You are on page 1of 6

¿CÓMO ENFOCARSE EN LA PRIMERA PRIORIDAD?

Por Aquiles Julián

Si entendemos que los poderes fácticos, las fuerzas económicas y políticas que
controlan nuestra sociedad, actúan de forma continua a través de los medios de
comunicación y la presión social para mantenernos distraídos, desenfocados,
con la mente ocupada en temas ajenos a nosotros, alimentando nuestro círculo
de preocupación (aquel sobre el cual no ejercemos ningún tipo de influencia
directa o indirecta), y que todo esto busca mantenernos en una actitud pasiva,
resignada, fomentando la impotencia aprendida, la indefensión, el sentirnos a
expensas del "destino", juguetes de fuerzas sobre las que no tenemos control
alguno (lo que también fomenta la superstición y esa creencia en "la suerte" o la
"mala suerte", y nos lleva a vivir irresponsablemente, creyendo en que "La yerba
que está para un burro..." y otras creencias fatalistas y destinistas), entonces
estamos en posibilidad de crear conciencia, asumir el control de nuestra vida y
nuestro destino, actuar con responsabilidad y creerle a Dios que nos dio libre
albedrío y nos llamó a ser buenos mayordomos de los talentos que él nos dio.
¿Y cuál fue el mayor y principal don que Dios nos dió? ¡La vida! Y fundamental
para la vida es la buena salud.
Con el permiso tuyo voy a hablar desde mi perspectiva como cristiano: ni mi
vida ni mi salud ni mi cuerpo me pertenecen: son regalos de Dios. Y esos regalos
o dones: mi vida, mi salud, mi cuerpo, me fueron dados en mayordomía, para
que yo los cuidara y multiplicara, como en la Parábola de los Talentos Jesús lo
explicó.
¿Se puede multiplicar la vida, la salud y el cuerpo? Claro que sí.
Si cuidamos nuestra salud, nuestra vida y nuestro cuerpo eso extiende nuestros
días en la tierra y la calidad de esos días. Si por el contrario no los cuidamos,
valoramos, respetamos y protegemos podemos ver reducidos nuestro tiempo de
vida por enfermedades y accidentes, mutilado nuestro cuerpo por enfermedades
y accidentes, y arruinada nuestra salud y terminar disminuidos, postrados en
una cama, incapaces de ser productivos, de aportar e incluso de cuidarse a uno
mismo en lo más elemental, volviéndonos una carga para los demás.
Todos hemos conocidos esos lamentables casos.
Todos hemos visto y seguimos viendo las infaustas consecuencias de no asumir
la responsabilidad sobre nuestra vida, nuestra salud y nuestro cuerpo.
La inconsciencia y la irresponsabilidad que prima en nuestra sociedad conduce
a que muchos achaquen a “la mala suerte” las consecuencias previsibles de sus
descuidos, ignorancia y abusos.
Si nos preguntan, decimos que no queremos morir pero hacemos todo lo posible
por acelerar el proceso con una conducta irresponsable, plagada de malos
hábitos, autodestructiva.
Decimos no querer enfermarnos pero a la vez todas nuestras acciones
incentivan patologías severas.

