You are on page 1of 96

SAP INGRESADO

MFN
N9
BttelD 1 TOAS
SOCIALES Y CCM
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA ARGENTINA

Santa María de los Buenos Aires

Facultad de Filosofía y Letras
Departamento de Filosofía

Volumen XLV

1990

BUENOS AIRES

Organo del Departamento de Filosofía
Facultad de Filosofía y Letras

EDITORIAL

OcrAwo N. DERISI: La prudencia (I) 5

ARTICULOS

DANIEL GAMARRA: Sujeto, acto y operación , „ , , , , , . . „ , „ , 9

H*L-ToR H. HERNÁNDEZ: Sobre Pa naturaleza de los "derechos" , 17
JUAN J. SANGUINETI: Decir lo mismo (Frege y Santo Tomás) . . . . 31

OLGA L. LARRE-J. E,. BOLZÁN: La teoría del tiempo en Ockhon y la au-
tenticidad de la Summulae in Libros Phy
sicorum . .. 39

ALBERTO CATURELLI: Filosofía cristiana y apologética en Mons
Audino Rodríguez y Olimos 49

NOTAS Y COMENTARIOS

A. C.: El V Congreso Católico Argentino de Filo-. . .
sofía. XX Coloquio Interamericano de Filo-. . .
sofia 71
In Memoriam - Elena Derisi . . ........ 74

BIBLIOGRAFIA
PUDALDO FORMENT: Ser y persona (Mario E. Sacchi), p. 77; JAVIER FERNÁNDEZ
AGUADO: Dios causa sui en Descartes y otros ensayos (Francesco Russ:o), p. 78;
FERNAND VAN STEENBERGHEN: Le Thomisme (Mario E. Sacchi), p. 79.

1990
Año XLV (Enero-Marzo) N° 175

Casaubón. Ponferrada. Abelardo F. Donadío de Gandolfi Encargada de Pubiicidad: Nélida S. suscripciones y libros para recensión a: REVISTA SAPIENTIA Facultad de Filosofía y Letras UCA Bartolomé Mitre 1869 1039 BUENOS AIRES -. Derisi Subdirectores: Vicente O. Juan R. Alberto Caturelli. es también órgano de la Sociedad Tomista Argentina. Sacchi. Rossi. Ciliberto. Danese de Brennan Dirigir toda correspondencia relativa a manuscritos.SAPIENTIA Propiedad de la Universidad Católica Argentina "Santa María de los Buenos Aires" SAPIENTIA es órgano oficial del Departamento de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Católica Argentina. Corona Comité de Redacción: Juan A. Secretarios de Redacción: Gustavo E. Carmelo E. Director: Octavio N. Palumbo Coordinadores: Mario E. Héctor Aguer. María C. Coun-éges Prosecretario de Redacción: Néstor A.REPUBLICA ARGENTINA .

19. le confiere una supremacía sobre la actividad práctica. inmediatamente captado a través de la abstracción de los datos sensitivos. G. y etnriquecimiento del mismo sin modificarlo. una.. OCTAVIO N. La inteligencia está ordenada a la contemplación de la verdad. coexisten el sujeto aprehendente y el objeto aprehendido realmente distinto del sujeto..e inmanente.' Por eso el objeto formal o especificante de la inteligencia 'es la verdad o ser trascenciente. Cfr. El ser trascendente e inmanente. XLV . a través de su vida con nuevos y sucesivos aportes de la verdad. la aprehen sión. initenciOnalmente. Porque la actividad contemplativa de la inteligencia se enriquece con la posesión del ser trascendente o verdad. II. DERISI.. distinto del acto del seto inte- ligente. Orden teorético y orden práctico En la actividad espiritual humana hay dos sectores fundamentales: el teoré tico y el práctico. 3.y. 3 Cfr. enriquece a la inteligencia al comenzar a existir en él. Pero quede claro que la apre- hensiÓni misma y posesión del Ser divino es por vía intelectiva. harta el Acto puro del Sér de Dios. S. Editorial de la Universidad Católica.. La inteligen- cia no modifica su objeto. 4 y 5. es decir. Cap. I-II. vez aprehen- dido por la inteligencia.de él. 86.2 Esta actitud contemplativa y enriquecedora de la inteligencia con la pose- sión del ser trascendente e inmanente desde el ser material.se goza en su posesión. respectivamente y en definitiva. 3.4 1 S. Vol. Estudios de Metafísica y Gnoseología. Th. de la inteligencia y de la voluntad. SAPIENTIA. Buenos Aires. 1-11. 89. como distinta . 22. I. 1990.. Piénsese en la plenitud de la inteligencia de un sabio. I. a aprehen- der y posesionarse del ser trascendente e inmanente tal cual él es. 2I C. simplemente lo aprehende y le da una nueva existen- cia intencional en su rico acto de existencia: en el cual. Th.3 Para tener conciencia de esta superioridad del orden teorético. . por eso. que la ha enriquecido. 4 S. cuyas actividades dependen. 1 ad 1. 82. 2. 1985. ésta comienza a e txístir inmaterial o espiritualmente en el Seno del acto intelectivo. I. bastaría recordar que la aprehensión del Ser de Dios se realiza por la visión o contem- plación del mismo.mientras que la actividad de la voluntad o el amor conducen a la inteligencia hasta esa visión aprehensiva del Ser divino . LA PRUDENCIA INTRODUCCION 1. Th..

la voluntad es libre. para el perfeccionamíento propio o moral. la voluntad bajo su objeto formal del bien en sí. Respecto a este objeto formal del bien en si o felicidad la voluntad no es libre. Por eso tampoco la voluntad esta necesitada a querer o amar a Dios. I. Es una actividad práctica que tiende a la. Nada puede querer sino bajo la razón del bien. porque participan del bien en sí —su objeto formal--. Estudios de Metafísica y Gnoseología. realización del bien del propio sujeto o de l'as cosas. II. y puede quererlo o no. 37. Solamente Dios es ese bien en sí infinito. 9 y 10. hombre —moral— ya de las.6 OCTAVIO N. a diferencia de la inteligencia. Estudios de Metafísica y Gnokieología. o de las cosas —técnica y arte—. o finitamente al Bien infinito de Dios. 1.5 En cambio la voluntad o apetito espiritual tiene como objeto formal el bien. 22. 2. "apartarse do Dios y convertirse a la creatura".23. cosas —técnica y arte. porque nin- guno de ellos se adecua o identifica con el bien en sí. la beatitud. el bien en sí. 2. por ese modo finito con que lo aprehende La inteligencia. 8. que dice Santo Toinási. La voluntad y su objeto formal El objeto formal de la voluntad es el bien en sis. pero la inteligencia humana no lo conoce perfectamente. abstracto> siempre tiende a un bien concreto ya del propio. Cap. Cap. abstracto. del mismo modo la voluntad no está necesitada a quererlo. que para ella es el bien en sí o beatitud. incluso es capaz de preferir un bien creado en su lugar. Pero. la voluntad. y puede no quererlas o preferir otros. Cuando la voluntad tiende a realizar el bien propio del sujeto. . sino por analogía desde los bienes creados. DERISI Tal la actividad cognoscitiva de la cual nos hemos ocupado ampliamente en otros trabajos. OCTAVIO N. 7. La voluntad. así como objeto formal de la inteligencia es el ser en sí. DEIUSI. tiene como objeto formal ese mismo ser en sí. a través de su objeto formal. conoce el Bien infinito con un conocimiento finita. porque puede querer esos bienes. Porque así como la inteligencia conoce imperfecta . iluminada por ella. siempre busca un bien concreto para iol propio hombre o para el perfeccionamiento de las cosas en relación con él. En todo este ámbito de los bienes individuales concretos propios o ajenos. el bien del hombre como hombre —no de algunos de sus aspectos— se ordena al bien moral 5 Cfr. Lo importante para nuestro trabajo es señalar que nuestra actividad teoré- tica de la inteligencia es siempre de lo universal. 5. en lo cual consiste eí pecado o defección mora?: Aversio a Deo et conversio ad creaturam. es decir. que sigue a la inteligencia.

47. _ Tanto el Entendimiento. Th. Juan (sujeto singular) es hombre (predicado). El Entendimiento. son las conclusiones del raciocinio de las ciencias. no hay ciencia propiamente de lo singUlar." d) La. del In- telecto. lo que lo perjudica". 3. Los actos fundamentales del orden teorético y práctico El orden teorético contemplativo del ser o verdad -tal cual ella es. por á mismo está ordenado a apre- hender.6 b) Al entendimiento sigue la Ciencia. La ciencia es 'un conoci- miento por sus causas. a las cuales se aplica la contemplación. Th. por ejemplo. tiende a poseer o realizar el bien de las cosas de la acti- vidad técnica -bienes útiles. El conocimiento intelectual de lo singular se realiza por un retorno del concepto universal al "phantasma" o ima- gen sensitiva de la imaginación. el tercer sector del orden teorético. . de identidad.. "hay que hacer lo que perfecciona al hombre y evitar lo contrario. Así. en esta acepción. 1 y 2. como la Ciencia y las Conclusiones del orden teoréticó son siempre universales. En cambio en el piano práctico de la voluntad.se realiza mediante el juicio.. sin me- dicada. Es un hábito natural. la inteli- gencia que la dirige por una inctinación natural.se constituye por: :a) El Intellectus o Entendimiento.o artística -bienes hermosos.. Lo primero que aprehende inmediatamente es el ser universal abstracto. La actividad . el ser ro verdad trascendente y los primeros principios del mismo: como el de no contradicción. tales como: "Hay que hacer el bien y evitar el mal". al hombre como hombre. c) Por eso. 7 S. no hay concepto de lo singular. En otros casos. al bien que perfecciona o hace bueno. Este hábito se llama "Habitus principiorurn". Ella aprehende el bien conveniente 'al hombre y sus principios más universales. ~mente humano. de donde fue abstraído por el entendimiento agente. 1.es la aprehensión natural del ser o verdad trascenden- te. PrItUDENCIA. Se trata también de un hábito natural 6 S. 3. En esta operación mental el concepto (predicado) es integrado en) el hecho sensitivo singular (suje- to).De este modo la prudencia aplica los principios universales a los hechos singulares. Sindéresis. 49. II-II. Este retorno e integración del concepto universal a la imagen sensitiva singular -41amoda cogitativa. en el sentido filosófico. Más aijn. posee el hábito natural de la Sín- déresis -que equivale al Intellectus del orden teorético-. en sentido estricto. de razón de ser y causalidad. que conduce los primeros principios del Entendimiento a sus conclusiones o verdades más délterminadas. 2 y 43. El conceptá universal es devuelto e integrado en el sujeto singular del cual fue abstraída .

49. por ejemplo una casa o una máquina bien hecha o una 'obra artística realmente hermosa. en el segundo de la actividad técnica. f) Finalmente al Consejo sigue la Ciencia práctica. específicamente espiritual. la acti- vidad de la inteligencia. estrictamente tal. como la ciencia teorética. precisamente porque la actividad técnica y artís- tica dependen de que se logre su objeto formal: lo útil o lo hermoso. bién universales. se logra con la repetición de los actos y se constituye como un hábito adquirido y sus conclusiones son tam. con una disposición inmoral o amoral. Así un artesano o un artista pueden hacer una mesa bien elaborada o una estatua hermosa. esta ciencia práctica puede ordenarse a la actividad estrictamente. la actividad de la técnica y la artística —que los griegos y Santo Tomás llamaban "arte"— es buena o mala en cuanto logra su objeto formal propio: su bien específico. o del hacer ordenado al perfeccionamiento de las cosas para hacerlas útiles —actividad técnica— o hermosas —actividad artística— o sea. "el recto orden de las cosas que hay que hacer". Porque eso es precisamente la ciencia práctica. I. Pero para que la obra de artesanía o técni- ca o artística del hacer sea perfectamente humana. y artística —poieo. ordenada al perfeccionamiento estrictamente humano o. Doble aspecto de la ciencia práctica.. que dirige la acción estrictamente práctica de la voluntad. 11 y 12. como dice Santo Tomás el "rectus ordo agibilium". En el primer caso se trata de la actividad estrictamente práctica —prato en griego— o moral. como un hábito o virtud intelectual. en grie- go—. práctica o del oblar. que aplica los medios de-velados por el Consejo. que estudia los medios apropiados para alcanzar el fin o bien aprehendidos por aquélla. DR. Rectitud dei hacer y del obrar unidas' constitu- yen el bien integral humano. pero no depende directamente del orden moral.. Ahora bien. para dirigir los principios de la acción propiamente tal. pero el consejo se logra por la repetición de los actos. Th. La ciencia. y no de la disposición moral del autor de la obra. En cambio. como dice Santo Tomás. . práctica. OCTAVIO N. La primera debe orientarse al bien del hombre como hombre a perfec- cionarlo en su ser propio. el "rectus ordo factibilium".. contemplativo o teorético del orden práctico. que se logra por una inclinación natural y que se identifica con el mhmo intlellectue? e) A la Sincléresis sigue el Consilium o Consejo. se requiere también la rec- titud moral del obrar de artista. 4. (Continuará) MONS. OCrAVIO N. También se trata de una actividad teorética del orden práctico. "el recto orden de las cosas que hay que obrar". DERISI S. Dms.

). . es decir. posibilita tal discusión y la extensión de la misma. Dordrecht. Buenos Aires. XLV . coinci- den en describir la persona y el sujeto como totalidades de ser y de acción. D. libertad y autonomía. Esta confrontación tiene también la finalidad de proponer una posible apertura que se puede verificar en la cuestión del sujeto en cuanto el planteamiento moderno necesita una rectificación metafísica radical. puesto que el sujeto. ya que en la Mo- dernidad se modifica y se manifiesta de modo peculiar una nueva concepción de la subjetividad en un sentido. tanto el Aquinate como cierta concepción generalizada en la Edad Moderna. La filosofía moderna se ha ocupado de desarrollar de manera principal una filosofía del sujeto a partir del sujeto mismo. por ejemplo. Action Theory. a saber. son caracteres del sujeto en cuanto es cierto todo y en cuanto es creador de un mundo propio. 1916. BRAND. 1990. Reidel. Introducción Una de las discusiones tal vez más vivas en la actualidad y que se desa rrolla en ámbitos filosóficos y extrafilosóficos. M. el tema del sujeto. en * Este artículo fue presentado como comunicación en la XIII Semana Tomista. No se trata simplemente de un tema más. tiene por objeto el problema de la acción? Sería indudablemente interesante trazar las líneas fundamentales de esta discusión e identificar sus orígenes históricos. la traigo a mención sólo para tornar un elemento absolutamente fundamental que está en juego allí y que. por así decir. Paralelamante. Moderna un carácter de totalidad: espíritu y vida. la personalidad y la subjetividad en general adquieren en la Edad. SAPrehrnA. aunque he prer ferido mantener el estilo propio del texto leído. (eds. SUJETO. positivo y del cual nuestra época es deudora. 1 Cfr. el de la acción y el del sueto. En estas páginas intentaré relacionar sintéticamente los dos problemas mencionados. es decir. Han sido añadidas algunas aclaraciones. tuvo Tomás de Aquino ya que. Vol. sin embargo.WALTON. arquitectónico. buscando poner de relieve la diversidad del planteamiento moderno respecto a la visión fundamental y metafísica que. sino de un problema del todo central. de estos mismos temas. activi- dad y creación. tal sentido sólo es aferrable con un auténtico valor de verdad en cuanto se da una fundamentación metafísica del sujeto mismo. 5-9 de setiembre de 1988. ACTO Y OPERACION * 1. de algún modo.

sed sustentatur in se ipsa. 3 De potentia.3 Dicho en otros términos.. De modo análogo. de momento. la cues- tión que nos ocupa ofrece una posibilidad de consideración primaria y. una vía de continuidad entre el funda- mento del sujeto y su operación.1. funda- mental. en la consideración de la estructura hilemórfica de la sustancia primera. en las últimas dos consideraciones se encuentra la posibilidad radical de una intelección críti- ca del sujeto. S. desde el punto de vista de la estructura metafísica del ente. es actas"2 En efecto. Th. '4 Ibidlem. y continúa el texto: "( ) omne autem subiec- tum comparatur ad id cuius est subiectum. el concepto de sujeto —en cuanto esa metafísica piensa la realidad desde su fundamento.2. . con antecedentes claros en la filosofía de Aristóteles.10 DANIEL GAIIARRA 2. en primer lugar. III. en el caso de la estructura metafísica del ente lo recibido es actusi prrinius. la actualidad diná- mica del actus essendi en el orden ontológico-accidental del obrar requiere una reiterada referencia del operar mismo respecto a su fuente y. el hecho de que en la metafísica. en consecuencia. de todos modos.2. "substantia non indiget extrin- seco fundamento in quo sustentetur. se comporta como sujeto de la misma. como pa-opone Tomás de Aquino cuando afirma que "ratio formae opponitur rationi subiecti. q. como dice Tomás de Aquino. ya que la dimensión originaria de la sustancia está dada precisa- mente por ese actus primus. nam °milis forma.4 2 De spiritualibus creaturis. a. Y. La mencionada continuidad entre el fondo metafísico y la operación del ente es un tema complejo que aquí no explicito. a . así. Cfr. ut divina essentia illa nullo modo potest esse subiectum. también en aquella substancia que por ser racional es persona.1: "substantia ( ) non indiget extrinseco fundamento in quo sustentetur. la sustancia segunda es sujeto en relación a las formas accidentales en cuanto recibidas y poseídas por ella. Ahora bien. 1. encontramos que la materia prima. Sobre la noción clízoita de sujeto Interesa considerar. Ya que. tal como lo concibe la filosofía moderna. q. una articulación metafísica fluida y fundamentante del opetrari en el esse. et de hoc loquitur Boethius". ut potentia ad actum. dicitur hypostasis vel subsistentia". al recibir la forma sustancial. et ideo dicitur susbsistere. in quantum subsistit. aunque no sin hacer una última reflexión: si bien el sujeto tiene una caracterización en cuanto es el sustento ontológico de lo que recibe. estas breves consideraciones. in quantum est. Si quae ergo forma est quae si a ctus tantum.. la misma expresión de 'continuidad' no es del todo exacta. Valgan. una de sus posibles dimensiones— se puede articular a través de la noción gene- ral de receptividad. porque se puede notar en estas distinciones aristotélico-tomistas. Y. ( ) Sic ergo substantia quae est subiec- tum ( ) dicitur hypostasis". ad 3. 1. a. puede tam- bién considerarse la antedicha pasividad del sujeto puesto que la esencia recibe el actus como en cierta potencia (potentia essendi). ob. de modo que la pasividad antes referida no es la que se constituye como fundamento primera del ente o en su núcleo metafísico.

es asimismo cierta totalidad. actividad en ejercicio y. en Descartes una pregunta por el fundamento del sujeto en cuanto tal? La respuesta negativa. simplemente indico por dónde puede continuarse el tratamiento del presente problema. Veamos dos ejemplos:5 Si ponemos en Descartes el inicio de la filosofía moderna. Los dos puntos me parecen justificados con un matiz ulterior que añado ahora: la operatividad prevalece en Kant como resolución y la sustancia es. el sujeto cartesiano no es materia. Hay. SUJETO. última del sujeto mismo: sustancia pensante es para Descartes operatividad. y en Spinoza. pode- mos notar que el sujeto kantiano es instancia última y criterio de validez onto- 5 El Prof. se conquista la primera evidencia y.Soaje Ramos me hizo notar que esta línea interpretativa presenta el incon- veniente de no poder aplicarse exactamente en Kant. 6 El problema de la sustancia y los modos y atributos. ya que a través del dinamismo espontáneo y libre del cogito y de la duda. ¿Hay. el sujeto cartesiano es esencia potencial respecto del acto metafísico. como momento resolutivo de la duda metódica. . al mismo tiempo.6 ni. así.. variación del concepto y de la realidad del fundamento mismo. en cuanto en el sujeto trascendental hay un momento de pasividad. su obeto y su método. hemos de considerar que ese inicio es una exploración del ámbito subjetivo en orden a establecer un principio primero. la realidad del sujeto aparece en la filo- sofía cartesiana bajo el signo del cogito. ACTO Y OPERACIÓN 11 3. Kant. como efectivo iniciador de una nueva manera de plantear la filosofía. una. en consecuencia. el sujeto está tomado de modo bien diverso a lo que hemos considerado antes respecto a la filosofía tomista. en efec- to. tal como resuelve Descartes el problema. el fundamento del sujeto no es pro- piamente el acto metafísico sino la operatividad en cuanto tal —y. causa sui. no es estrictamente comparable a lo dicho anteriormente ya que el inesse no tiene para Descartes un valor de explicitación ontológica. para Spinoza. . Porque. ni sustancia sujeta al inherir de los acci- dentes. está sugerida por la consideración del cogito como fundamento y que revela la característica. tener en cuenta un elemento decisivo: si el principio primero de la filosofía es un principio subjetivo. por último. G. por tanto. en ningún caso. entonces. el principio primero de la especulación: un principio de evidencia. en quien prevalece una concepción sustancia- lista más que operativa. Podemos. la pasividad— con la nota de que tal operatividad implica y. tiene carácter de último. Extendien-do la pregunta por el sujeto a otro autor moderno. En cuanto a lo que nos interesa. El sujeto como actividad En la filosofía moderna el planteamiento sobre el carácter y la naturaleza del sujeto está profundamente cambiado. de alguna manera. que se manifiesta en la espontaneidad de la libertad del dudar mismo.

A. el sujeto como fundamento. consideran el problema sin una clara conciencia de la ausencia de fundamento. De alguna manera el fenómeno temporal responde a una analítica de la idea como todo. DANIEL GAmAan. tal como la hemos planteado. aunque poca. la cuestión del sujeto. según Tomás. la radicalidad del inicio del saber sin supuestos implica el supuesto radical del sujeto mismo a modo. según Kant ¿qué es eso que es fundamento? En la Analítica trascendental establece un principio último de unidad subjetivo-operativa que es resolutivo y unitivo respecto a la analítica categorial y momento sintético del juicio: el ich denke es. según Fichte —el sujeto como yo trascendental en cuanto autoposición activa de sí mismo. en lo esencialmente fundante en cuanto que se identifica con el pensar que tiene carácter de último. Sea Descartes. por así decir. llamémosla así. fenomenológico-operacionál. Ahora bien. sin ninguna referencia a la sustancia que. una prevalencia de la actividad sobre la sustancia. La tematización kantiana de la subjetividad se realiza en torno al carácter de operación pura del pensar. el fundamen- to sustancial es acto compositivo. la injerencia gnoseológica es. mientras que el aporte moderno a la explicación de la subjetividad se situaría en una línea. metafísica- mente determinante. en la filosofía moderna. es decir': mientras que. más radical por lo que se refiere a la sustitución de toda dimensión sustancial y asume la responsabilidad de la caracterización y funda- mentación primera del sujeto. Y. de condición operativa. Estas consideraciones sumarias pueden aplicarse. a lo que se debería añadir la cuestión de la acción inmanente. Es decir. así. a diferencia del cogito cartesiano. pues tales visiones no son. De este modo. y del cual se deriva un concepto de verdad visto como acto práctico de la libertad limitada por el no-yo—. . ya que la actividad se transforma en el primer fundamento. a la noción de sujeto según Leibniz —la mónada activa. sea Kant u otros. lógica y ética: lo no supeditable y la condición última de todo análisis cate- gorial. en general. una comparación estricta es posible sólo a medias. y tam- bién según Hegel —el sujeto como totalidad de historia y naturaleza: el Geist en su movimiento dialéctico es fundamento y sujeto universal. tiene un orden de fundamentación inverso al que presenta Tomás de Aquino y. paradójicamente. isomórficas: en Tomás de Aquino hay conceptos que no tienen equivalencia exacta en la filosofía moderna a causa de la diversa disposición del fundamento. Descartes tenía en cuenta. Por esto lo que hay que considerar con Santo Tomás —para posibilitar la mencionada com- paración— es el tema de la persona. no tiene ulterioridad metafísica 'hacia atrás': el sujeto es la totalidad como punto de partida y su despliegue activo es su misma totalidad como fenómeno temporal: lo vigente. la tradición aristotélica. inutatis ~tartas. La pregunta que aparece ahora es acerca de la relación y diferencia entre la concepción tomista del sujeto y la moderna. ya que hay. Sin embargo. a pesar de los rastros sustan- cialistas que conserva—.. en los siglos de la Modernidad. el de la sustancia como fuente de opera- ciones y el del acto metafísico. sobre todo.

secundum significatio- nem actuum a quibus imponuntur. más en particular.. Atendiendo. substancia.I. y. a. c. secundum Boethiurn. Técnicamente este modo de nombrar se designa con la expresión ut quod.9 Después de estas aclaraciones. q. O. Derisi.. Esas precisiones. 9 In I Sent.2.. In I Sent. ut sumatur differentia horum nominum. y subsistencia. Si buscamos el fondo metafísico de esta terminología. Ahora bien. Sobre 14 fundamentación temida de la sustancia y de la persona Nos detenemos brevemente en una cuestión terminológica significativa para nuestro tema. titulada: Utrum substantkt. a partir del acto propio de Dios . est animae actus.1.8 Y es éste el criterio fun- damental para la identificación del contenido metafísico propio de la termino- logía nombrada anteriormente. N.1.23. subsistentia. de estos actos hay uno que es fundamental y a partir del cual los otros pueden ser actos reales. Cfr. Tomás trata de estos problemas y realiza las precisiones que acabamos de nombrar. sol. Tomás denomina con el término essenitia a aquello que tiene por acto propio el esse.2. para Santo Tomás. a. sed actas primus". C. substantia a lo que tiene como acto determinado el substare. aunque enriquecerían el texto. Su jaro. substantia. Amo Y OPERACIÓN 13 4.23.. d. es llamado subsistentia.I. essentia. ad 1: "alio modo •dicitur esse ipse actus essentiae sicut vivere quod est esse viventibus.33. "ideo aliter dicendum est. pero necesarias para la precisión del razonamiento. suppositum. subsistere". De ente et essentia. non actus secundas. q. sub- sisientia y essentia puedn significar ut quo.. así. por último. el subsistente en cuanto subsiste. De este modo.1. la substantia es aquella reali- dad que substat porque per prius le corresponde el esse. donde afir- ma que la posibilidad de aplicación de diversos nombres a la naturaleza divina radica en que los varios términos se diferencian secundwni hoo a quo iinpositum est normen. hypostads. In I Sent. pueden nombrar exclu- ti Cfr. d. a. a saber. aunque bajo diferentes puntos de vista. q. sol. con el término hypostasis nombra la misma realidad en cuanto que subyace a los accidentes y propiedades? Ya en textos tempranos. en cuanto subyace (substat) es substantia. a. y. qui est operatio. Th. 41.. podemos ver que. menos atractivas. substan- tia. dicta de Deo Mt synonima. el esse. subsistentia. . Lo que interesa resaltar es.. persona. Tiene interés para nuestro tema una distinctio del Comentario a las Sentencias. Santo Tomás determina que la substantia y la subsistentia pueden nombrar al real subsistente considerado en cuanto todo. res naturae.1.29. del cual los demás actos participan. 'tendrían que desarrollarse con una amplitud que estas páginas no me permiten. A su vez. sin embargo. la cuestión de la subsistentia y de la substantia tiene unos supues- tosy un despliegue que en estas páginas no están desarrolladas. Como me hizo notar Mons. Los términos que utiliza Santo Tomás para referirse a la sustan- cia son muy variados: subsistentia. S. sobre todo. es decir. es aquella realidad cuyo acto es subsistere. que todos ellos designan lo real subsistente. substare. es decir. d. utiliza la expre- sión res naturae en cuanto el subsistente substat a la naturaleza común. al modo en que de Sócrates se puede decir que es una sustancia o una sub- sistencia (en este caso con una licencia idiomática). al acto y al orden de los actos. I. scilicet esse.

a. el esse es lo que constituye a lo que es por sí y lo hace existente.14 DANIEL CAli. a. sivamente el acto en el que se fundan. ad. por el acto fundamental. su principio actual y activo es un acto causante. inseparablemente. nos encontramos con un ámbito operativo complejo que ofrece posibilidades analíticas cuyo desarrollo es necesario para comprender lo que puede denominarse mundo personal: el mundo que la persona crea en su interioridad y lleva consigo. así. de este modo.ARRA. d. ni pura operación —cogito. tiene un sentido analógico respecto a un cierto primum de orden metafísico. Lo personal es.: "esse autem proprie subsistentis est: unde dicitur proprie nasci et fieri. entendida como una esencia pura y estática. subsiste y le corresponde ser sustancia. 13 In III Sent. et ad 9: "sed hee quod habet esse efficitur actu existens". 12 Cfr. sed inquantum in ea suppositum subsista. el • substare se fundamenta . y el de la constitución operativa como ejercicio existente de actos pertenecientes a facultades propias. la propiedad de la racionalidad se fundamenta en la sustancia en cuanto deter- minada en el orden esencial y en cuanto subsistente sustentado por el acto de ser. sicut nec manus nec pes nec aliquid eorum . se puede ahora afirmar justificadamente que la persona es una sustancia particular completa (tiene carácter de todo). a. Lo que hace substancia racional a un determinado concreto es el esse especificado por una potentb essendi. Por tanto.12 Dicho de otro modo.'0 de modo que la persona es formalmente por el este. la operación que se adscribe a la sustancia personal es constitutiva de la misma no en orden al esse. ich denke— fundamentada en sí misma. un cierto actuar: un cierto ser y un cierto operar.quae non subsistunt per se ab aliis separata: et propter hoc non sequitur quod sit persona". si la operación intelectual pertenece a un cierto indi- viduo en cuanto especificado." Por tanto.I. según Tomás de Aquino. q. definido por una relación de libertad y naturaleza. del ser y de la operación intelectiva.1. sol. ob. Y. Ahora se puede distinguir un doble momento de constitución de la per- sona : el de la constitución metafísico-subjetiva como ser personal. sol.2. sino en orden a la subjetividad en cuanto conjunto operacional unificado por un único acto metafísico.3 Así. . un cierto quid e. Forma autem et natura dicitur esse ex consequenti: non enim subsista. Y..I. acto por el cual el individuo real es. así. natura Christi) quae est hypostasis. d. a.. sino también al ejercicio de ella misma..1. El sujeto. In I Sent. a saber. De modo que.2.23.7. poten- cialmente diversificado de modo operativo. No es la sola naturaleza. In I Sent.2. 9.en el subsistem y ambos en el este. a la vez. en cuanto posee una determinada dignidad. unde et ex consequenti convenit el fieri vel nasci". eme dicitur. Por ello hablar de subjetividad no sólo es referirse al cons- titutivo formal de la persona. q. 11 Cfr.8. De potentia. 13: "non potest dici substantia individua (scil. a partir de una raíz entitativa y especificante. q. por tanto. 10 De potentia. la naturaleza intelectual: el dinamismo ope- rativo del esse personal se manifiesta en el logos. q.

a. es decir. El yo de la filosofía romántica. sea inteligible. el límite se transforma en pura oposición al obrar del yo. acción. que ahora no trata- mos—. y ejercicio de la apetividad. un cierto operar tiene fundamento. limitada en la cual. a la actual discusión sobre la filosofía de la acción. pierde de vista y. operacional: existe in rerurn natura y. pero ese obrar absuelto de la sustancia se presenta. a su vez. sin embargo. pues. de alguna manera omnímodo. en lo que hemos visto anteriormente. Si.5 Es precisamente este límite pasivo ontológico lo que la _filosofía moderna. ACTO . generalísimo quo- dammodo ~lía— frente al objeto. como afirma Tomás de Aquino.ubsís. Había comenzado estas páginas haciendo referencia. 1. Th. a la vez. en la filosofía tomista de la persona aparecen los grandes temas de la 14 S. El obrar es. a un enri- quecimiento que es. en general. un cierto todo. Por esto. implica cierta pasividad receptiva que lo caracteriza como operación de una sustancia. de lo cual. Por tanto. decir.40. el sujeto tomista es sujeto constituido en la finitud entitativa y. se muestra una cierta plenitud del obrar. 1. de aquí nace la crítica más profunda a la concepción moderna de la subjetividad y al problema de la subjetividad como ámbito de despliegue del saber filosófico. no intrínseco al sujeto. o reviste un carácter de totalidad. persona. SUJETO. ' tens non potest esse nl i unum. a título de ejemplo o de motivo circunstancial para introducir el tema del sujeto. se sigue que ninguna operación finita se identifica con el acto fundamental por el cual la sustancia es. histórico y metafísico. por ello. Si. en la medida en que hay una efectuación del acto de la persona. sicut nec aliquod abstractum subsistens". de este modo. es decir.. asimismo. por ello. la filosofía de Tomás de Aquino está abierta..1.OPERACIÓN 15 de naturaleza y creatividad. o el yo kantiano —aunque en Kant hay todavía un principio de limitación subjetivo y objetivo. q. sea apetecible y ante el cual el sujeto se revela como un poder inespecífico e indeterminado y. . comporta una necesidad de fundamento —es indigente respecto a lo abso- luto de todo acto metafísico de ser por oposición a la nada—.3 Y. de mundo como objeto de volición en general. en razón de sus principios propios. lo propio del operar implica especificidad. ad 1: "intelligere autem subsistens non potest esse nisi linum. pues. así. como hemos visto en líneas gene- rales. por ende. en cuanto que todo des- cubrimiento metafísico históricamente definido es asimilable a la filosofía perenne.14 todo intelligere —y ahora podríamos afirmar: todo el campo operacional propio de la persona— que está individuado es subjetivo. porque el intelligeres.. descubren un dinamismo original y propio del sujeto que en la filosofía tomista está conceptualizado en la teoría de la acción inmanente y de la intencionalidad: acción propia de la persona. es . de mundo como objeto inteligible y potencia eggnoscitiva. como cierta aptitud no limitada —un. Ahora bien. en nuestro tema.

también a título de motivo circunstancial. en esa discusión? DANIEL GAMARRA Centro Académico Romano de la Santa Cruz .16 DANnm GAMADA totalidad y finitud personales. podemos preguntarnos: ¿la filosofía tornista no podría tener un papel protagónico. del ser sustancial y su dinamismo. como una posibilidad de continua- ción de estos temas. por ejemplo. de la cuestión del fundamento metafísico y del ejercicio activo de lo que está fundamentado.

infra op. Razones del rechazo: 1. puede asaltarnos la tentación de plantear las cosas así: "se trata de 'meter' al DS en las categorías aristotélicas". doctrina radicalmente divergente de la concepción tomista sobre el tema. Porque en perspectiva metafísica universal la denominación anterior abarca a los derechos de Dios. así como también a las facultades o poderes morales. La cuestión El problema es qué tipo de realidad. en prensa en el volumen colectivo de los Cursos de Cultura Católica correspondiente al ciclo de 1987. 3. "rara". se trataría. Supuesta una adhesión y remisión en ese tema a Aristóteles. que la palabra y la ideología de los derechos humanos niegan. 2 "'Derechos humanos' y Tomismo". Porque la admisión de la palabra facilita el "contra-- bando" de la "ideología de los derechos humanos". además. en los llamados "derechos humanos": con esa denominación. Pero no bien empezada la tarea. DDSS). Porque la expresión estricta y ya adquirida es "derecho subjetivo natural". Ante ese cierto desamparo. Cuestión jurídico-metafísica La cuestión es. cosa rara si las hay en estos tiempos de pragmatismo. Santo Tomás conoció "la cosa ' DS. si se piensa. si la tiene. como desamparados. esta palabra. una preocupación metafísica. sin dudas. no lo es menos que hay que tender a un lenguaje preciso y que no conviene usar el lenguaje propio de doctrinas opuestas a la verdad. que en otro lugar hemos rechazado. n. serían especies de DDSS. como la propie- dad. como quien pone una ficha en un4 tablero. mas no la tematizó. V.. cit. Pues para ocuparse de ella hay que tener. lo que no suele interesar a los metafísicos de solera. SOBRE LA NATURALEZA DE LOS "DERECHOS" * 1. 8. sobre la que hemos expuesto en otros lugares. la ponencia presentada por el autor a la 'una Semana Tomista realizada en Buenos Aires por la Sociedad Tomista Argentina del '5 al 10 de setiembre de 1988. ¿qué hay ahí. cuando digo que "tengo derecho de propiedad" sobre una cosa. Es para sentirse. y para el plural. aparece una primera duda: ¿cuál es "la ficha" que hay que poner en Esta es. también.'' (en adelante DS. Todo Derecho subjetivo de los hombres es humano. leída sintéticamente el 7-IX-88. corresponde a eso que se Rama "derecho subjetivo". la denominó "ius". de alguna manera. y. con pequeñas modificaciones y agregados. 2. o que "tengo derecho de venderla". nada especificaría. Si es cierto que en general conviene atenerse al uso aceptado de las palabras. cierta preocupación jurídica y conoci- miento del campo jurídico. se alude. Vol. El tema alcanza también a la naturaleza del poder político que. pues. 1 Este trabajo supone la legitimidad de hablar de una doctrina tomista del DS. XLV . y como qué hay lo que hay? El tema reviste interés. 2. V40. SAPIENTIA. pues. de colocar al DS en aquéllas. que tiene la ventaja de la decisiva alusión a la ley jurídica natural. generalmente con orientación antropocéntrica inadmisible. 4. a los derechos subjetivos naturales.. 1990.

derechos y garantías". 4 La expresión es de M. se designan circunstancias muy diferentes entre sí" (p. 28. con la tendencia a explicar la vida jurídica y aun la política en torno a ellos y a partir de ellos. que también arremetió contra la noción de DS. alemana de R. DDSS. Una actitud negatoria tendríamos en un "teórico general" del derecho de actitud antimetafísica. 1985. Buenos Aires. en n9 3. sobreabundó y sobreabunda en torno a la defensa. Pero hay otra complicación: esa materia "derechos humanos" es "disputada" entre constitucionalistas e internacionalistas. Por ejemplo: digo que tengo derecho de propiedad sobre esta cosa. como se dice: "promoción. abusiva del terna y frente a lo que se ha llamado "inflación" de los DDSS . Kelsen La actitud de rechazo frente a esa "inundación" de DDSS asumió formas que en general pueden englobarse como "negatorias" del mismo. otras una de "no hacer». Sintetizando: hay veces que al DS corresponde una obligación de "hacer". profesor en París. Recogemos algunas clasificaciones en "Aproximación a la problemática del derecho subjetivo". Las oscila- ciones que en otro lugar hemos registrado en estos autores 6 no es sino una muestra de la dificultad de negar "la cosa" aludida con la expresión "DS".".3 3. de la modernidad. 1981. Universidad Nacio- nal Autónoma de México. evidentemente "derechos hu- manos". 24 ed. y esto puede significar la obligación en todos los demás de abstenerse de interfe- 3. nQ XVI. . ¿Qué queda así del Derecho Nacional. el austríaco H. reivindicación y. 5 Nos informan de lo que sería un ejemplo típico de esta actitud: toda una parte del Derecho Constitucional. Vernengo. el proceso de antropocentrismo e indivi- dualismo exacerbados propios. Esto es: bajo esa denominación hay "cosas distintas".5 4. de los "derechos". en Prudentía Iuris. en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires queda subsumida en una materia denominada "derechos humanos". verbales. U fiqs actitud negadora E. 139). propio del estado soberano? 6 Op. Kelsen. aun- que implica una actitud parcialmente válida ante aquellas posiciones. ilEtill<ÁNDEZ ese esquema? Ya las clasificaciones de los juristas y iusfilósofos nos previenen: hay "cosas" muy distintas que sin embargo se denominan igualmente "DDSS". y como es sabido. que corresponde a la primera parte de la Constitución Nacional.. trad. p. y armado de una "navaja" más cortante que la del viejo Occam. estos últimos invocan para ello que hay pactos internacionales de derechos humanos. Tras registrar como disvalióso que se antepongan los derechos a las obli- gaciones 7 señala: 1a captación de la esencia del D'S se hace difícil por el hecho de que con esas palabras. No toda la primera parte de la Constitución es. la que se ocupa de "declaraciones.s! En efecto. cit. La "inflación" de los derechos subjetivos Esa observación constituye una cierta expresión de sensatez ante la sim- plificación. Villey.18 iikTOR H. 7 Teoría pura del derecho.

fuera de una previsión normativa. que sólo sería reflejo de la obligación del deudor. que 'tenga' determinado poder jurídico. como tam- poco la obligación jurídica. (Subrayo). haciendo/ en este caso de la teoría del DS une resabio iusnaturalista: p. ). finalmente.. y es propia de los regímenes capitalistas (p. Tenemos. de una norma jurídica que otorga un poder específico. "Si se designa la relación de un individuo. en Prudentia Iur s. que puede. ¿Quiere decir que aquí hay. sí es esencial a él el estatuir obligaciones. Habría. Pero. por un lado. significa solamente que una norma jurídica hace de deter- minada conducta de ese individuo la condición de determinadas con- secuencias" (p. SOBRE LA NATURALEZA. esto es que "la obli- gación en realidad se reduce a norma jurídica". o de los otros" (subrayado nuestro). 148.8 Es el caso en que la norma jurídica faculta a un individuo para realizar una acción dirigida a los magistrados para obtener la ejecución de una sanción (p. "Pero desde el punto de vista de una descripción científica exacta de la situación jurídica. 142. Por 8 Nos ocupamos de ambas clásicas posiciones en "Algunas cuestiones sobre el derecho subjetivo". DE LOS «DERECHOS" 19 rir en el uso de ella. 141). no es otra cosa que 14 obligación del otro. servir para explicarla. pues. La precitada "navaja". corno en la obligación jurídica. 143).. que se encuentra obligado con respecto de otro a determinada conducta. situado frente al derecho objetivo como algo de él independiente.. Concluye el párrafo rema- chando: el DS "consiste en (esa) obligación jurídica" (p. Kelsen da un paso más. es decir. subrayado nues- tro). me Ogue. 146 in fine y ss. si no malinterpretamos. . aquí alude en su desarrollo a la llamada "teoría de la volun- tad". 140). aun en este caso DS no indicaría algo real. otro "enemigo" de Kelsen. entonces ese derecho no es sino un reflejo de esa obligación" ( subrayado nuestro) (p. Veamos: "Pero esta situación de hecho designada como 'derecho' o pretensión ju- rídica de un individuo. al DS como un meró "Pellejo" de una situación jurídica. Se trata también. ¿es que todo queda reducido a la norma jurídica. como 'derecho'. como "concepto auxiliar". O sea que. y el DS también? "Que ese individuo 'tenga' un DS.el corre- lato es una obligación suya de hacer algo: pagarme. bajo la expresión "DS" "algo real"? Al parecer no. encuentra Kelsen el "DS corno poder jurídico". Esta es una noción "técnica" mas no necesaria del orden jurídico. de una norma jurídica que faculta a determinado individuo" (p. porque este DS no se encuentra. que ya lo redujo a mero "reflejo de la obligación" y que arremete típicamente contra todo dualismo e impureza. es superflua" (p. Si en aquel caso se refería a la clásica teoría de los juristas como "interés jurídica- mente protegido". apunta en seguida contra el "derecho natural". 148). 148). en cambio. Mas al lado de esta especie superflua de DS. sigue diciendo Kelsen. Pero si digo que tengo DS a que Ud. conductas .

. (Con todo. 43 y ss. Op. 48). II.12 distingue facultad moral de física. un poder radi- cado en la naturaleza y con entretejido ontológico. en dos trabajos de signo histórico pero en que desarrolla su orientación sistemática. Suarez". mientras "actividad" la tendría actual. HEI124ÁNDEZ otro. como un contenido personalístico que se desarrolla en las dimensiones de la historia. p. 1964. hasta el final." Basado en un texto de Suárez. 3. luego de ocuparse del uso de la voz "facultad" en el granadino. es un "órgano jurídico" (p. se ha ocupado del asunto. el distinguido profesor de la Universidad Urbaniana P. en que hace meritorio acopio de los lugares suarecianos sobre el tema. v. ni lo que se dirá en seguida sobre "moral" con significado no ético sino metafísico. intitulado "1 11 diritta saggettiva secando P. "¿relacione?' qué significa?) 5. anterior a la actividad del intelecto o de la voluntad.20 Hécron. cuando es poder. Tendría cierta naturaleza potencial. Nuestro amigo. En el volumen colectivo "Miscellanea Taparelli" 13 el P. Taparelli". L. La "moralis facultas" es una relación fina- lística de la persona. II. que para nosotros el DS no sería. Roma. cuando Kelsen alude insistentemente a "relaciones" para explicarse sobre estos puntos. Advertimos. y dejamos por ahora de lado muchas cuestiones que suscita su explicación. anterior a la propia vida moral.nella filosofia giuri- dica di F. 1957. Ni DDSS como algo real. también. frente a su posición negativa. cit. 12 Defensio Fidei. que sintetizamos en lo sistemático: el DS no es estrictamente ni 9 S . La "moralis potestas" debe ser entendida análogamente respecto a las facultades físicas: no es una cualidad ni se distingue de la naturaleza sino que es dada por Dios con la misma natura- leza. Bueno es recordar entonces cómo.1° Dicho significado está implícito en la cualificación de "moral". sino poder-para- actividad. o significa por concepto objetivo una pura entidad metafísica. 46). de signo diferente y tradicional. Es "moral" en un significado no ético sino metafísico (p. por lo menos. la segun- da entraría en la categoría aristotélica de cualidad. 11 Prima facie no suscribiríamos esa separación "ética o moral" y "metafísica". . normas. Sus dotes filo- sóficas nos abren la esperanza de salir de aquel "desamparo" a que antes aludíamos. y sobre esta expresión hay dos inter- pretaciones : o "moral" expresa esencial y primariamente actividad ética y morad. un plexo perteneciente a las relaciones trascendentales. ni obligaciones como algo real. Composta escribió el trabajo más extenso de ella.E Torino. Darío Composta. desemboca en el significado metafísico y el papel esencial que tiene la "moralis facultas" en la iusfilosofía suareciana. "actividad". registramos otras.9 En esta obra. La posición de Darío Comtposto Sintetizamos diciendo que hay en general en Kelsen una posición negativa Obre el DS. 13 Libreria Editrice dell'Universitá Gregoriana. infra. Uno de ellos es el pequeño libro "La `moralis facultas' .

.) sino moral (p. dere- cho de transitar por la calle o de practicar deportes. (Caso A). ni potencia de acción. antes de seguir adelante. (Caso B). mi honor.. 366). ni voluntad.. 369). 368/9) . En cambio. nexo de acción con la ley o bien un nexo puro y simple fuera de toda acción. 14 Cfr. Filosofía de las relaciones jurídicas. por otro lado. 1985. Rialp. Madrid. Este a. También sería relación la "cosa justa". La relación jurídica natural. de una facultad psíquica) fundada en la relación jurídica vertical de conveniencia entre la conducta actual y las normas que la permiten" (p. FERRER MELLAN°. No es facultad física o psíquica (voluntad. Y. Esto es así en los DDSS en que hay acción. que bajo la expresión "DS" evidentemente se designan "cosas" muy distintas como para que respondan a un mismo concepto. Por lo tanto. A estar a la nota 387. p. (p. 364) . sería relación real.. hay una acción cuando digo que tengo DS a exigir el pago de una deuda. Diversidad de "cosca' bajo la denominación "DS": "estáticos y dinámicos" Sin entrar a analizar las posiciones de Kelsen y de Composta. 371). El poder físico o dominio potencial "se denomina ¡uní- dicamente permitido o lícito en virtud de una relación mental a la norma. Los poderes son sólo metafóricos. o de mi propiedad. ni ninguna otra energía espiritual. sólo significa que mi acto es bueno (individualmente o jurí- dicamente) . ni ninguna fuerza ni física ni síquica que ligue al deudor con el titular.sostiene que el DS tiene corno única realidad la de una "valoración normativa de -una conducta posible desde el punto de vista de la licitud" (p. ni atracción magnética... al menos. en que el contenido de lo que se quiere decir al hablar de "derecho de matar en legítima defensa". etc. porque --enseña— está desti- nada al fracaso toda tentativa de reducción del DS a cualidades morales o síquicas o físicas: el DS no es ni un flujo hipnótico. "En el DS másque '. Tenemos dudas. decir que puedo hacer o exigir algo no significa nada real en el titular. para esbozar un planteo de su rica problemática y un modesto ensayo de solución. ni dominio.. 1963. 190 el DS aparecería como cualidad. ambos autores nos prestarán ayuda. Así. ni pretender resolver aquí tan intrincado asunto. el DS viene a tener la "naturaleza jurídica" de un 'juicio valorativo" (p. conceptúa al DS como relación. Pamplona. siguiendo en esto a ambos. que funda —a su vez— la licitud de la pertenencia (relación de 'haberes) del efecto o resultado de tal ejercicio: en cuanto es medio en orden a la obtención de su fin en sociedad. ¿Por qué no admite el DS como poder? Pues. Pero en p. 365). podemos decir: DS al respeto de mi vida. La situación es complicada por varios lados: por de pronto diga- mos. y han de ser nombrados entre comillas. ni una facultad. "El crédito no es propiamente un' DS" (p. por ejemplo. podemos decir: derecho de matar en legítima defensa. SOBRE LA NATURALEZA DE LOS «DERECHOS" 21 -un poder. . Relación ésta que es de razón" (p. Ejemplo: tenga DS a que no me roben el auto que tengo en la calle: no hay ninguna acción. Seria una relación que está 'presente en la acción humana.. Pongámonos de acuerdo. pero está el DS. 368).14 6. p. derecho al respeto de mi fama. 185. Eunsa. 187 y al criticar a Gredt. pero lo más recurrente en este autor parece ser la doctrina del DS como relación de razón. Pero se hace más evidente en aquéllos en que no hay acción explícita del sujeto. Decir que tengo el poder de hacer esto o de exigir lo otro.querer' hay una 'posibilidad de querer'. Es "la idealidad de una mera denominación extrínseca de 'licitud jurídica' de una conducta posible (es decir. También RAFAEL MARÍA DE BALBÍN.

op.'1 Esa tal diferencia entre poder-para-actividad y total pasividad. el asunto es importante para una recta conceptuación del campo jurídico y sus objetos. 3. 3. pues debemos distinguir como "cosas" netamente diferentes los DDSS "dinámicos" de los "estáticos". en su caso. ch algún modo. cit. y. as suponen la distinción entre DS y "haz de DDSS". . etc. La fenomeno- logía del DS nos ha complicado los planes iniciales. cit. en principio. op. El DS aparece.de transitar por las calles". hablar de DS como si bajo esa expresión hubiera objetos homogéneos. En ellos puede haber un ejercicio.. a la vez. Hay. Pero la breve incursión en si hay "algo real" dejó pendiente la distinción entre los casos "A" y los casos "B": como en otro lugar lo hemos explicado!. derecho de ejercer legítima defensa) el DS se presenta con relación a un acto del titular. "más de una ficha". vender. en el caso del derecho de crédito. 16 Si se afirma que el DS pertenece a la categoría de relación. como una cierta potencia activa: poder-para actos propios. cuáles serían el sujeto y el término. DS activo de accionar en legítima defensa. Ahora bien: Si hay "eso". 7. pues. que casi redundantemente llamaremos "activo". que preveían una tarea mucho más fácil. nos hace pensar que la "ficha" que queríamos poner en el tablero no es tal. si es trascendental o predicamental. v.gr. se abren dos cuestiones: 1) decimos: "que relacionamos"..I5 En cambio. Y acá. es verda- dero.16 2) También podríamos abrir una subdistinción en el caso "B": casos en que debe haber actitudes de omisión de los demás. Poderes jurídicos Yendo a los casos de DS "dinámico" ("A"). del titular. si es real. El asunto es si ese "algo real" que llamamos "DS" se subsume en realidad en otra concepto o no. V. n. y qué tipo de relación sería: ¿de causalidad o de "conveniencia-discrepancia"? etcétera. ¿podríamos decir "hay relación"? (Pensamos en una relación real). por lo que. en éstos. habría que avanzar explicando: ante todo. Así como puedo decir que tengo o no poder de levantar tantos kilo- L5 Cfr. H*N'ÁNDEZ "derecho. No se puede. hay que decir que en los casos "A" (v. hay una cierta proximidad con los llamados "poderes físicos". que "hay DS". y sea lo que fuere de ello. como qué existe. Es "algo" que relacionamos con actos ajenos. etc. ante "algo real'. recogiendo en esto lo insinuado en las clasificaciones de los DDSS por algunos juristas. estamos. Lo mismo en el DS de propiedad: que no me usurpen. Se presenta como una cierta potencia activa. el titular está en total pasividad. por una parte. o de denunciar ante los magistrados. Como se advierte. n. casos en que debe haber acciones. puede hablarse de "poderes jurídicos". No se trata de una potencia-para-actos. Bajo 117 Las clasificaciones hech la denominación "DS a la vida" se engloba un "haz": DS pasivo de que se me respete. en todo caso.gr. en los casos "B".. de ellos. o "derecho del feto ala vida". HÉCTOR H.

1 y 2 de julio. SOBRE LA . y de potencia activa. 30 de junio.. 3. o no tenerlo (v. El PJ.. ¿puede reducirse su realidad a relación? Hay relación. así también parece debe haberla aquí. 1987. Habrá que distinguir. Composta„ para atacar la noción de poder jurídico. 10. en cuanto este poder lo es para dichas conductas. cuando el P.NATURALEZA DE LOS. pues. Y el poder jurídico pertencería ónticamente al orden potencial. cierta causalidad. y de algún modo es causa del poder jurídico. Pero. nos parece. el centro de la articulación de todo el campo jurídico es puesto en la conducta jurídica. nos parece que está buscando una cierta influencia. pero. Dijimos que el poder juridico no puede reducirse al poder "físico" pero tampoco puede limitarse y lo decimos contra ciertas indebidas reducciones normativistas. en el caso de legítima defensa o justa guerra. el que sólo se hará presente. del dato estricto del DS. en El Derecho. etc. a ambos de la obligación jurídica. por lo tanto. y `Tara una fenomenología de la obligación jurídica".aspectos del problema: por ejemplo. por ejemplo. cit. así puedo decir: tengo o no poder jurídico de realizar tal conducta. para conductas cualificadas o carac- terizadas por su conformidad con las normas. que nosotros encontrarnos en la norma jurídica. 19 Op. al acto sexual? Parece que no. sólo será poder para conductas lícitas (o bien conduc- tas debidas. pues.-"DERECHOS" _ gramos de peso.18 Pero sigue pendiente une problema: ¿se puede hablar de un derecho de transitar si yo físicamente no puedo transitar? ¿Tiene algún sentido hablar del DS del impotente. a las normas jurídicas. Esto nos ayuda a despejar algunos. además. . el poder "físico".gr. Si esto es así. debe suscribirse la siguiente consecuencia: El poder jurídico no coincide con. Aunque éstas tengan influencia causal respecto de los DD-SS. Desde luego que = no coincide con el poder físico. . Puedo tener poder físico de matarlo a Ud. Mas no puede definirse la potencia visiva sólo por relación al' acto de ver. como ya dijimos supra en p. lo supone. pero algo más que eso. La norma jurídica es causa formal extrínseca o ejemplar de la conducta jurídica. en n. o bien facultativas). por carecer en absoluto de fuerzas o de medios para ello). En la conducta "está la actividad". al memos en ciertos casos. insiste en que no es ningún poder hipnótico ni fuerza magnética. Pero no quiere decir que tenga ese poder jurídico. Así como entre la poten- cia visiva y el ver hay relación. Este aspecto queda fuera. sino por una 18 Como se advierte.L9 el DS de la norma y. como lo hemos hecho en otro lugar. Esto es. Sin duda que en el poder jurídico hay relación a conductas propias.

