00 Primeras.

qxd 5/9/11 15:45 Página 3

M. VICTORIA ESCANDELL VIDAL,
MANUEL LEONETTI
y CRISTINA SÁNCHEZ LÓPEZ (eds.)

60 problemas
de gramática
dedicados a
Ignacio Bosque

2011 Sector Foresta.: 918 061 996 Fax: 918 044 028 www. de acuerdo con lo previsto en el artículo 37.qxd 5/9/11 15:45 Página 4 Diseño interior y cubierta: RAG Esta obra ha sido publicada con una subvención de la Dirección General del Libro. Reservados todos los derechos. S. A.com ISBN: 978-84-460-3427-8 Depósito Legal: M-34. una obra literaria. Móstoles (Madrid) . para su préstamo público en Bibliotecas Públicas. artística o científica. Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura.00 Primeras. 270 del Código Penal. distribuyan o comuniquen públicamente. 2011 © Ediciones Akal. 1 28760 Tres Cantos Madrid .España Tel. © Los autores. S.2 de la Ley de Propiedad Intelectual. podrán ser castigados con penas de multa y privación de libertad quienes sin la preceptiva autorización reproduzcan. en todo o en parte.628-2011 Impreso en Cofás.akal. De acuerdo a lo dispuesto en el art. fijada en cualquier tipo de soporte.. plagien. A.

b. Ello explica sin mayores es- tipulaciones la agramaticalidad de secuencias como las de (3a) y (3b). por consiguiente. *Lola cree [algo haber hecho mal]. Los morfemas flexivos de un verbo fi- nito constituyen. LLUÏSA HERNANZ (Universitat Autònoma de Barcelona) Es bien sabido que las propiedades sintácticas de oraciones princi- pales y subordinadas divergen en aspectos relevantes. Al rector lo increparon en el claustro. se restrinja habitualmente a la subordinación. Por lo visto. (2) a. en el segundo. La defectividad morfológica de los infinitivos La oración se vertebra en torno a un núcleo funcional (FLEX) que aporta los rasgos ne- cesarios para ubicar temporalmente un predicado y a la vez legitimar las relaciones de concordancia entre este y su argumento externo. Según se observa en los contrastes de (1) y de (2). por el contrario. En el primer caso. en tanto que forma verbal morfológicamente defectiva. b. la asimetría entre ambos tipos de oraciones se extiende a otros fenómenos como la focalización (1) y la topicalización (2): (1) a. El infinitivo.03 Interior 60 gramatica. se halla de suyo incapacitado para subvenir a las exigencias que impone la generación de una oración independiente.qxd 5/9/11 15:22 Página 263 Sobre la periferia de los infinitivos 37 M. ¿cuáles son las causas de semejante fenómeno? ¿Derivan éstas de la bien conocida distinción entre oraciones radicales y no radicales o. un ingrediente fundamental para la buena formación de una oración. hay que imputarlas a la naturaleza no finita del infinitivo? 1. mientras que. Dejando de lado los dos exponentes mejor estudiados de tales divergencias –los complementantes y las restricciones temporales–. algo hemos hecho mal. a esa dificultad se le añade el problema de la legitimación del sujeto: . supeditada a la existencia de un ele- mento rector. la legitimación del foco (débil) algo y del constituyente topicalizado al rector resulta imposible en el seno de una subordinada de infinitivo. De ahí que su presencia. resulta imposible anclar temporalmente la predicación. Si ello es así. *Es lamentable [al rector increparlo en el claustro].

La gramaticalidad de las oraciones de (5) muestra. Dado que el núcleo C es el locus en el que se genera la conjunción que y esta marca la frontera entre el dominio de SC y el de SFL. Volvamos ahora a los ejemplos de (6). obedecen a su es- tatuto de formas sintácticamente dependientes. por el contrario. Si ello es así. *Cantar la Traviata. En este segundo caso. A partir de ahí.03 Interior 60 gramatica. en qué medida la mala formación de (1b) y (2b) es imputable a la flexión defectiva del infinitivo. EL SC y la arquitectura funcional de la oración Habitualmente se ha venido considerando que es la proyección funcional SC la que provee el espacio estructural necesario para acoger tanto los constituyentes desplaza- dos (o generados) a la izquierda de la oración como los complementantes. las razones que motivan los con- trastes de (1)-(2) distan de estar claras. En contraposición con la situación ilustrada en (3). Lola cree [haber hecho algo mal]. Por lo visto. en segundo lugar. 2. *La Callas cantar la Traviata. Lola cree [que algo hemos hecho mal]. Los ejemplos de (6) permiten atestiguar dentro del paradigma de las subordinadas finitas la presencia de elementos situados en el margen izquierdo. Es lamentable [increpar al rector en el claustro]. en donde los constituyentes subrayados emergen tras el ver- bo. tal como corresponde a un objeto directo: (4) a. es pre- ciso determinar qué propiedades sintácticas son las responsables del comportamiento asimétrico que manifiestan subordinadas finitas y no finitas respecto de la focalización y la topicalización. lo que constituye un indicio relevante de que en (1b) y (2b) falta espacio estructural para albergar dichos constituyentes: (5) a.qxd 5/9/11 15:22 Página 264 264 60 problemas de gramática (3) a. Ello queda claro si se comparan los ejemplos de (1a)-(2a) con los de (4). De la consideración meramente superficial del funcionamiento de focos y tópicos se desprende que la característica más llamativa de estos afecta a su distribución periféri- ca. por otra parte. b. sería en . En primer lugar. cabe plantearse si las causas de la mala formación de (1b) y (2b) re- siden en la naturaleza no finita de los infinitivos o. en el margen izquierdo de la oración. son dos las cuestiones básicas que conviene dilucidar. que la aparición de los constituyentes algo y al rector en su posición básica es perfectamente compati- ble con la presencia del infinitivo. De entrada. sería esperable que los correlatos finitos de las citadas secuencias fueran asimismo agramaticales. con- trariamente a lo que sucede: (6) a. b. qué propiedades poseen en común la focalización y la topicalización. y. b. Increparon al rector en el claustro. hemos hecho algo mal. Es lamentable [que al rector lo increparan en el claustro]. b.

*Lola cree [SC [C’ [SFL [?? algo] haber hecho mal]]]. los paralelismos existentes entre (8a) y (11) permiten concluir que el en- sanchamiento estructural que supone el despliegue de las capas funcionales TOP y FOC no es un fenómeno circunscrito a las oraciones principales (o radicales). la asimetría entre finitud e infinitud que subyace al contraste entre los ejemplos de (6) y los de (1b)-(2b) tampoco puede ser captada apelando a una concep- ción monolítica de SC. *Es lamentable [SC [C’ [SFL [?? al rector] increparlo en el claustro]]]. En segundo lugar. en donde se expresa el tipo de oración y la fuerza ilocutiva de esta. Entre ambos niveles pueden materializarse facultativamente dos capas adicionales: los nudos Tópico y Foco. que si am- bos tipos de elementos coaparecen. Es a Rizzi (1997) a quien se debe la propues- ta de descomponer la citada proyección en diferentes estratos funcionales. a todas luces insatisfactorio. destinados a acoger. los primeros deben preceder a los segundos: (8) a. que incorpora la información relativa al carácter (in)finito de la oración. ya que ésta no permite diferenciar entre las representaciones de (7) y de (9): (9) a. Es lamentable [SC [C’ que [SFL [?? al rector] lo increparan en el claustro]]]. respectivamente. Tal como hemos apuntado más arriba. la ubicación dentro de SFL de tópicos y focos exigiría reformular ad hoc la estructura del citado nudo y con ello desvirtuar su estatuto básico como proyección de los rasgos de fle- xión. en suma. sin embargo. supuesto que tópicos y focos poseen una diferente jerarquía sin- táctica. (12) Lola cree [SFuerza que [STóp al rector [SFoco algo [SFin le han dicho los estudiantes…]]]]. En síntesis.03 Interior 60 gramatica. Ello arrojaría la representación de (7): (7) a.qxd 5/9/11 15:22 Página 265 Sobre la periferia de los infinitivos 265 el seno de esta segunda categoría donde deberían acomodarse el foco algo en (6a) y el tópico al rector en (6b). Por último. y el nudo Finitud. según se ilustra sumariamente en (12): (11) Lola cree que al rector algo le han dicho los estudiantes que no le ha sentado bien. Semejante análisis resulta. *[FOC Algo] [TÓP al rector] le han dicho los estudiantes que no le ha sentado bien. El SC inte- gra dos niveles fijos: el nudo Fuerza. Lola cree [SC [C’ que [SFL [?? algo] hemos hecho mal]]]. los constituyentes que son información dada y aquellos que poseen naturaleza focal. ésta debería quedar explícitamente plasmada en (7). De este modo. [TOP Al rector] [FOC algo] le han dicho los estudiantes que no le ha sentado bien. En primer lugar. la categoría SC quedaría desglosada en cuatro proyecciones: (10) SFuerza > STópico > SFoco > SFin > SFlex… La representación recogida en (10) suministra espacio estructural suficiente para dar cuenta de aquellas construcciones en que –como sucede en (11)– coaparecen un com- plementante. Los datos precedentes parecen indicar. b. que es necesario disponer de un mapa bastante más preciso de la periferia izquierda de la oración del que nos propor- ciona una única proyección funcional SC. en efecto. b. sino que se extiende asimismo a las subordinadas. sin em- . Nótese. un tópico y un foco. b.

como se muestra en (15)2: (15) a. b. consiste en el desplazamiento hacia la izquierda de la oración de un elemento que se interpreta como información nueva. éstas no se comportan de manera uniforme respecto de los fenómenos que afec- tan a la periferia izquierda. (14) a. En aras de una mayor simplicidad expositiva. las dos variantes que vamos a considerar aquí son el foco contrastivo (13) y la anteposición focal (o foco dé- bil)1. Pepe {dice/piensa} [SFuerza que [SFoco UN FERRARI [SFin se compraría Juan]]]. Por razones de espacio no podemos detenernos en esta cuestión aquí. habría que rectificar. [(14c) en RAE (2009: 40. b. UN FERRARI se compraría Juan si tuviera dinero (y no un Polo). En las secciones que siguen. Gallego (2007). la focalización. también los focos contrastivos pueden legitimarse dentro de una subordinada finita. categoría funcional portadora de los rasgos de finitud en cuyo núcleo se generarían los complementantes que seleccionan subordinadas no finitas. La focalización y fenómenos conexos Dentro del conjunto de fenómenos relacionados con la estructura informativa de la ora- ción. c. Ello es congruente con la representa- ción de (10). b. que no comporta obligatoriamente una interpretación contrastiva (14): (13) a. . claro está. *Lola cree [poco madrugar mañana]. cf. Así. parece plausible suponer que tal espacio no está dispo- nible en la periferia izquierda de los infinitivos. sin embargo. De las diferentes manifestaciones que presenta dicho fenómeno.4i)] De forma similar a lo que sucede con los focos débiles. cabe añadir los de (17): (16) a. LAS ACELGAS detestan los niños (y no la pasta). entre otros autores. *[De algo haber hecho mal]. entre otros autores. *Juan {pretende/quiere} [UN FERRARI comprarse]. Leonetti y Escandell (2009) y RAE (2009: cap. con las subordi- nadas no finitas. trataremos indistintamente ambos tipos de procesos. Algo hemos hecho mal = (1a). 3. 40). Lola cree [SFuerza que [SFoco LAS ACELGAS [SFin detestan los niños]]]. lo que corrobora –cf. 2 La gramaticalidad de (15) no significa. que la focalización pueda darse libremente con todo tipo de su- bordinadas (finitas). a los ejemplos de (1a) y de (16).03 Interior 60 gramatica. en donde SFoco es más prominente en la jerarquía estructural que SFin. (17) a. (12)– que ta- les oraciones poseen estructura suficiente para darles cabida. Véase al respecto Bosque y Gutiérrez-Rexach (2009: 694-695). *Yo pensaba [eso mismo hacer esta tarde]. argüiremos que de ello se de- rivan consecuencias importantes para la representación sintáctica de los infinitivos. c. b. definida esquemáticamente. b. como sucede con de/di en 1 Sobre este segundo tipo de focalización. Dado que la legitimación de los elementos focalizados se produce mediante el des- plazamiento de estos a SFoco. *Lola se abstuvo de [CARNE comer (y no pescado)]. Eso mismo pensaba hacer yo esta tarde. Ambas posibilidades resultan del todo incompatibles.qxd 5/9/11 15:22 Página 266 266 60 problemas de gramática bargo. Poco has madrugado tú hoy.

en las que el elemento focal se acomodaría en la posición de SFoco situada bajo el nudo SFuerza que encabeza la oración principal. Lola cree [SFin [Fin’ [Fin0 ∅] [SFL [?? pocoi] madrugar ti mañana]]]. Es mejor/recomendable no comer verdura.qxd 5/9/11 15:22 Página 267 Sobre la periferia de los infinitivos 267 algunas lenguas románicas (cf. Lola no/sí come verdura. al hecho de que dicho nudo no está disponible en el caso 3 Sobre esta cuestión. con la úni- ca salvedad de que en ellos el núcleo de SFin aparecería vacío: (19) a. [SFuerza [SFoco UN FERRARIi [SFin [SFL Juan [SV pretende [SFin comprarse ti]]]]]]. según se ilustra esquemáticamente en (20b) y (20c): (20) a. Nótese que esa manera de ver las cosas no entra en conflicto con la existencia de construcciones como (20a) o (14c). b. El problema en ambos casos reside en el hecho de que los infinitivos poseen menos “estructura” –simplemente se proyectarían hasta SFin– que sus corre- latos con verbo flexionado. b. Por consiguiente. habría que rectificar Esa misma situación es extensible a los restantes ejemplos de (16)-(17). presumiblemente ubicado en Fino. Es mejor/recomendable que Lola no/sí coma verdura. [SFuerza [SFoco Eso mismoi [SFin [SFL yo [SV pensaba [SFin hacer ti…]]]]]]. 4 De ahí la interpretación ecoica que presenta la versión afirmativa de (21b) respecto de su contrapunto negativo. Rizzi. La asimetría a primera vista sorprendente ilustrada en (22) es esperable bajo el su- puesto de que las marcas sí y no poseen diferente estatuto sintáctico. b. la agramaticalidad de (22b) obedece. Di- cha predicción viene confirmada por el comportamiento divergente de las marcas de polaridad negativa y afirmativa en (21)-(22): (21) a. 1997). [SFin [Fin’ [Fin0 de] [SFL [?? algoi] haber hecho ti mal]]]. Hernanz.03 Interior 60 gramatica. Bosque (1989). *Es mejor/recomendable sí comer verdura. las construccio- nes que mejor ilustran este fenómeno son los infinitivos adverbiales (16c). en donde el complementante. Más concreta- mente. res- pectivamente. así como el contraste entre dichos ejemplos y los de (6a) y (15). está provista de un rasgo enfático4 que motiva su desplazamiento desde el dominio de Polaridad en que ambas se originan al nudo je- rárquico más alto SFoco (cf. frente a la segunda. es de suponer que la resistencia que ofrece el dominio de SFin a alojar constituyentes focalizados es ex- tensible a otros tipos de construcciones en cuya derivación se implique el SFoco. dominados por SFuerza. Si la propuesta que se acaba de presentar va en la buena dirección. la primera. Teniendo en cuenta que de ante comple- tivas de infinitivo ha dejado de ser una opción productiva en español3. 2007). una vez más. c. marca la frontera visible entre principal y subordinada: (18) a. UN FERRARI pretende comprarse Juan. (22) a. Juan quiere [SFin [Fin’ [Fin0 ∅] [SFL [??UN FERRARIi] comprarse ti]]]. . De las representaciones de (18) y (19) se sigue de forma natural la agramaticalidad de (16) y (17). cf. b.

Así se observa en (29) con los nexos que declarativo y si interrogativo. b. Nota final: de la focalización a la topicalización Paralelamente a lo que sucede con los focos. en el caso de (25).*Juan niega [a María haberle dado el premio]. mostraremos que el comportamiento de los infinitivos respecto de la topicalización avala este análisis. 4. Por consiguiente. b. se sitúa.*[Para a esta paciente atenderla en el hospital]. Para terminar. La situación reflejada en (25)-(27) constituye una aproximación necesariamente parcial y simplificada a un fenómeno que presenta múltiples complejidades. (27) a.qxd 5/9/11 15:22 Página 268 268 60 problemas de gramática de las subordinadas no finitas. en donde no se proyecta SFuerza. cabe esperar que el comportamiento de los tópicos en unas y otras refleje la misma asimetría que se produce con los focos. en efecto. Lola dijo que bien sabía francés. Juan niega [que a María le hayan dado el premio]. El nudo STóp. habrá que hacer mucho papeleo. si las subordinadas no finitas carecen de la proyección Fuer- za que encabeza sus correlatos con verbo finito. habrá que hacer mucho papeleo. Juan niega [SFin [SFL [?? a María] haberle dado el premio]].03 Interior 60 gramatica. una de las propiedades definitorias de los constituyentes topicalizados –tanto si emergen en oraciones principales (2a) como en subordinadas (6b)– es su distribución periférica. Dicha previsión viene confirmada por los contrastes de (25)-(27): (25) a. [Para que a esta paciente la atiendan en el hospital]. De ahí que su legitimación sólo sea posible si se proyectan las ca- pas altas de la oración. Ello arrojaría. Gráficamente: (24) Lola cree [SFin haber hecho algo mal]. Pepe no se acordaba de [que esta novela ya la había leído]. las siguientes representa- ciones: (28) a. por debajo del nudo SFuerza –cf. al igual que SFoc.*Pepe no se acordaba de [esta novela haberla ya leído]. *Lola dijo bien saber francés. b. Juan niega [SFuerza que [STóp a María [SFin le hayan dado el premio]]]. Si bien el primero debe anteceder al tópico (29a). el se- gundo admite indistintamente que éste aparezca antepuesto o pospuesto (29b): . (26) a. (10)–. Una explicación semejante permitiría asimismo dar cuenta del contraste inducido por un adverbio focal como bien en (23): (23) a. b. por encima de SFin en la je- rarquía estructural. Una de ellas es que la distribución de los constituyentes topicalizados se ve afectada por el tipo de complementantes con los que coaparecen. Hasta aquí hemos visto que la singularidad que manifiestan las subordinadas de in- finitivo respecto de la focalización tiene su origen en la estructura truncada de éstas. b.

(eds. Ello se traduce en el empobrecimiento de su peri- feria izquierda. carente. es innegable que la (in)finitud condiciona el comportamiento sintáctico de aquellos. tal como se preten- día demostrar. No saben (al gobernador) cuándo (*al gobernador) destituirlo. Haegeman. Borrego et al. pp. si bien es cierto que en el estado actual de la cuestión resulta todavía prematuro formular generalizaciones conclusivas sobre la distribución de los tópicos y su interacción con los diferentes tipos de complementantes. I.03 Interior 60 gramatica.qxd 5/9/11 15:22 Página 269 Sobre la periferia de los infinitivos 269 (29) a. Eso mismo viene corroborado por asimetrías como la de (32): (32) a. b. (1989). Homenaje a D. «Clases de sujetos tácitos». sin embargo. 91-111.). una vez más. en J. a diferencia de sus correlatos finitos. 2003)– son deter- minantes en el análisis del truncamiento. lo que sugiere. Ello obliga al citado autor a reformular la representación de (10) de la forma indicada en (30). La hipótesis planteada permite concluir que los rasgos de finitud –y no únicamente el carácter radical o no de una oración (cf. de espacio para los nudos Tópico y Foco. desprovista en mayor o menor medida de alguna de las proyeccio- nes que vertebran el dominio de SC. El paradigma de (29) es consistente con el supuesto defendido en Rizzi (2001) de que el complementante si se fusiona en una posición más baja que TOP. La ligera degradación que se obtiene cuando el constituyente topicalizado aparece tras el complementante parece indicar que el nudo TOP no tiene un encaje fácil dentro del dominio estructural de los infinitivos interrogativos. la categoría Int(errogativo). Antonio Llorente. . No saben (al gobernador) cuándo (?al gobernador) lo destituyeron. el contraste de (31). Referencias bibliográficas BOSQUE. Decidieron (*el cordero) que (el cordero) lo harían al horno. en donde se aprecia el carácter recursivo de TOP: (30) Fuerza (Top) Int (Top) Foc (Top) Fin SFL La representación de (30) no predice. Conclusión En este trabajo hemos argüido que la singularidad de las subordinadas no finitas res- pecto de la focalización y la tematización puede captarse adecuadamente –en el marco de la propuesta de Rizzi (1997)– postulando que tales oraciones poseen una estructura sintáctica truncada. II. Philologica. 5. Dudaba (el cordero) si (el cordero) lo haría al horno. Ediciones Universidad de Salaman- ca. En síntesis. b. Salamanca. en donde si selecciona una interrogativa no finita: (31) Dudaba (el cordero) si (?el cordero) hacerlo al horno. que también estos poseen menos “estructura” que sus correlatos finitos.

