You are on page 1of 35

ESTUDIOS DE PROCESOS DE CAMBIO

EN ORGANIZACIÓN Y GESTIÓN:
DESARROLLO DE TEMPORALIDAD,
ACTIVIDAD Y FLUJO

ANN LANGLEY HEC Montréal

CLIVE SMALLMAN University of Western Sydney

HARIDIMOS TSOUKAS University of Cyprus and University of Warwick

ANDREW H. VAN DE VEN University of Minnesota

Los estudios de procesos centran la atención en cómo y por qué las
cosas emergen, se desarrollan, crecen o terminan con el tiempo.
Identificamos diversos supuestos ontológicos en el marco de la
investigación de procesos, exploramos sus métodos y desafíos y
destacamos algunas de sus contribuciones sustantivas reveladas en
este Foro Especial de Investigación sobre Estudios de Proceso de
Cambio en Organización y Gestión. Los estudios de procesos toman
en serio el tiempo, iluminan el papel de las tensiones y contradicciones
en los patrones de cambio y muestran cómo las interacciones a través
de los niveles contribuyen al cambio. También pueden revelar la
actividad dinámica subyacente en el mantenimiento y la reproducción
de la estabilidad.
Este Foro Especial de Investigación sobre Estudios de Proceso de
Cambio en Organización y Gestión invita a los lectores a sumergirse
en el mundo del proceso y a examinar cuestiones sobre cómo los
fenómenos gerenciales y organizacionales emergen, cambian y se
desarrollan con el tiempo. Nuestra premisa inicial al proponer este
emprendimiento fue que entender las preguntas del proceso es
importante y valioso para avanzar en el conocimiento de la gestión.
Por otra parte, un número creciente de académicos de gestión han
estado investigando las preguntas del proceso. Sin embargo, los
estudios del proceso históricamente han estado sub-representados en
las revistas de primera dirección.

Nuestra convocatoria de contribuciones fue claramente oportuna.
Recibimos más de 100 presentaciones, de las cuales 13 artículos
aparecen en este número. La Tabla 1 proporciona un resumen de las
preguntas, métodos y contribuciones de investigación representados
en esta colección. Los artículos abordan una amplia gama de temas y
se basan en diversas raíces conceptuales y epistemológicas para
examinar empíricamente los procesos de organización y gestión. En
este editorial, nos hemos inspirado en las contribuciones de este foro
para: 1) centrar la atención en las cuestiones ontológicas y
epistemológicas relativas a la naturaleza de la investigación de
procesos; 2) ilustrar estrategias metodológicas eficaces para
emprender estudios de procesos empíricos; De las formas distintivas
de conocimiento que el proceso de investigación puede ofrecer.
Discutimos cada uno de estos temas a su vez, aprovechando el
trabajo en el tema para enriquecer e ilustrar nuestra discusión.
Terminamos reflexionando sobre el futuro de los estudios de procesos.

