Además de él, han muerto cinco aspirantes en Tamaulipas, Chihuahua, Sinaloa y Zacatecas

Torre Cantú, la víctima más visible de una escalada de ataques a candidatos
Familiares y colaboradores de contendientes son blanco de amenazas, homicidios y secuestros Xóchitl Gálvez asegura que un trabajador de una de sus primas fue levantado e interrogado

El aspirante del PRI al gobierno de Oaxaca, Eviel Pérez Magaña, guardó un minuto de silencio durante un mitin, en memoria de su correligionario Rodolfo Torre Cantú, acribillado ayer en TamaulipasFoto La Jornada José Mario Guajardo Varela, ex precandidato del PAN a la presidencia municipal de Valle Hermoso, Tamaulipas, asesinado la mañana del jueves 13 de mayo junto con su hijo Luis Mario Guajardo Adame y uno de sus trabajadores. Lo acompaña Adriana Contreras, candidata a diputada local, quien luego del homicidio declinó participar en el proceso electoraFoto Julia A. Le Duc De los corresponsales Periódico La Jornada Martes 29 de junio de 2010, p. 32 El proceso electoral del próximo domingo 4 de julio, que movilizará a millones de electores en 14 estados del país (en 12 se renovarán no sólo congresos locales y alcaldías, sino también la gubernatura) ha sido trastocado por la violencia, que todos los días deja decenas de muertos. Ayer fue asesinado Rodolfo Torre Cantú, aspirante de los Partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal) a la gubernatura de Tamaulipas; sin embargo, no es el primer aspirante a un puesto de elección popular masacrado durante el actual proceso. Asimismo, en más de un municipio de esa entidad los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) no registraron candidatos porque sus aspirantes fueron amenazados y desistieron. El pasado 13 de marzo, también en Tamaulipas, fueron asesinados el contendiente del PAN a la alcaldía de Valle Hermoso, Mario Guajardo Varela; su hijo Luis Mario, de 21 años, y un ayudante de ambos, identificado como Fernando Treviño. Los cuerpos de los tres fueron

encontrados en las instalaciones de la empresa Agroindustrias Guajardo, propiedad del candidato. Otros aspirantes han tenido mejor suerte, como los candidatos del PAN a la alcaldía y a la diputación local de Ciudad Madero, Pedro Covarrubias y Alma Guevara, respectivamente, quienes quedaron en medio de una balacera de bandas rivales el 3 de junio y salieron con vida. El propio candidato panista a la gubernatura, José Julián Sacramento, estuvo en un fuego cruzado el 11 de marzo en Reynosa, mientras repartía propaganda. El PRD no postuló candidatos en seis municipios, entre ellos los tres donde Acción Nacional tampoco lo hizo: Guerrero, Mier y Camargo, según datos del Instituto Electoral de Tamaulipas (IEE). En Chihuahua persiste el mismo problema. El líder nacional del PRD, Jesús Ortega Martínez, dijo a principios de mayo que su partido se abstendría de hacer varias postulaciones en esa entidad, y así ocurrió en 17 de 67 municipios. El PAN dejó de cubrir siete. En la misma entidad los alcaldes de Guadalupe y Calvo y Guadalupe Distrito Bravo, los priístas Ramón Mendívil Sotelo y Manuel Lara Rodríguez, fueron asesinados el 17 de febrero y el 19 de junio pasados, durante la precampaña y la actual campaña, respectivamente. El 14 de junio en Sinaloa, Enrique Mendívil Flores, abogado, líder ganadero y candidato a regidor de Culiacán por la alianza Para Ayudar a la Gente –que integran PRI, PVEM y Panal–, fue ultimado por un comando que utilizó municiones especiales para penetrar el blindaje de su camioneta. Días antes, el 4 de junio, también perdió la vida una hermana del ex diputado local y candidato a la alcaldía de Navolato por la misma coalición, Evelio Plata Inzunza. Se llamaba Rosalinda y atendía una tienda en la comunidad de Bachimeto cuando irrumpieron dos sujetos y le dispararon. El 28 de abril en Santiago Papasquiaro, Durango, Yolanda Sifuentes, candidata a la alcaldía por la coalición Durango nos Une –integrada por PAN, PRD y Convergencia– se retiró de la contienda tras recibir amenazas de muerte contra ella y su hijo. El priísta Ever Mejorado compite por el mismo cargo. Su tío Javier Mejorado Meraz murió baleado casi un mes después, el 24 de mayo. En Veracruz, el 19 de abril fueron levantados –y continúan desaparecidos– Evaristo Ortega y Francisco Mota, precandidatos del PAN a la alcaldía de Colipa, junto con su correligionario Andrés Anglada, que buscaba la presidencia municipal de Nautla, y el 5 de junio murieron baleados Jorge Luis Herrera y Angélica Fernández, padres de Luis Herrera Fernández, candidato del mismo partido a la alcaldía de Las Minas.

El 21 de abril en Zacatecas fue acribillado Jesús Meza Ramírez, de 34 años y coordinador de campaña de Pedro Haro, candidato del PRI a la diputación local del distrito 8 en el municipio de Fresnillo; mientras, Joel Arteaga Vázquez, candidato a regidor y síndico del mismo partido en el municipio de Calera, fue asesinado el 20 de mayo. Ayer, en Pachuca, Hidalgo, Xóchitl Gálvez, candidata de la coalición Hidalgo nos Une, integrada por PAN, PRD y Convergencia, dijo que un trabajador de sus primas fue levantado por sujetos armados y encapuchados que se lo llevaron, lo pasearon y le hicieron preguntas sobre ella y su familia, para luego ir a su casa en Tepatepec y echarle las luces del auto que conducían. Saúl Maldonado, Javier Valdez Cárdenas, Alfredo Valadez, Rodríguez Andrés Timoteo Morales, Miroslava Breach y Carlos Camacho

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful