You are on page 1of 40
TRATADO DE SOCIOLOGIA EMPIRICA INTRODUCCION ¥ DIRECCION POR René Konig VOLUMEN 1 COLABORADORES: Haws AtseRt, Mannheim, Connap M. ARENSBERG, Nueva York, Anos H. Hawuex, Chapel Hill, N.C. Pere Hentz, Zurich. Pere R. Horstkrrer, Homburgo. WeRNER MANGOLD, Osnabriick. Heinz. Maus, Marburgo. Kur Maver, Berna, nt Nennevalsa, Pittsburgh. Pau NEURATH, Nueva York, Rosier Packs, Paris Gorrraiep SiLoMox-Detarour, Froncfort/Main. Erwin K. Scusucs, Colonia ALPHONS SILBERMANN, Lausana-Colonia Jan Szczepanska, Lod2-Warschau. HL D. pe Vates Reino, Amsterdam. Haws L. Zertensenc, Nueva York-Estocolmo. EDITORIAL TECNOS 88 HANS ALBERT Se ogni The fre of Phteyhy, il, Sveontuume, Wolleane, Metapiyaik Wien St trates 4 Teese Lt pales dda "Taphcas, Lonares. 1922. te The toe ‘Problem of Ieuction (2° ed.b, TEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA Por HANS L. ZETTERBERG Los tiempos en que “teoria” y “especulacién” significaban Io mismo perte- necen al pasado; el testico modero, como lo entendemos nosotros, tiene que conocer més resultados empiricos de investigacién que el propio investigador cempfrico'. Puesto que el te6rico se ocupa de la sistematizacion de los cono- cimientos acumulados, el resultado de su trabajo consiste en el compendio de escubrimientos anteriores y la prediccién de descubrimientos y sucesos futuros. Ta sociologia moderna ha superado el viejo abismo entre el te6rico y el investigador empirico. En Europa el suceso decisivo para la formacién det [puente fue la aparicién, en el alo 1895, de Les Rogles de la méthode sociologique, de Emile Durkheim, asf como también el capitulo introductorio sobre la me- todologia en Ia obra tebrica y préctica de Vilfredo Pareto, en el afio 1916, Trattato di Sociologia Generaie’. En América, Pitirim “A. Sorokin’, socidlogo nacido en Rusia, empleé de forma sistemética resultados empfricos de inves- tigacién en su reseia eritica de las teorfas sociol6gicas existentes, en el Con- temporary Sociological Theories (primera ed. 1928). A fines de los afios cua- renta, Robert K. Merton publicé dos articulos decisivos sobre las relaciones centre teorfa e investigaciéa*, a actual generacién de sociblogos experimenta, igualmente, 1a superacién de un viejo abismo, el existente antafio entre el te6rico y el hombre de la préctica’, Tanto en’ Europa como en América surgieron en los dos dltimos decenios numerosos institutos de investigacin social, en los que el cientifico social tradujo los deseos de los pricticos en planes de investigacién. Con esto appl Rate terface ce enna Stine Sy Sch " £"Emule Donutie, Let Rigies deta mithode soclloglque, 1" eda. Paris 1895; tnducclén_ale- ‘Yaleao Pato, frie “at Socolons, Comat," ca "Viorenca pier 2 ‘wel ‘woouclsn a Ines aed aed Sony, Moers Yor 15. ya Spun. A" Sotomt, Comoran Socelonél Thee, Notvt York 1926; srdocclin ale ‘ATT oe iit te encanran enna fs edicods en Robert Ks Manton, Socal ‘aaa and otal traci 3" ry Cleese ih Sy, eps 2 7 9 Peer Roel aot Que a pe eon deem ners oii a rj Tero ps ide platatn por eco porCesrye R"Toneny caro en epechimetey por ivuriqdorer cer, rite. ‘eau! seas te ‘Sten: dee pronients pon hemre ue si ten enrechaens sido ju tw sotleiet ‘St 7 fe oti on ates se er geen owe dee GSS ca Haar a siya of Amr UNESCO, ae 8, Sosa (on Theory ‘ond Vereation Yn SoilonEstocsime 1959 7 Mare Linen Bras Opeations of Sols Taga, "Aa enezo 938 ia expeisin ce Henow repedac, sin erg ‘Saco pcs scr enacn ogre cle on Vee fe hes 3 pare exe ele. Eaord. "A. Sieonn, John. Dean” 9" Robin M.” Wittans,” Jf Dessevaion: Some Tropstont ond Reser Sugai, Aw efaaton Eeopu Nora ak 3 90 HANS 1, ZETTERBERG se muestra que la investigacién social esté hoy suficientemente madura para ayudar a quienes se ocupan de problemas de muy diversa naturaleza. Lo nuevo en este desarrollo reciente es que algunos patrocinadores de investigaciones son aconsejados cientificamente sin que se realice, para la respuesta de sus pre- guntas, un nuevo proyecto de investigacién. En su relacién con el prictico, ef clentifico social se aproxima paulatinamente a la situacién que existe entre el fisico y el bidlogo. Cuando un paciente va a un médico con un problema, o un Industrial a_un ingeniero, se le aconseja la mayoria de las veces con base en conocimientos ya sisteméticamente ordenados. En la medida en que Ia socio- logia desarrolle ahora teorias, compendie los resultados de investigaciones an- teriores y prevea desarrollos futuros, puede el prictico, en forma similar, ape- lar a Ia teoria para obtener una solucién cientifica de los problemas précticos. Esta unin entre la teorfa y la préctica se encuentra, en realidad, en un estadio inicial, Pero ya influyen los eientificos sociales como consejeros mis o menos informales del gobierno, Ia industria, los institutos de educacién y asistenc Para Io cual apoyan sus recomendaciones principalmente en teorfas que com- prenden los conocimientos anteriores y, en forma mucho menor, en investiga- clones emprendidas con esa finalidad propia. En esta parte se deben esbozar algunos principios metodolégicos que son importantes para la formacién de la teorfa sociolégica, 1a comprobacién de esa teorfa por medio de la investigacién y la aplicacién préctica stil det conoci- miento nuevamente adquirido. Si bien esos tres campos deben ser considera- dos también en forma separada, simulténeamente se debe intentar mostrar en qué forma estén unidos entre sf. 1. ANALISIS DIMENSIONAL Y CONSTRUCCIGN DE MODELOS Una dificultad inicial para el tebrico sociolégico es la gran multiplicidad ¥ complejidad de los fendmenos de los que se ocupa normalmente su disci- lina. Los temas son amplios: problemas familiares, movilidad social, relaciones ‘entre trabajadores y patronos, propaganda, opiniGn piiblica, delincuencia, pro- blemas de vivienda, migraciones ciudad-campo, problemas raciales, asi como cuestiones complejas que estin unidas con la organizacién y las instituciones del Estado, la industria, el mundo de los negocios, 1a educacin, la religién, la asistencia social, 1a politica comunal, los medios de comunicacién de masas, eteétera, Existieron tiempos en que la sociologia era de tal manera imperialist ‘que pretendia, como campo propio de su investigacin, la totalidad de los as- pectos de los fenémenos sociales. Pero los conocimientos cientificos constante- mente crecientes sobre la esencia de la sociedad no pueden ser nunca mono- polizados por una disciplina académica «nica. La investigacién de la sociedad fe una empresa comiin de los representantes de las ciencias histérica, econdmi- a, politica; de la demografia, sociologia, etnotogia, geograffa y otras. sas dos circunstancias —a saber, el hecho de que la sociologia se ocupe de casi todos los fendmenos sociales y el hecho de que la sociologia s6lo es tuna ciencia especial entre las muchas ciencias sociales— no se complementan entre sf de ninguna manera. Una ciencia especializada no puede ocuparse al mismo tiempo de todos los fenémenos sociales. La diversidad de los objetos ‘TRORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA 91 cognoscitivos y la nevesidad de a especializacién crean un auténtico dilema En principio, la solucién de ese dilema no parece dificil. Ninguna ciencia se ocupa de todos los aspectos de un objeto que el sentido comin considera como un tinico fenémeno. La especializacién de la sociologfa consiste en su cconcentracién en determinados aspectos de problemas o instituciones sociales, ¥ no en investigar a fondo tinicamente algunas pocas instituciones o problemas Sociales. La primera tarea de la sociologia tedrica, como Ia de cualquier otra ciencia, cs la determinacién de las dimensiones de la realidad que deben ser compren didas por ella. Ast, el ge6grafo caracteriza un terreno determinado segiin los grados de extensién y profundidad, y deja al gedlogo la caracterizacién del ‘mismo terreno de acuerdo a la edad de las formaciones geoldgicas. Del mismo modo, el sociélogo analiza un grupo en relacién a las diferencias sociales de rango ¥ normas que pertenecen a sus conceptos claves y deja al psicslogo el anilisis de la estructura de la personalidad de los miembros particulares del grupo. En la teorla sociolégica moderna se dirige Ia atencién preponderantements al desarrollo de las definiciones de categorias descriptivas (taxonomfa). Llama- mos a esto andlisis dimensional. Esta es, principalmente, la gran contribucién tedrica de Talcott Parsons". AI aspecto determinado de la realidad que quiere tratar un cientfico lo denominamos “dimensién de la naturaleza”. Es impor- tante anotar que 1a dimensién se comprende como propiedad de la realidad, fen tanto que el concepto es parte de un lenguaje con cuya ayuda se habla de cesa realidad, La finalidad que se impone el andlisis dimensional es 1a formu- lacién de un sistema conceptual expresando las dimensiones de lo social. El sociélogo que se encuentra frente a un objeto de investigacién puede descubrir con esto, en forma inmediata, los aspectos o variables decisivos. Para “com- probar” su teorfa, Parsons considera el objeto y muestra que Ios conceptos sgenerales que definen su dimensién tienen un equivalente correspondiente en X. Parsons atribuye, por ejemplo, a un sistema social determinadas propiedades abstractas (attributes); se dirige entonces a Ia economia y encuentra que el pensamiento econdmico tiene en cuenta esas dimensiones; de esto concluye que la economia es un sistema social. En este sentido se habla ocasionalmente de “deduccién” o de “explicacién” de X a partir de la teorfa, uso de las pala- bras “deduccién” y “explicaci6n” que no se comparte fuera del émbito dimen. sionalista. Para evitar equivocos, més bien se deberia hablar de diagnosis. Dar la diagnosis sociolégica de un objeto o problema X significa describir X en el ‘marco de un niimero limitado de definiciones o dimensiones sociolégicas. Si, por ejemplo, Parsons y Neil J. Smelser (1956) determinan que la diferencia entre oferta a corto plazo y demanda a corto plazo, en la economia, es un caso especial de la diferencia entre el rendimiento (performance) y la reaccién negativa o positiva (sanction) ante él, dentro de un sistema social’, esto no es Ste) wortng Papers tte hoy of ation, Gnas TA) TS, paar i acre Pasoes Rel J. Sumas Economy and Sosy, lence C1986, Po 9 2 ANS 1. ZETTERBERG ninguna deduccién 0 explicacién sociolégica de la oferta y la demanday més bien se trata de una diagnos ‘Una segunda y afin solucién del dilema entre la diversidad del campo del objeto y la pretensiGn de especializacién la ofrece el programa formulado hace ‘mas de cineuenta afios por Georg Simmel: “....descubriremos las leyes de las formas sociales sélo cuando reunamos los fenémenos sociales de contenido mas diverso y determinemos que todos ellos, a pesar de su diversidad, tienen algo en comin", Para esto se supone que la sociologia formulard finalmente un ppequefio mimero de tesis que sean validas en instituciones y culturas distintas. En la obra de George Homans The Human Group encontramos algunas hi- pétesis repetidamente comprobadas en ejemplos tan diversos como el de un grupo de trabajadores industriales, una estructura polinesia de parentesco, una banda callejera de una ciudad y una comunidad pequefia en Nueva Inglaterra Esto representa lo que nosotros consideramos como la segunda tarea del te6rico sociolégico, a saber: la formulacién de tesis que sean vélidas para estructuras institucionales distintas, Fl sistema de tesis unidas entre sf, que es el resultado de esta preocupacién, se denomina a menudo teorla o modelo, y el teoretizar correspondiente a ello se puede designar, a diferencia del andlisis dimensional, como construccidn de modelos. Los conceptos “‘comprobacién de una teoria”, “deduccién” y “explicacién” tienen en la construccién de modelos otro signi- ficado al que tienen en el anilisis dimensional. En la “comprobacién” de un ‘modelo investigamos en qué medida coincide cada tesis particular con indica- ciones empiricas ya conocidas, y en qué medida varias tesis unidas entre sf predicen el resultado de una situacién determinada. Cuando une tal “dedu cidn” (0 prediccién) tiene éxito, designamos el resultado como “explicado” ‘asf, pues, exigimos que los sucesos observados concuerden con tesis conocidas. De esta manera Homans esti en posibilidad de explicar los sentimientos amis- tosos entre los hermanos en la isla Tikopia con ayuda de su tesis, ya corro- borada, de que una mayor frecuencia de las interacciones (entre aquellos del ‘mismo’ rango) conduce a una mayor simpatia mutua *, Las tesis compendian, pues, resultados anteriores y preven sucesos poste- riores, En un futuro, hoy ain ut6pico, cuando conozcamos todas las tesis so- ciol6gicas relevantes, podremos decir por qué cualquier grupo social dado —fa- milia, grupo laboral, partido politica, etc. se encuentra precisamente en una situacién determinads, y podremos prever c6mo aparecerfa probablemente bajo ‘otras condiciones dadas. El sociélogo que se ocupa de tesis y sistemas de tesis se refiere @ aquellos factores que permiten aclarar el estado actual de un fe- ‘némeno social cualquiera o determinar su desarrollo ulterior. EL siguiente esquema ofrece un resumen conciso de las dos lineas princi- pales de la actividad tedrica, a saber: el andlisis dimensional y Ia formacién de modelos. TEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA 9 Actividades tedricar Andlsis dimensional Construcciin de. modelos ‘Objeto de Ia investigaciéa Dimension de la natura- Leyes de la naturaleza Forma tipica delas propo: leza °K, entonces X" ‘clones exe (by Designacén de las propo- Definiciones ‘Tess Aplicaciin de ls proposi- Diagnosis Explicacién ‘ones a objetos nuevos Resultado Esquema descriptive Modelo (axonomia) oor) ‘Actividad empisea inves- Estudio deseriptivo studio. explicativo ‘tiga 8 correspondiente TL. ORIGEN DE LAs DEFRNICIONES En tanto que Ia solucién del dilema anteriormente citado parece relat ‘mente sencilla, la cuestién préctica permanece no resuelta: zeémo Megamos a la definicién de los problemas sociolégicos fundamentales? Algunos consejeros bien intencionados sugieren a los socidlogos que se ocupan de esa cuestién, leer novelas famosas y situarse como observadores entre toda la gente imagi- rable, Pero esta recomendacién margina el punto central. Aunque a nadie se eberia disuadir de esto, el problema propio no consiste en la insuficiencia de nuestras percepciones de la vida social, sino que més bien el problema inme- diato consiste, precisamente, en la abundancia de informaciones sobre Ios sux ‘ces0s sociales que constituye nuestro conocimiento precientifico. No es el des- cubrimiento de nuevas facetas de los sucesos la tarea original de los socislogos, sino la ordenacién de los aspectos que en un determinado sentido ya “co- ‘Una ayuda de orientacién disponible en cada momento, para la ordenacién de los fenémenos sociales de acuerdo con algunos puntos de vista stiles, la dan los clisicos de 1a Sociologia, pensadores de previsién con sentido para lo fun- damental y lo esencial, hombres que tuvieron el don poco comin de ver los problemas fundamentales de su terreno especial. La mayorfa de nosotros debe- mos agradecer que investigadores como Karl Marx, Emile Durkheim 0 Max Weber se hayan ocupado de problemas sociol6gicos fundamentales: podemos tal vez no aceptar sus soluciones, pero tomamos como dignos de observacién muchos de los puntos de vista que ellos consideraron. Otra fuente de puntos de vista para el anilisis sociol6gico Io ofrecen los escritos histéricos. Aqu{ las metas de los historiadores y de los soci6logos son muy similares. De todas maneras, el historiador emplea en sus relaciones, en contraposicién al soci6logo, el lenguaje correspondiente a su material original Por el contrario, Ia tarea del soci6logo consiste en traducir el material desde el lenguaje de las fuentes a una terminologia general —aplicable a cualquier Tle, Se seiner rotans Semen Dutow pr ere cee 6 4 HANS 1, ZETTERBERG sociedad— en el momento de evaluar dicho material. Asf se debe reconocer, por ejemplo, que el estudio de Pareto de las ideologias histéricas y su conocimiento de la historia antigua fueron indispensables para su descripein de los diversos residuos y derivaciones. Finalmente, y no en sltimo lugar, también eminentes sociélogos contem- pordneos nos gufan en la biisqueda de’ dimensiones relevantes en la vida social Ante todo, tomamos nuestras sugestiones de aquellos que han logrado, en 1a consideracién de sus sociedades propias, liberarse de las ligazones culturales Tocales del pensamiento. Se piensa, por ejemplo, en Robert S. Lynd, quien, en tun pais en el que la ideologia dela “igualdad” y del “individualismo” habia cegado a los socidlogos, les abrié los ojps para tales realidades como la “estra- tificacién” y la “organizaciéa’ Finalmente, Ia investigacién sociolégica y Ia préctica social también dan in- icaciones importantes sobre dénde se requieren nuevas definicfones te6ricas, Pero esto habré de ser discutido con mas detencién. 2) Seleccién del vocabulario técnico ‘Las definiciones consisten en propuestas sobre cémo st pueden denominar sucesos «9 fensmenos de una forma consisente, No son una finalidad ea sf mismas, sino que ‘eben faclitar Ia comusieacion In discasign en In clencla. Lo que no podemos &x pretar claramente, tampoco lo conocemos verdaderamente, Las defiiciones se deberfan Introducir en la medida en que realmente hagan posible una mayor clarided "Todas las clencias tienen su conjunto de palabras técalcas, normalmente dexominadas por los legos. Una gran parte del lenguaje de la sociologia es el lenguaje de la ‘ero el Testo es especializado. iuie mat elevado. et en algunes casos muy imprecso y torpe para el Ta palabra “sociedad”, por ejemplo, puede signifier el sistema socal también Se puede referr dnieamente 2. los “diez mail de "Ademis, fgunar pelabrat que requiere el socisloga, como “cultura” 0 "buroc {al tono emocional 0 afecivo en el lenguaje coriente, que han de set introducldas moe- vamente en ef Tenguaje sociclégico mediante detiniciones formales ‘Una variable socolégiea puede cer expresada con un término nuevamente inventado 1 con It palabra més proxima del lenguaje eulto cotidiano. Las dos practicas tlenen sus ‘entajas y_desventsjs, 7 la decisin por Ia una o por le otra es, en parte, una cuestén fe gustos. Nosotros mismos quisiéramos abogar por un vocabulario sociolésico que se pueda comprender en To esencial por todo profano culto, pero en el que cada concepto tena para el socidlogo.un significado més especfico que para el profano (algunos ejemplos fe esto se encuentran en el pérafo siguiente), Por el momento, sin embargo, la tendencia fontrara es predominante. En lugar’ de hablar de “derechos Iguales" algunos soclélogos hablan de “standards universal; 0 en ver de relacones "intimas", hublan de rela- clones “difusas". Esto hace la soclologia innecesaiamente. difell de ‘entender, para. el fxtrafo, No nepamos que “relaciones difusas" es un concepto mis preciso que “relacién ¥ que el sociloso necesita eca precisén adicional- Lo que pretendamos es, mis i i dad”; ermpero, con us significado ‘laridad 7 el extratio. podsia seguir b) El contenido conceptual de una palabra técnica En su libro sobre métodos sociol6gicos de investigacién, William J. Goode y Paul K. Hatt (1952) enumeran una serie de pasos que puede seguir el so- tidlogo cuando determina nuevamente el contenido de un concept. TTEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCTOLOGIA 95 “Se deberia emprender, ante todo, un andlsis de los elementos significativos del con- cepto. Esto es un primer paso para encontrar cimo emplesmos nosotros realmente. ¢] oncento, Podemos encontrar, por ejemplo, que nuestro coneepto de Ia “adaptacién ma- trimonia” contiene elementos, as/: a) sentimlento personal de felicidad; 5) conformidad fon las reglas de la sociedad; ) como se entrenta el destino; Wd) amor al conyuges 4) conformidad’ con el matrimonio; f) posicién meatal positirs ante Ia. monogzmia {) vision clara pare Tos problemas del matrimonio, et. En estos casos deberiamos decidir fuintos de eos elementos signiicativos pueden ser tomados como parte de auestro concept... Ademds, seria util atender a la Iteretura en la que el concepto ya aparece, para determinar sus diversas formas de empleo. A menudo enontramos que un concepts zno ha sido definido exactamente en ninguna parte, pero podemos ver cémo ha do aplcado ya en las Investigaciones. Y adn se debera ejecutar otro piso, a saber? el de poner en relacién el fencmeno con fencmenos similares, que fueron descritos en ofros Términos ya menudo en otros terrenos.. El artfelo sobre la conducta otletad por tun grupo de referencia (de Robert K. Marton y Alice Kit) hace sso frecuente de este tereer paso, confrontando los autores este fenémeno con una condueta similar, descite fn otros trabajos en que se emplean otros conceptos, En el siemplo. del concepto. evi deatemente concreto de la “abnegacién relativa”, empleado por Samvel A. Stouffer ‘ss colaboradores en The American Soldier, somos conducides. grado por grado en la Aclaracién y desarrollo de ese concepto. Diverson elementos de ese concepro se llamaban fn distintos autores “puntos de referencia sociales", "modelo de expectativ fe ‘ie situscgn”, "novotros-condctn”, el “otto generdizado", Nemulacioe ‘ién", ete. Finaliente, se alude a tun procedimlento que es especialmente itil para la Fecundidad teériea de’ los conceptos: [a determinacign el proximo plano de Renerar Tizacién superior (o inferior) del concepto™ Ese provedimiento es una reproduccién del empleado en la disertacién ali dida de Robert K. Merton y Alice Kitt. Por lo demés, recomendamos la lectura de esa disertacién, que también es modelo en otros aspectos Si se le quiere dar un significado especifico a un concepto, hay que cuidarse dde no introducir inconscientemente, con ese procedimiento, una hipstesis en la definicién *, Un tedrico que trabaja con definiciones multidimensionales tiene el peligro de adoptar, sin darse cuenta, una pluralidad de hipétesis, alguna de las cuales, bajo ciertas circunstancias, incluso pueden ser falsas. Suponiendo que definamos un “grupo primario” como aquel en el que los miembros se ‘unen mediante relaciones personales, poseyendo como tal grupo un sentimiento del nosotros, y apareciendo relativamente temprano en la vida del individu entonces podremos definir a un grupo secundario como uno que cuenta con ‘un némero mayor de miembros, menor consistencia, y aparece mis. tardia- mente en Ia vida del individuo. Hasta aqui todo esti en orden. Pero tarde 0 temprano, probablemente, el cientifico social diré que ha definido sus con- ceptos en esta forma: “este grupo es mis primario que aquél”. Una tal anota- cidn inocente encierra la suposicién de una serie completa de hipétesis; se supone, por ejemplo, que las tres variables que definen a un grupo primario estin en relacién constante entre si. 1 Wiliam J. Goo08 y Pro K. Mart, Methods in Soca! Reverch, Nees Yok 195% pe, 4931 2 Gon ena tein pos de mods ago entafoe) podemce corsa eto de tal mane pt eqvleunce meer deiner "mae nae Seale Wee Motes ie Comm Ties Renita foreci of a She Mod, Lome pew Disa