000 portada homenatge_2_Homenatge 20/01/15 14:54 Página 1

ISBN 978-84-475-4199-7

NOVA STUDIA AEGYPTIACA IX

9 788447 541997

NOVA STUDIA AEGYPTIACA IX
Ex Aegypto lux et sapientia

Homenatge al professor
Josep Padró Parcerisa

Homenatge al professor Josep Padró Parcerisa
edició a càrrec de:

Núria Castellano, Maite Mascort, Concepció Piedrafita i Jaume Vivó

Ex Aegypto lux et sapientia

Universitat de Barcelona
Generalitat de Catalunya
Societat Catalana d’Egiptologia

Ex Aegypto lux et sapientia Homenatge al professor Josep Padró Parcerisa .

VI. V. VII. IX. III. . IV.COL·LECCIÓ NOVA STUDIA AEGYPTIACA I. VIII. II.

Concepció Piedrafita i Jaume Vivó Universitat de Barcelona Generalitat de Catalunya Societat Catalana d’Egiptologia Barcelona 2015 . NOVA STUDIA AEGYPTIACA IX Ex Aegypto lux et sapientia Homenatge al professor Josep Padró Parcerisa edició a càrrec de: Núria Castellano. Maite Mascort.

© d’aquesta edició © del textos © de les fotografies i dibuixos Disseny i composició Impressió Dipòsit Legal ISBN 4 .