TABLA 1

Apellidos de los Preguntas de Métodos Hallazgos y contribución
autores y título investigación)
del artículo Agradecemos a los autores de
Bingham & Kahl ¿Cómo surge un Estudio
los artículos de archivos
incluidos en esteLos esquemas emergen a
El proceso de nuevo esquema de 399
foro especial artículos y través de tres procesos: (1)
de investigación,
emergencia del colectivo con el
así como alibros
todosde 1945 a queasimilación de la analogía
aquellos
esquema: tiempo?
presentaron1975 mostraron
trabajos por sufamiliar, (2) desconstrucción
Asimilación, interés y compromiso
esquemas con elde un esquema asimilado para
deconstrucción, tema. Estamos profundamente
evolutivos de los crear un nuevo diferenciado, y
unitización y agradecidos grupos con deella gran(3) unitización para crear una
pluralidad de número de revisores
industria de que nosunidad cognitiva autónoma
ayudaron en el proceso de
analogías seguros para distinta.
selección. Tenga en cuenta
ordenadores
que el orden de los autores en
Bresman ¿Cómo cambian Dos años de El aprendizaje vicario sigue un
este editorial es alfabético, lo
Rutinas los grupos susrefleja
que estudio
una en tiempo proceso
participación de identificación,
cambiantes: Un rutinas a través
igual en real
la de 8 equipos
edición de lostraducción, adopción y
modelo de proceso del aprendizaje de desarrollo
artículos de esta colección. de continuación. La identificación
de aprendizaje de vicario? fármacos en dos implica la búsqueda
grupo vicario en I + sitios, con anticipada. La traducción
D (investigación y entrevistas, implica la capacidad de
desarrollo) observaciones de transmisión tanto de la fuente
farmacéutico reuniones, como del destinatario. La
conversaciones en adopción no es sólo copiar,
el pasillo, registros sino también adaptación al
organizacionales y contexto local. La continuación
notas de visitas al se basa no sólo en los
sitio. resultados de los receptores
sino también en los de otros.
Bruns ¿Cómo funciona 18 meses de Un modelo de coordinación en
Trabajando solos y la coordinación en estudio de campo la colaboración entre dominios
juntos (al mismo colaboración entre etnográfico de la consistente en ciclos de
tiempo): La dominios biología de evaluación y consulta
coordinación expertos? ¿Cómo sistemas por 12 compartidas colaborativas
cambia la práctica aplican los proyectos de seguidas por la coordinación
de expertos en la científicos el investigación sobre de expertos a través de la
colaboración entre conocimiento el cáncer en dos contraproyección y la
dominios especializado y lo universidades de alineación dentro de las
hacen compatible los EE.UU. disciplinas. El modelo incluye
con el de otra fuerzas tanto teleológicas
disciplina? como dialécticas.
Cehman, Trevino, ¿Cómo surgen los Estudio longitudinal Los valores parecen ser
& Garud, valores morales de documentos de duraderos y estables, pero
Trabajo de valores: que se sitúan en archivo, entrevistas cambian todo el tiempo a
Un proceso de la práctica y cómo con partes través de interacciones y
estudio de la se realizan con el interesadas y relaciones entre muchas
emergencia y el tiempo? observaciones en personas que expresan sus
desempeño de las tiempo real del preocupaciones y toman
prácticas de desarrollo de un acciones emergentes. El
valores código de honor en trabajo de valores es un
organizacionales una escuela de proceso distribuido, relacional,
negocios interactivo y continuo.
universitaria.
Howard-Grenville, ¿Cómo resucitan Estudios Un modelo de proceso de
Metzger, y Meyer los actores una longitudinales de resurrección de identidad
Reavivando la identidad colectiva Eugene, Oregon, consistente en ciclos
llama: Procesos de que se ha inactivo "Track recurrentes de experiencias
resurrección de atrofiado o Town U.S.A." orquestadas y autenticaciones
identidad adormecido? Identidad, que se producen
combinando los aprovechando recursos
datos primarios de tangibles e intangibles y
las entrevistas y las experiencias de líderes y
observaciones de miembros.
los participantes
con base de datos
Jay Navegando ¿Cómo se Estudio longitudinal Los cambios organizativos
La paradoja como desarrollan los etnográfico innovadores emergen a través
un mecanismo de procesos de longitudinal de la de sensemaking y la síntesis
cambio e cambio en las Cambridge Energy de diversas lógicas. Las
innovación en organizaciones Alliance, basado en lógicas múltiples crean
organizaciones híbridas? reuniones de paradojas de rendimiento
híbridas gestión, entrevistas latentes que requieren
y base de datos navegación. Ignorando una
paradoja, la gente se atasca;
Conscientes de ello,
encuentran rutas creativas.
Klarner & Raisch ¿Cómo influyen Análisis Los cambios estratégicos
Mover al ritmo: los ritmos de cuantitativo de los corporativos ocurren en cuatro
Ritmos de cambio cambio regulares informes ritmos distintos: enfocado,
y rendimiento de la e irregulares corporativos de 67 puntuado, temporalmente
firma (enfocados, compañías de cambiante y regular. Las
puntuados y seguros europeas empresas que cambian con
temporalmente) entre 1995 y 2004 regularidad superan a las que
en el desempeño utilizando cambian irregularmente de
de la empresa? alineación de acuerdo con cualquiera de los
secuencias otros ritmos.
múltiples.
Lok & de Rond ¿Cómo los Longitudinal Pequeñas descomposiciones
Sobre la plasticidad microprosos etnográfica están contenidas (ignorando,
de las instituciones: mantienen (observación tolerando y reforzando). Los
Contener y rupturas participante) de la desgloses de tipo crisis se
restaurar los institucionales? temporada 2007 refieren a la restauración
desgloses de la del Club de Barcos (exceptuando y cooptando,
práctica en el de la Universidad revirtiéndose,
Cambridge de Cambridge. autocorrigiéndose y
University Boat disciplinando formalmente),
Club dependiendo del grado de
amenaza institucional
MacKay & Chia ¿Cómo la elección Estudio de caso Las decisiones han tenido
Elección, estratégica, la inductivo consecuencias a las que los
oportunidad y presión ambiental longitudinal de una gerentes son ciegos pero que
consecuencias no y la casualidad gran empresa pueden no ser aleatorios. Los
deseadas en el aleatoria automotriz, 2005- sucesos son resultados
cambio estratégico: contribuyen al 09, basado en negociados de procesos sin
Una comprensión cambio entrevistas, dueño constituidos por
del proceso de la organizacional? observación muchas actividades
subida y la caída participante y base interdependientes que ningún
de Northco de datos. actor controla.
Automotive
Maguire & Hardy ¿Cómo se Análisis El significado se construye
Procesos convierten los comparativo del socialmente a través de la
organizativos y la productos en discurso negociación y la resolución de
construcción del riesgosos o longitudinal de las conflictos. Dos paquetes de
riesgo: un enfoque seguros evaluaciones de prácticas (normalización y
discursivo riesgo de dos problematización) ordenan el
productos químicos trabajo discursivo de los
a partir de base de actores, llevando a resultados
datos diferentes.
Monin, ¿Cómo se Estudio longitudinal El enfoque de sensación y
Noorderhaven, desarrolla el de la integración de creación de sentido pasa de la
Vaara, & Kroon proceso de dos grandes firmas igualdad a la equidad, y el
Dar sentido y hacer sensación de europeas por un papel de la equidad disminuye
sentido de la equidad y justicia equipo con el tiempo. Las tensiones
justicia en la durante la transnacional dialécticas entre las
integración integración utilizando múltiples preocupaciones sociopolíticas
postmerger1 postmerger? olas de entrevistas y de creación de valor, así
como la interacción dialógica
entre los niveles impulsan este
proceso.
Van Oorschot, ¿Cómo se Análisis dinámico Una trampa de decisión de
Akkermans, desarrollan las de sistemas de estirar las etapas actuales del
Sengupta y van trampas de datos en tiempo proyecto a expensas de las
Wassenhove decisión con el real después de etapas futuras se desarrolla
Anatomía de una tiempo? eventos en un cuando los problemas crónicos
trampa de decisión proceso de (personal, tiempo y
en proyectos desarrollo de presupuesto) encuentran filtros
complejos de producto durante de información: los filtros de
desarrollo de 61 semanas. "señales mixtas", "camas de
nuevos productos agua" y "insuficiencia de
personal"
Wright & Zammuto ¿Cómo se Estudio de archivo Teoría del cambio institucional
Manejo del sauce: desarrolla el longitudinal del en la cual el cambio a nivel de
Procesos de proceso de cricket de primera la sociedad crea presiones de
cambio institucional cambio a través clase en Inglaterra recursos a nivel de
en inglés cricket de los niveles organización. La desviación de
del condado verticales y los valores de los campos por
horizontales de las actores periféricos
instituciones desencadena el trabajo de los
maduras? actores del medio del estado
para alinear los niveles
sociales, de campo y
organizacionales.

LA NATURALEZA DE LA INVESTIGACIÓN DEL PROCESO

Preguntas del Proceso: La Centralidad del Tiempo

Como se indicó en nuestra convocatoria inicial de trabajos, los
estudios de proceso abordan preguntas sobre cómo y por qué las

1 Es un proceso complejo de combinar y reorganizar las empresas para
materializar las posibles eficiencias y sinergias que normalmente motivan las
fusiones y adquisiciones. El PMI es un aspecto crítico de las fusiones; Implica
combinar los sistemas socio-técnico original de las organizaciones que se
fusionan en un sistema recién combinado.
cosas emergen, se desarrollan, crecen o terminan con el tiempo, a
diferencia de las preguntas de variación que tratan con la covarianza
entre variables dependientes e independientes (Langley, Smallman,
Tsoukas, Van de Ven, 2009, Mohr, 1982). La investigación de procesos
se centra así empíricamente en los fenómenos evolutivos y se basa en
la teorización que incorpora explícitamente las progresiones
temporales de las actividades como elementos de explicación y
comprensión. Por ejemplo, en el artículo de este número, Bingham y
Kahl (2013) explican la aparición y el desarrollo de un nuevo esquema
para "la computadora de negocios" como desplegado en tres procesos
distintos cuyo orden temporal es central para la explicación. Del mismo
modo, Gehman, Treviño y Garud (2013) muestran cómo las prácticas
de valores integrados se construyen a partir del "anudamiento" de los
más localizados a lo largo del tiempo.

De hecho, todos los artículos de este número se centran en los
fenómenos que evolucionan temporalmente, ya sean la
transformación, reproducción y emergencia de las instituciones (Lok y
De Rond, Wright y Zammuto), prácticas organizativas (Gehman,
Treviño y Garud) o identidades Howard-Grenville, Metzger y Meyer,
Jay), la construcción social de esquemas cognitivos y normas
(Bingham y Kahl; Maguire y Hardy; Monin, Noorderhaven, Vaara y
Kroon), las interacciones cambiantes entre las organizaciones y sus
entornos (Klarner y Raisch, MacKay y Chia) o las dinámicas de
innovación y aprendizaje a nivel de proyecto (Bresman, Bruns, Van
Oorschot, Akkermans, Sengupta y Van Wassenhove).
Dada la importancia crítica y la inescapabilidad del tiempo y el tiempo
en los asuntos humanos en general y en las vidas de las
organizaciones en particular, es irónico que gran parte de la beca de
dirección en las revistas del campo tiende a excluir el tiempo. Al
reconocer la centralidad del tiempo, las conceptualizaciones de los
procesos ofrecen una contribución esencial al conocimiento de la
organización y de la gestión que no está disponible en la mayoría de
las generalizaciones basadas en la varianza. Esto se debe a que estos
últimos tienden a ignorar el tiempo, reducirlo a un efecto de retraso,
comprimirlo en variables (por ejemplo, describir la toma de decisiones
como rápida o lenta o entornos dinámicos o estables), o reducir su
papel a lo que Pettigrew, Woodman, Y Cameron (2001: 697) llamado
"estadística comparativa"

(Reevaluando las relaciones basadas en la varianza en tiempos
sucesivos).

