EDICIÓN Nº 12 – STGO.

, ABRIL 2010

REVISTA DE POLÍTICA Y CULTURA IBEROAMERICANA

¡EN MOVIMIENTO!
“THINKS TANKS” ¡¿WTF?! NORMAS DE CONVIVENCIA:
Crisis y propuesta. A propósito de reconstrucción nacional.

ACCIÓN DIRECTA es una publicación del Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista de Chile (MRNS). Su finalidad es difundir planteamientos y análisis, generar discusiones en torno a la realidad nacional e internacional, además de promover cultura y creación. ACCIÓN DIRECTA es también un espacio abierto para las personas que tengan la voluntad de expresar sus ideas a través de un medio dispuesto a ser un frente de lucha. § EDICIÓN Y DISEÑO Lug Pizarnik PORTADA En movimiento, Lp. COLABORADORES Alex Lug Vicho Pardus Walter E-MAIL DE CONTACTO revista@mrns.cl § © Derechos Reservados. Se permite difundir y distribuir esta publicación, íntegra o parcialmente, con la debida mención de autoría y origen. MRNS – 2010

Mientras unos pocos aprovechan la oportunidad de hacer “grandes negocios” a costa de la desgracia ajena y la voluntad solidaria de los chilenos que tratan de ayudar a sus compatriotas; la casta políticopartitocrática, de izquierda a derecha, “fortalece el sistema de libre mercado” a como de lugar y los expertos nos dicen que es mejor endeudarse antes que usar esos fantasiosos recursos que nadie sabe dónde están exactamente, nosotros, los nacionalsindicalistas revolucionarios, trabajamos de lleno en los cuerpos sociales. ¡En movimiento!, hemos dicho y esto no responde a una simple consigna. Durante nuestros últimos números hemos desarrollado un variado conjunto de proposiciones para realizar en distintas áreas del quehacer nacional. Y a pesar de todo ese trabajo que hemos expuesto hasta ahora, ¡tanto más es lo que tenemos por delante! La gracia, en nuestro caso, es que tales planteamientos no son dogmáticos ni pretenden ser “las” fórmulas para resolver los actuales y futuros problemas de nuestra patria. En tal sentido, nuestro trabajo se enmarca dentro de un proceso de creación y discusión, de destrucción y reformulación. No tememos a la crítica ni a las discusiones. Es más, las queremos, pues sabemos que con oposición se es más fructífero, más fértil. Nos proponemos constituir una nueva organización: El Estado de Comunidad Nacional. Y para ello, debemos dotar a los cuerpos sociales, como realidades naturales, de conciencia de poder. Esa es nuestra primera misión. Luego, dar las herramientas para lograr, con eficiencia y eficacia, una adecuada organización. Toda contribución al respecto es bien recibida. Tan rica es la vida en comunidad que, sin importar desde qué posición, el aporte en temas antes poco tratados o desconocidos, es relevante, acaso imprescindible. Equipo Acción Directa

(2) Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010

pureza, sin injertos de “socialismo renovado” a lo tercera vía. ¿Y que demonios son los think tanks? Puesto que siguen siendo una realidad desconocida para muchos compatriotas. Se trata de centros de estudio, análisis y propuesta de políticas públicas en diversas áreas, teóricamente independientes, pero que tienen vinculaciones ideológicas o partidistas muy evidentes para ser pasadas por alto. Generalmente se organizan al estilo de una fundación, con un presidente y directorio que velan por el respeto a “la idea matriz”, y un director ejecutivo que ejerce el mando diario. A partir de allí se establecen comisiones o equipos de trabajo por áreas: Legislativa, gobiernos locales, pobreza, seguridad nacional, etcétera; los cuales producen continuamente informes y propuestas, generalmente bajo la forma de “papers” y ocasionalmente publican libros que recopilan artículos varios, curiosamente sin intentar una elaboración doctrinal que explique sus verdaderos líneas de pensamiento. La tarea de los think tanks es doble: Por un lado suplen la carencia de expertos y de programas en los equipos ministeriales y en los partidos políticos gobernantes, convertidos en meras cajas de empleos y acarreo. Por otro lado, hacen la misma pega, además de la generación de ideas y conceptos motivacionales, en los grupos de oposición, en una versión alternativa de los “gabinetes en la sombra” del parlamentarismo inglés. En el nuevo gobierno, son tres las principales instituciones de este tipo que se están cebando con los sillones del barrio cívico -haciendo aparte al amo de los think tanks y de las encuestas: El Centro de Estudios Públicos (CEP): Instituto Libertad, Libertad y Desarrollo y Fundación Jaime Guzmán. El primero está ligado a RN y su figuración pública no es muy bulliciosa, mientras que los otros dos -ligados a la UDI- son mucho
Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010 (3)

“THINKS TANKS”
Explicación para chilenos comunes y corrientes.
por Alex o que Piñera denominó la nueva forma de gobernar todavía parece no marchar. Razones hay muchas, y entre ellas hay una de más de 8 grados Richter, pero hay un fenómeno nuevo en relación con los 20 años anteriores: La casi total desaparición de los aparatos partidarios del estrellato gubernativo, lo que no nos debe extrañar demasiado, considerando la mentalidad tecnocrática o latifundista de la derecha chilena, poco dada a las orgánicas políticas y a las discusiones ideológicas.

