BOLIVIA EN DEMOCRACIA

GOBIERNO DE HERNÁN SILES ZUAZO

1. Introducción.

La historia de Bolivia ha estado continuamente marcada por la violencia política,
tanto en épocas de gobiernos constitucionales como en las dictaduras. Durante la
época liberal, por ejemplo, en la cual hubo una sucesión presidencial
supuestamente pacífica, los procesos eleccionarios estuvieron llenos de hechos
violentos, donde no faltaron las refriegas, el robo de ánforas, etc. Los gobiernos de
la Revolución Nacional tampoco fueron una excepción. La represión a los
opositores fue sangrienta, con campos de concentración, masacres y asesinatos,
además de procesos electorales tachados por la oposición como fraudulentos.
Durante la década de 1960, la violencia se manifestó en las luchas guerrilleras de
Ñancahuazú y Teoponte y, además, en la represión a los trabajadores; mientras
que en la década de los 70, la represión política estuvo centrada contra el
movimiento universitario y minero. En la dictadura de García Meza se
institucionalizó la violencia al colmo de afirmar que los ciudadanos debían andar
con el testamento bajo el brazo. De ahí el valor real y simbólico que tuvo el 10 de
octubre de 1982, día del retorno a la democracia. A partir de ese momento, no es
que haya desaparecido la violencia ni los actos en contra de los derechos
humanos, sino que se ha modificado el concepto de la existencia de un Estado
represivo como un hecho normal.

Vivir en democracia en estos último años ha significado, por ejemplo, que el
presidente Hernán Siles Zuazo, luego de la crisis de la UDP, haya llamado a
elecciones un año antes de la finalización de su mandato, evitando soluciones
antidemocráticas o dictatoriales; ha significado que en 1985 haya sido elegido
presidente Víctor Paz Estenssoro, a pesar de tener el segundo lugar en las
elecciones; y que en 1989, el tercero en la justa electoral, Jaime Paz Zamora,
acceda a la primera magistratura. Todo esto gracias a alianzas políticas
impensables en una década anterior.

que las organizaciones sindicales puedan organizar marchas y manifestaciones de protesta sin que sus dirigentes sean deportados por el simple hecho de disentir con la política oficial. sobre todo.Vivir en democracia ha significado también. Lllllllllllllllllll 4. que el ciudadano común pueda manifestar sus opiniones sin el miedo a la represión. el vivir en democracia significa que los ciudadanos tengan derecho a elegir y ser elegidos en procesos eleccionarios pacíficos y transparentes. implica un triunfo popular. Llllllllllllllllllll 5. Pero. Llllllllllllllllllllll . y que ésta. La fiesta democrática que se vive cada cuatro años (cinco años). a pesar de sus deficiencias. que los medios de comunicación puedan difundir información y opinión contraria al gobierno sin el temor a ser clausurados. aunque aún con limitaciones. Lllllllllllllllllllll 3. 2. una muestra de que vivir en democracia es posible. es una conquista política que se debe valorar y mantener.