ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS

CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE EL
MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y EL COLEGIO
OFICIAL DE GEÓLOGOS PARA LA REALIZACIÓN DE
ESTUDIOS SOBRE LA PRESA DE ITOIZ

INFORME DE SUPERVISION DE LOS ESTUDIOS
Y ANÁLISIS DISPONIBLES SOBRE LA SEGURIDAD
DE LA PRESA DE ITOIZ

DICIEMBRE DE 2005

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS

CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE EL
MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y EL ILUSTRE COLEGIO
OFICIAL DE GEÓLOGOS PARA LA REALIZACIÓN DE
ESTUDIOS SOBRE LA PRESA DE ITOIZ

ÍNDICE GENERAL

INFORME

- MEMORIA RESUMEN

- PARTE I: Sismicidad en el entorno del Embalse de Itoiz
- PARTE II: Evaluación de la peligrosidad sísmica en Itoiz
- PARTE III: Condiciones de estabilidad de la ladera izquierda de la Presa de Itoiz

ANEXOS

- ANEXO I: Informe sobre la sismicidad registrada en la zona próxima a la Presa
de Itoiz
- ANEXO II: Informe sobre la sismicidad y la estabilidad de la ladera izquierda de
la Presa de Itoiz (Navarra)
- ANEXO III: Interpretación de los registros de piezómetros e inclinómetros de la
ladera izquierda de la Presa de Itoiz
- ANEXO IV: Relación de la documentación consultada
- ANEXO V: Datos básicos de la Presa de Itoiz

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS

MEMORIA RESUMEN

CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE EL MINISTERIO
DE MEDIO AMBIENTE Y EL ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS
PARA LA REALIZACIÓN DE UN ESTUDIO SOBRE
LA SEGURIDAD DE LA PRESA DE ITOIZ

DICIEMBRE DE 2005

Reader in Earthquake Hazard Assesment (IC) UCM: Universidad Complutense de Madrid. Ingeniería Geológica (IC). D. Alberto Mazariegos de la Serna. D.C.C. IC: Imperial College of Science and Technology de Londres. Julián Bommer. Juan Miguel Insúa Arévalo. con la supervisión del ICOG. D. Catedrático de Ingeniería Geológica (UNL). “Honoris Causa” (UCM) . UPM: Universidad Politécnica de Madrid. Master en Ingeniería Geológica U. en Geología. D. Geólogo. Prof.M. MSc. Geólogo.). Luis I. en el marco de un Convenio de Colaboración MIMAM – ICOG de fecha 20 de junio de 2005. Geólogo. Catedrático de Ingeniería Geológica (U. Geólogo. que llevara a buen fin el Informe y se alcanzaran los objetivos marcados por el MIMAM. D. Angel Rodríguez Franco. se procedió a formar la citada Comisión. El ICOG designó al Profesor Luis González de Vallejo para que formara una Comisión de Expertos. que fue aprobada por el ICOG. en Ingeniería Sísmica (UL). Titular de Geotecnia y Cimientos y Geología Aplicada (UPM). Expertos nacionales: . .M. J. Dr.M. Julián García Mayordomo. Ricardo Oliveira. . Doctor en Geología. Geólogo. Expertos extranjeros: . Profesor Titilar de Riesgo Sísmico (IC). González de Vallejo. Dr. ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS INTRODUCCIÓN El presente Informe se redacta a petición del Ilustre Colegio de Oficial de Geólogos de España (ICOG) quien recibió el encargo del Ministerio de Medio Ambiente (MIMAM) de emitir un estudio sobre las condiciones de seguridad de la Presa de Itoiz. . y que está constituida por los siguientes geólogos colegiados y la colaboración de expertos extranjeros: Presidente: . D.C. En consecuencia. UL: Universidad de Londres. 1 . UNL: Universidad Nova de Lisboa. D. Dr.M. Master en Ingeniería Geológica U. Master en Ingeniería Geológica U.C.

ANEXO II: Informe sobre la sismicidad y la estabilidad de la ladera izquierda de la Presa de Itoiz (Ricardo Oliveira). ANEXO III: Interpretación de los registros de piezómetros e inclinómetros de la ladera Izquierda de la Presa de Itoiz (Alberto Mazariegos). Bommer). con los siguientes contenidos: PARTE I: Sismicidad en el entorno del Embalse de Itoiz PARTE II: Evaluación de la peligrosidad sísmica en Itoiz PARTE III: Condiciones de estabilidad de la ladera izquierda de la Presa de Itoiz ANEXO I: Informe sobre la sismicidad registrada en la zona próxima a la Presa de Itoiz. ANEXO IV: Relación de la documentación consultada ANEXO V: Datos básicos de la Presa de Itoiz En cada una de las partes del Informe se detallan las conclusiones y recomendaciones específicas a la temática analizada. Su objetivo es facilitar la lectura de las principales conclusiones alcanzadas y transmitirlas en un lenguaje más asequible a un mayor número de interesados. Como prólogo del Informe se incluye una Memoria de Conclusiones Generales. (Julian J. sin entrar en detalles técnicos ni profundizar en los argumentos. aspectos que se recogen en el Informe. 2 . ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS El Informe consta de tres Partes y cinco Anexos.

la sismicidad anticipada y la natural no tienen por qué diferir en cuanto a su magnitud. Una vez analizados los estudios. sismológicos. sí pueden tomarse ciertas medidas frente a la posible aceleración del ciclo sísmico. Aunque la predicción del fenómeno sísmico aún no es factible. ésta responde al concepto de sismicidad anticipada por el llenado del embalse. informes y proyectos han cumplido los criterios. en lo referente a la estabilidad de la ladera izquierda y la sismicidad. Así mismo. En consecuencia. En relación a la sismicidad registrada en el entorno del Embalse de Itoiz. sino que anticipa o desencadena un proceso de sismicidad natural. limitando en la 3 . informes y proyectos han sido realizados de acuerdo con los principios de la buena práctica y conforme al estado del conocimiento del momento de su realización. 2. dichos estudios. se manifiesta que dichos estudios. es decir. Este concepto no implica que el embalse genere por sí mismo sismicidad. que incluyen los aspectos geológicos. informes y proyectos realizados durante las dos últimas décadas para el Proyecto Constructivo y Puesta en Carga de la Presa de Itoiz. el terremoto anticipado por efecto del embalse sería semejante al que en un futuro se produciría de forma natural. geotécnicos y de auscultación de la ladera por inclinometría. extensometría y bases topográficas y red sísmica local. especificaciones y normativas vigentes en dicho momento. ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS CONCLUSIONES GENERALES Las conclusiones generales alcanzadas por la Comisión designada por el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos para dictaminar sobre las condiciones de seguridad de la Presa de Itoiz en lo referente a la sismicidad y a la estabilidad de la ladera izquierda son las siguientes: 1. referenciados en el Anexo IV del Informe.

adaptándose siempre a las prescripciones del Programa de Puesta en Carga durante esta etapa previa a la explotación.000 años (Terremoto de Proyecto) equivale a la acción sísmica del periodo de retorno de 3. .000 años (Terremoto Extremo) que resultaría de aplicar la NCSE-02 (Normativa Sismoresistente actualmente en vigor). 3. éstas cumplen con las prescripciones técnicas de la normativa vigente sobre construcción sismorresistente (Parte General de la NCSE-02) y sobre seguridad de presas ante seísmos (artículo 18 del Reglamento Técnico sobre Seguridad de Presas y Embalses). el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la Presa de Itoiz es mejorable respecto a las metodologías actuales de análisis de la peligrosidad sísmica en emplazamientos de infraestructuras relevantes. Los otros dos deben instalarse sobre la ladera izquierda. Se recomienda la instalación de al menos tres nuevos acelerómetros en el entorno de la Presa de Itoiz. No obstante. Se recomienda la realización de un estudio de peligrosidad sísmica de acuerdo con actuales metodologías de análisis de la peligrosidad sísmica dentro de las labores de seguimiento y control del programa de puesta en 4 . En relación a las acciones sísmicas resultantes del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la Presa de Itoiz. incluidas en los proyectos de construcción de los años 1989 y 1992. también en campo libre. uno en la parte inferior y otro en la parte superior. Uno de ellos debe emplazarse en campo libre y sobre basamento rocoso a cierta distancia de la presa. ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS medida de lo posible la velocidad de llenado y vaciado del embalse. A este respecto se proponen las siguientes recomendaciones dirigidas a incrementar y mejorar los datos disponibles y emplear técnicas de análisis conformes con el conocimiento científico-técnico actual: . Se ha comprobado que la acción sísmica propuesta para el periodo de retorno de 1.

Ambos sectores se sitúan en la ladera izquierda de la cerrada. durante el Programa de Puesta en Carga y Fase de Explotación de la Presa: 5 . se recomienda que los contenidos de los estudios geológicos y geotécnicos e hidrogeológicos realizados para el proyecto y construcción de la presa sean complementados con los siguientes trabajos que se señalan a continuación y se detallan en el apartado III. hidrogeológicos y geotécnicos (apartado III. pues no se ve afectada por los procesos de llenado o desembalse. 4. .9 del Informe se detallan estos aspectos. al situarse por encima de la cota de máximo embalse. No obstante. En relación con las condiciones de estabilidad de la ladera izquierda. ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS carga y funcionamiento a largo plazo de la presa. En el apartado I. tanto en las condiciones actuales como ante posibles acciones derivadas de la sismicidad o de las presiones intersticiales en el macizo rocoso.5 y II.7. Del análisis detallado de los distintos factores geológicos. Las conclusiones alcanzadas son las siguientes: . Las condiciones de estabilidad de la megacapa rocosa son independientes de la explotación del embalse. . de acuerdo con las hipótesis consideradas en este Informe.6) se concluye que la megacapa rocosa es estable. El primer sector comprende a la formación denominada megacapa rocosa y el segundo corresponde a la denominada megacapa detrítica. Este estudio estará orientado a proporcionar la acción sísmica requerida para realizar un análisis dinámico de la ladera y presa (espectros de respuesta de probabilidad uniforme y/o acelerogramas reales del movimiento del suelo para diferentes escenarios sísmicos). ésta ha sido analizada diferenciando dos sectores en función de sus condiciones geológicas.

• Estudio hidrogeológico de la ladera izquierda según se especifica en el apartado III. o coincidiendo con los metros más superficiales del depósito. . La ejecución de los trabajos complementarios expuestos en este Informe es compatible y no limita el actual proceso de puesta en carga del embalse. • Caracterización hidrogeológica de la megacapa rocosa.7. ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS • Instalación de una red inclinométrica complementaria a la actual. pues se encuentra en su mayor parte por debajo de la cota de máximo embalse. asociadas a zonas de mayor pendiente. 6 . • Instalación de sistemas sónicos para detección de ruidos. dichas condiciones se verán afectadas por las oscilaciones del nivel de llenado del embalse. • Análisis de estabilidad de la ladera a partir de la información complementaria citada para condiciones estáticas y dinámicas. sus consecuencias no afectarán a la seguridad ni al normal funcionamiento de la presa. sin embargo. • Instalación de piezómetros adicionales. • Caracterización geomecánica de los materiales de la ladera izquierda (megacapa rocosa) y de las superficies de contacto megacapa rocosa y sustrato. Estas oscilaciones pueden ocasionar inestabilidades superficiales o de carácter local. . En cuanto a las condiciones de estabilidad de la megacapa detrítica. • Coordinación de los distintos sistemas de auscultación de forma que se puedan establecer relaciones temporales entre los registros.

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS PARTE I SISMICIDAD EN EL ENTORNO DEL EMBALSE DE ITOIZ .

......4.................1...............4.......................... Evolución de la sismicidad relacionada con el embalse de Itoiz................... 28 I............. Discusión y conclusiones sobre la posible relación de la sismicidad con el llenado del embalse de Itoiz.... EVALUACIÓN DE LA POSIBLE RELACIÓN DE LA SISMICIDAD CON EL LLENADO DEL EMBALSE DE ITOIZ ........3........5..4. 16 I............... REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ......................4.................................................5....... ANTECEDENTES ............ 22 I....................................4...................4.................... Serie sísmica de Itoiz ................................ 2 I....................... 33 .............6........4.3..... INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS...............................2..................... 19 I.................. 7 I............ MARCO GEOLÓGICO Y SISMOTECTÓNICO...........3.................................................... 13 I.......................3.............. 4 I. INDICE I..........4....2............................ 15 I.....1..............................................3......................3..........4.............2.......... 31 I............... 25 I.............................................. Distribución espacial de la sismicidad e interpretación sismotectónica .............................. Conceptos sobre la sismicidad relacionada con el llenado de embalses ........................ Parámetros característicos de la serie sísmica de Itoiz ........................1.... 1 I. CONCLUSIÓN Y RECOMENDACIONES....................................... Distribución temporal de la sismicidad ............................ 7 I......................................... Indicadores y parámetros característicos de la sismicidad anticipada por embalses..4..

se ha registrado en la zona una notable actividad sísmica. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 1 .1. y coincidiendo con el primer llenado del embalse de Itoiz. INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS A partir del mes de septiembre de 2004. a partir de la revisión exhaustiva de los informes realizados hasta la fecha sobre todos los aspectos relacionados con la sismicidad y sismotectónica del entorno del embalse. El presente capítulo tiene por objetivo analizar la posible relación entre la ocurrencia de la serie sísmica de Lizoáin de septiembre de 2004 con el llenado del embalse de Itoiz. Parte I. con una magnitud de 4. 1 La magnitud mb(Lg) es la magnitud de ondas de cuerpo calculada a partir de las máxima amplitud de las ondas Lg. Dada la proximidad al embalse de los epicentros y la coincidencia en el tiempo con su llenado. se realizaron varios informes (ver Anexo IV) que evaluaron la posible relación de la sismicidad con el llenado del embalse. Las conclusiones que aquí se exponen integran los datos y experiencias aportados por los autores de los informes analizados. así como sus implicaciones en la estabilidad de la ladera izquierda situada justo aguas arriba de la cerrada.6 mb(Lg)1. Este es el tipo de magnitud más utilizada por el Instituto Geográfico Nacional. que tuvo su máxima expresión en el terremoto del 18 de septiembre de 2004. y bajo el criterio científico y técnico de los autores firmantes del presente informe. todo ello contrastado con el estado actual del conocimiento sobre los diferentes aspectos contemplados. PARTE PRIMERA SISMICIDAD EN EL ENTORNO DEL EMBALSE DE ITOIZ I.

el Dr. ANTECEDENTES Se han examinado cinco informes y un trabajo de investigación realizados hasta la fecha sobre sismicidad y sismotectónica relacionados con el embalse de Itoiz. García Yagüe con el título “Análisis de la sismicidad registrada en el entorno de la presa de Itoiz (Navarra)”. para concluir relacionando directamente la sismicidad con el llenado del embalse.2. en el que basándose en la comparación de la sismicidad de Itoiz con varios aspectos y parámetros obtenidos en casos de sismicidad relacionada con el llenado de embalses reconocidos a nivel mundial. Rueda Núñez en enero de 2005. Este autor compara la sismicidad habitual en la zona con la serie de septiembre de 2004. En su conclusión ni confirma ni niega la posibilidad de que sea sismicidad relacionada con el llenado del embalse. Así mismo. En el mismo mes de Febrero de 2005. en el que después de revisar diferentes aspectos teóricos sobre la sismicidad relacionada con el llenado de embalses. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 2 . de forma paralela el Dr. y lleva por título “Informe sobre los terremotos ocurridos en Itoiz (Navarra) en septiembre de 2004”. Casas Sainz realiza un extenso informe con el título “Sismicidad Inducida por el Embalse de Itoiz”. pero parece que se decanta más por que sea un “fenómeno natural” no relacionado con el embalse. En Febrero de 2005. Parte I. En este informe se expone una detallada interpretación de la estructura geológica del entorno. El siguiente informe lo realiza el Dr. Dichos documentos se encuentran listados en el Anexo IV.I. define la sismicidad del entorno de Itoiz como un fenómeno natural no relacionado con el llenado del embalse. García Sansegundo realiza un informe con el título “La estructura geológica del entorno del embalse de Itoiz (Navarra)”. El primer informe sobre esta temática es el realizado en diciembre de 2004 por el Dr. destaca las similitudes de la serie sísmica de septiembre de 2004 con los casos reconocidos a nivel mundial. realiza una interpretación tectónica para dicha serie.

El siguiente informe fue el realizado en marzo-abril de 2005 por el Dr. se ha examinado el trabajo presentado en forma de póster en la European Geophysical Union en abril de 2005 por un equipo integrado principalmente por personal del Departamento de Geofísica y Tectónica del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (CSIC) y también del Departamento de Geología de la Universidad de Oviedo. Como bien dice en el título. se limita a hacer una completa e interesantísima recopilación del estado del conocimiento en cuanto a sismicidad relacionada con el llenado de embalses. y aunque no es un informe en sí.1 del presente informe se realiza una descripción detallada de dicho concepto. la diferencia con el termino sismicidad inducida.6 Lg Earthquake at Western Pyrenees: a case of Reservoir-Triggered Seismicity?” “Análisis de la serie de réplicas del terremoto del 18 de septiembre de 2004 de magnitud 4. En este trabajo se analizan los datos procedentes de 13 sismógrafos portátiles instalados por el CSIC en el entorno del embalse tras el terremoto principal del 18 de septiembre de 2004. El título de este trabajo es: “Aftershocks Series Monitoring of the September 18. No afirman de manera explicita que se trate de un caso de sismicidad relacionada con el llenado del embalse. En el apartado I. y que lleva por título “Sismicidad inducida por embalses. y la justificación de su uso. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 3 . Parte I. En este informe no se llega a ninguna conclusión referente al caso de Itoiz. Por último.4. 2004 4.6 (Lg) en los Pirineos Occidentales: ¿se trata de un caso de sismicidad anticipada2 por embalses?”. Una aproximación al estado del conocimiento”. pero hacen destacar aspectos que apoyan esta teoría. Herraiz Sarachaga. 2 El concepto definido en inglés por reservoir-triggered seismicity se ha traducido al castellano en este informe como “sismicidad anticipada por embalses”.

Los materiales que afloran en la zona son. especialmente el Triásico Superior (Keuper). en su práctica totalidad. La cobertera de materiales mesozoicos y terciarios tiene varios niveles de despegue.1. cuya Zona Axial se encuentra más al norte (Figura I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 4 . Todos estos materiales se encuentran plegados y afectados por cabalgamientos de vergencia sur. Este Parte I. Estos cabalgamientos involucran el zócalo paleozoico y fueron formados como consecuencia de la compresión alpina producida por la convergencia de las placas africana y euroasiática. 2004). de edad Terciaria. Entorno geológico regional del embalse de Itoiz (Tomada de Varnolas y Pujalte. La estrella marca la ubicación del embalse de Itoiz al Este de Pamplona. que forma parte de la zona externa de la Cordillera Pirenaica.I. Se trata de depósitos principalmente turbidíticos de margas y areniscas con intercalaciones de paquetes calcáreos.3. Esta superficie ha sido detectada por sísmica de reflexión y por el sondeo Aoiz-I (4200 m de profundidad). MARCO GEOLÓGICO Y SISMOTECTÓNICO El embalse de Itoiz se encuentra ubicado dentro de la denominada Zona Surpirenaica. Figura I. La zona del embalse se encuentra en uno de los grandes anticlinorios asociado a un cabalgamiento que se encuentra a 4 km de profundidad afectando al basamento paleozoico.1).

Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 5 . en el que se presenta la distribución de tensiones recientes y actuales en la Península Ibérica. Esto hace que los pliegues menores dentro de la gran estructura presenten también sus ejes con la misma inmersión hacia el Oeste. y clasifica la zona como una zona entre extensiva- direccional y. una dirección N100-110E. Por otro lado.2). IGME. lo cual es compatible con la condición de fragilidad de la corteza sismogenética (Scholz. Parte I. que condiciona el buzamiento de las capas en esta dirección. Respecto a la distribución de la sismicidad en la zona en relación con las estructuras tectónicas. En este proyecto. Entre ellas destaca por su longitud cartografiada (>20 km) la Falla de Monreal. Aoiz o de Gavarnie. 1978a. 1997) donde aparecen con dirección aproximada N90-110E y buzamientos altos. 1990). hay que destacar que resulta muy complicada cualquier estimación de este tipo dadas las características de moderada sismicidad de la zona. ya que se encuentra muy próximo a la terminación occidental del cabalgamiento. El eje del anticlinorio asociado a este cabalgamiento tiene en este sector una inmersión regional hacia el Oeste. extensiva. también se han descrito fallas normales en el entorno regional en base a mecanismos focales y al análisis poblacional de fallas realizado para el proyecto SIGMA (CSN. De lo que sí se puede hablar es de la ocurrencia de más del 95% de la sismicidad en una franja de profundidades hasta los 12 km (Figura I. 1994a. Esta disposición de esfuerzos es coherente con los datos de mecanismos focales de falla normal considerados en el Mapa de Esfuerzos Mundial (World Stress Map: Reinecker et al. se considera que la zona está sometida a un tensor de esfuerzos con el esfuerzo máximo principal (σ1) muy próximo a la vertical. y tiene. situada unos 20 km al sur de la cerrada del embalse. 1994b. 1978b. 1998). simplemente. No obstante.cabalgamiento es el denominado por diferentes autores como Oroz-Betelu (continuación del cabalgamiento de Guarga). Gobierno de Navarra. hay que decir que no se aprecia ninguna relación clara. como la mayoría de las estructuras de la zona.. como es el caso del anticlinal sobre el que se sitúa la cerrada de la presa. Alguna de estas fallas ha sido cartografiada en superficie (IGME. También se ha descrito en el entorno del embalse fallas de movimiento normal. 2005).

Navarra. 1923) y magnitudes de hasta 4. Distribución de la sismicidad con la profundidad Numero de eventos 0 5 10 15 20 25 10 5 7 8 9 55 23 7 6 3 3 10 4 5 Profundidad (km) 2 2 15 1 20 1 1 25 30 Figura I. Distribución de la sismicidad con la profundidad en el entorno sismotectónico del embalse de Itoiz. Huesca. 1982).2.6 mb. 12 eventos de intensidad IV y magnitud hasta 2. Parte I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 6 . Se trata de un valor muy repetido en el registro sísmico de toda la península Ibérica relacionado con el método de localización empleado. según el IGN. Este valor no tiene ningún significado sismotectónico. En cuanto a la sismicidad de la zona.5 mb (Puente la Reina. existen registros de intensidad hasta VIII (Martes. En el entorno más cercano al embalse (menos de 10 km) se han registrado. el IGN la considera como “moderada”. (Datos del IGN) Hay que destacar la importante cantidad de eventos con un valor de profundidad de 5 km. A nivel regional.

Con el término sismicidad anticipada se describe más adecuadamente el fenómeno por el que la acción del llenado de un embalse desencadena una serie sísmica asociada a una falla que se encuentra en el límite de rotura (Figura I. No obstante. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 7 . En la casuística mundial clásica es habitual encontrar la denominación de “sismicidad inducida” (induced seismicity) para definir la sismicidad asociada a la puesta en carga y actividad de un embalse.4. como sucede con la sismicidad asociada a la extracción o inyección de fluidos. I.3). Es decir. que se podría traducir por sismicidad desencadenada o sismicidad anticipada.1. McGarr et al. es importante definir la terminología asociada a este fenómeno. El término de sismicidad inducida sigue utilizándose para aquellos procesos en los que la liberación de energía es directamente proporcional a la variación de esfuerzos introducida en el terreno.I. El embalse aporta una variación mínima a la tensión de la corteza en comparación con los esfuerzos tectónicos y gravitatorios que encontramos en el terreno. el término más aceptado actualmente en la literatura especializada es el de triggered seismicity (Simpson. 2002.4. Parte I. Gupta 2002. lo que hace es desencadenarla o anticiparla. En primer lugar. CONCEPTOS SOBRE LA SISMICIDAD RELACIONADA CON EL LLENADO DE EMBALSES. EVALUACIÓN DE LA POSIBLE RELACIÓN DE LA SISMICIDAD CON EL LLENADO DEL EMBALSE DE ITOIZ. y en el peor de los casos. por lo que el embalse solamente acelera el ciclo sísmico. desequilibra el estado tensional si éste se encuentra en el límite de equilibrio frente a la rotura. entre otros muchos). 1986. un embalse por sí mismo no genera sismicidad (a excepción de una mínima microsismicidad).

1986). se apuntan los siguientes factores. La línea intermitente muestra el ciclo sísmico natural. Si el incremento de tensiones se produce muy cerca del límite de rotura.Figura I. No obstante. En cuanto a los mecanismos por los cuales una falla es llevada a su límite de rotura en relación con el llenado de embalses. se desencadena la rotura anticipadamente. ya sean independiente o conjuntamente: • Aumento de los esfuerzos totales en la zona de falla como respuesta elástica a la carga que supone el peso del agua embalsada. 2002). la altura de la presa y el volumen embalsado influyen en este proceso (Baecher y Keeney. por ejemplo con un embalse. por lo tanto. mayor es el incremento de esfuerzos y mayor es el número de fallas afectadas y. el ciclo se inicia de nuevo. la sismicidad anticipada por un embalse y la sismicidad “natural” de una zona no tienen porqué diferir en cuanto a magnitud. el tiempo del periodo intersísmico se reduce (βRT). el terremoto anticipado por un embalse es el mismo que se produciría en el futuro de forma “natural” si no se hubiese introducido una variación de esfuerzos de origen antrópico. Parte I. Esquema de variación de los esfuerzos con el tiempo en una zona de falla. de los esfuerzos existentes en la corteza sismogenética y de las fallas presentes en la zona (Gupta. Cuando se alcanza el nivel de rotura y se produce un terremoto. más posibilidades hay de que se genere sismicidad anticipada.3. Es decir. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 8 . Por lo tanto. es decir. Cuanto mayor sean las dimensiones del embalse. Si se introduce un cambio en el nivel de tensiones (β∆S). La sismicidad que se pueda asociar al llenado de un embalse depende principalmente de las características del entorno sismotectónico en el que se encuentre el embalse. La caída de esfuerzos (∆S) de un terremoto es recuperada durante el periodo intersísmico RT. (Modificada de Simpson. 1982). al final del ciclo intersísmico.

Cualquiera de estas variaciones afectan a la relación que existe entre esfuerzos de cizalla (τ) y esfuerzos normales (σn) según el modelo de rotura de Mohr-Coulomb. • Aumento de la presión intersticial producida por la filtración procedente del agua del embalse. y que viene definida por la ecuación: τ = c + (σn-u)·tgϕ donde u es la presión intersticial. pero esto no es habitual. (Figura I. En algún caso se ha descrito la pérdida de cohesión por lavado del material arcilloso que rellena las fallas como factor de desequilibrio frente a la rotura. Parte I. La orientación de las falla respecto a los esfuerzos es fundamental para entender las variaciones de la relación τ/σn. es importante distinguir en qué estado tensional y qué tipo de fallas son susceptibles de ser afectadas por el embalse. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 9 .4). y/o (2) por aumento de la relación entre el esfuerzo de cizalla y el esfuerzo normal (∆τ/σn). 3 Se supone que los parámetros resistentes de la falla son constantes. y c y ϕ los parámetros resistentes de la falla. • Aumento de la presión intersticial debida a la disminución de la porosidad por compactación que se genera en rocas saturadas como respuesta elástica al aumento de carga de agua. Bajo esta relación la rotura se alcanzará por dos razones principalmente3: (1) Aumento de la presión intersticial (∆u). siendo c la cohesión y ϕ el ángulo de rozamiento interno. que genera una variación en el nivel de la columna de agua del terreno. Aplicando este modelo de rotura.

En el caso de Nurek.4. 1979). Parte I. y uno final (FINAL) en el que se combina la carga total con los efectos de la presión intersticial. Los diagramas de Mohr muestran tres estados tensionales: uno inicial (INITIAL) en el que se reflejan únicamente las tensiones tectónicas (antes del llenado del embalse).. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 10 . 1979) Esto se confirma con la conclusión de varios autores (Gupta et al. que en zonas de cabalgamientos. Efecto sobre las tensiones del llenado de un embalse en tres ambientes tectónicos diferentes: A) falla normal. llegando a haber incluso algún caso en el que el llenado de un embalse ha reducido la sismicidad de una zona con cabalgamientos (Embalse de Tarbela –Pakistán. Se han descrito varios casos en los que la sismicidad registrada se ha visto directamente relacionada con la velocidad de llenado y vaciado de embalse. La dirección de las flechas muestra el valor relativo al desviador respecto al esfuerzo principal intermedio (σ2) (Modificada de Jacob et al. Los bloques diagrama muestran el tipo de falla y la orientación de los esfuerzos principales máximo (σ1) y mínimo (σ3). Jacob et al. Pero no solo el proceso de llenado en sí es el desencadenante de la sismicidad. y con la subida del nivel freático en cualquiera de ellos (C). A B C D Figura I.. Se considera el aumento del esfuerzo horizontal como un medio en respuesta elástica al incremento de tensión vertical. Obsérvese como en el caso D el círculo de Mohr se aleja de la envolvente de rotura en el estado final. Ver Figura I. otro transitorio (TRANSIENT) en el que se representa el incremento de tensión total debido a la carga elástica del agua embalsada. B) falla en dirección y D) cabalgamiento.4. 1972) que encuentran que la sismicidad anticipada por embalses es más propia de zonas con fallas normales y/o en dirección o de desgarre.

Gupta (2002) distingue un tercer tipo de respuesta sísmica denominada sismicidad continuada para aquellos casos en los que la sismicidad perdura año tras año durante la vida del embalse. registrándose entonces un aumento de la sismicidad. Una vez que se para el proceso de llenado. Este efecto estabilizador se ve incrementado por el consecuente ciclo de llenado del embalse. Por otro lado. Es entonces cuando se lleva el sistema al límite de equilibrio. Simpson et al. y por lo tanto con un lapso de tiempo mayor (hasta varios años). Un vaciado rápido produce una situación de inestabilidad transitoria generadora de sismicidad que se ve estabilizada con la bajada ralentizada de la presión intersticial al final del proceso de vaciado (Figura I.4.Simpson y Negmatullaev (1981) describen como una rápida velocidad de llenado produce un efecto estabilizador ficticio. Esta sismicidad ocurre en las proximidades del embalse en niveles muy superficiales (<10 km) y es de baja magnitud. los casos de sismicidad anticipada por embalses son una combinación de ambos procesos. Con el proceso de vaciado ocurre justo el efecto contrario. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 11 . Este efecto puede verse representado los casos A y C de la Figura I. retardada respecto a la carga elástica por el lento flujo de agua a través del macizo. que puede ocurrir después de varios ciclos de llenado. mucho más lento que la carga elástica que es instantánea. Así. En general. se produce la compensación de la presión intersticial. A esta sismicidad se le asigna una mayor importancia de la presión intersticial ocasionada en el proceso de filtración. Frente a este proceso se encuentra el denominado de respuesta retardada. y le asignan una influencia más importante de los efectos de la carga elástica debida al peso del agua embalsada. Parte I. a la sismicidad ocurrida en un corto intervalo de tiempo (menos de un año) la denominan sismicidad de respuesta rápida.5). (1988) distinguen la sismicidad en función del periodo de tiempo transcurrido tras el llenado del embalse.

Parte I. En cualquiera de los casos de estado tensional se observa como un vaciado rápido no permite la disminución de presión intersticial y el círculo de Mohr se desplaza hacia la envolvente de rotura. En todos los casos se ha considerado que la disminución del esfuerzo total es 1/5 de la variación de la presión intersticial. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 12 . Se considera la variación del esfuerzo horizontal como un medio en respuesta elástica la variación de tensión vertical.5. Efecto desestabilizador durante el proceso de vaciado de un embalse. Falla Normal τ Estado Inicial σ1vertical Vaciado rápido Estado Final φ tgφ σ’n c+ τ= c σ3vr σ3i σ1vr σ1i σ3f σ1f σ Falla en dirección τ Estado Inicial σ2vertical Vaciado rápido Estado Final φ tgφ σ’n c+ τ= c σ3vr σ3i σ1vr σ1i σ3f σ1f σ Falla Inversa τ Estado Inicial σ3vertical Vaciado rápido Estado Final φ tgφ σ’n c+ τ= c σ3vr σ3i σ1vrσ1i σ3f σ1f σ Figura I. Tras la disipación de la presión de poros se alcanza un estado final más estable que el inicial.

I.4.2. INDICADORES Y PARÁMETROS CARACTERÍSTICOS DE LA SISMICIDAD
ANTICIPADA POR EMBALSES

Diferentes autores proponen una serie de indicadores y parámetros para determinar si la
sismicidad que se produce en una zona está asociada al llenado de un embalse o no. Estos
indicadores y parámetros están basados en la observación y análisis de numerosos casos
de sismicidad asociada a embalses en el mundo. No obstante, el estado de conocimiento
referente a este fenómeno no es lo suficientemente refinado como para utilizar un solo
indicador o parámetro para confirmar o descartar un caso de sismicidad anticipada por
embalses.

A continuación se muestra un listado de los indicadores y parámetros más utilizados (c.f.
Gupta, 2002; Gupta et al., 1972, Simpson, 1976):

1. Distribución espacial de la sismicidad:

a. En planta los epicentros se sitúan en el entorno de entre 20 y 25 km
(depende de los autores) alrededor del embalse.

b. En profundidad los hipocentros se sitúan en la franja que es susceptible de
ser afectada por el cambio de esfuerzos que supone la carga del embalse y el
aumento de la presión intersticial. Esta profundidad está estimada en menos
de 10 km para los procesos de respuesta rápida, y hasta 30 km en los de
respuesta retardada.

2. Coincidencia en el tiempo de la sismicidad y el llenado del embalse, con desfases
admitidos de hasta años en casos de respuesta retardada.

3. Localización del embalse en una zona de baja a moderada sismicidad.

4. Localización del embalse en un entorno sismotectónico con fallas normales o en
dirección (comparación con mecanismos focales, distribución espacial de réplicas,
orientación del tensor de esfuerzos, etc).

5. Parámetros relacionados con la distribución de réplicas y premonitorios de las series
sísmicas:

a. Características del parámetro b de Gutenberg-Richter:
Parte I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 13

i. El parámetro b de los premonitorios es mayor que el de las réplicas
(bprem>brepl)

ii. Los parámetros b tanto de réplicas como de premonitorios son
mayores que los de las series no asociadas al llenado de embalses en
la zona (bant>bnat.).

iii. Los parámetros b tanto de réplicas como de premonitorios son
mayores que el parámetro b regional (bant>breg).

b. Relación entre la magnitud de la mayor réplica (Mmax) y el evento principal
(M0):

i. Mmax/M0 es alta (cercana a la unidad) en comparación con las series
“naturales” no asociadas al llenado de embalses.

ii. M0 - Mmax es baja (<1). Este índice fue propuesto antes que el anterior,
pero con el tiempo los diferentes autores han preferido la relación del
punto anterior. Aun así, sigue siendo utilizado para comparar con los
casos descritos antiguamente.

c. El descenso en el tiempo de la ocurrencia de réplicas es baja, en
comparación con las series “naturales” no anticipadas. Para calcular el
parámetro que defina esta disminución se utiliza la fórmula: n(t) = n1·t-h, en la
que se relaciona el número de eventos (n) ocurridos en un periodo de tiempo
(t) en función de los parámetros n1 y h, que se consideran característicos de
la zona. El parámetro h es menor en el caso de sismicidad anticipada que en
el caso de series sísmicas no relacionadas con el llenado de embalses.

d. El patrón de distribución de premonitorios y réplicas en el tiempo se ajusta al
modelo Tipo II descrito por Mogi (1963). Figura I.6.

Parte I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 14

Figura I.6. Modelos de distribución de sismicidad según Mogi (1963). Tipo I: sin premonitorios, Tipo II con
premonitorios, y Tipo III sin terremoto principal. (Modificada de Mogi, 1963)

I.4.3. SERIE SÍSMICA DE ITOIZ

La sismicidad registrada en el entorno del embalse de Itoiz comenzó el 16 de septiembre de
2004. El evento de mayor magnitud, 4.6 mb(Lg), tuvo lugar el 18 de septiembre de 2004. A
fecha del 7 de Noviembre de 2005 se han registrado 276 eventos (según datos del Instituto
Geográfico Nacional).

El Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera del CSIC, que instalo una red de 13
sismógrafos portátiles inmediatamente después del terremoto principal, sitúa el número de
eventos sísmicos en más 300, sólo hasta diciembre de 2004. Esta discrepancia en el
número de eventos la atribuimos a los diferentes niveles de detección de cada una de las
redes sismográficas contempladas. Siendo la red del CSIC una red de mayor precisión, su
umbral de magnitud mínimo de detección es inferior al del IGN, y por tanto el número de
eventos registrados es mayor.

