You are on page 1of 10

El Ángel de la Independencia

El Monumento a la Independencia, conocido
popularmente como El Ángel o El Ángel de la
Independencia, se encuentra en la Ciudad de
México, en la glorieta localizada en la confluencia
de Paseo de la Reforma, Río Tiber y Florencia.
Inaugurado en 1910 para conmemorar
el Centenario de la independencia de México por el
entonces presidente de México, Porfirio Díaz, es
uno de los monumentos más emblemáticos de la
urbe y usado actualmente como un icono cultural
de la Ciudad de México y lugar de festejos y

Por la cultura popular, es conocido como
el Ángel de la Independencia, pero su
nombre oficial es el Monumento a la
Independencia; ya que se trata de una
bella escultura que fue montada en 1910 para conmemorar el
centenario de la independencia de México por el entonces
presidente, Porfirio Díaz.

Sin duda es uno de los monumentos más emblemáticos de la
capital mexicana, que por décadas ha sido utilizado como el
símbolo característico de la Ciudad de México y el punto de
reunión de los festejos más tradicionales del país.

La primera piedra de dicha estructura fue colocada un 2 de
enero de 1902 por el general Porfirio Días. Dentro de ella, puso
un cofre dorado con el acta de independencia y unas monedas
de la época.

El mexicano Antonio Rivas Mercado fue el arquitecto
responsable del proyecto, mientras que el escultor
italiano Enrique Alciati fue el encargado de las esculturas y
bajorrelieves y el ingeniero Roberto Gayol de la obra civil.

Todo parecía ir viento en popa, hasta que en 1906 los ingenieros
se percataron de que uno de los lados del monumento estaba
hundido. Y a pesar de que las bases y 2,400 piedras de una
altura de 25 metros ya estaban colocadas, se tuvo que demoler
todo lo construido para comenzar de nuevo.
Este retraso al final convino a la construcción, pues fue hasta
1910 que se llevó a cabo la inauguración del monumento que
conmemoraba el aniversario número 100 de la Independencia de
México, la cual tuvo un costo de 2 millones 150 mil pesos de la
época.

La altura del Ángel, contando las gradas, es de 94.66 metros. La
estatua es hueca, está hecha con bronce y representa a la
Victoria Alada a punto de emprender vuelo. Sostiene, con su
mano derecha, una corona de laurel que planea colocar sobre la
cabeza de los héroes. Con su mano izquierda, sostiene una
cadena rota que simboliza los tres siglos del virreinato y la
dependencia política de España. Hoja de pan de oro cubre al
monumento.

La Diana Cazadora
La escultura de la Diana Cazadora, cuyo
nombre verdadero es el de «La Flechadora
de las Estrellas del Norte», inicia su
historia en 1942, cuando el entonces
presidente de México, Manuel Ávila
Camacho, a través del regente del Distrito
Federal, Javier Rojo Gómez, inició un
programa de embellecimiento de la ciudad
que incluía la creación de varias fuentes
monumentales en glorietas o esquinas
representativas

La Fuente de la Diana
Cazadora (originalmente La flechadora de
las estrellas del norte) es un monumento localizado en la
avenida Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México. Su
construcción inició en 1938. El diseño de la fuente estuvo a
cargo del arquitecto Vicente Mendiola Quezada, y la escultura
fue realizada por el escultor Juan Fernando Olaguíbel. Fue
inaugurada el 10 de octubre de 1942 por el entonces
presidente Manuel Ávila Camacho.
En 1970, Alfonso Corona del Rosal mandó construir una réplica
de la escultura, colocó la réplica en la Ciudad de México, y la
original en Ixmiquilpan.

El arquitecto Vicente Mendiola y el escultor Juan Olaguíbel,
fueron comisionados para que realizaran la construcción de una
de estas fuentes para una glorieta que se localizaba sobre el
Paseo de la Reforma cerca de la entrada al Bosque de
Chapultepec. El tema que se eligió fue el de Diana, la diosa
romana de la caza, la Luna, pero en esta fuente, esa diosa, en
vez de cazar con su arco bestias en los bosques, ahora flecharía
las estrellas de los cielos del norte, de ahí el nombre de la
escultura.
La Fuente de la Flechadora de las Estrellas del Norte fue
inaugurada el 10 de octubre de 1942 y desde ese momento se
ganó el afecto del pueblo, quien la empezó a llamar «La Diana
Cazadora».

