los procesos de i

hominízación
"^ADiE discute ya, de una forma ge-
neral, el origen animal derhom-
hre. Desde Darwin a hoy se ha re-
corrido un largo.camino en que cada
c
etapa es una terminante negación
(le las fábulas inventadas por el »o
h(jmbre para explicar su existencia
oX
sobre la Tierra.
Cada encuentro de hombres de
ciencia para ex])licar los avances lo-
grados mediante la investigaci(')n re-
presenta una revelación apasionante
(le xómo pnjgresi vamente se descu-
bren escalímes (;cultos en el proceso
de evolucií'in desde nuestrosjntepa;,
sados al hcjmbre actualJEstos esca-
lones tjcultos afectan tanto al des-
H. VALLOIS arrullo y evolución del cerebro como
A. VANDEL al proceso de ad(|uisición de la po-
y otros sici('>n erecta o al desarrullo del len-
guaje.
V.n este libro se incluyen las co-
niunicaci(jnes de una .serie de hom-
bre de ciencia a un congreso de cs- o
X
l>ec¡alistas celebrado en Taris, en ol
(¡ue cada uno |)onia a disiiosición
de sus colegas tanto sus investiga-
ciones como sus ])roiiios ])unti)S de
vista en cuanto a las ideas originales
de otros sabios. 1-"1 libro, sumamente

s
ameno Independientemente de su va-
lor cientifico, nos descubre tanibirii
el nict(.>d() de trabajo y discusión
de los sabios, y hasta incluso los
distintos modos de reaccionar (en
algunos casos, apasionados) de los
científicos.

COLECCION
carácter limitado y aislado de los grupos de (jtic se trata,
para afianzar su objeción. A l mismo tiempo, no ha te-
nido suficientemente en cuenta la posibilidad, muy real,
de que las uniones consanguíneas sean estériles. De donde,
por consecuencia, la exogamia presentaba una ventaja se-
lectiva. 1x1 importante es hacer luz sobre los puntos en
rjue estamos de acuerdo. Kl tránsito de una economía re-
colectora a una economía ca/.adora, después a una econo-
mía de pastoreo y, por fin, a una economía plenamente
agrícola, con todas las nuevas ideas sobre la propiedad
individual y comunal que la transformación hubo de lle- origen del lenguaje
var con ella, no hubiera podido realizarse sin una cierta
reglamentación de las relaciones entre los sexos y de las
relaciones en las familias del interior del grupo.
Dado que no existe otra base que la que yo he utilizado
para discutir la evolución de la familia humana, soy ple-
namente consciente del carácter altamente especulativo,
de mi argumentación.
-A
Como Marsliall (1937) lo hacía notar, esta argumenta-
ción "implica que se llene por vía especulativa una enorme
laguna en nuestro conocimiento de un proceso histórico".
La respuesta a esta observación es que, dcsgraciadamen-
tp no hay otro medio de llenar la laguna, y probablemente
: o habrá jamás. E l punto más importante a tener en
cuenta es, por consecuencia, que el cuadro biológico de la
sociedad de las sociedades recolectoras primitivas no es
excesivamente diferente del cuadro del grupo social de los
antropoidcs y de otros monos. Las fiifcrencias entre los dos
grupos son esencialmente culturales. No son fisiológicas.

92
E l problema del origen del lenguaje está indisolu-
blemente ligado al problema del origen del hombre. ^La
palabra se encuentra entre los caracteres más importantes
de los homínidos, así como el amplio empleo de diversos
objetos modificados por ellos.Clos instrumentos), un inte;
lecto muy desarrollado y garticularidades del cerebro, del 4- r.^
• esqueleto y de., los. .roiembxaSv__
L a relación entre la evolución del lenguaje y la evo-
lución del intelecto, del empleo de instrumentos, del tipo
físico, abre una vía metódica para la solución del problema
del origen del lenguaje; los materiales concretoS-.g.U£. pue-
isa^Jitilizados; para_r^^^^^
merosos hechos conocidos en lingüística, arqueología, pa-
leoantropología, y también en la anatornía comparada^ de
la¿_órgános de la palabra del hombrejy en la biología
Íy.Q§.niQnQS^
Los resultados de un análisis comparativo se presen-
tan al final de este trabajo en un cuadro esquemático.
E n la presente comunicación me detendré en algunas
cuestiones que han provocado divergencias en los traba-
jos publicados.

