Lineamientos fundamentales del Programa MAGIS para América Latina I DINÁMICA PEDAGÓGICA 1.

MAGIS: una propuesta de formación integral
MAGIS no es un curso, ni tampoco una serie de momentos puntuales y aislados. Es un programa, hecho de etapas intensivas y extensivas, que busca dar al participante la oportunidad de integrar en su vida las cuatro dimensiones de la formación ignaciana; la espiritual, la intelectual, la comunitaria y la apostólica. Por eso, es imprescindible que los participantes tomen conciencia de que se han comprometido a vivir un proceso que abarca todas las dimensiones de su vida humana y de fe y que durará tres años y medio. El programa MAGIS busca profundizar en los fundamentos de la identidad cristiana desde la perspectiva de las CVX, reforzando el carisma ignaciano, consistente en conocer, amar y seguir más de cerca a Jesucristo y su Iglesia a fin de amar y servir mejor a los demás.

2. Etapas intensivas y extensivas.
El programa se divide en1: a) Una etapa preparatoria que tiene el propósito de asegurar una base teológica y de análisis social mínima y que se realizará localmente desde el 1º de julio hasta diciembre del 2010. b) Tres encuentros intensivos con los temas centrales de Cristología, Eclesiología e Identidad y Misión del Laico y un encuentro de delegados por países como conclusión del proceso. c) El primer intensivo se llevará a cabo en Bogotá, Colombia, del 10 al 21 de enero de 2011. Las siguientes sedes aun no están confirmadas. d) Tres etapas extensivas, que implicarán un trabajo permanente en el período existente entre los encuentros intensivos. 2.1 Núcleos de las etapas: La primera etapa intensiva se centra en la Cristología. Sin embargo, se hace todo un camino para llegar a la reflexión y estudio del misterio de Jesucristo. Así se actualiza la vivencia de Ejercicios, Biblia y Ejercicios, Antropología, Identidad CVX y Análisis de la realidad.
1

Los contenidos de todas las etapas serán básicamente los mismos que para las generaciones anteriores, con algunos ajustes, y se darán a conocer en un comunicado posterior.

1

La segunda etapa intensiva está centrada en el misterio de la Iglesia como comunidad de bautizados que siguen a Jesucristo. Por eso, además del bloque principal de Eclesiología, se recogerá los frutos de la 2ª semana de los Ejercicios, se reflexionará sobre la misión de la CVX y la Compañía de Jesús como cuerpo apostólico dentro de la Iglesia, se tendrá un bloque de Moral Fundamental, Ética del seguimiento a Jesús, Sacramentos (Bautismo y Eucaristía) y se profundizará en la incidencia sociopolítica. La tercera etapa intensiva está centrada en la espiritualidad laical: lugar, identidad, vocación y misión del cristiano en la Iglesia. CVX: camino al cuerpo apostólico: DEAE. Se verá, por lo tanto, las Reglas de discernimiento, Teología del pueblo de Dios, Misión de los laicos con énfasis particular en la misión CVX, un bloque de Fe y política, otro sobre Sexualidad, matrimonio: sacramento; Vida en familia; así como también, Discernimiento socio-político y misión. La etapa conclusiva se centra en la presentación pública y compartir grupal de los trabajos de la tercera etapa y la respectiva acreditación de los participantes. Esta etapa durará entre tres y cinco días, en ella la formación se fundamenta en los aportes realizados por los propios participantes. 2.2 Enlace con la etapa extensiva: Las etapas intensivas, que describimos arriba, no son conjuntos independientes que empiezan y terminan en sí mismas. Son el lanzamiento de un proceso que se va a extender a lo largo de cada año. Los participantes que han sido introducidos a los contenidos de las etapas intensivas, tienen que profundizarlos, asimilarlos con todo su ser, no solo en términos de estudio intelectual, sino también en su vivencia espiritual, comunitaria y apostólica. Cada comunidad nacional tendrá un responsable o enlace nacional que designará el Consejo Nacional. Se sugiere que sea una persona que haya vivido la experiencia completa del Programa o tenga una formación teológica que le permita cumplir satisfactoriamente la misión que asume. Cada uno de los participantes participa en un seminario grupal donde reflexiona y comparte los contenidos del programa con otras personas de su localidad, aún cuando éstas no asistan a los encuentros intensivos. Es muy importante que la comunidad nacional representada en el Consejo Ejecutivo acompañe al equipo Magis por sí o por su representante: el coordinador o enlace nacional, a los tutores y acompañantes y fundamentalmente a los participantes. Es indispensable que los apoyen para que realmente cumplan los compromisos asumidos. Para ello es recomendable que tengan encuentros periódicos de evaluación del proceso de forma que les puedan ayudar a la concreción de los objetivos en todas las dimensiones del programa. Los tutores deberán tomar conciencia de que no se trata de hacerles asimilar contenidos aislados el uno de otro, sino de integrar en un todo contínuo y armónico. Los participantes presentarán dos trabajos anuales a la coordinación del programa: 1) El primero, a mitad de cada etapa extensiva, es una reseña (3 o 4 páginas) sobre las tesis fundamentales de uno de los títulos propuestos en la bibliografía.