Por otro lado, el nivel de precisión en la localización de hipocentros es mayor en el caso de
los datos del CSIC, lo que es de gran utilidad para realizar interpretaciones sismotectónicas.
Para este tipo de interpretaciones, los datos del IGN hay que tratarlos con el adecuado
conocimiento de sus características4. La distribución, espaciado y tipología de la red de
sismógrafos del IGN están planteados para una óptima localización geográfica de la

4
En el informe presentado por el Dr. Rueda del IGN se muestra una buena práctica en el uso de los datos sísmicos, obteniendo
una distribución de réplicas bastante concordante con la que obtienen con la red de sismógrafos portátiles del CSIC.
Parte I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 15

Tampoco presentan datos posteriores a diciembre de 2004. introduciendo importantes errores. ya que no incluyen datos con anterioridad al evento principal. La moderada sismicidad que caracteriza a esta zona. En el gráfico de la distribución temporal de la sismicidad (Figura I. hay que tener en cuenta los condicionantes naturales. y unos 5 meses y medio después de alcanzar la máxima cota de embalse hasta la fecha (Figura I. Así. implica la ocurrencia de una escasa cantidad de eventos suficientemente precisos para realizar este tipo de estimaciones con una mínima confianza.7). lo que hace que la asignación de hipocentros a estructuras determinadas conlleve una importantísima incertidumbre en la interpretación sismotectónica si no se aplican los filtros de error adecuados. momento en el que se aprecia un importante aumento de registros.1.3. el rango de tiempo de observación de la red del CSIC está más limitado que el del IGN. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 16 .sismicidad a nivel nacional.4. sobre todo en profundidad. Además de este condicionante instrumental.8) se puede observar como el patrón de distribución de réplicas parece bastante constante hasta mediados de abril de 2005. ni de los inmediatos posteriores. No obstante. Por todo lo expuesto. mientras que en aquello que tenga que ver con la distribución espacial consideramos más adecuados los datos del CSIC. y siempre se incluyen apreciables rangos de error. Una de las Parte I. ni del propio evento principal. pero no es adecuada para el detalle que se precisa para la interpretación sismotectónica. en el análisis de la sismicidad que se realiza en este informe consideramos los datos del IGN como más adecuados en todo lo relativo a distribución de eventos y parámetros en el tiempo.6 mb(Lg)). nueve meses después del inicio de la puesta en carga del embalse. Distribución temporal de la sismicidad La sismicidad registrada en el entorno del embalse de Itoiz tuvo el 18 de septiembre de 2004 su máxima magnitud (4. I. la localización tanto en planta como en profundidad resulta muy complicada.

Parte I. hace que se baje el umbral de detección. y que por lo tanto se registren más eventos. Obsérvese como a partir de mediados Diciembre de 2004 hay un descenso en el número de eventos hasta llegar a mediados de Abril de 2005. Evolución de la sismicidad comparada con la curva llenado-vaciado del embalse hasta Noviembre de 2005. A partir de esta fecha además baja el umbral de magnitud mínimo de detección debido a la instalación de nuevos sismógrafos por el IGN en la zona. Relación entre la sismicidad y el llenado del embalse 5 570 560 4 550 Magnitud mb(Lg) 3 Cota (m) 540 530 2 520 1 510 0 500 may-04 nov-04 may-05 nov-05 ene-04 feb-04 mar-04 abr-04 jun-04 jul-04 ago-04 sep-04 oct-04 dic-04 ene-05 feb-05 mar-05 abr-05 jun-05 jul-05 ago-05 sep-05 oct-05 dic-05 Figura I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 17 .7.explicaciones de este hecho es la incorporación en abril de 2005 de nuevos sismógrafos instalados por el IGN en la zona.

Obsérvese como la curva de % acumulado cambia su tendencia. la serie sísmica asociada al evento principal del 18 de septiembre de 2004 se puede ver afectada por el cambio de las condiciones de agua embalsada (al menos a nivel teórico). En nuestra opinión. 70% Cambio de patrón de sismicidad 60 60% % acumulado Frecuencia 50 50% 40 40% 30 30% 20 20% 10 10% Frecuencia % acumulado 0 0% nov-04 nov-05 feb-05 sep-04 oct-04 dic-04 ene-05 mar-05 abr-05 may-05 jun-05 jul-05 ago-05 sep-05 oct-05 Fecha Figura I. Distribución del nº de eventos con el tiempo 100 100% 90 90% 80 80% 70 Inflexión en la curva de % acumulado. por lo que para la evaluación de la posible relación de la sismicidad con el llenado del embalse. Parte I. El aumento de registros que se produce a partir de abril de 2005 podría verse condicionado por el efecto desestabilizador retardado de la compensación de presiones intersticiales debido al llenado del embalse. Sin embargo. ya que es la única serie susceptible de ser analizada bajo los parámetros establecidos en el apartado I. otro factor que ha podido influir en la variación del número de registros es el efecto de la variación del nivel de agua embalsada. y aunque el periodo de observación es aún muy corto. a mediados de diciembre de 2004 se aprecia una disminución de la sismicidad que coincide con la aceleración del llenado del embalse. teóricamente asintótica. al que habría que sumar el del vaciado que se produce a partir de julio de 2005 (Ver Figura I. Distribución del número de eventos en el tiempo.2.7). en los apartados sucesivos únicamente se tendrá en cuenta la serie que comprende desde septiembre de 2004 hasta diciembre de 2004. Siguiendo este razonamiento. a partir de mediados de Abril de 2005.4.8. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 18 .

0.6 mb(Lg). La máxima magnitud de estas réplicas es de 3. los datos no son adecuados para ningún tipo de interpretación en cuanto a su distribución espacial en planta y en profundidad. la serie sísmica principal se compone de un evento de 4.8 mb(Lg). Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 19 . En profundidad los hipocentros se han localizado entre los 3 y los 8 km. quedando el resto de epicentros en esa misma dirección entre 4 y 7 km. seguido de un total de 210 réplicas.9. por lo que cualquier conclusión en este sentido sería muy cuestionable. La sismicidad desde diciembre de 2004 hasta el 7 de noviembre de 2005 (fecha limite de la base de datos analizada en este informe) no alcanza magnitudes superiores a 3. Figura I. I. El evento principal del 18 de septiembre de 2004 fue precedido por 10 premonitorios que tuvieron lugar durante los dos días previos. Como se ha argumentado anteriormente. Parte I. Esta distribución de premonitorios y réplicas se ajusta al Tipo II de los modelos de Mogi (1963).2.4. definiendo un plano subvertical. ya que no contiene ni siquiera un evento principal.Por lo tanto. y no presenta patrones de distribución similares al de la serie que comenzó en septiembre de 2004.3. Distribución espacial de la sismicidad e interpretación sismotectónica El epicentro del terremoto principal del 18 de septiembre de 2004 se situó a 6 km al Oeste del embalse. y distribuidos según una orientación ONO-ESE.

Distribución espacial de hipocentros de los eventos registrado por el CSIC hasta Diciembre de 2004. Parte I.9 se puede apreciar la distribución de réplicas en planta según una nube en dirección N100-110E.9. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 20 . (Tomada del póster que se presentó en la EGU por Ruiz et al.Figura I. También se representan los mecanismos focales calculados por el CSIC. mientras que en el perfil B-B’ se observa la distribución en profundidad según un plano subvertical. 2005) En el mapa de la Figura I.

Estos mecanismos focales calculados por el CSIC coinciden bastante con los calculados por el IGN (Figura I. El ajuste de este tipo de fallas con el tensor de esfuerzos regional no es del todo compatible.9 también se representan los mecanismos focales calculados para los eventos de mayor magnitud. Mecanismos focales calculados por el IGN para el evento principal (en la parte superior) y la réplica mayor de la serie sísmica de Itoiz. El esfuerzo máximo horizontal Parte I. como de la localización hipocentral de las réplicas. algunos con componente en dirección dextral. Del análisis de los mecanismos focales y de la distribución de réplicas calculada por el CSIC. Esta falla tendría una dirección aproximada N100-110E y buzamiento subvertical.10. Mayoritariamente corresponden a fallas de tipo normal. Hay que destacar.10). además. con el esfuerzo máximo principal cercano a la vertical (σ1≈σv).En la Figura I. La zona está considerada como una zona de tipo extensional-direccional o extensional. se puede interpretar que el movimiento responsable de la sismicidad es principalmente de falla normal. Este tipo de fallas es similar a las cartografiadas en la zona. y siempre asumiendo los errores implícitos en el cálculo tanto de los mecanismos focales. la coincidencia de esta dirección con la de una de las familias de diaclasado principales definidas en el entorno de la cerrada de la presa (Ver Capítulo III). Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 21 . Figura I.

0-4. un intervalo de muestreo de 0. e incluyen una importante dispersión. Mw.5). Parámetros característicos de la serie sísmica de Itoiz El análisis de los parámetros representativos de la sismicidad se ha realizado utilizando la magnitud mb(Lg) obtenida por el IGN.3.5. En nuestra opinión. M.998. etc). Lamentablemente no se ha podido realizar este tipo de análisis para una serie sísmica similar en el mismo entorno sismotectónico no asociada al embalse de Itoiz. la transformación a cualquiera de estas escalas de magnitud introduciría un error mayor que el asumido si no se realiza dicha trasformación. Para el cálculo de estos parámetros no se ha incluido el terremoto principal (Figura I. si no de otros calculados en la zona) hacen que esta incompatibilidad sea una cuestión de debate científico que escapa al objetivo de este capítulo.3.891. I.0-4. resultando un valor bprem= 0. El valor para los premonitorios ha sido calculado para un rango de magnitud [2. y resultando un valor de brepl = 1. lo que favorecería la actividad de fallas normales en una dirección perpendicular a la de la falla a la que le asignamos la sismicidad de la serie. Para las réplicas se han considerado un total de 152 eventos en un rango de magnitud [2. • Parámetro b Se ha calculado el parámetro b tanto de premonitorios como de réplicas para la serie principal (hasta mediados de diciembre de 2005). intervalo de muestreo 0. Las distintas relaciones entre las escalas más habitualmente utilizadas en los estudios de sismología (Ms.0). para el rango de valores que componen la serie de Itoiz (≤ 4.11). No obstante. ya que no se ha Parte I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 22 . las evidencias de fallas cartografiadas y los mecanismos focales existentes (no solo de esta serie.(Shmax) se encuentra en dirección NNE-SSO.5.42.6). con un ajuste de la curva R2=0.4.12. se realizan empíricamente. para un total de 8 eventos y un ajuste de la curva R2=0.

11. Respecto a la sismicidad regional.0 5.62 para un rango de magnitud [3.0-6.0 1. Así se ha descartado la zona axial pirenaica situada al norte.0 M agnitud M agnitud Figura I. un intervalo de muestreo 0. se ha considerado la sismicidad de la zona Surpirenaica.998 1 1 0.0 2. ya que esta zona es la que comparte características sismotectónicas con la serie estudiada.9972 (Figura I. se ha calculado un valor para el parámetro b de 0.0 4.5. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 23 . con un total de 70 eventos y un ajuste de la curva R2=0.0 5. Para el cálculo del parámetro b se ha tomado la sismicidad hasta la fecha de la serie a comparar.0 2.12 b = 0. Distribución de Gutenberg-Richter para premonitorios y réplicas para el cálculo del parámetro b. Parte I.12) En el cálculo se han incluido las magnitudes estimadas para la intensidad de los terremotos históricos que se han registrado en la zona Surpirenaica.0 0.42 10 Datos Totales Datos Totales Datos ajustados R2 = 0.registrado en el periodo instrumental moderno (desde 1984) ninguna serie lo suficientemente bien definida como para obtener el parámetro b con un mínimo de fiabilidad. De esta manera.0 4.0 3. G-R Premonitorios G-R Réplicas 100 1000 100 nº eventos nº eventos 10 b = 1. y se han descartado las réplicas relacionadas con otros eventos.8909 Datos ajustados 2 R = 0.0 3.0 1.0).

con un ajuste R2=0.0 4. por lo que para evitar errores en el cálculo de la curva de ajuste se han descartado los valores iguales a cero. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 24 .13).364. G-R Regional 1000 100 b = 0.62 nº eventos 10 1 Datos Totales Datos ajustados Datos Historicos 2 R = 0.8. De esta manera se ha obtenido un valor de h = 0. A los datos se les ha ajustado una curva de tipo potencial.0 1.82.67 y un valor de n1 = 12.Mmax = 0.0 6.0 7. Parte I.12.1 0.0 5. • Disminución con el tiempo de la sismicidad La estimación del parámetro h se ha realizado sobre la distribución temporal de las réplicas (210) distribuidas en un periodo total de 94 días. El intervalo de observación considerado ha sido de 1 día ((t) = 1 día).0 3.0 Magnitud Figura I. (Figura I.519. • Relación entre magnitudes En cuanto a las relaciones entre magnitudes del evento principal (M0) y el de la réplica mayor (Mmax) los valores que se obtienen son: Mmax/M0 = 0.0 2.9972 0. Distribución de Gutenberg-Richter de la sismicidad de la región para el cálculo del parámetro b. y M0 .

271t -0..2.4. Parte I.5192 80 Nº réplicas por día 70 60 50 40 30 20 Datos Curva de tendenc ia 10 0 -25 0 25 50 75 100 Tiempo después del evento principal (días) Figura I. lo que hemos hecho para evaluar este caso es comparar los argumentos a favor y en contra de la relación de la sismicidad con el llenado del embalse. no se puede utilizar un solo indicador o parámetro para confirmar o descartar un caso de sismicidad anticipada por embalses. Cálculo de la ecuación que define el descenso de réplicas con el tiempo para la serie de Itoiz. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 25 . Un resumen de esta comparación se presenta en el Cuadro I. Como se decía en el apartado I. Por ello. Distribución Temporal de Réplicas 100 90 n(t) = 15. se ha realizado un análisis comparativo entre los indicios y parámetros evaluados en la sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz y los propuestos en la bibliografía especializada. I.4.13.6734 2 R = 0. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES SOBRE LA POSIBLE RELACIÓN DE LA SISMICIDAD CON EL LLENADO DEL EMBALSE DE ITOIZ.4. En base a lo expuesto en los tres puntos anteriores.1.

Relación entre magnitudes i. Coincidencia en el tiempo (< varios 5-6 meses después de alcanzar la U años) máxima cota de embalse hasta la fecha 2.12 b. Focal Falla normal. Distribución de sismotectónico con fallas normales o en réplicas falla normal. Estado esfuerzos U dirección regional extensivo.12 brepl = ? bprem= 0. bant>breg Itoiz Breg = 0. Distribución espacial a.82 U Mmax = 3. La coincidencia en el tiempo de la sismicidad con el llenado del embalse apoya un caso de sismicidad anticipada. bant>bnat.Cuadro I. - brepl = 1.Mmax = 0. - brepl = 1. Hipocentros (H < 30 km) Entre 3 y 8 km (Evento principal a 6 km) U 3. M0 . Parámetros réplicas y premonitorios: a.1.6 mb(Lg) ii. Parámetro b: bprem= 0. Parte I. Grado de disminución del número Itoiz h = 0.12 bprem= 0.42 bprem= ? ii.8 U c.8 mb(Lg) M0 = 4. Sismicidad INDICIOS Y PARÁMETROS CARACTERÍSTICAS EN ITOIZ anticipada SI NO 9 meses después del inicio de llenado 1. Epicentros (D < 20-25 km) Entre 4 y 7 km (Evento principal a 6 km) U b.67 Nat h =? U - de réplicas en el tiempo bajo (h ≤1) d. Patrón de distribución de réplicas y premonitorios según modelos de Tipo II U Mogi (1963) Del estudio de los distintos indicadores y parámetros resulta que: 1).62 . Comparación entre los indicios y parámetros de la sismicidad relacionada con el llenado de embalse y los calculados para la sismicidad del entorno del embalse de Itoiz. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 26 . Mmax/M0 alta (próximo a 1) Mmax/M0 = 0. bprem>brepl U brepl = 1. 5.42 i.42 iii. Localización del embalse en un entorno Mec.Mmax bajos (< 1) M0 . Itoiz Nat . Localización del embalse en una zona Sismicidad moderada U de baja a moderada sismicidad 4.

En primer lugar. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 27 . La distribución espacial de los hipocentros (en planta y en profundidad) también apoya un caso de sismicidad anticipada. Aunque no se ha contabilizado en el Cuadro I. 3). lo que se ajustaría a un caso de sismicidad “natural”. la existencia de fallas normales cartografiadas en la zona. ya que ésta se sitúa en el ámbito de influencia de los cambios de presión intersticial producida por la variación del nivel del embalse. Por último. hay que resaltar que el valor del parámetro b de las réplicas es similar al de otros casos reconocidos en el mundo (Embalse de Koyna. estos valores forman parte de un amplio número de casos en los que se aprecia una gran dispersión. En cuanto a las relaciones entre magnitudes del evento principal y la réplica mayor. ya que hemos considerado poco adecuados los datos relativos a las escasas series sísmicas registradas en la zona. 2). Parte I. La comparación con series similares en la región de origen no anticipado no se ha podido realizar. no anticipada por embalses. ver Gupta et al.b). 5. En este caso no lo consideramos como argumento ni a favor ni en contra. La sismicidad en la zona ha sido clasificada por el IGN como de moderada.1 como argumento a favor de la sismicidad anticipada. Kremastra y Kariba. y los mecanismos focales también de tipo normal. El estado tensional regional extensivo o extensivo-direccional.a). 4). por lo que se satisface sólo la mitad de la condición de sismicidad anticipada. 5. se obtienen resultados poco concluyentes. hay que decir que se cumplen las dos condiciones que apoyan la relación de la sismicidad con el llenado del embalse. no se cumple la relación bprem>brepl. 1972). también apoyan que se trate de un caso de sismicidad anticipada. la relación de los parámetros b de la serie de Itoiz con el parámetro b regional se cumple sólo en el caso de las réplicas. situación que se da en la mayoría de los casos de sismicidad anticipada descritos en el mundo. No obstante. En cuanto a las distintas relaciones del parámetro b.

c). Sin embargo. el parámetro n1 no parece muy representativo del patrón de disminución del número de réplicas. no existe un parámetro o indicio que por sí solo sea un discriminante definitivo entre sismicidad “natural” y sismicidad anticipada por embalses. I. El descenso del número de réplicas con el tiempo ofrece un parámetro h inferior a la unidad. En primer lugar. De esta manera. un evento principal y una serie de réplicas prolongándose en el tiempo. ésta siempre sería de características similares a la sismicidad “natural” de la zona. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 28 . 5. el embalse no afecta en absoluto al potencial sísmico de la zona. llegamos a la conclusión de que la sismicidad que se localiza en el entorno del embalse de Itoiz desde septiembre del 2004 se puede definir como un caso de sismicidad anticipada de respuesta rápida. si la variación y distribución de tensiones en la corteza asociadas con el llenado del embalse llevase a generar nueva sismicidad. como se ha comentado anteriormente. por lo que no creemos que sea un parámetro discriminatorio. EVOLUCIÓN DE LA SISMICIDAD RELACIONADA CON EL EMBALSE DE ITOIZ. Este parámetro apoya un caso de sismicidad anticipada por el embalse.d). 5. este parámetro conlleva una importante incertidumbre asociada a su cálculo. Parte I. No obstante. Lo que se ha hecho para alcanzar las conclusiones de este informe ha sido considerar todas las características propuestas como discriminantes discutidas en los apartados anteriores y evaluarlas conjuntamente.5. lo que supone una caída suave del número de réplicas con el tiempo. En conclusión. con una serie corta de premonitorios. la distribución de sismicidad con el tiempo se ajusta al modelo Tipo II de Mogi (1963). que queda definido exclusivamente por el estado tensional y por las características de las fallas existentes. es importante recordar que la presencia del embalse en la zona lo único que hace es acelerar el ciclo sísmico de las fallas existentes en el radio de influencia del embalse. estrechamente relacionada con dicho embalse.4. Por lo tanto. Por otro lado. Por último. sino que parece estar más relacionado con el cómputo total de eventos considerados en el cálculo. Esto apoya que se trate de un caso de sismicidad anticipada por el llenado del embalse.

1981). 1976. de su tipología y del tensor de esfuerzos a considerar. No obstante. sí se pueden tomar medidas preventivas controlando algunos aspectos que se han demostrado que influyen en la ocurrencia de la sismicidad relacionada con embalses.4. en las características sismotectónicas generales de la región –en la que se evidencia la existencia de fallas normales– y en que el tensor de esfuerzos tiene el esfuerzo máximo principal (σ1) próximo a la vertical. entre otros factores. En el caso del embalse de Itoiz. existen otros casos en los que se ha registrado un aumento de la sismicidad con el incremento de la cota de embalse. se puede considerar como factible una potencial sismicidad anticipada por el embalse asociada a la rotura de fallas normales con componente en dirección. Sin embargo. sismotectónica y paleosismicidad de la región que escapa a los objetivos de este informe. Aunque la predicción del fenómeno sísmico no es factible en la actualidad. la velocidad de llenado/vaciado del embalse genera un desfase en la compensación de las presiones intersticiales que puede condicionar la ocurrencia de sismicidad. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 29 .1 de este informe. no se puede afirmar que el llenado completo del embalse vaya a desencadenar nuevas crisis sísmicas de importancia. Existen numerosos casos en la bibliografía mundial en los que se alcanza un equilibrio tensional debido a la relajación producida por el evento principal. Para definir estos aspectos con suficiente fiabilidad. de su longitud. se precisaría de un estudio detallado sobre la neotectónica. Se considera extremadamente improbable que el embalse pueda activar el cabalgamiento Oroz-Betelu con movimiento de falla inversa. Esta consideración está basada en la casuística mundial de sismicidad relacionada con embalses. y nunca más se ha registrado un evento de igual o superior magnitud. Si este fuese el caso de Itoiz. es posible establecer unas condiciones sismotectónicas coherentes con la zona y estimar la magnitud máxima esperable en función de las fallas capaces de romper. Como se ha explicado en el apartado I.Con el conocimiento actual acerca del fenómeno sísmico y de la sismicidad anticipada por embalses.6 en los estadios iniciales del llenado del embalse (104 metros de altura de agua embalsada). y se llegasen a producir eventos sísmicos futuros. Simpson y Negmatullaev. aún cuando se han alcanzado los 300 m de altura de agua embalsada. Como ejemplo destaca el caso de Nurek en Tadjikistán (Soboleva y Mamadaliev. el plan de puesta en carga del Parte I. donde se produjo un terremoto de magnitud 4.

No obstante. Por ejemplo. Sin embargo. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 30 .2 a 0.embalse sigue un patrón en las que las velocidades de llenado no superan los 0.6 m/día. los valores de la velocidad de llenado/vaciado y escalones del plan de puesta en carga del embalse de Itoiz están por debajo de los que se han observado en distintos casos en el mundo. no se puede entrar en valoraciones a cerca de la eficacia del plan de puesta en carga del embalse de Itoiz respecto a la reducción de la sismicidad. con intervalos de variación de la cota de embalse máximos de 30 m en ambos casos. dada la falta de estudios detallados acerca de la definición de estos valores. consideramos este plan bastante conservador en comparación a los casos descritos en la bibliografía mundial de sismicidad anticipada relacionada con el llenado de embases.3 y 1.0 m/día. 1981). En este sentido no existen trabajos en los que se definan valores concretos a los que se asocie sismicidad. Parte I. en el Embalse de Nurek se aplicaron velocidades de llenado por encima de 1 m/día con intervalos de variación de la cota de embalse de más de 70 m (Simpson y Negmatullaev. siendo las de vaciado entre 0. Por lo tanto.

Aun así. CONCLUSIÓN Y RECOMENDACIONES En base a todo lo expuesto en este capítulo se puede concluir que la sismicidad que se localiza en el entorno del embalse de Itoiz desde septiembre del 2004 se puede definir como sismicidad anticipada5 relacionada con el llenado de dicho embalse. sismotectónico y paleosismológico de detalle. Aunque la predicción del fenómeno sísmico no es factible en la actualidad. al igual que ocurre con la sismicidad natural. que se ha demostrado que influye en la ocurrencia de la sismicidad. que queda definido exclusivamente por el estado tensional y por las características de las fallas existentes. en la medida de lo posible. Para ello. Por lo tanto. es el tamaño de potenciales terremotos en la zona definiendo las posibles fallas susceptibles de ser afectadas por el aumento del nivel de embalse. dada la falta de estudios detallados en relación a este aspecto. sería recomendable realizar un estudio neotectónico. por lo que la hipotética ocurrencia de futura sismicidad relacionada con el embalse tendría unas características similares a las de la sismicidad “natural” de la zona. no se puede entrar en valoraciones del plan de puesta en carga del embalse de Itoiz a cerca de su efectividad respecto a la reducción de la sismicidad. controlando principalmente la velocidad de llenado y vaciado del embalse. especialmente la de los Parte I. sería recomendable realizar un estudio de viabilidad para.I. dentro de las labores de control y seguimiento de la puesta en carga y funcionamiento a largo plazo del embalse. No obstante. rebajar la velocidad tanto de los procesos de llenado como de los de vaciado. cualquier tipo de predicción de la evolución sísmica asociada al llenado del embalse no estaría justificada con el estado actual de conocimiento sobre el fenómeno. consideramos el plan de puesta en carga del embalse bastante conservador en comparación con los casos descritos en la bibliografía mundial de sismicidad anticipada relacionada con el llenado de embases.5. La única incógnita que podemos despejar respecto a la sismicidad. y siempre que esto no afecte sustancialmente a la explotación inminente del embalse. A priori. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 31 . El embalse no afecta en absoluto al potencial sísmico de la zona. sí se pueden tomar medidas preventivas frente a la aceleración del ciclo sísmico.

la diferencia con el termino sismicidad inducida. En el apartado I. Parte I. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 32 . con el objetivo de que la presión intersticial pueda compensar la variación de carga elástica y no se generen las condiciones de inestabilidad descritas en el apartado I.4.1 del presente informe se realiza una descripción detallada de dicho concepto. y la justificación de su uso. 5 El concepto definido en inglés por reservoir-triggered seismicity se ha traducido al castellano en este informe como “sismicidad anticipada por embalses”.4.de vaciado.1 de este informe.

Simpson. Earth Planet. Parte I.. Gupta. B. Bull. 1982. Colección otros documentos 10.. In: International Handbook of Earthquake and Engineering Seismology. 1886. pp 233-241. A. K. The mechanics of earthquakes and faulting.K.. G. Jacob. Gobierno de Navarra.W. Earth-Sciences Reviews.org) Varnolas. Simpson.W y S. 615-658. H. H. 1979. H. K.K.K.000 Hoja nº 142-II Irurozqui. Sperner. Bulletin of the Seismological Society of America. 1978b. 1994b. En: Geología de España. Res.H. Editor principal: J. Some discussion on aftershock. Kremastra. Am. Ann. Narain.6. 1998. Mogi.. Seism. Sci. Gobierno de Navarra. Cambridge University Press. y B. 2004. Lee. 2002.. The fracture of a semi-infinite body caused by a inner stress origin and its relation to the earthquake phenomena. 1978a. The influence of the Nurek reservoir on local earthquake activity. Seism. A review of recent studies of triggered earthquakes by artificial water reservoirs with special emphasis on earthquakes in Koyna.71(5).. 62 (2). D. Inst. eds. Leith y C. Soc. Induced seismicity at Nurek Reservoir. Seism. Triggered earthquakes. J. Seim. Jennings & C. A..world-stress-map. 1990. 1175-1192.Cartografía Geológica escala 1:25. Hoja nº 142 Aoiz. Tokyo. límites y división. O. H. D. Soc.Cartografía Geológica escala 1:25. D. 647-661.000 Hoja nº 142-I Aoiz. 2002. Sismicidad en el entorno del embalse de Itoiz 33 . 41. 69 (4).A. 2005. Am. D. 1988. Part A. 1976. 439 pp. 1997. Mamadaliev. Kisslinger. CSN. Am. IGME. Gobierno de Navarra. Gupta.72 (2). y V Pujalte.1998. The 2005 release of the World Stress Map (disponible online en: www. D. Heidbach. y R.. Seeber y S. Armbusber. Análisis del estado de esfuerzo tectónico.D. Am.14. Cartografía Geológica escala 1:50.B. 239 pp. Some discriminatory characteristics of earthquakes near the Kariba. 1994a. 10. Simpson. J. Hoja nº 116 Sangüesa. reciente y actual en la Península Ibérica. Scholz. Tingay.000 serie MAGNA. W. P. Seismicity changes associated with reservoir loading.. 1561-1586. 58. O. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Baecher.000 serie MAGNA. Tarbela Reservoir.W. Two types of reservoir-induced seismicity.. Rev. Bull. Academic Press. Farhatulla. Case histories of induced and triggered seismicity. IGME. Negmatullaev.000. Earth. USSR. India. Simpson y L. Scholz. Pakistan: A region of compressional tectonics with reduced seismicity upon initial reservoir filling. La Cordillera Pirenaica. Cartografía Geológica escala 1:50. Soc. Rastogi y H. 123-150.K.I. Tadjikistan. Proyecto SIGMA.W.V. Definición. Consejo de Seguridad Nuclear. Vera.C. Bull. 1981..H. Engineering Geology.L. Pannington.H. L.K. W. 493-507. and Koyna artificial lakes.. Engineering Geology. y A. Müller. 2025-2040. Mapa Geológico de Navarra escala 1:200. 10. 1972. Soboleva. C. 293-305.1963. Kanamori.. Seeber. Reinecker.. 78. Keeney. Soc. B. 279-310. Bull. Bul. M. 21-42. foreshocks and earthquake swarms. McGarr. Simpson. 553-569. Statistical examination of reservoir-induced seismicity. 1976. W.

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS PARTE II EVALUACIÓN DE LA PELIGROSIDAD SÍSMICA EN ITOIZ .

............... REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ...............27 II-10.........3........................... DEFINICIÓN DE LA ACCIÓN SÍSMICA EN LA PDS-1 (1974) .2 II-3.................................................... CONCLUSIONES ......... INDICE II-1..................................... Comparación de resultados con la NCSE-02 ........................................................................................ Evaluación del procedimiento de obtención de los resultados ... RECOMENDACIONES ........ EVALUACIÓN DEL “ESTUDIO DE RIESGO SÍSMICO” DE LA PRESA DE ITOIZ .........................................2....15 II-6....17 II-6.......................................11 II-6.........................5.............................17 II-7.................................................................................................. Evaluación de aspectos metodológicos generales ................1.29 .........................13 II-6..............................5 II-5...............4..................... OTROS ESTUDIOS RELACIONADOS CON LA PELIGROSIDAD SÍSMICA EN ITOIZ .............. DEFINICIÓN DE LA ACCIÓN SÍSMICA EN LA NCSE-94 Y EN LA VIGENTE NCSE-02 ........... INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS .......................3 II-4...............................21 II-8.................... MARCO LEGISLATIVO .................... Análisis de los resultados obtenidos ................. Evaluación de aspectos metodológicos específicos .................................11 II-6...........................................26 II-9......................................1 II-2............................................... ESPECIFICACIONES TÉCNICAS CONTENIDAS EN LAS NORMAS DE PRESAS ...................7 II-6.............................

PARTE SEGUNDA EVALUACIÓN DE LA PELIGROSIDAD SÍSMICA EN ITOIZ II. Debe aclararse que aunque este estudio se titula Riesgo Sísmico en verdad se trata de un estudio de Peligrosidad Sísmica1.1 INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS La memoria del proyecto de construcción de la presa de Itoiz del año 1992 contiene un anejo titulado “Estudio de Riesgo Sísmico” (Vol. También son analizados otros informes diferentes del “Estudio de Riesgo Sísmico” que incluyen algunos aspectos relacionados con la peligrosidad sísmica en Itoiz. se recomiendan una serie de acciones futuras. Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones de 1994. 1. Anejo 4) en el cual se definen las acciones sísmicas para el cálculo de la presa de Itoiz. El objetivo principal del presente informe es evaluar la metodología y resultados obtenidos en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz y. Tras el análisis de toda la información relevante se derivan una serie de conclusiones y. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 1 . Parte II. sobre la base de éstas. su adecuación o no a la normativa vigente y al problema específico de evaluación de la peligrosidad sísmica en emplazamientos de grandes presas. Este estudio fue realizado para el proyecto de construcción de 1989 y posteriormente incorporado literalmente en la memoria del proyecto de construcción de 1992. 1 Cf. Éstas están orientadas a proveer las bases adecuadas para un análisis sismorresistente de la ladera y la presa.5.

M. establece nuevos preceptos obligatorios en el diseño sismorresistente de presas.2 MARCO LEGISLATIVO El Estudio de Riesgo Sísmico de la presa de Itoiz se llevó a cabo dentro del marco normativo impuesto por la “Instrucción para Proyecto. Por tanto. 2 O. el “Reglamento Técnico sobre Seguridad de Presas y Embalses”6. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 2 . Construcción y Explotación de Grandes Presas”2 del año 1967 y la “Norma Sismorresistente Española” del año 1974 (PDS- 1)3. 6 O. de 12 de Marzo de 1996. BOE del 30 de Marzo de 1996. en 1996. y su actualización en la NCSE-02. resulta de gran interés evaluar y contrastar la metodología y resultados obtenidos en el “Estudio de Riesgo Sísmico” del proyecto de la presa de Itoiz no sólo con la normativa vigente en aquel tiempo (1992). el nuevo Reglamento de Presas. sino también con la normativa actual. BOE del 21 de Noviembre de 1974. Sin embargo.II. Concretamente. 5 R. de 31 de Marzo de 1967. La aprobación de la NCSE-94.D. 997/2002 de 27 de Septiembre de 2002. 2543/1994 de 29 de Diciembre de 1994. BOE del 11 de Octubre de 2002. 4 R. BOE del 27 de Octubre de 1967. respecto a la antigua PDS-1. Así mismo. ha supuesto. BOE del 8 de Febrero de 1995. a finales del año 1995 se aprobaba la Norma de Construcción Sismorresistente: Parte General y Edificación (NCSE- 94)4 –recientemente modificada y actualizada por la nueva Norma de Construcción Sismorresistente (NCSE-02)5– y. respecto a la antigua Instrucción de 1967. específicamente.M. un importante cambio en la filosofía y definición de la acción sísmica en España. 3 Decreto 3209/1974 de 30 de Agosto de 1974. durante la construcción de la presa (1993-2003) se han producido importantes cambios en las normativas que regulan los aspectos sismorresistentes en la construcción de edificación general y. de presas.D. Parte II.

inferior a la que especifica la normativa actualmente en vigor. De acuerdo con la NCSE-02. la presa de Itoiz se clasifica como una gran presa de Categoría A: “Presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede afectar gravemente a núcleos urbanos o servicios esenciales. y la Guía Técnica de Seguridad de Presas7. establece que se comprobará el comportamiento de la presa frente a los efectos producidos por acciones sísmicas tanto sobre la presa misma como sobre el embalse. Concretamente. El Reglamento de presas dedica el artículo 18 a la consideración de seísmos en el diseño de presas. Comité Nacional Español de Grandes Presas. Además. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 3 .II. Si bien ni en el Reglamento ni en la NCSE-02 se especifica el periodo de retorno de tal evento. En la Instrucción de Grandes Presas del 67 se establecía la adopción de una acción sísmica igual a la máxima probable en 500 años. y con las recomendaciones de la Guía Técnica de Seguridad de Presas. la presa de Itoiz se ubica en una zona de sismicidad media. 1999.000 años (Terremoto de Proyecto). en el artículo 18 del Reglamento se establece que para las presas de categoría A se hará una comprobación para otro seísmo extremo razonablemente superior (Terremoto Extremo). Por otra parte. así como producir daños materiales o medioambientales muy importantes”. la acción sísmica a considerar en el diseño sismorresistente de presas debe estar asociada a un periodo de retorno de 1. de acuerdo con la Instrucción de Grandes Presas del 67.3 ESPECIFICACIONES TÉCNICAS CONTENIDAS EN LAS NORMATIVAS DE PRESAS De acuerdo con el Reglamento vigente de presas y la Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones de 1994. de conformidad con la normativa sismorresistente en vigor. Parte II. la Guía Técnica recomienda considerar un seísmo de periodo de retorno de 7 Número 3: Estudios Geológico-Geotécnicos y de Prospección de Materiales. que se discutirá con detalle más adelante. La normativa sismorresistente actualmente en vigor es la NCSE-02. Capítulo 3: Estudios de sismicidad. Con la consideración de esta acción sísmica se persigue garantizar la operatividad de la presa durante su vida útil ante la ocurrencia accidental de un sismo con una probabilidad de ocurrencia significativa (aproximadamente del 10% en 100 años).

