Revista de Estudios Sociales

ISSN: 0123-885X
res@uniandes.edu.co
Universidad de Los Andes
Colombia

Pérez, Inés
De "sirvientas" y eléctricos servidores. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de
promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina, 1940-1960)
Revista de Estudios Sociales, núm. 45, enero-abril, 2013, pp. 42-53
Universidad de Los Andes
Bogotá, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=81525692007

Cómo citar el artículo
Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto

por los cambios en el servicio doméstico (en especial. como un modo de manejar. 1940-1960)* por Inés Pérez** Fecha de recepción: 12 de junio de 2012 Fecha de aceptación: 10 de septiembre de 2012 Fecha de modificación: 9 de octubre de 2012 DOI: http://dx. consumo. Argentina. advertisements. de los que este texto se benefició enormemente. en relación con la sanción de derechos laborales para las trabajadoras de este sector). Docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata. representations. servicio doméstico. representaciones. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina.com 42 .Revista de Estudios Sociales No. por otra. Maids and Electric Servants. así como a la emergencia de unas masculinidades domésticas.estud. the discourses that promoted the consump- tion of domestic appliances relied on the figures of the “maid” and of “electric servants”. 1940-1960) Abstract The home mechanization process in Argentina received a major boost starting in the 1940s.org/10. pero también de explotar. en diferentes textos dirigidos al ama de casa. Key words Domestic appliances. Bogotá. * Este artículo es resultado de la investigación llevada a cabo en el marco de una beca posdoctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de la República Argentina.7440/res45. domestic work. asociado a las políticas de vivienda del período. enero . los discursos que promovían el consumo de distintos artículos para el hogar se apoyaron de distintas maneras en la figura de la empleada doméstica y los “eléctricos servidores”. Estas figuras fueron usadas de manera recurrente en la promoción del consumo de estos nuevos bienes. • ISSN 0123-885X • Pp. 276. which was related to the housing policies of this period and to the expansion and diversification of consumption. consumption. el proceso de tecnificación del espacio doméstico sufrió un notable impulso a partir de la década de 1940. on the other hand. Correo electrónico: inesp18@yahoo.soc. 42-53. publicidad. En ese contexto. vinculadas a la presencia más asidua de las mujeres casadas de sectores medios en el mercado de trabajo.2013. These images were used in the promotion of these new goods in various texts targeting housewives as way to deal with and also exploit the anxieties generated by the trans- formations of everyday life which characterized the central decades of the Twentieth Century: on one hand. De “sirvientas” y eléctricos servidores. Agradezco los comentarios de los evaluadores anónimos de la Revista de Estudios Sociales. las ansiedades despertadas por las transformaciones en la vida cotidiana de las décadas centrales del siglo XX: por una parte.doi. Images of Paid Domestic Work within the Strategies that Promoted the Consumption of Household Goods (Argentina. ** Doctora en Ciencias Sociales y becaria posdoctoral del Conicet. Argentina. así como a una expansión y diversificación del consumo.abril de 2013 • Pp. related to the increasing presence of married middle class women in the labor market and to the emergence of domestic masculinities. 45 rev. by the changes in gender relations. by changes in domestic service (especially the approval of labor rights for domestic workers).04 Resumen En Argentina. Palabras clave Artefactos domésticos. por los cambios en las relaciones de género. In that context.