2

2) El segundo, al final de de cada etapa, es un pequeño ensayo de 10 a 25 páginas referente al tema central del año (Cristología, Eclesiología o Espiritualidad laical). El tema será elegido con la ayuda del responsable nacional y del tutor.

3. Integración del estudio con las otras dimensiones de la formación
El seguimiento de Jesús tiene que convertirse en una actitud personal más que en una categoría teológica aprendida solamente de forma racional, y para esto es imprescindible, al lado del estudio serio y formal, una interacción con otras dimensiones de la vida y de la formación. La experiencia de los Ejercicios Espirituales ignacianos completos es un componente fundamental de la dimensión espiritual del programa MAGIS. Para eso, los responsables nacionales, acompañantes espirituales y tutores velarán con especial cariño el crecimiento espiritual de los participantes, ya que ésta se debe dar fundamentalmente en los propios países. Es notable que el proceso de Ejercicios previo a la primera etapa, es habitualmente heterogéneo. Uno de los objetivos centrales del programa es que los participantes lleguen al final del curso habiendo vivido toda la experiencia, por lo tanto es necesario que se les facilite la misma. Sugerimos un recorrido progresivo en la vivencia de los EE.EE. según el momento y el contexto vital de cada participante. En esta perspectiva proponemos que, durante su participación en el Programa Magis, cada uno complete sus EE.EE. siguiendo alguna de las siguientes modalidades: a. EE.EE. completos, en silencio, retirado de la vida diaria para quien los hace y que siguen todo el recorrido durante un mes (Anotación 20 de los EE.EE.). b. EE.EE. en la vida diaria para las personas que no pueden hacerlos en el contexto de "retiro" por sus trabajos y ocupaciones (Anotación 19 de los EE.EE.). Esto supone un acompañante espiritual cualificado que acompaña personalmente a quien los hace con entrevistas semanales para que pueda progresar en el recorrido propuesto por San Ignacio. Requiere una capacidad de silencio interior del ejercitante, que le permita percibir la acción de Dios en su vida. c. EE.EE. de 30 días hechos en tres etapas, con una duración de 10 días cada una, personalmente guiados, en silencio y retirados de la vida diaria para quien los hace. La "primera etapa" está dedicada al Principio y Fundamento y Primera Semana; la "segunda etapa" está centrada en la Segunda Semana y la "tercera etapa", en la Tercera y Cuarta Semana. Sugerimos que la frecuencia entre una y otra etapa sea de seis meses (o dedicar cada año del Programa a una etapa). Es importante además, que mientras no se realizan EE.EE. el participante mantenga su acompañamiento espiritual de forma regular, seria y sistemática. Esta variedad, por etapas, se puede realizar de otras diversas formas, según las posibilidades del ejercitante.

