4.

La evidencia y sus grados inferiores
La palabra evidencia deriva de ver; se extiende luego de la vista a
los demás sentidos, y por último a la inteligencia (la cual "ve" el ser).
Por tanto, la verdad (lógica) es una propiedad del juicio respecto
de la realidad. La certeza (subjetiva y también la formal) es un estado
del espíritu respecto de la verdad del juicio, real (en la formal), o
presunta (en la subjetiva). La evidencia es una propiedad del objeto -
mejor aún: del ente- respecto de una función de conocimiento
cualquiera.
Cuando hablamos de verdad evidente es que consideramos el
objeto conocido, o, mejor aún, el ente que se manifiesta claramente al
conocimiento.
La evidencia, en suma, es la patente manifestación del ser al
conocimiento, que arranca a éste un juicio innegable. Por tanto,
la evidencia no es un sentimiento subjetivo (como creen muchos que
la rechazan corno criterio de verdad). Siendo la revelación natural del
ser es el fundamento de la certeza verdadera y el auténtico criterio de
verdad.
324 JUAN ALFREDO CASAUBON NOCIONES GENERALES DE LÓGICA Y FILOSOFÍA 325

Los GRADOS INFERIORES A LA EVIDENCIA SON:
aprehensión de "quididades", ya sea en juicios (enunciaciones) tales
como los primeros principios.
a) Posibilidad: La posibilidad objetiva es la capacidad de llegar a 2) La evidencia mediata se da en lo intelectual, cuando
ser de un ente que aún no existe: un edificio de cien pisos en Buenos demostramos cierta verdad, razonando a partir de otra. Esta última debe
Aires es objetivamente posible; un círculo cuadrado es algo imposible: ser o inmediatamente evidente o ya demostrada.
no puede llegar a ser. Para que haya posibilidad objetiva se requiere: 1)
lo contradicción entre las notas que componen ese ente, o, si se quiere, la
5. El error
esencia de ese ente. 2) Existencia actual o futura de causas capaces de
darle el ser. Referida al juicio, la posibilidad es una propiedad de éste: El hombre a menudo se equivoca en sus juicios, aunque ello no
un espíritu que duda puede decir "Dios puede existir". El juicio de sea motivo para ponerlos a todos en duda. El error es alguna vez
posibilidad tiene una condición: que no sea un juicio intrínsecamente inevitable, en cada hombre, dada la constitución humana.
contradictorio. No hay término medio entre la posibilidad y la Lo falso es lo contrario de lo verdadero; si la verdad es el fin al
imposibilidad: la posibilidad lleva a la duda o a la sospecha; la que tiende la inteligencia, y es por tanto su bien, el error es su mal. El
imposibilidad conduce a una certeza negativa. error no es algo positivo (sí lo es el juicio erróneo); es una privación
b) Probabilidad: en el campo matemático es una relación entre el de perfección.
número de casos favorables y el número de casos posibles (1/4; 1/6; Un juicio es falso cuando no se adecua a lo real. Por tanto, el error
3/8). En el caso del dado, la probabilidad de sacar, por ejemplo, un 3 sólo existe en el sujeto al que afecta, en su acto de inteligencia juzgante;
es de 1/6. Con una moneda, la probabilidad de sacar "cara" es de 1/2. el error siempre es un accidente.
Cuando la relación es mayor de 1/2 el acontecimiento es "probable"
La verdad es adecuación del juicio a la cosa; el error, inadecuación.
en sentido propio. El juicio es entonces una "opinión". Pero las
probabilidades 1/1 ó 6/6 equivalen a la necesidad del acontecimiento. No es lo mismo el error que la ignorancia. En la ignorancia no se sabe;
Ya es más que probabilidad, hay certeza objetiva. En la "probabilidad" no hay juicio, mientras que en el error sí lo hay. Pero, como vimos, la
O el acontecimiento es imposible. ignorancia que se ignora a sí misma da lugar al error.
Fuera del caso matemático, la noción de probabilidad es más El error, pues, reside en el juicio: si la verdad (lógica) reside en el
confusa: se da probabilidad cuando hay razones fuertes a favor, pero juicio, y el error es lo contrario de la verdad, entonces el error debe estar
que no bastan para excluir la hipótesis opuesta. también en el juicio, porque los contrarios pertenecen al mismo género
e) Verosimilitud: No puede distinguirse de la probabilidad. La (vicio y virtud; audacia ciega y cobardía, etc.).
definición es fácil de dar: una cosa es verosímil cuando es semejante a Por tanto hay error cuando se afirma que es lo que no es o que no
otra que es verdadera (verosímil: semejante a lo verdadero). Pero la es lo que es. El error es un pre-juicio, en el sentido de un juicio dado
noción de semejanza, en estos casos, es muy vaga; y la verdad de una sobre algo, sin fundamento suficiente; dado más allá de lo que vemos o
cosa no permite afirmar absolutamente la verdad de otra "semejante", entendemos. Pero no todo prejuicio es falso: un juicio dado con
por las diferencias que las separan (ya que semejanza no es identidad). apresuramiento, sin ver suficientemente sus fundamentos, puede ser
Se vuelve, por tanto, al concepto (no matemático) de probabilidad. '
verdadero por accidente, por casualidad. 1
d) Evidencia: ya la definimos más arriba; pero hay dos tipos: Posibilidad del error: Si se emite un juicio falso, es que se cree 1
1) la evidencia inmediata; que es el tipo perfecto de evidencia; se saber cuando en realidad no se sabe; es que no se tiene conciencia: no 1
obtiene sin intermediarios, esto es, sin necesidad de razonar. Puede ser se ve. Por tanto, al error lo hacen posible: la ignorancia y la
evidencia inmediata sensible: por ejemplo, abrimos los ojos y vemos inconsciencia ("errare humanum est": el errar es humano, decían los
los colores, o evidencia inmediata intelectual, ya sea en la simple romanos). El conocimiento limitado del hombre lo hace caer en errores
SI se precipita.
326 JUAN ALFREDO CASAUBON

CAUSAS DEL ERROR

El error en sí mismo no tiene realmente causa porque no es algo
positivo, sino una privación (la falta de la verdad debida); manifiesta un
defecto de la inteligencia; defecto de conocimiento, de atención, de
conciencia (Verneaux).
Lo que sí requiere causa es el juicio erróneo, el juicio falso; es
decir, ese acto positivo (afirmación o negación) que está afectado por
esa privación, esa falta de rectitud que es el error. Y ese error del juicio, o,
mejor, ese juicio erróneo suele surgir impelido por la voluntad (movida
a su vez, quizá, por pasiones); voluntad que impulsa a la inteligencia a
dar su juicio sin que ésta haya visto aún su fundamento suficiente. Por
tanto, ¿todo error es voluntario? Sólo en cierto sentido, porque el error
nunca es querido en tanto error. Lo que se quiere no es el error, sino
pronunciar un juicio, incluso si su verdad no aparece evidente ni
demostrada, porque tal juicio pone fin a la duda, a la inquietud; o bien
por causa de soberbia o de vanidad o de ligereza en el que emite ese
juicio falso.
El error resulta, pues, de una precipitación en el juicio (en ese
sentido es un prejuicio: un juicio dado antes de lo que se debiera).