Los conceptos y las palabras en su evolución
E n situaciones determinadas, el animal emite instinti-
vamente sonidos, señales determinadas comprensibles para
toda la manada. E l hombre no emite voces inconscientes;

95
encuentra inmediatamente una SG*'"'^pn adecuada, y por
éstas se conservan en pequeño número, y son v^-iplaza- ello pierde tanta energía y tiempor-que la posibilidad de
das por sonidos emitidos bajo el control del cortex cere- emplear objetos carece prácticamente de influencia sobre
bral. Solamente sonidos de este género pudieron servir de la conducta del animal. L a diferencia principal entre el
base para la aparición del lenguaje. chimpancé y el hombre consiste en la imposibilidad de L
Entre los monos, los sonidos vocales, incluso los dé aquél para formarse nociones generales sobre un objeto, j
una significación tan general como las señales de un peli- Los conceptos se forman como resultado de abstrac-
<^gro que amenaza a la manada, son reflejos de complejas ciones: análisis, síntesis, combinaciones de diversas repre-
¿excitaciones que actúan directamente sobre el animal. E l sentaciones. La^reproducción de las jglacÍQn£S_gstablecidas
¿ sonido de voz consciente, incluso el más primitivo, puede se hace p o s i b l e e ñ cada momentri bajo fnrma__acaha^a~
« expresar una reacción del individuo no solamente ante una gracias a una adaptación—particular: la actividad es- .
— percepción en un momento dado, sino también ante fenó- pecífica de los órganos vocales y las percepciones audL-_
menos de orden más general. As!, el empleo consciente tivas correspondientes.^ E l mecanismo de estos procesos ha
de la voz significa un enriquecimiento esencial del pen- sido expuesto en los trabajos de L M . Setchénov, I . P.
samiento; significa la ampliación del círculo de represen- Pavlov y otros fisiólogos. Según I . P. Pavlov, "las ex-
taciones particulares, incluyendo imágenes presentadas al citaciones kinestésicas que van de los órganos vocales al
pensamiento por fenómenos que no tienen una relación di- cortex cerebral son señales secundarias, señales de seña-
recta con el momento dado. les. Son una abstracción de la realidad y permiten una
L a ampliación del círculo de las representaciones abre generalización, lo que forma nuestro pensamiento superior
la vía de la aparición de una forma específica de la acti- complementario específicamente humano".
vidad mental (pensamiento) en el hombre: la idea gene- Una interpretación biológica del papel de las percep-
ral, cuyos elementos principales son los conceptos, es de- ciones sonoras y de la actividad de los órganos vocales co-
cir, representaciones de cosas y de fenómenos unidas por mo núcleos para la formación de las representaciones, ya
ciertos índices comunes. ha sido dada por muchos sabios, comenzando por Darwin.
A l adquirir nociones generales, el hombre comienza a De principal importancia son las particularidades del
comprender que existe un círculo constante de fenómenos aparato vocal, tales como sus pequeñas dimensiones; la
que le son exteriores y obedecen a ciertas leyes gcnera.- neta diferenciación de los músculos y los ligamentos, lo
les•^Al emplear pfy-jpnp-:; romo "piedfaV^^paktiyeLhombre que asegura la diversidad infinita de los movimientos; el
va tiene una representación formada de numerosas pro- gran gasto de energía durante un largo trabajo; combi-
piedades de fftos^bjietosxpuede prever los resultados de naciones variadas de movimientos con las percepciones de
su empleo. E l animal no tiene esta facultad, está obligado los órganos de los sentidos y excitaciones de los órganos
a resolver cada vez el problema que tiene ante sí, de nue- del movimiento; una no-participación en las funciones
vo, como experiencia nueva. Por ejemplo, el chimpancé principales del organismo, y otras particularidades.
aprende perfectamente a valerse de un palo para alcanzar
Como lo han demostrado numerosas experiencias, el
una golosina o un fruto, pero al cambiar la situación no
97
52.-4
trabajo intelectual sin emisión de palabra: vincipal for- reunidos en cadena por una ; Mencia exterio£jo£tuit^
ma de la actividad mental, se realiza con p^articipación di- Los~trabajos de" Lévi-Brühl Isobre los atadlos "pre-
recta de excitaciones de los órganos vocales, aunque la lógicos" o "mágicos" son bien conocidos; basta con men-
etapa final, la emisión de sonidos, no se presente. 1-as cionarlos.
vibraciones de las cuerdas vocales que producen los so- Las teorías de los autores más arriba mencionados /
nidos del lenguaje se efectúan bajo el control del cortex han sido comprobadas muchas veces. Me limitaré a algu- v
cerebral. Así se establece una ligazón necesaria entre las ñas observaciones. j
representaciones intelectuales y determinados sonidos de L a conducta de un hombre que se basa en los conceptos ^
la voz^odos estos hechos, y muchos otros, prueban que de las cosas y la conducta de un niño pequeño pueden apa-
í ' e l lenguaje, o más propiamente, la actividad específica del recer exteriormente semejantes (uno y otro evitan el con-
y aparato vocal en el hombre, tiene una doble función: una, tacto con un objeto que puede quemarlos), pero estas
^ al servicio de la comunicación entre los miembros de una conductas difieren cualitativamente. Nada prueba que la
comimidad; otra, para la formación de conceptos o proce- lorma específica de la actividad mental, la formación de
dimientos de abstracción. Estas dos funciones se encuen- conceptos en el hombre, aparezca antes de que se fijen los
daran relacionadas entre sí desde el primer momento. sonidos correspondientes,-de. la voz.• Por el contrario, to- '
dos los hechos conocidos muestran una estrecha relación 0^
L a participación más limitada de los órganos vocales
entre los dos fenómenos. lAunque la noción de los objetos
en el trabajo intelectual de los monos es una de las causas
nos^ea una forma singular de la actividad mental, de todos
principales que explica por qué el círculo de las repre-
modos esta noción y sus expresiones vocaleses lo que hay ll
sentaciones de estos animales no alcanza el grado del con-
que tener en cuenta al estudiar la evolución del lengüaieT" f ^
cepto y los hace incapaces, como lo demuestran las expe-
. al tratar de discernir las etapas de estos prnrp-sn<i.
riencias de la señora Kots, de establecer una relación entre
dos series de percepciones, si éstas se conservan en el No hay duda de que el australiano, al utilizar una pa-
intelecto como recuerdos. Si una de las percepciones es labra polisemántica, no comprende la diferencia entre las
un recuerdo y la otra está fortalecida por una excitación diversas significaciones del término empleado, ni el fenó-
inmediata, el animal sabe unirlas perfectamente. meno en sí, y no lo expresa por la combinación de diversas
Algunos hechos y teorías parecen contradecir esta te-
sis. E n las lenguas de ciertas tribus aisladas (australianos
palabras. E n eeneral, jo-sc puede dndnr de qi'p polj-
semantismo de este tipn nn haya prcdominado-en el len-
>5
/
y otros), existen muchas palabras muy polisemánticas que guaje inicial.
corresponden a los más diversos conceptos. Según Vigots- La evolución del lenguaje no puede ser estudiada más
ky, las diversas percepciones en el niño se fijan en unjcom- que teniendo en cuenta las condiciones de vida de la so-
plejo determinado, aunque aquéllas se encuentren ligadas ciedad primitiva y la necesidad que determinó la forma-
a una cierta emoción. E l niño adquieríLjLconociimeiitQ^e ción de palabras. Las palabras primitivas no servían pa-
muchos objetos exteriores antes de aprender a nombrarlos; ra conversar. Las combinaciones entre los sonidos de la
se sirve de una palabra para designar objetos diferentes voz y las nociones se fijaban en la medida en que co-