L

Y ya que hablamos de lo tecnocrático, el gobierno recién iniciado ha hecho brillar con nuevo esplendor a los centros de estudios ligados a su sector, más conocidos como “Think Tanks”. No es que durante la Concertación no existieran, pues tenían clásicos como ProyectaAmérica, FLACSO, Chile 21 o Expansiva (ahora fagocitado por la Universidad Diego Portales), pero es con la nueva administración que estas pintorescas entidades se sienten -después de tanto tiempo- lo suficientemente envalentonadas para llevar el experimento neoliberal chileno a nuevas alturas de

más mediáticos, el segundo (Libertad y Desarrollo, LyD) por su activa labor en la discusión parlamentaria de los proyectos de ley y el tercero (Fundación Jaime Guzmán, FJG) por su trabajo entre universitarios y profesionales jóvenes con “vocación de servicio público”. No en vano los directores de LyD Cristian Larroulet y de la FJG, Miguel Flores, han llegado a la cumbre del Gabinete Piñera, y se trata en ambos casos de fanáticos defensores de lo que siguen llamando “sociedad libre y responsable”, entelequia que todavía esperamos nos expliquen exactamente qué es. No se puede negar que tienen puntos fuertes a su favor, particularmente su capacidad de reclutar elementos académicamente destacados de las principales universidades y del mundo privado, quienes desarrollan un trabajo de calidad, motivados ya sea por la obcecación ideológica (los menos), el ánimo de carrera (los más) o un vago ánimo de filantropía estatal (algunos). Además, el patrocinio que obtienen del capital financiero o de instituciones extranjeras (por ejemplo, la Fundación Konrad Adenauer) les ofrece recursos y contactos al más alto nivel. El gran problema de estas organizaciones -y que parecen no apreciar los mercenarios del $istema- es que, en la medida que van asumiendo un rol creciente de generación de ideas y proyectos políticos, van haciendo evidente la inutilidad de los partidos como “articuladores de opinión pública”, la inexistente participación de la comunidad en la definición de las políticas, la degradación de la ley como “expresión de la voluntad popular”, etc. Pero hay algo más terrible: Que es el cada vez más mayor aislamiento de esa pseudo élite tecnocrática de la realidad nacional, algo que se está apreciando con las nuevas autoridades y su incapacidad para conectarse con la realidad de familias y pobladores… y la cosa se pondrá fea -o delicada, para no ofendercuando el movimiento laboral y estudiantil comience a desplegarse. Y si vamos más profundo, podemos apreciar que la falla crítica del sistema político actual en este punto es la incapacidad de las
(4) Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010

estructuras de dirección del Estado para retroalimentarse de los conocimientos y habilidades dispersas por toda la comunidad, empleándolas en beneficio de la misma, porque no existen canales institucionales que permitan a esos cientos de profesionales, técnicos y trabajadores calificados con interés de servir a la Nación llegar a los puestos de dirección y altas asesorías por sus solos méritos y virtudes personales; por lo que deben integrarse en organizaciones hechas a gusto de la oligarquía que puede sostenerlas, aceptando sus imposiciones ideológicas e intereses, todo ello en perjuicio de Chile. Una reacción demagógica -muy común en ciertos grupitos- es pretender que los Estados se pueden gobernar con el puro voluntarismo de caudillos o de la masa azuzada por éstos, como se está dando particularmente en algunos gobiernos de la región. Cualquier Estado necesita equipos humanos calificados para la implementación de las decisiones tomadas por el mando político (unipersonal o colegiado), y el error es la forma como el liberalismo actual lo está haciendo, ante lo cual existe una respuesta. La respuesta racional, natural y lógica pasa porque todos los órganos del Estado, comenzando en la municipalidad, incorporen mediante mecanismos electivos a los elementos más destacados de cada unidad territorial, donde podrán aportar sus diversos talentos, incorporar a otros elementos a los puestos técnicos, todos ellos sometidos al control popular transparente, sin perjuicio de que los ciudadanos formen diversas asociaciones libres dedicadas al estudio de diversos temas políticos y económicos. Y el proceso se va replicando en los escalones superiores del ordenamiento institucional: Regiones: congreso, gobierno, servicios públicos descentralizados, etc., de tal forma que a la cumbre habrán de llegar los más capacitados. Por otra parte, no desconocemos que la alta dirección del Estado tiene dos vertientes: La formación de equipos políticos de origen eminentemente popular, donde naturalmente priman los criterios de afinidad política y

confianza personal, avocados a la toma de decisiones generales; y los equipos ejecutivos, que tienen por misión implementar políticos sectoriales especificas, y es ahí donde las capacidades técnicas son decisivas. En estos casos debe regir rigurosamente el sistema concursal público, meritocrático (dependiendo de qué profesional o qué técnico se busca), sujeto a normas claras y, en particular, a revisiones periódicas que acrediten la no infección con criterios extra-técnicos. Que quede clara una cosa: No estamos en contra de los centros de estudio, ni de sus particulares formas de organización, pues son parte de la libertad asociativa y de la creatividad colectiva, sino de que, merced a los manejos de la plutocracia, se conviertan en instancias de decisión sobre grandes temas que nos afectan a todos, sin consultar al pueblo de forma alguna, sin control sobre su independencia o su integridad moral.