WP emasens Formal Anes of Defiion of Moras ago Gustin’ (LE), avi and mare, Fae Yoo 1985" pas, 3s. Uno de ioe omnia seenter tls nga a 96 HANS L. ZETTERBERG Un camino més apropiado para la definicién de conceptos multidimensio- rales fue el seguido por Allan Barton y Paul F. Lazarsfeld. Ellos definieron conceptos por medio de la indicacién de su posickén en una matriz de propie- ddades™. Se puede suponer una matsiz de propiedades como una ampliaci del sistema de coordenadas —que ya conocemos por la geometria analitica~, ‘slo que el niimero de ejes es ahora ilimitado. Ademés, no se requiere nece- sariamente una determinacién de ubicuidad por medio de medidas cuantitativas 4 lo largo de los ejes. Gradaciones o clasificaciones cualesquiera pueden locali- var a una petsona en cualquiera de los ejes y, con ello, en el espacio total ‘Un eiemplo del empleo de tales matrices multidimensionales de propiedades se en- cuenta en el andlisis de In anomia de Merton. Este autor observa cl orden aormativo ‘Gerla socedad desde dos puntes. de. Vista principales, Por una parte, existen normas ‘Gie fijan la finaidad (por ejemplo, et Grito econdmics); por otra, hay normas que in- dican los medioe reconocidos para el logro de esa finalidad por ejemplo, vista a escuela up gos financlros). La anomia, ea el sentido. de deficiente respeto @ lis normas, erecer en formes civersis; ast obtenemot la sigulente matt 0 tie polos inalidad Medio Fiemplo Aceptada ‘Aceptado __‘Burguesia propitaria ‘Aceptada Recharado —_-Explotador de la economia Ritualismo Rechaesda ‘Acepiado” ——‘Buréeratas Desinterés Recharada Recharido _-Vagabundos Veremos pronto que una matriz de propiedades, construida con conceptos clementales y derivados, tiene sus ventajas considerables para la ordenacién de las definiciones. IML, Onpe De DEFINICIONES CObservemos en primer lugar un esquema sociolégico convencional de defi- niciones. Como ejemplo escogemos el texto de sociologia de John F. Cu- ber (1955). El libro es una de las introducciones a la sociologia tal y como se usaban hacia mediados del siglo. La siguiente lista da una seleccién de algunas de las definiciones principales de la tercera edicién (1955): Cultura —"E1 modelo constantemente variante de conducta aprendida y los productos ‘de la conducta aprendida (posiciones mentales, valores, conocimiento y objetos ma {evlaled, que son comunes a lor miembyos dela sociedad y retransmitidos entre ellos Costumbres-—"La ‘conducta-deber’, las Ideas directrices fundamentales y esenciales, y las ‘actuaciones de un pucblo.” sos "Aigo menos obigatorio que las costumbres de Ia misma socledad.” Valores-—"Ideas de. sgnilicacén Paves ideal de conducta.—"Modelot de Ja conducta efemplar, que valen como standard de perfecci, “Prat Fo iauasete » All 1, Baron, Quaiive Mocnronent fe the Soc Sle. Cla seston Tytania te tien, eb tzmas He D. Lass Cy The, Poll Seance, Stam. fet elegy atten i Bunty Fae Conse revert Space tw Social Revarchy Fit Ui 7a hooey ie Ln of" Rem ise 9 8 {TEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA 7 ute real de conducta,—"Lo que las gentes realmente hacen, sin atender a las expec: fativesideales que a0 tone de elas, o sin atencion a To que ellas mismas ereen que ddebem hacer [Norma sociel—"La conducta reconoeida o erperada de una persona, en una situacion es- ‘EI complejo clturalmente definide de formas de conducta que se esperan jose evigen de-una persona, en una posielém social determinada.” Esta lista muestra muchas clases de definiciones confusas y es tipica de muchos textos sociolégicos. Dos causas de la carencia de precisién saltan es- pecialmente a Ia vista: 1) Muchos conceptos estin definidos por medio de palabras que requieren, ellas mismas, una definicién. {Qué significa, por ejem- plo, “‘posicién’” en la definicién del rol social? 2) No existe ninguna indicacién para determinar qué relacién guardan entre sf los distintos conceptos. Nadie puede leer las definiciones de costumbres, usos, pautas ideales de conducts, forma social y rol social sin advertir que tienen un cierto mticleo significative comin a todas ellas. Pero ese niicleo comin no se destaca expresamente en ninguna parte, de forma que el lector se pregunta dénde se cruzan esos con- ceptor ¥ en qué se diferencian. Las dos connataciones se ariginan en que Cuber. feuando define un nuevo concepto, no se precupa la mayoria de las veces de Jos conceptos definidas anteriormente, sino que comienza de nuevo. De hecho, ésta es una prictica difundida, pero no es ni necesaria ni acon- sejable, Seguramente seria posible definir muchos de los conceptos anteriores por medio de otros conceptos que ya estén definidos, o emplear en la defini- tidn expresiones cuyo sentido se asume como dado. Esbocemos sumariamente Ja estructura de un esquema de definicién de este tipo. En todos los esquemas de definicién encontramos palabras que pertenecen al vocabulario de Ia légica o de las matemticas. Asi, tales palabras, como “y", “0”, “no”, “incluso”, “igual”. Tales palabras se denominan términos 1d- gicos™, El vocabulario restante comprende los términos extraldgicos. A. dife- rencia de los términos légicos, estos iltimos no se comparten por todas las Ciencias, sino que son especifices para s6lo una o algunas pocas ciencias (por ejemplo, “entropia” en la fisica, “homedstasis” en la fisiologfa, “rol social” Ja sociologfa). En una teoria ideal deberfa ser posible encontrar un pequeiio grupo de tér- rminos extral6gicos, conceptos originales o elementales, que por medio de com- Dinaciones diversas entre s{ y con los términos Idgicos puedan definir todos los otros conceptos extral6gicos de la teoria, 0 conceptos derivados, Sirva un ejemplo para ver esto més claro®, En un fragmento te6rico usamos como con- ‘ceptos elementales el de “actor” y el de “accién”. En el ultimo distinguimos Gat Gs Hw, Pda of Cont Foran Epi S, cn 1 oy ism. pe 38 ar en econ cnoien 7 sepa, ey oom uy, comin STG, 12 oe utd eh icon private Passos ama en tm, cra ane ale, as (Sh, Gs Sante Paleo, onary, yen. cue ev jude comer akndomod che Semen of Bot Asso Nore Ye ‘9 x; BT ftewcotneyes de mace release ora dete nua” Cae Pistowe Edward Stns, Toward ¢ Cone Ther of Action, Canta, Mash, 190, pss. 360. 98 HANS 1, ZETTERBERG tres subclases de acciones verbales: “descripciones”, “valoraciones” y “prescrip~ ciones". Algunos conceptos derivados se introdujeron de Ia siguiente manera “En primer lugar, queremos precisar todas las acciones homogéneas. Una aceién hhomogénea es aquella que es igual © de sentido correspondiente a otra por ejemplo, Ja Tectura del periédico por el sefor X y la lectura del mismo periico por el sefor Y, © Ia lectara del sefior X del periddico al dia siguiente—. Podemos diferencia entre homogencidad intraindividual e interindividual. Una accidn-dispsicion es un acto ho- rmogéneo de uno y el mismo actuante, por ejemplo, la costumbre del sefor Giraldo de votar en cada eleceiin por los demécratas, Una acciémagregado es una accién ho- mogénes de varios aetuantes, por ejemplo, el decdirse Ja ciudad de Nueva York por Tos: demécratas. Esa distncion entre accién-disponicién y accién-agregado reproduce, e tuna forma més general, In distincién bien conocida de John Dewey entre habitos (habits) Yy usos (customs)... Tratemos ahora a cada uno de nuestros conceptos elementales que Carectrizan a conducta como acciones-disposicién o acclones-agregado, Con esto logr tos definiciones precisas de una serie de conceptos blen conocidos. Una acid es una Aeseripeién dispositiva, por ejemplo, el conocimiento del lector de que este libro es so- sjoldsico, Una acttud (attitude) es una valoracién dispositive, por eemplo, a impresién fave surge de la lectara de que este texto es diffe Una expectaiva es una prescripcién Sobre la influencta social, Cuando decimos "Acta rociolésica” es una revista eociolésica” (ona aocidn) 0 “este pérrafo es diffi” (ona aetitnd mental), 0 “lea usted para In pro xima vez los experimentos de Festinger sobre Ia infleneia socal” (una expectativs), no Feaccionamos en forms completamente voluntaria, Ain mst, repetimos ests reaccones tan pronto surge 1a oportunidad para ello. Si las tres manifestaiones citadas son eats: Tes, en el grado en que ahora decimos esto, y en el minuto siguiente completamente lo ‘ontrario, no se puede hablar de acciones disposiivas. Tas definciones de las acciones-agregado correspondientes pueden ser formlizadas 4 igual manere. Una coneiccidn social (algunas Yeces: eonoclmlento socal) es una des- ‘crincién agregatve, por ejemplo, el conocimiento general de que la Unisn Sovitica posee ‘bombas atémicas. Un valor socal (algunas veces: valoracién social) es una valoracion asregativa, por ejemplo, el sentimiento general de que aquellos que promuevan una guerra atémica por una ftileza son malos. Uaa norma social es una prscripcién agregatva, por ‘jemplo, una ley generalmente reconocida que prohiba la produccién de bombas atSmi ‘as por personas privadas. Los conceptos anteriores se diferencian de los primeros tanto ‘como ls frase “yo, como presidente, estoy porque se excluya al sefior X de nuestro club" (una expectativa) se diferencia de la frase “nosotros, como miembros del comité central, hemos decidido que el se lor X debe ter exciido” (una norma socal). Cuando fim porcentaje determinado de la poblaciin dice, por ejemplo, que “todos los nics de- berfan gozar de ensefanza media", e5 esto una norma social. Cuando un padre dice repetiamente a su hijo que debe continuar estudiando hasta terminar la escuela supe- Resumiendo, se puede representar ese esquema conceptual en una “matriz subestructurada de propiedades” ® 3 Hong Berane, Compa Aton, en Ate Soi, vo 2 9, ni I. TTEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA socIoLoGrA 99 — eg fist | peste | ei SS | von ‘ie ames Provo tren mn Una comparacién de la estructura de las definiciones que seleccionames an- teriormente del texto de sociologia con la estructura de las definiciones en esta lista es muy instructiva, En el primer caso, la mayoria de las definiciones es- taban determinadas sin atencién a las definiciones precedentes. En el iltimo ‘caso, un mimero pequeiio de piezas clave, los conceptos clementales, se unen a nuevas unidades, los conceptos derivades, y cuando deba ser definido un evo concepto complejo, se hace con el empleo de los conceptos derivados anteriormente definides Giertos conceptos elementales aparecen en una sola disciplina, pero algunos se encuentran en varias ciencias distintas*. Vamos a denominar a aquellos con- ceptos elementales que son propios solamente de una teoria determinada, sus conceptos minimales, y aquellos que son comunes con otras teorias, sus con- ceptos adoptados. El concepto de “actor” en el ejemplo anterior es claramente adoptado, es el de “homo sapiens", propio de la biologi ‘Compendi 1, Términos l6gicos. IL. Términos extral6gicos: 1. Conceptos elementales: @) Conceptos minimales; 1) Conceptos adoptados. 2 Conceptos derivados. 