Contra la conclusión sentada se nos podría oponer este discurso: lo que ingresa en la categoría de cualidad. A veces. 57. AlussróTELEs. en aquella actitud "relacionista" citada. en este rechazo.24 Hf. en general. 313-32. Nos parece que no hay por qué rehusarse sistemáticamente a calificar como jurídico o como "derecho" a las mismas realidad es humanas. nos parece. no es el DS sino "algo físico aparte". 182 del "dominium" como una relación. trad. no de la juridicidad. Riaip. Aguer y otros. 183).20 El "poder ad" no es un. . Si todo esto es cierto. HERNÁNDEZ real aptitud o capacidad para ver. En la primera obra describe el poder como "perfección ontológica" (p. 314). CORNEUO. Buenos Aires. si f. Facultad de Teología de la Pontificia UCA y Librería del ICRS. pero hay virtud o capa- dad real. 183).8). 22 al final. subcategoría potencia. por lo demás.. Hay relación. Metafísica. Algún paralelismo vemos. Pero el hecho de que la juridicidad. 1953. p. y debe incluir lo que hace de materia. Buenos Aires. "cualifique" o informe al DS como poder jurídico y lo distinga del mero poder físico. se comprenderá lo que ahora vamos a decir: estamos tratando de determinar la naturaleza del DS. cualidad física pero eso no lo constituiría. Hay un "plus" respecto de la relación. Si se recuerda uno de los presupuestos de esta exposición.croR H. como por media- ción de la conducta. versión Horno Liria. sinónimo de norma jurídica. y habla de "potencia' (ibídem).. ajeno a la esfera jurídica (p. 21 LACHANCE trata el tema en El concepto de derecho según Aristóteles y Sitnto To- más (versión Cuevillas. El dominio sería atributo psicológico y natural del hombre. 313). Habría. Lo cual supone. que es el men- icionado supra en n. pues. Por analogía se le puede llamar (al DS) "derecho' . si en lo que denominamos DS dinámico o activo o poder jurí- dico admitimos que hay un cierto poder físico. en p. 181). creemos ver como latente cierta pretendida "pureza a lo Kelsen". debe ser puesta en la categoría de cualidad. porque entonces s diluiría en una rela- ción". sí es una reladón. pues. pp. 1979. El dominium o poder nato del hombre sobre sí y sobre lo que lo rodea. ordenación al acto. Dice Fabro: "No es que la realidad de la potencia sea su ordenación al acto o con- sista en elt. en el subpredicamento de "potencia". 182-185. mero "ser ad". Entonces. con la que se niega a conceptuar la "ipsa res fusta" de 1141.IX. es poder moral o humano en la medida en que versa sobre objetos racionales (p. un mero "ser ad"21 Quedarse en la mera relación no parece dar cuenta fiel del 20 FABRO. 77. 321 alude al «hábito". Cfr. no autoriza a definirlo sólo por ella (por la rela- ción que se llama juridicidad). distingue poder "moral" de poder "físico" (ibídem). esto es relaa5n. una orientación que tiende a "des-realiza?' el DS. que tiende a hacer al derecho. de algún modo. La definición o descripción esencial no puede limitarse a lo que es o hace de forma. Madrid. habla de una relación de "habere" (p. pp. Curso de metafísica. en estos casos esa "ficha" que queríamos poner en e'l tablero aristotélico. que no es "una ficha" sino una "subficha". como constitutiva rela- ción de conformidad con la norma jurídica. para hacer de ella algo que sería "menos real". identifica facultad moral con libertad respecto de lo honesto (p. En la segunda obra. 1 como conducta. "físicas" o psico- lógicas. Esta. y en El Derecho y tos derechos del hombre. no podemos reducirlo a relación y debemos admitir lo que metafísica y psicológicamente se llama una "facultad". en p.

la noción de "haz de derechos". en el tablero aristotélico. claro está. 8. 23 No se trata del DS nuevo" y posterior al de crédito. que se debe expresar y leer con precisión: los derechos subjetivos dinámicos (cuyo ejercicio consiste en un cierto despliegue ifísicor. en el sentido de una mayor concreción. que tanto la moralidad como la juridicidad son algo real. Santa Fe. constituido por una real relación esencial o constitutiva a la regla de la moralidad o juridicidad. notamos otro paralelismo en cuanto —de nuevo— aparecería una tendencia "des-realizadora". 17. como "la razón o fundamento más inmediato por la cual una conducta es debida con respecto a alguien". a una conclusión parcial. V. y hacer tam- bién del DS = poder jurídico. ¿qué pasa con el DS que hemos llamado "estático". supra en n. al no haber un DS para un acto. Seguimos así la interpretación tomista de Cuido Soale Ramos. Esto puesto. entre otros. no hay mera relación. SOBRE LA NATURALEZA DE LOS "DKREOHOS" 25 DS y del campo jurídico en general. Es necesario tematizarlo.22 Creemos haber llegado. pero más concreto e inmediato. de nuevo. no es "algo superfluo" ni "mero reflejo" o dupli- cación innecesorkt de otra realidad. donde redactamos la voz "título jurídico". a quien me ataca. en el sentido de que negamos que otro tenga. nos preguntamos si eso real no sea un mero "reflejo" o duplicación de otra "cosa". por el título: porque el señor "X" ha entregado la cosa en locación. en la categoría de cualidad. el título también. tiene título jurídico para que le sea devuelta a él la cosa. ¿no aparece como en com- pensación por el "olvido del título"? Cfr. también. derecho de matarnos o que sea lícito para otro u otros darnos muerte. sólo una relación. de quien somos deudores. el Diccionario de Filosofía del Derecho a editar por Rubinzal-Culzoni. cabe reformular la cuestión planteada antes de la alusión al título: ya que evidentemente. en ideas centrales sobre la realidad del DS. subpredicamento po- tencia. de accionar judicialmente pretendiendo el cobro. esto es al no haber conducta pasible como ejercicio del DS en este caso. también. Pero. La ley es fundamento. por ejem- plo el derecho al respeto de la vida o el derecho de crédito precisivamente considerado? 23 Desde luego que admitimos "algo real" cuando decimos que tenemos "DS a la vida" (en rigor: DS al respeto de la vida). en principio. hacer de la "ipsa res fusta" una mera relación'. (Primera con- clusión). . por hipótesis. entre hacer suarecianamente de la moralidad-juridicidad una mera "denominación extrínse- ca" a la conducta. Porque soy persona y no he agredido previamente. y por razones que ya se verán. en una' conducta humana) han de englobarse. aleccionados por Kelsten. Hay "ailko real". así. Conste nuestro agradecimiento. Acá. Se presupone. la conducta obligatoria se determina. DS "estático?' y título jurídico Ahora bien. no hay poder jurí- 22 En este trabajo presuponemos que la conducta jurídica debida es lo mentado en la principal acepción del término "derecho". 24 Por ejemplo: la ley dispone que al vencimiento del contrato el locatario debe devolver la cosa al locador." Esto puesto. La insistencia en que el D6 es relación. tengo título jurídico a la legítima defensa. es necesario considerar la noción de título jurídico.

para quienes rechazamos todo personalismo en el sentido de hacer de aquélla una especie de centro o de absoluto o el fin último del orden jurídico-político. que en realidad coincide con el título. en la esfera práctica son regulados por la regla de la razón (/-//. p. p. pues. viene a signi- ficar que la persona funda parcialmente y de algún modo el orden jurídico. ¿Qué relación real hay entre ese feto y ese delincuente. Aparentemente no habría nada fiera del título. al parecer. y perder 'el DS = a- la vida". obviamente. de justa "pena de muerte". "algo real" designado como "DS" fuera deit título jurídico? Allí-- bados a este punto advertimos que en la iusfilosofía en general suele haber cierto "olvido del título". 94. 12-13. de conveniencia-disconveniencia. así como las inclinaciones a que alude Santo Tomás en 1-1/. No hay otra relación de causa. o de ley e inclina ciones.2. práctico e inmediato de la obligación ético- jurídica no es la naturaleza sino la recta razón". con todo. Esto. 2)". Piénsese en el feto que va a ser abortado.. nro.26' Lo que plantea. el metafísico se ve en la nece- sidad de admitir. ANGEL. la facuultad. Donde hablamos de DS al respeto de la vida. 28 Sería fundamento antropológico del derecho. unidos a la consideración de la realidad. Pero no habiendo aquí actividad no hay poder o facultad sino total pasividad. y de bien y naturaleza. coincide con el ser persona. Cabría plantearse si aquí hay. entre ambos. 27 "El fundamento natural. Decimos "de algún modo" y "parcial- mente" en cuanto el título y el hecho de ser persona. "Obligación ético jurídica. por ejemplo. de ningún tipo. Y. supuesto que el fleto no conoce lo que va a pasar. "eso" mínimamente real que es la relación. ¿qué queda del DS "estático"? Como el ente se distingue de su actividad. ¿Cuál es en este caso? En esto caso.26 HécroR H. ni. en Ethos. naturaleza y 'recta razón (Una cuestión en 94.. y porque la persona puede volverse indigna. así como de los distintos bienes y fines en relá- ción a la persona humana. esto no quiere decir que el ejercicio sea jurídicamente facultativo). Madrid.25 El DS dinámico coincide con la facultad (psicológica. está el título jurídico. ad 2). HEiRNÁNDEZ dico. . pues. El abor- tero va a practicar el acto criminal. Tratado de metafísica-Ontología. —fue la tesis que defendimos -en lá X Semana Tomista. 1964-85. El que debe realizar la conducta jurídica debida de respetar mi vida (omisión) o pagarme lo que me debe ( acción) . con todo lo que éste significa. 94. Buenos Aires.2. le imperan concretamente respetar mi vida. más propiamente. antropológica o metafísicamente. miradas las cosas desde el feto? No hay relación de conocimien- to. 343 y ss. dado que la persona como tal no 25 Véase en GONZÁLEZ ALVABEZ. aparentemente. 1961. V de la sección segunda. Buenos Aires. Admitida esa noción. el interesante cap. pero sumada la condición de que no haya incurrido en indignidad que la haga pasible. como decimos en el cuerpo aludiendo a la pena de muerte justamente aplicada. Tiene un DS a que se le. o rechazamos hacer de la ley algo diluido en la nuda naturaleza y ver a ésta (la naturaleza) como fundamento práctico inmediato de la obliga-- ción. y aun cuando conociese ella no es constitutiva de lo que se llama su DS. ¿habrá. El título es categorialmente aquí algo sumstancial. respete su vida. 1985: cfr. título jurídico al respeto de la vida. conoce los principios del orden práctica que.161. uniendo la noción de título a lo que veníamos diciendo. Gredos.27 la cuestión de la articulación de razón y naturaleza. universal.

SOLVRÉ-LA. DE Los ` DE:1=ms" 27. Pero la realidad jurídica tiene sus aristas complicadas. Así. norma. 2a Recordamos que las virtualidades de este desarrollo son teoréticas. compatible con la libertad. en el sentido de que no modifican las consecuencias y verdad prácticas de afirmar. entre "hay poder" y "no hay poder" no caben términos medios. el DS de la obligación. Porque la obligación está. pero también la obligación de hacerlo. (Segunda conclusión). por ejemplo. mas la ontológica no: la dificultad surge ya de oponer "jurídico" a "real".. 29. que dejamos para otro lugar. hay gru- pos humanos. Vayamos despacio. Pero ¿es que la división del D'S en "estático" y "dinámico" es suficiente- mente completa? ¿Abarca toda la realidad del DS? Aparentemente. que jurídicamente son personas. deán- tica denominada "obligación" éticá o jurídica. "reincidiendo" en Kelsen. Ergo. Aun en 'este caso se distingue. Tal vez ni siquiera haya una relación real. pues. como se suele hacer. quizá debamos aprender algo de Tos negadofres del DS al menos de Kelsen. IATITRAIIZA. entonces. que son muy distintos.8 "del otro lado". en el caso del feto y el abortero. cuando el titular de DDSS está obligado a ejercerlos: el padre de familia o el gobernante o el profesor tienen DS de educar. la relación de necesidad. 10. sin ser personas en la realidad. que en todos los casos hay el elemento unificarte de una especialísima relación. que el feto. gober- nar y dar clase. no justifica la reducción sin más del DS a la obligación y así a una especial clase de relación. nuestra "dedicación fenomenológica" alargó el cami- no pero nos dio algo del esperado "resultado categoría1": no hay • una única realidad bajo la donominación de "DS". la división sería completa. Una interesante complicación se daría en los casos en que la obligación está también "de este lado"..Se trata de la necesidad con relación al fin. Una posible "tercera clase" de derechos subjetivos Aparentemente. "opus rationis7. La solución práctica es fácil.. en cada caso: DDSS de ejercicio obligatorio. en el caso de los poderes jurídicos hay cualidad. sólo hay en el titular del llamado "D'S" un título jurídico. Con todo. En sede práctico-jurídica se presentan algunas cuestiones fácil y pacífica- !riente resueltas mediante el recurso de las ficciones. .29 Y esto basta a nuestro objeto actual. La obligación jurídica No se nos diga. Los padres adoptivos son -jurídicamente padres. Acá sí.no hay aquí otra causalidad extrínseca ejemplar. Una interesante cuestión. reacias a la aparentemente segura división dicotómica. del lado del obligado y no del "acreedor" o "titular". sin embargo. g. en los otros casos. que "del otro" o "de este lado" haya obligación. sería la del tipo de distinción que aquí habría. y en el sentido de que sería superfluo agregar len estos casos un plus respecto del título jurídica. "tiene DS" a la vida. fuera desde luego de la norma jurídica.

Si yo digo que el poder jurídico consiste en una cuali- dad. porque en un momento en que el titular no hace nada. • (Esto nos incita a estudiar la natura- leza óntica de lo que llamaríamos las "cosas normativas". ejercita el DS de vender. ). Este derecho de realizar una especie de contrato (no desde luego a la consumación del matrimonio). El apoderado es titular de otro DS. Pero esto. Y no se diga que cierta potencia (subpredicamental) está sólo en el apode- rado firmante del contrato matrimonial. En Derecho habla- mos. (Ahora vamos a hacer un razonamiento análogo al de ciertos juristas en la disputa sobre si el DS es "interés" o "voluntad"). sin embargo.28 Hícroin. Pero. real). por 'ejemplo. semejante. OS y de las obligaciones. porque otro realiza el acto contractual de expresar su voluntad por él. donde no hay el poder físico real de la primera. por apoderado. quizá una tercera clase de DDSS. civil y canónicamente. sólo tendría valor de refu- tación parcial. más precisamente en una potencia como subpredicamento. masa está en este aspecto en total pasividad. de ninguna manera. las consecuencias del acto. más entramos en . con autorización de juez. por representante. para otra ocasión. Pero el problema está en qué queda de la potencia y ejercicio reales. puede ejercer. aquel que contrató mediante representante y sobre el cual recaen. pensemos en otro caso: el del menor- absolutamente incapaz que por medio de representante. nos llevan a pensar que allí no sé da una potestad del orden de la 'Cualidad. "físico". realmente. tanto la potencia real no está en el titular del. en el titular. HEMÁNDEZ pero no son padres en el sentido carnal. Podría objetarse que el contrayente por representante realizó una actividad al dar el poder.. No hay aquí. etc.. una manifestación de voluntad (bien que por otro pero no menos. el de representar al contrayente y tiene la potencia de firmar el acta y emitir. "queda casado". Pero quede. esto es de explicación de la realidad jurídica. Pero esa aludida pasividad. slubckitegoriitx potencia.. en el mejor de los casos.. (Tercera condusOn). problema jurídico-práctico pero sí jurídico- teórico. para evitar ese escollo. que un sujeto es el que jurídicamente se casa. y que el ejercicio no sea. donde esté la potencia allí estará el DS.. como en los casos de DS "estático" pero hay esa virtualidad que advertimos en los DDSS que son poderes jurídicos. en que: está en total pasividad. sino tal vez un cierto "poder normativo" o algo. Aquí hay pasividad del menor titular. H. Esto nos conduciría a la necesidad de admitir. se. Hay cierta "fluencia" de la que provienen consecuencias jurídicas. Hay DDSS que se "ceden". Circunscribámonos al tema del DS. Por donde se ve que cuanto más nos alejamos del "nivel físico" que adver- timos en los casos de poderes jurídicos de ejercicio activo. "creaciones" de normas jurídicas o cambio de status jurídicos. del DS de contraer matrimonio. Con todo. como decimos. Hay "fun- daciones" que actúan como personas. en. ejercita jurídicamente el DS de casarse. ni habría la pasividad de la segunda. Dios mediante. y DS "dinámico"..

. 10 ad 4: Ad 4 tan. Pero aunque tal nombre sea "relacional". et ollahuiusmodi: quae dicuntur relativa secundum Bici. a nuevas indagaciones a través de territorios poco explorados. et eyr consequenti important habitudinem. La tesis "relacionista" y algunos textos de Santo Tomás En Lachance y de Balbín encontramos la invocación de algunos textos de Santo Tomás con que se abonaría la tesis "relacionista"3° Los textos y la tesis que se extraería se sintetizarían asía "para Santo Tomás el dominio sería una relaciónr. in uno enim relativo est intellectus alterius relativi. 31 a ) 4 13. ut dominus. en la inteligencia de que aunque refieren a Dios. supra n. por así decir. DE BAL- BÍN. a propósito del texto de I.. I. hay que distinguir de un lado la "cosa" designada. et huiusmodi. y loe. Tarea digna de otras cabezas. 7 ad 1.). sicut Salvator. Creator. quae est divina substantia. 11. supra en n. más metafísicas y dignas de esta semana. inquantum praesupponunt ipsam: sicut dominium praemppon« potestatem. Narn quaedam significant ipsam habitudinem ad crea- turam. et huiusmo- di: et haec dicuntur relativa secumdum esse. quod hoc nomen. Quaedam yero significant dicte essentiam divinam. b) De Pot. Puestos los principales textos citados en la nota. et Boetius dicit. pueden analógicamente darnos una doctrina sobre el dominio humano. cap. Dominus. —potentiam coercendi subditos. pues se torna de una relación. quae est eius eftentia. ella indica directamente. quod hoc nomen. 30 LACHANCE. Et huiusmodi non significant substantiam divinam directe sed indirec- to.. 14. refiriéndolo a las cosas humanas. 21. servus. —et terminationem ordinis subditorum ad dominum. fria in suo intellectu includit. 13. op. aquello de donde proviene el nombre con que se la designa. sicut tnovens et motu" capta et capitatum. —et ordinem ad subditos qui con- sequitur talan potestatem. Inda- gaciones acordes con el espiritualismo metafísico tomista que avancen por sobre las más "físicas" categorías del Filósofo.31 formulemos breves obser- vaciones sobre ellos. nomen est potestatis. y el significado mismo de dicho nombre: mi hijo puede hablar de mí diciendo "padre" o "mi padre". SOBRE LA NATURALEZA DE LOS «DERECHOS" • 29 un cierto nivel "suprafísico" donde parecen estallar las categorías aristotélicas. circa med. Scil. algo substancial: mi persona ("la cosa"). op. Dominus. que parecen inapropiadas para albergar a esas realidades jurídicas que son las normas y los poderes normativos. de otro. I di Fide. Cit. pater et filius. Sic igitur et circa nomina divina haec differentia est consideranda. dicendum. . signíficant actionem Dei. El derecho y los derechos. tal nombre se toma de una relación que proviene de la generación. el derecho de propiedad.. 7 ad 1: Ad primum ergo dicendum quod relativa quaedam sunt imposita ad significandum ipsas habitudines relativas. sobre los poderes morales y el DS. Quaedam yero sunt imposita ad significandas res quas consequuntur quaedam habitudines. 2) Adviértase la conclusión del mismo Tomás: el nombre "dominus" signi- fica directamente relación. Las dimensiones espirituales nos están inci tando. que no de nuestra pobre "mente jurídica". Salvatur ergo hujus significatio nominis in Deo quantum ad primum et tertiuin non autem quantum ad secundum. 1) Ante todo.. VII. el poder polí- tico. Unde Ambrosius dicit (lib. pero de esta manera en forma indirecta significa la substancia divina: "sicut dominium pramupponit potemstatemP. ut Dominus. así. en fin. cits. . quod dominium est potes- tas qua servus coereetur.

con la concepción de la "ipsa res justa" como "conducta jurídica" y con la distinción entre DS y juridicidad. La 'elación y la actividad suponen la facultad. 3. igual- mente.. HécroR H.. n.3Q HÉCTOR II. subpredicamento potencia. lo expueto corroboraría nuestra tesis e invalidaría la tesis "relacionista". a estas conclusiones que sometemos al juicio de los iusfiló- sofos y metafísicos: 1. añadamos aho- ra que en estos derechos subjetivos hay. muestra la imposibilidad de reducirla a relación. nos parece. ad 3.' (Repetimos: nivel de las cosas finitas). ad 2. 2) la relación a los súbditos que subsigue a tal potestad. salvando la analogía. autorizan a extender lo dicho sobre Dios al campo humano. subpredi- camento potencia. 6. ad 4 el Maestro explica lo que se contiene en el nombre "Dominus" indica:1) ^ la poten- cia de coaccionar a los súbditos. 33 Esta relación rebasa los límites de una categoría y entra en la constitución esencial de su sujeto (Lotz en Diccionario Brugger). 2. El concepto así obtenido de "potestas". que es cualidad.33 4. 11. entre otras. (Esta en Dios es sólo relación de razón. no puede conceptuarse como relación. La necesaria tarea fenomenológica sobre el DS nos muestra objetos muy distintos que se designan con esa denominación. lo que nos impide dar una respuesta unívoca a la ubicación del mismo en las categorías aristotélicas. una relación corikstitutí- va o esencial a conductas propias. 10. con una dimen- sión más normativa y espiritual. categorial- mente a la ~Wad. 2. Los DDSS "estáticos" coincidirían con el título jurídico. espos. que no parece se puede encuadrar en las categorías aristotélicas. Los DDSS "dinámicos" o poderes jutrídicos en que el ejercicio se hace me- diante conductas con cierta dimensión "física".. VII. 66. 6. d. 1. a la que siguen relaciones. Ahora bien. y a la "potes- tas procmandi et dispensandi" de II-II. ilet.IIEMÁNDEZ 3) ESte último texto 'adquiere mayor virtualidad en favor. pertenecerían. 5. In III Pkys. q. a. 2. que las alusiones a la "potestas" del hombre en /4/. In Sera. 7. sea un poder jurídico. El sentido de "dominium praesupponit potestatem" acjuí se explicita. Conclusiones Arribamos. Esto no quita que haya también relación o relaciones reales. Habría una cierta "tercera clase" de derechos subjetivos.de nuestra' tesis $i 'pensamos que a nivel de los entes finitos se distinguen realmente estas cosas: substancia-potestad (facultad)-actividad-relación.Cfr. como es sabido). 12. . 3) la de los súbditos al superior. así como a las normas jurídicas. 4) Cuando en las cuestiones disputadas "De potentia". HERNÁNDEZ 32. Pensamos que la doctrina "relacionista" no da adecuada explicación del DS y que no parece compatible con la admisión del título jurídico.. De Pot. Como nos parece. esto es un DS. pról. textus. así. Indi- cando "potestas" sea un poder moral. parece que la "potentia coercendi subditus".

1977. La misma verdad Dos enunciados son idénticos. dos verdades "yo hablo" (Pedro "yo hablo" (Juan) } dos proposiciones gramaticalmente "tú hablas" (Pedro a Juan distintas. expresan ta misma verdad. dichas por varias personas. "Pensamiento y Lenguaje". etc. Pero. 15 de noviembre. nos referimos a dos hechos numéricamente distintos. y volvemos a decir lo mismo otro día de lluvia. 1990. Oxford. y que hay diversas maneras de conocer una misma realidad. pronunciadas por un hablante y su interlocutor.1 Esto vale para los demás pronombres personales y. -en Logtcal Investigations Basil Blackwell. O si afirmamos "éste es un hombre". y "hoy. es semejante a los casos antes mencionados. "yo paseo". una sola verdad Trabajo presentado en la XI Semana Tomista. ed. o si damos una breve descripción de éste con relación a Pablo y Andrés. pues con signos diversos ambas significan la misma cosa.. si dicen lo mismo de lo mismo. VOL XLV . 11. DECIR LO MISMO* (Frege y Santo Tomás) 1. por tanto. pi. aunque empleen diversas expresiones. para Frege. En este sentido. P. 1 G. No se ha de olvidar. aunque formalmente idénticos. en cuan- to se refieren a dos individuos diversos La distinción se hace explícita si aña- dimos una indicación temporal a la frase. son proposiciones diversas. tenemos dos proposiciones gramaticalmente idénticas. llueve". diciendo "hoy. 8-12 setiembre 1986. primero de Pablo y luego de Andrés. sin embargo. Tenemos pues: "yo hablo" (Juan) } la mismaproposición gramatical. En su artículo El Pensamkinto. usado normalmente por el hablante para autoseñalarse. 10 de noviembre. que la proposición expresa la realidad en el modo en que la conocemos. llueve". "La nieve es blanca" es idéntica a la proposición "la neve é bianca". SAPIENTiA. Buenos Aires. pero diversas en realidad. en general. Ceach. frases como "yo hablo". Frege ha hecho notar que el término yo. ¿qué es esa "misma cosa"? Si decimos "ahora llueve" un día -cual- quiera de lluvia. En adelante citamos Tholughts por esta edición. significa individuos dis- tintos en boca de cada uno de ellos y que. FRECE Thoughts. las frases "yo hablo" y "tú hablas".

3 La identidad personal no se presenta del mismo modo a cada uno y a los demás: "Cada uno está presente a sí mismo de un modo muy especial y primitivo. se basará probablemente en este modo primitivo de presentarse a sí mismo. Dos nombres propios diversos pueden tener la misma referencia pero distinto sentido cuando. pp. Gustavo Lauben ha sido herido'. que puede ser verdadero o falso. refiriéndose al mismo objeto. uno conlleva una presentación del objeto diversa de la del otro. si dos proposiciones emplean nombres con diverso sentido ( diversa presentación) pero idéntica referencia. Frege suele entender por "pensamiento" el sentido inteligible de la proposición. con esto él consigue que las condiciones que acompañan a su expresión sirvan a la expresión de un pensamiento". Oxford. FREGE. a Dr. en el cual no se presenta a ningún otro. 12-13. 4 Thoughts. si están pensando lo mismo. Lauben tiene el pensamiento de que ha sido herido. . debe usar yo en un sentido que pueda ser captado por los demás. Y así. confundiéndolo así con la referencia. pero algunas veces —y es el caso del ejemplo propuesto— parece darle el significado "pensamiento verdadero" (lo que en lenguaje ordinario denominamos "una verdad"). si varios pien- san "el Dr. cuando el Dr.2 La respuesta de Frege es que. Lauben. Por tanto. Desde luego. pueden afe- rrar (sería el concepto objetivo de la tradición escolástica). sino el conte- nido inteligible que varias personas. en Translations from the Philo- sophical Writings of Gottlob Frege. ¿Expresa esta oración el mismo pensamiento que el manifestado por el Dr. expresarán un mismo pensamiento. su valor de verdad. Gustavo Lauben dice: 'yo he sido herido'. como dice Frege.32 JUAN J. si dice 'yo he sido herido'. El Dr. Como es sabido. El Bedeutung de Frege se traduce mejor por referencia quo por significado. no es del todo clara con relación a lo que él llama pensamiento (Gedanke). aunque sus actos mentales sean diversos. SANGUINETI Escribe Frege al respecto: "Considera el siguiente caso. efectivamente. en este caso. Frege postula un ámbito de objetividades donde se sitúan los pensamientos.4 Cabría pensar entonces que. parti- cular en cada hombre (que él llama "idea" o "representación"). ed. quizá en el sentido de 'aquél que está hablando contigo en este mo- mento'. Y así desplaza el problema al ámbito de los nombres propios. 1980. Geach. aquello que lo hace verdadero. sin embargo. pero se referirán a la misma verdad o. esas proposi- ciones tendrán también sentido diverso. verdaderos y aun 2 Ibid 3 Cfr. La postura de Frege. Y sólo el Dr. su articulo On Seno and Meaning. Leo Peter le escucha y afirma días más tarde: 'el Dr. Pero luego él puede querer comunicarse con otros. No puede comunicar un pensamiento que sólo él puede tener. y ese sentido es el pensamiento. P. G. Lauben está herido". pp. Lauben puede llegar a tener pensamientos especificados de este modo. 56-78. el "pensamiento" no es para Frege el acto psíquico. Lauben". La proposición para él es un vehículo lingüístico que expresa un sentido. esas dos sentencias expresan el mismo pensamiento (podemos traducir por el momento: la misma verdad) para quien sepa que yo es idéntico. Basil Blaelcwell. Así. es su referencia. que domina mejor. están teniendo un mismo pensamiento.

El se limita a constatar en el lenguaje tal identidad. Una vez fijada la referencia. evidentemente ya no lo veré como el mismo. según los casos. y aquí entra. ¿Cómo se conoce. en la doctrina escolástica. S. para Frege. aun- que Frege prefiere verlo con un "pensamiento verdadero". las proposiciones se refieren a algo que puede llamarse. "hechos". entonces. sino examinar el problema del "decir lo mismo" con ayuda de sus sugestivas reflexiones en torno al sentido y la referencia. Como hemos dicho. Eso "mismo" es un hecho individual situado en un momento del tiempo. la tesis de S. Frege prefiere definir a los hechos como 3 Cfr. pues si se me muestra como esencialmente diver- so. como un mundo racional separado de la realidad sensible. para Frege dos nombres propios diversos pueden tener la misma referencias y distinto sentido. acontecimientos o hechos. "verdades". Si bien el fuerte objetivismo lógico dificulta a veces a Frege la distinción entre la lógica y la ontología. ya que sólo las verdades físicas corresponden a eventos. Al decir "yo hablo" y mi inter- locutor afirmar "tú hablas". quizá más fácil- mente solucionable por la tradición filosófica. DEcnt La MISMO falsos.5 fique viene a completar la doctrina de Frege. Basil Blackwell. Pero esta última no es suficiente. ¿cómo sé que es el mismo? La presentación diversa afecta a sus accidentes. En todo caso. su identidad? Frege carece de una ontolo- gía para poder responder a esta pregunta. . sin duda. discutir el posible platonismo objetivista de Frege. Kripke sobre lá "fijación de la referencia". cuando se expresa una misma verdad. pues si los términos se refieren a cosas u objetos. Para que yo me dé cuenta de la presencia del mismo individuo bajo diversas manifestaciones fenoménicas. A nivel de términos el problema tiene un cariz peculiar. 1980. No hay identidad numérica si no se presupone una identidad específica. que sin embargo tienen por objeto una realidad. La cuestión es más complicada cuando se trata de identificar lo expresado por las proposiciones. que es una identidad referencial. Podemos llegar a este discernimiento. Si el mismo individuo se me presenta de modo diverso. Oxford. porque el individuo posee propiedades esenciales y accidentales que lo individúan. no las verdades matemáticas o metafísicas. nos estamos refiriendo a lo mismo de modo distinto. en principio podemos "seguir" al individuo a través de sus continuos cambios accidentales. de todos modos. No nos inte- resa aquí. Identidad de la verdad objetiva en Frege Se dice lo mismo. 2. latina. "estados de las cosas" (el Sachverhalt de Wittgenstein). Frege des- confía de la categoría de los hechos y con buenos motivos a nuestro parecer. para establecer una comparación con la doctrina de Santo Tomás sobre la verdad. como es el caso de "César" y "el conquistador de la Galia". hay un elemento central de su doctrina que implícita- mente abre la puerta a esta diferenciación: el objeto puede presentarse de modo diverso. Naming and Necessity. tengo que haberlo previamente individualizado.

el ahora pertenece a la expresión del pensamiento. el contexto indicado. en.6 La referencia dé una proposición verdadera es. "Aunque el pensamiento sea el mismo. retóricas. Sin la especificación tem- poral no tenemos un pensamiento completo. que implican la posición espacial del hablante. p. porque no es de ningún modo el mismo pensamiento. no al pensamiento mismo. Para Frege las frases que enuncian un mismo hecho pueden connotar la peculiar situación temporal o espacial del hablante y en principio son todas transformables entre sí. ¿tiene una misma verdad diversas presentaciones? La respuesta parece positiva. En la expresión "2 4 2 = 4" no aparece para nada el sujeto. musicales—. Ejemplo paradig- mático en este ideal es.? Frege está distinguiendo aquí entre el pensamiento y la expresión del pensamiento. Lo mismo sucede con otras connotaciones subjetivas de las frases —poéticas. SANGUINETI "pensamientos verdaderos". accidentales respecto del pensa- miento significado. Dr. probablemente por no ser capaz de superar el punto de vista de la lógica. Comenta Frege: "¿No hay pensamientos que son verdaderos hoy pero falsos en el curso de seis meses? El pensamiento. ibid. seguramente será falso en el lapso de tiempo de seis meses. según reglas oportunas.. lo es no sólo hoy o mañana. si es verdadero. Las palabras 'este árbol está cubierto de hojas verdes' no son suficientes por sí mismas para constituir la expresión de un pensamiento. debe estudiar los pensamientos verdaderos prescindiendo por completo del sujeto cognoscente. para él. una sentencia completa en todos los sentidos. son dos proposiciones que expresan un mismo pensamiento. La ciencia. de que ese árbol está cu- bierto de hojas verdes. Lauben ha sido herido". pp. para Frege. Si las cosas se presentan diversamente por sus estados y operaciones. p. ¿toca también a los mismos hechos el presentarse diversamente? O en terminología de Frege. expresa un pensamiento. . sino atemporalmente".. 6 Thoughts. pues el tiempo de la emisión está también implicado. 7 'bid. JUAZ1 J. La proposición científica ha de contener sólo la verdad objetiva invariante. No.8 "Hoy Pedro corre" se deberá decir mañana "ayer Pedro corrió". Examinemos ahora una serie de ejemplos relativos a enunciados tempora- les. 10. su expresión verbal debe ser diferente para que el cambio de sentido que dé otro modo se produciría en los diversos tiempos en que la frase es pronunciada sea cancelado". la proposición matemática. Sólo una frase con la espe- cificación del tiempo. 25. su valor de verdad. por ejemplo. 27-211. Al decir "Pedro corre ahora". aquello por lo que es verdadera. Todas esas connotaciones deben apartarse a la hora de una consideración científica. Pero este pensamiento. Ya vimos cómo para Frege "yo he sido herido" y "el. Pero Frege poco antes ha renunciado a un ulterior esclarecimiento de la cuestión de la verdad. en donde la connotación temporal del verbo nos planteará un problema semejante. para Frege. Similarmente acontece si uno utiliza adverbios de lugar como "aquí" o "allí". dejando invariado el pensa- miento al que se refieren.

