You are on page 1of 272

Gentileza de

www.cenaculum.org
Los salmos y cánticos de la

L
LLi
iit
ttu
uur
rrg
ggi
iia
aa d
dde
ee l
lla
aas
ssV
VVí
íís
ssp
ppe
eer
rra
aas
ss
comentados por

S
SS.
..S
SS.
.. J
JJu
uua
aan
nn P
PPa
aab
bbl
llo
oo I
III
II
y
yy
S
SS.
..S
SS.
.. B
BBe
een
nne

eed
ddi
iic
cct
tto
oo X
XXV
VVI
II
d
ddu
uur
rra
aan
nnt
tte
ee l
lla
aas
ss A
AAu
uud
ddi
iie
een
nnc
cci
iia
aas
ss G
GGe
een
nne
eer
rra
aal
lle
ees
ss d
dde
ee l
llo
oos
ss d
ddí
íía
aas
ss m
mmi
iié
éér
rrc
cco
ool
lle
ees
ss
e
een

nnt
ttr
rre
ee e
eel
ll
8
88 d
dde
ee O
OOc
cct
ttu
uub
bbr
rre
ee d
dde
ee 2
220
000
003
33y
yy e
eel
ll1
115
55 d
dde
ee F
FFe
eeb
bbr
rre
eer
rro
oo d
dde
ee 2
220
000
006
66
(
((s
sse
ee i
iin
nnc
ccl
llu
uuy
yye
een
nn d
ddo
oos
ss c

cca
aat
tte
eeq
qqu
uue
ees
ssi
iis
ss i
iin
nnt
ttr
rro
ood
ddu
uuc
cct
tto
oor
rri
iia
aas
ss a
aa l
lla
aa L
LLi
iit
ttu
uur
rrg
ggi
iia
aa d
dde
ee l
lla
aas
ss H
HHo
oor
rra
aas
ss)
))

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
I
IIN
NNT
TTR
RRO
OOD
DDU
UUC
CCC
CCI
IIÓ
ÓÓN
NN A
AA L
LLA
AA
L
LLI
IIT
TTU
UUR
RRG
GGI
IIA
AA D
DDE
EE L
LLA
AAS
SS H
HHO
OOR
RRA
AAS
SS
JUAN PABLO II
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 28 de marzo de 2001

Los salmos en la tradición de la Iglesia.
1. En la carta apostólica Novo millennio ineunte expresé el deseo de que la Iglesia
se distinga cada vez
más en el "arte de la oración", aprendiéndolo siempre de nuevo de los labios mismos de
l divino
Maestro (cf. n. 32). Ese compromiso ha de vivirse sobre todo en la liturgia, fue
nte y cumbre de la vida
eclesial. En esta línea es importante prestar mayor atención pastoral a la promoción d
e la Liturgia de las
Horas, como oración de todo el pueblo de Dios (cf. ib., 34). En efecto, aunque los
sacerdotes y los
religiosos tienen un mandato preciso de celebrarla, también a los laicos se les re
comienda
encarecidamente. Esta fue la intención de mi venerado predecesor Pablo VI al publi

los con textos en que surgieron. Página 2 de 146 . Para ello nos serviremos de los resultados de la exégesis. que a veces desembocan en rabia e imprecación. sigue siendo una oración que su pone una adecuada formación catequística y bíblica. Nuestra lectura buscará sobre todo destacar el significado religioso de los salmos . deseando que "el pueblo de Dios acoja con renovado afecto" (cf. mostrando cómo. ternura. Es un dato esperanzador que muchos laicos. También sería sugestiva una lectura que pusiera de relieve su carácter poético. E n los salmos el ser humano se descubre plenamente a sí mismo. pero también intenso sufrimi ento. hace poco más de treinta años. que en o casiones alcanza niveles altísimos de intuición lírica y de expresión simbólica. sus autores. pueden ser usados en la oración de los discípulos de Cristo. AAS 63 [1971] 53 2) los salmos y los cánticos. la constitución Laudis canticum. entusiasmo. para poderla gustar a fondo. y sobre todo escucharemos lo que nos dicen los Padres d e la Iglesia.car. su formación. gratitud. Con esta finalidad comenzamos hoy una serie de catequesis sobre los salmos y los cánticos propuestos en la oración matutina de las Laudes. amor. 2. estructura fundamental de la Liturgia de las Horas. tanto en las parroquias como en las a grupaciones eclesiales. No menos interesan te sería recorrer los salmos considerando los diversos sentimientos del alma humana que m anifiestan: alegría. acción de gracias. Podríamos introducirnos en la comprensión de los salmos por diversos caminos. solicitud de ayuda y de justicia. per o a la vez veremos lo que nos enseña la Tradición. recriminación. en la que establecía el modelo vigen te de esta oración. El primero consistiría en presentar su estructura literaria. De este modo. Con todo. aun habiendo sido escritos hace muchos siglos por creyentes judíos. hayan aprendido a valorarla. deseo estimular y ayudar a tod os a orar con las mismas palabras utilizadas por Jesús y presentes desde hace milenios en la oración d e Israel y en la de la Iglesia.

desde los primeros siglos. 44). atentando contra la fe en la divinidad de Cristo. la conciencia cristiana h a recordado y comprendido que es imposible dirigirse al Padre que está en los cielos sin una autén tica comunión de . para el cristiano. De este modo se comprende que los s almos hayan sido tomados. que pronto se hizo universal entre los bautizados. la oración del Señor por antonomasia. de la oración de los salmos. supieron dis cernir y señalar que Cristo mismo. es interesante una est upenda carta que san Atanasio escribió a Marcelino. Frente a los herejes que atraían hacia sí a la gente también con cantos y plegarias que respondían muy bien a los sentimientos reli giosos. fue gran mérito de los monjes e l que se mantuviera en alto la antorcha del Salterio. los santos Padres. 4. Así. el gran Padre de la Iglesia se dedicó con todas sus fuerzas a enseñar el Salterio transmitid o por la Escritura (cf. 5. o incluso que es Cristo mismo quien habla. Benedicto XVI 3. Si en algunos períodos históricos prevaleció una tendencia a preferir otras plegarias. cuando el Salterio se había convertido en el libro por excelencia de la oración eclesial. Al decir e sto. 12 ss). en realidad se remontaba a la m ejor tradición de los primeros siglos cristianos.llegó a soste ner que los salmos son el único camino para hacer una oración realmente profunda: "Una via in ps almis" (Passio sanctorum Benedicti et Johannes ac sociorum eorumdem: MPH VI. al "Padre nuestro". parti cularmente puesta de relieve por el canto coral de los salmos. se añadió la praxis. a primera vista exagerada. en la plenitud de su misterio. la posibilidad de leer el Salterio a la luz de todo e l misterio de Cristo. fundador de la Camál dula. san Romualdo. formado por Cristo cabeza y por sus miembros. en la primera mitad del siglo IV. es la gran "clave" de lectura de lo s salmos. Uno de ellos. mientras la h erejía arriana dominaba. PG 27. Jesús resucitado s e aplicó a sí mismo los salmos. Precisamente desde esta perspectiva se descubre también la dimensión eclesial. -como afirma su biógrafo Bruno de Querfurt. Juan Pablo II y S. en el Cris to total. no pensaban solamente en la persona individual de Jesús.S. Con esta afirmación. Estaban plenamente convencidos de que en los salmos se habla de Cristo. Esta fue la opción decisiva frente a las tendencias heréticas que co ntinuamente se cernían sobre la unidad de fe y de comunión. 427). en los Profetas y en los Salmos acerca de mí" (Lc 24. con profunda penetración espiritual.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. En efecto. Los Padres añade n que en los salmos se habla de Cristo. como oración del pueblo de Dios. 1893. Así nace. cuando dijo a los discípulos: "Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito en la Ley de Moisés. sino en el Christus totus. A este respecto. También gracias a la oración comunitaria de los salmos. en el alba del segundo milenio cristiano.S.

y e n él seguirá inspirándose la Iglesia en el nuevo milenio. el libro del Salterio ha de ser la fuente ideal de la oración cristiana. En cualquier caso. es decir. Página 3 de 146 . y estas no sólo continuarán caracterizando la orac ión personal. por ejemplo con himnos y troparios. aprendieron a orar cantando las mag nalia Dei.vida con los hermanos y hermanas que están en la tierra. no excluye ciertamente expresiones más libres. como en la historia de Israel y de la Iglesia. sino también enriqueciendo la misma oración litúrgica. al insertarse vitalmente en la tradición orante de los judíos. los cristianos . Sin embargo. esta forma de oración. tomada de la Escritura. No sólo eso. las maravillas realizadas por Dios tanto en la creación del mundo y de la humanida d.

sobre todo recitando el Oficio divino. dardo. esta función sacerdotal se prolonga a través de su Igl esia. 10: CPL 512. Ga 4. Señor. Padre!" (Rm 8.para indicar expresiones salmódicas brevísimas que podían ser "lanzadas". escritor que vi vió entre los siglos IV y V. complet amos hoy la reflexión introductoria que iniciamos en la anterior catequesis. sino también de otros modos. oración de la Iglesia. ven en mi auxilio. En efecto. 1. Juan Pablo II y S. Más que orar con sus propias palabras. pues les bastaba la convicción de que eran. asociando a sí a la Iglesia su esposa. por ejemplo contra las tentaciones. Esa misma convicción se manifiesta en la util ización característica de los salmos que se llamó "oración jaculatoria" -de la palabra latina iaculum. Conlationes 10. 298 ss). el concilio Vaticano II enseña: "El sumo sa cerdote de la nueva y eterna Alianza. Y lo hacemos toma ndo como punto de partida un aspecto muy arraigado en la tradición espiritual: al cantar los salmos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Los antiguos monjes estaban tan seguros de esta verdad..) une a sí toda la comunidad humana y la asocia a l canto de este divino himno de alabanza. con los cuales el Espírit u del Señor impulsa a los creyentes a unirse a la invocación característica de Jesús: "¡Abbá. Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 4 de abril de 2001 La Liturgia de las Horas. 26). casi como flechas incendiarias. es decir. Además de la presencia del Espíritu Santo. Estaban convencidos de que por su fe los versículos de los salmos les propo rcionaban una "energía" particular del Espíritu Santo. Antes de comenzar el comentario de los salmos y cánticos de las Laudes. que no se preocupaban de cantar los salmos en su lengua materna.S. se hace eco de los "gemidos inenarrables" de los que habla san Pablo (cf. el cristiano experimenta una especie de sintonía entre el Espíritu presente en las Escrituras y e l Espíritu que habita en él por la gracia bautismal. 15. Rm 8.. 2. alaba al Señor sin interrupción e intercede por la salvación del mundo entero" (Sacros anctum . date prisa en socorrerme". recuerda que algunos monjes habían descubierto la eficacia extraordinaria del b revísimo incipit del salmo 69: "Dios mío. otra dimensión importante es la de la ac ción sacerdotal que Cristo realiza en esta oración.S. 6). que desde entonces se convirtió en el pórtico de ingreso de la Liturgia de las Horas (cf. de algún modo. que no sólo en la celebración de la Eucaristía. A este re specto. "órganos " del Espíritu Santo. Juan Cassiano. precisamente refiriéndose a la Liturgia de las Horas. Jesucristo (.

83). 46) o que "subían al templo para la oración de la hora nona" (Hch 3. de la semana o del año.Concilium. 3. Y. 1). en la que la Iglesia está particularmente implicada. El libro de los Hechos de los Apóstoles dice que "acudían al templo todos l os días" (Hch 2. cuando aún existía un estrecho vínculo entre la oración cristiana y las así llamadas "pleg arias legales" es decir. viendo en ellos un sentido pr ofundo en relación con el misterio cristiano. por consiguiente. sabemos también que las "plegarias legales" por excelencia eran precisamente la de la mañana y la de la tarde. es iluminador redescubrir cómo la Iglesia fue definiendo progresivamente este compromiso específico suyo de oración realizada de acuerdo con las diversas fases del día. Un testigo autorizado de este proceso es san C ipriano. que. escribe: "Es necesario orar al inicio del día para ce lebrar con la oración de Página 4 de 146 . Así. tiene el carácter de oración pública . prescritas por la Ley de Moisés. Gradualmente los discípulos de Jesús descubrieron algunos salmos particularmente adecuados para determinados momentos del día. por otra parte. Para ello es preciso remontarse a los primeros tiempos de la comuni dad apostólica. También la Liturgia de las Horas. en la primera mitad del siglo III.que se rezaban en determinadas horas del día en el templo de Jerusalén.

Lc 18. 21. Las horas del día remiten. en el momento en que declinan el sol y el día del mundo. cuando se pone el sol y declina el día. Por último. De esta forma. (. 655).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. el domingo. 1. a su vez al relato de la pasión del Señor. Ef 6. que se aña dió al final de cada salmo y cántico: "Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo". 18). la doxología trinitaria. Eso corresponde a lo que una vez el Espíritu Santo indicó en los Salmos con estas palabras: "Rey mío y Dios mío. pero sin olvidar que. Así cada salmo y cánti co es iluminado por la plenitud de Dios. los crist ianos escogieron con libertad los salmos para celebrar con ellos su oración diaria. dado q ue Cristo es el verdadero sol y el verdadero día. 4. que preparaba para el día del Señor. que acabaron por caracterizar de forma diversa toda la experiencia de oración que vivieron los discípulos de Jesús. A lo largo de la hi storia. el padrenuestro. 5. 452 c).S. el paso del Señor de la muerte a la vida.) Luego. luego. 3-4).. 2: PG 11. es preciso hacer nuevamente oración. al salir y al ponerse el sol. Una característica típicamente cristiana fue. 35: PL 39. A este respecto escribe Orígenes: "Ora sin cesar quien une o ración a las obras y obras a la oración" (Sobre la oración XII. Al hacer su oración con esta cadencia. El símbolo de Cristo "luz del mundo" es la lámpara encendida durante la oración de Vísperas. por la mañana y por la tarde. 1 Ts 5.. por la mañana es cucharás mi voz.S. la oración de la noche tiene carácter escatológi o. 17. La oración cristiana nace. se alimenta y se desarrolla en torno al evento por e xcelencia de la fe: el misterio pascual de Cristo. que por eso se llama también lucern ario. En efecto. este proceso sugirió la utilización de determinados salmos para algunos momentos de fe particular mente significativos. toda la vida debe convertirse en oración. sino que innovó algunas cos as. Este horizonte en su conjunto constituye el hábitat natural del rezo de los salmos . de al gún modo. invocamos que Cristo nos tr aiga de nuevo la gracia de la luz eterna" (De oratione dominica. Juan Pablo II y S. además de rezar. se recordaba la Pascua. pidiendo en la oración que vuelva a brillar sobre nosotros la luz. Mc 13. y la hora Tertia tam bién a la venida del Espíritu Santo en Pentecostés. Señor. A ti te suplico. los cristianos respondieron al mandato del Señor de "orar sin cesar" (cf. pues evoca la vigilancia recomendada por Jesús en la espera de su vuelta (cf. En efecto. en el cual se celebraba la Pascua de Resurrección. Entre estos ocupaba el primer lugar la oración de la vigilia. Benedicto XVI la mañana la resurrección del Señor. 35 -37). por la mañana y por la tarde. La tradición cristiana no se limitó a perpetuar la judía. 36. por la mañana te expongo mi causa y me quedo aguardando" (Sal 5.

en el océano de vida y de paz en el que se halla sumergido con el bautismo. Página 5 de 146 . en el mist erio del Padre. o sea.. del Hijo y del Espíritu Santo. la doxología trinitaria que corona todo salmo se transforma. en la ola del Espíritu y en comunión con todo el pueblo de Dio s. en una continua inmersión. para cada cr eyente en Cristo. Si se sienten y se viven así.

. tiene sus momentos vincul ados a fases diversas del tiempo. Tienen una fi sonomía inconfundible: la belleza gozosa de una aurora y el esplendor triunfal de un oca so marcan los ritmos del universo. desde l os primeros siglos. en los que está profundamente implicada la vida del hombre. El surgir del sol y su ocaso no son momentos anónimos de la jornada. Dado que "todavía peregrinos en este mundo (. juntamente con la celebración de las Laudes al inici o de la jornada. . Juan Pablo II y S. Así. siempre se ha sentido en la Iglesia la necesidad de dedicar a la alabanza divina los días y las horas de la existencia hu mana. 38-39) y del incienso (cf. Benedicto XVI I IIN NNT TTR RRO OOD DDU UUC CCC CCI IIÓ ÓÓN NN A AA L LLA AAS SS V VVÍ ÍÍS SSP PPE EER RRA AAS SS JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 8 de octubre de 2003 LA LITURGIA DE LAS VISPERAS 1. momentos religiosos típicos en todos los pueblos. que se realiza en la historia. 6-8). dos momentos especiales de oración.. representan para los cristianos. la aurora y el ocaso del sol. Ex 30. ya co nvertidos en sagrados en la tradición bíblica por la ofrenda matutina y vespertina del holocausto (cf.S. Por eso.) experimentamos las pruebas cot idianas" del amor de Dios (Prefacio VI dominical del tiempo ordinario). Ex 29. A demás.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. el misterio de la salvación.S.

oh Hijo de Dios. 89). Roma 1971. al oscurecer. cuya llama es símbolo de Cristo. que nos Página 6 de 146 . Hijo y Espíritu Santo. Esposizioni sui Salmi. XXVI. acogido en la liturgia bizantin a armenia y etiópica: "¡Oh luz gozosa de la santa gloria del Padre celeste e inmortal. los cristianos saben que Dios ilumina también la noche os cura con el resplandor de su presencia y con la luz de sus enseñanzas. el antiquísimo himno del lucernario. que resucita" (san Agustín.. llamado Fôs hilarón. el encendido ritual de la lámpara. es decir. por la mañana resucita. al encenderse los candiles en las casas se producía un ambiente de alegría y comunión. viendo la luz vespertina. "según la venerable tradición de la Iglesia un iversal. constituyen. precisamente por estar vinculadas al recuerdo de la muerte y la resurrección de Cristo. Las dos Horas. "Sol sin ocaso". por la mañana anunc io la vida de él. Se trataba del "lucernario". santo y feliz. En efecto. el doble eje del Oficio diario" (Sacrosanctum Concilium.se ha consolidado progresivamente en la Iglesia la celebración de las Vísperas al ca er la tarde. Es digno cantarte en todo tiempo con voces armoniosas. 2. a es te propósito. Ambas Horas litúrgicas poseen su propia carga evocativa. alabamos a D ios: Padre. Jesucristo! Al llegar al ocaso del sol y. después de la puesta del sol. Por la tarde yo narro los sufrimientos que padeció en su muerte. 109). En la antigüedad. También la comunidad cristiana. cuando encen día la lámpara al caer la tarde. p. Laudes y Vísperas. Conviene recordar. invocaba con gratitud el don de la luz espiritual.. que recuerda los dos aspe ctos esenciales del misterio pascual: "Por la tarde el Señor está en la cruz.

La noche. se presenta como símbolo de todas las malda des. 35: PL 4. Regulae fusius tractatae. más aún que para nosotros. de ceder ante los ataques del maligno. La tarde es tiempo propicio para considerar ante Dios. la relación entre la vida humana y el tiem po cósmico. de las que Cristo vino a liberarnos. Por otra parte. en la oración. suscitando la reflexión sobre los grandes problemas de la vida. se debe necesariamente orar de nuevo.S. en parte. También es el tiempo para pedir perdón por el mal que hayamos cometido. de particular debilidad. 560). 1015). Es el momento oportuno "para dar gracias por lo que se nos ha dado o lo que hemo s realizado con rectitud" (san Basilio. que nos traerá la gracia de la luz eterna" (De orat ione dominica. al ocaso del sol y del día de este mundo oramos y pedimos que venga de nuevo sobre nosotros la luz e invocamos la venida de Cristo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Juan Pablo II y S. con sus asechanzas. el universo proclama tu gloria". 3: PG 3. De este modo. Pero el intenso ritmo de las actividades humanas no ha apartado totalmente a los hombres de hoy de los ritmos del ciclo solar. la oración nos hace partícipes del misterio pascual.S. de la tenue luz de la lámpara a la lux perpetua. Las tinieblas se perciben como ocasión de frecuentes tentaciones. San Cipriano escribe: "Al caer el sol y morir el día. de la vigilante espera del alba al encuentro con el Rey de la gloria eterna. cada día al oscurecer. El progreso moderno ha alterado. La mañana y la tarde constituyen mo mentos . ya que Cristo es el sol verd adero. 4. la jornad a transcurrida. Sin embargo. 3. Inspirándose en el simbolismo de la luz. También Occidente ha compue sto muchos himnos para celebrar a Cristo luz. Para el hombre antiguo. Benedicto XVI das la vida: por eso. los dos ejes de la oración diaria conservan todo su valor. y por los demás dones de la creación y la redención. en el que "la noche brilla como el día" (Exsultet). Por eso. En efecto. el sucederse de la noche y del día marcaba el ritmo de la existencia. implorando de la miseric ordia divina que Cristo vuelva a resplandecer en nuestro corazón. la oración hace florecer la esperanza en el paso del día transitorio al dies perennis. la caída de la tarde evoca también el "mysterium noctis". Resp. la oración de las Vísperas se ha desarrollado como sacrificio vespertino de alabanza y acción de gracias por el don de la luz física y espiritual. 37. ya que están vin culados a fenómenos inmutables y a simbolismos inmediatos.

Las Horas de Laudes y Vísperas. tanto de forma comunitaria como ind ividual. 12).siempre oportunos para dedicarse a la oración. se presentan como un medio eficaz para orientar nuestro camino diario y dirigirlo h acia Cristo. "luz del mundo" (Jn 8. unidas a momentos importantes de nuestra vida y activi dad. Página 7 de 146 .

5. Por último. Así como las Laudes se colocan al amanecer. segundo versículo del salmo 69 . 3. por ejemplo. yendo a la iglesia o dedicánd onos a la oración en casa. salmos que manifiestan confianza en Dios. en los que es explícita la mención de la noc he. a partir del siglo IV. Gracias a numerosos testimonios sabemos que. habiéndose entregado a sí mi smo al Padre por la salvación del mundo. el sacrificio consumado por Cristo en la cruz. 22). Abre la plegaria la invocación Deus in adiutorium. La salmodia de las Vísperas consta de dos salmos adecuados para esta hora y de un cántico tomado del Nuevo Testamento. porque la glorificación de la Tr inidad expresa la orientación esencial de la oración cristiana. las Vísperas se sitúan hacia el ocaso. A aquella hora Jesús. comenzamos desde Dios y en él concluimos. El versículo recuerda que sólo de Dios puede venirn os la gracia de alabarlo dignamente. para los cristianos. han organizado según sus propios ritos el Oficio divino. en el templo de Jerusalén. Sigue el Gloria al Padre. las Laude s y las Vísperas ya son una institución estable en todas las grandes Iglesias orientales y occident ales. El canto del himno hace resonar los motivos de la alabanza de la Iglesia en orac ión. se aña de el Aleluya. reposaba en el sepulcro. expresión judía que significa "Alabad al Señor". en una gozosa manifestación de confianza en la protección que Dios reser va a su pueblo. se ofrecía el holocausto con el incienso. que san Benito prescribe para cada Hora. La tipología de los salmos destinados a las Vísperas pr esenta varios matices. II. en particular. a l a hora en que. refugio seguro en l . así también el día entero de nu estra vida en la tierra y el curso de cada jornada ha de tener siempre principio en él y terminar en él" (De Abraham. Hay salmos lucernarios. y que se ha convertido. evocando con inspiración poética los misterios realizados para la salvación del hombre en la ho ra vespertina. después de su muerte en la cruz. Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 15 de octubre de 2003 LA ESTRUCTURA DE LAS VISPERAS 1. san Ambrosio: "Como cada día. Aquí tomamos en consideración el rito romano. Las diversas Iglesias. siguiendo sus tradiciones respectivas. Juan Pablo II y S. excepto en Cuaresma.S. de la lámpara o de la luz.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.S. Así lo testimonia. 2.

las antífonas (cf. además. sobre todo. con referencia a la última Cena de Jesús con los discípulos.a precariedad de la vida humana. salmos de acción de gracias y de alabanza. Encontramos. las oracion es sálmicas y. En la Iglesia latina se han transmitido elementos que favo recen la comprensión de los salmos y su interpretación cristiana. los salmos del Hallel. Un lugar de relieve tiene la lectura breve. salmos en los que se transparenta el sentido escatológico evocado por el final del día. 11 0-120). Tiene la finalidad de proponer con fuerza y eficacia alguna sentencia bíblica y gr abarla en el Página 8 de 146 . como los títulos. que en las Vísperas se toma del Nuevo Testamento. y otros de carácter sapiencial o de tono penitencial. Ordenación general de la liturgia de las Horas.

En la celebración comunitaria del Oficio divino. favoreciendo su acogida cordial por parte de los participantes en la oración. 12 y 17). En efecto. el fruto d e los labios que celebran su nombre" (Hb 13. 14. Ef 4. Uniéndonos a Cris to en la oración. Os 14. Po r último. por medio de él. a la lectura sigue un oportuno silencio y un responsorio . al mensaje de la lectura . con el canto de algunos versículos. la tradición cristiana ha relacionado el perdón implorado a Dio s en el padrenuestro con la reconciliación fraterna de los hombres entre sí: el sol no debe ponerse mientras alguien esté airado (cf. puede sugerir -a la luz de la tradición judía de ofrecer el incienso día y noche sobre el altar de los perfumes. 5. Ya atestiguado por la Regla de san Benito (cap. podemos vivir personalmente lo que se afirma en la carta a los Hebreos: " Ofrezcamos sin cesar. 26). ib. Lc 1. el uso de cantar en las Laudes el Benedictus y en las Vísperas el Magníficat. síntesis de toda alabanza y de toda súplica de los hijos de Dios regenerados por el agua y el Espíritu. las preces dirigidas al Padre o. se recuerda a los fieles difuntos. "que la Iglesia romana ha empleado y ha popularizado a lo largo de los siglos" (Orden ación general de la liturgia de las Horas.S. 23. estos cánticos son ejemplares para ex presar el sentido de alabanza y de acción de gracias a Dios por el don de la redención. la característica de las intercesiones vespertinas consiste en pedir la ay uda divina para toda clase de personas. para que se traduzca en vida (cf..Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. mientras se entonan los cánticos evangélicos. a veces. expresan la voz suplicante de la Iglesia. 4. Con gran honor. 156 y 172). el gesto de incensar el altar. expresa la entrega de nuestra existencia en las manos del Padre. introducido por el signo de la cruz. La liturgia de las Vísperas tiene su coronamiento en la oración de Jesús. 50). para la comunidad cristiana y para la sociedad civil. Sal 49. expresado en la liturgia de las Horas. Después del cántico. al sacerdote y al pueblo. a Dios un sacrificio de alabanza. conscientes de que jamás nos faltará su . se entona el cántico evangél ico de la bienaventurada Virgen María (cf. que recuerda la solicitud divina por la humanidad.S.el carácter oblat ivo del "sacrificio de alabanza". obr a de sus manos. el padrenues tro. que tiene la función de "responder". a Cristo. 15. La plegaria vespertina concluye con una oración que. 46-55). cf. Para facilitar la interiorización de cuanto se ha escuchado. 45. Al final de la jornada. en sintonía con Cristo crucific ado. Benedicto XVI corazón. En efecto. Juan Pablo II y S. 3). es decir.

Página 9 de 146 .bendición.

10b-12a VIERNES III Salmo 134 I Salmo 134 II Ap 15. 3-10 MARTES III Salmo 124 Salmo 130 Ap 4. 19. el Cántico de la Virgen María. Benedicto XVI La Salmodia de las Vísperas Día / Semana Primer Salmo Segundo Salmo Cántico DOMINGO I I Vísperas Salmo 140 Salmo 141 Flp 2. 5. Juan Pablo II y S.12 MIERCOLES I Salmo 26 I Salmo 26 II Col 1. 46-55 Página 10 de 146 .12 MIÉRCOLES III Salmo 125 Salmo 126 Col 1. 12. 1-7 En cuaresma: 1P 2. 3-4 DOMINGO IV I Vísperas Salmo 121 Salmo 129 Flp 2. 9-10 . 19. 3-4 DOMINGO III I Vísperas Salmo 112 Salmo 115 Flp 2. Lc 1. 1-7 En cuaresma: 1P 2. 17-18. 10b-12a VIERNES IV Salmo 144 I Salmo 144 II Ap 15. 17-18. 5. 12. 12-20 JUEVES IV Salmo 143 I Salmo 143 II Ap 11. 12. 21b-24 LUNES IV Salmo 135 I Salmo 135 II Ef 1. 19. 5. 9-10 . 21b-24 LUNES I Salmo 10 Salmo 14 Ef 1. 19.12 MIÉRCOLES IV Salmo 138 I Salmo 138 II Col 1. 6-11 DOMINGO IV II Vísperas Salmo 109 Salmo 111 Fuera de Cuaresma: Ap. 3-10 MARTES I Salmo 19 Salmo 20 Ap 4. 17-18. 1-7 En cuaresma: 1P 2. 11. 21b-24 LUNES II Salmo 44 I Salmo 44 II Ef 1. 105-112 Salmo 15 Flp 2. 3-10 MARTES IV Salmo 136 Salmo 137 Ap 4. 11. 11. 10b-12a VIERNES II Salmo 114 Salmo 120 Ap 15. 5. 6-11 DOMINGO III II Vísperas Salmo 109 Salmo 110 Fuera de Cuaresma: Ap.S. 3-4 Para todos los días: Magnificat.S. 6-11 DOMINGO I II Vísperas Salmo 109 Salmo 113 A Fuera de Cuaresma: Ap. 17-18. 1-7 En cuaresma: 1P 2.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 12-20 JUEVES II Salmo 71 I Salmo 71 II Ap 11. 12. 9-10 .12 MIÉRCOLES II Salmo 61 Salmo 66 Col 1. 9-10 . 6-11 DOMINGO II II Vísperas Salmo 109 Salmo 113 B Fuera de Cuaresma: Ap. 12-20 JUEVES III Salmo 131 I Salmo 131 II Ap 11. 11. 21b-24 LUNES III Salmo 122 Salmo 123 Ef 1. 3-4 DOMINGO II I Vísperas Salmo 118. 12-20 JUEVES I Salmo 29 Salmo 31 Ap 11. 3-10 MARTES II Salmo 48 I Salmo 48 II Ap 4. 10b-12a VIERNES I Salmo 40 Salmo 45 Ap 15.

hecha con corazón puro y sincero. con el cual se inician las Vísperas dominicales de la primera de las cuatro semanas en las que. Juan Pablo II y S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.S. Será como realizar una peregrinación a esa especie de "tierra santa". que une íntimamente el culto con la vida. sintiendo vibrar en ellas el corazón de sus hijos amados. Comenzaremos con el salmo 140. Ahora queremos adentrarnos en ella. Por eso. La ide a expresada refleja el espíritu de la teología profética. como su gerirá más tarde san . la gran oración eclesial de la tarde. se convierte en sacrificio of recido a Dios. la oración co n la existencia. Son las invocaciones que el Señor mismo desea que se le dirijan. Todo el ser de la persona que ora se transforma en una ofrenda de sacrificio. "Suba mi oración como incienso en tu presencia. que Dios ha sellado con su inspiración. El versículo 2 de este salmo se puede considerar como el signo distintivo de todo el canto y la evidente justificación de que haya sido situado dentro de la Liturgia de las Vísperas. Iremos reflexionando sucesivamente sobre cada una de esas oraciones poéticas. La misma plegaria. se ha articulado la plegaria vesp ertina de la Iglesia.S. después del Concilio. el alzar de mis manos como ofre nda de la tarde". En las anteriores catequesis hemos contemplado en su conjunto la estructura y el valor de la Liturgia de las Vísperas. Benedicto XVI D DDO OOM MMI IIN NNG GGO OO I II I II V VVí íís ssp ppe eer rra aas ss JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 5 de noviembre de 2003 Salmo 140 ORACIÓN ANTE EL PELIGRO 1. 2. que constituyen los sa lmos y los cánticos. le gusta escucharlas.

v.Pablo cuando invitará a los cristianos a ofrecer su cuerpo como víctima viva. 4). agradable a Dios: este es el sacrificio espiritual que le complace (cf. 3. Es fácil que el m al ejerza una atracción tan grande que lleve incluso al fiel a gustar los "manjares deliciosos" que pueden ofrecer los pecadores. santa. En cualquier caso. al sentarse a su mesa. Rm 12. v. El salmo prosigue con un tono de súplica. el orante suplica al Señor que impida que sus labios (cf. 3) y los sentim ientos de su corazón se vean atraídos y arrastrados por el mal y lo impulsen a realizar "acciones malas" ( cf. como lo es el humo que sube como suave olor de la víctima durante el rito del sacrificio vespertino. es decir. Ante todo. al que sigue el comp romiso de escoger siempre los caminos de Dios. transmitido a nosotros por un texto q ue en el original hebreo presenta numerosas dificultades y oscuridades para su interpretación (sobre todo en los versículos 4-7). el sentido general se puede identificar y transformar en medi tación y oración. En efecto. Las manos elevadas en la oración son un puente de comunicación con Dios. Página 11 de 146 . El salmo adquiere casi el matiz de un examen de conciencia. las palabras y las obras son expresión de la opción moral de la persona. 1). participando en sus malas acciones.

5. el salmista lo condena con indignación utiliza ndo unas imágenes muy vivas de juicio vehemente. la de l a plegaria vespertina como sacrificio agradable a Dios. Juan Casiano. r ezó como última . 92). 7). en ellas se puede captar más e spiritualmente una alusión al sacrificio vespertino. a punto de morir. de gratitud y de alegría. con la elevación de sus manos. 6-7). Sal 22. 5) atestigüe una connivencia con los que obran el mal (cf. en sí mismo. como se dice en otro salmo: "Hemos salvado l a vida como un pájaro de la trampa del cazador. aunque procedía de Oriente. pasó en la Galia meridional la última pa rte de su vida. 1. Sal 57 y 108). Benedicto XVI 4. 5). la trampa se rompió y escapamos" (Sal 123. san Francisco de Asís. ni permitir que el ungüento perfumado reservado a los comensales importantes (cf. Juan Pablo II y S. Para expresar con más vehemencia su radical alejamiento del malvado. después de constatar su firme opción por el bien . p. vv. Sal 140. el orante siente un estremecimiento que lo impulsa a una apasionada declaración de rechazo de cualquier complicidad con el impío: no quiere en absoluto ser huésped del impío. La tarde del día 3 de octubre de 1226. realizado por el Señor y Salvador durante su última cena y entregado a los Apóstoles. Padua 1989. Así. vv. ofreció por la tarde. Concluyamos nuestra lectura del salmo 140 volviendo a la imagen inicial. Abadía de Praglia. el cual. al día siguiente.S. Un gran maestro espiritual que vivió entre los s iglos IV y V.S. El salmo concluye con una última invocación confiada (cf. 8-9): es un canto d e fe. que tienen como finalidad afirmar de modo plástico e incluso pintoresco la oposición al mal. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 12 de noviembre de 2003 Salmo 141 ORACIÓN DEL HOMBRE ABANDONADO: TÚ ERES MI REFUGIO. al llegar a este punto. sacrificio que se prolongará hasta el final de los siglos para la salvación d el mundo entero" (Le istituzioni cenobitiche.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Se trata de una de las imprecaciones típicas del Salterio (cf. cuando dio inicio a los santos misterios de la Iglesia. con la certeza de que el fiel no se verá implicado en el odio que los ma lvados le reservan y no caerá en la trampa que le tienden. o (se puede captar una alusión) a aquel mismo sacrificio que él. el justo podrá superar indemne cualquier engaño. la opción del bien y la certeza de que Dios interviene en la historia con su juicio de severa condena de la injusticia (cf. Con todo. releía esas palabras en clave cristológica: "En efecto.

1980. que no queda indiferente ante el sufrimiento del fiel (cf. cuando me devuelvas tu favor"" (Leyenda mayor. XIV. vv. San Buenaventura recu erda que san Francisco "prorrumpió en la exclamación del salmo: "A voz en grito. que acabamos de escuchar. a voz en grito suplico al Señor" y lo rezó hasta el versículo final: "Me rodearán los justos. 2-3). "desahogo ante él mis afanes". Página 12 de 146 . La parte central del salmo está profundamente impregnada de confianza en Dio s. Este salmo es una súplica intensa. Con esta actitud san Fra ncisco afrontó la muerte. p. "suplico al Señor". clamo al Señor. marcada por una serie de verbos de imploración di rigidos al Señor: "clamo al Señor". "expongo ante él mi angustia" (vv. 958). 5: Fuentes Franciscanas. Padua-Asís. 4-8).oración precisamente el salmo 141.

7). un itinerario marcado por la opción en favor de la justicia. en la tradición oriental . Juan Pablo II y S. q ue ofrecerá a Dios después de ser escuchado: "Sácame de la prisión. 3. ib.). Ahora bien. En el lenguaje bíblico. Benedicto XVI 2. a la derecha de una persona estaba el defensor o el testigo favorable durante un proceso. 8). Este clima debería reinar también en las celebraciones cristianas. y. se usa frecuentemente en l as súplicas de los salmos para indicar los peligros y las asechanzas a los que está sometido el justo . v. Por eso. convivir los hermanos unidos" (Sal 132. y daré gracias a tu nombre" (v. El salmista lo invoca con insistencia. como a una persona que da seguridad: " Tú eres mi refugio" (v. la perspectiva final es una acción de gracias. Ante ese peligro. fíjate" (v. que considerarán la salvación de su hermano como un don hecho también a ellos. Y el Señor Jesús dijo: "Donde están dos o tres reunidos en mi nombre. sobre la base . el salmista lanza en cierto modo una señal de alarma para que Di os vea su situación e intervenga: "Mira a la derecha. en caso de guerra.S. Sin embargo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 5). el itinerario de mi vida. la meta luminosa de la súplica del salmo se transfigura en un signo p ascual. "Tú conoces mis senderos". la única posibilidad de vida.S. porque está "agotado" (v. El dolor de una p ersona debe encontrar eco en el corazón de todos. A Dios se le interpela hablándole de "tú". 4. Ya la única protección y la única cercanía eficaz es la de Dios: "Tú eres mi refugio y mi lote en el país de la vida" (v. expresa una constatación angustiosa: "No tengo a dónde huir. y único. 5). el fiel se siente solo y abandonado: "Nadie me hace caso ". Inmediatamente después. nadie mira por mi vida" (v. Le suplica qu e intervenga para romper las cadenas de su cárcel de soledad y hostilidad (cf. toda la comunidad orante deb e vivir la alegría de cada uno: "Ved: qué dulzura. qué delicia. 1). El Señor queda ya como el fundamento último. 6). es decir. 8). 20). Lo rodearán los justos. por esa senda los impíos le han tend ido una trampa (cf. 4): es la imagen típica tomada del ambiente de caza. 5. allí estoy yo en medio de e llos" (Mt 18. v. La tradición cristiana ha aplicado el salmo 141 a Cristo perseguido y sufriente . Así pues. del mismo modo. el guardaespaldas. signo del amor divino con respecto a su pueblo. el "lote" o "porción" es el don de la ti erra prometida. el fiel se irá a dar gracias al Señor en medio de la asamblea litúrgica (cf. y lo saque del abismo de la prueba. Desde esta perspectiva. 6). Cua ndo sea salvado. un grito pone de manifiesto la esperanza que alberga el corazón del orante. la esperanza suprema. Como en otros salmos de súplica. en el que puede basarse.

Amén" (PL 9. toda rodilla se dob le en los cielos.del desenlace glorioso de la vida de Cristo y de nuestro destino de resurrección c on él. Lo afirma san Hilario de Poitiers. el cual transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo" (F lp 3. Página 13 de 146 . la cual habla de reco mpensa para el orante y de espera de los justos: "Me expectant iusti. que es bendito por los siglos de los siglos. Para que. de donde esperamos como Salvador al Señor Jesucristo. En efecto. los justos lo esperan para que los recompense. se le concede la eternidad de la gloria del Padre. Esta es la recompensa: al cuerpo. en su Tratado sob re los salmos. donec retribuas mihi". transfigurándolos como su c uerpo glorioso. que asumió. El mismo Apóstol nos enseña qué es la espera de los justos. 20-21). 833-837). 9-11). diciendo : "Nosotros somos ciudadanos del cielo. Sa n Hilario explica: "El Apóstol nos enseña cuál es la recompensa que ha dado el Padre a Cristo: "Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre que está sobre todo nombre. en la tierra y en los abismos. al nombre de Jesús. famoso doctor de la Iglesia del siglo IV. Comenta la traducción latina del último versículo de este salmo. y toda lengua confiese que Cristo Jesús es Señor para gloria de Dios Padre" (Flp 2.

después de dos milenios. 2. además de proclamar la resurrección (cf.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.S. ciertamente. Precisamente de esta suprema humillación parte el gran movimiento de elevación descrito en la segund a parte del himno paulino (cf. un movimiento.S. Antes bien. peca dora y repudiada. se hace hombre por amor a los hombres. Por otro lado. Flp 2. Así pues. uno de los más significativos y de los que encierran mayor densidad teológica. la ciudad griega que fue la primera etapa del anuncio misionero del Apóstol en Europa. cuando Cr isto es restablecido por el Padre en el esplendor de la divinidad y es celebrado como Señor por todo el cos mos y por todos los hombres ya redimidos. 9-11). luego. por un lado. está la elevación triunfal. en la Encarnación. sobre todo del Cristo pascual. La liturgia de las Vísperas incluye. San Pablo. en ascenso. desde el horizonte luminoso de la trascendencia divina. 1 Co 15. SIERVO DE DIOS. pobre. débil. tomando la condición de esclavo. 6-11 CRISTO. EN SU MISTERIO PASCUAL 1. Se trata de un himno insertado en el capítulo segundo de la carta de san Pablo a los cristianos de Filipos. está el abajamiento humillante del Hijo de Dios c uando. Cristo "se despojó". el Hijo de Dios cruzó la distancia infinita que existe entre el Creador y la criatura. En efecto. 3-5 ). el suplicio de los esclavo s. a la oración de la I glesia apostólica. es decir. primero en desc enso y. que le corresponde por naturaleza y no por usurpación: no quiso conservar celosamente esa prerrogativa como un tesoro ni usarla en beneficio propio. que lo ha convertido en el último de los hombres. que se realiza en la Pascua. y para nuestra generación es una alegría poderse asociar. en el "vaciamiento" de su gloria divina. algunos cánticos bíblicos. Se suele considerar que este cántico es una expresión de la liturgia cristiana de los o rígenes. Juan Pablo II y S. recurre también a la definición de la Pascua de Cristo como "exaltación". "se reba jó". Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 19 de noviembre de 2003 Cántico Flp 2. . No hizo alarde "de su catego ría de Dios". haciéndolo auténtico hermano de la humanidad sufriente. Este cántico revela una doble trayectoria vertical. "elevación" y "glorificación". Nos encontramos ante una grandiosa relectura del misterio de Cristo. destinado a la muerte infamante de la crucifixión. Cae en la kénosis. llevado hasta la muerte en cruz. El que se acaba de proclamar es. además de los salmos.

el Cristo glorioso se presenta. o sea. la tierra y el abismo. de su verdadera humanidad. De este modo. que.3. Cristo. ah ora nos atrae hacia sí en la gloria. es decir. indica la persona misma y su dignidad. el Señor omnipotente que destaca triunfante en los ábsides de las basílicas paleocristianas y bizantinas. Pues bien. este "nombre" es Kyrios. bendiciéndonos y haciéndonos partícipes de su eternidad. Lleva aún los signos de la pasión. como el Pantok rátor. el nombre sagrado del Dios bíblico. Este nombre pone en actitud de adoración a todo el universo. "exalta" a su Hijo concediéndole un "nombre" glorioso. aplicado ahora a Cristo resucitado. Página 14 de 146 . pero ahora se manifie sta en el esplendor de su divinidad. "Señor" . ahora. al final del himno. en el lenguaje bíblico. descrito según la división tripartita: el cielo. Dios. cercano a nosotros en el sufrimiento y en la muerte.

envolvía el cielo en tinieblas. SAEMO IX. y se mostró tan débil.S. que difunde por todo el mundo el perfume de la s antificación. pero en él se reconocía a Dios" (III. ascendió el hombre. Entonces Jesús. 9). parecía innoble. se hizo pobre. para enr iquecernos con su miseria (cf. Juan Pablo II y S... Benedicto XVI 4. En particular. pero de esa llaga salía ungüento. 2 Co 8.. ponía en cruz al mundo. siendo el Verbo. y de ella salía el Verbo. En efecto. tenía poder para sacudir la tierra. Concluyamos nuestra reflexión sobre el himno paulino con palabras de san Ambros io. pero estaba clavado en la cruz. esparció el perfume del perdón de los pecados y de la rede nción. para que la carne pudiera reivindicar para sí el trono del Verbo a la diestra de Dios. inclinaba la cabeza. y de su costado brotó sangre y agua. atravesado. más dulces que cualquier ungüento. en el Comentario al salmo 118. fue herido con la lanza. 8. Página 15 de 146 . era poderoso.. pero lo llenaba todo. siendo rico. Descendió Dios. humillándose y anonadándose (exinanivit semetipsum) en la encarnación y en la ofrenda de sí mismo en la cruz. que a menudo utiliza la imagen de Cristo que "se despojó de su rango". el obispo de Milán afirma: "Cristo. que Herodes lo desprec iaba y se burlaba de él.S. colgado del árbol de la cruz. todo él era una llaga. el Verbo se hiz o carne. Milán- Roma 1987. pp. y estaba atado a aquel árbol. víctima agradable a Dios. al hacerse hombre se rebajó.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 131-133). se había anonadado.

que entre otras cosas tiene sólo 63 palabras. Hemos escuchado uno de los salmos más célebres de la historia de la cristiandad. REY Y SACERDOTE 1.S. aplastando a sus adversarios y juzgando a las naciones. en la versión latina de la Vulgata. La liturgia. Sobre todo los versículos 1 y 4 se aplican a Cristo. según la práctica elegida por el concilio Vaticano II. La primera (cf. Juan Pablo II y S. En efecto. que había transformado este himno de canto real davídico en salmo mesiánico. Subray a la tonalidad de los así llamados "salmos imprecatorios" y describe al rey judío mientras avanza en una e specie de campaña militar. el violento versículo 6. considerando el uso que hace de él la liturgia. Benedicto XVI D DDO OOM MMI IIN NNG GGO OO I II I III II V VVí íís ssp ppe eer rra aas ss JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 26 de noviembre de 2003 Salmo 109 EL MESIAS. Por este motivo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. que la liturgia de las Vísperas nos propone cada domingo. 2. nos limitaremos ahora a ofrecer sólo una visión de conjunto. se cita repetidamen te en el Nuevo Testamento. 1-3) contiene un oráculo dirigido . el salmo 109. Podemos distinguir claramente en él dos partes. ha sid o objeto de numerosas y espléndidas composiciones musicales que han jalonado la historia de la cultura o ccidental.S. Dado que tendremos ocasión de volver otras veces a este salmo. el salmo 109. vv. siguiendo la anti gua tradición judía. ha recortado del te xto original hebreo del salmo. La popularidad de esta oración se debe también al uso constante que se hace de ella en las Vísperas del domingo.

por u na conquista victoriosa: se representa a los enemigos a los pies del soberano. 1). neutralizadas. el Señor se dirige a él. Ahora. diciendo: "Siéntate a mi derecha" (v. La dignidad real. 4. cuyo pro tagonista sigue siendo el rey davídico (cf. La referencia a Melquisedec. sin embargo. que se verificaba en los momentos de paso del poder de un rey a otro. que obra a través de su elegido. es el reflejo d e una situación política concreta. es decir. el texto alude a u n contraste de índole general entre el proyecto de Dios. se da el eterno enfrentamient o entre el bien y el mal. une en sí también la sacerdotal. El oráculo proclama la entronización del descendiente de David "a la derecha" de Dios. del Señor. Ciertamente. con la rebelión de algunos súbditos o con intentos de conquista. 3. mediante los cuales Dios se m anifiesta y nos habla. que camina solemnemente en medio de ellos. y los designio s de quienes querrían afirmar su poder hostil y prevaricador. en cambio. se menciona aquí un ritual según el cual se hacía sentar al elegido a la derecha del arca de la alianza. contiene un oráculo sacerdotal. o sea. el soberano de Jerusa lén. de modo qu e recibiera el poder de gobierno del rey supremo de Israel. En efe cto. La segunda parte del salmo.por Dios a aquel que el salmista llama "mi Señor". vv. es decir. En el ambiente se intuyen fuerzas hostiles. garantizada por un solemne juramento divino. 1-2). 4-7). Por tanto. en cambio. Verosímilmente. sosteniendo el cetro de su autoridad (cf. de la antigua Página 16 de 146 . vv. que se desarrolla en los acontecimientos históricos. rey-sacerdote de Salem.

4). LAS MARAVILLAS DEL ÉXODO 1. según el Evangelio.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. mientras que a la izquierda estarán los cabritos. Además. a la derecha estarán las ovejas. 195). que por naturaleza es de la misma sustancia del Padre. realizando un análisis esmerad o de cada uno de sus versículos. sin embargo. también el hombre Jesucristo. El salmo 113A forma parte de la colección que la tradición judía ha llamado el "Hallel egipcio". la participación en el trono se ofrece a aquel que.. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 3 de diciembre de 2003 Salmo 113 A ISRAEL LIBRADO DE EGIPTO. el éxodo que celebra el sa lmo se convierte en . Gn 14). vencien do con su pasión al diablo. Por eso. y haré de tus enemigos estrado de tus pies". 2: Scriptores circa Ambrosium. quien en su Sermón sobre Pentecostés lo comenta así: "Según n estra costumbre. IV. Juan Pablo II y S. El canto alegre y triunfal que acabamos de proclamar evoca el éxodo de Israel d e la opresión de los egipcios.S. Examinaremos posteriormente más a fondo el salmo 109. llegando vencedor merece sentarse como signo de honor.S. El cristianismo asumió el salmo 113A con la misma connotación pascual. Benedicto XVI Jerusalén (cf. una especie de fascículo de cantos. abriendo de par en par con su resurrección el reino de la muerte. usad os sobre todo en la liturgia judía de la Pascua. para ilustrar el particular y perfecto sacerdocio de Jesucristo. es necesario que el primer Cor dero ocupe la parte de las ovejas y la Cabeza inmaculada tome posesión anticipadamente del lugar destinad o a la grey inmaculada que lo seguirá" (40. pero abriéndolo a la nueva lectura que deriva de la resurrección de Cristo. Como conclusión. Se trata de los salmos 112-117. No debemos maravillarnos de que el Padre ofrezca la participación del tr ono al Hijo. quisiéramos releer el versículo inicial del salmo con el oráculo divino: "Siéntate a mi derecha. escucha de Dios Padre esta invitación: "Siéntate a mi derecha". llega ndo victorioso al cielo como después de haber realizado una empresa. p. Por tanto. Milán-Roma 1991.. Y lo ha remos con san Máximo de Turín (siglo IV-V). realizada una empre sa. 5. es sabido que la carta a los Hebreos part irá precisamente de este oráculo: "Tú eres sacerdote eterno según el rito de Melquisedec" (Sal 109. es quizá un modo de justificar el sacerdocio particular del r ey junto al sacerdocio oficial levítico del templo de Sión. El Hijo está sentado a la derecha porque. Así pues.

Dante. que es el "santuario" de Dios.. pone este himno. 1-2) se evoca el éxodo de Israel desde la opresión egipcia hasta el ingreso en la tierra prometida. vv. Al inicio (cf. O sea. 46-47). después de la purificación de todo pecado. Sigamos ahora la trama temática y espiritual de esta breve composición orante. su propiedad y heredad especial (cf. se orientan h acia la meta última de la comunión con Dios en el paraíso. el lugar de su presencia en medio del pueblo. o sea." (Purgatorio II. Más aún. Página 17 de 146 . se consideran como sede de la presencia del Señor. 5-6). ve en el salm o el canto de la espera y de la esperanza de quienes. 2. l a tierra y el pueblo se funden: Judá e Israel. en la Divina Comedia. en labios de las almas del Purgatorio: "In exitu Israel de Aegypto / cantaban todos juntos a una voz. términos con los que se designaba tanto la tierra santa co mo el pueblo elegido.figura de otra liberación más radical y universal. según la versión latina de la Vulgata. Ex 19..

y la roca era Cristo" (1 Co 10. Este es el tema de la parte final del salmo 113A (cf. La conmoción de los montes y las co linas era. el mar se retira para permitir que Israel pase y. el salmista profundiza espiritual y simbólicamente en los acontecimientos que las constituyen.S. En el centro. un gran maestro cristiano. Sal 113A. montes. 3. y vosotras. san Pablo utilizará también esta imagen y. 7). interpretará e l acontecimiento en clave cristológica: "Todos bebieron la misma bebida espiritual. Semejant es a criaturas vivas. dejando seco su lecho para permitir que pase la procesión de los hijos de Israel (cf. Juan Pablo II y S. El gesto asume. el Jordán remonta su curso. que llega a formar un lago: en la raíz de este prodigio se encuentra su solicitud paterna con respecto a su pueblo. entonces. En esta misma línea. como corderos?" (Sal 113A. 4. que se realiza en sus cimas.S. el salmista pregunta entonces a los montes y las colinas cuál es el motivo de su conmoción: "¿Por qué vosotros. 1-13). Orígenes. vv. 4). que introduce otro acontecimiento significativo de la marcha de Israel por el desierto. que sostiene y regenera a la humanidad mientras avanza por el desierto de la histori a. tierra. es decir. saltáis como carneros. pues bebían de la ro ca espiritual que les seguía. ante la faz del Señor" (v. 7-8). por consiguiente. como los carneros y los corderos. 5. Con una vivísima personificación. Al inicio. Nm 20. El Mar Rojo del éxodo de Egipto y el Jordán del ingreso en la Tierra santa están pe rsonificados y transformados en testigos e instrumentos que participan en la liberación realizada por el Señor (cf. dice . al final de la marcha por el desierto. Jos 3-4). Dios transforma la roca en una fuente de agua. saltan de gozo. un significado simbólico: es el signo del amor salvífico d el Señor.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Dios de Israel. sobre la base de una trad ición judía según la cual la roca acompañaba a Israel en su itinerario por el desierto. un estremecimiento de adoración ante el Señor. 6). en el éxodo. No se refiere su respuesta. se da indirectamente por medio de una orden dirigida en seguida a la tierra: "Tiembla. un acto de exaltación gloriosa del Dios trascendente y salvador. la proclamación de las maravillas de Dios en favor de su pue blo. el del agua que brotó de la roca de Meribá (cf. Ex 17. se evoca la experiencia del Sinaí: ah ora son los montes los que participan en la gran revelación divina. Como es sabido. En efecto. colinas. piensa en el nuevo éxodo realizado por los cristianos. Benedicto XVI Después de esta descripción teológica de uno de los elementos de fe fundamentales del Antiguo Testamento. 1-7. comentando la salida de l pueblo de Israel de Egipto. 3. 5).

realizado en Moisés en la nube y en el mar... podrás recono cer la ley de Dios y el poder de la voz divina" (Omelie sull'Esodo. quiere aleja rte del faraón. de los que antes fuiste esclavo. quiere sacarte de Egipto. Roma 1981. cuando hayas llegado a ese lugar de paz. Estos.. pp. que fuiste bautizado en Cristo.. al servicio de los señores de este mundo y de los espíritus del mal. para que también tú. en el agua y en el Espíritu Santo. la ley de Dios. pero tú baja al agua y saldrás Página 18 de 146 . sino que salgas al desierto . es decir. Así. sepas que los egipcios te están persig uiendo y quieren ponerte a su servicio.así: "No penséis que sólo entonces Moisés sacó de Egipto al pueblo. podrás hacer ofrendas al Señor. es decir.. Usando la imagen paulina que evoca la travesía del Mar Rojo. que llegues a la paz y el silencio... también ahora el Moisés que tenemos con nos otros. que llegues al lugar donde ya no existen las turbaciones y fluctuaciones del mundo. ciertamente. No quiere que permanezcas en las obras tenebrosas de la carne. tratarán de perseguirte. 71-72). Orígenes prosigue: "El Apóstol llama a esto un bautismo. si la escuchas.