8) La seleccién de conceptos elementales en ta Sociologia Enilo Durkheim, Viedo Pareto y Max Weber, ai como in mayorta de to teria seule reamaban,com® prs cave dela denon sce Tegiss,concepos que deinen er Hamano ys scones funda de est crigecin recone cundo ce compare la posclon de las "uclons? tn lasses dzusones tetas del snologa Jl possi os eon Sips ementle®™ enon esquena cniqea de defen, Lor seroges igen gue tods los sess softs consan de conblnaclones de geteo 7 sas See Se Te SBeand' Reset, Human Reswindge, Roses Yon 188, pipe 20.244 100 HANS 1. ZETTERBERG acciones. Los l6gicos dicen que todo concepto de una teoria puede ser defi- tnido, en iiltimo término, por medio de la combinacién de conceptos clemen- tales, De esta manera es itil elegir en Sociologia, como conceptos elementales, ‘érminos tales que designen a las gentes y a sus acciones. ‘Si escogemos conceptos elementales que respondan por el acto y los tipos de acciones, nos ser posible defini, liberados de toda metafisica, con- ceptos relativamente complejos y abstractos como propiedad, institucién, feu- dalismo o clase. En esta forma garantizamos que la sociologia es una ciencia Dehaviorista b) La formacién de conceptos derivados Las definiciones psicolégicas se forman por medio de la unin de conceptos lementales que se refieran a acciones de un tinico actor. Las definiciones so- \égicas se forman por medio de la unién de conceptos elementales que se refieren a las acciones de varios actores. En el ejemplo anterior los conceptos clementales eran las acciones verbales —“descripciones”, “valoraciones” y “pres- Cripciones"—, y el procedimiento por el cual se formaron lor conceptos deri vvados fue una apreciacién del “valor central” (en sentido estadistico). Los va- lores centrales de las descripciones, las valoraciones y las prescripciones en una persona singular se definieron entonces como “nocién”, “actitud mental” y “ex- pectativa”, Los valores centrales del mismo tipo de accién en un agregado de personas se convierten en “convicciones sociales”, “valoraciones sociales” y “nor- mas sociales”, También se pueden utilizar otros procedimientos para la combi- nacién de conceptos elementales; el resultado es, enfonces, otros conceptos derivados. Si, por ejemplo, en lugar de apreciar el valor central de un tipo de accidn, consideramos su “distribucién” dentro de un individuo, obtenemos la definicién de su “rigidee". Cuando se trata de la “distribucién” de acciones fen un agregado de personas, se obtiene una definicién de su “‘consenso”. Otra posibilidad consiste en partir de “porciones”: Una persona con una. gran por- ‘cidn de preseripciones en sus actuaciones se puede definir como “dominada”. Agregados de personas acusan siempre, aunque no en la misma proporcién, prescripciones. En la misma forma que el geégrafo econémico divide la tierra fen zonas de produccién, as{ también el sociélogo puede dividir la sociedad en Ambitos, de acuerdo con la porcién de las actuaciones de un tipo determinado. El dmbito de la sociedad con una gran porcién de prescripciones (leyes, regla mentos, disposiciones, decretos ejecutivos, programas de partido, decisiones, 6r- denes, etc.) puede ser definido como el Ambito politic. De especial importancia para los socilogos son también algunos otros pro. cedimientos que utilizamos para la caracterizaci6n de unidades 0 colectivos so- ciales. Lazarsfeld y Menzel, por ejemplo, han determinado algunos tipos, en- tre los cuales los més importantes son: 1. Propiedades analiticor, que se obtienen, por ejemplo, cuando se realiza una me. diciéa determinada de cada subunidad de la unided caracteriaar. El ingreso promedio de una cluded es wn ejemplo de una propiedad analtiea de una clude. 2" propiedades estructurals, que oe obtienen cuando se Investigan as relaciones en- HicMimeograliss arsew of Applied ‘Soot Rererch, Colembin Universi 1956. TTEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA 101 ‘re las subunidades de la unidad a caracterza, La formacién especial de un grupo social fave reslia de la conceatracién de elecciones rociométries de una o algunas pocas per” fonas (lamadas “estellas”), sera un ejemplo de una propiedad estructural de un grupo. 3: \Propiedades relacionales, que resultan cuando” se investigan las relaciones entre Ja unidad scaracteriear y las ‘unidades préximas. Cada definicion del islamiento socal de ‘un indivivo on grupo se refiere a una propiedad Telacional. 4 Propiedader topotdpicas (contextual), que Tesultan evando se ponen en relacién Jn unidad ciracterizar com su unidad superior. La clasifiacion de los dlstritos elec- torales se veaiza mis o menos con base en ns propiedad topeldgica de los. circuitos. EI desarrollo de tales categorfas de propiedades posiblita una forma “ho- Uistica” de consideracién en a socjologia, sin que se pierda la precisién en el pensamiento y en la investigaci6n. IV. EsqueMas pescriprivos El procedimiento de descomponer una serie de definiciones en sus compo- rnentes originales © indicar las reglar de formacién en cada concepta derivado hnos condueiré a una comprensién exacta de 1o que se entiende con cada con- cepto particular, Una comprensidn tal es naturalmente esencial si empleamos e808 conceptos en el transcurso de la investigaciér No obstante, para las finalidades de la investigacién debemos organizar las, definiciones en otras formas distintas al esquema légico de los conceptos ori- ginales y derivades. El investigador requiere una organizacién conceptual que Te leve a los fenémenos a los que él quiere ofrecer su atencién, y también fen el orden en el que él los quiere investigar. Con otras palabras, necesita tna serie de conceptos en forma de una lista de control para las observaciones {que debe protocolizar, Una disposicién tal de los conceptos se denomina es- ‘quema descriptive. Una tal “lista gufa” le dice lo que debe saber cuando Quiera obtener en forma rutinaria un informe sociolégico sobre una persona, lun rol social, un grupo, una institucién, una sociedad, ete. Algunos teéricos modernos han hecho muchos esfuerzos para la formulacién de tales esquemas deseriptivos. Asi, Talcott Parsons y Edward Shils (1952) han formulado un es- ‘quema muy utiizado para la descripcién de roles sociales en cinco variables alternativas de conducta (pattern variables)*; Neal Gross (1959) ha desarro- lado un esquema descriptivo para la exposicién de roles en particular; Ro- bert K. Merton, finalmente, ha formulado una lista de 26 atributos para los grupos sociales ®, Otros esquemas descriptivos tienen su origen en la prictica investigativa, como, por ejemplo, las caracteristicas objetivas (estadisticas) de tuna persona, utilizadas para las encuestas de opinién (como edad, sexo, estado civil, ingreso, profesién, partido politico, confesién, educacién y otros indica- ores que sefialan posiciones reinantes en una sociedad), Todo esto no se ha hhecho, sin embargo, en forma suficiente, aunque Lazarsfeld y M. Rosenberg (1955) han compendiado casos interesantes™. “S Pasins y Seas, op ci pis. 7688, ce Ma ae a. SNe We Met, Eettn Rae At, er Mere oA NO ae 102 HANS 1, ZETTERBERG EL esquema de Parsons de las variables alternativas de conducta st tuna discusin reciente de los conceptos de colectividad y sociedad de Ferdinand ‘Tonnies. El esquema de Merton de las propiedades de grupo fue estimulado inicialmente por una exposicién menos sistemdtica de Simmel, El lenguaje ‘empleado por Gross para el andlisis de roles fue desarrollado originalmente para un objeto de investigaciOn completamente determinado, y surgié asf de una situacién especifica de investigacién. Las “caracteristicas estadisticas objetivas” del investigador de opiniones fueron obtenidas sencillamente por medio de pruebas, y buscaron comprender todos los factores que parecian diferenciar las opiniones y las actitudes mentales. No encontraremos en ninguna parte una concordancia completa entre los socidlogos sobre qué esquema descriptive de tun objeto cualquiera se puede considerar como el mejor; pero existe un acuerdo suficiente para alentar la eritica cuando un investigador ha omitido un punto de vista importante. Para terminar, queremos atin anotar que existe una diferencia considerable entre los sistemas de definiciones tal como son desarroliados por los teéricos ¥ los esquemas descriptivos de los investigadores. Esta no es una situacién ‘deseable. Los tedricos habrian de mostrar cémo se pueden aplicar sus con- cceptos en los esquemas descriptivos, y los investigadores, por su parte, debe- sian reflexionar sobre c6mo se comportan los esquemas descriptivos empleados por ellos ante los conceptos desarrollados por los tesricos. 8) El enjuiciamiento de las investigaciones descriptivas El anilisis dimensional, como actividad tedrica, tiene su equivalencia en la investigacién descriptiva. No tenemos la intencién de aclarar con pormenores ‘cémo se realiza una investigacién descriptiva. Sélo queremos discutir suma- lamente algunos criterios que garantizan la exactitud de tales investigaciones. Una investigacin descriptiva da definiciones de una o varias propiedades y atribuye a cada definicién un procedimiento de investigacin o una prescrip- cién operacional que registra o mide las propiedades en una muestra (sample) que se saca de una poblacién determinada, Los “Informes Kinsey" sobre la vida sexual de los hombres y mujeres americanos pueden servir como ejemplo sencillo de cémo se enjuicia una investigacién descriptiva®, Los autores defi- nnen la conducta sexual como una secuencia de conductas cuyo fin potencial es un orgasmo, Para determinar esa conducta emplean entre trescientas a qui- niientas preguntas, que tienen en la cabeza los entrevistadores (las preguntas xno se publicaron; normalmente se espera, sin embargo, que todas las pres- cripciones operacionales sean descritas en las publicaciones de la investigacién), Una muestra de 5.300 hombres y 5.940 mujeres de la poblacién blanca norte: Paasossy Serre, op i pss. 4 ‘= Aledo Kinty'y cues Semel Be We, 8 ‘oe tnvesciaciones, dan Merbert Hun y. Pal B. Sutersty. The Seimafc Method. en D. P. Graors Eis dna Ry Roos, Maes ori, ag, AT Nha Steet ‘gel vee ty Sovoioey ri. 36 Ineo prin amy, pesaminin se eee ne O35 pis onan a aS ‘TEORIA, INVESTIGACION ¥ PRACTICA EN LA SocIoLoGIA 103 americana fue entrevistada hacia mediados del siglo. Los resultados fueron ta- Dulados y acarados. (La exposicin al pie dela pina describe el procedimiento) ‘Una prescripcién operacional debe ser juzgada en relacién a una serie de puntos. En primer lugar, se debe determinar su valider (validity). La validez de una prescripeién operacional comprende la relacién entre las proposiciones gue describen la prescripcién y las que indican la definicién (validez lopica). El cardeter espevial de una relacin ideal de validez es muy dificil de formular, pero en lo esencal “la valider completa de una definicin operacional si fica que la definicién operacional tiene el mismo émbito de contenido que la definicién nominal’. Préeticamente, éte no es ningin problema diel “Cuando Se quiere determinar el conocimiento aritmético, se formulan preguntas preci samente aritméticas. Cuando se quieren percbir opiniones sobre el presidente, se debe preguntar precisamente por las opiniones sobre el presidente ®. Kinsey fen verdad no publicé sus preguntas, pero podemos suponer que se refieren a Io sexual, Silas hubigramos conocido, seria posible someterlas a otro examen, fa saber: segin un procedimiento que ya propusimos en otra ocasién : Deinicin Gane coats ‘eye fin potencal es un Valder Ioaica: RRelacgn entre Ia defincion ‘operacional del orgasmo y la fconcepeiéa general det misma (no examina), Procedimiento operaional | (no pubileeda 300-500 preguntas I Garant: Relnterrogaeisn de 120. mu: jetes, para el examen de Is ‘concordancla, Valider empirica Examinada Ia. concordancis e las indicaiones en 706 muatrimonios que infor- ‘maron sobre el mismo ox [Ramer Representabilidad: Majeres Mujeres Kinsey USA Excusla slemental 3% 40% High School 22% 47% College 75% 13% Poblacion = Poblacién de los Estados aldos, 1940-1950. TW Tous Germ, Mecement ond Prediction, Pincton 199, na. 7 104 HANS 1. ZETTERBERG Swpongaos gue auera detnicisn nomial er “stsfacsida con el taba” La se