". Santo Tomás se ve obligado a afrontar problemas semejantes a los que hasta el momento hemos estudiado en Frege. "Sócrates corrió" y "Sócrates correrá" son o no idénticas. pues el lenguaje es significativo de las cosas mediante los conceptos que de ellas tene- mos. sino que también reflejan nuestro modo de entenderla. Quodlibet. DECIR LO MISMO 35 3. 2) Dos enunciados distintos por diversidad en lo entendido. y a veces falso". debido a la sinonimia. La tercera posibilidad. . 3) Dos enunciados distintos por diversidad en el modo de entender. En algunos casos estos elementos se muestran en la misma expre- sión lingüística (expresiones como "creo que.. nota Santo Tomás. Si lo son. señala Santo Tomás..12 No ha de extrañar entonces que en la manifestación de nuestros juicios aparezcan de un modo u otro circunstancias que denuncian el modo de ser del hablante. dem n'in). a. según el cual una proposición no puede ser verdadera y falsa en el mismo sentido y "al mismo tiempo". así como un hecho en el espacio también es visto desde la perspectiva del observador. nace de la diversidad de co-signi- ficaciones. "es evidente que el mismo enunciable puede ser a veces verdadero." Un hecho en el tiempo es visto por un observador situado también en el tiempo en dis- tintas relaciones temporales con él —como pasado. Tenernos tres casos posibles :9 1) Dos enunciados lingüísticamente diversos... entonces una frase verdadera en un momento es siempre verdadera. y en otras ocasiones pasan más ocultos y es necesaria una labor de análisis para deslindar aquello que pertenece a la realidad extramental y aquello que atañe al cognoscente. su situación temporal y espacial. Por tanto. 11 Ibid. • 10 Cfr. si no es el caso. S. Y esto se da especialmente en el tiempo. y justifica su posición analizando los factores que pueden ocasionar la diversidad proposicional. Las proposiciones temporales en Santo Tomás Al considerar las frases temporales. en una palabra. pues el intelecto humano juzga de lo temporal incorporado al tiempo y no desde la eternidad. cuando entendemos de modo distinto una misma cosa (unam et . "Las voces son signos de los conceptos. ibid. y los conceptos son semejanzas de las cosas". es necesario saber previamente si las proposiciones "Sócrates corre". pero con el mismo signifi- cado. sus actitudes lingüísticas. q. 2. a. La tesis tomista hace notar que nuestros juicios no se limitan a significar la realidad. lkomats. 9."). W. en- toncjes una frase verdadera en un punto del tiempo será falsa en lag demás momentos. q." Y esto no se opone al principio de no-contradicción. Para resolver este punto. Santo Tomás piensa que esos tres enunciados no son idénticos. 9 Cfr. 33 Ibid. 9. es siempre verdadero. 2 se pregunta si un enunciado que alguna vez es verdadero. "te respondo que. En la cuestión Quodlibet IV. su relación con otros interlocutores.earn. la dimensión pragmática del lenguaje. presente o futuro—.

Si decimos "Juan ayer dio un paseo". En Santo Tomás. La idea de ver en estas proposiciones la expresión de verdades inmutables no -aparece sos- tenible (sí es inmutable la verdad del pasado). o "camina". la tesis tomista de la mutabilidad de la verdad contingente cuadra de lleno con la doctrina de la verdad como correspondencia de la mente con la realidad. a. 1. De hecho. 5 y 6. que Frege no llega a comprender. un mismo pensamiento. S. la ontología de las "verda- des eternas objetivas" separadas. Por esta última interpretación aparece un poco forzada. Th. De Vevitatek. a. q. En este 13 J. De Veritate. es aristotélica: cfr. el tiempo de las cosas en acto. 15. y lo que era verdad pasa a ser falso. con una expresión del De Veritctte. si por verdad y pensamiento entende- mos la referencia. y no una eternidad mental). ad 3. y por eso tal frase. Reidel. del mundo actual y cambiante de las cosas. la verdad temporal es verdadera sólo mientras el hecho acontece. Alguien podría decir quizá que en el fondo se trata de una diferencia técnica. HINTLKKA estudia el problema de la temporalidad de la verdad según Aristóteles en Knowledge and the Known. por otra parte. a. 4 a 23. SÁNGUIÑETI La posición de Santo Tomás y Frege sobre el estatuto lógico de la verdad temporal es opuesta. La unidad primaria de signifi- cación de los diversos tiempos verbales es el presente. o "caminará"). Categ. La "diversidad de presentación" freguena es paralela al "diverso modo de conocer" de Santo Tomás. 1974. q. la metafísica que aquí llamaríamos. la correspondencia establecida en una proposición relativa a esa realidad también se altera. a. S. ya que tal función sería desempeñada por la fecha.. también S. Tomás. Detrás de estas dos soluciones aparentemente técnicas hay que ver la presencia de dos ontologías. . 12. 50-79. Dordrecht. por demás. La fecha introduce tan sólo la medida numérica del tiempo —siempre relativa.13 Para Santo Tomás. 14. q. 5. 1. pp. en virtud de la cual las verdades acerca de las cosas se refieren a aspectos inherente. ibid. habría que decir que las diversas proposiciones temporales acerca de un mismo hecho tienen diverso sentido y la misma referencia. ToMÁs. si afirmamos "Juan pasea el 15-X-1986". 15 Cfr.4 a las cosas mismas. q. I. La posición. Si la realidad se altera. para mantener su verdad.15 de las "verdades inherentes". el verbo en presente perde- ría su función temporalizadora —al modo del presente verbal de las proposicio- nes atemporales—. la connotación temporal corre a cargo del verbo. 6. y no a un mundo ideal separado. q. Esas proposiciones expresan una misma verdad. a. En el caso dé Frege. al menos lógicamente. 14 Cfr. pues todo dependería del modo de formular la frase.16 Se puede concluir entonces que las proposiciones referidas a un mismo acontecimiento y expresadas en distintos tiempos verbales son diversas en atención al modo humano de entender. al sistema de medición—. pero no sustrae al verbo su sentido temporal ( por eso se ha de decir "X tal día caminó". 4. 36 J J. En cambio. 14. 1. pero su unidad procede de que signifi- can un mismo hecho." para Frege. debe cambiar el tiempo verbal cuando Juan pasea actualmente. no su modo de significar. la verdad acerca de un hecho tem- poral es eterna e inmutable. En terminología de Frege. o cuando el hecho es pasado.. o lo que la frase significa. 16 cfr.

una secuencia de frases. la mente puede entenderlos en otro orden. vino". contra las insidias del subjetivismo. S. aunque a veces se ha discutido. . por ejemplo. si bien estas dos proposiciones notoria- mente enuncian un mismo hecho. etc. N'o se puede esperar una correspondencia especular entre el orden de la proposición y el orden de las cosas mismas. su unidad. Aunque los hechos o los estados de cosas tengan su propia estruc- tura. Una narración. C. quedan perfectamente aseguradas por el principio de no-contradicción. entre Frege y Santo Tomás. como la conversión ("todo hombre es mortal"/"algún mortal s es hombre"). no puede ser otra cosa. estéticos. siguiendo un orden que no responde necesariamente a la configuración real de las mismas. Thoughts. ni la verdad que lo enuncia.. ni ser entendido como no siendo. Incluso en los términos. Criterios estilísticos pueden aconsejar decir "vino ayer por la tarde" en vez de "ayer. psicoló- gicos. son inmutables. La voz activa y pasiva son asimismo equiva- lentes. la obversión ("todo hombre es falible"/"ningún hombre es infalible") y la contraposición ("todo planeta es cuerpo" / "ningún no-cuerpo es planeta"). En la lógica clásica encontramos casos interesantes de transformaciones proposicionales que dejan inmutado el significado. según el cual lo que es. su consistencia. por motivos lógicos. dando por senta- do que. como señala Santo Tomás al tratar de los nombres de Dios. se ha de tener en cuenta la distinción entre lo que es significado (id quod signifícatur) y el modo de significar (modus signi- ficandi). Dzait La multo 87 sentido hay acuerdo. pedagógicos. 30. Modas de hablar equivalentes El cuadro de los modos de decir referidos a una sola verdad es aun mucho más amplio.'? pero una significa el hecho desde la acción. Generalmente se ha atendido poco a estas equivalencias. si la inferencia inmediata de la lógica tradicional lleva o no lleva realmente a la obtención de nuevas verdades. o una sola proposición Ivan dando una serie de notas y circunstancias de las osas. 17 Cfr. Pero cuando Frege dice que la verdad de un hecho temporal es inmutable. por la tarde. I. mientras es.18 Este último varía según la articulación de los predicables y la analo- gía conceptual. y la otra desde la corre- lativa pasión. G. pp. "viene" — "no es verdad que no viene". en principio. Ni el hecho. La lógica moderna amplía el radio de estas transformaciones jugando con equivalencias entre operadores que permiten sustituciones cuasi-algebraicas en las proposiciones compuestas (por ejemplo. 4. si no añaden "nada nuevo" dejan inalterada la misma verdad o el mismo significado. 18 Cfr. Tomás. 9-10. su afán de salvaguardar la iden- tidad de la verdad objetiva le ha deslizado hacia el platonismo. La teoría de la proposición pictórica carece de fundamento. por la ley de doble negación).

21 No podemos ya alargarnos más sobre este último punto relativo a la equi- valencia entre las expresiones conceptuales complejas. tantas veces invocado por Frege. quae sibi muttuo substituí POSSUllt. como con- clusión general. La misma esencia. eadem sunt. a la naturaleza humana. que significan complejamente la Esencia simple de Dios. podemos predicar el acci- dente de la substancia ("este) hombres es músico"). Como no son sinónimos los nombres de Dios. Metafísica. En este sentido. Para Aristóteles. C.20 Así podemos definir al hombre corno "animal racional". 21 Cfr. para que tenga algún sentido. I. Analíticos Posteriores. como sería el caso de un nombre y su abreviatura). una misma esencia admite varias definiciones. S. El que piensa "lunes". porque uno de los dos es la definición del otro. que las sustituciones entre las diversas formas del "decir lo mismo" no pueden hacerse según una pura lógica formal de la identidad. ToMÁs. y no sólo el individuo. salva veritate. 20 Cfr. "animal con liber- tad". 83 a 35 .83 b 30. ARISTÓTELES. y esto implica que la lógica trabaje con una geografía ontológica subyacente.Roma 19 Cfr. Basta señalar. El principio leibni- ziano.38 juAzt J. expuesto por el mismo Aristóteles: el accidente inhiere en la substancia. . conteniendo sentidos o conceptualizaciones diferentes. SANCITINETI Pienso que estos problemls podrían resolverse acudiendo a la distinción que hemos manejado entre identidad de significado y pluralidad en el modo de entender. sin embargo. y no al revés. aun conteniendo conceptos diversos. Con otro ejemplo. 31 y 35. ya que él no dispone de una teoría de la esencia real. según nuestro modo de conocer. pero se refiere a lo mismo ( descartamos aquí la pura equivalencia nominal. 14. Este punto es proble- mático en Frege. "animal social". JUAN JOSÉ SA. y no llega a distinguir claramente entre el sentido y la referencia de los términos conceptuales. V. Esas diversas expresiones mencionadas se refieren a lo mismo. simples o compuestos. unas prioridades y una reducción de unas a otras. G. No basta establecer una equivalencia entre esas expresiones sólo por la identidad extensional (también "bípedo implume" es coextensivo con todos lol hombres). Pero la identidad de significado. o porque ambos tienen la misma definición.NGUINETI Pontificia Universidad Urbaniana .19 Algo semejante ocurre con los nombres comunes de idéntico significado. mientras que los hay completamente artificiales. 1020 b 7-8. puede ser entendida con conceptos diversos. La lógica de la predicación no le permite.. ARIsTóTruls. I. hay enunciados que se acomodan más al orden real que otros. o la substancia del acci dente ("este músico es hombre"). como en matemáticas. debe ser reconocible por el hombre. entiende algo distinto del que piensa "el día anterior al martes". no es aquí suficiente. entre las cuales hay un orden. 22. Para entender un objeto necesitamos diversas aproximaciones concep- tuales. de las cuales sin embargo una es más propia y las otras son laterales.

Anuario Filosófico.. distinta del sujeto que cambia. o bien lo pierda de un modo semejante". y de qué modo se relaciona con el alma". entre otros. 4 OCICHAM. E. Natturalis". 7 OCICHAlf. 1983. col. 85. El problema epistemológico en Ockham y la autenti- cidad de su Philosophia. cap. L. teoría del movimiento. Sutntrn. 67 y ss. 2 0. 186. b. "La teoría de la materia según la Philosophia Naturalis atribuida a Guillermo de Ockham. 1837. XVI. Suman. t. 177 y ss. manente corpore et oco. Roma.. por comodidad citamos en adelante como Summ.. ID.XLV . LA TEORIA DEL TIEMPO EN OCICHAM Y LA. 1. noción de causa y principio. en obras del Doctor Subtil Juan Duns Escoto. Pues para que exista movimiento "basta con que un móvil continuamente y sin interrupción de tiempo ni reposo.1 obra precariamente atribuida a Guillermo de Ockham. Vaticana.. fol. Y habién- donos referido ya en general al problema de su autoría. Philosophia Naturalis vel Summulae in libros Physicorum. Anuario Filosófico. inicia Ockham su exposición afirmando que no se propone dar razón de la existencia del tiempo sino reflexionar sobre su naturaleza `puesto que para el Filósofo el tiempo es movimiento o algo del movi- miento conviene investigar: qué es. SUS/2M.5 que el movimiento no es una realidad absoluta. 5. L. Ockham afirma. XIII. LARRE-j. col. XI: "Utrum Deus possit facere quod. Anuario Filo- sófico. fol.3 Al igual que Aristóteles. BOLZAN. 147). 1980. corpus non habeat ubi sive esse in loco" según edición bilin . 141 y ss.6 Concomitantemente. XV. Ir: Quaestiones Qu ibetales. 1990. O. b. col. contraponiéndose a Escoto. IV cap. BAC 1968.. 3 Cf. qué realidades lo componen. Ockham admite la identificación real del tiempo con los distintos móviles existentes? 1 OcKHAM.2 y en especial a varios de sus temas: concepto de ciencia. "El problema del movimiento en la Philosophia Naturalis atribuida a Ockham". fol. b. E. Vol: . 2. • JOANNIS DuNs SCOTI Quaestiones quodlibetales. LABRE-J. 1982. SAPIENTIA. iniciamos ahora una indagación sobre el concepto de tiempo según aparece expuesto en su cuarta sección (cap. • OCICHAM. Alienes.4 El estudio filosófico de este concepto está estrictamente conectado con el trata-- miento del movimiento según un procedimiento constante inspirado en el Esta- girita que resultaba común a todos los pensadores de los siglos XIII y XIV. 2. En efecto. 8 de F.. 53. Madrid. AUTENTICIDAD DE LA SUMMULAE IN LIBROS PHYSICORUM Continuamos con este artículo nuestro estudio sobre la Sumsnulaie in libras Physicorum. BorzAN. IV cap. vaya adquiriendo algo de manera sucesiva. según microfilm de Bca. Q. III. procurando compararla con otras obras que le son atribuidas indubitablemente.

2) la identidad del tiempo con las res absolutae. col. 96. IV. Pues aun cuando se hable de que ha transcurrido mucho o poco tiempo. col. 9 OCXHAM. no sostiene que realmente exista en todas las cosas conforme al modo con el cual existe el movimiento local en un cuerpo que se desplaza. 96. fol. fol.. b.40 L. a. al igual que el movimiento puede acelerarse. En efecto. cap. es necesario observar que el movimiento y el cambio son en el móvil o en la realidad que cambia. ante el problema: ¿puede el tiempo devenir más rápido o más lento?.-8 2. SUMM. 90. 9 y. 4) la relación tiempo-conciencia. por tanto. BoLzábr Cifiéndonos a la propuesta de Ockham. Desde esta perspectiva la primera certeza que obtiene es de orden negativo pues confirma que el tiempo no es movimien- to. "Cuando el Filósofo afirma que el tiempo existe simultáneamente en todas partes. cap. E. LAanz . 3) la reducción del tiempo al primer movimiento. 6. pero no el tiempo. Por consiguiente. cap. 11 ()mamo. Stumm. mientras que el tiempo es el mismo en todas partes y en todas las cosas (218 b 10-13). el cambio puede ser más rápido o más lento. Suman. sino que mediante la proposición: 'el tiempo está en todas partes y en todas las cosas' sólo procura afirmar esta otra : 'el timepo es aquello por lo cual todas y cualesquiera de las cosas resultan mensurables en la duración de sus movimientos y reposos. etc. es evidente que no se pretende afirmar su velocidad o lentitud (22a b 1)." Sin embargo.. tienen la posibilidad de ser mensuradas' ". Ockham responde primero negativamente. 1. col.. - 10 OCKHA. concepto este en verdad sor- prendente que admiraría con inusitado interés cualquier físico relati- vista. bien puede afirmarse: 'el movimiento es tiempo'. El dictamen de la experiencia: la relación tiempo-movimiento El Estagirita centró su análisis sobre el tiempo en la experiencia que revela su interrelación con el movimiento. Summ. valiéndose para ello de dos argumentaciones: 1) primeramente. 2) Por otra parte.desde la perspectiva de una rigurosa objetividad conceptual y lingüística "y conforme a los principios del Filósofo puede concederse que el tiempo es rápido porque es un movimiento veloci 8 OCKHAM. La reelaboración del problema por parte de Ockham da nueva respuesta a estos planteos: 1. 11. . IV. IV..111. El segundo argumento de Aristóteles también es revisado por el maes- tro de Oxford para quien el tiempo y el movimiento se identifican en la realidad difiriendo sólo conceptualmente.J. por consiguiente ambas realidades se distinguen (218 b 13-18). 11. o al menos. . fol. ib. 6. circunscribiremos nuestro análisis al desarrollo de los siguientes aspectos: 1) el dictamen de la experiencia: la relación tiempo-movimiento.

(t. 39 y 40 apud: F. y. 14 Aristotelis Opera cum Averrois Commentariis. 12. ib. com. o. q. Expositio in libros Physicorum. 1562. Brill. En efecto: si el tiempo fuese un accidente. esto es: con la res abdoluta. GODDI7. cabe considerarlo en cuanto accidente: "mas no es un accidente indivisible puesto que está en el cuerpo como en su sujeto. 1984. es inadmisible dado su carácter de continuo sucesivo. Mas si se advierte —razona Ockham. col.12 en la Expositio in Phy- sicorum 13 retorna el tema de la proximidad de estas nociones basándose en el Comentario 88 de Averroes. ¿cuál sería su sujeto? No lo es el móvil pues en ese caso se admitiría o bien que: 12 OCKHAM. 86. La identidad tiempo-res absolutae El tiempo —afirma Ockham— no se distingue realmente de la substancia o de la cualidad.. 1958. 2. Habiendo descartado que el tiempo sea una reali- dad en sí. IV. como a su vez. y en consecuencia. 13 OCKHAM. mientras que en la Summulae Ockham afirma que las nocio- nes de movimiento y de tiempo no son sinónimas. rb apud: A.— que lo compuesto en sentido propio supone la existencia simultánea de algo material y algo formal que lo determine. apud F. 109. St. l'he Physics of Willia m of Ockham. Fil.. vol.c. SUMM. 2. Venezia. Summ. 410. tal como acontece con estas otras: 'el hombre es' y `la blancura es' sino que debe resolverse en otra proposición por cuanto designa que algo se mueve y a partir de su movimiento [y por comparación con éll el alma puede conocer cuánto se mueve un móvil". Tal el aspecto que inmediatamente describiremos. Riv. a su vez. substancia y cualidad no se distinguen de las realidades permanentes. es divisible. . p. Muy semejante es el punto de análisis de las Quaestiones en libros Physicorutm: Ock-ham se pregunta aquí en qué sentido se dicen "ente" el tiempo y el moyi- miento. 16 OcKHAM. IV. CoRvINo. b.p. p.. cap. compuesta por un ente de razón y un ente real. 50. LA TEORÍA DEL TIEMPO EN OCKHAM 41 Sin embargo. por consiguiente. Summ.. 88. teniendo partes simultáneamente existentes". habrá de concluirse que el tiempo no es un compuesto de tales características. 18 lo que. "Questioni inedite di Occam sul tempo". IV. QQ. extenso. 47. concluyendo que "la proposición: 'el tiempo es' no ha de ser absolutamente concedida. 46 y 48. ib.. Quaestiones in libros Physicorum. Quaestiones in libros Physicorum. habrá de concluirse que el tiempo tampoco se distingue de ellas 17 Ockham describe la identificación real del tiempo con los móviles analizando sensu contrario una doble posibilidad: considerar el tiempo como substancia o como accidente. El mismo esquema es desarrollado en las Quaestiones pero de un modo más completo. crit. fol. ls ocKHAm.14 y concluyendo al caso que ambas realidades sólo existen acabada y perfectamente a partir de la actividad de la conciencia. OCKHAM. 133). fol.16 E inmediatamente procura especificar el estatuto ontológico del tiempo pregun- tándose si es una realidad. El tiempo es una medida y como tal supone la comparación de dos movimientos identificándose in re con el móvil. OCKHAM. CoRviNo.

42 á L. LA" - j. E. BoLzÁN

a) sólo una parte del tiempo está en el móvil,
b). o, contrariamente, que todas están presentes simultáneamente en él.
Mas no se da lo primero (a) por cuanto no hay mayor razón para que una
—y no otra— de las partes del tiempo esté presente en el móvil; ni tampoco lo
segundo (b) pues en ese caso coexistirían, simultáneamente todas sus partes
en un mismo sujeto.
Y si, contrariamente, el tiempo fuese una realidad substancial, sus partes
tendrían un orden determinado, y formarían un continuo. Mas lo que no es no
puede tener un orden positivo; y además las partes del tiempo pasadas y futu-
ras no pueden continuarse en un ente positivo ya que lo que nada es no puede
constituir un ente ni devenir algo uno.
Ockham considera que su doctrina sobre la identificación tiempo-res abso-
luta se ajusta adecuadamente al pensamiento del Estagirita19 Pues si el tiempo
se relaciona con el movimiento, y éste, a su vez con la extensión se puede
operar una reducción del tiempo a la extensión; reducción que no es accidental
sino que corresponde a su misma esencia. La extensión es, pues, un elemento
constitutivo de la definición de tiempo, en tanto lo anterior-posterior son origi-
nariamente en el lugar, designando estrictamente la posición. El tiempo resulta,
entonces, de una ordenación sucesiva de estados o lugares realmente ocupados
por el móvil.20
Y puesto que no significa una realidad distinta de las entidades permanen-
tes no puede ser expresado mediante una definición esencial (quid rei). sino nomi-
nal (quid nominis) en tanto designa, por un lado, el alma que numera lo ante-
rior-posterior del movimiento y, por otro, algo que continua y uniformemente
se mueve de modo velocísimo.*

3. La identidad tiempo-primer movimiento

Ockham adoptó la doctrina astronómica de Aristóteles y conforme a ella
procuró analizar el problema de la reductibilidad del tiempo al primer movi-
miento. Siendo el tiempo la medida de la duración de los diversos movimientos,
resulta claro que tal medida debe ser realizada en concreto:
"el tiempo de un movimiento es la numeración de su duración, pero el
tiempo no puede corresponder a cualquier movimiento".22
Debe escogerse, por tanto, un movimiento que sirva de medida respecto de
los otros, y para realizar tal selección deben fijarse criterios generales: el tiem-
po se mide tomando un movimiento determinado que tenga una duración preci-
sa y regular:
"resulta evidente a partir do lo ya dicho cuál de los movimientos es
tiempo: el primer movimiento del primer móvil movido uniformemente
y de manera muy veloz" .23

19 ARISTÓTELES, Physica, II, 219 b 3. cf. OCKHAM, Summ., IV, cap. 3, fol. 87 b.
20 OCKHAM, Summ., IV, cap. 5, fol. 89, col. b.
21 OcK.H.Am, Summ., ib.
22 OcKHAm, Summ., IV, cap. 7, fol. 90, col. b.
23 OCKHAM, SUMM., ib.

LA TEORÍA DEL TIEMPO EN OCKHAM 43

Ahora bien, de todas las especies de movimiento el máximamente uniforme
y regular es el movimiento circular, siendo el más perfecto el de la primera
esfera. Y mediante el movimiento del primer móvil
"el intelecto puede conocer el movimiento del Sol y de los otros pla-
netas, por lo tanto, el tiempo es una afección del primer movimiento
como lo numerable lo es de una vara y la capacidad de reir lo es del
hombre".24

También en la Reportatio Ockham argumenta en favor de la identidad tiempo-
movimiento primero, mas aplicando en este caso el principio de economía:
"es suficiente el primer movimiento para dar razón del tiempo, pues
no existe ninguna otra realidad en el género de los sucesivos que pueda
ser medida de todo lo demás; ( ) por lo tanto, en vano se postula
algo distinto del primer movimiento"»

Esta identificación corresponde al concepto de tiempo tomado en sentido
estricto:
"el tiempo no es algo distinto del primer móvil puesto que a través de
él y sólo por él conocemos cuánto duran, se mueven o reposan las
realidades temporales".28

Existen asimismo otras nociones impropias de tiempo que se fundan en movi-
mientos sublunares,Z o en juicios de experiencia 28 En la Reportatio se agrega
que el tiempo
"...conforme a un tercer sentido, está referido a un movimiento ima-
ginario"; 2a

alusión que también aparece en las Quaestiones,30 pero no en la Summtdae 31
obra probablemente realizada en un momento político mucho más difícil para
Ockham.

4. La relación tiempo-conciencia

El movimiento no tiene un ser fijo en las cosas; y en su totalidad es concebi-
do por el alma que compara la posición anterior del móvil con la posición poste-
rior. Análogamente, el tiempo como totalidad es concebido en virtud de una
operación ordenadora del alma que numera lo anterior y lo posterior, Es ésta
la razón por la cual el Filósofo dice que el tiempo sin el alma es un ser "de
alguna manera", es decir, de una manera imperfecta.

24 OCKHAM, Summ., ib. Hemos traducido el término latino passio por "afección" que
en modo alguno debe ser entendido como "accidente". En efecto, passio es un término
técnico que supone predicación per se de un segundo modo.
25 OcKaAavi, Reportatio, II, q. 10, p. 197.
OciarAiss, Summ., TV, cap. 7, fol. 90, col. b.
27 OCKHAM, Suman., IV, cap. 7, fol. 90, col. a-b.
28 OCKHAM, Suman., ib.
29 OCKHAM, Reportaba, II, ck. 10, p. 197.
30 OCKHAM, Quaestiones in libros Physicorum, q. 48, apud F. CORVINO, 0.C., p. 42.
OCKHAM, Sumir., IV, cap. 7, fol. 90, col. b.

44 Ore L LARBE- J. E. BouJor

En la Surrunuicte Ockrnan analiza la relación tiempo-intelecto al considerar
el problema de su realidad o idealidad:
"en virtud de lo ya afirmado resulta evidente de qué modo el tiempo
existe. Pues es evidente que el tiempo no es un compuesto de partes
pasadas y futuras ( ) en tanto es imposible que algo real se com-
ponga verdadera y efectivamente de partes no-existentes".32

El recurso al análisis lingüístico es utilizado en este caso para dar razón de los
hechos pues
'esta proposición breve: 'el tiempo existe' debe exponerse a través de
esta otra más larga: 'un móvil se mueve uniformemente y el intelecto,
al considerar que primero está en un lugar y luego en otro, determina
cuánto tiempo duran, se mueven o reposan las restantes realidades".33

Asimismo en el capítulo 16 de la referida Summulale Ockham plantea expresa-
mente el problema concluyendo al caso:

"es evidente a partir de lo expuesto que en la definición de tiempo
debe incluirse el alma o, mejor, una relación con el alma puesto que
en ella se menciona el concepto de medida que supone siempre y en
todo caso una concienciaque determina una cantidad desconocida" 34

Habida cuenta de ello, el alma deberá resultar incluida en la definición nominal
del - tiempo; y de este modo resulta la definición: "el tiempo es aquello por lo
cual la conciencia mide según el antes y el después conociendo así cuánto duran,
se mueven o reposan las restantes realidades".35 Ockham no alude en esta
ocasión a movimiento paradigmático alguno, mientras que en la Quaestiones se
refiere estrictamente al movimiento del primer Cielo:
"el término tiempo significa el primer movimiento del cielo ( ), y
cosignifica el alma y el acto por el cual ésta numera lo anterior y pos-.
tenorde aquel movimiento".36

Mas la inclusión de la conciencia en la definición puede entenderse con-
forme a una doble modalidad: actual o potencial:
"en primer término, el tiempo es aquello a través de lo cual el alma
mide las otras realidades; y de un segundo modo, significa aquello por
lo cual el alma puede medir las cosas, aunque de hecho no las mida".37

Si se describe el tiempo conforme al primer sentido deberá afirmarse que el
primer movimiento es tiempo sólo cuando el alma mide actualmente a través
de él otra cosa36 Si se lo entendiese, en cambio, conforme al segundo sentido,
"debe responderse que el movimiento primero es tiempo aún cuando
el alma no lo numere"»

32 OcKHANI, Summ., IV, cap. 5, fol. 819, col. b.
33 OCKHAM, Summ. ib.
34 OCKHAM, SUM., IV, cap. 16, fol. 101, col. b.
35 OCKHAM, Summ., ib.
36 OcKHAm, Quaestiones in libros Physicorum, q. 47 apud F. CORVINO, 0.C., p. 61
37 OCKHAM, Summ., IV, Cap: 16, fol. 102, col. a.
38 OCKHAM, SUMM., ib.
39 OCKHAM, Summ., ib.

