You are on page 1of 2

"Demasiadas cosas prohibidas" en la literatura infantil

Entrevista con Gustavo Roldán
por Natalia Calisti
Entrevista publicada en el suplemento Cableniños (Télam-UNICEF), Buenos Aires 17 de
Julio de 2002.
El escritor chaqueño Gustavo Roldán (foto) es el "Pregonero de Honor 2002", máxima
distinción con que la Fundación El Libro homenajea a los principales difusores de la
literatura infantil y juvenil por su "vocación persistente y a veces silenciosa en diferentes
ámbitos de la actividad".
Roldán nació en 1935, en el monte chaqueño, donde los cuentos
se narraban en las rondas de mate, en el asado o alrededor del
fogón. Es licenciado en letras de la Universidad de Córdoba, hace
años que vive en Buenos Aires y recibió varios premios por su
obra —entre ellos, el Konex 1994— que, entre otros libros,
incluye El monte era una fiesta, Cuentos que cuentan los
indios y Dragón.
¿Qué significado cobran los premios para un escritor como
usted, que recibió muchos y muy importantes?
Por suerte, hay cosas a las que uno no se acostumbra nunca. Uno
podría suponer que después de haber recibido algunos premios,
los que siguen lo van a movilizar menos, pero la verdad es que te
sigue pasando lo mismo que con el primero: te llenás de alegría,
no por la importancia que tengan los premios, sino porque es un
estímulo y en un país en el que faltan tanto los estímulos y tienen tan poca importancia la
literatura y el arte, estos pequeños empujones sirven de mucho.
Escritor, carpintero y aprendiz de mago. ¿Cómo se combinan profesiones y oficios
tan distintos?
Son combinaciones perfectas, a pesar de que hay una larga tradición en la se desprestigia
el trabajo manual. La carpintería es de una nobleza enorme: transformar un pedazo de
madera en una mesa, una silla, una cama es una experiencia muy linda.
¿Y la magia?
A la magia la descubrí en un circo de pueblo; yo quería ser trapecista o mago. Con los
años me fui olvidando de ese deseo y lo dejé para más adelante, hasta que cumplí los 60 y
me di cuenta de que ya no podía dejar nada para mañana y tenía que hacer lo que quería
de chico: para trapecista se me había hecho un poco tarde, pero para mago, no, y me
inscribí en una la escuela de magia.
En sus primeros cuentos, como en la mayoría de sus obras, los animales son
protagonistas, sus "amigos de la infancia" como los describió en más de una
oportunidad. ¿Todos sus relatos son recuerdos de su niñez?
Una parte muy importante de ellos sí: los animales aparecen una y otra vez en todos mis
libros, pero las problemáticas que viven son las del hombre cotidiano. Es una mezcla entre
la infancia de ayer y la realidad de hoy.
En una entrevista usted dijo que los animales pueden decir cosas que a los
personajes humanos no se les permite. ¿A qué cosas se refería?
Estos personajes tienen más permisos. Vivimos en un mundo lleno de prohibiciones, con
demasiadas limitaciones sobre lo que se puede o no hacer, lo que se puede o no decir. Y
de pronto, un piojo, un sapo, un coatí, escapan a la censura y marcan una distancia que
me es muy útil para quebrar lo prohibido. Demasiadas
cosas están prohibidas...
¿Cuáles son los temas tabúes en la literatura infantil?
El sexo, la muerte, las malas palabras, los grandes temas que les interesan a los
chicos, ...la política. Vivimos en un mundo de políticos perversos que aparecen todos los
días en los diarios y de eso nadie habla con los chicos.
¿Aún en democracia hay cosas que no se pueden decir?
¿Hay democracia en un mundo en el que un grupo minoritario es dueño de todo el poder y
la riqueza y los pobres son cada vez más?

Un libro que queda en el cajón de un escritorio y no puede ser ni visto ni leído por ningún niño. Y esa censura es mucho más grave que la censura pública.. contados por los peones en la rueda del mate. porque está oculta. Encantar a niños y adultos con un relato sencillo e inteligente es una de las cosas más difíciles de hacer que espero lograr alguna vez. Seguir llamándonos país democrático es una mentira total y a los chicos se les enseña en las escuelas que nuestro país es un país democrático. sigue en marcha. ¿Hay censura? La censura se ejercita de maneras muy perversas. Los cuentos que yo escuchaba en el monte. para todos. ¿Qué ocurrió con esos relatos? Tengo el libro sin terminar. sirenas.. usted dijo que estaba escribiendo historias sobre seres fantásticos. cuando publicó su libro de cuentos Dragón. . Aún sigo buscándo las formas justas. no existe. basiliscos y personajes mitológicos. eran cuentos para todos: ni para chicos ni para grandes. Y frente lo oculto no hay defensa posible.Eso no es democracia. Hace 3 años. A lo mejor las autoridades de la escuela lo compraron por error y encontraron en él una palabra que no les gustó y lo esconden. porque una prohibición abierta permite una reacción y aquí no se prohíbe nada sino que se esconde.

Related Interests