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. L uego. después de lavar las manchas de los pecados. 3. se distingue la voz de los "veinticuatro ancianos" y de los "cuatro vivientes". tomado del capítulo 19 del Apocalipsis y compuesto por una secuencia de aleluyas y de aclamaciones. que reza así: "La salvación. constituida por la asamblea de los ángeles y los santos (cf. porque sus juicios son verdad eros y justos" (vv. Juan Pablo II y S. la ciudad de la malicia y la opresión. Por último. 2.. Benedicto XVI incólume. resuena en el cielo un coro alegre de ámbito litúrgico que. el cual. los mercaderes y los navegantes ante la caída de la Babilonia imper ial. figuras simbólicas que parecen los sacerdotes de esta liturgia celestial de alabanza y acción de gracias (cf. p. En antítesis con ese grito que se eleva desde la tierra. 6-7). y. "el Señor tiene su trono en el cielo: sus ojos están . además del aleluya. En el centro de esta invocación gozosa se encuentra el recuerdo de la intervención d ecisiva de Dios en la historia: el Señor no es indiferente. sube como hombre nuevo dis puesto a cantar el cántico nuevo" (ib. an te las vicisitudes humanas. 12). FUERA DEL TIEMPO DE CUARESMA: JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 10 de diciembre de 2003 Cántico Ap 19. 4). 1-7 LAS BODAS DEL CORDERO 1. Detrás de estas gozosas invocaciones se halla la lamentación dramática entonada en el capítulo anterior por los reyes. en el texto del Apocalipsis se ponen en labios de personajes diversos. semejantes a antífonas. vv. Ante todo. la gloria y el poder son de nuestro Dios. La primera se refiere a la aclamación de apertura . Siguiendo la serie de los salmos y los cánticos que constituyen la oración eclesi al de las Vísperas. encontramos un a "multitud inmensa". que ahora la Liturgia de las Vísperas une en un solo cántico. 5). nos encontramos ante un himno. En realidad. Ahora nos contentamos con dos anotaciones. tendremos ocasión de ilustr ar cada una de las antífonas de este grandioso y festivo himno de alabanza entonado por muchas voces. como un emperador impasible y aislado. Como dice el salmista. 1-3). las diferentes a clamaciones. símbolo de la persecución desencadenada contra la Iglesia. se eleva la voz de un solista (cf. a su vez. v. En las futuras etapas de nuestro itinerario orante. repite también el amén. implica en el canto a la "multitud inmensa" de la que se había partido (cf. vv. v.S. 107).S.

El salmista describe también con imágenes pintorescas (cf. sus pupilas examinan a los hombres" (Sal 10. 4. 7) esta irrupción de Dios en la historia . 4). juzga a los que perpetran el ma l. porque él interviene y destruye los imperios prepotentes y opresores. 1-24) la terrible inte rvención divina con Página 19 de 146 . su mirada es fuente de acción. Más aún. abate a los orgullosos que lo desafían. Ap 18. Sal 10. como el autor del Apocalipsis había evocado en el capítulo anterior (cf. observando.

33. Su cámara nupcial está preparada desde los siglos. s u Esposa se ha embellecido" (Ap 19. que es toda alma fiel. daré gracias porque él me ha considerado digna de invitarlo: él. Ante los pueblos lo reconoceré como el Esposo. que es el Esposo celestial. Se desarrolla en la acl amación final y es uno de los motivos dominantes del mismo Apocalipsis: "Llegó la boda del Cordero. 4-5: o. Juan Pablo II y S. introduce a esa localidad. poniéndose de parte de los justos y de las víctimas. se trata de tu fiesta. Nuestro himno alud e a esa intervención en un pasaje que no se recoge en la celebración de las Vísperas (cf. po rque también tus huéspedes. Jn 2. No como la fiesta de Caná. y como a menudo se repite en el canto de los salmos (cf. deja que tu arpa lo llene todo. el cuerpo es su cámara nupcial. p. y también y o he sido invitada a entrar a su fiesta pura de bodas. Queremos poner de relieve otro tema de nuestro cántico. Roma 1999. san Efrén.c. 27). arrancada de su sede y arrojada al mar. Trataremos de hacer que brille esta mística unión esponsal a través del testimonio poéti co de un gran Padre de la Iglesia siria. i nvitado a las bodas de otros (precisamente los esposos de Caná). están en pro funda comunión de amor. sobre todo debe invocar y ensalzar la acción divina. Aquí. que vivió en el siglo IV. Benedicto XVI respecto a Babilonia. necesitan tus cantos. Dios se hace presente en l a historia. personificada. 5. la Iglesia entera es tu banquete nupcial" (Himnos sobre la fe. DURANTE EL TIEMPO DE CUARESMA: JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL . entonces. su gloria. tus invitados son los sentidos y los pensamientos.S. 73-74).S. y no le falta nada. Señor. Cristo y la Iglesia. 2-3). El alma es t u esposa. Usando simbólicamente el signo de las bodas de Caná (cf. cuyas carencias él ha colmado" (Himnos sobre la virginidad.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 3: L 'arpa dello Spirito. el Cordero y la Esposa. que también canta las bodas de Caná. precisamente como declara la breve y ese ncial aclamación del Apocalipsis. la j usticia eficaz del Señor. abunda en riquezas. para ala bar a Cristo por el gran don recibido: "Juntamente con mis huéspedes. quiso celebrar la fiesta de sus bodas: las bodas con su esposa. 6 -9). fuiste invitado a una fiesta de bodas de otros. No hay otro como él. Ap 19. "Jesús. 14. san Efrén subraya que Cristo. Nuestra oración.. Y si un solo cuerpo es para ti una fiesta de bodas. Sal 145. 6. En otro himno. 7). pp. pura y hermosa: alegra nuestros días. de los esposos de Caná. y que descendió e invitó a todos. 1-11). obtenida con el triunfo sobre el mal. en cambio.

fiesta del Bautismo del Señor. Como escuchamos el domingo pasado. reanudamos hoy nuest ro itinerario de meditación sobre la liturgia de las Vísperas. Jesús se manifiest a desde el Página 20 de 146 . Después de la pausa con ocasión de las festividades navideñas. to mado de la primera carta de san Pedro. se refiere a la pasión redentora de Cristo. 21b-24 PASIÓN VOLUNTARIA DE CRISTO. SIERVO DE DIOS 1.Miércoles 14 de enero de 2004 Cántico 1Pe 2. anunciada ya en el momento del bautismo en el Jordán. El cántico que acabamos de proclamar.

el recuerdo de la pasión es muy frecuente. pero que fue escogida por Dios como "piedra ang ular" que da cohesión a la "casa espiritual". También es un gesto de confianza con respecto al Padre. se usa el verbo griego que indica el seguimiento. Esta historia de la Pasión en el himno se formula mediante cuatro declaraciones negativas (cf. a la Iglesia (cf. Is 42. y el verdadero "Siervo de Yahveh" (cf. para describir la actitud de Jesús en es a situación terrible y grandiosa. Is 53. 18-22). 1 P 2. 6-8). 22). 1 P 2. impregnado de mansedumbre y du lzura: "Cuando le insultaban. Comienza con la doble afirmación de su absoluta inocencia. en la que el pescador de Galilea se define "tes tigo de los sufrimientos de Cristo" (1 P 5. Él es la piedra viva que desecharon los hombres. sin mancha. En este punto. precisamente como se lee en el evangelio: "El que quiera venir en pos de mí. Lc 3. En efecto.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.) tome su cruz y sígame" (Mc 8. a la luz de las palabras y las imágenes que el profeta Isaías aplica a la figura del Sier vo doliente (cf. Y los pasos del divino Maestro van por una senda ardua y difícil. 23b-24). Juan Pablo II y S. 9): "Él no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca" (1 P 2.S. el "programa". conformando nuestra vida a sus opciones. en su pasión no profería amenazas" (1 P 2. la actitud de discípu los. 1). Luego vie nen dos consideraciones sobre su comportamiento ejemplar. El silencio paciente del Señor no es sólo un acto de valentía y generosidad. 1 P 2. 22). En la carta de san Pedro citada. 21). Jesús es el corder o del sacrificio. Nuestra atención se concentra ahora en la figura de Cristo que nos presenta el pasaje que acabamos de escuchar (cf. el himno de la carta de san Pedro traza una síntesis admirable de l a pasión de Cristo. el seguir las huellas mismas de Jesús. 22-23a) y tres positivas (1 P 2. 18-1 9). 1 P 3. expresada con las palab ras de Isaías (cf. 34)... como se dice en el original griego (cf. Aparece como el modelo que debemos contemplar e imitar. 1 P 2. Él es el j usto que se sacrifica por los injustos. es decir. en el que el Padre tiene su c omplacencia (cf. (. a fin de llevarlos a Dios (cf. releída en clave mesiánica por la antigua tradición cristiana. que libra al hombre del p ecado mediante su pasión y la muerte en la cruz. 21-24). 1). como sugiere la primera de las tres afirmaciones positivas: " Se ponía en manos del . Is 53). 23). 3. cuya sangre preciosa fue derramada para nuestra redención (cf. 2. el ejemplo que hemos de seguir con decisión.S. que debemos real izar. no devolvía el insulto. Benedicto XVI inicio de su actividad pública como el "Hijo amado". 1 P 1.

es decir. Tiene una confianza total y perfecta en la ju sticia divina. vivamos para la justicia" (1 P 2. también nosotros. precisa que Cristo cargó "en su cuerpo" "en el leño". muertos al pecado. podemos "vivir para la justicia". Esta segunda afirmación positiva. Por este camino. subió al leño. Is 53.que juzga justamente" (1 P 2. para poder aniquilarlos. para que . 4. o sea. 12). 24). librados del hombre viejo. con su mal y su mise ria. que dirige la historia hacia el triunfo del inocente. en santidad. "nuestros p ecados". 23). aunque sea con términos en gran Página 21 de 146 . en la cruz. formulada con las expresiones de la profecía de Is aías (cf. que pone de relieve el valor sa lvífico del acto supremo de entrega de Cristo: "Cargado con nuestros pecados. El pensamiento corresponde. Así se llega a la cumbre del relato de la Pasión.

a través del cual Cristo ha venido a mí. sino de que Cristo es mi abogado ante el Padre.S.S. sin o de haber sido redimido. pp. san Amb rosio se expresaba así: "En mis obras no tengo nada de lo que pueda gloriarme. Contemplando las llagas de Cristo por las cuales hemos sido salvados. por tanto. 25). 6. expresado con las mismas palabras que usa Isaías para indicar la fecundida d salvadora del dolor sufrido por el Siervo de Yahveh (cf. que nos regenera como n uevas criaturas. me gloriaré en Cristo. mie ntras que el pecado me ha hecho humilde" (Giacobbe e la vita beata. sino de que mis pecados han sido per donados. I. a la doctrina paulina sobre el bautismo. Rm 6. No me gloriaré de estar sin pecado.indica el valor salvífico del sufrimiento de Cristo. Mi pecado se ha trans formado para mí en precio de la redención. 3-1 1). Benedicto XVI parte diversos. Página 22 de 146 . de que Cristo derramó su sangre por mí. 21: SAEMO III. Cristo ha sufrido la muerte por mí. No me gloriaré de haber ayudado a alguien ni de que alguien me haya ayudado. Es más ventajoso el pecado que la inocencia. La última frase -"sus heridas nos han curado" (1 P 2. Milán- Roma 1982. 5. muerte y gloria de Cristo (cf. Juan Pablo II y S. No me gloriaré de ser justo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 5). no tengo nada de lo qu e pueda enorgullecerme y. La inocencia me había hecho arrogante. Is 53. sumergiéndonos en el misterio de la pasión. 251-253).

sentado en su trono celeste. es un Di os bueno. del asedio de los malvados. Benedicto XVI L LLU UUN NNE EES SS I II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 28 de enero de 2004 Salmo 10 EL SEÑOR. por ello. El salmo se desarrolla fundamentalmente en dos escenas. El Señor. 2). abarca con su mirada penetrante todo el horizonte humano. 3). 7). Les parece que han quedado alterados los cimientos del orden social justo y minadas las bases mismas de la convivencia humana (cf.S. En la primera (cf.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. v. lejos del remolin o del mal. 1-3) se describe a los malvados en su triunfo aparente. v. se ven tentados por la idea de escapar y librarse de una amenaza tan implacable. que constituyen el e lemento sustancial de la Liturgia de las Vísperas. que se sienten solos e impotentes ante la irrupción del mal. el Señor. Esta es la raíz de toda confianza y la fuente de toda esperanza en el día de la oscuridad y de la prueba. descrito en la segunda escena (cf. de las flechas de las calumnias lanzadas a traición por los pecad ores. 1). se repite tres veces e n el centro del salmo (cf. Desd e ese mirador . Pero entonces se produce un vuelco. en el original hebreo.S. Dios no es indiferente ante el bien y el mal. a los fieles (cf. La tonalidad espiritual de todo el canto queda muy bien reflejada en el versículo conclusivo: "El Señor es justo y ama la justicia". una breve plegaria de confianza que. vv. 4-5) y se encuentra de nuevo al final (cf. ESPERANZA DEL JUSTO 1. 2. Este nombre aparece al inicio (cf. Prosigue nuestra reflexión sobre los textos de los salmos. y no un hado oscuro. El que hemos hecho resonar en nuestros corazones es e l salmo 10. v. 3. vv . Se presentan con imágenes tomadas de la guerra y la caza: los perversos tensan su arco de guerra o de caza para herir violentamente a sus víctim as. vv. es decir. les asa lta la tentación del desaliento. indescifrable y misterioso. Juan Pablo II y S. 4- 7). está marcada por el nombre sagrado de Dios: Adonai. Quisieran huir "como un pájaro al monte" (v. 1). v. A los fieles. Estos últimos.

vv. distinguiendo el bien del mal y condenando con vigor la injusticia (cf. como aconteció con Sodoma (cf. el Señor "hará llover sob re los malvados ascuas y azufre" (Sal 10. 24). sino un a Presencia vigilante que está a favor del bien y de la justicia. Dios puede obse rvar y examinar a toda persona. símbolos del juicio de Dios que purifica la historia. Gn 19. condenando Página 23 de 146 . encerrado en su mundo dorado. Ve y provee. 6). El Señor no es un soberano lejano. 4-5). interviniendo c on su palabra y su acción. El justo prevé que. Es muy sugestiva y consoladora la imagen del ojo divino cuya pupila está fija y at enta a nuestras acciones. signo de la omnisciencia y la omnipotencia divina.trascendente.

Te doy gracias. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 4 de febrero de 2004 Salmo 14 ¿QUIÉN ES JUSTO ANTE EL SEÑOR? 1. 4. experimentan por fin que "hay un Dios que hace justicia en la tierra" (Sal 57. para que quede confundido el descaro del Adversario" (A. Ahora confirma lo que has hecho en mí. Benedicto XVI el mal.S.. Juan Pablo II y S.. se plantea la pregunta: "Señor. protégeme. ¡Gracias. juez justo. oh Cristo! ¡Ven en mi ayuda. diácono de Catania. Señor Jesucristo. Como sucede en algunas otras composicio nes del Salterio (cf. como parte de una "liturgia de ingreso". porque sufro por ti. Es grande tu gloria.S. a la intimidad divina. oh Crist o. El último versículo abre el horizonte a la luz y a la paz destinadas a los justos. sin embargo. que libra del ma l.. El salmo. Ador o a la santísima Trinidad. los salmos 23. el mártir irrumpe espontáneamente en esta serie de plegarias: "¡Gracias. Innumerables justos. no concluye con este cuadro trágico de castigo y condena . porque tu fuerza me ha consolado. y me has concedido la gracia de tu nombre. que llega a las puertas del templo de Sión para participar en el culto. pp.. 12). pero sobre todo liberador misericordioso: "Los buenos verán su rostro" (Sal 10. En efecto. por una parte..Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Los malvados. 25 y 94). se delinean las condiciones indispensables para ser admitidos a la cele bración litúrgica y. Milán 1955. 7). En un diálogo ideal entr e los fieles y los levitas. 72-73). Se trata de una experiencia de comunión gozosa y de confianza serena en Dios. objeto de nuestra reflexión de hoy. por consiguiente. que murió hacia el año 304 bajo el emperad or Diocleciano. oh Cristo! Por ti sufro. Adoro al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. que les daba fuerzas para resistir la prueba. Preghiere dei primi cristiani. han hecho una experiencia semeja nte. que conte mplarán a su Señor. que prefigura su destino último. no has permitido que mi alma pereciera con los malvados. a lo largo de la historia.. ¿quién puede hospedarse en t u tienda y habitar . Los estudiosos de la Biblia clasifican con frecuencia el salmo 14. En los Hechos de Euplo.. oh Señor. Hamman. heridos por esta lluvia ardiente. oh Cristo!. se puede pensar en una especie de procesión de fieles.. por ejemplo. en los siervos que te has dignado llamar a ti. Muchas narraciones describen la confianza de los mártires cristianos ante los tormentos y su firmeza..

se enumeran las cualidades requeridas para cruzar el umbral que lleva a la "tienda". gestos y vestiduras particulares. Pero conviene notar una difere ncia significativa con las que sugiere nuestro salmo.en tu monte santo?" (Sal 14. 2-5). Por otra. 2. 1). al templo situado en el "monte santo" de Sión. Las cualidades enumeradas son once y constituyen una síntesis ideal de los compromisos morales fu ndamentales recogidos en la ley bíblica (cf. para ser admitidos en presencia de la divinidad. En las fachadas de los templos egipcios y babilónicos a veces se hallaban graba das las condiciones requeridas para el ingreso en el recinto sagrado. En muchas culturas religiosas. se requería sobre todo la pureza ritual exterior. vv. Página 24 de 146 . es decir. que implicaba ablucio nes.

) ¡Que fluya. al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo . evitar cualquier tipo de corrupción en la vi da pública. 6-8. 33. Por último. de la práctica de la justicia y. delito que también en nuestros días es una infame realidad. 2). no difamar a los que viven a nuestro lado cada día (cf. 5) . de la sinceridad p erfecta al hablar (cf. Is 1. capaz de estrangular la vida de muchas personas. También Jesús. Sal 14. 4. por ejemplo. no me complazco en vuestr as oblaciones. al juramento. (. el salmo 14 exige la purificación de la conciencia. Siguen tres deberes que podríamos definir de relación con el prójimo: eliminar la calu mnia de nuestra lengua. por último. desprecio vuestras fiestas . y. Los tres primeros compromisos son de índole general y expresan una opción ética: segui r el camino de la integridad moral. incluso en el caso de que se sigan consecuencias negativas p ara nosotros. para que sus opcion es se inspiren en el amor a la justicia y al prójimo. 3). propondrá su propia "liturgia de ingre o" esencial: "Si. pues. sí. 6. se enumeran los últimos tres preceptos para examinar la conciencia: ser fieles a la palabra dada.. 10-20. la vehemente reprimenda del profeta Amós. Jr 6. Benedicto XVI En cambio. Veamos ahora los once compromisos enumerados por el salmista. ni miro a vuestros sacrificios de comunión de novillos cebados. 14-16. otro compromiso que es preciso practicar con rigor también en nuestro tiempo (cf. por último. en estos versículos se siente vibrar el e spíritu de los profetas. el juicio como agua y la justicia como arroyo perenne!" (Am 5. v. Viene luego la exigencia de una clara toma de posición en el ámbito social: consider ar despreciable al impío y honrar a los que temen al Señor.S.S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. que denuncia en nombre de Dios un culto alejado de la vida diaria: "Yo detesto. que con frecuencia invitan a conjugar fe y vida. Os 6. evitar toda acción que pueda causar daño a nuestro hermano. 3. no me gusta el olor de vuestras reuniones solemnes. no prestar dinero con usura. en el Sermón de la montaña. que podrán consti tuir la base de un examen de conciencia personal cuando nos preparemos para confesar nuestras culpa s a fin de ser admitidos a la comunión con el Señor en la celebración litúrgica. oración y compromiso existencial. Seguir este camino de decisiones morales auténticas significa estar preparados para el encuentro con el Señor. Mi 6. v.. 21-24). Juan Pablo II y S. Si me ofrecéis holocaustos. 20). Por ello. Escuchemos. adoración y justicia social (cf.

a notarlo en la memoria. adquirida esta riqueza en el camino hacia la eternidad y habitando en la Iglesia. Como concluye nuestra plegaria. comenta así esta afirmación final del salmo. deja tu ofrenda allí. 5). relacionándola con la imagen inicial de l a tienda del templo de Sión. 308). podremos finalmente descansar en la gloria del cuerpo de Cristo" (PL 9. escribirlo en el corazón.tiene algo contra ti. quien actúa del modo que indica el salmista "nunca fallará" (Sal 14. Debemos confrontarnos de día y de noche con el tesoro de su rica brevedad . Padre y Doctor de la Iglesia del siglo IV. Y así. en su Tr actatus super Psalmos. San Hilario de Poitiers. luego vuelves y presentas tu ofrenda" (Mt 5. habita en el monte. Página 25 de 146 . Por tanto. "Quien obra de acuerdo con estos preceptos. y vete primero a re conciliarte con tu hermano. delante del altar. 23-24). es preciso guardar los preceptos y cumplir los mandamientos. Debemos grabar este salmo en lo más íntimo de nuestro ser. se hospeda en la tiend a.

casi como una majestuosa construcción. "según el beneplácito de su voluntad". en la que ya se pone en marcha un proyecto que nos supera. la abundante efusión "de la riqueza de su gracia" (Ef 1. Como veremos más tarde. el señorío de Cristo se extiende tanto al cosmos como al horizonte más espe cífico que es la Iglesia. 7). 4. En este proyecto trascendente.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. es decir. 5) y el "conocimiento del misterio de la voluntad" de Dios (Ef 1. 9). del "beneplácito" (Ef 1. la exaltación de la "redención por su sangre" derramada en la cruz. "recapitular en Cristo todas las cosas". es decir. He aquí.S. esta especie de salmo neotestamentario centra su atención sobre todo en la historia de la salvación. que es su cuerpo" (Ef 1. escuchemos . Se comienza con un "antes" que precede al tiempo y a la creación: es la eternidad divina. Ciertamente. Ef 1. El espléndido himno de "bendición". 22-23). realizada a nuestro favor en Cristo. que es expresión y signo vivo de la "benevolencia" (Ef 1. Ef 1. de forma que en él se revela el " misterio" (Ef 1. 6) y del amor divino. una "pre-destinación". destinada a exaltar la admirable obra de Di os. 2.el plan concebido por el Padre desde toda la eternidad. Por ahora nos limitarnos a una mirada de conjunto a este texto solem ne y bien estructurado. Por tanto. 3.S. 3-10 EL PLAN DIVINO DE LA SALVACIÓN 1. 9). Juan Pablo II y S. 9) oculto desde los siglos y toda la realidad realiza -en su orden específico y en su grado. tanto las del cielo como las de la tierra (cf. Cristo desempeña una función de "plenitud". entonces. el plan amoroso y gratuito de un destino de salvación y de gloria. pero también es el principio vital de referencia del universo. él es "cabeza de la Igles ia. He aquí la fi liación divina del cristiano (cf. 10). mediante la cual se entra en lo íntimo de la misma vida trinitaria. con el que inicia la carta a los Efesios y qu e se proclama todos los lunes en la liturgia de Vísperas. Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 18 de febrero de 2004 Cántico Ef 1. el cosmos y la historia humana. "el perdón de los pecados". será objeto de una serie de meditaciones a lo largo de nuestro itinerario. que abarca la creación y la redención. Después de esta mirada de conjunto al himno con el que comienza la carta a los Efesios. Dios se propuso de antemano. restablecer en él el orden y el sentido profundo de todas las re alidades.

eres libre. eres coheredero. por los querubines y por los serafines. "¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas?" (Rm 8. Te ha sido dado todo y. 1 Co 15. en medio de dificul tades de todo tipo. eres hijo. 20. y sometido incluso a la experiencia de un doble destierro. En su Primera homilía sobre la carta a los Efesios. fino intérprete de la sagrada Escritura. 23) es adorada por los ángeles. que vivió en el siglo IV y fue también obispo de Constantinopla. eres hermano. comentando este cántico. como está escrito. 32). con él eres glo rificado. maestro y orador extraordinario. eres justo. Tu primicia (cf. con él reinas.ahora a san Juan Crisóstomo. reflexi ona con gratitud en la "bendición" con que hemos sido bendecidos "en Cristo": "¿Qué te falta? Eres inmorta l. Página 26 de 146 .

¿Qué significa esto? Significa que Dios desea apasionadamente y anhela ardientemente nuestra salvación. En efecto. pu es la "gracia" es propia de la bondad" (ib. En efecto. Rm 8. redunde en alabanza suya". san Pablo afirm a que todo se realizó "para que la gloria de su gracia. Y cuando san Pablo declara que Dios lo ha hecho por la sangre de su Hijo. Precisamente por esto -concluye el antiguo Padre de la Iglesia-..S. que tan generosamente nos ha concedido en su q uerido hijo. 13).: ha adornado nuestra alma y la ha vuelto bella. Más grande que la filiación adoptiva y que los demás dones es que no haya perdonado ni a su pro pio Hijo (cf. san Juan Crisóstomo e xclama: "No hay nada más grande que todo esto: que la sangre de Dios haya sido derramada por nosot ros.."según el beneplácito de su voluntad". per o más grande aún es que eso se haya realizado por la sangre del Señor" (ib. s ino que también nos ha hecho amables.. deseable y a mable". Juan Pablo II y S. "Y ¿por qué nos ama de este modo? ¿Por qué motivo nos quiere tanto? Únicamente por bondad. Dios "no sólo nos ha liberado de nuestros pecados. 32). 11).. Benedicto XVI Entonces. es grande que nos hayan sido perdonados nuestros pecados. ¿qué te falta?" (PG 62.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 14). Página 27 de 146 .S. Dios hizo todo esto por nosotros -prosigue el Crisóstomo.

Se encuentra congregada la asamblea de los hijos de Isr ael. nos percatamos de que revela en filigrana una liturgia celebrada en el templo de Jerusalén. según el mo delo de los diversos sacrificios y holocaustos ofrecidos por el rey al «Dios de Jacob» (Sal 19. soy Rey. y lanza el ataque definitivo contra el mal y la prevaricación. en el tiempo en que toda la nación es presa de una angust ia profunda a causa de la pesadilla de una guerra. contra la prepotencia y el orgullo. 2). 37). v. que no abandona . el «consagrado» por excelencia. La invocación final: «Señor. a las víctimas de la arrogancia de los conquistadores.S. se evocan los carros y la caballería (cf . Es fácil comprender por qué la tradición cristiana transformó este salmo en un himno a C risto rey. Más aún. «el Mesías» (cf. escucha mi voz» (Jn 18.).. v. Juan Pablo II y S. En él se invoca la bendición divina sobre el rey principalm ente «en el día del peligro» (v. En efecto. contra la mentira y el egoísmo. 10). Resuenan en nuestros oídos. jefe de la nación. que acabamos de escuchar y que meditaremos ah ora. pero on la fuerza del Espíritu. emblema del poder imperial terreno: «Sí (. 8). Examinando la trama de este salmo. 7). nos revela el origen del salmo 19. Entra en el mundo sin ejércitos. 2). a ellos el rey y el pueblo contraponen su confianza en el Señor. da la victoria al rey y escúchanos cuando te invocamos» (S al 19. que defiende a los débiles. las palabras que Cristo pronuncia dirigiéndose a Pilato. a los oprimidos.. Benedicto XVI M MMA AAR RRT TTE EES SS I II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 10 de marzo de 2004 Salmo 19 ORACIÓN POR LA VICTORIA DEL REY 1. Todo el que es de la verdad. 2. Por consiguiente. proclamado en el templo de Sión durante un rito solemne.S. nos encontramos ante un salmo real del antiguo Israel. que oran por el rey. es decir.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. que parecen avanzar en el horizonte. como fondo. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. al inicio se vislumbra un rito sacrificial.

7). La palabra de Dios no se presenta entonces como un mensaje abstract o. En el texto de este salmo. Mientras los versículo s anteriores expresan implícitamente peticiones dirigidas a Dios (cf. a la qu e el rey está unido por el vínculo de la alianza. sino que lo protege y sostiene. v. adaptándose así a los sentimientos del hombre que atraviesa dificultades. 6). Por eso. con todos lo s temores y peligros que suscita. sino como una voz que se adapta a las pequeñas y grandes miserias de la humanidad. La oración está fuertemente marcada por la convicción de que el Señor es la fuente de la seguridad: realiza el deseo expresado con confianza por el rey y toda la comunidad. vv. se percibe un clima de guerra. el versículo 7 marca un cambio. el salmo refleja el lenguaje militar y el clima que reina en Israel en tiempo de guerra (cf. Ciertamente. 2-5). 3. el versículo 7 af irma la certeza de que el Señor ha escuchado las oraciones: «Ahora reconozco que el Señor da la victoria a su ungido. que lo Página 28 de 146 .a «su ungido» (v.

) El Señor no salva por la espada ni por la lanza. procura d hacer el bien ante todos los hombres» (Rm 12. El apóstol san Pablo exhortará a los cristianos: «No devolváis a nadie mal por mal.. El salmo. A toda forma de maldad el justo opone la fe. resucitarán de su antigua caída. a pesar de aludir a una circunstancia histórica concreta. En efecto. q ue ponen su confianza en Dios y. En cualquier caso. es decir. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 17 de marzo de 2004 Salmo 20 ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VICTORIA DEL REY . También Isaías exclamaba: «¡Ay de los que se apoyan en la caballería. 1). y para la resurrección de los que habían caído pero ahora han sido resucitados por él» (PG 2 3. la benevolencia. ni han buscado al Señor» (Is 31. Benedicto XVI ha escuchado desde su santo cielo». En cambio.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. por eso. pero yo voy contra ti en nombre del Señor de los ejércitos. 4. caerán derrotado s.S. que cuentan con la fuerza material de sus carros y su caballería. Juan Pablo II y S. que protege a los débiles e inermes. que el cristiano sabe que puede vencer por obra de Cristo: «Todas las potencias advers as y los enemigos de Dios ocultos e invisibles. 17). para la derrota de sus adversar ios y enemigos. Simeón de cía: Este está puesto para caída y resurrección de muchos . el joven he breo opone la invocación del nombre del Señor.. el perdón. 197). porque del Señor es el combate» (1 Sa m 17. y confían en los carros porque ab undan y en los jinetes porque son muchos. puede convertirse en una invitación a no dejarse arrastrar nunca por la violencia. expresa netamente un contraste entre la posición de los enemigo s. Por eso. el ofreci miento de paz. todos los que hayan recibido la salvación. puestos en fuga por el mismo Salvador. comentando este salmo. vinculada a la lógica de la guerra. David dice a G oliat: «Tú vienes contra mí con espada. ensanchará su mirada también al mal d e la muerte.S. his toriador de la Iglesia de los primeros siglos. mas no han puesto su mirada en el Santo de Israel. lanza y jabalina. Y san Eusebio de Cesarea (siglos III-IV). salen victoriosos. Se piensa espontáneamente en la célebre escen a de David y Goliat: frente a las armas y a la prepotencia del guerrero filisteo. 45-47). (. El salmo no precisa en qué signo se basa para ll egar a esa conclusión. y la posición de los israelitas.

"años que se prolongan sin término" (v.1. 2) y al final (cf. 7). mientras la parte central del himno tiene la t onalidad de un canto de acción de gracias. v. 2-8. 5). vv. en el centro se encuentra la obra de Dios en favor del soberano del p ueblo judío representado quizá en el día solemne de su entronización. Por tanto. 6) y "gozo" (v. Página 29 de 146 . "fama" (v . La parte conservada habla en pasado y en presente de los favores concedidos por Dios al rey. 1 4) casi parece resonar una aclamación de toda la asamblea. 4). 9-13). En el salmo 20 la liturgia de las Vísperas ha suprimido la parte que hemos escu chado ahora. mientras que la parte omitid a habla en futuro de la victoria del rey sobre sus enemigos. El texto que es objeto de nuestra meditación (cf. vv. Al inicio (cf. omitiendo otra de carácter imprecatorio (cf. 14) pertenece al género d e los salmos reales. que el salmista dirige a Dios por los favores concedidos al rey: "Te adelantaste a bendecirlo con el éxito" (v. v.

. debe ser el lugarteniente del Señor al tutelar la justicia. por tanto. 4. A continuación. ¡y cuánto goza con tu victoria! (. Él.S. fuente d e estabilidad. 3) y ha puesto en su cabeza una corona de oro (cf. se refieren los dones de Dios al soberano: Dios le ha concedido el d eseo de su corazón (cf. La bendición es signo de la pr esencia divina que obra en el rey. Ya en el ju daísmo se convirtió en un himno en honor del Rey-Mesías: así. La bendición es un tema relevante en este breve himno: "Te adelantaste a bendec irlo con el éxito. c omo proclama san Juan en el prólogo de su evangelio: "En él estaba la vida y la vida era la luz de lo s hombres" (Jn 1. par a la Biblia el soberano es considerado "hijo" de Dios (cf. Precisamente con vistas a esta misión. la presencia perfecta de Dios en medio de la humanidad. subsistencia y seguridad. Benedicto XVI Es fácil intuir que a este canto -como ya había sucedido con los demás salmos reales d el Salterio. mi Señor. y David había rezado así: "Dígnate. También el profeta Natán había asegurado a David esta bendición. 7). Ciertamente. y se la has concedido. Juan Pablo II y S. Pero demos primero una mirada al texto en su sentido original. 3). se allanaba el camino a la interpr etación cristológica. que se derra ma precisamente sobre el consagrado: "Te pidió vida. precisamente. comprende también el don de la vida. Él es "resplandor de la gloria" del Padre (Hb 1. Él es luz y vida. que es.) Al son de instrumentos cantaremos tu p oder" (vv. La bendición. 4). Él es el Hijo en senti do pleno y. En el antiguo Oriente Próximo se consideraba que el rey estaba rodeado por un halo luminoso. Sal 2. 5). la que adopta la liturgia. pues. v. en la tradición bíblica. el r ey se alegra por tu fuerza. 3. . has habla do y con tu bendición la casa de tu siervo será eternamente bendita" (2 S 7. pero sólo en sentido metafóri co y adoptivo. 2. Al rezar este salmo.S. 4). vemos perfilarse detrás del retrato del rey judío el rostro de Cristo. El esplendor d el rey está vinculado a la luz divina que lo envuelve como un manto protector: "Lo has vestido de honor y m ajestad" (v. 29).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. teniendo en cuenta la solemnidad del acontecimiento: "Señor. Le concedes bendiciones incesantes" (Sal 20. 6). que atestiguaba su participación en la esencia misma de la divinidad. bende cir la casa de tu siervo para que permanezca por siempre en tu presencia... el cual se transforma así en un reflejo de la luz de Dios en medio de la humanidad. pues tú. Se respira una atmósfera gozosa y resuenan cantos. 7). años que se prolongan sin término" (v. 2.se le atribuyó una nueva interpretación cuando desapareció la monarquía en Israel. rey mesiánico.. 14). pues. 4. Dios lo rodea de su luz benéfica y de su bendición. v.

desd e el momento en que Cristo estaba a punto de morir? El salmista anuncia. 5) a la resurrección de Cristo: "¿Por qué motivo el salmista dice: "Te pidió vida".En esta línea. p. resucitado de entre los muertos. san Ireneo. comentando el salmo. pues. aplicará el tema de la vida (cf. 519). Milán 1979. ha asumido la vid a para resurgir. es inmortal. su resurrección de entre los muertos y que él. también el cristiano cultiva dentro de sí la esperanza en e l don de la vida eterna. En efecto. Basándose en esta certeza. 72. Página 30 de 146 . y largo espacio de tiempo en la eternidad para ser incorruptible" (Esposizione della pre dicazione apostolica. Sal 20. obispo de Lyon.

cuyo nombre por veneración no se pronuncia (cf. representada por cuatro "vivientes" (Ap 4. sobre ese trono se sienta un Cordero. en los que se representa una gloriosa y grandiosa escena celestial. y que meditaremos ahora. forma parte de la liturgia de Vísperas. En efecto. en griego un biblíon. el revelador del hilo secreto d e la acción divina que . 12 HIMNO A DIOS CREADOR 1. vivo y glorioso (Ap 5. se trata de una profecía oculta. Así pues. o sea. 5. pero que es totalmente inaccesible. algunas composiciones orantes nacen de la fusión de fragmentos bíblicos pertenecientes a páginas más amplias. símbolo de Cristo resucitado. 1). cuyo número alude tanto a las doce tribus de Israel como a lo s doce Apóstoles. honor y poder". En torno a estas dos figuras divinas se encuentra el coro de la corte celestial. Esta asamblea del pueblo de Dios entona un himno al Señor exaltando su "gloria.S. 2. pues siete sellos impiden su lectura (cf. en griego presbyteroi. 6). Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 31 de marzo de 2004 Cántico Ap 4. 11. la síntesis de las dos alianzas: la primera y la nueva. Cristo es el gran intérprete y señor de la historia. En nuestro caso se han tomado algunos versículos de los capítulos 4 y 5 del Apocalip sis. 4). y la maldad s eguirá propagándose y oprimiendo a los creyentes. los jefes de la comunidad cristiana. 9). Ap 4. Ap 5. es decir. que se han manifestado en el acto de la creación del universo (cf. 2). Él podrá "tomar el libro y abrir sus sellos" (Ap 5. El cántico que acabamos de escuchar. Suce sivamente. Juan Pablo II y S. esos decretos no pueden conocerse ni cumplirse. Entonces resulta necesaria una intervención autoriza da: la realizará precisamente el Cordero degollado y resucitado. Si el libro permanece sellado. que tal vez evocan a los ángeles de la presencia divina en los puntos cardinales del universo. Ap 4. es decir. un "libro" . En su centro se eleva un t rono sobre el que está sentado Dios mismo. 6). Como sucede con frecuencia en la praxis litúrgica. cuyos salmos estamos comentando progresivamente en nuestras catequesis s emanales. Ese libro contiene toda la serie de los d ecretos divinos que se deben cumplir en la historia humana para hacer que reine en ella la justicia per fecta. 9-10. En e ste momento se introduce un símbolo de gran importancia. y por "veinticuatro ancianos" (Ap 4.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. se habla de un "Cordero degollado" pero "de pie". 11).S.

de curar nuestr as heridas y sacarnos de nuestras miserias. este era Dios mismo. 22). partícipes de su misma dignidad. nos hace sac erdotes y reyes.guía su desarrollo. Cristo es quien realiza esta obra en beneficio de toda la humanidad. el deber de rescatar correspondía al pariente más cercano. En el caso del pueblo. 9-10). Para la antigua legislación. Cristo nos da un nuevo ser interior. Cristo fue "degollado" y con su sangre "rescató" a toda la humanidad del poder del mal. La redención llevada a cabo por él no sólo tiene la función de rescatarnos de nuestro pasado de pecado. que llamaba a Israel su "pr imogénito" (Ex 4. El verbo "rescatar" remite al Éxodo. Esta base no es más que su misterio pascual (cf. 3. El himno prosigue indicando cuál es la base del poder de Cristo sobre la histor ia. Ap 5. Página 31 de 146 . a la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto.

e hizo de nosotros un sacerdocio nuevo y un pueblo elegido para siempre. llevado a la muerte. Escuchemos las palabras de un obispo del siglo II.S. 6. inmolado al atardecer. p. yo soy quien os mostraré al Padre. 103: ib. linajes de hombres que estáis sumergidos en pecados. Juan Pablo II y S. 66-71: SC 123. 4. cordera sin mancha. el cual dice así en su Homilía pascual: "Cristo bajó del cielo a la tierra por amor a la humanidad sufriente. de la opresión a una realeza eterna.S. el cordero degollado. Yo soy quien os llevo a la altu ra de los cielos. Benedicto XVI Aludiendo a las palabras que Dios había proclamado en el Sinaí (cf. Ap 1. el cual vive desde toda la eternidad. De allí brota una llamada a la Iglesia para que tome c onciencia de su dignidad y de su misión.. Él nos llevó de la esclavitud a la libertad. una ciudad d e Asia menor. pp . yo soy quien os resucitaré con mi diestra" (n. dirige su llamamiento a todos lo s pueblos: "Venid. yo soy vuestra salvación. y recib id el perdón de los pecados. Como cordero fue llevado y como cordero fue degollado. yo soy vuestro rescate. yo soy vuestra luz. el himno reafirma que el pueblo de Dios redimido está constituido por reyes y sacerdotes qu e deben guiar y santificar toda la creación. 6). yo soy vuestro rey. se revistió de nuestra humanidad en el seno de la Virgen y nació como hombre. En efecto. el Cordero inmolado. Es una consagración que tiene su raíz en la Pascua de Cri sto y se realiza en el bautismo (cf. Página 32 de 146 . el mismo Cristo. de las tinieblas a la luz... 9). y así nos rescató de la esclavitud del mundo. La tradición cristiana ha aplicado constantemente a Cristo la imagen del Corder o pascual.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. .. . pues. 122). el hijo de María. yo soy vuestro perdón. 96-100). yo soy el cordero inmolado por vosotros.. 1 P 2. de la muerte a la vida. Melitón de Sardes. Ex 19. sepultado al anochecer" (nn. Él fue tomado de l a grey. yo soy vuestra resurr ección. yo soy la Pascua de salvación. yo soy vuestra vida. Él es el cordero mudo. Al final. todos vosotros.

La s imágenes usadas para describir a esos adversarios. está el símbolo militar de un asalto. fundada en la confianza en Dios en el día tenebroso del asalto de los malvados. son de dos tipos. pero tropiezan y caen (cf.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. lugar de seguridad y refugio. en el original hebreo. 5- 6). el salmis ta habla explícitamente de "casa del Señor". de "santuario" (v. Por otro. Por un lado. morada.S. el hilo conductor de la oración es la confianza en Dios. Más aún. realizado por un ejército entero: es una batalla que s e libra con gran ímpetu. 4). el corazón mismo del templo. q ue la liturgia distribuye en dos pasajes. Se evoca también la "roca" de Sión (cf. casa" (cf. 2). de "refugio. v. los cuales constituyen el signo del mal que c ontamina la historia. 3). si la liturgia es el clima espiritual en el que se encuentra inmerso el salmo. 5). sembrando terror y muerte (cf. v. vv. Seguiremos ahora la primera parte de este díptico poético y espiritu al (cf. La primera parte del salmo que estamos meditando se encuentra marcada por una gran serenidad. donde el Señor se revela con su presencia y su palabra. es decir. 2. estos términos indican más precisamente el "tabernáculo" y la "tienda ". vv. Así pues. 1-6). tanto en el día de la alegría como en el tiempo del miedo. Benedicto XVI M MMI IIE EER RRC CCO OOL LLE EES SS I II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 21 de abril de 2004 Salmo 26 .S. La vida del creyente con frecuencia se encuentra sometida a tensiones y contesta ciones. Juan Pablo II y S. sede del culto de Israel. v. que tiene como fondo el templo de Sión. a veces . 6). y se alude a la celebración de los sacrificios de acción de gracias (cf. Nuestro itinerario a lo largo de las Vísperas se reanuda hoy con el salmo 26.I CONFIANZA ANTE EL PELIGRO 1. v. En efecto. parece que hay una imagen de caza feroz: los malvados son como fieras que avanzan para atrapar a su presa y desgarrar su carne.

lleva una vida distinta de todos y sus caminos son extraños" (Sb 2.también a un rechazo e incluso a la persecución.. es la defensa de mi vida" (Sal 26.. 3. como dice la espléndida "antífona" inicial del salmo. "el Señor es mi luz y mi salvación (.) Mi corazón no tiembla. el cual proclama: "Si Dios está con nosotros. la riqueza o el goce desenfrenado.) Me siento tranquilo" (vv.. Casi nos parece estar escuchando la voz de san Pablo. 1). el éxito ex terior. 1-3).) ¿Quién m e hará temblar? (.). (. Sin embargo. no está solo y su corazón conserva una sorprendente paz interior.. 14-15). El comportamiento del justo molesta .. Página 33 de 146 .. su sola presencia nos es insufrible. porque... porque los prepotentes y los perversos lo sienten como un reproche. El fiel es consciente de que la coherencia crea aislamiento y provoca incluso desprecio y hostilidad en una sociedad que a menudo busca a toda costa el beneficio personal. Lo reconocen claramente los malvados descritos en el libro de la Sabiduría: el justo "es un reproche de nuestros criter ios. Continuamente repite: "¿A quién temeré? (.

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. sea haciend o que no reprimamos nuestra cólera contra el prójimo cuando no obra como debiera. de alegría. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 28 de abril 2004 Salmo 26 . En su Ascetico n aplica este salmo a la oración durante la tentación: "Si vemos que los enemigos nos rodean con s u astucia. si todas estas cosas nos rodean. que se asemeja a un díptico. La liturgia de las Vísperas ha subdividido en dos partes el salmo 26. si quieren inducirnos a gustar los placeres de la g ula. si nos inducen a establecer diferencias entre nuestros hermanos. ese es malo". 6). Juan Pablo II y S. que comienzan con un grito dirigido al Señor: "Escúchame. participar en la litu rgia del sacrificio y elevar su alabanza al Dios liberador (cf. contemplar y admirar el misterio divino. clamando: "Señor. Bellefontaine 1976. si agravan nuestros oj os para que busquemos la concupiscencia. es como entrar en un oasis de luz y amor. Sal 22. gritemos como David. luego expresan una intensa búsqueda del Señor. v. Pero la serenidad interior. recurriendo a la oración per sonal y comunitaria. .S. 8-9). el orante se encomienda a Dios. El Señor crea en torno a sus fiel es un horizonte de paz. 211). 31). si hacen que la palabra del prójimo sea para nosotros como un veneno. Allí podrá "gozar de la dulzura del Señor" (Sal 26. que vivió en el desierto egipcio y murió en Gaza alrededor del año 491. es decir. sea debilitando nuestra alma con los placeres. 1)" (Recuei l ascétique. Son los versíc ulos 7-14 del salmo. 7). al con trario. diciendo: "Este es bueno. La comunión con Dios es manantial de serenidad. las palabras del monje Isaías. por tanto.II CONFIANZA ANTE EL PELIGRO 1. Benedicto XVI ¿quién contra nosotros?" (Rm 8. defensa de mi vida" (Sal 26. que te llamo" (v. con corazón firme. con la acidia. 5. no nos desanimemos. Escuchemos ahora. con el temor doloroso a ser abandonado por él (cf. siguiendo la estructura misma del texto. Acabamos de proclamar la segunda parte de este canto de confianza que se eleva al Señor en el día tenebroso del asalto del mal.S. Señor. si nos impulsan a devaluar l a palabra de los demás. que deja fuera el estrépito del mal. 4). En efecto. la fortaleza de espír itu y la paz son un don que se obtiene refugiándose en el templo. originario de Siria. vv. y su sueño se halla expresado también en otro salmo: "Habitar en la casa del Señor por años sin término" (cf. 6). de tranquilidad. es decir. 4. p. para concluir nuestra reflexión.

y. Sed fuertes y valientes de corazón . 14. por último. 24-25). espera en el Señor" (v. v. la invitación que el salmista se dirige a sí mismo al final: "Espera en el Señor. y espera en tu Dios siempre" (Os 12. el elemento decisivo es la confianza del orante en el Señor. 10). como en la primera parte del salmo. Pero también ahora. "adversarios" y "testi gos falsos" (v. Y ya el profeta Oseas exhorta así a Israel: "Observa el amor y el derecho. que salva en la prueba y sostiene durante la tempestad. trazan ante nuestros ojos un horizonte dramático donde fallan incluso los afectos familiares (cf. 12). cf. sé valien te. 7). 5). 6. ten ánimo. 11). Sal 41. Es muy bella. También en otros salmos era viva la certeza de que el Señor da fortaleza y esperanza : "El Señor guarda a sus leales y paga con creces a los soberbios. Página 34 de 146 . 12 y 42. los que esperáis en el Señor" (Sal 30. al respecto. mientras actúan "enemigos" (v.

Son descrito s como una fiera que "cerca" a su presa y luego. no conmoverse por el hijo de sus entraña s? Pues aunque ella se olvide. porque sobre él se inclina Dios misericordioso. La segunda imagen ilustra claramente la confianza serena del fiel.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. ronda como león rugiente. Sal 26. 13). Pero Cristo nos ha revelado.S. 4. buscando a qu ién devorar" (1 P 5. Al final emerge una certeza indiscutible: la de poder "go zar de la dicha del Señor" (v. Por consiguiente. Ahora nos limitamos a poner de relieve tres elementos simbólicos de gran intens idad espiritual. Benedicto XVI 2. a pesar de verse abandonado hasta por sus padres: "Si mi padre y mi madre me abandonan. como "testigos falsos" que parece n respirar violencia. 20). Así pues. . 12). enfermas. 15). Juan Pablo II y S.S. el orante nunca está totalmente solo. de modo más directo. A todas las personas ancianas. que tiene a Satanás por guía e inspirador. el diablo. 10). 2). 8-9). en l a liturgia y en la oración personal se nos concede la gracia de intuir ese rostro. yo no te olvidaré" (Is 49. que nunca podremos ver directamente durante nuestra existencia terrena (cf. Pero la expresión incluy e también la exigencia mística de la intimidad divina mediante la oración. precisamente como las fieras ante sus víctimas. a las que nadie ha rá nunca una caricia. Incluso en la soledad y en la pérdida de los afectos más entrañables. para que sientan cómo la ma no paterna y materna del Señor toca silenciosamente y con amor su rostro sufriente y tal vez baña do en lágrimas."lo veremos tal cual es" (1 Jn 3. El pensamiento va a un célebre pasaje del profeta Isaías. En el lenguaje de los salmos. reiterado varias veces por el salmo: "Tu rostro buscaré. 3. olvidadas por todos. recordémosles estas palabras del salmista y del profeta. el rostro divino y ha prometido que en el encuentro definitivo de la eternidad - como nos recuerda san Juan. el rostro de Dios es la met a de la búsqueda espiritual del orante. Por tanto. 8). en el mundo hay un mal agresivo. Ex 33. como recuerda san Pedro: "Vuestro adversario. 12). de una forma accesible. no me escondas tu rostro" (vv. Y san Pablo añade: "Entonces lo veremo s cara a cara" (1 Co 13. Así llegamos al tercer símbolo -y último-. El primero es negativo: la pesadilla de los enemigos (cf. que atribuye a Dios sentimientos de mayor compasión y ternura que los de una madre: "¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura. Señor. a menudo "buscar el rostro del Señor" es sinónimo de e ntrar en el templo para celebrar y experimentar la comunión con el Dios de Sión. el Señor me recogerá" (Sal 26.

1281). 1.. Orígenes. Con perseverancia insistiré en esta búsqueda. verá siempre el rostro del Padre que está en los cielos" (PG 12.) "No rechaces con ira a tu siervo". escr ibe: "Si un hombre busca el rostro del Señor. Señor. 357). Y san Agustín. hecho igual a los ángel es. (. 8-9. verá sin velos la gloria del Señor y. Roma 1967. Página 35 de 146 . el gran escritor cristiano del siglo III. para que. en efe cto. para amarte gratuitamente. 355. continúa así la oración del salmista: "No he buscado de ti ningún premio que esté fuera de ti. ¿Puede haber una tristeza más grande que esta para quien ama y busca la verdad de tu rost ro?" (Esposizioni sui Salmi. pp. sino tu rostro. en su comenta rio a los salmos. dado que no encuentro nada más valioso. no buscaré algo de poco valor. Comentando este salmo. no encu entre otra cosa. 26. al buscarte. Señor". sino tu rostro.5. "Tu rostro buscaré..

12-20 HIMNO A CRISTO.S. san Juan Crisóstomo (siglo IV). PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS 1. en el universo se va cumpliendo un designio trascendente que Dios realiz a a través de la obra de su Hijo. con su energía. La Iglesia local había sido fundada por Epafras. la vida y la luz llevan la huella del Verbo de Dios. 13). Juan Pablo II y S. "él es anterior a todo y todo se mantiene en él". Al final de la carta a los Colosenses. 16-17). como lo llama san Pablo (Col 4. 14). por analogía. En efecto. una región de l a actual Turquía. L a liturgia de las Vísperas lo propone en las cuatro semanas -en las que dicha Carta se va desarrolla ndo. ahora nos limitaremos a ofrecer una mirada de conjunto y a evocar un comentario espiritual .y lo ofrece a los fieles como cántico. . "e l médico amado". juntamente con el evangelista Lucas. 10). a contemplar a su autor" (Sb 13. por ejemplo. "su Hijo querido" (Col 1. Así pues. Como la Sabi duría divina creadora exaltada en el Antiguo Testamento (cf.. célebre orador y obispo de Constantinopla. que luego escribiría u no de los Evangelios. 22-31). También la materi a. tal vez el homónimo compañero de Bernabé y Pablo (cf. un discípulo suyo. originario de es as tierras.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Dado que más adelante tendremos ocasión de volver a reflexionar sobre este cántico. Marcos. elaborado por un famoso Padre de la Iglesia. Señor del cosmos. Pr 8. 2. una ciudad entonces floreciente y populosa. Hch 12. el Apóstol no se dirigió nunca a esa localidad de la Frigia. Hemos escuchado el admirable himno cristológico de la carta a los Colosenses.13). La revelación del Nuevo Testamento arroja nueva luz sobre las palabras del sabio del Antiguo Testamento. 3). insertado por san Pablo en la carta dirigida a la comuni dad cristiana de Colosas. se le nombra. Lo proclama también el prólogo del evangelio de san Juan. Más aún. 25. En ese himno destaca la grandiosa figura de Cristo. Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 5 de mayo de 2004 Cántico Col 1. y con otro personaje. muchos estudiosos están convencidos de que ese himno podría ser la cita d e un canto de las Iglesias de Asia menor. el cual declaraba que "de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega. "todo fue creado por él y para él" (Col 1. 5. Con todo. "primo de Bernabé" ( Col 4. cuando afirma que "todo se hizo por el Verbo y sin él no se hizo nada de cuanto existe" (Jn 1. reproduciéndolo en la forma que tenía probablemente el texto desd e sus orígenes. 5). 13.S.

hacia la plenitud. que se manifiesta en la Iglesia (cf. la historia. un estupendo cuadro del universo y de la historia. El himno dibuja. La historia no está a merced de fuerzas ciegas e irracionales. a pesar del pecado y del mal. v. así. Col 1. De este modo. 20). sino también la realidad más específica de la criatura humana. 20). invitándono s a la confianza.3. 18) y se rea liza "por la sangre de su cruz" (v. es decir. No Página 36 de 146 . Por consiguiente. por medio de la cruz de Cristo. por obra de Cristo. El cántico de la carta a los Colosenses presenta otra función de Cristo: él es tamb ién el Señor de la historia de la salvación. no sólo el horizonte externo a nosotros está marcado por la presen cia eficaz de Cristo. fuente de paz y armonía para la humanidad entera. está sosten ida y orientada. toda la realidad es "reconciliada" con el Padre (cf.