. 4. 90. b. 42 OCKHAM. . Summ. Ockham se detiene especialmente en la reflexión sobre el tiempo como numerado o numerante. IV. 11. De manera que. fol. En efecto. el número nu- merado y no el numerante". col. las relaciones que ligan. IV.40 Y así concluye seguidamente: «el Filósofo afirma que el tiempo es un ente de razón cuyo ser existe de manera completa en virtud del alma.42 Estas conclusiones son aún más categóricas en las Quaestionds cuando enuncia los corolarios de la defi- nición de tiempo propuesta: allí establece expresamente que el tiempo depende más del alma que del movimiento. IV.43 Un último aspecto nos queda por atender: Aristóteles había formulado de una manera muy sugestiva en términos de número numerado y numerante. el movimiento y el tiempo. col. uniforme. cap. a su través medimos los movimientos de las realidades sublunares estableciendo un orden en el antes y el después de un movimiento uniforme. TEORiA DEL TIEMPO EN Opnium 45 La respuesta indica una concesión. ciertamente. cap. 44 OCKHAM. OCKHAM. 7. Mas el número importa una doble significación: la del nú- mero numerado y numerable. 10. IV. fol. otra es la doctrina en las Quaestiones donde reprueba definir el tiempo como número numerado exclusivamente: el tiempo es una realidad com- 40 OCKHAM Summ. cap. 3. a partir de lo expuesto. Summ. 87. que en la definición de tiempo debe incluirse el alma o.48 Sin. cap. regular y velocísimo no podría ser número o medida sin el alma".44 En efecto. Summ. col. cap. Summ. Summ. por otro. a. el tiempo es el número numerado porque es parte de la realidad numerada. col. 43 OCKHAM. el tiempe y el acto del espíritu o.. ib. IV. una relación con el alma puesto que en ella se habla de medida". el tiempo ha de ser. 41 ocKnAisi.. fol. fol. 93. col. mejor. y también la del número numerante. ib. por un lado. el tiempo y la unidad del número. concuerda con ello ( ) resultando entonces que el tiempo es el número del movimiento según el antes y el después. 41 exponiéndose sucintamente que "el movimiento primero. 46 OCKHAM. b. b. Y siendo éstos distintos. 89. fol. en la Summulae establece que el tiempo es un número numerado: "el argumento del Filósofo del (libro) IV (de la Física) texto comen- tado 101.. Summ.embargo.. a.. a la doctrina tradicional. más precisamente.45 Mas esta conclusión pareciera contrariar los resultados del análisis lingüístico formulado en la misma Sinninulaef: " 'tiempo' es un término connotativo que significa directamente el mo- vimiento e indirectamente el alma o acto del alma con el cual se conoce lo anterior-posterior de aquel movimiento". entendiendo por esto que el movimiento exterior no sería tiempo sin ella". concesión que Ockham abandona en otros pasajes de la Summulae donde establece un perfil más adecuado de la actividad del sujeto: "es evidente. sin duda. y al definirlo de este modo "en vano se afirma algo distinto del movi- miento".. 95. y.

Bonaventure. com. Averroes analiza esta cuestión en su Comentario 98 de la Física sostenien- do.. ocKHAm. 1944. CORVINO. 49 OCKHAM. p.52 Un ciego de nacimiento no tiene necesidad de captar directamente el movimien- to de la primera esfera sino que basta con que lo capte a través de un concepto compuesto derivado de la confrontación de todos aquellos movimientos que pudiera percibir. Summ.. de este modo. Ockham prefiere secundar los desarrollos cosmológicos de la doctrina aris- totélica sobre el tiempo permaneciendo fiel al Estagirita. con un concepto simple o compuesto". idea averroísta de la relación tiempo-ser cambiante abre la vía a una concep- ción de la temporalidad entendida como el modo de ser propio de los entes materiales que poseen la esencial capacidad de modificarse inaugurando. que percibimos el tiempo cuando tomamos con- ciencia de nuestra pertenencia al horizonte de los seres cambiantes. vol. 11.C. un acto mediante el cual el hombre entiende que algo se mueve con un movimiento continuo y uniforme advirtiendo que sus partes están primero en un lugar y luego en otro. Averrois. 53. en cambio. a. St. universalmente la noción genérica de color. 104-5. y corrigiendo el comentario de Averroes: 1. fol. tampoco podrá percibir el tiempo.J.C. 95. LARRE . E. p. El ciego que per- cibe movimientos exteriores puede afirmar su coexistencia con objetos móviles.46 OwA L. Los conceptos particulares simples dependen de una percepción. ocnum. 0.49 Un problema se deriva de esta situación: si el tiempo sigue al movimiento de un cuerpo celeste podrá concluirse que quien nunca haya tenido la posibili- dad de percibir el movimiento del cielo. Aristotelis Opera cuna. p. 95. "es posible aprehender algo de dos maneras: universal o particular- mente.. cap. SUMM. el tiempo puede ser percibido tanto por los sentidos cuanto por el intelecto. Tractatus de Successivis. 104. col. 51 OCKHAM. 50 Cf.c. de modo muy original. pues el movimiento primero únicamente deviene tiempo cuando el intelecto aprehende que el primer móvil primero está en un lugar y luego en otro".51 2. Quaestiones in libros physicorum... Q. BoLzÁN pleja.. cap. una perspectiva muy propia de la filosofía moderna. IV. apud F. a. col. mientras que los compuestos se derivan de una pluralidad de percepciones. 53 OCKHAM. W. 104. p.53 Y de este modo aprehendemos con un concepto particular la noción implicada por 'esta blancura' y. percibimos el tiempo cuando percibimos nuestra coexistencia junto a seres que continua y uniformemente se mueven. 48 OCKIIAM..48 Tales conclusiones se oponen a la simplificada identidad tiempo-primer movimiento: "no todo movimiento es tiempo ni tampoco el movimiento es siempre tiempo. 98-132 y 133. a. 0..47 y aún más: declara aquí expresamente —según ya lo hemos señalado— que la realidad del tiempo depende más del alma que del movimiento. IV. En efecto. 11.. fol. . 47.50 Esta.

54 La clásica doctrina averroista recibe aquí una clara interpretación cosmológica: el hombre se percibe como ser cambiante cuando conoce el movimiento de la primera esfera aunque sólo sea a través de un concepto compuesto. 11. IV. pero tal concepto no es riguroso ni se ha explicitado su fundamento último. sabemos que el concepto compuesto propio del movimiento del cielo no es una notitia abstractiva derivada de un concepto simple.. o sea: de la transformación de un concepto de movimiento en otro que sólo corresponda a un movimiento regular y• uni- forme. pretende afirmar que un ciego puede representarse el concepto de un movimiento uniforme y poder así un concepto compuesto sin poder estar subjetivamente cierto de ello. de la notirtia intuitiva. y al hacerlo aprehende con un concepto compuesto algo que propiamente define al movimiento de la primera esfera . Archivum Franciscanum Historicum. De este modo aprehende esta proposición: 'coexisto con un móvil que se desplaza uniforme continuamente. col. excluida al caso por cuanto se trata de un sujeto que no ha podido ejercitar su vista. Mas recordemos que Ockham habla siempre en términos de contingencia o de posibilidad afirmando que se puede formar un concepto de tiempo sin aprehender el movimiento del primer móvil. Este concepto no está en grado de generar en el ciego un juicio de existencia. b. 2. 75-8. Sumrn. 94. el concepto propio de tiempo es aquel que lo relaciona con el movimiento del primer móvil. En efecto.. 60. 55 J. En cuanto concepto compuesto es el resultado de una abstracción en el sentido arriba. Ahora bien. aspecto este que nosotros hemos considerado largamente al analizar los sentidos que puede admitir el término tiempo. o de una notitia abstractiva desarrollada a partir de la flotilla intuitiva.. uniforme y continuo. 1967. LA TEORÍA DEL TIEMPO EN OCKHAM 47 e imaginarse asimismo un movimiento rapidísimo. cap. tal evidencia procedería 1. El concepto compuesto de movimiento que el ciego puede formarse es el fruto de una abstracción. . Cuando Ockham afirma que un ciego puede tener un concepto propio y compuesto de tiempo aún ignorando la evidencia de la proposición: 4'el cielo se mueve". descrito que consiste en adaptar un concepto recabado del movimiento imper- 54 OCKHAMI. "Ockham's Summulae in libros PhysicOrum eine nichtautentische Schrift?". El examen de esta doctrina le ha permitido a Miethke 55 afirmar que la recurrencia al primer móvil para fundar el concepto de tiempo es absolutamente innecesaria. formán- dose un concepto compuesto y sin embargo propio del movimiento del primer "quien percibe el movimiento puede percibir el tiempo ( . MIETIIXE. fol.) conforme al siguiente proceso: un ciego percibiendo o imaginando un movimiento puede deducir su coexistencia junto a un móvil que se desplaza uni- formey continuamente. En el texto en cuestión Ockham quiere decir simplemente que los dos conceptos no están estrechamente unidos al punto que no se puede dar el primero sin el segundo.

el concepto compuesto por su misma naturaleza coloca al ciego en condiciones de dar el asentimiento pleno. fol. 1. E. Ockham admite en la Summutae dos sentidos del término tiem- po que dependen de su actual o. proemium. En la Summulae se define el tiempo como número numerado exclusiva- mente 60 mientras que en las Quaestiones se lo describe como número numerante. Sumen. Tal actitud se conforma con el objetivo expresado en el Proemio de la Sunenulae: exponer con toda fidelidad la doctrina del Filósofo.61- 5. ninota 16. a saber: de reconocer como evidente esta proposición o juicio existencial: "coexisto con un cuerpo que se mueve con un movimiento continuo y uniforme".J. la cual ciertamente no le proporciona la evidencia de este otro juicio existencial: "el cielo se mueve". . ninota 47. BOLZÁN 56 OCKHAM. En la Summulae se han omitido parte de los argumentos desarrollados en la Expositiom y en lasQuaestioneS 58 en lo concerniente a la identidad tiempo-red absolutae. 60 Cfr. n. LABRE . 61 Cfr. si el tiempo es aquello en virtud de lo cual el alma puede medir las cosas aunque de hecho no las mida. 4.J. Mas sus conclusiones desbordan el marco aristotélico contrariándolo expresamente 5s 2. LABEz . ninata 13. 58 Cfr. njnota 37. Además. 3./nota 45. a. Conclusiones Finalmente y a modo de conclusión en tomo al problema central que nos ocupa —aquel de la autoría de la Summulae— proponemos las siguientes consi- deraciones: 1. Es dable advertir en la Summulae una tendencia a la objetivación del concepto de tiempo: Ockham secunda los desarrollos cosmológicos aris- totélicos descuidando el sentido ontológico del tiempo y conservando solamente su realidad de medida. E. La Sumsnulae es la única exposición en la que se advierte un segui- miento de los argumentos de Aristóteles: véase a modo de ejemplo el análisis de la relación movimiento-tiempo.. concluye que el tiempo y el primer movimiento coinciden. En con- secuencia.55 aspecto este directamente eludido en la Expositio y en las Quaestiones. Ahora bien. BOLZÁN fecto de manera que pueda expresar también un movimiento perfecto. potencial numeración por parte del sujeto.48 OLGA L. OLGA L. col. 5: Cfr. 69 Cfr.

especialmente de los trabajadores ferroviarios. sobre todo. AUDINO RODRIGUEZ Y OLMOS INTRODUCCION Las dos primeras décadas del siglo XX no son tranquilas. Mientras tanto. Paréceme que el "páramo espiritual" de que se habló alguna vez bajo la presión de oscuras pasiones. Fernando Falorni. que el movimiento cultural que condujo a la restauración de la Facul- tad de Filosofía. Nada más erróneo y reñido con la realidad histórica. Luis Guillermo Martínez Villada. incita a ° En el centenario de su nacimiento. la erróneamente llamada "reforma" "universitaria" des- quicia la Universidad sacando las consecuencias de vicios anteriores e introdu- ciendo en la antigua Casa la agitación política marxista. Bazán y Bustos.. unió tanto su vida de investigador a la Casa de Trejo. de David Luque. se ha dicho que fue obra de "civiles que cultivaron las ciencias cuando Córdoba universitaria era un páramo espiritual". Eufrasio Loza (1917) y debe entregar el gobierno a Rafael Núñez (1919).. la Guerra Mundial llega a su fin y la revolución comunista en Rusia agita los ánimos y encuentra sus imitadores en todo el mundo. próximamente. Borda después de la renuncia del Dr. FILOSOFIA CRISTIANA Y APOLOGETICA EN MOÑS. Manuel Río. TENDENCIA AL INFINITO Y CRITICA AL INMANENTISMO POSITIVISTA PRIMERA PARTE DEL TREPTICO: NUESTRAS RAZONES a) Quién es Mons. En 1918. se ha dicho. todos miembros ilustres del Seminario de Loreto. tenía muchos árboles. todos fueron profesores de la Universidad y hasta fray José María Liquen°. en el plano cultural Córdoba ofrece un conjunto de pensa- dores nada desdeñable. conservador. que no lo fue. mientras las huelgas. con notable injusticia. alcanzan verdadera gra- vedad. . el Ing. Enrique Martínez Paz. que se lo consideraba como parte suya. Pablo Julio Rodríguez lo era de la Universidad y del Seminario. A propósito de estos años. El renacimiento vino. precisamente. En Córdoba gobierna el --doctor Julio C. debemos colocar el pensamiento lúcido y combativo de Audino Rodrí- guez y Olmos que hace su aparición con ocasión de las revueltas del año 1918 y.: Nemesio González era profesor de la Universidad. 1. se llevó a cabo desde fuera de la Universidad y del Seminario de Loreto. Saúl Taborda. Auano Rodríguez y Olmos El ambiente convulsionado de Córdoba de 1918 y la lucha del positivismo ateo y laicista por dominar totalmente al ambiente cultural del país. desde den- tro de los principales centros de cultura. Sin embargo. Precisamente en la tradición de Duarte y Quirós y. como representante de la filosofía cristiana y crítico tenaz del positivismo. En la Argentina se suce- den las huelgas que jaquean al gobierno de Irigoyen. Raúl Orgaz. Jacinto Ríos.

Buenos Aires. Buenos Aires. Buenos Aires. pp. nació Rodríguez y Olmos el 21 de setiembre de 1888. Bases y Estatutos. 1618 pp. 77-78. primero. Editorial Sudamericana. Nemesio González. nota a A. Buenos Aires. Nuestros deberes. Córdoba. fue entronizado Obispo de Santiago del Estero donde residió durante doce años. Dr. 1931.. pues. 1922. libro sobre la educación (1933). N. B) Bibliografía: 1. El divorcio. luego de sus estudios en la Universidad Gregoriana de Roma.50 ALBERTO CATURELLI les representantes del pensamiento católico a una doble actitud: por un lado. 1971. 4. Nuestras razones. 4. Nuestras razo- nes es el libro más relevante. 2. pues. por otro. cols. el Papa le designó Arzobispo de Cuyo. despierta la renovada necesidad de ahondar en la filosofía cristiana mostrando su eficacia especulativa y. La filo- sofía en la Argentina actual. reseña a Nuestros deberes. Serafín Fernández. Ediciones del Atlántico. Fl roblema educacional.1 Continuó enseñando y ejerciendo su ministerio ejemplarmente. ésta es la princi. 3. por debajo de los hechos. 1924. su actividad no se detiene y publica un importante. tanto por su contenido filosófico cuanto por su importancia histórica. 4-6. 1 MONS. en Didascalia. Publicaciones del Centro Católico de Estudiantes. Conferencias dadas en el Sindicato Católico de Maestras. 52 pp. hace inexcusable la lucha doctrinaria. Publi- cación de laJunta Nacional de la Acción Católica Argentina. AUDIND RODRÍGUEZ Y OLMOS: A) Obras: 1. Ordenado sacerdote en 1912. XXVI. p.. 6. Buenos Aires. Este libro. 108 pp.. en 1927. Este mismo centro las publicó en 1922 con el título de Nuestras razones. J. con prólogo del doctor Nemesio González. es la primera parte de una suerte de tríptico que el autor desarrolla años más tarde: Nuestros dogmas (1945) y Nuelsktros deberes (1958). 1. había regresado a Córdoba hacia 1913. Audino Rodríguez y Olmos en el cuarto año de su fallecimiento" en Los Principios. enero. el valor de la razón para el conocimiento objetivo que trasciende el mero dato de la experiencia y. hasta que. Nuestros dogmas. b) La restauración de la Metafísica y un programa de lucha Rodríguez y Olmos. Ingresó en el Seminario Mayor de Nuestra Señora de Loreto en Córdoba y realizó sus estudios universitarios en la Gregoriana de Roma donde alcanzó los grados de doctor en Teología y en Derecho Canónico. está convencido —como lo está su prologista Nemesio González— que es menester afirmar. alrededor de cinco años que enseñaba en el Seminario. 1958. 3. As. Am- bas instancias se comprueban vivamente en el joven sacerdote don Audino Rodríguez y Olmos que..- pal. R. 1959. 2 La Acción Católica en la República Argentina. Nuestras razones. En el tradicional pueblo de Santa liosa de Río Primero. Córdoba. Rodríguez y Olmos compren- dió que. De todas las obras de Rodríguez y Olmos. El P. Rosario. 1933. Prólo- go del Dr. Publicación de la Junta Nacional de la Acción Católica Argentina. p. Buenos Aires. Rodríguez y Olmos. pero. 5. pp. Buenos Aires. acaecida el 3 de agosto de 1965. Bs. 192 pp. Entre el primer momento de aquel tríptico y el segundo.. 1955. 279 pp. . 3-8-69. en Estudios.. 14. Alberto Caturelli. 'Mons. t. 184-186 y p.. cargo que ejerció hasta su muerte. en la ciudad de San Juan. se deslizaban las consecuencias de doctrinas contrarias a la tradición de Córdoba y del país y no dudó en enfrentarlas en una serie de conferencias pronunciadas en 1918 bajo el auspicio del Centro Cató- lico de Estudiantes. 270. 7. XIII. 1945. regresó a Córdoba siendo inmediatamente designado profesor en el Seminario. Hacía. aunque injustamente olvi- dado. 54-5. "Conferencias apologéticas". cuando se desataron las revueltas de 1918. N. 1932.. 430 pp. en 1918. Taheño. 458 pp.. Publicaciones de la Junta Nacional de la Acción Católica Argentina. en 1939. Cues- tiones sobre la familia. «Editorial Difusión.

cit. 7 Op. pero de lucha sin apasionamiento y sin violencias... 9-10. las filosóficas han retrocedido. 3 Nuestros dogmas. la restauración de la Metafísica. de la civilización. avanzado en lo accidental y retrocedido en lo esencial. en el orden del conocimiento. el raciocinio". "demoledor de todas las cien- cias". la veracidad de los sentidos. Es menester distinguir entre ciencias experimentales y filosofía: las primeras apoyadas en la experiencia sensible y en la prueba. con materialismo el cual es. la ciencia auténtica. cit. p. lo que significa una nueva barbarie..3 Pero esto es sólo efecto. Más todavía : la restauración de la verdad objetiva significa el redescubrimiento de la verdad cristiana. p. 5 Op. reduce la ciencia a una serie de "hechos inconexos" y niega la libertad en el determi- nismo. bien lo sabéis. Por eso.. AUDINO RODRIGUEZ Y OLMOS 51 segundo. 11. era también un proceso llevado a cabo en Córdoba: "La lucha comenzó por la abolición de la Facultad de Teología en las Universidades.. que es como volver por los fueros de la verdad cristiana". cit. p.. Rodríguez sostenía que el proceso de negación de la razón que conduce al "olvido de Dios". Pese a su formación tomista que le habría hecho preferir el camino de la causa propia en las cinco 2 Nuestras razones. se trata de la reducckn de la ciencia. 11. con ella. restaurar la filosofía metafísica y. Lo primero que debe comprenderse es la no existencia de contradicción entre ciencia experimental y filosofía ya que "no hay contradicción entre verdad y verdad".. Sobre el cristianismo se han amontonado prejuicios y sombras de todo género. éste sí. "luchar por la Iglesia es pues luchar por el progreso y por la civilización"? De ahí que la misión que Audino Rodríguez se propone es. 4 Nuestras razones.2 Mons.6 Solamente la Iglesia ha sostenido en su integralidad el orden natural y la civilización y. es también programa de lucha. Más profundamente. cimentar las bases racionales de la religión. pp. Vino luego la supresión de la enseñanza religiosa en las escuelas". se le persigue en nombre de la ciencia. De ahí que hayamos. 4..5 Lo que pasa es que la ciencia experimental se ha identificado. ilegí- timamente. del progreso. 7. con ella. 2. a ciencia experimental y la reducción de esta últi- ma a craso matefialismo. último de todo cuanto existe. p. ante todo. MONS. p. Es deber nuestro desvanecer todos esos prejuicios y volver por los fueros de la razón.8 e) La aspiración al infinito y la existencia de Dios El primer paso es dejar firme una verdad fundamental: la existencia de Dios como causa y principio. 8 Nuestros dogmas.4 Mientras las ciencias experimentales han avanzado. porque la ruptura de moral y la mera ignorancia son sus causas inmediatas. bien representadas por tantos sofistas contemporáneos que han generado una "juven- tud petulante" que "pretende saberlo todo" y acepta dogmáticamente la nega- ción de la Metafísica... Tal es su programa: "Mi programa. Op. porque niega el valor de la razón. p. . 5. de lucha en el campo sereno de la razón. la segunda que tiene como "medio de demostración..

" es decir. ALBERTQ CATuRELu vías. Lo que pasa es que "el ateo separa la tendencia hacia el infinito de la idea de Dios. porque todo ser tiene impresa en su naturaleza "una tenden- cia invencible hacia su fin". la 9 Nuestras razones. p. De Deo Uno. 25. "corresponde una idea: es la idea de Dios que encierra en una sola fórmula las ideas de verdad.. de 1899). 1950 (cito por esta edición muy posterior que es la que tengo a mi alcance).. el vacío. 14 Op. miento. antinatural". pp. 25. y esta separación es una separación violenta. En cuanto al amor. cf.. Sertillanges.13 dicho de otro modo. 26. una tendencia a la posesión del infinito. En cuanto a la fantasía.. Les sources de la croyance en Dieu. como Garrigou-Lagrange en su obra Dieu (1915). 17. Commentarius in Priman.. igualmente... 1931 (la 13 éd. A. cap. Barcelona. Paris.B.1° En efecto. Luego Dios existe". Romae. ha sido sostenido por ilustres escolásticos. en la fantasía. utilizo la 813 ed. cit. trata de invadir el medio cultural y. el ateo lleva en su ser esta ineludible tendencia. A las tendencias de la naturaleza corresponde siempre una realidad que satis- faga esa tendencia.. Su existencia y su naturaleza. 121. O. de J. Thome. vida y la evolución Pero Mons. 197. 339- 347. Audino. en el amor: en cuanto al entena. su objeto verdaderamente existe y satis- face la tendencia: "la tendencia hacia Dios es una ley de la naturaleza humana. . particularmente pp. Op.. En consecuencia. no tenemos más que penetrar en las intimidades de nuestro propio ser". p. belleza y amor infinitos". trad. Marietti. 1946.A esta tendencia. "a todas las tendencias de los seres corresponde su objeto". sostiene. 12 Op. Elementa Philosophiae aristotelico-thomisticae. "la ausencia de Dios produce. 22. es decir. Audino Rodríguez sabe que debe enfrentarse con el positi- vismo que. aunque tardío. vol. 11 Nuestras razones. seguramente conocidos por Mons.S. hacia el infinito amor". Rodrí- guez y Olmos. sólo alcanza su objeto —allende los bienes finitos— en el infinito bien que es infinto amor. San Román Villasante. 20. I. p. esto es así. pp. Herder.15 d) La materia.. cit. IX.12 En cuanto tal. 1950. dice en el mismo lugar. p.. Emecé. 262-3. "existe en nuestro ser la tendencia hacia la suprema verdad. D. pp. Dios. cit. también Iosepho Gredt. esta tendencia al infinito puede anali- zarse en el entendimiento. hacia la belleza infinita. paréceme que el filósofo cordobés quiere conferir una nueva forma al antiguo argumento del deseo natural de Dios impreso en la apetencia de las facultades.:11. Por consiguiente. Rodríguez y Olmos elige un camino algo diverso: "para encontrar a Dios. 198. Para Mons. cit. Luego Dios es una realidad." Partem S.. lo Este conocido argumento fundado en el supuesto que minus appetítus naturalis est Manis. arg. se ordena a la verdad por naturaleza sin quedar satisfecho sino sólo en la verdad infinita. la. Buenos Aires. Op. n9 790. VI (la la ed. por naturaleza es la tendencia hacia la belleza no agotada en lo finito sino en la belleza infinita.. 2 vols..9 Dicho de otro modo. sobre todo.. de algo que la naturaleza reclama" porque "a todas las tendencias de la naturaleza corresponde una realidad". la tendencia hacia el infinito es natural y universal: "la ten- dencia hacia Dios es una ley de la naturaleza Immanar. De ahí el tedio y el vacío infinito del ateo y del mundo ateo. p. 1904). Perrin et 241 éd.

si el cosmos se encamina hacia un equilibrio final. Godínez. En cuanto al evolucionismo de Ernesto Haeckel .18 Por consiguiente. en general. p. Era doctor en medicina y en filosofía y terminó enseñando en Boston ( Estados Unidos). Discours sur les revolutions du globe. pgr eso. en cuanto a Emile Blanchard (1820-1900). méta- morphoses. London. insiste. Paris. 1867. Por eso. evoluciones. MONS. 35. suizo. París. si el movimiento mis- mo es eterno. en reposo. Rodríguez y Olmos cita sus investigaciones sobre las metamorfosis y costumbres de los insectos. En efecto. en lugar de buscar pruebas. tesis que se mantiene aun cuando se admitiera la eternidad de la materia.18 De ahí que el primer dogma del materialismo sea la eter- nidad de la materia (sostenida por Ameghino y los positivistas) . Rodríguez y Olmos conoció la obra principal de George Cuvier (1769-1832) a la que cita en su edición francesa. "la materia debe recibir de una causa extraña la existencia misma". de hecho. De ahí que deba comenzar su tarea críti- ca por el materialismo que. sino del también suizo Luis Juan Rodolfo Agassiz (1807-1873). cit. casi todas en inglés. "trata simplemente. deberíamos admitir un número actualmente infinito de movi- mientos.. partidario de la teoría de la descendencia. o nos asomamos al absurdo o admi- timos la existencia de Dios: "no solamente es necesario admitir un primer motor que sacó a la materia del reposo. en cuanto a Agassiz. la ciencia. gran naturalista muy vinculado personalmente a Cuvier de quien recibió apoyo y aliento. Sin ningu- na duda. o bien. 29. 187e. las citas no tienen precisión y puede tratarse de Histoire des insertes traitant de leurs moeurs et de leurs métalmorphoses en général. que la ciencia no nos conduce a Dios". podemos suponerla ya. Rodríguez y Olmos utiliza una de las varias edicio- nes castellanas.). son numerosas. no son meras palabras (corno por otra parte. Emile Blanchard (Metamorphoses et moeurs des insertes) varios científicos más. pero un número actualmente (no potencialmente) infinito es un absurdo matemático. Cuvier. si lo segund'o. ya en movimiento. Paris. los científicos lo atestiguan) y puede compro- barse en cada reino de la naturaleza. 17 Op. Rodríguez conoce bien y cita a Darwip. Sus obras. 1845. Les inseces. de hacernos ver que la ciencia puede pasarse sin Dios. desde Newton a Darwin. sino que es necesario admitir también una causa productora de la materia misma". 18 Op.. es impensable que la materia esté en movimiento desde la eternidad.17 Si la materia es eterna. no puede pasar del estado de reposo al de movimiento sino por el influjo de una causa extraña. se hicieron famosas sus Investi- gaciones sobre los peces fósiles (1833-42) y su Historia natural de los peces de agua duke en la Europa Central (1839 y ss. 16 Op. Y semejante intento se orienta hacia el campo de la biología y.. Rodríguez y Olmos reafirma la contingencia de la materia que es la conclu- sión lógica de la ciencia. "Si es verdad que tan sólo es ciencia lo que la experimentación demuestra (gran principio del materialismo) ¿cuándo la experimentación nos ha demostrado la eternidad de la materia? Afirmar la eternidad de la materia ¿no es acaso lo mismo que sustraer la cuestión a todo experimento posible?". p.19 Pero. quizá la de E. moeurs et instincts. pero esto es contradictorio:. de las ciencias empíricas. 1812. el antiguo Presidente de la Academia de Ciencias de París. Más aún: el orden. 30. cit. la armonía y la finalidad del cosmos. p. AUDINO Rosíoz Y Olmos 53 'Universidad. cit. Madrid. Agassiz. Si lo primero. 19 Ya se sabe que la principal obra de Charles Darwin (1809-1882) es On the Origin of Species by means of Natura Selection. debe tratarse no de Alejandro (1835-1902). es la ciencia misma la que debe sostener la existencia de Dios si es consecuente consigo misma. la duración eterna lo hace imposible. órbitas. sin olvidar a los materialistas Haeckel y Le Dantec que utilizaban nuestros evolucionistas. 1959 (11 edición de la cual existe un ejemplar ex) la Universidad de Córdoba) .