98 99
rrespondían a las necesidades vitales de la colei^ dad pri- y eran empleadas sin relación dit..^ entre ellas. Por eso
mitiva y servían eficazmente como medio de lucha por la las palabras primarias eran polisemánticas, en el sentido
existencia en la búsqueda de alimentos, en la defensa con- de que expresaban al mismo tiempo la acción y su sujeto
tra los enemigos. lELjuego de azar no podía tener cabida o su objeto. Palabras de tal género, o palabras-proposi-
^ en este proceso.j ciones, existen también en las lenguas modernas; en los
L a expresión sonora de una noción es la palabra. Se tiempos antiguos estas palabras constituían el tipo princi-
comprende que la palabra y la noción no son idénticas. pal de las locuciones. L a relación de cada palabra con una
Una noción expresada por una palabra dada no es la situación determinada la hacía comprensible para el co-
misma en cuanto a su extensión para individuos dife- lectivo. - _
rentes, etcétera. E n etapas posteriores de la evolución aparece la nece-
Los conceptos primarios,, incluyendo elementos de ge- sidad apremiante de una mayor diferenciación de los con-
neralización, estaban, sin embargo, próximos a la forma ceptos, en primer lugar de una distinción entre la noción
precedente del pensamiento: representaciones ampliadas no de acción y la noción de su objeto. Se hace necesario es-
ligadas al estado del individuo.\^Sería más racional con- tablecer una relación diferente en cada caso entre estas
<^ siderar la expresión sonora de los conceptos primarios nociones distintas, lo que se puede denominar sintagma o
T según su significación en la vida del hombre primitivo, proposición en sentido gramatical: "el reno4)ace", "el re-
O tal comoíos^gritos-llamadas se diferenciaban de las señales no está muerto", "el oso está muerto". E n un estadio pre-
conscientes de los estadios precedentes por una mayor pre- cedente de la evolución, tales combinaciones resultaban
cisión de la expresión. | Los conceptos primitivos en for- imposibles.
mación, si bien difusos, reflejaban los actos más impor- A la construcción sintágmica del pensamiento corres-
• ^ tantes de la vida de la colectividad primitiva. Más tarde, ponde el lenguaje articulado o, si se quiere, "el lenguaje
la evolución condujo a conceptos y palabras más diferen- articulado propiamente dicho", porque algunas veces se
ciados, abarcando las propiedades físicas de los objetos denomina lenguaje articulado a toda emisión de voz que
Y los fenómenos cósmicos. se diferencia del grito animal.
La lingüística comparada permite establecer las vías
Dado que los conceptos, difusos pero ya diferencia-
por medio de las cuales se produjo el paso del lenguaje
dos, constituían la forma principal del pensamiento, cada
al estadio sintágmico y, en parte incluso a un estadio
uno de ellos debía incluir los principales elementos del
más avanzado.
proceso lógico: acción o estado, su objeto o su sujeto. Las
'ij expresiones fonomotrices y auditivas de estos conceptos La formación de nuevas palabras siguió diversas vías:
f, ya pueden ser deriominadas palabras, y los complejos de 1) adquisición de nuevos sonidos vocales y fijación de
sonidos que han adquirido un cierto sentido pueden ser un sentido determinado a estas palabras; 2) modificación
denominados fonemas primarios. Las categorías gramati- de algunos sonidos de los fonemas ya empleados; j ) mo-
cales y sintácticas aparecen, indudablemente, más tarde. dificación del tono y del acento; 4) combinaciones de pa-
• Las palabras primarias no se distinguían por estos índices. labras acompañadas de modificación de su significación.