Al eliminar el tiempo de las cuentas teóricas, la varianza teoriza lo
abstrae lejos del flujo temporal de gran parte de la vida organizacional.
La estructura temporal de las prácticas sociales y la incertidumbre y
las urgencias inherentes a ellas se pasan por alto en la búsqueda de
regularidades empíricas y modelos de contingencia de la explicación.
Los detalles que hacen que el conocimiento sea factible-qué hacer, en
qué momento en qué contexto-no están incluidos en las proposiciones
proposicionales atemporales típicamente generadas en la teorización
de la varianza (Sandberg & Tsoukas, 2011: 342).

Sin embargo, como muchos de los estudios en este número revelan, la
temporalidad importa enormemente en la vida organizacional. Por
ejemplo, el tiempo es central para la teoría de Van Oorschot,
Akkermans, Sengupta y van Wassenhove (2013) de una "trampa de
decisión" en la que los gerentes extienden las actividades temporales
actuales a expensas de reducir y eliminar el tiempo disponible para
actividades futuras. MacKay y Chia (2013) muestran cómo las
decisiones que parecían buenas en un momento se vuelven
catastróficas en otro como intervienen otros eventos. Por último,
Monin, Noorderhaven, Vaara y Kroon (2013) muestran cómo, en el
contexto de una fusión, el equilibrio entre las preocupaciones políticas
y económicas cambia con el tiempo, evocando estrategias de gestión
totalmente diferentes.

De hecho, como sugieren estos ejemplos, las preguntas del proceso
no son claramente de interés académico. Siguiendo los llamamientos
continuos para una gestión basada en la evidencia (Pfeffer & Sutton,
2006, Rousseau, 2006), es interesante observar que la mayoría de la
evidencia presentada en la literatura como suficientemente robusta
para justificar la transferencia a la práctica es exclusivamente del tipo
de varianza ; Específicamente, se refiere al conocimiento de "lo que
funciona", generalmente basado en comparaciones de rendimiento en
grandes muestras o en experimentos de laboratorio controlados. Sin
embargo, cuando se considera con más cuidado, es evidente que falta
algo importante, pero necesario para que este tipo de conocimiento
sea verdaderamente accionable: el conocimiento sobre cómo producir
los cambios que las pruebas sugieren son deseables. Como Langley y
Tsoukas (2010) señalaron, sabiendo que la práctica organizacional B
es generalmente más eficaz que la práctica organizacional A no revela
prácticamente nada sobre cómo pasar de A a B. Además,
dependiendo de la naturaleza de las prácticas involucradas y del
contexto De su aplicación, podría ser que el proceso mismo de
moverse entre A y B en sí involucra recursos, dinámicas políticas y
trastornos organizacionales que podrían colocar la evidencia original
apoyando la necesidad de cambio en una luz completamente
diferente.

Por ejemplo, sabemos que las empresas más grandes tienden a ser
más rentables que las más pequeñas, tanto por las economías de
escala como por el poder de mercado. Sin embargo, este
conocimiento proporciona poco de uso práctico a los directivos de las
empresas que están tratando de elaborar la secuencia de movimientos
necesarios para captar los beneficios de un mayor tamaño después de
una fusión. Lograr esto sin destruir los lazos sociales que unen a los
miembros de las organizaciones participantes o alienar
irrevocablemente a las personas de las que depende el éxito es
exactamente el dilema revelado en el estudio de Monin et al. En suma,
si la teorización de la varianza genera saber-ese tipo de conocimiento,
la teorización del proceso produce el conocimiento del conocimiento.

Ontología de procesos: cambio y devenir

Aunque el proceso y la temporalidad son centrales en todos los
estudios de este tema, pueden ser vistos desde diferentes ontologías
del mundo social: un mundo hecho de cosas en las que los procesos
representan el cambio en las cosas (fundamentado en una metafísica
sustantiva) y el otro un Mundo de procesos, en el que las cosas son
reificaciones de procesos (Tsoukas y Chia, 2002) (fundamentado en la
metafísica del proceso). Rescher (1996) remontó esta distinción en la
antigüedad a las diferentes filosofías de Demócrito y Heráclito.
Demócrito describió toda la naturaleza como compuesta de sustancias
materiales estables que sólo cambiaban en su posición en el espacio y
el tiempo. Desde este punto de vista, las sustancias existen
independientemente de otras sustancias, y su naturaleza subyacente
no cambia aunque sus cualidades pueden cambiar. Como señala
Mesle (2008: 44), la visión sustancia-calidad de la realidad y la
estructura del lenguaje predictiva están estrechamente conectadas.
Cuando se dice, por ejemplo, "3M Corporation es una empresa
innovadora" (Garud, Gehman, & Kumaraswamy, 2011), "3M
Corporation" es el tema y "innovador" es la calidad o predicado.
Incluso si las cualidades cambian, el sujeto puede permanecer sin
cambios -por ejemplo, 3M puede dejar de ser "innovador", pero no
dejará de ser "3M". En contraste, Heráclito veía la realidad, no como
una constelación de cosas, sino como uno de los procesos. Argumentó
que sustentar la naturaleza en cosas (sustancias) duraderas es una
falacia porque están constituidas por actividades variadas y
fluctuantes: "El proceso es fundamental: el río no es un objeto, sino un
flujo siempre cambiante, el sol no es una cosa, sino Un fuego ardiente:
todo en la naturaleza es una cuestión de proceso, de actividad, de
cambio "(Rescher, 1996: 10).

Diferentes estudios en esta edición ejemplifican estas diferentes
visiones ontológicas. Por ejemplo, Klarner y Raisch (2013) examinan
el desempeño relativo de diferentes patrones temporales de cambio
organizacional, reflejando una metafísica sustantiva en la que los
patrones de cambio se ven como algo que sucede a las
organizaciones vistas como entidades identificables fijas. Del mismo
modo, Bingham y Kahl (2013) siguen esquemas para entender las
computadoras centrándose en los cambios en el lenguaje que rodea a
"la computadora", se supone que se refieren a la misma entidad básica
en el tiempo. Tal perspectiva se encuentra en el fundamento de gran
parte de la literatura anterior sobre el cambio organizacional y de
hecho ha dado lugar a muchas ideas importantes. El foco de este tipo
de investigación es cómo y por qué ocurren tales cambios, por lo que
el cambio es visto como una sucesión de movimientos de una entidad
reconocible con el tiempo.