Sampere.principalmente. en su momento. se destacó por la enunciación de siete cuestiones sobre los fenómenos naturales. 22 Son significativas las citas de Mons. Además de las referencias a científicos como Redi. ib.z Todo esto replantea el problema del origen de la vida. me refiero. Rodríguez tiene presente al P. 46. trad. 1865 (hay una trad. debe atribuirse a la evolución de la materia sujeta a las leyes físico-quimicas. Erico Wasmann S. Thornas Huxley (1825- 1895) cuya obra Man's Place in Nature. la obra en la cual intenta mostrar el acuerdo del Catolicismo con la ciencia: L'attitude du Catholicisme devant la Science. 1902 y tuvo en alto aprecio la de Claude Bernard (1813-1878). p.I. s/f. Mons. Les limites de la Biologie. muy posterior en Ed.. Paris. en cuanto al filósofo y fisiólogo alemán Emilio Dubois-Reymond (1818-1896). se apoya en Redi y Van Beneden. es decir. al mismo tiempo. 1892) . al expositor y divulgador del darvinismo. Rodríguez y Olmos hace referencia precisamente a esta teoría expuesta en Die sieben Weltraetseln (1880). Introduction a la médicine expérimentale. por eso. . van Beneden (1809-1894). 1903. casi. Rodríguez y Olmos en relación con la vida y su origen: ya se sabe que las obras del espiritualista teísta Alfted Fouillée (1838-1912) eran conocidas y. Fonsegrive.2» De esto se sigue la necesidad de una Inteligencia suprema y en la medida en la cual el materialismo admite la causalidad. en las de Claude Bernard. Rodríguez cita a Félix Le Dantec (1869-1917) que.. Valencia. debe haber conocido como. cit.. p.. especializado en parásitos y animales inferiores (Les Pasantes et les commensaux. Rafael Dubois (Legons de phisiologie généraie et comparée) y otros como Pouchet que. a la generación espontánea". preocupó a Fouillée la. Esta respuesta es absurda y contra- dictoria pues tales leyes indican un legislador distinto de la materia. la pregunta de Le Dantec "¿por qué existen esas leyes?" es respondida por él mismo: "lo ignoro". Loisada). Mons. muy probablemente. la traducción francesa de los Essays en apoyo del evolucionismo (L'évolution et l'origine des spéces. de Cristóbal Litrán.forces. más pro- bablemente. debe haber tenido bien presente su ensayo alegato L'Atheisme. que combatió fuertemente a Haeckel. belga. es decir. sobre todo. relación entre la filosofía y la ciencia positiva (cf. Fonsegrive-Lespinasse (1852. finalidad del organismo e inteligencia huma- na). las de Varigny sobre los espacios interpla- netarios. aunque Dubois era mecanicista y escéptico dentro del conocimiento científico. 49. Vasigny. 53. contra Tyndall y la generación espontánea. 1890). puede haber conocido y. Richter y Kelvin (que creo indirectas). Paris. como se evidencia en los mismos textos de Haecke1. o bien. 2 vols. Paris„ 1892. pero aceptó una forma de transformismo.. ha utilizado la obra del ilustre médicO francés Joseph Gras- set (1849-1918). Rodríguez y Olmos parece utilizar mejor a Pedro J. Rodríguez y Olmos examina obras de Du Bois Reymond. ha tenido presente al apologista católico espiri- tualista George P. es decir a Dios. fue un brillantísimo naturalista. a la Historia natural de la creación de los seres organizados según las leyes naturales. de las que sólo tres admiten solución ( origen de la vida. las investigaciones sobre los cosmozoarios de Richter y Kelvin. si esa causa no existe. Paris. 23 Nuestras razones.. Paris. de entre sus numerosos libros. no pasó de ser un divulgador del evolucionismo materialista '(especialmente combatido por Bergson) . p. y de Fouillée. vuelve el dile- ma: "o Dios o el absurdo". 20 Nuestras razones.1917) cuyo Eléments de Philosophie. en verdad.23 Pero es la ciencia misma la que ha (1834-1919) era aquí conocido en las traducciones españolas utilizadas por nuestros materia- listas evolucionistas. 1872 y L'évolutionisme des idées.. 1(864. F. ib. representaban bien el mundo científico?2 Lo primero que es menester admitir es que la vida tuvo comienzo algtma vez. La liberté et le détetrminisme. Paris. el orden del universo". discute el tema de una materia primordial según Huxley y se apoya en las obras de Grasset (Leo limites de ta biologie). Las leyes de la materia manifiestan las propiedades de la materia. 1907. Paris.54 ALBERTO CATÓBELLI no hace otra cosa que "poner en nueva luz la armonía universal y la finalidad de las cosas. 1876). en tal caso es preciso admitir: "O la vida debe atribuirse a una causa primera distinta de la materia. London. Op.

Dar- win y Le Dantec y que critica. 2a Ya me he referido anteriormente (cf. cit. Paris. alguna vez. Milano. Dios. que era transformista aunque espiritualista. esta fuerza "marca definitivamente el límite entre la materia inerte y la vida. MONS. como es el caso de Le Dantec. crecimiento y gene- ración). Institutiones Philosophicae (Roma. El antivitalismo de un Le Dantec no logrará nunca explicar el ser vivo en su integralidad. cit. ib. nutrición. 25 Op. 67. por sí mismas. a Enrique Fravre de cuyos Recuerdas entomológicos parece extraer conclusiones de importancia? Rodríguez y Olmos cree encontrar contradicción entre la "evolución lenta" y la "selección natural". en obras rigurosamente científicas como las de Hugo de Vries y su teoría de las mutaciones y Kerner von Marilaun y su vida . 68.16 En efecto. frutos de sus lecciones en la Universidad Gregoriana. 29 Nuestras razones. La unidad del ser vivo. y nos lleva a la conclusión de que en los organismos existe una fuerza distinta de las fuerzas físico-químicas" y que es la vida.21 ata fuerza inmanente. por eso. del neoto- mista Agostino Gemelli. como realización de un plan. sobre todo. 27 Op.25 Las meras fuerzas físico-químicas no son. apoyándose frecuente- mente en las investigaciones biológicas del P. 1815-1822). 26 Op. p.. Es también inte- resante tener presente que conocía las obras de Pío de Mandato (1850-1914).. en todo organismo vivo "existe una. sino "la unidad funcional. AUDINO RODRÍGUEZ Y OLMOS 55 desechado este origen de la vida y. capaces de explicar las procesos del organismo vivo y es menester aceptar el influjo de una "fuerza superior (que) las provoca y determina". parece visible la influencia de Agostino Gemelli (1878- 1959). potentia generativa). también detalladamente. 1907).. resultante 4:le la unidad de plan". y por tanto científicamente inadmisi- ble". 90.. cit. en cuanto a Jean Babtiste Lamark (1744-1829) no tengo seguridad que Rodríguez y Olmos haya conocido directamente tanto la Philosophie' zoologi- que (Paris. p. como L' elrigine dell'uomo e la falsificazione di Haeckel. sigue siendo preferible los grados de vida ya expuestos por Santo. 1809) cuanto su monumental Histoire naturelle des animaux sans vertebies (7 vols. 1912. Nuovi metodi ed orizzonti della psicologia esperimentale. 63..de las plantas. Tomás de Aquino (vis nutritiva. aunque Rodríguez y Olmos no cita con precisión.29 Donde se ve que la teo- ría darwiniana es Teoría de la casualidad. Pío de Mandato S. 71. esencialmente diversa de los factores físico- químicos expresa y conduce hacia una Causa suprema que es "la Vida esen- cial".. 1910. . nota 22) al P. p. no tiene por qué ser una "lucha" pues se trata sola- 24 Op.24 Y aunque los caracteres de la vida son bien deter- minados por Claudio Bernard (organización. I. Inteligencia suprema. En cambio. sostiene Rodríguez y Olmos siguiendo a Grasset. p. no es la mera identidad de las células. sin olvidar. :de la Gregoriana y. fuerza constructiva" que realiza "un plan trazado de antemano". es muy probable que conociera algunas de las primeras obras de Gemelli. La selección. Wassmann. En nada es alterada esta tesis por la denominada "evolución orgánica" que Rodríguez y Olmos analiza minuciosamente en los textos de Lammarck. es la ciencia la que reabre el camino hacia la Causa absoluta.. Erico Wasmann S. y donde no hay utilidad no hay selección natural".. además. esporádicamente en la obra del P. p. cit. S. vil augmentativa.. De ahí que "el materailismo no tenga en último término más razón que sus prejuicio'. I.. sobre todo la primera dedicada a combatir el evolucionismo materialista. Apoyado en datos minuciosos afirma: "Donde hay evolución lenta no hay utili- dad. 1:894) y sus Dissertazioni philosophiche (Roma.I. E.

es un fenómeno" (en sentido idealista). Es muy interesante comprobar que Rodríguez y Olmos ve cierta concomitancia entre el positivismo y el agnosticismo de origen kan- llano pues.. solamente la ciencia habría "conseguido sondear más el abismo de la Infinita Sabiduría"' Lo que no es posible eludir es que las propiedades de los primeros organismos hubieron de tener una causa que no puede ser la mera naturaleza físiao-química sino "una causa superior. 32 Op. expone nuestro autor. causas externas e internas. Es menester poner de relie- ve el "absurdo que implica afirmar el valor de los sentidos en orden al conoci- 30 Op. cit. e) Crítica al posittivísmo. sólo cree en el fenómeno. será también falso el juicio con que juzgáis vosotros del valor de la razón. no para aquellas en que vemos permanecer las especies inmóviles". pues también procede él de la razón". 98. su forma más moderna es el positivismo que es "el mismo ateísmo en hábito de filósofo". admitida esta.3° Además.. hipótesis. habría que admitir que "las variaciones orgánicas aparecieron por regla general. 102. el positivista. no por grados imperceptibles. si sólo creo en lo que sensiblemente veo. jesuita Wassmann frecuentemente cita- do por Rodríguez. 31 Op. De ese modo. 33 Op. Rodríguez que esto implica un juicio (negativo) sobre el valor de la razón. una teoría de la evolución conforme con la ciencia debe admitir. cit. "la idea de Dios es un producto de la inteligencia. distinta totalmente de las fuerzas físi- cas y químicas". al ateísmo y al panteísmo Más allá del evolucionismo materialista que es una manera de la negación de Dios.. 104. es forzoso admitir una inteligencia suprema".56 ACTO c. es necesario distinguir entre una alteración pasajera con tendencia al retroceso (variación) y una alteración constante que persevera en las formas sucesivas (mutación). es decir. como parece admitirlo un evolucionista convencido como el P. cit. p. cit. por este camino. 95. pero. Agudamente responde Mons. en modo alguno quedaría demostrada la inexistencia de Dios. "si todo lo que nos dicta la razón es falso. 96. si bien se mira. 1 i bis Op. Claro que todo esto no es más que una hipótesis y si alguna vez fuera científicamente demostrada la evolución de las especies. todo el cosmos se nos muestra como un "grandioso poema". Rodríguez llega casi a identificar el neokantismo con el positivismo y. p. Mons. Tal causa es también la que concibe el fin del organismo por la diferenciación y tal causa no es sino una Inteligencia suprema: "admitida la evolución. teniendo presente la distinción entre "fenómeno" y "noumeno". De todos modos. p. "la teoría de la evolución sólo podría admi- tirse para algunas épocas geológicas. en verdad. "nos dice tan sólo que después de cierto fenómeno se verifica otro" como ha sos- tenido Hume. respecto de las causas de la evolución. .ATURELLI mente de "una sabia coordinación de los reinos y de las especies".. No debe sorprendemos que el positivismo rechace el principio de causalidad ya que la experiencia. p. para aquellas en que aparece una gradación de formas.. cit. p. las vías profun- das de coincidencia son evidentes.32 bis Después de todo. sino que aparecieron de repente".

cit. cit. 38 Op. "el positivismo implica la negación de todas las ciencias".. cit. El positivismo. La Metafísica parte del supuesto que el ser es cognoscible para la razón (de esta evidencia se derivan los prime- ros principios) y tampoco demuestra esta afirmación porque. cit. p. la afirmo. 112. la ve.Ta- cidad de los principios racionales". no tiene funda- mento: ante todo. podemos responder: "¿y con qué razón afirmáis voso- tros que la idea difiere de la realidad. Lo mismo pasa con los sentidos ante un objeto real de cuya presencia dan testimonio. Par último. tienen también "un grado mayor de evidencia que los principios físicos". p. es necesario afirmar "el valor de ambas cosas" o negar a ambos. el recurso del positivismo a la psicología que demostraría que muchas veces la intimidad de la conciencia nos engaña. el positivismo "hiere la objetividad de las sensaciones que defiende". 36 Op. ante hechos semejantes.. si según vuestra doctrina no conoce- mos la realidad?". de modo que "el término de nuestro conocimiento es la misma realidad representada por medio de la idea". en ambos casos. en la idea formada por él en vista de la imagen material producida en los sentidos por la realidad. parte del supuesto que los sentidos conocen la realidad. "lo que es evidente no se demuestra" ?s Esta evidencia primera nace en la intimidad de la conciencia: simplemente la veo y. 109. En esta experiencia interna y primera eviden- cia tienen su punto de partida los principios metafísicos que "se imponen con más fuerza que lo mismos principios físicos".38 Cuando el poisitivismo se pregunta "¿qué es lo real que percibe: el pensamiento?". el mero dato de los sentidos sin la universalidad del conocimiento racional es incompleto e imposible. Es forzoso por tanto admitir. "nuestra inteligencia. p. 113. además el testimonio {le la conciencia al que se alude.37 Por otra parte. cit. p. "apelo a los propios principios del positivismo.. 105. en verdad.. pero no demuestra esta afirmación. es sabido que 3 Op. 40 Op. 39 Op.. precisamente en cuanto los prin- cipios metafísicos tienen un grado mayor de necesidad. p. p. cit.. 35Op. por eso. cit. por el contrario. porque al herir la objetividad del conocimiento. Si mirarnos al fondo del problema. 111. Les principios ontológicos y sus conclusiones están confirmados por la deposición de los sentidos. 107. se pone en contacto con esa misma realidad". cuya veracidad admite el positivismo. Aurnago Ronaícuitz Y OLMOS 57 -miento de la verdad.35 Pero afirmarlos a ambos es abrir el camino de la Metafísica (cuyos temas esenciales Rodríguez y Olmos apenas enuncia) como ciencia del ser en cuanto ser. de este modo se supera la objeción positivista de que siendo singular la realidad extrínseca y universal la idea ésta nada nos puede decir de la reali- dad misma. cit. .43 Esta idea universal. MoNs. no es el de la conciencia normal sino el de "la conciencia íntima en estado normial". loc.. supone como su fundamento los seres "en su sigularidad" con todas sus propie- dades.39 En verdad (aunque el positivismo no quiera ni pueda aceptarlo). y negar el valor de la razón al mismo tiempo" 34 Por eso. respondiendo que es sólo una idea sin relación con la realidad. 37 Op.. Por tanto.

de Dios no es una firme convicción sino la sustitución de las ideas por fantasmas. desde el pensamiento oriental hasta hoy. el testimonio de -los sentidos y de la inteligencia y.Hegel. p. 44 Op. quiere evitar. han sido.. "pro-. Si las doctrinas del positivismo se llevaran a cabo realmente. p. "si nuestras ideas universales no están fundadas en.. los científicos. tiene la nota común de la inmanencia desde el. 117. alejados como parece— "las ciencias. p. sin exceptuar las experimentales. admi- tidos. tampoco está fundada en ella ciencia alguna" .: . las cosas". contra la naturaleza de las cosas. si todo conduce a Dios (las facultades. la contingencia se nos hace evidente y nos remite a una Causa necesaria realmente distinta del ser finito. De ahí que también sea causa del ateísmo no sólo.. 133. metafísica que es lo que el positivismo. es decir. .existencia. como las acciones del hombre son las de Dios. 130. la realidad.Pesé a Comte y a Kant -que. . Por eso. admitidos los primeros principios. cit.. Las consecuencias sobre el ateísmo y el panteísmo se siguen por sí mismas.58 ALBERTO CAnnunix el positivismo reafirma la tesis de Hume contra el principio de . p. vegetal y animal) manifiestan pluralidad de propiedades y el hombre posee la experiencia dé su singularidad sustancial.42 Claro es qué. y son teístas. en sí mismo. Pera tal es "el testimonio invencible de la realidad" . experiencia nos . como se ve. por- eso. emanatisrno hasta . Por sus con- secuencias morales se ve que.causalided y : Mons.. 42 Op. cit. concepto' universalísimo de ser".descubm una pluralidad de sustancias. no están tañ.41 . endeblemente fundado en la mera sucesión de fenómenos. simultáneamente. Rodríguez— el íntimo enlace que él ve entre el positivismo como tal. cit.44 En cuanto al panteísmo. dogmáticamente. pp. cit. los modernos. 4 Op.. por eso mismo. cit. cuya verdad admite el positivismo. Por otra parte. Claro es• que no son estos argumentos intrínsecamente filosóficos.(mineral. los tres reings. las ciencias la metafísica) ¿cómo es. 142-149. los: cristianos naturalmente. pero ni siquiera esta • sucesión tendría sentido si no denomináramos causa a aquello que. 118. Rodríguez y- Olmos se apresura a regresar a las fuentes metafísicas para mostrar la imposi- bilidad y contradictoriedad del ateísmo. están fundadas en esas propiedades esenciales de. éstos nos conducen a la Suprema Causa. con. en cuanto a la noción de sustancia. su acción. etc. el kantismo.. posible que existan ateos? Rodríguez y Olmos no olvida ciertos personajes de la "reforma universitaria" que habían manifestado "lástima"por aquellos que- todavía creían en Dios. ante todo se limita a mostrar que los filósofos antiguos. 45Op. las diversas 41Op. duce otro ser_ o produce en ese objeto una modificación" que llamamos efecto. la inteligencia sino "la perversidad del corazón". cuya causa no es otra que el rechaza del sentido común 43 Por eso cree que la duda positiva de la. la mera. por eso. solamente hay ateos entre "sabios" de segundo orden. quedaría demostrado que "el positivismo es la negack5n- de todas las ciencias.45 Es muy interesante —y agudo de parte dé Mons. el odio misterioso a Dios. no hay otra ley que la voluntad humana y se suprime toda distinción entre la bueno y lo malo. Rodríguez y Olmos discute este terna esencial aunque..alcanzada "bajo el .

p. en el hombre.de todos los cambios y sea cual sea la constitución de la materia. siempre allende las meras estructuras físico-químicas. El materialismo positivista admite. p.. cit. MONS.. ES fácil ver 'que se trata de una reformulación. Por fin. A través ... en el hombre. Estas propiedades del alma no se conocen directamente sino por sus efectos. 51 Nuestras razones. EL HOMBRE ) Espiritualidad del alma. en este sentido. 31 ed. "mi yo no son esos átomos. frente al positivismo y el evolucionismo ma-: terialista. del comienzo absoluto de la materia y de su carácter positivo y el consiguiente rechazo críti- co del positivismo. p. 48 Op. Taurini/Romae. en los vegetales como fuerza vital vegetativa. el sentido común.y en la medida en la cual se lo afirma se lo pone como diversó de la materia. de los grados de vida de la filosofía tomista.es la fuerza vital siensitiva. Esta fuerza vital Taciona1. la memoria y la facultad: estimativa) . 78.." dé que hablan 'los materialistas se manifiesta. p.ssiére por ejemplo) "el acto de pensar se verifica sin órgano material alguno". 1. libertad e in~tatidad La afirmación de la aspiración del ser finito por el Infinito. p. 159. 53 Op. 1. cit. lect.. primero. 5G En Santo Tomás pueden confrontarse los principales textos respecto de las diversas_ especies de vida y que son las fuentes de todos los tratados escolásticos sobre el tema: In Aristotelis Librum De Anima Cornmentarium. "el cerebro es el instrumento de que se vale el alma en el acto de pensar". como es el caso del concepto univer- sal o idea cuya inmaterialidad nos conduce a "la facultad que elabora produc- tos inmateriales".47 En los animales. aquella "fuerza" (puesta dé manifiesto en el conocimiento sen- sitivo. aunque resultante de la materia. De lo cual se siguen las propiedades del alma: espiritualidad deducida de sus "efectos de orden espiritual" que prueba la existencia de una causa (el alma) de naturaleza inmaterial 51. Auz»No Ro Y 01.49 como le llama Rodríguez y Olmos. Rodríguez y Olmos al centro del pro- blema inmediato que es el hombre. 18. 2. 163. 1948. 158. cit.83 bien que sea 46 Op. p. De ahí que (contra los positivistas como Vogt. no es directamente alcanzada por los sentidos (contradicción del materiali- mo). Ferrier y otros) el pensamiento no sea una secreción o "vibración" del cerebro y que (con la escolástica expuesta por De la Va.. cit. 49Op. 52 Op.. 3. 168. Marietti. sino la fuerza vital inmanente". es el alma radonal. 161. la imaginación.5 por el contrario. cit. la existencia de cierta "fuerza" que. 172... aquí se identifica el alma con el yo ontológico. p. 3 et 4. STh. conduce a Mons.48 siempre allende los factores físicos y químicos. 47Op. este última como una suerte de forma extrema del ateísmo.. Todo lo cual le conduce a replantearse los problemas últi- mos del hombre. cit. 157. . No puede el positivismo negar la existencia del pensamiento (al negarlo lo afirmaría pensando). encuéntrase "una 'fuerza vital superior" cuyas operaciones son por naturaleza distintas de la materia.5°..mos 59 formas de materialismo y el panteísmo.46 Pasa que el hombre es "algo más que materia" y aquella "fuerza.

p.. es subsistente. tendencia a la felicidad y a la realización de la perfecta justicia. sostiene Rodríguez y Olmos. es por su naturaleza indestructible". Como en el problema de la existencia de Dios. en cuanto no necesarias . 57 Op. Por eso es el hombre libre. p. Audino. consisten en "obrar con- forme al dictamen de la razón". en Ameghino. cit. Ingenieros. pero "la acción humana proce de de la voluntad sin que exista ninguna coacción insuperable". 55 Op. que "et hombre anormal obra impulsado por una necesidad irresistible" y el hombre normal obra de distinto modo. Luego. porque afirma que existe en el alma "la tendencia a la inmortalidad". como ya se vio. no le per- miten apartarse del aspecto crítico y apologético suscitado. 198. Es claro que la libertad es susceptible de disminución. De esta modo. posterior en casi dos generacio- nes a la primera penetración del positivismo.59 b) La evolución antropológica Las circunstancias en las cuales piensa y escribe Mons. por el brote tardío del positivismo en la Argentina. alma y libertad son tres cosas que hay que combatir") para mostrar esta contradicción.son libres. "aquello que es subsistente y además es simple. "a todas las tendencias de la naturaleza corresponde un objeto que satisfaga esa tendencia". en el fondo. esta tendencia es natural al hombre 57 y no puede ser vana." Si el positivismo piensa. es decir. Las tendencias (necesarias en el positivismo) están subordinadas a la voluntad. cit.. cit.. se Op. es evidente que obra libremente. 180. 156. p. 190.entonces. Bunge.. el punto de partida es común con el materialismo y el empirismo que no son consecuentes con él hasta sus últimas posibilidadess6 Es interesante comprobar aquí CÓMO Mons. cit. es también "la expresión de una tendencia invencible del ser humano".5º Op. p. en ese momento. Agrégase a ésta el consenso universal que se comporta como "la voz de la humanidad" y que. Es paradójico el modo como el materialismo positivista pasa de la exalta- ción de la libertad sin límites (recuérdese el "prohibido prohibir" de la "refor- ma universitaria") a la negación total de la libertad. como en el caso del obrar mal. p. a cada una'corres- ponde infaliblemente su objeto" que ha de ser alcanzado en la otra vida. Rodríguez y Olmos piensa. no es un acci- dente: existe en y por sí. Rodríguez y Olmos rechaza tanto el materialismo como el idealismo y concluye que el hombre es la unión sustancial de cuerpo y alma.58 Lo son también la. coma toda acción normal. interna y externamente y la misma experiencia interna atestigua nuestras decisiones.55 El alma humana. es decir.. . espiritual y libre por naturaleza. obligadamente. aquí con razón.- 56 Op. . Rodríguez enlaza este terna con el de la tendencia de las potencias hacia Dios. 185. De ahí que las acciones humanas. inmortal. que sostienen 54 Op. p. cit.00 ALBERTO CATUMÉLÚ imprescindible el concurso del órgano cerebral para la causa pdndpal. Como se ve.. Rodríguez y Olmos recuer- da textos de Haeckel ("Dios. "pera siempre es verdad que el hombre es libre por naturaleza". éstas. cit. 194.

. autor de numerosas obras de zoología. cf. en cuanto simple e inextensa "no puede proceder de otro ni por transformación ni por generación" ya que una y otra "suponen pluralidad de partes". aparece de repente como la forma más perfecta. En cuanto al primer punto de vista. por- que. "La evolución antropológica y Ameghino" y también en "La Antropometría y la ciencia". p. particularmente el de Florentino Ameghino: cf. 203-204. La dinámica cerebral.. era español y profesor de las Facultades de Filosofía y Teología de San Miguel (Bs." Lo Op. dígase lo mismo de la ley biogenética del mismo científico: "De modo que. 1923.61- En cuanto al punto de vista de la ciencia empírica (que es el plano en el cual se colocan los transformistas y positivistas evolucionistas) Rodríguez y Ol- mos hace una minuciosa exposición de las ideas de Lamarck.. 63 Nuestras razones. 2* ed. sus caracteres "no se encuentran nunca en la población autóctona sudamericana" (Lehmann Nitsche). As. el orangután y el gorila. el hombre es "un cuerpo orgánico ani- mado por un alma espiritual. Bs. como la coronación del mundo visible".. Respecto de la primera. As. fue director del gabinete zoológica' de la Universidad de Sassani. Por eso la insistencia en ciertos temas como la naturaleza del hombre primero y el origen de la huma nidad después. sus trabajos principales fueron reunidos en su valioso libro La antigüedad del hombre y su evolución. As. 512 pp. AUDINO RObEttGVEZ Y OLMOS un evolucionismo materialista aplicado al hombre. pero prefiere los aportes de Gemelli por un lado y del embriólogo Carazzi por otro 62 y sus pro- pias deducciones que le permiten rechazar. libre e inmortal $0 Respecto del segundo. tal como lo denunció y demostró el P.. la ciencia nos veda extenderla hasta el hombre. . 1916. aun dentro del terreno de la zoología. 216. p. los estadios embrioló- gicos de Haeckel. lo cual equivale a sostener que "el alma ha sido producida por creación".) y escribió diversas obras para combatir el evolucionis- mo materialista. en cuanto a David Carazzi..I. 61 Op. Haeckel y el propio Padre 'Wasmann. Vogt. As. Friedenthal. Nuestras razones. ~O un ser excepcional. Lamarck. S. es menester distinguir entre el origen del alma desde el punto de vista filosófico y el origen del alma en el plano de la ciencia empírica. La evolución antropológica y Antk:ghino. nota 28. El hombre ante la zoología aparece solo. como una "invención de su fantasía calenturienta".. cit. en cuanto al fémur de Monte Hermoso "no pertenece a ningún antecesor del hombre" por la simple y dolorosa razón que se trata de "una vulgar falsificación" cometida por Arneghino. MONS. por ejemplo. 62 Sobre Aggstino Gemelli. 202. Cf. Bs. se trata del gran naturalista italiano. pp. sin genealogía que le una con los seres vivientes que exis- tieron antes de él. Bs.. Darwin.. 1925 (naturalmente los trabajos son anteriores a la fecha de esta segunda edición). cit. De ahí que deba ser producida en su totalidad "desde el primer momento". 64 El P. José María Blanco en su trabajo. En cuanto al famoso atlas. 227 y ss. no existen para los otros. p. Sebastián de Amorrortu.63 Enfrenta inmediatamente Rodríguez y Olmos los argumentos paleonto- lógicos en favor de la evolución antropológica. las razones que existen para los unos. siendo el alma simple e inextensa. José María Blanco. especialmente la teoría de Ame- ghino sobre el homo pampeus cuyo primer antecedente es el tetraprvthotno gentinus conocido por un atlas y un fémur encontrados en Monte Hermoso y que acercan al hombre • a sus abuelos. aun cuando se admita como verdadera la evolución orgánica de los animales en general y de los monos en particular.