. 100 101
Para la expresión de las relaciones entre noci' se
Qbjetos¡_el desarrollo correspondiente i ^ l o s movimientos
utilizaba: J ) un orden determinado de las palabras^ por
diíerenciados. de los analizadores de percepciones v del
ejemplo, en primer lugar la acción, en segundo lugar el
encéfalo en sii conjunto, tales son los factores, relaciona-
objeto (el concepto de sujeto aparece más tarde); 2) com-
..dgs_entre si, que sg manÜ£Staron.al comienzo de la aparí-^
binación de diversas palabras que conservan su significado
rir^n 1^ ^^^^ h^mínidi y, ^eyún toda probabilidad, que
propio; 3) transformación de ciertas palabras en partícu- jugaron un papel en el desprendimiento de esta rama del
las auxiliares —afijos— y su combinación con la palabra
j;xiip04;£neial J e ,los..priniates.¿típ.sri2£^ Dado que ya en
—raíz— para expresar una categoría de tiempo, lugar,
los depósitos del Pleistoceno inferior se han encontrado
etc.; 4) comparación de partículas variables o flexiones
piedras talladas y que a este estadio precedió una larga
de caso, tiempo, número, etcétera.
etapa, se hace necesario llevar la aparición de los más an-
ILjis transformaciones mencionadas se producían en
tiguos homínidos al Mioceno. Esta opinión, aceptada por
la lengua de todos los pueblos o agrupaciones humanas, muchos eminentes sabios en virtud de datos morfológicos
pero no en idénticas proporciones. Actualmente se dis- comparados, encuentra una valiosa confirmación en consi-
tinguen cuatro principales sistemas de lenguaje y un gran deraciones de orden biológico-ecológico.
número de tipos mixtos o intermedios. Utilizando datos arqueológicos para el estudio de Ía\
Las particularidades de la construcción del lenguaje, evolución del lenguaje y de la actividad mental, se puede
con diferencias de composición de los fenómenos, llevaron afirmar que la técnica del trabajo de la piedra es un ín-
a la formación de un gran número de lenguas diferentes. dice del desarrollo de las formas superiores del pensa-
miento (conceptos). E n efecto, la forma de fabricar"
Las fuerzas motrices de la evolución de los conceptos y instrumentos es también un testimonio del perfecciona-
miento de movimientos bien determinados, de la diferen-
de las palabras
ciación de las percepciones visuales, táctiles y otras. (En_
L a fuerza motriz que ha dirigido la evolución del len- el hombre actual, la formación de '•nnc(»ptos_y la coordi-
guaje desde su aparición hasta el estadio de los sintagmas nación de movimientos determinados pueden no corres-
primarios consiste en la necesidad de ampliar los medios pondersej E n el hombre primitivo, este desacuerdo no po-
de acción sobre la naturaleza para asegurarse la existencia. día darse, pues tal correspondencia era la. única fuente
Entre los antiguos homínidos, el empleo de objetos no posible de la ampliación de los conceptos aparte de las
fue menos fortuito que entre los otros primates, pero sí experiencias proporcionadas por el manejo de los obje-
condición necesaria para su existencia. Pudieron utili- tos exteriores.(La diferenciación de los analizadores cor-
zar más ampliamente los objetos a medida que se habi- i ticales,. de_Jas^.^^^ visuales y táctiles debió su-
tuaron a tener su cuerpo erecto, no solamente en posición i ministrar el mat^rjaljpara la anipliación del circulo ae las
sedente, sino al desplazarse, logrando así una mayor li- ' représmhiáonesvliZIíormícion de los conceptos nece-
bertad para el empleo de los miembros superiores.
evolución hacia la ortogradia, el empleo sistemático de
M. S. Semenof f, de Leningrado, ha emprendido el es-