Ubicación Ciudad de México, México

Construcc 1938-1942
ión

Inaugurac 10 de octubre de 1942
ión

Arquitect Vicente Mendiola
o(s) Quezada, Juan Fernando
Olaguíbel

Estatua de la libertad
La libertad iluminando el mundo (en inglés Liberty Enlightening
the World; en francés La Liberté éclairant le monde), conocida
como la Estatua de la Libertad, es uno de los monumentos más
famosos de Nueva York, de los Estados Unidos y de todo el
mundo. Se encuentra en la isla de la Libertad al sur de la isla
de Manhattan, junto a la desembocadura del río Hudson y cerca
de la isla Ellis.
La colosal estatua de la Libertad iluminando el mundo con su
antorcha fue realizada en París por el escultor
Bartholdi, en colaboración con Gustavo Eiffel que se
encargó de la estructura metálica, La estatua fue
regalada por Francia a los Estados Unidos con
motivo del centenario de su independencia. La Estatua de
la Libertad se inauguró el 28 de octubre de 1886 en
presencia del presidente estadounidense de la
época , Grover Cleveland y fue un regalo de los
franceses para conmemorar los 100 años de la
Declaración de Independencia de los
Estados Unidos. El arquitecto
francés Eugène Viollet-le-Duc se encargó
de la elección de los cobres utilizados
para la construcción de la estatua. El 15
de octubre de 1924, la estatua fue declarada como monumento
nacional de los Estados Unidos y el 15 de octubre de 1965 se
añadió la isla Ellis. Desde 1984 es considerada Patrimonio de la
Humanidad por la Unesco.

En 1984 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. En su
diseño participó Gustave Eiffel, el creador de la Torre Eiffel. La
Estatua de la Libertad es, sin duda, el símbolo más famoso de
Nueva York. Su lema es: La libertad esclarece el mundo. Este
monumento de 46 metros de altura (93 si contamos la base) se
encuentra situada en Liberty Island (la isla de la libertad), y
para visitarla es necesario ir en Ferry. El muelle se encuentra en
Battery Park, al sur de Manhattan.

El 4 de julio de 2009, coincidiendo con el día de la
Independencia de Estados Unidos (fecha muy importante para la
Estatua de la Libertad), el mirador de la corona fue reabierto al
público ya que, desde los atentados del 11-S, subir estaba
prohibido.

Para subir al mirador deberéis comprar los tickets por internet
con semanas de antelación ya que de lo contrario será
imposible, la subida se hace en grupos de diez personas con un
límite de 30 visitantes la hora.

La Estatua de la Libertad, además de ser un monumento
importante en la ciudad de Nueva York, se convirtió en un
símbolo en Estados Unidos y representa, en un plano más
general, la libertad y emancipación con respecto a la opresión.
Desde su inauguración en 1886, la estatua fue la primera visión
que tenían los inmigrantes europeos al llegar a Estados Unidos
tras su travesía por el océano Atlántico.

El Cristo Redentor
El Cristo Redentor o Cristo de Corcovado es una estatua de 30 metros,
con el pedestal de 8 metros 1 , de Jesús de Nazaret con los brazos
abiertos mostrando a la ciudad de Río de Janeiro,
en Brasil. Está situada a 710 metros sobre el
nivel del mar en el Parque Nacional de la Tijuca,
en la cima del cerro del Corcovado. Fue inaugurado
el 12 de octubre de 1931, después de
aproximadamente cinco años de obras.

