You are on page 1of 1

El famoso rotulador para la detección de billetes falsos se basa en la

llamada prueba del yodo. Consiste en la formación de cadenas de
varios átomos de yodo debido a la reacción del almidón con el
yodo presente en la solución de un reactivo llamado lugol. Las
moléculas de yodo se introducen en las hélices de amilosa (Ver
siguientes figuras), este complejo tiene un color que va del azul
oscuro al negro. La amilopectina y las moléculas de yodo son
incapaces de formar cadenas en su interior debido a la menor longitud
de las hélices de amilopectina.

Esto explica que al pasar el rotulador por los billetes falsos, fabricados
con papel normal que contiene almidón, éstos se manchen debido a la
reacción comentada en el párrafo anterior. Sin embargo, cuando se
realiza la misma operación con un billete auténtico, carente de
almidón, no aparece dicho oscurecimiento.