En ese contexto. assim como a uma expansão e diversificação do consumo. Éste fue un elemento común a otros espacios. También mar. asociado a mayores facilidades Buenos Aires. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina.8% de las mujeres ocupadas en la ciudad de tral en la promoción de los usos de las nuevas tecnologías Buenos Aires y Gran Buenos Aires se desempeñaban como y artefactos para el hogar. se esti- imagen del ama de casa moderna tuvieron un papel cen. vinculadas à presença mais assídua das mulheres casadas de setores médios no mercado de trabalho. Los aparatos electro-domésticos se lo permiten. hogar se apoyaron de diferentes maneras en la figura de la empleada doméstica: los “eléctricos servidores” o las L ayudas encarnadas en productos de limpieza. representações. etc. abril de 1946). frió un notable impulso. rutinario y femenino de las tareas de la casa. 2005. de cambios intensos en el trabajo doméstico tanto remu- Pérez 2012.1 La creación del “eléctricos servidores”) que se extendería al ámbito pro- saico. consumo. marcaron profundas transformaciones que reemplazan la mano de obra humana no fue acompa- en las formas. assim como a emergência de umas masculinidades domésticas. y Pastoriza 2002). por outro. son silen. ción de nuevos artefactos al hogar (cocinas. “democratización del bienestar” (Rapoport 2003. Strasser 1982). 43 . De “sirvientas” y eléctricos servidores. 1940-1960) Resumo Na Argentina. pelas mudanças no serviço doméstico (em especial. la tecnificación del espacio doméstico su- julio de 1963 y abril de 1964. publicidade. artefactos de gas o alimentos envasados. Imagens do serviço doméstico nas estratégias de promoção do consumo de artigos para o lar (Argentina. Tomo estos datos porque no es posible desagre- para el acceso a la vivienda propia y a una expansión y gar los datos del servicio doméstico del Censo Nacional de Población de 1960. Instituto Nacional de Estadística y Censos. em diferentes textos dirigidos à dona de casa. Loehlin 1999. puede tener doce sirvientes. 1964. En ellos había implícita una empleadas domésticas. y éstos resultan los más cercanos temporalmente a los datos diversificación del consumo. Schwartz 1983. siendo la rama que más mujeres promesa de liberación (encarnada en la imagen de los ocupaba y también la más feminizada. os discursos que promoviam o consumo de diferentes artigos para o lar se apoiaram de diferentes maneiras na figura da empregada doméstica e nos “elétricos servidores”. Palavras chave Artefatos domésticos. En Argentina. una drástica disminución del empleo doméstico (De Grazia vienda y en la provisión de servicios. eso no es hacer “castillos siglo XX. los discursos que bajan rápido y bien. Loehlin 1999. en las décadas centrales del que busco contextualizar. asso- ciado às políticas de moradia desenvolvidas nesse período. Nesse contexto. pelas mudanças nas relações de gênero. Por eso resultan económicos y están a su alcance promovían la adquisición de distintos artículos para el (Casas y Jardines. nerado como no remunerado. mas também de explorar. Torre ciosos y fieles servidores que sólo cobran cuando trabajan y que tra. eran una figura recurren- te en los avisos que publicitaban estos objetos. 1 Estos datos fueron tomados de Encuestas de empleo y desempleo. ma que el 16. Para 1964.). 1940-1960) Inés Pérez Dossier De “criadas” e elétricos servidores. Sin embargo. Piense que Ud. serviço doméstico. en los que la imagen de los “electric servants” fue acompañada de as transformaciones en la estructura de la vi. en Argentina la recurrencia de la imagen de los artefactos lavarropas. as ansiedades despertadas pelas transformações na vida cotidiana das décadas centrais do século XX: por um lado. Strasser 1982). o processo de tecnificação do espaço doméstico sofreu um notável impulso a partir da década de 1940. com relação à sanção de direitos laborais para as trabalhadoras desse setor). más de la mitad del caron cambios en las representaciones vinculadas a su 59% de las mujeres empleadas en el sector terciario eran ejecución (y a sus ejecutoras): la estética del confort y la empleadas domésticas (Torrado 2003). en el marco de lo que se ha calificado como una en el aire”. aunque sí trabajo doméstico (Lawrence-Zúñiga 2004. heladeras. como um modo de manejar. Buenos Aires. el tiempo y el esfuerzo implicados en el ñada de la desaparición de este tipo de trabajo. así como la introduc. En 1947. Essas figuras foram usadas de maneira recorrente na promoção do consumo desses novos bens. Forty 1986.

