opinión sindical

fAu

Junio 2010

Nueva Ronda de Consejos de Salarios En pocos días o semanas caducan todos los Convenios Colectivos que rigen la actividad de los trabajadores del país. Cientos de miles de trabajadores estaremos luchando por nuestros salarios y condiciones de trabajo. Meses de lucha nos esperan. Más aún cuando las Cámaras Patronales sólo pretenden acordar sobre el salario y nada más, y desde el Gobierno han sido escasas las señales y anuncios. Recordemos que en la última ronda, las pautas salariales eran de miseria, donde la diferencia entre el piso y el techo de la pauta era mínima. Este gobierno considera, al igual que los anteriores, que los salarios son una variable de ajuste, que si aumentan demasiado los salarios se dispara la inflación y que por lo tanto, debemos seguir siendo pobres. Eso sí, si las ganancias patronales aumentan no pasa nada, es síntoma de que al país le va bien. Salarios miserables, 200.000 ocupados cobran menos de 5000 pesos, los sueldos de los trabajadores públicos (que son considerados de privilegio por el presidente de la república) no llegan a la media canasta familiar, ni a un tercio de la canasta en los escalafones más bajos condiciones de trabajo deplorables en muchos casos, pero todo eso parece no importar, al igual que los muertos en accidentes de trabajo, los compañeros mutilados, y toda la gama de compañeros accidentados y que sufren diversas enfermedades generadas por los procesos de trabajo. Recordemos que al día de hoy, tenemos una muerte a la semana en accidentes laborales, y que todos los días un trabajador queda con una discapacidad permanente por esta causa. Miguel Oliveros, presidente de la Cámara Metalúrgica, quien en un seminario sobre Montaje Industrial hizo hincapié en las dificultades con los sindicatos por sus reclamos. Seguramente se olvida de los dos compañeros de Turboflow –empresa de la cual es Gerente de Personal,- fallecidos a raíz de la negligencia de la empresa en setiembre de 2009. Explotarnos más, oprimirnos más, acelerar los procesos de producción a cualquier costo (incluso vidas humanas). Que produzcamos más riqueza para que el patrón siga engrosando su cuenta bancaria y disfrute sus vacaciones en Punta del Este o algún lugar del extranjero hecho para los burgueses. Esa es su política y su objetivo, gobierne quien gobierne… Los grandes temas nacionales Educación, seguridad, inversiones, grandes temas de la agenda política, en los cuales coinciden tanto blancos, colorados y frenteamplistas. Parece ser que no hay divergencia entre los partidos políticos del sistema en todos aquellos temas que les interesan…a los patrones. Más represión y más cárceles, así se pretende, haya más seguridad. Parece ser que el problema son los pobres, no importa si hay violadores de Derechos Humanos sueltos, caso de Atilio Sosa Tejera, denunciado por el sindicato de profesores de Montevideo (ADES), contra el cual las autoridades respectivas, no llevaron adelante con seriedad la investigación del caso. Inversión… Desde el Estado no aparece nada aún, tampoco desde lo privado. Ni siquiera las multinacionales. La crisis mundial, tal vez?. Se busca que las AFAP’s puedan volcar sus fondos a la construcción de infraestructura. En este tema también hay coincidencia en el sistema político: el desarrollo del Plan de Inversión en Infraestructura Regional Sud Americana (Plan IIRSA) es primordial para la clase política uruguaya. Es un plan secreto, no se lo difunde ni se informa a la población sobre el mismo, y el objetivo de éste es mejorar la infraestructura regional para que las empresas multinacionales exploten mejor nuestros recursos y se lleven nuestras riquezas. No hay que ser ningún sabio para darse cuenta que al consolidarse infraestructuras rápidas para sacar los recursos naturales en bruto, es quitar valor agregado al producto. O sea, seguiremos exportando materias primas, con cada vez menos valor agregado, que serán procesadas en el llamado primer mundo, y luego compraremos el producto final. Vieja receta del imperialismo capitalista. Un nuevo colonialismo, moderno, a través de inversiones y no de invasiones, apoyado por todo el sistema político. Y si nos faltaba alguna evidencia más del grado de acuerdo entre los partidos políticos, vemos el reparto de cargos en Entes y Organismos Descentralizados, luego de una trabajosa negociación. O sea, se gastan las pestañas negociando entre partidos, y se reciben con fastidio los planteos de los trabajadores.

