Iglesia del Evangelio Completo de Yoido

Orador: Rev. YOUNGHOON LEE, Pastor Principal Website: http://spanish.fgtv.com/, Seúl - Corea Sermón dominical: 2007. 11. 25.

Ofrenda de gratitud Salmos 50:22-23
Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, no sea que os despedace, y no haya quien os libre. El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios.

El Dios que creemos y servimos es verdaderamente un Dios bueno. Es Dios de amor. Es Dios sanador y perdonador. Dios quien nos ha escogido por medio de la gracia del Señor nos prospera en todas las cosas, y nos da salud, así como prospera nuestra alma. Por esta razón, nosotros debemos preparar nuestras vasijas para recibir las bendiciones de Dios. Esta vasija es nuestra gratitud. La absoluta gratitud es el fruto de la vida cristiana. Dios bendice y acompaña a las personas que son positivas, llenas de fe y de gratitud. ¿Cuál es el aspecto de la vida cristiana que deleita a Dios?

1. La fe que recuerda en todo tiempo la gracia de Dios Sal 50:22 Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, no sea que os despedace, y no haya quien os libre. ¿La crisis en la vida de fe? Esta crisis comienza desde el momento que olvidamos la gracia de Dios. Si no nos arrepentimos y no volvemos el juicio de Dios vendrá. Por esta razón, tenemos esta palabra para todo aquel que ha olvidado de Dios que podemos arrepentirnos y volver al Señor. El motivo por la que la iglesia de É feso recibió el castigo fue por a ver abandonado el primer amor, es porque olvido la gracia.

Ap 2:4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. En todo tiempo agradezcamos a Dios, y no olvidemos su gracia. En cualquier situación que nos encontremos no nos alejemos de Dios y si eso pasara arrepintámonos y volvamos entonces al Señor. ¿Será que el gozo desapareció? ¿Será que la gratitud desapareció? El corazón que siempre está cansado, agobiado, lleno de preocupación ¿Será que esto oprime el corazón? Volvamos al Señor. Al arrepintámonos y al volver al Señor, restauremos el primer amor. Is 1:18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí , vendrán a ser como blanca lana. Nosotros nos olvidamos fácilmente, cuando caemos en la inercia de la fe y en el liberalismo nuestra vida de fe llega a ser un formalismo. Es evidente todo lo que hemos olvidado. Esta es la debilidad del hombre. El único camino que una vida débil pueda recuperar la fuerza es aferrarse de la palabra de Dios y orar. Si nos encontramos muy agobiados y no podemos orar entonces alabemos. Si parece que no tenemos fuerza ni para alabar pongamos un cd de alabanzas y acompañemos la alabanza y cuando el corazón se abre oremos. Clamemos con todo el corazón. Colguémonos del Señor. El Señor escucha nuestras oraciones y las responde. Jer 33:3 Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú , no conoces. En todo tiempo alabemos al Señor y no olvidemos en ningú n momento todos los beneficios que nos concede. Sal 103:2 Bendice, alma mí a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. a,

2. Una vida de fe que entrega ofrenda de gratitud. Sal 50:23 El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios.

Nuestras vidas deben ser de ofrendas dedicadas a Dios. La ofrenda del sacrificio debí ser perfecto para poder ser dedicado. Este es el a verdadero aspecto del sacrificio. Toda nuestra vida debe ser dedicada

completamente al Señor. Ro 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. Hermanos, que nuestra vida en si sea de sacrificio. Seamos adoradores que adoren en espí ritu y verdad. Seamos ofrendas de gratitud. La ofrenda de gratitud deleita a Dios. Vivamos agradecidos constantemente por la gracia del Señor que siempre nos otorga. Una de las razones por la que no se puede evangelizar es porque nuestras vidas no fueron transformada, estamos viviendo de igual manera como las personas del mundo. En la época del Antiguo Testamento, para entregar a Dios un sacrificio la ofrenda a escoger debí ser sin defecto, puro y la más importante entre todas las ovejas. Si a nosotros fuésemos las ofrendas para el sacrificio de Dios, deberí amos ser perfectos, puros y bellos según los ojos de las personas que nos verí an. Pero si nosotros mentimos, estamos siempre molestos, nos burlamos, hablamos pestes de los demás, demostramos nuestro egoí smo ¿Quién creerí en Jesús por medio de nuestras vidas? a Transfórmenos en santa ofrenda viva delante de la presencia de Dios. Sin embargo, si queremos ser verdaderas ofrendas para el Señor debemos morir. La confesión del apóstol Pablo. 1Co 15:31 Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada dí muero. a Dí a dí nuestro yo debe humillarse y volver a humillarse delante de la presencia a a del Señor, crucificar nuestro viejo hombre en la cruz y vivir vidas llenas de gratitud. La familia que dio gracias por a ver sobrevivir a un accidente automovilí stico que casi los llevo a la muerte. Deil y su esposo Embo viajaban con su hija Sue en el carro