presence por‘on ee Sin denen operatonal se representa por un. cele punteado @y podenes ds tng ls ulentes problemas tis welch S) i denon ‘nomial compre ala deities opericonal y slo mis aie waa’ Tr sera, yor siompo, sl caso si tomamos i rvccién “yo ety stifecho con Ia ventlacin en's puto de abo" cma daisaopraiona de tn “eaten en Tita, Brdesteente ol eatope "ease on abo" comprende go ma Soe ls etatacin om I vena ") Ea detnein oeradonal Smpende a a nomial y alcinsimentesigo ms ave sate "At sca lito por sem, sti reaeign “yo me seo may ben age on Ia cindad'X" for fomada cmt dia sprtonal de “sac ent tabu ‘OL dein opeaconal cmprende’ percent ala nana, icv) Este sera, por ejemplo, l caso si toms cludad’X" fuera In definiisn operacional de "sat a satisfacisn ‘amaradas de trabajo. pertonecerfa a la “salsfaceign en el trabajo”, en tanto rcién con Tos amigos en el tempo Ihre no tiene nada que ver con est. Estas tees fuentes de error de Ia veliderIigiea son seguramente respoasables de algunos de Tos resultados contradictorios que obtuvimos slgunss veces con investigaio- ‘et similares sobre el mismo objeto ‘ave En algunas ocasiones es muy fatigoso actuar de acuerdo con un proceso ‘operacional ideal, aun en el caso de que dispongamos del mismo. Si estamos interesados, por ejemplo, en la determinacién de la medida en que los estu- diantes toman libros prestados de la biblioteca, Ia prescripeién operacional ideal seria la evaluacién de los registras de la misma, Pero a menudo es més sencillo interrogar a los propios estudiantes sobre el niimero de libros que han tomado de la biblioteca durante un perfodo determinado de tiempo, Pero un proce- ddimiento operacional tal zes vélide? Hacemos una prueba al azar en las mis- ‘mas circunstancias para ver si nuestro procedimiento operacional (pregunta por libros tomados en préstamo) ofrece iguales resultados que en a preseripeién joperacional ideal (evaluacién de los registros de a biblioteca). Bajo ciertas circunstancias podemos determinar agui —como ha sucedido—* que siete de ceada ocho estudiantes interrogados sobreestiman el mimero de libros retirados Por ellos de la biblioteca, y que los mejores estudiantes son los que menos ‘exageran, y los més flojos, los que més. El procedimiento operacional tiene aqui, pues, validez empirica limitada, especialmente en relacién con los estu- diantes flojos. % Zaremans op. city ple. 698 3 Stone’ siocee 9 Hatver Cr Loan, The tafuence of Sf Inte on Quesionnre Re pier School and Soi wh 35 (0 le. TTEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA 105 ‘A veces una prescripcién operacional ideal no se puede realizar del todo, Kinsey y sus colaboradores estaban interesados realmente en la conducta se- xual, pero no en lo que la gente indica sobre su condueta sexual. Puesto que tuna observacién directa en este caso estaba excluida, tuvieron que contentarse con informaciones. En 706 casos informaron parejas matrimoniales —con inde- pendencia entre si ambos cényuges— sobre el mismo comportamiento sexual asf se estaba en condiciones de controlar los informes en funcién de su con- cordancia. EI alto acuerdo entre las parejas muestra que ese procedimiento ‘operacional problemstico produce en la misma forma indicaciones vélidas 0 no vilidas, Los tres casos de control de la validez se pueden ilustrar de la siguiente ‘manera (los signos de interrogacién significan una relacién en donde se examina Ia validez): a » a Detinicign Definiion Detnicin ‘Preseripeign | Prescripcion | Procedimiente] [Procedimiento]_?_ | Procedimiento ‘fective fective eco Es fécil representarse incluso modelos més complejos de controles de la validez. En la investigacién moderna se otorga gran atencién a la construccién de indices. Muchos indicadores aislados tomados en si pueden tener sdlo una validez limitada, pero cuando se les rede en un indice complejo su validez ‘se manifiesta posiblemente como muy alta. Serfa ir muy lejos si considerdra- mos aqui con més detalle la construccién de indices, ‘También ta observacién de los problemas de la gerantia es aconsejada en la prescripcidn operacional. Implicita o explicitamente, el investigador mide la exactitud (garantfa intraindividual) de una prescripcién operacional, es decir, la ‘medida en que una persona logra resultados consistentes con la. prescripeién, Kinsey y sus colaboradores examinaron la exaetitud de su provedimiento ope: racional por medio de una repeticién de la entrevista de 120 mujeres y encon- traron una garantia alta (en todo caso, en su medicién no distinguieron los cambios en el interrogado [constancia] y los cambios en el entrevistador [pre- cisiénp), ‘Alin deberfamos examinar la objetividad (garantia interindividual, intersub- jetividad) de una prescripcién operacional, es decir, la medida en que conduce 4 los mismos resultados cuando es empleada por personas distintas. No sabe- ‘mos si los distintos entrevistadores del grupo de Kinsey obtuvieron iguales re- sultados cuando interrogaron a la misma persona, Sin embargo, otras investiga- 106 HANS 1, ZETTERBERG ciones han mostrado que los errores del entrevistador son, comnmente, limitados*, El examen de la garantia y de la validez es, por regla general, menos requerido en los métodos convencionales y acreditados que en el caso de introduccién de un nuevo procedimiento operacional. Las formas de la relacién sexual investigadas de este modo por Kinsey y sus colaboradores fueron clasificadas luego en un esquema descriptivo. Este es- ‘quema es muy sencillo y se basa en las relaciones de roles en las que se desenvuelven la conducta sexual. Si a los participantes en el acto sexual se les denomina “ego” y “alter”, el esquema empleado en el libro sobre la con- Sible remontar esas dimensiones a una die, a saber: la “medida en que las personas fen un grupo se aprecian simulcineamente en forma favorable 1 dimension, que yo ten siones distin en mi materi V. ANALISIS DIMENSIONAL Y CONSTRUCCIGN DE MODELOS Entre andlisis dimensional (definiciones) y construccién de modelos (hips tesis) existe igualmente una activa relaci6n reciproca. La parte més importante de esa combinacién debe ser discutida si nos ocupamos del valor informative de las tesis. Aqui quisiéramos sélo anotar que cada tesis supone por lo menos dos definiciones. Si decimos, por ejemplo: “cuanto mas fuerte es la solidaridad dde la familia en una sociedad, menos probabilidades existen de que el sistema Selsey Bey ny Pty, The Moser Recher, Maes York 1957, p22. 108 HANS 1, ZETTERBERG de estratficacién en ella esté construido sobre a eficiencia’™*, entonces supo- hemos que hemos definido independientemente entre si “solidaridad de la fa- milia” y “sistema de estratificacién construido sobre la eficienc ‘Nuestra cuestién jnicial, a la que deberfamos dirigit nuestra atencién, ha logrado ahora implicitamente una respuesta posible: nuestros conceptos debe- ran ser parte de tesis sociolégicas. Esta respuesta serfa mas stil si supiéramos ‘mas sobre nuestras tesis elementales, pero aun en el estado actual de nuestro conocimiento da pruebas de ser ttl. En forma ideal, cada definicién sociol6gica deberfa indicar que los socidlogos futuros necesitarin el factor definido en sus ‘explicaciones, aunque en el momento no exista ninguna tesis claramente formu Tada. Sin embargo, esto es sélo un criterio para la eleccién de definiciones socioldgicas. La sociologia es, en parte, similar a la geografia y a la geologia, tuna ciencia.descriptiva que representa a la sociedad; por esta razén necesi- tamos también alguna libertad en el empleo de categorfas descriptivas que no estén en ninguna relacién con las tesis conocidas hoy. a) Dos defectos de las tesis de “sentido comir La mayorfa de las tesis sociolégicas son formulaciones nuevas, precisas y ‘muy informativas, de ideas muy sencillas, como: “el pensamiento y el lenguaje de una persona son influidos por otras con quienes ella se encuentra”; “las gentes hacen la mayorfa de las veces lo que se les dice”; “nadie tiene el tiempo © la energia de hacer o de ver todo"; “la gente que tiene algo se aferra a lo gue tiene, y los que no tienen nada, procuran ascender”; “personas que estan en Ja misma situacién en la vida, piensan igualmente”, Despojadas de su len- guaje téenico, de su precisién y de su valor informativo, es éste el contenido corriente de los enunciados sociolégicos, que valen, pues, para ser precisados. El pensamiento corriente no logra a menudo la combinacién correcta de esas ideas sencillas. Tomemos un ejemplo. Sea dada la observacién de que la cons- titucién democritica y los predmbulos de la mayoria de las asociaciones volun- tarias son fachadas, detris de las cuales gobiernan oligarquias, Muy pocas veces sucede que los presidentes sean desalojados de sus funciones, muy pocas veces se encuentra oposicién organizada contra las medidas politicas y los programas de partido, Esto es vilido también, especialmente, para los sindicatos. Los fun- cionatios permanecen en su cargo hasta que se retiran con una pensién. Existe poea controversia sobre la politica de los sindicatos. Todos estin de acuerdo fn la exigencia de remuneraciones més altas para los miembros del sindicato. Las discusiones técnieas sobre la medida de lo que se puede exigir en las con- versaciones y los puntos que deben ser especialmente acentuados en el arreglo con el patrono se deja a los dirigentes. El sindicalista bien informado puede tener ocasionalmente Ia impresién de que sus dirigentes hablasen el Ienguaje del patrén, Pero en términos generales es tan leal frente a ellos que muy pocas veces interviene en la asamblea anual, cuando el programa se presenta y los dirigentes vuelven a ser elegides. El’ pensamiento general intenta culpar de TEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA soctovocta 109 esto a los partcipantes inmediatos; los dirigentes son tlamados “hambrientos de poder"; la asociacién se tilda como corrompida y sin “idealismo”. La teoria socioldgica puede mostrar, sin embargo, que los hechos anterior mente citados se deben explicar de otra manera a como se han indicado aqut, a saber: por medio de combinaciones nuevas de los pensamientos sencllos expresidos anteriormente. Sabemos por el teorema del sostenimiento de la po- sicidn (Sentido comin: “la gente que algo tiene se aferra a lo que tiene”) que, evidentemente, nadie esté dispuesto a abandonar una posicién alta (exceptuando due sea por una més alta. Puesto que los dirigentes tienen una posiiGn més alta que los miembros comunes, estin interesados en permanccer en sus fun- comes y no regresar entre los mortales comunes. Simulténesmente, el principio de las fronteras de Ia actuaciGn (Gentido comin: “nadie tiene el'tiempo y la energia de ver y hacer todo") enseia que los miembros se comportan en la asociacién en forma relativamente apitica frente a los sucesos; el trabajo y la vida familiar recaban Ia mayor parte de su energia, Ya que los miembros obtienen aproximadamente la misma clase y cantidad de remuneraciOn, el teo- ema sobre la formacién de las normas predice que posiblemente no'se des- arrollaré entre los miembros ninguna opinién de. oposieia (sentido. comin “personas con las mismas condiciones de vida piensan igual”), Con otras pa: lnbras, las disidencias oliticas dentro de la asociacién permanecerin en un rinimo. Todas estas cosas forman el supuesto para 1a permanencia de wna direccién apenas impugnada de carécter oigirquico. Los dirgentes que en esta forma permanecen largo tiempo en sus funciones,gestonan e interaccfonan con los dirigentes de otras instituciones, de acuerdo con diversos teoremas sobre la conformidad (sentido comin: “el pensar y el hablar de una persona son influidos por otras con quienes alterna"), més o menos asimilan lo que es aceptado por sus semejantes en el mundo del comercio, de la politic, ete. Con otras palabras, se distancian de los valores y de la vida de aquellos que los eligeron y comienzan a adaptarse a los grupos privilepiados que normal- mente atacan. Apenas se trata, pues, de “hambre de poder” 0 "efecto de idea lismo”; el proceso completo se puede predecir por una combinacién de tesis sociolégicas, cada una de las cuales es familiar para el sentido comin. Pero nétese que ese sentido comin no: conocia la combinacién correcta, Y esto es precisamente muy tipico: la teoria sociolégica se sirve de una combinacion sistemética de tesis, a Ia que no legaria probablemente el pensamiento de los profanos. ‘tra diferencia entre pensamiento profano y formacién sociolégica de la teo- ria se hace clara cuando se trata de la sociedad total o de las instituciones. EE sentido comin tiene difcultades para conceptuar grandes fas en sistemas cerrados ®, Por razén de esa incapacidad de conceptuar interelaciones macro- socilégicas surgen muchas paradojas. Si el sefior Pérez es ahorrador, posble- mente quiere aumentar algo su capital. Un intento general de todos los in- Sie home mes or Robe Moms sm a “Ta deo lie, ew ee se pel RSME NE Puke ates Salt eee IRN Ey ri nonin aout Nae Yipes” = asin, Sr of pl al Rh la Ca aha no HANS 1. ZETTERBERG dividuos de ahorrar en periodos de desocupacién puede disminuir el ingreso nacional. El trabajo duro puede hacer ascender al sefior Pérez y a su familin; ppero si cada uno trabaja esforzadamente para ascender, se podria producir una Euota total de ascenso estacionaria, Las tareas de la creencia religiosa pueden ro tener ninguna consecuencia para el sefior Pérez y su familia; pero las tareas de la ereencia pueden conllevar, bajo ciertas condiciones, consecuencias muy considerables para la sociedad total. La macrosociologla (como la macroecono- ‘mia aparece algunas veces como un pats de maravillas en el que algunas cosas, ¥y también el sentido comin, parecen andar de cabeza. En realidad, el sentido Comin comete frecuentemente el error de suponer que Io que vale para Ix parte, vale también para el todo, precisamente por esto®. Las tesis soviolégicas Comunes sobre las relaciones sociales son, en general, tesis microsociolégicas {que pueden estar completamente fuera de lugar macrosociol6gicamente. ara el teérico de In sociologla es aconsejable, pues, buscar formas proce dimentales que le permitan la combinacién correcta y la correcta reunién de tesis elementales en el tratamiento de relaciones entre caracteristicas social-to- tales ode las instituciones. b) Tipos de tesis Cada tesis formula una relacién entre una determinante (variable indepen diente) y una resultante (variable dependiente). En muchos enunciados tebricos de la socioogia Ia relacién entre determinante y resultante permanece bastante vvaga. Al lector sinicamente se le da una idea general de que dos variables estan en conexiGn entre s{: “la ética protestante juega un papel en el surgi- ‘miento del capitalismo”, “existe una relacién funcional entre neutralidad afec- tiva, por una parte, y una relacién efectiva entre los clientes y sus consejeros de profesién independiente, por otra parte”. En una exposicién mis estricta, tstaria indicado elaborar la forma especial de la relacién més exactamente. ‘Una relacién tal puede ser reversible (si X, entonces Y; si ¥, entonoes X) 0 irreversible (Gi X, entonces Y; pero si ¥, entonces X no). Las relaciones re- persibles no son extraiias en la sociologla. Una muy conocida es la de la ley ide George Homans sobre la interacci6n y el afecto: cuanto més frecuente sea la interaccién entre dos 0 més personas, es mayor su mutuo afecto, y recipro- ccamente: cuanto mayor es el afecto entre dos © més personas, més frecuentes son sus interacciones. En segundo lugar, una relacién puede ser determinista (si X, entonces siem- pre ¥) 0 estocdstica (si X, entonces muy probablemente Y). Las relaciones de- {erministas parecen existir muy poco en a sociologia. Un ejemplo posible se puede ver en la afirmacién de Simmel: ““En el caso de un aumento det niimero de miembros de un grupo, crece también la anonimidad de los actos en el grupo.” Por el contrario, las relaciones estocésticas estén muy difundidas, al- tanzando desde relaciones bien determinadas hasta relaciones muy indetermi- rnadas. Un ejemplo del iltimo caso: si una persona tiene la eleccién entre Ia onformidad con una norma y las tareas de una posicién alta, se decidiré pro- bablemente por mantener la posicién alta “Somme, Esonomis, 3, Nowe York ples 310, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA soctoLoGtA mm En terer lugar, ung reac puede ser sucesoe (61 X, entonces mds ta- de ¥) 0 coesisente (3 X,eatonces tambien Y). Como sjcnple Gl pint caso pucde valer In hiptesis de Lazartld sobre influencis contovetae 1 dh Tante una eampata lectoal Ios electors estén expuestos a Inuenis cones Gictovas por parte de sus gros primaros,probablemente se mantengen a dla de las eleciones aljados de las unas. Un ejemplo del segundo caso cuanto mayor sea la tendencin hacia In clan-exogamiay mds fuerte la nt sracin del Tnae. Aq nose dice nadn de ia antcaton 0 postrdad, (Andtese A marae gue le rlicons revels covets se denominan endo “funcionales. Sin embargo, en Ia socologa “funclonalsme! ene a ip cacién bastante especial, a la que nos referiremos posteriormente.) = En cuarto lugar, una relacién puede ser suite (6X. entonces Y, sin atencén a ninguna otra cosa) 0 condcionada (ol X,entonces ¥, peto slo i 2) Ta primera es poco comin en la sociologi; la altima, por lo tanta, es 1a red general. Los enunlados sobre infueacias interperoonalessuponea, por Ciempl agin contacto entre personas (rer. petceputlidad sos) Finalmente, una relacén puede sr neces (i X.entncen, sl onton ces, ¥) 0 susituble(sX, entonee Y; pero 82, entonces tabien Py Bl sora Hay ation gue I exten en Ingen etn conor mists fae un factor necesaro en proceso que preserva! alee Is Teno. Tucin civ, como sucedié en Francia y en otras partes de Butopa. Por 1p contrario, enunciados con determinants sstitubles son muy diundidos en 1a sociologia, como lo indica ya el tio frecuente dl concelo egulvlente fur tional En grupos laboraes que tribaan a desta eacontamon, or sheng Sue lis normas infoomales que prescriben une linitacign de la producriga ¥ Aguellas que prescriben mantener en sereto las remuneraions Tos inorncs ae produccién pueden ser equivalents, En realidad, las dow sonmas deol, huyen,probablements, las tensonesincrersonales que resitan ge a cone, racin de rendimientos que roducen envi Cade tess puede ser claicada, pues, de acuerdo a esta lista. La tei conocidn de Max Weber sobre in riaion dela eicaprtestante yo exp del eaptaismo estaba pens, poiblemente, como un enunciads sobre ana relacin irreversible, etocsica,coeistente,condonada 7 nessaria, Deaton tunadamente, lo’ da su parecer sabre la elcn entre Jterminante 9 sultante con tal exactitud. i Los cinco atibutos anteriores de una relsiin causal son bien conocidos en cada cena. Pero los scilogos se pueden preocuper por la determinacga de un ipo adcional de reacén, Este representa en o uaa combinsclon cape Ci de una rlacién aus reversible y Condcionada, pero es plicable en i Sociologia en una forma fan singular que merece un nombre epecal yuna alusén patel, Se trata ela telecon de itedopendenca, Suponiendo ques « Ay son pegs cambios en las variables 2 © y, exis tnt entonces una tlacin de interdependencia cuando son dada las sigentes condiciones complja Si x se cambla de Xa Xy y X=X.Ax,entonces(yséo entonces) se cambia uv de Ysa Yokdyr si y 80 cambia de Ysa Y, © Yo¥.tay. entonces (flo ntones) xe cambia de Xs a Xe, ete 2 HANS 1, ZETTERBERG De esta manera, pues, un cambio pequefio en una de las variables conduce, cn la relacién de interdependencia, a un cambio pequefio en una segunda varia- ble; pero el pequefio cambio en la segunda variable posibilita, entonces, otro ‘cambio en la primera, que por su parte influye de nuevo en la segunda, y este proceso continda hasta que ningiin otro cambio sea posible. Sin embargo, se ‘observa que un cambio notable inmediato en una variable no ocasiona ningiin ‘cambio grande en la otra variable. La tinica forma en que se cumple un gran cambio en Ia relacién de interdependencia es a través de una serie de pequefias rmodificaciones que se influyen simulténeamente entre sf. Es como si las dos variables flirteasen entre s{: una sefal casi imperceptible de la una anima a Ja otra a una sefial un poco més perceptible, 10 cual da a la otra, a su vez, nimo para una sefial més clara, etc. Una fuerte sefial al comienzo no tendria, sin embargo, ningtin efecto. E] mecanismo de la relacién de interdependencia fundamenta muchos pro- esos sociales. Asi, por ejemplo, las asociaciones voluntarias se desarrollan con Ja urbanizacién de una sociedad. La inmigraci6n a la ciudad crea en el antiguo poblador agricola ciertas tensiones que se disipan por medio de la participacién fn asociaciones voluntarias, y esta participacion lo hace nuevamente més habi- tante de la ciudad, lo que produce otras tensiones y nuevas participaciones en ‘asociaciones voluntarias, De esta manera las asociaciones voluntarias y la ur- Danizacién estén en una relacién de dar y tomar simulténea y fragmentaria- mente, relacién que nosotros designamos como de interdependencia. "AI lado de la forma de conexiéa entre determinante y resultante es nece- sario describir las tesis de acuerdo con: a) el grado de su comprobacién em- pirica; y b) su contenido informativo. Esto se debe procurar con el siguiente fesquema, cuya explicacion se da en el pardgrafo c): Pequeto contenido Alto contenido informative information atta ta Enuncados Hipstesis Hiétesis comprobaciin normals tesriest empirica Suficiente Resultado Ley Regularidad comprobacién particular empiriea empiric ‘Tesie comunes Tess tedricas. Tess. ©) Elevacién del contenido informative de las tesis 1a idea del contenido informativo juega wn papel importante en la cons- truceién de modelos. Las tesis que explican un mayor nimero de resultados particulares, reales 0 probables, tienen por esta razén un contenido més alto de informacién que las tesis que s6lo pueden explicar un némero pequefio de resultados particulares, Tales tesis son muy apreciadas en cada ciencia. Karl R. Popper (1955) ha dicho que “la ciencia no aspira, en primer lugar, a una probabilidad alta. Més bien pretende un alto valor de informacién, apoyado TTEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA 43 fen la experiencia. Pero una hipétesis puede ser muy probable porque tiene ‘muy poco o ningin contenido” *, Cuando nos preguntamos, pues, hasta dénde ppodemos aspirar a partir de un enunciado comin, Popper nos aconsefarfa pro- cceder primero por una hip6tesis te6rica y no hacer inmediatamente de la hipS- tesis un resultado, Empero, el resultado deberfa ser ley; tinicamente la ex- periencia por medio de ensayos y errores nos puede ensefar si llegamos mas ficilmente de enunciados comunes a leyes, pasando por hipétesis teéricas que por resultados particulares, Esto es més una cuestién de conveniencia y del trabajo que se va a emplear, que de la Idgica cientifica. Entre los investigadores sociales de la actualidad, tipicamente, George Lundberg parece inclinarse por la alternativa de “llegar a leyes pasando por los resultados”, y Talcott Parsons por Ia de “legar a leyes pasando por hipétesis tedricas” * No existe ninguna gufa