la figura de la empleada doméstica y la de los “eléctri. manuales de economía doméstica y otros na. Claudia se convirtió en la artefactos y de la mecanización del trabajo doméstico cobró revista femenina más popular en los años 1960 y 1970 importancia en los textos destinados al ama de casa. enero . de familia en 1956 permite atisbar. trucción de las representaciones del trabajo doméstico Para los años cincuenta. Centro mi aná. objetos que conforman los modos de habitar modernos. digmáticamente en la imagen de la relación entre el ama de casa y la empleada doméstica (Pite 2011). relaciones de género y en la tecnificación de la vida coti- lisis en las revistas Para Ti. co y el lugar de la figura de la empleada doméstica en la a partir del conjuro y la explotación de las ansiedades promoción de su mecanización. Vásquez interés general editada desde los primeros años del siglo 2010). que era una de las revistas de decoración más importantes en el país. El Hogar y Claudia.000 ejemplares semanales. 44 . pecto al de Claudia. además. French 2006). asi.abril de 2013 • Pp. editada le fueron asignados en el contexto local? desde los años treinta por Contémpora. En este artí- discursos que promovían la modernización social (Agui. En este sentido. hay que das centrales del siglo otorgó relevancia pública al ama tener en cuenta que los publicistas tienen la necesidad de de casa como consumidora (Elena 2006. tomé los números correspondientes ría en un nuevo auge de las industrias culturales vincu. distintos analistas señalaban que los diarios y las revistas eran la principal fuente de lectura de la clase media. Bogotá. entre 1940 y 1960. haciendo foco en los modos en los que nuevos artículos para el hogar aparecidas en ellas.2 Tanto Para Ti como Claudia en aquellos que promovían el consumo de los nuevos bienes estuvieron entre las revistas femeninas más vendidas en como en prescripciones respecto de cómo y quiénes debían este período. que estaban diana. a partir de los que busqué cos servidores” tuvieron un papel especialmente notable reconstruir las prescripciones acerca del trabajo domésti- en la promoción del consumo de artefactos para el hogar. resulta interesante plantear cómo XX por Haynes. y a lores y las actitudes del público lector. prestando especial atención a las publicidades de material. En servidores” fue creada para otros escenarios. articuladas para. distintas tensiones surgidas de transformaciones en las nes debían realizar el trabajo doméstico. Tomé.soc. Claudia. res en un determinado momento. cercano al de El Hogar. explotando las jerarquías que la comprensión del proceso de domesticación3 de distintos caracterizaban a la sociedad argentina. sin embargo. 276. que apelaba a un público de élite. introdujo un nuevo es- ámbito doméstico. 45 rev. textos dirigidos al ama de casa. culo. objetos fueron investidos de sentidos que hicieron plau- mismo. que marcarían el surgimiento de nuevas ansieda. tanto (Bontempo 2006. lada a la creación de nuevos hábitos de consumo (Cosse 3 El concepto de domesticación es utilizado por Roger Silverstone (1996) para referir al proceso de incorporación de nuevas tecnologías en el 2011). en particular. Para Ti. estos discursos busca contribuir a la historia de la cultura lación. sí al menos lo que la emergencia de unas masculinidades domésticas. otros textos cuyo lector modelo era un ama de sible (y deseable) su consumo. El análisis de por distintas publicaciones femeninas de amplia circu.Revista de Estudios Sociales No. Sin embargo. A pesar la imagen del reemplazo de las trabajadoras por distintos de ser más costosa que Para Ti. Tanto las publicidades como los discursos mencionados antes expresan las ansiedades generadas por un proce- Exploro esta hipótesis a partir de un corpus constituido so de cambio intenso en la vida cotidiana. • ISSN 0123-885X • Pp. Si la figura de los “eléctricos de tiradas de más de 100. asociar sus mensajes de venta con los valores y actitudes al tiempo que situaba el trabajo doméstico en el marco de que la audiencia ya tiene (Marchand 1985). al tiempo que expresaron casa de clase