3

La dimensión comunitaria es esencial para que el programa dé todo su fruto. La intención es que los participantes puedan ser agentes multiplicadores y aporten al crecimiento de sus comunidades a todos los niveles, local, nacional y regional. En muchos países la parte extensiva del programa es realizada por personas que no pueden asistir al encuentro intensivo. Se ha visto que ello tiene un impacto positivo en la comunidad nacional. El programa está abierto a personas de espiritualidad ignaciana colaboradoras de la Compañía de Jesús. Insistimos que en todos los casos se asegure que la experiencia del MAGIS se desarrolle a nivel comunitario. Por otra parte, innegablemente, los participantes de las etapas intensivas han tenido una fuerte experiencia de comunidad mundial y de Iglesia. Es pues indispensable compartir la experiencia a nivel nacional de forma a ir creciendo en sentido de cuerpo ignaciano en la Iglesia y como parte de una comunidad mundial abriendo vías de colaboración en la misión entre jesuitas y laicos. Finalmente, el objetivo último es la dimensión apostólica. A eso apunta toda la formación que MAGIS ofrece. Esto da identidad a la vocación ignaciana: una vocación apostólica y misionera. Por eso, pedimos a los acompañantes que pongan toda su atención en que los participantes vayan creciendo en la conciencia y en la práctica del discernimiento para la misión. Incluso sugerimos vivamente que a aquellos que no han tenido experiencias fuertes de misión, se les haga preguntas e interpelaciones apostólicas importantes (inserción en comunidades pobres, cercanía a enfermos en hospitales, servicios en la cárcel, etc.) aprovechando este primer año a fin de abrirse más a lo que el Señor les pide en términos de una entrega más radical de sus vidas al servicio del Reino de Dios. El programa exigirá mucha dedicación y no poco esfuerzo. Sin embargo los sucesivos cursos han confirmado la voluntad del Señor, por los abundantes frutos que ha prodigado a la CVX en su colaboración en la construcción de una Iglesia misionera en América Latina y a través de ella una sociedad más justa y fraterna

II ASUNTOS ORGANIZATIVOS Y PRÁCTICOS
La estructura organizativa es sencilla. Hay una coordinadora general del Programa MAGIS nombrada y enviada por el CENAL Clara Burguez (Paraguay) en equipo con Carolina Sánchez (Colombia) y Fernando Cyrino (Brasil) quienes están en contacto con el ExCo a través de Mauricio López, EXCO Link, y Franklin Ibáñez, Secretario General del EXCO mundial, y se comunican con los enlaces o responsables nacionales, nombrados por los Consejos Nacionales. Para los encuentros intensivos, la comunidad nacional del país sede nombra un coordinador del encuentro intensivo quien es el enlace directo con la coordinación latinoamericana: para Colombia está nombrada Carolina Sánchez.

4

El ExCo y las comunidades nacionales sugieren, asesoran y apoyan durante todas las fases del proyecto.