sencilla para el sociélogo que quisiera resumir en una tesis tebrica (con un alto contenido de informacidn) una serie de deter- rminaciones empfricas. A menudo se comienza mejor con la més préxima, Ho- ‘mans se expresa sobre su propio trabajo cientifico de la siguiente manera : ay craters funeamentles de ia conducts socal son tan bien concidas, que avin Tera ‘una vida socal end famllarizada iatativamente com elas pero er’ oto Sendido mds importante mo son. bien conocidas; no se pesestan de fal! manera que permlten consir na teria clntfa, Prinipaimente, lar conexiones entre fos din. {os wpectos de In condita socal 0” elaboran caramente, Un hecho sun Tog Comin © no, segin su coneisn con otros hechos EI hecho de que ua manzana cag tra In Gora mis trivial del mundo basta que Newton mostso que. una manana 9 un planets obedecn las mismar layes de tovimiento, Queremcs inentar hacer de un Toga comin algo ne fami, meetréndolo en nuevas conexones”® Aqui la cuestién metodoldgica decisiva es 2cundo se pueden subsumir dos tesis distintas de pequefio contenido informativo (es decir, resultados particu- lares) en una y la misma tesis te6rica? Todo conocedor de Ia Iégica puede dar, naturalmente, respuestas correctas formalmente a esa pregunta, pero en la prictica 1a aplicacién de los principios no es siempre as{ de fécil. Supongamos que tenemos los tres resultados particulares 1, Toda estudiante del Bennington College que fue cleida por sus compaseras en los aos trenta para representar aa escuela en una reunién con tos “colleges”, estaba ‘mds infuids por los valores Hiberales de su “college” que fas otras estudlantes’ 2." Los trabajadores de un grupo de trabajo formado experimentalmente en 1950 en Minneapolis, que simpatizaban entre st (opin ellos crefan), accedieron més a Tat indi- caciones de’ sus compaferos para acelerar © disminulr el tiempo de trabajo, que los Tes 5 Las personas a quienes, en un experimento psiclégico-socil realizado en 1949 en. ‘Ann Arbor, se les comunics une el experimentador las habia excogido como un gTUupo ‘modelo, se flujeron entre s{ més que las ots que no conoctan st partiipacién en el Csperimento, al Inventar una historia sobre tres cuadros que ae les presentaron ® — a Ra Foren, Dares of Conformation, em tah Journal for The Phony of Scene, vol. 6 casi nue "2 Geige h. tomanens, Fondaione of Socolomy, Maeva York 199, 7 Pinons, The Secs! sete: 1t Thonfore ye Rewiown, Pcohty and Socal Chee, Nueva York 196 SS Rite ‘scucnt 9 ita, an Eaprinotat Buy’ of “CohcSeense and Producti, en singe eon at 0, pi a : "are Buc’ aflame ugh focal Commamistin, en Tourn of Abnormal end Soca! stolog el G98D, pas. 933 = ut ANS 1. ZETTERBERG De hecho, estos tres resultados particulares parecen ser disfmiles, y no es inmediatamente comprensible que sean tres casos particulares de Ia tesis ted. rica siguiente: cuanto més favorablemente sean valorados los miembros por su grupo, més abiertos resultan a las ingluencias de parte del grupo. En general tenemos la opinién de que vale la pena formular de nuevo re- sultados particulares con la ayuda de conceptos elementales 0 derivados de un orden inferior y luego compararlos entre sf{. Las vestiduras geogréficas y tem- porales caen, As{ formulado, aparecerén algunos enunciados en forma paralela © sinénima, pudiéndose subsumir en 1a misma tesis te6rica. En la induccién anterior, las frases “que fueron elegidas por sus compafieras”, “que simpati- zaban entre si”, “escogidos como grupo modelo”, fueron subsumidas todas en cl término “valoracién favorable de los miembros por el grupo. De igual ma- nera, las frases “mds influidas del colegio”, “accedieron més a las indicaciones de sus compafieros de trabajo” y “se influyeron entre sf més” fueron resumidas todas en el término “abiertos a las influencias". Los tres resultados particu- lares representan, pues, casos especiales de algin mayor contenido informativo CCuanto més favorablemente fueron valoradas ls estudiantes por otras, més abiertas resoltan a las influencias por parte de su grup (Cuanto més favorablemente se valoran entre af loe trabafadores de un grupo de tre bajo experimental, mis ablertosestin a las iniluencias por parte de su grupo. ‘Guanto mit favorables sean las valoraciones recibidas por las pereonas del ensayo en tun experimento psicoldgico-scial por parte del experimentador, mis abietas se. matic estan Jas iaflencias por parte de su grupo. El paso siguiente en el proceso de induccién es la subsuncién de los con- ceptos “college”, “grupo de trabajo” y “grupo experimental” en el término general “grupo social”. Los conceptos “estudiantes”, “personas” y “experimentador” se resumen en el término “micmbro de gru: po". El resultado es entonces: cuanto més favorablemente son valorados los miembros por su grupo, més abiertos resultan a influencias por parte del grupo. Con esto hemos obtenido de tres resultados particulares distintos una tesis te6rica, analizando los concepts contenidos en los enunciados particulares. ¥ éste es el punto en el que el andlisis dimensional es de utilidad méxima en la construccién de modelos. ) El onden de las tesis Aunque es posible disponer las tesis sencillamente en forma de una lista —como, por ejemplo, Bernard Berelson, Paul Lazarsfeld y William N. McPhee (1954) en un apéndice stil de su estudio sobre 1a conducta electoral" —, el te6rico se inclina més bien a elegir una forma de organizacién mis eficaz. (Queremos esbozar algunas de tales formas, que se emplean corrientemente hoy. ¢ ilustrarlas con los resultados de investigaciones concretas. 1. Combinacién de las determinantes. Aqui se combinan todos los facto- res que influyen en un fendmeno determinado. Un buen ejemplo se encuentra en el trabajo de Kingsley Davis y Judith Blake (1956), el cual contiene tesis TTHORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA us sobre los factores que determinan las cifras de fecundidad de una sociedad ® Los factores se dividen en tres categorias principales: a) aquellos que influyen en el trifico sexual; 6) aquellos que influyen en Ia concepcién, y c) aquellos {que influyen efectivamente en el parto. Cada categoria se subdivide més, para pposibilitar Ia formulacién de tesis especificas. La primera categoria contiene, por ejemplo, una serie de tesis como: CCusato mayor sea Ia edad normal de coatraer matvimonio(6 de constituir cualquiera 4e Ine otras comunidades de vide sexual), menor Ts fecundidd. Gaanto mayor sea la. proporcién de fas mujeres que vien en soltefa permanente, menor Is fecundidad ‘Guanto mayor sea el tiempo sin casnrse después de unoviudez) o entre dos matri- ‘moaios (divorce), menor Ia fecundidad. En esta forma los autores desarrollaron més de wa docena de tesis, cam- biando las determinaciones (variables independientes) pero mantenienda siem- pre la misma resultante (variable dependiente): 1a fedlidad. 2. Combinacién de las resultantes. Aqui pertsecen todos los casos en Jos que la determinante es una y Ia misma, pero lasariables dependientes son distintas, Sieva como ilustracién el contenido de uw trabajo de Morris Jano- witz (1956) sobre las consecuencias de In movilild® EI autor ordena sus tesis en dos categorias: a) aquellas que se ocupt de las consecuencias en grupos primarios, y ) aquellas que se ocupan dels consecuencias en grupos secundarios. Ejemplo: ‘Goanto mayor sea la moviidad social de una famé menor Ia estabiidad. Guanto mayor sea la rovlidad socal de wna person,nds fuertet son sus prejuicios enigosy racials. ‘El ascenso socal condiciona wn comportamlente poltd, el tipico de In nueva clase (onsale. TI detcenso socal condiciona un comportamiento pdto, el tipico para It cla tigua (mds at. Janowitz puede mostrar que todas las tesis se movilidad y grupos pri- marios se pueden resumir en una sinica tesis te6i, que tiene un contenido informative mayor y que fue formulada por primevez por Emile Durkheim: “Una fuerte movilidad social conduce a un rompiento més fuerte de las relaciones primarias.” Sin embargo, esa tesis te6riao puede abarcar las con. clusiones sobre las consecuencias de la movilidad erupos secundarios, 3. Matrices. Una forma compleja de presenten de tesis es la ma ‘Aqui se da un mimero determinado de factores, 5 das las relaciones entre cellos se especifican. Un ejemplo se encuentra en la pita parte del The Hu Group de George Homans, Tres variables son dae “actividad”, “nterace cién” y “sentimiento, Todas son consideradas tante mo determinantes que ‘como resultantes, Asi se obtiene la siguiente matriz: espe Btn a Shar Grane ak 530 ee a of the Third Word Conger of Socloay (930, vol 3, pags. 191-20) + Sa Trommcions 16 HANS 1, ZETTERBERG Variables independientes Actividad (a) Interacei6o (Movimiento ‘emocionat (3) Variables Actividad (@) = He a Alependientes Itericién () i = He Sentiniento () Ha Ha = En distintas partes de su libro, Homans puede separar las seis relaciones Posibles entre esas variables. Son tres tesis reversibles Muy Hos “Cuando aumesta Ia frecuencia de Ia interaccién entce dos o més personas, fambida aumesta Ia fuerza de su afecto (sentimiento) simutténeo, 9 vice, vets” (pig. 112, Hu y Ho: "Cuando el esquema de las actividades eambi eral, el esquema de ia interacein, y vieversa” (pig. 102) s= modifica también, en ge- Mo ¥ Ha: “Un "motivo (entimiento) da lugar’ a una actividsd., pero cuando se mo Aiea uno de los términos de la relacén, of ott intuido: por esto” (pk. sina 99). Cuando se leon las filas horizontalmente se obtiene, naturalmente, una serie de resultantes, por ejemplo: “cuando Ia interaccién es fuerte, Ia actividad es fuerte". “Cuando es fuerte la interacci6n, el afecto simulténeo es fuerte.” Si leemos, por lo contrario, una columna de arriba hacia abajo, tenemos una serie e determinantes: “si la actividad es fuerte, la interaccién también lo es” “Cuando Ia simpatia es fuerte, In interaccién también Io es.” 4. Exposicién axiomética por medio de manipulacién de definiciones. Las matrices y las otras combinaciones destacan cada tesis relevante. Un te6rico exigente querria, sin embargo, reducir el niimero de tesis tanto como sea po. sible. Querrfa investigar si sus tesis no podrfan ser subsumidas en un nlimero mds pequefio de mayor contenido informativa. Podrfa efectuarse una reduccion, por medio de Ia manipulacién o de las definiciones o de las tesis. Normalmente se hacen las dos cosas simultineamente. Para ser més instructivos, nos ocu. Paremos, sin embargo, de las dos por separedo. Se puede construir un corto ejemplo de la reduccién de definiciones con bbase en el fundamento de una discusién sobre agregados sociales de Arnold Rose (1954), Se da una serie de tesis sobre la emocionalidad y la fluctuactn de los miembros en agregados sociales : 1. Los grupos vienen menos flctuacién que wn piblico 2. Las masas tienen menor fivctuacion. que una "muchedumbre, 3. Un pblico manifests menos emocionaldad que una muchedambre, 4. Los grupos manifestan menos emocionalided que las masas CComenzamos la reducdién de esas cuatro proposicones con un andlisis d- mensional de Tos concepts principales: © Los rapes son seetdosscises gue Inteaccioan cae marco de prescrip: clones de rls a termiadasY Gur fetes un dcr coms os eke eee asociacién voluntaris) ze. Gem G.Momas yan 0; Ard. et Solo, Nene ak he 9 TTEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA 7 as masah Canes") som atregads sociales que Intercconan sepia peescrip ° Gonen rir no dtrmina, slo sn eens on iets a Sjompi,radlosscchan ©) Un tice es un sgretido social que inteacions en el marco de ciertas pres vineones de rele, peo sn en lider comin (po eeplo, un pableo compra) 4, Muchedambres