superarlos. Es difícil cambiar la mentalidad moderna-racionalista aun en sus postrimerías posmodernas. La cuestión de este articulo estriba en esclarecer sucintamente la idea de una asamblea constituyente hoy, para efectos de tomar el camino justo. El nuevo gobierno será la excusa perfecta para reclamarla. Pues no sólo culparan a Piñera cuando algo salga mal, sino que también a la espuria y malvada Constitución. Opondrán como “verdad matemática” la afirmación de “Mejor constitución de papel = a un mejor gobierno” porque sólo es posible un buen gobierno entre los hombres cuando todos somos regidos por leyes creadas democráticamente y conforme a una declaración de derechos universales... Lo problemático es que las personas que creen en ello con inocencia, no se dan cuenta del engaño: Cambiar todo para que todo siga igual. La embestida a la actual idea de Asamblea Constituyente se sostiene sobre dos razones que presentaré: a) La Asamblea Constituyente significaría hoy una gatopardezca bufonada para extender un error y sus horrores; y b) La constitución de papel no es eficaz para un cambio... Continuará en el próximo número...

ASAMBLEA CONSTITUYENTE
por Pardus La asamblea constituyente fascina corazones con un romanticismo propio del siglo dieciocho, cegando la razón y violentando con un fervor cuasi-religioso de redención, panacea y felicidad posible de alcanzar en la tierra; a diferencia del fervor religioso católico, por ejemplo, que lo promete en el más allá, pues lo sabe imposible en el más acá terreno. La petición de ella comprueba la vieja idea de que la estupidez humana es infinita y remueve de la memoria dos siglos de historia sangrienta, arriesgándonos a, mutatis mutandis, “continuarlos” en vez de

¿Quieres trabajar con nosotros? Envíanos tus aportes a revista@mrns.cl
Artículos, comentarios, dibujos, fotografías, críticas, ¡todo es bien recibido!

Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010 (5)

E

n este mes de abril damos un vistazo a distintas actividades culturales que el equipo de Acción Directa te recomienda.

Obra de Teatro. “EL OLIVO”, obra que se ambienta en un bar, en el sur de Chile, donde las desdichadas vidas de sus refugiados cambiará con la aparición de un particular personaje. Del 1 de abril al 2 de mayo, jueves a sábado 20:00 hrs., domingo 19:00 hrs. En Centro Cultural Matucana 100, Matucana 100, Quinta Normal. Jueves popular $1.500.
Ciclo de Conciertos Solidarios, Orquesta Sinfónica de Chile; el programa comprende la “Obertura” (sobre temas rusos) de Nicolai Rimsky-Korsakov; “Elegía” de Serenata para orquesta de cuerdas y Vals de las Flores del ballet “Cascanueces”, ambas piezas de P.I. Tchaikovsky; Obertura de “Russlan y Ludmilla” de Mikhail Glinka; Obertura del “Príncipe Igor” Alexander Borodin y la Séptima Sinfonía de Beethoven. Todos los conciertos bajo la dirección de Denis Kolobov, violinista ruso radicado en Chile. Viernes 9, 19:30 horas: Polideportivo CORDEP, Lago Ranco 1890, PAC. Sábado 10, 19:30 horas: Centro Cultural Quilicura, O’Higgins 281, Quilicura. Martes 13, 19:30 horas: Fac. de Ingeniería, Hall Sur, Beauchef 850, Santiago. Viernes 16, 19:30 horas: Aula Magna Escuela Militar, Av.Presidente Riesco 4601, Las Condes.

habéis arrinconado en cualquier parte…

¡Pobre América nuestra…pobre de ella,

. A los Señorones de mi América

Vicho

donde ya sin remordimiento alguno

y vuestra pantagruélica impostura,

y con el descaro de un mal tribuno

que ya sin decoro, de lo universal

os habéis hecho tamaña parcela

Señorones amos de la cultura,

para vuestra nutrida parentela

(6) Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010

arrinconada sin arte ni parte!