Strauss) . 243. con sus virtudes y sus crímenes".'68 En cuanto esta relación es propia de la naturaleza humana. . absolutamente de base. que le pese. de gratitud y dependencia (Strauss. 244. pues. sostiene Mons.. p.61. de perfección absoluta. todo bien del hombre. de la naturaleza tienen infaliblemente un objeto real" y desde el ~meto que el positivismo reconoce la existencia de un anhelo. p. Rodríguez y Olmos. p. Schleiermacher). En efecto.~ CATURELLI cierto es que . al menos en el planteo inicial del temar Y esto es así porque quiere demostrar. todo el orden natural y sobrenatural que había que meditar. siendo esto así.. cit."el sistema de Ameghino carece. mal. es un edificio ruinoso. 2. 249.. debemos dejar en el silencio. 254. Stuart Mill. Feuerbach. interior y exterior. pero siempre válido. cit. El hombre.. LA REVELACION CRISTIANA Y LA PERSONA DE CRISTO A esta altura del desarrollo de su pensamiento. es ineludible preguntarse "¿cuál será la religión verdadera? 7° Es un antiguo argumento.69 Es terminante en este tema: tlas tendencias. por patriotismo. como inherente al hombre. Rodríguez y Olmos vuelve a identificar con la tendencia al infinito. Tal era el plan sistemático de Nuestras Razones en 1918 para abarcar. 248.73. p. frente a la filosofía. Monst. cit.. Pero. de ahí que su relación con Él (relación de obediencia y respeto) es religián. se extiende y se mani- fiesta en todas las religiones de la tierra. 69 Op. Tyndall. pues. afirmar que "no es posible que todas (las religiones) sean verdaderas" y que es absurdo que en el orden teórico (salvada la subjetividad personal) todas sean igualmente buenas. de la Revelación Cristiana en los Evangelios y la persona de Jesús de Nazaret. Op. Op. Y 65 Nuestras razones. Audino. de ese modo. una concepción puramente subjetiva. Estas afirma ciones del positivismo "contienen cada cual una migaja de verdad" ya que este sentimiento "es inherente a la naturaleza humana". como ser dotado de inteligencia.. 257-258. "a través de las edades aparece siempre como hombre. es el hombre "un ser excepcional" y. sin ningún valor cien- tífico" 65 y que. pero ni uno ni otro han podido eludir (recuérdese a Comte y las peregrinaciones a su tumba reco- mendadas por Lafitte) la religiosidad del hombre que Mons. continúa su argumentación en los grandes tenias de la religión como necesidad moral y natural del hombre. cit. la necesidad de la religión meramente natural. Será menester aclarar. comenzando por el mismo ser. p. LA REL1GION. ni el positivismo quieren aceptar esta verdad de sentido común poniendo la religión ex un mero sentimiento (Spencer. pp. ante todo. que "no me refiero a ningu na forma de religión en particular". Frente a la zoología. 66 Op. es "obra inmediata de Dios". cit.62 AL2. p. 231.66 3. 63 Op. es don de Dios. ahondar y defender frente al positivismo ambiente. 67 Op. reconoce.. Cit. la existencia de la religión y sus sentimientos. Ni el racionalismo.

un sello pastoral. Leipzig. como es natural.. 1900 y varias ediciones posteriores.pp. está dedicado al análisis de la fisonomía intelectual y moral de Cristo. I.:13 Todo el resto de este notable libro que es Nuestras razones. en su momento histórico. Rodríguez y Olmos un conocimiento serio del estado de la investigación en ese momento y recorre los testimonios poniéndolos al alcance de su lector sin mayor formación escriturística e histórica. En estos primeros años de su alejamiento de su Córdoba natal. conservan un fuerte signo filosófico. Mons. la veracidad y la integridad de los Evangelios. para sostener esta afirmación. 1897. designado Obispo de Santiago del 'Estero. MONS. es menester considerar críti- camente la reducción del Cristianismo a mero hito (como han hecho Strauss y Reman) y reconsiderar los temas clásicos de la autenticidad. 311-458. 4. es menester restaurar un tipo de organiza- 72 Op. Respecto de la autenticidad. demuestra Monst. abandona Córdoba y su obra intelectual adquiere. esta historia no puede detenerse mucho en sus escritos posteriores si bien. el mejor libro impreso en nuestro país. cit. Baur y otros. internos y externos..organización de signo negativo que ha venido a suplantar el sentido cristiano de la organización plasmada en la Edad Media por medio de las corporaciones profesionales y su vida espiritual conferida por las Cofradías? Si estas organi- zaciones hubiesen seguido su normal desarrollo y no hubiesen sido interrumpi- das -y destruidas por la revolución francesa. Adolf von Harnack (1851-1930) Die Chronologie der altchristlichen Litteratur bis Euse- bius. 75 La Acción Católica en la República Argentina. a aquella "preexis- tencia de Jesús en la mente de los hombres" de que hablaron los Padres. tuvo extraordinaria importancia. 2 vols. El inmanentismo tanto filosófico cuanto teológico se ha mostrado sumamente eficaz por medio de la . el problema social no se hubiese presentado en nuestro tiempo. Hinrich. el autor de Das Wesen des Chrístentums..quizá. pp. cit. AUDINO RODRiatTEZ Y OLMOS 63 todos los signos. predominan tres temas y un propósito: la Acción Católica. Op. la crítica al positi- vismo. pero. el triunfo y la divinidad de Clisto24 La filosofía. . escribió . Respecto de la Acción Católica. 277-308. Rodríguez y Olmos cita expresamente de Karl G. es un representante 'típico del modernismo inmanentista de fines del siglo pasado. 20-23. Por ese motivo. 265-275. centrado en la idea recta de organización. EL PROBLEMA DE LA EDUCACION En 1927. vol. Hoy. soilaIan al Cristianismo como la única reli- gión verdadera. los milagros. 74 Nuestras razones." Hace lo mismo respecto de la veracidad de los testigos (de los evangelistas) y luego de la integridad de los textos. la Teología y la apologética constituyen etapas de un ciclo armónico que. 1893/1897. pp. que es el segundo volumen de su obra Geschichte der Altchristlichen Litteratur. a quienes conoce en sus fuentes. la defensa dé la familia y el problema de la educación y la voluntad de terminar la tarea comenzada con Nueltras razones en 1918 por medio de dos libros más:: una exposición de los temas esenciales de la teología católica y otra de la moral. dis- cutiendo doctamente con Harnack. pp. Audino Rodríguez y Olmos.

Sobre esta idea explicó Mons." entonces no puede ser neutra ya que una concepción integral del hombre descubre en él la dimensión religiosa. la "escuela neutra".1 problem educacional.E. de hecho al menos. La escuela no puede ignorar esta realidad y la llamada escuela neutra es "la ignorancia voluntaria y culpable" de esta verdad. "desde entonces la historia de la civilización es la historia del cristianismo. p. cit. simple- mente esta autosuficiencia neutra encubre una pedagogía anticristiana. p. De esta enemistad. Su obra de filosofía pedagógica permanece olvidada injusta- mente: a) Crítica al laicismo pedagógico El sensualismo del mundo de hoy es. el sano orden natural. En el niño surge espontáneamente el problema de Dios. . De donde se sigue que "no es la neutralidad lo que se busca ni la que se ha buscado jamás". p. 9. 31.. p. con la naturaleza y. el autono- mismo del hombre liberal y el sensualismo de hecho de la autosuficiencia de la vida. Audino Rodríguez tanto el sentido cuanto Ta misma reglamentación de la Acción Católica argentina. 17 El problema educacional. Pero esto último es una falacia porque "todo sistema. es "una mordaza" y "el camino a la barbarie" más tremenda que es "la barbarie ilustrada"81 La escuela neutra nos hace caer en una paradoja: ciertas "verdades" impro- bables y muchas falsedades deben ser enseñadas porque lo manda el Estado. suponen. decía una gran verdad. Si "la enseñanza integral es la única enseñanza ver- dadera". Prácticamente considerada (y aquí se incluye el problema educativo) la civilización no es sino la realizacón de los principios cristianos". pero las verdades de orden religioso apoyadas en los más sólidos argumentos y 76 Op.cián cristiana por medio de la participación del laicado en la acción apostólica de la Iglesia. ha brotado el laicismo escolar. Pero aquello que llegó a preocuparle más profundamente fue el problema. 121 y a 80 . Op. Nuestras razones. Causa primera. ¡19 Op. de la educación. ateo y anticris- tiano y todas las formas del inmanentismo son también contrarias a la naturaleza y al sentido común. cit.. 11-12. para que Cristo reine en todo el mundo:7s y. cit. tal como lo habían sostenido los grandes cató- licos argentinos de 1880. tal como recuerda haberlo expuesto en Nuestras razones. en el orden de la educación. Dicho de otro modo. las cuales necesa- riamente aceptan o rechazan el principio religioso". de ahí también que la filosofía cristiana sea como connatural al hombre y." Pero es también verdad que habiendo 'Cristo curado el orden natural mismo y siendo irrealizable el ideal de la educación antigua.. es "el triunfo de los mediocres". ALBERTO CATUREW . por tanto. 20. conduce a Dios. por tanto. cit. 6. La es- cuela neutra es la escuela atea. por tanto. la autosuficiencia educativa y. educacional dice relación a ideas filosóficas en que se apoya. p. 13. con el Cristianismo. p. toda ciencia fielmente practicada. Op. con Él.8° Cuando Proudhon decía que "toda cuestión política lleva en el fondo una cuestión religiosa" (cristiana).. la educación cristiana. pp.

47. pp. pp. cit. de sentimientos. Por otra parte. p. pp. as Op. es "la .. pugna por destruir la civilización cristiana. entendiendo por ella la coedu- cación y fundando sus argumentos en un penetrante conocimiento de la dife- rencia de mentalidad de uno y otro sexo. p. cual es el porvenir de la Patria. supone que Op. la coeducación debilita y retarda la enseñanza. mino le llama.pór el suministro de los conocimientos prácticos necesarios. p. deben ser obligadamente excluidas. menester tener presente "el carácter especial de la pubertad" y sus diferencias entre varón y mujer. MONS. b) El ideal y el artes de la educad(' in: Una pedagogía del amor Cuando el maestro emprende la tarea educativa.M por eso.preparación de los niños para .. cit. 84 Op.87 no es conveniente la precocidad sexual para la educación en general y es. para enseñar a los niños lo bueno y su diferencia con el mal: la "aplas- tadora voz de los hechos" muestra que la escuela atea no ha podido disminuir el número de los crímenes que. Rodríguez. estas tesis se apoyan en una concepción de la educación. dice brava- mente Mons.. 83 Op. En materia tan grave. 79. útiles en el seno de la familia y correctas en el humano con soitio".a5 Tampoco debemos aspirar a una suerte de "culto impreciso" sino a la Religión Católica : "Afuera los equívocos y las componendas. Y así "hemos caído én el más estúpido de los dogmatismos. cit.a3 de ahí que desalojar la religión es desalojar el patriotismo. De todos modos. 36. 90-91. asop." Esta descripción y "programa".° Con la misma decisión y sinceridad. 64. Op. 88 Op..-80. MDINO RODRÍGUEZ t OLMOS 65 testimonios. han aumentado donde ella se aplica. 59. Por tanto.. mientras la escuela neutra goza todavía de los beneficios de la civilización cris- tiana. contamos con una Constitución "esencial- mente católica" y la escuela que estaba en la mente de los constituyentes era la escuela católica. "la deficiencia en ambos (de) el freno VOlitiVer" 88 y las diferencias de ambas psicologías en general... es preciso que ella sea lo que ha sido y lo que debe ser: el alma de la educación". p. la ley 1420 es contraria a los dictados de la Constitución. ¡en el dogmatismo que proviene de la autoridad del Estado!" 82 La escuela atea carece de toda argumentación para encauzar las pasiones. para que sean personas dignas. debe tener un ideal edúcativo que equivale a la esencia de la educación: la educación. 0» Op. cit. cit. 22. de anhelos.. La escuela neutra hará poco a poco desaparecer el patriotismo porque carece de razones para explicar la patria que "es esa gran unidad formada por todas las fuerzas vitales de la tierra en que vivimos: unidad de aspiraciones. Según él. p. Rodríguez y Olmos combatió la escuela mixta. los equívocos son una traición y una cobardía". cit. sin cálculos "políticos" ni "prudencias". .la vida por medio del desarrollo de la libertad y . de idea- les". en nuestra realidad concreta. su autor.. 30. pues. cit. "no nos contentarnos con que el Estado tolere la enseñanza reli- giosa. cit.. 50. de hecho.

go Op. carácter especial en la familia y. 92 Op. 91 Op. además. la estética.66 ALBERTO CATURELLI los actos humanos son el objeto de la educación.. necesario distinguir entre lo permanente (propiamente objeto de la educación) y lo transitorio en las buenas maneras. en la educación. no del interrogatorio". por eso 11. 94.1ons. 93 Op.. En cuanto a lo primero. pp. la ética y.93. pues. "la necesidad del trabajo manual para el equilibrio y el desanollo armónico de la personalidad" que tiene.Esta pedagogía del amor debe adaptarse a la edad y al carácter y fundarse en un cuidadoso estudio del corazón del niño: "Es fruto de una constante observación. p.. Es. tanto de parte del maestro como de la formación del niño. 104-105. . En el niño se obtiene concentración. p.93 Para Rodríguez y Olmos "buenas maneras" no significa fórmulas de corte- sía o algo semejante (aunque las incluya) sino el gobierna equilibrado de sí mismo. "el examen de conciencia diario". Rodríguez no cae en ese contradictorio lugar común de muchos liberales cuando dicen que hay que "educar para la libertad".100. previsión. la cordial gentileza. nuestros colegios religiosos. el supremo ejemplo de Jesús "que fue obrero y santificó el trabajo" 92 Todo esto hace al hombre verdaderamente señor de sí mismo. los cuales deben ser estudiados en cuanto referidos a nuestro interior y en cuanto referidos al prójimo. El análisis de los primeros es necesario para la educación de la libertad. la edu- cación no ha de serlo sólo de la inteligencia sino de todas las facultades. Mons. cit. resolución. que la espontaneidad se ha erigi- do en sistema pedagógico".. en cuanto aplicadas al trabajo manual. ade- más. satisfac- ción. Para ello "es preciso que exista en la mente un ideal" para cuya formulación contribuirán la historia. que constiuyen la base de las buenas maneras"P4 Estas buenas maneras o síntesis de virtudes logran un. Rodríguez y Olmos sostiene la esencialidad. 102. En otras palabras. para la educación de la convivencia.: "La decadencia de las buenas maneras es tal. sabemos que la Iglesia es madre y "fuente de todas las virtudes. cit.. lejos de ser una educación del temor como algunos creen. es decir. Rodríguez y Olmos ha sostenido que la educación es el desarrollo de la libertad. en. cit. cit. aunque muchas formas exteriores sean meramente transitorias y se adap- ten a las épocas y características de los pueblos. desarrolla "el instinto de servir y de ser útil". sino que es necesaria la educación de la libertad. agrega. p. Rodríguez y Olmos entiende por "buenas maneras". 98. el amor respetuoso por los demás. nótese que Mons. Es lo mismo que decir que es el desarrollo de las virtudes. p. por esta simple espontaneidad sería el hombre sal- vaje. A su vez.. "el índice de las más exquisitas virtu- des". la sinceridad "es la base y el fundamento necesario de las buenas mane- ras". de ahí. libre. 94 Op.. p. el de los segundos.. pues. de la sinceridad total. Op. 93. "se funda en el amor" ya que Dios es Padre y nuestro modelo es el Evangelio. cit. adhesión a la realidad. En tal sentido la escuela de la pura espontaneidad es antieducativa. En cuanto católicos. en lo permanente descu- brimos también la modestia. cit.93 En esto consiste el verdadero desarrollo de la libertad que alcanza su plenitud en la educación católica que.

Rodríguez y Olmos discute (vigilancia. cit.m c) Crítica al monopolio docente del Estado La educación implica proyección social y. la sumisión también. Rodríguez y Olmos sostenga que "nadie ha sido ni es capaz de educar fuera de la Iglesia Católica". la educación de los hijos corresponde a los pa- dres".101 La capacidad de educar. pero "vigilancia cariñosa". evidentemente. "para ser factor de educación. pero no hace na- cer". a su vez.. debe ser universal. 279. 104 Nuestros cleberes. 116. es el niño "sujeto de derechos verdaderos" y la patria potestad. por eso. Por eso. se requiere. castigo) que mal comprenden tanto el pragmatismo corno el volun- tarismo: Sistemas teóricos que han olvidado que "es el corazón el principio y la fuente de todas las actividades". 101 Op. 130. 102 Op. 118. 99 Op. Ya se dijo que educar es educar la libertad y esto surge de la misma naturaleza. cit. En cuanto derecho "tiene por objeto al niño no parcial o fragmentariamente.1. cit.98 Este amor.p. vocación. no en teorías ni sistemas sino en el ejemplo concreto de Cristo.. debe ser activo. p.9 A la luz del amor. este medio. dispone. p.97 Por tanto. "sólo la Iglesia Católica posee la capacidad de educar". Pero es grave error hacer de la enseñanza una función absolutamente pública y. lo primero es conooefr al niño. Este arte debe comenzar por "la perfecta comprensión del espíritu del niño" . 103 Op. ante todo. cit..34 A su vez. Entiéndase. 124. MONS. reside pues. de otros medios prácticos que Mons.. p. "por derecho natural. p. pp. Pero "esto lo consigue tan sólo el amor". de Froebel. la capa- cidad de educar integralmente: "o la Iglesia o el fracaso". 100 Op. como lo ha mostrado don Bosco: "El amor es. cit.9s A su vez. y debe ser digno". 117.. 97Op. . cit. "don natural que la Psicología perfecciona. para lograr "penetración y observación constante".. AUDI:NO RODIliGUEZ Ir OLMOS 67 Todo lo dichb supone la actuación • concreta de un arte de edUcar. el verdadero arte de educar. 108. sumisión y castigo adquieren un nuevo sentido pues a la adusta vigilancia transforma en "amorosa solicitud" y hace al castigo casi innecesario.. el gran factor de educación")-00 Nada esto es: eficaz y ninguna teoría tiene valor sin el modelo vivo que debe ser el maestro: "el maestro verdadero es aquel que posee el caudal de las virtudes que ha -de transmitir a sus niños". la vigilancia es necesaria. cit. 109. Por tanto. por tanto. pues. 105 El problema educacional. vigilancia. debe ser desinteresado. misión exclusiva del Estado.. ciertas relaciones pro- pias con el Estado. 113. p. Audino. 111-112. p. deber y derecho. p. 98 Op. cit. sino en su totalidad" 195 y se extiende a la 95Op. centro de la pedagogía de Mons. de Manuel Siurot. sumisión. p. pero "sumisión espontánea" y también castigo "cuya realización parte del niño mismo". de ahí que Mons.10 No tanto en las teorías sino en el amor cristiano se fundaba la eficacia pedagógica de María Montessori.

106 Nuestros deberes. 6. cit.. por otro. p. . cit. pues. unió Mons. continuado con Nuestros dogmas. 16. Nuestros dogmas y sus otros escritos "presuponen. fue acentuado el proceso del "olvido de Dios". Audino Rodriguez y Olmos tiene una continuidad completa como combate contra el gradual "ol- vido de Dios". en 1955. p. LAS OTRAS OBRAS DEL TRIPTICO Toda la obra filosófico-teológica y apologética de Mons. 52 pp. en la Argentina. indirectamente. 64. 109 Nuestros deberes. art. Buenos Aires.m o hay. art." Así. que el mono- polio paraliza el progreso científico. per- mite la invasión de la rutina. Pero. 159. Buenos Aires. Esta lucha. "produce. su combativo libro contra el divorcio en el cual reafirmaba verdades fundamentales de derecho natural. tanto el laicismo como su correlato. desorienta (con cada cambio). Atribuirle todos estos derechos al Estado es una "repugnante invasión". Se ha demostrado. prólogo.68 Aunewro CATuuntxr vida intelectual y moral del hijo. 152-153. Publicación de la Junta Nacional de Acción Cató- lica Argentina. la escuela tiene un origen natural y la misión del Estado es supletoria (sostiene Mons. pp. en verdad. p. tiene un motivo profundo no confesado: "el verdadero objetivo es la preten- sión de borrar de las conciencias el ideal cristiano". 25) que sanciona la libertad de enseñanza. 107 El problema educacional. Por un lado.. De ahí el tríptico de Mons. 145. p. otro camino justo que la libertad de enseñanza y la repartición proporcional de los recursos. insiste Mons. "desnatu- raliza el magisterio" orientando hacia él a personas que muchas veces carecen de vocación 109 y. cit.1°7 El monopolio de la enseñanza desde Bonaparte y. Rodríguez. en 1918.. p. en 1945 y concluido con Nuestros deberes. Por el contrario. a través de la supresión de la enseñanza religiosa en las escuelas. la multiplicación de los ineptos y la intromisión de la politiquería. inc. el estancamiento del progreso peda- gógico". bajo la "horrorosa ti- ranía" del comunismo en Rusia. el monopolio estatal.112 A esta batalla por la educación cristiana.. "comenzó por la abolición de la Facultad de Teología en las universidades". p. Rodríguez una per- manente defensa de la familia. es deber del Estado tutelar este derecho natural del niño. 111 Op. 1955. pues. 113 Cuestiones sobre la familia... petrifica la enseñanza.. 136. En 1932. 114 Nuestros dogmas.)13 5. hoy. Audino Rodríguez comenzado con Nue&- tras razones. no El problema educacional.no Paraliza. 1932. la tesis católica es apoyada por el derecho positivo (Constitución Nacional. deforma el carácter porque "acostumbra a esperarlo todo del Estado" y genera "maestros genuflexos". en 1958. art. corno ya se dijo y. 112 Op. Rodrí- guez con la doctrina social de la Iglesia). a ser educado por sus padres y sólo suplir cuando es imprescindible. 14. p. Nos quedan de ello dos testimonios separados pur veintitrés años. 147. 193. 103 Op. su ensayo sobre la familia y contra el divorcio y. 108 pp. El divorcio. "contraría los dictados fundamentales del Derecho Natural" 1 y tiene funestas consecuencias. 295. Por otro lado..

por lo menos pormenorizada. cit. 124 Op. Por eso. para rematar en el problema del más allá y de la naturaleza de la Iglesia. además.111 En este cuadro y conse- cuente con lo enseñado en Nueltras razones. 115 Op. sin disminuir los méritos de sus otras obras posteriores a Nuestras razones. desde el misterio de Dios Uno y Trino. 64. a la luz de esta doctrina tomista. 75. es evidente que no es necesaria su exposición. p. Rodríguez. viene a expresár de este modo una gran verdad: 'O ser dios con Dios y por Dios. meritorio. coma la conclu- sión general sobre la fe y la conferencia sobre la noción de creación. a pesar de su intención modesta de divulgación de la Teología Católica tiene excelentes pági- nas como las dedicadas a la Eucaristía. algo tardío por relación a los dos primeros. sin que exista un anillo que lo una a los seres que existieron antes de él".. U7 Op. lo funda en la analogía del ser que le permité eludir tanto el agnosticismo cuanto el ontologismo.u8 Al considerar. 118 Op. el Estada y la Iglesia. El tercer momento del tríptico. p. Rodríguez muestra su formación tomista al explicar la fe como "un acto reali- zado formalmente. "el hombre aparece sobre la tierra de repente. p. cit. sostiene Mons. natural y sobrenatural. p. Ro- dríguez y Olmos ofrece un análisis del acto humano bajo la inspiración de la escolástica tomista y estudia los grandes problemas subsiguientes: el deber y el derecho individuales.115 pero. o ser dios sin Dios y contra Dios'. 255. us Op. AUDiN0 RODRIGUEZ.. pues. p. momentos relevantes. este acto. Tiene el hombre como fin a Dios. 119 Op. Al considerar el conocí- miento de Dios y previo un rechazo de la doctrina kantiana. La estructura general de la obra se mueve. como dice el autor114 Pero el carácter teológico-pastoral y apologético se va acentuando cada vez más evadiéndose del foco de atención de mi investigación histórico-filosófica. 65. la escuela (a la que ya estudió anterior- mente). sin embargo..De hom4nis opt fide.119 La escala 4e los seres no termina en el hombre. Mons.118 si bien es. tiene. "debe ser imperado por la voluntad siendo. Nuestros dogmas. dirigida al gran público como "divulgación modesta de la Teología Católica". Mons.. de modo que "el dilema de Blondel. el problema de la creación. una "maravillosa síntesis en que las perfecciones de las criaturas se sobreponen hasta rematar en la inteligencia". . cit. cit. desde ésta a la segunda creación ( orden sobrenatural) y los sacramentos. para afirmar que la noción de creación es "una consecuencia de la contingencia misma de las cosas"."10° Todo el resto de Nuestros dogmas es de contenido teológico y. cit. constituye una buena exposición de la moral cristiana. Y OLMOS la doctrina expuesta en Nuestras razones". MONS.. contenida en La religión dentro de tos límites de la mera razón. 61. pp. ofrece una descripción poética del cosmos que nos recuerda la de San Gregorio de Niza en el. él mismo.por la inteligencia". a la primera creación. que es como la frontera del mundo visible y del mundo espiritual. Una vez determinada la naturaleza del problema moral en general. por eso. "el punto medio entre dos mundos" y "coronación del mundo material".. la familia. cit. 14-48.

Abel Bazán y Bustos y la obra de restauración tomista de fray José María Liqueno. Una vez más. ya por mala fe. Olegario Correa. ya por ignorancia. la filosofía y su quehacer vivo ya estaban fundados hacía tres siglos si lo vemos en la perspectiva de la histo- ria total del país. en 1918. en general. Estas conferencias se caracterizan por su rigor lógico y muchos de sus argu- mentos tienen una estructura silogística evidente. Rodríguez y Olmos han cambiado en alguna medida. ya en las refutaciones con- tundentes del positivismo en sus diversas formas. el mismo carácter tiene su libro sobre el problema educativo. Pablo J. algo más remota. críticas y rigurosas lecciones de Mons. Rafael García. sobre todo. Fernando Falorni. Esquiú. concluye por destruir la Universidad. En este momento preciso se escucharon las penetrantes. también estaban fundados si lo contemplamos en la perspec- tiva de la historia inmediatamente anterior. Mons. que puede quedar en el ámbito de la subje- tividad. algo más cerca. Pero. en general.70 ALBERTO CATuBrul 6. Rodríguez) y otros como Mons. en- cuadrado (si se me permite hablar así) dentro de ciertos carriles "conservado- res". Nemesio González (que prologa el libro de Mons. sobre todo por la inmediata influencia que ejercieron en el medio. Rodríguez y Olmos fue miembro conspicuo del rena- cimiento tomista de principios de siglo. tampoco fueron aque- llos supuestos "fundadores" los primeros críticos del positivismo (como han sostenido Alberini y Romero) sino que fueron precedidos por muchos otros pensadores y críticos mantenidos en el olvido. algunas diferencias. sin embargo. de David Luque. En cuanto a la inspiración doctrinal de Mons. estos últimos ya bajo el influjo del renacimiento escolástico impulsado por León XIII. Carlos Echenique Altaxnira. Gerónimo Cortés. Jacinto Ríos y. al mismo tiempo. OBSERVACIONES a)NcLuswAs Las veinticuatro conferencias que' constituyen Nuestras razones reanudan la tradición. sobre todo respecto del argumento para demostrar la existencia de Dios por medio de la tendencia natural al infinito. Podrían señalarse. El positivismo que los anteriores combatieron era un positivismo. Rodríguez y Olmos. queda demostrado hasta la saciedad que no existió en la Argentina (como lo ha sostenido Romero) una generación de "fundadores" que fueron los primerós críticos del positivismo. refleja el tomismo de sus maestros de Córdoba y de la Gregoriana. los jóvenes han sacado las últimas conclusiones de las premisas de sus mayores y han extremado las cosas al mismo tiempo que se hace evidente la influencia del marxismo por medio de la revolución rusa de 1917. pero ahora. ya en sus deducciones acerca de la existencia de Dios o la inmortalidad del alma. José Mamerto Garro y otros. Tal es su valor histórico. Pero las circuns- tancias que debe afrontar Mons. La llamada "reforma" "universitaria" significa un sacudón que hace re- pensar las cosas y la misma vida universitaria y. Más todavía. Audino Rodríguez y Olmos puede decirse que. Pizarro. ALBERTO CATURELLI . Rodrí- guez. Manuel D. Mons.

