reconocerse en los demás (as. Supongamos que la empresa belga demanda a la empresa española por incumplimiento contractual ante los tribunales belgas. Como ya sabemos. Por consiguiente. esto es.ª (naturalmente. (ii) Si amplían el ámbito de opciones jurisdiccionales de la parte tutelada. Si el tribunal belga acepta esta excepción y se declara incompetente.4. se da «preferencia» al tribunal escogido para decidir sobre la eficacia de la cláusula. si la empresa belga plantea una nueva demanda en España. Límites: foros de protección y foros exclusivos 11. las cláusulas sólo son eficaces en los siguientes casos: (i) Si son posteriores al surgimiento de las desavenencias entre las partes (en esta fase de la relación es muy difícil imaginar que el profesional pueda abusar de su posición).4). contratos de seguro y contrato individual de trabajo. se da prioridad al tribunal escogido por las partes. Esta decisión requiere además evitar que mediante cláusulas de elección de foro la parte tutelada se vea privada de los foros de competencia de que dispone conforme a las reglas generales. En el ejemplo anterior. cdo. ¿de qué remedios dispone ante la conducta de la empresa belga? La protección que ofrece el Reglamento ante este tipo de conductas. Si el tribunal alemán se declara competente. En el mismo ejemplo anterior. Esto es. 22).11. y si la cláusula es exclusiva. Ejemplo. aun cuando la demanda en Bélgica fuese anterior en el tiempo. no al primero en conocer del litigio ( vid . alegando que la obligación asumida por la empresa española debía cumplirse en Bélgica ( ex artículo 7. los foros por conexidad procesal no son un límite a las cláusulas de jurisdicción.

Fuera del ámbito de los contratos de consumo la cuestión es más discutible. con la salvedad de que la ley del Estado miembro correspondiente prohibiera tales acuerdos. en cambio. Deja ciertas lagunas conflictuales [artículo 17.contratar (ya que no se puede considerar que en ese caso el comportamiento de la contraparte sea abusivo). North. Ya sabemos que esa es una norma de competencia territorial. de nuevo. incluida en un contrato de agencia celebrado entre un agente alemán y una firma norteamericana es ineficaz ya que aceptar su eficacia (derogatoria) equivaldría a privar a los agentes europeos de la protección que les ofrece la Directiva (los tribunales de Virginia muy probablemente no aplicarían las normas europeas). de 19 de diciembre de 2007).1. debe tenerse por no puesta (as. en el caso de los contratos de agencia (la Directiva 86/653 atribuye un derecho irrenunciable al agente a recibir una compensación por terminación del contrato). al asegurado o al beneficiario formular demanda ante tribunales distintos de los indicados en la sección 3. como hemos dicho. las partes se habían sometido a los tribunales alemanes. en una sentencia de 5 de septiembre de 2012. sociedad española.A. [STS (Sala de lo Social) de 24 de abril de 2000]. pese a derivar de una Directiva europea. por ejemplo. existiendo una regulación material imperativa a nivel europeo. La Directiva 93/13/CE sobre cláusulas abusivas y las normas nacionales de transposición. Ejemplo (AAP de Barcelona. de la Ley 12/1992 de contrato de agencia. domiciliados o con residencia habitual en el mismo Estado miembro en el momento de celebrar el contrato. Contrato de trabajo celebrado en Madrid entre el Ministerio de Educación y Ciencia y un trabajador español para trabajar en Bruselas. conforme al artículo 21 del Reglamento: (i) si son posteriores al nacimiento del litigio. cuando se han elegido los tribunales de otro Estado miembro. (v) si se refieren a un contrato de seguro que cubre uno de los riesgos enumerados en el artículo 16 (situaciones en las que no hay necesidad de tutela).1.ª. cubren este déficit de protección. Sólo serán admisibles las cláusulas de elección de foro en los siguientes casos: (i) si son posteriores al nacimiento del litigio.ª. Si atendemos a la literalidad del precepto.