el espíritu creativo del arte

II

convivencia escolar. Fueron tiempos de producción de abundante material de carácter propositivo y de investigación sobre una terrible verdad hasta entonces insospechada por los sesudos del Ministerio... “La convivencia escolar es clave para un exitoso proceso de aprendizajeenseñanza”. Tiempo después, inclusive, y sobre la misma materia pero en un supuesto marco legal “diferente”, se expuso sobre los Consejos Escolares como instancias de participación en las comunidades educativas. ¿Y qué fue de todo eso? En un próximo número nos referiremos sobre aquello. Las Políticas de Convivencia Escolar propuestas por el MINEDUC, en el primer párrafo de su introducción define la convivencia escolar como:
“(…) la interrelación entre los diferentes miembros de un establecimiento educacional, que tiene incidencia significativa en el desarrollo ético, socio-afectivo e intelectual de alumnos y alumnas. Esta concepción no se limita a la relación entre las personas, sino que incluye las formas de interacción entre los diferentes estamentos que conforman una comunidad educativa, por lo que constituye una construcción colectiva y es responsabilidad de todos los miembros y actores educativos sin excepción”. ¿Qué quiere decir todo esto? ¿Cuál es la diferencia entre el modo de relacionarnos y el modo de interactuar? ¿No se supone que en una comunidad, o aún en ausencia de esta, nos relacionamos según interactuemos, o viceversa?

ACERCAMIENTO A LAS NORMAS DE CONVIVENCIA
(CONTRASTES Y PROPOSICIONES)
por Lug Pizarnik.

Hay

que estar inserto en la realidad de los estudiantes para saber, o simplemente haber escuchado sobre las normas de convivencia, manual de convivencia o políticas de convivencia, que son las designaciones con las que indistintamente se conocen a los enchulados Reglamentos de Disciplina de los centros educativos. “Enchulados”, decimos, sin temor alguno. Los hechos demuestran que estos cuerpos normativos han devenido como simples modificaciones de los Reglamentos preexistentes. Pero, ¿es esa su finalidad? ¿Para qué cambiarle el nombre y agregar declaraciones de buenas intenciones? ANTECEDENTES En el mes de diciembre del año 2002, la Unidad de Apoyo a la Transversalidad publicaba un documento marco sobre una materia que desde algunos años el Ministerio de Educación trataba en ciclos de charlas y discusiones. Aquella materia era la

“PRINCIPIOS Y FUNDAMENTOS” Quizás para responder a esas interrogantes debamos hilar fino e ir más allá de una introducción. Bien que las bases sobre las cuales se desarrolla el planteamiento del MINEDUC nos orienten en una tarea como aquella. Los “”principios”” que desarrolla el

Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010 (7)

Ministerio de Educación se “”fundamentan”” en el siguiente marco legal e institucional1:
“• La Constitución Política de la República de Chile, • Declaración Universal de los Derechos Humanos, • Convención sobre los Derechos del Niño, • Ley Orgánica Constitucional de Educación Nº18.962 de 1990, • Decretos Supremos de Educación, Nº 240 del 1999 y Nº 220 de 1998, en lo que respecta a los Objetivos Fundamentales Transversales. • Instructivo presidencial sobre participación ciudadana. • Política de Participación de Padres, Madres y Apoderados en el sistema educativo. Mineduc. 2000. • Derecho a la Educación y Convivencia Escolar, Mineduc, 2001.”

Y en su primer párrafo desarrollan la idea muy peculiarmente...
“Aprender a vivir juntos y junto a otros aprender a vivir, conlleva implícita y explícitamente el reconocimiento del otro como un legítimo otro en la convivencia, y la convivencia cotidiana como un espacio singular para el aprendizaje y valoración de la diversidad y pluralidad en las relaciones humanas”.

No es necesario declararlo en una norma tan especialísima como las de convivencia, pues en el ordenamiento jurídico nacional existen otras manifestaciones de tal principio. Y aún mencionándose con fines pedagógicos -pues no faltan quienes creen que no todos son sujetos de derecho-, carece de sentido si aquel derecho no tiene una acción para ser ejercido. Y, por otra parte, si ese derecho no va de la mano con una obligación o deber. Vale decir, ¿de qué me sirve saber que “soy sujeto de derecho” si no puedo, por ejemplo, exigir información sobre la metodología de selección de un establecimiento, o los resultados de evaluaciones a la gestión del mismo? Versa el dicho que el papel lo aguanta todo. ¿Lo aguantará usted? 2º Los niños, niñas y jóvenes son sujetos de derecho. Si en el primer principio nos afirman que todos los actores (...) son sujetos de derecho, ¿para qué redundar respecto de niños, niñas y jóvenes? ¿No son parte del todo acaso? 3º La educación como pleno desarrollo de la persona.
“La educación es un bien público que está consagrado en la Constitución de la República: La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su vida. Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos.

¿Por qué habría de fundamentar principios tan relevantes en un marco legal cargado de componentes ideológicos, y un referente institucional actualmente obsoleto? Incluso la Ley Nº 18.962 (LOCE) se encuentra parcialmente vigente tras ser derogada por la Ley General de Educación (LGE). Ni hablar de los textos del MINEDUC que ya cumplieron 10 años y ni atisbos hay de actualización ni enmienda de lo propuesto. Sobre tales fundamentos, nos da pie para cuestionar la legitimidad de las normas de convivencia. Si dicho marco legal da sustento (o sea, es el piso) a los principios que a continuación revisaremos, la sola refutación de tales fundamentos hecha abajo todo lo que sobre ellos se construye. Pero continuemos. Son principios rectores y orientadores de las políticas de convivencia propuestas por el MINEDUC: 1º Todos los actores de la comunidad educativa son sujetos de derecho.

