Boa, Kenneth, El líder perfecto, Editorial Vida, 2007

Cambios a escala cósmica
De un modo u otro todos sentimos aversión al cambio, en especial cuando las cosas
parecen ir razonablemente bien. Sin embargo, servimos a un Dios que hace nuevas
todas las cosas (Apocalipsis 21:5). A Dios no le interesa preservar el estatus quo. Su
compromiso es nada menos que hacia la inauguración de un orden completamente
nuevo para la creación. La encarnación de Dios Hijo produjo un cambio radical que
rompió con el estatus quo para toda la eternidad. El evangelio de Juan comienza
diciendo:
En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era
Dios. Él estaba con Dios en el principio. Por medio de él todas las cosas fueron
creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir. En él estaba la vida, y la vida
era la luz de la humanidad. Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas
no han podido extinguirla. Vino un hombre llamado Juan. Dios lo envió como
testigo para dar testimonio de la luz, a fin de que por medio de él todos
creyeran. Juan no era la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz. Esa luz
verdadera, la que alumbra a todo ser humano, venía a este mundo. El que era la
luz ya estaba en el mundo, y el mundo fue creado por medio de él, pero el
mundo no lo reconoció. Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron.
Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de
ser hijos de Dios. Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por
voluntad humana, sino que nacen de Dios. Y el Verbo se hizo hombre y habitó
entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al
Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan dio testimonio de él,
y a voz en cuello proclamó: «Éste es aquel de quien yo decía: “El que viene
después de mí es superior a mí, porque existía antes que yo”». De su plenitud
todos hemos recibido gracia sobre gracia, pues la ley fue dada por medio de
Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de
Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que
vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer. (Juan 1:1–18)
Con toda intención Juan inicia su Evangelio haciendo alusión a las palabras de
apertura del relato de la creación en Génesis 1. En realidad, Juan retrocede a lo anterior
a Génesis 1, que se refiere al comienzo de la creación. Aun antes de la creación el Verbo
ya existía. En el momento del comienzo el Verbo ya era. A través del misterio de la
encarnación el Verbo que creó el mundo entró en su propia creación y se hizo uno
mismo con nosotros. Aquel que existió desde siempre como espíritu, ahora y para toda
la eternidad se convirtió en el Dios-hombre. Hay un hombre en el cielo: Cristo, que hoy
está en su cuerpo glorificado de resurrección. Y a causa de este cambio, ha hecho que

. pero Moisés confrontó al problema del carácter. y también a sus hijos e hijas. Todos los israelitas se quitaron los aretes de oro que llevaban puestos. Pero esta vez su acción provocó que la situación se saliera de control: Cuando Moisés se acercó al campamento y vio el becerro y las danzas. construyó un altar enfrente del becerro y anunció: “Mañana haremos fiesta en honor del SEÑOR”» (v. pero lo resolvió (vv. Cuando vio que su «solución» creaba un problema todavía mayor. . . Entonces exclamó el pueblo: «Israel. fueron a reunirse con Aarón y le dijeron: —Tienes que hacernos dioses que marchen al frente de nosotros. ¡no sabemos qué pudo haberle pasado! Aarón les respondió: —Quítenles a sus mujeres los aretes de oro. porque a ese Moisés que nos sacó de Egipto. y tráiganmelos. quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy. 20–35). volvió a actuar: «Cuando Aarón vio esto. ¡aquí tienes a tu dios que te sacó de Egipto!» (Éxodo 32:1–4) Aarón se enfrentaba ante un grave problema pero no supo resolverlo. ardió en ira y arrojó de sus manos las tablas de la ley. Descubrimos aquí los dos principios sumarios más importantes de la resolución de problemas. de parte de un líder que resolvió algunos de los más grandes: Moisés mismo. Content not shown in limited preview… RESOLVAMO EL PROBLEMA CORRECTO Éxodo 32:1–35 nos brinda una enorme cantidad de información sobre la resolución de problemas y merece que lo estudiemos con atención. y se los llevaron a Aarón. Aarón atacó el problema funcional. Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte. pero Moisés se ocupó del problema correcto. Aarón intentó resolver el problema equivocado. haciéndolas pedazos al pie del monte … Moisés [vió] que el pueblo estaba desenfrenado y que Aarón les había permitido desmandarse y convertirse en el hazmerreír de sus enemigos. 5).sea posible para nosotros entrar en la intimidad de la comunión con Dios mismo: «Padre. Este breve estudio en contraste revela importantes principios en cuanto al modo en que un líder cristiano ha de ver los problemas. luego cinceló el oro fundido e hizo un ídolo en forma de becerro.. 25) Moisés heredó el problema después de que empeorara para convertirse en crisis. quien los recibió y los fundió. (Éxodo 32:19.