4. Roles del Responsable Nacional y del Tutor.
Los responsables nacionales promueven la formación de una pequeña estructura local formada por los participantes del MAGIS, quienes cuentan con un grupo local o nacional según sean las dimensiones del país, con quienes comparten la dinámica de la etapa extensiva y ponen en común la experiencia de la etapa intensiva. Cada participante cuenta con un tutor y con un guía espiritual que lo acompaña a lo largo del proceso. 4.1 Del Responsable Nacional. • Ser el vínculo formal de la coordinación latinoamericana del MAGIS y los Consejos Nacionales de las CVX y la Compañía de Jesús. • Tener contacto personal antes y durante el Programa con los participantes para revisar avances, y dificultades en el cumplimiento de compromisos. • Velar junto con el Consejo Nacional, que cada formando cuente con un tutor y guía espiritual. • Reunirlos al menos una vez al año para socializar la experiencia vivida en las cuatro dimensiones: espiritual, intelectual, comunitaria y apostólica y evaluar la ampliación del Programa a nivel nacional. • Tener contacto periódico con tutores y guías espirituales para estar al tanto del desarrollo del Programa. • Enviar informes tres veces al año al equipo coordinador del Programa en Latinoamérica, a través del enlace o responsable nacional. • Socializar dentro de la Comunidad Nacional los avances del Programa Magis, por medio de boletines o encuentros. 4.2 Del Tutor. • El tutor es la persona que acompaña personal y/o grupalmente al participante del Programa en lo relacionado al estudio durante el tiempo extensivo. Debe tener formación teológica suficiente para cumplir con las expectativas del Programa o haber completado su formación en el programa MAGIS • Atiende una o más personas, de acuerdo a las condiciones de cada país o región. • Ayuda en la elaboración del programa anual de trabajo (realista y a la vez exigente). • Selecciona, junto con los participantes, los textos de la bibliografía presentada, que se estudiarán individual o grupalmente durante el periodo.

5

• • • •

Se responsabiliza de la coordinación del estudio de los textos y la puesta en común de los trabajos. Se entrevista mensualmente con el participante para dialogar sobre las dudas y cuestionamientos que surgen del estudio de los textos. Asesora y evalúa los trabajos tales como: una síntesis de la etapa intensiva, fichas de los libros estudiados, reseña de un libro elegido a mitad del año y un ensayo temático al final de año, que será representativo del tema central de cada periodo. Acompaña las mociones, nacidas durante la experiencia. Esta tarea puede ser realizada por otra persona distinta al tutor.

5. Presentación de trabajos
5.1 Guía para realizar la reseña. La reseña tiene como objetivo la presentación crítica de los principales planteamientos de alguno de los textos base de la bibliografía ofrecida para la etapa extensiva. Se entiende, por lo tanto, que ésta debe ser hecha sobre un libro que verse sobre el tema central del bloque intensivo. Eso significa: Cristología en la primera etapa; Eclesiología para la segunda; y Espiritualidad laical, para la tercera etapa. Esta presentación permitirá profundizar y dominar obras o autores claves para el proceso de formación que se pretende. La selección del texto se hará en acuerdo con el tutor. La extensión del trabajo no será mayor de cuatro páginas ni menor de tres. Esquema: • A manera de encabezado, el documento consignará los principales datos de la obra y del autor. Título de la obra. Editorial. Lugar y año de publicación. • Apellido y nombre del que realiza la reseña. Profesión. Ocupación actual. • Se presenta de manera sucinta, el esquema que estructura y ordena el texto, explicitando las principales ideas y movimientos del mismo. De modo que en pocas palabras, sea posible tener una visión del desarrollo y contenido de la obra. La estrategia del parafraseo (en la que se presenta las ideas del autor con las propias palabras) puede ser de gran utilidad en este trabajo. • Se concluirá con una apreciación crítica del texto. Es de particular importancia que el autor de la reseña manifieste su punto de vista, basándose en sus conocimientos y su experiencia cristiana. La estrategia de diálogo con el autor puede ayudar en este punto (que consiste en preguntar, afirmar, ampliar o rebatir las ideas del autor). • Al final deberá plantear si recomienda o no el texto, fundamentando a qué tipo de lectores beneficiaría esta obra.

6

Es importante distinguir claramente lo que son ideas u opiniones del autor y las apreciaciones del participante.