. . . . . . . . . . . 91 Juan Antonio BELMONTE AVILÉS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71 Hassan AMER Ptolémée II a Oxyrhynchos . . . . . . . . . . . de la dinastía XXII. . . . . . . . . . . . .Índex Pròleg dels editors . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56-62 . . 107 Enric BONDIA i DOMPER Estelas funerarias tebanas de madera. . . . . . . . . . AUFRèRE À propos du « Statut » des serpents d’après le Mythe de la Vache céleste. . . . . . . . . . . . . . . Concepció Piedrafita i Jaume Vivó . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Publicacions de Josep Padró i Parcerisa . . . . . . . . . . . . . . . 81 Sydney H. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Bibiana AGUSTí i FARJAS Arqueologia funerària a la Necròpolis Alta d’Oxirrinc: la cripta 1 del Sector 26 . . . . . . . . . . . . . . . 135 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 ARTICLES . . . 47 Abdel-Rahman Ali ABDEL-RAHMAN The inscriptions of Shemanefer at Esna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Luís Manuel de ARAúJO Estudo das múmias egípcias do Museu Nacional de Arqueologia: The Lisbon Mummy Project . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dr. . . . . . . . . . . . . 63 Paulino V. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . dedicadas a Ra Harakhty 123 Bernat BURGAyA MARTíNEz Objectes de bronze del jaciment d’Oxirrinc . . . . . . . . . . . 9 Prof. . . . . . . . . . Maite Mascort. . . . . . . . . . Carmen PÉREz DIE y Lucía DíAz-IGLESIAS LLANOS Astronomía y paisaje en Heracleópolis Magna (Ehnasya el Medina): un estudio de los templos . . . . . . . . . . . . . . . . AMAT BARRIO La arquitectura funeraria del predinástico a las primeras dinastías . . . . . . . M. . . . . . . . . . . . Josep Padró i Parcerisa o la lluita per l’Egiptologia a casa nostra Núria Castellano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . FERNáNDEz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . los alumbramientos y sus problemas derivados . . . . . . . . . GÜELL i ROUS La Tomba del visir i Governador de la ciutat Rekhmire a Tebes (TT100) . . . . . . . . . . . . . . . . . . una experiència arqueològica extraordinària . . . . . . . . . 289 Nadine GUILHOU Tendre le cordeau et dérouler la corde. . . . 263 Ona GISBERT PUyO El papel mágico de Isis: una aproximación a los embarazos. . . . . . . . . . . . . . LóPEz-GRANDE. . . . . . . Padró . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 Hesham ELSHAzLy A new vision in the history of Henry Bey’s coinage . . . . . . . . . . . . . . . 273 Jean-Claude GOyON Nouvelles attestations du titre sacerdotal ZAq znTr n pr Imn (La cuve du cercueil de Nayef-tjaou-roudj du Museum d’Histoire Naturelle de Lyon) . . . 165 Josep COMERMA El mestratge del Dr. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181 Irene CORDóN SOLÀ-SAGALÉS Menka . . . . . . . . . . . . . . . una reina de la Dinastia II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145 Núria CASTELLANO i SOLÉ Una màscara-elm de la tomba 23 d’Oxirrinc . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ÍNDEX Jordi CAMPILLO QUINTANA Oxirrinc. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . FERNáNDEz Nous amulets d’argent amb iconografia egípcia i representant l’ull trobats a l’illa d’Eivissa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Moment et vocabulaire de la première scène du rituel de fondation du temple égyptien . . . . . . . . . . . . . . Francisca VELázQUEz y Ana MEzQUIDA Un amuleto de tipología egipcia con inscripción púnica procedente de Ibiza . . . . . . . . María J. . . . . . . 253 Mercè GAyA MONTSERRAT La substància djaret . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281 Josep M. . . . . . . . . . . . . . . . . . 233 Jordi H. . . . . 153 Dolors CODINA REINA La mort dels més joves en el món grecoromà: la representació de l’infant a les esteles oxirrinquites . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297 6 . . . . 219 Marguerite ERROUX-MORFIN Souhaits de félicité végétale . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183 Benjamí COSTA i Jordi H. . . . . . . . Reconsidération . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193 Ola EL AGUIzy Une stèle de famille à Saqqara. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435 Josep PADRó PIEDRAFITA L’egiptòleg cineasta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335 Joaquín G. . . . . 399 Hassan NASR EL-DINE A propos de Sekhmet à Touna el-Gebel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 393 Miguel á. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Procés constructiu . . 455 7 . . . . . 369 Bernard MATHIEU En ce temps-là… Voyage d’un incipit narratif égyptien des bords du Nil à l’Agora (Platon. . . . 274d) . . . . . . . . . . . . 363 Maite MASCORT La galeria 1A de l’Osireion d’Oxirrinc. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . MOLINERO POLO El Egipto de Eduard Toda en la prensa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425 Alberto NODAR DOMíNGUEz ¿Ostracon litúrgico? papirología y arqueología en Oxirrinco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443 Annie PERRAUD Nécropole d’Oxyrhynchos (Moyenne-Égypte). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351 José Javier MARTíNEz GARCíA Características del Inframundo en el Libro de los Muertos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Le traitement endocrânien des momies . . . . . . . . . . . . . . . . 447 Concepció PIEDRAFITA El prior Menas i una inscripció amb l’era de Dioclecià a Oxirrinc . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Phèdre. . . . . . . . . 411 youhanna NESSIM yOUSSEF Procession of the Cross according to a rite of Dayr Bayad . . . . . 307 Alejandro JIMÉNEz SERRANO Middle Kingdom Funerary Statues of Governors in Qubbet El-Hawa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347 María Luz MANGADO ALONSO Una colección de bronces egipcios del Museo Bíblico y Oriental de León . . . 321 Manuel JUANEDA MAGDALENA-GABELAS Escenas de fertilidad y maternidad: incentivos de vida en el Más Allá . . . . . . . . . . . . . . . . 381 Marc MAyER i OLIVÉ Una inscripció romana trobada a Oxirrinc (Oxyrhynchus) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . LIzANA SALAFRANCA Una representación inusual en la fauna nilótica grabada sobre escarabeos: ¿un oxirrinco? . . . ÍNDEX Miguel JARAMAGO Un gálata y una clepsidra en sendas colecciones arqueológicas españolas . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 525 Pere SIMó DOMèNECH Breve nota sobre la evolución en el diseño de los carros ligeros en el antiguo Egipto y su trascendencia en la escritura jeroglífica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ÍNDEX Josep Anton POCH La cosmètica en l’antic Egipte comparada amb l’actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 477 Lilian POSTEL Un homme de cour de Sésostris Ier : le préposé au diadème royal Emhat (Louvre C 46 et Leyde AP 67) . 559 Wim VAN NEER. . . . . el-Bahnasa. . . . . . 579 TABULA GRATULATORIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 597 8 . . . . . . . . . . . . . . . . Égypte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dolors CODINA REINA. . Egipto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Wim WOUTERS. . . . . . . . . . . 553 Javier URIACH Los sacerdotes wnr: breves apuntes a propósito de una estatuilla funeraria de época tardía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 567 Jaume VIVó Alguns cons funeraris no vistos per Davies i Macadam (1a part) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 509 José das Candeias SALES A «religião invisível» nas inscrições tumulares de Petosíris . . 467 Esther PONS MELLADO Tumba 23 del yacimiento arqueológico de Oxirrinco (El-Bahnasa). . 515 Myriam SECO áLVAREz y Javier MARTíNEz BABóN La damnatio contra Amón en la capilla de caliza del templo de Millones de Años de Tutmosis III en Luxor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489 Pilar PUJOL Vinculaciones entre el tekenu y el dios Jepri en el ritual funerario del antiguo Egipto . . . . . . . . . . . . . . 537 Anaïs TILLIER Haroéris de Qous et la XIXe province de Haute Égypte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 501 Irene RIUDAVETS GONzáLEz El auge y la decadencia de los nomarcas del Egipto Medio durante el Imperio Medio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Jean-Luc FOURNET et Sidonie PREISS Découverte de deux salaisons de poissons à Oxyrhynchus. . . .