De modo similar. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 4 . la seguridad total para el caso de una acción sísmica de periodo de retorno de al menos 3. El diseño sismorresistente de la presa debe garantizar la operatividad de la presa para el caso de una acción sísmica de periodo de retorno 1. debe señalarse que el artículo 18 del Reglamento también establece que deberán considerarse “los efectos producidos por la posible sismicidad inducida por el embalse” (18. De este modo se persigue garantizar la integridad de la presa y. en la Instrucción de Grandes Presas del año 67 se establecía que en las zonas de sismicidad alta el Ingeniero autor del Proyecto realizaría un estudio específico que justificase las acciones sísmicas previsibles. la seguridad de las personas y bienes afectados por el embalse.000 años. la estabilidad de la ladera izquierda debe quedar garantizada para ambas acciones sísmicas. De igual modo. tanto de acuerdo con la antigua PDS-1 como con la actual NCSE-02. por tanto. de acuerdo con la normativa de presas vigente. Finalmente.3). ni lo sería en la actualidad.000 años. la presa de Itoiz constituye una gran presa de Categoría A localizada en una zona de sismicidad media. por lo tanto. Por último.3. En resumen. la realización de un estudio específico de peligrosidad sísmica no fue obligatorio en la época en la que se presentó el proyecto de construcción de la presa (1992). Parte II. La presa de Itoiz se localiza en una zona de sismicidad media. en el artículo 18 del Reglamento se señala que para las presas de categoría A en zonas de sismicidad elevada se deberá realizar un estudio de peligrosidad sísmica específico para determinar los diferentes terremotos de diseño (Proyecto y Extremo). ante la acción sísmica generada por un terremoto con probabilidad de ocurrencia muy baja (aproximadamente del 3% y 2% en 100 años. respectivamente).000 a 5.000 años y.

Parte II. debe transformarse en una medida física del movimiento del terreno producido por el paso de las ondas sísmicas. en función de los efectos producidos por el movimiento sísmico en las edificaciones. Se mide en grados crecientes. denotados por números romanos desde el I al XII. normalmente la aceleración horizontal máxima. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 5 . Esta ecuación es la misma que se empleaba en la pretérita norma del 68 (PGS-1) y la que se ha seguido usando en las modernas NCSE-94 y NCSE-02. como cuando se comparan entre ellas. Dado que la Intensidad es una medida cualitativa no puede por sí misma ser integrada en el cálculo sismorresistente y. Para visualizar este hecho se compara en la Figura II. Todas ellas presentan una enorme dispersión tanto sobre los datos empleados en la regresión estadística.301 ⋅ IMSK – 0.23 donde a es la aceleración sísmica horizontal en cm/s2 e IMSK es la Intensidad macrosísmica en la escala MSK. personas y medioambiente.II. Conviene señalar que la Intensidad MSK es una medida cualitativa de los efectos de un terremoto. Media y Alta. En la bibliografía especializada existen otras muchas ecuaciones de conversión de la Intensidad a la aceleración. Ambas escalas son equivalentes para terremotos antiguos. La PDS-1 establecía la correspondencia entre Intensidad y aceleración sísmica horizontal a través de la siguiente ecuación: log a = 0.1 la ecuación oficial de la Norma con otras ecuaciones también consideradas en estudios de peligrosidad sísmica en España. Actualmente se emplea en España y Europa la Intensidad EMS. que es una modernización y actualización de la Intensidad MSK a la práctica constructiva moderna. por tanto.4 DEFINICIÓN DE LA ACCIÓN SÍSMICA EN LA PDS-1 (1974) En la antigua norma sismorresistente del año 1974 (PDS-1) la acción sísmica se definía a partir de un mapa de intensidades MSK que dividía el territorio en tres zonas sísmicas: Baja.

NCSE-94. (2002) Wald et al.05-0. Tomando un valor numérico de 6.1.Es importante remarcar que la ecuación oficial de la Norma no es específica de España sino que fue adoptada del trabajo de Medvedev y Sponheuer (1969). En los años de la PDS-1 (1974) quizá su uso estaba justificado por la falta de datos y conocimiento. Parte II. Casado (2002) y Molina (1998) Margotini (1992): En Buforn et al. (2005) Trifunac y Brady (1975): En Martín (1989) Ambraseys (1975): En Martín (1989) Atkinson y Sonley (2000): En Giner et al. Si se emplean otras ecuaciones de conversión. PDS-1 (1974) y PGS (1968) Murphy y O'brien (1977): En Pelaez y L. para el entorno de la presa de Itoiz se deduce del mapa de la PDS-1 (1974) una Intensidad de VI-VII. (1999): En Giner et al.05 g.01 4 5 6 7 8 9 10 11 12 Intensidad MSK (grados) Figura II. por ejemplo las referenciadas en la Figura II. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 6 . En resumen. pero en la actualidad no. se obtendrían valores en un rango de 0.00 Aceleración sísmica horizontal (g) 0.18 g.10 NCSR-02. Otras expresiones obtenidas a partir de datos europeos quizá podrían estar más adaptadas al contexto constructivo español. 1. el verdadero debate de fondo es que el uso de estas ecuaciones debería evitarse a favor de una definición de la acción sísmica directamente en parámetros físicos reales del movimiento del suelo. Sin embargo.5 y empleando la ecuación oficial de la norma se obtiene una aceleración sísmica horizontal de 0. (2002) Menu (1991): En Molina (1998) 0.1 Comparación entre diferentes ecuaciones de conversión de la Intensidad en aceleración sísmica usadas en algunos estudios de peligrosidad sísmica en España.

para la presa de Itoiz. con todas las incertidumbres que conlleva este procedimiento. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 7 . ubicada en el término municipal de Aoiz.II. La NCSE-02 establece que la aceleración básica.05 g en el municipio de Aoiz se corresponde. Concretamente. siendo ésta un valor característico de la aceleración horizontal en la superficie del terreno asociado a un periodo de retorno de 500 años. como ya se detalló en el apartado anterior. la aceleración máxima en un oscilador de un grado Parte II. Es importante advertir que la ecuación empleada en la transformación es la misma que se usaba en las antiguas normas PDS-1 (1974) y PGS-1 (1968). a través de una formulación simplificada. el mapa de aceleración básica procede de la transformación a aceleraciones de los valores de Intensidad resultantes de un estudio probabilista de la peligrosidad sísmica a nivel nacional. la NCSE-02 da una aceleración básica de 0. se transforme en la aceleración de cálculo a partir de la ecuación: ac = S·ρ· ab donde S es el coeficiente de amplificación del terreno. con una intensidad de VI-VII (6.05g.5 DEFINICIÓN DE LA ACCIÓN SÍSMICA EN LA NCSE-94 Y EN LA VIGENTE NCSE-02 La definición de la acción sísmica en la NCSE-94 y NCSE-02 suponen un cambio total respecto a la filosofía de la antigua PDS-1. de acuerdo con la importancia de la estructura proyectada y con el tipo de terreno donde se cimente ésta. A partir de ac y de S se obtiene. De este modo puede estimarse que la aceleración básica de 0. aproximadamente. De acuerdo con los Comentarios de las normas NCSE-94 y NCSE-02. En la NCSE-94 y NCSE-02 la acción sísmica se define directamente a partir de un mapa de aceleración básica. lo que es equivalente a admitir una probabilidad de excedencia de tal nivel de aceleración de aproximadamente el 10% en 50 años. valor que coincide con el que se obtenía del mapa de la antigua norma PDS-1. ρ es el coeficiente adimensional de riesgo (“función de la probabilidad aceptable de que se exceda ac en el período de vida para el que se proyecta la estructura” ) y ab la aceleración básica.5).

que da lugar a un coeficiente de riesgo (ρ) de 2. completándose así la definición de la acción sísmica en la Norma.000 años.3.000 y 3. En general. En el Cuadro II.4 (incluida en los comentarios de la Norma).000 años en el emplazamiento de la presa de Itoiz (término municipal de Aoiz) y para unas condiciones de suelo Tipo I (Roca).000 años puede ser muy alta.2 se presenta el espectro de respuesta elástica en aceleraciones horizontales para los periodos de retorno de 1. para estimaciones de la acción sísmica asociadas a periodos de retorno de más de 1.000 y 3. Parte II. donde PR es periodo de retorno. La NCSE-02 establece que las presas de categoría A se clasifiquen como estructuras de especial importancia. Este valor del coeficiente de riesgo implica considerar la acción sísmica de periodo de retorno 1.000 años en el emplazamiento de la presa de Itoiz.1 se encuentran los valores de la aceleración de cálculo que resultan para los periodos de retorno de 1. En primer lugar.000 años. La elección del periodo de retorno a considerar para el Terremoto Extremo presenta varias dificultades.000 años debería recomendarse la realización de un estudio de peligrosidad sísmica específico. independientemente de si la estructura se localiza en zona de sismicidad alta o moderada. la incertidumbre de los resultados que se obtienen de emplear la fórmula anterior para periodos de retorno superiores a 1. Siguiendo las recomendaciones de la Guía Técnica de Seguridad de Presas se asumirá para el Terremoto Extremo un periodo de retorno de 3. En la Figura II. de acuerdo con la fórmula (PR/500)0.0 de acuerdo con la fórmula de la NCSE-02. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 8 .de libertad para diferentes periodos de vibración (espectro de respuesta elástico). tomando ρ el valor de 1.

1 Aceleración de cálculo horizontal para los periodos de retorno de 1.15 PR= 1000 años (NCSE-02) 0.80 0.80 0.Cuadro II. ac: Aceleración de cálculo.10 g 0. El coeficiente de amplificación se ha calculado para un terreno tipo I (Roca) cuyo coeficiente de suelo (C) es 1.000 años Terremoto 2. S: Coeficiente de amplificación.000 y 3.00 0.000 años en Itoiz (municipio de Aoiz) según la NCSE-02.0 2. La aceleración básica para PR 500 años es 0.2 Espectros de respuesta elástico para aceleraciones horizontales de la NCSE-02 para los periodos de retorno de 1.000 años Terremoto 1.0 0.05 g (Aoiz).5 2.052 g de Proyecto 3.25 Municipio de Aoiz Condiciones de Terreno Tipo I (Roca) 0.08 g Extremo 0. Los valores de aceleración están en unidades g (fracción de la aceleración gravedad).1 se detallan las aceleraciones de cálculo de cada periodo de retorno.000 años en Itoiz (municipio de Aoiz).3 0.5 1. PR ρ ab ⋅ ρ S ac 1. En el Cuadro II.10 ξ =5% 0.05 K = 1.0 0. ab ⋅ ρ: Producto de la aceleración básica por el coeficiente de riesgo.0 Periodo (s) Figura II.5 3.0 1.065 g 0. PR: Periodo de Retorno.0 0. Parte II. Se indica también la denominación de estos terremotos de acuerdo con el Reglamento de Presas y las recomendaciones de la Guía Técnica de Seguridad de Presas.20 PR= 3000 años (NCSE-02) Aceleración espectral (g) 0.000 y 3. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 9 .

respectivamente. En todos los casos se ha considerado que la presa está cimentada sobre terreno Tipo I (Roca).000 años) en el emplazamiento de la presa de Itoiz son 0. Parte II. En la Figura II.08 g. de acuerdo con la normativa vigente (NCSE-02) las acciones sísmicas de cálculo para el Terremoto de Proyecto (PR=1.En resumen. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 10 .000 años) y para el Terremoto Extremo (PR=3.2 se presentan los espectros de respuesta elástica que se derivan de estas aceleraciones de acuerdo con la NCSE-02.052 y 0.

II. II. Está fuera del objeto del presente informe analizar si las acciones sísmicas propuestas en el “Estudio de Riesgo Sísmico” fueron adecuadamente consideradas en el cálculo y diseño de la presa. para la edificación convencional se considera. La aplicación del método de Cornell permite definir la peligrosidad sísmica en un emplazamiento en función de un parámetro del movimiento del terreno asociado a una determinada probabilidad de que se exceda.1 EVALUACIÓN DE ASPECTOS METODOLÓGICOS GENERALES El estudio de peligrosidad sísmica de la presa de Itoiz se realizó de acuerdo a la metodología propuesta inicialmente por Cornell (1968) y adaptada para el cálculo por ordenador por McGuire (1976) a través del conocido programa EQ-RISK. Este estudio es copia literal del que figura con igual título en la memoria del proyecto de construcción del año 1989. García-Mayordomo et al. su aplicación ha dado lugar a los mapas de peligrosidad sísmica oficiales en las normas sismorresistentes de muchos países europeos (cf. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 11 . en el entorno europeo y en la Parte II. De este modo pueden establecerse diferentes niveles del movimiento del terreno en función de la probabilidad de excedencia que se quiera admitir. que vendrá asociada con un determinado nivel de daños.6 EVALUACIÓN DEL “ESTUDIO DE RIESGO SÍSMICO” DE LA PRESA DE ITOIZ En la memoria del proyecto de construcción de la presa de Itoiz de 1992 figura un Anexo titulado “Estudio de Riesgo Sísmico” donde se definen las acciones sísmicas a considerar en el diseño sismorresistente de la presa. Esta metodología es la misma que se usó para calcular el mapa oficial de peligrosidad sísmica de España e implementarse posteriormente en las normativas NCSE-94 y NCSE-02.6. o supere. Concretamente.. un determinado nivel de éste parámetro dentro de un periodo de tiempo concreto. en segundo lugar. los resultados alcanzados. En primer lugar se evaluará la metodología general y específica empleada en el mencionado estudio y. de hecho. Esta metodología es comúnmente empleada en Europa y. 2004).

: aceleración. por tanto. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 12 . 2) el tamaño de los terremotos se consideró en términos de Intensidad MSK. Es muy frecuente la dispersión de criterios en cada una de las etapas del método y.g. Si bien la ocurrencia de este nivel de aceleración pudiera ocasionar daños moderados se asume que no produce el colapso de las estructuras y. De modo muy sucinto la aplicación del método de Cornell consta de las siguientes etapas: 1.000 años (probabilidad de excedencia del 10% en 100 años). La metodología de Cornell en el “Estudio de Riesgo Sísmico” fue correctamente implementada. velocidad) y. 3. Es decir: 1) la definición de zonas sismogenéticas se realizó fundamentalmente en base a la distribución superficial de la sismicidad. un nivel del movimiento del terreno asociado a una probabilidad de excedencia del 10% en 50 años (equivalente a un periodo de retorno de aproximadamente 500 años). La implementación correcta de la metodología de Cornell en un estudio de peligrosidad sísmica específico no es inmediata.NCSE-02. 4) los resultados del cálculo se obtienen directamente en parámetros de interés en el diseño Parte II. diferenciando grandes fallas de zonas sismotectónicas. que es una medida cuantitativa de la energía sísmica liberada por el terremoto. por ende. 2) el tamaño de los terremotos se considera en términos de Magnitud. 4) los resultados de peligrosidad obtenidos en intensidades MSK se transforman a aceleraciones sísmicas horizontales mediante una formulación empírica extraída de la bibliografía. Sin embargo.Cálculo de la peligrosidad. 3) se emplearon modelos de atenuación en términos de intensidad y. en el resultado final del cálculo. En el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz se implantó la metodología de Cornell de acuerdo a la práctica común en España en los años 80. 2.Definición del modelo de atenuación del movimiento del terreno. 3) se emplean modelos de atenuación de parámetros físicos del movimiento de terreno (e. garantiza la seguridad de las personas. es conveniente señalar que en los estudios de peligrosidad sísmica modernos: 1) las fuentes sismogenéticas se definen en base a criterios sismotectónicos.Definición y caracterización de zonas sismogenéticas. En el caso de estructuras de especial importancia se considera un periodo de retorno de 1.

así como en la forma de presentar los resultados. es práctica común en la actualidad definir escenarios sísmicos concretos (especialmente para el Terremoto Extremo). sin necesidad de emplear conversiones empíricas afectadas de gran dispersión que añaden aún mas incertidumbre al resultado. cuando no preceptivo (e. No se ha realizado un estudio más detallado en el entorno próximo de la presa que permitiera realizar una zonación sismogenética más fina. el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz fue realizado de acuerdo a una metodología y criterios ampliamente aceptados en la práctica profesional de finales de los años 80 en España. en un estudio de peligrosidad sísmica específico para una estructura de especial importancia es recomendable. II.g.sismorresistente (generalmente aceleración).: centrales nucleares). Zonación sismogenética: Se han definido 7 grandes zonas sismogenéticas. En resumen. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 13 . los criterios empleados en el “Estudio de Riesgo Sísmico” a lo largo de las diferentes etapas del proceso de cálculo. Destaca la ausencia de leyenda en el mapa de sismicidad y la ausencia de coordenadas en el mapa de zonas sismogenéticas. son muy mejorables a día de hoy. La inconsistencia más grave se encuentra en la georreferenciación de las zonas sismogenéticas en el cálculo de la Parte II. De este modo es posible proveer al cálculo sismorresistente de registros temporales completos (acelerogramas) de movimiento sísmicos reales.2 EVALUACIÓN DE ASPECTOS METODOLÓGICOS ESPECÍFICOS Se analizan en este apartado las principales inconsistencias y problemas encontrados en el desarrollo del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz.6. Si bien los aspectos generales de esta metodología siguen en la actualidad vigentes y asumidos en la práctica profesional. que contenga un estudio sismotectónico y de actividad de fallas de detalle en un entorno de unos 30 km alrededor del emplazamiento. Así mismo. Además. Las zonas con mayor influencia en la peligrosidad del emplazamiento de la presa son la 5 y la 4 (el emplazamiento está en la Zona 5).

Llama la atención que haya sido necesario construir una ley de atenuación específica para la Zona 5 (usando 1 solo terremoto). por tanto. Parámetros sísmicos: Es importante señalar que el valor del parámetro “beta” de la Zona 5 mostrado en la Tabla 5. La suma de todas estas inconsistencias puede influir en los resultados finales de peligrosidad. Leyes de atenuación: Se han construido 4 leyes de atenuación a partir de los mapas de isosistas disponibles de terremotos históricos. A parte de ésto. Este es un procedimiento habitual en la práctica para estimar el límite superior de la distribución de los tamaños de los terremotos. El efecto de emplear un beta mayor implicaría. Puede comprobarse como en el cálculo se ha usado para la Zona 3 la ley del “pre-pirineo” cuando de acuerdo con la Tabla 6.26. La inconsistencia más importante resulta al revisar el fichero de resultados del EQ- RISK (Anejo 3).6 se considera una ley construida a partir de 5 terremotos (ver Tabla 6. Dado que la ley del “pre-pirineo” atenúa mucho más rápido que la del “pirineo” esta cuestión puede afectar al resultado de peligrosidad. no coincide exactamente con el que figura en el fichero de resultados del programa EQ-RISK (Apéndice 3).1 del “Estudio de Riesgo Sísmico”) como coordenadas en grados decimales (ver el fichero de resultados del EQ-RISK en el Apéndice 3). que resume los parámetros sísmicos empleados en el cálculo.2).11 en el input del EQ-RISK hay un beta=1. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 14 .4. Mientras que en la Tabla 5. a igual tasa de intensidad mínima. cuando para las zonas 3.9. peligrosidad. También conviene notar que la intensidad máxima en el input del EQ-RISK figura mayorada en 0.9.2 debería ser la ley del “pirineo”. la obtención de resultados de peligrosidad menores.9 aparece un beta=1. Se han tomado directamente las coordenadas de los vértices en formato de grados y minutos (ver Tabla 5. Se echa de menos que no se especifique Parte II. una estimación de la frecuencia de ocurrencia de las intensidades altas menor y.5 grados respecto a los datos expuestos en la Tabla 5. la geometría de las zonas 5 y 7 empleada en los cálculos difiere sensiblemente de la que se presenta en el mapa de zonas sismogenéticas.1 y 6.

el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz presenta algunos problemas metodológicos e inconsistencias en cuanto a la geometría y parámetros sísmicos de las zonas sismogenéticas y asignación de las leyes de atenuación. muy superior a la que se podría esperar dado ese periodo de retorno. La primera de ellas se conoce como Método Determinista. Método Determinista: Se estima una intensidad máxima en el emplazamiento de la presa de VIII. 5. concretamente el Método de Cornell (explicado en el epígrafe II.3) ya que si se considera en función de los resultados obtenidos siguiendo el método probabilista su periodo de retorno sería de aproximadamente 20.000 años (Fig. II. Este valor resulta de considerar el mayor sismo histórico acaecido dentro de la Zona 5 (en la que se sitúa el emplazamiento): el sismo de Martes (Huesca) de 1923. si se considera la relación frecuencia-intensidad de la Zona 5 (Fig. Sin embargo. 7. Por tanto. Esta aparente contradicción pone de manifiesto la poca idoneidad que presenta la geometría de la Zona 5. para ser considerada en un estudio de peligrosidad sísmica específico de un emplazamiento. claramente en el texto el criterio empleado. En el estudio se dice que tomar este terremoto como de diseño es excesivamente conservador (Aptdo. 7.1).4).1). y que estos valores quedasen reflejados adecuadamente en la Tabla 5. que podrían afectar a los resultados de peligrosidad finales.3 EVALUACIÓN DEL PROCEDIMIENTO DE OBTENCIÓN DE LOS RESULTADOS El “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz presenta los resultados de acuerdo a las dos metodologías clásicas del cálculo de la peligrosidad. de acuerdo con el tamaño de los terremotos máximos y la distancia más corta al emplazamiento.5) se puede estimar que la intensidad de VIII tiene una recurrencia media de unos 500 años. Parte II. se hace necesario comprobar los resultados que se obtuvieron en ese estudio efectuando nuevas ejecuciones del programa EQ-RISK (ver epígrafe II. de dimensiones enormes.9. El segundo método es el Probabilista. donde el movimiento del terreno previsible en el emplazamiento se determina directamente considerando el peor caso posible. situado a 45 km al SW de la presa.6. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 15 .6. En resumen.6.

000 años. de acuerdo a la legislación vigente en la actualidad. considerando concretamente el Reglamento de Presas de 1996.98) para los periodos de retorno de 500 y 1.1 y 0.08 g.62) y de VII (6. Una discusión más detallada de los problemas que presenta el uso de ecuaciones de transformación de la intensidad en aceleración se encuentra en el epígrafe II. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 16 . vigente en aquel momento. Esta intensidad se transforma en aceleración sísmica horizontal usando la correlación de la norma PDS-1 (1974). Es importante resaltar que los autores del estudio realizan un sucinto análisis de los resultados que se obtendrían de usar otras correlaciones de la época. Por otra parte. Según este espectro la aceleración espectral máxima (0.4 s. el procedimiento para determinar el Terremoto de Proyecto en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz fue correcto y de acuerdo con la legislación vigente en aquel momento.6. dado que se han encontrado inconsistencias en algunos parámetros del cálculo de la peligrosidad (ver epígrafe II.05 a 0. Método Probabilista: Se obtiene una intensidad de VI-VII (6. En resumen. De este análisis deducen que la aceleración de diseño podría variar desde 0. 7. Se echa de menos que no se detallen en el texto resultados para periodos de retorno superiores.08 g (Fig. obteniéndose un valor de 0.2 g) se alcanza entre los periodos 0.4).4.000 años. Finalmente. Parte II.13 g. se propone un espectro de respuesta elástica en roca de forma estándar (basado en bibliografía especializada) y con ordenada espectral cero en 0.2) se hace necesario ejecutar el programa EQ-RISK de nuevo para comprobar si existen muchas diferencias respecto al valor de la “Intensidad de Diseño” propuesta en el estudio (ver siguiente apartado). respectivamente. De acuerdo con estos resultados se adopta como “Intensidad de Diseño” la intensidad de periodo de retorno 1. Sin embargo. faltaría la determinación del Terremoto Extremo. aunque evidentemente se decantan por la ecuación de la Norma.

II. Además de estas consideraciones sería deseable volver a ejecutar el cálculo empleando las coordenadas y geometría exactas de las zonas sismogenéticas.000 años.2.2). concretamente el de la “Intensidad de Diseño” de periodo de retorno 1. En cualquier caso. Sin embargo. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 17 .08 g para periodo de retorno 1.9 y. el valor de aceleración sísmica que puede obtenerse en ambos casos es el mismo: 0.00).000 años es una intensidad de VII (7. cuestión que queda fuera de las posibilidades del presente informe.000 años es correcto. El programa EQ-RISK se ha vuelto a ejecutar considerando los datos que figuran realmente en el texto y tablas del estudio y no en el fichero de salida del EQ-RISK (ver Apéndice 3 del “Estudio de Riesgo Sísmico”).08 g. tal y como aparece en la Tabla 6.6. usando la ley de atenuación del “pirineo” en la Zona 3.5 COMPARACIÓN DE LOS RESULTADOS CON LA NCSE-02 Resulta de gran interés comparar los resultados del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz con las acciones sísmicas que podrían definirse para el emplazamiento de la presa de acuerdo con la normativa vigente. valor prácticamente igual al obtenido en el “Estudio de Riesgo Sísmico” (6.4 ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS En este apartado se analizan los resultados de peligrosidad del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz. Parte II. analizadas más arriba.II. El resultado para periodo de retorno 1.6.98).6. del análisis de la influencia sobre los resultados de las inconsistencias más importantes encontradas en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz se comprueba que el valor de 0. En resumen. teniendo en cuenta las inconsistencias más importantes encontradas en el análisis del mencionado estudio (epígrafe II. Concretamente se ha realizado una ejecución empleando el valor de beta de la Zona 5 mostrado en la Tabla 5. la influencia sobre los resultados de esta cuestión posiblemente sea menor que la relacionada con el parámetro beta y leyes de atenuación.

5 del presente informe.000 años) pueden deducirse directamente de la parte general de la NCSE-02. por dos razones principales.000 años.000 años.De acuerdo al Reglamento de Presas de 1996.000 años según la NCSE-02 y los obtenidos en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz.3 se comparan los espectros de respuesta elásticos en aceleraciones horizontales espectrales que resultan del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz y los que resultan de aplicar la NCSE-02 para un terreno Tipo I (Roca) para los periodos de retorno de 1. los resultados se transformaron a aceleraciones usando la misma relación de conversión (la que establecía la antigua norma PDS-1 de 1974). Los detalles del cálculo de acuerdo a la NCSE-02 se encuentran en el epígrafe II. localizándose la presa de Itoiz en una zona de sismicidad moderada. Destaca la coincidencia encontrada entre el valor de la aceleración sísmica y espectro de respuesta para periodo de retorno 1. en general. las acciones sísmicas de diseño para el Terremoto de Proyecto (periodo de retorno 1.000 y 3. La primera es que tanto el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz como el mapa de peligrosidad de la NCSE-02 fueron hechos en términos de Intensidad y. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 18 .36). En la Figura II. resultando VII-VIII (7. sino que se asume que son representativos.000 años.000 años) y para el Terremoto Extremo (periodo de retorno 3. no sería preceptivo la realización de un estudio de peligrosidad sísmica específico. De este modo. posteriormente. de suelos Tipo II Parte II. entre otras.000 y 3. Al aplicar este procedimiento se reduce sensiblemente la disparidad entre los resultados de peligrosidad que pudiera haber de un estudio a otro. Esta coincidencia no es meramente casual y se explica. En el Cuadro II.000 años del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz con los obtenidos de aplicar la NCSE-02 para periodo de retorno 3. En el caso del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz ha sido necesario ejecutar de nuevo el programa EQ-RISK para obtener la Intensidad de periodo de retorno 3. La segunda razón radica en que los valores de aceleración básica que da la NCSE-02 no son para Roca.2 se comparan los valores de aceleración sísmica horizontal para terreno Tipo I (Roca) que se deducen para los periodos de retorno de 1.

3) el valor de la aceleración de cálculo para periodo de retorno 1. donde se ha asumido directamente que la ecuación de transformación de la intensidad en aceleración da valores representativos de Roca.8. Finalmente. Periodo de Estudio de NCSE-02 Retorno Riesgo Sísmico 1.08 g Extremo Parte II.5.08 g 0. Los detalles del cálculo según la NCSE-02 se encuentran en el epígrafe II.07 y 0. tanto en el caso del Terremoto de Proyecto (periodo de retorno 1.000 y 3. en este caso.000 años Terremoto 0.000 años). Efectivamente. para obtener la aceleración en Roca el valor de la aceleración sísmica básica se debe multiplicar por un factor de amplificación (S) que vale. si admitiéramos que la presa de Itoiz se cimenta sobre un suelo Tipo II (C=1. Comparación entre los valores de la aceleración sísmica horizontal obtenidos en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz con los obtenidos aplicando la NCSE-02. De hecho. 0. En resumen.2. respectivamente.000 años Terremoto 0. los espectros de respuesta son coincidentes porque la forma espectral adoptada en el “Estudio de Riesgo Sísmico” es la misma que la de la NCSE-02 para terreno Tipo I.000 años) como en el del Terremoto Extremo (periodo de retorno 3.052 g de Proyecto 3. Estos resultados serían muy similares a los obtenidos en el “Estudio Riesgo Sísmico” de la presa.10 g 0.10 g.(Terreno Duro). Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 19 .000 años sería de 0. dado que proceden de la conversión empírica de valores de Intensidad (que es una medida de los efectos del terremoto pero no del movimiento del terreno en sí) en aceleraciones sísmicas. Cuadro II. tanto los valores de aceleración sísmica horizontal como los del espectro de respuesta elástica obtenidos en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz son superiores a los que se obtendrían de aplicar la NCSE-02 para calcular la peligrosidad en el emplazamiento.

5 3.0 2.5.000 años y el que resultaría de considerar un periodo de retorno de 3. Parte II.30 0.000 años del “Estudio de Riesgo Sísmico” y NCSE-02.3 Comparación entre el espectro de respuesta elástica en aceleraciones horizontales obtenido en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz para periodo de retorno 1.5 1.00 0.S. de 1989) 0. con los obtenidos aplicando la NCSE-02.000 años.0 0.5 2. 0.0 0.25 PR= 3000 años (Calculado sobre la base del Estudio de R.000 y 3. Nótese la coincidencia entre los espectros de respuesta para 1.0 Periodo (s) Figura II. respectivamente. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 20 . de 1989) Aceleración espectral (g) 0.0 1. Los detalles del cálculo a través de la NCSE-02 se encuentran en el epígrafe II.20 PR= 3000 años (NCSE-02) PR= 1000 años (Estudio de R.10 ξ =5% K = 1.S.05 0.15 PR= 1000 años (NCSE-02) 0.

de Ciencias de la Tierra (Universidad de Zaragoza). Se trata de un breve informe donde se emplean procedimientos y métodos muy antiguos. tanto en el cálculo probabilístico como en el Parte II. Casas. el autor revisa sucintamente la sismicidad de la región y concluye que el máximo terremoto sentido en un entorno sismotectónico similar al que se localiza la presa es el terremoto de Martes de 1923. Dpto. El autor crítica que no se haya tenido en cuenta un terremoto de igual grado en el “informe técnico del embalse” (se supone que se refiere al proyecto de construcción de la presa). Debe mencionarse que también se ha consultado el “Anejo Sismológico” del “Proyecto del Embalse de Lumbier” del año 70. En el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz sí se considera este terremoto. además. se vería muy favorecido por la ocurrencia de un movimiento sísmico. Así mismo.II. diferentes del “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa. discute el valor de aceleración sísmica que se podría asociar con un terremoto de tal intensidad.7 OTROS ESTUDIOS RELACIONADOS CON LA PELIGROSIDAD SÍSMICA EN ITOIZ En este apartado se discuten otros informes. COMENTARIOS: En el informe se tocan dos aspectos relativos a la peligrosidad sísmica en Itoiz: 1) La no consideración en el proyecto de construcción del terremoto de Martes (Huesca) de 1923 e Intensidad VIII. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 21 . Sobre ésto último. 1) TÍTULO: Deslizamientos de vertientes en la cerrada del embalse de Itoiz AÑO: 1999 AUTOR: Antonio C. por lo que no se considerarán sus resultados. y pone de manifiesto la posibilidad de obtener valores mayores que los que se derivan de aplicar la ecuación de transformación de la norma sísmica española. que tratan algunos aspectos relacionados con la peligrosidad sísmica en Itoiz. de intensidad epicentral VIII. RESUMEN: Se trata de un breve informe centrado fundamentalmente en alertar del peligro de deslizamiento de la ladera izquierda de la cerrada por efecto del llenado del embalse que. fuera del contexto actual.

Esta situación. COMENTARIOS: De la lectura de este informe se desprende el interés que tendría la realización de un análisis de estabilidad dinámica de ladera y presa que zanjase definitivamente Parte II. Dpto. Sin embargo. 2) TÍTULO: Sismicidad inducida por el embalse de Itoiz AÑO: Febrero de 2005 AUTOR: Dr. determinista. dado que la sismicidad inducida es un efecto que puede seguir teniendo lugar varios años después de la puesta en carga del embalse. Casas. la ecuación de la norma da. se llevó a cabo tras la ocurrencia de la serie sísmica de Lizoáin (18/09/2005. no se puede descartar que vuelva a ocurrir una serie sísmica similar. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 22 . Este aspecto es discutido con mayor detalle en el epígrafe II. localizada más cerca de la presa. el autor señala que. En relación con la peligrosidad sísmica. Antonio C.3 2) El autor señala la posibilidad de usar otras ecuaciones de conversión de la Intensidad en aceleración sísmica que resulten en valores superiores a los que predice la ecuación oficial de la Norma. la cuestión de fondo en este asunto no es si usar una u otra ecuación. Ahora bien. Esta afirmación es totalmente correcta. sino evitar su uso. Este aspecto se discute con mayor detalle en el epígrafe II. el autor estima una intensidad epicentral del terremoto de 18 de Septiembre de VI- VII. de hecho. RESUMEN: Este estudio. o de mayor magnitud. Por otra parte. dada la fuerte dispersión que presentan estas ecuaciones respecto a los datos de entrada y entre las obtenidas por diferentes autores. de Ciencias de la Tierra (Universidad de Zaragoza). mbLg=4. según el autor. El informe está centrado en atribuir la ocurrencia de esta serie al efecto del llenado del embalse. realizado por el mismo autor que el anterior. valores menores. podría ser la causa determinante de la pérdida de estabilidad de la ladera izquierda y de la ocurrencia de una catástrofe.6. los autores del estudio estiman que su consideración en el cálculo de la presa es excesivamente conservador dado el alto periodo de retorno que presenta este terremoto.4. en comparación con otras ecuaciones usadas en otros estudios de peligrosidad sísmica en España.6).

(Madrid) RESUMEN: Se trata de la memoria de la revisión de los diferentes sistemas de auscultación con los que cuenta la presa y la ladera del estribo izquierdo. aproximadamente situados en el fondo (cota 476 m. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 23 . S. La intensidad epicentral de VI-VII que el autor estima para el terremoto del 18 de Septiembre contrasta fuertemente con la intensidad máxima de V obtenida por el Instituto Geográfico Nacional. Tomo I. En la presa se hayan instalados tres acelerómetros digitales. así como el de la ladera. El informe de auscultación finaliza asegurando que el estado de la presa. En nuestra opinión el valor de VI-VII está sobreestimado. En relación con el evento principal (mbLg=4. equipo MAS) del bloque 1 y en el fondo (cota 530 m. AÑO: Enero de 2005 AUTOR: Ingeniería del Suelo. con los que provocó el terremoto de Lizoáin.04828 g en la componente longitudinal y el del equipo C53 una de 0. En la memoria figuran los acelerogramas de los equipos instalados en el fondo del bloque 1 y 21 para el evento principal de la serie y para una réplica. son correctos y que los sismos acaecidos no han dejado ningún vestigio significativo. En nuestra opinión. Basta contrastar los daños que provocó el reciente terremoto de 29 de Febrero de este año en La Paca (Murcia). Memoria. En la introducción se señala que se presta especial atención en estudiar si alguno de los movimientos sísmicos de la serie de Lizoáin de 18 de Septiembre de 2005 ha podido producir algún efecto sobre la presa.6) el acelerograma del equipo C47 registró una aceleración pico de 0.04568 g en la componente transversal.L. equipo C47) y coronación (cota 574 m. equipo C53) del bloque 21. de intensidad máxima VI. COMENTARIOS: Parte II. 3) TÍTULO: Informe de auscultación de la presa de Itoiz. la realización correcta de este análisis debería ir precedida de un estudio de peligrosidad sísmica actualizado y moderno en el que se definieran los posibles escenarios sísmicos a considerar en el análisis dinámico de la presa y ladera. cualquier duda relativa a la seguridad de las poblaciones aguas abajo.

así como otros parámetros de interés. De este modo se contaría con información muy valiosa para realizar un análisis dinámico real de la ladera. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 24 . AÑO: Enero de 2005 AUTOR: Dr. sería necesario contar con al menos un acelerómetro instalado fuera del cuerpo de la presa. Este hecho sirve al autor para afirmar que el espectro de la Norma es aplicable en la zona. Concretamente. El autor considera que sólo el equipo denominado de “fondo” (no se aclara si es el C47 ó C 53) puede considerarse que esté en campo libre. Juan J. Parte II. Su espectro de respuesta queda dentro de la forma espectral que provee la norma NCSE-02. Adicionalmente deberían instalarse acelerómetros en la ladera para cuantificar el posible efecto de amplificación (por suelo o topografía).05 g. 4) TÍTULO: Informe sobre los terremotos ocurridos en Itoiz (Navarra) en septiembre de 2004. Instituto Geográfico Nacional (Madrid) RESUMEN: Este informe está centrado en el estudio de la serie sísmica de Itoiz. en campo libre y sobre el basamento rocoso. Este aspecto se discute con mayor detalle en los comentarios del siguiente informe. Los resultados de este informe evidencian la estabilidad de la presa y ladera ante aceleraciones máximas horizontales del terreno de al menos 0. si bien se tocan aspectos de interés en peligrosidad sísmica. Para estimar correctamente la aceleración máxima en roca de futuros terremotos. se presentan los espectros de respuesta obtenidos de los registros de los acelerómetros instalados en la presa (ver resumen del anterior informe) más otro localizado en un edificio colindante. Rueda Núñez. dado que ninguno de los acelerómetros situados en la base de la presa puede considerarse que esté en campo libre. posiblemente superiores.

Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 25 .COMENTARIOS: En nuestra opinión el acelerómetro C47. En la visita realizada a la presa pudimos comprobar como el C47 se sitúa sobre un dado de hormigón solidario con el muro de la presa y el C53 sobre una estructura metálica anclada en el muro de la presa. o el C53. pero probablemente fue superior a los picos registrados en los acelerogramas de ambos aparatos. Parte II. no son representativos de campo libre. El valor real de aceleración máxima que tuvo lugar bajo la presa es desconocido.

Se ha comprobado que la acción sísmica propuesta para periodo de retorno 1. contenido en los proyectos de construcción de los años 1989 y 1992. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 26 .000 años (Terremoto de Proyecto) equivale a la acción sísmica de periodo de retorno 3.000 años (Terremoto Extremo) que resultaría de aplicar la NCSE-02.8 CONCLUSIONES Las acciones sísmicas obtenidas en el “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz.II. Parte II. El “Estudio de Riesgo Sísmico” de la presa de Itoiz es mejorable respecto a las metodologías modernas de análisis de la peligrosidad sísmica en emplazamientos de infraestructuras críticas. cumplen con las prescripciones técnicas de la normativa vigente sobre construcción sismorresistente (Parte General de la NCSE-02) y sobre seguridad de presas ante seísmos (artículo 18 del Reglamento Técnico sobre Seguridad de Presas y Embalses).

estimación de las magnitudes máximas posibles en cada fuente en base a métodos geológicos. uno en la parte inferior y otro en la parte superior. Este estudio estará orientado a proveer la acción sísmica requerida para realizar un análisis dinámico de la ladera y presa (espectros de respuesta de probabilidad uniforme y/o acelerogramas reales del movimiento del suelo para diferentes escenarios sísmicos). 2) Emplear técnicas de análisis conformes con el conocimiento científico-técnico actual. empleo de un catálogo sísmico homogenizado a magnitud. se detallan a continuación los aspectos de mayor relevancia que deberían considerarse: En relación con la metodología: Estudio sismotectónico y de fallas en el entorno de la presa. Uno de ellos debe emplazarse en campo libre y sobre basamento rocoso a cierta distancia de la presa. Emplear técnicas de análisis conformes con el conocimiento científico-técnico actual: Se recomienda la realización de un nuevo estudio de peligrosidad sísmica de acuerdo con metodologías más modernas del análisis de la peligrosidad sísmica dentro de las labores de seguimiento y control del programa de puesta en carga y funcionamiento a largo plazo de la presa. Los otros dos deben instalarse sobre la ladera. Incrementar y mejorar los datos disponibles: Se recomienda la instalación de al menos tres nuevos acelerómetros en el entorno de la presa de Itoiz. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 27 .9 RECOMENDACIONES A continuación se presentan las principales recomendaciones dirigidas a: 1) Incrementar y mejorar los datos disponibles y.II. En relación con el nuevo estudio de la peligrosidad sísmica propuesto. Parte II. definición de uno o varios modelos de fuentes sismogenéticas. también en campo libre.

: aceleración pico y espectral. análisis de las incertidumbres en los resultados asociadas a la ley de atenuación empleada y modelo de fuentes sismogenéticas. cuando sea posible en términos de la historia temporal completa del movimiento sísmico (acelerogramas reales). desagregación de la peligrosidad sísmica en el emplazamiento. En relación con los resultados: Obtención de espectros de respuesta de probabilidad uniforme. velocidades). Parte II.g. En relación con el cálculo de la peligrosidad: Empleo de una o varias leyes de atenuación de parámetros físicos del movimiento del terreno (e. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 28 . definición de escenarios sísmicos y de sus respectivas acciones sísmicas en el emplazamiento.

C. C. Riesgo sísmico en la Península Ibérica. Buforn. Comparative Study of the Seismic Hazard Assessments in European National Seismic Codes. 2. Bulletin of the Seismological Society of America. S.J.. Medvedev. W. D. Muñoz. P. 90 pp.. and 2002 in the Murcia. Open File report 7667. EQRISK. del Fresno. Molina Palacios. 1999.V. y Jauregui. Bulletin of the Seismological Society of America. Santiago de Chile (Chile). (2002). C. J. Sanz de Galdeano. Parte II. A-02. Southeastern Spain..A. Peláez Montilla. (1976). y Rodríguez. (2004). (1998).. R. Universidad de Granada. S. Benito. Proccedijngs of 4th World Conference on Earthquake Engineering. Advantages of using sensitivity analysis in seismic hazard assessment: a case study of sites in southern and eastern Spain.K.A. (1969). Seismic Hazard estimate at the Iberian Peninsula. C. García-Mayordomo. region: seismotectonics and seismic risk implications. USGS. Tesis Doctoral. Evaluation of earthquake risk to site. 2 tomos.. McGuire. S. Pure and Applied Geophysics. 2699-2713. E. 159. Bulletin of the Seismological Society of America. R. 543-554. y López Casado. 143-153. (1968). Scale of seismic intensity.. J. J. Martín. (2005) Study of the damaging earthquakes of 1911. y Sponheuer. E. 58. Engineering seismic risk analysis. 1583-1606. y Paolucci. B. A. USA. Molina. Sismotectónica y Peligrosidad Sísmica del Área de Contacto entre Iberia y África. 95(2).J. (2002). Bulletin of Earthquake Engineering. I.10 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Cornell. 549-567.II. Tesis Doctoral. Universidad Politécnica de Madrid. 51–73. Giner. Evaluación de la Peligrosidad Sísmica en Itoiz 29 . 92(2). Faccioli. (1984)..

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS PARTE III CONDICIONES DE ESTABILIDAD DE LA LADERA IZQUIERDA DE LA PRESA DE ITOIZ .

................................................23 III-5.............................................1 III-2...................2....................................2..15 III-5..................................................................39 III-6............................15 III-5..................................................1..........................3............43 III-7........................... CONDICIONES GEOLÓGICAS ...........30 III-5...................................... RECOMENDACIONES ............3............................. Características geológico-geotécnicas de la ladera izquierda .2..................8 III-4...........20 III-5.......................... CONDICIONES DE ESTABILIDAD DE LA LADERA IZQUIERDA .. Estructura del macizo rocoso .......4 III-4........................................................... Registros instrumentales de movimientos ... Análisis de estabilidad .................... Resumen ......39 III-6... Medidas y observaciones de movimiento en la ladera izquierda ....................2.......1..................4.......3.........4..................................................................47 ..... INTRODUCCIÓN .........2.............................................31 III-5... DOCUMENTACIÓN CONSULTADA ........................1......................................2..........1.....25 III-5.............6 III-4..................................3....................5.......................... Aspectos morfológicos y geométricos ................3.....................25 III-5........................................................................... Observaciones de campo .....................................................................33 III-6..................13 III-5................................................2......... Geología de la cerrada ................................ INDICE III-1........................... Condiciones hidrológicas e hidrogeológicas .......2 III-3..................................................6 III-4..4..... Problemática planteada ....................3.................................. ANTECEDENTES ...............................................2..............................................16 III-5.13 III-4....... Megacapa rocosa ......... Situación geológica .................. CONCLUSIONES SOBRE LA ESTABILIDAD DE LA LADERA IZQUIERDA .....18 III-5.................................................................... Megacapa detrítica ........16 III-5...11 III-4................................................................ Permeabilidad de los materiales ..............2...................................... Calidad geomecánica .......3. Litología y estructura ................... Propiedades geomecánicas .............1..............

insuficiencias o defectos de los estudios y trabajos. también en su caso. tectónicos. Para alcanzar dichos objetivos se ha llevado a cabo una detallada revisión y análisis de la información disponible. Parte III. PARTE TERCERA CONDICIONES DE ESTABILIDAD DE LA LADERA IZQUIERDA III-1. referenciada en el Anexo IV de este informe. las medidas necesarias para mantener el nivel de seguridad de la presa. y proponer. comprobándose sobre el terreno los diversos aspectos geológicos. de acuerdo con el Convenio de Colaboración entre el Ministerio de Medio Ambiente y el Ilustre Colegio de Geólogos de España (ICOG). INTRODUCCIÓN En el presente apartado se exponen los resultados obtenidos de la revisión detallada de los estudios e informes en relación con las condiciones de estabilidad de la ladera izquierda de la Presa de Itoiz. así como un reconocimiento de campo específico. valorando la suficiencia de los estudios y trabajos de investigación anteriormente realizados en el ámbito de aplicación específico del embalse. geomorfológicos e hidrogeológicos referidos en la información analizada en gabinete. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 1 . Los principales objetivos de este apartado se focalizan en analizar las condiciones de estabilidad de la ladera izquierda próxima al estribo de la presa de Itoiz. geotécnicos. detectar en su caso las carencias.

E. Proyecto de construcción de la Presa de Itoiz. Aoiz (Navarra). Proyecto de la Presa de Itoiz (Navarra) (02/89). . investigaciones y ensayos. Clave:09.III-2. .122/2113. Charles Joulain-Francisco Sánchez. sismicidad. Informe IV. Dic. . 1989. May 1999. S.T. DOCUMENTACIÓN CONSULTADA Para la redacción de la presente Parte III del informe se ha llevado a cabo una exhaustiva revisión de toda la documentación disponible referente al embalse de Itoiz. 2001. ARBEA U. Anejo Nº 2: Estudio geológico y geotécnico. Anejo Nº 5 Estudio geológico-geotécnico del embalse: memoria. Dirección General de Obras Hidráulicas. La seguridad del Embalse de Itoiz. estabilidad de la presa. . Arturo Rebollo (Civiltec. ARBEA U. 1992. 1975. MOPU.) . . . proyecto constructivo. Sept. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 2 . Dic. tal como estudios geológicos. Servicio Geológico de Obras Públicas. Informe geológico-geotécnico de la ladera izquierda aguas arriba de la Presa de Itoiz. Sondeos de reconocimiento. INTECSA. 1996. . Estudio geológico y geotécnico de la "megacapa”. Jul 2000. . Informe Analítico sobre los diferentes riesgos catastróficos que causarán los deslizamientos provocados por la inundación continuada del proyectado Embalse de Itoiz al sumergirse bajo sus niveles los pies o zonas basales de las laderas del vaso. Informe geológico sobre la presa de Aoiz. y sobre los diversos problemas que esos deslizamientos plantean a la seguridad de las dos presas que conforman el embalse. instrumentación y auscultación. Anteproyectos de los embalses de Aoiz (Navarra). ARBEA U. Expediente Nº 99 GT 1391.122/2111. informes específicos de los distintos aspectos constructivos. etc.E.A. Instrumentación de la megacapa Presa de Itoiz. Arco Tecnos. Deslizamientos de Vertientes del Embalse de Itoiz.E. Nov. Riesgos catastróficos y problemas de seguridad que ponen en peligro a personas y bienes. ARBEA U.E. Aspurz (Navarra) y Berdun (Zaragoza-Huesca). Río Irati (Navarra). 1999. tanto hacia aguas abajo como hacia aguas arriba de las citadas presas. planos y apéndices. Regulación de los ríos Irati y Aragón.123. Jul. En referencia a los estudios sobre la ladera izquierda del embalse de Itoiz se ha estudiado con mayor detalle la siguiente documentación: . Parte III. S. Mar. Antonio Casas.T.123. Informe sobre las posibilidades de deslizamiento de la ladera izquierda del Embalse de Itoiz. Clave:09. 2000. Abr.T. Año 1989.A.T.

Jul. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 3 . 2005.. Parte III. La ladera de la margen izquierda del Embalse de Itoiz. En total se han revisado más de 80 documentos los cuales se referencian en el Anexo IV. Confederación Hidrográfica del Ebro.

Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 4 . con un total de más de 1. y sobre todo los resultados obtenidos de la exhaustiva campaña de sondeos geotécnicos realizada en 1999 para dicho estudio por ARBEA UTE (39 sondeos. hasta análisis de estabilidad de la ladera en su conjunto. ANTECEDENTES En el “Informe geológico sobre la presa de Aoiz. desde estudios de estabilidad retrospectiva (“back analysis”) locales. También se llevaron a cabo análisis de estabilidad de los distintos sectores de la ladera potencialmente inestable.450 m de perforación.900 m/s. de los cuales 10 se instrumentaron con inclinómetros y 10 con piezómetros). definiendo con precisión la estructura del macizo rocoso. Desde 1995 la Confederación Hidrográfica del Ebro está auscultando la ladera izquierda del embalse de Itoiz en profundidad mediante 6 extensómetros de varillas (1995-2005) y 10 inclinómetros (1999-2005).).III-3. basado principalmente en reconocimientos geológicos de campo. mejorándose progresivamente el conocimiento de la geometría y alcance de la zona potencialmente inestable. en los sucesivos reconocimientos y estudios. entre otros trabajos.100 <Vs<1. especialmente los reconocimientos geotécnicos (sondeos mecánicos anteriores. la ejecución de 5 sondeos mecánicos y dos perfiles de sísmica de refracción. Río Irati (Navarra)” realizado en 1975 por el Servicio Geológico de Obras Públicas. etc. siempre se ha tenido en consideración dicha circunstancia. que culminó con el trabajo “Informe geológico-geotécnico de la ladera izquierda aguas arriba de la presa de Itoiz” elaborado por ARBEA UTE en julio de 2000 y redactado por Charles Joulain y Francisco Sánchez. En el citado informe de julio de 2000 se llevó a cabo un estudio detallado de las distintas unidades geológicas que constituyen la ladera izquierda. ya se alertaba de la existencia de una zona potencialmente inestable en la ladera izquierda del emplazamiento de la presa de hasta más de 15-20 m de espesor. con una periodicidad de lectura semanal a mensual. cuya velocidad de propagación de ondas longitudinales se encontraba entre 1. Este informe tomó como referencia todas las investigaciones y estudios anteriores. con levantamiento de una serie de perfiles geológicos y una sectorización pormenorizada de la ladera. midiéndose Parte III. y de los depósitos superficiales. Desde entonces. perfiles de sísmica de refracción.

Por otro lado. las potenciales inestabilidades de la superficie de la ladera mediante hitos topográficos situados junto al emboquille de los sondeos y en otros puntos de la ladera y la cerrada. con consecuencias catastróficas. en 1999-2005) con una periodicidad de lectura semanal-quincenal. con GPS de alta precisión. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 5 . Cuadro 3 de este informe. 28 uds. Las lecturas sucesivas han permitido efectuar un seguimiento de la variación de las presiones intersticiales con las oscilaciones estacionales. han surgido diversas demandas y peticiones canalizadas a favor de la denominada “Coordinadora de Itoiz” que aseguraban la posibilidad de que se produjese el movimiento de la ladera izquierda de la presa. durante 1995-1999 y 20 más. Desde finales de 1999 se han medido. Parte III.. En este marco de estudios técnicos encargados por la Confederación Hidrográfica del Ebro a distintos consultores. empresas de ingeniería y de construcción.el posible movimiento de la ladera según la dirección de máxima pendiente del terreno y la dirección ortogonal a la misma. y con el proceso de puesta en carga del embalse. Estas demandas estaban basadas en varios informes técnicos que se incluyen en el Anexo IV. se han medido las presiones intersticiales mediante piezómetros instalados en el interior de los sondeos (8 uds. disponiéndose en la misma de 30 hitos topográficos.

constituida por una estructura anticlinal de amplio radio de curvatura. En el cimiento de la presa y las laderas anexas los materiales son eocenos. principalmente areniscas del Bundsandstein. Zona Norte: domo de Oroz-Betelu.III-4. Se trata de una franja de 4 km de anchura y orientación E-W. . Este macizo está constituido por materiales triásicos rodeados por una aureola de formaciones cretácicas con estructura de rumbo sensiblemente E-W. CONDICIONES GEOLÓGICAS III-4. Son afloramientos del Cretácico inferior (Albiense-Cenomaniense). SITUACIÓN GEOLÓGICA La presa se sitúa al S del macizo de Oroz-Betelu. al sur de la anterior y en una franja E-W de 2. Se trata de materiales triásicos.1. que comprende la mayor parte del embalse y la totalidad del entorno de la presa. Parte III.5 a 4.1. y entre Garralda y Oroz-Betelu en el río Irati. Presenta un núcleo rocoso devónico discordante de cuarcitas y esquistos. en materiales del Terciario (Paleoceno- Eoceno) afectados por plegamientos alpinos de dirección E-W. Entre los pueblos de Espinal y Arrieta en el río Urrobi. Este Cretácico está depositado sobre el Triásico y se ve afectado por fuertes plegamientos de rumbo E-W.): . La orientación estructural E-W de la zona permite sectorizar el área del embalse según el siguiente recorrido de N a S (Ver Figura 4. Está constituida por materiales terciarios (Paleoceno-Eoceno) cuya secuencia en el cimiento de la presa y en ambas laderas se describe en el apartado siguiente. .0 km de anchura. Zona Media. calcarenitas y calizas organógenas. concretamente de edad Cuisiense-Luteciense medio. Se trata de calizas brechoides. Zona Sur. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 6 .

pp 233-241. Se señala la situación aproximada de la presa de Itoiz. A. J. Parte III.1. Tomado de Varnolas. Vera.A. Definición. y V Pujalte (2004). La Cordillera Pirenaica. límites y división.Figura 4.: Esquema geológico regional de la zona pirenaica. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 7 . Ed. En: Geología de España.

de modo que al inicio de la construcción de la presa ya se tenía un conocimiento muy detallado de los distintos aspectos geológicos. La descripción resumida de los estratos reconocidos se enumera a continuación. En 1999 se perforaron otros 39 sondeos en la ladera izquierda. reconocimientos y campañas de investigaciones. En 1975. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 8 . El macizo rocoso donde se emplaza la presa y que constituye las laderas de la cerrada está definido por 11 estratos principales. de los cuales 10 fueron instrumentados con inclinómetros y otros 10 sondeos con 20 piezómetros (2 piezómetros por sondeo). también conocido como flysch eoceno surpirenaico. 1987 y 1993 se realizaron un total de 33 sondeos mecánicos en la cerrada.2. geotécnicos e hidrogeológicos de los materiales. calizas y areniscas. Predominan las formaciones turbidíticas correspondientes al denominado “Grupo de Hecho”. así como su ladera izquierda. La cerrada de la presa. según se iban desarrollando sucesivos estudios. El conocimiento geológico del entorno de la presa ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Estos estratos son los mismos a ambos lados de la presa y las formaciones tienen continuidad geométrica en ambas márgenes. está formada por una secuencia sedimentaria homoclinal de edad terciaria (Eoceno) de materiales carbonatados formados por calizas margosas. Se emplea la terminología utilizada en los informes más actualizados: Parte III.III-4. GEOLOGÍA DE LA CERRADA Para la descripción geológica de la cerrada de la presa se cuenta con la información obtenida en las sucesivas campañas de sondeos mecánicos y de prospección geofísica mediante sísmica de refracción. los cuales se instrumentaron mediante 8 piezómetros (4 sondeos) y 6 extensómetros de 2 varillas (6 sondeos). separados por planos de estratificación. también definidos en algunos informes como series o niveles. margas con facies de flysch y con intercalaciones brechoidales detríticas a areniscosas. detríticas a micríticas. En definitiva. se trata de una serie sedimentaria de margas. En 1995 se llevaron a cabo 10 sondeos mecánicos en el camino de rodadura del blondín.

presentando algunos de sus límites laterales resaltes importantes. si bien en superficie se observaron en su Parte III. La zona presenta un pliegue anticlinal muy suave de orientación Este-Oeste con inmersión hacia el W. En la parte inferior de la ladera izquierda y mayoritariamente por debajo de la cota 590 (cota de máximo embalse). Potencia entre 40 y 50 m. . calizas y calizas margosas. Muy similar al estrato II. Potencia de 28 a 30 m. Potencia superior a 30 m. Este depósito coluvial (“megacapa detrítica”) se encuentra rellenando un paleorrelieve muy acusado. se trata de un depósito coluvial cuaternario producido por la dinámica gravitacional de la ladera. Serie II: Calizas brechoidales negras. Serie X: Margas y calizas oscuras inferiores. Incluso existe una zona de “umbral” que consiste en una elevación rocosa constituida por el denominado estrato III (calizas margosas azuladas y secuencia flyschoide) sobre el cual el espesor de depósitos cuaternarios es prácticamente nulo. Serie III y IV: Calizas margosas azuladas y secuencia flyschoide. donde los depósitos son más arcillo-limosos. Potencia de 20-25 m. Potencia de 35 a 40 m. Potencia de 19 a 20 m. A estos depósitos. situándose la presa en el flanco N del mismo. Serie IX: Areniscas y brechas de potencia 5 a 6 m. Serie VIII: Margo-calizas. con un buzamiento medio de 20º hacia el W en la cerrada de la presa. constituidos principalmente por materiales granulares. . Serie V: Calizas oscuras brechoidales. En la ladera izquierda sobre la presa el buzamiento medio de los estratos varía de 12º a 19º hacia los 270º-300º (W-NW). incluso por bloques de gran tamaño a partir de 10 m de profundidad. Potencia de 35 a 40 m. Los estratos presentan una dirección de N10º-20ºE. . En definitiva. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 9 . . . aparecen unos depósitos coluviales de hasta 20-25 m de espesor. . sin relación alguna con el término de “megacapa”. Potencia de 8 a 9 m. Serie VII: Margo-calizas. excepto en la zona del pie de la ladera y en los primeros metros más superficiales. El encajamiento del depósito en un relieve estructural le confiere una gran estabilidad global. . . siendo de unos 30º aguas arriba de la misma. se les ha denominado “megacapa detrítica”. . margas y turbiditas. Serie superior: Secuencia de terrenos flyschoides con una potencia superior a 100 m. Serie I: Calizas brechoides. término empleado en los informes y mantenido en todos los documentos consultados.. Serie VI: Margo-calizas y calizas margosas.

El movimiento no siguió la máxima pendiente actual de los estratos. Al pie de la “megacapa rocosa”. En algún punto se observa un nivel de 3 a 6 cm de una brecha constituida por fragmentos angulosos de calizas con escasa matriz de arena y arcilla. en la mayoría de los puntos donde se observa. En la misma ladera. Las estrías presentan dos orientaciones: la primera con inmersión de 12º hacia los 261º y la segunda de 13º hacia los 265º. que en su origen tenía una extensión muy superior. y se observa en puntos concretos de la ladera. como consecuencia también del encajamiento de Parte III. Esta masa rocosa presenta en gran parte un recubrimiento coluvial de hasta 10-15 m de espesor. Consiste en un material de naturaleza rocosa y estructura caótica apoyado sobre las formaciones rocosas de la ladera que constituyen el sustrato. por fenómenos de reptación de escasa importancia. La zona de contacto entre la “megacapa rocosa” y el sustrato rocoso consiste. determinada por su buzamiento. concretamente sobre los estratos III y IV. pero que el proceso de encajamiento de la red hidrológica del río Irati ha ido erosionando. con el contacto inferior subparalelo a la estratificación de dichas formaciones. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 10 . como consecuencia del encajamiento del río Irati y los procesos geomorfológicos. se encuentra en superficie una masa rocosa con una extensión de unas 18. En el sondeo SI-5 aparece dicho material brechífero en un testigo que contiene parte del sustrato y de la “megacapa rocosa”. Parece corresponder al proceso de desmantelamiento que sufrió la megacapa rocosa. ladera abajo junto al estribo izquierdo. se observan estrías sobre el sustrato rocoso que muestran la dirección de un antiguo movimiento. Este material brechífero sólo se corta en algunos sondeos. pero no coincidentes con la estratificación del macizo rocoso. Desde el punto de vista geomorfológico se trata de un retazo aislado de una masa que en origen tendría una extensión muy superior.día procesos de inestabilidad en los metros superficiales y sobre todo en las zonas más arcillo-limosas. donde aflora el contacto. Reflejan la dirección de un antiguo movimiento con dos direcciones subparalelas. en una transición neta constituida por fragmentos de roca triturada. por encima de la cota de máximo embalse.5 ha y cuyo espesor supera los 30 m en algunos puntos. A esta formación es a la que se le denomina “megacapa rocosa”. sino que se desplazó hacia el río Irati a favor de una superficie de buzamiento aparente de 12º- 13º.

los barrancos tributarios del río y los procesos de dinámica de laderas. Esta masa rocosa
aislada está emplazada actualmente en una zona de resalte topográfico entre dos
vaguadas, apoyada sobre unos materiales de naturaleza margosa y calcárea (estratos III, IV
y V) que buzan oblicuamente hacia el valle con un ángulo inferior a 20º, y con un
buzamiento aparente hacia el río inferior a 16º.

En la ladera izquierda, por encima de la cota de máximo embalse (cota 590) y bajo los
materiales que constituyen la “megacapa rocosa”, aparecen los estratos denominados III, IV
y V. Aguas abajo de la cota de máximo embalse, bajo los depósitos que constituyen la
“megacapa detrítica”, se encuentran los estratos V, VI, VII y VIII. En esta ladera izquierda las
capas buzan subparalelas a la pendiente, definiendo en algunos casos, la pendiente
estructural del terreno.

En la ladera derecha, cuya pendiente es opuesta al buzamiento de las capas, es posible
observar el afloramiento de los estratos I a VIII, desde la coronación de la ladera hasta el
fondo del valle.

En el fondo de la excavación de la presa, aguas abajo del eje (en la zona del vaso) afloran
los estratos IX y X.

III-4.3. ESTRUCTURA DEL MACIZO ROCOSO

El macizo rocoso en el que se emplaza la presa de Itoiz se caracteriza por la presencia de 3
familias de discontinuidades principales: la estratificación y dos sistemas de diaclasas
subverticales. La estratificación presenta una gran continuidad y su orientación es más o
menos uniforme en el entorno de la presa y las laderas adyacentes. Presenta una dirección
N10º-20ºE con un buzamiento medio de 20º (18º a 24º) hacia el W. En la ladera izquierda
sobre la presa el buzamiento medio de los estratos varía de 12º a 19º hacia los 270º-300º
(W-NW).

De las dos familias de diaclasas se distingue un sistema principal con dirección N100º-120ºE
y buzamiento subvertical (aproximadamente transversal a la presa), y otro sistema
secundario, ortogonal al anterior, sensiblemente paralelo a la presa, con dirección N35ºE y
buzamiento de 75º al SE.

Parte III. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 11

La familia de discontinuidades de orientación transversal a la presa fue definida como
“principal” al darse la circunstancia de que podría suponer una vía de filtraciones por debajo
de la presa, aspecto subrayado por la presencia en algunos puntos de rellenos arcillosos de
espesor importante. A favor de algunas de estas discontinuidades se han desarrollado fallas
normales, con varios metros de salto y aperturas importantes entre los flancos de las
diaclasas.

Durante la excavación del cimiento de la presa se localizaron las diaclasas con rellenos
arcillosos de espesor importante que fueron limpiadas y tratadas mediante inyecciones. En
inyecciones posteriores de sellado e impermeabilización del apoyo de la presa se trataron
estas discontinuidades hasta su completo sellado.

Por el contrario, las discontinuidades del sistema secundario aparecen cerradas y
recristalizadas por calcita, lo que les confiere una gran impermeabilidad, lo que unido a su
orientación favorable, no suponen problemas para la estanqueidad de la cerrada.

Las juntas de estratificación son, en general, bastante planas, con rugosidad media a baja y,
en ocasiones, presentan una pátina de óxido de hierro en áreas próximas a la superficie. En
los testigos de sondeos sin embargo aparecen cerradas y soldadas. El espaciado entre los
planos de estratificación oscila entre 0.1-0.2 m en las zonas margosas o de tipo flyshoide y
0.3-0.5 m en los estratos más carbonatados.

En las diaclasas, tanto en la familia principal como en la secundaria, el espaciado es similar,
entre 0.5 y 0.8 m, son rugosas, con bordes sanos a poco alterados y con rellenos de pátina
de óxido y recristalizaciones secundarias de calcita. En profundidad aumenta
significativamente el grado de soldadura de las mismas. En la familia principal se encuentran
en algunos casos rellenos arcillosos.

Parte III. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 12

III-4.4. CALIDAD GEOMECÁNICA

A partir de los sondeos mecánicos realizados, datos de la excavación del cimiento de la
presa y de sus galerías laterales se han clasificado geomecánicamente los materiales según
las clasificaciones RMR y Q. Las distintas formaciones denominadas de I a X presentan una
calidad entre media y buena, con valores de RMR de 55-75 y de Q de 5 a 9.

El sustrato rocoso tiene valores de RQD elevados (> 75%), excepto en zonas de falla. La
resistencia a compresión simple es superior a 500 kp/cm2 de media. Se observa una clara
relación entre la resistencia y el contenido en carbonatos. Estos contenidos tienen relación
directa también con la densidad, por lo que estos tres parámetros son proporcionales. La
velocidad de propagación de las ondas sísmicas es elevada en los distintos estratos del
sustrato rocoso, presentando valores medios de Vp = 3.000 m/s.

En el caso de la “megacapa rocosa” la calidad de la roca es muy variable, desde muy mala
en las zonas muy fracturadas hasta buena en los tramos de roca intacta intercalados. En la
“megacapa detrítica” o coluvial situado bajo la cota de máximo embalse, el material se
caracteriza como un suelo de compacidad elevada y granulometría variable. En estos
materiales se obtienen velocidades de propagación de ondas (Vp) entre 1.100 y 2.000 m/s,
lo que indica la elevada compacidad de los depósitos, con velocidades superiores a las
habituales en formaciones superficiales y de rellenos cuaternarios.

III-4.5. PERMEABILIDAD DE LOS MATERIALES

La permeabilidad de los materiales rocosos en los que se emplaza la presa se ha estudiado
mediante un gran número de ensayos de permeabilidad de tipo Lugeon realizados en los
sondeos mecánicos efectuados. En general, la gran mayoría de los ensayos ofrecen unos
valores de permeabilidad baja a muy baja, entre 0 y 5 unidades Lugeon. Únicamente en
zonas de fractura se presentan valores de permeabilidad superiores.

De la revisión de los distintos informes disponibles y de las observaciones de campo, se
deduce que incluso los estratos de mayor permeabilidad (calizas cretácicas al N de la
cerrada, capas de caliza brechífera intercaladas en el flysh, etc.) no permiten la salida del
agua embalsada hacia los valles anexos por razones geométricas. Así mismo, se ha

Parte III. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 13

dado su carácter eminentemente granular. y posiblemente de varios órdenes de magnitud superior a la del sustrato rocoso sobre el que se emplaza. La instrumentación instalada en el cimiento de la presa ha registrado bajos caudales de filtraciones. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 14 . ya que alternan rocas masivas con niveles de intensa fracturación. si bien en estos materiales la permeabilidad horizontal es probablemente muy superior a la vertical. y éstas se han reducido notablemente en las sucesivas inyecciones. Igualmente ocurre en la “megacapa rocosa”. Tampoco en este caso se conocen los valores de permeabilidad horizontal o vertical. observándose que el proceso seguido fue el adecuado y habitual en estos casos. La permeabilidad de los materiales que constituyen la “megacapa detrítica” es presumiblemente elevada.revisado el proceso seguido para el sellado de las diaclasas principales (las transversales a la presa). Parte III.

Una zona inferior. incluso con un contenido elevado de fragmentos de roca de gran tamaño. y que en superficie presentan un recubrimiento de depósitos coluviales de ladera. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 15 . . CONDICIONES DE ESTABILIDAD DE LA LADERA IZQUIERDA III-5. Ambas zonas (megacapa rocosa y detrítica). La masa rocosa contiene niveles de rocas trituradas con inclinaciones aparentes paralelas a la ladera. siempre se ha tenido en cuenta la existencia en la ladera izquierda de un recubrimiento de material coluvial que podía superar los 20 m de espesor. denominada “megacapa detrítica”. constituida por un coluvión propiamente dicho con una importante proporción granular. destacando 39 sondeos mecánicos. En ocasiones. constituida por masas de roca calcárea masiva que alternan con potentes niveles de roca fracturada y removida. aunque en la parte inferior de la ladera y en los metros más superficiales predominan más los materiales de granulometría fina. 10 inclinómetros. 28 piezómetros. llegan a estar en contacto por encima de la cota de máximo embalse. en dicha zona de contacto el sustrato rocoso aflora en su mayor parte. En dichos informes se han distinguido y estudiado dos sectores diferenciados en la ladera izquierda: . situada principalmente por debajo de la cota de máximo embalse (590 m). denominada “megacapa rocosa”. situada por encima de la cota de máximo embalse. así como las correspondientes interpretaciones geométricas y morfológicas. En todos los informes y estudios. se observa que toda la masa rocosa está constituida por fragmentos de roca desorganizada.1. si bien. y 6 extensómetros.III-5. Una zona superior. PROBLEMÁTICA PLANTEADA Uno de los aspectos más discutidos en los informes revisados se refiere a las condiciones de estabilidad de la ladera izquierda de la presa. A partir de esta información y de los documentos presentados por la “Coordinadora de Itoiz” se han analizado las condiciones Parte III. En la actualidad se dispone de una detallada información geológica de la ladera proporcionada por las investigaciones realizadas. desde el anteproyecto del año 1975.

El espesor máximo se alcanza en su parte central. si bien localmente alcanza los 30 m.2.1. Parte III.). La “megacapa rocosa” tiene una anchura media de unos 250 m y una longitud de más de 700 m. La “megacapa rocosa” está limitada lateralmente por sendas vaguadas por las que discurren arroyos tributarios del río Irati (Ver Figura 5. mientras que hacia los márgenes decrece progresivamente. donde se llegan a superar los 35 m. mientras que hacia el NE está definido por una loma o saliente de la ladera (Ver Figura 5.). Aspectos morfológicos y geométricos En los primeros reconocimientos efectuados durante los estudios previos se cartografió una zona potencialmente inestable de 800. En la zona inferior de la citada “megacapa”. hidrogeológicas y cinemáticas.5 hm3 corresponden a la “megacapa rocosa” y 1. situada en la zona de contacto con la “megacapa detrítica” y a unos 10-15 m de desnivel por encima de la cota de máximo embalse. La “megacapa detrítica” tiene en planta una geometría irregular con una superficie de 110.1. que pudieran tener influencia en la estabilidad de la ladera. lo que supone una superficie de 185.000 m2 de superficie situada aguas arriba de la presa y sobre la ladera izquierda. el volumen de material potencialmente inestable es algo inferior a 5 hm3 (5 millones de m3).).000 m2. Actualmente. El espesor medio de la masa rocosa es cercano a 20 m. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 16 .1. reduciéndose el espesor de 0 a 5 m.1. lo que considerando un espesor medio de 25 m (tomado a partir de un sondeo de 1975) resultaba un volumen de 20 hm3. III-5. Este aspecto morfológico rompe la continuidad de la “megacapa rocosa” y la independiza de la parte inferior de la ladera (Ver Figura 5. el sustrato rocoso presenta una elevación que la independiza de la megacapa infrayacente.000 m2. en su lado SE su espesor se extingue antes de llegar al paramento de la presa.5 hm3 a la “megacapa detrítica” (Ver Figura 5.1.2. Hacia su parte inferior.). y con un espesor medio inferior a 15 m. CARACTERÍSTICAS GEOLÓGICO-GEOTÉCNICAS DE LA LADERA IZQUIERDA III-5. de los cuales 3.geológicas. geomecánicas. con la información proporcionada por los 39 sondeos mecánicos efectuados en la ladera y los 33 sondeos en la cerrada. Estas condiciones se analizan a continuación.

Figura 5.1. Parte III. con trazo amarillo la “megacapa rocosa” y con trazo rojo la “megacapa detrítica”. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 17 . Se ven también investigaciones realizadas y en color rojo las 10 zonas instrumentadas con inclinómetros y piezómetros.: Fotografía de la ladera izquierda donde se representa de forma aproximada con trazo verde la zona de estudio.