Nuestro cuerpo. o de parientes. que se enriquecen de que las personas se droguen. de nuestra inconsciencia. que nos inducen malos hábitos porque lucran de ello. mi cuerpo y mi salud? Si las respuestas no son SI descartémoslo instantáneamente. familias. abusados. promesa. de nuestra irresponsabilidad. nos hagamos preguntas. como sabemos. sin nutrientes y recargadas de todo tipo de aditivos y químicos. arriesguen sus vidas y se enfermen. Malo por ellos. de recuperar la cordura y ante cualquier reclamo. . que como bien dijo Jesús es la fuente de todos los males. gasten lo que no tienen y se endeuden. que fomentan todo tipo de conductas dañinas porque eso las enriquece. mi salud y mi vida? ¿Es la mejor opción disponible? ¿Es algo que me permite honrar. que. nuestra vida son agredidos. coman comida basura. Y esas son palabras de Jesús. fumen. sometidos a esfuerzos y riesgos innecesarios. entonces. Sigamos haciéndonos preguntas: ¿Quién se beneficia si hago esto. y al que tiene menos hasta lo poco que tiene se le quitará”. tengan hábitos de consumo perjudiciales. El amor al dinero. como buen mayordomo. irrespetados y violentados. ¿Por qué suceden todas esas cosas? Porque hay personas que lucran de nuestra ignorancia. protegerlos y multiplicarlos. inducción. maltratados. amigos. modelo o sugerencia que recibamos de los medios de comunicación (que recordemos de quiénes son y a quiénes sirven). son el indicador y el detonador de la inteligencia. Y entonces cobra sentido aquello de que “Se le dará más al que tiene más. ¿Es eso sano para mí? ¿Mejorar mi vida. apellidos. nuestra salud. Pero peor por nosotros que nos dejamos engatusar y nos hacemos daño para que ellos se enriquezcan. La salud no es negocio para la industria farmacéutica o las clínicas. Sólo que detrás de esas imágenes hay intereses y se mueve el afán de lucro. llenen sus hogares de productos con ingredientes tóxicos y agresivos. el regalo de mi vida. porque corremos tras imágenes creadas por Photoshop que nos establecen paradigmas de lo que debemos ser y cómo nos debemos ver. tatuados y perforados. llenados de basura.Decimos que creemos en Dios pero no respetamos ni su obra ni sus dones sobre los que nos dio mayordomía para cuidarlos. Es tiempo. se emborrachen. jueguen su dinero. sin dudas. intoxicados y descuidados. yo y mi familia u otra persona? ¿Quién gana dinero con que yo dañe mi salud y arruine mi vida? ¿En qué ese consumo o esa conducta me es útil y me beneficia? Hay personas. mi salud y mi bienestar? ¿Es seguro? ¿Respeta mi cuerpo. vecinos y conocidos que irresponsablemente repiten como cotorra lo que esos mismos medios que les tienen las mentes alienadas y los convierten en bocinas gratuitas.

Es recuperar el buen juicio. lo que incluye no sólo la parte física. Es recuperar nuestra propia dignidad. porque a través de ellos mostramos nuestro agradecimiento a quien nos lo concedió y que somos merecedores de esa confianza y ese regalo. los productos que usamos. su vida. nuestra vida. Es exactamente eso: dejar de ser imbéciles que nos dejamos manipular para que otros enriquezcan a nuestra costa. No podemos amar a otros si no nos amamos a nosotros mismos. en qué ambiente estamos. creamos conciencia de que nos fueron dados en mayordomía. respetarlos. con quién nos relacionamos. amarlos y dignificarlos. la actitud. nuestro cuerpo. lo que hacemos. enfermos. qué introducimos en nuestro cuerpo o nuestra mente. respetar y apreciar su cuerpo. sus órganos. modelar a Cristo. a qué nos exponemos. La salud espiritual significa vivir de acuerdo a los principios y valores de la fe cristiana.Hay quienes sacan beneficio de nuestras desgracias y necesitan nuestra desgracia para ellos ganar dinero. su nivel de energía. nuestro bienestar. y asumir la plena responsabilidad por nuestra salud. nuestra forma de vivir. protegerlos. la calidad de sus emociones. LAS CUATRO ÁREAS DE ENFOQUE DE LA PRIMERA PRIORIDAD Por Aquiles Julián Ya sabemos que la primera prioridad de cualquier persona es su salud e integridad física. respetar su palabra y acogernos a sus guías y directrices que se resumen en dos principios claves: Amar a Dios sobre todas las cosas (ponerlo por prioridad) y a nuestros prójimos (servir a los demás) como a . para cuidarlos. mental. porque ¿qué clase de amor es aquel que busca de forma objetiva provocarle a los seres amados el dolor de vernos postrados. la forma de pensar. Como la frase que se le atribuye al dueño de una funeraria: “Yo no quiero que nadie se muera. pero quiero que mi negocio prospere”. emocional y espiritual: cuidar. nuestro cuerpo. Al entender que nuestra primera prioridad somos nosotros mismos: nuestra salud. sino también la mental. la emocional y la espiritual. o nuestra falta por una muerte prematura y evitable? Cuidar lo que comemos. pero también mental y emocional. nuestra vida y nuestro bienestar es un indicador de que recuperamos la cordura y dejamos de ser marionetas manipuladas latinamente por intereses bastarnos de lucran de nuestra imbecilidad. nuestra higiene física.

