You are on page 1of 4

Los huehues. Carnaval en el Barrio de Xonaca.

Durante el carnaval de los barrios del centro de Puebla, los huehues asumen la
identidad de los hacendados que dominaban las vidas de sus ancestros
económica, política, social y culturalmente. Cualquiera que se encuentre ante
una cuadrilla de carnaval en las calles de Xonaca se dará cuenta
inmediatamente de que casi todos visten ropa de hombre, sus rostros tapados
con máscaras de rasgos masculinos. Se trata de los “huehues”, un término que
ha llegado a aplicarse a todos los carnavaleros en general y a todas las figuras
masculinas en particular. Huehue significa “el anciano” en náhuatl, la lengua
de los indígenas de esta zona. En las comunidades indígenas, los hombres
ancianos tomaban las decisiones y aplicaban las leyes, siendo también
responsables para la representación de ciertos rituales y danzas. Los ancianos
de los pueblos, o “principales”, eran los que poseían cierto tipo de experiencia
y el conocimiento que deriva de dicha experiencia, lo que les otorgaba el
derecho a tomar decisiones a favor del grupo o la población. Por lo tanto, no
sorprende que los huehues del carnaval de hoy en día sean en su mayoría
hombres y vistan ropa masculina.

El carnaval en el barrio de Xonaca

Aunque los orígenes del carnaval en el barrio de Xonaca – justo al este del
centro de la ciudad de Puebla – se pierden en el pasado lejano, sí tenemos
evidencias de que ha existido desde la década de 1930. El “1937” escrito a
mano detrás de una fotografía formal de estudio de un grupo de hombres
jóvenes en su mejor apariencia carnavalesca es indicativo de ello. Quizás una
prueba más definitiva sea la que proporciona un documento oficial municipal
que data del 25 de febrero de 1938, otorgando el permiso a Adrián González y
a un “grupo de muchachos del Barrio de Xonaca” a “[salir] en comparsa de
máscaras”. El grupo de González tiene la reputación de ser la “cuadrilla”
original – así se llaman los grupos de carnaval en Xonaca – conocida como la
“26 Oriente”; su nombre es prestado de la calle donde residían entonces sus
fundadores. Además, sin que eso constituya una prueba real, se debe afirmar
que la cuadrilla de Adrián González es la que los ancianos recuerdan. Es
probable, o al menos posible, que existieran otras cuadrillas en Xonaca antes
que ésta, pero sus fundadores e integrantes han desaparecido de la memoria
viviente.

Lo que podemos afirmar con certeza es que, desde los tiempos de Adrián
González, la cuadrilla 26 Oriente ha permanecido intacta: los nietos y bisnietos
del Sr. González, don Carreto, Asunción Valez, José Villalba, Florencio Pérez,
Pedro Huerta, Domingo Ramírez, Agustín Galindo, Pedro Salazar, Miguel
“Chapatín” González, Domingo Salazar, Trinidad Apango, Gregorio Ánimas y
“Xaxalpa”, recordado únicamente por su apodo – entre otros muchos – siguen
bailando en el barrio cada año, durante los tres días antes del miércoles de

los carnavaleros bailan por un período más corto de tiempo. los carnavaleros y sus familias ponen los toques finales a sus trajes. responsables por mantener a la larga línea de carnavaleros en fila y al ritmo. y cuando haya cumplido con su responsabilidad ante una familia o un negociante. al menos desde el tiempo de la hacienda. un proceso que lleva al menos una hora. en la tarde. el último de los cuales es conocido como “remate” o día final del carnaval para el año. primero baila en su base en una cuadra de la 26 Oriente. femeninas conocidas como “Maringuillas” y los diablos – ensayan cada Domingo durante uno o dos meses junto con los músicos. Estos huehues son hacendados. pulseras y collares. Los trajes. luego habrá un baile público en la calle con una banda contratada para tocar. Carnaval en el Barrio de Xonaca.ceniza. anillos de oro. blancas camisas de vestir de manga larga. que marca la llegada de la Cuaresma en el calendario de la iglesia católica. Llevan pantalones de vestir y chalecos a juego. . La ropa que traen puesta refleja los orígenes del carnaval como fue transmitido de generación en generación. que se reúne durante todo el año para planificar y organizar el período de carnaval. acompañada por cohetes y gran feria. Los miembros – figuras masculinas conocidas como “huehues”. imitando a los anfitriones de los grandes bailes que se llevaban a cabo en las haciendas de antaño. Algunos llevan guantes blancos para esconder las ásperas manos trabajadoras. y luego inicia los cinco días de caminar – desde la mañana hasta entrada la noche – a las casas y los negocios que han pedido bailadas de la cuadrilla. lugar o negocio de cada patrocinador. corbatas y zapatos de vestir bien pulidos. El grupo de actividades conocidas aquí como carnaval varían poco de año en año: la cuadrilla es llamada a ensayar por la junta directiva. desfila por las calles hacia el siguiente. Los huehues visten de manera elegante. con mancuernas y alfileres de corbata adornados con joyas. toman un descanso más largo para comer y. cuando la cuadrilla toma las calles del barrio. y luego retoma una vez más las rondas de baile. Durante todo ese tiempo. descansa para disfrutar de una comida preparada por uno de los familiares o amigos de la cuadrilla. Ésta representa su repertorio de nueve bailables delante de la casa. En el remate. El carnaval empieza oficialmente el domingo antes del miércoles de ceniza. bailan una última vez para el público que se ha reunido para verlos. Esta rutina sigue durante tres días antes del miércoles de ceniza y los dos domingos siguientes. vestidos para impresionar a sus homólogos en la pista de baile. Cada huehue individual añade su propio toque a estos elementos básicos. haciendo todos los cambios necesarios en la coreografía y decidiendo qué integrantes serán nombrados “puntas”. Alrededor de las dos de la tarde.

