You are on page 1of 2

Inmanuel Kant.

La Crítica de la Razón Pura…

No hay duda alguna de que todo nuestro conocimiento comienza con la experiencia. Pues ¿cómo podría ser
despertada a actuar la facultad de conocer sino mediante objetos que afectan a nuestros sentidos y que ora
producen por sí mismos representaciones, ora ponen en movimiento la capacidad del entendimiento para
comparar estas representaciones, para enlazarlas o separarlas y para elaborar de este modo la materia bruta de
las impresiones sensibles con vistas a un conocimiento de los objetos denominado experiencia? Por consiguiente,
en el orden temporal, ningún conocimiento precede a la experiencia y todo conocimiento comienza con ella. Pero,
aunque todo nuestro conocimiento empiece con la experiencia, no por eso procede todo él de la experiencia. En
efecto, podría ocurrir que nuestro mismo conocimiento empírico fuera una composición de lo que recibimos
mediante las impresiones y de lo que nuestra propia facultad de conocer produce (simplemente motivada por las
impresiones) a partir de sí misma. I.KANT, Crítica de la Razón Pura, Introducción.
AUTOR
Inmanuel Kant fue un filósofo ilustrado alemán del siglo XVIII-XIX que desarrolló un sistema
filosófico conocido como Idealismo trascendental o criticismo que intenta conciliar el
empirismo con el racionalismo en el ámbito del conocimiento (el conocimiento es la
síntesis entre experiencia y conceptos a priori del entendimiento). Desarrolló una ética
formal y vivió en una Alemania feudal (Prusia) bajo el despotismo ilustrado de Federico
Guillermo II. Entre sus principales obras destacamos: “Crítica de la Razón Pura”, “Crítica de
la Razón Práctica”, “Fundamentación de la metafísica de las costumbres”, etc.

TEMA DEL TEXTO. El tema del texto es la afirmación kantiana de que “todo
nuestro conocimiento comienza con la experiencia, pero no todo él procede de la
experiencia”.

IDEAS PRINCIPALES
1. Todo conocimiento comienza con la experiencia.
2. Nuestra capacidad de conocer es despertada por los objetos que afectan a los sentidos.
3. No todo conocimiento procede de la experiencia.
4. Nuestro conocimiento es una composición de lo que percibimos por los sentidos y lo que
procede nuestra facultad de conocer a partir de sí misma

RELACIÓN ENTRE LAS IDEAS
Podemos ver que el texto presenta una estructura ascendente o progresiva ya que después
de partir de una primera tesis llegamos a una conclusión. Detallamos las diferentes partes
que componen el texto:
Tesis inicial: “Todo nuestro conocimiento comienza con la experiencia”
Desarrollo de la tesis: seguidamente especifica y explica detalladamente esta tesis “El
conocimiento comienza con la percepción de los objetos que afectan nuestros sentidos y
que generan las impresiones sensibles; estas impresiones serán la materia bruta con la
que se elabore todo nuestro conocimiento”
Conclusión: aunque todo el conocimiento comienza con la experiencia no acaba en ella “El
conocimiento es la composición entre lo que nos aporta la experiencia y lo que aporta
nuestra facultad de conocer o entendimiento por sí mismo”

EXPLICACIÓN DE LAS IDEAS.
Kant expone aquí una de las ideas centrales de la Crítica de la razón pura: todo
nuestro conocimiento comienza con la experiencia, pues el único modo de que nuestra
capacidad de conocer comience a funcionar es que sea afectada por los objetos de los
sentidos; pero los datos de los sentidos nos son suficientes; por eso dice que “no todo
conocimiento comienza con la experiencia” pues, además de la experiencia, es necesario
aquello que la facultad de conocer, con independencia de la experiencia, pone por sí
misma.
Kant nos cuenta en el texto que su filosofía está a mitad de camino entre el racionalismo y
el empirismo; como los empiristas, Kant afirma que “todo conocimiento comienza con la
experiencia”, pues solo mediante la impresión que reciben los sentidos de los datos
sensibles se despierta nuestra facultad de conocer. Yo no me puedo plantear saber de qué
color es esta pizarra sin que mis sentidos hayan visto la pizarra. Es decir, la experiencia es
fundamental para que haya conocimiento; en este sentido, la metafísica tradicional estaba
equivocada, pues pretendía hablar de cosas que no conocemos a través de la experiencia.

no basta con captar determinados datos sensibles para percibir una pizarra. así. es necesario que nuestra facultad de conocer añada algo a los datos de la experiencia. y esto es algo que no procede de la experiencia. el conocimiento.Ahora bien. por eso dice que Kant que “no todo conocimiento procede de la experiencia”. . la experiencia no es suficiente para que haya conocimiento. por ejemplo. Es necesario. además. saber qué es una pizarra. construyendo. Es nuestra facultad de conocer o sensibilidad y entendimiento (con las formas a priori y las categorías o conceptos a priori) los que ponen orden en los datos inconexos de la experiencia.