Por el contrario, otros estudios presentados aquí tratan de llegar
explícita o implícitamente a una ontología de proceso en la metafísica
del proceso (Whitehead, 1929), en la que el mundo mismo se
considera fundamentalmente como compuesto de procesos más que
de cosas. Desde este punto de vista, las entidades (como las
organizaciones y las estructuras) no son más que instanciaciones
temporales de procesos en curso, continuamente en estado de devenir
(Tsoukas & Chia, 2002). Cambiar en esta visión no es algo que le
suceda a las cosas, sino la forma en que la realidad se pone en
existencia en cada instante. Tal perspectiva subyace, por ejemplo, en
el tratamiento de riesgo de Maguire y Hardy no como un atributo
objetivo, sino como constituido con el tiempo a través de prácticas
sociales: "Los objetos se vuelven" arriesgados o seguros de diferentes
maneras como resultado de las prácticas a las que están sometidos
"(2013: 232). De manera similar, Gehman et al. (2013) Van más allá de
la literatura anterior sobre los valores organizacionales, al
considerarlos no como entidades cognitivas o culturales que pueden
pasar de (digamos) el conjunto de valores A al conjunto de valores B
entre dos puntos fijos en el tiempo, sino como una forma de práctica
continuamente constituida Y adaptado a través del "trabajo de valores"
en curso promulgado por los miembros de la organización. MacKay y
Chia (2013) intentan empujar una ontología del proceso aún más lejos
"problematizando" los límites que separan a agentes de organización
de su contexto e insistiendo en el todo-abarcando naturaleza "sin
dueños" de procesos. En este sentido, el contexto no es algo que se
mantiene constante y fuera de los cambios que se analizan, sino que
se reconstituye continuamente dentro y por procesos de interacción a
través del tiempo (véase también Meyer, Gaba y Colwell, 2005),
generando inesperados y en gran medida incontrolables Cadenas de
actividad y eventos en los que actores, entornos y organizaciones se
encuentran en flujo constante y mutuamente interactivo.

Desde esta perspectiva, el mundo se compone de eventos y
experiencias en lugar de entidades sustanciales. Cada acontecimiento
surge de, y se constituye a través de, sus relaciones con otros
eventos. Cada evento puede analizarse en términos de eventos más
pequeños (Cobb, 2007: 572). Así, reuniones organizacionales como
las descritas por Gehman et al. (2013) y los incidentes de desglose
durante los preparativos para la carrera anual de barcas de la
Universidad estudiada por Lok y de Rond (2013) son ejemplos de
eventos. Estos acontecimientos se someten a un análisis adicional en
términos de eventos más pequeños; Los investigadores pueden llevar
a cabo ese análisis, por ejemplo, centrándose en individuos
particulares durante períodos de tiempo determinados y estudiando
cómo sus experiencias focales surgen de experiencias, interacciones y
anticipaciones anteriores. Desde una perspectiva ontológica del
proceso, una organización es un haz dinámico de cualidades. Algunas
cualidades persisten más que otras, pero no hay sustancia que
permanezca inalterada. Por otra parte, este es el punto en el que el
"proceso" se encuentra con la "práctica", ya que la forma en que se
extrae el pasado y se hace relevante al presente no es un ejercicio
atomístico o aleatorio, sino que depende crucialmente de las prácticas
sociales en las que se insertan los actores (Feldman & Orlikowski,
2011, Sandberg y Tsoukas, 2011). Por ejemplo, Gehman et al. (2013)
describen cómo un contador profesionalmente formado, inmerso en
las prácticas sociales particulares de la profesión contable, se había
convertido a través de estas prácticas lo suficientemente sensible a las
cuestiones de integridad que ella quería ver como una parte clave del
conjunto de valores de un graduado de MBA.

Como ilustran los artículos de este número, los procesos pueden ser
estudiados de diversas maneras, dependiendo de la ontología de
proceso particular que se adopte: el cambio puede ser modelado en el
movimiento y, por lo tanto, visto como un cambio en las cualidades de
las cosas sustantivas a través del tiempo; Tal como se promulga a
través de una matriz de procesos entrelazados. Por lo tanto, las
preguntas de investigación centradas en cómo las cualidades de una
entidad (por ejemplo, un individuo, grupo, organización, institución)
cambian con el tiempo pueden ser estudiadas desde la perspectiva de
una metafísica sustantiva en la que los procesos representan cambios
en las cosas. Otras cuestiones de investigación que se centran en
cómo los procesos (creación de sentido, toma de decisiones,
realización, identificación, etc.) emergen, se desarrollan, crecen y
declinan son compatibles con una metafísica del proceso en la que el
enfoque se centra en cómo los procesos Que las cosas) se despliegan
con el tiempo.

Los estudios empíricos de los cambios en los pueden ser más difíciles
de operacionalizar. El lenguaje que usan los humanos para hablar de
nuestro mundo cotidiano está naturalmente dominado por los
sustantivos, con los verbos asociados con la acción y el cambio
tomando un papel secundario. Esta puede ser una de las razones por
las que tantos estudios de proceso retienen, hasta cierto punto, el
lenguaje y la ontología de la sustancia, incluso a medida que exploran
la actividad, las secuencias de acontecimientos, el despliegue de
prácticas, la promulgación y la dinámica del cambio. La fluidez
indiferenciada traída a primer plano por la idea de un mundo en un
perpetuo estado de devenir hace que los fenómenos sean difíciles de
capturar y analizar para el análisis sistemático. Esto nos lleva al
segundo tema principal: los métodos de investigación de procesos.

PROCESO MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN

Datos del proceso: longitudinal, rico y variado
Algunos trabajos en esta edición se basan en métodos cuantitativos y
otros en métodos cualitativos de análisis, aunque todos tienen datos
longitudinales. Los datos longitudinales (obtenidos con observaciones
archivísticas, históricas o en tiempo real) son necesarios para observar
cómo se desarrollan los procesos a lo largo del tiempo. Los datos de
archivo, la fuente principal de varios estudios aquí (Bingham y Kahl,
Klarner y Raisch, Maguire y Hardy;

Wright y Zammuto), son particularmente adecuados para rastrear
cronologías de eventos, significados y discursos durante largos o
largos períodos de tiempo. Métodos combinados que combinan
entrevistas, datos de archivo y observaciones subyacen en varios
estudios que examinan a fondo los procesos contemporáneos
(Bresman, Gehman y otros, Howard-Grenville et al., MacKay y Chia,
Monin et al., Van Oorschot et al.), Y tres estudios se basan en datos
etnográficos en tiempo real (Bruns, Jay, Lok y De Rond). Estos
métodos de investigación cualitativa corresponden bien a una
perspectiva que hace hincapié en las preguntas del proceso y una
ontología en la que los procesos y no las cosas son el foco principal de
atención (Rasche & Chia, 2009).

Para estudiar las personas, el tema y su contexto de manera
significativa, Collins (2004) sostiene que los investigadores necesitan
adquirir "conocimientos de interacción", el tipo de conocimiento
requerido para que uno pueda comunicarse sobre un dominio sin
necesariamente poder practicar en ese dominio (Véase también
Collins & Evans, 2007). Los investigadores que han perfeccionado su
experiencia interaccional saben cómo relacionarse con especialistas
(científicos o analistas de riesgo) de manera que se comprometan a
compartir lo que saben, su contenido técnico y lo que está sucediendo
en el entorno. Esta participación proporciona a los investigadores no
sólo acceso, sino también una apreciación de los puntos de vista,
actividades e intereses de los especialistas. Estudió prácticas de
laboratorio de biología del cáncer durante 6 meses antes de comenzar
su estudio de campo etnográfico de 18 meses de 12 proyectos de
investigación sobre el cáncer, señalando que la exposición directa al
trabajo es importante para la comprensión Cómo los científicos aplican
conocimientos especializados de otras disciplinas.

