Noviembre 3, 2013

Bandou Saburouta (Por Suzuki Suzu)
A Bandou Saburouta se le dijo a menudo que era una persona pequeña.

Él se sentía infeliz con la evaluación de sus virtudes, pero al mismo tiempo pensó que
no podía ser ayudado. Después de todo, era consciente de que era un poco voraz.
Incluso en una situación en la que todos los miembros de HOMRA se aventuraban a la
cabeza primero, siempre había esa pequeña dosis de vacilación, como la cobardía,
presente en el fondo de su mente. Además, cada vez que recordaba a esa persona, no
podía llamarse a sí mismo un gran hombre.

Esa persona era Suoh Mikoto, el anterior Rey Rojo, quien ahora estaba muerto. Su
grandeza y su fuerza fueron objeto de temor y reverencia de parte de Bandou. En
comparación con Suoh, casi cualquier persona parecía pequeña y mezquina. Los únicos
que podían ser iguales a él eran los portadores de mismo título de Rey. Y en ese
momento…

“…Saburouta, ¿Qué significa esto?”

“Eso es Estudiar, ‘Benkyou suru’ en japonés”

En ese momento, Bandou era el tutor privado del Rey.

“Ya veo”, Anna asintió con seriedad y anotó la palabra.

Kushina Anna no fue a la escuela. Por esa razón, los miembros de HOMRA fueron
encargados de educarla en casa, y hoy era el turno de Bandou.

Esta era la primera vez que venía a enseñarle a Anna después de que ella despertara
cono un Rey.

Con la barbilla apoyada en sus manos, miró a Anna mientras escribía de una forma tan
clara en el papel, pensando para sí mismo “Ella es tan pequeña…”

Mientras que Anna estaba haciendo algo tan tranquilo como estudiar, no parecía más
que una dulce niña. Era difícil creer que dentro de ella habitaban los mismos poderes
que el anterior Rey Suoh Mikoto tenía.

Hace algún tiempo, el amigo de la infancia de Bandou, Akagi Shouhei le confeso,
haciéndole una pregunta casi en un susurro, “¿Es realmente aceptable que hagamos
de una niña pequeña como Anna nuestro líder?”

No, realmente no lo era. Ser el Rey Rojo significaba luchar y el peligro siempre la
seguiría. Incluso si la misma Anna lo deseaba y aunque todos ellos juraron protegerla
sin importar que, exponer a una niña al peligro definitivamente no estaba bien.
“Probablemente soy el único que sigue pensando en eso. Y esa es la razón exacta por
la que me llaman pequeño”, continuo Bandou mientras estaba sumergido en sus
pensamientos.

Anna de repente levantó la cabeza y le hizo la siguiente pregunta, “Saburouta, ¿Qué
significa esto?”

“¿Eh? Ah, sí, claro. Esto…” mirando la palabra en ingles que Anna señalaba, Bandou no
pudo evitar mostrar una sonrisa forzada, “Pequeño, significa ‘Chiisai’ en japonés”

“Pequeño…” los ojos escarlata de Anna miraron fijamente a Bandou.

Todo el mundo en HOMRA sabía que siempre se burlaban de él y lo llamaban pequeño.

Después de un prolongado silencio incómodo, Bandou sonrió con un toque de
desesperación. “Está bien, es como siempre me llaman, ¿Recuerdas? Como ‘¡Bandou
eres un maldito pequeño!´ ¡Eso es lo que significa! ¡Así que cuando veas esa palabra,
está bien que me recuerdes! Ahahahahahaha, hahaha, haha…”

Eso no fue exageradamente bien.

Anna parpadeo y continuo mirando fijamente a Bandou, su risa se fue apagando
gradualmente, y al final termino escondiendo su rostro contra en la barra, deseando
que alguien lo enterrara en un agujero y morir.

Un poco más tarde Anna comento sin rodeos, “El rojo de Saburouta no es grande”

Reamente eso le dolió.

“Esta es una niña que no se detiene mientras clava el último clavo en mi ataúd”, pensó
Bandou mientras se desplomaba en la barra, deseando llorar.

“Pero”, Anna continuo, “Por eso eres tan amable y siempre estas a mi lado cuando lo
necesito”

Bandou alzó su cabeza. Incluso detrás de sus gafas de sol, la sonrisa de Anna parecía
que brillaba.

“Me gusta tu rojo, Saburouta, y no creo que los pequeños sean malos”

“… Anna…” la visión de Bandou de repente se puso borrosa sin poder controlarse, y en
pánico se apresuro en quitarse sus gafas, para limpiar sus lagrimas y ocultar el hecho
de que lloraba. Como lo había hecho, reflexionó sobre cómo era imposible cambiar el
hecho de que Anna era ahora un Rey o que él era una persona pequeña. En ese caso,
todo lo que le había dejado era hacer lo que estuviera en sus manos. Incluso si él era
sólo una persona pequeña, todavía había cosas que podía hacer, no, mejor aún, había
ciertas cosas que podía hacer precisamente porque era una persona tan insignificante.
Habiendo reafirmado eso, Bandou sonrió a Anna. “… ¡Gracias! No, antes de eso, siento
haberte interrumpido cuando estas estudiando. Si tienes algo que no entiendes, ¡no
dudes en preguntarme en cualquier momento!”

Cuando dijo eso, Anna vacilante y manteniendo la cabeza abajo, dijo nerviosamente
“Um, ya que te ofreciste, hay algo que realmente quiero saber, ¿Puedo preguntarte
sobre eso?”

“¿Oh? ¡S-Seguro! ¡Dímelo!” mientras esperaba a que Anna hiciera su pregunta,
Bandou se encontró un poco perdido en cuanto a que podría ser exactamente ese
‘algo’ que esa niña en particular podría querer saber.

Anna, con el rostro rojo y con expresión de vergüenza, finalmente pregunto apenas
audible “¿Qué significa, ‘No Blood, No Bone, No Ash’?

Así que ni siquiera has entendido tu propio eslogan hasta ahora, ¿Eh..?

Bandou suspiró alegremente y palmeó su joven cabeza de Rey.

Related Interests