(b) En relación con los contratos de seguro . Ejemplo. las partes han escogido los tribunales de un Estado no miembro.c)] y materiales (artículo 17. ha concluido que una cláusula de sumisión a favor de los tribunales de Virginia (EE.3). que prevalecen sobre el Reglamento Bruselas I bis de conformidad con el artículo 67 de éste. (c) En el caso de los contratos de trabajo (artículo 23). Cuestión particular: las lagunas de protección del artículo 17. El TJUE ha afirmado que una cláusula de sumisión a favor de los tribunales del domicilio del profesional incluida en un contrato de consumo debe ser calificada como abusiva y. Se ha planteado qué sucede cuando. (ii) si permiten al tomador del seguro. La ley de Agencia. S. Aquélla plantea una demanda ante los tribunales de Barcelona invocando la D. no protege todos los contratos de consumo. (iii) si habiéndose celebrado entre el tomador y el asegurado. aunque adaptado a las particularidades del sector. el artículo 15 del Reglamento establece un sistema semejante. que atribuye competencia a los tribunales del domicilio del agente. El trabajador reclama ante los tribunales españoles el pago . La competencia judicial de los tribunales españoles viene determinada por el Reglamento Bruselas I bis: si. no cabe dentro de la UE. (iv) si se trata de un tomador domiciliado en un tercer Estado. En el contrato se incluye una cláusula de sumisión a los tribunales belgas y a las leyes belgas..UU). no puede invocarse al amparo del artículo 67 del Reglamento. El artículo 17 del Reglamento. como era el caso. era el agente exclusivo para el territorio español de una sociedad alemana. Este razonamiento. por lo tanto. es unánime la opinión favorable a su extensión a la competencia judicial internacional. salvo que se trate de un seguro obligatorio o se refiera a un inmueble sito en un Estado miembro. Aunque la decisión se refiere a la competencia territorial. los tribunales españoles carecían de competencia. o (ii) si permiten al trabajador acudir a tribunales distintos de los previstos en la sección 5. eso significaría que las cláusulas de elección de foro contenidas en los contratos de consumo que queden fuera de la protección del artículo 17 serían válidas y eficaces bajo las condiciones del artículo 25. atribuyen competencia a los tribunales de dicho Estado (con la salvedad.A. C-240/98). las cláusulas sólo son válidas. El Tribunal Supremo alemán. de que la ley de ese Estado prohíba tales acuerdos).

artículo 22 bis (1) I in fine ]. una vez declinada la competencia de aquéllos.20. Sin embargo. donde se incluye una cláusula de sumisión. la empresa española plantea una demanda ante los tribunales de Florida. that party shall assume all of the costs incurred in having such proceedings dismissed or stayed. 11. En cuanto a los remedios a su incumplimiento. En el futuro. El TS. Los demandados en EEUU oponen la cláusula de jurisdicción a favor de los tribunales españoles y. el régimen de las cláusulas de elección de foro en nuestro Derecho positivo está regulado en el artículo 22 bis y 22 ter (4) LOPJ . en . El segundo tipo de límites deriva del carácter exclusivo de las competencias previstas por el artículo 24 del Reglamento. cuyo incumplimiento genera responsabilidad.de unos complementos retributivos. La redacción del primero de estos preceptos es muy poco afortunada. si bien. naturalmente. e incluso absurda en algunos de sus apartados [por ejemplo. Nada impide. lo que resulta cuanto menos discutible). la LOPJ permite ir más allá que el Reglamento. En cualquier caso. la derogatoria. Fuera del ámbito de aplicación del Reglamento y de los Convenios. estos defectos no resultarán muy problemático ya que su aplicación práctica es marginal (en la gran mayoría de los supuestos. con alcance exclusivo. including but not limited to the other party´s attorney´s and paralegal fees».19. de las exclusivas y de los foros de protección. y desde la perspectiva del juez español. deberá adaptarse a las novedades introducidas por el Reglamento Bruselas I bis. Ejemplo. El Convenio de Lugano establece un régimen equivalente en su ámbito de aplicación. El artículo 22 ter (4) LOPJ . afirma con carácter general laeficacia derogatoria de las cláusulas de sumisión a favor de terceros Estados (con un efecto meramente «suspensivo». por su parte. 