Josef EIWANGER. p. 38. En el Bajo Egipto en torno al 7. en el lago Qarun. Certificate in Egyptology.200 a.400 y el 4. Wolfram GRAJETZKI. Éste descansa con la cabeza orientada al sureste sobre el lado derecho.NOVA STUDIA AEGYPTIACA IX (2015) La arquitectura funeraria del predinástico a las primeras dinastías PAULINO V.). Londres.300–4. 2007. Oxford. 1982. hay un patrón constante en cuanto a la disposición del cuerpo del difunto. 2009.4 Estas tumbas son sencillas..700 a. Parra Ortiz (coord. Burial Customs in Ancient Egypt. y en ocasiones los cuerpos fueron envueltos con esteras o con pieles de cabra. 2. Béatrix MIDANT-REYNES. Economía. sin embargo en el nivel inferior. En el norte de Egipto se desarrollaron dos culturas neolíticas que ocuparon un período de tiempo entre el 5. p. en J. 3. «La prehistoria del paleolítico a la época de Nagada II». 70. En los niveles su- periores de éste los enterramientos se disponen de forma aleatoria.C.C. si bien han encontrado algunas excepciones. El presente artículo revisa las evidencias funerarias desde las culturas neolíticas del Bajo Egipto hasta el desarrollo de los complejos piramidales. 1. se desarrolló la cultura de el-Omari.1 Éstas fueron la cultura de Merimde Benisalame en el Delta y la cultura de el-Fayum. AMAT BARRIO* El conocimiento del desarrollo de los enterramientos anteriores a la época de las pirámides es una herramienta esencial para comprender la religión y los ritos funerarios posteriores. 2004. sin embargo no se ha encontrado ente- rramientos. 71 . lo que nos indica que no tenían fuertes há- bitos funerarios. pero en estos casos el cuerpo se colocó deliberadamente de forma inversa3 por lo que podemos suponer un incipiente culto funerario. o al menos de rituales funerarios. en Mitteilungen des Deutschen Archäologischen Instituts Kairo. p. los enterramientos de esta cul- * Arquitecto técnico. 1. Ana Isabel NAVAJAS. «Die neolithische Siedlung von Merimde-Benisalâme. o al menos que no tenían expectativas del Más Allá. 116. en el Urschist. Vierter Bericht». Con- temporáneos con las últimas fases de la cultura de Merimde.2 Parcialmente contemporáneo con la cultura de el-Fayum. Tutor online de la Universiad de Exeter. En el norte del lago Qarun se han excavado zonas de hábitat que pa- recen ser campamentos ocupados estacionalmente. p. El Antiguo Egipto: Sociedad. 4. Cultura. La cultura de el-Fayum A es la primera comunidad agrícola. 41. M. The prehistory of Egypt. Las tumbas de Merimde eran pozos ovalados poco profundos. sin objetos depositados en su interior. Madrid. el nivel inferior de Merimde (Urschist) tiene un espacio con un marcado carácter funerario.