Sin embargo. Al menos se reconocen dos niveles de varios metros de espesor paralelos a la superficie de la ladera con desigual espesor y sin continuidad a lo largo de todo el depósito. presentando algunos de sus límites laterales resaltes importantes. y en amplios sectores. y en la zona de contacto con la “megacapa rocosa”. Incluso hay zonas en las que se observan los mismos materiales que constituyen el sustrato rocoso sin deformación ni cambios en la orientación. presenta tramos en los que la roca está completamente triturada y desorganizada. micríticas. Se trata en este caso de un suelo denso. La “megacapa rocosa” presenta en superficie.2. y con escasa fracturación.El depósito coluvial que constituye la “megacapa detrítica” se encuentra rellenando un paleorrelieve muy acusado. La “megacapa detrítica” está constituida por depósitos coluviales detríticos gruesos e incluso bloques rocosos de gran tamaño. pero no ha podido verificarse en campo por estar debajo del nivel del embalse. se han observado procesos de inestabilidad local en su parte superior y sobre todo en las zonas más arcillosas. según se indica en los estudios previos de la presa y se observa en fotografías anteriores. de acuerdo con los datos de los sondeos. recubrimientos de depósitos coluviales recientes que alcanzan en algún punto hasta 10-15 m de espesor. con Parte III. III-5. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 18 . En otros casos. En superficie y ocasionalmente. Hacia el lado de aguas arriba (E) el espesor del depósito se reduce progresivamente alcanzando de 0 a 5 m por encima de la cota de máximo embalse. apareciendo materiales de granulometría fina en los metros superficiales y al pie de la ladera. se trata de una masa constituida por bloques rocosos sin estructura reconocible. Litología y estructura La “megacapa rocosa” está constituida en algunos sectores por rocas carbonatadas masivas. sobre el cual el espesor de depósitos cuaternarios es prácticamente nulo. Incluso existe una zona de “umbral” en la parte central que consiste en una elevación rocosa constituida por el estrato III (calizas margosas azuladas y secuencia flyschoide). En este coluvial se distingue una parte superior de granulometría más fina y una inferior con abundancia de clastos (cantos y bloques).2. como corresponde a una zona de fracturación.

pero es probablemente alta en la mayor parte del depósito. El contacto de la “megacapa rocosa” con el sustrato rocoso infrayacente se produce a favor de una superficie. junto al estribo izquierdo de la presa se observan varias estrías de movimiento de la megacapa rocosa sobre el sustrato. el proceso de desplazamiento que sufrió hace que se haya perdido en gran medida la disposición estructural original. Sin embargo. apareciendo en muchos casos deformada la estratificación. lo cual se justifica por razones cinemáticas: el movimiento sería posible en este sector siguiendo la máxima pendiente del terreno. Es decir. por lo que podría interpretarse como un indicio de que la estratificación del sustrato constituye la superficie potencial de deslizamiento. En la “megacapa rocosa” se observan rasgos estructurales que evidencian. dada su elevada fracción gruesa. No se observa una pauta clara de diaclasado. Únicamente destaca el hecho comentado anteriormente de su emplazamiento rellenando un paleorrelieve muy acusado. no siendo homogéneo el contacto con el sustrato rocoso. las cuales no coinciden con la dirección del buzamiento de la estratificación. denotan un movimiento hacia el río Irati no siguiendo la estratificación del sustrato rocoso. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 19 . la similitud de los materiales que la constituyen con los que conforman el sustrato rocoso. sino que presenta depresiones y elevaciones importantes. y no según la estratificación ya que la masa rocosa está confinada lateralmente. presentando algunos de sus límites laterales resaltes considerables. en muchos casos.elevadas velocidades de transmisión de ondas sísmicas. Parte III. por lo que su permeabilidad probablemente sea menor. sino que tienen un sentido oblicuo a la misma. predominan los materiales arcillosos. En esta zona la estratificación tiene un buzamiento de 19º hacia los 310º. mientras que las estrías presentan una inmersión de 12º hacia los 261º y 13º hacia los 265º. La permeabilidad de los materiales no se ha determinado. Sin embargo. En la “megacapa detrítica” no se observan rasgos estructurales significativos al tratarse de depósitos recientes de carácter granular generados por la dinámica de la ladera. o de una combinación de varias superficies paralelas y concordantes con la estratificación de la roca “in situ”. En superficie.

Clasificación U. que en su origen tenía una extensión muy superior. Se obtienen valores de C=3. .5 t/m2 y Ø=28º Por otro lado.S. límite plástico 16. Los resultados obtenidos fueron los siguientes: .96 t/m3 y humedad óptima 10. Se ensayan juntas de estratificación obteniéndose los pares de valores: C=36-64 t/m2 y Ø=35º. . de muy bajo contenido en arcilla. se realizaron 3 ensayos triaxiales sobre muestras remoldeadas procedentes del relleno areno-limoso de juntas de estratificación.6%.3. para C=0.7%. . Porcentaje de finos 18. Se obtienen.Parece corresponder al proceso de desmantelamiento que sufrió la megacapa rocosa. valores de Ø=34º-41º.9. . Repitiendo los ensayos sobre los mismos bloques ya rotos se obtuvieron valores residuales de ØR=20º-24º. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 20 . como consecuencia del encajamiento del río Irati y los procesos geomorfológicos III-5. Propiedades geomecánicas Megacapa rocosa En los estudios realizados para el proyecto y construcción de la Presa se han efectuado ensayos geotécnicos con el fin de caracterizar geomecánicamente los materiales de la cerrada y de la ladera izquierda. Julio de 1995: 3 bloques de roca sometidos a 2 ciclos de carga para obtener su resistencia al corte en las juntas de estratificación.5%.S.: SC (Arena arcillosa) . índice de plasticidad 7.C. Septiembre de 1989: 3 bloques excavados en turbiditas alteradas para ensayar las juntas de estratificación. Resistencia al corte: C≥3 t/m2 y Ø=28º Parte III. Densidad máxima 1. Límite líquido 24. Los resultados obtenidos han sido: . de los cuales hay un 5% de arcillas. Para ello se realizaron 8 ensayos de corte “in situ” en juntas de estratificación del sustrato rocoso y 3 ensayos de corte in situ en la unión roca-hormigón. Repitiendo los ensayos se obtuvieron valores residuales de ØR=35º.2%. Mayo de 1994: 2 bloques excavados en roca más sana obtenida de la excavación del cimiento de la presa.2. .

Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 21 . que equivale a un FS igual a 1. para condiciones de equilibrio límite de la ladera preestablecidas en el análisis. En resumen.5 t/m2 para Ø = 28º y C= 0 para Ø=34º. Por lo tanto. Ladera estable. la caracterización geomecánica de los materiales de la zona de contacto. lo que representa que el coeficiente de seguridad (FS) es superior a 1. a partir de los ensayos realizados.00. Dichas condiciones de equilibrio deben tratarse a partir de una situación lo más parecida a la real. Parte III. dada la imposibilidad de obtener muestras inalteradas o representativas de la zona de contacto. Como procedimiento alternativo se pueden obtener criterios orientativos de la resistencia de la zona de contacto del sustrato con la megacapa rocosa mediante análisis retrospectivos (“back analysis”). Ladera en equilibrio límite. En el caso de la ladera izquierda se pueden plantear dos hipótesis: . fijando uno de los parámetros resistentes (C ó Ø) y calculando el otro. Aunque esta atribución no resulte correcta. la descripción que ofrecen los sondeos y la observación de los testigos indican que los materiales ensayados del relleno de diaclasas son de naturaleza areno-limosa con pocos finos (18%) y que los del contacto son predominantemente materiales brechíferos con algunos rellenos de materiales margosos. ante la imposibilidad de disponer de datos directos cabe al menos suponer que las propiedades de los materiales ensayados serían semejantes o inferiores a las del contacto sustrato – magacapa rocosa. representarían los valores de resistencia probablemente inferiores a los datos obtenidos en el relleno de las diaclasas. 2000) se han atribuido los resultados de los ensayos triaxiales y de corte directo “in situ” a los materiales que forman el contacto entre el sustrato rocoso y la “megacapa rocosa”.00.E. siendo este último par de valores el que se utilizó en su día para el cálculo de la estabilidad de la presa.T. pues sólo ensayos directos en los materiales del contacto serían representativos. Otros resultados de ensayos de corte in situ dieron C= 3. pero no de resistencia. en base a su composición y estructura.No se ha efectuado ningún ensayo de resistencia al corte directamente sobre los materiales del contacto sustrato rocoso – megacapa rocosa. . Si se toman los resultados más bajos de resistencia de los ensayos realizados en los distintos informes de la presa se obtiene una cohesión de C = 3 t/m2 y un ángulo de rozamiento interno de Ø = 28º. En los coluviales de la megacapa detrítica se han llevado a cabo ensayos de identificación. En los estudios de estabilidad de la ladera (ARBEA U.

sin embargo podría suponerse que incluso. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 22 .30 para un valor de Ru < 0. en algunas partes.20.00. el material sea más arcilloso y que Ø sea más bajo. Estos resultados indican que en el supuesto de que la ladera estuviera en equilibrio estricto. y suponiendo condiciones más desfavorables. por lo que el grado de saturación ha sido inferior al 10% y se obtendría un FS superior a 2. y para FS ≥ 1.S. podría darse un movimiento a favor del plano de deslizamiento.1 equivalente a una saturación del perfil analizado del 20%.a) Ladera estable. y para Parte III. Para un nivel de saturación de la megacapa inferior al 10% (de acuerdo con las lecturas piezométricas). ni siquiera parcial del terreno. el F. éste se encontraría en condiciones de resistencia residual. En la hipótesis de que el plano de contacto entre la megacapa rocosa y el sustrato forme una superficie de rotura continua con cohesión cero o muy próxima a cero. ya que no se ha detectado la saturación. b) Ladera en equilibrio estricto. Parámetros resistentes de acuerdo con los ensayos realizados en los estudios de la presa (C= 3 t/m2 y Ø = 28º). situación muy alejada de la actual. es decir su cohesión sería cero o próxima a cero. se requiere un nivel de saturación en la ladera superior al 50-60%. y Ø= 28º. Durante el periodo de auscultación no se ha detectado agua en el terreno.1). En estas condiciones el valor obtenido en el laboratorio ha sido de Ø=28º.90. situación que evidentemente no se ha dado en el período de auscultación (1995-2005) según los datos piezométricos.00. se obtiene un FS > 1. durante el periodo de auscultación. Por otro lado. que corresponden a materiales típicamente arcillosos diferentes a los detectados en los sondeos y observados en el terreno. y suponiendo que el plano de contacto entre la megacapa y el sustrato rocoso fuera una superficie de paleodeslizamiento. Ø tendría que ser de 17-18º. Con estos mismos parámetros. Para un nivel de saturación de 20% (Ru = 0. para una saturación inferior al 10% se obtiene un FS de 1. puede atribuirse una cohesión de cero o muy próxima (≈ 0-1 t/m2) y que el ángulo de rozamiento interno sea el mínimo compatible con la naturaleza de los materiales. Se obtiene que sería preciso un nivel de saturación de la megacapa rocosa superior al 80% para situarse por debajo de dicho factor de seguridad. En estas condiciones el ángulo de rozamiento interno necesario para la situación de equilibrio límite sería de Ø=15-16º. Para este supuesto. debe estar en torno a 1. para que el FS sea próximo a 1. Para valores de Ø entre 20-23º.00.

etc. En las condiciones más desfavorables para C=0. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 23 . Como conclusión de los resultados del análisis retrospectivo se deduce que los valores de cohesión pueden tomarse desde el extremo inferior de 0 a 3 t/m2. ó C=2.4. Parte III. de Ø=23º. su resistencia se debe evaluar mediante análisis retrospectivos ante la ausencia de ensayos.sustrato. III-5. si bien en los análisis realizados descritos más adelante se ha considerado también el intervalo entre 23º y 28º. muy desfavorable. Durante mas de 4 años el comportamiento del talud de 20 m de altura y 45º de inclinación excavado en la parte inferior de la ladera junto al paramento de la presa ha sido estable. Megacapa detrítica Con respecto a la megacapa detrítica. Entre 1995 y 1999 se cuenta con 8 piezómetros de cuerda vibrante y desde 1999 hasta la actualidad con 28 piezómetros en total. resultado que no es compatible con la naturaleza de los materiales del contacto megacapa . Condiciones hidrológicas e hidrogeológicas Desde 1995 la ladera izquierda está instrumentada con piezómetros para medir la presión de agua del terreno o presión intersticial. situando los análisis muy del lado de la seguridad.2. Los piezómetros están situados en la zona de contacto de la megacapa rocosa y también a diferentes cotas dentro de la megacapa rocosa. así como en la megacapa detrítica y en el sustrato rocoso. se precisa un ángulo de rozamiento interno (Ø) en la superficie de rotura de 15-16º. aunque el de C=1.9 t/m2 y Ø=30º se considera el más representativo.9 t/m2 y Ø=30º. Los análisis retrospectivos dan que la resistencia al corte de dichos materiales es de al menos C=1. Lo razonable sería tomar un ángulo de al menos 28º. las condiciones piezométricas actuales.7 t/m2 y Ø=25º. Es decir se ha estudiado la hipótesis más real de Ø=28º y la hipótesis extrema. En los análisis descritos más adelante se han considerado distintos pares de valores. el ángulo Ø de rozamiento interno mínimo compatible con la naturaleza del material sería ≥ 23º suponiendo un elevado contenido arcilloso de la superficie de contacto (lo cual no concuerda con las observaciones e investigaciones).

Durante los años 1998- 2002 las precipitaciones registradas son menores pero en el resto de los años son equivalentes e incluso superiores en 1997.A lo largo de los últimos 10 años nunca se ha detectado agua en el sector del terreno instrumentado. El valor medio de precipitaciones anuales en la presa desde 1996 ha sido de 713. lo que unido al carácter mayoritariamente granular de la “megacapa detrítica”. según la pauta de llenado del embalse. los ascensos y descensos del nivel de embalse no podrán ser rápidos. En 1997 fue de 940. Durante estos 10 años de instrumentación piezométrica se ha registrado también la pluviometría en la estación meteorológica de la presa. Se asciende desde el nivel de llenado 1 (cota 536) al nivel de llenado 2 (cota 561) por segunda vez. como en las zonas de taludes de los caminos excavados. hace posible que las presiones intersticiales puedan disiparse en los procesos de vaciado.6 mm/año. se necesitan unas 600 horas. En un mes concreto de 1997. no se observó ninguna evidencia de inestabilidad de la megacapa detrítica. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 24 . según los estudios realizados Parte III. tanto en su superficie. En el invierno de 2002-2003 se registraron 545. que incluye el interior de la “megacapa rocosa”. desde la cota 561 a la cota 536. Eparoz 9233I. 1999.1 mm/año y en 2003 de 801. Erro 9231E. observándose una respuesta directa de las lecturas piezométricas y nivel freático en el terreno. Para que se produzca el vaciado completo del embalse desde su máxima cota y con la máxima capacidad de desagüe. Abaurrea Alta 9236 e Ilundain “Granja” 9263I).9 mm en un periodo de 4 meses. En la “megacapa detrítica” se ha registrado la presencia de agua en el terreno cuando se inició la puesta en carga del embalse.65 mm/año. Se observa que las precipitaciones registradas son coherentes con las series históricas de las estaciones meteorológicas próximas (Eparoz 9233I e Ilundain “Granja” 9263I). En la actualidad el proceso de puesta en carga del embalse se encuentra en la Fase 3-4. según el “Mapa de Máximas Lluvias Diarias de la España Peninsular” del Ministerio de Fomento –2001-). Durante el desembalse que tuvo lugar al final de la Fase 2. En 1997 se registraron en un día lluvias equivalentes a las de periodo de retorno de 20 años (97 mm/día. Dado el gran volumen del vaso. 2002 y 2003 se superaron ampliamente los valores medios mensuales de las estaciones meteorológicas próximas (Aribe 9228E.

para el Plan de Puesta en Carga de la presa. Los primeros han sido instalados en 1999 y los siguientes en 1995. Esta instrumentación permite medir en el interior y en la superficie de la ladera movimientos a partir del orden milimétrico. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 25 . extensómetros y estaciones geodésicas. y el período de instrumentación llega hasta la actualidad. auscultándose y vigilando cualquier tipo de movimiento en el terreno mediante inclinómetros. Esto supone una velocidad media de descenso de 1 m cada 7. Registros instrumentales de movimientos En la ladera se han instalado 10 inclinómetros y 6 extensómetros de varillas. Las lecturas se efectúan de forma periódica pero no son continuas. Para ello se instala una tubería especial en el interior de un sondeo. lo cual permitiría que una parte significativa de las presiones intersticiales puedan disiparse. También desde 1999 se han instalado 30 estaciones de referencia topográficas colocadas junto al emboquille de los sondeos y en otros puntos de la ladera. de forma resumida. Las tuberías inclinométricas han llegado hasta profundidades comprendidas entre 30 y 48 m en el interior de la ladera. por lo que cualquier movimiento que se produzca en la zona de la megacapa rocosa o detrítica y su sustrato es detectado.137 m/hora ó 3.3. se enumeran las principales características y los resultados de las medidas tanto instrumentales como de observaciones de campo.3 horas (0. A continuación. Los extensómetros miden deformaciones en el interior de la ladera por movimientos en dirección vertical o paralela al eje del sondeo instrumentado. MEDIDAS Y OBSERVACIONES DE MOVIMIENTOS EN LA LADERA IZQUIERDA La ladera izquierda de la presa ha sido objeto de especial atención durante el proyecto constructivo y posterior puesta en carga. Parte III.3. efectuando lecturas con periodicidad semanal a mensual. Los inclinómetros permiten medir los desplazamientos que se producen en el interior de la ladera por movimientos en la componente horizontal o transmitidos al eje del sondeo instrumentado.8 x 10-5 m/sg).1. Por otro lado también se ha llevado a cabo una vigilancia de cualquier tipo de incidencia o señal de movimiento en la superficie. además de los citados piezómetros. e instrumentados con GPS de alta precisión. III-5. III-5.

4 y 6). en dirección hacia el embalse y se le denomina A(+). . en consecuencia. 9 y 10). y de ± 8mm / 30 m para la marca SISGEO. profundidad de las posibles superficies de rotura. . Los fabricantes de los inclinómetros dan una precisión total de ± 7mm / 30m para la marca GEOKON.1. entre otros factores. Los inclinómetros han alcanzado una profundidad comprendida entre 30 y 48 m. Los desplazamientos se han medido según dos ejes ortogonales. uno de los cuales es paralelo aproximadamente a la pendiente de la ladera. El período de auscultación ha sido entre noviembre de 1999 hasta la actualidad.Las estaciones de referencias topográficas pueden medir movimientos en la superficie topográfica de la ladera. velocidad y localización de los movimientos. Como todo sistema instrumental. junto con los datos de piezómetros. y el otro eje es perpendicular y con dirección aproximada a la dirección del buzamiento de los estratos. relación con posibles causas o factores desencadenantes del movimiento y. Lecturas inclinométricas Se han instalado 10 inclinómetros distribuidos en diferentes zonas (Ver Figura 5. extensómetros y de referencias topográficas.): . los resultados dependen de su correcta instalación. 2 en la megacapa detrítica (números 7 y 8). hacia aguas arriba de la presa y se denomina B(+). es decir. incluso para movimientos de muy bajo rango e imperceptibles por otros sistemas de observación en campo. tener una información de gran precisión en cuanto a la magnitud. 3 en la megacapa rocosa (números 3. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 26 . El conjunto de medidas de inclinómetros. 5 en el macizo rocoso situado en la ladera izquierda (números 1. Parte III. que son los instalados. su rango y velocidad. es decir 6 años. 2. 5. permiten evaluar las condiciones de movimiento. y de las lecturas. . que están condicionadas a la velocidad del movimiento.

8) 6 mm (Inc. o contra pendiente. 1) En dirección B(-): 2 mm (Inc. en las direcciones incompatibles con la cinemática de la ladera. 10) De acuerdo con estas medidas. 2) 4 mm (Inc. 1) 8 mm (Inc. han llegado a: En dirección A(-): 8 mm (Inc. a favor de la pendiente de la ladera y hacia el embalse. Ambas direcciones A(-) y B(-) son incompatibles con la cinemática de un posible movimiento en la ladera. 4) 4 mm (Inc.3) 3 mm (Inc.10) 5 mm (Inc. el mayor movimiento acumulado ha sido de 12 mm en el inclinómetro 5 en dirección B (+). 8) 12 mm (Inc. y de 3 mm en dirección B (-).8) 3 mm (Inc.Las otras direcciones opuestas. 6) 7 mm (inc. La máxima magnitud de estos movimientos. hacia aguas arriba de la presa y a favor de la dirección de buzamiento de la estratificación. las máximas magnitudes medidas han sido: En dirección A(+): 5 mm (Inc. 7) 4 mm (Inc. También se alcanzaron 10 mm en dirección A (+). o hacia aguas abajo de la presa y contra buzamiento. 9) 4 mm (Inc. Parte III. 6) 8 mm (Inc. Sin embargo. 5) 6 mm (Inc. A(-) representa la dirección contraria a la pendiente de la ladera y la B(-) es hacia aguas abajo de la presa. 7) 11 mm (Inc. 3) 10 mm (Inc.5) 5 mm (Inc.8) 3 mm (Inc.10) En las direcciones compatibles con la cinemática de la ladera. 4) 8 mm (Inc. es preciso señalar que las lecturas dieron en muchos casos movimientos en estas direcciones (ver ANEXO III). Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 27 .3) 7 mm (Inc 2) 1 mm (Inc. Los movimientos contra pendiente o contra buzamiento llegaron a ser de hasta 8 mm en dirección A (-). A(+) y B(+). 3) En dirección B(+): 7 mm (Inc.

A favor del buzamiento de la estratificación. la velocidad máxima ha sido de 1. A favor de la pendiente de la ladera.6 mm / año y la media de todos los sondeos que han medido movimientos en esta dirección ha sido de 1. A+. o a favor de la pendiente.0 mm / año.8 B+ 6 1.0 6 27 8-9 ε>δ 4 0. esta lectura corresponde al movimiento local de un recubrimiento coluvial de 8 m.3 rocosa 4 28 9-10 ε>δ 11 1. (error instrumental en función de la longitud del inclinómetro) (1).0 6-7 ε>δ rocoso Zona alta 9 6 10 0. De acuerdo con los datos de precisión o error instrumental proporcionados por los fabricantes de los inclinómetros. Según estos datos (Cuadro III. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 28 . .1 representativo 7-8 ε=δ 2 8 B+ 1.3 ε=δ Megacapa 8 A+ 1. CUADRO III. de espesor en una zona estable del macizo rocoso (aguas arriba de la megacapa rocosa y al otro lado de una de las vaguadas que la delimitan). Velocidad media anual. Sin embargo. y a lo largo de 6 años habría sido de 2 mm / año en el inclinómetro 5.6 A+ 10 30 1. sólo el 19% de las lecturas alcanzaron valores superiores al Parte III. y la media para todos los inclinómetros que se desplazan en esta dirección es de 1. hacia aguas arriba de la presa.6 11-13 representativo δ= Desplazamiento máximo acumulado en plano de rotura ε= Precisión del inclinómetro. si se considerase que los movimientos son continuos en el período de 6 años.6 8-10 ε>δ 2 A+ No . hacia el embalse. sino que se producen a impulsos o saltos distanciados en el tiempo.3 mm / año.1) y considerando que los movimientos son continuos. B+.6 7 11-13 ε>δ Megacapa 7 B+ 23 1.3 Macizo 5 12 8 2. Dirección Desp. Prof.δ Observaciones δ (mm) (m) (1) to 5 A+ 0. En realidad los movimientos han sido discontinuos.8 ε>δ 3 28 8-9 8 B+ 1. No 10 ε>δ 4 B+ registro 0. hacia aguas arriba del embalse. En la dirección A (+). Resumen desplazamientos medidos en los inclinómetros.6 9-11 ε>δ 4 No No 1 7 registro 1. la velocidad máxima de movimiento en la dirección B (+). sin relación cinemática con la citada megacapa. aunque en realidad no lo son en absoluto.1 detrítica 4 A+ 8 0.1. Velocidad del Error Zona Inclinómetro máximo movimien rotura (mm/año) ε (mm) ε .

Los desplazamientos máximos registrados han sido entre 5 y 8 mm en dirección A (+) con una velocidad media de 1 mm / año. éste ha sido superior al error instrumental (9-10 mm). se ha dispuesto de 5 inclinómetros. se detectaron dos posibles desplazamientos a 23 y 30 m de profundidad. el movimiento máximo fue de 6 mm en esta misma dirección. En la megacapa detrítica se dispuso de 2 inclinómetros (7 y 8). con un máximo de 12 mm (inclinómetro 5). Los otros 2 restantes dieron movimientos hacia B(+). Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 29 . En el caso del movimiento de 11 mm. En el inclinómetro 8 no se obtuvo una zona de posible desplazamiento ni una tendencia clara de movimiento. Esta zona de la ladera está Parte III. . con una velocidad anual de 1. . En consecuencia. La velocidad media anual fue de 1.6 mm / año y la magnitud en todos los casos fue inferior a la del error instrumental. En la dirección B(+) los desplazamientos han oscilado entre 6 y 11 mm. a 8 m de profundidad y coincidente con el contacto con un coluvial superficial. aguas arriba de la presa. lo que indica la misma zona ha tenido ambas componentes. En el 7.rango del error instrumental. y 6) y marcaron los 3 un posible desplazamiento entre 27 y 28 m de profundidad tanto en la dirección A (+) como B(+). . En el 62% de los casos las lecturas alcanzadas fueron inferiores y en el 19% restante fueron similares. 4.4 mm / año. En el otro inclinómetro (9). de los cuales 3 no registraron deformaciones en el terreno. y el de 30 m a favor de la pendiente de la ladera. Con respecto a la ladera de sustrato rocoso eoceno que rodea la megacapa rocosa y detrítica. el mayor movimiento se observa en dirección B(+) hacia aguas arriba de la presa y también está presente la componente a favor de la pendiente. dando dirección de movimiento diferente en cada una. ambas a una profundidad de 28 m. en la megacapa rocosa. En el correspondiente a 23 m el movimiento fue hacia aguas arriba de la presa. En la megacapa rocosa se dispuso de 3 inclinómetros (3. y la magnitud del desplazamiento ha sido inferior o igual al error instrumental. Con respecto a la interpretación de las medidas inclinométricas en relación con las tres zonas investigadas se obtienen los siguientes resultados: .

Referencias topográficas En la ladera se han instalado 30 bases topográficas para el control del posible movimiento del terreno en superficie. descartándose la posibilidad de inestabilidades. que constituye el umbral de sensibilidad práctica de los equipos de medida. como son la existencia de grietas. se hubiera puesto de manifiesto por un desplazamiento en una dirección de las medidas. III-5. Observaciones en campo Durante el reconocimiento de campo se han revisado todos los aspectos que pueden poner de manifiesto un proceso de inestabilidad del terreno.2. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 30 . En caso de producirse un movimiento claro del terreno. . tanto en positivo como en negativo. a lo largo de los 6 años en los que se viene estudiando topográficamente la ladera. Las medidas se llevan a cabo con periodicidad semanal a mensual mediante dispositivos GPS.3. con lo cual lo que se detecta no es un despegue de la “megacapa rocosa” respecto al sustrato. con rango de variación inferior a ± 2 cm. 3 son verticales y tres inclinados 30º ladera arriba. afección a caminos. Además la diferencia afecta por igual a las varillas ancladas a 10 y a 20 m. De los 6 extensómetros. formada por el macizo rocoso concordante estratigráficamente y sin ningún indicio geomorfológico de inestabilidad. los datos topográficos no son concluyentes. inclinaciones de árboles. . pues evidencian oscilaciones de las medidas. signos de desplazamiento Parte III. Su lectura se ha llevado a cabo desde noviembre de 1995. surgencias de agua. sino efectos superficiales no asociados a un potencial deslizamiento. En ellos se observa una deformación del terreno que en el caso más desfavorable alcanza 10 mm a lo largo de 10 años. con dos varillas cada uno a 10 y 20 m de profundidad. Durante el período de auscultación. Extensómetros También se dispone de la información proporcionada por 6 extensómetros de varillas instalados en el camino de rodadura del blondín.

sino que son fruto del desmantelamiento de la masa original que constituía la “megacapa rocosa”. hacia aguas arriba de la presa. con una inmersión de 12º-13º hacia los 261º-265º. De todo lo anteriormente expuesto únicamente se ha observado.3. existencia de materiales blandos en la zona de contacto de la megacapa con el sustrato rocoso. III-5. Los resultados de los 10 inclinómetros instalados indican que en la megacapa rocosa parece percibirse un potencial desplazamiento a una profundidad en torno a 28 m con un máximo desplazamiento de 11 mm en dirección B(+). Las características geomorfológicas. Resumen Del conjunto de observaciones de campo. entre otros aspectos. Sin embargo. que los movimientos no tienen relación Parte III.4 y 1. Tampoco se observa en dichos cortes artificiales afluencias de agua o zonas de despegue respecto al sustrato rocoso. y los datos instrumentales de inclinómetros y extensómetros se deducen los siguientes resultados: . Incluso en puntos de la ladera modificados para la realización de la obra. o los caminos excavados para los accesos a los sondeos mecánicos. zonas de infiltración de agua. actualmente estable. aguas abajo de la “megacapa rocosa”. déficit de material en la zona de cabecera y acumulaciones al pie.en taludes artificiales. a pesar de llevar ya varios años realizados. las características litológicas y estructurales de la formación denominada megacapa rocosa son típicas de un material alóctono y que muy probablemente se trate de un paleodeslizamiento cuya edad no se ha determinado. litológicas. estrías recientes de movimiento. y también con desplazamiento en dirección A(+) a favor de la pendiente de la ladera con máximo movimiento de 8 mm. .0 mm / año). Teniendo en cuenta la velocidad del movimiento a lo largo de los 6 años (entre 1. unas estrías de movimiento sobre el sustrato rocoso. mediciones topográficas en superficie. Estas estrías no parecen obedecer a un origen tectónico ni a un proceso manifiesto de inestabilidad. estructurales e hidrogeológicas de la ladera izquierda no evidencian en superficie y a nivel de afloramientos señales o indicios de movimientos en la ladera. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 31 . como el desmonte para el emplazamiento del camino de rodadura del blondín. no se ha observado evidencia alguna de movimiento.3.

lo que implica que se debe mantener. y a pesar de estas razones expuestas. como por la velocidad extremadamente baja. tanto por su insignificante magnitud. pero no como una evidencia de un deslizamiento. Estas condiciones son válidas para la “megacapa rocosa” y la “megacapa detrítica”. Parte III. así como por el hecho de que el mayor movimiento se dé hacia aguas arriba de la presa y transversalmente a la máxima pendiente de la ladera. No obstante. incrementar y mejorar el control instrumental inclinométrico de la ladera. estos resultados deben tenerse en cuenta para su seguimiento en el tiempo. los resultados no permiten afirmar que se trata de un deslizamiento actual de ladera. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 32 . Por ello los datos son de insuficiente entidad como para concluir que se trata de superficies de deslizamiento activas. observada con las precipitaciones y que los máximos desplazamientos son del mismo orden que el error instrumental (8 y 10 mm).

00). Corresponde al perfil Plc del informe de ARBEA UTE (2000) y firmado por Charles Joulain y Francisco Sánchez.III-5.00 (FS= 1. El esquema litológico del perfil analizado es el correspondiente al de dicho estudio. Ø ≈ 25º. y las presiones intersticiales del terreno. ya que éstos no son representativos de dichos materiales ni del plano de rotura potencial. la distribución en profundidad de las unidades litológicas. para lo que se ha estudiado la geometría de los perfiles de la ladera. las condiciones hidrogeológicas y las posibles acciones sísmicas. se considera que la megacapa rocosa podría formar parte de un paleodeslizamiento. por lo que dichos parámetros resistentes han sido estimados mediante análisis a posteriori (“back analysis”) para un estado de equilibrio límite. con la finalidad de determinar sus condiciones de estabilidad. como correspondería a una zona ya deslizada (en condiciones de resistencia residual). el cual ha sido inspeccionado durante el reconocimiento de campo y comprobado con los datos de los sondeos. ANÁLISIS DE ESTABILIDAD En este apartado se presenta el análisis de la estabilidad de la ladera izquierda. Este perfil representaría la situación más desfavorable con respecto a los aspectos morfológicos y litológicos. En una primera hipótesis. Hipótesis consideradas Se ha considerado un perfil topográfico de la ladera izquierda según la máxima pendiente y por la parte central de la “megacapa rocosa” y la “megacapa detrítica”.3. Megacapa rocosa Los parámetros resistentes del terreno correspondientes a la hipotética superficie de rotura no pueden obtenerse directamente a partir de los ensayos realizados. con un coeficiente de seguridad igual a 1. quedan como incógnitas el ángulo de rozamiento interno de la superficie de rotura (Ø). Los resultados obtenidos indican que para un nivel de saturación del terreno de al menos el 40% (Ru = 0. que en su momento deslizó a favor de una superficie cuyas propiedades geomecánicas son las que se tratan de estimar. y para Ru = 0. Si se fija el valor de la cohesión igual a cero o próxima a cero. los parámetros geomecánicos de los materiales. se obtiene un ángulo de rozamiento interno Ø ≈ 19º.4. Parte III.2). se requiere un Ø ≈ 21º.4. Para Ru = 0. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 33 . es decir.

al menos. según la experiencia tanto de España como en Europa. en los que la cohesión no es cero.Si se tiene en cuenta que los paleodeslizamientos se activan (excluyendo las causas antrópicas) bajo intensas precipitaciones mantenidas. valor próximo al de 28º obtenido en los ensayos realizados en los estudios de la presa. y para las distintas hipótesis de acciones sísmicas. pero despreciando el valor de cohesión obtenido de 3 t/m2. También se adopta un valor de Ø de 23º. en este análisis se adopta un valor de Ø de 28º. es decir considerando cohesión cero. como se comentaba anteriormente.2. como correspondería a una situación de resistencia residual.(factores de seguridad de la ladera): Parte III. promedio entre 21º y 25º. En este último caso el estudio se sitúa claramente del lado de la seguridad. Para estas condiciones el valor de Ø estaria comprendido entre 21º y 25º. En consecuencia. es igualmente razonable suponer que se encuentren en condiciones de alta saturación. es razonable suponer que los niveles freáticos se encuentren muy altos. y como hipótesis. y que la presión intersticial en la superficie de rotura sea igualmente elevada. A partir de los valores de resistencia adoptados (C= 0 t/m2 y Ø= 28º). e incluso superiores.3 a 0. al menos durante varios meses. asignándole a la cohesión un valor mínimo de resistencia de 1 t/m2. en un entorno entre el 60 y el 80% (Ru ≈ 0. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 34 . y para distintos rangos de Ru (equivalentes aproximadamente al grado de saturación de la masa rocosa analizada en los perfiles). se obtienen los resultados que se muestran en el Cuadro III. y para la saturación total requeriría un Ø de 29º.4). Para que los materiales de la megacapa rocosa pasen a ser inestables. como se obtiene de los ensayos realizados. realizando análisis extremadamente conservadores. procedentes de los ensayos de laboratorio pero despreciando la cohesión del material. también más acorde con las propiedades de los materiales y con las características de la superficie potencial de rotura.

35 Ru 0.42 1.25 1.17 1.18 1.00 0.6.10 1.12 1.00 g 1.95 0.00 Las acciones sísmicas consideradas han sido (ver Parte II del Informe): la aceleración producida por el terremoto del 18 de septiembre de 2004 de magnitud mb= 4.24 1.12 1.49 1.37 1.08 g 0.10g para un período de retorno en el rango de 3. se obtienen los resultados que se muestran en el Cuadro III.61 1.000 años y aceleración horizontal de 0.00 g 1. Ø= 23 ACELERACIÓN GRADO DE SATURACIÓN DEL TERRENO SÍSMICA abh abv Ru 0.2 Ru 0.3.96 0.34 1.19 1. CUADRO III.90 1.4 0.08g.00 0.38 1.07 1. y el terremoto determinista (máximo posible) de aceleración 0.43 1.06 g 1.27 1.15 1.08 g 1.09 1.50 1. el terremoto de diseño de la presa de período de retorno de 1.1 Ru 0.15g.58 1.10 g 0.00 g 0.35 1.00 0.06 g 1.45 1.0 Ru 0.24 1. y para distintos rangos de Ru (equivalentes aproximadamente al grado de saturación de la masa rocosa analizada en los perfiles).3 Ru 0.17 1.000 años.000 a 5.2.25 Ru 0.76 1.20 1. siendo “g” la aceleración de la gravedad.09 1.93 0.30 1. Ø= 28 ACELERACIÓN GRADO DE SATURACIÓN DEL TERRENO SÍSMICA abh abv Ru 0. el terremoto extremo y aceleración horizontal de 0.3 Ru 0. Resultados de los análisis de estabilidad en la “megacapa rocosa” para parámetros de resistencia al corte de C= 10 KN/m2.3.4 0.15 g 0.2 Ru 0.0 Ru 0.66 1.30 1.25 Ru 0.03 0.18 1. (factores de seguridad de la ladera): CUADRO III.38 1.03 g 1.07 0.09 1.15 g 0.08 1.69 1.03 g 1.05 g 0.28 1.05 g 0. con un valor de PGA de 0.56 1.00 0. Resultados de los análisis de estabilidad en la “megacapa rocosa” para parámetros de resistencia al corte de C= 0 t/m2.04 Si se consideran los valores de resistencia más desfavorables (C= 1 t/m2 y Ø= 23º). se ha adoptado Parte III.1 Ru 0.10 g 0.01 0.00 g 0.05 g 1.21 1.05g (aceleración de máxima horizontal). y para las distintas hipótesis de acciones sísmicas.26 1.12 1.05 g 1.48 1. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 35 . En este análisis de estabilidad pseudoestático.03 0.08 g 0.08 g 1.35 Ru 0.