La estatua del Cristo redentor está situada a 710
metros sobre el nivel del mar, y se localiza en la
ciudad de Río de Janeiro, Brasil, en la cima del
Cerro del Corcovado, tiene una altura total de 38
metros pero 8 metros pertenecen al pedestal.
Considerada la estatua Art decó más grande en
el mundo, es reconocida como una de nuevas
siete maravillas del mundo moderno junto
a Machu Picchu, la Gran Muralla China, el Coliseo de Roma, el Taj
Mahal, Chichen Itzá y Petra. El Cristo del Corcovado es uno de los más
importantes atractivos turísticos de Brasil y para los creyentes un lugar
de peregrinación.
Antes de 1921 el mirador en el cerro del Corcovado ya era uno de los
atractivos turísticos de Río de Janeiro, incluyendo el Ferrocarril del
Corcovado, que había sido inaugurado en 1884 por el emperador Pedro II
de Brasil.
El rostro de la estatua fue creada por el escultor rumano Gheorghe
Leonida (c. 1892/1893 - 1942).
La construcción de hormigón armado, de más de 1000 toneladas, combina
ingeniería, arquitectura y escultura, y tiene entre sus logros el hecho de
que nadie muriera en accidente durante las obras, algo que no era normal
en la época y con proyectos de esa dimensión. Por las condiciones de
construcción, sobre una base en la que casi no cabía el andamio, con
fuertes vientos, y la estructura de la estatua, cuyos brazos se extienden
hacia el vacío y la cabeza queda inclinada en un desafío a la ingeniería,
Levy calificó la obra de «hercúlea».
En la ceremonia de inauguración, el día 12 de octubre de 1931, estaba
previsto que la iluminación del monumento fuera accionada desde la
ciudad italiana de Nápoles, donde el científico italiano Guillermo
Marconi emitiría una señal eléctrica que sería retransmitida por una
antena situada en el barrio (carioca). Sin embargo, el mal tiempo
imposibilitó la hazaña y la iluminación fue finalmente accionada
localmente.
Los Atlantes de Tula
Los atlantes de Tula son cuatro
figuras
antropomorfas,1 pertenecientes a
la cultura tolteca, que se
encuentran sobre la Pirámide B,
en la zona arqueológica
de Tula, Estado de
Hidalgo, México, también
denominada como Tollan-
Xicocotitlan. Miden poco más de
4,5 metros de altura y están labrados en bloques
2
de basalto ensamblados. Son representaciones
de Quetzalcóatl como «Estrella de la Mañana»
(Tlahuizcalpantecuhtli), ataviado de guerrero tolteca, con un
pectoral de mariposa, un átlatl, dardos, un cuchillo
de pedernal y un arma curva que es muy característica de las
representaciones guerreras de esta cultura.3 Inicialmente
sujetaban el techo del templo ubicado en la cima de
la pirámide,2 de ahí el nombre de atlantes.

En 1940, el arqueólogo Jorge R. Acosta, comenzó a excavar el
llamado Cerro del Tesoro, cercanoa la población de Tula Allende,
en busca de una mítica ciudad prehispánica de la que daban
cuenta antiguos historiadores como Fray Bernardino de Sahagún
en el siglo XVI, Antonio García Cubas, en 1873 y Désiré Charnay
en 1855.
Los monumentales atlantes se encuentran en la parte superior
del Templo de Tlahuizcalpantecutli o también llamado "Estrella
de la Mañana" desde la cual se aprecia toda la plaza principal.
Las estructuras semi-humanas se caracterizan por su gran
tamaño (una muestra de la destreza que tenían los toltecas para
labrar piedras). El edificio más importante de la zona es el
llamado Palacio Quemado que se localiza en el lado noreste de
la plaza, su importancia radica porque, de acuerdo a las
investigaciones del Instituto Nacional de Antropología e
Historia (INAH), la estructura era, probablemente, el axis
mundi del recinto sagrado y, por lo tanto, el eje central de
construcción de la ciudad. Esta pirámide, y algunos otros
edificios localizados en el lugar, están relacionados con la clase
media de Tula, que es una remembranza de los toltecas hacia la
cultura Teotihuacana, lo anterior está relacionado con los grupos
de teotihuacanos y los toltecas-chichimecas del norte en la
fundación de Tula, (realizada hacia el año 700 d.c.). El esplendor
de la ciudad se ha fechado entre los años 900 y 1000 d.c;
durante este tiempo, Tula tenía casi 16 km2 de extensión, por lo
que, la actual zona en arqueológica, sólo representa
aproximadamente 12% de todo el territorio tolteca.
Fueron descubiertos en 1940 por el arqueólogo Jorge Ruffier
Acosta.

Las Cabezas Colgantes
La Cabeza olmeca de La Cobata,
conocida técnicamente como
"Monumento No. 1 del Rancho La
Cobata", es una escultura datada entre
los años 1200 a. C. - 400 a. C., fue
esculpida por los olmecas, que fueron
un pueblo que se desarrolló
en Mesoamérica durante el Preclásico
Medio, 1200 a. C. - 800 a. C.,
concretamente en lo que sería la parte
sureste del estado de Veracruz y el
oeste de Tabasco
El pueblo olmeca desarrolló una de las civilizaciones mesoamericanas
más antiguas. Sus manifestaciones artísticas más conocidas fueron
las “cabezas colosales”. Estas grandes esculturas fueron hechas con
basalto y tenían una altura de entre 2,4 y 3,6 metros. En el parque de
Villahermosa, en la capital del estado de Tabasco (México). Allí se
conservan algunas cabezas colosales encontradas en dos de las
principales ciudades olmecas: La Venta y San Lorenzo.