11. el referente hermenéutico para interpretar este precepto debe de ser el Reglamento Bruselas I bis. a los tribunales de Barcelona. 3. 11. este remedio se contractualiza mediante cláusulas del siguiente tenor: «In the event that either party institutes any legal proceedings in any court other than the London District Court. accede a esta solicitud.21. naturalmente. Contrato concluido entre una empresa norteamericana y una empresa española. Pese a la cláusula.4). con razón. STS de 23 de febrero de 2007 y 12 de enero de 2009). entendiendo que las cláusulas de jurisdicción imponen unos deberes de comportamiento a las partes. Es irrelevante que se deroguen competencias atribuidas por el Derecho nacional o por el Reglamento Bruselas I bis con el límite. (Vid. Islandia o Noruega.23. Como ya hemos visto. En ocasiones. la naturaleza exclusiva e indisponible de dichos foros conlleva la ineficacia de cualquier cláusula que tenga por objeto derogar una de esas competencias (artículo 25. éstos si son competentes para conocer de dicha reclamación. No obstante. plantean una demanda ante los tribunales españoles invocando la cláusula de sumisión y solicitando que se condene a la empresa española a los daños y perjuicios ocasionados como consecuencia de la reclamación planteada en Florida. LOPJ 11. El primero regula su eficaciaprorrogatoria y el segundo. la eficacia prorrogatoria de las cláusulas de elección de foro está determinada por el Reglamento Bruselas I bis). típicamente cuando al menos una de las partes de la cláusula de elección tenga su domicilio en un Estado parte de dicho Convenio y hayan escogido los tribunales de Suiza. y por las razones que ya hemos explicado. por consiguiente. esto es. que un juez español pueda ordenar una medida cautelar semejante a las anti-suit injuctions en relación a demandas planteadas en terceros Estados incumpliendo una cláusula de sumisión a los tribunales españoles o que dicte una sentencia de condena a la indemnización de los daños y perjuicios causados por dicha actuación (sería también posible que las partes acompañasen la cláusula de jurisdicción con una cláusula penal).

en el artículo 24 del Convenio de Lugano y en elartículo 22 bis (3) LOPJ. SUMISIÓN TÁCITA 1. pese a esa invocación. Noruega o Islandia. o parte. el juez español deberá continuar con el procedimiento. en esa medida. cuando no hayan sido negociadas individual y separadamente (artículo 468. §3. Por eso el juez español debe ser más cuidadoso en estos casos. cuando se incluyen en condiciones generales incluso entre empresarios. o no van a declararse competentes. por consiguiente. Además. No valen. esto es. debe ser más cauteloso cuando las partes eligen los tribunales de un tercer Estado. INTRODUCCIÓN 11. etc. está previsto en el artículo 26 del Reglamento Bruselas I bis . el régimen de sumisión tácita . los parámetros que fija el artículo 33 Reglamento Bruselas I bis). sus límites aquí son más amplios: en general.24. incapacitación. Cuando las partes derogan la competencia de los tribunales españoles a favor de un tercer Estado (ni miembro.. por ejemplo. la parte que se opone a la derogatio ( i. El legislador presupone que estos comportamientos implican la voluntad tácita de someterse a los tribunales de ese Estado. y también artículo 251. En el Derecho español. que todos los Estados van a respetar unas garantías procesales mínimas. Advertencia 1 .23. Esto implica tres cosas: (a) que la cláusula de elección de foro ha de ser invocada por el demandado ( vid. el actor) prueba que los tribunales extranjeros escogidos no se han declarado competentes. el actor) prueba fehacientemente que los tribunales extranjeros escogidos no van a ofrecer una tutela judicial adecuada. el