que ha de ser superado con el triunfo del bien – la Virgen María y el niño Jesús – que en este baile es representado por una muñeca.La Maringuillas. los diablos representan el mal del mundo que ha de ser superado con el triunfo de Cristo. cuando los hombres comunes llevaban en sus espaldas un simple trapo. la llegada de la Cuaresma. en términos generales. Carnaval en el Barrio de Xonaca. Aun así. desempeña un papel fundamental en el baile conocido como La Muñeca. La Maringuilla experta baila con gracia. bebidas y banquetes – el diablo era despachado a su propio destino. conocido como tilma. Aquí. mejor – o más aterrador. igual que todos los huehues que la rodean. les “roban” los sombreros o la comida. Estas también nos remiten al pasado indígena de los habitantes del barrio. Hace años. A veces cuesta recordar que la Maringuilla. a quienes sacan del público para bailar. La práctica del carnaval en relación con los días sagrados de la Cuaresma y su cierre con Viernes Santo y Domingo de Pascua es aquí simbolizada con la figura del diablo que. Las capas. es en realidad un hombre. Cada año. esta preciosa figura vestida en satín y encajes. la cuadrilla cuenta con al menos cuatro o cinco diablos. Es posible que haya otros hombres vestidos de mujer. Carnaval del Barrio de Xonaca. Carnaval en el Barrio de Xonaca. pero todos se tapan de la cabeza a los pies para proteger su verdadera identidad ante los espectadores y todos se disfrazan con máscaras talladas de madera. Los diablos. Puesto que las cuadrillas estaban tradicionalmente compuestas sólo por hombres. flotando sobre las calles mal conservadas como si estuviera realmente bailando sobre la madera pulida de la gran casa en una hacienda del siglo XIX. tras dos días de jolgorio – bailes. sino además . dirigidas sobre todo contra los niños. cuya tarea principal es entretener al público con sus travesuras. actúan más como payasos juguetones que como diablos amenazantes. el diablo era simbólicamente quemado o ahorcado el martes antes del miércoles de ceniza. así como mujeres jóvenes que participan en las festividades portando una variedad de ropa femenina. en este caso –. como veremos. en el carnaval. Así. Las capas son quizás el aspecto más sensacional del carnaval del centro de la ciudad. el diablo representa el mal. la Maringuilla era siempre un hombre vestido con ropa de mujer y así se sigue haciendo en la 26 Oriente. que no sólo los protegía de los elementos. La última figura en el carnaval de Xonaca es el diablo y cuantos más. las mujeres y los ancianos.

cuando tienen la capacidad económica. todos sonriendo amigablemente a su público. Las capas de los Huehues están hechas de terciopelo. para el Cd El Carnaval en el Barrio de Xonaca. Texto de Nancy Churchill Conner. calendarios aztecas. otras más añaden un lunar provocativo a la mejilla o la barbilla. un hombre apuesto. La máscara del huehue. El aspecto colorido y festivo del carnaval se puede encontrar en los sombreros y las capas de los huehues. deidades mayas. ojos azules y mejillas rosadas. llamada careta. de rasgos finos. Serie Compositores Poblanos. Algunas máscaras llevan bigote y/o barba. Este adorno recuerda los tocados elaborados de los dignatarios y guerreros aztecas y mayas. las plumas más largas. Cristóbal Colón y la famosa China Poblana: todos esos se pueden ver adornando las espaldas de los Huehues de la 26 Oriente. Carnaval en el Barrio de Xonaca. Los sombreros que portan los huehues de la 26 Oriente son negros. Guerreros aztecas. optando. Música de los Barrios Antiguos de Puebla. por las más caras y por lo tanto de la más alta calidad (es decir. “Viva la 26 Oriente” y el nombre de su querido barrio. Xonaca. Se trata de los hacendados de tez clara y origen europeo. incluso alegría. que no harían más que tapar la cabeza si no estuvieran acabados con una multitud de plumas de colores. El rostro del huehue es agradable a la mirada y el efecto de una tropa de huehues bailando. presenta un rostro que sonríe al mundo. Los huehues escogen sus plumas cuidadosamente. satín y otros materiales brillosos de colorido intenso. princesas aztecas. Estos rasgos de la vestimenta de carnaval también nos recuerdan el pasado indígena de esta práctica tradicional. sobre los cuales bordan figuras que representan su pasado y presente mexicano. investigadora de la BUAP. felicidad. jaguares. conocidas como “plumas de avestruz”.servía para cargar madera y otros objetos. Las máscaras de Carnaval. una sensación de tranquilidad. quienes decoraban sus cuerpos con las preciosas plumas de aves tropicales. . es un aligeramiento del espíritu. junto con los lemas “Viva el Carnaval”. de estilo “tejano”. que poco tiene que ver con el rostro que cubre. brillando en sus propios tocados de plumas. livianas y duraderas) y coordinando su colorido con el de sus capas. Los sombreros.