You are on page 1of 5

Walter Benjamin.

Clase de Hugo Sir

Estado de excepción: Concepto de origen romano y que se aplica hasta el día de hoy
(dictadura, post terremoto, etc.). Nuestras garantías constitucionales se ven reducidas al
mínimo. Las fuerzas del poder estatal pueden operar sin la preocupación de todas nuestras
garantías civiles. Como todo está permitido, no hay ley operando.

Discusión entre Schmidt (filósofo del derecho) y Benjamin. Aquí se ponen en juego
perspectivas políticas importantes, el primero es fascista pro nazi; mientras que el segundo,
es un personaje de izquierda.

Relación entre violencia-derecho es el eje fundamental de la discusión entre ambos autores.
Está situado desde el período de entre guerras hasta la Segunda Guerra Mundial (Giorgio
Gambel, sitúa el período de la polémica entre ’21-‘56).

Benjamin lanza en 1921: Para una crítica de la violencia. Aquí comienza a teorizar acerca
de la relación entre violencia-derecho. Dos violencias: una que instituye el derecho y otra
que lo conserva. Además propone una violencia pura: ni instaura ni conserva el derecho. A
partir de esta violencia, es que responde Carl Schmidt señalando que no es posible entender
una violencia completamente separada del derecho, porque el propio régimen jurídico es
incluir dentro del ordenamiento jurídico. Para esto, el derecho tiene diferentes mecanismos.
Para discutirle a Benjamin, Schmidt lanza: La dictadura. Allí se plantea que hay dos tipos
de dictaduras: comisarial (suspender el orden para resguardar el orden jurídico instituido.
Relacionada con la fuerza que conserva el derecho) y soberana (instalar un nuevo
ordenamiento. Relacionada con la fuerza que instala o instituye el derecho). Ligado a
ambos tipos de dictaduras, está el concepto de poder constituido y de poder
constituyente, respectivamente.

La dictadura comisarial está condicionada al orden jurídico, sin necesidad de estar
condicionada a la ley específicamente. Está autorizada por el espíritu de un ordenamiento
jurídico. (Hasta cierto punto es el caso de la dictadura de Pinochet). La ley se suspende, con
el fin de conseguir que la ley pueda seguir operando. Es una violencia que se incluye en el
derecho para conservar el propio derecho.

La dictadura soberana tiene como fin la instauración de un nuevo derecho. Se encuentra
justificada o incluida en el derecho en base a su propia operación. (Esto también es lo que
hace la dictadura chilena).

El punto problemático de esta perspectiva es que en la mayoría de las dictaduras del siglo
XX, ambos tipos de dictaduras están fusionadas. Por lo mismo, en un libro llamado
Teología política, propone: “Soberano es quién decide sobre el estado de excepción”. Esta

la que no pertenece a un ordenamiento jurídico. No hay recurso a una norma mayor que justifica el ordenamiento. Benjamin: “la tradición de los oprimidos nos enseñan que el estado de excepción en que vivimos es la regla”. Por lo anterior hay que llegar a un concepto de historia que corresponda a la condición de los oprimidos (la historia a contrapelo). no es un continuo. . Benjamin lo que buscará es romper el círculo mítico entre poder constituido y poder constituyente. sino la posición de la violencia en la relación derecho-violencia. sino que hay un reconocimiento de que lo que hay detrás del derecho es la violencia (la violencia funda el derecho). sigue siendo un misterio en tanto significado. A Schmidt lo que le preocupa no es que el derecho sea producto de una violencia instituyente del derecho. La tradición de los oprimidos es la historia de ir a contrapelo. Aquí se funda el carácter legítimo del derecho en la potencia de la decisión. en la medida que corresponde a una decisión del soberano. lo que no ha sido). Por tanto. no es simplemente el período histórico del nazismo. sino que es la regla para los oprimidos. porque muestra al derecho como arbitrariedad (violencia para los oprimidos). Por lo mismo. La posibilidad revolucionaria para Benjamin es articular todo eso que no ha sido. al igual que el estado de excepción. para Benjamin.fórmula es más general que la distinción anterior. “Entonces estará a nuestros ojos la misión de encontrar (decretar) el verdadero estado de excepción”. La tradición permite entender la historia como catástrofe (revisar!). No es un tema jurídico. dado que éste hace alusión a la idea del progreso que constituye una idea vacía que no contempla la catástrofe del progreso. Para comprender esta cita es fundamental entender la manera en que articula derecho y violencia. dado que no tiene mayor sentido por ser un círculo del cual no se puede salir. el territorio de la arbitrariedad. Es decir. (Schmidt se instala en la tradición del derecho decisionista). es una lectura histórica a contrapelo. Ahí está el hecho de proponer la violencia pura a fin de que ésta logre suprimir dicha relación. el cual experimentan los oprimidos. la que no es juridicable. es posible comprender que el estado de excepción donde Benjamin (1932) está viviendo. la preocupación es la violencia que está fuera del derecho. Benjamin contrapone la tradición a la historia. Esto porque lo que provoca el estado de excepción es la indistinción entre violencia y ley. Es terrible. No hay presencia de valor normativo intrínseco del derecho. la violencia queda totalmente incluida en el ordenamiento jurídico en la figura de la decisión. el momento de la decisión del estado de excepción busca ser introducido dentro del derecho. Una política revolucionaria está en el hecho de suprimir el lazo entre violencia y derecho. La historia. verla como catástrofe ver potencias negadas (la historia es un discontinuo de posibilidades negadas. La violencia pura.