5.2 Guía para el trabajo final de cada etapa. Para el trabajo final, lo más importante es que el participante elija un tema referente a la materia principal del año, que le haya gustado especialmente y le haya despertado no solamente el "apetito" académico, sino también que le haya motivado espiritual, afectiva y apostólicamente. El trabajo final puede no ser escrito. Confiamos en la creatividad de los participantes que ponen sus dones y talentos en la presentación de trabajos novedosos con el uso de la tecnología, fotografías, videos, presentaciones, música, etc. La creatividad y la búsqueda del magis también puede ser reflejada en un trabajo escrito el cual, deberá ser redactado en un estilo riguroso, coherente, pero también afectivo, espiritual. La teología no es sólo pensamiento intelectual, sino también, sentir espiritual que la inteligencia razona y reflexiona. Por lo tanto, el trabajo debe ser lógico, pero también inspirado. Y como el Único que inspira es el Espíritu de Dios, se recomienda estar abierto a Su acción, ofreciendo la libertad, memoria, inteligencia y voluntad, como lo enseña San Ignacio (cf. EE. 231). Dios no es solamente misterio lógico, sino también misterio de salvación, y como la teología es reflexión sobre Él, conviene recordar que estamos tratando con el misterio de la propia salvación. Sugerencias para la elaboración del trabajo final: • Elegir un tema que tenga condición de recapitular el estudio que se ha hecho durante el año. Ejemplo: Jesucristo y la política de su tiempo, Jesucristo y las mujeres, el Jesús de Lucas, etc. • Es bueno que sea un tema que tenga que ver con el participante, con el cual tenga "intimidad" vivencial, pastoral, etc. y que además pueda servir a otras personas o comunidades. • La bibliografía a trabajar es la indicada por la coordinación del Programa MAGIS. Pero por supuesto, si se encuentra otra bibliografía que tenga mucho que ver con el tema del trabajo, se puede utilizar previa consulta al tutor. Aunque el trabajo sea de experiencia personal, es conveniente fundamentarlo con una buena bibliografía. • Se recomienda escribir un primer esbozo de lo que se pretende con el trabajo y enseñarlo al tutor; él/ella podrá ayudar a ver si se está abordando algo posible, razonable, coherente, etc. • Conviene hacer un esquema del desarrollo de la reflexión. Un esquema numerado: 1, 2, 3 etc. Poner título en cada rubro ayudará a no perderse.

7

• • • • •

• •

• • • •

Si el trabajo no es un texto, es conveniente realizar un esquema por escrito del desarrollo del trabajo, e incluir una planificación del mismo: modos, tiempos, recursos, etc. Es importante escribir primero el capítulo central, el más importante, el que da más ilusión escribir. En cada capítulo o parte del trabajo asegurarse que el tema central esté presente y que la redacción gire alrededor de él. Tener cuidado de no desviarse del objetivo propuesto. Es importante tener en cuenta los signos de puntuación correctos y expresarse con ideas ordenadas y lógicas; se ha de procurar dar ideas centrales con pocas palabras. Después de escribir las distintas partes del trabajo, se escribirá la conclusión. Ésta debe retomar todo el recorrido en sus puntos principales y, proyectar algo para adelante, pistas para una futura reflexión. Debe ser "lisa" y escueta. No alargarse demasiado en ella. La introducción es lo último que se escribe. Es un error empezar por la introducción. Así se estará seguro/a que no se prometió algo que no se va a dar al lector. Eso es una regla académica de oro: todo lo que se promete hay que darlo. La introducción debe empezar justificando la elección del tema, su importancia, su pertinencia, etc. Luego decir el objetivo que se pretende con el trabajo. Debe describir los pasos metodológicos que van a ser dados para alcanzar este objetivo, ("método" quiere decir camino). Se explicará los marcos del camino que se va a recorrer el lector. El trabajo escrito deberá tener no menos de 10 páginas y no más de 25. Para los trabajos no escritos, es importante que el trabajo lleve una introducción en donde se presente de manera esquemática la metodología de presentación del trabajo. Antes de dar forma final al trabajo, debe ser presentado al tutor. Es la persona indicada para dar el "visto bueno" antes de entregarlo a la coordinación de MAGIS, a través del enlace nacional - CEN. Todo trabajo es resultante de 10% de inspiración y 90% de transpiración. Habrá momentos de dificultad y desánimo. Hay que tomarlos en clave de abnegación para el fin que se pretende: formarse más para servir mejor al Señor en los hermanos. Al trabajo final deberá adjuntarse una hoja que describa cómo el participante ha ido articulando las cuatro dimensiones propuestas por el programa (Intelectual, comunitaria, apostólica y espiritual)

