You are on page 1of 1

ME LLAMASTE

1. Me llamaste un día, Señor, escuché al alba tu voz, la barca en la playa me esperaba.
Te acercaste a mi soledad, me animaste a remar más allá y Tú soñabas y me
esperabas y empecé a despertar y empecé a caminar, junto a Ti descubrí mi hogar;
me ofreciste tu amistad. Me enseñaste a rezar, aprendí a perdonar, me acogiste en
tu altar, consagraste mi amistad.

Sacerdote serás para siempre, sacerdote serás por mis gentes.
Gracias, gracias Señor por este sacerdocio. Gracias Señor Jesús.

2. Me invitaste a subir a la Cruz, me invitaste a ser sal y luz, a ser tu apóstol, tu
misionero. Y lloré de emoción y hablé de tu amor, de justicia y de perdón, de tu
reino y salvación.

Sacerdote serás para siempre, sacerdote serás por mis gentes.
Gracias, gracias Señor por este sacerdocio. Gracias Señor Jesús.

3. En las luchas me acuerdo de ti, en el día yo vivo por ti y Tú me amas, yo te doy
gracias porque eres mi Dios, porque eres mi amor, mi esperanza y mi Pastor, me
elegiste, oh Señor.

Sacerdote serás para siempre, sacerdote serás por mis gentes.
Gracias, gracias Señor por este sacerdocio. Gracias Señor por este sacramento.
Gracias Señor por este sacerdocio. Gracias, Señor por este sacramento. (Se repite
indefinidamente)