EL MATRIMONIO AFRICANO LUCUMI.

En cierta ocasión tuve la oportunidad de leer un pequeño párrafo de un
escritor espiritualista, éste decía que cuando dos humanos que se han
conocido en anteriores etapas de sus vidas, se han citado nuevamente para
ser compañeros en la presente... Y, yo, a mi juicio, haciendo un pequeño
recuento de la vida matrimonial o conyugal de este planeta, digo que es
verdad. Aunque estos casos no se dan con facilidad, y como decía él, hay
que ganárselos; bien el espacio donde venimos a tomar cuerpo, o bien en
la tierra, a la que llegamos con nuestros designios marcados. Los que en la
actualidad desconocemos y con los que tenemos que luchar para poder
realizar ese amor, que no se explica uno como es, ni de dónde ha llegado,
pero que siente uno igual que el latir de su corazón.
Digo por mi parte, aunque es más fácil concertar estas opiniones, a lo
mejor uno es español y otro africano o chino, como sucede en Cuba, desde
hace cerca de cinco siglos. Y es que para encontrarse esas dos medias
naranjas, como suele decirse, se encarga el destino, que no es otra cosa
sino parte de lo que ya con anterioridad, de nuestros pasos sobre la tierra,
está marcado; que dicho sea de paso, es nuestro ORICHAOCO, que con su
cónyuge OLOCUN AGGANA, hicieron posible el primer matrimonio,
origen de nuestros actos matrimoniales en el mundo religioso Africano
Lucumí.
El matrimonio Lucumí tiene algo esencial, algo básico y original que no
sólo cubre el vacío material de dos seres, que por tal o más cual
circunstancias unen sus destinos en este planeta, es algo que queriendo
darle su verdadero calificativo, diremos que es, religiosamente espiritual.
Cierto es que en cada tribu africana, sus costumbres y formas en sus
procesos de relaciones amorosas matrimoniales, pero en el del africano
Lucumí, el proceso conyugal en lo material es casi parecido al nuestro. Allí
hay que enamorar a la joven como aquí, hay que pedirla, petición que se
hace por el padre o la madre, y si no tuviere padres, por una persona
mayor del joven enamorado; los padres de la futura esposa ponen sus
condiciones, los otros aceptan o no, pero se lo ponen en conocimiento al
aspirante, y si éste lo acepta, cumple sus requisitos materiales ante los
hombres, que consiste en la preparación individual, moral y material de él,
ya en posesión de todo para la paralización del deseado vínculo. He aquí,
lo espiritual, la persona debe estar consagrada en su credo religioso
previamente.
El hombre debe buscar un nido de paloma, del que avisará a la novia y
juntos vendrán por él: el novio cogerá la paloma y la novia el palomo, y
cada uno cogerá un huevo que más tarde depositarán en el Addé de
Obbatalá de la novia o el novio y juntos jurarán felicidad.
También previamente tendrá el novio que tener los animales que hará
Ebbó para sus Ochas y los Ochas de la novia, y son estos animales, según

existan concubinatos. cada cual sacrificará la paloma con sus respectivas manos a Obbatalá. de los Ochas de la esposa. según el alcance económico de la familia. Estos holocaustos serán primeros a los santos o a los Dioses del futuro esposo (primero al del hombre. estarán hasta que el Orihaté les dará a cada uno el corazón de dicha paloma. pero siempre el verdadero matrimonio es lo indicado arriba. ozun maimay. También este vínculo se hace con aves solas. aunque sea más chico en Ocha). bogüo loriza ddaqué que cagüa orizaee agüoee”. amigos y otros actos. adonde hay que traer el Ebbó de la rogación de los Itá. según el Angel de la Guarda. . se dividirán para los dos. los Aché o iñales de ésta. tanto en aves como en animales de cuatro patas. cocido. De ahí que se procede a bajar a Obbatalá con el canto de “Ainá ddaquéquecoró ainá. consecuencia del amor por aquí. los animales serán: 2 chivos. así como sus aves correspondientes. a los muertos mayores y a todos los Ochas. los novios lo rellenaron con los ingredientes indicados y los dos lo llevarán a enterrar el pie de una ceiba. Este es el verdadero origen de ese canto. con el agravante de que pasado el tiempo. en esta obra el único canto para esta ceremonia es “Osuboruro maddubule” y con el mismo canto levantará entre los dos a Obbatalá del suelo. lo cual no será causa para que rompa el vínculo amoroso que antes juraron. si el hombre es Oní Changó. donde termina esta ceremonia. también las rivalidades entre mujeres y hombres por los celos.los santos que tengan ambos. dos o más concubinas. En todo este tiempo. elevándolo a todo lo que alcancen sus brazos y en esta posición. Estarán vestidos ambos con sus respectivos trajes de asiento. bailes y toques de tambores y todo esto es costeado por el novio o por sus familiares. se procede al sacrificio del resto de los otros animales. cogerán una paloma que cogieron del nido y cada cual llevará la paloma a su respectivo corazón. Pero nada de esto finiquita el amor espiritual que juraron ante Obbatalá. este esposo puede tener una. el Orihaté invocará por medio de una oración. se procederá a la ceremonia del matrimonio. Una vez de haber enviado el último animal. y de igual manera preparar para los Ochas de su novia. Acto seguido los futuros cónyuges. y estos animales serán enviados para el lugar del origen de cada Ocha con todos sus ingredientes. y esto se ha probado aquí en Cuba. estos de lujo. las fiestas son de comelonas. y estas carnes serán para los individuos que se hallen en la fiesta y estas dos palomas con que se hizo la ceremonia. según su sexo. 1 chiva y 2 carneros. Esto no quita para que allá como aquí. Las madrinas y Ollubonas y sus respectivos padrinos estarán presentes o alguien que los represente en caso de ausencia por motivos imprevistos. que comerán con los huevos que cogieron con manteca de corojo y 8 pimientas para cada uno. Porque aquí es. Terminado este acto. hasta los 7 días.

la ex-dueña de la sociedad africana del Perico. esta relación del matrimonio africano lucumí. por conducto de mi maestro Obbadimelli. . y ésta me lo contó en la calle de Crespo 88. NOTA: Querido lector. fue casada dos veces. De lo contrario la ceremonia religiosa ha penetrado a través de la tierra y de ahí se ha quedado prendido en vínculo espiritual afines a la vida material y matrimonial de los Africanos Lucumíes. han sido en la etapa anterior madre e hijo. en Takuá y en tierra Majino. en el año 1925. no ha llegado a mí. Ma Florentina Zulueta. su nombre en Ocha era “Otoloñú”. de una concubina de su esposo y hasta se ha dado el caso de vivir las dos bajo el mismo techo. tía y madrina de mi madre y a su vez madre de crianza. en fin. sino por la africana Ma Josefa. o hermano y hermano.donde se ha dado el caso que una esposa legítima ha estado siempre atenta a las necesidades económicas. ella era de tierra Takuá y en Ocha se llamaba “Aminá” y su hermana de sangre era también africana. siempre del respeto de una para con la otra. y todo esto. Y si una logrado tener un hijo y la otra no. alguna afinidad familiar. y de las dos para con el hombre. y cuyas dos veces con Reyes. ambas lo cuidarán con el mismo celo de una madre. me llevan a creer que estos seres afines en la vida matrimonial. que yo he visto con mis propios ojos. o a lo que sea.

Related Interests