Convenio de Lugano. descansan sobre una regla implícita de reconocimiento: los Estados miembros. ni con el que existe un convenio bilateral) no hay garantía ni de que éste vaya a asumir esa competencia ni de que vaya a ofrecer una tutela judicial adecuada. LNM). cuando el domicilio del demandado se encuentre en Suiza. Fuera de los textos europeos o de los convenios internacionales ratificados por España. en las materias no disponibles para las partes. no cabe derogar la CJI de los tribunales españoles por la mera voluntad de las partes.e. no obstante. el juez español deberá continuar también con el procedimiento ( vid. Aunque el resultado final coincida (la afirmación de la CJI de los tribunales españoles). desde la perspectiva de los tribunales españoles. El juez español. ni parte del Convenio de Lugano. contenidas en los contratos de utilización de buque o en los contratos auxiliares de la navegación. Advertencia 2. la LNM declara nulas las cláusulas de jurisdicción a tribunales extranjeros o a arbitraje en el extranjero. el Reglamento Bruselas I bis es formalmente aplicable si estamos en su ámbito de aplicación material (artículo 1) y el demandado tiene su domicilio en un Estado miembro. 11. La otra forma en la que puede jugar la autonomía de la voluntad en esta sede es como criterio de atribución de CJI mediante determinados comportamientos procesales : la presentación de la demanda por parte del actor ante los tribunales de un Estado y la no impugnación de la competencia por parte del demandado . aseguran que el Estado escogido por las partes va a declararse competente si se cumplen los requisitos del artículo 25. artículo 36. (b) que si.la medida en que la LOPJ se puede aplicar a cuestiones materiales que responden al principio inquisitivo. relaciones paterno-filiales. . El Reglamento Bruselas I bis y el Convenio de Lugano son Derecho uniforme y. como criterio de atribución de CJI a los tribunales españoles. (c) que si la parte que se opone a la derogatio ( i.3 LEC). se reconocen recíprocamente que la tutela judicial ofrecida va a ser adecuada.e. La LOPJ será aplicable en los demás casos (aunque siempre deben tenerse en cuenta los posibles convenios bilaterales o multilaterales que contengan reglas aplicables).

o dicho de otro modo.1 del Reglamento. le precluye esa posibilidad. el juez asume el control de la CJI. sería evitar que surgiesen cuestiones de competencia a lo largo del proceso. nada impide que desplace una cláusula de atribución expresa (TJUE as. Texto. no debe declararse incompetente in limine litis ). procurar que los problemas de competencia quedasen resueltos lo antes posible.25. en este sentido. C-111/09). como se deduce del tenor del artículo 6. Por su condición de acto posterior. 4. en consecuencia. Si el demandado no comparece. aunque no parece ser ésta la posición del TJUE ( vid as. y si no lo hace de la forma exigida y en el momento procesal oportuno.º Sumisión tácita. si bien el Reglamento. El artículo 26 del Reglamento Bruselas I bis atribuye competencia al tribunal ante el cual compareciere el demandado. ese tribunal se deberá declarar competente ( vid. REGLAMENTO BRUSELAS I BIS 11. será competente el órgano jurisdiccional de un Estado miembro ante el que comparezca el demandado. Esta perspectiva se halla implícita en el tratamiento positivo de la sumisión tácita y. 2. ese precepto se aplica cuando el demandado esté domiciliado en un Estado miembro y no cuando esté domiciliado en un tercer Estado. cuando éste es la parte protegida. 150/80). salvo que el objeto de su comparecencia sea impugnar la competencia o exista otra jurisdicción exclusivamente competente en virtud del artículo 24. de 9 de junio de 2003). Artículo 26 Reglamento Bruselas I bis «Con independencia de los casos en los que su competencia resulté de otras disposiciones del presente Reglamento. Prevalece sobre el resto de los criterios de atribución. TJUE C-111/09 o AAP de Madrid. si comparece. es más.»Este criterio opera también para el actor en los supuestos de reconvención ocompensación (TJUE as. (a) O como una forma de manifestación de la voluntad al comienzo del proceso. tomando las sugerencias del TJUE (as. incluidos los foros de protección: por ello. 48/84).26. A nuestro juicio. se le impone a él la carga de impugnar la competencia.