por la autopista de Chicago. Por causa de la lluvia la carretera estaba muy resbalosa. Un gran camión de carga resbalándose vino a chocar contra ellos. Como el pequeño carro quedo trabado en el camión de carga, sin poder detener el camión por lo resbaloso que esta el asfalto, el camión continuaba aplastando el carro de Deil. La gasolina empezó a derramarse. Toda la familia empezó a orar entregando toda la situación a Dios. Dios aceptó la gratitud que esta familia le habí elevado, salvándolos del valle de la a muerte. La gratitud es el creador de un asombroso milagro. La gratitud de Lee JiSeon por sobrevivir a las quemaduras de todo el cuerpo. La gratitud es la mayor muestra de glorificar a Dios. Dí a dí en todo momento a a debemos agradecer abundantemente al Señor. Cada vez que agradecemos mayor gracia y bendición recibiremos. La gratitud destruye el aspecto negativo de nuestra vida de fe. Nos renueva. Nos transforma. Nos enseña a amar mas al Señor, ayuda a madurar mas nuestra fe y aprendemos a confiar y depender únicamente en el Señor.

3. La bendición de la gratitud. Sal 50:23 El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios. Por encima de todo, cuando agradecemos Dios es glorificado. Dios se alegra. Cuando Dios se deleita llegan los milagros a nuestras vidas. Llega la bendición. Nuestro motivo y propósito de vida debe ser el de glorificar únicamente a Dios. Is 43:7 todos los llamados de mi nombre; para gloria mí los he creado, los formé y a los hice. Cuando Dios recibe la gloria, llega también la respuesta de Dios. Llegan a manifestarse los grandes milagros de la salvación de Dios. Sal 50:14-15 Sacrifica a Dios alabanza, y paga tus votos al Altí simo; 15 E invócame en el dí de la angustia; te libraré, y tú me honrarás. a

Aun estando en medio de las más profundas desesperaciones agradezcamos al Señor. En medio del dolor, tragedia y tristeza demos las gracias al Señor. No miremos nuestro pasado oscuro, miremos solo el gran futuro que el Señor ha preparado para nosotros. Algunos piensan que cada vez que no sale algo bien es por causa del pecado cometido en el pasado. Por causa de un error, por una culpa, por una falta cometida pueden seguirnos por toda la vida. Todo pecado confesado ante el Señor, el Señor lo perdona y nunca más lo recuerda. Entreguemos todo al Señor. Sal 103:10-12 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. 11Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen.
12

Cuanto está lejos el

oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. Ni Dios se acuerda de los pecados confesados, pero cada vez que nosotros pensamos en nuestros pecados solo nosotros sufrimos. Esto es causado por el diablo. No vivamos aferrados a nuestro pasado. Las personas que van a que les adivinen el futuro solo llegan a escuchar su pasado infeliz. Por decir cosas infelices te sacan el dinero. Cada dí avancemos fijándonos en las bendiciones que el Señor ha preparado. a Nuestro Dios es Dios bueno. Envió a su unigénito Hijo al mundo y murió en la cruz por nuestros pecados y rebeliones en la cruz, llevó nuestras enfermedades y la muerte. Todo aquel que cree en el Señor Jesús obtiene la vida eterna. Recibe la gracia de ser prosperado en todas las cosas, el de tener salud, así como prospera el alma. Agradezcamos de gran manera delante de la presencia del Señor. Cada vez que damos las gracias las bendiciones de Dios son derramadas. Recibimos abundante gracia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful