Debilita la energia de Òrìsà (incluyendo Egungun que es Osha tambien

),
baja por medio de la lluvia.

La lluvia es considerada un vehiculo de entrega de la energia de Òrìsà, las
cuales impregnan con su energia los Okuta sagrados, estos posteriormente
toman el color ideal de cada deidad y es consultada por nosotros para saber
si alli existe la deidad y nos puede acompañar en esta vida.

Un Iyawo esta recien nacido y tiene su Orí muy delicada por que ha pasado
por las ceremonias de Ìdòsú en donde se hicieron cosas sobre el sitio que
era llamado de niños (fontanela / moyera), y cosas que abren el canal para
su Òrìsà Alágbátorí, colocando este lugar (la cabeza) muy sensible.

Si se moja, puede venir una astralidad o energia diferente a la de su Òrìsà
que fueron a Orí, y eso puede ser contraproducente, incluso de acuerdo a su
Odu es probable que nunca mas deba mojarse con lluvia.

La lluvia es el semen para la tierra quien se vuelve roja, para dar vida, y los
Òrìsà se activan por medio de la lluvia.

Por cierto, si ustedes observan el proceso de evaporación del agua, el cual
es tomado del suelo y los rios, podran entender que nosotros tenemos el
respeto a la ancestralidad de donde venimos, pues la tierra que es Onile,
esta inmerso en ese proceso de evaporación, luego mas adelante, se
produce la situación de precipitación que no es mas que la caida de agua en
las zonas que se necesitan, esta agua, viene a dar vida a todo lo que se
encuentra, por eso, los Okuta toman vida, vibración para vivir allí Òrìsà y la
tierra Onile, se nutre y da vida.