102
tudio sistemático de los útiles paleolíticos para ..^^jrminar limitado. Sin embargo, dado que .^^/piedras prechelenses
cuantitativamente el trabajo necesario para su fabricación. fueron utilizadas como medios para diferentes operaciones
E l autor ha tenido a bien comunicarme los resultados de junto a palos y raíces, etc., la técnica prechelense única-
sus investigaciones, que no son todavía públicas. Piedras mente pudo desarrollarse en presencia de conceptos y de
encontradas en la gruta de Makapan con algunas trazas un lenguaje primario: gritos-llamadas (preestadio del
de acondicionamiento intencional y atribuidas a los austra- lenguaje). Se hace preciso llevar la técnica prechelenseM
no sólo a los protanthropus sino hasta los arcanthropus, J
lopitécidos no exigían para este acondicionamiento más
los más antiguos representantes del grupo.
que de tres a cinco golpes de una piedra contra otra. Pa-
ra construir un típico útil chelense era necesaria una ope- Las piedras talladas del período'chelense y todas las
ración compuesta de veinte a treinta y cinco golpes bien siguientes ya tienen una forma dada. U n útil solamente
dirigidos. L a fabricación de un útil acheulense exigía ya Pü£JS-ger fabricado mediante la preexistencia de conceptos
dos operaciones y sesenta a setenta golpes; la de una pun- de una forma determinada. A l , mismo tiempo, los nú-
ta musteriense, cuatro operaciones y aproximadamente cleos de grandes dimensiones y otra.»; piezas de tipo chelen-
cien actos diferentes. E l número de operaciones aumenta se son muy primitivos y delatan un carácter difuso de los
hasta once y el número de actos hasta de doscientos a conceptos. Los homínidos chelenses, o arcanthropus poste-
doscientos cincuenta para los cuchillos con mango del ti- riores, poseían ya la palabra, más exactamente las pala-
po Cro-Magnon. Estos índices son muy elocuentes; de- bras-proposiciones poco diferenciadas: primer estadio del
muestran que existe un abismo entre las industrias del lenguaje primario.
Paleolítico superior y, las del Paleolítico medio, en tanto E l desarrollo posterior de la industria de la piedra (en
que estas últimas están bastante próximas a la industria las épocas achelense y levaloisiense-musteriense) se orlen- _
chelense. taba hacia una disminución de las-dimensiones de los útiles
r E n el curso de su largo período de evolución, el tipo y su aproximación hacia una forma determinada. E a - s u
de los prehomínidos, o protanthropus, no permanece es- £oniunto. la civilización musteriense. por el número (le
J tancado. L a actividad vocal'de los primeros protanthropus operaciones necesarias para preparar los instrumentos se-
>^ comienza a salir de los limites de las señales instintivas, _gún su forma, y también según los procedimientos de la
) y en los protanthropus posteriores es de suponer el empleo caza Y el empleo del fuego, muestra un nuevo progreso
/ de señales conscientes y un tipo correspondiente de acti- del pen.samipnto y del lenguaje, y debe ser llevada a un
I vidad mental. Estos son el primero y el segundo estadio estadio siguiente, el estadio de los paleonthropus^ Sin em-
X^que precedieron a la palabra. bargo, todas las conquistas de la época musteriense no com-
Las más antiguas piedras trabajadas no tenían una prenden, en principio, nuevos instrumentos; más bien re-
forma fija, y por su aspecto general parecían lascas o as- presentan un enriquecimiento cuantitativo del prototipo
tillas obtenidas mediante golpes imprecisos dados con una chelense. Las funciones intelectuales y la palabra de los
piedra contra otra. Esta técnica rudimentaria prechelense homínidos no sobrepasan los límites de los conceptos am-
solamente puede ser considerada intencional en un sentido plios, más diferenciados, ni de las palabras-proposlciíjncs

104 105
polisemánticas {segundo estadio del lenguaje 'mario).
Los sonidos del lenguaje y su ei^^^eión
Los estadios de la evolución del lengua)^según los
datos arqueológicos concuerdan con los resultados pro-
Se puede tener una idea de la actividad vocal de los
porcionados por el estudio de los materiales paleoantropo-
protanthropus según las observaciones hechas sobre
lógicos. A l comparar los cráneos de los períodos sucesivos,
los antropoides superiores. R. Yerkes y B. Leamed esti-
se puede observar un reforzamiento de los caracteres es-
man entre aquéllos hasta treinta sonidos poco diferencia-
pecíficos del hombre actual: descenso de nivel del punto
dos. Entre ellos predominan claramente los sonidos gutu-
lámdico que caracteriza el aumento del lóbulo parietal del
rales y postlinguales; los sonidos nasales son poco
cerebro; redondeamiento del hueso frontal; disminución
discemibles. Las vocales (excepto la o y la u) se pronun-
de la mandíbula; descenso de la línea milohioidea, que es
cian con mucha debilidad, g n la rama homínida, a medida
índice del descenso de la laringe necesario para el des-
que se adquiere la posición erecta en la marcha y la ca-
\arrollo de la fonación oral, etcétera.
beza adopta la posiciorTvertical, se produce una reducción
No obstante, no hay concordancia absoluta entre el
de las cavidades auxiliares de la laringe v un desceñso~ge
desarrollo de la industria de la piedra y la transformación
ésta, una prolongación Jle_la base de la lengua con la co-
de la estructura del cráneo. A la técnica acheulense se re-
£respondiente reducción de su masa7 un erisancharmento
miten formas tan diferenciadas como los homínidos de
de la entrada de la cavidad bucal, un desplazamiento YJin
Temifine y de Swanscombe; a la técnica levaloisiense-
redondeamiento de sus bordes, un engrosamiento de las
musteriense, los tipos de L a Chapelle, Ehringsdorf, Fon-
nierdaS-YOcales y otros cambios. Como resultado de la
techevade. Palestina, etcétera.
modificación de la estructura del aparato vocal, los sonidos
Según todas las probabilidades, a las particularida-
fuertes, rudos, no melódicos, desaparecen; el papel del re-
des del tipo craneológico. de los diferentes grupos de los
sonador bucal aumenta, como también la posibilidad de
paleonthropus correspondían diferencias del pensamiento
su división en cavidades separadas por movimientos de la
y de la palabra, pero estas diferencias no tienen inmedia-
lengua, lo que crea la posibilidad de formación de las di-
tamente su reflejo neto en la técnica del trabajo de la
ferentes articulaciones y la aparición de nuevos sonidos:
5r o piedra; incrementándose estas diferencias en los grupos
medio-linguales, pre-linguales y dento-labiales. L a coor-
más progresivos, preparan el paso al grado siguiente; más
I-' — dinación de movimientos precisos de los órganos vocales
elevado, de la evolución.
que se producían bajó el control del cortex cerebral crea-
Las nuevas etapas de la evolución del hombre primitivo ba las premisas para el establecimiento de una ligazón de
comienzan con el paso al Paleolítico superior. estos movimientos con las diferentes percepciones. Una
E l neanthropus, el hombre del Paleolítico superior, ya condición esencial del progreso del lenguaje también era
ha adquirido el pensamiento sintágmico y el lenguaje ar- la disminución de las dimensiones relativas de la mandí-
ticulado, mientras que el tipo físico no sale de los limites bula inferior, cuya masivldad hacía difícil el cambio rá-
de variabilidad de los hombres actuales. pido de la tensión necesaria a los músculos para la aber-
tura de la boca y la pronunciación clara de los sonidos.