De hecho, muchos de los estudios en este número ilustran la
participación prolongada de los investigadores en los procesos
estudiados, permitiéndoles desarrollar la experiencia interaccional y
proporcionar un acceso cercano a eventos y prácticas (Jay, Bruns,
Gehman y otros, Howard-Grenville et al. Lok y de Rond).

Jay (2013) enfatiza la importancia de la reflexividad en el manejo de
interacciones tan profundas y continuas con un contexto de
investigación. En algunos casos, la participación de autores internos y
externos ofrece un medio para equilibrar perspectivas diferentes,
combinando la intimidad con los entornos locales y el potencial de
distanciamiento (por ejemplo, Gehman et al., Howard-Grenville y otros,
Lok & de Rond). La investigación capaz de desarrollar una
comprensión precisa de los procesos a nivel micro requiere este tipo
de compromiso prolongado y profundo, combinado con la atención a la
reflexividad, el rigor analítico y la revisión por pares, para asegurar la
credibilidad y la confiabilidad (Gioia, Corley y Hamilton, 2013). Lincoln
y Guba, 1985).

Con su construcción en diversas fuentes de datos longitudinales, no es
de extrañar que muchos de los artículos en este foro especial de
investigación recuento historias interesantes y ricas: los lectores
aprendemos cómo el deporte de cricket evolucionó con el tiempo de
una conceptualización como una actividad artística a una orientación
mucho más empresarial (Wright & Zammuto, 2013); Rastreamos las
luchas, subidas y bajadas de una alianza de energía de tercer sector
público-privado-recién formada (Jay, 2013); Y seguimos al equipo del
Club de Barcos de la Universidad de Cambridge mientras se prepara
para su carrera anual con Oxford (Lok & de Rond, 2013). Sin embargo,
es importante señalar que los autores

Representados en esta edición no son sólo contando historias
idiosincrásicas; Sus historias llevan importantes mensajes teóricos.
Además, sus diseños de investigación, aunque a veces
engañosamente simples, se construyen de manera que agregan
profundidad y peso a sus ideas teóricas. ¿Cómo se hace esto?

Comparaciones de procesos: Replicación de casos cruzados

El conocimiento avanza con el método comparativo a través de casos,
tiempo y modelos. Para varios estudios en este foro especial, los
autores examinan no sólo una historia del proceso, sino varias,
permitiendo que las ideas teóricas sean probadas y profundizadas en
diferentes entornos. Por ejemplo, en su estudio cuantitativo, Klarner y
Raisch (2013) obtienen sus datos de los informes corporativos anuales
de 67 compañías de seguros europeas entre 1995 y 2004. Codifican
estos datos en seis diferentes patrones temporales de cambio
utilizando un innovador método de alineación de secuencias múltiples
derivado De las ciencias biológicas y luego mostrar cómo la
regularidad en los cambios organizacionales en curso se asocia con el
rendimiento mediante métodos estadísticos. Aunque Klarner y Raisch
tenían una muestra suficientemente grande de casos para utilizar
métodos estadísticos de comparación, varias formas de replicación
analítica también pueden ser incorporadas en diseños y análisis de
investigación cualitativa.

Por ejemplo, Bresman (2013) utiliza un interesante diseño de casos
múltiples, centrado en dos unidades de una empresa farmacéutica y
examinando el aprendizaje transferido entre cuatro proyectos
sucesivos que ocurren en cada unidad (para un total de ocho unidades
de análisis). Su inductivamente derivado modelo de proceso de cuatro
fases de aprendizaje vicario se repite en todos sus casos. Este diseño
refleja las recomendaciones de Eisenhardt (1989), Eisenhardt y
Graebner (2007) y Yin (2009) para construir la teoría a partir de
estudios de caso. Del mismo modo, Bruns (2013) replica su modelo de
investigación colaborativa en dos entornos diferentes que involucran a
múltiples grupos. Maguire y Hardy (2013) también comparan dos
casos diferentes de procesos de evaluación de riesgos, mostrando
cómo ambos incorporaron paquetes similares de prácticas de
normalización y problematización, pero cómo el ordenamiento
diferencial de estas prácticas condujo a diferentes consecuencias para
la construcción del riesgo.

Por ejemplo, Gehman et al. (2013) proporcionan un mapa visual de la
emergencia y la práctica de prácticas de valores organizacionales. El
mapa ofrece una rica imagen de eventos, con eventos sinopsis en
cajas, unidos por flechas direccionales sin etiquetar que demuestran el
paso del tiempo y categorizadas en temas amplios. Wright y Zammuto
(2013) nos presentan una elegante representación del proceso de
cambio institucional en el cricket del condado. El modelo muestra
estados de la sociedad, el campo del grillo, y las organizaciones
(colocadas en cajas) transformadas por los varios procesos
representados por flechas etiquetadas. Lok y de Rond (2013)
presentan un modelo en el que los bucles extraños vinculan las
prácticas institucionales, pero realizan algunos avances en la
resolución de la vehemente cuestión de establecer procesos
complejos en el contexto del tiempo. En el análisis de complejos
procesos de cambio en una organización, MacKay y Chia (2013)
emplean una yuxtaposición creativa de estados organizacionales
concretos (en cajas) transformados por procesos de adaptación y
adaptación gerencial (flechas rotuladas). El paso del tiempo está bien
representado. De manera similar, Howard-Grenville et al. (2013) usan
diagramas para representar la naturaleza iterativa de la dinámica
identificada en el tiempo.

El arte de representar el proceso diagramáticamente todavía carece
de las convenciones de los estudios de varianza y presenta
claramente a los investigadores con desafíos y compensaciones. La
conveniencia de las flechas no marcadas y los bucles de
retroalimentación a veces pueden oscurecer la complejidad causal que
las teorizaciones del proceso pretenden explicar. Sin embargo, los
intentos de capturar fielmente las complejidades del proceso pueden
dar lugar a diagramas que están ocupados e igualmente opacos. A
medida que los trabajos en este número pasaban por las etapas de
revisión a sus versiones finales, a menudo vimos autores luchando por
proyectar creativamente pero con precisión la dinámica de los
procesos vivientes en la página estática bidimensional. Sin embargo,
estas representaciones esquemáticas son a menudo cruciales para
describir y comunicar las teorizaciones dinámicas del proceso.

Generalización de procesos: abstracción de lo particular

Muchos de los artículos de este número muestran cómo las narrativas
ricas que permiten la representación del matiz y la ambigüedad
pueden combinarse con enfoques analíticos más estructurados que
favorezcan la articulación y replicación de ideas teóricas más
abstractas. Por lo menos dos formas de inferencia de lo particular a lo
general se pueden ver en los diseños de investigación representados
en este foro. Proporcionan una heurística útil para extender la
investigación sobre procesos de cambio más allá de historias
idiosincrásicas.

En primer lugar, los autores identifican y hacen generalizaciones
analíticas al caso general de que su estudio es una instancia. Este es
quizás el movimiento más crítico en la construcción de la teoría:
escalar la escalera de la abstracción infiriendo el fenómeno teórico
general del cual el particular observado es una parte (Van de Ven,
2007). Este movimiento está muy bien ilustrado por van Oorschot et al.
(2013), que generalizan su estudio específico de terminaciones de
nuevos productos al problema más general y abstracto de cómo se
desarrollan las trampas de decisión.

