You are on page 1of 1

Intervención del Gobierno estadounidense (Doctrina Monroe

)
En 1895, Richard Olney, secretario de Estado del presidente de Estados Unidos para la
época Grover Cleveland, considerando los "avances" británicos en tierra venezolana como
verdaderas usurpaciones, justificaba la aplicación de la Doctrina Monroe, por tratarse de la
agresión de una potencia europea contra un país americano. La nota de Olney se conoce
con el nombre de Cañón de 20 pulgadas.
El propio Cleveland, en sesión extraordinaria del Congreso estadounidense, declaró el 17
de diciembre de 1895 que, al no aceptar el gobierno británico el arbitramento solicitado por
Venezuela, los Estados Unidos investigarían exhaustivamente sobre los límites de los
países en disputa y luego se opondrían "por todos los medios a su alcance, como a un
ataque directo a sus derechos e intereses, a la apropiación por la Gran Bretaña de
cualesquiera tierras, o al ejercicio de su autoridad en cualquier territorio que de la
investigación resulte pertenecer por derecho a Venezuela"6

Tratado de Arbitraje de 1897
Artículo principal: Tratado Arbitral de Washington D.C.

La ruptura de relaciones entre Reino Unido y Venezuela no pasó de una mera acción
diplomática sin otras consecuencias, pero la intervención de Estados Unidos en virtud de
la Doctrina Monroe, "América para los americanos", la cual rechazaba cualquier
intervención colonialista europea en el continente americano, obligaría a Gran Bretaña a
reeveluar su renuencia a asistir a un Arbitraje internacional, el Primer Ministro
británico Robert Salisbury era público oponente a este tipo de instrumentos.
Después del discurso del presidente Cleveland ante el Congreso de Estados Unidos el 17
de diciembre de 1895, —el cual fue catalogado por la prensa de la época como un cañón
de 20 pulgadas, el de mayor calibre y alcance del momento y el de mayor poder
destructivo—, surtió el efecto deseado de persuadir a Inglaterra a aceptar a ir a al Arbitraje
y tomar en cuenta el reclamo de Venezuela, en caso contrario, tendrían que vérselas no
con la débil nación suramericana sino directamente con los Estados Unidos.
Finalmente, en noviembre de 1896, Estados Unidos y Gran Bretaña llegarían a un acuerdo
para hacer firmar a Venezuela, sin más alternativa, el Tratado de Arbitraje del 2 de febrero
de 1897 en la ciudad de Washington D. C., capital de Estados Unidos.7

Mecanismo del arbitraje
Los acontecimientos previos conllevaron a la firma del Tratado de Arbitraje del 2 de febrero
de 1897 en la ciudad de Washington D. C., entre Reino Unido y Venezuela. Sin embargo,
el tratado careció de igualdad y justicia. Reino Unido fue renuente a negociar directamente
con Venezuela, y en el Tratado logró que la representación de Venezuela en el Tribunal
Arbitral que se constituiría quedara en manos de Estados Unidos. En consecuencia, el
Tribunal estaría compuesto por ingleses, estadounidenses y una tercera parte imparcial,
que sería un árbitro o juez elegido entre los anglosajones de Europa y América, lo cual en
efecto dejaba a un lado a Venezuela en la participación.

Integrantes del Tribunal Arbitral y abogados de las partes
El Tribunal del Arbitraje estuvo compuesto por cinco miembros, dos estadounidenses en
representación de Venezuela, dos ingleses en representación de Reino Unido y el quinto
miembro como parte imparcial sería el juez o árbitro.