Héctor H. El mismo viernes 6. La profesora Ana Galimberti (Rosario). se ocupó doctamente de "Poesía y política en 'La Ville' de Paul iClauder y la SAPIENTIA. Buenos Aires) acerca. NOTAS Y COMENTARIOS EL V CONGRESO CATOLICO ARGENTINO DE FILOSOPIA XX COLOQUIO INTERAMERICANO DE FILOSOFIA Los días 6.Cilveti (Mendoza). Padrón (Univ. Hugo A. reafirmando. historia y paideia". el V9 Congreso Católico Argentino de Filosofía sobre el tema Persona. historkg y polítca. se llevó a cabo. siendo presidido el primer plenario por el Dr. presidida por el Dr. inmediatamente de las palabras ini- ciales del Presidente. por último. Buenos Aires) sobre "Influencia de la praxis en teologías sociopolíticas radicalizadas" y el Dr. toda la 'profundidad y la finura intelectual del Dr. Carmelo Palumbo y la secretaría de la profesora Liliana . expuso el Dr. con la celebración de la Santa Misa presidida por Mons. Los trabajos se distribuyeron en un plenario por la mañana y dos comi- siones por la tarde. sugerente y rigurosa del Dr. con nuevos argumentos. El Congreso comenzó a las ocho horas del viernes 6. Siguióle la original. Hernández (Conicet. Vol. Verdera (UCA. Córdoba) con su trabajo "Actitud política de los católicos frente al sistema de partidos" que despertó gran interés entre los asistentes. 7 y 8 de octubre de 1989. San Nicolás) se ocupó del siempre actual problema de la relación entre la Iglesia y el Estado. con breve alocución. franciscanos de San Antonio de Arredondo (Sierras de Córdoba). El primer día fue por completo dedicado al tema Persona y política e inauguró las expo- siciones el Dr. Dr. Luis Alberto Diez de Guale- guaychú y el profesor Carlos E. Derisi. el Dr. en la residencia de los PP. que es un estudio crítico de la evolución del inmanenlismo moderno que concluye en la negación de la persona. Por la tarde funcionaron dos comisiones simultáneamente : A y B 'entre las 15 y las 19 horas. Esa mañana y luego de la discusión de las dos primears comunicaciones. esta primera Misa del Congreso fue !especialmente ofrecida por los socios fallecidos de la Sociedad Católica Argentina de Filosofía: El R. Carlos Iturralde Colombres (Buenos Aires) acerca de "La persona y la historia". Podemos adelantar que. (0órdoba). la doctrina ortodoxa. Miguel Angel Mirabella (Buenos Aires. Mons. García Bazán con la secretaría de la prof. de "La 'derecha' y la 'izquierda' como categorías religioso políticas". éste ha sido el más concurrido y más fervoroso. 1990. P. le siguió el Dr. Azucena Aixalá. Francisco García Bazán (Conicet. Alberto Caturelli. Dr. de los cinco congresos realizados. Octavio Nicolás Derisi. XLV . de Rosario) se puso de manifiesto en su trabajo sobre "Política. Mario Meneghini (Centro de Estudios Sociales. inauguró el Congreso. Pelayes de Mendoza. UCA) con su 'estudio sobre la justicia ontológica del orden político. al mismo tiempo el que mostró un particular rigor científico y explícita adhesión al Magisterio de la iglesia. Héctor J. N:. En la primera. que nos acompañaron en los congresos anteriores.

siguió la comunicación del profesor Manuel B. iodos los preseiltels. estudio desde el cual extrajo conclusiones actuales. El Dr.R. Carlos D. los cuatro dignatarios de la Iglesia impartieron su bendición a. Miguel Angel Mirabella y la secre- taría del prof. Recordó que "las ideas gobiernan el mundo" y exaltó y apoyó la iniciativa de celebrar estas reuniones. Mons. la Gracia. presidida por el Dr. José R. Derisi quien se ocupó de "Filosofía de la historia. de Cuyo. Nac. Nac. Ubaldo Calabresi. de San Juan) con la secretaría de la prof. Alberto Buela (Buenos Aires) expuso sobre "Alcmeón de Crotona. Concluido el primer día de trabajo. en. estaban presentes. Visita del Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y del Nuncio Apostólico. Dr. comenzando el desarrollo del tema Persona e historia. Fue presidido por el R. de Bahía Blanca) sobre "Ontología del ser histórico" que. Luego. . Mendoza) expuso un medular estudio acerca del `Sentido y desacralización de la historia". y Nacional de Córdoba) de "Los derechos de la persona en la Argentina". luego de la Santa Misa y el desayuno. sobre todo. recordando cómo Darte. Mons. (Univ. de Río Cuarto). J. Dr. Baldomero Martini. Trías (Univ. Cat. ofreció un concierto el Quinteto de Instrumentos de Viento "Córdoba". Mendoza) s. busca una fundamentaeión metafísica de la historia. aprovechó para expresar su apoyo a los Cursos por su obra de irradiación y apostolado en todo el país. Jesús Muñoz S. La nota simpática la dieron los muchos jóvienes que rodea- . de Cuyo. Por fin el Dr. Exhortó a las autoridades y organizadores del V9 Congreso a continuar la obra. Córdoba) expuso un excelente y justiciero estudio sobre "El derecho cristiano en Tomás D.72 NOTAS Y COMENTAMOS Dra. Buenos Aires) quien planteó el problema epistemológico de "Si la política es ciencia práctica". ocupó de "Ontología de la persona y de la historia en la 'escolástica y en Ortega". Obispo de San Francisco. Pierpauli ('Córdoba) se ocupó de "La constitución del Estado en el pensamiento de Arturo E. El primer expositor fue Mons. lo cual fue muy oportuno por la aplicación positiva en nuestro país de los principios teóricos ya expuestos por otros congresistas. Miguel Angel Vestraete (Univ. Historia y conocimiento histórico". Sampay" y el prof. Nuncio improvisó un discurso en el cual se congratuló de la numerosa asistencia y. de la presencia de muchos jóvenes. como estaba allí presente el Dr. Delia . P. como el anterior. acompañados por el Sr. Con motivo de la profesión religiosa de una monja benedictina de la Casa de San Antonio. Nac.Carubini (Univ. presidente de los Cursos de Cultura Católica. el prof. Lasa (Villa María. Carmelo Palumbo. se llevó a cabo el segundo plenario. La Comisión B. A la discusión del tema anterior. Dino Fabbris (San Rafael) se dedicó preferentemente al pen- samiento nacional: El Lic. Cat. María Donadío Maggi de Gandolfi (Oonicet. Octavio N. Por fin. en el infierno y en el purgatorio fue conducido por Virgilio (el saber natural filosófico) hasta llegar al Cielo en el cual fue conducido por Beatriz. antes de la cena. Casa- res". distinción propiamente política". Nac. Cerró la lista de oradores del día la prof. El Sr. María Teresa Strada de Agote (Univ. Dr. Toribio Lucero (Univ. insistió en el valor de la filosofía para el pensamiento y la teología católica. El sábado 7. San Antonio y aprovecharon la ocasión para concurrir al Congreso el Cardenal Primatesta (quien dirigió breve saludo) y el Nuncio Apostólico de Su Santidad.el cual pone las bases de una ontología y una gnoseología de la historia como un fruto original de la meta- física torniista. Roald Viganó (San Juan) expuso su estudio sobre la visión de la historia argentina en fray Mamerto Esquiú.

Por último. La Comisión B estuvo presidida por la prof. P. Le siguió el R. Nous Y rara 13 ron al Nuncio. el tercer plenario se llevó a cabo la mañana del domingo 8 y fue presidido por Mons. además de los temas co munes en tales reuniones. hoy" y Juana M. el Dr. Delia Carubini. en la cual se dio preponderancia a los problemas relacionados con la educación. Carlos Tavarone (Cruz del Eje. informó también acerca de la decisión de llevar a cabo el IV Congreso Mundial len Lima. Laza. los profesores Horacio Picco Y María Cristina Plencovich de Picco (Pergamino) expusieron: a) "La asisten- cialidad de la !escuela". En esta comisión.. Igualmente. Pedro Baquero Lazcano (Universidad N. Carlos R. Perla Piovera (UCA. Caturelli informó sobre el III Congreso Mun- dial de Filosofía Cristiana llevado a cabo en Quito en el mes de julio sobre Dios y la trascendencia divina. Dr. Gabriel Pautasso (Córdoba) ofreció su investigación minuciosa acerca de " 'Pasado y Presente'. Nac. Carmelo Palumbo (UCA. con ocasión del V9 Centenario del Descubrimiento y Evangelización de América.. Lukac de &ler (Instituto de Fil. le siguió el Dr. Antonio Andruet (Univ. Buenos Aires) sobre el tema "La Ciudad de Dios como interpretación cristiana de la historia".Centenario. Al finalizar el día de trabajo. El primer expositor fue el Dr Juan Ramón Pérez (Univ. La primera exposición correspondió a la prof. de gran actualidad en la Argentina. Réctor H. le acribillaron a preguntas y aprovecharon la ocasión para sacarse fotografías con él. Conicet. María L. El Dr. se pudo escuchar a la prof. Fraxedas de Reganato (Men- doza) sobre "Educar en la unidad apreciando la diversidad". constituyendo una sola unidad temática de gran actualidad. Práctica. Vargas (Córdoba) se refirió a "la historia occidental colino extrañamiento de la naturaleza" y el prof. Córdoba). la Comisión A fue presidida por el Dr. Jesús Muñoz quiien desarrolló su comunicación sobre "Criterio contemporáneo en teología de la historia" a tra- vés de la cual pudo apreciarse el verdadero valor de la hispanidad. que constituye un repensamiento de la teología agustiniana de la historia para el mundo de hoy. sobre el tema Cultura y Cris- ttanismo. Liliana. . el Dr. b) "La educación como vínculo vivo entre la persona y el orden político". y ofició de secretario el Lic. Todo lo cual fue seguido con vivo interés por los participantes. A. Este Congreso se celebrará el año 1991. Octavio Nicolás Derisi ejerciendo la secretaría la Dra. die Córdoba) se ocupó de los más candentes pro- blemas de la bioética en relación con la persona. Cilveti sobre el concepto de historia en Eugenio D'Ors. Mendoza) con la secretaría del prof. Buenos Aires) quien planteó con precisión y profundidad "El problema del mal en la historia mo- derna". Hernández. se llevó a cabo la Asamblea de la Sociedad Católica Argentina de. el Prof. en 1992. Por la tarde. de Córdoba) con su excelente y por momentos conmovedora comunicación "El inundo contemporáneo a la luz de la filosofía y la teología de la historia". el primer manifiesto comunista gramsciano de América". Alberto Buela realizó una dramática exposición sobre la actual "homogeneización del mundo". c) Un trabajo conjunto de seminario. se votó el tema del VI9 Congreso Católico Argentino de Filosofía: América y Cristianismo en su V9 . A lo cual es menester agregar las comunicaciones de las profesoras Azucena Aixalá (Córdoba) que planteó los problemas de "La educación. En continuidad natural con los temas anteriores. Cerró el número de exposiciones el Dr. En dicha Asamblea. de Córdoba) sobre el terna "Breve y previa consi- deración metódica". Cat. Dr. Filosofía.

por su vida de ejemplo. Vivió su ancianidad rodeada del afecto agradecido de cuantos recibieron de ella la formación cristiana y el conocimiento de las ciencias y artes humanas. Caturelli. El Dr. El Dr. se prodigó por su familia --de la que formaba parte su hermano Odtavio Derisi. este año. A. Sacheri era miembro fundador de la Sociedad Cató- lica Argentina de Filosofía. Elena Dtrisi. Carlos Alberto Sacheri en la ciudad de Buenos Aires. lleno de fervor y el debate fue siempre fructífero. Lía Nelly Bincay de Toia en. quien mereció el reconocimiento de cuantos la conocieron y frecuentaron. C.ELENA DERISI Con motivo da fallecimiento de la Prof. se trató de un hecho de trascendencia mundial para el pensamiento católico y fue el comienzo de los congresos mundiales de filosofía cristiana <Monterrey 1986. 15-11-90 . a la que aportó sus afanes y sus saberes como profesora de geografía. arzobispo personal del Papa y fundador de la Universidad Católica Argentina— y por los niños Y jóvenes de la ciudad en la que había nacido. por el movimiento que estos congresos representan para la Argen- tina e Iberoamérica. Pelayes) y convocar al homenaje que se rindió —a los quince años de su muerte— al Dr. Caturelli exhortaron a dar gracias a Dios y a su Madre Sana. alcanzaron los ciento ochenta aproximadamente. El sepelio se realizó en el cementerio de Pergamino. el Presidente. Tanto Mons. cordial. pero los asistentes. Durante su larga existencia. en determinadas reuniones.74 NOTAS Y COMENTARIOS Era la última exposición del 'V9 Congreso. Hondo pesar provocó en el seno de las familias tradicionales de Pergamino el deceso de doña Elena Derisi. IN MEMORIAM . el sepelio. "La Nación". P. tomó la palabra para rendir homenaje a los socios fallecidos (R. hermana del Director de "Sapientia". En este tiempo dedicó los haberes que recibía como jubilada para atender obras de caridad y beneficencia entre las personas necesitadas de su ciudad. Quito 1989. y directora de la por entonces escuela nacional N9 77. y las pa- labras de la Prof. llegó a los 97 años de edad. reproducimos la nota que publicó el diario "La Nación". de trabajo y de dignidad. el día 25 de octubre. Lima 1992). Repartió sus horas y sus días entre la catequesis parroquial y la docencia pública. Inmediatamente. Caturelli expuso a continuación acierta del X9 aniversario del Primer Congreso Mundial de Filosofía Cristiana: Como es conocido. Dr. Se renovó el am- biente cálido. Derisi como el Dr. fueron 160. Los congresistas. Diez y prof.

Se retiró del cargo del área primaria al ser designada Directora la Escuela Láinez N9 41 del Barrio Progreso. Se la veía rodeada del amor de los suyos. puso al servicio de su querida Iglesia. con la guía extraordinaria de la Señorita Elena Derisi. Señorita Elena: así fue. En el hogar familiar —abierto amplia y generosamente a la relación huma- na— se complacía con la visita de los amigos y. Encierra el respeto.. pru- dencia. Elena. día de su cumpleaños.. Tres nombres y un solo sentimiento. Capacidad natural. toda esta capacidad que se me reconoce la adquirí en Pergamino. del afecto de los más allegados y del invariable recuerdo y reconocimiento de los que se formaron a su lado. Esos 2 de setiembre. Formada profesionalmente en la prestigiosa Escuela Normal de esta ciudad. misión que se le encomen- dara. rectitud y justicia puestas al servicio de la. pudo decir lo siguiente: "Todo el bagaje de conocimientos. NOTAS Y COMENTARIOS 75 Ana María. como lo solía decir. especialmente. Por eso. ¿Cabe mejor y mayor homenaje? Siendo la primera de ocho hermanos fue hermana y madre. previa permuta— a dirigir la Escuela Láinez N9 77 del Barrio Centenario. considero que es la reseña más conceptual y justiciera que pueda hacerse de su brillante labor como docente. Ernestina. Los que estuvimos bajo sus órdenes damos testimonió de ello. como profesora de Geografía. Algunos de ellos le precedieron en el encuentro con la Verdad.. durante 39 años (1920-1959). Formada en la Fe de sus mayores. Esa sería "su escuela". Decir que con su conducción esta Escuela pasó a ser una de las más importantes del distrito y una de las más destacadas entre las nacionales de la provincia de Buenos Aires. pasando —al poco tiempo.. La labor docente fue el puente. Al tomar esta representación no sólo lo hago en mi nombre y en el de todos los amigos sino —muy especialmente— en nombre de la docencia de Per- gamino y —particularmente— en el de los que compartimos la labor profesional »con la Srta. una de sus maestras. directora de la escuela en la cual ejercí. una dolorosa circunstancia que se repite y una gran carga sensible que asumo y ofrezco como prueba de agradecimiento a la amistad sincera. En esas tristes . en la entrevista radial que se le hiciera al jubilarse en la ciudad de San Rafael (Mendoza). en la Escuela Láinez N9 77. Elena. es y será el tratamiento. a la lealtad sin dobleces y a la generosidad sin límites que me ha brindado siempre la familia Derisi. el agradecimiento y el afecto de los que fuimos sus maestros balo su tan digna Dirección. fortaleza espiritual.".. a muchos kilómetros de Pergamino y a 20 años de los hechos. Fue misio- nera de su Fe. se incorporó a ella como maestra de 69 grado y. Así. disciplina y responsabilidad. refugio seguro para sus seres queridos. Sólo así pudo ser "forjadora de maestros". ilustración constante. la capacidad y el esfuerzo. más tarde. Romana la firmeza de sus convicciones. Sembró y cosechó para el Señor y dio ejemplo de austera vida cristiana.. la admiración. con conmovido orgullo. Católica Apostólica. con la de "sus maestras". casi con sentimiento maternal. Hay en esa expresión un significado tan amplio como justiciero. apoyo y consejo. eran una cita espontánea.

Leeré lo que ella escribiera. La conservé. LÍA N. Que este amarillento papel y esta personalísima escritura sean el íntimo lazo que me une a su presencia física y —más allá de ella— al afecto y distinción con que honró mi persona. de ellas no me era conocida y. aún habiéndola memorizado.76 NOTAS Y COMENTARIOS despedidas acompañé sus oraciones. quiso transcribírmela. mi comentario. La he traído ahora. ante. Una. BINCAZ DE TOIA ..

Pero Forment no ignora que dentro de ambas corrientes internas del discipulado aquiniano se han producido algunas subdivisiones a resultas de la tarea de ir precisando los alcances que cada tendencia otorgaba a sus respectivas afirmaciones. concentra sus análisis en la más agitada de las cuestiones que suscitó la doctrina de Santo 'Tomás dentro de su escuela y aun fuera de ella. De hecho. 1990. el autor ha recopilado los textos fundamentales del Doctor Angélico abocándose a cotejarlos con las interpretaciones de sus principales comentadores y seguidores. la cual. Suárez. Las líneas inaugurales del libro. merced al poderoso influjo de Cayetana. dial el +caso del Ferrariense. aportes más . bien pueden servir de síntesis de sus conclusiones: la opinión de Capreolo muestra el carácter 'tras- cendental" de la persona mediante la indicación del esse o acto de ser como su constitutivo formal. a par- tir de las determinaciolnes esenciales de lo envuelto en su concepto. que la materia aquí considerada se halla inmersa en una polé- mica densa y prolongada. De más está recor- dar. por tanto.. Vol. tal vez el más medular de todos cuanto han aparecido des- pués de la publicación de la monografía de Umberto de. sino que. es aquélla provista por el princeps thOnzistaruin Juan Capreolo de Toulouse (1388-1444) y expuesta en su apología de Santo Tomás confeccionada al modo de los comentarios medievales de las Sentencias de Pedro Lombardo. esto .es. por consiguiente. en particular los de la segunda escolástica y los neotornistas de nuestro siglo. SAPIENTIA. etc. atrajo la atención unánime de los alumnos del Aquinate: el constitutivo formal del supPositum rationale. XLV . la que corresponde al sentir Intimo del Doctor Común. profesor de metafísica de la Universidad de Balicelona y discípulo de Francisco . por ejemplo. de la intelección metafísica y. Mundano.sustanciosos al esclarecimiento de la noción tomista de persona que hayamos leído últimamente. Fraile. que buena parte de las discusiones se han nutrido de una hermenéutica errónea de la tesis de Capreolo. Inste libro de Eudaldo Forment. 1982. y más cerca de nosotros Billot.Canals Vidal. (11 problema della persona nel pensliero di San Tommaga. es uno de los. la misma postura del teólogo tolosano fue constantemente expresada en términos discordantes entre sus propios opo- nentes. sino la subsistencia (p. no pretende exponer integral- mente la temática especulativa y práctica acerca de la persona. 1). Febrer. entiende que dicho constitutivo no sería el ser. al mismo tiempo. P. 464 pp. no parecen hallarse de acuerdo en derreedor de la vera meas de Capreolo. BIBLIOCRAFIA EUDALDO FORMENT.gl'Innocenti O. Báfilez. El trabajo de Forment. Para su redacción. Publicacions Edicions Universitat de Bar- celona. el asunto que. Reina. no obstante la actitud mayoritariamente sostenida por la escuela tomista. el conocimiento de laS incon- tables intervenciones de los tratadistas involucrados en esta controversia. Destaca con nitidez. Muñiz. Así. 1967). Ser y persona. como que reclama de continuo una aguda sutileza. sin embargo. a partir de la cláusura de la Edad Media. Forment ha encarado el estudio del constitutivo formal de la persona con la convicción de que la auténtica solución tomista. a tal punto que ha sido frecuente hacer pasar a algunos de sus adictos por enemigos de su posición.

. que sabe que surge substantivamente de la razón y que la conciencia de sí es un momento esencial de ja verdad. además. ya que sería oportuno revisar el estado de la cuestión en la escuela tomista primitiva. Fraile. Pero esto mismo. no lo es menos que su elección ha recaído en pensa- dores de sensible gravitación en la evolución de la disputa sobre el constitutivo formal de la persona. Silvio. Si bien es com- prensible esta restricción. sin duda. en una filosofía infle- pendiente. Forment ha consagrado el grueso de las páginas del libro al examen de las doctrinas que han resonado con más fuerza en la historia de este conflicto. En tal aspecto. Báñez. el Ferrariense. y en el debate aún inconcluso de lar cristología de las décadas recientes (Déodat de Basly. Medina. Por tal motivo. despu4 de una larga y difícil travesía por procelosos mares: ¡Tierra!" (HEcEL. emblema de la escuela tomista. en los tomistas rara- mente explorados de la segunda escolástica (Jamen'. Bausa.78 BIBLIOGRAFIA Forment asegura sin ambigüedades que a la base de toda esta formidable batalla teorética resalta la concepción que los tomistas han desplegado acerca del ente y del ser. por ende. Muñiz. está en sus manos obsequiarnos. •Ledesma y Juan de Santo Tomás) y en ocho contemporáneos (Billot. los Salmanticen- sets. Soncinas. "Sólo ahora llegamos propiamente a la filosofía del nuevo mundo. Parente. que es anterior a la querella originada en la interpretación de las Defensiones theologiae. Vorlesungen über die Geschichte der Philosophie). posee.). eta. Hugon. Fárment adhiere en esto a la línea que en el neotomismo ha encabezado Cornelio Fabro con su denuncia de la heterodoxia histórica de la escolástica formalista que ocultó la eminencia del ser en la secundariedad del existir. que el problema se complica e ingresa a una seria confusión con la transpolación de la díada essentila-esse en el plexo más vulgar essentia-existentla. es enérgico al afirmar que Santo Tomás no ha equiparado el esse y la existential. la objeción de quienes inculpan a Capreolo de haber transgredido la distin- ción real. Mohrenwalder. MARIO ENRIQUE SACCRI JAVIER FERNANDFIL AGUADO. nos obliga a invitarle a nuevas incursiones al respecto. el corazón de la filosofía primera. Zumel. a pesar de la generalizada inclinación escolástica —tomista y no tomista- a identificarlos. Piolan ti). Dios causa sui en Descartes) y otros ensayos. Con él entramos. /vIadrid. la que empezaremos con Descartes. de (apreolo. Quarello. Rechaza. 1989. tal como lo ha certificado a través de la obra qu'e acabamos de reseñar. Garrigou- Lagrange. investigación se detiene singularmente en siete escolásticos de los comienzos de la Edad Moderna ('Cayetano. sino que confirió al acto de ser una primacía fundamental que la existencia de suyo no. el autor estima que la clave para comprender el meollo dle la noción tomista de persona continúa siendo la distinción real entre la esencia y el acto de ser de los entes finitos o compuesItos y. degl'Innocenti y Vicente). Suárez. Su. Galtier. a la luz de la competencia exhibida por Pormfent para explayarse en tan grave materia. La enjundia del volumen de Forment nos mueve a solicitarle este ulterior servicio a la metafísica que. en rigor. como ocurriera con Garrigou- Lagr ange. Ahora ya podemos sentirnos como en nuestra casa y gritar al fin como el marino.

BIBLIoGRAVIA 79 LA famosa expresión hegeliana no ha -perdido actualidad. Prenses Uni. ayudan al lector a formarse un juicio propio ante las estructuras del sistema de Descartes. no pocas veces se detecta. Fernández Aguado. incoados. Que Sals-Je? 587. Como he estudiado este último aspecto a través de las obras de Luigi Pareyson. los artículos están estrechamente relacionados entre sí y ahondan paulatinamente hacia el núcleo de cada tema. En este pequeño libro. estos ensayos me han ofrecido continuas oca- siones para reflexionar y completar razonamientos ya. 10-12) . 128 pp. Van Steenberghen resume su visión del tomismo concentrando su discurso en la filosofía de Santo Tomás de Aquino. sólo me queda desear que el autor siga dando a la imprenta nuevas obras que enriquezcan el panorama filosófico actual. el influjo de las conclusiones cartesianas. Descartes. Mons. la clave de este capitulo es el "análisis de la conciencia' (pp. que presentan algunos aspectos centrales de la filosofía de Descartes. donde se habla de las "ideas universales" asimiladas al concepto o verbo mental. Le thOmisme. la claridad de la ■exposición. Aunque se :trate de cuatro ensayos distintos. Por esto me ha interesado la lectura de estas páginas. Quien conoce la filosofía moderna. Paris 1983. Entre los méritos del presente ensayo. 11)e leído otros escritos del prof. hasta llegar a una. Además hay que destacar las atentas valoraciones crí- ticas. como también señalaba el filósofo alemán. Al terminar estas líneas. me limito a mencionar tres: el profundo conocimiento de la obra cartesiana. Aun no compartiendo el entusiasmo hegeliano. es un héroe para muchos de nuestros contemporáneos: es él quien ha empezado la verdadera aventura del hombre que confía ilimitadamente en su poder racional. que. visión unitaria del concepto de causalidad en la ontología y en la teodicea cartesiana. constituye la clave para interpretar los posteriores desa- rrollos desde Spincea hasta Hegel. y entender el problema de las relaciones entre lo finito y lo infinito. al que me une una larga amistad romana. el amplio uso de la bibliografía. pero apelando a un repertorio de términos más afines a los intereses del pensamiento moderno que al lenguaje propio de Tomás. bien sabe que el enfoque cartesiano de la noción de causa. Y no es una elección arbitraria: al profundizar en las raíces de muchas cuestiones que ocupan a nuestros contemporáneos. Sabía que tampoco éste me habría decepcionado. Así. FRANCESCO Russo FERNAND VAN STEENBERGHEN. con objetiva ponderación. Casi todos los manuales de historia de la filosofía hacen coincidir el comienzo de la edad moderna con la publicación del célebre Discours de ja méthocte. En el capitulo primero considera los principios guoseológicos sostenidos por el Doctor Angélico. considero que el estudio del pensamiento moderno no puede prescindir del detenido análisis de la filosofía cartesiana. En el capítulo segundo encontramos una exposición de las tesis ducollantes de la metafísica . versitaires de France.

cuyas sedes serían las universidades romanas. el autor persiste en la Costumbre de 108 escritores francófonos de nombrar el ente (eta) con el infinitivo del verbo str. MARIO ENRIQUE SACCHI . Los dos capítulos siguientes reseñan la antropología y la ética de Santo Tomás con trazos suma- rios y prestando atención a los aspectos descollantes de las sentencias del Aquinatense en tales materias. sin embargo. Simard) ha puesto suficientemente en claro que Santo Tomás determinó con precisión la distinción que Van Steenberghen se niega a reconocer en su doctrina. Casaubón. nos parece que esta solicitud repara más en el anhelo de hallar una simpatía del hombre contemporáneo hacia Santo Tomás que en la necesidad de conocer la verdad con sujeción a las exigencias de la razón filosofante. valor perenne. París y Milán. 51-52) . El capítulo tercero está consagrado a la filosofía de la naturaleza y es precedido de una introduc- ción donde el autor declara que Santo Tomás se habría subordinado a los esquemas de una física perimida que. entre otras cosas. se nos dice que hay un tomismo progresista. Este enigmático aserto reduce la física tomista a una rareza arqueológica de ningún. por tanto. Pero este reclamo de un aggiornamento tomista no indica en ningún momento qué debiera ser dejadc atrás y qué habría de incorporarse al cuerpo de doctrinas tomistas. no obstante su supervivencia agresiva en ciertos medios intelectuales. Steenberghen acerca del significado histórico-teorético del tomismo. y un tomismo ultraüonservador o de estricta observancia. Surge de aquí una confusión que acaba complicándose aún más cuando se pro- cede a explicar la función del ser como acto del ente.80 muotia&Pix: aquiniana. El neotomismo (DeKoninck. Por lo concerniente a la vigencia actual del tomismo. 21). no tiene fundamento en la obra del Doctor Común. cultivado sobre todo en Lamina. Este juicio. ya que el esse también es mencionado mediante el recurso al vocablo étre (p. El último capítulo del libró nos brinda la apreciación personal de Van. que Van Steenberghen denomina Paiteotc)mirmo. El autor reclama una modernización del tomismo que deje atrás el ghetto tomista de los neoescolásticos firmemente apegados a la letra de Santo Tomás. En tal sentido. No es admisible. El pensa- miento reflejado en esa sección nos muestra al autor suscribiendo la peculiar interpretación de esta filosofía popularizada por la escuela de Lovaina y que él mismo ha desarrollado a lo largo de su veterana docencia y en su propia literatura. no contemplaría la distinción entre el conocimiento filosófico y las ciencias positivas. la opinión que imputa al santo maestro la elaboración de una filosofía natural calificada por el autor como un "saber híbrido" (pp. 17). por lo cual la filosofía primera sería "la science de l'étre en tant qu'étre" (p. En este caso. y al cual el Concilio Vaticano II habría dado un golpe de gracia.

.

.

6056/9 .M. S. CORRIENTES 6277 - BUENOS AIRES Tel. 855 . MAJDALANI Y CIA. T. A. ACEROS INOXIDABLES Av.1116/9 y 855 .

VILLALOBUS DANIEL PASSANITI Contadores Públicos Familia .. 48-4508 .Comercial y Asesoramiento de Empresas Sarmiento 2437. Of. PALUMBO LUCIO MARCELO PALUMBO Abogados SALVADOR M.Sucesiones . 16 Capital Federal (1044) Tel. ESTUDIO JURIDICO CONTABLE CARMELO E. 39 P.

FUNDACION BUNGE y BORN .

PEKIN 2971 SARMIENTO 767 Isidro Casanova Piso 29 651-0948 40-6789 y 6833 . MOLINOS SANTA MARIA CORNA. S. A.

BANCO 1110 .

ALIAGA UNZUE y Cía. S.A.
CONSIGNATARIOS

COMERCIAL Y AGROPECUARIA

Av. Corrientes 378 - 59 piso T. E. 394-1360/1364

La investigación exige, por sobre EL de nuestra ideología empresaria que
todo, una alta dosis de
coraje, porque investigar
significa aceptar el riesgo de
Ri tiene la vista puesta
en el futuro y que, ante
la velocidad creciente de los
encontrar al final cambios, sabe que
de todo una respuesta negativa. detenerse es retroceder.
lin callejón sin salida. O una utopía. Nosotros estamos comprometidos
Este riesgo es asumido en esa tarea. Y en ese reto.
conscientemente por
nosotros y forma parte IGAR. Porque trabajamos
por la vida.

Investigación y Tecnologia Argentina

PERALTA RAMOS

SEPRA ARQUITECTOS S. A.

ARENALES 1132

CAPITAL

El texto de esta revista está impreso en papel producido en la Provincia de Jujuy.a.i. con materia prima nacional Ledesma s. PAPEL LEDESMA FABRICADO CON CELULOSA DE BAGAZO DE CAÑA DE AZUCAR Ledesma una empresa que ES argentina .a.

A.ADHESION GRIMOLDI S. .

.~..>~ .~.

formando un volumen de cerca de 600 páginas Precio de la suscripción anual: 38 dólares Para suscripciones. 3 28006 Madrid-España . PENSAMIENTO Revista de investigación e información filosófica. dirigirse a: Pensamiento Pablo Aranda. publicada por las Facultades de Filosofía de la Compañía de Jesús en España Sale cuatro veces al año.

A Fundación ASTRA .

Adhesión de la Fundación Hermanos Agustín y Enrique Rocca CORDOBA 320 BUENOS AIRES .