Sin embargo, hacer esta inferencia a un caso general perspicaz
requiere una comprensión concreta y penetrante de lo particular.
Tsoukas (2009) señaló que el valor de los estudios de N pequeños
está profundamente incrustado en la capacidad de captar la
especificidad situada -para responder a la pregunta "¿Qué está
pasando aquí?" Mientras que basándose en esto para responder a la
pregunta más amplia,

-¿De qué se trata este caso? (Tsoukas, 2009: 298). Como Merton
enfatizó, un primer paso en la ciencia es "establecer el fenómeno",
porque "a menudo en la ciencia como en la vida cotidiana, se
proporcionan explicaciones de asuntos que no son y nunca fueron"
(Merton, 1987: 21). Maguire y Hardy (2013) ejemplifican la importancia
de fundamentar los problemas de investigación. Fundamentan el
concepto de riesgo en el uso cotidiano normal como "objetivo" y
"calculable". Su acto de discernimiento viene con la descripción del
proceso de cómo el riesgo de dos productos químicos llega a ser
socialmente construido y cambiando para siempre a través de
procesos de normalización y problematización. Añadiremos que dar
acceso a los ricos detalles de historias particulares, como muchos de
los autores en este foro especial de investigación a pesar de las
limitaciones de espacio, es un requisito previo para los juicios de los
lectores acerca de la posible transferibilidad de sus ideas teóricas
(Lincoln y Guba, 1985).

Al pasar de las observaciones superficiales concretas a la teoría del
proceso más abstracto, uno pasa de la descripción a la explicación.
Explicación requiere una historia genérica, y tales historias pueden ser
entendidas como teorías de proceso (Pentland, 1999). Por lo tanto,
una segunda manera de generalizar a partir de los resultados de un
estudio de proceso es crear una historia de este proceso. En la teoría
narrativa, la historia es un modelo conceptual abstracto; Identifica la
trama o mecanismo generativo en el trabajo. Como mínimo, esta
historia debe describir una progresión o secuencia de eventos. En la
teoría narrativa, sin embargo, la "historia" incluye mucho más que una
secuencia de eventos. Pentland (1999) argumentó que una teoría del
proceso debería incluir cinco características en la historia: (1) una
secuencia clara de principio, medio y fin en el tiempo, (2) actores
focales que pueden jugar a los protagonistas o antagonistas, (3) un
Una voz identificable que refleje el punto de vista de algún actor, (4) un
marco evaluativo de referencia de lo que es correcto o incorrecto,
apropiado o inapropiado, y (5) otros indicadores de contexto en el
tiempo y el lugar. Las narraciones teóricas de los artículos en este foro
especial pueden no encajar exactamente en este modelo, pero cada
una tiene un argumento subyacente fuerte. La siguiente sección revisa
algunos de los patrones sustantivos de procesos que emergen de
estos estudios.

AVANCES SUSTANTIVOS A

TEORIAS DEL PROCESO
La Prevalencia de la Paradoja y la Dialéctica

En una revisión de la literatura sobre conceptualizaciones de procesos
de cambio y desarrollo organizacional. Van de Ven (1992) señaló que
la mayoría de las representaciones de los procesos organizacionales
(por ejemplo, los procesos de toma de decisiones, cambio, o
crecimiento y desarrollo organizacional a lo largo del tiempo) parecen
basarse en metáforas del ciclo de vida que predicen progresiones
lineales o en modelos teleológicos, Paso a paso. Criticó esta literatura
por su carácter teórico y su rigor limitado e instó a la consideración de
un conjunto más amplio de teorías de procesos, incluyendo modelos
de procesos dialécticos y evolutivos. Los artículos de este foro
especial de investigación reflejan claramente concepciones de proceso
más sofisticadas que gran parte de este trabajo anterior.

En particular, el papel central de la tensión, la contradicción, la
paradoja y la dialéctica en la conducción de los patrones de cambio
emerge fuertemente a lo largo de estos estudios. La paradoja es una
preocupación central en el estudio de Jay (2013) de una organización
híbrida mientras luchaba por definir una misión viable entre fuerzas
competidoras. Las tensiones dialécticas están implícitas en varios
otros artículos también. Por ejemplo, el estudio de Klarner y Raisch
(2013) se centra en la tensión dialéctica entre el cambio y la
estabilidad, los cuales son necesarios para lograr una adaptación
organizativa eficaz. Preguntan qué patrones de oscilación entre estos
fenómenos son probablemente los más productivos y teorizan que los
ritmos regulares son probablemente más eficaces. De manera similar,
Monin et al. (2013) muestran cómo la progresión de las normas de
justicia en las fusiones se constituye a través de un proceso dialéctico
en el que las preocupaciones económicas y sociopolíticas evolucionan
en tensión dinámica.

Emergencia y Evolución a través de

Interacción multinivel

Proceso de preguntas de investigación que se centran en cómo las
cosas se desarrollan y cambian con el tiempo tienden a asociarse con
una visión dinámica constructivista social. En este punto de vista, las
interacciones continúas entre individuos diferentes, entre individuos y
organizaciones, y entre múltiples niveles a través de organizaciones y
contextos permean y orientan los procesos de cambio. Por ejemplo, se
considera que los patrones de reproducción de identidad dependen de
las interacciones entre líderes y custodios de identidad (Howard-
Grenville et al., 2013); Las interacciones entre diferentes
organizaciones en un ámbito organizacional contribuyen de diferentes
maneras al cambio institucional (Wright & Zammuto, 2013); Y la
interacción dialógica entre la gestión de los sentidos y la sensación de
los miembros constituyen normas promulgadas en el contexto de la
fusión (Monin et al., 2013). Los artículos de Bresman y Bruns también
muestran cómo la interacción entre las personas puede tomar formas
inesperadas que pueden ser cruciales para mover los procesos de
manera efectiva. Por ejemplo, el estudio de Bresman (2013) muestra
que el aprendizaje vicario entre los participantes del proyecto no es
simplemente el resultado de que las personas notan necesidades
específicas, sino que también es anticipatorio y fomentado por la
participación activa de las fuentes de conocimiento y de los alumnos.
Del mismo modo, Bruns (2013) muestra cómo las personas que
colaboran a través de límites disciplinarios participan en actividades
productivas de aprendizaje mutuo por separado y juntos.

Los estudios también revelan interesantes dinámicas teóricas en torno
a la emergencia, en las que las formas locales y separadas de
interacción se conectan gradualmente para crear formas más
integradas e institucionalizadas. Esta dinámica subyace en el estudio
de Bingham y Kahl (2013) sobre cómo las conceptualizaciones de las
computadoras se integraron, refinaron e institucionalizaron con el
tiempo. Una dinámica conceptualmente similar subyace en la
interpretación de Gehman et al (2013) de cómo los esfuerzos locales y
desconectados en la introducción de prácticas de valores se unieron
gradualmente para generar redes de acción anudada y prácticas
organizacionales más integradas.