6. Características del ingresante y del egresado.
6.1 Perfil del Candidato / Postulante Rasgos generales que la persona debe tener:

8

• Miembro de CVX, adulto o jóven, con una clara identificación con ella y con un mínimo de 4 años de pertenencia. • Ignaciano con un mínimo de 4 años de formación y experiencia del carisma. • Madurez humana suficiente que permita estabilidad emocional, asumir responsabilidades y desarrollar buenas relaciones interpersonales. • "Subjecto" para profundizar en su fe: estudiar, reflexionar y dejarse transformar por la experiencia. • Ejercicios Espirituales de por lo menos ocho días de duración • Sensibilidad ante el tema de la pobreza y la exclusión y con capacidad de comprender la realidad eclesial, social y política. • Capacidad para ser agentes multiplicadores. • Experiencia de liderazgo en CVX y/o en otros espacios sociales o eclesiales. Compromisos específicos que asumirá durante el Magis: • Vivir la experiencia completa de los Ejercicios Espirituales en alguna modalidad. • Estar dispuestos a destinar un promedio de 5 horas semanales de estudio. • Terminar los trabajos solicitados en los plazos requeridos.2 • Asistir a todas las etapas intensivas. • En el tiempo extensivo, mantener el estudio y las reuniones con el tutor y con los otros participantes del país según acuerden. • Comprometerse con su Comunidad Nacional a servir al crecimiento de la misión CVX. • En caso de no ser CVX, asumir un compromiso bien discernido con su obra o ambiente de trabajo eclesial. 6.2. Perfil del egresado • Comprende su vida desde el amor de Dios y como respuesta a él • Comprometido con la Iglesia, a través de la CVX (en todos sus niveles) de la Compañía de Jesús o de otros grupos en la comunión y misión eclesial. • Capaz de renovar y recrear la vocación laical, generar teología laical en los distintos ámbitos (familiar, político, económico, social, etc.). • Posee suficientes conocimientos sobre los fundamentos de la fe cristiana y de la espiritualidad ignaciana como para impartir formación teológica a otros.

2

Es un requisito fundamental para pasar de una etapa a otra.

9

• • • • •

Vincula lo teológico con la realidad social y política (nacional e internacional), de modo que queda explícita la relación entre la fe y la promoción de la justicia. Capaz de asumir responsabilidades, proponer y liderar procesos de formación y apostolado en CVX y en la Iglesia. Comprende los Ejercicios Espirituales y la vida espiritual como procesos de vida Conoce y se identifica con el estilo de vida CVX y su misión. Capaz de potenciar la colaboración Compañía de Jesús / CVX.

7. Ficha de ingreso para el participante
Para compartir y consolidar la dimensión apostólica del Programa se sugiere a los participantes designados por los Consejos Nacionales que respondan el siguiente cuestionario Apellido, Nombre, País y correo electrónico. a. En tu vida familiar y profesional o de estudio: ¿en qué consiste tu vivencia apostólica y por qué? b. Profundización sobre los apostolados o servicios a otros: • Campo concreto, actual y real de actuación (Localidad, institución, etc.) • Frecuencia (semanal, mensual, etc.) y tiempo que le dedicas. • Modo de realización (grupal, comunitaria o individual). • Describe en pocas palabras su objetivo. • Destinatarios de tu servicio apostólico. • Objetivos y/o metas que deseas alcanzar con este servicio. • Medios que utilizas con mayor frecuencia para realizarlo. c. ¿Algo más que ayude a conocerte mejor?

10