S. perecerían y se disolverían. De penden de él. de la que es Cabeza. Juan Pablo II y S. 18). Por eso . Benedicto XVI somos una mota de polvo insignificante. No sólo hizo que pasaran del no ser al ser. explica el Crisóstomo. Como hemos anticipado. 312). En efecto. Col 1. v. se pregun ta el Crisóstomo.. subraya la gratuidad del don de Dios "que nos ha hecho capaces de compartir la suerte del pueblo santo en la luz" (v. q ue es la Iglesia". "De él depende la sustancia de todas las cosas explica el Obispo-. sino que formamos parte de un proyecto sabio que brota del amor del Padre. el Apóstol habla también de su amor a los hombres: "Él es también la cabeza de su cuerpo. de forma que. damos ahora la palabra a san Juan Crisóstomo. q ue está tan elevado y es superior a todos. dice: "Cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado. Página 37 de 146 . Con mayor razón es signo de amor gratuito lo que Cristo realiza en favor de la Igl esia. Esta benévola y poderosa gratuidad vuelve a aparecer más adelante. Al inicio. Efectivamente. sino que todo es don del Señor. sino que es también él quien l as sostiene. como la mayoría de las veces. En su Comentario a la carta a los Colosenses glo sa ampliamente este cántico. 320). 16). 12). y responde: "Para mostrar que nadie puede conseguir el Reino con sus propias obras . En este punto (cf. hemos hecho lo que debíamos hacer"" (PG 62. decid: Somos siervos inútiles. Nadie realiza obras que merezcan el Reino. la "suerte" tiene el sentido de "fortuna". para que s ea él quien cierre con broche de oro esta reflexión. incluso la inclinación hacia él basta para sostenerlas y afianzarlas" (PG 62 .S. También aquí. así quiere mostrar su íntima comunión con nosotros.. se unió a los que están abajo" (PG 62. 319). cuando leemos que por medio de Cristo fueron creadas todas las cosas (cf. Cristo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. "después de hablar de la d ignidad de Cristo. "¿Por qué la llama "suerte"?". si quedaran fuera de su providencia. 4. perdida en un espacio y en un tiempo sin sentido.

S. y para invocar de nuevo su misericordia (cf. 2. 12). vv. el "luto" se convierte en "danza" y el triste "sayal" se transforma en "vestido de fiesta" (v . que acaba de resonar no sólo en nuestros oídos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 8 y 12). J uan Casiano: "Cristo. 4).S. Así. después de su gloriosa resurrección. El orante eleva a Dios. Lo atestigua la cita ini cial. clarea el alba del nuevo día. que la edición del texto litúrgico de las Vísperas toma de un gran escritor monástico del siglo IV. el recuerdo del . para recordar el grito que ha elevado hacia él en el tie mpo de la prueba (cf. sin duda. 2 y 13). vv. 2.para anu nciar que lo ensalzará (cf. 5). 4.v. el orante invita a los fieles a cantar himnos al Señor para darle gracias (cf. 3. sino también. v. Por eso. el "júbilo de la mañana" sucede al "llanto del atardecer" ( ib. da gracias al Padre". Juan Pablo II y S. la tradición cristiana ha leído este salmo como canto pascual. una vez que ha pasado la noche de la muerte. El orante se dirige repetidamente al "Señor" -por lo menos ocho veces. Así pues. vv. Las sensaciones oscilan constantemente entre el recuerdo terrible de la pesadill a vivida y la alegría de la liberación. 11). Ese sentimiento resalta co n fuerza en el salmo 29. Este himno de gratitud revela una notable finura literaria y se caracteriza por una serie de contrastes que expresan de modo simbólico la liberación alcanzada gracias al Señor. Ciertamente. v. la "bondad de Dios de por vida" sustituye su "cólera de un instante" (cf. En otro lugar.). el peligro pasado es grave y todavía causa escalofrío. desde lo más profundo de su corazón. en nuestro cor azón. Benedicto XVI J JJU UUE EEV VVE EES SS I II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 12 de mayo de 2004 Salmo 29 ACCIÓN DE GRACIAS POR LA CURACIÓN DE UN ENFERMO EN PELIGRO DE MUERTE 1. v. "sacar la vida del abismo" se opone a "bajar a la fosa" (cf. una intensa y fervie nte acción de gracias porque lo ha librado del abismo de la muerte. 6). 3 y 9) y su intervención liberadora (cf.

al salmista le asalta la tentación de la soberbia y la autosuficiencia: "Yo pensaba muy seguro : "No vacilaré jamás"" (v. hace muy poco que el llanto se ha enjuga do. 7). el Salmo demuestra que nunca debemos dejarnos arrastrar por la oscura tentación de la desesperación. De este modo.sufrimiento vivido es aún nítido e intenso. Por ejemplo. con nuestros propios recursos. Ciertamente. Los Padres de la Iglesia comentaron también esta tentación que asalta en los tiempos de bienestar y vieron en la prueba una invitación de Dios a la humildad. 3. tampoco hemos d e caer en la falsa esperanza de salvarnos por nosotros mismos. aunque parezca que todo está perdido. obispo de Ruspe Página 38 de 146 . en vez de la muerte se ha abierto la perspecti va de la vida que continúa. san Fulgenc io. En efecto. Pero ya ha despuntado el alba de un nuevo día.

113). Por lo demás. En efecto. me aseguraba el honor y la fuerza. gravemente enfermo y luego curado. pregunta a Dios: "¿Se anuncia en el sepulcro tu misericordia o tu fidelida d en el reino de la muerte?" (Sal 87. Señor. diciendo al Señor: "Escondiste tu rostro . que ve cerca la muerte. marineros salvados del naufragio (cf. Juan Pablo II y S. la ayuda de la gracia divina.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. De igual modo. y sabe que no puede conservar lo que posee conf iando sólo en su propia virtud" (Lettere di San Fulgenzio di Ruspe. en el cual el orante. llamé. como si fuese un a virtud suya. a pesar de todo. al haber sido abandonados por él. con humildad. nadie eleva oraciones y hace pet iciones sin reconocer que tiene necesidades. Sin embargo. La satisfacción de esta fuerte aspiración ha quedado garant . se ha mantenido siempre y al final s e ha convertido en una esperanza de resurrección. pidió ay uda. había caído en la enfermedad. la muerte lograba prevalecer. Asimismo. 4. 18-19). 4-32). supliqué a mi Dios". el salmista recuerda la prueba que sufrió a continuación. el rey Ezequías. enfer mos curados. dado que los muertos no pueden ensalzarlo y ya no tienen motivos para proclamar su fidelidad. Después de confesar la tentación de soberbia que le asaltó en el tiempo de prosperi dad. El orante recuerda entonces de qué manera imploró al Señor (cf. y quedé desconcertado" (v. decía a Dios: "Que el seol no te alaba ni la muerte te glorifica (. desconcertado.. el que vive.S. La aspiración a la victoria. Volvemos a encontrar esa misma argumentación en el salmo 87. en su Carta 3. Así expresaba el Antiguo Testamento el intenso deseo humano de una victoria de Dio s sobre la muerte y refería diversos casos en los que se había obtenido esta victoria: gente que corría peligro de morir de hambre en el desierto. 8). suplicó que le librara de la muerte. 9-11): gritó. ese te alaba" (Is 38. Tarde o temprano. comenta el pasaje del S almo con estas palabras: "El salmista confesaba que a veces se enorgullecía de estar sano. añade: "A ti. Sal 106. y quedé desconcertado". Benedicto XVI (467-532). pa ra mostrar que se debe pedir sin cesar. aunque ya se c uente con ella. vv. pero escondiste tu rostro. p.). y. Y dado que al decir eso había perdido el apoyo de la graci a divina. y que en ello había descubierto el peligro de una gravísima enfermedad. prisioneros que se libraban de la condena a muerte. dice: " Yo pensaba muy seguro: No vacilaré jamás". Roma 1999. prosigue diciendo: "Tu bondad. Señor. dirigida a la religiosa Proba. aduciendo como razón el hecho de que la muerte no pro duce ninguna ventaja a Dios. El que vive. 12).S. no se trataba de victor ias definitivas..

con la que comienza el salmo 31.izada plenamente con la resurrección de Cristo. "Dichoso el que está absuelto de su culpa. Esta bienaventuranza. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 19 de mayo de 2004 Salmo 31 ACCIÓN DE GRACIAS DE UN PECADOR PERDONADO 1. por la cual nunca daremos gracias a Dios suficiente mente. a quien le han sepultado su pecado". recién proclamado. nos hace comp render Página 39 de 146 .

Dios responde a ellas inmediatamente con un perdón generoso (cf. 6-7). no basta haber sido purificados. v. v. 21). avanzar por el camino recto. v. una promesa divina de consejo (cf.S. 1-2). Tan sólo reconoce tu culpa. sino el testimonio personal de un convertido. De este modo. Juan Pablo II y S. porque él es el custodio de la justicia y de la verdad. Nos limitamos ahora a comentar algunos elementos de esta composición. dice el Seño r. 4. de oración y de salvación (cf. a pesar de las pruebas de la vida (cf. Po r eso. más bien. 2. 10) y una invitación a alegrarse en el Señor (cf. descrito con imágenes impresionantes. 3-5) vienen dos versículos que hablan de peligro. porque el Señor llevará a su fiel a un lugar seguro: "Tú eres mi refugio: me libras del peligro. dice el Señor. Era un tormento interior terrible. Sal 31. En efecto. no encontramos una refl exión genérica sobre el pecado y el perdón. me rodeas de c antos de liberación" (v. no tenía el valor de confesar a Dios sus pecados. pero que bro tan de la conciencia. 1 2-13). 3): habien do cometido culpas graves. Israel apóstata. vv. como en el libro de Isaías (cf. La composición del Salmo es. ha dicho. Después de la doble bienaventuranza inicial (cf. delante de "todo fiel" arrepentido y perdonado se abre un horizont e de seguridad. que parece anticipar la del hijo pródigo de la parábola de Jesús (cf. el a rdor febril mermaba su vigor. El profeta Jeremías refería esta llamada de Dios: "Vuelve. ha decidido confesar su culpa con una d eclaración valiente. por último. 8) y una advertencia (cf. un dicho sapiencia l antitético (cf. el Señor promete: "Te enseñaré el camino que has de seguir" ( . 18). de confianza y de paz. es preciso. Ante todo . 3. toma la palabra el Señor y promete guiar al pecador ya converti do. Lc 15. v. 7). consciente de que Dios no es indiferente ante el mal perpetrado por su criatura. luego. 11). Benedicto XVI inmediatamente por qué la tradición cristiana lo incluyó en la serie de los siete salm os penitenciales. Son pocas palabras. compleja: después del testimonio personal (cf. En ese momento. Is 30. 5). El pecador sentía que sobre él pesa ba la mano de Dios.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. pero la crecida de las aguas caudalosas del miedo no prevalecerá. 6-7). vv. En efect o. y él gemía sin cesar. el orante describe su dolorosísima situación de conciencia cuando "callaba" (cf. que ya no puede resistir.S. no estará airado mi semblante contra vosotros. Sus huesos casi se consumían por una fiebre desecante. 9). con sinceridad de corazón: "Confesaré al Señor mi culpa". luego. v. Puede v olver el tiempo de la angustia. No guardo rencor para siempre. disolviéndolo. Sal 3 1. porque soy piadoso. El pecador. pues has sido infiel al Señor tu Dios" (Jr 3. vv.

a gozar de la paz que brota de haber sido liberados y perdona dos. la rebeldía y el pecado" (Ex 3 4. en la carta a los Romanos. a la luz del Salmo. Rm 4. se refiere explícitamente al inicio de este salmo para celebrar la gracia liberadora de Cristo (cf. Con sus pala bras concluimos Página 40 de 146 . y a la vez la alegría del perdón. 15). San Pablo. la verdadera sabiduría lleva a la conversión. a través de las palabras del salmista. renunciando al vicio y venciendo su oscura fuerza d e atracción. se experimenta la conciencia del pecado. 5. Pero lleva. 6-8). En él. 9).Sal 31. 7). En efec to. La llamada se hace apremiante. 8) e invita a la docilidad. símbolos de obstinación (cf. En vez del binomio "delito-castigo" tenemos el binomio "delito-perdón". También él ensalzó. porque el Señor es un Dios "que perdona la iniquidad. Podríamos aplicarlo al sacramento de la reconciliación. v. purificación radical de todo pecado (Procatequesis n. San Cirilo de Jerusalén (siglo IV) utilizó el salmo 31 para enseñar a los catecúmenos la profunda renovación del bautismo. sobre todo. sazonada con un poco de ir onía mediante la llamativa imagen del caballo y del mulo. la misericordia divina. a menudo ofuscada en nuestros días.

entonan un himno que tal vez ya se usa ba en las asambleas litúrgicas de la Iglesia primitiva. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 26 de mayo de 2004 Cántico Ap 11. El ángel ya ha tocado la última de las siete trompetas que resuenan en este libro de lu cha y esperanza. es juez. que es un himno mesiánico (cf. En esta oración se percibe el latido del corazón de los justos. de amor y de verdad. 2. salvados ya en el reino de Dios. pero sobre todo amor. condena el mal. de la injusticia. 11. El canto que entonan los veinticuatro ancianos hace referencia a dos salmos: el salmo 2.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. que representan a tod os los justos de la antigua y la nueva Alianza (cf. Benedicto XVI nuestra catequesis: "Dios es misericordioso y no escatima su perdón. pero recompe nsa la fidelidad.S. que celebra la realeza divina (cf . Así obtendrás que se hagan realidad estas otras p alabras: "Tú has perdonado la maldad de mi corazón"" (Le catechesi. Ciertamente. El cántico que acabamos de elevar al "Señor Dios omnipotente" y que se reza en la Liturgia de las Vísperas. como son dos los rasgos que defi nen el rostro de Dios. Se dividen en tres clases de "siervos" del Señor. los santos y los que temen su nombre ( . que aguardan en la e speranza la venida del Señor para hacer más luminosa la situación de la humanidad. Entonces.. (. Sal 2. Es significativa la identidad de los justos. 4. 1). es justicia. los veinticuatro ancianos de la corte celestial. Ap 4. Son dos los aspectos de esta intervención benéfica. es fruto de la selección de algunos versículos de los capítulos 11 y 12 del Ap ocalipsis. De ese modo se consigue el objetivo de ensalzar el juicio justo y decisivo que el Señor e stá a punto de realizar sobre toda la historia humana. pero también es salvador. Adoran a Dios. señor del mundo y de la historia. la gravedad de tus heridas no sup erará la habilidad del supremo Médico. Sal 98. 1-5). dispuesto ya a instaurar su reino de justicia. 52-53). de la mentira y de la violencia. con tal de que te abandones a él con confianza.) El cúmulo de tus pecados no superará la grandeza de la misericordia de Dios. a saber. los profetas.S. 17-18. 12. a menudo inmersa en la s tinieblas del pecado. Juan Pablo II y S. y el salmo 98. Roma 1993. 16). y háblale con las palabras que dijo David: "Reco nozco mi culpa. Manifiesta al Médico tu enfermedad. tengo siempre presente mi pecado". 10b-12a EL JUICIO DE DIOS 1.. pp.

Ap 11. entre la Iglesia y Satanás. En ese du elo entre el bien y el mal. 5). 18). Ese perfil se realiza tanto en los pequeños como en los grandes (cf. de improviso resuena una voz celestial que anu ncia la derrota del Página 41 de 146 .cf. que se refieren a una escena grandiosa y gloriosa del Apocalipsis. según los dones recibidos en el bautismo y que se han hecho fructificar en la vida de fe y de amor. Ap 19. 3. Es una especie de retrato espiritual del pueblo de Dios. En ella se enfrentan la mujer que ha dado a luz al Mesías y el dragón de la maldad y la violencia. en la elaboración de este himno se han utilizado también otr os versículos del capítulo 12. Como ya hemos dicho.

Milán 1987. Zc 3. A su victoria se asocia el testimonio del martirio de los cristianos. Padr e de tu amado y bendito Hijo Jesucristo. Los fieles que no han dudado en "despreciar su vida ante la muerte" (Ap 12. tu amado Hijo Jesucristo. ahora y por todos los siglos. El pensamiento va a las palabras de Cristo: "El que ama su vida.S. Ahora es vencido el dragón satánico y la causa de su derrota es "la sangre del Cordero" (Ap 12.S. Juan Pablo II y S. sobre todo.. Nosotros nos a sociamos a esa voz en nuestra acción de gracias. 9-11. la pasión y la muerte de Cristo redentor... Benedicto XVI "Acusador" (cf. 4-5. yo te alabo . el Dios verdadero y ajeno a la mentira. como pingüe y grato sacrificio. bendito seas por haberme considerado digno de ser in scrito. Haz que sea acogido hoy entre ellos. Por eso. 10). según el libro de Job. 25). la guardará para la vida eterna" (Jn 12. Él "acusaba a nuestros hermanos ante nuestro Dios día y noche". 23). te glorifico a través del eterno y celeste Sumo Sacerdote. 4. 11) participan íntimamente en la obra redentora del Cordero. Lo hacemos escuchando las palabras que el mártir san Policarpo dirigió al "Señor Dios omnipotente" cuando ya estaba atado y preparado para la hoguera: "Señor Dios todopoderoso. en el número de los mártires. gozosa y llena de esperanza. este día y en esta hora. Jb 1. Ap 12. te bendigo. Página 42 de 146 . ponía en dud a la sinceridad de la fe de los justos. y el que odia su vida en este mundo. tal como tú. es miembro de la corte celestial de Dios. 11). Este nombre es la traducción del nombre hebreo Satán. en tu presencia. por el cua l sea dada gloria a ti con él y con el Espíritu Santo. da do a un personaje que. 1). aun en medio de las pru ebas que marcan nuestro camino hacia la gloria. con el cáliz de tu Cristo para la resurrección a la vida eterna de alma y cuerpo en la incorruptibilidad del Espíritu Santo. 12).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. de antemano dispusiste. la pie rde. El solista celeste que ha entonado el cántico lo concluye invitando a todo el c oro de los ángeles a unirse al himno de alegría por la salvación obtenida (cf. p. do nde forma parte del Ministerio público (cf. 2. Ap 12. Amén" (Atti e passioni d ei martiri. es decir. manifestaste y realizaste.

cuando esté postrado "en el lecho del dolor" (cf. En esa antigua plegaria Cristo encuentra sen timientos y palabras para expresar su profunda tristeza. Sal 40. Inicia su discurso pidiendo perdón a Dios. 10). el traidor. v. ahora. 5.S. ten misericordia. en el Cenáculo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Para el anti guo judío la enfermedad era una llamada a la conciencia para impulsar a la conversión. El salmo 40 comienza con una bienaventuranza. vv. que en reali dad es la súplica de un enfermo. Sin embargo. Su pensamiento va a esa frase del salmo.S. según la cual a todo dolor correspondía una culpa: "Señor. 6-9) e incluso por la traición de un "amigo" (cf. sáname. 2. cf. vv. pero sobre todo por la cruel ironía de sus "enemigos" (cf. 2-4). Nosotros. yo conozco a los qu e he elegido. 18). al que "cuida del pobre y desvalido": será recompensado por el Señor en el día de su sufr imiento. Juan Pablo II y S. está a punto de ofrecer e l bocado del huésped a Judas. es el hecho de que Jesús mismo lo citó: «No me refiero a todos vosotros. Sal 37). que tiene como destinatario al amigo verdadero. porque he pecado contra ti" (v. donde toma l a palabra el enfermo (cf. Benedicto XVI V VVI IIE EER RRN NNE EES SS I II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 2 de junio de 2004 Salmo 40 ORACIÓN DE UN ENFERMO 1. Revelador definitivo (cf. el sufrimiento . abandonado por sus amigos. pero tiene que cumplirse la Escritura: "El que come mi pan ha alzado contra mí su talón"» (Jn 13. Jn 9. trataremos de seguir e iluminar toda la trama de este salmo. 1-3). 5-10). Aunque se trate de una visión superada por Cristo. Es la última noche de su vida terrena y Jesús. Un motivo que nos impulsa a comprender y amar el salmo 40. qu e afloró a los labios de una persona que ciertamente sufría por su enfermedad. que acabamos de es cuchar. de acuerdo con la tradicional concepción del Antiguo Testamento. el núcleo de la súplica se encuentra en la parte sucesiva.

3. Invita a vencer la superficialidad. Esa misma situación la experimentarán muchos pobr es humillados. perciben inmediatamente en ellas un tono de falsedad e hipocresía.en sí mismo puede encerrar un valor secreto y convertirse en senda de purificación. condenados a estar solos y a sentirse una carga pesada incluso para sus familiares. sino para atacarlo (cf. Página 43 de 146 . los que han venido a visitar a l enfermo. Sus palabras son duras y hieren el corazón del orante. 6-9). el pecado. En este momento entran en escena los malvados. no para consolarlo. vv. el egoísmo. Y si de vez en cuando escuchan palabras de consuelo. la v anidad. y a abandonarse más intensamente a Dios y a su voluntad salvadora. que experimenta una maldad despiadada. de liberación interior y de enriquecimiento del alma.

ese Padre de la Iglesia. 4. si quieres curar las tuyas. Es profunda la amargura cuando quien nos hiere es "el amigo" en quien confiábamos. el orante experimenta la indiferencia y la dureza incluso de s us amigos (cf. la plegaria del salmo 40 no concluye con este fondo oscuro. Jb 19. Trata de comprender el sentido de su cruz. de compañeros de vida.) Así pues. 1-6). llamado literalmente en hebreo "el hombre de la paz". Desde esta perspectiva se logra entender por qué san Ambrosio. sugiere introducirse así en la lec tura del salmo: "Bienaventurado el que piensa en la miseria y en la pobreza de Cristo. e l sentido de su sepultura. v. incluso por parte de quienes deberían sostenerlas. es decir. En efecto. El salmista les apl ica el gesto de "alzar contra él su talón".. 13).. VIII. siendo rico. Con todo. 2). 3941). como decíamos. si quieres conseguir la vida eterna. 11-14). el cual volverá a "estar en la presencia" de su Señor ( v. se hizo pobre por nosotros. si quieres ser rico. el sentido de su herida. no suf rió la plenitud de la divinidad. termina con un rayo de luz y esperanza. Rico en su reino. si quieres obt ener la salud. se transforman en presencias indiferentes y hostiles ( cf.S. que se transforman en personajes hostiles y odiosos. En nuestro orante resuena la voz de una multitud de personas olvidadas y humilladas en su enfermedad y debilidad..) sino la carne. el salmo. revelando una vez más su amor (cf. 10). el acto amenazador de quien está a punto de pisotear a un vencido o el impulso del jinete que espolea a su caballo con el talón para que pisotee a su adv ersario. de comprender el sentido de l a pobreza de Cristo. Por consiguiente.S. (. pp. Milán-Roma 1980. el cual. (. sino en nuestra pobreza. El oran te está seguro de que Dios se hará presente. a revivir la experiencia de la liturgia en el templo. El pensamiento va espontáneamente a los amigos de Job que. Benedicto XVI Más aún. si no quieres avergonzarte de ella. Así pues. v. pues. que lleva a la resurrección. vio proféticamente en ella una invitación a meditar en la pasión salvadora de Cristo.) Trata. según el lenguaje bíblico. o sea. comentando la bienaventuranza inicial (cf.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Será él quien sost endrá y tomará entre sus brazos al enfermo. vv... JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 16 de junio de 2004 . marcado por el dolor. porque tomó sobre sí esta c arne de pobres. el sentido de su muerte. Juan Pablo II y S. no sufrió en la riqueza. si quieres encontrar la resurrección" (Commento a dodici salmi: Saemo. (. Trata de comprender el sentido de su debilidad.. pobre en la carne.

6). celebra la ciudad s anta de Jerusalén. como las otras composiciones análogas. El salmo 45. a causa de la pr esencia de Dios en ella. 5).Salmo 45 DIOS. que da plena seguridad. cf. 86 y 121). 83. "la ciudad de Dios. Acabamos de escuchar el primero de los seis himnos a Sión que recoge el Salteri o (cf. pero sobre todo expresa una confianza inquebrantable en Dios. REFUGIO Y FORTALEZA DE SU PUEBLO 1. Este salmo evoca los fenómenos más tremendos para afirmar con ma yor fuerza la intervención victoriosa de Dios. 2. Página 44 de 146 . Sal 47. la santa morada del Altísimo" (v. 8 y 12). poderoso defen sor en el peligro" (v. vv. Jerusalén. que "es nuestro refugio y nuestra fuerza. 75. "no vacila" (v.

S. Israel. Sal 45. vinculada al arca de la alianza. alégrate y exulta de todo corazón. interviene con gran vigor contra las guerras y esta blece la paz que todos anhelan. Así pues. una ciudad construida sobre áridos montes. Cuando se lee el versículo 10 de nuestro himno: "Pone fin a la guerra has ta el extremo del orbe. que presenta dos significados opuestos. La segunda parte del salmo 45 (cf. vv. están las aguas saludables de Sión. hija de Sión. regocíjate. 2-7) está centrada en el símbolo del agua . pero a la que alegra "el correr de las acequias" (v. 17-18). se regocijará por ti con gritos de júbilo. El salmista. 9-11) puede describir así un mundo trans figurado. Juan Pablo II y S. 6-7). como en los días de fiesta" (Sof 3. remite al señorío de Dios sobre todo el co smos y sobre la historia. simbolizadas por los montes. este título es fuente de confianza. este Señor está "con nosotros". el pensa miento va espontáneamente a Isaías. como lo confirma la antífona..Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Is 7. braman las olas del mar. En efecto. aludiendo a las fuentes de Jerusalén. está en medio de ti. 14. Pero. ve en ellas un signo de la vida que prospera en la ciudad santa. el fiel encuentra en Sión la paz y la serenidad que brotan de la comunión con Dios. 3. nuestro alcázar es el Dio s de Jacob". a pesar de las convulsiones de la historia que hacen temblar a los pueb los y vacilar a los reinos (cf. Por tanto. hija de Jerusalén. con una referencia implícita al Emmanuel. 3-4). a pesar d su connotación marcial. como poderoso salvador.. porque el mundo entero y todas sus vicisitudes se encuentran bajo el gobierno supremo del Señor. vv. El salmo 45 se divide en dos grandes partes mediante una especie de antífona. 7).) El S eñor. el "Dios con nosotro s" (cf. que en el lenguaje bíblico son símbolo de devastaciones. Él exulta de gozo por ti. 14. rompe los arcos. El título "Señor de los ejércitos" es típico del culto judío en el templo de Sión y. desde su trono en Sión. quiebra las lanzas. También el profeta cantó el fin de la carrera de armamentos y la transformación de los instrumentos . tu Dios. te renovará por su amor. 23). Is 8. Benedicto XVI El pensamiento va al oráculo del profeta Sofonías. 5). que se desploman por la irrupción de una es pecie de diluvio destructor (cf. q ue se repite en los versículos 8 y 12: "El Señor de los Ejércitos está con nosotros. por una parte. como la de Siloé (cf. Esas olas hacen temblar las estructu ras del ser y del universo.S. El Señor mismo. Por eso. del caos y del mal. de su fecundidad espiritual y de su fue rza regeneradora. Mt 1. Sal 45. por otra parte. que se dirige a Jerusalén y le dice : "Alégrate. prende fuego a los escudos". 4. (. 2. La primera parte del himno (cf.

Y brillará para ti la luz de Cristo". "la resurrección matutina nos proporciona el apoyo del auxili o celestial.) Muere al Página 45 de 146 .) Al despuntar la aurora.. Ef 2. no se adiestrarán para la guerra" (Is 2..bélicos de muerte en medios para el desarrollo de los pueblos: "De las espadas for jarán arados. esa resurrección. 4). la resurr ección. (. en el que se asegura que Dios "so corre" a la ciudad "al despuntar la aurora". que ha vencido a la noche. (. 5. En efecto -explica-.. Advi erte el sentido místico. El célebre Padre de la Iglesia ve en ello una alusión profét ica a la resurrección. 14) y nuestro liberador del mal con su muerte y resurrección. No alzará la espada pueblo contra pueblo. La tradición cristiana ha ensalzado con este salmo a Cristo "nuestra paz" (cf. podaderas.. nos ha traído el día. Es sugestivo el comentario cristológ ico que hace san Ambrosio partiendo del versículo 6 del salmo 45. Al atardecer se realizó la pasión de Cristo. resucita de entre los muertos. como dice la Escritura: "Despiértate y levántate. de las lanzas.

con la misma actitud del Cordero resucitado (cf. sobre la opresión y sobre la violencia del mundo. están compuestos de pasajes del Apocalipsis. Ap 15. El himno es entonado por los salvados. marcado a menudo por c antos y coros. los justos de la tierra. además de los salmos. 1980. 1-18). por voces solistas e himnos de la asamblea de los elegidos. Por tanto. después de ven cer a la Bestia. siervo de Dios. que están "de p ie". JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 23 de junio de 2004 Cántico Ap 15. 2).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. a restablecer la edad de la inocencia al género humano. cuando ya desaparece la luz. se encuentra en el capítulo 15 de ese libro. libro con el que se concluye toda la Biblia. VIII. Ap 15. de arpas y de cítaras. enemiga de Dios (cf.S. así los elegidos el evan a Dios el "cántico de Moisés. Está a punto de comenzar una escena nueva y grandiosa: tras las siete trompetas que introdujeron las plagas d ivinas vienen ahora siete copas también llenas de plagas. porque en ellas culmina la intervención divina que detiene el mal. Las siete plaga s -como es sabido. 2). porque este mundo yacía totalmen te en tinieblas y estaría inmerso en el horror de tinieblas aún más negras si no hubiera venido del ciel o Cristo. Nuestro cántico. p. En el Apocalipsis la "plaga" es símbolo de un juicio sobre el mal. 213). a veces. Benedicto XVI atardecer del mundo. ha resplandecido la luz de una conciencia más li mpia y ha brillado el día de una gracia espiritual" (Commento a dodici Salmi. incluso la muerte. Ex 15. La Liturgia de las Vísperas incluye. Es evidente que aquí se h ace referencia a la narración de las plagas de Egipto (cf. por sonidos de trompetas . 1411. 3). en la Biblia el número siete es símbolo de plenitud. después de atravesar el mar. el S eñor Jesús sufrió y con su sangre perdonó nuestros pecados.se definen como "las últimas" (cf. y el cántico del Cordero" (Ap 15. Por eso. Este himno refleja la liturgia de las Iglesias joánicas y está constituido por un fl . también es signo de esperanza para los justos. como el que acabamos de escuchar. Algunos. Milán-Roma. 2. una serie de cánticos to mados del Nuevo Testamento. A p 15. Juan Pablo II y S. Del mismo modo que los judíos en el Éxodo. 1). 3-4 CANTO DE LOS VENCEDORES 1. en griego pleghè. luz de eternidad. muy breve. Ex 7. SAEMO. un término que de por sí indica un gol pe violento capaz de provocar heridas y.S. 10). cantaban el himno de Moisés (cf.

exa ltan las "grandes y Página 46 de 146 . sino también de su oración y de su lit urgia. más que celebrar su constancia y su sacrificio. 2). precisamente como sucede en las Vísperas que estamos comentando. Ap 15. es significativo que el cántico vaya acompañado de instrumentos musicales: los justos llevan en sus manos las cítaras (cf.orilegio de citas del Antiguo Testamento. los salvados. especialmente de los Salmos. testimonio de una liturgia embelle cida con el esplendor de la música sacra. 3. La comunidad cristiana primitiv a consideraba la Biblia no sólo como alma de su fe y de su vida. Con su himno. Asimismo.

con el corazón. 9) . Corresponde sobre todo a la criatura racional cantar para siempre su alabanza como Rey poderoso y Padre bueno.S. La vida y la permanencia en la vida l o tienen a él como única causa.S. dice el Señor de los ejércitos" (Ml 1. y l a tierra de terrestres. 4. es también alabanza. Roma 1994. que yo también con pureza te glorifique en espíritu. indican nuestra tendencia hacia el Señor. Es hermoso pensar en esta dimensión universal de religiosidad y esperanza. En efecto. la cual sólo se satisface cuando llegamos a él. acción de gracias. bendición. pues grande es mi nombre entre las naciones. los ríos y las fuentes. Señor" (Sal 85. Ap 15. del siglo IV: "Gloria al Padre y al Hijo. con la lengua y con el pensamiento" (Poesie. 66-67). oh Padre. Lo hacemos con las palabras de un canto de san Gregorio Nacianceno. pp. además de petición. sus intervenciones en la historia para detener el mal y elogiar el bien. Haz. 4). La esperanz a de justicia presente en todas las culturas.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. la verdadera oración. celebración y profesión de fe en el Señor que salva. Juan Pablo II y S. y las ha colmado: colmó el cielo de seres celestiales. 11). Colección de textos patrístic os 115. sus gestos salvíficos en el gobierno del mundo y en la historia. gloria al Espíritu Santísimo. que se expresa co n las palabras del salmo 85: "Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia. Él ha creado todas las cosas. Concluimos uniendo nuestra voz al coro universal. Llenó de seres acuáticos el mar. la necesidad de verdad y de amor que sienten todas las espir itualidades. La Trinidad es un solo Dios. para que toda la creación elevara himnos al sabio Creador. Benedicto XVI maravillosas obras" del "Señor Dios omnipotente". La mirada se ensancha así hacia todo el horizonte y se vislumbran multitudes de pueblos que se dirigen hacia el Señor para reconocer que son "justos y verdaderos sus caminos" (cf. rey del universo. al que sea dada toda gloria. gran Padre de la Iglesia. es decir. es decir. 1. Página 47 de 146 . vivificándolo todo con su Espírit u. asumida e interpretada por las palabras de los profetas: "Desde la salida del sol hasta su ocaso es grande mi nombre entre las naciones. y en todo lugar ha de ofrecerse a mi nombre un sacrificio de incienso y una oblación pura. En este himno es también significativa la dimensión universalista.

reanudamos a hora. El hombre se a dentra en el itinerario a menudo oscuro de la vida. Hoy reflexionamos sobre la decimocuarta de las veintidós estrofas que comp onen el salmo 118. expresión de su voluntad. las palabras iniciales de los versículos comien zan con la letra hebrea nun.S. nuestro itinerario a lo largo de los salmos que nos propone l a liturgia de las Vísperas. Esta estrofa se encuentra iluminada por la brillante imagen de su pr imer versículo: "Lámpara es tu palabra para mis pasos. Benedicto XVI D DDO OOM MMI IIN NNG GGO OO I III II - --I II V VVí íís ssp ppe eer rra aas ss JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 21 de julio de 2004 Salmo 118. En el libro de los Proverbios se reafirma que "el mandato es una lámpara y la lección una luz" (Pr 6. En la estrofa que hemos escuchado. Después de la pausa con ocasión de mi estancia en el Valle de Aosta. en esta audiencia general. grandioso himno a la ley de Dios. cuando afirma que "la norma del Señor es límpida y da luz a los ojos" (v.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 105-112 HIMNO A LA LEY DIVINA 1. pero repentinamente el esplendor de la pa labra de Dios disipa las tinieblas. Juan Pablo II y S. luz en mi sendero" (v. También el salmo 18 compara la ley de Dios con el sol. cada una de ellas se compone de ocho versículos y de palabras que comienzan con la correspondiente letra del alfabeto en sucesión. Precisamente con esa imagen Cristo mismo p resentará su . 105). 23). 9). El número de las es trofas corresponde a las letras del alfabeto hebreo e indica plenitud.S.

A pesar de todo. el justo conserva intacta su fidelidad: "Lo juro y lo cumpli ré: guardaré tus justos mandamientos (. 2. 109. 110). sabe que cada día debe llevar la cruz a lo largo de la subida a su Calvario (cf. 3. Toda la estrofa está marcada por un sentimiento de angustia: "Los malvados me tend ieron un lazo" (v. 109). es coherente la declaración final: "Tus preceptos son mi herencia perpe tua. No olvido tu voluntad (. la alegría de mi Página 48 de 146 .. 106.). pero no olvido tu voluntad" (Sal 118. No me desvié de tus decretos" (Sa l 118. por su parte. El cristiano. El que me siga no ca minará en la oscuridad. recurriendo a una imagen del ámbito de la caza.).. Señor! Dame vida según t u promesa... Sabe que las pruebas siempre están al acecho. frecuent e en el Salterio.persona como revelación definitiva: "Yo soy la luz del mundo.. sino que tendrá la luz de la vida" (Jn 8. confiesa el orante.) Mi vida está en peligro. 107. La paz de la conciencia es la fuerza del creyente. Por tanto. 23). El salmista continúa su oración evocando los sufrimientos y los peligros de la vi da que debe llevar y que necesita ser iluminada y sostenida: "¡Estoy tan afligido. su constancia en cumplir los mandamientos divinos es la fuente de la serenidad. Lc 9. 12). 110).. El fiel sabe que avanza por las sendas del mundo en medio de peligros. (. afanes y persecuc iones.

Tenemos la oportunidad de meditar en un salmo de intensa fuerza espiritual. con vida intac hable. 111).S. ¿puede haber alguien qu e no desee ser feliz? ¿ha habido o habrá alguien que no lo desee? Pero si esto es verdad. "Al parecer. Esta exhortación no es superflua. Benedicto XVI corazón" (v. Lo primero lo buscan todos. sé que buscas la felicidad. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 28 de julio de 2004 Salmo 15 CRISTO Y SUS MIEMBROS ESPERAN LA RESURRECCIÓN 1. Pues bien. p. constituye la esperanza de todo hombre. llegando a la alegría verdadera. camina en la voluntad del Señor". 1113). si quieres ser feliz. "Este larguísimo salmo. el salmo 15 es un cántico luminoso . la "herencia". el cual. Esta es la realidad más valiosa. precisamente esta es la lección de aquel que dice: "Dichoso el que. que el original h ebreo pone de manifiesto sobre todo en los primeros versículos.S. Quiere ser totalmente fiel a la voluntad de su Dios.. lleva una vida intachable. III. que el salmista conserva con gran esmero y amor ardiente: las enseñanzas y los mandamient os del Señor.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. sin lo cual no se puede conseguir aquello que es la aspiración común. Por esta senda encontrará la paz del alma y logrará atravesar el túnel oscuro de las pruebas. dichosos los qu e con vida intachable caminan en la voluntad del Señor. En efecto. pero son pocos los que se preocupan de lo segundo. ¿Cómo lle var una vida intachable si no es caminando en la voluntad del Señor? Por tanto. la "recompensa" ( v. como es sabido. Juan Pablo II y S. ¿qué necesidad hay d e invitaciones para alcanzar una meta a la que el corazón humano tiende espontáneamente? (. sino necesaria p ara nuestro espíritu" (Esposizioni sui Salmi. desarrolla al comienzo el tema de la alegría que brota del cumplimiento de la ley del Señor. d espués de escucharlo y transformarlo en oración. A pesar de las dificultades del texto. la cual. aunque todos aspiramos a la felicidad. com entando precisamente el salmo 118. nos invita a la felicidad . A este respecto. la mayoría ignora el modo como se c onsigue? Sí. 112). Hagamos nuestra la conclusión del gran obispo de Hipona.) ¿No se rá tal vez porque.. 4. desde el inicio. Roma 1976. que reafirma la permanent e actualidad de la felicidad prometida a quienes se esfuerzan por cumplir fielmente la voluntad de Dios. quiere decir: Sé lo que quieres. son muy iluminadoras las palabras de san Agustín.

Dios es considerado como el único bien. como sugiere ya la profesión de fe puesta al inicio: "Mi Señor eres tú. Así pues. v.) Para mí lo bueno es estar junto a Dios. con espíritu místico. 4). hacer del Señor mi refugio" (Sal Página 49 de 146 . conquistada a través de una fuerte y sufrida opción moral: "¿No te tengo a ti en el ci elo? Y contigo. en los que tengo mi complacencia" (v. otro canto de confianza en Dios. el salmista rechaza radicalmente la tentación de la idolatría. Por ello. con sus ritos sanguinarios y sus invocaciones blasfemas (cf. que parece un eco de la del salmo 72.. ¿qué me importa la tierra? (. Por eso. 3). son mis príncipes.. no hay dicha para mí fuera de ti" (v. 2). el orante opta por situarse en el ámbito de la comunidad de todos los que son fieles al Señor: "Cuanto a los santos que están en la tierra.. Es una opción neta y decisiva.

Con todo. 87. que expresa la emotividad. Sé tú mismo miheredad. sino que se mantiene en la v ida plena y feliz con Dios. El salmista declara precisamente: "El señor es el l ote de mi heredad. carece de valo r.. El segundo símbolo del salmo 15 es el del "camino": "Me enseñarás el sendero de la vida" (v. Ante todo. por último. término que domina los versículos 5-6. Por consiguiente. a "la alegría perpetua a la derecha" del Señor. 3.. Así pues. Estas palabras se usaban para describir el don de la tierra prometida a l pueblo de Israel. incl uso. Ahora bien. (. 10). 11). pueden entenderse en la línea de una victoria sobre la muerte que asegura la intimidad eterna con Dios. de "carne". cita precisamente . sus expresiones no pone n ningún límite a esta preservación. dame una heredad. se evoca el cuerpo: los exégetas nos dicen que en el original hebreo (cf. v. 3: PL 38. suerte". 7-10) se habla de "riñones". signo de fuerza. en su discurso de Pentecostés. Juan Pablo II y S. (. símbolo de las pasiones y de la interioridad más profunda. Benedicto XVI 72.) Me encanta mi heredad" (Sal 15. 6).S. 1469). Él te basta.. 2. de "soplo de vida". para permanecer en la intimidad de Dios. que indica la existencia frágil del hombre. se habla de "lote de mi heredad. sede de la conciencia. Son dos los símbolos que usa el orante. y. el símbolo de la "heredad". fuera de él nada te puede bastar" (Sermón 334. 6. sino que dice: "todo lo que tú puedes darme fuera de ti. de "corazón". En este punto. Sal 15. expresados mediante tres símbolos. copa. Sal 6. El salmist a manifiesta su firme esperanza de ser preservado de la muerte. Estas palabras se adaptan perfectamente a una interpretación que ensancha la perspectiva a la esperanza de la comunión con Dios. de "hígado". San Agustín comenta: "El salmista no dice: "oh Dios. más aún. A ti es a quien amo". 25. da la impresión de qu e es un sacerdote que proclama la alegría de estar totalmente consagrado al servicio de Dios. porque el Señor mismo constituía su heredad.) Esperar a Dios de Dios. en la vida eterna. qu e no es absorbido y aniquilado en la corrupción del sepulcro (cf. En efecto. San Pedro. la cual ya no es posible en la muerte (cf. El salmo 15 desarrolla dos temas. Es el camino que lleva al "gozo pleno en la presencia" divina. El segundo tema es el de la comunión perfecta y continua con el Señor. de "diestra".S. 28). más allá de la muerte. Ante todo. ¿Qué me darás com o heredad?". 5-6). es fácil intuir por qué el Nuevo Testamento asumió el salmo 15 refiriéndo lo a la resurrección de Cristo. se trata de la representación de "todo el ser" de la persona.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. ser co lmado de Dios por Dios.. sabemos que la única tribu que no había recibido un lote de tierra era la de l os levitas. 4.

no experimentó la corrupción" (Hch 13 . se refiere al salmo 15 en el anuncio de la Pascua de Cristo. 24). Jesucristo-. después de haber servido en sus días a los designios de Dios.la segunda parte de este himno con una luminosa aplicación pascual y cristológica: "Dios resucitó a Jesús de Nazaret. librándole de los dolores de la muerte. durante su discurso en la sinagoga de Antioquía de Pisidia. aquel a quien Dios resucitó -o sea. Página 50 de 146 . murió. Desde esta perspectiva. 35-37). se reunió con sus padres y experimentó la corrupción. también nosotros lo procla mamos: "No permitirás que tu santo experimente la corrupción. En cambio. David. San Pablo. pues no era posible que quedase bajo su do minio" (Hch 2. Ahora bien.

es decir. 6-11 CRISTO. centrada en la figura de Jesús. En efecto. antes velada . la mi sma realidad íntima y trascendente de Dios (cf. en e l discurso de Pentecostés. Juan Pablo II y S. EN SU MISTERIO PASCUAL 1. porque acepta la muerte de cruz. para asumir la morphè. hacia la humani dad. \ 2. El movimiento del himno avanza claramente hacia abajo. desde la humillación se asciende hacia la exaltación. 7) y se rebaja hasta someterse incluso a la muerte. pero que tam bién puede ser un eco de la voz de la comunidad judeocristiana anterior al Apóstol. se hac e semejante a los seres humanos (cf. que la sociedad d e entonces consideraba la más infame (cf. Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 4 de agosto de 2004 Cántico Flp 2. El cántico comienza hablando de la divinidad. arrancándolo de la muerte y entronizándolo como Señor del universo (cf. o sea. sobre el que volveremos a reflexionar para ponderar otros aspectos. 9). En nuestro itinerario a través de los salmos y cánticos que constituyen la liturg ia de las Horas nos encontramos con el cántico del capítulo segundo de la carta a los Filipenses. es una a uténtica profesión de fe cristológica. la morphè -como se dice en griego-. v. v. versícul os 6-11. 8). para seguir penetrando en su riqueza teológica. él no considera su identidad supre ma y gloriosa como un privilegio del cual hacer alarde. v. Sin embargo. el Verbo entra por esta senda en el horizonte de la historia humana. Más aún. v. El segundo movimiento avanza en sentido inverso: desde abajo se eleva hacia lo a lto. reconocido y proclamado hermano nuestro en la humanidad.S. SIERVO DE DIOS. Ahora es el Padre quien glorifica al Hi jo.S. Cristo elige rebajarse desde la gloria hasta la muerte de cruz: este es el pr imer movimiento del cántico. propia de Jesucristo. un signo de poder y de mera supremacía. la Pascua es la epifanía solemne de la divinidad de Cri sto. También san Pedro. pero también Señor del universo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Esta es la humillación extrema. a él le corresponde la "naturaleza" y la condición divina. 3. Así pues. Lo meditamos por segunda vez. 36). Por consiguiente. En e stos versículos brilla la fe cristiana de los orígenes. que refleja muy bien el pensamiento de san Pablo. que se reza en las primeras Vísperas de los cuatro domingos en que se articula la liturgi a. la realidad y l a condición de esclavo. o sea. signo del límite y de la finitud. 6). "Al despojarse" y casi "vaciarse" de aquella gloria. declara que "al mismo Jesús que vosotros crucificasteis Dios lo ha cons tituido Señor y Mesías" (Hch 2.

a Jesús. dando la palabra a san Agustín. sino también en los cielos y en los abismos (cf. Flp 2. sobre el q ue hemos de volver. Ante la grandiosa figura de Cristo glorificado y entronizado todos se postran en adoración. Así. arrancándonos de Página 51 de 146 . No sólo en el horizonte de la historia humana. por la gracia de Dios. Concluyamos este breve análisis del cántico de la carta a los Filipenses. 9). ha padecido la muerte para bien de todos" (Hb 2. 10) se eleva una intensa profesión de fe: "Jesucristo es Señor" (v. en su Comentario al evangelio de san Juan . el cual. lo vemos ahora coronado de gloria y honor por su pa sión y muerte.por su condición de siervo y de hombre mortal. remite al himno paulino para celebrar el poder vivificador de Cristo que realiza nuestra resurre cción. "Al que Dios había h echo un poco inferior a los ángeles. 4. 11).

pero sin abandonar la forma de Dios. ambos estaban muertos y era necesario que ambos. resucitaran. no hizo alarde de su categoría de Dios". centrada en Cristo. 23. Roma 1968. Por tanto. 5. asumiendo lo que no er a sin perder lo que era.S. Ambos estaban muertos : el cuerpo. te guíe en virtud de su humana divinidad y te conduzca a su divinidad. Dios se hizo hombre. aquí en el abismo.) Que resucite tu alma de la iniquidad en virtud de su divinidad y resucite tu cuerpo de la corrupción en virtud de su humanidad" (Commento al Vangelo di san Giovanni. y. Página 52 de 146 . He aquí las palabras del gran Padre de la Iglesia: "Cristo. débiles y apegados a la tierra. el alma y el cuerpo. Por una parte. Juan Pablo II y S. p. a causa de la debilidad.. por otra. todo lo que necesitas para alcanzar la perfección.S. el que era Dios se hizo hombre. así. a causa de la iniquidad. Que Cristo te eleve en virtud de su hum anidad. y el alma. t oda la predicación cristiana y la economía de la salvación. Queridos hermanos. Él "se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo". y por ello imposibilitados de llegar a Dios? ¿Podíamos ser abandonados a nosotros mismos? De ninguna manera. Benedicto XVI nuestro límite mortal. ¿Qué hubiera sido de nosotros. "a pesar de su cond ición divina. aquí encuentras la ayuda a tu debilida d. se resumen en esto y en nada más: en la resurrección de las almas y en la resurrección de los cuerpos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 541).. ¿En virtud de quién resucita el alma sino e n virtud de Cristo Dios? ¿En virtud de quién resucita el cuerpo sino en virtud de Cristo hombre? (. 6.

con matiz imprecatorio. Su brevedad. Precisamente desde esta perspectiva. el Mesías. el Cristo. o sea.S. Juan Pablo II y S. junto al Arca de la alianza en el templo de Jerusalén. El texto se presenta como un salmo regio. Siguiendo una antigua tradición. la tradición judía y cristiana ha visto en el rey consagrado el perfil del Consagrado por excelencia. REY Y SACERDOTE 1. en el uso litúr gico cristiano.S. El primer oráculo (cf. Benedicto XVI D DDO OOM MMI IIN NNG GGO OO I III II I III II V VVí íís ssp ppe eer rra aas ss JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 18 de agosto de 2004 Salmo 109 EL MESIAS. dado que el rey era el lugarteniente d . memoria de la Pascua del Señor. implica cierta dificultad de exégesis e interpr etación. y probablemente remi te al rito de entronización del soberano. Son dos las partes del salmo 109 y ambas se caracterizan por la presencia de un oráculo divino. vv. vinculado a la dinastía davídica. ulteriormente acentuada por la exclusión. que se acaba de proclamar. La memoria de la "generación" divina del rey formaba parte del protocolo oficial de su coronación y p ara Israel asumía un valor simbólico de investidura y tutela. 2. 1-3) es el que se dirige al soberano en el día de su entroni zación solemne "a la diestra" de Dios.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. del versículo 6. Sin embargo. const ituye el componente principal de las Vísperas dominicales. Se repite en las cuatro semanas en las que se articula la liturgia de las Horas. el salmo 109. el salmo se convierte en un canto luminoso dirigido por la liturgia cristiana al Resucitado en el día festivo.

Mt 22. no según la tradición del sacerdocio levít ico. 10). en la interpretación cristiana. el rey desempeñaba también funciones cultuales. pues lo ve encarnado en plenitud en la persona de Crist o. ante el sumo sacerdote y ante el sanedrín judío. v. un contenido sacerdotal (cf. 64. el segundo del Salterio. 4. en su parte central. 4). 3. el soberano-sacerdote de Sale m. 1 Co 15. Gn 14.e Dios en la defensa de la justicia (cf. 7). en repetidas ocasiones. v. proclamando Página 53 de 146 . Desde la perspectiva cristiana. 13). Así había sucedido en la lectura cristiana de otro célebre sal mo regio- mesiánico. sino según otra conexión: la del sacerdocio de Melquisedec. exalta este ministerio sac erdotal "a semejanza de Melquisedec" (Hb 5. 44. se referirá explícitamente a este salmo . esa "generación" se hace real y presen ta a Jesucristo como verdadero Hijo de Dios. 34-35. Antiguamente. El mismo Cristo. 26. la Jerusalén preisraelita (cf. El segundo oráculo del salmo 109 tiene. La carta a los Hebreos. Hch 2. el Mesías se convierte en el modelo de un sacerdoc io perfecto y supremo. 25-27. Naturalmente. 17-20). 3). en cambio. el primer oráculo para cele brar el carácter mesiánico de Jesús (cf. donde se lee este oráculo divino: "Tú eres mi hijo : yo te he engendrado hoy" (Sal 2. El Nuevo Testamento recoge. Hb 1.

36-37). Lo hacemos con una síntesis que nos ofrece san Agustín. III. precisamente como se dice en e l versículo 1 del salmo 109 (Mc 14. debía ser señalado como alg o que se iba a realizar. la cual. En el ámbito de estas promesas se inserta este salmo. para concluir nuestra breve presentación de este himno mesiánico. a toda la humanidad. Juan Pablo II y S. 15-16). al suceder de improviso. definía este salmo como una auténtica profecía d e las promesas divinas relativas a Cristo. único rey y sacerdote perfecto y eterno. en un solo cuerpo. pp. el cual se inmoló para reconciliar en sí mismo. que no podemos poner en duda que en este salmo se anuncia al Cristo" (Esposizioni sui Salmi. El Dios vivo y los ídolos inertes se enfrentan en el salmo 113 B. se sentaría a la diestra del Padre y cumpliría entre las gentes todo lo que había prometido.S. cf. un p ueblo que cante a Cristo. La antigua traducción griega de la Biblia llamada de los Setenta. para que. 6. sin embargo .S. debía ser anunciado con anterioridad.. (. por tanto. 62.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 12. resucitaría. quis iéramos reafirmar su interpretación cristológica. que estaba a punto de venir a los hombres para asumir al hombr e y para hacerse hombre a través de la naturaleza asumida: moriría. Benedicto XVI que estará "sentado a la diestra del Poder" divino. Decía el célebre Padre de la Iglesia: "Era nece sario conocer al único Hijo de Dios. Roma 1976. está . 5. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 1 de setiembre de 2004 Salmo 113 B HIMNO AL DIOS VERDADERO 1. el cual profetiza con palabras tan seguras y explícitas a nuestro Señor y Salvador Jesucristo. sino que fuera aceptado con fe y esperado. debía ser profetizado. 951 y 95 3). y que forma parte de la serie de los salmos de las Vísperas.. Ahora. Así se constituyó una única composición. un ió este salmo en honor del verdadero Señor al anterior. no suscitara temor. rey y sacerdote. para que haga de nosotros un pueblo de sacerdotes y profetas de paz y amor. que acabamos de escuchar. ascendería al cielo. creando al hombre nuevo (cf. Dirijamos ahora nuestra invocación al Padre de Jesucristo.) To do esto. Volveremos a reflexionar sobre este salmo en nuestro comentario de los textos de la liturgia de las Horas. seguida por la versión latina de la antigua liturgia cristiana. En la Exposición sobre el s almo 109. Ef 2. pronunciada en la Cuaresma del año 412.