106 107
Los protanthropus no habían adquiri( ompletamen- Relaciones entre los sonidos ertninados y el contenido
te la posición erecta en la marcha, y las modificaciones de del lenguaje
la estructura de su aparato vocal y de la mandíbula infe-
rior se encontraban en el primer estadio. Los sonidos gu- Las vías de formación de nuevas palabras no fueron
turales y post-linguales predominaban, pero habían al- las mismas en los diferentes períodos (palabras auxilia-
canzado una mayor diferenciación y una más perfecta res, adquisición de nuevas palabras, modificación de los
relación con representaciones mentales determinadas. tonos, etc.,) pero en todos los casos las modificaciones
Los gritos-llamadas de los arcanthropus antiguos cons- del lenguaje se produjeron sobre la base de elementos so-
tituyeron un paso en la misma dirección, y se puede pen- noros y semánticos acumulados en el curso de los estadios
sar que fueron emitidos mediante vocales nasalizadas y, precedentes. Las modificaciones se fijan en la medida en
tal vez, mediante ruidos medio-linguales. que responden a las necesidades vitales de una colectividad
Una disminución gradual de la excitabilidad (crona- poco numerosa con condiciones de vida idénticas y cuyas
xla) de los músculos de ios órganos vocales de la laringe particularidades de estructura de los órganos vocales son
hasta los labios (según la señora L . Kaiser) y, también, semejantes. E l ejemplo de un miembro de la colectividad
el orden de aparición de las diferentes categorías de so- con más iniciativa es seguido por los otros miembros y
nidos en los niños dan una base para concluir que, en el se transmite a la generación siguiente. Los medios auxilia-
lenguaje primitivo, el desarrollo de la articulación en las res de comunicación son ciertas formas de gestos; estas
diferentes secciones de la cavidad bucal se produjo en una formas se denominan en su conjunto "lenguaje de gestos"
tal sucesión. y se desarrolla, sobre la base de un habla ya existente o
E n el primer estadio del lenguaje primitivo se acre- paralela a ésta.
cienta principalmente el papel de las articulaciones pre- E l principal motivo de discusión continúa siendo la
linguales y vibrantes; en el segundo estadio aparecen las aparición de los sonidos conscientes. Muchas opiniones ex-
articulaciones dento-labiales y labiales, si bien en menor presadas a este respecto, como la hipótesis de la imita-
medida que en el estadio del lenguaje articulado. ción de los sonidos emitidos por los animales o la de los
Simultáneamente con las articulaciones en las diferen- ruidos que acompañan a tales o cuales movimientos, así
tes partes de la boca se precisa la forma de pronunciar como otras teorías análogas, evidentemente han quedado
los sonidos. E s muy probable que los sonidos netamente en desuso. Una mayor atención debe ser concedida a la hi-
explosivos y fricativos fueran primeramente menos nume- pótesis de los "gestos sonoros" o movimientos sinérgi-
rosos que los explosivo-fricativos poco determinados. So^ cos. Pero esta teoría no ha obtenido una confirmación
nidos de un tal género, así como también los ruidos as- lingüística suficiente y no se halla sostenida por las ob-
pirados, existen en gran número en lenguas habladas servaciones experimentadas en los monos. Las señales so-
actuaknente, por ejemplo, en la de los bosquimanos. noras de los monos corresponden no a complejos de mo-
vimientos, sino a situaciones determinadas de los órganos
vocales y a los gritos del animal. U n sinergismo de los