un mundo de maldad.. ¡Imagínense qué gran bosque se incendia con tan pequeña chispa! También la lengua es un fuego. .. Fíjense también en los barcos. Sin embargo. pero hace alarde de grandes hazañas. es esencial para un liderazgo efectivo. sino cuán efectiva y adecuada será nuestra comunicación. Si damos un paso atrás para ver la situación a la distancia veremos dos grandes principios. Santiago es el libro de sabiduría del Nuevo Testamento. contamina todo el cuerpo y. nos dice mucho sobre las palabras que pronunciamos. Lo que digamos puede bendecir o lastimar a otros. que las soluciones perdurables resultan de preguntarse «por qué» —preguntas de carácter— y no «cómo». Todos fallamos mucho. El arte de saber escuchar y hablar no se enseña en las aulas. nos demuestra que los problemas que más daño causan no se resuelven corrigiendo conductas. podemos controlar todo el animal. como lo señala Santiago en su epístola. El capítulo tres subraya gran parte de lo que sabemos ya por propia experiencia: la lengua parece ser más difícil de controlar que cualquier otra parte de nuestro ser. porque está moldeado e informado por nuestro carácter. 21.Aarón se concentró en la actividad y Moisés en la moral que impulsaba tal actividad (vv. prende a su vez fuego a todo el curso de la vida. Cuando ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan. se gobiernan por un pequeño timón a voluntad del piloto. es una persona perfecta. Primero. un cambio de moral. Los detalles de este capítulo nos ofrecen rica información sobre la resolución de problemas y merecen que los examinemos. A pesar de ser tan grandes y de ser impulsados por fuertes vientos. . El tema no es entonces si nos comunicamos o no. aunque esta capacidad. Los problemas que más nos urge resolver solo pueden solucionarse mediante un cambio de carácter. Segundo. sin embargo. encendida por el infierno. Content not shown in limited preview… La lengua tramposa Como hemos sido creados a imagen de Dios somos seres personales. La Biblia no es uno de ellos. Si alguien nunca falla en lo que dice. 30). Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo. y al igual que el libro de Proverbios. Se han escrito volúmenes enteros en torno a las técnicas para la resolución de problemas. que los grandes líderes consiguen ser grandes porque resuelven problemas grandes. (Santiago 3:2–6) Nuestro discurso no es un territorio neutral. capaz también de controlar todo su cuerpo. Siendo uno de nuestros órganos. Los líderes menores limitan sus energías a la resolución de problemas menores. relacionales y comunicativos.

Todos los más grandes teólogos de la historia de la iglesia han acordado que es así. imparcial y sincera. y además pacífica. Hay dos fuentes posibles para alimentar nuestro discurso: la sabiduría terrenal y la sabiduría celestial. Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo. es que es prácticamente imposible agradar a Dios sin amar al prójimo». bondadosa. desde Moisés a Jesús y luego de San Agustín a los reformadores. 7–8). Michael Wittmer dice: 3 «La única verdad en la que todos parecen estar de acuerdo. también hay confusión y toda clase de acciones malvadas. el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz (VV. de aves. dejen de presumir y de faltar a la verdad. 4 Por supuesto. lleno de veneno mortal» (vv. A cada árbol se le reconoce por su propio fruto. Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón. En cambio. pero nadie puede domar la lengua. Cuando se le pidió que resumiera la vida centrada en Dios. Mucho después. Más de mil2 años pasaron y un monje agustino convertido. con el servicio al prójimo. de reptiles y de bestias marinas. No . la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura. mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. Content not shown in limited preview… EL DIOS DE LAS RELACIONES La Biblia tiene que ver con las relaciones entre las personas. ha domado toda clase de fieras. 13–18). llena decompasión y de buenos frutos. Y observemos también que no nos deja sin solución. En fin. se hizo eco de esta misma idea cuando declaró que la vida cristiana consiste en relacionarnos con quienes nos rodean. en efecto. observaría que todo lo escrito en la Biblia tiene como objetivo enseñarnos a amar a Dios y al prójimo. Observemos la conclusión de Santiago sobre nuestra incapacidad para controlar la lengua: «El ser humano sabe domar y. tampoco da buen fruto el árbol malo. servicio y mutua . Y claro está que el ejemplo más grande es el de Jesús.. Jesús les dijo a sus seguidores: Ningún árbol bueno da fruto malo. Porque donde hay envidias y rivalidades.. llamado Martín Lutero. puramente humana y diabólica. y en particular. gran teólogo de la primera iglesia. sino que es terrenal. dócil. esta verdad no nos sorprende si consideramos que el Dios trino es un ser personal que existe como gozosa comunidad de humildad. San Agustín. Es un mal irrefrenable. a la deriva y siendo víctimas de nuestras irrefrenables lenguas: ¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta. dijo que era muy sencillo: Amar a Dios y amar al prójimo (Marcos 12:28–31).