000 años). También hay que tener en cuenta que las condiciones en las que se ha analizado la estabilidad de la ladera.3-0. Los datos piezométricos indican que para precipitaciones del orden de 100 l/m2/día los piezómetros no acusaron agua.000-5. Para un 40% (Ru= 0. Para valores superiores al 60 a 80% de saturación (Ru ≥ 0. entre otros datos. adoptándose siempre los Parte III.4) se alcanzan condiciones próximas al equilibrio límite. Estos resultados indican que la ladera es estable para cualquiera de las acciones sísmicas consideradas incluso para el mayor terremoto posible (determinista). han sido muy conservadoras.1. incluso para el terremoto determinista (máximo posible). tanto del embalse como de los relieves situados a mayor altura. al menos por encima del 60% para que puedan darse condiciones de estabilidad próximas al equilibrio límite. al no disponerse de dichos parámetros. para las hipótesis anteriormente analizadas se precisarían niveles muy altos de saturación en la ladera. la ladera sigue siendo estable. Para condiciones de un 20% de saturación o Ru≈ 0. según las normas vigentes y el Eurocódigo 8. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 36 . lo que representa. y que se encuentran por encima de la megacapa rocosa. debiendo. indican que sólo en condiciones muy excepcionales se podría alcanzar cierta saturación en la ladera estudiada. en cualquier caso. De este análisis se deduce que el factor que más repercusión tiene en la estabilidad es la presión intersticial. su morfología y el drenaje superficial de la ladera.2.2) de saturación del terreno la ladera sigue siendo estable incluso bajo la acción del terremoto extremo (de periodo de retorno 3.que la fuerza de la aceleración ejercida sobre el terreno equivale a ½ de la aceleración máxima horizontal (PGA). siempre que las condiciones de presión intersticial en la ladera sean de Ru< 0. verificar esta hipótesis mediante los estudios oportunos. en todos los casos.0) la ladera es estable en cualquiera de las hipótesis sísmicas consideradas. y sin determinar los parámetros hidrológicos e hidráulicos de la ladera. y en ausencia de acciones sísmicas. No es posible efectuar un análisis sobre los posibles estados de saturación del macizo sin conocer su capacidad de saturación en función de precipitaciones superiores a las registradas. en cualquier caso. tanto pendiente abajo como lateralmente hacia las vertientes. Los resultados de los análisis indican que sin presiones intersticiales (Ru= 0. Como conclusión. así como la ausencia de conexión hidrogeológica. la naturaleza de los materiales. Sin embargo. del lado de la seguridad. o de saturación inferior al 40%. es decir la ladera se comporta como seca. situaciones extremadamente improbables.

Se ha adoptado una resistencia para el material de C= 1. cuya principal característica es que se sitúa en su mayor parte por debajo de la cota de máximo embalse.03 1.00 g 0. no pudiendo profundizar más en este aspecto.05 g (18/09/04).3 Ru 0.0 Ru 0.61 1.0 a saturado Ru=0.29 1. Sólo se podrían alcanzar situaciones de inestabilidad para niveles de saturación superiores al 60%.25 1.99 1.4 Ru 0.08 g (de diseño).93 1.000 años). en este caso.39 1.53 0. Por consiguiente.66 1.05 0.90 1. que como ya se ha dicho no es el caso.12 1.72 1.31 1.49 0.18 1.94 1.2 Ru 0.08 g 0.55 0.44 1.15 g 0.33 0.97 1.24 1.03 g 1.08 g 1.35 1.5 ah av Inf Sup Inf Sup Inf Sup Inf Sup Inf Sup Inf Sup 0.71 1. que incluyen los máximos posibles.05 g 1. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 37 .10g (extremo) y 0. y por tanto está afectada por la explotación del embalse.77 1.98 1.41 1. a la espera de que se efectúen los estudios que aporten los datos necesarios.00 1.1 Ru 0.4.14 0. criterios o parámetros más desfavorables a la estabilidad.53 2. También se analiza independizadamente la Parte III.2).26 1.9 t/m2 y Ø= 30º ACELERACIÓN Grado de saturación del terreno SÍSMICA Ru 0. los terremotos de aceleración 0.00 0.05 g 0.06 g 1. CUADRO III. al tratarse de materiales aproximadamente homogéneos e isótropos.5). No obstante.24 1.10 1. Resultados de los análisis de estabilidad en la “megacapa detrítica” para C= 1.35 1. se muestran los resultados de los análisis de estabilidad realizados en la “megacapa detrítica” considerando distintas combinaciones de saturación del terreno (seco Ru=0.15 g (determinista). 0.40 1.18 1. 0.4.83 1.14 1. correspondería a precipitaciones con un período de retorno muy elevado (superior a 500- 1.24 1.56 1. en este caso. las inestabilidades resultantes quedarían reflejadas en la superficie de la ladera. se puede afirmar que la ladera se encuentra en condiciones de estabilidad.33 1.12 0.88 1.73 1. ya que de haberse producido en las últimas décadas (probablemente bastantes décadas).80 1. Megacapa detrítica En los análisis de estabilidad realizados de la “megacapa detrítica”.17 1. se ha adaptado el perfil topográfico que se cita anteriormente y las posibles superficies de rotura.43 0.10 g 0.09 En el Cuadro III. son de geometría circular.08 1.9 t/m2 y Ø= 30º (Ver apartado 5.00 g 1. Incluso continuaría siendo estable si se produjeran cualquiera de los sismos considerados.

situación en la práctica descartable. como la que le correspondería a la situación de desembalse brusco (Ru=0.53 en la zona inferior. Se observa cómo para Ru=0. ya que el peso del agua aportaría estabilidad al terreno. o parcialmente lleno. Si el terremoto determinista (0. o del pie del coluvial. ni en la teórica condición de desembalse brusco se desestabilizaría la masa coluvial. De darse esta situación es posible que se produjeran inestabilidades de la parte inferior del coluvial. La parte inferior del coluvial.15g) el coluvial también resulta estable. Parte III.000 años.parte central y superior del coluvial (Sup).5) y un terremoto de periodo de retorno superior a 1.14 para el conjunto de la masa coluvial en su parte central y superior. es decir. que equivale a una presión intersticial de Ru=0.0 y ah=0. no se daría la situación descrita. es necesaria la acción conjunta de una elevada saturación del terreno.4. situación que combinada resulta en extremo improbable. se requiere la actuación combinada de una saturación de al menos el 60% del terreno (Ru=0.00g (situación de partida) el coeficiente de seguridad (FS) es de 1. lo que requiere un desembalse total. Para que se alcance la inestabilidad de la parte inferior del coluvial. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 38 . en sus metros superficiales.4). y de 2.3) en situación de desembalse rápido y de terremoto de diseño (0. Para que la “megacapa detrítica” sufra una inestabilidad que afecte al conjunto del depósito. sería inestable para un grado de saturación del 80%.15 g). Para condiciones variables de saturación y de acción sísmica extrema (terremoto determinista de 0.15 g) ocurre con el embalse lleno.08 g). Este grado de saturación sólo podría darse en una situación teórica de desembalse brusco y afectaría a la zona del pie de la ladera. con el terremoto determinista (0. y la parte inferior o del pie del mismo (Inf). En situaciones normales de desembalse toda la masa coluvial que constituye la “megacapa detrítica” sería estable. Para este conjunto de la parte central y superior no se llega a la condición de equilibrio límite por saturación. Para llegar a la inestabilidad tendría que darse simultáneamente un desembalse brusco (Ru=0.

Estas condiciones litológicas y estructurales determinan que los procesos de inestabilidad tengan necesariamente que afectar a toda la masa rocosa o bien a volúmenes importantes de la misma. La naturaleza rocosa de la megacapa. sin relevancia en la estabilidad general. constituida en su mayor parte por fragmentos de rocas carbonáticas. como circulares. .III-6. al situarse entre 10 y 15 m por encima de la cota de máximo embalse. . pues no se ve afectada por los procesos de llenado o desembalse. correspondientes a las denominadas “megacapa rocosa” y “megacapa detrítica”. determinan. con inclinaciones medias de 15º-20º. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 39 . no siendo posibles otras tipologías de rotura. Lo que pueden darse son desprendimientos de bloques rocosos de tamaño decimétrico a métrico en zonas de taludes excavados. hidrogeológico y geomecánico. La pendiente moderada del terreno. ya que la hipotética superficie de rotura se produciría a favor de las bandas de roca fracturada y fragmentada. salvo en zonas superficiales y muy aisladas. que las fuerzas tangenciales debidas al peso que tienden a la inestabilidad sean moderadas. fragmentada y descompuestas en disposición subparalela a la superficie del terreno. y del plano de apoyo de la “megacapa” sobre el sustrato rocoso. El hipotético mecanismo de rotura sería del tipo traslacional. III-6. geométrico. Este aspecto condiciona también la tipología del proceso de inestabilidad. con una inclinación de 12º-18º. La “megacapa rocosa” es estable por las siguientes razones: . Parte III. que en muchos casos se alternan con rocas masivas con bandas de rocas muy fracturada. CONCLUSIONES SOBRE LA ESTABILIDAD DE LA LADERA IZQUIERDA En función de los resultados de los análisis realizados se distinguen en la ladera dos sectores claramente diferenciados y separados desde el punto de vista litológico. MEGACAPA ROCOSA Las condiciones de estabilidad de la “megacapa rocosa” son independientes de la explotación del embalse.1.

de la “megacapa rocosa”. En ningún caso se han registrado valores de presión intersticial o variaciones mayores que la sensibilidad de los sistemas de medida. lo que impide la acumulación del agua en el interior de la megacapa. . La propia naturaleza del material. ya que la permeabilidad vertical es muy baja. En la actualidad queda un “cerro testigo” de dicha masa original. constituido por roca masiva que alterna con niveles de roca muy fragmentada. Con esta disposición el drenaje se produce hacia ambas vaguadas. midiendo la presión intersticial en la zona de contacto con el sustrato rocoso y en la zona basal de la “mecacapa rocosa”. Durante el periodo 1995-2005 se han llevado a cabo lecturas periódicas de los 8 piezómetros instalados en 4 sondeos perforados en el camino de rodadura del blondín. lo que da lugar a que la masa potencialmente inestable constituya en la actualidad un retazo aislado de la masa que originalmente se emplazó. ya que el agua. Durante el periodo 1999-2005 además se han realizado lecturas de los 20 piezómetros situados en 10 de los sondeos realizados en 1999 para el estudio y la auscultación de la ladera. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 40 . Es decir. Vaguadas anexas: los límites laterales de la “megacapa rocosa” son dos vaguadas excavadas por el encajamiento de la red hidrológica del río Irati. ni siquiera parcial.. cuya extensión debía ser muy superior. tanto de escorrentía como subálvea. La ausencia de agua registrada en los piezómetros instalados en la “megacapa rocosa” es también determinante en la estabilidad del material. . Este hecho dificulta la saturación del terreno por infiltración directa por agua de lluvia. Las causas de la ausencia de agua en el terreno son varias: . y que ha sido desmantelada por los procesos erosivos y geomorfológicos. Parte III. se dirige hacia las vaguadas anexas y no hacia el saliente rocoso. nunca a lo largo de 10 años se ha tenido constancia de la saturación. La “megacapa rocosa” no tiene conexión hidráulica aguas arriba de la ladera.

En el futuro esta situación no cambiará ya que el pie de la masa potencialmente inestable se sitúa entre 10-15 m de desnivel por encima del embalse y a unos 50 m en la horizontal. . se observa. La “megacapa rocosa” es un retazo aislado de una gran masa de roca emplazada por procesos gravitacionales. En la ladera únicamente se observan procesos de inestabilidad puntual. Origen de la megacapa. que también se observa en algunos sondeos que atraviesan la “megacapa rocosa”. Su edad no se ha determinado. . grietas en caminos y pistas o surgencias de agua. ha sufrido un desmantelamiento parcial a lo largo de su historia. consistente en una brecha rocosa. como consecuencia de la proximidad a la superficie del sustrato rocoso estable. No se observan indicios de movimiento de la “megacapa rocosa” como grietas de tracción. No obstante. o se reduce hasta alcanzar unos 5 m. Es decir. Parte III. es de 12º hacia el río Irati. . que parecen obedecer al proceso de desmantelamiento de la masa original que constituía la “megacapa rocosa”. Este macizo. el emplazamiento de la masa rocosa es muy antiguo y en la actualidad no se observa ninguna evidencia de desplazamiento. . entre otros. como consecuencia del desprendimiento de bloques rocosos y procesos erosivos locales en los taludes excavados. acumulación de materiales. El origen más probable es un paleodeslizamiento. o zona brechificada. Estabilidad del pie: en la parte inferior de la “megacapa rocosa”. inclinación de árboles. Además el contacto en esa zona con el sustrato rocoso es neto a favor de un plano de estratificación muy continuo. como consecuencia de los procesos geomorfológicos y del encajamiento del río Irati. En cualquier caso. concretamente del estrato IV (calizas margosas azuladas). y éstas son inestabilidades muy superficiales. que forma la megacapa. . en este sector la inclinación de la superficie de contacto es aún menor que la media del conjunto del depósito (12-18º). aflorando el sustrato rocoso. La inmersión de las estrías que se observan. en la zona perimetral de la “megacapa rocosa”. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 41 . una superficie de despegue del sustrato rocoso estable. por lo que no se verá afectada por la explotación del embalse. Ausencia de evidencias de movimientos recientes. en la zona de contacto con la “megacapa detrítica” el material potencialmente inestable desaparece.

Parte III. En cuanto a las presiones intersticiales. predominando el error instrumental sobre las lecturas realizadas. Su resistencia al corte. Al pie de la megacapa. Estas parecen obedecer al movimiento de la parte frontal de la megacapa que ha sido erosionada por el efecto del encajamiento del río Irati. y las hipotéticas velocidades de movimiento están por debajo de lo que podrían ser movimientos extremadamente lentos. Los resultados de la auscultación periódica de la instrumentación de la ladera ponen de manifiesto que las lecturas de los inclinómetros acusan desplazamientos de muy escasa magnitud. se observan en dos puntos estrías de desplazamiento de la masa rocosa. . aguas abajo de la misma y junto al estribo izquierdo de la presa.. ha superado sin problemas las tensiones horizontales máximas calculadas. . quedando el afloramiento que ahora se contempla. . construido mayoritariamente sobre la “megacapa rocosa”. Además las magnitudes máximas medidas son insignificantes para lo que es habitual en laderas inestables. obtenida de ensayos triaxiales de muestras remoldeadas y de ensayos de corte “in situ” es de C≥3 t/m2 y Ø=28º. medidas con piezómetros a lo largo de 10 años. El desmonte efectuado para el camino de rodadura no ha sufrido tampoco ningún síntoma de inestabilidad a lo largo de más de 10 años. . No se han encontrado relaciones entre las precipitaciones registradas en la estación meteorológica de la presa y los movimientos registrados en los inclinómetros. Durante el proceso constructivo de la presa (1993-2003) se ha puesto de manifiesto la estabilidad de la ladera en el comportamiento de las estructuras del blondín. erráticos en cuanto a las direcciones de movimiento y a su secuencia cronológica. No parecen ser de origen tectónico. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 42 . . son equivalentes a un estado seco. Cuando se ha ensayado en laboratorio el relleno arcilloso de las superficies de estratificación se ha comprobado que se trata realmente de una arena limo-arcillosa con alto contenido en grava y cuyo contenido en arcilla es escaso y de baja plasticidad. incluso las acciones dinámicas ocasionadas por el corte de los cables. El camino de rodadura del blondín.

la ladera también sería estable. el depósito en su conjunto se presenta muy compacto.Como conclusión final. la “megacapa detrítica” presenta las siguientes características: .100 m/s (Vp). Parte III. así como la del plano de apoyo del coluvial sobre el sustrato rocoso. Sólo en el hipotético caso de que en la ladera se superasen niveles de saturación muy elevados. III-6. dada la naturaleza de los materiales que la constituyen.2. la granulometría de los materiales es más fina. La pendiente del terreno es moderada. Su naturaleza es principalmente granular. con inclinaciones medias de 16º-20º. Bajo las condiciones de explotación del embalse y de sismicidad consideradas. MEGACAPA DETRÍTICA Las condiciones de estabilidad de la “megacapa detrítica” se verán afectadas por las oscilaciones del nivel de llenado consecuencia de la explotación del embalse. y confieren al conjunto unas buenas condiciones de estabilidad general. con una velocidad de propagación de ondas longitudinales superior a 1. la “megacapa rocosa” presenta condiciones de estabilidad. sobre todo en la mitad inferior del depósito. por lo que los materiales presentan peores condiciones de estabilidad. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 43 . con una inclinación de 18º-21º. Incluso en el supuesto de que se produjera un movimiento en la “megacapa rocosa” su desplazamiento no sería rápido. Incluso para situaciones en las que se alcanzasen valores de saturación altos. pues se encuentra por debajo de la cota 590 (la de máximo embalse). lo que presumiblemente supone situaciones de muy baja o extrema probabilidad. incluso para terremotos extremos. En los metros superiores y en la zona próxima al aluvial del río. Si embargo. y en ausencia de elevadas presiones intersticiales. donde predominan materiales de granulometría gruesa. la ladera seguiría siendo estable. Para condiciones dinámicas. siendo detectable y anticipable por la instrumentación. en su mayor parte. . que en la parte inferior de la ladera se suaviza en gran medida e incluso se invierte. Dicha pendiente corresponde a la del sustrato rocoso sobre el que apoya. se podría alcanzar una situación de inestabilidad. superiores al 60-80% según los análisis realizados.

Durante el periodo de construcción de la presa se ha podido comprobar el comportamiento estable del coluvial. . El límite N y NE del depósito lo constituye un escarpe rocoso de dirección N100ºE. Además. donde hay depósitos aluviales. que ha sido relacionado con una falla normal. uno principal al N y otro de menor superficie entre el resalte rocoso y la presa. para Parte III. . en la proximidad a la presa el espesor de la “megacapa detrítica” se hace prácticamente nulo. en la zona de contacto con la “megacapa rocosa” el espesor de material potencialmente inestable se reduce hasta alcanzar de 0 a 5 m como máximo. y aflorando en la mayor parte el sustrato rocoso estable. La estabilidad estructural del depósito coluvial o “megacapa detrítica” presenta unas singularidades relacionadas con la estructura del macizo rocoso infrayacente y que le confieren una gran estabilidad al conjunto. Estabilidad de excavaciones. como se pone de manifiesto por: . en las cercanías del río Irati. .. Lo mismo sucede cuando la ladera pierde su inclinación al pie. En este caso la tipología de rotura posible sería la de deslizamiento circular dado el carácter más o menos homogéneo e isótropo de los materiales que pueden verse afectados por los procesos de inestabilidad. concretamente del estrato IV (calizas margosas azuladas). Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 44 . Este espolón rocoso divide al depósito en dos sectores según una dirección N-S. El material detrítico se encuentra rellenando un paleorelieve muy acusado. ya que se efectuó una excavación en la proximidad al paramento de la presa de 20 m de altura con un ángulo de talud de 45º. pero se trata únicamente de un marcado resalte estructural. En la parte central existe un “umbral rocoso” o elevación del sustrato. Este desmonte fue finalmente rellenado con materiales de tipo pedraplén-escollera. el cual ha permanecido estable a lo largo de más de 4 años. sobre el cual el espesor de coluvial es casi nulo. En la parte superior de la “megacapa detrítica”.

mejorar sus condiciones de estabilidad a largo plazo cuando se viera sumergido bajo el
embalse.

- Analizando dicha excavación mediante análisis a posteriori se obtienen los parámetros
de resistencia al corte para la condición de equilibrio límite, es decir, suponiendo un
coeficiente de seguridad de 1.00. De este modo se obtiene que el sector del depósito
coluvial afectado por la excavación, que además es el de granulometría más fina y que
teóricamente tendría menor resistencia, presenta al menos unos parámetros de
resistencia al corte dentro de un rango de C= 0-4 t/m2 y Ø=25-35º. Con las distintas
combinaciones entre valores de cohesión y ángulo de fricción se alcanza la condición de
equilibrio límite, en condiciones drenadas, con pares de valores de C= 2.7 t/m2 y Ø=25º,
C= 1.9 t/m2 y Ø=30º o C= 1.15 t/m2 y Ø=35º. Si se considera un cierto grado de
saturación en la ladera estos parámetros necesariamente tienen que ser aún mayores.
En los análisis de estabilidad realizados con estos parámetros, no se producen
inestabilidades del depósito ni en las situaciones más desfavorables.

- A partir de los ensayos de laboratorio el depósito coluvial se caracteriza, en la mayor
parte de los casos, como una grava arcillosa o arenosa a partir de 10 m de profundidad,
mientras que en los metros superficiales predominan los materiales finos. La plasticidad
es generalmente baja, pero en la superficie del depósito, en 1-2 m de espesor, la
plasticidad de las arcillas es alta en algunos casos.

- Los resultados de la auscultación periódica de la instrumentación de la ladera ponen de
manifiesto que los movimientos detectados en el terreno son de muy escasa magnitud,
erráticos en cuanto a sus direcciones de movimiento y a su secuencia cronológica.

- En cuanto a las presiones intersticiales medidas mediante piezómetros, nunca a lo largo
de 10 años se ha tenido constancia de la saturación, ni siquiera parcial, de la “megacapa
detrítica”. En la actualidad, con el avance del proceso de llenado, se han ido midiendo
aumentos progresivos de la presión intersticial correspondientes con la elevación de la
lámina de agua.

- En el proceso actual de puesta en carga del embalse ya ha tenido lugar un desembalse
importante desde la cota 561 a la 530, no habiéndose detectado, durante el

Parte III. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 45

reconocimiento de campo posterior, ninguna evidencia de movimiento, ni siquiera
superficial o local, del depósito coluvial.

En resumen, y tras las revisiones, reconocimientos y estudios realizados, se puede concluir
que la “megacapa detrítica” es estable en su conjunto, de acuerdo con las distintas hipótesis
de embalse y desembalse, así como bajo acciones sísmicas consideradas. Sin embargo, lo
que probablemente se darán son inestabilidades superficiales o de carácter local asociadas
a zonas de mayor pendiente, o coincidiendo con los metros más superficiales del depósito,
donde la granulometría de los materiales es más fina. En cualquier caso, esta inestabilidad
previsible supondría un movimiento lento. Hay que tener en cuenta que el volumen de la
totalidad de la “megacapa detrítica” es de 1.5 hm3, lo que representa un escaso volumen
frente a la capacidad del embalse bajo los desagües de fondo, que es de 8.5 hm3, lo que ni
en los supuestos más desfavorables supondría un riesgo de obstrucción para los elementos
de desagüe de la presa.

Parte III. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 46

III-7. RECOMENDACIONES

La ladera izquierda de la presa es estable según los análisis realizados y los estudios
previos efectuados para el proyecto y construcción de la Presa. Pero dada la importancia de
la obra y el necesario seguimiento y control que debe hacerse de las laderas de la presa
durante el Programa de Puesta en Carga y durante la Fase de Explotación, se considera
recomendable, llevar a cabo los siguientes estudios y trabajos complementarios a los ya
realizados:

- Caracterización geomecánica de los materiales de la ladera izquierda en particular y los
correspondientes a la zona de contacto megacapa y sustrato rocoso, determinando la
resistencia de los materiales y de dicha superficie de contacto en condiciones de
resistencia de pico y residuales.

- Implementar en la ladera izquierda una red inclinométrica complementaria a la actual
que permita conocer en el tiempo las relaciones entre movimientos y sismicidad, y que
tanto su instalación como las lecturas sean lo suficientemente representativas y precisas
para identificar los movimientos que se deban a empujes horizontales en la ladera.

- Implantar en la ladera izquierda piezómetros adicionales que permitan determinar la
presión intersticial en la zona de contacto entre la megacapa rocosa y el sustrato, así
como a lo largo del macizo que forma la megacapa rocosa y también en el sustrato.
Independientemente del tipo de piezómetros a utilizar, se recomienda que se instalen
piezómetros de tipo hidráulico y de tipo abierto, con el fin de efectuar contrastes de
medidas. Las lecturas serán efectuadas con la periodicidad necesaria para establecer
relaciones entre pluviometría, inclinómetros y nivel de embalse.

- Aunque esta Comisión tiene noticias de que se han oído ruidos en las inmediaciones del
embalse, no forma parte de los objetivos de este informe la investigación de tal
fenómeno, porque no sería posible al carecer de información y de mediciones
instrumentales. No obstante la Comisión recomendó a la Administración en octubre de
2005 (13/10/05) que se procediera a instalar sistemas sónicos que permitan identificar
los citados ruidos, tanto sus características físicas, como su localización, duración,
frecuencia y fecha (hora, minutos y segundos), etc. Esta información debería ser

Parte III. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 47

etc. El objetivo de este estudio sería determinar la capacidad de la ladera izquierda de alcanzar distintos niveles de saturación y sus correspondientes gradientes piezométricos. climáticos e hidrológicos. con el fin de incorporar estos resultados al análisis de estabilidad de la ladera. porosidad eficaz. . sismógrafos. piezómetros. niveles de agua en el embalse. pluviometría. éste análisis y sus conclusiones sobre la estabilidad de la ladera no eximen de la necesidad de efectuar verificaciones y estudios adicionales basados en los siguientes datos: . Sin embargo. Estos estudios deben incluir la máxima precipitación posible o la máxima precipitación histórica en la región mediante los oportunos estudios meteorológicos. escorrentía. En el presente Informe se ha efectuado un análisis de estabilidad de la ladera a partir de ciertas hipótesis. tomadas muy del lado de la seguridad. etc. Relación entre volumen de precipitaciones y sus correspondientes períodos de retorno y los posibles niveles piezométricos resultantes en la ladera izquierda. capacidad de infiltración. Parte III. contrastada con los restantes sistemas de auscultación de la ladera y presa (inclinómetros. integrando los parámetros sísmicos que se especifican en la Parte Primera y Segunda de este informe. como su permeabilidad horizontal y vertical.) . Para la realización de este estudio también sería necesario caracterizar hidrogeológicamente los materiales de la ladera izquierda. Reevaluación de las condiciones de estabilidad de la ladera a partir de la información complementaria anteriormente citada de forma que se efectúe un análisis de estabilidad para condiciones estáticas y para condiciones dinámicas. en función de la pluviometría y sus períodos de retorno. coeficiente de almacenamiento. Condiciones de Estabilidad de la Ladera Izquierda de la Presa de Itoiz 48 . aspecto no incluido en los estudios anteriores.

058 Máster en Ing. Geológica (UCM) Doctor en Ciencias Geológicas. González de Vallejo Fdo: José Ángel Rodríguez Franco Catedrático de Ingeniería Geológica (UCM) Máster en Ing. Geológica Geólogo Colegiado Nº 2. Titular de Geotecnia y Cimientos y Geología Aplicada (UPM) Geólogo Colegiado Nº 1. Alberto Mazariegos de la Serna Prof. IC: Imperial College of Science and Technology de Londres. UL: Universidad de Londres. Ha sido realizado por los técnicos que suscriben: Fdo: Luis I. Bommer Dr. Julian J. 3 apartados y 5 anexos.476 UCM: Universidad Complutense de Madrid.940 Han participado como consultores los siguientes expertos: ANEXO I: Dr. . Madrid a 20 de diciembre de 2005. Ricardo Oliveira Catedrático de Ingeniería Geológica (UNL) Dr. Geológica (UCM) Geólogo Colegiado Nº 13 Geólogo Colegiado Nº 2. UPM: Universidad Politécnica de Madrid. Este Informe consta de una memoria resumen. (UCM) Geólogo Colegiado Nº 3. “Honoris Causa” (UCM) ANEXO III: Dr.123 Fdo: Juan Miguel Insua Arévalo Fdo: Julián García Mayordomo Máster en Ing. UNL: Universidad Nova de Lisboa. en Ingeniería Sísmica (UL) Profesor Titular de Riesgo Sísmico (IC) ANEXO II: Dr.

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS ANEXOS ANEXO I: Informe sobre la sismicidad registrada en la zona próxima a la Presa de Itoiz ANEXO II: Informe sobre la sismicidad y la estabilidad de la ladera izquierda de la Presa de Itoiz ANEXO III: Interpretación de los registros de piezómetros e inclinómetros de la ladera izquierda de la Presa de Itoiz ANEXO IV: Relación de la documentación consultada ANEXO V: Datos básicos de la Presa de Itoiz .

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS ANEXO I INFORME SOBRE LA SISMICIDAD REGISTRADA EN LA ZONA PRÓXIMA A LA PRESA DE ITOIZ Julian J. Bommer .

y no en una revisión extensiva de la literatura sobre casos de sismicidad anticipada por el llenado de grandes embalses. dado que en tales casos la actividad sísmica se debe 1 . considero oportuno aclarar la terminología utilizada para abordar esta cuestión. Bommer (1) a una serie de preguntas planteadas por el Profesor Luis González de Vallejo. Reader in Earthquake Hazard Assesment (IC) 1. Profesor Titular de Riesgo Sísmico (IC). una sismicidad anticipada podría ser calificada como una sismicidad precipitada. (2002): “As used here. No sé si existe una definición universalmente aceptada. se trata de sismos incipientes y en ese sentido se puede concluir que la actividad antropogénica acelera la ocurrencia de sismos que eventualmente podrían haber ocurrido naturalmente. Las respuestas se basan en la opinión y la experiencia del autor. (1) Dr. Por sismicidad anticipada entendería aquella que ocurre debido a cambios en los esfuerzos (efectivos) en la corteza provocados por actividades antropogénicas. Desde esta perspectiva. En apoyo a esta distinción. en este caso. pero a mi criterio la sismicidad inducida es aquella actividad sísmica que ocurre debido a actividades antropogénicas que generan esfuerzos (totales o efectivos) en la corteza que causan terremotos.El presente informe contiene las respuestas del Dr Julian J. Hay que reconocer que en su uso común. En el sentido discutido previamente. en Ingeniería Sísmica (UL). the adjective ‘induced’ describes seismicity resulting from an activity that causes a stress change that is comparable in magnitude to the ambient shear stress acting on a fault to cause slip. y que en ausencia de dichas actividades antropogénicas no hubiesen ocurrido. la sismicidad asociada con actividades como la extracción e inyección de fluidos en perforaciones se clasificaría como sismicidad inducida. debido a que en tales casos la actividad sísmica se debe plenamente a las actividades humanas. A partir de la información disponible ¿considera que la sismicidad registrada durante la explotación del embalse es de tipo inducido? En primer lugar. De la misma forma. los términos ‘inducido’ y ‘anticipado’ tendrían el mismo significado para muchos. mientras que la sismicidad debida al llenado de un embalse sería de naturaleza anticipada. una sismicidad inducida se podría calificar como una sismicidad provocada. whereas ‘triggered’ is used if the stress change is only a small fraction of the ambient level”. por lo cual es conveniente usar otras palabras que hagan más clara su distinción. se puede citar lo siguiente de McGarr et al.

En la Figura 1 se muestra la situación a corto y largo plazo para fallas de dirección (1). la presión hidrostática del embalse causa una infiltración del agua dentro de la corteza resultando en un aumento en la presión de agua intersticial dentro de fallas existentes. El régimen tectónico en el que el efecto de llenado tiene una mayor influencia en la generación de la ruptura de una falla. tomado como el 60% del aumento vertical) correspondiente al peso del agua. es necesario encontrar una relación cierta entre la actividad humana y los sismos observados”. se puede concluir que existen varios argumentos para apoyar la hipótesis de que se trata de un caso de sismicidad precipitada o anticipada (véase la Figura 1). me encuentro en desacuerdo con el informe escrito por el Dr García Yagüe quien afirma que “para aceptar que la sismicidad de una zona ha sido inducida por un embalse u otra actividad humana. mi opinión es que la pregunta debería formularse de otra forma: ¿Hay evidencias suficientes para descartar la posibilidad que la sismicidad fuese anticipada por el llenado del embalse? Al respecto. Con el paso del tiempo. la altura de la presa y la presencia de fallas normales en la cerrada según consta en los informes geológicos de la construcción de la presa.principalmente a causas naturales. La Figura 1 muestra el círculo de Mohr de esfuerzos para tres regimenes tectónicos correspondientes a diferentes estados de esfuerzos corticales (estado inicial). Dada la correlación en espacio y tiempo entre el llenado y la ocurrencia de la serie sísmica. En mi opinión. A llenar el embalse. mientras que las actividades humanas influyen básicamente en el tiempo de ocurrencia de los sismos. inversas (2) y normales (3) de estados de esfuerzos corticales y sus cambios debidos al llenado de embalses 2 . tanto vertical como horizontal. ocurre un aumento en el esfuerzo total debido al aumento en la carga vertical (y un aumento en el esfuerzo horizontal. se tendría que concluir que la ocurrencia de los terremotos de septiembre del 2004 fueron el resultado del llenado del embalse. Aceptando esta distinción. es en fallas normales. Se puede apreciar de la figura que para una región de esfuerzos compresivos – donde se encontrarían fallas inversas – el efecto esperado a corto y largo plazo es de alejar el círculo de esfuerzos de la envolvente de falla. considerando lo anterior. la pregunta inicial debería ser replanteada de la siguiente manera: ¿considera que la sismicidad registrada durante la explotación del embalse es de naturaleza anticipada? Sin embargo. para un caso de sismicidad precipitada (anticipada) – que sería el caso de terremotos asociados con el llenado de un embalse – se tendrían que producir evidencias definitivas para descartar la posibilidad que la sismicidad fuese precipitada. este aumento produce una reducción del esfuerzo efectivo.

inversas (2) y normales (3). En cada caso se supone que al aumento de esfuerzo total horizontal es igual al 60% del aumento en el esfuerzo vertical (Bommer. Estados de esfuerzos corticales y sus cambios debidos al llenado de embalses a corto y largo plazo para fallas de dirección (1).Figura 1. 1994) 3 .

donde se aprecia que el evento principal y sus réplicas fueron ubicados a varios kilómetros de la presa y del embalse.Al mismo tiempo no me parecen ni concluyentes ni suficientes los argumentos presentados en contra de esta hipótesis ya que esencialmente éstos se limitan al hecho de que existe una sismicidad natural en la región.y no se concentra en la zona de mayor altura de agua y le rodea”. uno de los casos confirmados del fenómeno de sismicidad anticipada. También es interesante anotar que Talwani (1997) presenta como unas de las características destacadas de sismicidad disparada por embalses la ausencia de sismicidad debajo de la parte más profunda del embalse y la actividad sísmica en la periferia del mismo. lo cual en sí no es evidencia contra la conclusión de que la serie de septiembre del 2004 sea un caso de sismicidad anticipada. 4 . 1981) muestra la sismicidad disparada por el llenado del embalse de Oroville en California.. Entre los argumentos que no me parecen defendibles está el planteado por el Dr García Yagüe sobre “la distribución de los epicentros no coincide con el embalse…. La Figura 2 (Bolt.

Figura 2. Sismos anticipados por el llenado del embalse de Oroville en California (Bolt, 1981)

5

Figura 3. Relación entre la cantidad total de fluido bombeado y el momento sísmico total de
la sismicidad provocada por un proyecto geotérmico en El Salvador (Bommer et al., 2005).

Otro factor importante a considerar es que no hay necesariamente una estrecha
correlación entre el tiempo de llenado y el disparo en el caso de la sismicidad
anticipada, pero si hay dicha correlación en el caso de sismicidad provocada (Fig. 3).
De hecho, en la mayoría de casos de sismicidad anticipada por embalses, el tiempo
transcurrido entre el llenado y los sismos principales ha sido mucho mayor que en el
caso de Itoiz (Fig. 4).

6

Figura 4. Relación entre el tiempo de llenado del embalse Itoiz y la serie sísmica

Otro argumento utilizado en los informes presentados, tanto para presentar el caso
contra sismicidad anticipada, como a favor del mismo, se trata del valor del
parámetro b de la relación de recurrencia. Es mi opinión que en ambos casos los
argumentos son débiles y no considero que este dato se deba considerar como una
evidencia decisiva en el análisis, aunque cualquier característica de la sismicidad
inducida/anticipada que la distinga de la sismicidad natural, puede ser una
herramienta útil para relacionar la actividad sísmica con el llenado del embalse. Los
resultados presentados por el Dr Rueda Núñez sobre este fenómeno están lejos de
ser concluyentes dado que encuentra un valor de b de 0.8 para la serie de
terremotos de septiembre del 2004, mientras el valor asociado a la sismicidad
regional es de 0.9. La diferencia entre estos dos valores es considerablemente
pequeña y me imagino que es comparable con la incertidumbre asociada al cálculo
de los mismos.