p.11 Nilo arriba. y tan solo hay un ejemplo que tenga un espacio independiente para alojar los depósitos funerarios. 22. 1992. nota 7.8 en un gesto de protección. «Badarian burials: Evidence of Social Inequality in Middle Egypt. 6. cit. During the Early Predynastic Era». y en esca- sas ocasiones tiene los lados rectos y las esquinas redondeadas. Vol 29. generalmente individuales. RIZKANA y SEEHER. la siguiente gran cultura es la de Maadi. MIDANT-REYNES. 12. nota 7.6 Las tumbas maadienses son es- trechos pozos ovalados excavados en el suelo. cit. Dos de los cuarenta y tres enterramientos pudieron haber tenido superestructuras. En Maadi hay una clara separación entre zonas de enterramiento y zonas de hábitat. loc. 1990. Tradicionalmente presentada como una sociedad agraria semisedentaria.10 que podría formar parte de la arquitectura de la tumba. en la siguiente fase se colocó orientado al este. PAULINO V. en Journal of the American Research Center in Egypt. pero sí que se colocaron en ocasiones una serie de piedras delimitando el enterramiento. nota 4. loc. loc. Mainz. La cultura de Maadi tomó forma a partir de las tradiciones regionales existentes y estuvo sujeta a influencias de la zona de Palestina y del Alto Egipto. The Predynastic Cemeteries of Maadi and Wadi Digla. 7. 22-69. 115. p. 13. 11. cit. p. marcando una orientación que llegó a ser la habitual.9 Se puede apreciar un cambio en la orien- tación de los cuerpos con el paso del tiempo. pero no es posible discernir evolución alguna en las prácticas funerarias.12 Las tum- bas badarienses. MIDANT-REYNES. 9. 54. si bien es cierto que en determinadas ocasiones el muerto fue depositado 5. donde el cuerpo se sitúa en una posición contraída apoyado en su lado izquierdo y con la cabeza orientada al sur. loc. como en Merimde. aunque los recién nacidos se enterraban en los asentamientos dentro de recipientes cerámicos. p. Wendy ANDERSON. y estaban envueltos con una estera o una tela. RIZKANA y SEEHER. nota 4. Las tumbas fueron excavadas parcialmente en el interior de los asentamientos que habían abandonado. son pozos circulares u ovalados. loc. nota 4.5 Continuando en el Bajo Egipto. cit. con la cabeza orientada al sur. cit. es muy posible que también estuvieran inmersos en un incipiente pastoreo combinado con la caza y la pesca. 72 . Todo parece indicar que los maadienses no estuvieron muy interesados en preparar un lugar para el descanso eterno de sus difuntos. en el Alto Egipto. y el cuerpo no guardan relación con el tamaño de los pozos. p.13 El cuerpo ha- bitualmente descansa sobre el lado izquierdo. cit. La distribución de las ofrendas. 8. p.7 En ellas el cuerpo se colocaba habitual- mente en posición contraída con las manos frente a la cara. p. 122. Ibrahim RIZKANA y Jürgen SEEHER. la cultura de el-Badari es el primer elemento del período predinástico. p. mirando hacia el oeste. individuales. loc. con una ocupación estacional de la planicie inundable. 216. que en la mayoría de los casos son objetos de cerámica. 71. No hay indicativos de estructuras sobre la superficie del terreno. aunque en ocasiones también sobre él. 10. AMAT BARRIO tura son simples pozos ovalados de poca profundidad. RIZKANA y SEEHER. En ocasiones utilizaron una especie de almohada hecha de piedras o plantas como base de apoyo de sus cabezas y colocaron una estera bajo el cuerpo. 153. MIDANT-REYNES. p. Mientras que en las primeras fases el cuerpo se situaba con la cabeza orientada al sur. cit. nota 7. 23. nota 4. MIDANT-REYNES. loc.