adverbial clauses and the structure of CP». Espasa. pp. (2007).. y ESCANDELL-VIDAL. M.). Ele- ments of Grammar. Akal. I. . L. en A. (1997). pp. RIZZI. Salvi (eds. Coreference. Ams- terdam. Madrid. LEONETTI. pp. «From polarity to modality. L.03 Interior 60 gramatica. — (2001). Caplletra 42. Some (s)symmetries between bien and sí in Spanish».qxd 5/9/11 15:22 Página 270 270 60 problemas de gramática BOSQUE. 133-169. and focus. Cinque y G. J.. Université Charles de Gaulle-Lille III.). Dufter y D. Dordrecht. Nueva gramática de la lengua española. Fernández Soriano (eds. Haegeman (ed. 155-204. HAEGEMAN. (2009). Ms. en L. pp. Focus and background in Romance languages. V. Essays offered to Loren- zo Renzi. «Fronting and Verum-Focus in Spanish». (2003). «Anchoring to speaker. HERNANZ. 287-296. 281-337. (20079. Amsterdam. John Benjamins.). en G. «The fine structure of the left periphery». «Defectivitat morfológica i variació sintáctica». Current studies in Italian syntax. Kluwer Academic Publishers. y GUTIÉRREZ-REXACH. RAE y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2009). «On the position Int(errogative) in the left periphery of the clause». pp. 219-250. John Benjamins. Eguren y O. (2009). L.. Jacob (eds.). A. Amsterdam. M. Elsevier. Madrid. en L. GALLEGO. moda- lity. Fundamentos de sintaxis formal.

Aquellas personas que hacen alarde de sus riquezas. etc. Pablo ayudará en lo que sea necesario. Bariloche) Un problema que a menudo se presenta en el análisis gramatical es decidir cuál es la categoría de las palabras Qu-.03 Interior 60 gramatica. Me gustaría saber qué vas a hacer este verano. quien. cuándo. Los cafés donde solían reunirse los poetas eran todos muy antiguos. en particular como pronombres interrogativos (qué. Pablo ayuda en las tareas que sean necesarias. cómo. etc. b. acaban perdiéndolas. Desde ya. Por otra parte. el cual.). quién. ya que funcionan de distinta manera. como en los ejemplos siguientes: (3) a. b. es bien sabido que existen cláusulas relativas li- bres (es decir.qxd 5/9/11 15:22 Página 315 ¿Lleva acento o no? Sobre un tipo 44 de relativa libre poco estudiado PASCUAL JOSÉ MASULLO (Universidad Nacional de Río Negro. La convención ortográfica distingue los pronombres interrogati- vos de los relativos. cuál. b. La acentuación orto- gráfica no está relacionada con aspectos prosódicos. Esa es la manera como se solucionan los conflictos civilizada- mente. (Interrogativa su- bordinada) (2) a. c. dónde. como se ilustra a conti- nuación: (1) a. ¿Qué vas a hacer este verano? (Interrogativa independiente) b. ya que los . Quien hace alarde de sus riquezas acaba perdiéndolas (= El que hace alarde…/Aquel que hace alarde…). cuando. como. acentuando los primeros.) y como relativos (que. sin antecedente explícito o con un antecedente pro- nominal neutro). dichas relativas libres pueden tener una contrapartida con un antecedente explícito: (4) a. donde. Nos acercamos al momento en que/cuando el planeta empieza a destruirse.

El pobre hombre se preguntaba dónde pasar la noche. sino porque se ha privilegiado el hecho de que constituyen el núcleo pro- sódico del enunciado en el que aparecen. no logramos imaginar cómo resolver este caso. encontramos ca- sos problemáticos como los siguientes: (5) a. No obstante. b. Por lo tanto. De hecho. No tengo nada que ponerme. ya que se entrecruzan dos criterios distintos. Con excepción de cual. Lamentablemente. ¿por qué? La respuesta no resulta nada fácil. si las miramos con detenimiento. no hay cómo resolver este caso. El pobre hombre no tenía lugar (alguno) donde pasar la noche. ¿Deben acentuarse las palabras subrayadas? De ser así. es decir. Por otro. El pobre hombre no tenía dónde pasar la noche. en las que la palabra Qu. que no puede tomar un antecedente indefinido. por lo que nos inclinamos enton- ces a colocarle acento ortográfico. sin reali- zación fonética. b. ya que claramente no se trata de una pa- labra interrogativa que introduce una cláusula subordinada como en las siguientes oraciones: (6) a. Lamentablemente. c.tiende a ser foco prosódico.es sin duda un relativo que introduce la cláusula que modifica a nada y lugar (alguno): (7) a.03 Interior 60 gramatica. al igual que las cláusulas relativas con antecedente. b. las construcciones en cuestión consti- tuyen relativas libres que modifican un antecedente indefinido nulo. como ya lo hemos hecho en los ejemplos preceden- tes. hay razones para no acentuarla. la palabra Qu. b. No tengo qué ponerme para la recepción. No hay cómo solucionar este conflicto. no será porque se trata de elementos interrogativos (son relativos con un anteceden- te implícito). Si bien tienden a ser no finitas (infinitivas). como se pone de manifiesto al compararlas con las paráfrasis a con- tinuación. Por un lado. con antecedente indefinido nulo): 1 Sin embargo. Hasta aquí. las relativas en cuestión también pueden ser finitas: (8) a. c. No sé qué (ropa) ponerme. la cuestión es clara.qxd 5/9/11 15:22 Página 316 316 60 problemas de gramática pronombres interrogativos no necesariamente constituyen el nú- cleo o foco prosódico de la cláusula1. en las denominadas preguntas retóricas el pronombre interrogativo y el foco suelen coincidir: ¿A QUIÉN se le puede ocurrir semejante idea? Lo mismo sucede en las llamadas preguntas eco: ¿María se casó con QUIÉN? .del español se utilizan en este tipo de cláusula relativa libre (es decir. las demás palabras Qu. si la convención ha decidido que los conectores en cuestión llevan acen- to. No hay cómo se pueda solucionar este conflicto.