El Página 54 de 146 . 2. 3).formada por dos textos completamente diferentes (cf. La idolatría es una tentación de la humanidad entera en toda la tierra y en todos los tiempos. v. Al Dios verdadero. Sal 113 A y 113 B). el p ueblo elegido presenta a su Dios como el Creador todopoderoso: "Nuestro Dios está en el cielo. Después de unas palabras iniciales dirigidas al Señor para proclamar su gloria. 4). Así. el cosmos y la historia están bajo su domin io. 1). que es poder de amor y de salvación. se contraponen inmediatamente "los ídolo s de los gentiles" (v. l o que quiere lo hace" (Sal 113 B. adorado por Israel. Israel (cf. "Fidelidad y gracia" son las virtudes típicas del Dios de la alianza con respecto al pueblo que eligió.

o sea. custodios y anunciadores de la Palabra divina. El salmo nos presenta a esos fieles en tres categorías. Sobre estas tres categorías de auténticos creyentes desciende la bendición divina (cf. i ncluían también a los paganos que se acercaban a la comunidad y a la fe de Israel con corazón sincero y con una búsqueda genuina. los fieles del Señor saben que tienen en el Dios vivo "su aux ilio" y "su escudo" (cf. una estatua fría. 4. y más tarde. de nada sirven sus obras más estimad as. vv. a vosotros y a vuestros hijos" (v. en cierto modo. De un modo muy vivo y sugestivo. respondiendo a la bendi ción eficaz de Dios con su bendición agradecida y confiada (cf. nariz insensible a los olores. 5-7). Sal 113 B. En ef ecto -recuerda san Gregorio-. Es un deseo expresado d e forma muy eficaz para producir un efecto de radical disuasión con respecto a la idolatría. Por último. del poder y del éxito. 14). Después de esta despiadada crítica de los ídolos. se evoca a los que temen al Señor. 8). el caso del centurión romano Cornelio (cf. que san Pedro convirtió al cristianismo. Juan Pablo II y S. Quien ador a a los ídolos de la riqueza. la naturaleza humana se había transformado "en los sere s inmóviles" y sin vida "que fueron hechos objeto de culto". sus testigos nada ven y nada saben. "la casa de Israel". pies paralizados. 3. Benedicto XVI ídolo es una cosa inanimada. un Padre de la Iglesia de Oriente. El salmista la presenta irónicamente con sus siete miembros completamente inútiles: boca muda. que en el judaísmo posterior al destierro de Babilonia. que remite a los sacerdotes. los fieles. 9-13). Por el contrario. 9). g arganta que no puede emitir sonidos (cf. orejas sordas. Ante tod o. pierde su dignidad de persona humana. el salmista expresa un deseo sarcástic o: "Que sean igual los que los hacen. 12-15). manos inertes. todo el pueblo. Hch 10. a los fieles auténticos y constantes. Según la concepción bíblica. esa bendición es fuente de fecundidad: "Que el Señor os acrec iente.S. 22). 16-18). fabricada por las manos del hombre. san Grego rio de Nisa (siglo IV). por ejemplo. es decir. 1-2. llamados a presidir el culto.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. y por eso quedarán abochornados" (Is 44. o jos ciegos. Por último. s in vida. A llí se encuentra también la "casa de Aarón".S. precisamente como está escrito: "Que sea . en su quinta Homilía sobre el Cantar de los cantares utiliza este salmo para describir el paso de la humanidad desde el "hielo de la idolatría" hasta la primavera de la salvación. Sal 113 B. El profeta I saías decía: "¡Escultores de ídolos! Todos ellos son vacuidad. Ese fue. alegres por el don d e la vida recibido del Dios vivo y creador. entonan un breve himno de alabanza. la comunidad que se congrega en el templo para orar. vv. cuantos confían en ellos" (v.

de hombre que era. 133-134). convertida en piedra a causa de la idolatría. calentado por el Espíritu y caldeado por los rayos del Logos. por ese motivo en este tremendo invi erno surge el Sol de la justicia y forma la primavera con el calor del mediodía. todo lo que está debajo. fue inmóvil con res pecto a lo mejor. pp. que se había convertido en piedra po r obra del hielo.n igual los que los hacen. Roma 1988. Por consigui ente. dado que la naturaleza humana. volvió a ser agua que saltaba hasta la vida eterna" (Omelie sul Cantico dei cantici. el hombre. del mismo modo que los que miran al Dios vivo reciben en sí mismos las peculiaridades de la naturaleza divina. congelada en el hielo del culto a los ídolos. Página 55 de 146 . cuantos confían en ellos". se transformó en piedra. pues. que deshace ese hielo y c alienta. Así. así el que se dirige a la vacui dad de los ídolos llegó a ser como lo que miraba y. "Y era lógico que sucediese así. con los rayos del sol.

que se encuentra constantemente en cada una de las cua tro semanas en que se articula la liturgia de las Vísperas.S. Señor del universo y de la historia. Acabamos de escuchar uno. En el marco narrativo del relato. palabra de origen hebreo que signific a "alabad al Señor" y que curiosamente dentro del Nuevo Testamento sólo aparece en este pasaje del Apoca lipsis. Juan Pablo II y S. donde se repite cinco veces. Sal 46. 1). v. Benedicto XVI FUERA DEL TIEMPO DE CUARESMA: JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 15 de setiembre de 2004 Cántico Ap 19. 95-98). la historia es tá encomendada a la libertad humana. 7). Por eso. es dec ir. Ciertamente.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. la Iglesia. 1-7 LAS BODAS DEL CORDERO 1. celebrando al Señor con aleg ría y júbilo (cf. El libro del Apocalipsis contiene numerosos cánticos a Dios. 2. la gloria y el poder" (v. en la tierra. pero tiene su sello último en las de cisiones de la divina Providencia. nuestro Dios. Ante todo. cf. El libro del Apocalipsis celebra precisamente la meta hacia la cual se dirige la historia a . 6). En esta comunión de alabanza se celebran fundamentalmente tres temas. En segundo lugar. a donde ya han llegado nuestros hermanos y hermanas que nos han precedido en el ca mino de la fe. el cántico exalta el "reino" del Señor. Del texto del capítulo 19 la liturgia selecciona solamente alg unos versículos. del misterio inefable. Ap 19. interviniendo con suma autoridad en la historia. Este himno lleva intercalado el "aleluya". 1. aquí se proclama que "reina el Señor. son entonados en el cielo por una "inmensa muchedumb re": es como el canto de un gran coro que entonan todos los elegidos. que genera el bien y el mal. armoniza su canto de alabanza con el de lo s justos que ya contemplan la gloria de Dios.S. Así se establece un canal de comunicación entre la historia y la eternidad: este canal tiene su punto de partida en la liturgia terrena de la comunidad eclesial y su m eta en la celestial. Recogiendo un tema muy frecuente en los así llamados salmos del reino de Dios (cf. l as grandes propiedades de Dios. Dueño de todo" (Ap 19. es decir. la trascendencia y la omnipotencia salvífica. el proyecto divi no de redención en favor del género humano. La oración es contemplación de la gloria divina. "la salvación. del océano de luz y amor que es Dios.

Por último. Señor Dios omnipotente. la meta definitiva a la que nos conduce el último libro de la Biblia e s la del encuentro nupcial entre el Cordero. que es la humanidad redimida. 3. aun entre las tempestades. 17). Como veremos en otras meditaciones sobre este cántico. el tercer tema del himno es típico del libro del Apocalipsis y de su simbología: "Llegó la boda del Cordero.través de la obra eficaz de Dios. porque has asumido el gran poder y comenzaste a reinar" (Ap 11. Página 56 de 146 . 7). el que eres y el que eras. las laceraciones y la s devastaciones llevadas a cabo por el mal. por el hombre y por Satanás. su esposa se ha embellecido" (Ap 19. En otra página del Apocalipsis se canta: "Gracias te damos. y la esposa purificada y transfigurada. que es Cristo.

que no cometió . es V. presenta una tonalidad litúrgica y parece refle jar el espíritu de oración de la Iglesia de los orígenes (cf. insertado en la carta. 2.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. el Cristo sufriente . 255. p. muertos a nuestros pecados. en comunión de sentimientos. 15-20. recorriendo este arduo itinerari o..de la intimidad entre la criatura y el Creador. Llevó nuestros pecados en su cuerpo (. 597). Pero el pronombre que más se repite. Hoy. nos estimulamos unos a otros a alabar a Dios. 16). a Dios sólo puede alabarlo con tranquilidad de conciencia quien no ha cometido ninguna ac ción que le desagrade. 1: Discorsi. SIERVO DE DIOS 1. se ha perfilado de un modo muy vivo ante nuestros ojos el rostro de Cristo sufriente.. Roma 1984. 22. DURANTE EL TIEMPO DE CUARESMA: JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 22 de setiembre de 2004 Cántico 1Pe 2. donde habrá descanso. Además. con sus llagas hemos sido curados" (1 P 2. 23. 24-25).. en el original griego. en la alegría y en la p az de la salvación. pasados todos los afanes que nos agobian ahora. Col 1. tendemos a la patria. 4. en el que se alternan los pronombres personales "nosotros" y "vosotros": "Cristo padeció por vosotros.S. 2. dejándoos ejemplo para que sigáis sus huella s. Benedicto XVI La expresión "llegó la boda del Cordero" se refiere al momento supremo -como dice nu estro texto "nupcial". Juan Pablo II y S. IV. Este canto. Está marc ado también por un diálogo ideal entre el autor y los lectores. Eso sucedía a l os lectores de aquella carta en los primeros tiempos del cristianismo y eso mismo ha sucedido a lo larg o de los siglos durante la proclamación litúrgica de la palabra de Dios y en la meditación personal. S in embargo. vi vamos para la justicia. el Aleluy a que entonamos ahora es como el canto del peregrino.) a fin de que. que ilustr a y exalta así el canto del Aleluya en su significado espiritual: "Cantamos al unísono esta palabra y unidos en torno a ella. Concluyamos con las palabras de uno de los discursos de san Agustín. al escuchar el himno tomado del capítulo 2 de la primera carta de san Pedr o. 6-11. él. Flp 2. 1 P 2. 21.S. 21b-24 PASIÓN VOLUNTARIA DE CRISTO. cantamos el Aleluya como consolación para ser fortificados a lo largo del camino. 24): equivale a "él". por lo que atañe al tiempo presente en que somos peregrinos en la tierra.. 1 Tm 3. que aparece a l inicio de los principales versículos (cf. con todo. no qu edará más que el Aleluya" (n. donde.

. triturado por nuestros crímenes (. s obre todo en la liturgia de las Vísperas del tiempo de Cuaresma.pecado. interpretad o por el cristianismo en clave mesiánica y cristológica. él. El pensamiento de san Pedro.. que al ser insultado no respondía con insultos... como también el de los fieles que rezan este himno. Con sus llagas hemos sido curados. él.). y él se Página 57 de 146 . que al padecer no amen azaba.) Fu e maltratado. porque anticipa los detalles y el significado de la pasión de Cristo: "Él soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores (.) Fue traspasado por nu estras rebeliones. (. que en la cruz cargó con los pecados de la humanidad para borrarlos. se dirige al Siervo de Yahveh des crito en el célebre cuarto canto del libro del profeta Isaías. él... Es un personaje misterioso.

. Ante todo. y es perfecto en todas las cosas. 23). 5. sino de una valiente con fianza. el que. cada uno seguía su camino" (Is 53. es decir. Y. pronunciadas a voz en grito como extremo abandono a la obra del Padre: "Padre. cedamos la palabra a los Padres de la Iglesia. 24). Para concluir. son dos las figuras que se cruzan en el himno de la carta de san Pedr o. "con nuestros pecados" (1 P 2. procede de aque l antiguo canto profético: "Todos nosotros éramos como ovejas descarriadas. 25). Un acto de confianza pura y absoluta. sin oponerse a la injusticia y a la violencia. a tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23. 25). Reza así: "Con sus llagas hemos sido curados" (1 P 2. cf. Cristo se presenta como el Salvador. apartada de los caminos desviados y perversos del mal. También el perfil de la humanidad pecadora trazado con la imagen de unas ovejas de scarriadas. expiatoria y salvífica (cf. Así pues. Juan Pablo II y S. y esta solidaridad suya con nosotros resulta radicalmente transfor madora. así. sin recriminaciones ni protestas. en un pasaje de su tratado Contra las herejías. Pero él es t ambién y siempre el Hijo de Dios. Por tanto. Por ello. es conducida de nuevo por las sendas de la "justicia". La última frase del himno es particularmente conmovedora. San Ireneo de Lyon. entrelazando u na expresión de este himno con otras reminiscencias bíblicas. 5. 7). 6). en un versículo que no recoge la liturgia de las Vísperas (cf. compa rtir nuestro dolor. puede estar a nuestro lado. es decir. solidario con nosotros en su "cuerpo" hu mano. 46. que por su pasión nos reconcilió con Dios y resucitó de en tre los muertos. es el mismo que. sino poniéndose a sí mismo y poniendo su dolorosa situ ación "en manos del que juzga justamente" (1 P 2. "mientras padecía no profirió amenazas" (1 P 2. destinada a servir de ejemplo para todos los discípulos que recorrerán la senda oscura de la pru eba y la persecución. a la tradición cristiana que ha meditado y rezado con este himno de san Pedro.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Al nacer de la Virgen María. 23). se hizo nuestro hermano. Manifiesta el alto precio que Cristo ha pagado para conseguirnos la salvación. liberadora.S. del bello proyecto de Dios. 3. Benedicto XVI humilló y no abrió la boca" (Is 53. 4.S. golpeado no devolvía los golpes. 1 P 2. que emprende el arduo camino de la pasión. nuestra pobre humanidad. 24). 6). Sal 30. está él. está sentado a la derecha del Padre. sintetiza así la figura de Cristo Salvador: "Uno y el mismo es Jesucristo el Hijo de Dios. 4. no se trata de una resignación ciega y pasiva. víctim a de la tiranía. Cristo. cargar con nuestras enfermedades. que culminará en la cruz con las célebres últimas palabras. 1 P 2.

Página 58 de 146 . Lc 23.mientras sufría rogaba al Padre que perdonara a aquellos mismos que lo crucificaba n (cf. Cristo Jesús nuestro Seño r" (III. Él nos salvó. el Unigénito del Padre. 16. él mismo es el Verbo de Dios. 34). 9).

13)-. El escriba de corte que lo compuso nos reve la enseguida que se trata de un carmen en honor del soberano israelita. vv. 2-10). "Yo soy pa ra mi amado y mi amado es para mí" (Ct 6. Es relevante que en la escena haya u n rey israelita. Por eso. con el recurso a todo e l aparato de una escena de corte.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. porque esto ha permitido a la tradición judía transformar el texto en canto al rey Mesías. 3). 2. de un cántico nupcial. y yo soy para mi amado" (Ct 2. orientan al lector sobre el carácter fundamental de este himno. Juan Pablo II y S. con las que se abre el salmo 44 . por la presencia de la reina. presenta un espléndido retrato del soberano que está a punto de celebrar su boda. pero sin llegar a una identificación precisa de la pareja real.I LAS NUPCIAS DEL REY 1. nos damos cuenta de estar en presencia de un epitalamio. después de l a introducción ya evocada por el escriba autor del texto (cf. Estas palabras. o sea. la mujer puede repet ir con el Cantar de los cantares: "Mi amado es para mí. 16). t ambién en perspectiva mariológica. Más aún. 2). El perfil del esposo real está trazado de modo solemne. La liturgia de las Vísperas nos propone usar este salmo como oración. el judaísmo ha reconocido en el salmo 44 un canto nupcial. a las que se añaden . 4-6). v. recorriendo los versículo s de la composición.S. 3. que. y a la tradición cristiana releer el salmo en clave cristológica y.S. Benedicto XVI L LLU UUN NNE EES SS I III II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 29 de setiembre de 2004 Salmo 44 . articulándolo en dos momentos. Los estudiosos se han esforzado por identificar las coordenadas históricas del sal mo basándose en algunos indicios -como la relación de la reina con la ciudad fenicia de Tiro (cf. v. que exalta la belleza y la intensidad del don de amor entre los cónyuges. En particular. Lleva las insignias militares (Sal 44. Ahora hemos escuchado la primera parte (cf. "Recito mis versos a un rey".

mientras en el fondo brillan los palacios revestidos de marfil. 7-8).suntuosos vestidos perfumados. quisiéramos subrayar dos elementos. vv. es ta imagen es una invitación a reencontrar la via pulchritudinis en la fe. 9-10). Ante todo. con sus salas grandiosas en las que suena música (cf. y se menc iona el cetro. En el centro se encuentra el trono. Página 59 de 146 . Precisamente apoyándose en este versículo la tradición cristiana representó a Cristo con forma de hom bre perfecto y fascinante. En un mundo caracterizado a menudo por la fealdad y la descortesía. la belleza del esposo . Al llegar aquí. 3). en la teología y en la vida social para ascender a la belleza divina. signo de un esplendor interior y de la bendición divina: "Eres el más bello de los hombres" (v. dos signos del poder y de la investidura real (cf. vv.

Sin embargo. un canto nupcial sereno y gozoso. no duda en reconocer la divinidad plena. 8-9). oh Dios. y no meramente simbólica. cuando por medio de una maldición te concede una bendición? En efecto. Aquel había oído: "Maldito en tus obras" (Gn 3. de larga bendición.II LAS NUPCIAS DEL REY 1. 5. ¿Ves cuántas maldiciones? De todas estas maldiciones te ha liberado Cristo. al Hijo que entró en su glor ia (cf. Benedicto XVI 4.S. permanece para siempre". Siguiendo esta lectura cristológica. habiendo sido consagrado por el Señor. Ga 3. 17). la belleza no es un fin en sí misma. aplicando el sal mo a Cristo. san Juan Crisóstomo elaboró esta aplicación cristológica: "El primer Adán fue colmado de una grandísima maldición. el soberano "cabalga victorioso por la verdad y la justicia" (v. Así. el segun do. de modo que haga resplandecer en el mundo el rostro luminoso de Dios bueno. "ama la justicia y odia la impie dad" (v. 23). sobre la frase del salmo en la que se dice que "el Señor bendice eternamente" al rey Mesías (cf. 5). el Seño r.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. porque. que se inclina sobre el rey Mesías. Sal 44. concluimos remitiéndonos a los Padres de la Iglesia. él no tenía necesidad de bendición. admirable y just o. haciéndose maldición (cf. y de nuevo: "Maldito quien haga el trabajo del Señor con dejadez" (Jr 48. 10). 3). Juan Pablo II y S. 13): en efecto. La belleza debe conjugarse con la bondad y la santid ad de vida. pero te la dona a ti" (Expositio in Psalmum XLIV. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 6 de octubre de 2004 Salmo 44 . y "Maldito quien no mant enga las palabras de esta Ley" (Dt 27. 4: PG 55. así también se ha convertido en maldición para colmarte de bendición. el apelativo "Dios" podría dirigirse al rey m ismo. ¿Qué puedes comparar con esta bendición. En efecto. 188-189). que atribuyen a cada versículo ulteriores valores espirituales. El dulce retrato femenino que nos acaban de presentar constituye el segundo c uadro del díptico del que se compone el salmo 44. Hb 1. que leemos en la l iturgia de las . 8). así como se humilló para elevarte y murió para hacerte inmortal. La segunda nota que quisiéramos proponer se refiere precisamente al encuentro entre la belleza y la justicia. En el versículo 7. pertenecería en cierto modo al ámbito divino: " Tu trono. Ciertamente. O podría ser una invocación al único rey supremo. 26) y "Maldito el que cuelga de un árbol" (Dt 21. según los estudiosos. en cambio. la carta a los Hebreos. y su cetro es "cetro de rectitud" (v. 7).S.

Vísperas. Así, después de contemplar al rey que celebra sus bodas (cf. vv. 2-10), ahor
a nuestros ojos se
fijan en la figura de la reina esposa (cf. vv. 11-18). Esta perspectiva nupcial
nos permite dedicar el
salmo a todas las parejas que viven con intensidad y vitalidad interior su matri
monio, signo de un "gran
misterio", como sugiere san Pablo, el del amor del Padre a la humanidad y de Cri
sto a su Iglesia (cf. Ef
5, 32). Sin embargo, el salmo abre también otro horizonte.
En efecto, entra en escena el rey judío y, precisamente en esta perspectiva, la tr
adición judía sucesiva
ha visto en él un perfil del Mesías davídico, mientras que el cristianismo ha transfor
mado el himno en
un canto en honor de Cristo.
2. Con todo, ahora, nuestra atención se fija en el perfil de la reina que el poeta
de corte, autor del salmo
Página 60 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
(cf. Sal 44, 2), traza con gran delicadeza y sentimiento. La indicación de la ciud
ad fenicia de Tiro (cf.
v. 13) hace suponer que se trata de una princesa extranjera. Así asume un signific
ado particular la
invitación a olvidar el pueblo y la casa paterna (cf. v. 11), de la que la princes
a se tuvo que alejar.
La vocación nupcial es un acontecimiento trascendental en la vida y cambia la exis
tencia, como ya se
constata en el libro del Génesis: "Dejará el hombre a su padre y a su madre y se uni
rá a su mujer, y
vendrán a ser una sola carne" (Gn 2, 24). La reina esposa avanza ahora, con su séqui
to nupcial que
lleva los dones, hacia el rey, prendado de su belleza (cf. Sal 44, 12-13).
3. Es notable la insistencia con que el salmista exalta a la mujer: está "llena de
esplendor" (v. 14), y esa
magnificencia se manifiesta en su vestido nupcial, recamado en oro y enriquecido
con preciosos
brocados (cf. vv. 14-15).
La Biblia ama la belleza como reflejo del esplendor de Dios mismo; incluso los v
estidos pueden ser
signo de una luz interior resplandeciente, del candor del alma.
El pensamiento se remonta, por un lado, a las páginas admirables del Cantar de los
cantares (cf.
capítulos 4 y 5) y, por otro, a la página del Apocalipsis donde se describen "las bo
das del Cordero", es
decir, de Cristo, con la comunidad de los redimidos, destacando el valor simbólico
de los vestidos
nupciales: "Han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha engalanado y se
le ha concedido
vestirse de lino deslumbrante de blancura. El lino son las buenas acciones de lo
s santos" (Ap 19, 7-8).
4. Además de la belleza, se exalta la alegría que reina en el jubiloso "séquito de vírge
nes", o sea, las
damas que acompañan a la esposa "entre alegría y algazara" (cf. Sal 44, 15-16). La a
legría genuina,
mucho más profunda que la meramente externa, es expresión de amor, que participa en
el bien de la
persona amada con serenidad de corazón.
Ahora bien, según los augurios con que concluye el salmo, se vislumbra otra realid
ad radicalmente
intrínseca al matrimonio: la fecundidad. En efecto, se habla de "hijos" y de "gene
raciones" (cf. vv. 1718).
El futuro, no sólo de la dinastía sino también de la humanidad, se realiza precisament
e porque la
pareja ofrece al mundo nuevas criaturas.
Se trata de un tema importante en nuestros días, en el Occidente a menudo incapaz
de garantizar su
futuro mediante la generación y la tutela de nuevas criaturas, que prosigan la civ
ilización de los
pueblos y realicen la historia de la salvación.

5. Muchos Padres de la Iglesia, como es sabido, han interpretado el retrato de l
a reina aplicándolo a
María, desde la exhortación inicial: "Escucha, hija, mira, inclina el oído..." (v. 11)
. Así sucedió, por
ejemplo, en la Homilía sobre la Madre de Dios de Crisipo de Jerusalén, un monje capa
docio de los
fundadores del monasterio de San Eutimio, en Palestina, que, después de su ordenac
ión sacerdotal, fue
guardián de la santa cruz en la basílica de la Anástasis en Jerusalén.
"A ti se dirige mi discurso -dice, hablando a María-, a ti que debes convertirte e
n esposa del gran rey;
mi discurso se dirige a ti, que estás a punto de concebir al Verbo de Dios, del mo
do que él conoce. (...)
"Escucha, hija, mira, inclina el oído". En efecto, se cumple el gozoso anuncio de
la redención del
mundo. Inclina el oído y lo que vas a escuchar te elevará el corazón. (...) "Olvida tu
pueblo y la casa
paterna": no prestes atención a tu parentesco terreno, pues tú te transformarás en una
reina celestial. Y
escucha -dice- cuánto te ama el Creador y Señor de todo. En efecto, dice, "prendado
está el rey de tu
Página 61 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
belleza": el Padre mismo te tomará por esposa; el Espíritu dispondrá todas las condici
ones que sean
necesarias para este desposorio. (...) No creas que vas a dar a luz a un niño huma
no, "porque él es tu
Señor y tú lo adorarás". Tu Creador se ha hecho hijo tuyo; lo concebirás y, juntamente c
on los demás,
lo adorarás como a tu Señor" (Testi mariani del primo millennio, I, Roma 1998, pp. 6
05-606).
JUAN PABLO II
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 13 de octubre de 2004

Cántico Ef 1, 3-10
EL PLAN DIVINO DE LA SALVACIÓN
1. Estamos ante el solemne himno de bendición que abre la carta a los Efesios, una
página de gran
densidad teológica y espiritual, expresión admirable de la fe y quizá de la liturgia d
e la Iglesia de los
tiempos apostólicos.
Cuatro veces, en todas las semanas en las que se articula la liturgia de las Víspe
ras, se propone el
himno para que el fiel pueda contemplar y gustar este grandioso icono de Cristo,
centro de la
espiritualidad y del culto cristiano, pero también principio de unidad y de sentid
o del universo y de toda
la historia. La bendición se eleva de la humanidad al Padre que está en los cielos (
cf. v. 3), a partir de la
obra salvífica del Hijo.
2. Ella inicia en el eterno proyecto divino, que Cristo está llamado a realizar. E
n este designio brilla
ante todo nuestra elección para ser "santos e irreprochables", no tanto en el ámbito
ritual -como
parecerían sugerir estos adjetivos utilizados en el Antiguo Testamento para el cul
to sacrificial-, cuanto
"por el amor" (cf. v. 4). Por tanto, se trata de una santidad y de una pureza mo
ral, existencial, interior.
Sin embargo, el Padre tiene en la mente una meta ulterior para nosotros: a través
de Cristo nos destina a
acoger el don de la dignidad filial, convirtiéndonos en hijos en el Hijo y en herm
anos de Jesús (cf. Rm
8, 15. 23; 9, 4; Ga 4, 5). Este don de la gracia se infunde por medio de "su que
rido Hijo", el Unigénito
por excelencia (cf. vv. 5-6).
3. Por este camino el Padre obra en nosotros una transformación radical: una liber
ación plena del mal,
"la redención mediante la sangre" de Cristo, "el perdón de los pecados" a través del "
tesoro de su
gracia" (cf. v. 7). La inmolación de Cristo en la cruz, acto supremo de amor y de
solidaridad, irradia
sobre nosotros una onda sobreabundante de luz, de "sabiduría y prudencia" (cf. v.

8). Somos criaturas
transfiguradas: cancelado nuestro pecado, conocemos de modo pleno al Señor. Y al s
er el
conocimiento, en el lenguaje bíblico, expresión de amor, nos introduce más profundamen
te en el
"misterio" de la voluntad divina (cf. v. 9).
4. Un "misterio", o sea, un proyecto trascendente y perfecto, cuyo contenido es
un admirable plan
salvífico: "recapitular en Cristo todas las cosas, del cielo y de la tierra" (v. 1
0). El texto griego sugiere
que Cristo se ha convertido en kefálaion, es decir, es el punto cardinal, el eje c
entral en el que converge
y adquiere sentido todo el ser creado. El mismo vocablo griego remite a otro, ap
reciado en las cartas a
los Efesios y a los Colosenses: kefalé, "cabeza", que indica la función que cumple C
risto en el cuerpo
Página 62 de 146

20). con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Tú lo sabes todo. santísima y digna de toda alabanza. Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo: confírmanos en nuestra vocación. con la sangre preciosa e inmaculada de tu único Hijo. Tú quieres salvar a todos los hombres y darle s a conocer la verdad.S. Ahora la mirada es más amplia y cósmica. 92-94). Nos has liberado del demonio y nos has concedido gloria y libertad. buscar y contemplar los bienes del cielo y no los de la tierra. por la fuerza de tu gracia. el Hijo predilecto. lo que hay en la tierra y en los cielos" (Col 1. Te pedimos. mediante la sangre de su cruz. Concluyamos nuestra reflexión con una oración de alabanza y de acción de gracias po r la redención que Cristo ha obrado en nosotros. fortalécenos. 5. Benedicto XVI de la Iglesia. "Nosotros te invocamos. Hamman..S. en el Espíritu. Milán 1955. La oración concluye con la in vocación: "Oh Señor benévolo. Estábamos muertos y nos has hecho renacer. Juan Pablo II y S. Has creado el universo y velas sobre cada ser. Señor Dios. El ora nte prosigue: "Nos has redimido. se dará gloria a la potestad omnipotente. Amén" (A. Ilumina nuestra alma con tu consuelo. Así. Lo hacemos con las palabras de un texto conser vado en un antiguo papiro del siglo IV. pacificando. Él ha reconciliado "en sí todas las cosas.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. pp. nada se te escapa.. Todos juntos te ofrecemos alabanzas e himnos de acción de gracias". C oncédenos mirar. alma y cuerpo. Tú guías por el camino de la verdad a aqu ellos que estaban en tinieblas y en sombras de muerte. en Cristo Je sús. de todo extravío y de la esclavitud. pues. en la adoración y en la fidelidad". con tu fuerza. además de incluir la dimensión eclesial más especí ica de la obra de Cristo. Preghiere dei primi cristiani. Estábamos ma nchados y nos has purificado. Página 63 de 146 . Maestro de verdad.

En otros términos. como ha venido. Una torpeza profunda se apodera del hombre cuando se ilusiona con evitar la m uerte afanándose en acumular bienes materiales: por ello el salmista habla de un "no comprender" de ín dole casi irracional. 20). 13). sino que perece como los animale s" (v. el de la muerte. el E clesiastés o Qohélet. las "inmensas riquezas" no son una ventaja. Porque el hombre y la bestia tienen la misma suerte: muere el uno como l a otra. precisamente co mo hace la liturgia de las Vísperas. Comentaremos ahora de modo ese ncial su primera parte.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.. Sal 48. y nada podrá sacar de sus fatigas que pueda llevar en la mano. 3. 2.. 3. quienes "se jactan de sus inmensas riquezas" (cf. Sea como fuere.. Sintetiza de modo límpido el mensaje dominante de la composición poética: "El hombre no comprende en la opulencia. qu e se encontrará también al final de todo el salmo. que Jesús expone en su esencia de modo definitivo cuando declara: "Mirad y guardaos de tod . porque lo "cercan y lo acechan los malvados". Benedicto XVI M MMA AAR RRT TTE EES SS I III II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 20 de octubre de 2004 Salmo 48 .I VANIDAD DE LAS RIQUEZAS 1. que hace completamente vano el aferrarse frenéticamente a las cosas terrenas: "Como salió del vientre de su madre.S. El justo debe afrontar "días aciagos". 6-7). La conclusión a la que llega el justo se formula como una especie de proverbio. en la que la reflexión se inspira en una situación de malestar. ¡al contrario! Es mejor ser pobre y estar unido a Dios.. Nuestra meditación sobre el salmo 48 se articulará en dos etapas. desnudo volverá. todas las culturas y todas las espiritualidades han analizado es te tema. que nos lo propone en dos tiempos. como en el sa lmo 72. En el proverbio parece resonar la voz austera de un antiguo sabio bíblico. 14. Todos caminan hacia una misma meta" (Qo 5. cuando describe el destino aparentemente igual de toda criatura viviente. 19.S. Juan Pablo II y S.

o sea. Lc 12. cas i intentando corromperla. 4. el triunfo sobre los demás en el ámbito social y político. los placeres. aun en la abundancia. la prevaricación impune. Él narra también la famosa parábola del rico necio.a codicia. 16-21). Página 64 de 146 . la s comodidades. porque. 15) . la saciedad. la vida de uno no está asegurada por sus bienes" (Lc 12. sin imaginar que la muerte le está tendiendo una emboscada (cf. Este está convencido de que puede "comprarse" también la muerte. La primera parte del salmo está centrada por completo precisamente en esta ilus ión que conquista el corazón del rico. un poco como ha hecho para obtener todas las demás cosas. el éxi to. que acumula bienes en exceso.

"por iniciat iva suya. no era capaz de apartarse de él". Jesús dirigirá a sus oyentes esta pregunta inquietante: "¿Qué puede dar el hombre a camb io de su vida?" (Mt 16. 6. que ha sabido perdonar los pecados y premiar las virtudes" (Commento a dodici Salmi. deberá encaminarse a la tumba. Juan Pablo II y S. todas las naciones.S. así él nos ofrece la curación. que " tiene en su mano el alma de todo ser viviente y el soplo de toda carne de hombre" (Jb 12. 26). "rescate": "Nadie puede salvarse ni dar a Dios un rescate. 253). así como ha mandado en todo y a todos con el dinero. Milán- Roma 1980. como un médico q ue vendrá a curar nuestras llagas dolorosas. en concreto. En estas palabras del salmo se siente resonar la invitación evangélica: "Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados. p.. Es tan caro el rescate de la vida. 5. El rico. aferrado a su inmensa fortuna. la vo z del Señor salvador que llama a los pueblos a la Iglesia. Ningún cambio es posible. se conviertan en seguidores de la verdad y reconozcan la ventaja de la fe". habitantes del orbe". El antiguo obispo de Milán comenta: "Reconocemos aquí. porque la vida es don de Dios.S. San Ambrosio continúa: "Como uno que vendrá a visitar a los enfermos. VIII. En efecto. esclava del pecado. "todos los corazones de las diversas generaciones humanas estaban contaminados por el veneno de la serpiente y la con ciencia humana. precisamente al inicio. Pero por ingente que sea la sum a que esté dispuesto a ofrecer. que ensancha su sentido según una visión más amplia. Tomad sobre vosotros mi yug o" (Mt 11. Recurre a un vocablo que tiene un valor también financiero. 2829). que nunca les bastará para vivir perpetuamente sin bajar a la fosa" (vv. promete el perdón en la generosidad de su misericordia. ricos o pobres. sino que. y yo os daré descanso. 7. su destino último será inexorable. está convencido de lograr dominar también la muerte. al igual que todos los homb res y mujeres. n. lo mismo que les ha sucedido a los potentes. 1112). para que los ho mbres lo sientan bien y todos corran con confiada solicitud a recibir el remedio de la curación. a partir de la invitación inicial del salmista: "Oíd esto. para que renuncien al pecado.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. con plena conciencia. y deberá dejar en la tierra el oro tan amado. sabios o ignorantes. vv. Benedicto XVI Pero el salmista no duda en considerar necia esta pretensión. 8-10). 10). Por eso el Señor.. Entre los Padres que han comentado el salmo 48 merece una atención particular s an Ambrosio. los bienes materiales tan idolatrados (cf. Llama a todos los . Por lo demás. escuchadlo. se alegre de ofrecer ahora sus servicios de siervo al Señor buen o. 1: SAE MO. para que el culpable ya no tenga mied o.

para que nadie viva en la angustia. promete a todos la redenc ión. 2: ib. Página 65 de 146 .pueblos al manantial de la sabiduría y del conocimiento. 253-255). nadie viva en la desesperación" (n. pp..

16).S. el éxito. al más allá. 6). al que se considera dotado de una fuerza invencible. vv. necios y sabios. cuya segunda parte (cf. en su desarrollo progresivo. humillando toda confianza en sí mismo (cf. un horizonte de esperanza e inmortalidad. nos vuelve a presentar el salmo 48.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. En efecto. dice el salmista: "Pero a mí Dios me salva. El dinero no logra "rescatarnos " de la muerte (cf. además de inútil. de estilo sapiencial. por d esgracia.. la muerte irrumpe con su capacidad de demoler cualquier ilusión. 14) y encaminando a ricos y pobres. Por consiguiente. A la pregunt a planteada al inicio del salmo (¿Por qué habré de temer?: v. 8-9). que ya hemos comentado. En efecto. presentando la muerte como un pastor que guía con mano firme al rebaño de las criatu ras corruptibles (cf. también esta sección del salmo condena la falsa esperanza en gendrada por la idolatría de la riqueza. Es eficaz la imagen que el salmist a utiliza.S. hemos atribuido un carácter absoluto. Pero en nuestro salmo hay un viraje decisivo. advierte: "En todas tus acciones ten presente tu fin. de todos los modos posibles tratamos de ignorar esta realidad. v. se le da respuesta ahora: "No te preocupes si se enriquece un hombre" (v. sin embargo. En realidad. 14-21) se acaba de proclamar. vv. carece de bienes. A menudo. es inoportuno.II VANIDAD DE LAS RIQUEZAS 1. La liturgia de Vísperas. soberanos y súbditos.. y j amás cometerás pecado" (Si 7. El justo. el salmo 48 nos propone una meditación realista y s evera sobre la muerte. Se trata de una de las tentaciones constantes de l a humanidad: aferrándose al dinero. Así se abre. 3. 36). el Sirácida. 113). pobre y humillado en la historia. el poder. e liminando todos los obstáculos. Pero este esfuerzo. los hombres se e ngañan creyendo que pueden "comprar también la muerte". porque relativiza muchas realidades secundarias a las que. esforzánd onos por no pensar en ella. 2. 4. un s abio del Antiguo Testamento. 17). para el justo. alejándola de sí. no tiene nada que ofrecer como "rescate" para detener la muerte y evitar . Juan Pablo II y S. la reflexión sobre la muerte resulta benéfica. v. meta ineludible fundamental de la existencia humana. como la riqueza. Benedicto XVI JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 27 de octubre de 2004 Salmo 48 . Al igual q ue la anterior (cf. Sal 48. Por eso. alguien puede redimirnos de ese horizonte oscuro y dramátic o. me saca de las garras del abismo" (v. cuando llega a la última frontera d e la vida. 15).

no podrá llevar cons igo ni oro ni plata. 11). ni fama ni éxito (cf. se verá despojado de todo. como conclusión de la meditación sapiencial del salmo 48. ib. inexorable para las criaturas humanas. vv. su gélido abrazo. y ladrones que socavan y roban. 18-19). porque. En cambio. lo saciará de gozo en su presencia. porque él es el único que puede derrotar a la muerte. 5. de alegría perpetua a su der echa" (cf.). Así. que nos describe el auténtico tesoro que desafía a la muerte: "No amontonéis teso ros en la tierra. al llegar a la muerte. Por eso. el salmista invita a "no temer" y a no envidiar al rico. podríamos poner. donde hay polilla y herrumbre que corroen. que le señalará "el sendero de la vida. Sal 15. el fiel no será abandonado por el Señor. Amont onad más bien Página 66 de 146 . Pero he aquí la gran sorpresa: Dios mismo paga el rescate y arranca de las manos de la muerte a su fiel. cada vez más arr ogante en su gloria (cf. las p alabras de Jesús.

esbozado brevemente . 23: SAEMO VIII. pero la gracia de Cristo nos llenó. El cántico que nos acaban de proponer marca la liturgia de las Vísperas con la se ncillez y la intensidad de una alabanza coral. la creación revela el inmenso poder de Dios. 7. reafirma de modo neto y firme la inconsistencia de las riquezas: "Son cosas caducas y se van con más rapidez de la que llegaron. 6. a co ntemplar a su Autor" . p. ni ladrones que socaven y roben. porque el hombre que logra superar la borrachera de este mundo y vivir la sobrie dad de las virtudes. 12 HIMNO A DIOS CREADOR 1. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 3 de noviembre de 2004 Cántico Ap 4. donde no hay polilla ni herrumbre que corroan. ni siquiera cuando veas que se ha agigantado la gloria de algún linaje poderoso. 5. todavía peregrinos en l a tierra. por consiguiente. Juan Pablo II y S. 16) (cf. El obispo de Milán invita. ahora podemos exclamar. San Ambrosio concluye que. san Ambrosio. "de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega. compuesto por algunos versículos tomados del Apocalipsis y unificados po r el uso litúrgico. por analogía. desprecia todas estas cosas y no da valor alguno al dinero" (Commento a dodici s almi.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. En armonía con las palabras de Cristo. te parecerá vacía si no tiene una brizn a de la plenitud de la fe". Benedicto XVI tesoros en el cielo. a no dejarse atraer ingenuamente p or las riquezas y por la gloria humana: "No tengas miedo. nos asociamos durante nuestras celebraciones eclesiales.S. está construido sobre dos elementos fundamentales. allí estará también tu corazón" (Mt 6. Pertenece a la solemne visión inicial del Apocal ipsis. el hombre se encontraba arrui nado y vacío: "La ruinosa caída del antiguo Adán nos vació. 275). Como d ice el libro de la Sabiduría.S. en su Comentario al salmo 48. por tu voluntad lo que n o existía fue creado" (Ap 4. 9-10. El himno. Mirando a fondo con atención. Un tesoro de este tipo no es más que un sueño. Porque donde esté tu tesoro. antes de la venida de Cristo. 11). Milán-Roma 1980. De hecho. que presenta una especie de liturgia celestial a la que también nosotros. Él se vació a sí mismo para llenarnos a nosotros y para que en la carne del hombre habitara la plenitud de la virtud". es la celebración de la obra del Señor: "Tú has creado el universo. precisamente por eso. Te despiertas y ya ha d esaparecido. n. ib. con san Jua n: "De su plenitud hemos recibido todos gracia sobre gracia" (Jn 1. El primero. 19-21). 11.). En efecto.

En este contexto puede ser interesante recordar que el emperador Domiciano.(Sb 13. 2. XIII). se deja ver a la inteligencia a través de sus obras" (Rm 1. Página 67 de 146 . los cristianos se negaban a tributar a una criatura humana. des de la creación del mundo. b ajo cuyo reinado se compuso tal vez el Apocalipsis. por más poderosa que fuera. e s necesario elevar el canto de alabanza al Creador para celebrar su gloria. 5). Como es obvio. se hacía llamar con los títulos "Dominus et deus nos ter" y exigía que únicamente se dirigieran a él de esa manera (cf. 20). Por eso. el apóstol san Pablo afirma: "Lo invisible de Dios. Suetonio. Domiciano. De igual modo.

Los cuatro vivientes y los veinticuatro an cianos lo ensalzan con un canto que comienza con la aclamación: "Eres digno. Señor. . el que está sentado con Dios. Dado que ha sido "degollado". creador del universo (cf. Ahora esa promesa se ha hecho realidad: el Cordero ha constituido. simbólicamente representado aquí como un "Cordero de pie". su Padre. Así pues. Pero su obra no consiste sólo en una interpretación. porque fuiste degollado" (Ap 5. con el testimonio de una vida santa. muerto y resucitado. 17). explica las modalidades con las que lo ejercen: "Los fieles. sacerdocio real. nación santa. Este es. de tomar el libro y abrir sus sellos. Juan Pablo II y S. pueblo y nación. Cordero inmolado. 21): Cristo. 10). en la oración y en la acción de gracias. Benedicto XVI esos títulos y sólo dirigían sus aclamaciones de adoración al verdadero "Señor y Dios nues tro".Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. particip an en la celebración de la Eucaristía en virtud de su sacerdocio real y lo ejercen al recibir los sacramen tos. Precisamente por eso él es capaz de descifrar el sentido de la historia: es él quien "abre los sellos" (Ap 5.S. 6). 3. como recordará san Pedro: "Vosotros so is linaje elegido. es "el primero y el último" (cf. juntamente con Dios. 9) a hombr es que proceden de toda raza. con la renuncia y el amor que se traduce en obras" (Lumen gentium. en el trono celestial (cf. llamada a formar la comunidad de los hijos de Dios. el segundo elemento. sino que es también un acto de cumplimiento y de liberación. presentando el "sacerdocio común" que pertenece a t odos los fieles. pueblo adquirido. 5. 9). para Dios "un reino de sacerdotes y reinan sobre la tierra" (Ap 5. Ap 3. y este reino está abierto a la hu manidad entera. pero la continuación de la frase contiene una alusión evidente a la célebre promesa hecha por Dios al Israel del Sinaí: "Vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa" (Ex 19. El concilio Vaticano II hace referencia explícita a estos textos de la primera car ta de san Pedro y del libro del Apocalipsis. ampliamente desarrollado. 10). lengua. del him no que estamos comentando: Cristo. 9) del libro secreto que contiene el proyecto querido por Dios. aunque "degol lado" (Ap 5. en la que no se habla nunca de "comprar" a los israelitas. Ap 4. 9). 4. para anunciar las alabanzas de Aq uel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable" (1 P 2. 6). Ap 1. ha podido "comprar" (Ap 5. precisamente. cuando.S. en cambio. en el centro de la alabanza se encuentra Cristo con su obra histórica de r edención. 11) y a Aquel que. El verbo griego que se utiliza no remite explícitamente a la historia del Éxodo. de hecho.

la liturgia es "acción" de Cristo tota l ("Christus totus"). Esta luminosa imagen de la gloria celestial es anticipada en la liturgia de la I glesia. 12). en los sacramentos. en la liturgia celestial. El himno del libro del Apocalipsis que meditamos hoy se concluye con una acla mación final pronunciada por "miríadas de miríadas" de ángeles (cf. Página 68 de 146 . la sabiduría y la fuerza" (Ap 5. 1136 y 1139). 11). Ap 5. Se refiere al "Corde ro degollado". la riqueza.6. donde la celebración es totalmente comunión y fiesta. del canto de amor a Cristo en su misterio pascual. nn. Los que la celebran aquí. porque "es digno de reci bir el poder. En efecto. al que se atribuye la misma gloria destinada a Dios Padre. Es el momento de la contemplación pura. de la alabanza gozosa. como recuerda el Catecismo de la Iglesia católica. viven ya de algún modo. más allá de los signos. el misterio de la salvación (cf. El Espíritu y la Iglesia nos hacen par ticipar en esta liturgia eterna cuando celebramos.

8). qu e comienza con una especie de antífona. Juan Pablo II y S. como es la roca. Lo asegura después de aludir a las tramas hostiles de sus enemigos. donde entra en escena un símbolo de estabilidad y seguridad. que implican dos conductas morales diferent es. repetida a mitad del texto. hace una exhortación clara y nítida: "No confiéis en la opresión. exaltada en la invocación inicial. Es una confianza que lleva a buscar la seguridad y la estabilidad en la violencia. en el robo y en la riqueza. ÚNICA ESPERANZA DEL JUSTO 1. 4-5). 11). 6-7). un canto de confianza. Por eso. 2-3. en su desarrollo. y aunque crezcan vuestras riquezas. "el alcázar". sólo él es mi roca y mi salvación. 3. una buena y una mala. él es mi roca firme. contrapone dos clases de confianza . Son tres los ídolos que aquí se citan y proscriben como contrarios a la dignidad del hombre y a la convivencia social. el orante fija con insistencia su atención crítica en otra clase de confia nza. no pongáis ilus iones en el robo. Son dos opciones fundamentales.S. Ante todo. mi alcázar: no vacilaré" (vv. una fortaleza y un baluarte de protección.S. Acaban de resonar las dulces palabras del salmo 61. está la confianza en Dios. que tr atan de "derribarlo de la altura" (cf. no les deis el corazón" (v. . una invocación que es también un programa de vida: "Sólo en Dios descansa mi alma. Dios es mi refugio" (v. es decir. fundada en la idolatría. este salmo. Benedicto XVI M MMI IIE EER RRC CCO OOL LLE EES SS I III II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 10 de noviembre de 2004 Salmo 61 DIOS. 2. Es como una jaculatoria serena y fuerte. Sin embargo. Luego.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. vv. porque de él viene mi salvación. El salmista reafirma: "De Dios viene mi salvación y mi gloria.

la usura. torturas y crímenes execrables. en el que el hombre "pone el corazón" con l a engañosa Página 69 de 146 . opresiones. El segundo dios falso es el robo. la riqueza es el tercer ídolo.4. El primer dios falso es la violencia. Demasiada gente cultiva la falsa "ilusión" de que va a satisfacer de este modo su propia codicia. prevaricaciones. Por último. cometidos sin el más míni mo signo de remordimiento. que se manifiesta mediante el chantaje. Este ídolo va acompañado por un inmenso séquito de guer ras. a la que por desgracia la humanidad sig ue recurriendo también en nuestros días ensangrentados. la corrupción política y económica. la inj usticia social.

.. El concilio Vaticano II aplicó a los sacerdotes la invitación del salmo 61 a "no poner el corazón en las riquezas" (v. 17). al tomar la carne del hombre para purificarla en su persona. 61. sólo él es artífice de justicia: "paga a cada uno según sus obras" (cf. el hombre olvida que los ídolos son inconsistent es. un a apariencia". El decreto sobre el ministerio y la vida de los presbíteros exhorta: "Los sacerdotes no deben de ninguna manera poner su corazón en las riquezas y han de evitar siempr e toda codicia y abstenerse cuidadosamente de todo tipo de negocios" (Presbyterorum ordinis. p. Sirviendo a esta tríada diabólica. Milán- Roma 1980. Sal 61. Sin embargo. resulta "más leve que un soplo" (Sal 61. para transmitírnosla a nosotros" (Commento a dodici Salmi. se trata de un camino arduo. Por eso. sólo él "tiene el poder". no elegiríamos la senda de la confianza en los ídolos. vale para todos y debe convertirse en nuestra estrella polar en la vida diaria. 4: SAEM O. Ciertamente. se olvida de que es "un soplo. san Ambrosio argumenta así: "Nuestr o Señor Jesucristo. Sal 3 8. se había infiltrado el pecado. Sal 48) y asegurarse un primado de prestigio y poder. Al confiar en las cosas y en sí mismo. para apagar el foco del pecado.S. violando los mandamientos divinos. nos orientaríamos hacia la otra co nfianza. dañinos. Juan Pablo II y S. en su Comentario al salmo 61.. y pusieron en sus labios la invocación inicial de adhesión y confianza total en Dios. más aún. pero siempre marcadas por la confianza en Dios (cf. 283). 6-7). VIII. sólo él es fuente de gracia. Más bien. cf. 7. más aún. A este respecto. en las dec isiones morales y en el estilo de vida. 6. si se pesa en una báscula.. 5.S. 12-13). fuente de eternidad y paz. 11). ¿qué otra c osa hubiera podido hacer inmediatamente sino borrar el influjo maléfico del antiguo pecado? Por la de sobediencia. JUAN PABLO II . la que se funda en el Señor. y a elegir la que nos lleva a Dios. ni organizaríamos nuestra vida de acuerdo con u na escala de pseudo-valores frágiles e inconsistentes. es decir. 10. que conlleva también pruebas para el justo y opciones valientes.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. En efecto.. Si fuéramos más conscientes de nuestra caducidad y del límite propio de las criaturas. Sal 61. esta invitación a evitar la confianza perversa. Benedicto XVI esperanza de que podrá salvarse de la muerte (cf. A est a luz. Él personalmente tomó s obre sí la obediencia. ante todo tuvo que restablecer la obediencia. los Padres de la Iglesia vieron en el orante del salmo 61 la prefiguración de Cristo. 2).

que acabamos de proclamar. signo de la bendición divina. uno de los textos incluidos en la liturgia de las Vísperas. "La tierra ha dado su fruto". Pero este elemento natural está íntimamente vinculado al histórico: los frutos de la naturaleza constituyen una o casión para pedir Página 70 de 146 .AUDIENCIA GENERAL Miércoles 17 de noviembre de 2004 Salmo 66 QUE TODOS LOS PUEBLOS ALABEN AL SEÑOR 1. exclama el salmo 66. Esa frase nos hace pensar en un himno de acción de gracias dirigido al Creador por los dones de la tierra.

1-5. Juan Pablo II y S. El deseo del salmo anticipa el acontecimiento descrito en la carta a los Efesios . o sea. el salmo comien za con un versículo (cf. será un coro universal: "Oh Dios. ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. su plan salvífico. miembros del mismo Cuerpo y partícipes de la misma promesa en Cristo Jesús por medio del Evangelio" (Ef 3.S. Esta será también la proclamación cristiana. hecho en el salmo 66 y en muchas páginas proféticas (cf. 6). toda la humanidad podrá conocer "los caminos" y "la salvación" del Señor (cf. de forma que to das las naciones de la tierra se dirijan a Israel. A todas las culturas y a todas las sociedades se les revela que Dios juzga y gobierna a todos los pueblos y naciones de la tie rra.S. Sal 66. 7-8). v. Por eso. cuando el pueblo ya había iniciado la experiencia de la diáspora entre naciones extranjeras y en nuevas regiones. 18. que san Pablo presentará recordando que la salvación de todos los pueblos es el centro del "misterio". es decir. Jl 4. 3. llevando a cada uno hacia horizontes de justicia y paz (cf. 7 y 8). vv. 2. 2) que remite a la célebre bendición sacerdotal referida en el libro de los Números: "El Señor te bendiga y te proteja. Is 2. Sal 66. 4. 3). es decir. 9-10. 60. 28. Est e salmo probablemente fue compuesto después de la experiencia del exilio en Babilonia. 4 y 6). La bendición divina implorada para Israel se manifiesta de una forma concreta e n la fertilidad de los campos y en la fecundidad. donde se habla nuevamente de los frutos de la tierra (cf. el Señor s e fije en ti y te conceda la paz" (Nm 6. 3. Sal 66. Pero allí se encuentra el tema universalista que confiere a la sustancia espiritual de todo el himno una sorprendente amplitud de horizontes. 1-22. 1-11. Por consiguiente. 24-26). del plan salvífico de Dio s: "Los gentiles son coherederos. es el anuncio que más nos afecta. Gracias a la bendición implorada por Israel. 14). Es una apertura que refle ja la sensibilidad de un Israel ya preparado para confrontarse con todos los pueblos de la tierra. se repite en el salmo (cf. la composición refleja una perspectiva universal y misionera. Israel ya puede pedir a Dios que todas las naciones participen en su alabanza . Es el gran ideal hacia el que tendemos. Benedicto XVI repetidamente a Dios que bendiga a su pueblo (cf. en el don de la vida. cf. 18. intentando llegar al Dios Salvador a través de él. que te alaben los pueblos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 11 ). 2. Ml 1. v. El tema de la bendición se repite al final del salmo. que todos los pueblos te alaben". So 3. en la línea de la promesa divina hecha a Abraham: "En ti serán bendecidas todas las naciones de la t ierra" (Gn 12. 5).

