Maria Camila Alvarado Martínez

COD. 201413697

Partiendo del hecho de que ha existido, existe y existirá la necesidad del
dinero, el autor plantea que la solución para tener unas buenas finanzas
está en saber administrar los gastos, y aprender a manejar el dinero
correctamente. Siendo esta última un área de aprendizaje que no se
desarrolla dentro del sistema educativo convencional, sino que, se
aprende en casa.

El autor comparte seis lecciones para alcanzar lo que el mismo llama
“libertad financiera”

1. Muchas veces el dinero atrapa totalmente la atención de una
persona, impidiendo que esta deposite su atención en situaciones
que pueden ser una oportunidad valiosa. Por eso, más dinero no
resuelve el problema. La verdadera función del dinero es trabajar
para las personas, y no al contrario.
2. El conocimiento de la diferencia entre activos y pasivos y la
aplicación de esta distinción a la vida diaria, son vitales para una
buena administración financiera, pues al tener claro que un activo
añade dinero y un pasivo retira dinero, las acciones del día a día se
verán encaminadas a reducir el pasivo, y por consiguiente, se
verán reducidos aquellos gastos triviales, aumentando así el
capital para el capital, es decir, aumentando los activos.
3. Aunque el rumbo convencional de la vida de una persona se
encuentra encaminado a ejercer una profesión, se debe ser
consciente que la profesión es diferente al negocio de cada
persona. Ambas son una fuente potencial de activos, pero
distinguirlas permite incrementar estos activos, pues se elimina la
dependencia y la exclusividad, es decir, los activos pueden
provenir de ambas fuentes.
4. Apropiarse del funcionamiento del sistema financiero y del marco
legal es de vital importancia para el correcto entendimiento del
movimiento del dinero. Es importante conocer el mercado, y lo que
lo compone. Es cómo conocer las reglas del juego.
5. No se puede huir del riesgo, siempre habrá incertidumbre, y
siempre habrá que arriesgarse. Mas, sin embargo, esto no es una
razón para no seguir adelante. Hay que dejar el miedo y la duda
en el segundo plano mental, para permitir que la diversidad de
opciones y posibilidades tome el primer plano, para que la
mentalidad trascienda del “¿Y si no lo logro?” al “¿Qué puedo
hacer para lograrlo?”. Al fin y al cabo, cada uno posee el activo
más valioso; la mente.

seguridad. El aprendizaje es más valioso que cualquier cosa que un buen trabajo puede dejar. no ganar dinero únicamente. estabilidad.Maria Camila Alvarado Martínez COD. . La verdadera cosecha de trabajar es aprender. 201413697 6. dinero. Por eso es necesario vivir un estilo de vida de aprendizaje constante en todos los aspectos del negocio en el que se desenvuelve cada persona. etc. Al dinero se le ha dado más importancia de la que merece.