El Dr García Yagüe también presenta el valor del parámetro b de la relación de
recurrencia como otro indicativo de que no se trata de un caso de sismicidad
anticipada, argumentando que los valores asociados a la serie de septiembre del
2004 en Itoiz son muy bajos comparados con los valores obtenidos por casos
confirmados de sismicidad anticipada por embalses. Los valores indicados por el Dr
García Yagüe son del orden de 0.3 a 0.5, siendo estos mucho menores que el valor
dado por el IGN, desconociéndose el grado de confianza de los mismos.
7

Sin embargo. aunque podría ser difícil estimar sus intervalos de recurrencia. la cuestión crítica es la intensidad del movimiento que se podría producir en el entorno de la ladera y. apuntan claramente a la conclusión de que la serie de sismos ocurridos en septiembre del 2004 fue precipitada por el llenado del embalse. aunque es importante anotar que las dimensiones de una ruptura asociada con un sismo de magnitud del orden de 5 son tan pequeñas que podrían no ser identificables. ya que si el pico de aceleración es aislado no 8 . otro. La magnitud de los eventos anticipados dependerá en parte de la capacidad de las fallas geológicas de la zona en las que se podrían producir futuros sismos. Al mismo tiempo la correlación entre el llenado del embalse y la serie sísmica. un sismo relativamente somero de magnitud más pequeña (por ejemplo. pero que por si mismo no puede ser tomado como una prueba concluyente de que se trata de una sismicidad anticipada.Por otro lado. por tanto. la correlación entre el tiempo de llenado y el disparo de la serie. Las evidencias presentadas y discutidas anteriormente sobre la localización epicentral de los eventos de la serie sísmica de septiembre del 2004. ¿cuál podría tener efectos significativos en la estabilidad de las laderas? La aceleración máxima del terreno – el llamado PGA – sólo indica si se excederá o no el estado límite del equilibrio. muestran que no hay evidencias contundentes que refuten la afirmación de que la serie sísmica sea un caso de sismicidad anticipada o precipitada. el valor del parámetro b es un elemento que se debe considerar junto con las demás evidencias. y la existencia de fallas normales en la zona del embalse. y los valores del parámetro b. tanto en el tiempo como en el espacio. uno de ellos correspondiente a la ruptura de una falla importante que podría generar un sismo de magnitud relativamente elevada pero alejado de la ladera izquierda y. 2. pero en sí no es suficiente para identificar la posibilidad de un deslizamiento. Además. ¿cuáles de los posibles terremotos y sus correspondientes acciones sísmicas sobre el terreno deberían ser consideradas en el análisis de estabilidad de las laderas del embalse? Creo importante realizar una estimación de los eventos que podrían ocurrir en términos de su magnitud. se debe tener en cuenta que el terremoto determinante podría corresponder a un sismo de menor magnitud próximo a la ladera. creo importante considerar varios escenarios. En su opinión. una repetición del evento de 18 de septiembre del 2004) muy próximo a la ladera. Entre los anteriores terremotos. 3. en vez de un sismo de gran magnitud a mayor distancia.

5 estimada para el evento original). Se emplearon 2 ecuaciones para la estimación de cada parámetro. el aumento de presión intersticial a raíz del movimiento del terreno. para PGV y para AI. Por el momento y para un análisis preliminar. Considerando los dos escenarios sísmicos. lo cual hace improbable que sea fuente de sismicidad disparada (véase la Figura 1). las ecuaciones de atenuación coinciden en predecir valores mayores generados por el segundo escenario sísmico (Mw 6. se han identificado dos escenarios de manera determinista. la velocidad máxima del terreno (PGV) y la intensidad de Arias (AI). El primero es una repetición del sismo del 18 de septiembre del 2004 pero con una magnitud mayor. Varios estudios han concluido que el parámetro de movimiento fuerte que mejor se correlaciona con la capacidad para desencadenar deslizamientos es la intensidad de Arias (p.4 (comparada con Mw 4.3) y por tanto se ha de tomar en cuenta este escenario sísmico.6 a una distancia de 15 km de la ladera. la distancia que separa el evento sísmico de la ladera está controlada por la ubicación de la falla. son indicadores de la capacidad del movimiento a desplazar una masa inestable – una 9 .necesariamente habrá un movimiento apreciable en la ladera.6 a 15 km). dado que la inestabilidad de una ladera depende en primer lugar de la aceleración máxima y de si ésta excede o no el valor crítico que corresponde al límite del equilibrio. en este caso. Dado que ambos parámetros. incluyendo la resistencia residual del material que forma la superficie deslizante. de Mw 5. Se pueden descartar eventos asociados con la ruptura del cabalgamiento Oroz-Betelu debido a que su mecanismo sería de ruptura inversa.e. 1995) que en efecto es una medida de la energía total del movimiento. las ecuaciones indican que se esperan mayores valores de PGA en la ladera del escenario local (Mw 5. Harp & Wilson. La identificación de los escenarios sísmicos consiste en definir la magnitud y la ubicación de posibles sismos en la zona del embalse. los cuales podrían ser considerados como relativamente conservadores. Ambos sismos tendrían un mecanismo focal normal. Al mismo tiempo. En general. Además se localiza el escenario directamente debajo de la ladera a una profundidad focal de 6 km. y el número de ciclos de movimiento. se han estimado los valores resultantes en la zona de la ladera de tres parámetros: la aceleración máxima del terreno (PGA). El segundo escenario corresponde a un sismo mayor relacionado con una de las fallas conocidas de la zona. correspondiente a la ruptura co-sísmica del área afectada por las réplicas de dicho evento. Para que un movimiento se desarrolle al nivel de un deslizamiento depende de varios factores. El escenario seleccionado es la ruptura de la falla de Monreal a lo largo de sus 20 kilómetros. La mejor forma de identificar estos dos parámetros para definir los escenarios es a través de un análisis probablístico de la peligrosidad sísmica seguido por una desagregación de los resultados correspondientes a un escogido periodo de retorno. siendo medidas de la energía del movimiento. resultando en un sismo de Mw 6.

Sin embargo. Bommer et al. En vista de las respuestas a las preguntas nºs. ¿Que recomendaciones haría en relación con futuros llenados y vaciados del embalse en orden a minimizar la sismicidad? En el caso de sismicidad inducida. creo que debe ser llevado a cabo un análisis dinámico de estabilidad de la misma. hasta cierto punto. 10 . es mucho más difícil. considero indispensable la instalación de redes de sismógrafos y acelerógrafos para vigilar la actividad sísmica y los movimientos del terreno causados por la misma. 5. con base en estas consideraciones preliminares – que realmente ignoran la probabilidad de ocurrencia de los dos casos – los valores similares de PGA calculados para los dos escenarios junto con la energía y duración mayores para el segundo caso. ya que una de las características de este tipo de sismicidad es que en muchos casos hay un lapso de meses o incluso de años entre el llenado y la ocurrencia de los sismos. es posible.e. con el fin de establecer la ubicación y posible magnitud de escenarios sísmicos que podrían ser considerados en los análisis. Los casos documentados indican que uno de los factores críticos es la profundidad del embalse (generalmente las presas han tenido una altura de al menos 100 m) y si este es el caso no hay manera de controlar la sismicidad. la insuficiencia de los análisis estáticos o pseudo-estáticos para determinar las condiciones de estabilidad de la ladera izquierda debido a movimientos sísmicos.. Si existen las condiciones para disparar la sismicidad sobre las fallas geológicas en los alrededores del embalse. conllevarían a la conclusión que el escenario de un sismo de Mw 6. 2005). por ejemplo por inyecciones de fluidos a alta presión. controlar la sismicidad a través de una reducción de la presión o el caudal del bombeo (p. 4. ya que al llenar el embalse a dicho nivel se iniciará el proceso que eventualmente provocará la actividad sísmica.vez pasado el umbral del equilibrio –. sobretodo porque el valor resultante de PGA es casi igual al que produce el primer escenario. no se debe descartar este segundo escenario de las consideraciones de la estabilidad de la ladera. y por ende. ¿Qué tipo de estudios o medidas de auscultación sísmica se recomendaría en un futuro en relación con la problemática consultada? Creo que es importante realizar estudios paleosismológicos de las estructuras geológicas de la zona. habrá un punto crítico en el que la penetración de aguas reduce el esfuerzo efectivo al punto que permite la ruptura de la falla. En el caso de la sismicidad anticipada por el llenado de un embalse.6 a 15 km es el caso más crítico. 2 y 3. De hecho.

Lee. On the nature of reservoir-induced seismicity. Bird. Marroquín & J. para identificar si existe alguna amplificación del movimiento causada por efectos geológicos o topográficos. McGarr. D. Bommer. 10 de noviembre de 2005 Dr Julian J. Bommer Department of Civil & Environmental Engineering Imperial College London South Kensington Campus London SW7 2AZ. R. El Salvador. eds. Submitted to Engineering Geology. J. Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”.. Kisslinger. (1997). 647-661. San Salvador. Shaking intensity thresholds for rock falls and slides: evidence from Whittier Narrows and Superstition Hills earthquake strong- motion records. Rivas (2005).En cuanto a la auscultación sismológica es muy importante mantener una vigilancia instrumental de la actividad en el entorno del embalse a través de sismógrafos lo suficientemente sensibles para detectar sismos de pequeña magnitud. Academic Press. Torres.C. 431 pp.K. 1739-1757. Serie Fundamentos F93001. Papeles Técnicos UCA. P. Bulletin of the Seismological Society of America 85. W.J. Barcelona. Sismología para Ingenieros. Oates. Part A.A. E.C.H. Case histories of induced and triggered seismicity. B. (1994). (1981). También es aconsejable instalar acelerógrafos en las cercanías de viviendas en la zona con el fin de tener control sobre la intensidad de cualquier movimiento sísmico que se produzca.. J. Terremotos. También sería muy útil obtener registros del movimiento del terreno en la ladera izquierda en el evento de cualquier sismo perceptible. C. 11 . Editorial Reverté. Wilson (1995). Jennings & C. P.M. H. A. J. 473-492. Control of hazard due to seismicity induced by a hot fractured rock geothermal project. Harp. Cepeda.F.L. J. Bommer. Lindholm. Pure and Applied Geophysics 150. In: International Handbook of Earthquake and Engineering Seismology. Talwani. Kanamori. Seeber (2002). S. Simpson & L. G. & R. pp. Reino Unido REFERENCIAS Bolt.

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS ANEXO II INFORME SOBRE LA SISMICIDAD Y LA ESTABILIDAD DE LA LADERA IZQUIERDA DE LA PRESA DE ITOIZ (NAVARRA) Ricardo Oliveira .

en Navarra. La sismicidad registrada en la zona de la presa de ITOIZ. en principio. En estos casos. Además de la lectura de una gran cantidad de informes sobre la presa. especialmente la ladera izquierda. el primer escalón fue la cota 536. redactados por diversos autores. en lo referente a la sismicidad inducida y la estabilidad de la ladera izquierda de la presa. Estas condiciones se basan en la experiencia de los casos más conocidos de sismicidad inducida por el llenado de embalses. se deduce que el “disparo” de sismos de magnitud superior a 3 se produce solamente cuando la altura de agua se aproxima de unos 100 m y el volumen del embalse es superior a 100 Mm³. En este documento se da respuesta a las cuestiones planteadas en nombre de la citada Comisión y representan la opinión del firmante sobre los aspectos de sismicidad y de estabilidad de la ladera izquierda. antes de subir hasta la cota 561 1 . 1) A partir de la información disponible. que la zona sea tectónicamente activa demostrada por una historia sísmica importante antes de las obras y/ó que los materiales sobre los que se sitúa el embalse tengan una resistencia muy débil.La presente consulta ha sido preparada a petición del Profesor Luis González de Vallejo. aumenta significativamente la frecuencia de los sismos al iniciarse el “disparo”. ¿considera que la sismicidad registrada durante la puesta en carga del embalse es de tipo inducido?. Del conjunto de dichos casos. De acuerdo con el Plan de Puesta en Carga. tanto más que el llenado fue hasta hoy reducido (algunas decenas de metros). incluso la de Septiembre de 2004. de donde resulta una liberación de tensiones que dificulta la ocurrencia de sismos inducidos de gran magnitud. en nombre de la Comisión del Colegio de Geólogos que estudia las condiciones de seguridad de la Presa de ITOIZ. he tenido la oportunidad de visitar el emplazamiento de la presa. La sismicidad inducida por el llenado del embalse de una presa exige. a la cual corresponde una altura máxima de algo más 30 m de agua que se mantuvo por dos meses. no permite concluir que tuviera alguna relación con la puesta en carga del embalse.

igual a otras registradas en anteriores fechas. Los sismos de magnitud 4. 3) Entre los anteriores terremotos. Además. Orovile. ¿cuál sería la magnitud máxima esperable de terremotos anticipados como consecuencia de la explotación del embalse? En función de los datos sobre sismicidad anticipada de otras presas (Koina. de todos los terremotos conocidos y estudiados en la zona. Kremasta.5. Así. 2 . Después de ese período bajó de nuevo hasta el primer escalón.donde se mantuvo otros dos meses.5 a 5 (el de Septiembre 2004 ha sido 4. la misma de la serie sísmica de Itoiz. en un período de más de 130 años. 4) ¿Qué recomendaciones haría en relación con futuros llenados y vaciados del embalse en orden a minimizar la sismicidad?. la mayoría de los terremotos tienen una intensidad IV a V. en situaciones en que el coeficiente de seguridad de la ladera sea bajo. y una magnitud máxima de 4. Kariba. a partir de la información disponible considero que la sismicidad registrada durante la puesta en carga del embalse no es de tipo inducido y muy probablemente no tendrá ninguna relación con el llenado del embalse.6) pueden originar una acción sísmica con efectos en la estabilidad de laderas. etc) la magnitud máxima esperable en Itoiz por terremotos disparados como consecuencia de la explotación del embalse no superaría la magnitud 4. Nurek. ¿cuál podría tener efectos significativos en la estabilidad de las laderas?.5. 2) En función de la información sísmica registrada y de experiencias en otras presas. sino que responde a la manifestación sísmica normal de la zona. lo que no parece ser el caso de la ladera izquierda de la presa de Itoiz.

no se considera que la ladera sea inestable. No podría afectar a la “megacapa rocosa”.6 m/día. ¿podrían afectar a la estabilidad de la ladera? Y en su caso. porque la zona potencialmente inestable se sitúa a cotas superiores al nivel de máximo embalse y al de los niveles freáticos máximos resultantes de los llenados.3 y 1. donde ya se contamplaba este hecho. En el Programa de Puesta en Carga se prevén velocidades de ascenso de la lámina de agua entre 0. A partir de toda la información consultada y de la visita al sitio.Se deben seguir las velocidades impuestas en el Programa de Puesta en Carga. Precipitaciones intensas eventuales en la zona. y teniendo también en cuenta. 6) ¿Considera que la explotación del embalse podría afectar a la estabilidad de las laderas? y en su caso. y velocidades de descenso entre 0. la moderada inclinación de la ladera en la dirección del buzamiento de las capas de flysh. las fuerzas gravitacionales aumentarían y también podría producirse una disminución de las fuerzas resistentes al deslizamiento. en la medida que fuera posible la infiltración del agua al interior del macizo rocoso. ¿es inestable actualmente la ladera izquierda de la presa?.0 m/día. mientras dura dicha fase. ¿deberían ser considerados sus efectos en el análisis de estabilidad?.2 y 0. 7) Ante eventuales precipitaciones muy intensas en la zona. En este caso. 3 . ¿podría afectar a la estabilidad de la ladera izquierda?. Los escalones de carga se sitúan en intervalos de 30 m aproximadamente. aún siendo éstas poco o muy poco frecuentes. 5) En función de la información consultada. De estas acciones resultarían fuerzas desestabilizadoras adicionales que habría que considerar en el cálculo de estabilidad. solo podrían afectar a la estabilidad de la ladera.

el principal movimiento de masa rocosa se podría manifestar en dirección aguas arriba de la presa. El volumen de 5 Hm³ de la masa potencialmente inestable (megacapa rocosa y megacapa detrítica) es significativo y podría causar olas de grandes dimensiones si su movimiento fuera de gran velocidad. ¿cuál podría ser la repercusión de un hipotético deslizamiento de la ladera izquierda. no hay evidencias de movimientos en la ladera a lo largo de los 10 años de mediciones e inspecciones visuales del terreno. ocupando dicha masa el volumen “muerto” del embalse bajo los desagües de fondo de la presa.5 Hm3 y que por encima de la cota de máximo embalse (590 m) la capacidad del embalse es de 20 Hm3?. si el deslizamiento de una masa de 5 Hm³ se produjera.8) En función de las características del embalse y tipo de presa. en la zona cercana a su eje. En el caso de Itoiz. y sin provocar ninguna ola de altura suficiente para sobrepasar la presa y poner en riesgo a las poblaciones de aguas abajo. 9) ¿Qué tipo de estudios o medidas de auscultación se recomendaría en un futuro en relación con la problemática consultada?. teniendo en cuenta que las dimensiones del embalse y que la masa potencialmente inestable en su conjunto (megacapa rocosa y megacapa detrítica) es de 5 Hm3 y que bajo los desagües de fondo de la presa hay una capacidad de embalse “muerto” de 8. De acuerdo con la morfología de la ladera izquierda y con la estructura del macizo rocoso. el movimiento seria lento. La problemática estudiada abarca cuestiones de tres tipos: a) Sismidad anticipada por el llenado del embalse b) Potencial inestabilidad de la ladera c) Efecto del agua ante una eventual rotura del macizo rocoso 4 . No son visibles grietas ni otros signos de inestabilidad y los desplazamientos acumulados registrados por los inclinómetros son insignificantes. Teniendo en cuenta la baja pendiente de la ladera y la moderada inclinación de las capas rocosas.

se considera importante realizar una serie de sondeos casi horizontales. más fiables que los eléctricos. debe registrarse cómo se produce el drenaje superficial de las aguas en la ladera izquierda. Las mediciones de las bases topográficas deberían ser hechas con estación total y no con GPS. En otro contexto. En estos casos es deseable instalar también algunos piezómetros hidráulicos que son. En periodo de lluvias.Se considera que los estudios sísmicos hechos durante el proyecto de la presa y hasta 2005. y que se podría caracterizar los parámetros dinámicos y el periodo de retorno. en cuyo período periodo han ocurrido algunas fuertes precipitaciones. al menos una cada dos semanas. son suficientes para caracterizar la acción sísmica. Por otro lado. inspeccionando cualquier indicio de grietas ó surgencias de agua del macizo. con pendientes hacia el embalse y que funcionen como drenes. Los piezómetros instalados no indican la presencia de agua. no se haya registrado presión de agua alguna en dichos piezómetros. En cuanto al estudio de potenciales movimientos de la ladera. se debe asegurar que los procedimientos de instalación y de lectura son correctos. Esta información debe verificarse pues parece poco justificable que después de 10 años de lecturas. Se recomienda continuar el registro de la actividad sísmica con los acelerómetros instalados en la presa (asegurar su funcionamiento correcto). y la instalación complementaria de acelerómetros en el entorno del embalse a fin de permitir la creación de una red con vista al estudio más detallado de las aceleraciones. noviembre de 2005 Ricardo Oliveira Ingeniero Geólogo Catedrático de la Universidad Nova de Lisboa Miembro de la Academia de Ingeniería de Portugal 5 . de forma que permitan medir los eventuales caudales drenados. y mejorar el registro y frecuencia de las medidas. que son menos precisos. Lisboa. incluyendo las análisis sismo-tectónicos más recientes. si se observara la presencia de agua en el interior del terreno en la ladera izquierda. se considera que los inclinómetros y bases topográficas instalados deberían ser suficientes para registrar con antelación suficiente cualquier eventual movimiento. así como cualquier aceleración brusca. en general. mecanismos focales y profundidad de los sismos. Finalmente se considera indispensable realizar inspecciones visuales de rutina.

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS ANEXO III INTERPRETACIÓN DE LOS REGISTROS DE PIEZÓMETROS E INCLINÓMETROS DE LA LADERA IZQUIERDA DE LA PRESA DE ITOIZ Alberto Mazariegos .

IV...CONSIDERACIONES DEL ANÁLISIS DE LOS REGISTROS DE PIEZÓMETROS E INCLINÓMETROS DE LA LADERA IZQUIERDA DE LA PRESA DE ITOIZ. II. IV...2.1. V... III.2.Piezómetros.Inclinómetros..INTRODUCCIÓN.Piezómetros. 1/23 .RECOMENDACIONES. IV.1. III..INTERPRETACIÓN DE LOS REGISTROS DE PIEZÓMETROS E INCLINÓMETROS DE LA LADERA IZQUIERDA DE LA PRESA DE ITOIZ. INDICE I.DOCUMENTACIÓN CONSULTADA. III..Inclinómetros.

Además se están llevando a cabo. En especial se ha estudiado. en el marco de un Convenio de Colaboración entre el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de España y el Ministerio de Medio Ambiente. en base a una supervisión detallada de los estudios. la sismicidad de la zona. informes y proyectos disponibles sobre la seguridad de la presa. El informe técnico que se emite ha consistido en el análisis del comportamiento de la auscultación de la estructura de recubrimiento de la ladera izquierda de la presa de Itoiz. ingeniería geológica e ingeniería sísmica. En referencia a los estudios sobre la estabilidad de la ladera de la margen izquierda. etc. informes específicos de los distintos aspectos constructivos. la siguiente documentación: 2/23 . de forma más exhaustiva. DOCUMENTACIÓN CONSULTADA. por expertos en distintas materias y campos de la ingeniería civil. instrumentación y auscultación. recogida en los diversos informes emitidos. estabilidad de la presa. sismicidad. denominada “megacapa”. se han estudiado con gran detalle todos los informes que hacían referencia a estos temas. en el ámbito de aplicación de la seguridad de la presa. Para el cumplimiento de este objetivo se ha llevado a cabo una revisión de toda la información disponible de la auscultación de la ladera izquierda de la presa y en particular de la estructura de recubrimiento. etc. Para la redacción del presente informe se ha llevado a cabo una revisión de toda la documentación disponible referente a la presa de Itoiz tal como estudios geológicos. investigaciones y ensayos. cálculos y análisis para la validación de diversas determinaciones referentes a la estabilidad del terreno. I. El objetivo principal del informe ha sido valorar los aspectos más relevantes de la validez. II. de los sistemas de auscultación de la megacapa que se han realizado desde su implantación en el año 1999. INTRODUCCIÓN.

La auscultación de la ladera y de esta estructura se realiza en 10 zonas. . Enero 2005. del control piezométrico e inclinométrico de la ladera izquierda de la presa de Itoiz. con diferente periodicidad. se localiza la estructura de recubrimiento denominada “megacapa”. proporcionada por la Confederación Hidrográfica del Ebro. En este avance se recogen los datos recientes. Informe de Auscultación Presa de Itoiz. III. 4 y 6 9 Ladera izquierda “megacapa detrítica”: Zonas 7 y 8 3/23 . mediante GPS. La ladera de la margen izquierda del embalse de Itoiz. Datos recientes de auscultación de la ladera izquierda. La distribución en la ladera de estas zonas de control es la siguiente: 9 Ladera izquierda “macizo rocoso”: Zonas 1. En la ladera izquierda de la presa de Itoiz. Julio de 2000. . 9 y 10 9 Ladera izquierda “megacapa rocosa”: Zonas 3. . Tras la serie de terremotos de 2004. redactaron este informe en el que se lleva a cabo una caracterización geológica de gran detalle en la ladera izquierda y se realiza un estudio geotécnico de la misma. INTERPRETACIÓN DE LOS REGISTROS DE PIEZÓMETROS E INCLINÓMETROS DE LA LADERA IZQUIERDA DE LA PRESA DE ITOIZ. Julio de 2005. 2. 10 inclinómetros y unas bases topográficas en las cabezas de los inclinómetros cuya lectura se realiza. ARBEA U. En cada una de estas 10 zonas se han instalado.E. Julio de2005.. en el que se muestra en un plano la magnitud de los desplazamientos registrados a lo largo del tiempo en la ladera izquierda. Informe geológico-geotécnico de la ladera izquierda aguas arriba de la presa de Itoiz. Informe realizado por la Confederación Hidrográfica del Ebro. estudiando su estabilidad e incluso proponiendo actuaciones para asegurar la estabilidad en la “megacapa rocosa”. 10 piezómetros. Ingeniería del Suelo redactó este informe en el que se recogen los resultados de todos los instrumentos de medición instalados en la presa y en la ladera izquierda.T. cuya situación aproximada se muestra en la Figura nº 1.. hasta julio de 2005. 5. aguas arriba de la misma. Charles Joulain y Francisco Sánchez.

: Fotografía de la ladera izquierda donde se representa de forma aproximada en color rojo las 10 zonas instrumentadas con inclinómetros y piezómetros. 4/23 .Figura 1.

en función de las oscilaciones estacionales y con el proceso de puesta en carga del embalse. PCV.2 (superior). mostraba la piezometría de la ladera izquierda. y 28 piezómetros entre 1999 y 2005). En cada uno de estos sondeos hay instalados. Este control ha permitido conocer las variaciones de las presiones intersticiales. la variación de niveles en los 6 años que se llevaba controlando. Desde 1995 se ha llevado un control de las presiones intersticiales mediante piezómetros de cuerda vibrante instalados en el interior de los sondeos (8 piezómetros entre 1995 y 1999. 5/23 . se resumen en el Cuadro nº 1.1 (inferior) y Pz . dos piezómetros de cuerda vibrante denominados. noviembre de 2004. El informe de Ingeniería del Suelo (Enero 2005). Las características y los niveles que controlan estos piezómetros de cuerda vibrante. Estos valores se recogen la Tabla nº 1. En la actualidad está instrumentado con piezómetros un sondeo en cada una de las zonas comentadas en el apartado anterior. en sus observaciones. Pz .® .® .III. a diferentes profundidades. con el nivel de embalse a la cota 535 (primera puesta en carga) y resumía.1 Piezómetros.

00 m Coluvial..70 49.00 Serie III.27..00 11.10 50.80 51.00 39.0.00 692.54 Megacapa rocosa..18.0.34.00 27..45 620.10 / 13..55 / 14.21..00 21.00 a 36.88 / 9.10 36.88 Megacapa rocosa.00 617.00 m Serie IV / V.0.00 a 26.00 m Megacapa detrítica.13 23..0.91 26.81 46.23 Serie IV.00 4.00 a 34.00 Coluvial.97 / 38.® .00 a 39.00 658.00 a 22.00 a 51.2.2 (Niveles que controlan) (m) (m) rocoso (m) Cota / Profundidad (m) Cota / Profundidad (m) Ver capítulo III-4.84 Serie IV.00 m Coluvial.0.00 a 30.00 a 11.0.00 774.68 / 5.88 645.88 / 6.97 / 35.13 Serie IV.00 621.00 a 49.9.15.44 Serie III / IV.25.00 m Serie V.84 574..00 780.00 a 60.23 525.39.57 / 18.0.00 m Pz – 10 705.00 34.00 m Pz – 4 803. Ladera izquierda Presa de Itoiz Cota de boca Longitud del Profundidad al Piezómetro inferior Piezómetro superior Litología en el sondeo Piezómetro del piezómetro piezómetro sustrato Pz .00 a 24.81 / 25.00 a 25.00 a 3..10 / 10.00 m Megacapa detrítica.1 Pz .00 571.00 m Serie III.00 3..00 a 50.81 / 22.27 / 26.00 m Pz – 8 543.57 / 21.10 / 16..0.33 24..® .00 0.33.30.82 / 25.00 m Serie IV.. Pz – 1 623.00 522.00 m 6/23 .0.00 a 9.00 a 15..13 710.44 695.68 / 2.65 53.00 m Megacapa rocosa.54 777..00 618.00 m Pz – 2 672.00 a 21.45 783.00 m Pz – 9 637.3..00 707.00 m Pz – 6 668.22.00 642.27 / 29.00 a 18. Cuadro nº 1.00 22.00 m Pz – 5 790.00 a 23.00 m Pz – 7 597.. de la Parte III.00 25.00 m Coluvial.11.45 Serie I.Características de los piezómetros.4.00 m Pz – 3 746..45 Serie II.10 / 19.00 m Coluvial..00 m Coluvial.00 a 46.00 a 27.55 / 11.36 Serie II....0..00 m Serie V.00 a 33..54 60.82 / 22.00 a 4.36 661.00 a 53..

Se 7/23 .. noviembre de 2004. aunque dicho nivel sigue quedando unos 11 m por debajo del nivel de embalse en la fecha en que se midió. se ha producido un ascenso del nivel piezométrico de unos 8 m. Pz-7-1 y Pz-7-2.Resumen de la piezometría de la ladera izquierda. fundamentalmente. que desde que se inició la primera puesta en carga del embalse en enero de 2004. Las variaciones registradas deben estar regidas. El único piezómetro que ha experimentado cambios es el Pz-8-1 (zona 8). por la pluviometría. los niveles piezométricos están situados claramente por encima del nivel del embalse en esta fecha. Tabla nº 1. según concluye este informe. en la mayoría de los piezómetros. exceptuando la zona 8. - Pz-7-1 573 Oscilaciones de ≅ 1 m 7 Pz-7-2 576 Oscilaciones de ≅ 1 m Pz-8-1 524 Ascenso reciente de 8 m 8 Pz-8-2 530 Cota constante Pz-9-1 617 Cota constante 9 Pz-9-2 622 Cota constante Pz-10-1 691 Cota constante 10 Pz-10-2 696 Cota constante El análisis de esta evolución permite establecer que. Noviembre de 2004 (Nivel de embalse 535) Zona Piezómetro Nivel piezométrico (m) Observaciones Pz-1-1 617 Cota constante 1 Pz-1-2 621 Cota constante Pz-2-1 659 Cota constante 2 Pz-2-2 663 Cota constante Pz-3-1 708 Cota constante 3 Pz-3-2 712 Cota constante Pz-4-1 774 Cota constante 4 Pz-4-2 777 Cota constante Pz-5-1 782 Cota constante 5 Pz-5-2 784 Cota constante Pz-6-1 642 Oscilaciones de ≅ 1 m 6 Pz-6-2 . los niveles permanecen constantes.0 m en los piezómetros Pz- 6-1. En todos las zonas. y con oscilaciones entorno a 1.

se encuentran inundados. situados en la megacapa detrítica. Zonas 3. Los niveles piezométricos en el resto de las zonas siguen estando situados.observa un retraso entre el llenado del embalse y el ascenso del nivel freático en el sondeo Sz-8. Zonas 1. 4. que las variaciones de niveles piezométricos registradas en la ladera. lógicamente. 8/23 . macizo rocoso y megacapas. exceptuando las zonas 7 y 8. 2. En la Tabla nº 2. se debe seguir considerando. por el embalse. en estos momentos. este ascenso se puede considerar lógico ya que al elevarse la lámina de agua del embalse se produce un cierto flujo hacia la ladera. Los piezómetros que controlan exclusivamente el macizo rocoso de la ladera. 6 y 7. se rigen por la pluviometría. encontrándose el nivel de embalse. se recogen los valores de este estudio comparativo. Del análisis de los datos recientes de control de niveles piezométricos realizados hasta el 15 de septiembre de 2005. En consecuencia. 9 y 10. septiembre de 2005. mantienen igualmente los niveles constantes con oscilaciones entorno a 1. Los piezómetros que controlan el contacto “megacapa rocosa” y “detrítica” / macizo rocoso. por encima del nivel del embalse en ambas fechas. mantienen los niveles constantes con oscilaciones entorno a 1. exceptuando los piezómetros de las Zonas 7 y 8. se puede concluir que el llenado hasta el nivel de la segunda puesta en carga del embalse no ha producido variaciones significativas en la piezometría de la ladera. desde febrero de 2005. Tal como recoge el citado informe de Ingeniería del Suelo. son siempre superiores a la del nivel de máximo embalse. Los piezómetros de la Zona 8. Las profundidades a las que se encuentran instalados los piezómetros que controlan la ladera.0 m. 5. que son los únicos que se verán afectados por el nivel de embalse. a la cota 560 (segunda puesta en carga) y del estudio comparativo entre esta piezometría y la realizada en noviembre de 2004 (nivel de embalse a la cota 530).0 m.

.4 Disminuye 0.0 m de columna de agua.9 Disminuye 1.9 No hay variación 4 Pz-4-2 777 777.1 - Pz-7-1 573 573. las cotas registran valores inferiores a 1.1 No hay variación Pz-10-1 691 692. o que la medida obtenida pudiera ser errónea.9 No hay variación 5 Pz-5-2 784 784. 646. Nivel piezométrico (m) Zona Noviembre 2004 Septiembre 2005 Piezómetro Oscilaciones Cota embalse 530 Cota embalse 560 Pz-1-1 617 617.3 Disminuye 0. lo que indica que dichos piezómetros se encuentran sin nivel de agua.40m 3 Pz-3-2 712 711.70m Pz-3-1 708 707. valor negativo. En el resto. en alguno de los piezómetros.1 No hay variación 1 Pz-1-2 621 620.2 No hay variación 6 Pz-6-2 . con diferente nivel de embalse. Tabla nº 2.1 No hay variación Pz-5-1 782 781.1 No hay variación 9 Pz-9-2 622 619.60 m Pz-8-1 524 inundado inundado 8 Pz-8-2 530 Inundado inundado Pz-9-1 617 617.60m 2 Pz-2-2 663 662.10 m 10 Pz-10-2 696 694.1 Aumenta 1.6 Disminuye 0.70 m Pz-6-1 642 642.90m Pz-4-1 774 773. valores que se encuentran por debajo de la cota de instalación.Comparación.0 No hay variación 7 Pz-7-2 576 575.8 No hay variación Pz-2-1 659 658.1 Disminuye 0. o en su caso si el piezómetro está seco.10 m Los niveles piezométricos registrados en la campaña de septiembre de 2005 muestran. En la Tabla nº 3 se resumen los valores de la altura de columna de agua. 9/23 .3 Aumenta 0. de la piezometría de la ladera izquierda.4 Disminuye 0.

6 (-) Seco 3 Pz-3-2 710.0 + 1.28 Pz-7-1 571.3 + 0.02 5 Pz-5-2 783.9 (-) Seco III.10 694.27 777.82 646. Nivel piezométrico (m) Zona Piezómetro Cota (m) Columna de agua Septiembre 2005 Pz-1-1 617.1 + 0.1 (-) Seco 1 Pz-1-2 620.10 617.12 Pz-2-1 658.88 784.55 658.9 + 1.8 + 0.55 662.97 707.13 Pz-4-1 774.81 573.57 inundado inundado 8 Pz-8-2 525..82 642. Tabla nº 3.1 (-) Seco Pz-5-1 780.59 Pz-8-1 522.68 617.10 619.97 711.75 Pz-3-1 707. La distribución en la ladera de estas zonas de control es la siguiente: 10/23 .57 Inundado inundado Pz-9-1 618.19 7 Pz-7-2 574.27 773.Columna de agua en los piezómetros de la ladera izquierda.10 692.88 781.4 + 0.3 + 0.1 (-) Seco 9 Pz-9-2 621.68 620.1 Inclinómetros. La auscultación de la ladera se realiza en 10 zonas de control cuya situación se muestra en la Figura nº 1.2 (-) Seco 6 Pz-6-2 645.9 (-) Seco 4 Pz-4-2 777. proporcionada por la Confederación Hidrográfica del Ebro.42 Pz-6-1 642.1 + 0.1 Seco 10 Pz-10-2 695.81 575. En cada una de estas 10 zonas hay instalados inclinómetros que se controlan desde finales de 1999. El control de este tipo de instrumentación permite detectar desplazamientos horizontales del terreno a diferentes profundidades.1 (-) Seco Pz-10-1 692.4 (-) Seco 2 Pz-2-2 661.