nota 14. cit. 15.16 donde se hace patente una variación en el tamaño de las tumbas. MURRAY. MURRAY. Vol. 73 . cit.21 Las tumbas suelen ser circulares. A pesar de esta continuidad. LA ARQUITECTURA FUNERARIA DEL PREDINÁSTICO A LAS PRIMERAS DINASTÍAS mirando al este y/o con la cabeza orientada al norte. loc. p. nota 12.15 Las comunidades badarienses utilizaron áreas específicas en las cuales se disponía a los muertos en función de su estatus económico más que en función de su edad o sexo. p. y en ocasiones la cabeza descansaba sobre una almohada de paja o de pieles de animales. p. 22. p. y fue una fase de expansión geográfica. loc.18 y podría ser contemporánea con la cultura de el-Badari. p. p. Margaret A.14 El cuerpo solía colocarse sobre una estera. 61-62. 18. loc. 90. nota 12. objetos posiblemente manufacturados para el enterramiento (objetos no utilitarios re- alizados con materiales exóticos). MIDANT-REYNES. Las costumbres fu- nerarias de Nagada I no difieren mucho de las badarienses. 1956.17 El depósito funerario más carac- terístico es la cerámica. en contraste con las culturas anteriores. y productos manufacturados con materias primas locales imitando a los realizados con materias primas foráneas. y en ocasiones hay evidencias de desmembramientos. se desarrolló desde Matmar al uadi Kubbaniya y Khor Bahan. las tumbas más pobres tienden no solo a concentrarse en determinadas zonas dentro la necrópolis sino a segregarse en ce- menterios independientes. 163. 93. «Burial Customs and Beliefs in the Hereafter in Predynastic Egypt». nota 4. o Nagada I.23 14. 23. p. 17.19 Al mismo tiempo la so- ciedad amratiense se hizo más compleja. cit. 20. 170. 153. p. cit. con una alta proporción de enterramientos de niños. Béatrix MIDANT-REYNES. 16. 21. loc. loc. Son habituales los enterramientos individuales si bien coexisten con enterramientos múltiples de dos a cinco individuos. nota 14. cit. Las tumbas son pozos circulares o rectangulares y están mejor equipadas que las badarienses. Paris. ovaladas o con los lados sen- siblemente rectos con las esquinas redondeadas. nota 4. nota 4. Aux Origines de l’Egypt. pero hay ejemplos de enterramientos múltiples.20 Desde el comienzo de Nagada II. El cuerpo se depositaba en po- sición contracta. pero el desarrollo más destacado es la emergencia de los ataúdes. El Gerzense o Nagada II es la segunda fase de la cultura de Nagada. p. 56. MIDANT-REYNES. 42. ANDERSON. Los objetos presentes en los enterramientos pueden agruparse en objetos domésti- cos. loc. 187. 2003. ANDERSON. El cuerpo se envolvía con esteras. La abundante presencia de de- pósitos funerarios muestra una creencia en algún tipo de supervivencia después de la muerte. nota 4. cit. MIDANT-REYNES.22 La disposición del cuerpo comienza a variar de un cementerio a otro. cit. loc. cit. MURRAY. Podemos decir que con el badariense comenzó el doble proceso de acumulación y ostentación característico de la posterior cultura de Nagada. 187. la práctica badariense de cubrir el cuerpo tiende a des- aparecer y hacen aparición los primeros ataúdes de madera o barro. sus prácticas funerarias y la arquitectura de sus tumbas reflejan esta evolución. 87. loc. habitualmente sobre el lado izquierdo. MIDANT-REYNES. 19. La cultura Amratienese. p. Son frecuentes las tumbas individuales. en The Journal of Egyptian Ar- chaeology. con la cabeza al sur y mirando al oeste.