La dinámica procesual de la estabilidad

Un último tema importante que surge de varios artículos del foro es
que los conceptos y estructuras de gestión aparentemente duradera y
objetiva se sustentan en la actividad y los procesos dinámicos. Estos
conceptos y estructuras son capaces de soportar con el tiempo sólo a
través de la reparación y la reconstrucción en curso. Se requiere un
trabajo mucho más activo para mantener prácticas, organizaciones e
instituciones que la mayoría de los académicos de administración
admitirían. El estudio de Gehman et al. (2013) sobre la emergencia de
prácticas de valores en una universidad no termina con un resultado
claro en el que las prácticas se han establecido de una vez por todas.
No hay un punto final claramente definido. Las prácticas son
continuamente cuestionadas y reinterpretadas, incluso cuando son
realizadas. De manera similar, Lok y de Rond (2013) muestran cómo
la institución de 175 años de la University Boat Race tiene que ser
continuamente sostenida y reparada a medida que se violan las reglas
o principios. De hecho, cada incidente de violación de las reglas lleva
estas reglas y principios a la conciencia y proporciona oportunidades
para reafirmarlos: en un sentido muy real, las excepciones confirman
la regla. Estos artículos, así como los de Howard-Grenville et al. (2013)
sobre la identidad comunitaria, ilustran cómo los procesos dinámicos
subyacen tanto a la estabilidad como al cambio, de la misma manera
que un río está constituido por un flujo cambiante (Rescher, 1996).

Este tipo de conceptualización del proceso nos lleva a cuestionar el
abrumador énfasis que la mayoría de las investigaciones de gestión
tienden a poner sobre la importancia de los resultados. Ciertos
procesos, por supuesto, tienen puntos de detención finales donde se
pueden derivar resultados distintos a procesos particulares (por
ejemplo, en el caso del resultado catastrófico del proyecto descrito en
el estudio de Van Oorschot et al.). Sin embargo, una perspectiva de
proceso generalmente vería los resultados como el desempeño
organizacional medido en puntos particulares en el tiempo como
estaciones de manera efímera en el flujo de actividad en curso. De
hecho, desde una perspectiva de proceso, es probable que los
resultados se entiendan mejor como insumos que tienen sentido al
determinar actividad adicional (como en el estudio de Jay, por
ejemplo), más que como puntos de terminación estática. Esto no
significa que el rendimiento no es importante (de hecho, se refleja en
varios de los estudios), pero sí conduce a una comprensión menos
simplista, menos estática y menos lineal de lo que implica el
desempeño.

MIRANDO HACIA EL FUTURO

Como muestra la respuesta a nuestra convocatoria y las
contribuciones publicadas en este número, una creciente comunidad
de estudiosos está estudiando las preguntas del proceso de cómo las
cosas y los procesos cambian con el tiempo. Las preguntas del
proceso llevan a un investigador a un terreno conceptual de eventos,
episodios, actividad, ordenamiento temporal, fluidez y cambio. Vemos
que las conceptualizaciones del proceso ofrecen maneras de entender
la aparición y el cambio, así como la estabilidad, e incorporan la
comprensión de la causalidad como constituida a través de cadenas
de eventos más que a través de correlaciones abstractas. También
admiten que el tiempo y el proceso fluyen más allá de una parada
arbitraria del reloj para evaluar el estado del mundo en cualquier
momento en particular. La investigación de procesos permite a los
investigadores abordar cuestiones importantes que están en el
corazón de la gestión y la vida organizacional. Hacer la investigación
de proceso, sin embargo, tiene sus desafíos, y hay un amplio margen
para el desarrollo sustantivo, metodológico y teórico.

Estos artículos especiales del foro abarcan una amplia gama de
metodologías y teorías y abordan cuestiones a nivel de grupo, nivel de
organización, nivel institucional y, de hecho, muy a menudo en
múltiples niveles simultáneamente. Sin embargo, aunque los
individuos ciertamente juegan un papel crucial como actores claves en
muchos de los estudios, ninguno de los artículos toma como su foco
central el nivel individual de análisis, e incluso muy pocos de estos
estudios fueron presentados al foro. Esto es a la vez desafortunado y
algo desconcertante. Creemos que existen oportunidades importantes
para abordar las inquietudes gerenciales y organizacionales en el nivel
de análisis individual y fomentaría la investigación que podría tratar
temas tales como carreras, equilibrio trabajo-familia, identidad,
prácticas laborales y socialización desde una perspectiva Proceso.

Metodológicamente, también hay oportunidades. Una buena parte de
la investigación de procesos adopta metodologías cualitativas o
etnográficas para captar los matices de los procesos en y alrededor de
las organizaciones, y esto continuará sin duda. Sin embargo, hay
espacio para el desarrollo y la aplicación de métodos cuantitativos
para el análisis de sucesos y secuencias en la elaboración de la
comprensión del proceso. Klarner y Raisch (2013) ilustran uno de
estos métodos, y Bingham y Kahl (2013) se basan en la lingüística
textual para trazar en detalle cambios en los significados dentro de las
representaciones textuales a lo largo del tiempo. Sin embargo, estos
son ejemplos muy raros. Aunque los metodólogos han descrito
métodos analíticos cuantitativos aplicables al análisis de secuencias
(Abbott, 1990; Poole, Van de Ven, Dooley y Holmes, 2000), su
incorporación en los estudios de gestión parece haber sido limitada y
podría desarrollarse aún más.
Paralelamente, es probable que aquellos que adopten una perspectiva
más constructivista y una ontología de procesos requieran diferentes
tipos de herramientas. El proceso de este tipo de pensamiento
requiere que los investigadores se pregunten qué actividades y
actividades están implicadas en el mantenimiento y la interrupción de
la organización cotidiana (Gehman et al., 2013; Howard-Grenville et
al., 2013; Lok & de Rond, 2013); Pensar en términos de verbos en vez
de sustantivos (Maguire y Hardy, 2013; Weick, 1979), y problematizar
los límites que separan la organización del contexto (MacKay & Ghia,
2013). Los desafíos aquí son desentrañar los procesos a medida que
ocurren para desarrollar una comprensión de su lógica subyacente
mientras que proporciona una interpretación teórica que va más allá
de la descripción y puede hablar a otras situaciones. Esta es una
habilidad que es difícil de programar sistemáticamente. Es en gran
parte un proceso de "secuestro" (Locke, GoldenBiddle, & Feldman,
2008, Peirce, 1958) en el que las observaciones y las sorpresas
empíricas están conectadas con ideas teóricas existentes para
generar nuevas percepciones y distinciones conceptuales. Klag y
Langley (2013) sostuvieron que para lograr esto se requiere que los
investigadores conecten una serie de tensiones dialécticas inherentes
al proceso de investigación: entre deliberación y serendipia; Entre el
compromiso con los datos y el desapego de los mismos; Entre saber y
no saber (Locke et al., 2008); Y entre la conexión social y la
autoexpresión. Sin embargo, aunque los medios por los cuales surge
la percepción siempre permanecen misteriosos, los ejemplos y las
fuentes metodológicas que pueden proporcionar alguna guía están
aumentando (Gioia et al., 2012, Pratt, 2009).
Para concluir, observamos que esta investigación especial

Foro sobre Estudios de Proceso de Cambio en Organización y Gestión
representa una estación de manera propia en el desarrollo de una
comunidad próspera de estudiosos interesados y conocedores de la
investigación de procesos. A través de actividades como los talleres de
desarrollo profesional de la Academia de Gestión sobre investigación
de procesos (información en processresearchmethods.org) y el
Simposio anual sobre Estudios de Organización de Procesos

(Www.process-symposium.com), se ha animado a los investigadores a
perfeccionar sus habilidades e ideas con el fin de generar
contribuciones más rigurosas y más profundas sobre los procesos de
cambio en la organización y la gestión, dignos de publicación en las
primeras revistas del campo. Esperamos que esta colección de
artículos sirva de inspiración para otros.

