You are on page 1of 16

Escri tos breves

(J9 2 9-31)

.

el saber alcanzado en cada época. su trabajo en favor del psico- análisis fue infatigable. 395. Fue desde el comienzo mismo internacional. Primero en su puesto de profesor en Toronto. Por eso no le costó esfuerzo alguno pasar por encima de las diferencias que surgen entre los habitantes de la Tierra a raíz de la multi- plicidad de razas. El contenido de ese trabajo inaugural se ha mantenido vigente hasta hoy. merced a él. 19q8: Igual título. {Traducciones en castellano (d. SR. BN (9 vols. 8. de L. xiii y n. pág. como fundador y maestro de un grupo local. severas pero justas.). págs. director de una revista y jef~ de un instituto de enseñanza. 1934: GS. defendiéndolo de los ataques y malentendidos de sus oponentes con críticas brillantes. la «Ad- vertencia sobre la edición en castellano». se destacó un joven médico inglés con la lectura de un breve ensayo sobre «La racionalización en la vida cotidiana». pág. publicados como home- naje a Ernest Jones.A Ernest Jones.. luego como médico en Londres. 12. pág. que comparten con los hombres de la prehistoria y del tiempo primordial. 3225-6. afian- 1 ["Ernest Jones zum 50. este había nacido el 1~ de e~ero de 1879. en su 50'? cumpleaños l (1929) La primera tarea que cupo al psicoanálisis fue descubrir aquellas mociones pulsionales comunes a todos los hombres que hoy viven y. BN (3 vols. lenguas y países. pág. 20. en su 50? aniversario». Geburtstag». n"" 2-3. 1948: GW. supra. la joven ciencia ganó un importante concepto y se enriqueció con un tér- mino indispensable. Psychoanal. Z. 1974: Igual título. mediante conferencias públicas. págs. 147.). Emest ]ones no ha descansado desde entonces. 554. págs. 3. 333-4.} Este tributo de Freud sirvió como introducción a sendos números especiales de las revistas Internationale Zeitschrift jür Psychoanalyse e International Journal 01 Psycho-Analysís. más aún. 215-6.] 247 . como orientador de una editorial. y es sabido que sus partidarios supe- raron antes que los demás los antagonismos suscitados por la Gran Guerra. Entre los hombres que en la primavera de 1908 se reu- nieron en Salzburgo para celebrar el Primer Congreso Psico- analítico. trad. Ediciones en alemán: 1929: Int. 14. 15. Rosenthal. llevando al conocimiento general. 6): 1955: «A Ernest Jones.

junto a toda esa actividad dirigida hacia afuera. el logro científico del que son testimonios -entre otros. sino con la confesión de que le es imposible concebir a Ernest Jones. aun tras su 50'? cumpleaños. diferente de lo que fue siempre: celoso y enérgico. no sólo es reconocido como guía indiscutido por los analistas de los países de habla inglesa. en leal coo- peración con el desarrollo del psicoanálisis en Europa con- tinp.sus Papers on Psycho-Analysis y sus Essays in Applied Psycho-Analysis. sé ale permitido concluir no con un deseo -pues no creemos en la omnipotencia del pensamiento-. Ahora que el ditector de esta revista 2 ha roto el silencio a que su edad lo condena -o que esta justifica. sino como uno de los sus- tentadores más sobresalientes del psicoanálisis en su con- junto.para salu- dár al amigo. 2 [Freud era llamado «director» (<<Herausgeber») tanto de la Zeitschrift como de la ]oumal. consumando.ntal. Hoy. combativo y consagrado a la causa.zando con habilidad y mesura su difícil posición en Ingla- terra contra los reclamos de la profession.] 248 . y. una esperanza futura para nuestra ciencia. en el apogeo de la vida. más que nunca. un apoyo para sus amigos y.

] 2 [{«Si el pequeño salvaje fuera abandonado a sí mismo. 32. El tribun21 declaró culpable al reo. Mientras preparaba su argumentación. fueron discernidos mucho antes del psicoanálisis por un agudo pensador co- mo lo fue Diderot. supra. solicitó un dictamen pericial a la Facultad de Medicina de Innsbruck. 6): 1955: «La pericia fo- rense en e! proceso Halsmann». 1948: ew. pág. su universalidad. 1974: Igual título. Bewegung.. 21.). El tribunal. pad. 412. con variable intensidad. {Traducciones en castellano (d. Sus caracteres esenciales. 30n3. que tenía dudas acerca del estado mental del reo. Halsmann fue posteriormente absuelto. pág. expe- rimenta grandes alteraciones en los años del desarrollo y en muchos individuos se lo halla también. El dictamen de la Facultad en el proceso Halsmann 1 (I931 [1930]) Por lo que sabemos. BN (3 vols. el 21 de eneto de 1930 la Corte de Apelaciones dc Viena ratificó el fallo. págs. 1935: Z. 9. profesor de jurisprudencia en la Universidad de Viena. págs. la «Advertencia sobre la edición en castellano». en el que criticaba el dictamen de los peritos de Innsbruck. de L.:! 1 [«Das Fakultiitsgutachten im Prozess Halsmann». 8. págs. Ro- senthal. Si bien en este dictamen se to- caban temas como e! complejo de Edipo y la represión. n? 1. era a toda. 533-5. su destino. xiii y n. luces un despliegue de ignorancia y a la vez de ambivalencia respecto de! psicoanálisis. Philipp Halsmann. fue acusado de parricidio ante un tribunal de Innsbruck en 1929.). 541. 301-4. 208. su contenido. 3. conservara toda su imbecilidad y sumara a la escasa razón del niño en la cuna 249 . pág.>. BN (9 vols. pág. según lo prueba un pasaje de su famoso diálogo Le neveu de Rameau: «Si le petit sauvage était abandonné ti lui-méme. SR. El doctor Josef Kupka. pág. trad. 3. 14. 12. 1968: «La peritación forense en e! proceso Halsmann». qu'il conservát toute son imbécillité et qu'il réunít au peu de raison de l' enfant au berceau la violen ce des passions de l'homme de trente ans. consideró em- pero que se había echado una mancha inmerecida sobre el carácter del joven e inició una activa campaña para que se reviera la decisión pri- mitiva del tribunal. Pese a ello. 1934: es.} Un joven estudiante. en su edad madura. el complejo de Edipo ha estado presente en la infancia de todos los seres humanos. en el curso de dicha campaña publicó un largo artículo en Neue Freíe Presse (29 y 30 de noviembre de 1930). il tordrait le col a son pere el coucherail avec sa mere. resultado de lo cual es el presente informe. Ediciones en alemán: 1931: Psychoanal. Psychoan. el profesor Kupka solicitó a Freud que le diera su opinión sobre el asunto.

AE. supra. Freud tomó la traducción de Goethe. Lo que la indagación ha descubierto en materia de desavenencias entre padre e hijo en la fami- lia Halsmann es por entero insuficiente para fundamentar la hipótesis de que el hijo tuviera una mala relación con su padre. otro de los hermanos fue quien cometió el crimen. Dmitri. retorcería el cuello a su padre y se acostaría con su madre». y lo condenen a pesar de todos sus juramentos de inocencia.] :¡ [Frase ya citada en «Dostoievski y el parricidio» (1928b). y volvió a hacerlo en el Esquema del psicoanálisis (1940a). n. Justamente por su omnipresencia. y además.} En esta oportunidad. El viejo Karamazov se ha hecho odiar por sus hijos a causa de la desalmada opresión a que los somete. ociosa. es el poderoso rival de uno de ellos frente a la mujer que anhela. 186. de esta novela. por 10 menos. Por eso es natural que tras su asesinato y despojo lo acusen a él. 308. la situación edípica ocupa el centro del interés. Dmitri es inocente. pág. AE. pero renuncia a determinar la medida de esa eficacia porque. pidió ser penado además por adulterio. bajo la presión de la acu- la violencia de las pasiones del hombre de treinta años. Tras el pronunciamiento de la sentencia. se pronuncia la sentencia que se ha hecho célebre: la psicolo- gía es <<una vara de dos puntas». la mención del complejo de Edipo está fuera de lugar. Sería fácil caer en la situación conjeturada en una famosa anécdota: Se había producido una violación de domicilio. En la grandiosa novela de Dostoievski Los hermanos Karamazov. Y aun si fuera de otro modo. Si se hubiera demostrado objetivamente que Philipp Halsmann asesinó a su padre. el complejo de Edipo no se presta a extraer una conclusión sobre la autoría del crimen. 3 El dictamen pericial de la Facultad de Medicina de Innsbruck parece inclinado a atribuir a Philipp Halsmann un complejo de Edipo «eficaz». en la 21~ de sus Conferencias de introduc- ción al psicoanálisis (1916·17). estaría por cierto justificado traer a cuento el complejo de Edipo con miras a descubrir los motivos de un crimen que de otro modo no se com- prendería. Este hijo. y en «Sobre la sexualidad femenina» (1931b). 7. 16. 192.] 250 . pues también tenía el instrumento para cometerlo. En la escena del tribunal. supra. pág. ya habia citado el original en francés largo tiempo atrás. es. 232. y preguntado el reo si tenía alguna obser- vación que hacer. Pero como esa prueba no se ha producido. no ha ocultado a nadie su propósito de vengarse violentamente de su padre. Y no obstante. habría que decir que desde ahí a la causación de semejante crimen hay mucho trecho. Se condena como delincuente a un hombre a quien se le encontró una ganzúa. pág. pág. 23.

y producida en un estado normal o sólo alterado por la fatiga física-. en un adulto que no muestra indicios de neurosis grave -la represión de una acción que por cierto sería más sustantiva que todos los discutibles detalles de distanciamiento y paso del tiempo. En el mismo dictamen pericial se tropieza con una con- tradicción que no es de poca monta. pero se admite de buen grado la expli- cación por una «represión» que le habría sobrevenido a Philipp Halsmann tras el crimen. sería una rareza de primer orden. desacer- tadamente a mi juicio. La posible influencia de la conmoción mental sobre la perturbación de la memo- ria con respecto a impresiones sobrevenidas antes del pe- ríodo crítico y durante él es limitada al máximo. no están dadas en Philipp Halsmann las premisas para una «aclaración sin reservas». saclOn. 251 . se extralimita sin necesidad en la desmentida. Debo decir que una tal represión en cielo sereno. también se rechazan de manera terminante las hipótesis de un estado excepcional o de una enfermedad anímica. Y cuando luego desauto- riza «la búsqueda de la raíz del crimen en un complejo de Edipo aun en caso de que el acusado sea declarado culpa- ble».

). 312-3. 12. no altera en nada la seguridad con 1 [Publicado por primera vez en inglés. 6): 1955: «Mensaje para la Medical Review 01 Reviews». 1968: Igual título. B~ (3 vols. pág. SR. 14.En Gesammelte Schrilten se afirma erróneamente que esta fue una contribución para «The Psychoanalytic Review». 1974: Igual título. supra. Brill. pág. Oigo decir a menudo que el psicoanálisis es muy popular en Estados Unidos y no choca allí con la misma obstinada resistencia que en Europa. págs. xiii y n. 103. n~ 3. Pero numerosas circunstancias me estropean la satisfacción que ello me produce. La preparación del «número especial sobre psicopatología» de The Medical Review 01 Reviews estuvo al cuidado del doctor Dorían Feigenbaum. 36. de 1. y aprovecho la oportunidad para desearle el mejor de los éxitos en su actividad.). pág. trad.] 252 . 20. pág. A. pág. 570. BN (9 vols. Psiquia- tras y neurólogos se sirven a menudo del psicoanálisis como método terapéutico. 177-8. las contribuciones a nuestra ciencia provenientes de ese vasto país son magras y no aportan nada nuevo. si bien en Estados Unidos se obtienen con facilidad y en abundancia recursos monetarios para toda clase de empresas científicas y seudocientíficas. marzo. 3. págs.} . empero. {Traducciones en castellano (d. 386. Considero prueba de lo primero que. 3220. Tampoco es difícil demostrar lo segun- do. como lo es el doctor A. Me pa- rece que la popularidad del nombre del psicoanálisis en Estados Unidos no significa ni una actitud amistosa hacia su causa ni una particular difusión o profundización de su cono- cimiento. lo cual. pero en general demuestran escaso inte- rés por sus problemas científicos y su significación cultural. 8. Ediciones en alemón: 1934: es. Con harta frecuencia los médicos y autores norteamt::ricanos exhiben una insuficiente familiarización con el psicoanálisis. en 1930: The Medical Rwiew 01 Reviews. la «Advertencia sobre la edición en castellano». Rosenthal. de suerte que apenas conocen sus términos y unas pocas consignas. 1948: CW. Aunque Estados Unidos posee muchos valiosos analistas y por 10 menos una autoridad. nuestras instituciones psicoanalíticas mm- ca obtuvieron apoyo.Nota introductoria al número especial sobre psicopatología de T he Medical Review 01 Review/ (1930) El doctor Feigenbaum me ha pedido que escriba algunas palabras para [el número de] la revista cuya preparación es- tá a su cargo.

sino en exposiciones de segunda mano y a menudo de escaso valor. y presentan ese proceder como prueba de su broad-mindedness {amplitud de criterio}. cuando en verdad sólo demuestra su lack 01 judgement {falta de criterio}. 253 . Esas mismas personas confunden al psicoanálisis con otros sistemas de doctrina que acaso se desarrollaron a partir de él. La seriedad no puede menos que salir mal parada. Muchos de estos males que señalo con pena derivan sin duda de que en Estados Unidos hay una tendencia general a abreviar el estudio y la preparación y pasar 10 más rápido posible a la aplicación práctica. pero hoy son inconciliables. o se forjan una mescolanza de psicoanálisis y otros elementos. Además. Cabe esperar que trabajos como los que el doctor Feigen- baum se propone publicar en su revista resulten de gran ayuda para propiciar el interés por el psicoanálisis en Esta- dos Unidos. que emiten sus juicios. se prefiere estudiar un tema como el psicoanálisis no en sus fuentes originales.

Lo hago.). EN (3 vols. 179. Y ed. de L. Quien sepa apreciar la seriedad de un empeño científico. supra.).). 2~ ed.}] 254 . mi amigo y discípulo doctor Edoardo Weiss. vi-vii. 389. {Traduc- ciones en castellano (d. no podrá sino atribuir gran valor a este libro y compartir mi esperanza de que despertará en los círculos cultos de Italia un interés duradero por la joven ciencia del psicoanálisis. no pretenda empequeñecer ni des- mentir las dificultades. 313. 1937. Milán: Ulrico Hoepli. trad. 1948: GW. La obra habla por sí misma. 3221. aun sabiendo perfectamente que huelga tal presentación. la «Advertencia sobre la edición en castellano». SR. pág.. 14.. Rosenthal. 6): 1955: «Palabras preliminares para un Ubro de Edoardo Weiss». Elementi di psicoanalisi (1931 [1930J) El autor de estas lecciones. facsimilar (fechado en «Grundlsee. xiií y n. 573. ha deseado que presente su trabajo con algunas palabras. EN (9 vols. pág. pág.Palabras preliminares a Edoardo 1 Weiss. págs. Elementi di psico- analis. 3. 1974: Igual título. pág. 12. agosto de 1930») (1933. 8. quien halle goce en la habilidad del maestro para poner luz en 10 oscuro y orden en el caos me- diante su exposición. estime la honradez del investigador. pág. Ediciones ei: alemán: 1934: GS. pág. 20. 1968: Igual título. 1 [Primera edición: 1931: En EdGardo Weiss. ed.

Algunos años antes. 1968: Igual título. y lo dirigió y mantuvo con su propio esfuerzo. 6): 1955: «Prólogo del folleto "Décimo aniversario del Instituto Psico- analítico de Berlín"".} . hace ya diez años creó con sus propios recursos un instituto de esa índole. Este informe sobre la primera década del Instituto de Berlín es un tributo a su creador y dir~ctor. págs. pero en vano habría- mos esperado la ayuda del Estado y el interés de la Univer- sidad para su fundación. 311-2. un analista tomó la iniciativa. perfeccionar nuestro cono- cimiento de las enfermedades neuróticas V nuestra técnica terapéutica a través de su empleo y su pr~eba en condicio- nes nuevas. Rosenthal. ] 255 . 388. 1948: GW. pág. 20. supra. BN (3 vals. la «Ad- vertencia sobre la edición en castellano».). procurar un centro donde se enseñase la teoría del análisis y donde la experien- cia de analistas mayores pudiese trasmitirse a alumnos an- siosos de aprender. 3.} 1 [Ediciones en alemán: 1930: Leipzig. 175. pág. * {Diez años del Instituto Psicoanalítico de Berlín. un intento de agradecerle públicamente. 14. Participará en ese agradecimiento todo aquel que tenga algo que ver con el psicoanálisis en cualquier sentido. Prólogo a Zehn Jahre Berliner Psychoanalytzsches Institut *1 (1930) Las páginas que siguen describen la fundación y los logros del Instituto Psicoanalítico de Berlín. pág. 12. setiembre. hoy presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacio- nal.). {Traducciones en castellano (d. trad. El doctor Max Eitingon. al que dentro del mo- vimiento psicoanalítico le cupieron tres importantes funcio- nes. de L. Por último. Con energía y su sacrificio perso- nal. Freud había escrito un prólogo (1923g) a otro folleto de Max Eitingon en el que este informaba acerca de los dos primeros años de actividad del Insti- tuto berlinés (que a la sazón se denominaba «Policlínica Psicoana· lí tica de Berlín»). En primer lugar. 1934: GS. 3219. xiii y n. volver accesible nuestra terapia al gran número de personas que no sufren menos sus neurosis que los ricos pero no están en condiciones de sufragar los gastos de su tratamiento. Viena y Zurich: Internatio- naler Psychoanalytischer Verlag. 8. SR. pág. 572. 1974: Igual título. BN (9 vols. En segundo lugar. Un instituto así era indispensable. pág.

. xiii y n. 180. 8. mientras que los directores de las Gesammelte Werke.. 3222. pág. BN (9 vols. 12. pág.). Allgemeine Neurosenlehre auf 1 psvchoanalytischer Grundlage (1932 [1931]) Este libro de Hermann Nunberg contiene la expOSlClOn más completa y concienzuda que poseamos hasta hoy de una teoría psicoanalítica de los procesos neuróticos. supra. 1934: GS. de L. En los Gesammelte Schriften se publicó el texto corregido. pág. la «Advertencia sobre la edición en ca s- tellano». BN (3 vols. 1. es als Verdienst zu würdi- gen weiss. Rosenthal. 10 aprecie como un mérito si la especulación nunca se aparta del hilo conductor de la experiencia. ignor¡. trad. estimará esta obra y la hará objeto de un celoso estudio quien sienta predilección por el pensamiento cien- tífico. quien nunca se aparte de la especulación. ». 1950: GW.] 256 . 1955: «Prefacio para un libro de Hermann Nllnberg». 390. pág. {Tra- ducciones en castellano (d.). Difí- cilmente satisfaga este trabajo a los amantes de la simpli- ficación y el rápido trámite de los problemas pertinentes. Freud había escrito: «W er aber wissenschaftliches Denken bevorzugt. con lo cual se leía lo siguiente: «En cambio. que es el hilo conductor de la experiencia.. iii. wenn die Spekulation das Leitseil der Erfahrung nie verlasst. y pueda gozar de la bella diversidad del acontecer psíquico. 1968: Igual título. estimará esta obra y la hará objeto de un celoso estudio quien sienta predilección por el pensamiento científico y lo aprecie como un mérito. se introdujo en esta última oración un error de imprenta que modificaba seriamente el sentido y debió ser corregido mediante una «fe de erratas». trad. 314. y una coma agregada luego de «Spekulation». ». SR. 20. pág. 3. Barcelona: Pllbul. pág. En cambio. pág. de L. 6): 1950: En Hermann Nunberg. Damians. 16. 1974: Igual título.ndo sin duda la existencia de la euata.}] 2 [En la edición original. y pueda .:! 1 [Ediciones en alemán: 1932: Berna y Berlín: Hans Huber. Teoría general de las neurosis basada en el psicoanálisis. pág. reimprimieron infortunadamente el texto ori- ginal que la contenía.Prólogo a Hermann N unberg. 273. Por error apareció impreso «wen» en vez de «wenn». . und wer die .

SR. siendo estudiante secundario. Bewegung. 3.). Abandoné Freiberg a la edad de tres años. BN (9 vols. bajo muchas capas. 56l. 566. también algo de dicha y de éxitos. en «Sobre los recuerdos encubridores» ( 1899a). 172). cuando mis contemporáneos no coinciden entre sí en cuanto al juicio que merece mi obra. En la época del nacimiento de Freud (1856) se la conocía como Freiberg e integraba el imperio austro-húngaro. sigue viviendo en mí el dichoso niño 1 [«Brief an den Bürgermeister der Stadt Príbol'». BN (3 vols.Carta al burgomaestre de la ciudad de Príbor 1 (1931) Agradezco al burgomaestre de la ciudad de Príbor-Frei- berg. La presente carta fue leída en esa oportunidad por Anna FIeud. 1934: es. págs. Hoy. el burgomaestre de Príbor descubrió en una ceremonia una placa de bronce en la pared de la casa natal de Freud. El hecho es narrado por Ernest Jones en el tercer volumen de su biografía (1957. me resulta difícil trasladarme a aquellos tiempos. 1948: ew. 6): 1955: «Carta al burgomaestre de la ciudad de Príbor». que en la actua- lidad forma parte de Checoslovaquia. Freud atribuyó a un personaje anónimo. xiii y n. Allí se nos dice que el muchacho tenía diecisiete años. 1968: Igual título. 3. tal como suelen ir mezclados en la vida de los hombres. supra. pero hay algo de lo que puedo estar seguro: en lo profundo. pág. trad. {Traducciones en castellano (d. pág. Y que me lo hayan tributado estando yo aún vivo. obra de un artis- ta. 12.] 257 .). pág.] 3 [Esta visita fue probablemente la ocasión de un episodio en apa- riencia autobiográfico que. 3232. 8. Ediciones en alemán: 1931: Psychoanal. 239-40. 1974: Igual título. a los setenta y cinco años. Rosenthal. 351. Muchas cosas me han sucedido desde aque- lla época: cuantiosos esfuerzos.] 2 [La ciudad de Príbor se encuentra en Moravia. volví a visitarla durante las vacaciones como huésped de la familia Fluss. posiblemente con el fin de di- simular el origen real de la anécdota.} El 25 de octubre de 1931. pág. pág. 20. 414. 14. muchas penas. de L. la «Advertencia sobre la edición en castellano». a los dieciséis. n? 6. de cuyo rico contenido sólo conservo en mi recuerdo unos pocos restos. pág.2 a los organizadores de esta celebración y a todos los presentes el honor que me han hecho al distinguir mi casa natal con esta inscripción conmemorativa. pág.3 No regresé desde entonces.