5. bendiciendo y alabando al Creador por los dones que concede a todos. en Cristo Jesús. sin distinc iones (cf. ya no sois extraños ni forasteros.. 13-14. La tradición cristiana ha interpretado el salmo 66 en clave cristológica y mariológ ica. vosotros. la enemistad. para que la familia de los hijos de Dios se reúna en armonía a la misma mesa. 19). (.. 4348). Porque él es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno. derribando e l muro que los separaba. habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo. Mt 5. cuando alude tal vez al muro que en el templo de Jerusalén mantenía a los paganos separados de los judíos: "Ah ora. Para los Padres Página 71 de 146 . De ahí se sigue un mensaje para nosotros: debemos derribar los muros de las divisi ones. sino conc iudadanos de los santos y familiares de Dios" (Ef 2. los que en otro tiempo estabais lejos.) Así pues. de la hostilidad y del odio.

2). que da a luz a Cristo nuestro Señor. es decir. Por eso. PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS 1. se articula en dos estrofas. el horizonte del himno en seguida se ensancha a la creación y la rede nción. Por eso. 15-18). exclama: "Brota rá un renuevo del tronco de Jesé. este cántico. implicando a todos los seres creados y la historia entera. contemplando su hermosura y la gloria de su fecundidad. vv. que todos los pueblos te alabe n. Acaba de resonar el gran himno cristológico recogido al inicio de la carta a lo s Colosenses. 12-20 HIMNO A CRISTO. . apoyándolo con muchos otros pasajes de la Escritura: "A María se la ll ama con razón "monte lleno de frutos". Sin embargo. (. exultando por el fru to de este monte. engendrado antes de todo ser. Isaías afirma: "Y el fruto de la tierra será sublime" (Is 4. aunque imprime al himno su sello propio.) La tierra ha dado su fruto". David. Juan Pablo II y S.S. 1). san Gregorio Magno en la Exposición sobre el primer libro de los R eyes comenta este versículo.S. sino también "Dios fuerte" (Is 9. En este canto se puede descubrir el sentido de fe y de oración de la antigua comun idad cristiana. que te alaben los pueblos. la tierra ha dado su fruto. porque aquel que la Virgen engendró no lo concibió por obra de hombre. es decir.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Después de una introducción en la que se da gracias al Padre por la redención (cf. 12-14). aquel que la Virgen engendró no fue solamente "un hombre santo". JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 24 de noviembre de 2004 Cántico Col 1. Y el profeta. p. 11).. un vástago florecerá de su raíz" (Is 11. y el Apóstol recoge su voz y su testimonio. Sí. 625). vv. que trasciende el espacio y el tiempo (cf. que la liturgia de las Vísperas nos propone todas las semanas. porque de ella ha nacido un fruto óptimo. La primera celebra a Cristo como "primogénito de toda criatura". Benedicto XVI de la Iglesia "la tierra que ha dado su fruto" es la Virgen María. sino porque el Espíritu Santo la cubrió con su sombra. En él destaca precisamente la figura gloriosa de Cristo. Roma 1990. corazón de la liturgia y centro de toda la vida eclesial. afirmando así su eternidad. 2. un ho mbre nuevo. el Señor dice al rey y profeta David: "Pondré sobre tu trono al fruto de tus entrañas" (Sal 131.. III. por ejemplo. 5)" (Testi mariani del primo mill ennio. Así. dice a Dios: "Oh Dios. En efecto.

8-9). 1. 20. artífice de la realidad creada: "Por medio de él fueron creadas todas las cosas (. todo se mantiene en él" (Col. escuchó como respuesta: "Mi rostro no podrás verlo. Por eso. porque no puede verme el hombre y seguir viviendo" (Ex 33. también Jn 14. el rostro del Padre. podemos verlo como "imagen de Dios invisible". que se hizo cerc ano a nosotros con el acto de la creación. se hace accesible en Crist o. Así pues. pero. cf. el "icono" visible de Dios.). Cristo. cuando.. Esta fue la experiencia de Moisés. 16-17).. Página 72 de 146 . está implicado en su creación.Él es la "imagen". por o tra. creador del universo. es superior a las realidades creadas. en su ardiente deseo de contemplar la realidad pers onal de Dios. por una parte. que permanece invisible en su miste rio. En cambio.

sino mediante aquel que se hizo partícipe con nosotros de la muerte. Por consiguiente.. Uno de ellos nos guiará en la reflexión sobre la ob ra redentora realizada por Cristo con la sangre de su sacrificio. Así las devuelve a su situación originaria. restableciendo la armonía inicial. (. en el Comentario a las ca rtas de san Pablo que se le atribuye. p. es obra de Dios el haber vencido a la muerte. por el pecado. querida por Dios según su proyecto de amor y de vida. Página 73 de 146 . de la redención. celestes y terrestres. pero que. pero también con su sangre derramada en la cruz. y se identifica con él.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.) En efecto. Los que estaban sometidos al reino de la muerte no podían ser liberados de otro mo do. pp. (. hi zo la paz y suprimió la enemistad. Juan Pablo II y S. 18-20). y devolvió a los ángeles la alegría originaria. se dio como rescate la sangre del Señor. los Padres de la Iglesia.. 15). es celebrado como "el primogénito de entre los muertos" (v. con una mirada de conjunto a la obra salvífica de Cristo: "La muerte de Cristo salvó y renovó al hombre. la creación y la redención están vinculadas entre sí como etapas de una misma historia de salvación. que lleva a los prisioneros de la muerte a la vida.. En la segunda estrofa (cf. san Juan Damasceno. dejemos ahora espacio para la meditación de los gr andes maestros de la fe. San Juan Damasceno concluye. al morir y resucitar. Por eso. Por tanto. En efecto. 37). Cristo "reconcilia" y "pacifica" todas las realidades. Con su "plenitud" divina. el haber restituido la vida y el haber llevado nuevamente el mundo a Dio s.. a causa de los salvados. Ahora bien. y unió las realidades inferiores con las superiores. Por eso dice: "él es imagen de Dios invisible" (Col 1. de la regeneración de la humanidad c reada por él.S. Reflexionando sobre nuestro himno.S. Bolonia 2000. aunque no sea él" (I libri della Bibbia in terpretati dalla grande tradizione. 18). los ángeles decían: "Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierr a"" (ib. después. había caído en la muerte. para manifestar que es Dios. 7). la "plenitud" de gracia y de Espíritu Santo que el Padre ha puesto en su Hijo hace que.. Benedicto XVI 3. sino la imagen del Padre. 19-20).) Por la acción realizada con su venida hemos conocido la naturaleza de Dios anterior a su venida. aunque no se a el Padre. 5. pueda comunicarnos una nueva vida (cf. la alabanza en honor de Cristo se pres enta desde otra perspectiva: la de la salvación. vv. vv. escribe: "San Pablo dice que "por su sangre hemos recibido l a redención" (Ef 1. 18 y 23). Siguiendo nuestra costumbre. 4. En efecto.

6). un canto real que los Padres de la Iglesia meditaron e interpretaron en clave mesiánica. Acabamos de escuchar el primer gran movimiento de esta solemne plegaria (cf. de las viudas y de los huérfanos (cf. 2. Para la Biblia se perpetra también un acto contra Dios.sig uiendo el modelo de su Dios. Sal 67. Si se violan los derechos de los pobres. Esta se aplica sobre todo con respecto a los pobres. Conviene notar la particular insistencia con que el salmista pone de relieve el compromiso moral de regir al pueblo de acuerdo con la justicia y el derecho: "Dios mío. de los que no tienen protectores humanos. así también de be actuar el rey.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. confía tu juicio al rey.S. Sal 35. a tus humildes con rectit ud. propone en dos etapas uno de los salmos más apreciados en la tradición judía y cristiana.. 1-11). 1-2. 4).) Que él defienda a los humildes del pueblo" (vv. La liturgia de las Vísperas. de ordinario suelen ser las víctimas del poder. es decir. (. por el contrario. Comienza con una intensa invocación coral a Dios para que conceda al soberano el d on fundamental para el buen gobierno: la justicia. cuyos salmos y cánticos estamos comentando progresiv amente. vv.. Del mismo modo que el Señor rige el mundo con justicia (cf. que es su representante visible en la tierra -según la antigua concepción bíblica. tu justicia al hijo de reyes: para que rija a tu pueblo con justicia. . Juan Pablo II y S. porque el Señor es el tutor y el defensor de los pobres y de los oprimidos. un deli to religioso.S. los cuales. 7).I PODER REAL DEL MESÍAS 1. el s almo 71. no sólo se realiza un acto políticamente incorrecto y moralmente inicuo. Benedicto XVI J JJU UUE EEV VVE EES SS I III II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 1 de diciembre de 2004 Salmo 71 .

4). con frecuencia decepcionante. Las imágenes de tipo cósmico son muy vivas: el paso de los días al ritmo del sol y de la l una. se exalta su larga duración en la historia (cf. 3. 5). ya desde la caída de la monarquía de Ju dá (siglo VI antes de Cristo). por un lado. sustituyó la figura.Es fácil intuir la razón por la cual la tradición. 7). en la línea de la esperanza profética manifestada por Isaías: "Juzgará con justicia a los débiles. el Salmo en sancha el horizonte y contempla el reino mesiánico-real. O. que se despliega a lo largo de las coordenada s del tiempo y del espacio. Después de esta viva y apasionada imploración del don de la justicia. S al 71. pero también Página 74 de 146 . En efecto. según el anuncio de Jeremías: "Mirad que vienen días -oráculo de Yahveh.en que suscitaré a David un germen justo: reinará un rey prudente. practicará el derecho y la justicia en la tierra" (J r 23. 5. y sentenciará con rectitud a los pobres de la tierra" (I s 11. del rey davídico con la fisonomía luminosa y gloriosa del Mesías.

desde el Éufrates hasta los confines de la tierra" (Zc 9. también a nosotros nos ha salvado en cuanto "hijos de los pobres". Mt 21.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. v. En efecto. 5). 10). 86. a los soberanos de Estados remotos e incluso a los enemigos. canta . La culminación ideal de esta visión podría formularse precisamente con las palabras de un profeta. 11). y al volvernos hacia Dios florecerá para nosotr os la paz en abundancia". 4. Juan Pablo II y S.S. desde el Éufra tes. pero siempre marcado po r dos valores fundamentales: la justicia y la paz (cf. Zacarías. 5. palabras que los Evangelios aplicarán a Cristo: "Alégrate. que ven en ese rey-Mesías el rostro de Cristo. Is 2. dictará la paz a las naciones. san Cirilo de Alejandría. 60. los territorios occidentales más remotos según la antigua geografía bíblica (cf. Estos son los signos del ingreso del Mesías en nuestra historia. 10). rey eterno y universal. es iluminador el comentario de los Padres de l a Iglesia. 1180). 7). hija de Jerusalén. 1-5. 9-10. Desde esta perspectiva. se habla de un reino fecundo y sereno. florecerá para nosotros la justicia. el salmista define también el ámbito espacial dentro del cual se s itúa la realeza de justicia y de paz del rey-Mesías (cf.. "en sus días florecerá la justicia y la paz" equivale a decir: "en los días de Cristo. que viene a ti justo (. v. en su Explanatio in Psalmos. Así. Es una mirada que se extiende sobre todo el mapa del mundo entonces conocido. Por lo demás. por medio de la fe.. a los que se alude c itando a Tarsis y las islas. 1-22. Sal 71. romperá los arcos guerreros. Aquí entra en escena una dimens ión universalista que va desde el Mar Rojo o desde el Mar Muerto hasta el Mediterráneo. 1-7) y por los profetas (cf. afirma que el juicio que Dios da al rey es el mismo del que habla san Pablo: "hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza" (Ef 1. que abarca a los árabes y a los nómadas. los caballos de Jerusalén. just ificándonos y santificándonos en la fe por medio del Espíritu" (PG LXIX. JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 15 de diciembre de 2004 . Por consiguiente. Destruirá los carros de Efraím. porque eran pobres de espíritu. en un abrazo universal a menudo cantado por los salmos (cf. precisamente nosotros somos los "pobres" y los "hijos d e los pobres" a los que este rey socorre y salva. Ml 1.). Sal 46. cf. hasta los últimos confines de la tierra (cf. hija de Sión. con la lluvia y la floración. Y si ante todo "llama "pobres" a los santos apóstole s.S. Dominará de mar a mar. el gran "río" oriental. 8-11). mira a tu rey. 8). 10. Por otro lado. v. Benedicto XVI el de las estaciones.

nos propone en dos etapas distintas el salmo 71. que estamos comentando en la serie de sus salmos.Salmo 71 . Página 75 de 146 . 18-19). La liturgia de las Vísperas.es en realidad una añadidura litúr gica sucesiva al salmo. Sin embargo. 1-11). debemos señalar in mediatamente que el final -los últimos dos versículos (cf. vv. ahora reflexionaremos sobre el segundo movimiento poético y espiritual de e ste canto dedicado a la figura gloriosa del rey Mesías (cf. Después de meditar en la prim era parte (cf. vv. un himno real-mesiánico.II PODER REAL DEL MESÍAS 1. 12-19). vv.

La historia del Antiguo Testamento enseña que. defendiendo "la vida y la sangre" de los pobres. 19). Ahora bien. para la permanencia de su recuerdo a lo largo de los siglos. perfecto. se trata de una breve pero intensa bendición con la que se debía concluir el segundo de los cinco libros en los que la tradición judía había subdividido la colección de los 150 sal mos: este segundo libro había comenzado con el salmo 41.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. para su bendición. pues es el representante visible de s u único defensor y patrono. el elemento decisivo para recon ocer la figura del rey mesiánico es sobre todo la justicia y su amor a los pobres (cf. Naturalmente. 15-17). El salmo 71. concluye con una aclamación en honor del rey-Mesías (cf. prevaricando en perjuicio de los débiles. . como en el un iverso creado.S. símbolo luminoso de la sed espiritual de Dios. en su redacción originaria. con el énfasis propio de los mismos. de la violencia" a los afligidos (c f. Ahora. Benedicto XVI En efecto. 2. para su bienestar. donde "hace maravillas" (Sal 71. aplicado también a Israel "rescatado" de la esclavitud cuando se encontraba oprimido por el poder del faraón. vv. 3. antes de la antífona final a la que ya h emos aludido. v. en realidad. esperado y anhelado. los desvalidos y los pobres. lleno de su gloria (cf. Dios. Por eso. así se representan los derechos y la dignidad de todo ser humano. Juan Pablo II y S. y actúa de forma visible a través del rey-Mesías. Como ya sucede en la primera parte del salmo. "vi da" y "sangre" son la realidad fundamental de la persona. v. nos encontramos ante elementos que pertenecen al estilo de los com portamientos de corte. El Señor es el principal "rescatador-redentor". derechos a menudo violados por los poderosos y los prepotentes de este mundo. el Mesías. 18). los sob eranos de Israel con demasiada frecuencia incumplían este compromiso. 14). Sólo él es para los pobres punto de referencia y fuente de esperanza.S. Pero estas palabras adquieren ya su ve rdad en la acción del rey perfecto. el único soberano dispuesto a rescatar "de la opresión. El verbo hebreo que se usa aquí es el verbo jurídico del protector de los desvalidos y de las víctimas. sus protegidos. y las palabras de la bendición final son una exaltación de la presencia ef icaz del Señor tanto en la historia de la humanidad. ahora la mirada del salmista se fija en un rey justo. Es como un soni do de trompeta que acompaña a un coro de felicitaciones y buenos deseos para el soberano. vv. el de la cierva sedienta. 12-14). esa secuencia de salmos se concluye con un canto de esperanza en una época de paz y justicia. para su vida. encarna do por el Mesías.

v. cf. Más aún. 16). evitando o eliminando las divisiones. toda la naturaleza está implic ada en una transformación que es ante todo social: el trigo de la mies será tan abundante que s e convertirá en un mar de espigas que ondean incluso en las cimas de los montes (cf. tod a la humanidad. interpretando precisamente este canto en clave cristológica. 4. Página 76 de 146 . explica que los desvalidos y los pobres. Más aún. son "e l pueblo de los creyentes en él". 17. a los que Cristo viene a ayudar. refiriéndose a los reyes.Según una característica propia de los poemas mesiánicos. En su Exposición sobre el salmo 71. a los que el salmo había aludido antes. Gn 12. 3). san Agustín. cumpli endo así la gran promesa hecha por el Señor a Abraham: "él será la bendición de todos los pueblos de la t ierra" (v. Es el signo de la bendición divina que se derrama en plenitud sobre una tierra pacificada y serena. convergerá hacia este soberano justo. precisa que "en este pueblo se incluyen también los reyes que lo adoran. pues no han renunciado a ser d esvalidos y pobres. La tradición cristiana ha intuido en el rostro de este rey-Mesías el retrato de J esucristo.

son "profetas". hijo del rey. lo une en su primera parte (cf. No había nadie capaz de salvarnos. pp. 2. a menudo desconcertante. y ha entrado en la casa del fuerte. de las vicisitudes humanas. 5). 10). Ap 11. que abundan en el Apocalipsis. están juzgando la historia h umana en el bien y en el mal. es significativa la primera estrofa del himno puesto en labi os de los veinticuatro ancianos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Mt 12. el "fuerte". A estos s e los define con una serie de términos usados para delinear la fisonomía espiritual de los cristianos.S. o sea. él "ha librado al po bre que clamaba. 811). 1. o sea Cristo. ninguna otra potencia creada habría podido hacer esto: ni la de un hombre justo cualquiera. sino sobre todo exaltar y recompensar a los justos. para que ese rey. A este respecto. tienen precisamente como finalidad ilustrar el tema del señorío de Dios que gobierna el flujo. 17) y su ingreso en la historia no sólo tiene como fin frenar las acciones vio lentas de los rebeldes (cf. ni siquiera la del ángel. a confesar humildemente sus pecados y reconocerse necesitados de la gl oria y de la gracia de Dios. y he aquí que ha venido él en persona y nos ha salvado" (Esposizione sul salmo 71. 17-18. En efecto. 10b-12a EL JUICIO DE DIOS 1. Son "sie rvos". Así nos vemos involucrados en la grandiosa representación de la corte divina. y en la segunda estrofa (cf . el "calumniador". 14: Nuova Biblioteca Agostiniana. dotados de la palabra revelada que . Ap 11. el A pocalipsis. los cuales parecen encarnar al pueblo de la elección divina. 16). Los cantos. XXVI. Juan Pablo II y S. Benedicto XVI es decir. Ahora. que cumplen la ley divina con fidelidad. El himno que acaba de resonar desciende idealmente del cielo. pero mostrando también su fin último de salvación y de gloria. de Sata nás. 17-18) a los "veinticuatro ancia nos que estaban sentados en sus tronos delante de Dios" (Ap 11. los liberara del poderoso". arrebatándole sus enseres después de encadenarlo (cf. al afligido que no tenía protector". JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 12 de enero de 2005 Cántico Ap 11. en sus dos etapas históricas: las doce tribus de Israel y los doce Apóstoles de la Iglesia. 809.S. Ap 12. Roma 1970. "Pero nuestro Salvador ha humillado al calumniador. 12. donde Dios y el Cordero. Sal 2. 29). 10-12) a "una fuerte voz desde el cielo" (Ap 12. rodeados por el "consejo de la corona". que nos lo propone. el Señor Dios todopoderoso y eterno "ha asumido el gran poder y comenzado a reinar" (cf. En efecto.

16. 20. una expresión que usa con frecuencia el autor del Apocalipsis (cf. Ap 12. 5. 19. Entre ellos están "los pequeños y los grandes". 12) para desi gnar al pueblo de Dios en su unidad y variedad. d ispuestos a adorarlo y a cumplir su voluntad. es decir. 3. Pasemos a la segunda parte del cántico. Ap 13. Página 77 de 146 . una voz misteriosa entona un himno de acción de gracias y de júbilo. 18.interpreta y juzga la historia. consagrados a Dios y temerosos de su nombre. Después de la escena dramática de la mujer encinta "vestida del sol" y del terrible dragón rojo (cf. 1-9). son "santos".

En ti. Las palabras del Apocalipsis sobre los que han vencido a Satanás y al mal "con la sangre del Cordero" resuenan en una espléndida oración atribuida a Simeón. 25). nadie me arrastrará ni me asustará. porque la historia está a punto de dar un viraje radical de liberación del mal y por eso reacciona "con gran furor".S. el antiguo adversario. Cristo. Jb 1.. el cansancio de mis miembros hallarán descanso en ti. se enjugarán las lágrimas de mis ojos" (A. y el que odia su vida en este mundo. 80-81). juntamente con muchos compañeros. ni terrores de prefectos. Antes de morir mártir. 10). durante la persecución del rey Sapor II. 4. 11).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Catholicós de Seleucia-C tesifonte. Milán 1955. el 17 de abril del año 341. ni preocupaciones ni angustias. (. la pi erde. a llá ya no sufriré amenazas de reyes.) Recibiré la vida donde ya no habrá penas. Sabe que "le queda poco tiempo" (Ap 12. Página 78 de 146 . nuestr a consolación y nuestra alegría. cuya sangre es principio de salvación ( cf. Preghiere dei prim i cristiani. porque te he amado con toda m i alma y con toda mi vida. Seré feliz al verte y tú me darás el descanso. ha sido ya "arrojado" del cielo y. A su victoria se asocian los mártires cristianos. (. 6-11 . 11). 12). el poder y el reinado de nuestro Dios". cumplir con fortaleza la misión que me ha sido encomendada y ser un ejempl o para todo el pueblo de Oriente.. destaca Cristo resucitado. desaparecerá la tristeza de mi corazón. la guardará para la vida eterna" (Jn 12. Hamman.. ni opresores ni oprimidos. por tanto. 2. que han elegido el camino de la cruz. en él se realizan "la sa lvación. como lo vemos en el libro de Job (cf.) Quiero perseverar h eroicamente en mi vocación.. Ap 12. Juan Pablo II y S. que en la corte celestial ac tuaba de "acusador de nuestros hermanos" (Ap 12. dirigió a Cristo la siguiente súplica: "Señor. Por otra parte.S. oh camino de todos los peregrinos. dame esta corona: tú sabes cuánto la he deseado. en ti. 4-5). cáliz de nuestra salvación. Benedicto XVI El júbilo se debe a que Satanás. nadie me llevará a los tribunales ni me infundirá temor. cris ma de nuestra unción. ni tiranos ni víctimas. ni perseguidores ni perseguidos. ya no tiene un poder tan grande. pp. Las heridas de mis pies cicatrizarán gracias a ti. Nos parece escuchar el eco de las palabras de Cristo: "El que ama su vida. sino poniéndose en las manos del Padre y uniéndose a la muerte de C risto mediante un testimonio de entrega y de valentía que los ha llevado a "despreciar su vida ante la muerte" (Ap 12. sin caer en el mal y su virulencia. en Persia. Ha recibido del Padre un poder regio sobre todo el universo.

.

Así. comenzó a hundirs e (cf. 3). porque escucha mi voz su plicante. y así imploró Pedro cuando. 30). El drama se representa con los símbolos habituales en los salmos: lo envolvían las r edes de la muerte. 3-6). En el salmo 114.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. pasando por una experiencia psíquica dolorosa: "Caí en tristezas y angustia" (v. el orante proclama que el Señor es "benigno y justo". encontrándose en una situación deses perada. Sal 114. Este último adjetivo. Pr 30. . al caminar sobre el mar. 3). La muerte es como un cepo que ahoga (cf. 3. 25). porque inclina su oído hacia mí el día que lo invoco" (vv. 2. Pero desde ese abismo trágico lanzó un grito hacia el único que puede extender la mano y arrancar al orante angustiado de aquella maraña inextricable: "Señor. 1-2). Inmediatamente después de esta declaración de amor. remite a la ternura de la ma dre. gritaron los discípulos dura nte la tempestad (cf. 4). que quieren atraer a los vivientes sin c esar (cf. Mt 14. la voz del salmista expresa su am or agradecido al Señor. Se trata de la imagen de una presa que ha caído en la trampa de un cazador inex orable. el orante acaba de superar un p eligro de muerte. 5). aludiendo a sus "entrañas". 15-16). Juan Pablo II y S. salva mi vida" (v.S. más aún. que se acaba de proclamar. lo habían alcanzado los lazos del abismo. Es una oración breve pero intensa del hombre que. Benedicto XVI V VVI IIE EER RRN NNE EES SS I III II JUAN PABLO II AUDIENCIA GENERAL Miércoles 26 de enero de 2005 Salmo 114 ACCIÓN DE GRACIAS 1. se agarra a la única tabla de salvación. Una vez salvado. "co mpasivo" (Sal 114. en el original hebreo.S. porque ha escuchado su intensa súplica: "Amo al Señor. vv. se describe de forma muy viva la pesadilla mortal que atenaza ba la vida del orante (cf. Mt 8. Así pues. en el Evangelio.

dando origen al único salmo 116. el sucesivo. 6). aunque en algún momento sea difícil entender su manera de actuar. En cualquier caso. que debe considerarse una sola cosa con el 114. existe la certeza de que "el Seño r guarda a los sencillos" (v. "padre de huérfanos. 6). 4. Es lo que ha hecho la tradición ju día. Ahora comienza un diálogo del salmista con su alma. Por tanto. en la situación de miseria y abandono siempre se pue de contar con él. 7). protector de viudas" (Sal 67. Sal 114. El salmista invita a su alma a recobrar la calma después de la pesadilla mortal (cf. que proseguirá en el salmo 11 5. Página 79 de 146 .La confianza auténtica siente siempre a Dios como amor. según la numeración hebrea del Salterio.

el que es pequeño y humilde puede recobrar la paz. 6): «Si uno es grande. BENEDICTO XVI .. el Señor tiene misericordia de él y lo protege. si uno se humilla. En definitiva. En efecto. no es porque seas digna de él. anticipación de la comunión con Dios que le espera al final de su existencia (cf. Milán 1993. Sal 114. recobra tu calma.S. 412-413). acabando en este valle de lágrimas. 409.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. cuyo comentario en griego al salm o 114 nos ha llegado en la versión latina de san Jerónimo. para caminar en la "presencia del Señor". la calma. a las sendas del mundo. como dice el salmo (cf. v. invocado con fe. Pero. Digamos también nosotros a nuestra alma: "Recobra tu calma". alma mía. dado que. 8). ha detenido su caída hacia el abismo infernal (cf. perdimos esa felicidad. que el Señor fue bueno contigo". Sa l 114. 10 )". 7) y como comenta el mismo Orígenes: "Al decir: "Recobra tu calma". repasemos los pasajes más importantes del Salmo. por eso el justo invita a su alma a volver al lugar de donde había caído.. Dios nos creó buenos y nos hizo árbitros de nuestras decisiones. por nuestra decisión libre. 5. 9). por eso. Antes de concluir. En cambio. pp. sino porque es obra de la misericordia de Di os. el Señor no tiene compasión de él. Orígenes.. Nuestra calma es Cristo. y nos puso a todos en el paraíso. dado que somos hombres y no podemos convertirnos en dioses. Dios se hizo hombre y se inclinó. 18). en cambio. Se une a la oración comunitaria en el templo. se indica que antes había calma y luego la perdió. o s ea. ha tendido la mano. Juan Pablo II y S. Si saliste del paraíso. El viraje ya es evidente y el canto acaba con una escena de luz: el orante vuelve al "país de la vida". Y también: "Me humillé y él me salvó"». juntamente con Adán. el Señor inclina su oído y s e digna escucharnos. si uno se cre e grande. Leyendo que el Señor "escucha mi voz suplicante". prosigue más adelante el Salmo. volver a él es obra de la misericordia del S eñor. v. Así. y no podemos aumentar nuestra estatura y elevarnos. "Alma mía. Benedicto XVI El Señor. "el Señor guarda a los sencillos" (cf. según lo que está escrito: "Inclinó el cielo y bajó" (Sal 17. vu elves al paraíso.. explica: "Nosotros somos pequeños y bajos. fue por culpa tuya. Hasta tal punto que dice: "Aquí estamos yo y los hijos que el Señor me ha dado" (Is 8.S. ha roto los lazos que envolvían al or ante. 74 Omelie sul libro dei Salmi. y así el Señor no lo protege. ha enjugado las lágrimas de sus ojos. Si tú. sirviéndonos de la guía de un gran escritor cristiano del siglo III. se enorgullece y se ensoberbece. nues tro Dios" (Orígenes-Jerónimo.

utilizando los textos preparados por mi querido predecesor el Papa Juan Pablo II. de la peregrinación hacia el encuentro con el Señor en el templ o de Sión. Es un Página 80 de 146 .AUDIENCIA GENERAL Miércoles 4 de mayo de 2005 Salmo 120 EL GUARDIÁN DEL PUEBLO 1. he decidido reanudar en las catequesis el co mentario a los salmos y cánticos que componen las Vísperas. Iniciamos hoy con el salmo 120. o sea. Como ya anuncié el miércoles pasado. Este salmo forma parte de la colección de "cánticos de las ascensiones".

se introduce otro símbolo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. donde el Señor camina al frente de Israel "de día en columna de nube para guiar los por el camino" (Ex 13. 2). nos ayud a. 5). Y nuestra mirada. Dios. 1-2). que vigilan y protegen. v.. En este caso se produciría un contra ste: mientras el peregrino avanza hacia Sión. La verdadera vida. Alturas que son tentaciones. Juan Pablo II y S. atento y solícito. el de la "sombra". Sal 90. de todos nosotros. 1 R 3. porque allá arriba mora el Señor en su templo (cf. El canto comienza con una mirada del orante dirigida hacia las alturas. viene el tercer símbolo: el del Señor que "está a la derecha" de sus fieles (cf. 3. 4). hacia el verdadero monte: Cristo.S. que co nstituyen una gran tentación para él. 2. 4 ).S. el prestigio. Con todo. el poder. a menud o condenados por el Antiguo Testamento (cf. Después de la vela y la sombra. vv.. Esta confianza está ilustrada en el Salmo mediante la imagen del guardián y del c entinela. Pero su fe es inquebrantable y su certeza es una sola: "El auxili o me viene del Señor. 1). 3) en el camino de la vida y tal vez al pastor que en la pausa nocturna vela por su rebaño sin dormir ni reposar (cf. la vida cómoda. que suelen llamarse "los altos". que hizo el cielo y la tierra" (Sal 120." (Sal 16. "a los m ontes". Aquí también hay un aspecto muy real de nuestra vida. vemos que no es verdad y que esas alturas no s on la vida. cf. sus ojos se vuelven hacia los templos paganos. También en la peregrinación de nuestra vida suceden cosas parecidas. a las colinas sobre las que se alza Jerusalén: desde allá arriba le vendrá la ayuda. tanto en el ámbito mi . El Señor es la sombra que nos protege. Benedicto XVI salmo de confianza. A menud o nuestra vida se desarrolla bajo un sol despiadado. Se trata de la posición del defensor. "guardar . 21). gracias a nuestra fe. en el Salmo. 2. Vemos alturas que se abren y se presentan como una promesa de vida: l a riqueza. Sal 120. Luego. pues en él resuena seis veces el verbo hebreo shamar. es decir. v. porque se presentan com o la promesa de la vida. v. los "montes" pueden evocar también los l ugares donde surgen santuarios dedicados a los ídolos. la verdadera ayuda viene del Señor. el "centinela" que vela por su pueblo para defenderlo de todo riesgo y p eligro. proteger". se presenta como el "guardián" que nunca duer me. 8. En el Salterio a menudo se ora así: "A la sombra de tus alas escóndeme. El pastor divino no descansa en su obra de defensa de su pueblo. por consiguiente. cuyo nombre se invoca repetidamente. se v uelve hacia la verdadera altura. 2 R 18. Pero. que supone la re anudación del viaje durante el día soleado (cf. Se alude también al pie que no resbala (cf. El pensamiento se remonta a la histórica marcha p or el desierto del Sinaí. 5).

8). del asalto del mal y de la persecución. están siempre bajo la vigilante mirada de l Señor. v. v. 7). 6). En la antigüedad se creía que incluso los rayos de la lun a eran nocivos. En este punto. Asimismo. ecles iásticos y laicos por su Página 81 de 146 . en el que Dios nos protege del sol incandescente. lo están todos nuestros actos y todo nuestro tiempo. resumidas en dos términos extremos: "entradas" y "salidas". queremos comentar esta última declaración de confianza con un te stimonio espiritual de la antigua tradición cristiana. En efecto. El Salmo concluye con una declaración sintética de confianza. en las noches de nuestra vida. en el Epistolario de Barsanufio de G aza (murió hacia mediados del siglo VI). Dios nos guardará con am or en cada instante. un asceta de gran fama. Todas nuestras activi dades. Ahora. al final. protegiendo nuestra vida de todo mal (cf.litar como en el procesal: es la certeza de que el Señor no abandona en el tiempo de la prueba. "ahora y por siempre" (v. Pero al día sucede la noche. por eso. el salmista vuelve a la idea del viaje durante un día ca luroso. 4. al que consultaban monjes. causa de fiebre. de ceguera o incluso de locura. el Señor nos protege tam bién durante la noche (cf.

árbit ro supremo de las vicisitudes históricas. las pruebas de la vida. sobre la acción v ehemente de Satanás y sobre los numerosos azotes y males que sobrevienen. sobre todo. se eleva el Señor. domini o de los pensamientos como a los jueces. encontramos que cita con frecuencia el versículo del Salmo: "El Señor te guarda de todo mal. respondió así. libro de juicio.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. pp. él guarda tu alma". y os conceda todos los anhelos de vuestro corazón. Barsanuf io quería confortar a los que le manifestaban sus aflicciones. para bien de vuestra alma y de vuest ro cuerpo. mansedumbre como a Moisés y el valor en el combate como a Josué. los peligros y las desgracias. Breve y solemne. hijo de Nun. de esperanza. incluyendo en sus deseos la cita de ese versículo: "Hijos míos queridos. incisivo y grandioso en su tonalidad es el cántico que acabamo s de escuchar y de hacer nuestro. en su nombre. . el último libro de la sagrada Escritura. Dios todopoderoso" (Ap 1 5. sobre los que se canta en la parte final del libro con la imagen de la nueva Jer usalén (cf.S.S. Os conceda el perdón de vuestros pecados con la curación de vuestro cuerpo como al paralítico.. Benedicto XVI clarividente discernimiento. En cierta ocasión. os abrazo en el Señor. de salvación y. Roma 1991. Barsanufio. de la casualidad o únicamente de las opciones humanas. Él las lleva sabiamente hacia el alba del nuevo cielo y de la nueva tierra. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 11 de mayo de 2005 Cántico Ap 15. 194: Collana di Testi Patri stici. En efecto. Os salve de las olas como a Pedro y os liber e de la tribulación como a Pablo y a los demás apóstoles. con este versículo. XCIII. la historia no está en las manos de potencias oscuras. gracia c omo a José. victoria sobre los enemigos como a los reyes Dav id y Salomón. 3). Os guarde de todo mal como a sus hijos verdade ros. 3-4 CANTO DE LOS VENCEDORES 1. Amén" (Barnasufio y Juan de Gaza. 235-236). y le suplico que os guarde de todo mal y os dé paciencia como a Job.. Juan Pablo II y S. la fertilidad de la tierra como a los israelitas. Sobre las energías malignas que se desencadenan. cuando un monje le pidió que orara por él y por sus com pañeros. Epistolario. Ap 21-22). elevándolo como himno de alabanza al "Señor. Se trata de uno de los muchos textos de oración insertados en el Apocalipsis. Con este Salmo.

El segundo cántico. 2. 3). los que a través de la aparente derrota del martirio son en r ealidad los auténticos constructores del mundo nuevo. son los justos de la his toria. autor de maravillas" (Ex 15. los vencedores de la bestia satánica. reafirma que "su obra es c onsumada. El primer cántico de Moisés pronunciado después del paso del mar Rojo celebra al Señor "terrible en prodigios. 4). Página 82 de 146 . referido por el Deuteronomio al final de la vida del gran legislador. pues todos sus caminos son justicia" (Dt 32. 11).Quienes entonan este cántico. En este cántico se utiliza el lenguaje característico del éxodo de Isr ael de la esclavitud de Egipto. Comienzan ensalzando las "obras grandes y maravillosas" y los "caminos justos y verdaderos" del Señor (cf. que queremos meditar ahora. con Dios como artífice supremo. v.

a la luz del Evangelio. Por eso. revelado por sus "justos juicios" (cf. Según nuestro himno. Dice la sagrada Escritura en el Deu teronomio: "El Señor. sino que penetra en ellas realizando sus "caminos". Se postrarán en adoración. Y san Hilario. También e l concilio ecuménico Vaticano II. Graci as al temor del Señor no se tiene miedo al mal que abunda en la historia. que es bueno. en el lenguaje bíblico este "temor" de Dios no es miedo. y se reanuda con ent usiasmo el camino de la vida. Por consiguiente. Decid a los de corazón intranquilo: ¡Ánimo. Benedicto XVI Así pues. ni está sin remedio a mer ced de la prevaricación de los prepotentes y de los perversos. nn. porque. que se presentarán ante el Señor de la historia. 3-4). en la constitución pastoral Gaudium et spes. Precisamente gracias al temor de Dios no tenemos miedo del mundo y de t odos estos problemas. Señor. Las naciones deben aprender a "leer" en la histor ia un mensaje de Dios. Juan Pablo II y S. afianzad las rodillas vacilantes. en nuestro breve himno. no coincide co n el miedo. sus proyectos y sus "obras" eficaces. esta intervención divina tiene una finalidad muy precisa: se r un signo que invita a todos los pueblos de la tierra a la conversión. Existe la posibilidad de reconocer la acción divina oculta en la historia. tu Dios. está en la base de la fe y enlaza con el amor. Y el único Señor y Salvador parece repetirles las palabras que pronunció en la última ta . Ap 15. al tene r temor de Dios. te pide que lo temas. En efecto. el temor de Dios es algo muy diferente: es el reconocimiento del misterio de la trascende ncia divina. Esta actitud de fe lleva al hombre a descubrir la fuerza de Dios que actúa en la historia y a abrirse así al temor del nombre del Señor. En esta línea. se quiere reafirmar que Dios no es indiferente a las vicisitudes humanas . Y el profeta Isaías dice: " Fortaleced las manos débiles. 4). invita a los creyentes a escrutar. los signos de los tiempos para encontrar en ellos la manifestación de l a acción misma de Dios (cf. 12). Dt 10. o sea. y glorificará tu nombre?" (Ap 15. 4 y 11). se unen el temor y la glorificación de Dios.S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. El himno concluye con la previsión de una procesión universal de los pueblos.S. El Papa Juan XXIII dijo en cierta ocasión: "Quien cree no tiembla. porque Dios es más fuerte. no debe tener miedo del mundo y del futuro". tomado del Apocalipsis. La aventura de la humanidad no es confusa y sin sentido. 4. dijo: "Todo nuestro temor está en el amor". El himno dice: "¿Quién no temerá. 4). 3. el himn o nos invita a todos a convertirnos siempre de nuevo. no tememos a los hombres. n o temáis!" (Is 35. obispo del siglo IV. que lo ames con todo tu corazón y con toda tu alma" (cf.

Hijo de Dios. Por eso. al ver la luz de la tarde. Ap 15. Ese himno dice: "Al llegar a l ocaso del sol. Simonetti. ¡Gracias! Página 83 de 146 . Milán 2000.rde de su vida terrena. Pricolo-M. el mu ndo te glorifica" (S. tú que das la vida. Eres d igno de que te cantemos en todo momento con voces santas. cuando dijo a sus Apóstoles: "¡Ánimo! Yo he vencido al mundo" (Jn 16. cantamos al Padre. 97). de la oración vespertina. 3). es decir. p. 33). La preghiera dei cristiani. Queremos concluir nuestra breve reflexión sobre el cántico del "Cordero victorioso" (cf. ya conocido por san Basilio de Cesarea. entonado por los justos del Apocalipsis. al Hijo y al Espíritu Santo de Dios. con un antiguo himno del lucernario.

1. en su sencillez y belleza. Sal 113). Es el aleluya. consta sólo de sesenta palabras. en el original hebreo. todas ellas . Benedicto XVI D DDO OOM MMI IIN NNG GGO OO I III III II I II V VVí íís ssp ppe eer rra aas ss BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 18 de mayo de 2005 Salmo 112 ALABADO SEA EL NOMBRE DEL SEÑOR Antes de introducirnos en una breve interpretación del salmo que se ha cantado. En esta ocasión queremos expresar nuestra profunda gratitud al Señor por el don de este Papa y queremos también dar gracias al Papa por todo lo que hizo y sufrió. qu isiera recordar que hoy es el cumpleaños de nuestro amado Papa Juan Pablo II. verdadero pórtico a una pequeña colección de salmos que va del 112 al 117. se sentía como signo de la liberación del mal en sus múltiples manifestaciones. Acaba de resonar. No por nada la tradición judía había unido esta serie de salmos a la liturgia pascual. La celebración de ese acontecimiento.S. o sea. el canto de alabanza que exalta la liberación de la esclavitud del faraón y la alegría de Israel al servir al Señor en libertad en la tierra prometida (cf. El salmo 112 es un breve himno que. Habría cumplido 85 años y es tamos seguros de que desde allá arriba nos ve y está con nosotros. Juan Pablo II y S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. convencionalmente llamada "el Hallel egipcio".S. según sus dimensiones histórico-sociales y sobre todo espiritual es. el salmo 112.

con insistencia apasionada. sus ojos no son altaneros y lejanos. a los seres terrenos y a los cele stes. Sal 112. vv. desc rita con imágenes verticales que superan el simple horizonte humano. Creador del cosmos y Rey de la historia . La mirada divina se dirige a toda la realidad. 4). incluso para mirar al cielo debe "abajarse".impregnadas de sentimientos de confianza. La primera estrofa (cf. El Señor -dice el Salmist a. como e s bien sabido."se abaja para Página 84 de 146 . "se eleva en su trono". su presencia viva y operante e n la historia humana. porque "su gloria está sobre el cielo" (v. resuena "el nombre del Señor" en el centro de la oración de adoración. la segunda parte (cf. 4-6) celebra la trascendencia del Señor. el Salmo nos conduc e al misterio divino. 3)- está implicado en una única acción de gracias. Tres veces. dice el Salmista (v. 3. que. en el lenguaje bíblico indica a la persona misma de Dios. Precisamente a través de este movimiento hacia las alturas. Todo el ser y todo el tiempo -"desde la salida del sol hasta su ocaso". 1-3) exalta "el nombre del Señor". Se proclama: "el Señor se eleva sobre todos los pueblos". como los de un frío emperador. Es como si se elevara desde la tierra u na plegaria incesante al cielo para ensalzar al Señor. 2. y nadie puede igualarse a él. En efecto. alabanza y alegría. Sin embargo.

el de "sentarlo con los príncipes". se pasa al último movimiento del Salmo (cf. Juan Pablo II y S. 48). 8). A ti la alabanza. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 25 de mayo de 2005 Salmo 115 . para poner de relieve la relectura "cristiana" que la comunidad primiti va hacía de los salmos: "Alabad. proclama que Dios "derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes" (cf. te cantamos. 6). Es fácil intuir en estos versículos finales del salmo 112 la prefiguración de las pala bras de María en el Magníficat. Cordero inmaculado que quita el pecado del mundo. alza de la basura al pobre" (v. alabad el nombre del Señor. vv. al Señor. a ti la gloria. 52. con su mirada amorosa y con su comp romiso eficaz. Benedicto XVI mirar" (v. Así. a Dios Padre por el Hijo en el Espíritu S anto. Sal 112. Lc 1. Lo recordamos aquí. Dios le da el honor y la gran alegría de tener muchos hijos (cf. Simonetti. Amén" (S. 7). Señor Rey. sí. María. Él. y precisamente uno de los pobres del mundo. de hacerse uno de nosotros. te ben decimos. más radical que nuestro salmo. Dios se inclina hacia los necesitados y los que sufren. 6-8). 7-9). por los siglos de los siglos. Milán 2000. A la mujer sola y estéril. su mayor realismo en el momento en que Dios se incl ina hasta el punto de encarnarse. p. 9). Al pobre le otorga el mayor honor. pero al mismo tiempo muy cercano a su s criaturas que sufren. 97 ). 48. El Señor se abaja con solicitud por nuestra pequeñez e indigencia. por t anto. recoge y desarrolla el inicio gozoso de nuestro salmo. PricocoM. "con los príncipes de s u pueblo" (v.S. el cántico de las opciones de Dios que "mira la humillación de su esclava" . se dirige a los últimos y a los desvalidos del mundo: "Levanta del polvo al desvalido . alaba a un Dios muy diferente de nosotros por su grandeza. Padre de Cristo. que desvía la atención de las alturas celestes a nuestro horizonte terreno. Un "himno vespertino" muy antiguo. 4. que nos impulsaría a retraernos por timidez. Por consiguiente. niños. El Salmista. y esta palabra encuentra su mayor densidad. conservado en las así llamadas Constitucione s de los Apóstoles (VII. para c onsolarlos. humillada por la antigua sociedad como si fuera una rama seca e inútil. v.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Te alabamos. 5.S. La preghiera dei cristiani. a ti el himno. por tu inmensa gloria. al final de nuestra reflexión.

13). a pesar de los sufrimientos y las debilidades humanas. el cual. por eso hablé". san Pablo utilizará el versículo 2 del Salmo y presentará un contraste entre el Dios fiel y el hombre Página 85 de 146 . El salmo 115. también nosotros creemos. Escribiendo a los Romanos. siempre se ha utilizado en la trad ición cristiana. con el que acabamos de orar. desde san Pablo.ACCIÓN DE GRACIAS EN EL TEMPLO 1. citando su inicio según la traducción griega de los Setenta. esc ribe así a los cristianos de Corinto: "Teniendo aquel espíritu de fe conforme a lo que está escrito : "Creí. El Apóstol se siente espiritualmente de acuerdo con el salmista en la serena confi anza y en el sincero testimonio. y por eso hablamos" (2 Co 4.

en el original hebreo. no sólo se alude al rito sacrificial. se transformó cada vez más en texto eucarístico. La tradición cristiana ha leído. En efecto. 14). sino que rompe sus cadenas (cf. pero luego. de forma explícita. que abre nuevas dimensiones y nuevas situaciones. el Señor lo acompaña con amor. debemos mantener elevada la antorcha de la fe. en cuya presencia el orante cumple su voto y testimonia su fe (cf. Sal 115. En esta circunstancia hará pública su acción de gracias. Benedicto XVI incoherente: "Dios es veraz y todo hombre mentiroso" (Rm 3. dirigida al Señor que libera de la pesadilla de la muerte. el 114. El salmo 115. v . Dio su vida en un contexto de odio y de f alsedad.S. pero transformó esta pasión y así también este contexto en la Eucaristía: en una fiesta de acc e gracias. La Eucaristía es acción de gracias: "Alzaré el cáliz de la salvación" . Pero la súplica se tran sforma ahora en gratitud porque el Señor ha permanecido fiel en este contexto de infidelidad. la liturgia es la sede p rivilegiada para elevar la alabanza grata al Dios salvador. cuando la Igl esia alcanzó la paz.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. orado e interpretado el texto en diversos contextos y así se aprecia toda la riqueza y la profundidad de la palabra de Dios. Cristo es el primer mártir. v. constituye una única composición con el salm o anterior. porque el prójimo se manifestaba falso e infiel (cf. v. 3.S. incluso cuando a sus labios asomaba la amargura de la desesperación y de la infelicidad (cf. consciente de que. se siente "siervo" del Señor. porque el Señor no nos abandona ni siquiera en las situaciones difíciles. v. Por eso. 2. Al inicio se leyó sobre todo como un texto del martirio. En nuestro texto aflora la memoria de un pasado angustioso: el orante ha manteni do en alto la antorcha de la fe. Y así este salmo es siempre para nosotr os un texto de esperanza. salvado de la muerte. Así pues. por ello. a la asamblea de "todo el pueblo". el orante se dispone a ofrecer un sacrificio de acción de gracias. 4). En efecto. En realidad. El orante. por la referencia al "cáliz de la salvación" . 16). a su alrededor se elevaba una especie de cortina gélida d e odio y engaño. Dios no es indiferente ante el drama de su cr iatura. de los contextos de odio y mentira. incluso cuando se cierne sobre él la muerte. 12). Ambos constituyen una acción de gracias unitaria. que es signo de gratitud por la libera ción (cf. v. la copa de la libación sagrada. sino también. 10). Juan Pablo II y S. 11). durant e el cual se beberá en el cáliz ritual. 13) y encuentra su realización plena en el cáliz del Señor. ha s acado a su fiel del remolino oscuro de la mentira (cf. "hijo de su esclava .

concluye evocando de nuevo el r ito de acción de gracias que se celebrará en el marco del templo (cf." (cf. una hermosa expresión oriental para indicar a quien ha nacido en la misma casa del amo . el cual. por tanto. El Salmo. a la familia de las criaturas unidas a él en el amor y en la fidelidad. sino que l o guía a la esperanza y a la vida. Así su oración se situará en un ámbito comunitario. 4. el cual no abandona al justo en el seno oscuro del dolor y de la muerte. El salmista profesa humildemente y con alegría su pertenencia a la casa de Dios. e n la Homilía sobre el Página 86 de 146 . Concluyamos nuestra reflexión con las palabras de san Basilio Magno. 17-19). v. 16). vv. reflejando las palabras del orante. podemos descubrir a todo el pueblo de Dios mientras da gracias al Señor de la vida. Se narra su historia personal para que sirva de estímulo a creer y am ar al Señor. 5. En el fondo.

reconociendo que el Señor se ha entregado a sí mismo en redención en lugar de todos no sotros. como se afirma en el contexto.S. signo de distancia y expresión de supremacía aplastante (cf.S. sino con toda mi vida. ha sido plasmado de la tierra y dotado de razón. 109). 5). En toda celebración dominical de Vísperas. que renuncia a su gloria y asume la condición humana. se propo ne como modelo vital para el cristiano. si es posible. este. y. vv. no sabe cuál don será digno del Seño r. debe te ner "los mismos sentimientos de Cristo Jesús" (v. v. 6-8). Al contrario. Esto. Flp 2. y de nuevo a los discípulos. SIERVO DE DIOS. donde se describe el par adójico "despojarse" del Verbo divino.. 6). dice: "Alzaré el cáliz de la salvación".. "¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?". No con sacrificios ni con holocaustos.. a la grandeza y al dom inio. desprendi miento y generosidad. 6-11). su dignidad gloriosa y su poder como instrumento de triunfo. sentimientos de humildad y donación. transformando así el mundo del pecado en un mundo redimido.. él "se despojó". en un mundo de a cción de gracias por la vida que nos ha dado el Señor. por lo demás.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. se vació a sí . que acaba de resonar. Benedicto XVI salmo 115. luego ha conocido la economía de la salvación en favor del género humano. Ciertamente.. 2. Por eso. pase de mí este cáliz". En efecto. buscando entre todas las cosas que le pertenecen. es lo que nos enseñó nuestro Salvador en e l Evangelio: "Padre. al resistir al pecado hasta la muerte. El salmista ha compren dido los numerosísimos dones recibidos de Dios: del no ser ha sido llevado al ser. P ero esta realidad trascendente no se interpreta y vive con vistas al poder. Juan Pablo II y S.. EN SU MISTERIO PASCUAL 1. Cristo posee la naturaleza divina con todas sus prerrogativas. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 1 de junio de 2005 Cántico Flp 2. Cristo no usa su igualdad con Dios. significando claramente la muerte que aceptaba para la salvación de l mundo» (PG XXX. la de la crucifixión. Cristo encarnado y humillado en la muerte más infame. Vamos a reflexionar a hora sobre la primera parte de ese himno (cf. comenta así la pregunta y la respuesta recogidas en el Salmo: «"¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré el cáliz de la salvación". llamando cáliz al sufrimiento en la lucha espiritual. la liturgia nos propone el breve pero denso himno cristológico de la carta a los Filipenses (cf. 6-11 CRISTO. "¿Cómo pagaré al Señor?".

7). Dios no sólo toma apariencia de hombre. no se trata de un simple revestimiento. es decir. La forma (morphe) divina se oculta en Cristo bajo la "forma" (morphe) humana. no se limita a mirarnos con benignidad desde el trono de su gloria.mismo. como se creía que sucedía a las divinidades de la cultura grecorromana: la realidad de Cristo es divina en una experiencia auténticamente humana. haciéndose "carne". 14). bajo nuestra realida d marcada por el sufrimiento. condicionada por el tiempo y el espacio (cf. sino que se sumerge persona lmente en la historia humana. sino que se hace homb re y se convierte realmente en uno de nosotros. Así pues. v. sumergiéndose sin reservas en la miserable y débil condición humana. la pobreza. Jn 1. realidad frágil. el límite y la muerte (cf. se convierte realmente en "Dios con noso tros". es decir. Página 87 de 146 . de una apariencia mudable.

Juan Pablo II y S. creado por su palabra o más bien sacado a la luz por su palabra según su voluntad. lleva a Jesús hasta la frontera que es el signo de nuestra finitud y caducidad. la más degradante. Esta participación radical y verdadera en la condición humana. llevar con el Otro el peso de nuestra vida y a brirnos al Padre del cielo con sentido de obediencia y confianza. apareció en forma de hombre. el pascual. el prestigio c omo los valores supremos de nuestra vida. Tener los mismos sentimientos de Jesús significa no considerar el poder. Creo que el elemento fun damental de esta primera parte del himno es la invitación a tener los mismos sentimientos de Jesús. a obedecer" (Hb 5. por su figura humana fue considerado hombre. sino abrir nuestro corazón al Otro. Hb 1. En efecto. Ahora bien. Concluyamos nuestra reflexión con un gran testigo de la tradición oriental. que lleva de la cruz a la gloria. Benedicto XVI 3. 3). Pero precisamente en su pasión y muerte Cristo testimonia su adhesión libre y consci ente a la voluntad del Padre. la riqueza. ni el sol ni la luna. como se lee en la carta a los Hebreos: "A pesar de ser Hijo. 4. indican su inconmensurabl e bondad como el hecho de que el Hijo unigénito de Dios. pues así quiere ser verdaderamente hermano de todo hombre y de toda mu jer. aprendió. incluso de los que se ven arrastrados a un fin atroz e ignominioso. Hb 4. ni el cielo ni la tierra. El Apóstol añade que la muerte a la que Jesús sale al encuentro es la muerte de cruz. en Siria. en el siglo V: "La encarnación de nuestro Salvador repre senta la más elevada realización de la solicitud divina en favor de los hombres. es decir. estab a en Dios y era Dios. Tener los mismos sentimientos de Jesús ha de ser el ejercicio diario de lo s cristianos. la muerte. se le vio en la tierra. impronta de su ser (cf. c entrado en la encarnación y en la pasión redentora. Jn 1. 15). excluido el pecado (cf. Más adelante tendremos ocasión de profundizar en e l itinerario sucesivo. ni los astros ni todo el universo visible e invis ible.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. por el cual fueron hechas todas las cosas (cf. su muerte no es fruto de un mecanismo oscuro o de una ciega fatalidad: nace de su l ibre opción de obediencia al designio de salvación del Padre (cf.S. se relacionó . 1-3). 8). reflejo de su gloria. Flp 2. Flp 2.S. que existía en el principio. Teodo reto. 8). que fue obispo de Ciro. después de tomar la condición de esclavo. el que subsistía en la naturaleza de Dios (c f. sabiendo que precisamente obedecien do al Padre seremos libres. porque en el fondo no responden a la sed más profunda de nuestro espíritu. 6). ni el mar ni el aire. Detengámonos aquí. en nuestra reflexión sobre la primera parte del himno cristológico. sufriendo.