BIBLIOGRAFIA

Abbott, A. 1990. A primer on sequence methods. Organization
Science, 1: 375-392.
Azoulay, P., Repenning, N. P., & Zuckermann, E. W.
2010. Nasty, brutish and short: Embeddedness failure in the
pharmaceutical industry. Administrative Science Quarterly, 55:
472-507.
Bingham, C. B., & Kahl, S. J. 2013. The process of schema
emergence: Assimilation, deconstruction, unitization, and the
plurality of analogies. Academy of Management Journal 56: 14-
34.
Bresman, H. 2013. Changing routines: A process model of
vicarious group learning in pharmaceutical R&D. Academy of
Management Journal, 56: 35-61.
Bruns, H. C. 2013. Working alone together: Coordination changes
expert practice in cross-domain collaboration. Academy of
Management Journal, 56: 62-83.
Cobb, J. B., Jr. 2007. Person-in-community: Whiteheadian
insights into community and institution. Organization Studies,
28: 567-588.
Collins, H. 2004. Interactional expertise as a third kind of
knowledge. Phenomenology and the Cognitive Sciences, 3:
125-143.
Collins, H., & Evans, R. 2007. Rethinking expertise. Chicago:
University of Chicago Press.
Eisenhardt, K. M. 1989. Building theories from case study
research. Academy of Management Review, 14: 532-550.
Eisenhardt, K. M., & Craebner, M. E. 2007. Theory building from
cases: Opportunities and challenges. Academy of Management
Journal, 50: 25-32.
Feldman, M. S., & Orlikowski, W. J. 2011. Theorizing practice and
practicing theory. Organization Science, 25: 1240-1253.
Garud, R., Gehman, J., & Kumaraswamy, A. 2011. Complexity
arrangements for sustained irmovation: Lessons from 3M
Corporation. Organization Studies, 32: 737-767.
Gehman, J., Treviño, L. K., & Garud, R. 2013. Values work: A
process study of the emergence and performance of
organizational values practices. Academy of Management
Journal, 56: 84-112.
Gioia, D. A., Corley, K. G., & Hamilton, A. 2012. Seeking qualitative
rigor in inductive research: Notes on the Gioia methodology.
Organizational Research
Methods, http://orm.sagepub.com/content/early/
2012/07/20/1094428112452151.abstract.
Hofstadter, D. R. 2008. I am a strange loop. New York: Basic Books.
Howard-Grenville, J., Metzger, M. L., & Meyer, A. D. 2013. Rekindling
the flame: Processes of identity resurrection. Academy of
Management Journal, 56: 113-136.
Klag, M., & Lauagley, A. 2013. Approaching the conceptual leap in
qualitative research. International Journal of Management Reviews,
In press.
Klarner, P., & Raisch, S. 2013. Move to the beat: Rhythms of change
and firm performance. Academy of Management Journal, 56: 160-
184.
Langley, A. 1999. Strategies for theorizing from process data.
Academy of Management Review, 24: 691710.
Langley, A., Smallman, C, Tsoukas, H., & Van de Ven, A.
2009. Call for papers: Special Research Forum on Process Studies of
Change in Organization and Management. Academy of Management
Journal, 52: 629-630.
Langley, A., & Tsoukas, H. 2010. Introducing perspectives on process
organization studies. In T. Hernes & S. Maitlis (Eds.), Process,
sensemaking and organizing: 1-26. Oxford, U.K.: Oxford University
Press.
Lincoln, Y. S., & Guba, E. 1985. Naturalistic enquiry. Beverly Hills,
CA: Sage.
Locke, K. D., Colden-Biddle, K., & Feldman, M. 2008.
Making doubt generative: Rethinking the role of doubt in the research
process. Organization Science, 19: 907-918.
Lok, J., & de Rond, M. J. 2013. On the plasticity of institutions:
Containing eind restoring practice breakdowns at the Cambridge
University Boat Club. Academy of Management Journal, 56: 185-
207.

MacKay, R. B., & Chia, R. 2013. Choice, chance and unintended
consequences in strategic change: A process imderstanding of the rise
and fall of Norüico Automotive. Academy of Management Journal,
56: 208-230.
Maguire, S., & Hardy, C. 2013. Organizing processes and the
construction of risk: A discursive approach. Academy of Management
Journal, 56: 231-255.
Merton, R. K. 1987. Three fragments from a sociologist's notebook:
Establishing the phenomenon, specified ignorance, and strategic
research materials. In W. R. Short & J. F. Scott (Eds.), Annual review
of sociology, 13: 1-28. Palo Alto, CA: Annual Reviews.
Mesle, C. R. 2008. Process-relational philosophy: An introduction
to Alfred North Whitehead. West Conshohocken, PA: Templeton
Foimdation Press.
Meyer, A., Caba, V., & Colwell, K. A. 2005. Organizing far from
equilibrium: Non-linear change in organizational fields. Organization
Science, 16: 456-473.
Mohr, L. 1982. Explaining organizational behavior. San Francisco:
Jossey-Bass.
Monin, P., Noorderhaven, N., Vaara, E., & Kroon, D. 2013.
Giving sense to and making sense of justice in postmerger integration.
Academy of Management Journal, 56: 256-284.
Peirce, C. S. 1958. The collected papers of Charles
Sanders Peirce. Cambridge, MA: Harvard University Press.
Pentland, B. T. 1999. Building process theory with narrative: From
description to explanation. Academy of Management Review, 24:
711-724.
Pettigrew, A. M., Woodman, R. W., & Cameron, K. S.
2001. Studying organizational change and development: Challenges
for future research. Academy of Management Journal, 44: 697-713.
Pfeffer, J., & Sutton, R. I. 2006. Hard facts, dangerous half-truths
and total nonsense: Profiting from evidence-based management
Cambridge, MA: Harvard Business School Press.
Poole, M. S., Van de Ven, A. H., Dooley, K., & Holmes, M. E. 2000.
Organizational change and innovation processes: Theory and
methods for research. Oxford, U.K.: Oxford University Press.
Pratt, M. G. 2009. For the lack of a boilerplate: Tips on writing up (and
reviewing) qualitative research. Academy of Management Journal,
52: 856-862.
Rasche, A., & Chia, R. 2009. Researching strategy practices: A
genealogical social theory perspective. Organization Studies, 30:
713-734.
Rescher, N. 1996. Process metaphysics: An introduction to
process philosophy. Albany: State University of New York Press.
Rousseau, D. M. 2006. Is there such a thing as "evidencebased
management"? Academy of Management Review, 31: 256-269.
Sandberg, J., & Tsoukas, H. 2011. Grasping the logic of practice:
Theorizing through practical activity. Academy of Management
Review, 36: 338-360.
Tsoukas, H. 1989. The validity of idiographic research explanations.
Academy of Management Review, 14: 551-561.
Tsoukas, H. 2009. Craving for generality and small-N studies: A
Wittgensteinian approach towards the epistemology of the particular in
organization and management studies. In D. Buchanan & A. Bryman
(Eds.), Sage handbook of organizational research methods: 285-
301. London: Sage.
Tsoukas, H., & Chia, R. 2002. On organizational becoming: Rethinking
organizational change. Organization Science, 13: 567-582.
Van de Ven, A. H. 1992. Suggestions for studying strategy process: A
research note. Strategic Management Journal, 13: 169-188.