1

Y no sólo eso, el marco legal e institucional fundamenta los principios “que garantizan y evalúan la calidad de las formas de convivencia al interior de los establecimientos” (¡¿...?!)

(8) Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010

Corresponderá al Estado otorgar especial protección al ejercicio de este derecho”.

6º Respeto y protección a la vida privada y pública y a la honra de la persona y de su familia. Estos dos últimos parecen más atinados, pero incluso es cuestionable su calidad de principios, por cuanto el desarrollo de ambos es confuso y se reduce a mera declaración de buenas intenciones… 7º Igualdad de oportunidades para niños y niñas, mujeres y hombres. Sin duda, pero entonces ¿para qué hacer la distinción entre unos y otros si queremos tal igualdad? Igualdad de oportunidades para todos y punto. 8º Las Normas de Convivencia: Un encuentro entre el derecho y la ética.
“El punto de encuentro entre derecho y moral son los derechos humanos. Ellos se fundamentan en la ética como forma de realización histórica de la autonomía moral. Pero sin una legalidad, sin una normativa que los reglamente, son mera declaración de voluntad”.

¿O sea que si no está consagrado en la Constitución de la República no es un bien público? Además, ¿es la educación el pleno desarrollo de la persona? ¿No será que la educación debe contribuir a la realización de la persona? La educación es, ante todo, una herramienta. Es, por consiguiente, un medio y no un fin en si misma. La educación permite, posibilita, potencia “para”. ¿Para qué? Bueno, dependerá de cada cual. Su finalidad es contribuir a ese “para”, entendiendo por esto último la vocación, el sentido de vida o el destino, según le quiera llamar al trascender, al realizarse. 4º Convivencia construcción de institución escolar. democrática ciudadanía en y la

La primera clara manifestación del componente ideológico. ¿Qué es eso de convivencia democrática? Y a propósito de un tema tan manoseado como el de democracia, ¿qué tipo de convivencia democrática sería? ¿Al estilo liberal? ¿A la del proletariado? ¿Al griego del S. V a.C.?. ¡Vaya a saber uno! Y por otro lado, ¿cómo es eso de “construir ciudadanía”? En la propia Constitución sobre la cual fundamentan su exposición, la ciudadanía es un atributo político sujeto a ciertas condiciones y requisitos que tratan el artículo 13 y siguientes. Se entiende, en una lectura acrítica, que es (o parecer ser) una metáfora. Pero aún siendo o pareciendo una metáfora, ¿no resulta contradictorio que se quiera construir ciudadanía y no exista en los planes curriculares una asignatura de educación cívica? 5º La Convivencia escolar: Un ámbito de consistencia ética.

A los estudiantes de Tercer año de Enseñanza Media Científico/Humanista se les enseña la diferencia entre la ética y la moral. Al parecer, dicha distinción no es realizada -acaso conocida- por los autores de las Políticas de Convivencia Escolar… Y a propósito de declaraciones de voluntad, abundan las normas que reglamentan derechos, pero no sirven de nada si no contienen medios para ejercerlos a plenitud, de igual forma para hacerlos valer ante su perturbación y/o privación. Y, por último, concluye la exposición de estos “principios” con una cita a otro trabajo del MINEDUC1:
“Las normas de convivencia y el reglamento que deriva de ellas constituyen una carta de derechos y deberes de las comunidades educativas. La existencia de normas es
Derecho a la Educación y Convivencia Escolar. Conclusiones y compromisos, MINEDUC, 2001.
1

Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010 (9)

necesaria dentro de cualquier comunidad y el hecho de que algún miembro no las observe puede significar que legítimamente se le aplique sanciones. Las reglas deben enmarcarse en la ley y en todas las normas vigentes y deben tener siempre como horizonte la mejor formación de los alumnos”.

“La mayoría de los establecimientos han consignado y ajustado su normativa, en primer lugar, en el ámbito de la presentación personal (especialmente en el uso de uniforme), en segundo, en el de la gradualidad y proporcionalidad de las sanciones, y en tercer lugar en los procedimientos... “ “La ausencia de normas específicas respecto del rendimiento escolar de los estudiantes y su relación con la permanencia en la escuela es una cuestión preocupante. El marco normativo actual permite la no renovación o cancelación de la matrícula al final del año lectivo, pero aparece con claridad que las comunidades no cuentan ni tienen claras políticas de apoyo a los aprendizajes...” “El reglamento debe ser una herramienta articuladora que permita a todos los miembros de la comunidad educativa tener una voz. Sin embargo, sólo un 43% de los reglamentos “se ajusta”, es decir, contempla una norma específica en que se reconoce a estos cuerpos intermedios“. “Se advierte la repetición de patrones burocráticos -lectura del reglamento en la primera reunión de apoderados- como si ello fuera suficiente para que todos conocieran las normas y, peor aún, su sentido. Es un discurso común entre los entrevistados de este estudio que el reglamento es conocido por todos, simplemente porque se encuentra en la agenda escolar o se ha entregado al momento de la matrícula”.