0 mm (07/10/04). • En el inclinómetro de la Zona 3 (Sz-3). 4 y 6 9 Ladera izquierda “megacapa detrítica”: Zonas 7 y 8 Los inclinómetros instalados permiten realizar las medidas de desplazamiento en dos direcciones: • Movimiento paralelo al eje de presa (A0 .0 mm. No se puede asimilar con movimientos gravitacionales. • En el inclinómetro de la Zona 2 (Sz-2).0 m. en el sentido perpendicular 11/23 . 9 Ladera izquierda “macizo rocoso”: Zonas 1.5 mm (20/09/04). El mayor movimiento se produce ladera arriba y hacia aguas arriba. con un desplazamiento máximo de – 1. en el sentido paralelo al eje de presa.0 m. se pueden deducir las siguientes consideraciones: • En el inclinómetro de la Zona 1 (Sz-1). En este inclinómetro se ha realizado una corrección del registro inicial que transforma el desplazamiento máximo en cabeza en -7. se registra un posible movimiento a 26. se registra un posible movimiento a 28. 9 y 10 9 Ladera izquierda “megacapa rocosa”: Zonas 3. 5. en el sentido paralelo al eje de presa. con un desplazamiento máximo de – 2. en los 6 años que se lleva controlando la ladera.A180) El sentido positivo (+) del eje “A” (A0) coincide con la Ladera Abajo (a favor de la pendiente) El sentido negativo (-) del eje “A” (A180) coincide con la Ladera Arriba (en contra de la pendiente) • Movimiento perpendicular al eje de presa (B0 . se registra un potencial movimiento a 24. Del análisis de las gráficas de desplazamiento de los 10 inclinómetros.0 mm (20/07/04).0 m. No se puede asimilar con movimientos gravitacionales.B180) El sentido positivo (+) del eje “B” (B0) coincide con Aguas Arriba El sentido negativo (-) del eje “B” (B180) coincide con Aguas Abajo La representación gráfica de los datos obtenidos se realiza por medio de 2 curvas acumuladas. 2. con un desplazamiento máximo de – 2. El mayor movimiento se produce ladera arriba y hacia aguas arriba. una para cada eje de medida.

que no se pueden asimilar con movimientos gravitacionales.5 mm (06/04/05). ha sido de +6. dos posibles movimientos. ladera abajo. con un desplazamiento máximo de +11. un posible movimiento a 27. 12/23 .0 mm (12/07/04). con un ligero aumento en el último año. • En el inclinómetro de la Zona 4 (Sz-4). con valores máximos del movimiento comprendidos entre +4 y -5. El desplazamiento máximo del principal movimiento. En las condiciones actuales parece que se encuentra en fase de estabilización. en eje A. se registra.5 m y otro a 30. en este eje.0 mm (13/07/04).5 m. con un desplazamiento máximo de +12. Actualmente está inundado por el embalse. • En el inclinómetro de la Zona 6 (Sz-6).5 m. siendo el movimiento actual. se registra.0 mm (20/07/04). un movimiento ascendente en la ladera. • En el inclinómetro de la Zona 8 (Sz-8). hacia aguas arriba. se registra un posible movimiento a 28. situado a 30. de +3. en las dos direcciones.2 mm (12/02/04) en el sentido paralelo al eje de presa. en el sentido perpendicular al eje de presa. en este eje. de +10. con un ligero aumento en el último año. se registra un posible movimiento a 8. al eje de presa. cercana y aguas arriba de la presa. en este eje.0 mm (26/07/05). en las dos direcciones. siendo el movimiento actual. uno a 23. en el sentido perpendicular al eje de presa. En el sentido perpendicular al eje de presa el movimiento actual es de +0. • En el inclinómetro de la Zona 7 (Sz-7). con un desplazamiento máximo de +3. siendo el movimiento actual. Los movimientos no manifiestan tendencia clara de los desplazamientos en ninguno de los dos sentidos.0 m. y +4 y -1 mm en el eje B.30) a la de coronación. hacia aguas arriba. Las lecturas oscilan en ambas direcciones. El mayor movimiento se produce hacia aguas arriba y no a favor de la pendiente. En el sentido paralelo al eje de presa el movimiento actual es de +3.0 m. hacia aguas abajo. de +1. es decir.0 mm (12/07/05). cercana y aguas arriba de la presa.5 m. en el sentido perpendicular al eje de presa. con un ligero aumento en el último año. • En el inclinómetro de la Zona 5 (Sz-5).8 mm (15/12/04).5 mm (26/07/04). no se registran tendencias del movimiento definidas. Este movimiento no se puede asimilar con el llenado de embalse ya que esta zona es la que se encuentra más alejada de la presa y a una cota muy superior (790. cercana a la presa. El mayor movimiento se produce hacia aguas arriba (+ B0).0 mm (20/07/05). El mayor movimiento se produce hacia aguas arriba (+ B0). En el sentido paralelo al eje de presa el movimiento actual es de -4.

los movimientos parece que se han incrementado ligeramente en el último año. han registrado movimientos con desplazamientos máximos entre 6. hasta el momento. • En el inclinómetro de la Zona 10 (Sz-10). En las zonas 4 (+11. 3. 9 Los inclinómetros de las Zonas 4.7 (A0) mm (ladera abajo) y +1. 8 y 10. Los movimientos no manifiestan tendencia clara de los desplazamientos en ninguno de los 2 sentidos.1mm (B0) en la Zona 5 (aguas arriba). 3. • En el inclinómetro de la Zona 9 (Sz-9). 9 El inclinómetro de la Zona 6.7 (B0) mm (aguas arriba).2 y 12.1 (B0) mm (aguas arriba). inferiores a 10 mm.3 (A180) mm (ladera arriba) y +1. El movimiento parece no estar estabilizado.8 mm). en eje A. 13/23 . presenta un máximo de +2. 7 y 9.0 m. 5. y +4 y -3 mm en el eje B. se registra un posible movimiento a 10. En la Zona 6. la magnitud de estos movimientos es muy pequeña.3 (A0) mm (ladera abajo) y +1. ha registrado movimiento en las dos direcciones. con desplazamientos máximos de +4. 9 La tasa anual de desplazamiento. 7 y 9.0 mm) y 5 (+12. 2. la tasa varía entre los +1. En cualquier caso.3 (B0) mm (aguas arriba). por lo general. en el sentido perpendicular al eje de presa. 2. que no se pueden asimilar con movimientos gravitacionales. con valores máximos del movimiento comprendidos entre +2 y -3. si bien estos siempre se producen hacia aguas arriba y no a favor de la pendiente de la ladera. En las Zonas 7 y 9 parece que tienden a estabilizarse. no han manifestado.7 mm (29/07/04).1 mm (Ladera abajo) y +6.8 mm. la tasa no supera los -1. no se registran tendencias del movimiento definidas. En las Zonas 1. en los 6 años en los que se lleva controlando la megacapa. Las lecturas oscilan en ambas direcciones. En las Zonas 4. con un desplazamiento máximo de +6. la tasa varía entre +0. En consecuencia con este análisis se deduce lo siguiente: 9 Los movimientos absolutos en todas las zonas son. en los 6 años que se lleva controlando la ladera izquierda. aguas arriba. 9 Los inclinómetros de las Zonas 1.4 mm (Aguas arriba). síntomas importantes de movimiento. 8 y 10.

se resumen todos los datos de los movimientos. Los inclinómetros que controlan el contacto megacapa / macizo rocoso.Los inclinómetros que controlan exclusivamente el macizo rocoso de la ladera. Zonas 1. dado que en la mayoría de los casos los desplazamientos registrados son menores que el margen de error de los aparatos. 4. por lo general. es la utilizada en los informes geológicos-geotécnicos actualizados. No obstante. no han manifestado. máximos y actuales. en la cabeza de los inclinómetros. así como la tendencia del movimiento y la tasa anual de desplazamiento. en alguno de ellos. En el Cuadro nº 2. 5. 7 y 8. que no parecen estar estabilizados. 9 y 10. las medidas no son indicadoras de la existencia de un proceso de inestabilidad del terreno. 14/23 . 6. En el Cuadro nº 3. síntomas apreciables de movimiento. La terminología seguida en la descripción del macizo rocoso donde se emplaza la presa y de la megacapa. en los ejes paralelo y perpendicular al eje de presa. 2. han registrado movimientos. desde que se inicio el control de la ladera en Marzo de 1999 hasta la campaña de Julio de 2005. Zonas 3. se resumen las características de los inclinómetros instalados en las 10 zonas (Sz) que controlan la ladera izquierda de la presa de Itoiz.

La revisión de toda la información disponible de la auscultación.1 Piezómetros 1. por encima del nivel del embalse. Zonas 7 y 8. recogida en los diversos informes emitidos. 3. IV. que son los únicos que pueden verse afectados por el nivel de embalse. y el análisis actualizado de la misma permite emitir las siguientes opiniones sobre la auscultación de la ladera izquierda de la presa de Itoiz: IV. lo que indica que dichos piezómetros se encuentran sin nivel de agua. o que la medida obtenida es errónea. se rigen por la pluviometría. valores que se encuentran por debajo de la cota de instalación. en estos momentos. exceptuando los piezómetros que controlan la megacapa detrítica. CONSIDERACIONES DEL ANÁLISIS DE LOS REGISTROS DE PIEZÓMETROS E INCLINÓMETROS DE LA LADERA IZQUIERDA DE LA PRESA DE ITOIZ. en el ámbito de aplicación de la seguridad de la presa. Los niveles piezométricos en el resto de las zonas siguen estando situados. lógicamente. las cotas registran valores inferiores a 1 m de columna de agua. no apreciándose oscilaciones superiores a 1.0 m. en alguno de los piezómetros. En el resto. los niveles constantes. Se debe seguir considerando. es siempre superior a la del nivel de máximo embalse. Las profundidades a las que se encuentran instalados los piezómetros que controlan la ladera. Los niveles piezométricos registrados en la última campaña muestran. El objetivo principal del informe ha sido valorar los aspectos más relevantes de la validez. macizo rocoso y megacapa rocosa. 4. macizo rocoso y megacapa rocosa. de los sistemas de auscultación de la ladera izquierda de la presa de Itoiz que se han realizado desde su implantación en el año 1999. 2. La mayoría de los piezómetros mantienen. actualmente. que las variaciones registradas en la ladera. 15/23 .

Serie II.10 37.00 0.00 m 14/12/04 (57) Sz – 8 543.13 30.00 22.00 a 23..00 09/06/00 13/07/05 (30) Serie III / IV.00 m Sz – 5 790.00 a 25.00 16/03/99 21/07/05 (48) Serie III.0.0.54 50..00 24/11/99 Serie IV.00 16/03/05 13/07/05 (42) Serie I..00 a 34. Ladera izquierda Presa de Itoiz Litología en el sondeo Cota de boca Profundidad Profundidad al Fecha lectura Fecha última Inclinómetro (Niveles que controlan) (m) (m) sustrato (m) inicial lectura Ver capítulo III-4.00 a 22.11.0.91 32.2.70 34..00 16/03/05 20/07/05 (43) Megacapa rocosa.30....00 39.80 40.00 m Megacapa detrítica..00 m (05-inundado) Serie V.00 m Megacapa detrítica.00 m Coluvial..00 m Sz – 2 672.00 m Coluvial.00 m Coluvial.00 15/12/99 26/07/05 (72) Serie IV.00 11.3.00 a 27.34.00 a 50.00 a 34.0.00 a 21...Características de los inclinómetros.00 21. Cuadro nº 2.0.00 25..00 a 4.00 a 25.23.00 4..0.00 17/03/99 12/07/05 (41) Serie II.00 m Serie IV.00 a 48.00 a 3.25.00 a 40.00 a 30.00 m Coluvial.0.00 34.81 36.00 3.00 a 36.00 16/03/99 20/07/05 (42) Megacapa rocosa.0..00 a 32.00 m Sz – 9 637.65 48.00 a 28.0.00 m Serie IV.9.18.33 25.00 21/02/00 21/07/05 (33) Serie III.22.10 33.00 30/03/00 12/07/05 (31) Megacapa rocosa.4.00 a 33.00 a 11.00 m Serie V.00 a 15..00 m Sz – 7 597.00 a 30.28..00 a 9..00 a 37.00 m Coluvial.15...00 m Sz – 3 746...00 m Serie III..27.00 a 18.. de la Parte III.00 m Sz – 6 668.00 27.00 m Sz – 4 803.00 m Coluvial..00 m 16/23 .21.00 m Sz – 1 623..0.00 m Sz – 10 705.

7 Sz – 9 oscilante 21/07/05 .0 + 0.0 + 8.1 +3.4.7 .0 . - 20/07/05 20/07/05 28.0 Sz – 10 oscilante 13/07/05 .7 + 1.8 Sz – 5 14/04/05 13/07/05 8.8 + 0.0 +4/-3 .5 + 7.0 Sz – 3 oscilante 20/07/05 .5 . - oscilante Inundado .0 + 10.3 + 1.2 +4/-5 +4/-1 Sz – 8 oscilante Inundado .0.1.1.7 + 6.4 + 0.1. (m) miento miento .0 Sz – 2 corregido 12/07/05 26.6 + 0.0 + 2. Cuadro nº 3.0 + 5.0 + 8.8. compensado compensado .Movimientos en la cabeza de los inclinómetros.5 + 3.3 + 1. - 29/07/04 21/07/05 10.0 Sz – 1 4/10/04 21/07/05 24.3.7 +2/-1 .3 +5/-1 .5 + 8. .4.1 + 10.1. compensado compensado + 0.0 .2.0 29/07/04 compensado disminuye + 0.5 23.0 + 7.0 06/04/05 18/01/05 12/07/05 27.50 08/10/04 15/12/04 13/07/05 8.5 12/02/04 disminuye disminuye + 1. 25/09/01 20/07/05 28. aumenta aumenta .0 Sz – 4 8/10/04 20/07/05 . Paralelo Perpend.6 + 2.9 +2/-3 .0 .0 23. .00 07/10/04 12/07/05 12/07/05 .8 + 11.0 + 1.0 + 3.2 + 7.50 15/12/04 disminuye aumenta .5 + 12.1.00 20/09/04 21/07/05 21/07/05 .6 + 1.0) .3 + 1. . Ladera izquierda Presa de Itoiz Movimiento paralelo Movimiento perpendicular al eje de presa (mm) al eje de presa (mm) Tasa anual de Tendencia del desplazamiento movimiento Inclinómetro En cabeza Superficie de rotura En cabeza Superficie de rotura (mm) Cota Desplaza Desplaza Máximo Reciente Máximo Reciente Cota (m) Paralelo Perpend.0 .0 + 6. .00 20/07/05 compensado aumenta + 1.5 + 6.1.00 20/07/04 compensado compensado + 0.0 + 12.7.2.2.1.0 .0 06/04/05 aumenta aumenta + 0.7 Eje Paralelo al eje de presa A0 – A180 Eje Perpendicular al eje de presa B0 – B180 + Ladera abajo + Aguas arriba – Ladera arriba – Aguas abajo 17/23 .2 (..8.3 Sz – 7 17/08/04 26/07/05 30.3 + 8.1 + 4.5 12/02/04 11/07/05 26/07/05 30.5 + 1.2.0 .0. .7 .0 + 11.4 + 3.4. disminuye aumenta . - oscilante 13/07/05 .5 Sz – 6 06/0/04 12/07/05 27.0 + 10.8 + 1.

.

se han detectado. Las medidas de desplazamiento se han realizado en dos direcciones: • Movimiento paralelo al eje de presa (A0 . 2.IV. a diferentes profundidades. 19/23 . potenciales movimientos. en alguna de las zonas de la ladera izquierda de la presa de Itoiz.A180) El sentido positivo (+) del eje “A” (A0) coincide con la Ladera Abajo El sentido negativo (-) del eje “A” (A180) coincide con la Ladera Arriba • Movimiento perpendicular al eje de presa (B0 . aunque por la escasa magnitud de los desplazamientos no puede concluirse que se trate de un proceso de inestabilidad. Estos pueden no corresponden con los valores de las últimas medidas.2 Inclinómetros 1. Las profundidades a las que se localizan estas superficies de rotura son variables en cada una de las zonas auscultadas de la ladera.B180) El sentido positivo (+) del eje “B” (B0) coincide con Aguas Arriba El sentido negativo (-) del eje “B” (B180) coincide con Aguas Abajo Los valores de los desplazamientos que se representan en el Cuadro nº 4 son los máximos registrados a lo largo del periodo 1999-2005. se resumen las profundidades a las que se localizan las posibles superficies de rotura y sus desplazamientos registrados. En el Cuadro nº 4. A partir de la información suministrada por las lecturas inclinométricas se puede deducir que.

.7 + 3.0 Sz – 3 .00 m .22.00 a 27..0.30.0.00 m + 11. ... .00 m Coluvial.15.00 a 30.00 a 48. Cuadro nº 4.2.. Movimiento paralelo Movimiento perpendicular al eje de presa (+A o –A) al eje de presa (+B o –B) Inclinómetro Litología Zona Superficie de rotura Superficie de rotura Profundidad Desplazamiento Profundidad Desplazamiento (m) (mm) (m) (mm) .00 m Sz – 5 8.00 m Sz – 7 30.5 12/02/04 Serie IV.0.00 m Serie V.1.00 m Coluvial.0 Sz – 4 ...00 20/07/05 Megacapa rocosa..00 m Serie IV.00 m 23.00 a 25.3.27.0.. - Serie III.00 a 50.00 m Megacapa detrítica.0.00 m 20/23 .00 a 34.00 m + 6.00 a 33.00 a 34.0. .0 06/04/05 Megacapa rocosa.4...-Profundidad a la que se localizan las superficies de rotura.00 m Serie V...5 12/02/04 30.18..28.00 a 37.00 m Coluvial..00 m Sz – 8 . 10.00 20/07/04 Megacapa rocosa.00 a 22.00 a 25.00 m Coluvial.. ..1.0 Sz – 2 26...5 + 6.00 a 18.00 a 15.00 a 3.00 a 30. .00 m + 2.5 Sz – 6 27..00 m . Serie III / IV. .25. Serie IV.7 Coluvial.2 23. 28.50 08/10/04 8.50 15/12/04 Serie I. .00 m Serie IV.00 a 36.00 a 23.0.5 + 3.5 + 12.00 m Serie III. .00 m Sz – 1 24..8 Coluvial.9.5 Serie II.0. .00 a 4.00 m Sz – 9 .00 a 11. .00 a 9.00 07/10/04 .21.0 29/07/04 Serie III.00 20/09/04 .0 06/04/05 27. Serie II...00 a 28.00 a 40.23.0.11.34. 28.3 Megacapa detrítica.0.2..00 m .00 a 21.00 m Sz – 10 .00 a 32.

4. El análisis realizado ha permitido comprobar que. las profundidades a las que se han identificado las superficies de deslizamiento se identifican dentro del depósito coluvial que cubre el macizo rocoso. Es controlada por los inclinómetros Sz-7 y Sz-8. se localiza en la zona baja de la ladera. En las zonas 5 y 9. estas profundidades pueden identificarse con el contacto entre la megacapa rocosa y detrítica y el macizo rocoso (Zonas 6 y 7). por encima del nivel de máximo embalse. el movimiento todavía no esta estabilizado. 21/23 . Es controlada por los inclinómetros Sz- 3. registrándose ligeros aumentos en el último año. en los 6 años que se lleva controlando la ladera izquierda de la presa de Itoiz. constituida por suelos de carácter coluvial de hasta 25-30 m de espesor. La mayor parte de esta se encontrará bajo el nivel máximo de embalse. 5 y 6). ocupando una extensión de 115. se puede deducir que los movimientos son. con tasas anuales de desplazamiento comprendidas entre 0. la magnitud de los movimientos registrados es generalmente menor que el margen de error de los aparatos de medida (7-8 mm cada 30 m de longitud de tubería inclinométrica). en general. la “megacapa detrítica” y la “megacapa rocosa”. situándose su pie hacia la cota 610 m. denominada “megacapa”. En algunos casos. Sz-4 y Sz-6.4 y 2. Del análisis de las gráficas de desplazamiento de los 10 inclinómetros. Estas tasas de desplazamiento están calculadas dividiendo el desplazamiento máximo registrado entre los años que lleva auscultando la ladera. se localiza en la parte alta de la ladera.1 mm. La “megacapa detrítica”. constituida por roca desorganizada de hasta 35-40 m de espesor. No obstante. La “megacapa rocosa”. en los diferentes niveles que constituye la ladera izquierda donde se emplaza el estribo de la presa.000 m2. En la estructura singular que constituye el recubrimiento de la ladera izquierda de la presa de Itoiz. inferiores a 10 mm. en determinadas zonas (4. por lo que no son concluyentes sobre la existencia de un proceso de inestabilidad de la ladera. 3. se han diferenciado dos sectores distintos de recubrimiento.

RECOMENDACIONES. Con el fin de conocer con una mayor precisión los eventuales movimientos en la ladera izquierda. ciertos movimientos extremadamente lentos que no se han estabilizado. El comportamiento que cabe esperar en las zonas de la ladera que presentan cierto movimiento. en la actualidad. si bien no son concluyentes en la actualidad sobre una tendencia clara en la dirección de movimiento. de forma consensuada con todos los técnicos que han participado en su análisis. y poder seguir su evolución y tendencias. permitirá establecer. El volumen máximo teórico que se puede movilizar. La “megacapa rocosa” presenta. depende del tipo de materiales que constituye el macizo rocoso y la megacapa y su disposición estructural a favor de la pendiente natural de la ladera. debido a la puesta en carga del embalse. según los informes geotécnicos realizados. se van a disipar en función de la permeabilidad de los diferentes niveles que la constituyen. “macizo rocoso”. que permita eliminar las incertidumbres respecto a la existencia de niveles de agua dentro del contacto macizo rocoso / megacapa y a las tendencias erráticas de los movimientos registrados en alguno de los inclinómetros. V. ningún aspecto relevante respecto a la explotación de la presa. al localizarse en su mayor parte sumergida bajo el nivel de embalse. “megacapa rocosa” y “megacapa detrítica”. se considera necesaria la realización de un nuevo diseño de la instrumentación y auscultación de la ladera izquierda. se puede considerar nulo. El conocimiento geológico-geotécnico que se tiene actualmente de esta ladera. hacia Aguas Arriba no presenta. en alguna de sus zonas (4 y 6). ya que esta zona no estará nunca sometida a las oscilaciones del embalse. un millón de m3. 22/23 . En principio el riesgo de movilización de esta megacapa. La “megacapa detrítica” presenta una situación más desfavorable debido a que las presiones intersticiales a las que va ha estar sometida. En cualquier caso solo caben esperar inestabilidades locales en zonas puntuales de la ladera en su parte inferior más arcillosa.

la sismicidad.el diseño de una nueva instrumentación y auscultación de la ladera mediante sistemas automatizados de registro en tiempo real. Madrid. se podrán establecer los umbrales de alerta y alarma de los principales parámetros de control de la ladera que se establezcan.. Colegiado nº 1476 23/23 . noviembre de 2005 Alberto Mazariegos de la Serna Geólogo. e integrados en un modelo con el resto de determinaciones referentes a la estabilidad del terreno. etc. Conocidos estos datos.

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS ANEXO IV RELACIÓN DE LA DOCUMENTACIÓN CONSULTADA .

5 Túnel de Toma de la Presa de Itoiz.10 NOTA Nº 38 Tratamiento de diaclasas e inyecciones de consolidación.122/2113 1. Aspectos geológicos de interés.4 borradores) Sep 1989 Geocisa Obtención de Módulos de Elasticidad Dinámica en los hastiales del Prospección y Geotecnia 4. Oct 1995 Ingeniería del Suelo S. Ene 1998 Ingeniería del Suelo S.A. May 1995 Ingeniería del Suelo S.10 NOTA Nº 7 Excavación del cimiento. 4.A. Anteproyectos de los Embalses 0.10 NOTA Nº 21 Excavaciones adicionales en la margen izquierda. Proyecto de Construcción de la Presa de Itoiz. Sep 1994 Ingeniería del Suelo S.7 Válvulas. Jun 1997 Ingeniería del Suelo S. Dic 1993 Ingeniería del Suelo S.A.A.10 NOTA Nº 29 Auscultación de movimientos en diaclasas. Sep 1997 Ingeniería del Suelo S. 4.10 NOTA Nº 39 Prueba de carga en el túnel.1 Instrumentación Megacapa Presa Itoiz. Sondeos de reconocimiento y 4. Jun 1993 Ingeniería del Suelo S.10 NOTA Nº 19 de cimentación.9 Ensayos Presiométricos. Oct 1994 Ingeniería del Suelo S. Feb 1995 Ingeniería del Suelo S. Feb 1995 Ingeniería del Suelo S. Jul 1995 Ingeniería del Suelo S.10 NOTA Nº 2 Propuesta de instrumentación de la ladera (margen izquierda). 4. Aoiz (Navarra) Ago 1995 Arco Tecnos Expediente Nº 99 GT 1409. Presa de Itoiz (Navarra) Jul 1993 Sidesa 4. 4.A. Nº99 GT 689. Aspurz (Navarra) y Berdun (Zaragoza-Huesca). Investigación de sus repercusiones. Presa de Itoiz.10 NOTA Nº 10 Campaña de reconocimientos complementarios. Nov 1975 D. Mar 1995 Ingeniería del Suelo S. 4. 4.1. 4. 4. 4. 4.iii Anejo Nº 2: Estudio Geológico y Geotécnico Sep 1992 Cubiertas.A.10 NOTA Nº 25 Primeras ideas sobre el tratamiento de consolidación del cimiento.10 NOTA Nº 54 Informe de auscultación (Datos actualizados a finales de Agosto-97. Zona galerías 4.A.10 NOTA Nº 47 Sobre los trabajos a realizar para la caracterización de la megacapa Ene 1997 Ingeniería del Suelo S. Abr 1996 (Andrés Carbó) Informe sobre las posibilidades de deslizamiento de la Ladera 4.A.A. May 1994 Geocisa Definición de los ensayos de resistencia y deformabilidad de la roca 4.ii Anejo Nº 5 Estudio Geológico-Geotécnico del Embalse: Memoria.10 NOTA Nº 24 Cartografía geológica del cimiento. 4.2 estratificación de roca. Feb 1996 Ingeniería del Suelo S. 4. CUADRO 1 Estudios geológico-geotécnicos NUMERACIÓN TÍTULO FECHA AUTOR Regulación de los Ríos Irati y Aragón. Ene 1996 Ingeniería del Suelo S.10 NOTA Nº 16 Resultados de los ensayos de corte “in situ”.A. Estabilización de la margen izquierda aguas abajo. Sep 1993 Ingeniería del Suelo S.A.10 NOTA Nº 57 Control de asientos debidos a la precarga.10 NOTA Nº 26 Juntas y diaclasas de la roca.10 NOTA Nº 31 Estabilización de taludes de desmonte.A. Dic 1993 Ingeniería del Suelo S. Nota sobre el deslizamiento de las excavaciones en el estribo 4. Ángel Araoz Sánchez- 0. Aspectos previos.A.10 NOTA Nº 59 510m 530m.2. Sondeos de Reconocimiento 4.10 NOTA Nº 58' la margen izquierda. 4.10 NOTA Nº 58 Sobre los ensayos de permeabilidad Lugeon en el túnel. Aoiz (Navarra) Dic 1999 Arco Tecnos Informe resultados obtenidos Ensayo de Corte en junta de 4. Río Irati (Navarra) Proyecto de la Presa de Itoiz (Navarra) (02/89) Clave:09.A. 4. Sondeos de reconocimiento Caseta de 4.10 NOTA Nº 6 Estabilidad y comportamiento tenso-deformacional de la presa.A. 4.A.10 NOTA Nº 33 Excavación adicional para apoyo del bloque 19.A.A.10 NOTA Nº 51 principal. Lain y Sacyr Expediente Nº 99 Gt 1391.A.10 NOTA Nº 27 Ensayo de corte en juntas de estratificación.A.122/2111 D.A.A. Feb 1998 Ingeniería del Suelo S. Feb 1998 Ingeniería del Suelo S. 4.viii de Aoiz (Navarra).7.A. Abr 1998 Ingeniería del Suelo S. Ene 1994 Ingeniería del Suelo S. 4.A.10 NOTA Nº 8 Propuesta de galerías de roca.A. Ángel García Yagüe Informe Geológico sobre la Presa de Aoiz.A.8 prospección geofísica "Presa Auxiliar" Presa de Itoiz Aoiz (Navarra) Sep 1999 Arco Tecnos 4. Feb 1995 Ingeniería del Suelo S. Primeros aspectos sobre la estabilidad de la zona de aguas abajo en 4. 1 . Clave:09. 4.A.3 (Navarra) Dic 1996 Arco Tecnos Presa de Itoiz: Ensayos de Corte In Situ (Un ejemplar y dos 4. 4.10 NOTA Nº 22 Cartografía geológica de las galerías y de la excavación del cimiento.123.6 Izquierda del Embalse de Itoiz Dic 1998 Intecsa Informe Ref. 4.A.10 NOTA Nº 32 Tratamiento de diaclasa entre los bloques 11 y 17 (margen izquierda): Jul 1995 Ingeniería del Suelo S.10 NOTA Nº 12 Resultados de los ensayos dilatométricos Ene 1994 Ingeniería del Suelo S.A. 4. 1989 Albornoz Planos y Apendices.10 NOTA Nº 34 Estabilidad de la presa según estratificación. 4. Ago 1994 Ingeniería del Suelo S. Presa de Itoiz (Navarra) Ago 1995 Geocisa Expediente Nº 96 GT 896 Sondeos de Reconocimiento Presa de Itoiz 4.10 NOTA Nº 23 Galerías de roca.10 NOTA Nº 11 izquierdo Ene 1994 Ingeniería del Suelo S.123. 4. Sobre la impermeabilización y drenaje del cimiento de la presa 4. Mar 1995 Ingeniería del Suelo S. 4. May 1995 Ingeniería del Suelo S.

Nov 1999 Ingeniería del Suelo S.A.122/2122. Confederación OTROS Puesta en carga de Itoiz.10 NOTA Nº 84 embalse Ene 2001 Ingeniería del Suelo S. Aspectos complementarios de las inyecciones de tercera fase (zona baja 4. Jun 1997 Hidrográfica del Ebro OTROS Fotos aéreas del entorno de la Presa de Itoiz escala 1/20.10 NOTA Nº 69 Propuesta de sondeos de caracterización de la megacapa (1ª Fase). piezómetros e hitos topográficos de la Confederación OTROS ladera izquierda Sep 2005 Hidrográfica del Ebro Últimas lecturas de extensómetros y piezómetros del camino de Confederación OTROS rodadura del blondín en la ladera izquierda Oct 2005 Hidrográfica del Ebro Datos meteorológicos: precipitaciones diarias. Mar 2005 Hidrográfica del Ebro Confederación OTROS Últimas cinco campañas de los inclinómetros May 2005 Hidrográfica del Ebro Confederación OTROS Cartografía de la zona del embalse Jul 2005 Hidrográfica del Ebro Confederación OTROS Legislación sobre presas y agua Jul 2005 Hidrográfica del Ebro OTROS Cartografía geológica 1/25.10 NOTA Nº 71 de la presa).000 Ene 2005 Gobierno de Navarra Informe interno sobre la estabilidad de la ladera izquierda de la presa de Confederación OTROS Itoiz Jul 2005 Hidrográfica del Ebro Últimas lecturas de inclinómetros. CUADRO 1 (continuación) Estudios geológico-geotécnicos NUMERACIÓN TÍTULO FECHA AUTOR Instrumentación de la Megacapa de la margen Izquierda (Inclinómetros y 4.A.A.123.16 Presa de Itoiz. Jul 1999 Ingeniería del Suelo S.10 NOTA Nº 68 Sobre los primeros datos de Auscultación de la megacapa. Mar 2001 Arbea UTE Informe (11/01) sobre las formaciones geológicas afectadas por el 4. Sep 1999 Ingeniería del Suelo S.000 Nov 2003 Hidrográfica del Ebro OTROS Informe de Auscultación Dic 2004 Ingeniería del Suelo S. Piezómetros y Extensómetros del periodo Confederación OTROS 1995-2005 Oct 2005 Hidrográfica del Ebro 2 . Nov 1996 Hidrográfica del Ebro Proyecto de la Presa de Itoiz (Navarra) (06/97) Clave:09. Escala 1/4.13 Pueblo de Aoiz Feb 1996 Arbea UTE 4.10 NOTA Nº 62 Piezómetros).000 Ago 1996 Gobierno de Navarra Confederación OTROS Planos entorno de la presa. mensuales y Confederación OTROS temperaturas del periodo 1996-2005 Oct 2005 Hidrográfica del Ebro Registro de Inclinómetros.11 Embalse de Itoiz (Na/Longuida) Nov 2001 Juan Francisco Coloma Informe I Estudio Geológico y Geotécnico del Cimiento de la Presa 4.A. May 1999 Ingeniería del Suelo S. Sep 1999 Ingeniería del Suelo S.A. 4. Feb 1999 Ingeniería del Suelo S. Confederación OTROS Obras Complementarias Nº1. 4. Sánchez) Proyecto de la Presa de Itoiz (Navarra) (11/96) Clave:09. Informe de auscultación anterior al inicio de la fase previa del llenado del 4.14 Informe III Estudio Hidrogeológico Regional y del área del Vaso Mar 1996 Arbea UTE 4. Topografía de la Cerrada. Presentación en Pamplona.A.15 Informe IV Estudio Geológico y Geotécnico de la "Mega-Capa" Abr 1996 Arbea UTE Informe Geológico-Geotécnico de la Ladera Izquierda Aguas Arriba de la Arbea UTE (Charles 4. 4.12 (Excavaciones) Ene 1996 Arbea UTE Informe II Estudio Geológico y Geotécnico de la Zona Presa-Túnel-Aoiz- 4. Confederación OTROS Modificación Nº2.10 NOTA Nº 85 La seguridad del embalse de Itoiz. 4. Nov 1998 Ingeniería del Suelo S. 4.A.A. Final de la construcción de la presa principal. 4.A.122/2191.10 NOTA Nº 70 Cierre de la pantalla de impermeabilización en la zona baja de la presa.10 NOTA Nº 76' Algunos aspectos relativos al llenado. Jul 2000 Joulain y Fco.10 NOTA Nº 65 Informe de Auscultación.123.

.. Alonso Gajón.4. Antonio Casas D..iii Anejo Nº 7 Estudio de Riesgo Sísmico. Feb 2005 D. Sep 1992 Cubietas. y sobre los diversos problemas D.123. 0...(fechado el 22/06/2005) Aristu...i Estudio Sismológico...(presentado en la Delegación de Gobierno de Navarra el 12/04/2005) Dña.122/2113 Anejo Nº 4: Estudio de Riesgo Sísmico..7... 1992. Miguel Herraiz Abr 2005 conocimiento Sarachaga Poster de presentación en European Geosciencies Union.123. Sismicidad inducida por el Embalse de Itoiz. S... May 1999 D..... Jun 2005 ambiente del congreso de los diputados.. D. 1.. tanto hacia aguas abajo como hacia aguas arriba de las citadas presas. Juan Rueda (IGN) 4.. Nº3 D. Joaquín García La estructura geológica del entorno del embalse de Itoiz (Navarra). D... Anejo I...1.. Presidente de la Aristu...17 Septiembre de 2004 Ene 2005 •D.122/2111. Lain y Sacyr Informe sobre los Terremotos Ocurridos en Itoiz (Navarra) en 4.... 1970 Santesteban.v Clave:09. 1989 Albornoz (Confederación Hidrográfica del Ebro) Proyecto de Construcción de la Presa de Itoiz. la supresión del D.. Francisco Gorraiz proceso y programa de puesta en carga y el cese o destitución del Abr 2005 Echamendi presidente de la CHE y los responsables del proceso o programa de (Coordinadora de Itoiz) puesta en carga de Itoiz. Una aproximación al estado del •D.. Mª José Beaumont Notas a la información y versión aportada por el Sr. Arturo Rebollo Jul 2000 que esos deslizamientos plantean a la seguridad de las dos presas que (Civiltec. D..... Antonio Casas Informe Analítico sobe los diferentes riesgos catastróficos que causarán los deslizamientos provocados por la inundación continuada del proyectado Embalse de Itoiz al sumergirse bajo sus niveles los pies o zonas basales de las laderas del vaso. et al. Confederación Sep 2005 2005 Hidrográfica del Ebro CUADRO 3 Trabajos realizados para la Coordinadora de Itoiz NUMERACIÓN TÍTULO FECHA AUTOR Deslizamientos de vertientes en la cerrada del Embalse de Itoiz. Ángel García Yagüe Sismicidad Inducida por Embalses.. en su comparecencia ante la comisión del medio Gorraiz Echamendi. Research Abstracts Registros de los Sismógrafos instalados en Itoiz Jul 2005 Instituto Jaume Almera Registros de los acelerómetros del interior de la Presa de Itoiz 2004.. Geophisical 2005 Ruiz.......A... Septiembre. Riesgos catastróficos y problemas de seguridad que ponen en peligro a personas y bienes. Teófilo Gorricho 0.. Sr.. Feb 2005 Sansegundo Requerimiento formal a la ministra de medio ambiente para el desembalse del agua acumulada en el embalse de Itoiz.. Francisco CHE. Ángel Araoz Sánchez- Proyecto de la Presa de Itoiz (Navarra) (02/89) Clave:09.....18 Analisis de la Sismicidad Registrada en el Entorno de la Presa de Itoiz Dic 2004 D. celebrado el día 1 de Junio de José Luis Beaumont 2005.. (Coordinadora de Itoiz) 3 .) conforman en embalse. CUADRO 2 Estudios sobre sismicidad NUMERACIÓN TÍTULO FECHA AUTOR Proyecto del Embalse de Lumbier en el Río Irati (Navarra).

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS ANEXO V DATOS BÁSICOS DE LA PRESA DE ITOIZ .

n.732 m3 Volumen de hormigón: 1.797 m3 Cuenca: 510 km2 Aportación media anual: 590 Hm3 Capacidad (m.331.m.DATOS TÉCNICOS Situación: N de Aoiz/Agoitz (Navarra).): 418 Hm3 Capacidad útil: 410 Hm3 DATOS ADMINISTRATIVOS Aprobación proyecto Construcción: 02-12-1992 Adjudicación: 23-12-1992 Inicio obras: 15-05-1993 Aprobación Modificación Nº 1: 06-11-1996 Aprobación Complementario: 26-12-1997 Aprob clasificación de presa principal: 29-07-1998 Aprobación Modificación Nº 2: 20-11-1998 Aprob clasificación de presa auxiliar 26-03-1999 Plan de Emergencia: 18-04-2002 Aprobación Puesta en carga de presa: 16-12-2002 Aprobación Proyecto Implantación: 04-02-2003 Terminación de las obras: 30-06-2003 Inicio puesta en carga: 19-01-2004 Recepción Definitiva: 30-11-2004 Revisión puesta en carga: 25-02-2005 . Confluencia de los ríos Irati y Urrobi Tipo de Presa: Gravedad de hormigón convencional Cota de coronación: 592 m Altura sobre cimientos: 122 m Longitud de coronación: 525 m Volumen total de excavaciones: 889.