Universidad Estatal a Distancia. Taller de eXe-Learning. Tarea: Uso de Scribd.

Presentando por: Allyson Núñez Méndez. 2010.

Aspectos cambiados en el documento anterior.  Decidí incluir la página de presentación.  Además el tipo de letra la cambié a Arial.  Incluí así mismo el espacio de preguntas de falso y verdadero.  Se incluyeron imágenes para ilustrar.

Documento a insertar con SCRIBD. Referencia: Fallas, Jiménez Carmen Liddy. ( 2010) Educación para la paz. (material remedial). San José, Editorial Universidad Estatal a Distancia. Páginas 29, 30 y 31.

Los ejércitos y las Guerras y conflictos: étnicos, religiosos y políticos En su sentido más general la guerra es considerada la forma de conflicto más grave entre tribus, pueblos o estados y ha estado presente en las relaciones internacionales de la humanidad. Supone el enfrentamiento organizado de grupos humanos armados, con el propósito de controlar y someter a quienes se considera enemigos. La guerra ha cambiado hoy en día de naturaleza a partir de la capacidad y potencia destructora de las armas nucleares modernas, así como de las armas químicas y biológicas que potencian la capacidad que tiene la humanidad de destruirse. Este hecho no tiene precedentes en la historia y es necesidad recordarlo constantemente, sobre todo cuando la carrera armamentista no se ha detenido y parece cobrar fuerza. La guerra se combate en la medida en que tome fuerza el compromiso ético de la humanidad para construir la paz, que es mucho más que la ausencia de guerra. La paz tiene un contenido positivo, que es la exigencia de justicia en las relaciones entre las sociedades y de reconocimiento de la igualdad y dignidad de todos los pueblos y culturas. Por lo tanto, la paz es sinónimo de respeto de los Derechos Humanos fundamentales y de la libre determinación de los pueblo. La paz parece cada vez más lejos y la guerra cada vez más cotidiana, sobre todo si se toma en cuenta la persistencia de conflictos étnicos, religiosos y políticos que laten en pleno siglo XXI. 1. Conflictos étnicos La convivencia en un mismo territorio entre pueblos con diversidad cultural es tan vieja como la humanidad y, como ahora, ha oscilado siempre entre la mutua hostilidad y la atracción, entre el enriquecimiento con lo diverso y el enfrentamiento para salvar lo propio. Un grupo étnico o una etnia es una colectividad que se identifica a sí misma y que es identificada por los demás conforme a criterios étnicos, es decir, en función de ciertos elementos comunes tales como el idioma, la religión, la tribu, la nacionalidad, o una combinación de estos elementos, y que comparte un sentimiento común de identidad con otros miembros del grupo. El término de "conflicto étnico" abarca una amplia gama de situaciones entre grupos de personas por diferencias de color, religión, idioma, origen nacional. En este caso se utilizan las diferencias étnicas de manera consciente para distinguir a los adversarios en una situación de conflicto determinada -en particular cuando se han convertido en poderosos símbolos de movilización, como suele ocurrir-. Así la etnicidad se convierte en un factor determinado de la naturaleza y la dinámica del conflicto. Tristemente célebres son los conflictos étnicos de Líbano, Sri Lanka, India, Timor Oriental, Irlanda del Norte, Chipre, Eritrea, Burundi, Sudáfrica, Sahara Occidental, que implican no sólo una confrontación entre grupos étnicos, sino también entre uno de estos grupos y el Estado etnocrático, es decir, el Estado controlado por un grupo étnico dominante.

Con el actual proceso de globalización, el auge de los nacionalismos es un hecho creciente producido por el miedo de ciertos pueblos y sociedades a ser asimilados por los imperios o por otras culturas más potentes. Muchos conflictos étnicos se producen porque el modelo homogeneizante e integrador de la nación-estado, que se manifiesta en ideologías oficiales, políticas gubernamentales de diversa índole, actitudes sociales dominantes y comportamientos políticos, entra en contradicción con la identidad étnica y social de los grupos subordinados. Cuando la ideología dominante de la nación-estado es incapaz de acomodar la diversidad cultural y étnica, aumenta la posibilidad de que se produzcan conflictos étnicos duraderos. El genocidio cultural o etnocidio, que acompaña a menudo dichos conflictos, son fenómenos frecuentes en muchas partes del mundo. El conflicto étnico puede manifestarse de distintas formas, desde la actitud individual caracterizada por el rechazo, la exclusión y la hostilidad acompañada de estereotipos, prejuicios, intolerancia y discriminación a nivel de las relaciones interpersonales, pasando por la acción política institucional y los movimientos separatistas, hasta las confrontaciones violentas que pueden revestir las formas de disturbios, matanzas, genocidios, levantamientos, rebeliones, revoluciones, terrorismo, guerra civil, guerras de liberación nacional y guerra entre Estados. En nuestros días debemos aceptar que el mito de comunidad de personas unidas por lazos étnicos, que habla una misma lengua, profesa creencias y rasgos culturales comunes, que participan del mismo origen y comparten un mismo territorio es totalmente impensable, a no ser que se busque en algún rincón perdido de la selva amazónica. Basta echar un vistazo por alguna de las grandes ciudades de cualquier parte del mundo: la diversidad de étnicas, creencias y modos de entender la vida es un hecho consolidado a lo largo del siglo XX e imparable en estos primeros años del XXI. Difícilmente encontraremos en el mundo algún estado monoétnico y monolingüístico. Por ello debemos prepararnos para aceptar que somos parte de una sociedad multiétnica y que en este hecho radica la riqueza humana.