108
movimientos de los órganos vocales y de los vimientos
del cuerpo no existe, lo que se pone claraniente de ma-
nifiesto en las señales débiles (no efectivas) denominadas
"ruidos vitales".
. E s de suponer que entre los protanthropus los sonidos
conscientes también aparecieron no en relación con mo-
vimientos sinérgícos de los órganos vocales, sino sobre la
base de sonidos heredados de sus ancestros antropoides,
sobre todo de señales débiles.
Los problemas abarcados en la presente comunicación
no podían ser abordados en todos sus aspectos. Sin em-
bargo, me parece que el método presentado de análisis
simultáneo de distintos datos científicos abre una vía para
la reconstrucción de los estadios sucesivos del desarrollo
del lenguaje y permite elevar el problema al rango de una
teoría científica.

t

• J

110
E S T A D I O S D E L D* ' \ R R O L L 0 D T E C N I C A D E L P E N S A M I E N ^
Y D E L L.^NGUAJE, Y CORRESPONDENCIA 1
Cuadro íoítlco

.EMPLEO DE EPOCA FORMAS GRUPOS EXPRESION PARTICULARIDADES ESTADIOS D E L
OBJETOS PENSAMIENTO
ARQUEOLOGICA FOSILES FOSILES SONORA FONETICAS LENGUAJE

Ocasional Antropoides i HiCRtac(6n en los II- Sonldos-scAales
superiores dc un estrecho instintivos
de percepciones

Slslemátíco Rudimentario antiguos j alo impliado de per- Señales let. «sudio que
ccpciouea sCTii-coascleatts precetle * La pa^

Palos y pie- Desarrollo Eolítico ¿AusttalopUecol más recleotejfttwBtadones TÍO liy»- Pr*io:==áo ¿e U « *r!ic«- 11/9. .««'jc/ivs ^*í<
dras no traba- i I perctpcioocs ra «a conscientes Uciones guturales y po*t- precede a la
jadas (oatnto detecminado linouales. y de roídos as- palabra
pirado».

Piedras talla- Prechelense Arcanthropus iCaaccplos primarios Gritos-llamadas Comienzo del empleo de Pre-cstadlo del
das ai^tlguos las articulaciones mediO' lenguaje
sla foimas (ijai llngualeii y de Ins vocale»
naiallzadas.

Núcleos y graadcs pla- Chelense Sinántropos ictplos difusos sobre Palabras-propo- Incremento del papel de Icr. estadio del
Arcanthropus
caa sroscranente traba- Hcidelbcrg. etc. principales fotmai siciones las articulaciones en la lenguaje primarlo
más recientes
jada! de actividad polisemánticas sin sección media de la ca-
ligazón entre ellas vidad bucal.

Bifacea menos grandes Acheulense Ternifinc
Swanscombe. etc. Precisión dt las articu- 2o. estadio del
i Kcptos más numerosos Palabras-propo-
siciones m i s laciones según el lugar lenguaje primarlo
PrqueSos fragmentos y . Lavaloisensc- L a Chapelle lis diferenciados, en-
Palranthropus numerosas y más de formación y los me-
lascas, puntas y raederas mustericnse Ehringsdorf cllos los fenómenos
diferenciadas dios de pronunciación.
Monte Carmelo naturales
etc.

Palabras simples ler. estadio del
Nametosos útUcs cuida- Paleolítico Gcimaldt Neanthropus fractptos unidos entre
unidas entre si lenguaje articu-
dosamente trabajados superior Cro-Magnon si (sintagmas)
lado
Utiles compuestos, instru- SolutrÉ. etc.
mentos, esculturas