«The cemeteries of Hierakonpolis». Contemporáneos al desarrollo de estos complejos de culto. 26. el ce- menterio de la élite de Hierakómpolis HK6 ha revelado un gran número de estructuras su- perficiales en un recinto que fue una zona ritual especial dentro de la necrópolis. 22.26 En Nagada los cementerios B. Buckinghamshire. loc. 188. p. cit. loc. G y T cubren el período Gerzense. cit. FRIEDMAN. FRIEDMAN. como así parece indicar los restos materiales encontrados. Barbara ADAMS y Kzysztof M CIALOWICZ. en el cementerio de la pobla- ción no incluida en el grupo de la élite. nota 4. p. loc. 27. Hay dos evoluciones diferentes. 30. Al final de Nagada II. con su cámara separada con escenas ceremoniales que procla- man el dominio sobre el mundo animal y humano.25 Estas estructuras podrían con- siderarse como el origen de los posteriores recintos de culto reales. p. Gunter DREYER. podrían haber estado marcadas con montículos de tierra o piedras. en Archéo Nil 18. por un lado la arquitectura vinculada a la élite y por otro el del resto de la población. esta tumba podría reproducir un palacio real. p.24 Algunas de estas estructuras fueron erigidas en localizaciones separadas de las tumbas a las que es- taban asociadas. 1998. nota 24. el HK43 de Hierakómpolis. 13-14. p. 29. 17. Allí. en Nagada III.27 Aunque en ocasiones fue prac- ticado el desmembramiento. y a pesar de estas variaciones hay una cierta uniformidad en cuanto a los ritos funerarios y la arquitectura de la tumba. mientras que las últimas tumbas están realizadas con paredes de adobe. 17. Protodynastic Egypt. 1997. La tumba pintada de Hierakómpolis. 25. Pero a la cabeza de esta evolución de una sola cámara a múltiples cámaras está la tumba U-j (Nagada III) del cementerio U de Abydos. no hay evidencias categóricas de canibalismo. Maguncia. p. donde las tumbas más antiguas eran todavía pequeños pozos sin recubrimiento o grandes pozos con revestimiento que datan de Nagada II. Está divi- dida interiormente en una serie de doce cámaras mediante el uso de paredes de adobe re- vestidas de limo. nota 24.30 En Hiera- kómpolis se diseñaron ambiciosas tumbas para la élite local. Datado de final de Nagada I (Nagada IC) y comienzo de Nagada II (Nagada IIB). cit. FRIEDMAN. los enterramientos son de dimensiones más grandes e igualmente muestran una disposición no aleatoria. más simples. 28. El cementerio U está situado al norte del de Umm el-Qa’ab. con una gran calidad en los objetos depositados en las tumbas. Umm el-Qaab I: das Prädynastische Königsgrab U. compartimentándose mediante la utilización de ladrillos de adobe. y aunque la es- 24. y podrían haber sido construidas específicamente para alojar ritos funera- rios. Las tum- bas. 2008. con variaciones locales. sino también en cuanto a la arquitectura funeraria. Renée FRIEDMAN. excavada en el lecho de roca. 17. cit. las tumbas parecen estar dispuestas siguiendo patrones circulares liberando espacios posiblemente reservados para los rituales funerarios. PAULINO V. 74 . perpendiculares unas a otras y con estrechas aberturas de comunicación entre ellas. la parte subterránea de la tumba es cada vez más y más compleja y elaborada. En otros casos la tumba estaba equipada con una valla delimitadora y un recinto cerrado dentro que bien podría ser una capilla de ofrendas.29 La tumba U-j es una gran estructura rectangular poco profunda.j und seine frühenchriftzeugnisse. Como Dreyer sugiere. p. loc. 4-7. AMAT BARRIO Hay gran variación no solo en lo que concierne a los rituales funerarios. MIDANT-REYNES.28 es un claro ejemplo del creciente valor de las estructuras subterráneas. nota 24.