quedar. Lamentablemente. c. tener. b. pregun- tar(se). c. f. no hay quién pueda solucionar este problema. las relativas con antecedente explícito en principio no están sujetas a ningún tipo de restricción: (12) a. c. ¿Tenés con qué escribir? f. los que. es decir. e. No hay con qué darle. Es evidente que los predicados existenciales de referencia no seleccionan una cláusula interrogativa. Cabe enfatizar que la distribución restringida de las relativas libres indefinidas con antecedente nulo se debe justamente al hecho de que solo los predicados existenciales pueden seleccionar frases cuantificacionales indefinidas. ¿Hay/Tenés con qué endulzar (el café)? d.: (11) a. José no leyó el/ningún libro que le había recomendado. La carne argentina sin duda es la mejor del mundo. Como sabemos.qxd 5/9/11 15:22 Página 317 ¿Lleva acento o no? Sobre un tipo de relativa libre poco estudiado 317 (9) a.03 Interior 60 gramatica. No queda más arroz/nada que comer/nada para comer. no es casual que este tipo de construcción sea común con verbos exis- tenciales del tipo haber. No queda qué comer. como es sabido. no pueden seleccionar frases nominales definidas. en particular las frases preposicionales. ¿Qué ropa debo ponerme? No [lo] sé). Este no es un dato menor. *No tengo/no hay/no queda cuál ponerse. etc. Por otro lado. *No queda tu arroz/el café que compraste ayer. muestran efectos de definitud. No hay cómo darles de comer a todos los pobres huérfanos del terremoto. *José no leyó qué le había recomendado. las cláusulas relativas funcionan como adjuntos o modificadores de un nombre. ya que muestra nuevamente que no se trata de cláusulas interrogativas subordinadas. b. No sé qué ropa debo ponerme (cf. sino indefini- das.. etc. ¿Tenés para escribir? . d. ¿Tenés/hay para endulzar (el café)? e. Juan no tiene(ni) para comer. que ya no tengo cuándo atender a mis hijos. Tengo tanto trabajo. En cambio. No hay por qué preocuparse por este leve incidente. hecho que también podrá corroborarse en los ejemplos de arriba: (10) a. a diferencia de verbos como saber. b. b. En el mismo sentido. b. No tengo qué ponerme para la fiesta (cf. *¿Qué ponerme para la fiesta? No tengo). El pobre hombre no tenía dónde pasar la noche. g. las cláusulas relativas libres con antecedente implícito que estamos proponiendo aquí pueden ser reemplazadas por frases preposicionales: (13) a. Juan no tiene (ni) qué comer. por lo que suelen tener una distribución similar a otros constituyentes.