1 L*» correspondencias indican la interdependencia del desarrollo d« la técnica, del peuho y del lenguaje, pero no significa una completa coincidencia de los grupos atquco-
^ ,^ . .- lógicos, pal eoaatioí os y del lenguaje.
INTERVENCION D E H. PIERON D E S P T SDE INTERVENCION D E L P l ^ ' E S O R COHEN
L A COMUNICACION D E V. BOUNÁi^' D E S P U E S D E L A COMUNICACION D E V.
BOUNAK
Muy interesado en la hipótesis de una correlación en-
tre los estadios de la habilidad instrumental y los estadios Para intentar representarse los comienzos del lenguaje,
probables del desarrollo del lenguaje de los primitivos, me así como para estudiar la estructura actual y las evolucio-
pregunto si esta supuesta correlación puede apoyarse en nes en la época histórica o prehistórica reciente, es nece-
estudios lingüísticos de las poblaciones actuales con ca- sario la convergencia de las investigaciones de antropo-
pacidades muy desiguales desde el punto de vista de las logía física, de tecnología, de psicología, sin olvidar la
actividades instrumentales. ¿Es necesaria la intervención sociología. Pero no parece que sea útil para los progresos
de explicaciones verbales para la transmisión de tal o cual de la investigación trazar un cuadro de correspondencias
forma de actividad en la fabricación de instrumentos? puramente hipotético entre el estado de los útiles y los
modos de expresión vocal (o gesticular). E n particular,
se hace necesario prevenir la posibilidad de determinadas
evoluciones diferentes en las diversas líneas de los homí-
INTERVENCION D E L PROFESOR LEROI-GOUR-
nidos.
HAÑ D E S P U E S D E L A COMUNICACION D E V.
3,5' BOUNAK .-í.;;..,:v:aj mm»-" No nos podemos apoyar de una mañera absoluta en
hechos obser^'ables; en la actualidad, los hombres más in-
Sin coincidir con el señor Bounak en sus hipótesis fo- hábiles para la industria y su modo de vida disponen to-
néticas sobre el lenguaje primitivo, apruebo totalmente la dos de un lenguaje articulado, organizado, capaz de
idea de un ligamen primordial entre gesto técnico y len- satisfacer las necesidades de la vida común. Todos los hom-
guaje. L a experimentación sobre los primitivos actuales bres tienen la capacidad, que falta en los animales, de
me parece tan poco convincente como la experimentación narrar hechos pasados y de hacer previsiones, en particu-
sobre los monos, y creo que las vías directas son inaccesi- lar bajo la forma de deliberaciones para llevar a cabo ac-
bles, pero el problema de identidad en el desarrollo del ciones.
lenguaje y en el de las técnicas está planteado. Este pro- Lo mismo que se pueden imaginar muy antiguas ma-
blema me parece abordable a la vez por las vías de la pa- nifestaciones vocales, conviene pensar en inicios de emi-
leontología anatómica y por las de la técnica prehistórica. siones de canto en el curso de trabajos en común, al mismo
Los resultados de los trabajos citados de Semenov sobre el tiempo que en el lenguaje. Por último, no es necesa-
enriquecimiento de las series operatorias en el curso del rio exagerar la parte de afectividad en los hombres más
Paleolítico corresponden rigurosamente a las de mis pro- antiguos; lo mismo que en los niños más jóvenes, los ac-
pias investigaciones. tos de comunicación intelectual simple pudieron ser muy
precoces.' - . -

114 115
R E S P U E S T A S D E V . B O U N A K D E S F ' ^^S D E L A S evolución del lenguaje. L a , ^ a c t e r í s t i c a de las etapas de
OBSERVACIONES D E H. P I E R O N ^ COHEN la evolución se basa en principios, pero, como ya lo he
subrayado, ello no significa que haya coincidencia com-
lo.-^La adquisición del pensamiento sintágmico y de pleta cuando se trata de la transformación de los diversos
los sonidos articulados de la voz significa el comienzo caracteres estudiados.
de una nueva era, de una era de los neanthropus. E n el 2o.—^Al señor Cohén deseo decirle que he trazado la
hombre actual, el progreso de la cultura material y los cam- evolución fonética según: a) los datos de k fisiología
bios de lenguaje no están necesariamente ligados entre (aumento de la cronaxia, desde la raíz de la lengua a su
sí; las lenguas de los chinos y de las tribus australianas extremidad); 6) el análisis de los sonidos de la voz de los
nos proporcionan buenos ejemplos. monos; c) la morfología comparada de los órganos voca-
E n el hombre del Paleolítico inferior, un tal desacuer- les; etcétera.
do no era posible. Los primeros conceptos, todavía difu- Teniendo en cuenta la interdependencia existente en-
sos, no aparecieron y no se fijaban más que en la medida tre los datos así obtenidos, la característica que he pre-
en que eran necesarios a una comunidad. E l perfecciona- sentado no tiene tanto de hipotética como lo ^supone el
miento de la técnica lítica caracteriza sin ninguna duda el señor Cohén. Porque carezcamos (y probablemente no
acrecentamiento de la actividad mental de los arcanthropus los tengamos nunca) de materiales concretos sobre los es-
y de los paleanthropus. No existe otro medio seguro para tadios Iniciales del desarrollo fonético, ¿se debe renun-
establecer las etapas iniciales de la evolución del pensa- ciar a reconstruirlos con los datos que poseemos hoy?
miento conceptual.
Existe una diferencia fundamental entre los signos
vocales de los animales y los del hombre, incluso del más
primitivo. Los primeros son siempre instintivos; los del
hombre, en principio, no lo son. Efectivamente, el hombre
también emite sonidos sin el control del cortex cerebral,
pero según el estudio de la evolución del lenguaje, esta
modalidad de la actividad vocal carece de importancia.
Las formas intermedias en esta transformación son: lo.,
señales inconscientes; 2o., señales conscientes, pero rela-
cionadas en un momento dado a percepciones; 3o., llama-
das intencionales.
Todos los estudios sobre la evolución de la estructura
y la función se sirven ampliamente de la interpolación y
de las correlaciones. Me parece que no existe razón para
renunciar a esta forma cuando se trata del estudio de la

116 117