31 En Abydos se puede apreciar un claro orden espacial.36 La primera evidencia de una estructura superior recu- bierta con ladrillos de adobe y con sus cuatro lados con entrantes y salientes data del reinado de Djer. pero de mayores dimensiones. 18. 2008. que data del reinado de Djet y está rodeada con 300 cabezas de 31. p. 18. la mastaba S3357 no tiene tumbas subsidiarias. Mientras que la tumba real de Aha en Abydos fue la primera en tener tumbas subsidiarias asociadas. Los altos muros construidos con ladrillos de adobe fueron re- cubiertos con un enlucido de barro. Es muy si- milar a las tumbas reales de Abydos. continuaron cons- truyendo estructuras superiores de madera. mientras que los enterramientos de final de la Dinastía I se desplazan gradualmente hacia el sur. Stan HENDRICKX. cit. cit. «The Early Dynastic Funerary Enclosures at Abydos». por lo que tumba y estructura de culto podrían haberse combinado por primera vez. 33. Hay muchas similitudes entre las tumbas de Abydos y las tumbas contemporáneas de Saqqara. PODZORSKI.32 Las tumbas reales de las Dinastías I y II están formadas por cámaras subterráneas de adobe excavadas en la arena. un túmulo podría haber marcado la tumba.35 La mastaba más antigua en Saqqara es la S3357. p. y los propietarios reales eran identificados mediante dos estelas erigidas ante la tumba. 34. se añadieron tumbas subsidiarias. 73. 36-37. «The royal tombs at Umm el-Qa’ab». El techo de estas estructuras consistía en un entramado de madera cubierto por esteras sobre las que se colocaba una capa de ladrillos de barro y finalmente se rellenaba con arena. Eva Maria ENGEL. FRIEDMAN. que cubren la totalidad de la tumba subterránea. p. materiales y técnicas locales podría haber tenido influencias del Bajo Egipto. Se ha sugerido que la arqui- tectura del Dinástico Temprano en el Alto Egipto evolucionó de formas. p. 18. «Les grands mastabas de la Ire dynastie à Saqqara». levantados a más de un kilómetro de distancia. Las estructuras subterráneas de las tumbas siguen un desarrollo progresivo. LA ARQUITECTURA FUNERARIA DEL PREDINÁSTICO A LAS PRIMERAS DINASTÍAS tructura subterránea consta de una única cámara con paredes de adobe. 2008. cada vez un número mayor de salas se distribuían alineadas en filas desde la cámara funeraria. que data del reinado de Aha. loc. p. 35. 32. 32-33. Estos túmulos podrían ser los precursores de las pirámides. En el interior hay restos de pequeñas estructuras de culto junto a espacios abiertos sin edificaciones. nota 24. loc. «The Early Dynastic Mastabas of Naga ed-Deir». en Archéo Nil. 44-46. Todo parece indicar. Patricia V. contrasta con el simple túmulo sobre la cámara fune- raria en Abydos. en Archéo Nil. 36. 75 . el complejo funerario real se completó con la construcción de recintos de culto. La mayor diferencia entre las tipologías del norte y del sur radica en la morfología de la es- tructura superior. 91. En la mastaba S3504. Las primeras tumbas de la necró- polis de la Dinastía I están junto a las del predinástico final. ENGEL. 24-25. 2008 p. BESTOCK.33 En la superficie. nota 33.. El tamaño de las estructuras aumentó y además de la cámara fu- neraria y los almacenes para el equipamiento funerario. Las mastabas con fachadas de entrantes y salientes de Saqqara. 2008. Además de la tumba. en Archéo Nil. L. no visible después de la fi- nalización de la construcción. Todos los recintos conocidos tienen fachadas con entrantes y salientes en todas sus caras exteriores. D. Entre la cámara funeraria y el nivel del desierto se insertó un túmulo. en Archéo Nil. con las pa- redes revestidas de limo. 18. que estas construcciones fue- ron levantadas como capillas de ofrendas34 y posiblemente formaron parte de los ritos fune- rarios asociados al enterramiento y al culto posterior del rey.