º Foros exclusivos. (b) O como una regla de preclusión de la excepción de falta de CJI. . AAP de Madrid. el esquema de aplicación del Reglamento Bruselas I bis puede resumirse en este orden de jerarquía: 1. Antes de analizar el régimen en cada uno de esos textos. . el estudio de la sumisión tácita que se hace a continuación debe completarse con las consideraciones que haremos en el tema correspondiente al régimen de control de la competencia ( infra tema 13). C-414/98). siempre se debería dar al demandado esta posibilidad ( vid. 2. Una de las funciones de la sumisión tácita. Por ello. de su derecho a impugnar la competencia y de las consecuencias de comparecer o no . 48/84): el legislador deduce de ciertas conductas procesales objetivas la voluntad –tácita o ficticia– de someterse a unos determinados tribunales. si un consumidor. El único límite al juego del artículo 26 del Reglamento son las competencias exclusivas.Advertencia. y dejando de lado los foros de protección. aunque al juez le conste la existencia de una cláusula de sumisión a tribunales extranjeros. añade una cláusula de salvaguarda para estos supuestos: el juez deberá asegurarse de que se ha informado al demandado.º Foro general. Esta regla no será de aplicación si la comparecencia tiene por objeto impugnar la competencia o si existe otra jurisdicción exclusivamente competente en virtud del artículo 24. 3. 11. La delimitación del ámbito de aplicación del artículo 26 del Reglamento Bruselas I bis no es pacífica. de 27 de junio de 2012. es importante tener en cuenta que el criterio de atribución de CJI basado en la sumisión tácita puede verse desde dos perspectivas .º Sumisión expresa. un asegurado o un trabajador comparece como demandado ante el tribunal escogido por su contraparte y no impugna la competencia. en cambio.ª Foros especiales o por conexidad procesal. Desarrollo . y 5. equiparable a una cláusula de elección de foro (TJUE as.

automáticamente el tribunal deviene competente.. Todas ellas son responsables solidarias de los daños causados. una cláusula que hiciera referencia a las controversias sobre la responsabilidad incurrida a causa de una infracción del Derecho de la competencia. el fondo del asunto. ni el hecho de instar un expediente de jurisdicción voluntaria. respecto a cada víctima considerada individualmente. En primer lugar.2). Tampoco deberían entenderse por sumisión tácita actos como. La comparecencia del demandado debe interpretarse de manera autónoma: debe entenderse por tal toda actividad mediante la cual el demandado manifiesta su voluntad de tomar parte en el proceso. se utiliza el domicilio de una de las empresas participantes en el cártel en la RFA para atraer a todas las demás ante dichos tribunales.Caso Práctico: STJUE as. y por lo tanto. allí donde se constituyó el cartel. el TJUE analiza el juego de los foros especiales por razón de la materia.27. siempre que se realice en el primer momento fijado por el Derecho procesal nacional para interponer la excepción (TJUE as. (. En este caso. en cambio. Esta sentencia ofrece un excelente supuesto para estudiar el esquema de foros de CJI del Reglamento Bruselas I. para concluir que. ni la solicitud de práctica anticipada de prueba). Por último. El TJUE ha señalado expresamente que no se entiende que hay sumisión tácita si el demandado impugna la CJI y además.». C-144/12). La sumisión tácita por parte del demandado se deriva de la suma de dos condiciones :comparecencia y no impugnación de la CJI . en este tipo de daños: (i) el lugar del hecho causal se encuentra. con domicilio en Bruselas.. (i) la petición de una prórroga de los plazos para contestar a la demanda. Si una vez comparecido. subsidiariamente. una