Esta política de “Gran Acuerdo Nacional” podríamos llamarla, deja a un lado los planteos populares y es la garantía de que se van a aplicar una serie de políticas antipopulares a ritmo de aplanadora. Eso será así si desde abajo no les oponemos resistencia… Tal vez el tema “vedette” desde hace meses ya, la Reforma del Estado, sea el mas reciente ataque a los trabajadores y sus derechos. Sobre este tema se dicen verdades a medias, se ocultan datos, ó llanamente se miente. Se colabora con la sensación de que el problema de los servicios públicos son sus trabajadores, de que cobran demasiado, sin aclarar el problema de que los de la actividad privada cobran muy poco. Se dice que los empleados públicos gozan de privilegios, cuando en realidad lo que tienen son derechos conquistados como trabajadores, que en la actividad privada no se respetan ó se avasallan. Hemos cambiado la idea de lo que es un privilegio. Parece que para este gobierno, los grandes privilegiados ahora, son los que cobran un sueldo y conservan su trabajo. Se tira como una bomba el dato de que hay 256.000 empleados públicos sin desglosar la cifra, sin aclarar que entre ellos hay Profesores/as, Maestros/as, y demás funcionarios de la educación, por si alguien pretendía prescindir de ellos. También están los funcionarios de las empresas públicas (Entes Autónomos), que participan de actividades productivas que aportan divisas al país para gastos en educación, etc. La genial idea es asociar las empresas públicas para que hayan menos funcionarios, y la plata en vez de ir al presupuesto nacional, termine en el bolsillo de algún empresario. Ya que hablamos de achicar los funcionarios públicos, en las FF.AA. hay unos cuantos que engrosan la cifra, y no nos sirven para nada, más que para cometer injusticias acá ó donde UNITAS los convoque. Porque para la clase política hacer más eficiente al Estado es igual a rebajar salarios, flexibilización laboral, aumento de tareas, quita de conquistas y derechos. Jamás reestructurarán los cargos gerenciales, de confianza, cargos políticos, volcando esos fondos a las problemáticas sociales. El hilo se corta por el lado más fino. Y si los trabajadores públicos pierden derechos lo mismo ocurrirá con los trabajadores de la actividad privada. Toda esta política de denigración hacia los trabajadores públicos se da como preámbulo a los intentos serios de asociar a las empresas públicas con capitales privados, nuevamente. Una clara continuidad política, un plan preestablecido que hay que llevar a cabo sea quien sea el que gobierne. Sigue quedando cada día más claro que las elecciones y el gobierno no es el camino para las transformaciones sociales. Por esa vía sólo se llega a hacerse cargo del sistema capitalista, donde el menú ya está en la mesa, servido. La necesaria unidad e independencia en el abajo: Esta realidad que enumerábamos, y que debemos enfrentar, nos plantea grandes desafíos a los militantes que anhelamos un cambio serio en la estructura social. Pensar el momento actual desde la perspectiva de los intereses de clase. Bien sabemos que un avance popular no es posible sin afectar los intereses de los sectores dominantes, el conflicto de clases está allí, y hay que prepararlo con estrategias y planes concretos. ¿Será imposible mejorar la situación de los pobres sin un plan de confrontación con los poderosos? El cuento de crecer para después repartir ya está mas que gastado, y no por repetido deja de ser mentira. La economía uruguaya ha crecido mucho, y es verdad que en algo se han aliviado las penurias mas hirientes, pero en concreto la brecha entre ricos y pobres ha crecido. Los que eran indigentes ahora son pobres, los pobrísimos ahora lo son un poco menos, pero los ricos son inmensamente mas ricos. El viejo asunto de repartir la torta sigue estando sobre la mesa hoy como ayer. Y el instalar el tema del reparto no será un acto de magia. No esperamos que a las patronales les venga un ataque de “sensibilidad social”, ni tampoco creemos en políticos que otorguen regalitos como reyes magos. La única fuerza capaz de instalar el tema, es el movimiento popular, organizado y peleando. Luchando en forma unitaria, como lo indica su rica historia. Pero unidad para pelear y arrancar conquistas, no para mendigar en pasillos ministeriales. Unidad en su mas ancho concepto. Unidad que no significa uniformidad, sino mas bien, recoger de las diversas orientaciones político sindicales sus aportes para que los sectores oprimidos golpeen como un solo puño. En este camino, estaremos siempre aportando los militantes de la fAu. Desde nuestra concepción libertaria, desde los ámbitos de base donde se construye el poder real del pueblo, ése que debe fortalecerse desde la lucha, y que desde ella irá abriendo paso a una sociedad nueva sin oprimidos ni opresores.

Para los pobres del mundo, todos los tiempos son de pelea. Salud clase trabajadora. Por el Socialismo y la Libertad. ¡¡¡Arriba los que luchan!!!.

federación Anarquista uruguaya
Magallanes 1764 Página, correo: www.nodo50.org/fau