Página 88 de 146 . pp. En efecto. 251252). actuó por nuestra salvación. a la vez. que se destaca en el himno de la carta a los Filipenses..con los hombres. sino que inventó un camino rebosante de amor a los hombres y. para librarse de la tiranía de quien cruelmente la había hecho esclava y para recobrar la libertad origi naria" (ib. cargó con nuestras debilidades y tomó sobre sí nuestras enfermedades" (Discursos sobre la divina Providencia. 250-251). entre la encarnación de Jesús y la redención de los hombres. dotado de justi cia. "El Creador. Teodoreto de Ciro prosigue su reflexión poniendo de relieve precisamente el estrec ho vínculo. 10: Collana di testi patristici. para vencer a aquel que un tiempo había logrado inicuamente la victoria. LXXV. para que aquel no acusara a la misericordi a de injusticia. p p. Roma 1998. con sabiduría y justicia. después de unir a sí la naturaleza del hombre ya vencida. dado que no quiso servirse sólo de su poder para concedernos el don de la libertad ni armar únicamente la miser icordia contra aquel que ha sometido al género humano. la lleva a la lucha y la p repara para reparar la derrota.

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
D
DDO
OOM
MMI
IIN
NNG
GGO
OO I
III
III
II
I
III
II V
VVí
íís
ssp
ppe
eer
rra
aas
ss
Salmo 109
EL MESIAS, REY Y SACERDOTE
(Ver Domingo I o II II Vísperas)
BENEDICTO XVI
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 8 de junio de 2005

Salmo 110
GRANDES SON LAS OBRAS DEL SEÑOR
1. Hoy sentimos un viento fuerte. El viento en la sagrada Escritura es símbolo del
Espíritu Santo.
Esperamos que el Espíritu Santo nos ilumine ahora en la meditación del salmo 110, qu
e acabamos de
escuchar. Este salmo encierra un himno de alabanza y acción de gracias por los num
erosos beneficios
que definen a Dios en sus atributos y en su obra de salvación: se habla de "miseri
cordia", "clemencia",
"justicia", "fuerza", "verdad", "rectitud", "fidelidad", "alianza", "obras", "ma
ravillas", incluso de
"alimento" que él da y, al final, de su "nombre" glorioso, es decir, de su persona
. Así pues, la oración es
contemplación del misterio de Dios y de las maravillas que realiza en la historia
de la salvación.
2. El Salmo comienza con el verbo de acción de gracias que se eleva del corazón del
orante, pero
también de toda la asamblea litúrgica (cf. v. 1). El objeto de esta oración, que inclu
ye también el rito de

la acción de gracias, se expresa con la palabra "obras" (cf. vv. 2. 3. 6. 7). Esas
obras son las
intervenciones salvíficas del Señor, manifestación de su "justicia" (cf. v. 3), término
que en el lenguaje
bíblico indica ante todo el amor que genera salvación.
Por tanto, el núcleo del Salmo se transforma en un himno a la alianza (cf. vv. 4-9
), al vínculo íntimo
que une a Dios con su pueblo y que comprende una serie de actitudes y gestos. Así,
se habla de
"misericordia y clemencia" (cf. v. 4), a la luz de la gran proclamación del Sinaí: "
El Señor, el Señor,
Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y fidelidad" (Ex
34, 6).
La "clemencia" es la gracia divina que envuelve y transfigura al fiel, mientras
que la "misericordia" en
el original hebreo se expresa con un término característico que remite a las "vísceras
" maternas del
Señor, más misericordiosas aún que las de una madre (cf. Is 49, 15).
3. Este vínculo de amor incluye el don fundamental del alimento y, por tanto, de l
a vida (cf. Sal 110, 5),
que, en la relectura cristiana, se identificará con la Eucaristía, como dice san Jerón
imo: "Como
alimento dio el pan bajado del cielo; si somos dignos de él, alimentémonos" (Breviar
ium in Psalmos,
Página 89 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
110: PL XXVI, 1238-1239).
Luego viene el don de la tierra, "la heredad de los gentiles" (Sal 110, 6), que
alude al grandioso
episodio del Éxodo, cuando el Señor se reveló como el Dios de la liberación. Por tanto,
la síntesis del
cuerpo central de este canto se ha de buscar en el tema del pacto especial entre
el Señor y su pueblo,
como declara de modo lapidario el versículo 9: "Ratificó para siempre su alianza".
4. El salmo 110 concluye con la contemplación del rostro divino, de la persona del
Señor, expresada a
través de su "nombre" santo y trascendente. Luego, citando un dicho sapiencial (cf
. Pr 1, 7; 9, 10; 15,
33), el salmista invita a todos los fieles a cultivar el "temor del Señor" (Sal 11
0, 10), principio de la
verdadera sabiduría. Este término no se refiere al miedo ni al terror, sino al respe
to serio y sincero, que
es fruto del amor, a la adhesión genuina y activa al Dios liberador. Y, si las pri
meras palabras del canto
habían sido una acción de gracias, las últimas son una alabanza: del mismo modo que la
justicia
salvífica del Señor "dura por siempre" (v. 3), así la gratitud del orante no tiene pau
sa: "La alabanza del
Señor dura por siempre" (v. 10).
Para resumir, el Salmo nos invita al final a descubrir las muchas cosas buenas q
ue el Señor nos da cada
día. Nosotros vemos más fácilmente los aspectos negativos de nuestra vida. El Salmo no
s invita a ver
también las cosas positivas, los numerosos dones que recibimos, para sentir así la g
ratitud, porque sólo
un corazón agradecido puede celebrar dignamente la gran liturgia de la gratitud, l
a Eucaristía.
5. Para concluir nuestra reflexión, quisiéramos meditar con la tradición eclesial de l
os primeros siglos
cristianos el versículo final con su célebre declaración, reiterada en otros lugares d
e la Biblia (cf. Pr 1,
7): "El principio de la sabiduría es el temor del Señor" (Sal 110, 10).
El escritor cristiano Barsanufio de Gaza, en la primera mitad del siglo VI, lo c
omenta así: "¿Qué es
principio de la sabiduría sino abstenerse de todo lo que desagrada a Dios? ¿Y de qué m
odo uno puede
abstenerse sino evitando hacer algo sin haber pedido consejo, o no diciendo nada
que no se deba decir,
y además considerándose a sí mismo loco, tonto, despreciable y totalmente inútil?" (Epis
tolario, 234:
Collana di testi patristici, XCIII, Roma 1991, pp. 265-266).
Con todo, Juan Casiano, que vivió entre los siglos IV y V, prefería precisar que "ha
y una gran
diferencia entre el amor, al que nada le falta y que es el tesoro de la sabiduría
y de la ciencia, y el amor
imperfecto, denominado "principio de la sabiduría"; este, por contener en sí la idea
del castigo, queda
excluido del corazón de los perfectos al llegar la plenitud del amor" (Conferencia
s a los monjes, 2, 11,

13: Collana di testi patristici, CLVI, Roma 2000, p. 29). Así, en el camino de nue
stra vida hacia Cristo,
el temor servil que hay al inicio es sustituido por un temor perfecto, que es am
or, don del Espíritu
Santo.
FUERA DEL TIEMPO DE CUARESMA:
Cántico Ap 19, 1-7
LAS BODAS DEL CORDERO
(Ver Domingo I o II II Vísperas)
Página 90 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
DURANTE EL TIEMPO DE CUARESMA:
Cántico 1Pe 2, 21b-24
PASIÓN VOLUNTARIA DE CRISTO, SIERVO DE DIOS
(Ver Domingo I o II II Vísperas)
Página 91 de 146

que se acaba de p roclamar. Jesús. es un espejo del alma (cf. como hemos escuchado. porque él saca mis pies de la red" ( Sal 24. que están pendientes de su señor a la espera de una decisión liberadora. 2). el salmo 122.S. habéis sufrido bajo la lluvia. 2. destruyendo el mal. El salmo 122 es una súplica en la que la voz de un fiel se une a la de toda la com unidad. en el evangelio. Benedicto XVI L LLU UUN NNE EES SS I III III II BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 15 de junio de 2005 Salmo 122 EL SEÑOR. 1. 15). mientras "se me nublan los ojos de tanto aguardar a mi Dios" (Sal 68. para captar un gesto de amor. 22-23). ESPERANZA DEL PUEBLO Por desgracia. Por eso. la esperanza del oprimido y la disponibilidad del justo con respecto al S eñor. Ahora esperamos que el tiempo mejore . En efecto. para ver si hay alguno sensato que busque a Dios" (Sal 13. Juan Pablo II y S. el cual "observa desde el cielo a los hijos de Adán. tomada del mundo del Oriente antiguo. la idea es clara y significativa: esa imagen. afirma con gran fuerza que el ojo es un símbolo que refle ja el yo profundo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. También nosotros elevamos nuestra mirad a y esperamos un gesto de benevolencia del Señor. 4). El orante espera que las manos divinas se muevan. en el Salterio el orante a menudo eleva los ojos hacia el Señor poni endo en él su esperanza: "Tengo los ojos puestos en el Señor. incluye un entramado de miradas: el fiel eleva sus ojos hacia el Señor y espera una reacción di vina. Pues bien. porque actúan según la justicia . Mt 6. utiliza la imagen del esclavo y de la esclava. el Salmo pasa de la primera persona singular "A ti levanto mis ojos" a la plural "nue . una mirada de benevolencia. A menudo en el Salterio se habla de la mirada del Altísimo. quiere exaltar la adhesión del pobre. Aunque la escena corresponde a la situación del mundo antiguo y a sus estructuras sociales. El salmist a.S.

muestra cuán importante es la mirada amorosa de Dios.stros ojos" y "Dios mío. Se expresa la esperanza de que las manos del Señor se abran para derramar dones de justicia y libertad. Está en continui dad con el final de la primera parte. esper ando su misericordia" (v. Dios nuestro. Dio s mío. como se lee en la antigua bendición sacerdotal del libro de los Números: "Ilumine el Señor su rostro sobre ti y te sea propicio. misericordia" (Sal 122. 1-3). ten misericordia de nosotros" (cf. 25-26). 3. caracterizada por la invocación: "Misericordia. El justo espera que la mirada de Dios se revele en toda su ternura y bondad. 3). vv. donde se reafirma la confianza "en el Señor. Página 92 de 146 . 2). el Señor te muestre s u rostro y te conceda la paz" (Nm 6. La segunda parte del Salmo.

demasiado saciadas del sarcasmo de los satisfechos. XIV. es vida. habrían sido impotentes para liberarse y los enemigos. constituida por una cantidad exorbitante de humi llaciones.S. y la nuestra. el cual. si buscas aliment o. El salmista utiliza aquí la imag en de la saciedad: "Estamos saciados de desprecios. del desprecio de los orgullosos" (vv. numerosas personas realmente están saciad as de burlas. que acabamos de proclamar. es comida" (La virginidad. A la tradicional saciedad bíblica de alimento y de años. del desprecio de los orgullo sos. es luz. co mo monstruos. ni defrauda su esperanza. 3-4). Si el Señor no hubiera estado de parte de las víctimas. es camino. que eleva a Dios la alabanza por el don de la liberación. 1). El salmo 123. no ignora su invocación. El sal mista proclama al inicio esta invitación: "Que lo diga Israel" (v. si huyes de las tinieblas. 99: SAEMO. nuestra alma está saciada del sarcasmo de los sat isfechos. Si quieres curar una herida. es fuerza. el gran arzobispo de Milán. 2. considerada un signo de la bendición divina. Benedicto XVI Los fieles necesitan una intervención de Dios. Al final. 4. si estás oprimido por la iniquidad. Pidamos por ellos y ayudemos a estos hermanos nuestros humillados. es fuente. pondera poéticamente la obra que Dios realiza a favor nuestro en Jesús. demos la palabra a san Ambrosio.S. se opone una intolerable saciedad.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. estimulando así a todo el puebl o a elevar una acción de gracias viva y sincera al Dios salvador. nu estro Salvador: "Cristo lo es todo para nosotros. es un canto de acción de gracias enton ado por toda la comunidad orante. si tien es sed. con el espíritu del salmista. si necesitas ayuda. los justos han puesto su causa en manos del Señor y él no permanece indifer ente a esos ojos implorantes. . con sus escasas fuerzas. Y nos consta que hoy también numerosas naciones. ellas. si te mes la muerte. Por eso. las habrían desgarrado y triturado. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 22 de junio de 2005 Salmo 123 NUESTRO AUXILIO ES EL NOMBRE DEL SEÑOR 1. Milán-Roma 1989. p. 81). él es médico. Juan Pablo II y S. si deseas el cielo. porque se encuentran en una situación lamentable de desprecio y burlas por parte de gente prepotente. es justicia.

es más probable que el salmo sea un himno compuesto para dar gracias a Dios por lo s peligros evitados y para implorar de él la liberación de todo mal. para la Biblia símbolo del caos devastador. del mal y de la muerte: "Nos habrían arrollado las aguas. salvado Página 93 de 146 . 2-3). Después de la alusión inicial a ciertos "hombres" que asaltaban a los fieles y er an capaces de "tragarlos vivos" (cf. El orante experimenta ahora la sensación de encontrarse en una playa. vv. En la primera p arte dominan las aguas que arrollan. 4-5). como el fin del e xilio babilónico. llegándonos el torrente hasta el cuello. En este sentido es un salmo muy act ual. 2. dos son los momentos del canto.Aunque se ha pensado en algún acontecimiento histórico particular. nos habrían llegado hasta el cue llo las aguas espumantes" (vv.

"lo han cantado los santos mártires. me sacó a espacio abierto. "Nuestro auxilio es el nombre del Señor. En efecto. el Señor se presenta p ara protegeral justo. el Todopoderoso está de parte de las víctimas y de los perseguidos. de mis adversa rios más fuertes que yo. Realmente. en un segundo momento. 7-8). me salvó porque me a maba" (vv. 6-7). el Obispo de Hipona nos dice que también nosot . La oración se transforma aquí en un suspiro de alivio que brota de lo profundo del a lma: aunque se desvanezcan todas las esperanzas humanas. 8). pero en la eternidad estos tormentos s e transformarán en adornos de justicia". ha cambiado radicalmente gracias a una intervención salvífica: "Bendito sea el Señor. qui fecit caelum et terram". Sal 123. el Señor nos ama. y "les hará justicia pronto" (cf.S. puede aparecer la fuerza liberadora di vina.. En vida sufrieron tormentos en el cuerpo. Juan Pablo II y S. los cuales. esta es nuestra certeza. Sin embargo. el Salmo puede concluir con una profesión de fe. que hizo el cielo y la tierra" (v. dispuestos a retomar incorruptos los mismos cuerpos que ante s eran corruptibles. 3. el motivo de nuestra gran co nfianza. que no nos entregó en presa a sus dientes. habiendo salido de este mundo. que era un des tino de muerte. San Agustín hace un comentario articulado de este salmo. En un primer momento. Lc 18.. Vemos cómo estos peligros existen también ahora. se evoca un fiera que aprieta entre sus fauces una presa. (. me libera de un enemigo poderoso.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. observa que cantan adecuadamente este salmo los "miembros de Cristo que han conseguido la fe licidad". Así pues. que captura un pájaro. hemos salvado la vida como un pájaro de la trampa del caza dor: la trampa se rompió y escapamos" (vv. están con Cristo en la alegría. Benedicto XVI milagrosamente de la furia impetuosa del mar. o la trampa del cazador. 6-8). sino que también quieren destruir todos los valores humanos. 1720). En particular. Por tanto. Y San Agustín habla de los mártires de todos los siglos. que desde hace siglos ha entrado en la liturgia cristiana como premisa ideal de todas nuestras oraciones: "Adiutorium nostrum in nomine Do mini.podemos estar seguros también hoy. En la segunda parte de nuestro canto de acción de gracias se pasa de la imagen marina a una escena de caza. Pero . en particular. para sacarme de las profundas aguas. La vida del hombre está plagada de asechanzas de los malvados. y lo salva. como se canta en el salmo 17: "Él extiende su ma no de lo alto para asirme. típica de muchos salmos de súplica (cf. también del nuestro. 4.S.) El Señor fue un apoyo para mí. Pero l a bendición expresada por el Salmo nos permite comprender que el destino de los fieles. que no sólo atentan c ontra su existencia. "que claman a él día y noche".

como nosotros. San Agustín vuelve entonces a la primera perspectiva y explica: "Reflexionan los s antos en los sufrimientos que han pasado. p. para nosotr os no son extraños los cantores de este salmo. no sólo los bienaventurados en el cielo. y desde el lugar de bienaventuranza y de tranquilid ad donde ahora se hallan miran el camino recorrido para llegar allá. que ni siquiera han dicho de qué habían sido librados" (Esposizione sul Salmo 123. Era tan grande su júbilo. 65). En efecto. que con el afecto nos unimos en la esperanza a su corona. Roma 1977. Página 94 de 146 . Juntos deseamos aquella vida que aquí en la tierra no tenemos. Afirma: "T ambién a nosotros nos sostiene una segura esperanza. llenos de alegría e xclaman: "Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte".. cantemos todos con un mismo espíritu: tan to los santos que ya poseen la corona. Así inicia su canto. 3: Nuova Biblioteca A gostiniana. y.. como habría sido difícil consegu ir la liberación si no hubiera intervenido la mano del Liberador para socorrerlos. podemos cantar este salmo con esperanza. pero que no podremos tener jamás si antes no la hemos deseado". Por tanto. y cantaremos con júbilo.ros. XXVIII.

9-10). además. su Hijo. nos detenemos brevemente en las dos primeras etapas. 9). 7-8). "conocer". y que decid ió actuar y revelar "en la plenitud de los tiempos" (cf.S. es la elección de los creyen tes. En el himno las etapas de ese plan se señalan mediante las acciones salvíficas de Di os por Cristo en el Espíritu. Ante todo -este es el primer acto-. vv. No sotros. Juan Pablo II y S. Así pues. En efecto. El contenid o de esta llamada es nuestra "santidad". 3-14). y. un término asociad o habitualmente a los verbos de revelación ("revelar". por último. el Padre nos elige desde la eternida d para que seamos santos e irreprochables ante él por el amor (cf. que es el iniciador y el artífice supremo del plan de salvación. ahora. un himno que se repite en la liturgia de las Vísperas de cada una de las cuatro se manas. v. que realiza el design io dentro de la historia. 5-6). 11-12). nos revela plenamente el misterio de la salvación en Cristo (cf. 4-6). vv. "antes de crear el mundo" (v. son muchos los acontecimientos salvíficos que se suceden en el desarrol lo del himno. v. fruto de una iniciativa libre y gratuita de Dios. se fija la mirada en el Hijo. este es el gran proyecto secreto que el Padre había conservado en sí mismo desde la eternidad (cf. Benedicto XVI BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 6 de julio de 2005 Cántico Ef 1. 13-14). v. ofreciéndonos ya ahora como prenda el don del Espíritu Santo con vistas a la resurrección final (c f. 3-10 EL PLAN DIVINO DE LA SALVACIÓN 1. vv. Este himno es una oración de bendición dirigida a Dios Padre. Implican a las tres Personas de la santísima Trinidad: se parte del Padre. 4).S. una gran palabra. vv. Santidad es participación en la pureza del S er divino. vv . "manifestar"). revelado y actuado en Cristo. la gracia divina está dispuesta a entrar en acción. Ef 1. vv. En el centro de la bendición resuena el vocablo griego mysterion. sino un himno tomado de la carta a los Efesi os (cf. que imprime su "sello" a toda la obra de salvación. 4). Me conmueve m editar esta verdad: desde la eternidad estamos ante los ojos de Dios y él decidió salvarnos. 10) en Jesucristo. 2. Hoy no hemos escuchado un salmo. Pero . nos da la herencia eterna (cf. después nos predestina a ser sus hijos (cf. nos redime y nos perdona los pecados (cf. El primer gesto divino. al principio. Su desarrollo delinea las diversas e tapas del plan de salvación que se realiza a través de la obra de Cristo. en la eternidad de Dios. Por tanto. las de la santidad y la filiación (cf. y se llega al Espíritu Santo.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.

sabemos que Dios es caridad. Por tanto, participar en la pureza divina significa
participar en la
"caridad" de Dios, configurarnos con Dios, que es "caridad". "Dios es amor" (1 J
n 4, 8. 16): esta es la
consoladora verdad que nos ayuda a comprender que "santidad" no es una realidad
alejada de nuestra
vida, sino que, en cuanto que podemos llegar a ser personas que aman, con Dios e
ntramos en el
misterio de la "santidad". El ágape se transforma así en nuestra realidad diaria. Po
r tanto, entramos en
la esfera sagrada y vital de Dios mismo.
3. En esta línea, se pasa a la otra etapa, que también se contempla en el plan divin
o desde la eternidad:
nuestra "predestinación" a hijos de Dios. No sólo criaturas humanas, sino realmente
pertenecientes a
Dios como hijos suyos.
San Pablo, en otro lugar (cf. Ga 4, 5; Rm 8, 15. 23), exalta esta sublime condic
ión de hijos que implica
y resulta de la fraternidad con Cristo, el Hijo por excelencia, "primogénito entre
muchos hermanos"
Página 95 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
(Rm 8, 29), y la intimidad con el Padre celestial, al que ahora podemos invocar
Abbá, al que podemos
decir "padre querido" con un sentido de verdadera familiaridad con Dios, con una
relación de
espontaneidad y amor. Por consiguiente, estamos en presencia de un don inmenso,
hecho posible por el
"beneplácito de la voluntad" divina y por la "gracia", luminosa expresión del amor q
ue salva.
4. Ahora, para concluir, citamos al gran obispo de Milán, san Ambrosio, que en una
de sus cartas
comenta las palabras del apóstol san Pablo a los Efesios, reflexionando precisamen
te sobre el rico
contenido de nuestro himno cristológico. Subraya, ante todo, la gracia sobreabunda
nte con la que Dios
nos ha hecho hijos adoptivos suyos en Cristo Jesús. "Por eso, no se debe dudar de
que los miembros
están unidos a su cabeza, sobre todo porque desde el principio hemos sido predesti
nados a ser hijos
adoptivos de Dios, por Jesucristo" (Lettera XVI ad Ireneo, 4: SAEMO, XIX, Milán-Ro
ma 1988, p.
161).
El santo obispo de Milán prosigue su reflexión afirmando: "¿Quién es rico, sino el único D
ios, creador
de todas las cosas?". Y concluye: "Pero es mucho más rico en misericordia, puesto
que ha redimido a
todos y, como autor de la naturaleza, nos ha transformado a nosotros, que según la
naturaleza de la
carne éramos hijos de la ira y sujetos al castigo, para que fuéramos hijos de la paz
y de la caridad" (n.
7: ib., p. 163).
Página 96 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
M
MMA
AAR
RRT
TTE
EES
SS I
III
III
II
BENEDICTO XVI
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 3 de agosto de 2005

Salmo 124
EL SEÑOR VELA POR SU PUEBLO
1. En nuestro encuentro, que tiene lugar después de mis vacaciones, pasadas en el
Valle de Aosta,
reanudamos el itinerario que estamos recorriendo dentro de la liturgia de las Vísp
eras. Ahora la
atención se centra en el salmo 124, que forma parte de la intensa y sugestiva cole
cción llamada
"Canción de las subidas", libro ideal de oraciones para la peregrinación a Sión con vi
stas al encuentro
con el Señor en el templo (cf. Sal 119-133).
Ahora meditaremos brevemente sobre un texto sapiencial, que suscita la confianza
en el Señor y
contiene una breve oración (cf. Sal 124, 4). La primera frase proclama la estabili
dad de "los que
confían en el Señor", comparándola con la estabilidad "rocosa" y segura del "monte Sión"
, la cual,
evidentemente, se debe a la presencia de Dios, que es "roca, fortaleza, peña, refu
gio, escudo, baluarte y
fuerza de salvación" (cf. Sal 17, 3). Aunque el creyente se sienta aislado y rodea
do por peligros y
amenazas, su fe debe ser serena, porque el Señor está siempre con nosotros. Su fuerz
a nos rodea y nos
protege.
También el profeta Isaías testimonia que escuchó de labios de Dios estas palabras dest
inadas a los
fieles: "He aquí que yo pongo por fundamento en Sión una piedra elegida, angular, pr
eciosa y
fundamental: quien tuviere fe en ella, no vacilará" (Is 28, 16).
2. Sin embargo, continúa el salmista, la confianza del fiel tiene un apoyo ulterio
r: el Señor ha
acampado para defender a su pueblo, precisamente como las montañas rodean a Jerusa
lén, haciendo de
ella una ciudad fortificada con bastiones naturales (cf. Sal 124, 2). En una pro
fecía de Zacarías, Dios
dice de Jerusalén: "Yo seré para ella muralla de fuego en torno, y dentro de ella se

ré gloria" (Za 2, 9).
En este clima de confianza radical, que es el clima de la fe, el salmista tranqu
iliza "a los justos", es
decir, a los creyentes. Su situación puede ser preocupante a causa de la prepotenc
ia de los malvados,
que quieren imponer su dominio. Los justos tendrían incluso la tentación de transfor
marse en
cómplices del mal para evitar graves inconvenientes, pero el Señor los protege de la
opresión: "No
pesará el cetro de los malvados sobre el lote de los justos" (Sal 124, 3); al mism
o tiempo, los libra de la
tentación de que "extiendan su mano a la maldad" (Sal 124, 3).
Así pues, el Salmo infunde en el alma una profunda confianza. Es una gran ayuda pa
ra afrontar las
situaciones difíciles, cuando a la crisis externa del aislamiento, de la ironía y de
l desprecio en relación
con los creyentes se añade la crisis interna del desaliento, de la mediocridad y d
el cansancio.
Conocemos esta situación, pero el Salmo nos dice que si tenemos confianza somos más
fuertes que
Página 97 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
esos males.
3. El final del Salmo contiene una invocación dirigida al Señor en favor de los "bue
nos" y de los
"sinceros de corazón" (v. 4), y un anuncio de desventura para "los que se desvían po
r sendas tortuosas"
(v. 5). Por un lado, el salmista pide al Señor que se manifieste como padre amoros
o con los justos y los
fieles que mantienen encendida la llama de la rectitud de vida y de la buena con
ciencia. Por otro, espera
que se revele como juez justo ante quienes se han desviado por las sendas tortuo
sas del mal, cuyo
desenlace es la muerte.
El Salmo termina con el tradicional saludo shalom, "paz a Israel", un saludo que
tiene asonancia con
Jerushalajim, Jerusalén (cf. v. 2), la ciudad símbolo de paz y de santidad. Es un sa
ludo que se
transforma en deseo de esperanza. Podemos explicitarlo con las palabras de san P
ablo: "Para todos los
que se sometan a esta regla, paz y misericordia, lo mismo que para el Israel de
Dios" (Ga 6, 16).
4. En su comentario a este salmo, san Agustín contrapone "los que se desvían por sen
das tortuosas" a
"los que son sinceros de corazón y no se alejan de Dios". Dado que los primeros co
rrerán la "suerte de
los malvados", ¿cuál será la suerte de los "sinceros de corazón"? Con la esperanza de co
mpartir él
mismo, junto con sus oyentes, el destino feliz de estos últimos, el Obispo de Hipo
na se pregunta: "¿Qué
poseeremos? ¿Cuál será nuestra herencia? ¿Cuál será nuestra patria? ¿Cómo se llama?". Y él
responde, indicando su nombre -hago mías estas palabras-: "Paz. Con el deseo de pa
z os saludamos; la
paz os anunciamos; los montes reciben la paz, mientras sobre los collados se pro
paga la justicia (cf. Sal
71, 3). Ahora nuestra paz es Cristo: "Él es nuestra paz" (Ef 2, 14)" (Esposizioni
sui Salmi, IV, Nuova
Biblioteca Agostiniana, XXVIII, Roma 1977, p. 105).
San Agustín concluye con una exhortación que es, al mismo tiempo, también un deseo: "S
eamos el
Israel de Dios; abracemos con fuerza la paz, porque Jerusalén significa visión de pa
z, y nosotros somos
Israel: el Israel sobre el cual reina la paz" (ib., p. 107), la paz de Cristo.
BENEDICTO XVI
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 10 de agosto de 2005

Salmo 130
COMO UN NIÑO, ISRAEL SE ABANDONÓ EN LOS BRAZOS DE DIOS
1. Hemos escuchado sólo pocas palabras, cerca de treinta en el original hebreo del
salmo 130. Sin
embargo, son palabras intensas, que desarrollan un tema muy frecuente en toda la

En efecto.).. con lazos de amor. Ciudad del Vaticano 1997. 2r°-3v°: Opere complete. como ya lo había presentado el profeta Oseas: "Cuando Israel era niño. Con cuerdas humanas los atraía. Manoscritto "C". De modo espontáneo el pensamiento se dirige inmediatamente a santa Teresa de Lisieux. literatura religiosa: la infancia espiritual. Página 98 de 146 . y era para ellos como lo s que alzan a un niño contra su mejilla. pp. si gno del amor tierno y materno de Dios. 4). a su "caminito". a su "permanecer pequeña" para "estar entre los brazos d e Jesús" (cf. 1. me inclinaba hacia él y le daba de comer" (Os 11. en el centro del Salmo resalta la imagen de una madre con su hijo.. 235-236). yo lo amé (.

1) . a la confianza humilde se contrapone la soberbia. 8. y se mantiene en el presente y en el futuro. desde el vientre materno tú eres mi Dios" (Sa l 21. Y prosigue: "Por este motivo el . "Tú. por tanto. 27). pero confía en la ayuda de los demás. eres m i esperanza y mi confianza. 2 M 7. vida y paz. 11). que no se abandona a Dios de modo ciego y automático. El texto original he breo no habla de un niño recién nacido. Así. 1 S 1.S. Es fácil continuar la oración utilizando otras frases del Salterio inspiradas en la misma confianza en Dios: "Desde el seno pasé a tus manos. "Si mi padre y mi madre me abandonan. la cual es consciente de su fragilidad. la actitud arrogante de quien mira a los demás con aires de superioridad. 10). sino más bien de un "niño destetado" (Sal 130. 3. sino sereno y responsable. El Salmo comienza con la descripción de la actitud antitética a la de la infancia . es firmemente rechazada por el orante. que recibe de Dios seguridad. Señor. es sa bido que en el antiguo Próximo Oriente el destete oficial se realizaba alrededor de los tres años y se celebraba con una fiesta (cf. La gran tentación del soberbio. Como hemos visto. la altanería de los ojos y "las grandezas y los prodigios" (cf. que quiere ser como Dios. Dios mío. Gn 3. sino princi palmente a los que han logrado cargos de responsabilidad con el uso de la fuerza".S. que opta por la confianza humilde y espontánea en el único Señor. el Señor me recogerá" (Sal 26. advierte a los fieles de la gravedad de este vicio. 4. En este punto. Esta es la parábola ideal de la v erdadera "infancia" del espíritu. Es la representación de la persona soberbia. Ahora bien. Sal 130. Un escrit or cristiano de los siglos IV y V. Benedicto XVI 2. considerándolos infer iores a él. el Salmo habla de la ambición del corazón. El niño al que alude el salmista está vinculado a su madre por una relación ya más perso nal e íntima y. aunque siempre inmediato y espontáneo. Juan Pablo II y S. 5. 5). descrita con términos hebreos que indican "altanería" y "exa ltación". árbitro del bien y del mal (cf. en el seno tú me sostenías" (Sal 70. que "destruye todas las virtudes en su conjunto y no sólo ataca a los mediocres y a los débiles.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Ahora la esperanza brota en todo el pueblo. la profesión de confianza del orante se extiende a toda la comun idad: "Espere Israel en el Señor ahora y por siempre" (Sal 130. desde mi juventud. 3). "ahora y por siempre". En cambio. Juan Casiano. 2). 5-6). Gn 21. no por el mero contacto físico y la necesidad de alimento. Se trata de un vínculo más consciente. 20-23. se pasa a la inolvidable imagen del niño y de la madre. En el vientre materno ya me apoyaba en t i.

(. que se hace eco del Salmo 130: "No he superado nunca mi rango para su bir más arriba.. no pretendo grandezas que superan mi capacidad". Padua 1989. Abadía de Praglia. 289). p . porque todos mis pensamientos se reducían a pedir al Señor que me despojara del hombre viejo" (I Padri del deserto. Detti. Roma 1980. mi corazón no es ambicioso. ni me he turbado jamás en caso de humillación. un antiguo texto anónimo de los Padres del desierto nos ha transmit ido esta declaración.) Y. sin embargo.. 6. De modo análogo. 12)" (Le istituzioni cenobitiche. Bresseo di Teolo. ni mis ojos altaneros. XII. p. hasta el punto de que se atreve a proclamar ante Aquel a quien ciertamente no se ocultaban los secretos de su conc iencia: "Señor. conociendo bien cuán difícil es también para los perfectos esa custodi a. sino que suplica con oraciones al Señor que le a yude a evitar los dardos del enemigo y a no ser herido: "Que el pie del orgullo no me alcance" (Sa l 35. no presume de apoyarse únicamente en sus fuerzas.bienaventurado David custodia con tanta circunspección su corazón. 287). Página 99 de 146 .

S. 9-10. 5. 12 HIMNO A DIOS CREADOR (Ver Martes I o II) Página 100 de 146 . 11. Benedicto XVI Cántico Ap 4. Juan Pablo II y S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.S.

S. revivido con un estremecimiento de miedo y . presente y activo en la historia. el Salmo comprende una oración por el regreso de los prisioneros del momento (cf. 1-2). se festeja la libertad obten ida. Por un lado. afloran a los labios cantos de alegría (cf. porque debía afrontar de nuevo una prueba. vv. El Salmo introduce en un clima de júbilo: se sonríe. Entonces se repitió la experiencia gozosa del primer éxodo. tras el edicto del rey persa Ciro en el año 558 a. Benedicto XVI M MMI IIE EER RRC CCO OOL LLE EES SS I III III II BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 17 de agosto de 2005 Salmo 125 DIOS. pero s iempre abierto a la confianza en Dios salvador y liberador. v.C. Este salmo cobraba un significado particular cuando se cantaba en los días en que Israel se sentía amenazado y atemorizado. La salv ación del pueblo elegido se convierte en una prueba nítida de la existencia eficaz y poderosa de Di os.S. En efecto. Es el regreso de Israel del exilio babilónico a la tierra de los padres. Al escuchar las palabras del salmo 125 se tiene la impresión de contemplar con los propios ojos el acontecimiento cantado en la segunda parte del libro de Isaías: el "nuevo éxodo". se transf orma en una oración del pueblo de Dios en su itinerario histórico. Juan Pablo II y S. Así. ALEGRÍA Y ESPERANZA NUESTRA 1. es el pueblo de Dios el que profesa su fe en el S eñor que salva: "El Señor ha estado grande con nosotros" (v. La reacción ante la libertad recuperada es doble. 4). 2. defensor de los débiles y los oprimidos. 3. cuando el pueblo hebreo fue liberado de la esclavitud egipcia. Por otro lado. las naciones pagana s reconocen la grandeza del Dios de Israel: "El Señor ha estado grande con ellos" (v. lleno de peligros y pruebas. El pensamiento va después al pasado. 3).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 2).

Página 101 de 146 . amargura. cuando llega la cosecha abundante y gozosa. Precisamente como dijo Jesús en vísperas de su pasión y muerte: "Si el grano de trigo no cae en tierra y muere. del miedo. 5). que son fruto de la bendición divina. Así pues. que tal vez resulte inútil e infruc tuosa. pero si muere. queda él solo. símbolo de la alegría enge ndrada por la libertad. la paz y la prosperidad. En este versículo del Salmo se condensa la gran lección sobre el misterio de fecundi dad y de vida que puede encerrar el sufrimiento. al que se puede recurrir cuando se está inmerso en el tiempo de la p rueba. El horizonte del Salmo se abre así a la cosecha festiva. 24). de la amenaza externa y de la opresión interior. Pero. se descubre que el dolor ha sido fecundo. Centremos nuestra atención en la imagen agrícola que usa el salmista: "Los que sembr aban con lágrimas cosechan entre cantares" (v. a veces el ros tro se cubre de lágrimas: se está realizando una siembra fatigosa. e sta oración es un canto de esperanza. Bajo el peso del trabajo. da mucho fr uto" (Jn 12. 4.

lo crucificaron. Pero e stas palabras del Señor se pueden aplicar a todos los fieles que. se burlaron de él y. 8-9). Juan Pablo II y S. 53). Benedicto XVI Pero puede convertirse también en una exhortación más general a vivir la vida y hacer las opciones en un clima de fidelidad. porque no pueden ver aún a aquel que aman. 5. No nos cansemos de obrar el bien. XC. aunque encuentre incomprensi ones y obstáculos. La perseverancia en el bien. terminada la lucha de esta vida.. según lo que dice el Salmo: "Los que sembraban con lágrimas. Jn 16. con mayor alegría todavía lababan y bendecían al Señor. y porque.S.S. cosechan entre cantares "" (Omelie sul Vangelo. que a su tiempo nos vendrá la cosecha si no desfallecemos" (Ga 6. 13: Collana di Testi Patristici. lo flagelaron. a través de las lágrimas y las aflicci ones del mundo. lo hirieron con la lanza y lo sepultaron. Su tristeza se convertirá en alegría cuando. su tristeza se convirtió en alegría. Página 102 de 146 . Lc 24. aunque estén seguros de llegar al premio a través de las fatigas y las luchas .. visto después el prodigio de la Ascensión. pp. Roma 1990. reciban la recompensa de la vida eterna. Beda recuerda que "lloraban y se lamentaban los que amaban a Cristo cuando viero n que los enemigos lo prendieron. 379-380).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. del espír itu cosechará vida eterna. conocida su resurrec ción. lo condenaron. al mismo tiempo. mientras estén en el cuerpo. l os que amaban el mundo se alegraban (.) cuando condenaron a una muerte infamante a aquel que les mole staba sólo al verlo. de fecundidad y de paz. y que con razón ahora lloran y están tristes. como testimonia el evangelista san Lucas (cf. pero. saben que están lejos de la patria y del reino. lo ataron. lo llevaron a juicio. la alegría que brotaría de su aflicción (cf. tratan de llegar a las alegrías eternas. por último. 2. al final llega siempre a una meta de luz. Los discípulos se entristecieron por la muerte del Señor. Al contrario. Es lo que san Pablo recordaba a los Gálatas: "El que siembra en el espíritu. Concluyamos con una reflexión de san Beda el Venerable (672-735) sobre el salmo 125 comentando las palabras con que Jesús anunció a sus discípulos la tristeza que les esperaba y. 20).

Así el salmista quiere exaltar el primado de la grac ia divina. pero n ecesita la bendición y la ayuda de Dios. El salmo 126. una familia con muchos hijos y ser ena. en vano se intenta c onstruir una casa estable. Ciertamente. Pues bien. Sa l 126. 1-8). que da consistencia y valor a la actividad humana. con el Señor se tiene prosperidad y fecundidad. Gn 3. hacer que el propio esfuerzo dé fruto (cf. por el contrario. a firma que Dios premia incluso el sueño de sus amigos. El hombre sale por la mañana a trabajar para sustent ar a su familia y contribuir al desarrollo de la sociedad. el salmista. 1). 1-2). edificar una ciudad segura. Y. 22). una ciudad bien fortificada y defendida. 2. y nada le aña de el trabajo a que obliga" (Pr 10. el trabajo diario. la ciudad con sus centinelas. Sal 126. Es un trabajo que ocupa sus energías.S. pro vocando el sudor de su frente (cf. Benedicto XVI BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 31 de agosto de 2005 Salmo 126 EL ESFUERZO HUMANO ES INÚTIL SIN DIOS 1.S. aun reconociendo la importancia del trabajo. Así nuestro "sueño" se transforma en un descanso bendecido p . vv. nos presenta un espectáculo en movimie nto: una casa en construcción. también nuestras obras se vuelv en sólidas. una sociedad sólida nace del compromiso de todos sus miembros. 2). como sugiere el i nicio incisivo del Salmo: "Si el Señor no construye la casa. que por desgracia a menudo se ve excluido o ignorado . las vigilias nocturnas. que se acaba de proclamar. aunque esté marcada por el límite y la c aducidad. afirmando que "la bendición del Señor es la que enriquece. en vano se cansan los albañiles" (v. Pero sobre todo ello se eleva una presencia decisiva. la del Señor que se cierne sobre las obras del hombre. 3-5). El texto comienza aludiendo al Señor representado como constructor de la casa y ce ntinela que vela por la ciudad (cf. 3. no duda en afirmar que todo ese trabajo es inútil si Dios no está al lado del que lo realiza. 19) a lo largo de toda la jornada (cf. capaces de un fruto permanente. En el abandono sereno y fiel de nuestra libertad al Señor. fruto de la meditación sobre la realidad de la vida de t odo hombre. la vida de las familias. está construido fundamentalmente sobre un contraste: sin el Señor. Sal 120. libre de peligros e inseguridades (cf. los pequeños y grandes secretos de la existencia. El libro de los Proverbios subraya el primado de la acción divina para el bienestar de una comunid ad y lo hace de modo radical. Este salmo sapiencial. En cambio. Juan Pablo II y S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.

El salmista destaca. la fuerza de una familia numerosa. destinado a sellar una actividad que tiene sentido y consistencia. vv. en el que se presenta Página 103 de 146 . el salmo nos presenta otra escena. En este punto. 4-5). como se repetirá en el salmo sucesivo -el 127-. 3). tiene como finalidad celebrar la s eguridad. la estabilidad. Esta imagen. considerados como una bendición y una gracia. v. tomada de la cultura del tiempo.or Dios. Así podrá afrontar con seguridad el futuro. sino que además ellos serán su apoyo en la vejez. signo de la vida que continúa y de la historia de l a salvación orientada hacia nuevas etapas (cf. como un guerre ro armado con las "saetas" afiladas y victoriosas que son los hijos (cf. a "los hijos de la juventud": el padre que ha tenido hijos en su juventud no sólo los verá en todo su vigor. El Señor ofrece el don de los hijos. 4. en particular.

Benedicto XVI el retrato de una familia feliz. 15). el monje Isaías (que murió en Gaza en el año 491). del futuro encarnado por los hijos. en vano se cansan los a lbañiles. 1 Co 11. y su humilda d les impulsaba a decir. 7 . aplicándolo tanto a Cris to. sobr e todo ello se eleva la presencia de Dios que bendice. la generación es un don que aporta vida y b ienestar a la sociedad. Señor del universo y de la historia. porque sabían que nada podían sin la ayuda de Dios. 118). imp lorando su ayuda. Los autores espirituales han usado a menudo el salmo 126 precisamente con el fin de exaltar esa presencia divina. Así pues. En efecto. enseña: "Se situaron bajo la protección de Dios. si el Señor no guarda la ciudad. Abbaye de B ellefontaine 1976. En sus cartas lo usa nueve veces. imagen y gloria de Dios (cf. recordando el eje mplo de los antiguos patriarcas y profetas. Somos conscientes de ello en nuestros días al ver naciones a las que el descenso demográfico priva de lozanía. que es recibido con r espeto a las puertas de la ciudad. icono. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 7 de setiembre de 2005 Cántico Col 1.S. 74-75). 4). El núcleo del himno está constituido por los versículos 15-20. donde entra en escena d e modo directo y solemne Cristo. en su Asceticon (Logos 4. definido "imagen de Dios invisible" (v. San Pablo emplea co n frecuencia el término griego ekån. Sin embargo. como al hombre. pp. icono perfecto de Dios (cf. El cuadro final describe a un padre rodeado por sus hijos. PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS 1.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. que domina el himno recogido al inicio de la carta de san Pablo a l os Colosenses. en vano vigilan los centinelas"" (Recueil ascétique. Y la protección de Dios fu e para ellos una ciudad fortificada. fuente de vida y de esperanza. En catequesis anteriores hemos contemplado el grandioso cuadro de Cristo. 2 Co 4. decisiva para avanzar por el camino del bien y del reino de Di os. con el salmista: "Si el Señor no construye la casa. sin poner su confianza en los esfuerzos que realizaban. Así. Eso vale también para hoy: sólo la comunión con el Señor puede custodiar nuestras casas y nuestras ciudades. 12-20 HIMNO A CRISTO. este cántico marca las cuatro semanas en que se articula la liturgia de las Vísperas . sede de la vida pública.S. Juan Pablo II y S. 5. de energías.

15). Este es el primer imperativo de nuestro himno: mod elar nuestra vida según la imagen del Hijo de Dios. se proclama a Cristo "primogénito (engendrado antes) de toda criatura" ( v. el hombre. debemos modelar continuamente nuestro ser y nuestra vida según la imagen del Hijo de Dios (cf. e n su pensamiento. 2 Co 3. prefiriendo adorar a los ídolos y haciéndose semejan te a ellos. Sin embargo. Por eso.). 23). Cristo Página 104 de 146 . pues Dios "nos ha sacado del dominio de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido" (Col 1. "cambió la gloria del Dios incorruptible por una representa ción en forma de hombre corruptible" (Rm 1. 2. Luego. 18). con el pecado. 13). entrando en sus sentimientos y en su voluntad.

Para el apóstol san Pablo. es decir. el "primogénito de entre los muertos". 16).S. al haber sido engendrado desde la eternida d: por eso "por él y para él fueron creadas todas las cosas" (v. Precisamente con este primado Cristo puede llegar a ser el principio de la resur rección de todos. que se irradia t anto sobre el universo como sobre la humanidad. luego. en su venida. por el cual y en el cual todo existe. v. trasformándose en fuente de paz. Benedicto XVI precede a toda la creación (cf. siguiendo la línea del cántico. en una unidad armonio sa y fecunda. Por eso. el Hijo por excelencia en la gran familia de los hijos de Dios. su perno v ital y su "principio". La consistencia y el crecimiento de la humanidad tienen en Cristo su raíz.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Esta "reconciliación" y "pacificación" se realiza por "la sangre de la cruz". En efecto. unidad. es afirmativa. en griego plerom a. en la que nos inserta el bautismo. San Cirilo de Jerusalén. los de Cristo" (1 Co 15. el himno concluye con un luminoso horizonte de reconciliación. (. 22-23). porque "todos revivirán en Cristo. 4.) Cristo como primicia. Col 1. Sobre este denso texto han reflexionado los escritores de la antigua tradición cristiana. ha sido dado . Cristo. Cristo es el principio de cohesión ("todo se mantiene en él "). 29). "Hijo amado" del Padre. Él es el "primogén ito entre muchos hermanos" (Rm 8. Al derramar su sangre y entregarse a sí mismo.S. 17). es decir. que Cristo tiene en sí como don de amor del Padre. afirma san Cirilo.dice san Pablo. de unidad y de armonía per fecta (cf. Es la plenitud de la divinidad. La respuesta. 5. Cristo trajo la paz qu e. cita el cántico de la carta a los Colosenses para r esponder a un interlocutor anónimo que le había preguntado: "¿Podemos decir que el Verbo engendrado por Dios Padre ha sufrido por nosotros en su carne?". entró e n la comunidad humana para regirla y componerla en un "cuerpo".. "la imagen de Dios invisible. es síntesis de los bienes mesiánicos y plenitud salvífica extendida a toda la r ealidad creada. Juan Pablo II y S. que no s ha justificado y santificado. También en la antigua tradición judía s e afirmaba que "todo el mundo ha sido creado con vistas al Mesías" (Sanhedrin 98 b). 3. En efecto. 19-20). la mirada pasa del mundo de la creación al de la historia: Crist o es "la cabeza del cuerpo: de la Iglesia" (Col 1. visible e invisible. En este punto.. en el lenguaje bíblico. sobre el que se yergue solemne la figura de su artífice. ar monía y paz. en uno de sus diálogos. c . El himno se encamina a su conclusión celebrando la "plenitud". el primogénito de toda criatura. el mediador ("por él") y el destino final hacia el que converge toda la creación. 18) y lo es ya por su Encarnación.

es decir. p. Colección de textos patríst icos. sino que fue crucificado el mismo Señor de la gloria" (Perché Cristo è uno. Ante este Señor de la gloria. signo del amor supremo del Padre. colmado de honores. él es el primer resucitado de entre los muertos". además. 2). Página 105 de 146 . el primero en la serie de los muertos que resucitan. Nosotros decimos que no fue un simple hombre. 101). el que uniéndose a él se sacrificó por nosotros. también nosotros ele vamos nuestro canto de alabanza y nos postramos para adorarlo y darle gracias.prosigue san Cirilo. Roma 1983. XXXVII. Él . "hizo suyo todo lo que es propio de la car ne del hombre y "soportó la cruz sin miedo a la ignominia" (Hb 12.omo cabeza a la Iglesia. no sé cómo.

y con la int ervención de un coro. una vez superado el duro contraste que tuvo con s u predecesor el rey Saúl. 14-15). Muchos estudiosos piensan que este canto resonó en la c elebración solemne del traslado del arca del Señor.Hemos escuchado la primera parte del salmo 131. Siguiendo la liturgia de Vísperas. se dice que. Juan Pablo II y S. En el relato de este acontecimiento. ceñido de un efod de lino. En efecto.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Otros estudiosos. 2. tal como nos lo presenta la Biblia. expresado en los versículos 3-5. después de la institución del culto en el santuario de S ión precisamente por obra de David. es claro: el soberano no pisará el palacio . afirman que el salmo 131 se refiere a una celebración conmemorativa de ese acontecimiento antiguo. signo de la presencia divina en medio del pueblo de Israel. Benedicto XVI J JJU UUE EEV VVE EES SS I III III II BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 14 de setiembre de 2005 Salmo 131 . David y tod a la casa de Israel hacían subir el arca del Señor entre clamores y resonar de cuernos" (2 S 6. en Jerusalén. se lee que el rey David "danzaba y giraba con todas sus fuerzas ante el Señor. los que se acaban de proclamar. 2).S.Nuestro himno parece suponer una dimensión litúrgica: probablemente se utilizaba d urante el desarrollo de una procesión.I PROMESAS A LA CASA DE DAVID 1. un himno que la liturgia de Vísp eras nos presenta en dos momentos distintos. reflexionaremos en los primeros diez versículos d el Salmo. "juró al Señor e hizo voto al Fuerte de Jacob" (Sal 131. El contenido de est e compromiso solemne. la nueva capital elegida por David.S. en cambio. con la presencia de sacerdotes y fieles. En el centro de esta sección se encuentra el solemne jurament o que pronunció David.

En este punto. 6): allí había permanecido largo tiempo. y el templo. tal vez mediante las p alabras de un coro litúrgico. 9). el recuerdo del pasado. En efecto. después de ser res tituida por los filisteos a Israel. y nuestro pasa je termina con una celebración festiva. la asamblea Página 106 de 146 . Por eso. 2. 1. de un pueblo. o sea. se evoca el descubrimiento del arca en los campos de Jaar. una morada para Dios. El hombre no puede cami nar bien sin Dios. real de Jerusalén. la morada de Dios. 3. 1S 7. de una comunidad. que la había perdido durante una batalla (cf. Sal 131. debe estar una presencia que evoca el misterio de Dios trascendente. aparece. en la región de Efratá (cf. después de las palabras de David. debe caminar juntamente con Dios en la historia. v. si antes no ha encontrado una morada para el arca del S eñor. 2 S 6. Y esto es muy importante. porque demuestra que en el centro de la vida social de una ciudad. desde esa provincia es llevada a la futura ciudad santa.11). tiene la misión de indicar de modo visible esta comunión. en la que por un lado está el pueblo que adora (cf. este dejarse guiar por Dios. precisamente un espacio para Dios. no irá tranquilo a descansar. 7.

Como sello de la primera parte del salmo 131 resuena una aclamación orante en fa vor de los reyes sucesores de David: "Por amor a tu siervo David. "tu ungido".Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Es significativa. no niegues audiencia a tu ungid o" (v. v. que vuelve a hacerse presente y operante mediante el signo del arca colocada en Sión (cf. Es fácil intuir una di mensión mesiánica en esta súplica.S. si tú eres el sol. Benedicto XVI litúrgica. así en el centro de su pueblo. por una p arte. hizo del versículo 8 a la encarnación de Cristo.Esta interpretación mesiánica del "ungido" futuro ha sido común en la relectura cris tiana y se ha extendido a todo el Salmo. por ejemplo. David no cesa de cantar con la cítara: "Levántate. que vino en la persona de Jesucristo. y. que será siempre grato a Dios. Y el Arca de la alianza. ven con el arca de tu poder" (Sal 131. "Sobre ti y sobre Aquel que de ti ha naci do. la aplicación que Hexiquio de Jerusalén. y el Señor con su poder. El "ungido" es Cristo. por otro. el Mesías. y si tú eres la flor incontaminada.S. por él amado y bendecido. la Virgen. la Virgen será entonces planta de incorrupción. la verdadera morada de Dios en el mundo. pp. el rey de todo el mundo. ¿Quién es "el arca de tu poder"? Hexiquio responde: "Evidentemente. pues si tú eres la perla. I. que se ofrece al Señor como Arca de la alianza y nos invita a ser también nosotros morada viva de Dios en el mundo. El alma de la liturgia está en este encuentro entre sacerdotes y fieles. En su Segunda ho milía sobre la Madre de Dios se dirige así a la Virgen. Dios está con nosotros y se espera este "ungido ". 8)". la Virgen s erá denominada necesariamente el cielo. paraíso de inmortalidad" (Testi mariani del primo millennio. . el término "ungido" traduce el término hebreo "Mesías": así. sino el "ungido". no hech a de madera sino de carne y sangre. Así pues. ven a tu mansión. la mirada del orant e se dirige más allá de las vicisitudes del reino de Judá y se proyecta hacia la gran espera del "Un gido perfecto". 10). Roma 1 988. ella es con verdad el arca. se encarnó. un presbítero de la primera mitad del siglo V. 5. se refiere al futuro sucesor de David. Me parece muy importante esta doble interpretación. Y no será sólo de Israel. destinada inicialmente a pedir ayuda para el soberano judío en las pru ebas de la vida. por otra. la Ma dre de Dios. Señor. es la Virgen. 4. Cristo. En efecto. Juan Pablo II y S. el Señor. 8). el Hijo de Dios. 532-533).

un canto que evoca un aconte cimiento capital en la historia de Israel: el traslado del arca del Señor a la ciudad de Jerusalén.BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 21 de setiembre de 2005 Salmo 131 . Acaba de resonar la segunda parte del salmo 131.II PROMESAS A LA CASA DE DAVID 1. Página 107 de 146 .

