Hechos sociales

Los hechos sociales, de acuerdo a la sociología y la
antropología, son aquellas ideas reguladoras del
comportamiento humano que se generan a partir de la
sociedad y que son externas al individuo, coercitivas y
colectivas. Se trata, pues, de comportamientos y
pensamientos socialmente impuestos por la
colectividad.A saber:
a) Externos al individuo: El hecho social, viene desde
afuera del individuo. Actúa por tradición, repetición,
costumbre. Se da en sociedad o en grupo, no
individual.
b) Coercitivos: El hecho social es impuesto desde
afuera.
c) Colectivos: El hecho social es parte de la cultura de
la sociedad. Se diferencia de toda forma individual.

Este concepto fue acuñado por el sociólogo francés Émile
Durkheim en 1895, y supone una forma de modificación
de la interioridad de todo sujeto, forzándolo a sentir,
pensar y actuar de una manera determinada, afín a la
colectividad.
Un sujeto puede, sin embargo, oponerse a este mandato
colectivo, fortaleciendo así su interioridad y su
individualidad, como hacen los artistas. Sin embargo, la
ruptura con los hechos sociales puede traer consecuencias
en su contra, como la censura de los demás o, dependiendo
de la sociedad y del hecho, la reprobación y el castigo.
Tipos de hecho social
Un hecho social puede clasificarse conforme a tres
categorías:
• Morfológicos. Aquellos que estructuran la sociedad y
ordenan la participación de los individuos en sus diversos
ambientes.
• Instituciones. Hechos sociales contenidos ya en la
sociedad y que resultan parte reconocible de la vida en
ella.
• Corrientes de opinión. Obedecen a modas y
tendencias más o menos efímeras, o que cobran más o
menos fuerza de acuerdo al momento de la colectividad, y
empujan a la sociedad hacia una forma de subjetividad
respecto a algo.
Estos hechos sociales son siempre conocidos por todos los
miembros de la colectividad, compartidos o no, y éstos se
posicionan respecto a ellos, a favor o en contra, sin que
deban ser previamente discutidos de ninguna manera. De
esta manera se retroalimenta el proceso: los hechos
sociales influencian a la gente y la gente genera y
condiciona la dinámica social.
Por último, desde cierto punto de vista, todas las facetas de
la subjetividad humana: la lengua, la religión, la moral, las
costumbres, son hechos sociales que le brindan al
individuo una pertenencia a una colectividad.
El sociólogo Emilio Durkheim estudió y precisó el
concepto de hecho social, definiéndolo como aquellos
hechos que consisten en modos de actuar, de sentir y de
pensar, que se le imponen al individuo humano en forma
coactiva, siendo exteriores a sí mismo.

Los hechos sociales son conductas humanas habituales, no
dependientes de la constitución biológica ni psíquica de
las personas, sino de la sociedad que integran, que tiene
una existencia singular y propia.Si bien a la sociedad le
interesan todas las acciones de una persona, como dormir,
comer o hacer gimnasia, ya que se necesita que la
población esté sana psíquica y físicamente para que la
suma de los individuos saludables de por resultado un
conjunto social óptimo, esos hechos no pueden calificarse
como sociales, pues esos hechos no son impuestos (si lo
fueran sí serían hechos sociales, como por ejemplo cuando
se reúnen a comer un grupo de ejecutivos y lo hacen en
forma protocolar).Hecho social es lo que es realizado en
forma independiente de uno mismo, aunque se adhiera
conciente o inconcientemente a ellos. Son ejemplo de
hechos sociales, pagar impuestos, cumplir con un contrato,
cumplir los deberes conyugales o los paterno filiales.
Estos hechos que el individuo ejecuta los concibe como
obligatorios pues así ha sido educado, él no los ha
inventado. A un niño se le enseña a escribir, a leer, a ser
respetuoso, a comer con cubiertos, a que debe ir a la
escuela, que cuando sea mayor deberá trabajar, que debe
pagar lo que compra con dinero etcétera. Los hechos
sociales son impuestos por la sociedad para lograr que sus
miembros estén unidos por una similar forma de pensar y
de actuar. Cada hecho social es explicado por otro hecho
social que se constituye en su causa Al ser externos a los
individuos, los hechos sociales son calificados por
Durkheim, como cosas.