Por igual está el manejo cuidado de nuestra conducta: conducción a la defensiva. no exceder los límites de velocidad. al respirarlo o por absorción vía la piel. nuestros resultados. nuestro bienestar y nuestro futuro. también lo que inhalamos y aquello a lo que nos exponemos y podemos absorber por la piel. ánimo y nos distraen y drenan. desarrollar estámina emocional frente a los inevitables inconvenientes y tropiezos. agresiones. invenciones. pensando siempre que es para Dios que lo hacemos. no exponernos descuidadamente a atracos ni participar de rencillas y controversias que puedan derivar en agresiones. Tanto la mente. lenguaje ofensivo. ser humildes y estar siempre en modo de aprendizaje. . laceran. nuestra integridad. No es sólo cuidar lo que ingerimos. con cada día aprender. el amor. la tolerancia y el respeto. dar lo mejor de nosotros y actuar a nuestro mayor potencial. nuestra paz y sosiego. suposiciones. nos dejar que un malentendido perturbe nuestra paz. transparente y cultivar relaciones que aporten y contribuyan.nosotros mismos. el perdón. perfeccionar nuestras destrezas. nuestro nivel de tonificación física. la capacidad de evaluar. Así como hay comida-basura hay información-basura y temas-basura que nos contaminan y dañan en nuestra actitud. el servicio. etc. cultivar en nosotros los frutos del Espíritu. mejorar. Nuestra salud emocional pasa por una sana autoestima y un sano aprecio de los demás. la paciencia. el espíritu y las emociones tienen repercusiones directas sobre nuestra calidad de vida. discriminar. por actuaciones impulsivas. No dejarnos arrebatar por la ira. reacciones fuera de control. desarrollando las cualidades que son los frutos del espíritu. evitando las que drenan y perjudican. mental y emocional apropiadas llevan a catástrofes prevenibles que destruyen vidas. más cuidadoso seremos de a qué exponemos nuestro cuerpo y el de nuestra familia. producen dolor y daño terribles. con quién nos relacionamos. Por igual. la perseverancia. Mientras más conciencia hagamos de que nuestro cuerpo reacciona a lo que entra en él sea por vía oral. fijarnos metas. la templanza o dominio propio. Entender que todo sucede por algo y siempre para uno lo que pasa. cuidar los lugares que frecuentamos. La salud física va a tener que ver con nuestra nutrición. pasa para bien. La salud mental tiene que ver con el desarrollo de nuestros talentos y capacidades. La falta de una salud espiritual. nuestra higiene. la misericordia. separar lo importante de lo no importante. y sostener nuestro entusiasmo y nuestra fe mientras cruzamos cualquier desierto de nos separe de nuestra tierra prometida. Nuestra salud mental requiere desarrollar nuestro discernimiento. ser íntegro. nuestra energía. Y por igual ser cuidadoso de lo que permitimos que entre a nuestra mente tanto como lo somos de lo que permitimos que entre a nuestro cuerpo. pulir nuestras habilidades. Incluye desarrollar la aceptación. enfocarnos y concentrarnos.

