You are on page 1of 2

Juliana Romero

201632129
No es un si para las FARC, es un si para la tradición

Colombia es un país que por más de 52 años ha vivido en una guerra violenta que ha
dejado millones de víctimas. Según datos del Registro Único de Víctimas (RUV) son
más de ocho (8) millones de personas que de manera directa se han visto afectadas
por la guerra. Por varios años el Gobierno de Colombia ha intentado acabar con este
conflicto, adelantando numerosos procesos con miras a lograr la paz, sin alcanzarla.
En el año 2016, después de casi cuatro (4) años de diálogos, el Presidente Juan
Manuel Santos cerró un acuerdo que culmina el proceso de paz con las FARC. Este
acuerdo será sometido el 2 de octubre de este año a un plebiscito en donde el
pueblo colombiano votará si lo aprueban o no.
En este texto se defenderá por qué los ciudadanos deben votar por el Si en el
plebiscito, desde una posición de derecha, según lo que propone Norberto Bobbio en
su libro “Derecha e Izquierda”. De acuerdo con Norberto Bobbio, la derecha se
caracteriza por sus ideales contrarrevolucionarios, en este orden de ideas, por ser la
guerrilla un ente que se pregona como revolucionario, debe ser contrarrestada. Así,
por ejemplo, el régimen fascista en Italia procuró eliminar a todos los grupos de
oposición e insurgencia, pero a diferencia de Colombia, lo hicieron mediante métodos
violentos y no mediante diálogos como los adelantados en La Habana. Por esta
razón, en la actualidad y ante la inviabilidad de derrotar a las FARC por la vía
armada, es importante decirle Si al plebiscito, para poder disolver estos grupos
insurgentes, que amenazan el futuro del país y del orden social.
Además, es posible afirmar que para que haya estabilidad social, cada quien
debe conseguir sus recursos, reconocimientos y aceptación social por sus propios
méritos y no usando la guerra como medio para alcanzarlos. Adicionalmente, la
sociedad necesita personas que hagan trabajos de desminado, erradicación de
cultivos de coca, etc. Estos trabajos los pueden hacer los guerrilleros desmovilizados
que, aunque podrán ser reintegrados a la sociedad, quedarán en condiciones de
desventaja y desigualdad, favoreciendo así la concepción jerárquica de un estado de
derecha.
También, cabe resaltar que un país en guerra rompe con el ciclo natural del
orden social prestablecido y no contribuye al desarrollo de los valores tradicionales
de la sociedad. De esta manera, una guerra de más de 50 años es como la muerte
de las tradiciones, por ello, se debe votar por el Sí, para recuperar las tradiciones y
costumbres que nos identifican. Al votar por el Sí se recupera el orden social, porque
mantener la guerra es perpetrar la anarquía, el debilitamiento de la familia como
núcleo de la sociedad, así como, la inexistencia de principios básicos como el
respeto por la vida y las tradiciones que afianzan una cultura.

El Sí es el camino para volver a las buenas costumbres. Con el Sí no solo se protegerán las propiedades del pueblo colombiano. Votar por el Sí es proteger el derecho de propiedad. sin la guerra la anarquía y la falta de tradiciones se revertirá y volverá a su cauce natural. que se ha visto amenazado permanentemente durante todos estos años de guerra de guerrillas. sino que además se comenzarán a valorizar de manera más favorable. . con innumerables familias despojadas de sus bienes y desplazadas.