Expósito: “el derecho hace a la muerte el instrumento de conservación de la vida”. Benjamin propone un concepto contrario a la violencia soberana que es la violencia pura. por lo tanto. Schmidt. Resumen: El problema para el derecho. es la violencia que está fuera del derecho.Violencia pura es una violencia que no es medio para ningún fin. la vida quiere recuperar su potencia. sino una que potencie lo viviente por oposición de la conservación de la vida (supervivencia). no por su fin). Lo anterior quiere decir que el derecho se funda en su fundamental arbitrariedad y violencia en contra de los oprimidos. En período de revolución. no su contenido ideológico. (Gambel. es una violencia que tiene como único fin la conservación de la vida en sentido de supervivencia. sino. Se tiene en mente al decir esto la huelga general proletaria. Pensar otra vida y hacerla patente. El derecho del soberano es el derecho de vida/muerte. Y no es por el fin de esta violencia. Pero sobretodo es la defensa de una vida desnuda. Siempre en la relación entre vida y derecho. El estado de excepción para los oprimidos es la regla. se dispone de la muerte de muchos. Por lo tanto. dejar de sobrevivir para devenir viviente. se entra en juego con la muerte. El derecho no es posible fundarlo en la decisión. se funda en la indeterminación. tumulto) al ordenamiento jurídico (incluye la violencia dentro del ordenamiento). Para la conservación de la vida de algunos. con esto se reconduce todo el peligro de la violencia (desorden. Benjamin apunta a que no se puede seguir pensando un ordenamiento de la sociedad que tenga como horizonte la conservación de una vida reducida a su identidad biológica. No se busca una violencia que suspenda la ley para mantener el orden. el fin de la violencia del derecho es la conservación de la vida. quien detenta autoridad y potestad. Benjamin opone la categoría de lo viviente a esta supervivencia (nuda vida). Entonces allí sitúa el problema de la relación entre violencia y derecho. Schmidt está pensando en un gran soberano: El Führer. más bien. El derecho lo que intenta cuando quiere reconducir la violencia al ordenamiento jurídico es proteger la vida (de algunos). . sino una que suprima la relación entre violencia y derecho. Esto tiene que ver con la oposición viviente/supervivencia. Expósito: en el extremo. sino la preocupación va por la existencia de una violencia que esté fuera del derecho porque puede poner fin al derecho (preocupación por la ubicación. No se juzga por sus fines. Defiende una violencia que no se reconduzca a un ordenamiento jurídico. sino por la ley de sus medios. ir más allá de la vida biológica (vida desnuda). Porque ante una violencia de los oprimidos que quieren superar la conservación de su vida como único horizonte de expectativas (lograr una vida que valga la 1 Soberano hace referencia al Príncipe y al Estado. es decir. la forma legal de aquello que no puede tener forma legal). Hacerse. fuerza fuera del derecho). según Schmidt. habla de la violencia soberana 1 (decisión sobre el estado de excepción. Esta violencia es preocupante por su potencialidad. La oposición entre vida y viviente debe entenderse teniendo presente la cita de Benjamin de la tradición de los individuos.