¿Se da cuenta de lo engorroso, confuso, fantasioso e inútil que resultan las Políticas de Convivencia propuestas por el MINEDUC? Si existiera realmente una voluntad de mejorar la calidad de la educación; incrementar los resultados positivos no sólo cuantitativamente, sino también cualitativamente, etc. las Políticas de Convivencia Escolar se habrían planteado de otra manera. EL ESTUDIO DEL CIJ DE LA UDP1 Pero no nos quedemos sólo con eso. Encargado por la UNICEF, el Centro de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Diego Portales realizó un estudio comparativo de 189 Normas de Convivencia de un total de 250. (Los restantes “no fueron posibles de capturar”)

Entre sus conclusiones nos permitimos reproducir las siguientes2:
“La realidad (...) muestra que los reglamentos están enfocados principalmente como una serie de reglas que se orientan a cuestiones disciplinarias, que no miran el conjunto de la comunidad, ni las relaciones ni las responsabilidades de todos los estamentos en la construcción de esa realidad”.

EL CONTRASTE CON LA REALIDAD CONCRETA Ya hemos dicho, en más de una oportunidad, que toda propuesta de cambio respecto del actual estado de cosas, requiere estar estrechamente vinculado con la realidad concreta, vale decir, con las cosas tal cual son. Hemos transcrito al pie de le letra trozos dispersos de las Políticas de Convivencia Escolar, bastando su lectura crítica para darse cuenta de lo horrorosas que son. Las intenciones son buenas, presumamos la buena fe de quienes se esforzaron trabajando en ellas; pero ni toda la buena

Centro de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Diego Portales. 2 La convivencia escolar, componente indispensable del derecho a la educación (Estudio de Reglamentos Escolares), Equipo del CIJ de la UDP, en “Serie Reflexiones - Infancia y Adolescencia Nº 11”, Chile, Diciembre 2008.

1

(10)Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010

intención del substanciales planteamiento ideológico.

mundo permitirá cambios en la realidad si su está enlodado por lo

En nuestro número anterior, al referirnos sobre el sindicato estudiantil, declaramos que: a) La convivencia en comunidad es una realidad necesaria (unión); b) La comunidad está constituida por diversidad de gentes (universalidad); c) La convivencia se desarrolla de forma distinta, según sean los contextos (dinamismo); y d) Para una sana convivencia, las personas regulan sus relaciones (justicia). En aquel entonces no fue una simple enumeración, y ahora tampoco lo es. Son principios basados en la realidad. Nada de fantasías ni formulaciones rebuscadas. La convivencia en comunidad es una realidad necesaria, pues el Hombre es un ser incompleto que necesita de otros para potenciar sus capacidades. ¿La unión hace la fuerza, no? La comunidad, a su vez, está constituida por una diversidad de personas; lo cual parece de Perogrullo, pero conviene siempre recordarlo pues la memoria es frágil… La convivencia se desarrolla de distinta manera, y no sólo porque las comunidades están integradas por realidades familiares diversas, sino también por los contextos en los cuales se desenvuelven. Por último, como seres incompletos, acostumbramos (para bien o para mal) a cometer errores, y no falta quienes afectan / perjudican la convivencia. No “presumimos la maldad“, simplemente reconocemos el hecho de que hay quienes transgreden la común-unión y ponen en riesgo la integridad de la comunidad. Ante la infracción o incumplimiento, corresponde realizar la justicia, ya sea a través de una sanción al estilo tradicional o por nuevos mecanismos de resolución de conflictos. Trabajando sobre tales principios, cuales son: Unión, universalidad, dinamismo y justicia; una estructura de las Políticas de Convivencia Escolar podría ser la siguiente:
Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010 (11)

Repudiamos lo ideológico por la sencilla razón de su falsedad. Lo ideológico es una fantasía que busca adaptar la realidad. No parte de la experiencia (al contrario, la rechaza), y construye consignas que pretende imponer a diestra y siniestra1.
La influencia de lo ideológico se hace explícita al leer conceptos que poco o nada tienen que ver, por ejemplo, con la convivencia escolar (convivencia democrática, construcción de ciudadanía, derecho a los derechos humanos); provocando una mezcolanza de ideas que, desarticuladas, dan forma a un popurrí que titularon “Políticas de Convivencia Escolar”.

A MODO DE PROPUESTA Derribados los principios y difundidas las falencias, nos toca proponer un cuerpo normativo distinto. Dos son los enfoques que existen en torno a las normas de convivencia. Por una parte uno de tipo funcional y otro de carácter pedagógico. El primero con énfasis en los procedimientos y sanciones, la organización y la disciplina; mientras que el segundo, otorga infinidad de declaraciones de buenas intenciones y líneas de acción irrealizables. Nuestro interés es que sea funcional Y pedagógico. ¿Acaso son cosas excluyentes? Claramente, no. ¿Qué deben ser, pues, las políticas de convivencia en una comunidad educativa? Primero, debemos identificarlas en el contexto del proceso de aprendizajeenseñanza. Su fundamento radica en la necesidad de una sana convivencia entre los actores que participan de dicho proceso.

