¿Qué es la Justicia?

I. La justicia como problema de la solución de conflictos de
intereses o valores.
Al igual que Hans Kelsen yo estoy a favor que la Justicia es una manera de
tener un orden social, lamentablemente no podemos encontrar una respuesta
concreta de lo que es en sí “Justicia” ya que no existe por sí mismo una justicia
absoluta, es decir, si ponemos a contraposición dos valores contrarios en un caso
de dos personas, una de ellas terminara con un final “injusto”. Platón asegura que
tener justicia nos da la felicidad, a su vez que si estamos en un entorno justo para
todos por ende es un entorno de felicidad. Lamentablemente nada es perfecto y
solo el justo es feliz y desdichado el injusto.
Manejamos que estando en lo justo se tiene la felicidad, nos adentramos al mayor
símbolo de la felicidad, el amor, es aquí donde la felicidad de un individuo puede
chocar con el de otro, esto es cuando dos individuos se enamoran de la misma
persona, aquí la resolución no puede ser una repartición justa, ni un derecho de
posesión porque no es un objeto, pero hablamos de un caso difícil, en el que no
existe sistema que lo resuelva de manera justa. La manera en la que mayor
mente justa se puede resolver es haciendo que una de las partes se abstenga a
pedir lo que quiere, es decir, que de manera “voluntaria” deje su felicidad para
una resolución “justa” como el ejemplo que también menciona del bebe y las dos
madres, si ambas lo siguen pidiendo, éste tendría que ser cortado a la mitad
dando así una parte a cada quien, resultando la muerte del bebe.
Es grato mencionar que la justicia no existe de manera absoluta, ya que como se
maneja en el texto se refiere a que hasta en la naturaleza no se encuentra justicia
en el nacimiento de los seres ya que unos nacen con mejores facultades físicas o
mentales que otros, y éstas no pueden repararse por completo.
Si entendemos que la felicidad va con la justicia entonces debemos entender que
la justicia procura lograr una mayor felicidad colectiva, a mayor número posible
(Jeremías Bentham); ciertamente opino que debe de ser colectivo y no tanto
individual para hablar cuantitativo, porque se busca un orden social, no “paz
individual”.
Cuando mencionamos la palabra justicia nos allega lo que es la libertad a la
mente como principio social pero teniendo en cuenta que es subjetivo ya que
carece también de una definición objetiva, teniendo transformaciones según sea
el caso a tratar; si entendemos, en lo individual, el concepto de libertad de
manera objetiva nos referiríamos a la anarquía y entonces no tendríamos justicia,
porque en el momento de que cometa algo ilícito no habría coacción alguna por el
acto cometido.
El problema o, nuestra inquietud seria: si tenemos distintos valores, pero todos
importantes, ¿Cuál sería su jerarquía, de existir intereses en conflicto? La
respuesta puede ostentar meramente en el sentido emocional para poder dar una
mera resolución “justa”.

II. La jerarquía de los valores.
Tenemos como valor primordial la vida humana para una determinada
convicción moral, recalco que esto es subjetivo, cada quien es libre de tener su
escala de valores. El tener a la vida en primer lugar provoca la eliminación, por así
decirlo, del interés y honor de la nación, y es cierto porque defender tanto el valor
de la vida a toda costa haría el ser incapaz de proteger a nuestro país,
independiente de cada uno de donde sea, sin poder defenderlo desde el punto de
vista militar, algunos países como México los condonan del servicio militar pero
etiquetándolos como “Inútil a la patria”.
Curiosamente, fuera de la razón humana, nuestros sentimientos y emociones son
los que inician el conflicto y finalmente igual determinan la resolución del
problema.
Poniendo en relación la escala subjetiva de valores se ésta un esclavo, donde es
imposible el escaparse, se le da la elección de dar su valor más elevado, la vida o
la libertad, donde podría escoger la libertad privándose de la vida o la vida pero
viviendo en esclavitud. Imaginarnos el estar en esa posición nos haría el querer
escoger un suicidio para pedir nuestra libertad, quitando la vida de nuestro valor
más alto, es aquí donde nuestros sentimientos y emociones resuelven el conflicto
de dos valores en contraposición.
Cuando hablamos de valores solo podemos hacer juicios de manera subjetiva y no
de manera objetiva ya que no es nada comprobable en experimentación,
recordándonos aquella frase de “cada cabeza un mundo”.
Es común, y de esperar que tengamos definida nuestra propia escala de valores,
nuestra jerarquía, pero en alguna situación en especial cambiarlos por un
momento por un acto moral o emocional, se grato poner sentimientos en ello para
poder resolver conflictos fuera del razonamiento. Así debe de ser la jerarquía, sin
estabilidad, sin ser objetiva, a decisión de uno mismo ante el problema que se nos
ponga frente.
Relativamente hablando entonces se tiene una jerarquía de valores individual
donde para todos sería un juicio subjetivo según sea su caso moral o hasta
religioso, teniendo la respuesta jerárquica en cuada uno de nosotros.

III. La justicia como problema de la justificación de la conducta
humana.
El hecho de que digamos que cada quien tiene su jerarquía no me refiero a
que todas son distintas, claro que unas coinciden y muchos con el primordial, por
lo que me lleva a rectificar que todos los valores dependen del contexto en el que
se encuentren, desde sus creencias hasta de las de su profesión misma, así como
también de su familia o grupos con los que estén vinculados. Es por ello que toda
jerarquía va en evolución constante, como lo es el “ojo por ojo, diente por diente”
que para nuestros antecesores de hace cientos de años consideraban justos,
ahora ya no es algo que compartamos como justo, en su mayoría.
Algo a consecuencia de tener una conciencia es el querer justificar nuestra
conducta. A diferencia del instinto de los animales que solo hacen lo que hacen,
como le pez grande comiendo al chico, el hombre tiene a calmar su conciencia
dando una idea de lo que hizo fue correcto, dependiendo dela acción.
Esta justificación es por el temor o por el deseo, al ser seres racionales al tener
esa función de entendimiento; la justicia no puede ser solucionada racionalmente,
porque se ha de encontrar con casos difíciles como se ha mencionado
anteriormente el uso de los sentimientos y emociones, el fin justifica los medios,
pero los medios no justifican el fin.
La conducta humana al ser justificada logra su fin, cualquier que sea. Un apartado
donde esto se encuentra de manera presente es en los gobiernos donde se utiliza
el dar un fin para poder lograr algo, pero no se detalla los medios a realizar, tanto
se puede dar una libertad todal por individuo o dar una economía estable
individual pero sin dar sacrificio alguna otra cosa mas, esta justificación puede ser
relativa mas no absoluta.