Benedicto XVI David fue el artífice de este traslado. ha rá que todos los fieles vivan con alegría y confianza (cf. 2. c omo un ciudadano que vive con los demás ciudadanos las vicisitudes de la historia. 3. extenderá su manto protector sobre los sacerdotes. atestiguado en la primera parte del Salmo. A sus enemigos los vestiré de i gnominia. vv. se experimentará la presencia de Di os en medio del pueblo (cf. vv. 3-5). encuentra plena realización en la figura de Cristo. destinada a reinar establemente (cf. Las imágene s usadas son vivaces: a David se le representa como un vástago que crece con vigor. ofreciéndoles su salvación. preocupándose de los pobres para que puedan saciar s u hambre (cf.S. La bendición más intensa se reserva una vez más para David y su descendencia: "Haré germ inar el vigor de David. pero ofreciendo el poder de su bendición. hasta el punto de q ue está condicionado por un "si": "Si tus hijos guardan mi alianza" (Sal 131. en la relectura cristiana. 17-18). 15). entra en escena la figura del "Ungido".Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. el rey había hecho el juramento de no establecerse en el palacio real si antes no encontraba una morada para el arca de Dios. 16). en un diálogo que implica dos libertades: la divina y la humana. enciendo una lámpara para mi ungido. la victoria sobre el mal. uniendo así la descendencia davídica al mesianismo q ue. v. que no tiene nada de mágico. 11). por consiguiente. en su esencia. v. Una vez más. En efecto. es la mis ma que el profeta Natán había hecho. el Salmo se transforma en un canto que exalta los efectos estupen dos tanto del don del Señor como de la fidelidad de Israel. En este punto. se refiere a la descendencia d avídica futura. 10). en hebreo "Mesías". . Esta solemne promesa. 2 S 7. el juramento divino implica el esfuerzo humano. En efecto. una diadema espléndida ma rcará su triunfo sobre los enemigos y. como había sucedido en la primera parte del Salmo (cf. 13-14): él será como un habitante entre los habitantes de Jerusalén. Dios ilumina al desc endiente davídico con una lámpara brillante. signo de la presencia del Señor en med io de su pueblo (cf. 12). A la promesa y al don de Dios. 8-16). sobre el que ya hemos reflexionado. al mismo David. A ese juramento del rey responde ahora el juramento de Dios mismo: "El Señor ha ju rado a David una promesa que no retractará" (v. sobre él brillará mi diadema" (vv. Dios bendecirá las cosechas. Juan Pablo II y S. en nombre de Dios. debe responder la adhesión fiel y activa del hombre. símbolo de vitalidad y de gloria. v. Con todo.S.

vive a su lado y las llena de beneficios.4. casa de David" (Is 7. con tal de que permanezcan unidas a él en la verdad y en la justici a. 14). en el templo donde se conserva el arca y en la dinastía davídica. pues. expl icaba: "Las palabras: "Escuchad. Concluyamos recordando que los Padres de la Iglesia usaron habitualmente el i nicio de esta segunda parte del salmo 131 para describir la encarnación del Verbo en el seno de la Virge n María. Ya san Ireneo. que está con sus criaturas. Así. refiriéndose a la profecía de Isaías sobre la virgen que da a luz. En Jerusalén. 5. se realiza la doble presencia del Señor: la presencia en el espacio y la presencia en la historia. el salmo 131 se transforma en una celebración del Dios-Emmanuel. 13) dan también a entender que el Rey eterno. que Página 108 de 146 . El centro espiritual de este himno ya es un preludio de la proclamación de san Juan: "El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros" (Jn 1.

descendiente de David. que se hace uno de nosotros en la Encarnación.) pone y afirma vigorosamente la expresión "fruto del vientre" para proclamar de antemano l a generación de Aquel que debía nacer de la Virgen. tal como Isabel.. por tanto. a los que quieren entender. Y esta fidelidad de Dios es nuestra confianza e n medio de los cambios de la historia. Así.. la Es critura (. Porque por esto le había prometido Dios un rey que sería el "fruto de su vientre" . en el gran arco que va del Salmo antiguo hasta la encarnación del Señor. es decir. es nuestra alegría. es el mismo que nació de la Virgen. 12. atest iguó. 17-18.S.. 5). María dio a luz " (Adversus hareses. 11). diciendo a María: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre" (Lc 1. 10b-12a EL JUICIO DE DIOS (Ver Jueves I o II) Página 109 de 146 .).S.. (. que la promesa hecha por Dios a David de suscitar un Rey "del fruto de su vientre" se cumplió cuando la Virgen.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. En el Salmo ya se pone de manifiesto el misterio de un Dios que habita con nosotros. III. 21. Así.lo que era propio de una virgen embarazada. P or estas palabras el Espíritu Santo indica. Benedicto XVI Dios había prometido a David suscitar del "fruto de su seno" (Sal 131. 42). Cántico Ap 11. Juan Pablo II y S. vemos la fidelidad de Dios. llena del Espíritu Santo.

Este Credo constituirá la esencia de todo el himno. vv. Benedicto XVI V VVI IIE EER RRN NNE EES SS I III III II BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 28 de setiembre de 2005 Salmo 134 . estamos en el clima vivo del culto que se desarrolla en el templo. Por tanto. Sin embargo. 5). 1-12).S. un himno de índ ole litúrgica. que sostienen el camino de los fieles. Juan Pablo II y S.I HIMNO A DIOS POR SUS MARAVILLAS 1. vv.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 2. 3-4). Se trata de la admirable intervención en la historia. un solista proclama la profesión de fe. entretejido de alusiones. es sobre todo otro aspecto de la actividad divina el que se celebra en esta profesión de fe. que in icia con la fórmula "Yo sé" (v. manifestada en sus obras maravillosas. 1-2) . lluvia y viento s. 6-7). reminiscencias y referencias a otros textos bíblicos. donde el Creador muestra el rostro de redentor de .S. 1-3). Allí se experimenta de modo eficaz la presencia de "nuest ro Dios". que se presenta como una proclamación de la grandeza del Señor (ib. el Dios de la elección y de la alianza (cf. en los atrios de la casa de nuestro Dios" (vv. el lugar privilegiado y comunitario de la oración.). "en el cielo y en la tierra. en los mares y en los océanos". Sigamos la trama orante de esta primera sección (cf. Después de la invitación a la alabanza. la liturgia compone a menudo sus textos tomando del gran patrimonio de la Biblia un rico rep ertorio de temas y de oraciones. relámpagos. vv. Se presenta ahora ante nosotros la primera parte del salmo 134. imaginados como encerrados en "silos" o depósitos (cf. En efecto. La omnipotencia divina se manifiesta continuamente en el mundo entero. Él es quien produce nubes. El llamamiento se dirige a lo s "siervos del Señor que estáis en la casa del Señor. que se abre c on una amplia y apasionada invitación a alabar al Señor (cf. Sal 134. un Dios "bueno" y "amable".

Se atribuyen a la potente intervención d e Dios. s u pueblo" (v. 10). vv. sobre todo en la gran celebración pascual. la tierra prometida: "Dio su tierra en heredad. Luego. El amor divino se hace concreto y casi se puede experimentar en la historia con todas sus vicisitudes dolorosas y gloriosas. mató a reyes poderosos" (v. se evocan las victorias ob tenidas por Israel después de su larga marcha por el desierto. Ante los ojos de Israel. 8-9). que es la raíz de toda otra solemnidad. p asan los grandes acontecimientos del Éxodo. la conmemoración sintética y esencial de las "plagas" de Egipto.su pueblo y de soberano del mundo. recogido en oración. en heredad a Israel. Ante todo. La liturgia tiene la tarea de hacer siempre presentes y e ficaces los dones divinos. y constituye el Página 110 de 146 . 12). Por último. la meta tan anhelada y esperada. que "hirió de muerte a pueblos numerosos. los flag elos suscitados por el Señor para doblegar al opresor (cf.

para el bien de la paz. "se compadece" de ellos y los sost iene con su poder y su . Benedicto XVI emblema supremo de la libertad y de la salvación. 3: Padres Apostólicos. muestra tu rostro sobre nosotros para el bien en la paz. Por un lado. después de conmemorar. (. sino una persona viva que "gobierna" a sus fieles. tal como resuena en la larga oración conclusiva de su Cart a a los Corintios.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. la cual concluye con el aleluya.S. vv. 3-4.. a ti te confesamos por el sumo Sacerdote y protector de nuestras almas.II HIMNO A DIOS POR SUS MARAVILLAS 1. en dos pasajes distintos. y líbrenos de todo pecado tu brazo excelso. ahora compara con gran relieve dos con cepciones religiosas diversas. vv. Recogemos el espíritu del salmo y de su alabanza a Dios. para ser protegidos por tu poderos a mano. y de cuantos nos aborrecen sin motivo. Jesucristo. Su presencia es eficaz y salvífica. 61. Él observa que. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 5 de octubre de 2005 Salmo 134 . El salmista. 13-14). el Señor no es una realidad inmóv il y ausente. Danos conco rdia y paz a nosotros y a todos los que habitan sobre la tierra. Concédenos en estos tiempos concordia y paz a nosotros y a todo s los habitantes de la tierra. centro de la celebración pascual de Israel.S. por Jesucristo. como se la diste a nuestros padres qu e te invocaron santamente en fe y verdad. esta oración de un Papa del siglo primero la podemos rezar también nosotros. Sí. un canto con tono pascua l. en nu estro tiempo.. que concedió a los antiguos padres. El que acabamos de escuchar contiene la segunda parte (cf. 13-21) . pp. exclamación de alabanza al Señor con la que se había iniciado el Salmo. Amén". haz resplandecer tu rostro sobre n osotros hoy. 3. y por los siglos de los siglos" ( 60. el único que puedes hacer esos bienes y mayores que es os por nosotros. que reina de generación en generación y por los siglos de lo s siglos. así también su protección. el acontecimien to del Éxodo. proponiéndolo de nuevo a través de la voz de san Clemente Romano.) A ti. BAC. Juan Pablo II y S. La liturgia de las Vísperas nos presenta el salmo 134. ahora llega a nosotros en Cristo: "O h Señor. por el cual sea a ti gloria y magnificencia ahora y de generación en generación. así como en el salmo 134 se manifiesta el rostro del Dios redentor. 234-235). en la primera parte del himno. Madrid 1993. como nuestra oración para el día de hoy: "Oh Señor. destaca la figura del Dios vivo y personal que está en el c entro de la fe auténtica (cf.

Por otro lado. Ci ertamente. El destino de quienes adoran a estos objetos sin vida es llegar a ser semejantes a ellos: impotentes. el ídolo no es más que "hechura de manos humanas".amor. 2. inertes. manifestación de una rel igiosidad desviada y engañosa. ojos. Sal 113. vv. un producto de los deseos humanos. por tanto. 4-8). orejas. En esta descripción de la idolatría como religión falsa se representa claramente la Página 111 de 146 . c omo sucede precisamente a una estatua inanimada (cf. 15-18). es incapaz de superar los límites propios de las criaturas. tiene una forma humana. se presenta la idolatría (cf. pero es inerte. no tiene vida. con boca. frágiles. garganta. En efecto.

. 3. El salmo 134. La liturgia es el lugar privilegiado para la escucha de la palabra divina. 15-18). que pone en escena una serie de figuras presentes en el culto tribut ado en el templo de Sión (cf. tienen los ojos del cuerpo pero no el ojo de la fe". Tienen ojos. No perciben la presencia de Dios. Sal 134. que oiga". les sucede lo que ya describía de modo eficaz el profeta Isaías: "A quien se apega a la ceniza. pero no ven. 15).S. ¿De qué les sirve tener narices. en lo material. 9-13). abraza la fe. lo material. que es una idolatría. que h ace presentes los actos salvíficos del Señor. en el poder. Es verdad . San Agustín añade: aun que hay aún personas así. Nunca d irá: "¿Acaso lo que tengo en la mano es engañoso?"" (Is 44. sin embargo. aunque persiste esta idolatría. Podríamos decir que es casi una definición de la liturgia: rea liza un abrazo de salvación entre Dios y el hombre. Comentando los versículos de este salmo referentes a los ídolos y la semejanza qu e tienen con ellos los que confían en los mismos (cf. su corazón engañado le extravía.y gracias a Dios esto también suced . Tienen ojos y no ven. Benedicto XVI eterna tentación del hombre de buscar la salvación en "las obras de sus manos". concluye con una be ndición litúrgica (cf. Juan Pablo II y S. so bre la fe auténtica en el Señor del universo y de la historia. No salvará su vida. pero no escuchan lo que Dios les dice: "El que tenga oído s para oír. 2 Co 2. No son capaces de percibir el olor del que habla el Apóstol: Somos el buen olor de Cristo en todos los lugares (cf. después de esta meditación sobre la religión verdadera y la falsa. "tienen narices pero no perciben olores. adorando la riqueza. poni endo su esperanza en la riqueza. Sal 113.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. hay aún personas que viven en la idolatría. 19-21). creador del univ erso y salvador de su pueblo en la historia. que culmina precisamente en la celebración litúrgica. y sobre la idolatría. en el éxito. es decir. Y del mismo modo. y esto v ale también para nuestro tiempo. pero también es el ámbito en el cual se eleva la oración comunitaria que celebra el amor divino. vv. si con ellas no logran re spirar el suave perfume de Cristo?". Por desgracia. Toda la comunidad congregada en el templo eleva en coro a Dios. una bendición.S.reconoce san Agustín. con su materialismo. co nvencida por los milagros de Cristo nuestro Señor. san Agustín explica: "En efecto. 20). esas personas tienen cierta semejanza con sus ídolos: ciertamente. "cada día hay gente que. no en su cuerpo . creedme hermanos.. 4. Tienen orejas. sino en su hombre interior. Dios y el hombre se encuentran en un abrazo de salvación. expresada con variedad de voces y con la humildad de la fe. a quienes actúan de esa manera.

pp. al Dios vivo y verdadero. alabemos y adoremos al Señor. 24-2 5): Nuova Biblioteca Agostiniana. se enderez an los pies de los lisiados. prelados de la Iglesia.. De todas estas piedras salen hijos de Abraham (cf. Mt 3. esto significa: casa de Israel. que teméis al Señor. se consolidan las piernas de los paralíticos. Cada día se abren ojos a los ciegos y oídos a los sordos. Roma 1997.e hoy. vosotros. Bendecidlo vosotros. Bendecidlo vosotros. se sueltan las lenguas de los mudos.. XXVIII. Bendecid al Señor. Y ¿qué decir de las demás naciones? "Vosotros. Así pues. 375. Página 112 de 146 . 377). pueblos en general. esto significa: casa de Leví. Hagamos nuestra esta invitación y bendigamos. esto sig nifica: casa de Aarón. bendecid al Señor"" (Exposición sobre el salmo 134. bendice al Señor". h ay que decirles a todos esos: "Casa de Israel. ministros.. 9). comienzan a respirar narices ante s obstruidas.

3-4 CANTO DE LOS VENCEDORES (Ver Viernes I o II) Página 113 de 146 . Juan Pablo II y S. Benedicto XVI Cántico Ap 15.S.S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.

es decir. en e lla gobierna la dinastía davídica. Juan Pablo II y S. se funden dos momentos vividos por el fiel: el del día en qu e aceptó la invitación a "ir a la casa del Señor" (v.S. Jerusalén. la ciudad santa hacia la que suben los peregrinos. En Jerusalén hay otra realidad importante. 3). Precisamente entonces sus labios se abren para elevar un canto de fiesta en honor de Sión. al inicio. "ciudad bien compacta" (v. . símbolo de seguridad y estabilidad. Se trata del salmo 121. v. que convergen hacia ella como centro de su fe y de su culto.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. por fin. 2. 16) estableció como único santuario legítimo y perfecto. 5).S. La oración que acabamos de escuchar y gustar es uno de los más hermosos y apasion ados cánticos de las subidas. 1314. que desembocaría en el Mesías (cf. a ella suben "a celebrar el nombre del Señor" (v. 1) y el de la gozosa llegada a los "umbrales" de Jeru salén (cf. la tierra santa y amada. considerada en su profundo significado espiritua l. 2). expresión de la acción divina en la historia. En efecto. una celebración viva y comunitaria en Jeru salén. 4) en el lugar que la "l ey de Israel" (Dt 12. 16. Sus pies ya pisan. En efecto. Benedicto XVI D DDO OOM MMI IIN NNG GGO OO I IIV VV I II V VVí íís ssp ppe eer rra aas ss BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 12 de octubre de 2005 Salmo 121 LA CIUDAD SANTA DE JERUSALÉN 1. es el corazón de la unidad de las doce tribus de Israel. que es también signo de la presencia de D ios en Israel: son "los tribunales de justicia en el palacio de David" (Sal 121.

2 S 7. que entraña alegría. shalom alude a la paz mesiánica. se tiene el saludo Página 114 de 146 . además de la paz se añade el "bien": "te deseo todo bien" (v. Llegamos ahora a la invocación final (cf. Toda ella está marcada por la palabra hebrea shalom. donde se resolvían en última instancia las controversias: de ese modo. 6-9). sino que es fermento de justic ia y solidaridad. 3. vv. 9). Tras la comunión con Dios viene necesariamente la comunión de los hermanos entre sí. abundancia. Se habla de "los tribunales de justicia en el palacio de David" (v. así. los peregrinos ju díos volvían a sus aldeas más justos y pacificados. Más aún. era también la sede judicial más alta. interpretada como "ciudad de la paz". Así. anticipadamente. prosperidad. 8-16). 4. capital política. Jerusalén. 5) porque el rey era también el juez supremo. nues tro Dios". mostrando que la religión bíblica no es abstracta ni intimista. a la "casa del Señor. El Salmo ha trazado. un retrato ideal de la ciudad santa en su función religios a y social. Así. bie n. en la despedida que el peregrino dirige al templo. tradicionalmente considerada como parte del nombre mismo de la ci udad santa: Jerushalajim. "paz". Como es sabido. al salir de Sión.

él solo nos soporta a todos tal como somos. Subrayando la fuerza de esta ley. 27. De este modo. pp. nuestro Redentor soporta el peso de todas nuestras culpas. Es un deseo de bendición sobre los fieles que aman la ciudad santa. Por eso san Pablo recomienda: "Ayudaos mutuamente a llevar vuestras cargas y cumplid así la le y de Cristo" (Ga 6. En un edificio una piedra s oporta la otra. 5. un lugar de paz. El cimiento soporta las piedras. un lugar de paz. par a que sea cada vez más un lugar de encuentro entre las religiones y los pueblos. y es nuestro Redentor. porque se pone una piedra sobre otra. Los más cercanos se sostienen mutuamente. . Esta ciudad . "soportándonos mutuamen te" con la gozosa certeza de que el Señor nos "soporta" a todos. no puede construirse el edificio de la caridad entre nos otros. que también estamos unidos por amor recíproco y paciente". En efecto. dice: "La caridad es la ley en su pleni tud" (Rm 13. Nos dice que debemos ser en la Iglesia de hoy una verdadera Jerusa lén. Así. sobre su realidad física de muros y pal acios. también "fundada com o ciudad bien compacta". Del mismo modo. el gran Papa san Gregorio nos explica lo que significa el Salmo en concreto p ara la práctica de nuestra vida. no con viene olvidar que "hay un cimiento que soporta todo el peso del edificio. Juan Pablo II y S. es decir. Jesucristo" (1 Co 3. pero en él no hubo ning una culpa que sea necesario soportar" (2. en la santa Iglesia cada uno soporta al otro y es soportado por e l otro.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. para que por ellos se eleve el edificio de la caridad. para que sea rea lmente un lugar de paz.S. y las piedras no lo s oportan a él. en los que late la vida de un pueblo. Concluyamos nuestra meditación sobre el salmo 121 con la reflexión de uno de los Santos Padres.recuerda san Gregorio Magno en sus Homilías sobre Ezequiel . "ya tiene aquí un gran edificio en las costumbres de los santos. Todos tenemos algo de espíritu franciscano. 2). y vosotros no os esforzáis por aceptarme tal como soy. 10).S. Benedicto XVI franciscano: "¡Paz y bien!". para los cuales la Jerusalén antigua era signo de otra Jerusalén. y sobre todos los hermanos y los amigos. De él dice el Apóstol: "nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto. para completar la imagen. Así crece la Iglesia como una verdadera Jerusalén. Jerusa lén se transformará en un hogar de armonía y paz. Pero también queremos orar por la ciudad de Jerusalén. Y. exactamente así. si yo no me esfuerzo por aceptaros a vosotros tal como sois. III/2. Roma 1993. 1. 5: Opere di Gregorio Magno. 29). es decir. 11). y la que soporta a otra es a su vez soportada por otra. "soportándonos los unos a los otros" tal como somos.

BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 19 de octubre de 2005 Salmo 129 DESDE LO HONDO A TI GRITO. Más allá de su aplicación fúnebre. Juntamente co n el Miserere ha llegado a ser uno de los salmos penitenciales preferidos en la piedad popular. el texto es. ante todo. lento a la ira y rico en amor y fidelidad. que mant iene su amor por mil Página 115 de 146 . un canto a la misericordia di vina y a la reconciliación entre el pecador y el Señor. SEÑOR 1. llamado así por sus primeras palabras en la versión latina. un Dios justo pero siempre dispuesto a m ostrarse "compasivo y misericordioso. Se ha proclamado uno de los salmos más célebres y arraigados en la tradición cristi ana: el De profundis.

La tercera y última etapa en el desarrollo del Salmo se extiende a todo Israel.. 12). "redimido" por el Señor no sólo de las angustias de la opresión egipcia. Señor". El orante se dirige al Señor. interpelándolo directamente con el "tú": "Si llevas cuentas de los delitos. sino también "de todos sus delitos". 7-8). e l Salmo se desarrolla en tres momentos dedicados al tema del pecado y del perdón.. debe provocar en nosotros un santo t emor su magnanimidad generosa y desarmante.S. 6-7). la certeza de que Dios pronunciará una palabra liberadora y borrará el pe cado.). al pueblo a menudo pecador y consciente de la necesidad de la gracia salvífica de Dios: "Aguarde Isra el al Señor (. La salvación personal. porque del Señor viene la misericordia. ¿quién podrá resistir? Pero de ti procede el perdón.S. el Salmo se encuentra insertado en la liturgia vespertina de Navidad y d e toda la octava de Navidad. El salmo 129 comienza con una voz que brota de las profundidades del mal y de la culpa (cf. 3-4). así como en la del IV domingo de Pascua y de la solemnidad de la Anunciac ión del Señor. mi alma aguarda al S eñor. Ahora en el corazón del salmista arrepentido flo recen la espera. dos grandes características de D . Pre cisamente por este motivo. También nuestra fe nos inserta en la fe común de la Iglesia.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. En primer l ugar. que perdona la iniquidad. donde reina "la misericordia y la redención". vv. espera en su palabra. Y precisamente así nos da la certeza de que Dios es bueno con nosotros y nos libra de nuestras culpas. más que el centinela a la aurora" (vv. Más que la ira de Dios. la súplica del De profundis llega al ho rizonte luminoso de Dios. la rebeldía y el pecado" (Ex 34. sino un padre amoroso. sino que habla de él: "Mi alma espera en el Señor. La fe del salmista se inserta en la fe histórica del pueblo de la alianza. se extiende ahora a toda la comunidad. se dirige a Dios. Luego. En el centro del segundo momento está el "yo" del orante. Seño r. no es el castigo sino el perdón. al que debemos amar no por miedo a un castigo. una actitud de respeto mezclado co n amor. la redención copiosa: y él redimirá a Israel de todos sus delitos" (vv. y así infundes respeto" (vv. que ya no se dirige a l Señor. Es significativo que lo que produce el temor. 2. Pensemos que el pueblo de la elección. somos ahora nosotros. 5-6). el pueblo de Dios. Dios no es un soberano inexorable que condena al culpable. implorada antes por el orante. diciendo: "Desde lo hondo a ti grito. En efecto. Benedicto XVI generaciones. Juan Pablo II y S. la esperanza. 3. sino por su bondad dispuesta a perdonar. Partiendo del abismo tenebroso del pecado.

y añade: "Si quieres ser justificado. Releamos ahora la meditación que sobre este salmo ha realizado la tradición crist iana. 40-41: Sancti Ambrosii Episcopi Mediolanensis Opera SAEMO. Elijamos la palabra de san Ambrosio: en sus escritos recuerda a menudo los motivos que lleva n a implorar de Dios el perdón. 253). que es amor.. 4. Y no sólo te devuelve lo que te había quitado. se había quedado mudo por no haber Página 116 de 146 . Mira con qué esperanza de perdón te impulsa a confesar" (2. 6. "Tenemos un Señor bueno. está dispuesto a perdonar los pecados. En la Exposición del Evangelio según san Lucas. XVII. que quiere perdonar a todos". repitiendo la misma invitación. Milán-Roma 1982. el Obi spo de Milán manifiesta su admiración por los dones que Dios añade a su perdón: "Mira cuán bueno es D ios.. recuerda en el tratado sobr e La penitencia. padre de Juan Bautista.ios. sin o que además te concede dones inesperados". p. Zacarías. confiesa tu maldad: una humilde confesión de los pecados deshace el enredo de las culpas.

nadie pierda la confianza. ascendente. Al Hijo. Juan Pablo II y S. que por amor se hu milló en la muerte. como dice el texto griego.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. XI. SIERVO DE DIOS. 9). Dios sabe cambiar de parecer. En efecto. 2. elige descender hasta la humillación de la "muerte de cruz". Ahora bien. p. el Padre le confiere una dignidad incomparable. 175). Por tanto. si tú sabes enmendar la culpa" (2. aunque le remue rdan antiguos pecados. en el lenguaje bíblico. se manifiesta de nuevo en el esplendor de su majestad divina. Una vez más. Cristo Jesús. el "nombre" más excelso. Milán- Roma 1978. Esta exaltación no sólo s e expresa con la entronización a la diestra de Dios. nadie desespere de las recompensas divinas. manifiesta su realidad íntima y profunda. EN SU MISTERIO PASCUAL 1. desde el esplendor de su divinidad. En el primero. que le pertenece por na turaleza.S. El segundo movimiento. El Padre. revela la gloria pascual de Cristo que. el de "Seño r". 33: SAEM O. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 26 de octubre de 2005 Cántico Flp 2. la proclamación de fe. ahora lo "exalta" de modo supereminente. pero luego. Dios le había concedido el don de profetiz ar en el canto del Benedictus: "El que poco antes era mudo. propio de Dios mismo. Benedicto XVI creído al ángel. siguiendo el recorrido propuesto por la liturgia de las Vísperas con los diversos salmos y cánticos. al perdonarlo.S. Así se hace realmente hombre y nuestro redentor. ahora ya profetiza observa san Ambrosio . la tierra y el abismo postrados en . 6-11 CRISTO. el "nombre" indica la verdadera esencia y la f unción específica de una persona. 3. de spués de la muerte. entonada en coro por el cielo. sino también con la concesión a Cristo de un "nomb re sobre todo nombre" (v. que había aceptado el acto de obediencia del Hijo en la Encarnación y en l a Pasión. 6-11). hemos escuchado el admirable y esencial himno insertado por san Pablo en la carta a los Filipenses (Flp 2. Ya subrayamos en otra ocasión que el texto tiene un movimiento descendente y otro ascendente. una de las mayores gracias del Señor es que precisamente los que lo han negado lo confiesen. con una auténtica y plena participación en nuestra realidad humana de dolo r y muerte.

un título ciertamente regio. por o tra. "Kyrios". se reconoce a Jesucristo verdadero Dios. Así pues. Con este nombre. 11). Pero. que recibe el homenaje de toda la creación. En griego se afirma qu e Jesús es Kyrios. se produce un reconocimiento del señorío universal de Jesucri sto.adoración. por una parte. vista como un súbdito postrado a sus pies. la aclamación de fe declara a Cristo subsistente en la forma o condición divina. nombre sagrado e impronunciable. es clara y explícita: "Jesucristo es Señor" (v. por consiguient e presentándolo como Página 117 de 146 . que en la traducción griega de la Biblia se usaba en ve z del nombre de Dios revelado a Moisés.

pero también era ajeno al cuerpo. 2: Collana di Testi Patristici. Jn 1. a los sentimi entos de Jesús. El primer acontecimiento es propio de la miseria humana. vamos por el ca mino correcto. pero también sumo sacerdote. se entrelaza y culmina con el ac ontecimiento de la resurrección. 4. antes aún. Esta es la meta a la que lleva el himno cristológico que.. Ant e todo. Al final de esta meditación. a la verdadera humanidad del Verbo hecho carne (cf.) Fue víctima.. conformar nuestro modo de pensar. de decidir. Como un mor tal se enfrentó al demonio.) El Hijo inmortal asumió esa forma terrena porque te ama" (Carmina arcana. llena de . pero el segundo corresponde a la riqueza del ser incorpóreo.) Era del linaje de David . Y lo pusieron en un pesebre. El proyecto de salvación tiene en el Hijo su pleno cumplimiento y los fie les son invitados sobre todo en la liturgia a proclamarlo y a vivir sus frutos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Si nos esforzamos por conformar nuestros sentimientos a los de Jesús. a la que se une la adoración por parte de la humanidad y de la creación. Benedicto XVI digno de adoración. La singularidad de Cris to deriva de su función de Señor del mundo redimido. (.) Bajó al lugar de los muertos. (. 5. (. (. superó al tentador después de una triple batall a. A la obediencia sacrificial del Hijo sigue la respuesta glorificador a del Padre. pero también inmenso.S.. pero fue el creador de Adán. pero. esta exhortación de san Pablo: "Tened los mismos sentimientos de Cristo Jesús". canta y considera guía de su vida: "Tened los mismos sentimientos de Cristo Jesús" (Flp 2. 23) y.. que llegaron llevándole dones y ante él se postraron. pp. Llevaba la carne. En este himno. 236-238). 14). Aprender a sentir como sentía Jesús. En un canto en honor de Cristo. ese gran doctor de la Iglesia del siglo IV decla ra que Jesucristo "no se despojó de ninguna parte constitutiva de su naturaleza divina y a pesar de ello me salvó como un médico que se inclina hasta tocar las heridas fétidas. fue sacrificador. La otra palabra es de san Gregorio Nacianceno: "Jesús te ama".. LVIII. Roma 1986. Juan Pablo II y S.. quisiera subrayar dos palabras para nuestra vida.. pero era Dios. de actuar. que le fue conferida por su obediencia perfecta "hasta la muerte". la referencia al escándalo de la cruz (cf. 5 ). pero por una madre virgen. Veamos ahora la meditación que san Gregorio Nacianceno escribió sabiamente sobre nuestro himno.S. siendo invencible. Una cruz lo mantuvo elevado de la tierra. pero salió del abismo y resucitó a muchos que estaban mu ertos. Esta palabra. pero el pecado quedó clavado. la Ig lesia medita. per o una estrella hizo de guía a los Magos.. 1 Co 1. era limitado. Ofreció a Dios su sang re y de este modo purificó a todo el mundo. Fue engendrado por una mad re. desde hace siglos.

ternura. pero también una gran responsabilidad cada día. Página 118 de 146 . es para nosotros un gran consuelo.

dirigiendo nuestro pensamiento al misterio de la muerte. contemplamos el enigma humano de la muerte con serenidad y esperanza. los cuales temen al Señor. herencia común de todos l os hombres. es el paso obligado a través del cual pueden llegar a la vida plena los que conforman su vida terrena según las indicaciones de la palabra de Dios. hoy c onmemoramos a todos los Fieles Difuntos. más que un final. nos presenta la figura de estos just os. es un nuevo nacimiento. La liturgia nos invita a orar por nuestros seres quer idos que han fallecido. Benedicto XVI D DDO OOM MMI IIN NNG GGO OO I IIV VV I III II V VVí íís ssp ppe eer rra aas ss Salmo 109 EL MESIAS. Juan Pablo II y S.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.S. composición de índole sapiencial. Después de celebrar ayer la solemne fiesta de Todos los Santos del cielo.S. A esos fieles está reservada una "bienaventuranza": "Dichoso el que teme al Señor" ( . Según la Escritura. El salmo 111. Iluminados por la fe. REY Y SACERDOTE (Ver Domingo I o II II Vísperas) BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 2 de noviembre de 2005 Salmo 111 FELICIDAD DEL JUSTO 1. reconocen su trascendencia y se adhieren con confianza y amor a su volun tad a la espera de encontrarse con él después de la muerte.

La docilidad a Dios es. sigue siendo válida la confianza que el salmista quiere transmitir y hac er experimentar a Página 119 de 146 . 2. El cumplimiento de la ley moral es fuente de profunda paz de la conciencia.v. 2-3. según la visión bíblica de la "retribución". hallan do en ellos alegría y paz. Job repre senta a muchas personas justas. cf. En su casa habrá riquezas y abundancia" (vv. 1). Más aún. que da es tabilidad y éxito a sus obras y a las de sus descendientes: "Su linaje será poderoso en la tierra. El salmista precisa inmediatamente en qué consiste ese temor: se manifiesta en la docilidad a los mandamientos de Dios. raíz de esperanza y armonía interior y exterio r. la desc endencia del justo será bendita. La Revelación abarca la realidad de la vida humana en todos sus aspectos. conviene leer est e salmo en el contexto global de la sagrada Escritura. Así pues. 9). a esta visión optimista se oponen las observaciones amargas del justo Job. Con todo. sobre el justo se extiende el manto de la bendición divina. v. que sufren duras pruebas en el mundo. por tanto. hasta la cruz y la resurrección del Señor. que experimenta el misterio d el dolor. se siente injustamente castigado y sometido a pruebas aparentemente sin sentido. Ciertamente. Llama dichoso a aquel que "ama de corazón sus mandatos" y los cumple.

p. que no te ha mand ado esperar a que te rueguen o te supliquen. Benedicto XVI quienes han escogido seguir el camino de una conducta moral intachable. acogiendo la advertencia constante de los profetas.. es decir. 5657). también el perfil del malvado. contra c ualquier alternativa de éxito ilusorio obtenido mediante la injusticia y la inmoralidad. 42.).. pero declara también que partiendo de e sta injusticia se puede realizar una obra justa y saludable. pp. Reparte limosna a los pobres" (vv. Luego. 7-11) y si n caer en la infamia de la usura. en un solo versículo (cf. que comenta una afirmación difícil del Señor. que "repart e limosna a los pobres" y. clemente y compasivo". Dt 15. 6: Collana di Testi Patristici. Por consiguiente. presenta al final. 7-8). en primer lugar. Mt 10. 5. en cuanto discípulos del Salvador" (31. Aquí surge la pregunta: el dinero.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 57).. completamente desinteresada. la riqueza. 9). El salmo 111. el fiel es generoso: respetando la norma bíb lica. el Padre de la Iglesia del siglo II. "justo. v. 4. se dice en el ve rsículo 9. ayudando a alguno de los pequeños que tienen una morada eterna junto al Padre (cf. te pide que busques tú mismo a los que son dignos de se r escuchados. es hermosa la afirmación del Apóstol: . dirigiéndose al lector. "Reparte limosna a los pobres". Roma 1999. a diferencia del hombre generoso cuyo "corazón está firme" y "seguro" (vv. Y. Es el tormento de quien tiene una m ala conciencia. 10). 7: ib. sin intereses (cf. El centro de esta fidelidad a la palabra divina consiste en una opción fundamen tal. Nosotros fijamos nuestra mirada en el rostro sereno del hombre fiel. 10)" (31. expresando así una admirable generosidad. juntamente con el retrato del hombre fiel y caritativo. Juan Pablo II y S. El justo. se pone de parte d e los marginados y los sostiene con ayudas abundantes. acudimos a las palabras de Clemente Alejandr ino. la caridad con los pobres y necesitados: "Dichoso el que se apiada y presta (. En la parábola sobre el administrador injusto aparece la expresión según la cual debemos hacer el bien con "dinero injusto ". ¿son de por sí injustos? o ¿qué quiere deci r el Señor? Clemente Alejandrino lo explica muy bien en su homilía titulada "¿Cuál rico se salvará?" Y dice: Jesús "declara injusta por naturaleza cualquier posesión que uno conserva para sí mismo co mo bien propio y no la pone al servicio de los necesitados. recurriendo a otro texto bíblico. CXL VIII. concede préstamos a los hermanos que pasan necesidad. para nuestra reflexión conclusiva.S. 18. Clemente añade: "Mira. 3. Este individuo asiste al éxito del justo recomiéndose de rabia y envidia. comenta: "Así pues.S. que arruina la vida de los pobres.

porque tenemos la felicidad que viene de Dios y que dura para siempre. dichoso el hombre que vive amando a Dios y al prójimo. por tanto. En el día de la conmemoración de los difuntos. dichoso el hombre que no utiliza la vida para sí mismo. todos estamos llamados a confrontarnos con el enigma de la muerte y. a quien goza dando y no siembra con mezquindad. cómo encontrar la felicidad. como dije al principio. sino que da. cleme nte y compasivo". Y este salmo responde: dichoso el hombre que da.). 7). para no recoger del mismo modo. dichoso el hombre que es "justo. con la cuestión de cómo vivir bien. sin hacer distincione s y sin dolor. sino que comparte sin tristeza."Dios ama a quien da con alegría" (2 Co 9. esto es auténticamente hacer el bien" (31. 8: ib. Así vivimos bien y así no debem os tener miedo a la muerte. Página 120 de 146 .

Benedicto XVI FUERA DEL TIEMPO DE CUARESMA: Cántico Ap 19. 21b-24 PASIÓN VOLUNTARIA DE CRISTO.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.S. SIERVO DE DIOS (Ver Domingo I o II II Vísperas) Página 121 de 146 . Juan Pablo II y S.S. 1-7 LAS BODAS DEL CORDERO (Ver Domingo I o II II Vísperas) DURANTE EL TIEMPO DE CUARESMA: Cántico 1Pe 2.

la mis ericordia de Dios. 2-3). vela por ellas. vv. contra cuy a fuerza misteriosa es inútil luchar. las aguas.S. la alabanza solemne y grandiosa q ue el judaísmo entonaba durante la liturgia pascual. . las sigue en el camino de la historia y sufre por las infidelidades que a menudo el pueblo opone a su hesed. él se manifiesta como una persona que ama a sus criatur as. La mirada. hay una re velación cósmica. "Dios de los dioses" y "Señor de los señores" (vv. Ha sido llamado "el gran Hallel". ofrecida a toda la humanidad por el único Creador. el amor y. Luego entrará en escena la historia. pero limitada. Dentro de esa relación. al alcance de todos. En efecto. Aquí tenemos la representación sintética del vínculo profundo e interpersonal que instau ra el Creador con su criatura. a su amor misericordioso y paterno. ni como un ser oscuro e indescifrable. el sol. llena de admiración y asombro. la tierra. 1-9). según la división propuesta por la liturgia de las Vísperas (cf.S. En esa fr ase destaca la palabra "misericordia". Hablamos del salmo 135. Reflexionemos ante todo en el estribillo: "Es eterna su misericordia". evidentemente. Juan Pablo II y S.I HIMNO A DIOS POR LAS MARAVILLAS DE LA CREACIÓN Y DEL ÉXODO 1. la lealtad. 2. Antes de descubrir al Dios que se revela en la historia de un pueblo. este vocablo forma parte del lenguaje característico que usa la Biblia para hablar de la relación que existe entre Dios y su pueblo. la luna y las estrellas. del vocab lo originario hebreo hesed. El primer signo visible de esta caridad divina dice el salmista ha de buscarse en la creación. que en realidad es una traducción legítima. es decir. Al contrario. Benedicto XVI L LLU UUN NNE EES SS I IIV VV BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 9 de noviembre de 2005 Salmo 135 . El término trata de definir las actitude s que se establecen dentro de esa relación: la fidelidad. semejante al hado. cuya primera parte acabamos de escuchar. Dios no aparece en la Biblia como un Señor impasible e implacable. se de tiene ante todo en la creación: los cielos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.

el agua y el alimento. y se transforma en gozoso himno de ala banza y acción de gracias al Señor. Página 122 de 146 . expuestas en la creación. grabado secretamente en la creación y signo del hesed. Así pues. Así. la noche a la noche se lo susurra" ( vv. la alabanza orante brota de la contemplación de las " maravillas" de Dios (cf. 4). que da a sus criaturas el ser y la vida.Como había cantado el salmo 18. Sal 135. 5. la luz y el tiempo. por analogía. el firmament o pregona la obra de sus manos: el día al día le pasa el mensaje. "el cielo proclama la gloria de Dios. Hay que tener ojos limpios para captar esta revelación divina. existe un mensaje divino. d e la fidelidad amorosa de Dios. Rm 1. 2-3). a co ntemplar a su Autor" (Sb 13. 20). cf. recordando lo que d ice el libro de la Sabiduría: "De la grandeza y hermosura de las criaturas se llega.

diciendo: "En el principio creó Dios". y llega a reconocer en la bondad divina el cen tro propulsor de la creación. Por consiguiente. cuando dijo: "En el principio creó Dios". pp . la bondad sin envidia. si el mundo tiene un principio y ha sido creado. Juan Pablo II y S. imaginaron qu e el universo no tenía guía ni orden. 9. san Basilio Magno. la luz intelectiv a.S. la be lleza más deseable que ninguna otra. La naturaleza bienaventu rada. (. despierta la razón que duerme y nos dice: "En el inicio está la Palabra creadora. Es lo que nos enseñan los Padres de la Iglesia. 2. "Así pues. el que es objeto de amor por parte de todos los seres racionales. 11). Dios "en el principio creó los cielos y la tierra"" (1. en una de las páginas iniciales de su primera homilía sobre el Exameron. 2.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. imaginaron que el un iverso no tenía guía ni orden. He aquí algunas expresiones tomadas de la larga reflexión del santo obispo d e Cesarea de Capadocia: ""En el principio creó Dios los cielos y la tierra". el principio de los seres. como si estuviera gobernado por la casualidad". hasta su misericordia amorosa. busca al que lo ha creado. El Señor. 1: Sulla Genesi. como si estuviera gobernado por la casualidad. se detiene a considerar la acción sabia de Dios. el escritor sag rado "en seguida nos ha iluminado la mente con el nombre de Dios al inicio del relato. Benedicto XVI 3. busca al que le ha dado inicio.S. 6-7: ib. 2. que ha creado este proyec to inteligente que es el cosmos. es decir. en Omelie sull'Esamerone. En efecto. consideran y tratan de demostrar que es científico pensar qu e todo carece de guía y de orden. 4: ib. "engañados por el ateísmo que llevaban en su interior. en cuya voz resuena la co nstante Tradición cristiana. 11).. con la sag rada Escritura. .es también amor". Así. Y ¡qué belleza hay en este orden!" (1.. en la que comenta el relato de la creación según el capítulo primero del libro del Génesis.. p. Mi palabra se rinde abrumada por el asombro ante este pensamiento" (1. Creo que las palabras de este Santo Padre del siglo IV tienen una actualidad sor prendente cuando dice: "Algunos. la fuente de la vida. la sabiduría inaccesible.) Moisés nos ha prevenido con su enseñanza imprimiendo en nuestras almas como sello y filac teria el santísimo nombre de Dios. aunque algunos. al que e s su Creador. p. de las obras creadas se asciende hasta la grandeza de Dios. 13) . Y la Palabra creadora que está en el inicio -la Palabra que lo ha creado todo. como si estuviera gobernado por la casualidad". ¡Cuántos son hoy los qu e piensan así! Engañados por el ateísmo. engañados por el ateísmo que llevaban en su interior.. Milán 1990.

dejémonos despertar por esta Palabra de Dios. es bondad. "es eterna su misericordia". para que podamos captar el mensaje de la creación inscrito tam bién en nuestro corazón : que el principio de todo es la Sabiduría creadora. pidamos que esta P alabra ilumine también nuestra mente.Por consiguiente. Página 123 de 146 . y que esta Sabidu ría es amor.

trata de la creación como reflejo de la belleza de Dios. Nuestra reflexión vuelve al himno de alabanza del salmo 135 que la liturgia de las Vísperas propone en dos etapas sucesivas. Se abre. casi desgarrado y d omado como un monstruo vencido (cf. hace surgir el pueblo libre y llamado a una misión y a un destino glorioso (cf. vv. pasan ante los ojos del orante las acciones liberadoras del Señor. hiriendo a sus adversarios.S. 5-9. Sal 135. para recibir el don de la libertad y de la tierra prom etida (cf. o sea. además. "dividido en dos partes". 2. que se revela a través de sus c riaturas cósmicas. 1-9). que encuentra su relectura cristiana en l a plena liberación del mal con la gracia bautismal (cf. Jos 24. que tienen su centro en el acontecimiento fundamental del éxodo de Egipto. Así. Sabemos que la revelación bíblica proclama repetidamente que la presencia de Dios sa lvador se manifiesta de modo particular en la historia de la salvación (cf. En la primera parte (cf. 1-4). Dt 26. llamado por la tradición judía "el g ran Hallel". Sal 135. prosiguiendo la obra de liberación iniciada en el paso del mar Rojo. el don divino q ue Israel sigue experimentando en todas las páginas de la Biblia. Ahora. 14-15. el del espacio y el del tiempo. Juan Pablo II y S. En efecto. nos conduce a un horizonte diverso. Por tanto. la segunda habla de la historia y del bien que Dios ha realizado por nosotros en el curso del tiempo. Benedicto XVI BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 16 de noviembre de 2005 Salmo 135 . 1620). siguiendo una distinción específica que la composición ofrece a nivel temático.II HIMNO A DIOS POR LAS MARAVILLAS DE LA CREACIÓN Y DEL ÉXODO 1. cuya última etapa es la tierra prometida. A este está profundamente vinculado el arduo viaje por el desierto del Sinaí.S. 13). que dio origen a las maravillas del universo. en esa parte del salmo se proclama la fe en Dios creador. desempeñaba un papel destacado la acción divina en la creación. en cambio. 1-21). Así pues. la celebración de las obras del Señor se delinea entre dos ámbitos. el itinerario por el desierto: allí el Señor es representado como un guerrero que. El célebre paso a través del mar Rojo. 1-13). La primera parte. defiende a su pueblo. el gozoso canto del salmista. 1 Co 10.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. el de la historia. la alabanza más elevada dirigida al Señor. que fue objeto de nuestra meditación precedente . vv. desierto y ma r representan el paso a través del mal y la opresión. . Ex 15. por tanto.

. quiere e nsalzar el don divino dirigiendo nuestra expectativa hacia el don más alto de la vida eterna con Dios. de su fidelidad al com promiso asumido Página 124 de 146 .). de aceite y de miel. de viñas. de fuentes y hontanares (. un don que nace como se sigue repitiendo en la antífona que artic ula cada versículo del hesed del Señor. h igueras y granados. U n don que permite al pueblo ser libre. tierra de trigo y de cebada. Al final.. tierra de torrentes. tierra donde las piedras tienen hierro y de cuyas montañas extrae rás el bronce" (Dt 8. tierra de olivares. tierra donde el pan que comas no te será raciona do y donde no carecerás de nada. 7-9). el Salmo alude al país que la Biblia exalta de modo entusiasta como " tierra buena. es decir.3. de su "misericordia". Esta celebración exaltante. que va más allá de la realidad de aquella tierra.

4. para hacernos hijos de Dios: se humilló. mártir del siglo III. añadiendo a lo que el Salmista no conocía todavía. 25). 4-9) y la histórica (cf. También en el tiempo del hambre y de la miseria el Señor entrará en escena para ofrecer el alimento a toda la humanidad. Jn 3. que sigue revelándose a través del "recuerdo" (cf. en el salmo 135 se entrelazan dos modalidades de la única rev elación divina. de su amor. en efecto . contempla con asombro las obras que Dios realizó en Cristo su Hijo en favor de su pueblo. que la bondad generosa y copiosa de Dios Padre y de Cristo ha realizado y siempre realizará para nuestra salvación. Con estas palabras el santo Doctor de la Iglesia desarrolla el Salmo con una enu meración de los beneficios que Dios nos ha hecho. vv. Sal 135. confirmando su identidad de creador (cf. Benedicto XVI en la alianza con Israel. quiso ser llamado también Hijo del hombre. darnos una nueva vida y poder redimirnos. san Cipriano. CLXXV. hasta el . en la Eucaristía y en su Pala bra. "Amadís imos hermanos. como salvador y redentor de la huma nidad (cf.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. pero también está cerca de sus criaturas. Así. 108). el don de la Encarnación. que había sido enviado. 10-25). v. el Hijo. para poder ofrecer a los mortales la inmortalidad. fue herido para curar nuestras heridas. de las sucesivas pruebas y opresiones. el verdadero don que Dios nos ha hecho: el don del Hijo. p ero que ya esperaba. que éramos esclavos.S. el Señor es trascen dente como creador y dueño absoluto del ser. en la que Dios se nos dio a nosotros y permanece con nosotros. Aceptó morir. No se queda fuera. Juan Pablo II y S. 23). p. Esto es lo que la relectura cristiana del salmo proclama de modo límpido. la cósmica (cf. Estos son los numerosos y grandes dones de la divina m isericordia" (1: Trattati: Collana di Testi Patristici. se hi zo esclavo para conducirnos a la libertad a nosotros. entrando en el esp acio y en el tiempo. Roma 2004. como tes timonian los Padres de la Iglesia. Más aún. en el cielo lejano. prorrumpiendo por último en un apasionado reconocimiento de su misericordia. 16). Ciertamente. muchos y grandes son los beneficios de Dios. o sea. su presencia en medio de nos otros alcanza su ápice en la encarnación de Cristo.S. el Padre envió al Hijo. cada día. para elevar al pueblo que antes yacía en la tierra. al inicio de su tratado sobre Las obras de caridad y la limosna. que ven la cumbre de la historia de la salvación y el signo supremo del amor misericordioso del Padre en el don del Hijo. vv. para preservarnos. En el tiempo de la "humillación". Israe l descubrirá siempre la mano salvadora del Dios de la libertad y del amor. Por consiguiente.

El peligro nuestro está en que la memoria del mal. la misericordia de Dios es eterna. y para que podamos ver si nuestro corazón se hace más atento: en verdad. El Salmo sirve para despertar en nosotros también el recuerdo del bien. está present e día tras día. de los ma les sufridos. a menudo sea más fuerte que el recuerdo del bien.final de la historia. Página 125 de 146 . de tanto bien como el Señor nos ha hecho y nos hace.

podríamos decir según su tenor originario de exceso. que ya aparecen en el Antiguo Testamento y tendrán una difusión ulter ior en la tradición judía. Porque a nosotros . Así pues. a la fraternidad con Cristo. que nos envuelve y nos transforma. los tres verbos principales de este largo y compacto cánt ico nos conducen siempre al Hijo. se trata de un constante hilo de alabanza que sube a Dios. 5). en la fe cristiana. Pertenece al género de las berakot. Dios "nos eligió en la persona de Cristo" (Ef 1. En efecto. a qui en. de entrega sin límites y sin reserv as. que transforma rad icalmente nuestro estado de criaturas. Por eso. El segundo verbo. 4): es nuestra vocación a la san tidad y a la filiación adoptiva y.S. "Lo que ni el ojo vio. se nos ofrece "por obra de Cristo" (v. llegamos a la profundidad infinita y gloriosa del misterio de Dios. ni al corazón del hombre llegó. 8). por tanto. las "bendiciones". abierto y revelado por gracia a quien ha sido llamado por gracia y por amor. En griego tenemos dos veces la misma raíz charis y echaritosen. estamos ante un verb o de plenitud.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. lo que Dios preparó para los que le aman. 6) del Padre. o sea.S. n i el oído oyó. Este don. He aquí el tercer verbo fundamental del cántico paulino: tiene siempre por objeto la gracia divina. al ser esta revelación imposible de a lcanzar con la sola dotación de la inteligencia y de las capacidades humanas. 2. que "ha prodigado sobre nosotros" (v. en la que se revela y se realiza la obra de Dios. designa el don de la grac ia: "La gracia que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo" (ib. después del de la elección ("nos eligió"). 3-10 EL PLAN DIVINO DE LA SALVACIÓN 1. Cada semana la liturgia de las Vísperas propone a la Iglesia orante el solemne himno de apertura de la carta a los Efesios. Juan Pablo II y S. a quien el Após tol está contemplando con conmoción. en el amoroso "beneplácito de la voluntad" (v. para subrayar la gratuidad de la iniciativa divina que precede a toda respuesta humana. el texto que acaba de proclamarse. Por consiguiente. la gracia que el Padre nos da en el Hijo unigénito es manifestación de su amor. se celebra como "Padre de nuestro Señor Jesucristo". 3. en nuestro himno de alabanza es central la figura de Cristo. Así. Por tanto. Benedicto XVI BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 23 de noviembre de 2005 Cántico Ef 1.). una obra que entra en e l gran proyecto salvífico divino.

y el Espíritu todo lo sondea. o sea. La d ispersión y el límite se superan y se configura la "plenitud". que es la verdadera meta del proyecto que la voluntad divina había preestablecido desde los orígenes. pero también como eje que recapitula en sí "todas las cosas. 910). se eleva Cristo como jefe del cuerpo de la I glesia. conduciéndolos a la plenitud querida por Dios: es "el designio de rec apitular en Cristo todas las cosas" (Ef 1. las del cielo y las de la tierra". en este p royecto armonioso de la arquitectura del ser y del existir. hasta las profundidades d e Dios" (1 Co 2. 10). 4. En este "designio". en griego oikonomia. El "misterio de la voluntad" divina tiene un centro que está destinado a coordi nar todo el ser y toda la historia. Página 126 de 146 .nos lo reveló Dios por medio del Espíritu.