1

¿O usted también hace caso omiso a los baños de sangre de la última década del S. XVIII?

Título Preliminar. Sección que debe contener los fines y principios que inspiran las Políticas de Convivencia Escolar. Sirvan para aquello los expuestos con anterioridad; pues no es conveniente fundamentar los lineamientos de convivencia escolar en una norma jurídica como una ley o un tratado internacional ratificado por el Estado, pues desvía la atención a un cuerpo normativo extraño que antes de clarificar, puede confundir al lector inexperto. Además, los fines y principios deben ser consecuentes y flexibles, para permitir la actualización permanente de las Políticas de Convivencia Escolar (PCE). Atar las PCE a un conjunto de normas jurídicas es tal y como si usted se pusiera una soga al cuello… Definiciones. La definición de los conceptos más relevantes, a fin de evitar controversias en la interpretación y/o aplicación de las PCE. Cabe mencionar que el lenguaje a emplear debe ser sencillo, claro y preciso; evitando el redundar innecesariamente o recurrir a ciertos recursos estilísticos que confundan o perturben al lector. No hay que olvidar que las PCE son aplicables a todos los actores de la comunidad educativa. Derechos y obligaciones de los miembros de la comunidad educativa. Sin duda el tema más delicado y digno de tratar in extenso en una próxima oportunidad. Reglas Comunes para la Resolución de Conflictos o Procedimiento General. Deslindar un procedimiento general y sus reglas, a fin de dotar a la comunidad de una herramienta resolutiva que permita adaptarse a las circunstancias del conflicto. Esto último, habida consideración de los protagonistas del mismo: Si acaso entre estudiantes, profesores y estudiantes,
(12) Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010

profesores y apoderados, equipo de gestión y apoderados, en fin. El procedimiento debe ser genérico, y conforme a las reglas que se dispongan permitirá a la comunidad resolver el conflicto en particular sin perjudicar ni vulnerar los derechos de los intervinientes. Alternativas para la Resolución de Conflictos. Ya es tiempo de aventurarse y ejecutar medios alternativos para la resolución de conflictos. Conviene, pues, que las PCE contengan distintas formas de resolver conflictos, los cuales se aplicarán según sea el caso. Mediación, arbitraje, audiencia de conciliación, etc., son algunas de ellas. Acciones. Por acción debe entenderse el medio por el cual se hace valer un derecho ante terceros. Las PCE deben, pues, contener las acciones que los distintos miembros de la comunidad educativa pueden ejercer, en el tiempo y forma que las Reglas Comunes para la Resolución de Conflictos o Procedimiento General establezcan. A modo de ejemplo, planteamos las siguientes cuatro: 1. Acción de Reclamación. Previa denuncia, y ante una actitud negativa por parte del denunciado, procede requerirlo ante terceros para el cumplimiento de una obligación establecida por las PCE. 2. Acción de Acceso a la Información. Previa solicitud y ante la negativa injustificada de otorgar la información, el afectado puede ejercer esta acción para sus pretensiones. 3. Acción de Reforma. Procedimiento para reformular artículos de las PCE. 4. Acción Revocatoria. Herramienta para emplear en ocasiones específicas contra quienes ejercen funciones de representación y han vulnerado principios y/o derechos establecidos en las PCE o en otros cuerpos normativos de la comunidad.

Conviene también referirse a los recursos que puedan asistir a los intervinientes en un conflicto. Por ejemplo: La instancia de apelación requiere de una vía para su conocimiento y posterior resolución. Comunicaciones. Señalar los conductos regulares y medios de comunicación que utilizará la comunidad educativa para con sus miembros y la comunidad nacional toda. Sanciones. Graduadas y muy claras, con énfasis en el carácter pedagógico antes que disciplinario de la sanción. Se habrá de sancionar para enmendar el rumbo y no para hundir el bote. Estímulos. Porque no todo puede ser sanciones, las PCE también deben contemplar estímulos para todos aquellos miembros que contribuyan con una buena convivencia escolar. La forma puede ser variada y dependerá de cada comunidad el reconocer las buenas actitudes entre sus integrantes. Reformas. Punto relacionado con la acción de reforma. Estos es, a amplios rasgos, lo que estimamos como una verdadera y eficiente Política de Convivencia Escolar. Sin duda el trabajo por desarrollar es bastante, y particularmente arduo, pero no es algo que nos preocupe en demasía ni nos saque de nuestras casillas. Tenemos claro que con la adecuada difusión de estos planteamientos, los cuerpos sociales adquirirán conciencia de poder y podrán actuar, por vez primera, con certeza de que su acción desplegada es legítima manifestación de su soberanía social. Dicho de una manera más simple: Tiempo de que la propia comunidad resuelva sus problemas, sin intermediarios ni parásitos. Esa es nuestra propuesta; líneas sobre las que seguiremos trabajando y nutriendo con vuestra colaboración.-

A PROPÓSITO DE RECONSTRUCCIÓN NACIONAL…
Por Walter Cada una de las personas, antes de sobrevenir la catástrofe, poseía habilidades y competencias que les permitían desenvolverse en la vida diaria. De esta manera, a través de su trabajo, generaban sustento para sus familias. Las ganancias económicas que sus diferentes actividades les proporcionaban pueden haber sido variables, ya sea que se trate de actividades relacionadas con el comercio minorista, la prestación de servicios a particulares o con los trabajos de temporada. Pero, más allá de la retribución económica que reportan estas actividades, aquí asistimos a la ausencia de fuentes de trabajo que proporcionen esa retribución económica de manera regular, ya que el terremoto que asoló a la mayor parte del país acabó de manera súbita con gran parte de la infraestructura perteneciente a los lugares de trabajo de las comunidades afectadas. Lo anterior implica la necesidad de redescubrirse y reinventarse en términos económicos y laborales, recurriendo a las habilidades que cada uno posee en lo técnico-profesional y pensando en formas de subsistencia acordes a esas capacidades. Los damnificados no deben perder de vista que la tragedia experimentada por cada uno de ellos encuentra su émulo en la de muchas otras comunidades de la zona afectada. Por lo tanto, cada familia debe concentrarse en la construcción de capital social comunitario, mediante la constitución de redes sociales. La constitución de redes sociales en situaciones de catástrofe es la primera fase de un largo proceso de readaptación que culmina en la concreción de un capital económico.
Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010 (13)

Las redes sociales pueden materializarse en organizaciones económicas que, ante situaciones de esta naturaleza, adoptan diversas formas. Ya en anteriores períodos de nuestra historia contemporánea, los sectores más modestos de la población optaron por ciertas soluciones autogestionadas. Como objetivo específico, las comunidades en cuestión obviamente deberán concentrar sus esfuerzos en superar la crisis económica generada por esta devastación. Como objetivo general, deberán trabajar en la constitución de redes sociales que apunten al redescubrimiento de las propias competencias y habilidades, proceso que además les ayudará a superar las secuelas psicológicas a propósito del desastre y sus consecuencias. Acciones para recuperar bienestar Las acciones para recuperar el bienestar económico y psicológico perdido durante esta catástrofe debieran apuntar a la superación de ciertas etapas: Constitución de organizaciones naturales (cuerpos sociales) entre pobladores afectados por esta catástrofe, donde estén representados todos los oficios (competencias y habilidades) que eran desempeñados por ellos antes del desastre. La constitución de estas pequeñas asociaciones podría estar estructurada de manera no estrictamente vertical. Pero, dada la gravedad de la crisis, es necesaria una estructura dotada de la debida jerarquía, donde las funciones estén claramente asignadas, sin dar lugar a improvisaciones. Paralelamente, esta experiencia y estrategia de organización significaría una especie de entrenamiento que permitiese estar más capacitados para enfrentar futuros desastres naturales. Para adelantarse a posibles juicios u objeciones sobre la forma de organización aquí esbozada, es oportuno señalar que la orientación funcional, estructuralista y corporativista que pueda revestir no es obstáculo para la generación de soluciones
(14) Acción Directa | Nº 12 | Abril 2010

espontáneas a los particulares problemas que este segmento de la población pueda estar experimentando. Al contrario: Justamente, el redescubrimiento de las propias capacidades impulsa la creatividad para solucionar los problemas surgidos dentro de cierta coyuntura. Dando, además, la oportunidad de aprender a trabajar de manera metódica y mancomunada. La forma de organización que aquí se propone no excluye necesariamente el concurso del Estado ni de la empresa privada, si es que en algún punto del plan surge una coyuntura que no pueda ser totalmente resuelta por quienes la impulsan (en este caso, se entiende, los pobladores afectados por el terremoto). Mas, estos recursos sólo debieran ser empleados en caso de acusada necesidad, cuando los participantes ya hayan agotado todos los recursos que tuviesen a mano; de lo contrario, se perdería de vista el objetivo principal: Redescubrir y revalorar las propias capacidades y competencias para superar una crisis. La recuperación del bienestar psicológico exige también la necesidad de destinar el tiempo necesario a las actividades que fortalezcan los mecanismos de cohesión social en una comunidad. Lo anterior se traduce en que la propia comunidad -atendiendo a la naturaleza redescubridora que acompaña este proyecto- genere actividades de carácter integrador, que apunten a la recreación de la vida cotidiana, en horarios definidos por ellos mismos, donde se incluyan actividades de tipo lúdico y cultural que refuercen aún más el afán de reinvención que debiera ser explotado dentro de este plan de acción. Estas actividades pueden ser el impulso inicial de una posible generación de ingresos económicos, aunque se trate tal vez de un objetivo a largo plazo, que deberá ser definido poco a poco por la misma población involucrada. Todo depende de la explotación que los implicados en este proceso hagan de su propio autodescubrimiento y reinvención, en una constante autopoiesis.-