Este amor se expresa no solo en palabras sino en acciones. se humillaría al punto de hacerse siervo? ¿Qué le dice esto de Dios? ¿Y del liderazgo? ¿Ha obedecido alguna vez a Dios aunque no entendiera ni estuviera de acuerdo con su plan? Si es así. En esto consiste . ¿qué sucedió? ¿Por qué es tan difícil obedecer a Dios aun cuando sepamos que su plan siempre será mejor que el nuestro? . historia muy. Sin embargo. se haga visible en nuestras relaciones con los demás. ¡y muerte de cruz!» (Filipenses 2:8). Todo esto es. inicia nuestra salvación.sumisión. 5 Este gran Dios no solo existe en perfecta comunidad en sí mismo sino que también ha pagado un altísimo precio para que nos fuera posible entrar en una relación con él por medio de los méritos de Jesucristo y del Espíritu Santo habitando en nuestra vida.. Pero lamentablemente en nuestros días esta historia tan conocida ha perdido parte de su poder e impacto. a su vez. es la historia más magnífica del mundo. pero de la forma más clara y plena en la obra de redención de Jesucristo. ¿qué sucedió? Si desobedeció. sino que además somos incapaces de amar de veras a los demás. Juan dice: Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. Por eso. por milagro infunde en nosotros la capacidad de amar al prójimo como debemos amarlo. dice Dallas Willard.. Dios sabe que no solo somos incapaces de salvarnos. muy antigua. Ofrece libremente el perdón a todo quien acepte su simple invitación. Content not shown in limited preview… CAPÍTULO 5 ¿Conoce a algún gran líder (una figura pública o no) que no se haya dado cuenta del maravilloso efecto que tiene en los demás? ¿Por qué cree que estas personas no se dan cuenta de su propia grandeza? Las Escrituras nos dicen que Jesús «al manifestarse como hombre. Dios. No hay otra como ella. El perdón y la reconciliación están allí. claro está. ¿Por qué piensa usted que Dios. va más allá de un mero ofrecimiento de salvación: cuando aceptamos su invitación. El apóstol Juan afirma que el amor de Dios por nosotros precede a nuestro amor por él y a nuestro amor por el prójimo. el más grande líder de todos los tiempos. se ha desgastado gran parte de esta maravilla y misterio. La Trinidad es «una comunidad autosuficiente de inefables y magníficos seres personales llenos de amor. Él quiere que esta relación. a nuestro alcance. se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte. en su misericordia y sabiduría y entendiendo que no podíamos salvarnos a nosotros mismos. conocimiento y poder sin límites». Dios demostró su amor por la humanidad de maneras muy tangibles a lo largo de la historia de Israel.

pero. aun siendo humilde? ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Por qué cree usted que Dios dijo que Moisés era el hombre más humilde sobre la faz de la tierra? ¿Le consuela saber que un gran líder puede ser temeroso y valiente a la vez? ¿Alguna vez dudó de ser el líder que Dios le llamó a ser? ¿Qué pasó? CAPÍTULO 6 Muchas personas anhelan ser líderes sin ver que la tarea nos llama a un trabajo que es más duro y difícil que brillante y glamoroso. ¿de qué modo vive este compromiso? Si su respuesta es otra cosa. ¿se alegra de veras cuando otros le tratan como sirviente? ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿De qué modo puede entrenarse para centrarse primero en los demás? ¿Qué significa para usted la verdadera humildad? ¿Cree que puede tener percepción de su propio valor y dignidad siendo humilde? ¿Puede buscar el éxito. ¿qué puede hacer para que tan bella verdad pase de su mente a su corazón? ¿Cuál es su mayor compromiso? Si su respuesta es que se ha comprometido con Dios por sobre todo lo demás. y no Dios. ¿Se le ocurre el nombre de algún líder que llegó a liderar a causa de su compromiso. como lo hizo Josué? ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Cómo podría cambiar el paradigma en su interior para querer cumplir la voluntad de Dios de modo que sea una respuesta natural y no un constante ejercicio de autodisciplina? Content not shown in limited preview… A A A A . no de su carisma? ¿Por qué seguía la gente a este líder? Nombre las diversas formas en que Dios se compromete con nosotros. ¿En qué medida afecta su comprensión de lo que es el liderazgo este compromiso pleno de Dios hacia su pueblo? ¿Ha vivido el compromiso de Dios en un nivel personal? Si es así. Todos queremos poder llamarnos humildes. ¿querría poder poner a Dios ante todo lo demás en su vida? ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Cree que si busca primero el reino de Dios todo lo demás vendrá por añadidura? ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Piensa que tiene la perseverancia de poner a Dios ante todo lo demás en su vida. durante toda su vida. ¿cómo respondió usted? Si no es así. como lo muestran las Escrituras.