Ceronds) son atretadon sos Que inteacionan set To: ies delerminados 7 que m0 tne im fer com (por enna, un tale Se ne) Llevado a un esquema, resulta Agrezado social Lider comin Roles especiicadon Grupo + + Masa z = Paleo = + ‘Muchedumbre = . Si comparamos este resultado con nuestras tesis originales, encontramos que Jos agregados con un lider comin (grupo y masa) tienen una fluctuacién més pequefia, y que los agregados con interacciones en el marco de roles especifi- ‘cados manifiestan menor emocionalidad. Para llegar a nuestras cuatro tesis of inales necesitamos, pues, dos tesis tedricas : 1, Si-un agregado social tiene un lider comin, la luctuacién de miembros es pequefa, 2. Si un agregado social interacciona en el marco de roles especificados, el grado de emocionalidad es pequeio, Estos dos enunciados de alto contenido informativo los denominaremos te- sis comprensivas. Las cuatro tesis originales se obtienen por medio de la unién de nuestras definiciones con las tesis comprensivas; s6lo son casos especiales de dichas tess, 5. Representacién axiomética por medio de manipulacién de tesis. En el ejemplo anterior obtuvimos una revisién combinando tesis y definiciones. Igual- mente es posible una reduccién combinando tesis con otras tesis. De la lista original de tesis (combinaciones © matrices) se selecciona un niéimero determi- nado como postulados. Estos se eligen de tal manera que todas las otras tesis, los teoremas, puedan ser deducidas de tales postulados y que ningiin postulado pueda ser deducido de otros postulados. Comtinmente se procura emplear tan ppocos postulados como sea posible, Sean dados Ios siguientes postulados 1. Si el ingreso nacional asciende, se reducen las diferencias de clase 2 Cuando el ingreso nacional asciende, aumenta el consenso en elacién a los va- lores esl, 3. Cuando el ingreso nacional asclende, aumenta Ia movlidad social 4 Cuando tas diferencias de clase dsminuyen, sumenta el consenso en relacén a Jos valores Ideales, 5. Coando las diferencias de clase se reducen, aumenta la movi 6 Cuando el consenso en velaeién a los valores desles aumenta, lided soci, lad social Como postulados seleccionaremos tres tesis de esa lista, a saber: 1, 4 y 6. us HANS 1. ZETTERBERG 1. Cuando el ingreso nacional asiende, las diferencias de clase disminuyen. HL. Cuando las diferencias de clase dlsminuyen, aumenta el consenso en relaciin a Jos valores ideale ML, Cuando el consenco en reltcién 2 Jos valores Idesles aumenta, aumenta 12 mo- vilidad coc Las tesis 2, 3 y 5 se convierten en teoremas. La tesis 2 la podemos deducit por medio de la combinacién de I y 11; la tesis 3, por combinacién de I, II y II, y la tesis 5, por combinacién de II y III. Los tres postulados contienen, ues, la lista total de las tesis ©) La formacién de tesis Pocas veces ocurre que una serie original de tesis sea tan completa que por medio de la axiomatizacién sinicamente se ordene, Cuando consideramos ‘nuestro fragmento tedrico anterior sobre agregados sociales, deducimos que la tesis 2 no era conocida antes de la axiomatizacién. La determinacién de que “lag masas tienen una fluctuacién menor que las muchedumbres” es una nueva hipétesis que se manifiesta a nuestro pensamiento por primera vez aqui. Co- rrespondientemente, vale para nuestro segundo fragmento te6rico, en donde se nos hizo consciente el significado de la tesis 2 s6lo después de su deduccién de los postulados I y II. Ya que conocemos, por la economfa nacional y por la experiencia con programas econémicos de ayuda, eémo podemos aumentar el ingreso nacional, podemos confiar un poco en que (a la larga) la ayuda eco- rnémica a los paises subdesarrollados conduciré a un mayor consenso en rela- cién a los valores ideales y, con esto, a menores tensiones politicas entre ricos ¥ pobres. Pero se observarla que los sentimientos subjetivos de clase pueden ‘set més intensos cuanto mas pequefias las diferencias objetivas de clase. El intento de axiomatizar una serie de tesis permite, cominmente, surgit algunas tesis que no existian entre las originales. Algunas de estas tesis adi- ceionales pueden ser nuevas, otras pueden ser, en st, bien conocidas, pero no fen su conexin con las otras tesis, Las axiomatizaciones nos hacen este servicio, puesto que hacen conocidas todas las ideas que estin contenidas en forma no rmanifiesta en las tesis dadas. 1) Lenguaje natural y lenguaje artificial en tos modelos Las tesis pueden ser formuladas tanto en un lenguaje natural como en un lenguaje creado artificialmente (como matemticas o Iégica simbélica). Algunos socidlogos modernos hubieran preferido, quizé, un modelo matemitico a nuestra teorfa axiomética, Sin embargo, en este tiempo todos (0 pricticamente todos) los modelos titles de as tesis’sociolégicas son accesibles en lenguaje natural (esto no es vélido para los modelos que sirven para mediciones). Se han em- prendido varias “traducciones” en Ienguaie artificial, Dos buenos modelos han sido formulados en idioma tanto inglés como matemético™. Por lo menos exis- pce aU Coit rata nes BB ps Wa ae "TEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SOCIOLOGIA ng te uno, tanto en inglés como en l6gica simb6lica®. Pero hasta ahora las tra ducciones s6lo son de interés pedagégico. En general, las traducciones a f6rmu- Jas mateméticas son més prometedoras que las de la légica simbélica. Las ‘ilimas se pueden dejar completamente de lado™, No existe ninguna duda de que las mateméticas confieren a la construccién de modelos una precisién mayor. Sin embargo, el grado de precisin requerido para un modelo debe ser determinado, de una parte, por la calidad del ma- terial a comprobar y, de otra, por la posible utilidad préctica del modelo. La precisién por sf misma es una virtud dudosa y aburrida. Transcurrird, sin em- bargo, algin tiempo hasta que hayamos reunido suficiente experiencia para apre- ciar las ventajas y desventajas de la formulacién de nuestros modelos en len- guajes artificiales. VI. ENVUICIAMIENTO DE LAS INVESTIGACIONES EXPLICATIVAS. (vmrFicants) La construcciéa de modelos, como actividad te6rica, tiene su momento co- rrespondiente en las investigaciones explicativas dentro de la praxis de la in- vestigacién, No queremos hacer aquf una exposicién de la disposicién y reali- zacién de las investigaciones explicativas, sino ocuparnos de algunos de los pasos con cuya ayuda se enjuicia el valor de los resultados de tales investi- sgaciones®, Para el te6rico este enjuiciamiento critico es indispensable. Las investigaciones contienen todos los grados de las descriptivas y algunos wales. El siguiente diagrama muestra las similitudes y diferencias * adi sumer una mend de iigice embalee y engie comin Gigs 9850. Tonnies ee ‘ovo andRotcson x Grenpe,Tacoino Wake epee pee ls ceredueen dena veaeha en It {cde Compurcda cles eteon Peomscen wit ‘cispvsond) ce einbales sina 5855) Tames Conan ey Exar Unidor ye. Gert Kansuow en Set "Pun eis grolems née, por jlo, Stare F Cumm, Experimental Delt tm Sociol! ech ee rend Nae Ya 15.7. Hebe ean Swe Daten ont Am, lee ‘2 "Uns expoisiin muy hora de In deena om 1 moos estado tat como on smeaon x inuipacenes session ye veins, er Ia de Heman Wot Coun! Irene from Ob ‘Sraton Dur Avot of ade Dad Meo, Journal of the Royal Stata! Soy ol 119 (955, paw 3850 120 HANS L. ZETTERBERG Investigacion descriptiva Investigacin verfcante Definiign Definicién | _Hipétesis_[ Detinicion ‘sominal ‘nominal nominal ‘Ala Beta 1 Valder La Vatider 1b Valides cscripcion Prescripeiin | _Disposicién | Presripeia operaciones ‘operacionsl |g Ensayo] operactonal “4 Tendencla del shaterial 5 Contr 2 Garanta 2a Gata 26/ Garant Mucstra Woes Gsampte) Gampte) 3) Repent ! Totalidad Totalidad 3 Representa La diferencia mas importante consiste en el hecho de que, en lugar de una relacién entre una definicién y una prescripcién operacional, tenemos ahora tuna relacién entre una resis (compuesta de dos definiciones) y una hipétesis de trabajo 0 disposicién de test (consistente en dos prescripciones aperacionales). Tanto la tesis como la disposicin de test se evalian de acuerdo con criterios que no encuentran ninguna aplicacién en los estudios descriptivas. En las otras cuestiones utilizamos, en cambio, los mismos criterios: valide:, garantia (pre- cisién, objetividad) y representabilidad. La éltima es, en la mayoria de las in- vestigaciones de verificacién, de un interés limitado; de una tesis tedrica se puede esperar normalmente que valga en el mismo grado en muestras desfigu- radas que en muestras representativas, Queremos ilustrar esto brevemente con el siguiente ejemplo. La hipétesis examinar es: “cuanto més de acuerdo a las normas de la organizacién formal se comporte un miembro, mayor es la probabilidad de ser promovido”. Deno- ‘minaremos esta hipétesis “‘conformidad-promocién". Datos relevantes para el examen de esta tesis se encuentran en The American Soldier ®, EL procedimiento operacional para medir la conformidad con las normas del ejército consiste en seis preguntas, como, por ejemplo: ¢Hablando en for- ‘ma completamente general, qué gravedad conceden al hecho de abandonar las tropas sin permiso? La respuesta de los conformistas era ‘muy grave", en tanto que todas las otras respuestas fueron clasificadas como no conformistas as respuestas conformistas a todas las seis preguntas se trasladaron a una Samah Srocmren oro, The Americ Solder, rincton 19, vol 1 pis 258265. TTEORIA, INVESTIGACION Y PRACTICA EN LA SocioLOGtA rk cuasiescala de Guttman con un coeficiente de reproductibilidad de 0,82. En ge- ‘eral, este procedimiento operacional para medir la conformidad con las nor. ‘mas del ejército parece ser vilido y de bastante garantfa. La encuesta se efec- tu6, en noviembre de 1943, entre soldados rasos. De acuerdo a su puntuacién en Ia escala, los soldados fueron clasificados como conformistas estrictos (puntuacién 5-6), conformistas medios (puntua- cidn 3-4) y conformistas débiles (puntuacién 0-2). Con objeto de averiguar la in, se examinaron los documentos disponibles, para determinar cudl de es0s soldados habfa sido promovido hasta marzo de 1944 a suboficial. La validez y garantia de este sencillo procedimiento operacional no ofrece casi duda, La muestra estaba formada por 364 hombres de la divisién de infanteria ‘que fue reclutada durante el verano de 1943. Examinaremos ahora si los datos estén en la direccién prevista por la hipé- tess, Prediceisn segin "a hipsters ‘Conformidad con las normas del eiército " promocién ” _Promecidn en % Conformistas estrictes (N=68) Als ar CConformistae medios (N=138) ‘Mediana Ps CConformista debiles (N=112) Pequeta v Vemos, pues, en realidad que la tendencia en los datos coi desarrollo predicho por la tesis. EI hecho de que los datos y 1a hipétesis se manifiesten en la misma direc- cién es alentador. Sin embargo, para proceder en forma mds segura seria con- veniente determinar no solamente que existe ese paralelismo, sino también en qué medida existe. En nuestro caso las diferencias parecen ser pequefias, espe- ialmente entre los conformistas estrictos y los medios. Sin embargo, nuestra hipstesis no es suficientemente precisa para un examen estricto de la “calidad dde la concordancia"; los modelos sociolégicos pocas veces hacen predicciones detalladas sobre el valor absoluto de una medida operativa; en la mayoria de los casos, tnicamente efecttéan predicciones globales. En nuestro caso sélo po- demos determinar cuntas veces se podrian considerar las diferencias de mag- nitud descubiertas, como oscilaciones casuales. En un test x! resulta X°=5916, lo que corresponde a la probabilidad 0,05