. "el Verbo de Dios se hizo carne" realmente. Con el espíritu de estas palabras de san Ireneo oremos: sí. 7: ib. de inasible a sible. a fin de matar el pecado. el cual. dest ruyendo la muerte y vivificar al hombre. Se ha constituido Jefe de la Iglesia para atraer a todos a sí en el momento justo. Señor nuestro. 27 7-278).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. esta obra modela da por Dios. que ha venido por medio de toda "economía" y que ha recapitulado en sí todas las cosas. no en apariencia. Señor. 5. era eso precisamente. porque en tonces "su obra no podía ser verdadera". En esto de "todas las cosas" queda comprendido también el hombre. 16. o s ea Dios recapitulando en sí la antigua plasmación del hombre. Benedicto XVI Por tanto. atráenos a ti. Por eso. Juan Pablo II y S. tu paz. 268) . sobre el que ahora querríamos meditar y profundizar a través de las palabras de san Ireneo.S. "lo que aparentaba ser. y así ha recapitulado también en sí al hombre. p. había desarrollado una reflexión articulada precisamente acerca de la recapitulación reali zada por Cristo. CCCXX. en algunas páginas magistrales de su tratado Contra las herejías. La fe cristiana afirma reconoce que "no hay más que un solo Dios Padre y un solo Cristo Jesús. 18. un gr an Doctor de la Iglesia del siglo II. estamos ante un grandioso fresco de la historia de la creación y de la salvación. 6: Già e non ancora. de impasible pasible y de Verbo hombre" (III. pp. atrae al mundo a ti y danos l a paz. de invisible haciéndosevisible. Milán 1979. por eso eran verdaderas sus obras" (III. En cambio. Página 127 de 146 .S.

C. y el sucesivo y consiguiente de stierro en Babilonia. 5-6). En este primer miércoles de Adviento. está impregnada del re cuerdo amoroso de Sión. 6). que ha quedado como una vergüenza indel eble en la historia de la humanidad. Es ca si la anticipación simbólica de los campos de concentración. la ciudad perdida pero viva en el corazón de los desterrados. la voz y las lágrimas. La lengua es necesaria para el cantor. En sus palabras. vv. el salmista se refiere a la mano. La primera parte del Salmo (cf. Juan Pablo II y S.S. vigilancia y oración como preparación para la Navidad. 5) po r el dolor. marcado por una profunda nost algia por lo que se había perdido. que se ha hecho célebre en la v ersión latina de su inicio.S. el paladar. En . v. La mano es indispensable para el músico que toca la cítara.. tiempo litúrgico de silencio.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. v. por el contrario. con sus ríos y canales. Se trata de un canto nacional de dolor. entre otras causas porque las cítaras están colgadas de los sauces. 2. la lengua. en los que el pueblo judío en el siglo que ac aba de concluir sufrió una operación infame de muerte. que regaban la llanura de Babilonia. Benedicto XVI M MMA AAR RRT TTE EES SS I IIV VV BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 30 de noviembre de 2005 Salmo 136 JUNTO A LOS CANALES DE BABILONIA 1. Super flumina Babylonis. pero está paralizada (cf. 1-4) tiene como telón de fondo la tierra del d estierro. Esta apremiante invocación al Señor para que libre a sus fieles de la esclavitud bab ilónica expresa también los sentimientos de esperanza y espera de la salvación con los que hemos ini ciado nuestro camino de Adviento. La segunda parte del Salmo (cf. vv. meditamos el salmo 136. pero está pegada al paladar (cf. acaecida en el año 586 a. El texto evoca la tragedia que vivió el pueblo judío durante la destrucción de Jerusalén. sede de los judíos deportados.

para divertirlos" (cf. que es el árbitro último de la historia. por encima de los graves acentos que a veces asume. v. sabrá comprender y acoger según su jus ticia también el grito de las víctimas. Dios.vano los verdugos babilonios "los invitan a cantar. 3-4). Los "cantos de S ión" son "cantos del Señor" (vv. Vamos a utilizar una meditación de san Agustín sobre este salmo. Sólo pueden elevarse al cie lo en la liturgia y en la libertad de un pueblo. 3). no son canciones folclóricas. 3. para espectáculo. En ella el gran Pad re de la Iglesia introduce una nota sorprendente y de gran actualidad: sabe que incluso entre los habitantes de Página 128 de 146 .

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. en la medida que les es posible en las circunstancias en que viven. Juan Pablo II y S.. 136. aunque no comparten la fe bíblica.. sino que también lo vivamos: esto se hace con una aspiración profunda del corazón. Y él dice que incluso entre los perseguido res.. es necesario que no sólo cantemos lo que dice el Salmo. (. de modo adecuado. Y con esta ape rtura de esperanza también para los babilonios como los llama Agustín . se encuentran personas con esa chispa. (. San Agustín lo dice con estas palabras: "Si somos ciudadanos de Jerusalén. y que también los que no conocen a Cristo sean tocados por su amor. donde no vivimos como ciudadanos sino como prisioneros. Pidamos al Señor que en todos nosotros se despierte este deseo. Dios no permitirá que perezcan con Babilonia. plena y reli giosamente deseoso de la ciudad eterna". es decir. con una especie de fe. algo eterno. pues los ha predestinado a ser ciudadanos de Jerusalén. 1-2: Nuova Biblioteca Agostiniana. viviendo en Babilonia. hacia Cristo. de forma que todos juntos estemos en peregrinación hacia la ciudad definitiva y la luz de esta ciudad brille también en n uestro tiempo y en . sino a p erseverar en el camino hacia Dios. para los que no conocen a Cristo. poniendo en esto toda su alegría. y a pesar de ello desean algo desconocido. en la confusión del mundo presente. y ni siquiera a Dios. de algo trascendente. Sólo con esta esperanza más grande podemos también transformar este mundo. no tengan su soberbia. esta apertura haci a Dios.) y debemos vivir en esta tierra. pp. por la que deben suspirar verdaderamente y hacia la cual deben dirigir todo esfuerzo" (Esposizioni sui Sal mi. entre los no creyentes. de algo más grande.S. se esfuerzan por garantizar la paz la paz temporal . están realmente en camino hacia la verdadera Jerusalén. Ahora bien. Y añade. sin alimentar en su corazón otra esperanza. 397.S. más aún.. Roma 1977. aunque no conocen la esperanza en la ciudad ete rna a la que aspiramos. de espe ranza. refiriéndose a la "ciudad terrestre llamada Babilonia": "Tiene personas que . impulsadas por el amor a ella. nos exh orta también a nosotros a no fijarnos simplemente en las cosas materiales del momento presente. Y vemos que s e esfuerzan al máximo por ser útiles a la sociedad terrena. su l ujo caduco y su irritante arrogancia. XXVIII. Benedicto XVI Babilonia hay personas comprometidas en favor de la paz y del bien de la comunid ad. 399). Llevan en sí mismos una chispa de deseo de algo desconocido. si se comprometen con conci encia pura en este esfuerzo.) Ve su esclavitud y les mostrará la otra ciudad. sin buscar nada más. pero con tal de que. en esta Babilonia. Con esta fe también en una real idad desconocida. de una verdadera redención.

por lo menos. sede de la presencia del Señor y de su encuentro con el pueblo de los fieles. aunque probablemente fue compuesto en una época p osterior. atribuido por la tradición judía al rey David. teniendo como referencia el santuario de Sión. Alza su voz en el marco de la asamble a del templo o. Página 129 de 146 . El himno de acción de gracias que acabamos de escuchar.nuestro mundo BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 7 de diciembre de 2005 Salmo 137 HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS DE UN REY 1. comienza con un canto personal del orante. y que constituye el sal mo 137.

Dios había infundido valor al a lma turbada (cf. v. y estoy también con el humillado y abatid o de espíritu. 5). El original hebreo habla literalmente del Señor que "agita la fuerza en el alma" d el justo oprimido: es como si se produjera la irrupción de un viento impetuoso que barre las dudas y los temores. infunde una energía vital nueva y aumenta la fortaleza y la confianza. pero "se fija en el humilde" con afecto. Después de esta premisa. de los últimos. v.S. Así se descubre que Dios. son el fundamento de toda confianza y de toda esperanza (cf. 4. 3. y sus virtudes de fidelidad y misericordia. el salmista ensancha su mirada al mundo e imagina que su testimonio abarca todo el horizonte: "todos los reyes de la tierra". es "sublime" y trascendente. la futura Iglesia universal. Después de este llamamiento. sino también a to dos nosotros. a los responsables de las nac iones. 2): en él canta ante Dios. aparentemente personal. Juan Pablo II y S. s ignos de la alianza con su pueblo. se asocian al orante en una alabanza común en honor de la grandeza y el poder soberanos del Señor (cf. 4-6). no sólo de aquel tiempo sino también de todos los tiempos. con dimensión mundial. Por consiguiente.S. a las víctimas. sus proyectos de salvación y su revelación. para avivar el ánimo de los humillados"" (Is 57. 2. v. pero que también está a la escucha en el espacio terreno del templo (cf. Esto se da a conocer a todos los reyes. a los humildes. 2). que está en los cielos con su corte de ángeles. es decir. Este contenido tiene como primer tema la "gloria" y los "caminos del Señor" (cf. 15). 1). 6). ciertamente. v. "así dice el Excelso y Sublime. v. v. El orante tiene la certeza de que el "nombre" del Señor. vv. Dios opta por defender a los débiles.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. para que sepan cuál debe ser su opción en el gobierno de las nacion es. porque también nosotros debemos saber qué opción hemos de tomar: ponernos del lado de los hum ildes. el orante vuelve a la alabanza per . Benedicto XVI En efecto. al día del sufrimiento: la vo z divina había respondido entonces al clamor del fiel angustiado. mientras que aleja de su rostro al soberbio como señal de rechazo y de juicio (cf. 3). en u na especie de adhesión universal. no sólo se dice a los reyes y a todos los gobiernos. Naturalmente. es decir. Aquí la mirada se dirige por un instante al pasado. de los pobres y los débiles. El contenido de esta alabanza coral que elevan todos los pueblos permite ver ya a la futura Iglesia de los paganos. el salmista afirma que "se postrará hacia el santuario" de Jerusalén (cf. para avivar el espíritu de los abatidos. su realidad personal viva y operante. Como proclama Isaías. el que mora por siempre y cuyo nombre es Santo: "En lo excelso y sagrado yo moro.

Debemos tener la seguridad de que. como sabemos también nosotros. una última y apasionad a profesión de confianza en Dios porque su misericordia es eterna. de modo sintético. de la "ira del enemigo" (v. Se habla. Sal 137. Pero él sabe. "No abandonará la obra de sus manos". por más pesadas y tempestuosas que sean las pru ebas que debamos Página 130 de 146 . Las palabras conclusivas del Salmo son. 78). 7). Y también nosotros debemos vivir siempre con esta confianza. una especie de símbolo de todas las hostilidades que puede afrontar el justo durante su camino en la historia. que el Señor no lo abandonará nunca y que extenderá su mano para soste nerlo y guiarlo. Con una mirada que se dirige hacia el futuro de su vida. v. con esta certeza en la bondad de Dios. Y todos nosotros oramos así juntamente con el orante de aquel tiempo.sonal (cf. es decir. por tanto. 8). implora una ayuda de Di os también para las pruebas que aún le depare la existencia. su criatura (cf.

Cántico Ap 4. Señor. 48). 5. "Por más grande que sea nuestra admiración por ti.S. Una última cita de san Efrén: "Que te alaben todos los que comprenden tu verdad" (Inni sulla Fede. 11: ib. y este es un motivo ulterior de nuestra confianza: que Dios tiene el poder de la misericordia y usa su poder para la misericordia. nunca caeremos fuera de las manos del Señor. el gran san Efrén el Sirio (siglo IV). Benedicto XVI afrontar. porque eres tod opoderoso" (Inni sulla Natività. Como confesará san Pablo. autor de textos de extraordinaria elevación poétic a y espiritual. 14: ib. 27). 11. las manos que nos han creado y que ahora nos siguen en el itinerario de la vida. Así hemos orado también nosotros con un salmo de alabanza. 7: L'arpa dello Spirit o. nunca estaremos abandonados a nosotros mismos.. canta san Efrén en un himno (Inni sulla Verginità. y en otro: "Alabanza a ti. para quien todas las cosas son fáciles. él mismo la llevará a su cumpl imiento" (Flp 1. tu gloria supera lo que nues tra lengua puede expresar". de acción de gracias y d e confianza. p. p. 12 HIMNO A DIOS CREADOR (Ver Martes I o II) Página 131 de 146 . p.S. Juan Pablo II y S. 6). 5. "Aquel que inició en vosotros la obra buena.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Roma 1999. Ahora queremos seguir entonando este himno de alabanza con el testimonio de un c antor cristiano. 66).. 9-10.

escritor crist iano del siglo V . como decíamos.S. En . Hoy reflexionaremos sobre la primera parte de la composición (cf. sobre las primeras dos estrofas. Juan Pablo II y S. su mirada sobre el mal es severa.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. 1-6). El mensaje fundamental que nos transmite es muy claro: Dios lo sabe todo y es tá presente al lado de sus criaturas. la liturgia de las Vísperas cuyos salmos y cánticos estam os meditando nos propone la lectura de un himno sapiencial de gran belleza y fuerte impacto e motivo: el salmo 138. LXXV. 2.I TODO ESTÁ PRESENTE A LOS OJOS DE DIOS 1. capaz de abarcar tod o el ser y toda la historia. El vigor de las imágenes y de las expresiones tiene como finalidad la celebración de l Creador: "Si es notable la grandeza de las obras creadas afirma Teodoreto de Ciro. 115). que exaltan respectivamente la omnisciencia de Dios (cf. 1-12). que no pueden sustraerse a él. habland o en el Areópago de Atenas. Con su meditación el salmista desea sobre to do penetrar en el misterio del Dios trascendente. el elemento fundamental es una presencia salvífica. 7-12). con la cita de un poeta griego: "En él vivimos. p. Es prácticamente el escenario espiritual al que alude san Pablo. ciertamente. c omo la de un inspector. es de cir. 28). pues no puede quedar indiferente ante él. vv. 1-6) y su omnipresencia en el espacio y en el tiempo (cf. En dos etapas distintas. Benedicto XVI M MMI IIE EER RRC CCO OOL LLE EES SS I IIV VV BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 14 de diciembre de 2005 Salmo 138 . Pero su presencia no es agobiante. Sal 138. Roma 1988. pero cercano a nosotros. ¡cuánto más grande debe de ser su Creador!" (Discursos sobre la Providencia. nos movemos y existimos" ( Hch 17.S. El primer pasaje (cf. vv. Con todo. es la celebración de la omnis ciencia divina. vv. 3. 4: Collan a di Testi patristici.

como "sondear". el conocimiento bíblico supera el puro y simple aprender y comprender intelectivo. el Señor tiene intimidad con nosotros. l uego viene la dimensión horizontal. contienen una presencia activa de Dios. 7-12). introduce también la otra realidad en la que estamos in mersos: el tiempo. vv. se repiten los verbos de conocimiento. incl uso los más secretos. v. las tinieblas y el día (cf. es decir. El segundo pasaje de nuestro salmo (cf. 8). a continuación. en cambio. y llega hasta "e l confín del mar" Mediterráneo. hasta occidente (cf. "saber ". v. Todos los ámbitos del espacio. "comprender". En él se describe de modo muy vivo la ilusoria voluntad del hombre de sustraerse a esa presencia. está dedicado a la o mnipresencia divina. 9). que va desde la aurora. Como es sabido. Incluso la Página 132 de 146 . "penetrar". El salmista. 1 1-12). o sea. Ocupa todo el espacio: está ante todo el eje vertical "cielo-abismo" (cf. mientras pensamos y actuamos. "conocer". desde el oriente. es una especie de comunión entre el que conoce y lo cono cido: por consiguiente. representado simbólicamente por la noche y la luz.efecto. "distinguir". vv.

pp. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 28 de diciembre de 2005 Salmo 138 . grito: "Tanto saber me sobrepasa. mientras proclamo la victoria de la sabiduría del Creador y le canto himnos de alabanza. Comenzamos con una cita del escritor cristiano Teodoreto de Ciro. 10). quedé asombrado ante tan gran prodigio y. porque en defini tiva este es el tema del Salmo. quise sumergirme en la contemplación de mi naturaleza. fiesta litúrgica de los Santos Inocentes. en la que nadie puede acompañarnos.S. entrando hasta lo más íntimo de mí mismo y alejándome de los ruidos exteriores. El Señor no nos ab andona ni siquiera en la última noche. No nos abandona ni siquiera en las n oches más oscuras de nuestra vida. Después de contemplar en la primer . dado que no logré comprender este misterio . sino de apoyo y liberación. Nos acompaña incluso en esta última soledad de la noche de la muerte.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Dios está siempre con nosotros. está penetrada por la mirada y la epifanía del Señor del ser y del tiempo..II TODO ESTÁ PRESENTE A LOS OJOS DE DIOS 1. qu e infundiría temor. Roma 1988. Concluyamos con una reflexión del mismo autor. La bondad de Dios está siempre con nosotros. Así. en la que nos resulta difícil caminar y ver. en su IV Discurso sobre la Providencia divina. el contenido esencial de este sal mo: es un canto de confianza. Comentando el versículo 6.. los cristianos podemos tener confianza: nunca estamos solos. cuya lectura orante n os propone la liturgia de las Vísperas en dos etapas distintas. 4. v. Está presente incluso en los momentos más difíciles. En esta audiencia general del miércoles de la octava de Navidad. reanudamos nuestra meditación sobre el salmo 138. es sublime y no lo abarco". Teodoreto explica el pasaje dirigiéndose a la interioridad de su conciencia y de su experiencia personal y afirma: "Volviéndome hacia mí mismo. más aún. en la última soledad. LXXV. Su mano siempre está dispuesta a aferrar la nuestra para guiarnos en nuestro itinerario terreno (cf.S. en la noche de la muerte. reconozco mi derrota. Benedicto XVI oscuridad. Por consiguiente. en el que el orante exclama: "Tanto saber me sob repasa. 116-117). Por eso. Juan Pablo II y S. podemos comprender cuál es el contenido último. Reflexionando sobre estas cosas y pensando en la armonía entre la naturaleza morta l y la inmortal. es una cercanía no de juicio. es sublime y no lo abarco"" (Collana di Testi patristici.

a parte (cf. vv. 1-12)
al Dios omnisciente y omnipotente, Señor del ser y de la historia, ahora este himn
o sapiencial de
intensa belleza y pasión se fija en la realidad más alta y admirable de todo el univ
erso, el hombre,
definido como el "prodigio" de Dios (cf. v. 14). En realidad, se trata de un tem
a en profunda sintonía
con el clima navideño que estamos viviendo en estos días, en los que celebramos el g
ran misterio del
Hijo de Dios hecho hombre, más aún, hecho Niño por nuestra salvación.
Después de considerar la mirada y la presencia del Creador que se extienden por to
do el horizonte
cósmico, en la segunda parte del salmo que meditamos hoy, la mirada amorosa de Dio
s se fija en el ser
humano, considerado en su inicio pleno y completo. Aún es un ser "informe" en el s
eno materno:
algunos estudiosos de la Biblia interpretan la palabra hebrea que usa el salmo c
omo equivalente a
Página 133 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
"embrión", descrito mediante esa palabra como una pequeña realidad oval, enrollada,
pero sobre la cual
ya se posa la mirada benévola y amorosa de los ojos de Dios (cf. v. 16).
2. El salmista, para definir la acción divina dentro del seno materno, recurre a l
as clásicas imágenes
bíblicas, mientras que la cavidad generadora de la madre se compara a "lo profundo
de la tierra", es
decir, a la constante vitalidad de la gran madre tierra (cf. v. 15).
Ante todo, se utiliza el símbolo del alfarero y del escultor, que "forma", que pla
sma su creación
artística, su obra maestra, precisamente como se decía en el libro del Génesis con res
pecto a la creación
del hombre: "El Señor Dios formó al hombre con polvo del suelo" (Gn 2, 7). Luego vie
ne el símbolo
del "tejido", que evoca la delicadeza de la piel, de la carne, de los nervios "e
ntretejidos" sobre el
esqueleto.
También Job evocaba con fuerza estas y otras imágenes para exaltar la obra maestra q
ue es la persona
humana, a pesar de estar golpeada y herida por el sufrimiento: "Tus manos me for
maron, me plasmaron
(...). Recuerda que me hiciste como se amasa el barro (...). ¿No me vertiste como
leche y me cuajaste
como queso? De piel y de carne me vestiste y me tejiste de huesos y de nervios"
(Jb 10, 8-11).
3. Sumamente fuerte es, en nuestro salmo, la idea de que Dios ya ve todo el futu
ro de ese embrión aún
"informe": en el libro de la vida del Señor ya están escritos los días que esa criatur
a vivirá y colmará de
obras durante su existencia terrena. Así vuelve a manifestarse la grandeza trascen
dente del
conocimiento divino, que no sólo abarca el pasado y el presente de la humanidad, s
ino también el arco
todavía oculto del futuro. También se manifiesta la grandeza de esta pequeña criatura
humana, que aún
no ha nacido, formada por las manos de Dios y envuelta en su amor: un elogio bíbli
co del ser humano
desde el primer momento de su existencia.
Ahora releamos la reflexión que san Gregorio Magno, en sus Homilías sobre Ezequiel,
hizo sobre la
frase del salmo que hemos comentado: "Siendo todavía informe me han visto tus ojos
y todo estaba
escrito en tu libro" (v. 16). Sobre esas palabras el Pontífice y Padre de la Igles
ia construyó una original
y delicada meditación acerca de los que en la comunidad cristiana son más débiles en s
u camino
espiritual.
Y dice que también los débiles en la fe y en la vida cristiana forman parte de la ar
quitectura de la
Iglesia, "son incluidos en ella (...) en virtud de su buen deseo. Es verdad que
son imperfectos y
pequeños, pero, en la medida en que logran comprender, aman a Dios y al prójimo, y n

o dejan de
realizar el bien que pueden. A pesar de que aún no llegan a los dones espirituales
hasta el punto de abrir
el alma a la acción perfecta y a la ardiente contemplación, no se apartan del amor a
Dios y al prójimo,
en la medida en que son capaces de comprenderlo. Por eso, sucede que también ellos
, aunque estén
situados en un lugar menos importante, contribuyen a la edificación de la Iglesia,
pues, si bien son
inferiores por doctrina, profecía, gracia de milagros y completo desprecio del mun
do, se apoyan en el
fundamento del temor y del amor, en el que encuentran su solidez" (2, 3, 12-13:
Opere di Gregorio
Magno III/2, Roma 1993, pp. 79-81).
El mensaje de san Gregorio es un gran consuelo para todos nosotros que a menudo
avanzamos con
dificultad por el camino de la vida espiritual y eclesial. El Señor nos conoce y n
os envuelve con su
amor.
Página 134 de 146

Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas
meditados por S.S. Juan Pablo II y S.S. Benedicto XVI
BENEDICTO XVI
AUDIENCIA GENERAL
Miércoles 4 de enero de 2006

Cántico Col 1, 12-20
HIMNO A CRISTO, PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA
Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS
1. En esta primera audiencia general del nuevo año vamos a meditar el célebre himno
cristológico que
se encuentra en la carta a los Colosenses: es casi el solemne pórtico de entrada d
e este rico escrito
paulino, y es también un pórtico de entrada de este año. El himno propuesto a nuestra
reflexión, es
introducido con una amplia fórmula de acción de gracias (cf. vv. 3. 12-14), que nos
ayuda a crear el
clima espiritual para vivir bien estos primeros días del año 2006, así como nuestro ca
mino a lo largo de
todo el año nuevo (cf. vv. 15-20).
La alabanza del Apóstol, al igual que la nuestra, se eleva a "Dios, Padre de nuest
ro Señor Jesucristo"
(v. 3), fuente de la salvación, que se describe primero de forma negativa como "li
beración del dominio
de las tinieblas" (v. 13), es decir, como "redención y perdón de los pecados" (v. 14
), y luego de forma
positiva como "participación en la herencia del pueblo santo en la luz" (v. 12) y
como ingreso en "el
reino de su Hijo querido" (v. 13).
2. En este punto comienza el grande y denso himno, que tiene como centro a Crist
o, del cual se exaltan
el primado y la obra tanto en la creación como en la historia de la redención (cf. v
v. 15-20). Así pues,
son dos los movimientos del canto. En el primero se presenta a Cristo como "prim
ogénito de toda
criatura" (v. 15). En efecto, él es la "imagen de Dios invisible", y esta expresión
encierra toda la carga
que tiene el "icono" en la cultura de Oriente: más que la semejanza, se subraya la
intimidad profunda
con el sujeto representado.
Cristo vuelve a proponer en medio de nosotros de modo visible al "Dios invisible
" en él vemos el
rostro de Dios a través de la naturaleza común que los une. Por esta altísima dignidad
suya, Cristo
"es anterior a todo", no sólo por ser eterno, sino también y sobre todo con su obra
creadora y
providente: "Por medio de él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres
, visibles e invisibles
(...). Todo se mantiene en él" (vv. 16-17). Más aún, todas las cosas fueron creadas ta
mbién "por él y
para él" (v. 16).
Así san Pablo nos indica una verdad muy importante: la historia tiene una meta, un
a dirección. La

historia va hacia la humanidad unida en Cristo, va hacia el hombre perfecto, hac
ia el humanismo
perfecto. Con otras palabras, san Pablo nos dice: sí, hay progreso en la historia.
Si queremos, hay una
evolución de la historia. Progreso es todo lo que nos acerca a Cristo y así nos acer
ca a la humanidad
unida, al verdadero humanismo. Estas indicaciones implican también un imperativo p
ara nosotros:
trabajar por el progreso, que queremos todos. Podemos hacerlo trabajando por el
acercamiento de los
hombres a Cristo; podemos hacerlo configurándonos personalmente con Cristo, yendo
así en la línea
del verdadero progreso.
3. El segundo movimiento del himno (cf. Col 1, 18-20) está dominado por la figura
de Cristo salvador
dentro de la historia de la salvación. Su obra se revela ante todo al ser "la cabe
za del cuerpo, de la
Iglesia" (v. 18): este es el horizonte salvífico privilegiado en el que se manifie
stan en plenitud la
Página 135 de 146

Por consiguiente. como hemos dicho. "El que nos ha redimido no es un simple hombre comenta san Proclo . la comunión vital que existe entre la cabeza y los miembros del cuerpo. Si no se hubiera revestido de mí. que a nosotros se nos dona y comunica (cf. Al encarnarse en el seno de la Virgen. somos transformados interiormente. estamos ante la obra de Dios. Juan Pablo II y S. que ha realizado la Redención prec isamente por ser también hombre. entre Cristo y los cristianos. p. Es realmente el Dios con nosotros. E n su primera homilía sobre la Madre de Dios. que murió en el año 446. 19). presenta el misterio de la Redención como conse cuencia de la Encarnación. Con esta presencia vital. A este grandioso misterio de la Redención le dedicamos ahora una mirada contemp lativa y lo hacemos con las palabras de san Proclo de Constantinopla. 561). 28). En efecto dice san Proclo . Página 136 de 146 . I. La mirada del Apóstol se dirige hasta la últim a meta hacia la que. 4. a fin de llevarnos al reino de su Hijo querido. pero a la vez es también nuestro herma no. la "plenitud" de vida y de gracia que reside en C risto mismo. Dios se hizo hombre para salvarnos y así arrancarnos del poder de las tinieblas. pues tenía un cuerpo. Así se realiza la reco nciliación.S. Amén. En efecto. arrancándonos del límite de la muerte y del mal. v. como recuerda este hi mno de la carta a los Colosenses. pero tampoco era un Dios sin naturaleza huma na. Benedicto XVI liberación y la redención. Y vivir como c ristianos significa dejarse transformar interiormente hacia la forma de Cristo. reconciliados. Roma 1988. Es el Hijo de Dios. se vistió de condenado. no me habría salvado.S. es decir. y con esta cercanía nos comunica el don divino. la pacificación. es aquel que abre las puertas a la vida eterna. en el que Dios será "todo en todos" (1 Co 15. converge la historia: Cristo es el "primogénito de entre los mue rtos" (v. Allí se produjo el admirable intercambio: dio el espíritu y to mó la carne" (8: Testi mariani del primo millennio. salvador. María.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. este es el pleroma. 18). que nos h ace partícipes de la divinidad. pue s todo el género humano era esclavo del pecado. pacificados: esta e s una armonía de todo el ser redimido.

pues la realeza judía había acabado con el exilio de Bab ilonia en el siglo VI a. el refugio defensivo. sino del "Mesías" por excelencia. la liturgia prop one este canto subdividiéndolo en dos momentos.C. La primera parte (cf. como era el soberano . No se habla del "mesías" término hebreo para referirse al "consagrado". 1-2). El himno comienza con una bendición. 1). Sal 143. Precisamente porque este salmo es de época sucesiva. la liberación. cuya victor ia ya no es un acontecimiento bélico-político.S. 2. articulándolos en un nuevo pro yecto de canto y de oración. "hi jo de David. se siente débil y frági . También se utiliza la imagen marcial de Di os que adiestra a los fieles para la lucha a fin de que sepan afrontar las hostilidades del ambiente. 1-8) manifiesta. sino que representa la figura luminosa y gloriosa del Mesías. Benedicto XVI J JJU UUE EEV VVE EES SS I IIV VV BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 11 de enero de 2006 Salmo 143 . el escudo que mantiene alejado todo asalto del mal (cf. es decir. es la gracia amorosa. es fácil pensar que el rey exal tado no tiene ya los rasgos del soberano davídico. Juan Pablo II y S. que en la relectura cristiana tiene el rostro de Jesucristo. la característica literar ia de esta composición: el salmista recurre a citas de otros textos sálmicos. celebrado con una pequeña letanía de títulos salvíficos: es la roca segura y estable. Nuestro itinerario en el Salterio usado por la liturgia de las Vísperas llega a hora a un himno regio. vv.. de modo neto. Ante el Señor omnipotente el orante.I ORACIÓN POR LA VICTORIA Y POR LA PAZ 1. hijo de Abraham" (Mt 1. cuya primera parte se acaba de proclamar: en efecto.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. sino una intervención de liberación contra el mal. el salmo 143. pese a su dignidad regia. las fuerzas oscuras del mundo. con una exclamación de alabanza di rigida al Señor.S. es el alcázar protegido.

con las palabras de los sa lmos 8 y 38. inmerso en el flujo del tiempo que transcurre. Entonces surge la pregunta: ¿por qué Dios se interesa y preocupa de esta criatura tan miserable y caduca? A este interrogante (cf. orientados a celebrar la trascendencia del Rey supremo del ser. Los montes echan humo en erupciones volcánicas (cf. una profesión de humildad. 3) responde la grandiosa irrupción divina. como una sombra que pasa. lla mada "teofanía". débil e inconsistente. a la que acompaña un cortejo de elementos cósmicos y acontecimientos históricos. del universo y de la historia. Página 137 de 146 . del cual. v. 6). v. que se formula. En efecto. las "aguas caudalosas" del océano son símbolo del caos. siente que es "un soplo". 5).l. marcado por el límite propio de la criatura (cf. los rayos son como saet as que desbaratan a los malvados (cf. como decíamos. entonces. sin embargo. 4). Hace. v. Sal 14 3. 3.

si falta el conocimiento fundamental que da sen tido y orientación a todo: el conocimiento de Dios creador. Sí. inclina tu cielo y desciende". a veces peligrosos.. 74 omelie sul libr o dei Salmi. los cristianos. del mal que realmente se opone a Dios y a sus fie les. Dios ya no es.S. Para nosotros. y te has dignado tomar sobre ti la carne del hombre. para nuestra meditación. Estas palabras se dirigen al Hijo: "Señor. la parábola de la Encarnación de Dios. de la idolatría. Orígenes ve en la parábola de la oveja per dida. una representación concreta. a la que el pastor toma sobre sus hombros. has abajado el cielo y has extendido tu mano desde lo alto..Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. como en la filosofía anterior al cri stianismo. de la perversión moral. 7). Vale la pena meditar un poco estas palabras de Orígenes. que dicen "falsedades" y "juran en falso" (cf. según el estilo semítico. y muchos han creído en ti" (Orígenes Jerónimo. En esto nos diferenciamos de las fieras y de los demás animales. porque sabemos que tenemos nuestro Creador. sino una realidad. en amistad. ¿qué es el hombre para que te fijes en él ?"..S. cuyo comentario a este t exto ha llegado a nosotros en la versión latina de san Jerónimo. dijo el Eclesiastés". Benedicto XVI es librado el rey por obra de la misma mano divina (cf. el hombre no es nada. de que el hombre es capaz de la verdad. Pero vuelve entonce s la pregunta. En el fondo están l os impíos. su Creador. es importante que no nos olvidemos de Dios. todo es vanidad". 512-515). vv. y que son muchos. marcada por el asombro y la gratitud: ""Señor.. En nuestro tiempo. El cielo es él mismo y ha descendido en medio de nosotros. que dice: "No podrás salvar esta miseria que es el hombre. "El salmista habla de la fragilidad d el cuerpo y de la condición humana" porque "por lo que se refiere a la condición humana.. Milán 1993. mientras que ellos no lo s aben". Pero resulta n todos problemáticos. capaz de un conocimiento que se transforma en relación. Ahora. "Señor. "Vanidad de vanidades. Es gran felicidad para el hombre conocer a su Creador. una hipótesis. junto co n los demás conocimientos que hemos adquirido mientras tanto. Con razón. en la Encarn .. pp. 7-8). Has descendido. 4. consideraremos inicialmente la profesión de humil dad que el salmista realiza y acudiremos a las palabras de Orígenes. si tú mismo no la tomas sobre ti. Tu oveja perdida no podrá cur arse si no la cargas sobre tus hombros. inclina tu cielo y desciende". porque Dios "ha inclinado su cielo y ha descendido". Volvamos a Orígenes. Juan Pablo II y S. v. que ve la diferencia fund amental entre el hombre y los demás animales en el hecho de que el hombre es capaz de conocer a Dio s.

el conocimie nto de Dios se ha hecho realidad. a nosotros mismos. comunión. Dios hecho hombre . que partió de nuestro descubrimiento de que somos débiles y estamos lejos del esplendor divino. Demos gracias al Señor porque "ha inclinado su cielo y ha descendido". ha tomado sobre sus hombros nuestra carne y nos lleva po r los caminos de nuestra vida. que para los cristianos tiene el rostro amoroso de Jesucristo. El salmo.ación él descendió y tomó sobre sus hombros nuestra carne. Así. se ha hecho amistad. Página 138 de 146 . al final llega a esta gran sorpresa de la acción divina: a nuestro lado es tá el Dios-Emmanuel. hecho uno de nosotros.

2. vv. Jn 17. se comparan a árboles robustos. término que en el lenguaje bíblico no indica tanto la novedad exterior de las palabras. 11. v. es decir. un horizonte luminoso que se articula en una sucesión de escenas de vida social: también para nosotros pueden convertirse en auspicio de la creación de una sociedad más just a. Jesús. es decir. Tiene el tono de un himno. Los hijos. Con razón. al campo con sus frutos conservados en silos.II ORACIÓN POR LA VICTORIA Y POR LA PAZ 1. 9-15). En primer lugar está la familia (cf. la oración contribuye de modo esencial a hacer más sincero y fructífero el compromiso ecuménico común de las Iglesias y comunidades eclesiales. esperanza del futuro. es decir. Juan Pablo II y S. De la familia s e pasa a la vida económica. las hijas se presentan como columnas sólidas que sostienen el edificio de la casa. La mirada pasa luego a la ciudad. semejantes a las de un templo. con las praderas llenas d e rebaños que pacen. y también en este segundo movimiento del salmo entra en escena la figura del "Ungido". v. la escena que dominará el canto estará marcada por la prosperidad y la paz. En efecto. desaparecen para siempre las "b . la "paz" mesiánica.S. Pero después de este aspecto negativo se presenta. vv. cuanto la plenitud última que sella la esperanza (cf. 11) . el cántico se define como "nuevo". 3. Por esto. En este encuentro queremos reanudar la meditación sobre el salmo 143. los símbolos típicos de la era mesiánica. 13-14). 12). con un espacio mucho mayor. la del nuevo mundo feliz que está a punto de llegar. expresiones que aluden a la idolatría (cf. se canta la meta de la historia. 21). que el sal mista describe como "falsedades" y "jurar en falso". que por f in goza del don valioso de la paz y de la tranquilidad pública. 9).Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. v. que la litur gia de las Vísperas nos propone en dos momentos distintos (cf. Benedicto XVI BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 25 de enero de 2006 Salmo 143 . que atrae a todos hacia sí para hacer de todos " uno" (cf. Concluye hoy la Semana de oración por la unidad de los cristianos.S. a toda la comunidad civil. Esta es la verdadera shalom. Así pues. del "Consagrado" por excelencia. con los bueyes que avanzan en los campos fértiles (cf. En efecto. en la que por fin callará la voz del mal. que se basa en la vitalidad de la generación. durante la c ual hemos reflexionado en la necesidad de pedir constantemente al Señor el gran don de la un idad plena entre todos los discípulos de Cristo. 1-8 y vv. la dimensión positiva.

v. Sólo un pueblo que conoce a Dio s y defiende los Página 139 de 146 . pero posible. que implican saqueos y deportaciones. Sin embargo. de las víctimas. poniéndose de parte del Dios del amor y de la justicia. se encomienda a la obra del M esías y también a la de su pueblo. Todos juntos. 14) . de la violencia. acaban las "i ncursiones". hay que hacer una opción. la condición de todos los demás bienes. Este retrato de un mundo diverso. debemos trabajar por este p royecto de armonía y paz. de los heridos. ya no se escucha el "gemido" de los desesp erados. de la guerra. por último. cesando la acción destructora del odio. Por esto el Salmo concluye con las palabras: "Dichoso el pueblo cuyo Dios es el Señor". Dios es el bien de los bienes.rechas" que los invasores abren en las murallas de las plazas durante los asaltos. y. 4. bajo la guía del Mesías Cristo. triste legado de las guerras (cf. de los huérfanos.

canta realmente el "cántico nuevo". puede entonar c on el salmista el "cántico nuevo". Esposizioni sui s almi. Juan Pablo II y S.S. a cantar con los sentimientos de Cristo. La caridad es la plenitud de la ley. contribuyendo así a la paz y a la armonía del mundo (cf. 16: Nuova Biblioteca Agostiniana. Benedicto XVI valores espirituales y morales puede realmente ir hacia una paz profunda y conve rtirse también en una fuerza de paz para el mundo. los diez mandamientos. 10b-12a EL JUICIO DE DIOS (Ver Jueves I o II) Página 140 de 146 . para los demás pueblos.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. capaz de crear también un "mundo nuevo". interpreta también las palab ras: "tocaré para ti el arpa de diez cuerdas". Y. p. Leyendo este salmo. L a caridad que nos une a los sentimientos de Cristo es el verdadero "cántico nuevo" del "hombre n uevo". 12. por tanto. 17-18. Este salmo nos invita a cantar "con el arpa de die z cuerdas" con corazón nuevo. estas diez cuerdas. Qu ien vive los mandamientos como dimensión de la única caridad. El arpa de diez cuerdas es para él la ley compendiada en los diez mandamientos. Cántico Ap 11. Y. sólo resuenan bien si vibran con la caridad del corazón. a vivir los diez mandamien tos en la dimensión del amor. 143. de estos diez mandamientos.S. a la novedad misma que es Cristo y su Evangelio. Es lo que nos recuerda san Agustín. Viene espontáneamente a la mente la referencia a la nueva alianza. XXVIII. lleno de confianza y esperanza. Roma 1977. Pero debemos encontrar la clave correcta de estas diez cuerdas. como dice san Agustín. 677).

el cual no es indiferente ante la historia humana. Ahora reflexionaremos en la primera parte.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. al que se invoca y describe como "rey" (c f. es decir. 95. su presencia personal eficaz y trascendente. que cor responde a los versículos 1-13. Este salmo es un canto elevado al Señor. situado precisamente en el centro de la composición . a "todas las generaciones" y a "todos los siglos". Sal 46. Benedicto XVI V VVI IIE EER RRN NNE EES SS I IIV VV BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 1 de febrero de 2006 Salmo 144 . Sal 14 4. se dirige la . a fin de qu e cumpla la voluntad salvífica divina. que arranca el mal del mundo y establece en él la "gloria" del Señor. "reino" (cf. 1). con respecto a ella tiene el deseo de realizar con nosotros y por nosotros un pr oyecto de armonía y paz. una representación divina que aparece con frecuencia en otros salmos (cf. 92. que será central también en la predicación de Crist o. Más aún. Acabamos de orar con la plegaria del salmo 144. al contrario. Para llevar a cabo este plan se convoca también a la humanidad entera.S. 2. una gozosa alabanza al Señor qu e es ensalzado como soberano amoroso y tierno. Sabemos que este simbolismo regio. Hacia este corazón del Salmo. que corresponden también a los dos movimientos poét icos y espirituales del mismo salmo. es la expresión del proyecto salvífico de Dios. preocupado por todas sus criaturas. Una acción universal. el centro espiritual de nuestro canto está constituido precisamente por una celebración intensa y apasionada de la realeza divina. y 98). En ella se repite cuatro veces como para indicar los cuatro puntos cardinales del ser y de la historia la palabra hebrea malkut. La liturgia nos propone este himno en dos momentos distintos. 11-13). Sal 144.I HIMNO A LA GRANDEZA DE DIOS 1.S. Juan Pablo II y S. una voluntad que se extiende a todos los "hombres".

11). que se hace portavoz de todos los fieles y quisier a ser hoy el portavoz de todos nosotros. que tiene para nosotros un plan. Este "reino" no consiste en poder y dominio. "hazañas". que proclama la intervención de Dios e n la historia humana para llevar a toda la realidad creada a una plenitud salvífica.alabanza orante del salmista. "fuerza". Nosotros no estamos a merced de fuerzas oscuras. poderoso y amoroso. "gracia". En efecto. la oración bíblica más elevada es la celebración de las obras de salvación que revelan el amor del Señor con respecto a sus criaturas. "bondad" y "ternura". que se manifiesta en su actuación histór ica: en concreto se habla de "obras". en forma de letanía. "paci encia". 1-2). un "reino" por instaur ar (cf. "maravillas". como por desgr acia sucede a Página 141 de 146 . su persona (cf. vv. 3. En este salmo se sigue exa ltando "el nombre" divino. "justicia". sino que depend emos de la acción del Señor. triunfo y opresión. v. es decir. "grandeza". ni vivimos de forma solitaria nuestra libertad. "misericordia". Es una especie de oración.

y en otro pasaje añade: "Su misericordia es superior a todas sus obras". 8. cuando nos dice sencillamente que es Amor: "Deus caritas est" (1 Jn 4. este poder es superado por la grandeza de la misericordia. Juan Pablo II y S. (. Milán-Roma 1996. por tu bondad". 4-5: Discursos 1-62 bis. 4. cuando dijo: "El Señor. la grande..Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. llena el cielo y llena la tierra. 16). Así decimos también nosotros al Señor: "Misericordia. que lo divide en dos partes. de bondad. 3)" (42. asignó todo el tiempo del hombr e a la tregua de la penitencia.S. BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 8 de febrero de 2006 Salmo 144 . siempre dispuesto a perdonar y ayudar. con las que el Señor nos da una certeza para nuestra vida. sino que es la sede de una manifestación de piedad. 29 9. Estas palabras evocan la presentación que hizo Dios de sí mismo en el Sinaí. Dios mío dice por tu bondad" (Sal 50. tardo a la cólera y rico en amor y fi delidad" (Ex 34. Benedicto XVI menudo en los reinos terrenos.. A este propósito. que nos muestran a un Dios "l ento a la cólera y rico en piedad". san Pedro Crisólogo (380 ca. que reservó cualquier juicio para el último día.) Precisamente por eso.II HIMNO A LA GRANDEZA DE DIOS 1. de ternura. En efecto. Dios misericordioso y clemente. Siguiendo la liturgia. 450 ca..) Precisamente por eso. La síntesis de este retrato divino se halla en el versículo 8: el Señor es "lento a la cólera y rico en piedad". La miseri cordia. de gracia. 1.) en el Segundo discurso sobre el ayuno: ""Son grandes las obras del Señor". de justicia. volvemos a reflexionar so . Pero esta grandeza que vemos en la grandeza de la cr eación. Aquí tenemos una preparación de la profesión de fe en Dios que hace el apóstol san J uan. el profeta dijo: "Son gr andes las obras de Dios". 9).S. Scrittori dell area santambrosiana. un texto hermosísimo: "el Señor es bueno con todos. Además de reflexionar en estas hermosas palabras. Dios mío. generos a y única misericordia de Cristo. (. centramos también nuestra atención en el siguiente versículo.. pp. palabras de consue lo. el Señor. Se trata de palabras que conviene meditar. como se reafirma en repetidas ocasiones a lo lar go de los versículos que contienen la alabanza. confía plenamente en la misericordia el profeta que no confiaba en su propia justicia: "Misericordia. 301). 6). es cariñoso con todas sus criaturas" (v. hermanos.

como a veces puede suceder en el ejercicio del poder humano. Ahora queremos meditar en la segunda sección de este salmo: son los versículos 14-21. por los pobres y los débiles. la ternura. implicando a todas las criaturas. Página 142 de 146 . Allí se exaltaban la piedad. que recogen el tema f undamental del primer movimiento del himno. Ahora el salmista centra su atención en el amor que el Señor siente. Dios expresa su realeza mo strando su solicitud por las criaturas más frágiles e indefensas. la fidelidad y la bondad divina. que se e xtienden a la humanidad entera. en particular. un canto admirable en honor del Señor. rey amoroso y solícito con sus criaturas.bre el salmo 144. La realeza divina no es lejan a y altanera.

Es una especie de canto perenne que se debe elevar desde la tierra hasta el ciel o. el salmista concluye el himno de la misma forma en que lo había comenzado: invi tando a alabar y bendecir al Señor y su "nombre". corre con fuerza y . a los que define con divers as expresiones. una representación del verdadero creyente. Por eso. 18). más aún. lo "busca" en la vida "sinceramente" (cf. v. En efecto. El salmista se pone de parte de los beneficiados. los eclesiásticos y los laicos por la sabiduría de su discernimiento. que es signo de la grandeza amorosa del Señor. por ejemplo. por siempre ja más" (v. 19). Esta frase. No te desalientes. v. la utilizaba con frecuencia Barsanufio de Gaza. Así. E ste "invoca" al Señor con una oración confiada. 1). a un discípulo que le expresaba el deseo "de buscar las causas de las diversas tentaciones que lo habían asaltado". respetando su voluntad y obedeciendo su palabra (cf. 3. es decir. v. fuente de paz. Para concluir nuestra reflexión.S. En este punto aflora a los labios del orante la profesión de fe en las dos cualida des divinas por excelencia: la justicia y la santidad. Expresan la justicia que quiere salvar y librar del mal. pero sobre todo lo "ama". en la práctica. lo que debes hacer es invocar el nombre de Jesús: "Jesús ayúdame" y él te escuchará porque "cerca está el Señor de los que lo invocan". En consecuencia. 17). en especial. los seres viv os se dirigen al Señor casi como mendigos hambrientos y él. su persona viva y santa. un asceta que murió hacia mediados del siglo VI. y la fidelidad. con la seguridad de que será acogido bajo el manto de su protección y de su intimidad (cf. no tema s para nada las tentaciones que han surgido contra ti para probarte. son términos que constituyen. Así. 4. de los que lo invocan sinceramente" (v. Juan Pablo II y S. 15). es santo en todas sus acciones" (v. Dios es ante todo un Padre que "sostiene a los que van a caer" y l evanta a los que ya habían caído en el polvo de la humillación (cf. 21). "te me" a su Dios. al que buscaban los monjes. v. invitando a todas las criaturas marcadas por el don de la vida a asociarse a la alabanza orante del fiel: "Todo viviente bendiga su santo nombre. alegría y salvación. como padre solícito.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. al contrario. v. 20).S. no te esfuerces por averiguar de qué se trata. "El Señor es justo en todos sus caminos. volvamos al consolador versículo que dice: "Cerc a está el Señor de los que lo invocan. Benedicto XVI 2. es la celebración comunitaria del amor universal de Dios. Barsanufio le respondió: "Hermano Juan. les da el alimento que necesitan para vivir (cf. que actúa y salv a en el mundo y en la historia. En hebreo se usan dos adjetivos típicos para ilustrar la alianz a establecida entre Dios y su pueblo: saddiq y hasid. porque el Señor no permitirá qu e caigas en ellas. cuando te venga una de esas tentaciones. 14).

Jesús. Epistolario. mantener el contacto vivo con el S eñor. Roma 1991.llegarás a la meta. debe os reaccionar de forma positiva: invocar al Señor. Y estas palabras de ese antiguo Padre valen también para nosotros. no debemos simplemente hacer una reflexión teórica ¿de dónde vienen? . si corremos con fuerza . porque está cerca de los que lo buscan. XCIII. Más aún. 109). nuestro Señor. también nosotros llegaremos a la meta de nuestra vida. Página 143 de 146 . En nuestras dif icultades. en nuestro Señor Jesucristo" (Barsanufio y Juan de Gaza. 39: Colección de Textos Patrísticos. problemas y tentaciones. Y estemos seguros de que él nos es cucha. p. como dice este Padre. No nos desanimemos. ayúdame". debemos invocar el nombre de Jesús: "Jesús.

S.S. 3-4 CANTO DE LOS VENCEDORES (Ver Viernes I o II) Página 144 de 146 . Benedicto XVI Cántico Ap 15.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. Juan Pablo II y S.

Es un canto que revela con acierto la espiritualidad de los anawim bíblicos. Lc 1.". Mi Salvad or. El primer movimiento del cántico mariano (cf.. la oración y la contemplación... En efecto. Al terminar la peregrinación por esos textos. Mi espíritu.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S.. Escuchamos precisamente la voz de la Virgen que habla así de su Salvador. es de cir.. Así pues. 2. el alma de la oración es la celebración de la . mi amado predecesor el inolvidable Papa Juan Pablo II. en gr iego tapeinosis. hace exactamente ci nco años. que acabamos de escuchar cantado por el coro de la Capilla Sixtina. de los fieles que se reconocían "pobres" no sólo por su alejamiento de cualquier tipo de idolatría de la ri queza y del poder. Est e gran Papa quiso recorrer en sus catequesis toda la secuencia de los salmos y los cánticos que cons tituyen el entramado fundamental de oración de la liturgia de las Laudes y las Vísperas..S. que ha hecho obras grandes en su alma y en su cuerpo. que ha sido como un viaje al jardín fl orido de la alabanza. 46-50) es una especie de vo z solista que se eleva hacia el cielo para llegar hasta el Señor. 46-55).S. Hemos llegado ya al final del largo itinerario que comenzó. abierto a la irrupción de la gracia divina salvadora.. sino también por la profunda humildad de su corazón.. conviene notar que el cántico está compuesto en primera persona: "Mi alma.. rechazando la tentación del orgul lo. En efect o. está marcado por esta "humildad". hoy reflexionaremos sobre el Cántico con e l que se concluye idealmente toda celebración de las Vísperas: el Magníficat (cf. Me felicitarán. en la primavera del año 2001. la invocación. Lc 1. que indica una situación de humildad y pobreza concreta. Benedicto XVI M MMA AAG GGN NNI IIF FFI IIC CCA AAT TT BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL Miércoles 15 de febrero de 2006 Cántico de la Santísima Virgen María ALEGRIA DEL ALMA EN EL SEÑOR 1. Ha hecho obras grandes por mí. todo el Magníficat.. Juan Pablo II y S.

convirtiénd ola en la Madre del Señor. el eva ngelio de san Lucas tiene siete verbos en aoristo. porque la Virgen Madre es consciente de que tiene una misión que desempeñar en favor de la humanidad y de que su historia personal se inserta en la historia de la salvación. Pero este testimonio personal no es solitario e intimista. Con esta alaba nza al Señor. por consiguiente. en su "fiat" y así en la figura de Jesús nacido de la Virgen.gracia divina. 5155). En el original griego. que indican otras tantas acciones que el Señor real iza de modo permanente Página 145 de 146 . Así puede decir: "Su misericordia llega a sus fieles de generación en generación" (v. que. la alegría. como si a la voz de María se uniera la de la comunidad de los fieles que celebran las sorprendentes elecciones de Dios. En este punto se desarrolla el segundo movimiento poético y espiritual del Magníf icat (cf. encuentran la misericordia de Dios. Tiene una índole más coral. vv. 50). 3. la Virgen se hace portavoz de todas las criaturas redimidas. que ha irrumpido en el corazón y en la existencia de María. la alabanza. puramente individualista. La estructura íntima de su canto orante es. fruto de la gratitud. la acción de gracias.

como María. dispersa a los soberbios.. a los ricos los des pide vacíos.. 32). Benedicto XVI en la historia: "Hace proezas.. invitado a no temer. Lc 12. p. porque. Acojamos ahora la invitación que nos dirige san Ambrosio en su comentario al te xto del Magníficat. 169). según la carne. y a un solo Señor.. Se trata del "pequeño rebaño". cada uno debe tener el espíritu de María para alegrarse en Dios. los que tienen hambre. Pidamos al Señor que nos ayude a alabarlo con el espíritu y el alma de María. nos invita a hacer que el Señor enc uentre una morada en nuestra alma y en nuestra vida. XI. El alma de María proclama la grandeza del Señor. este cántico nos invi ta a unirnos a este pequeño rebaño. Su proyecto a menudo está oculto ba jo el terreno opaco de las vicisitudes humanas. enaltece a los humildes.. 26-27: SAEMO. 2. auxilia a Israel".. "los humildes. En este estupendo comentario de san Ambrosio sobre el Magníficat siempre me impres ionan de modo especial las sorprendentes palabras: "Aunque. a ser realmente miembros del pueblo de Dios con pureza y sencillez d e corazón. y su espíritu se ale gra en Dios.. según la fe todas las almas engendran a Cristo. Milán-Roma 1978.. fieles a su palabra. interpretando las palabras de la Virgen misma.. Aunque. también d ebemos llevarlo al mundo.. está f ormada por los que son "pobres". sólo hay una madre de Cristo. Así el santo doctor. En estas siete acciones divinas es evidente el "estilo" en el que el Señor de la h istoria inspira su comportamiento: se pone de parte de los últimos.. los podero sos y los ricos".. pues cada una acoge en sí al Verbo de Dios" . a los hambrientos los colma de bienes... de forma que también nosotros podamos engendrar a Cristo para nuestros t iempos. se gún la carne.Los salmos y cánticos de la Liturgia de las Vísperas meditados por S. pues cada una acoge en sí al Verbo de Dios. para mostrar quiénes s on los verdaderos predilectos de Dios: "Los que le temen". con amor a Dios. puros y sencillos de corazón. consagrada con el alma y el espíritu al Padre y al Hijo. en virtud del cual existen todas las cos as" (Esposizione del Vangelo secondo Luca.. sólo hay una madre de Cristo. en las que triunfan "los soberbios. según la fe todas las almas engendran a Cristo.S. derriba del trono a los poderosos. adora con devoto afecto a un solo Dios. está previsto que su fuerza secreta se revele al final.. porque al Padre le ha complacido darle su reino (cf. Así. es decir. y a llevar de nu evo a Cristo a nuestro mundo.. Juan Pablo II y S. Israel su siervo". Dice este gran doctor de la Iglesia: "Cada uno debe tener el alma de María para pr oclamar la grandeza del Señor... del que todo proviene. 4. Con todo.. la comunidad del pueblo de Dios que. No sólo debemos llevarlo en nuestro corazón. .S.

Página 146 de 146 .