Las caras y las máscaras (Galeano, Eduardo

)

 Simón Bolívar ha muerto el 17 de diciembre. Otro 17 de diciembre, hace once años, había
fundado la Gran Colombia, que nació de la fusión de Colombia y Venezuela y sumó luego a
Ecuador y Panamá. La Gran Colombia ha muerto con él.

 En las puntas del Queguay, la caballería del general Rivera ha culminado, con buena
puntería, la obra civilizadora. Ya no queda ni un indio vivo en el Uruguay.

 El gobierno dona los cuatro últimos charrúas a la Academia de Ciencias Naturales de París.
Los despacha en la bodega de un barco, en calidad de equipaje, entre los demás bultos y
valijas.

 Por cincuenta dólares se vende una ciudad sagrada y la compra John Lloyd Stephens,
embajador de los Estados Unidos en América Central. Es la ciudad maya de Copán, en
Honduras, invadida por la selva a la orilla de un río.

 1863 - Ciudad de México «La Argelia americana» es el nuevo nombre de México según
la prensa de París. El ejército de Napoleón III embiste y conquista la capital y las
principales ciudades.

 En Roma, el papa salta de alegría. El gobierno de Benito Juárez, desalojado por los
invasores, era culpable de blasfemia contra Dios y sus propiedades en México.

 Los conservadores se suman a los conquistadores. Veinte mil soldados mexicanos ayudan a
los treinta mil soldados de Francia, que vienen de asaltar Crimea, Argelia y Senegal.

 De la nueva colonia se hará cargo Maximiliano de Austria, uno de los muchos príncipes sin
trabajo en Europa, acompañado por su mujer despampanante.

 1865 - Buenos Aires La Triple Infamia Mientras en Norteamérica la historia gana una
guerra, en América del sur se desencadena otra guerra que la historia perderá. Buenos Aires,
Río de Janeiro y Montevideo, los tres puertos que hace medio siglo aniquilaron a José
Artigas, se disponen a arrasar el Paraguay.

 Bajo las sucesivas dictaduras de Gaspar Rodríguez de Francia, Carlos Antonio López y su
hijo Francisco Solano, caudillos de muy absoluto poder, el Paraguay se ha convertido en
ejemplo peligroso. Corren los vecinos grave riesgo de contagio: en el Paraguay no mandan
los terratenientes, ni los mercaderes especulan, ni asfixian los usureros. Bloqueado desde
afuera, el país ha crecido hacia adentro, y sigue creciendo, sin obedecer al mercado mundial
ni al capital extranjero. Mientras los demás patalean, ahorcados por sus deudas, el Paraguay
no debe un centavo a nadie y camina con sus propias piernas.

 Venancio Flores, uruguayo, ha colaborado con Mitre y Sarmiento en el exterminio de
gauchos rebeldes. Como recompensa obtuvo la presidencia del Uruguay.

guerra del salitre. mezclado con carbón y azufre. promete libertad al Paraguay. Bolivia pierde la salida al mar y queda acorralada en el corazón de América del sur. el tratado garantiza al Brasil un tercio de su superficie y adjudica a la Argentina todo Misiones y el vasto Chaco. el ejército chileno derrumba las poblaciones de Chorrillos. el Salvador. playas de Lima. El Brasil. Perú pierde el salitre y las exhaustas islas guaneras. el Príncipe Rojo. que poco queda.  Melgarejo entrega a Chile la mitad del desierto costero de Atacama. Bolivia empieza a perder su salida al mar. Con dinero prestado por los bancos chilenos. que tiene dos millones de esclavos.  Chile invade y arrasa. Convertido en general del ejército chileno.  Melgarejo cede al Brasil sesenta y cinco mil kilómetros cuadrados de selva boliviana en la Amazonia. Además. que entran en Lima cantando gratitudes al general invasor. Son chinos huidos de los latifundios. North los compró no bien estalló la guerra. ha terminado. Es el salitre quien lanza al ejército chileno a la conquista de los desiertos.  Hay muchos chinos. . El Paraguay tendrá que pagar los gastos de su propio exterminio y los vencedores le brindarán un gobierno adecuado. La guerra se hace también en nombre de la libertad. Se incorporan al mapa chileno los inmensos desiertos de Atacama y Tarapacá. Por mar y por tierra Chile ha pulverizado a sus enemigos. Barranco y Miraflores. Con uniformes ingleses y armas inglesas. No sólo es el más codiciado de los fertilizantes. chinos del Perú.  La guerra no estalla por el guano.  El salitre o nitrato resulta imprescindible para los negocios de la vida y de la muerte. contra las fuerzas aliadas de Perú y Bolivia.  North ha comprado a precio de bagatela los bonos que el Estado peruano había entregado a los antiguos propietarios de los yacimientos. que no tiene ninguno. se convierte en pólvora. el Estado chileno tuvo la gentileza de reconocer los bonos como legítimos títulos de propiedad. Capitales chilenos y británicos están explotando allí el fertilizante más codiciado por las cansadas tierras de Europa. Patricio Lynch. John Thomas North se ha convertido en el rey del salitre. sin dejar piedra sobre piedra. y antes de que la guerra terminara. peleando del lado chileno. En nombre del respeto a la integridad territorial del Paraguay. riquísimo en salitre.  Sin disparar un tiro ni gastar un penique.  La guerra del Pacífico. Con la amputación del desierto de Atacama.

La prensa desató sus truenos contra el César ebrio de poder. El banquero Eduardo Matte también lo celebra: Los dueños de Chile somos nosotros. Balmaceda se mata de un balazo.  «The South American Journal» anuncia el triunfo del golpe de Estado: Chile volverá a los buenos tiempos de antes.  Mucho quiso Balmaceda. José Manuel Balmaceda quiso impulsar la industria nacional. presintiendo que la era del salitre pasaría sin dejar a Chile más que el remordimiento. los dueños del capital y del suelo. vivir y vestirnos por nosotros mismos. y bastante pudo.  En sus años de presidencia. Lo demás es masa influenciable y vendible. déspota enemigo de la libertad y hostil a las empresas extranjeras. . La sublevación militar estalló como un eco y entonces corrió sangre de pueblo. el sagrado capital británico corrió grave riesgo de profanación: Balmaceda quiso nacionalizar los ferrocarriles y quiso acabar con la usura de los bancos y la voracidad de las empresas salitreras. y no menos fuerte resonó el clamor de los obispos y los parlamentarios. pero más pudo el enorme presupuesto que John Thomas North destina a comprar conciencias y torcer justicias.