concluir estas palabras de agradecimiento con un voto de dicha para ese lugar y sus habitantes. Permítaseme por eso. niño que de ese aire y de ese suelo recibió las primeras impresiones im- borrables.de Freiberg. el primer hijo de una madre joven. 258 . de corazón.

los con- victos}. Eissler en su artículo "A Hithcrto Unnoticed Letter by Sigmund Freud». ¿qué otra cosa resultaría de ello sino que la sociedad capitalista carece ahora de los medios para afrontar el gasto que exigiría dicha reforma? La segunda dificultad. Fue encarcelado por «agravios políticos» y escribió un voluminoso libro en que relataba sus experiencias como convicto. pero que ello no fue posible porque tomó conocimiento de la carta cuando ese volumen ya estaba en prensa. págs. además de Freud).. ligado muy especialmente al tea- tro. el propio Strachey consigna que por la fecha en que: fue escrita correspondía incluirla en el volumen anterior. la exterior. ]. hay sin duda personas que tienen tan pobre opinión de la humanidad civilizada de hoy que niegan la existencia de una conciencia mundial». Creo que yo soy una de esas personas. Hermann Keyserling y Oswald Spengler. allí. está en perfecta armonía con nuestra civilización. Por el con- trario -me diría una voz-.] . sale a luz en los pasajes de su carta en que usted me exalta como líder intelectual 1 [Publicada en Georg Fuchs. 42 (1961).Carta a Georg Fuchs 1 * (1931) Luego de leer su carta sentí una ola de profunda simpa- tía. La carta fue descubierta por el doctor Eissler. . Munich: Langen. Y si por algún milagro la gente se convenciera repentinamente de que la reforma del sistema penal es la primera y más urgente tarea que tiene ante sí nuestra civilización. Psycho-Anal. Una oración de su pro- pio prefacio me brinda una adecuada expresión de la pri- mera: «Sin embargo. Int. Antes de su publicación envió ejemplares a varias celebridades (entre ellas Ricarda Huch.} 259 . págs. R. Por ejemplo. 1931.La presente traducción ha sido lo mada de la versión inglesa de Strachey. x-xi. págs. re- produciendo sus respuestas en el prefacio de la obra.. traducida al inglés por K. en cuyo artículo se describen con detalle las circunstancias en que Freud la escribió. 199-200. 251-2. no podría suscribir la afirmación de que el tratamiento que se le da a los prisio- neros es una desgracia de nuestra civilización. es una expresión necesaria de la bruta- lidad y falta de entendimiento que privan en la humanidad civilizada de la época presente. {Esta carta apareció en el volumen 22 de la Standard Editiofl. Wir Zuchthiiusler {Nosotros. aunque pronto la frenaron dos reflexiones: una dificul- tad interior y un obstáculo exterior. Lo que sigue es un resumen de ello: Georg Fuchs (1868-1949) era un conocido crítico literario de Munich.

si lo midiéramos por su ejemplo. Desearía que así fuera. Sólo menciono estas trivia- lidades a fin de confirmarle que no soy un defensor conve- niente para un libro que intenta avivar las simpatías de sus lectores en pro de una buena causa. para los alemanes . Desde hace decenios he sido así de imprudente. sensato y bueno.y tanto para los cultos como para los incultos-o Confío plenamente en que usted no habrá de pensar que yo me siento seriamente agraviado por estos signos de desaprobación. y me atribuye el privilegio de ser oído por el mundo civilizado. además. PermÍtame agregar que su libro es conmovedor. noble. 260 . mi estimado señor: en tal caso no me rehusaría a su solici- tud.reconocido e innovador cultural. sino ingratis- sima. Pero me parece que soy persona ingrata. resultaría demasiado ridículo.