“heredado” y no se debe a las propie- dades de las relativas libres en sí. explica las restricciones de po- laridad observadas. (17) a. mejor dicho. b. Este importante hecho es. así como su ocurrencia con predicados existenciales como haber. sino. que no se pronuncia) semánticamente indefi- nido. d. las construcciones Qu. interrogativa (o. Concluimos. d. sino a la naturaleza del cuantificador nulo que he- mos postulado. José entró en el negocio sin tener nada de dinero para gastar. (16) a. no queda –. b. queda – para el resto del mes. A: ¿Falta mucho para que te atienda el médico? B: Todavía tengo – para rato. lo que. afirmativa no enfática). A: ¿Todavía queda café? B: No. señalaremos que estas construcciones son incompatibles con polaridad no marcada (es decir. tengo qué ponerme para la fiesta. polaridad no especificada) y polaridad afirmativa enfática. pronombres relativos). sino a la necesidad de mos- trar ortográficamente aspectos puramente prosódicos. etc. por otra parte. ¿Tenés qué ponerte para la fiesta? c. *(No) hay por qué preocuparse. ¿Hay/queda para comer esta noche? c.en las cons- trucciones de referencia no obedece a la necesidad de distinguir categorías gramatica- les (pronombres interrogativos vs. que la convención ortográfica normalmente aceptada de acentuar la palabra Qu. José entró en el negocio sin tener qué gastar/con qué comprar nada. c. b.. b. nadie. No hay/queda para comer esta noche. .aquí analizadas constituyen cláusulas relativas libres con un antecedente nulo (es decir. A: No me queda más vino. d. por el contrario. c.qxd 5/9/11 15:22 Página 318 318 60 problemas de gramática La naturaleza de los antecedentes nulos propuestos para nuestras cláusulas no es para nada distinta de la naturaleza de los cuantificadores indefinidos nulos que se han pro- puesto para las siguientes oraciones (indicados mediante guión). Ahora SÍ (que) tengo qué ponerme para la fiesta. obviamente. Finalmente.03 Interior 60 gramatica.. SÍ que hay cómo salir de esta crisis. * Hay/queda para comer esta noche. *Por suerte. tener. etc. con polaridad ne- gativa. por tanto. *(No) hay cómo salir de esta crisis. como también notamos en casos de modificación mediante frase pre- posicional: (15) a. similar a nada. lo que torna más plau- sible y natural nuestro análisis: (14) a. quedar. en realidad. No tengo qué ponerme para la fiesta. No hay razón por la cual preocuparse. los que. Para resumir. (18) a. que muestran efectos de definitud. b. no te doy –. A: ¿Hay comida suficiente? B: Si. han sido priorizados frente a los criterios gramaticales esbozados. ¿Me das – del tuyo? B: No.

(1999). 3. vol. Victoria Escandell-Vidal. 395-522. 31. «Las funciones informativas: las perífrasis de relativo y otras construcciones perifrásticas». (1999). .). Madrid. pp.). 2. Demonte (dirs. Demonte (dirs. José María Brucart. Espasa.149-2. vol.963. 2. exclamati- vas y relativas». «Relaciones entre las construcciones interrogativas. (1999). Bos- que y V. Ana Pacagnini. H. 40. 2. en I. Madrid. cap. 61. Gramática descriptiva de la len- gua española. en I. cap. Demonte (dirs.931-1. M. «La subordinación sustantiva: la interrogación indirecta». 1. ESCANDELL VIDAL. J.929-3. Bosque y V. Aspectos semánticos y pragmáticos». vol. M. SÁNCHEZ LÓPEZ.991. cap. Madrid. J. pp. «La estructura del sintagma nominal: las oraciones de relativo». (1999). pp.561-2. 3.). Referencias bibliográficas BRUCART. en I. Espasa. Ignacio Bosque. pp. 65. cap.). vol. en I.195. Manuel Leonetti. C. SUÑER. pp.qxd 5/9/11 15:22 Página 319 ¿Lleva acento o no? Sobre un tipo de relativa libre poco estudiado 319 Agradecimientos M. 2. vol. Espasa. «Los enunciados interrogativos. Gramática descriptiva de la lengua española. en I. Demonte (dirs.03 Interior 60 gramatica.302. CONTRERAS. 4. Demonte ( dirs. (1999). 7. 2. Ángel Gallego. 1. (1999). en I. Espasa. «La negación». pp. Espasa. Madrid. Madrid. Gramática descriptiva de la lengua española. Bosque y V. cap.). V. Gramática descriptiva de la lengua española. Gramática descriptiva de la len- gua española. Madrid. Bosque y V. 3. Gramáti- ca descriptiva de la lengua española. vol. M. MORENO CABRERA. Espasa.245-4. cap. 35. Bosque y V. C. Bosque y V. Demonte (dirs.).634.