ATOMOS Y BITS

Poder apreciar las ventajas y consecuencias de ser digital lo mejor es reflexionar
sobre la diferencia entre bits y átomos. En las autopistas de la información
circulan, sin peso y a la velocidad de la luz, bits de todo el globo. Hoy día, cuando
las industrias se preguntan por su futuro en un mundo digital, deben tener en
cuenta que ese futuro lo decidirán, casi al 100 %, las posibilidades que tengan sus
productos o servicios de presentarse en forma digital. Quien fabrica j comida
china, tendrá que esperar mucho tiempo hasta que pueda convertirlos en bits.

Hasta entonces tendrá que confiar en FedEx, bicicletas y zapatillas de deporte
para transportar sus átomos de un lugar a otro. Sin embargo, esto no significa que
las tecnologías digitales no vayan a ser útiles en el diseño, fabricación, venta y
administración de industrias cuyo negocio esté basado en átomos. Pero lo
esencial de estas industrias no cambiará porque sus productos no están hechos
de bits sino de átomos.

En las empresas de información y entretenimiento, bits y átomos se confunden a
menudo. La edición de un libro ¿pertenece al negocio de la distribución de
información (bits) o al de la manufactura (átomos)? La respuesta, desde un punto
de vista histórico, es que forma parte de ambos, pero esto no tardará en cambiar a
medida que las aplicaciones de la información vayan extendiéndose y sean de
fácil empleo. Ahora mismo es difícil, aunque no imposible, competir con las
características de un libro impreso.

Otros media presentan riesgos y oportunidades aún más inmediatos.

Un bit no tiene color, tamaño ni peso y viaja a la velocidad de la luz. Es el
elemento más pequeño en el ADN de la información. Es un estado de ser: activo o
inactivo, verdadero o falso, arriba o abajo, dentro o fuera, negro o blanco. Por
razones prácticas consideramos que un bit es un 1 o un 0. El significado del 1 o el
O es una cuestión aparte.