cláusula de jurisdicción incluida en un contrato de suministro no alcanza las acciones basadas en una violación del Derecho de la competencia europeo. por su participación en un cártel contrario al Derecho de la competencia europeo. cabe demandar a todas ellas en el domicilio de cualquiera. C-352/13 . el TJUE se ocupa del juego de las cláusulas de jurisdicción que cada empresa participante en el cártel había celebrado con sus respectivos compradores en sus contratos de suministro. por ejemplo.. Esto es. La sumisión tácita por parte del actor se deriva del mero hecho de la presentación de la demanda (no equivale a sumisión tácita. El TJUE también ha precisado que la comparecencia de un «representante por ausencia». incluso aunque vaya acompañada de alegaciones sobre el fondo (STJUE as. El TJUE concluye que. basta con que no la rechace.. como a los foros especiales por razón de la materia o a los foros por conexidad. (ii) y el lugar de materialización del daño se encuentra en el domicilio social de la víctima. CDC es una empresa belga. no se puede considerar que ese litigio tenga su origen en las relaciones contractuales. (ii) la oposición a las medidas cautelares ante causam solicitadas por el actor o (iii) la oposición al requerimiento europeo de pago planteada en el marco de un proceso monitorio. no es necesario que manifiestamente admita la CJI del tribunal. salvo que hubiese una mención expresa a ello: «En efecto. 150/80).) En cambio. pues desconocía en ese momento el cártel ilícito en el que participaba la otra parte contratante. el TJUE concluye que es aplicable el artículo 8. designado conforme al Derecho nacional para un demandado al que no se ha notificado . toda vez que tal litigio no era razonablemente previsible para la empresa perjudicada cuando dio su consentimiento a esa cláusula. domiciliadas en otros Estados miembros. la solicitud de medidas cautelares ante causam . el demandado no impugna en tiempo y forma la CJI. Salvo que contravengan el «efecto útil» del Reglamento. que reclama una indemnización contra varias empresas. 11. en principio. las condiciones procedimentales en las que el demandado puede y debe personarse en el proceso las determina el Derecho nacional. el tribunal designado desplazaría tanto al foro general. En segundo lugar.1 (foro sobre pluralidad de demandados). La forma en que el demandado puede manifestar su voluntad de no someterse viene fijada por el Derecho nacional ( infra tema 14) y por una regla uniforme derivada del Reglamento. En este caso. y en particular el foro en materia de daños (artículo 7.

En cambio. no debe equipararse a la sumisión tácita un escrito solicitando la inadmisión de la demanda ( vid. LOPJ 11.2. La conducta procesal que se entiende como sumisión tácita. 14. Y ello no es incompatible con el Reglamento Bruselas I bis. según ese precepto. la impugnación de la competencia no mediante la declinatoria. Advertencia.el escrito de demanda por carecer de lugar de residencia conocido. Cuando no sean aplicables los textos supranacionales. viene prevista por el artículo 22 bis (3) LOPJ.28. sobre las competencias exclusivas de terceros Estados (cuando no hay convenio que haga entrar en juego al artículo 36. ha de entenderse que se está sometiendo tácitamente a la jurisdicción española. no equivale a sumisión tácita de dicho demandado (C-112/13). como criterio de atribución de CJI.7). es la comparecencia del demandado salvo que ésta tenga por objeto impugnar la competencia. salvo materias indisponibles. En principio. apdo. Si el demandado se persona sin plantear en tiempo y forma la declinatoria.2. incluso. sino en la contestación a la demanda sí que conlleva sumisión tácita. La forma de impugnar la competencia la determina el Derecho interno ( infra ). 3. como veremos más adelante. la posibilidad de sumisión tácita. En el Derecho procesal español. .º LEC). y aunque hay algún pronunciamiento judicial en otro sentido. este foro no encuentra limitaciones materiales: prevalece.