Ejemplos de hechos sociales
1. El aplauso luego de una función. La conducta social
aprobada y promovida luego de un acto de alguna
naturaleza es el aplauso colectivo, y es un ejemplo
perfecto y simple de hecho social. Las personas asistentes
sabrán cuándo aplaudir y cómo, sin que nadie se lo
explique en el momento, simplemente llevados por la
multitud. No aplaudir, en cambio, sería tomado por un
gesto de desprecio hacia el acto.
2. El persignarse de los católicos. Entre la comunidad
católica, la persignación es parte aprendida e impuesta del
ritual, que no sólo se lleva a cabo al final de la misa o en
los momentos indicados por el párroco, sino que además
tiene lugar en momentos clave de la vida cotidiana: en
presencia de una mala noticia, como gesto de protección
ante un evento impresionante, etc. Nadie debe indicarles
cuándo hacerlo, simplemente forma parte de un sentir
aprendido.
3. Los nacionalismos. El fervor patriótico, la devoción
por los símbolos patrios y otras conductas de amor a la
patria son fomentados abiertamente por la mayoría de las
sociedades, como respuesta a un patrón de opinión
subyacente de desprecio por lo propio. Ambas vertientes,
el chauvinismo (amor excesivo por lo nacional) o el
malinchismo (desprecio de todo lo nacional) constituyen
hechos sociales.
4. Las elecciones. Los procesos electorales son hechos
sociales fundamentales para la vida republicana de las
naciones, por lo que son impuestos por los gobiernos
como un hito de participación política a menudo
obligatoria. No participar en ellas puede, incluso si no
acarrea sanciones de tipo legal, ser reprobado por los
demás.
5. Las manifestaciones o protestas. Otra forma de
participación ciudadana organizada son las protestas, que a
menudo nacen de la percepción de un individuo o
colectivo menor y luego ascienden hasta movilizar y
fortalecer la sensación de comunidad de las masas, a veces
empujándolas a actos de temeridad (arrojar piedras a la
policía), exponerse a la represión o incluso violentar leyes
(como en los saqueos).
6. Las guerras y conflictos armados. Un importante
hecho social en la historia de la humanidad son las guerras
y los conflictos, desgraciadamente. Estos estados
transitorios de violencia alteran todo el aparataje social,
legal y político de las naciones y obliga a las sociedades a
comportarse de maneras determinadas: marciales y
restrictivas, como el ejército, o anárquicas y egoístas,
como en el caso de las poblaciones atrapadas en zona de
conflicto.
7. Los Golpes de Estado. Los cambios violentos de
gobierno son condiciones externas a los individuos que
imponen sin embargo determinados sentires, por ejemplo,
de alegría y alivio ante el derrocamiento de un dictador, de
esperanza ante la llegada al poder de un grupo
revolucionario, o de depresión y miedo cuando, cuando
inician gobiernos indeseados.
8. La violencia urbana. En muchos países de alto
margen de violencia criminal, como pueden ser México,
Venezuela, Colombia, etc. las altas tasas de actividad
delictiva constituyen un hecho social, ya que alteran el
modo en que sienten, piensan y actúan las personas, a
menudo empujándolas hacia posiciones más radicalizadas
y permitiendo linchamientos de delincuentes o actitudes
de igual violencia a la que rechazan.
9. La crisis económica. Los factores de crisis
económica, que alteran de manera drástica el modo en que
la gente se relaciona comercialmente, son hechos sociales
de profundo impacto en la emocionalidad (generando
depresiones, frustraciones, rabia), la opinión (se busca
culpables, surge la xenofobia) y el actuar (se vota por
candidatos populistas, se consume menos, etc.) de las
personas afectadas.
10. El terrorismo. La acción de células terroristas en las
sociedades organizadas tiene un efecto radicalizador
importante, que hemos presenciado en la Europa de inicios
del siglo XXI: el resurgimiento de los nacionalismos de
derecha, el miedo y desprecio por el extranjero, la
islamofobia, en fin, diversos sentires que le son impuestos
al individuo a partir no sólo de las acciones violentas de
los extremistas, sino de todo el discurso mediático tejido
alrededor.