pena vivir). “Miserable es la defensa de la vida desnuda y que inscribe la vida en ese modo”. es que no hay inmediatez entre derecho y justicia. dado que transforma el primer lazo y. Benjamin presenta la desarticulación de la violencia y el derecho para potenciar lo viviente. sino que derecho es arbitrariedad para con los oprimidos. Busca una nueva relación con el derecho. porque no interesa la dilatación del encuentro revolucionario. al mismo tiempo que rompe el nexo violencia-derecho. Por lo mismo. por tanto. La pureza es una categoría relacional. debe ser lo viviente no la nuda vida. para Benjamin. Se define frente a un exterior. es inaplicable la ley normal”. Por lo tanto. en ese sentido es pura. Violencia mítica: violencia sangrienta (constituyente) que se aplica sobre la nuda vida (procura conservación) en nombre de la pura violencia (arbitrariedad). la pureza de la violencia se va a definir en la relación que ésta tenga con el derecho y la justicia. no abstracto. miserable es la conservación de la vida en abstracto. un ser cualificado. Y. sobre la normalidad (porque para decirlo de otro modo el estado de excepción para decidir sobre la forma de aplicabilidad de la ley se dice: “el mundo tal como está. lo que hará la violencia pura será romper el lazo entre derecho y justicia. hay que comprender algunas cuestiones del pensamiento benjaminiano. Para comprender lo anterior. sino el rescate del viviente que realiza dicha interrupción. lo que señala Benjamin. El derecho es productor de poder y defensa de privilegios. no esencial. que no llega a ver que en la tradición de los oprimidos: el estado de excepción es la constante basado en la arbitrariedad y la violencia. Frente a esto. la interrupción de la historia. sobre toda la vida en nombre del viviente. Le dice a Schmidt. Dicho de otro modo. Se propone la irrupción. Se castiga la potencia que excede la conservación de la vida. No la espera del viviente. el derecho arbitrario reconduce busca reconducir la existencia de la violencia para evitar que se estimulan las potencias de lo viviente. se suspende el derecho para preservar la normativa). Resumen: Frente a la posibilidad de la decisión sobre el estado de excepción y. Por esto se busca la supresión del vínculo violencia-derecho. El centro de la política. es decir. Por lo tanto. mas no sangrientamente. se propone una Violencia Divina. por ejemplo). quien ve a la historia como historicismo (progreso). Y el castigo precisamente va a la transgresión de los límites (es la ley no inscrita que está en el orden jurídico). Esa es la diferencia entre nuda vida (Benjamin: vida reducida a su categoría biológica) y viviente. la cual se aplica fulminantemente. se puede decir que la naturaleza es pura siempre en relación al lenguaje. en particular. No se busca establecer sólo un nuevo derecho (la dictadura del proletariado. Se busca conservar el derecho en defensa del viviente (nosotros). Benjamin opone la tradición de los oprimidos. no en nombre de la conservación de la vida en abstracto (nuda vida). Por esta razón. la violencia mítica (jurídica) es una violencia que instala la justicia únicamente en conexión con el derecho y. la violencia es pura .

que sea la puerta a la justicia. si se va a instalar un nuevo derecho: no reducir justicia a derecho. es el espacio de la acción política como definición de lo que vale la pena ser vivido. Una de las más usadas es el cuento de Kafka de la ley. Y allí entonces. o la vida en sí. La idea de la nueva relación entre la justicia y el derecho. La posibilidad del verdadero estado de excepción está en la esperanza en la posibilidad de la acción y de la irrupción del tiempo-ahora. castigando la potencialidad de lo viviente. El débil poder mesiánico de la historia no está alojado en el príncipe (que puede suspender el derecho) y.porque establece una nueva relación entre derecho y justicia y rompe el lazo derecho- violencia. Y para eso. Es entonces que cuando se piensa que el derecho básicamente es la conservación de la vida abstracta. de la violencia divina. un tiempo diferente. No es el espacio de un nuevo derecho. ¿Y qué será la justicia? Lo que los vivientes decidan qué es la justicia. Y en lugar de interpretar la historia en un continuo camino a la racionalidad. no reducir viviente a nuda vida. entonces. sino la irrupción del lazo tradicional entre derecho-justicia- violencia. Esto quiere decir que. es que el derecho no sea aplicación de la justicia y que la justicia no se reduzca a lo que el derecho permite. lo que verdaderamente ocurre es un atentado en contra de las potencialidades de lo humano. no define una obra posible para el propio humano. de la dominación. Porque lo humano. por lo tanto. y. es el que debe procurar la violencia divina. a favor de las potencias del viviente. sólo hay metáforas. Ante lo anterior. lo que busca proponer es la irrupción de la historia y es ahí donde se vincula con la idea mesiánica en el sentido que el acto revolucionario es la redención del pasado oprimido. una nueva relación entre derecho y la esfera de la acción de la vida. la violencia divina (revolucionaria) a diferencia de la violencia mítica (relacionado con lo cíclico. Spinoza: “lo bueno y lo justo es lo que potencie” . no participa en el estado de excepción. Benjamin y sus lectores proponen la desactivación del derecho para la aplicación de la justicia. No es simplemente la suspensión del derecho en nombre del derecho. la dimensión que permite ir más allá de la pura mantención de la vida es la dimensión de lo político. La violencia divina se relaciona con lo mesiánico en la medida en que lo que articula es la redención del pasado oprimido. Es aquello lo que quiere decir cuando habla del verdadero estado de excepción. Benjamin tiene una concepción mesiánica de la historia. El espacio en el cual la vida valga la pena ser vivida. el círculo entre poder constituido y constituyente). Salir del vínculo mítico. ¿Y cómo lograrán definirla? A través de la irrupción. es que la violencia divina instaura una nueva época. Por eso considera miserable el derecho que sólo busca mantener la condición de la vida. no da la categoría que debe tener la vida humana. Que el derecho permita jugar y estudiar en tanto aplicabilidad de la justicia.