EL ENFOQUE EN LA SEGUNDA PRIORIDAD: SER PRODUCTIVOS Por Aquiles Julián Si la salud. cuando nos casamos. y el que va desde la salida formal del empleo hasta la llegada al hogar. nos fueron dados en mayordomía y se nos preguntará qué hicimos con ellos: los honramos. De alguna manera sustituyen a los padres proveedores por los jefes proveedores. Cuando somos niños o menores de edad suelen ser los padres los que cargan con el peso económico de nuestros gastos. y al que tiene menos hasta lo que tiene se le quitará”. es nuestra primera prioridad. protegimos y desarrollamos o nos abandonamos. mantenernos engañados y lelos. los dañamos o permitimos que fueran dañados por nuestra indolencia. cuidamos. Se adaptan y amoldan a un salario siempre insuficiente. la segunda prioridad siempre será el ser capaz de ser autosuficientes. Muchas personas rehúyen asumir la responsabilidad financiera de sus vidas. los descuidamos. pagar las facturas y de vez en cuando darnos un gusto. El reto es mucho mayor de ahí. nuestra inconciencia o nuestra apatía. a tareas impuestas. a horarios extenuantes que no toman en cuenta que el tiempo de trabajo debe incluir el que no figura como tal: el tiempo que va en prepararse para ir al empleo y transportarse al empleo. el ser productivos no se limita a simplemente obtener los recursos para pagarnos una vivienda. La mayoría delega esa responsabilidad en otros: sus empleadores. pues esos tiempos son parte del tiempo total que una persona dedica a su empleo. embobarnos. pues “Se le dará más al que tiene más. Tenemos la responsabilidad de ser buenos mayordomos de aquello que nos fue concedido. inesperadamente. como usted prefiera llamarla. de nuestro consumo. tanto física como espiritual. Ahora bien. nos hacemos cargo de los gastos de nuestros hijos y de nuestro hogar. Y luego. Entran en el mecanismo social de los empleos. con la mente llena de todo tipo de temas extemporáneos y ajenos. En tanto personas vivas generamos un consumo y ese consumo hay que solventarlo. de producir nuestros medios de vida. Tenemos la responsabilidad con nosotros mismos y con nuestras familias de construir activos. lanzarnos al deshaucio. no elegidas. rehusando asumir la responsabilidad sobre su vida financiera. tiene que salir de algún lado. La adultez nos lanza a tener que producir nuestros medios de vida. La dinámica social busca distraernos. dejarnos sin empleo. La prioridad económica o financiera. nuestra mente. mental como emocional.Nuestro cuerpo. comer. . nuestro cerebro emocional y nuestro espíritu son prestados. se vuelven una tuerca o un tornillo sustituible de una maquinaria ajena en la que invierten años de vida y que puede.

No es ganar más dinero. Y ni siquiera los fracasos ajenos nos alertan y despiertan. Cubrir más o menos las condiciones de vida no basta. Es construir un activo. Y. sin idea alguna del mañana. consumiendo hoy todo como si nunca hubiese que asumir las deudas y. las canciones lacrimógenas. es cómo muchas personas y familias se dejan seducir por los reclamos publicitarios y la presión social para llevar un tren de gastos y un nivel de despilfarro que los endeuda y hunde cada vez más. peor aún. las noticias y la chercha. las fantasías del cine y la TV. Somos pastos de la voracidad de tantos tiburones financieros que lucran de nosotros. Y ellos se enriquecen mientras tanto. Tenemos que apartarnos de ese desenfoque y esa vida desquiciada y sin propósito ni lógica y elegir tener éxito. Y el medio social nos aturde con el alcohol. consiste en enfocarse y lograr construir activos. aprender y cambiar el rumbo. los torneos y campeonatos. Y tener éxito. Vemos cómo las personas viven irresponsablemente. lastimosamente. Nos “convencen” a través de los medios de comunicación y de sus presentadores. somos víctimas de nuestro propio embobamiento en no prever el futuro. para que nos entretengamos y no hagamos nada. cortejando el desastre. No queremos reaccionar. el circo político. ¿Cuál es el plan que tienen las personas para los próximos cinco años de su vida? Increíblemente ¡Ninguno! Se conforman con una vida plaga de rutina y de desperdicio del tiempo.mientras nos hace consumir hasta el último centavo de nuestros magros salarios y a la vez nos endeudan con sus tarjetas de crédito. que es el mayor tesoro que cada quien tiene. Vivimos la creencia en una juventud eterna. todos a sueldo de los dueños de esos medios que son los grandes capitalistas. pasando por alto que cada año estamos un año más viejo y vamos hacia la vejez. en suma. Que siempre tendremos el mismo nivel de energía y salud. los dramones sentimentaloides. las drogas. a nivel financiero. Creemos que la juventud es eterna. de que “tenemos que darnos vida”. para garantizar nuestra estabilidad financiera en el futuro al igual que la de nuestra familia? Lo que vemos. ¿Estamos construyendo un activo. algo que produzca dinero sin depender de nosotros. ¿Y qué es un activo? Eso lo veremos en el siguiente post .