39. p. PODZORSKI. 92. 2008. con una progresiva reducción del número de nichos y la aparición de mastabas planas con solo dos nichos dedicados a falsas puertas. Hay varios tipos de tumbas: simples enterramientos de superficie y pequeñas cámaras funerarias. p. ripio. a la diferenciación social. nota 40.37 En Naga ed-Deir se construyeron mastabas datadas en las Dinastías I y II. El número de nichos se incrementó durante el reinado de Den. y se añadió un elemento fundamental. E. Wolfram GRAJETZKI.40 Una clave para entender la arquitectura funeraria privada está en la diversidad e indi- vidualidad de las tumbas. 37. 104-111. cit. 13-14. p. nota 24. Esta diversidad se puede apreciar en las más de 10. 40. con paredes de adobe prácticamente sin mortero. Hay diversidad en el diseño de las mastabas entre el reinado de Andjib a Qaa. Hay restos de una fina capa de acabado con yeso en la estructura exterior y en las paredes de la estructura inferior. 18. La elección de la arquitectura de una tumba particular responde a las preferencias ideológicas. agrupando de nuevo dentro del mismo recinto la tumba y los templos de culto. Mientras la complejidad de las partes enterradas aumenta. loc. «The Helwan Cemetery». HENDRICKX. La mastaba S3505. 41. «The architecture and the signification of the Tarkan mastabas». nota 24. fue el origen de las posteriores tradiciones funerarias dinásticas. pero en ambos casos podrían estar marcadas en la superficie. en Archéo Nil. las estructuras superficiales se simplifi- can. loc.39 Las estructuras enterradas tienen dos elementos bá- sicos: el pozo y la cámara. a las tradiciones familiares. loc. GRAJETZKI. utilizando la piedra como material de construcción principal. a la elec- ción de los materiales y podía estar influenciado por la arquitectura real. se produjo un cambio importante: las cámaras sub- terráneas dejaron de estar en la proyección vertical de las de la estructura superior. p. PODZORSKI. está rodeada por un muro y su capilla funeraria está integrada dentro del recinto. En Tarkan las mastabas siguen el diseño y evolución de las mastabas de Saqqara. la más grande de Saqqara. la rampa o escalera que descendía hasta la cámara funeraria. nota 36. levantadas entorno a un núcleo interno de grava. cit.42 En la Dinastía III el número de las cámaras subterráneas decrece y la estela de la tumba se hace cada vez más importante. nota 2. y de su arquitectura. 12. de forma muy similar al complejo de Djeser. en Archéo Nil. 74-81. a pesar de la diversidad de rituales y arquitectura. p. cit. GRAJETZKI. p. Christiana KÖELER.43 Los complejos funerarios reales se hacen cada vez más complejos. loc. p. AMAT BARRIO bovinos de barro con cuernos naturales. cit. La evolución de la arquitectura funeraria del Predinástico Tardío y del Dinástico Tem- prano. 2008. A partir de la Dinastía III en adelante. cit. 76 . el foco de desarrollo se traslada a la decoración de las cámaras de la superficie. pero con un estatus menor de sus ocupantes en comparación con los de Saqqara. loc. PAULINO V. 42. 38. 43. 96-97. arena y ocasionalmente de adobe.000 tumbas del dinástico temprano de Helwan. 18. mientras que las mastabas más pequeñas solo tenían dos nichos. cuyo origen se remonta a las estructuras porticadas de Nagada I-II de Hierakómpolis. la idea de tumba como casa para el más allá fue perfeccionada.38 Las mastabas paneladas con nichos son más habituales en las Dinastías I y II que en la III y IV.41 En la Dinastía II. 124-125.