La escultura fue hallada accidentalmente en el año 1970, cerca del
yacimiento arqueológico de Tres Zapotes, concretamente en el Rancho de
La Cobata, situado en la localidad de Santiago Tuxtla, perteneciente a la
municipalidad homónima, y esta a su vez al estado de Veracruz, México,
siendo la cabeza olmeca más grande de las 17 encontradas hasta el
momento estando expuesta al aire libre en el Parque Central Benito
Juárez en el centro de la antedicha localidad.

Características
 Altura: 345 cm aproximadamente.

 Peso: De 7 a 10 toneladas.

 Material: piedra volcánica, (variedad basalto).

 Tiene los ojos y la boca cerrados, carece de fosas nasales y tiene un
tocado más estilizado que otras cabezas mexicas y es de piedra sólida.

Simbología

Se cree que la cabeza olmeca de la Cobata es la única que podría
representar a una persona fallecida, ya que el resto de cabezas podrían
representar a guerreros o a jugadores de pelota.

El Chac – Mool
Chac mool es un tipo de escultura precolombina mesoamericanas que
aparecen al principio del Período Posclásico en diversos sitios de la región. El
término fue acuñado en 1875 por el explorador Augustus Le Plongeon, quien
observó este tipo de esculturas por primera vez en Yucatán, por ello propuso
un nombre en maya yucateco.1
Este tipo de estatuas hizo su aparición en Mesoamérica al inicio del
posclásico, y es asociada a los toltecas. Varios ejemplares se han encontrado
en Tollan-Xicocotitlan y Chichén Itzá, este hecho es uno de los argumentos
utilizados en los debates sobre las relaciones
entre estos dos sitios. Además, se
conocen otras piezas procedentes
de Ihuatzio (Michoacán), Quiriguá (Guatemala),
Cempoala (Veracruz) y el Templo
Mayor de México-Tenochtitlan, entre otros.
El Chac Mool es una de las esculturas más
controversiales que haya sido encontrada, no
solo en Yucatán y otros territorios de
América, sino también en algunos
monumentos arquitectónicos de Egipto, como el
templo de Karnak en Luxor, Templo de
Seti I en Abidos, el Templo de Horus en Edfu y Kom Ombo, en la ciudad
Egipcia de Kom Ombo, donde aparece en dibujos y grabados semejantes.
Como todos los grandes misterios ni siquiera el origen de su nombre tiene
una fuente fiable; Por mucho tiempo el Chac Mool ha sido considerado una
deidad principalmente de la cultura Tolteca, aunque también forma parte de
los Mayas y los Mexicas; pero esta confusión surge del nombre del Señor de
la lluvia, que en lengua maya se le conoce como Chaac, y en náhuatl, Tláloc.
Por ser atribuido este personaje a los toltecas, se le relaciona directamente
tambien con la civilizacion de los atlantes, de quienes posee caracteristicas
que confirman dicha relacion, y que mas adelante seria rasgo principal de
varias culturas mesoamericanas.
Estas estatuas de un personaje recostado en decúbito supino, con las piernas
recogidas y parte del torso levantado, el rostro volteado hacia un lado y las
manos sosteniendo sobre el vientre un recipiente simulado, no representan a
ninguna persona que se hubiese llamado Chac Mool y ni siquiera son imagen
de un jaguar (Chac Mool es uno de los nombres mayas del felino).
En Chichén Itzá aparece generalmente a la entrada de los templos de
influencia tolteca. Han sido encontradas figuras semejantes en Michoacán,
Tlaxcala y otros lugares del centro de México. En la costa oriental de Yucatán
entre las bahías de Chetumal y del Espíritu Santo, hace unos años se
descubrió una ciudad en ruinas en la que fue hallada una figura colosal del
Chac Mool, precisamente a la entrada de un edificio.
Como Maestro, Chac Mool fue un adepto encarnado, un gran iniciado de la
poderosa civilización serpentina de México Tenochtitlan. Su sepulcro fue
encontrado, al igual que sus restos.
El Chac Mool es una de las piezas arqueológicas más reconocidas en toda la
cultura mesoamericana, tanto en Tula, hidalgo, como en Chichén Itzá. Su
forma escultórica presenta la posición que los antiguos mayas y toltecas
utilizaban para lograr el desprendimiento del alma vestida con el cuerpo
astral a los universos paralelos en forma consiente.
Los antiguos sabios adoptaban esta posición para indicar el culto al fuego y
mostrar el camino que llevara a las futuras generaciones a conocer las
verdades de la naturaleza y del cosmos, así como de sí mismos.
Una charola o escudilla en su plexo solar señala el vórtice de fuerzas que
concurren en el chacra manipura para llenarse de los elementos crísticos
solares que posteriormente se esparcen a través de las hormonas en la
sangre.