media. ¿qué sentidos mi corpus he incluido además Casas y Jardines. había ad- las transformaciones que experimentaría el sector en este quirido para mediados de siglo un tono conservador res- período. así como en las relaciones de género. textos que prescribían cómo y quié. algunas de publicada desde 1922 por Editorial Atlántida. despertadas por las transformaciones en el servicio do- méstico (sobre todo. Este tipo de textos distorsionan aquello que pretenden gimen legal de protección de los derechos –limitados– de “reflejar”. en relación con la sanción de un ré. Milanesio 2006). Régimen de Trabajo y previsión del personal que presta servicios en casas tilo tanto en sus contenidos como en su formato. modificar la conducta del lector. por ejemplo. En este artículo sostendré la hipótesis de que en Argenti. dichos textos resultarán centrales para contribuir a lar 2007. Cosse 2011). editada por Abril. si no directamente los va- sadas de sectores medios en el mercado de trabajo. son fuen- vinculadas a la presencia más asidua de las mujeres ca. Tomo. que para los sesenta redunda. otra revista de des de parte de los empleadores (Cárdenas 1986. en este período no bajó realizar el trabajo doméstico. Esta los publicistas y redactores consideraban eran esos valo- estrategia fue parte de un movimiento que en las déca. a tres meses de cada una de estas revistas. 42-53.estud. 2 Para el período aquí considerado. en la medida en que su objetivo principal es las trabajadoras). Este artículo busca también contribuir a la recons- entre las más populares del período. Para Ti. tes interesantes para observar.

régimen jurídico para las trabajadoras domésticas soste- bajo humano. los “sirvientes” de carne y hueso eran ahora obsole- de los años cuarenta es posible observar un diagnóstico tos: también en el hogar (y más allí que en otros ámbitos) recurrente. Pero también es cierto que nosotros nos en la búsqueda de distinción de quienes podían pagarlo. rezaba el título ban numerosos consejos para el trato y la vigilancia del de este artículo. En efecto. explotada por las publicidades que promovían el consu- trica. la de la hu. El servicio doméstico era presentado como un ama de casa aparecía como destinataria de los consejos lujo que sólo algunos podían darse. De “sirvientas” y eléctricos servidores. El títu. suponía la mecanización del trabajo del hogar y la tificados. se dirá. sin heladera eléc. Las sirvientas se van. la imagen de la desaparición del exótico. […]. El cine personales en la atención de las necesidades del hogar y las historietas cómicas han popularizado el tipo de y también personas que encuentren en ello una dife- buen esposo que. gracias a los primera vez en 1959 –365 días sin servicio doméstico (Lobstein modernos artefactos y comodidades de las casas moder- 1959)– resulta significativo. en tanto existieran ricos y pobres. Cosas de los tiempos que demuestran la relatividad de todo y cualquier punto de vista humano. por otro. llegado al ámbito del No obstante la existencia de enceradora o pisos plas- hogar. ayuda a su señora se mantenga la actual estructura social. con la pipa en la boca. Las comodidades mecánicas podrán influir en el ánimo de algunas amas de casas Todos hemos leído una y otra vez que en Estados Uni. Décadas más tarde. prácticamente. 1940-1960) Inés Pérez Dossier y de sus ejecutoras. en la pantalla. nos impresionan a los porteños como algo típicamente norteamericano y absolutamente Sumamente extendida. éste no des- asombrarían de ver cómo se puede vivir con tan poca aparecería: el servicio doméstico era un elemento central servidumbre. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina. servicio doméstico. una creciente escasez de servicio doméstico paralela a un proceso de modernización que. como una invitación muy personal y muy directa a que vayamos preparando el delantal […]4. tan frecuentes conviven ricos y pobres (Rojas 1956. nos muestra ahora. se ciñe renciación de clase. sin aire acondicionado y sin baños ni calefón […] mo de los nuevos artefactos a partir de su identificación ¡Cosas de los tiempos!. Consideramos que siempre solamente la gente de más encumbrada posición social habrán de existir personas que ofrezcan sus servicios puede darse el placer de tener criados y criadas. sino muy tangible 4 “Las sirvientas se van: ¿qué pasa en Buenos Aires con el servicio do- y muy real es que ante el avance del “progreso” y de las méstico”. desde comienzos nas. la cantidad de “sirvientes” en relación con la de familias lo de un manual de economía doméstica publicado por era muy baja. en un período en el que dicho trabajo fue en que Buenos Aires tenga menos sirvientas que Nueva objeto de intensos cambios. La mecanización del trabajo Como en el ejemplo anterior. 45 . Que cio de algún doméstico. en un contexto en que acerca de la realización de las tareas domésticas. do o suficiente. tomado de un número de (y del servicio) doméstico la revista El Hogar de 1941. se sostenía que. en el que se adoptaba la perspectiva del servicio doméstico (Liernur 1997). En distintas revistas femeninas se describía las máquinas reemplazaban al trabajo humano. manización de los nuevos artefactos. con la pipa entre los dientes y que la pantalla yanqui canización del trabajo doméstico. (sic) no muy adineradas para abastecerse del servi- dos no hay. se llega a la res” no era unánime. 4 de abril. particularmente de las empleadas dificultades de la vida ¡las sirvientas se van! Día llegará domésticas. El Hogar. “Las sirvientas se van”. una vez terminada la cena. asombramos a menudo al pensar cómo se podía vivir Esta asociación entre estatus y servicio doméstico fue en aquellos tiempos sin calefacción. voces del mundo académico conclusión de que en ningún otro ramo como en el del que buscaban incidir sobre la interpretación del nuevo servicio doméstico la máquina está desplazando el tra. Lo que no es relativo. en las revistas femeninas esta situación era usualmente planteada desde la perspectiva Tanto en los manuales de economía doméstica como en del/a empleador/a que no encontraba servicio adecua- las revistas femeninas de principios de siglo se encontra. de un departamento. siempre será necesario limpiar el parquet consecuente desaparición del servicio doméstico. Hemos dicho que nuestras abuelas se nían que. el empleador. Pero para ese día los maridos porteños ya no estrategias utilizadas para vincular el servicio doméstico encontrarán exótico al dueño de casa que seca los platos a los nuevos artefactos: por un lado. en la que a secar la vajilla […] Y estas escenas. la imagen de la me. Así. Anotando y comen. servicio doméstico en manos de los “eléctricos servido- tando las cifras acerca de este problema. exploro dos de las York. Por otra parte. 174). Para ello. Ello ocurrirá siempre y mientras un delantal y. más que como una nota pintoresca.

Era un modo de “do. Ahora bien. sino también sobre el tipo de cualidades valoradas La figura de la empleada doméstica en la publicidad no era en relación con el trabajo doméstico. 46 . La “fidelidad” y “seguridad”. los “eléctricos servidores” estarían siem- Imagen 1. en contextos de crisis económicas (Elena 2006. en Argentina ganó rele- elemento especialmente fuerte en América Latina. por extensión.abril de 2013 • Pp. con los servidores. en rela. 2005). siempre disponibles. vancia el diseño “eficiente” de la cocina. para llevarlos al trabajo doméstico 2002. Su llegada a los medios argentinos se explica por la presencia en el país tanto de empresas norteame- ricanas productoras de artefactos domésticos como de agencias publicitarias (Aprile et al. se enlaza con una creciente visibilización de las amas de casa en el discurso público que tuvo lugar en Argentina a mediados del siglo XX. Sin embargo. adquirían una connotación particular en el contexto local. producto promocionado. Para Ti. identificado con el hogar moderno. un doméstico: en este período. la rrentes y estereotipados de las publicidades de las prime.estud. El “confort” y una novedad. vendiendo el beneficio asociado al pro. de acuerdo con la publicidad. así como de cambios profundos en el trabajo doméstico remunerado. estos elementos son comunes a los obser- cedía: la apelación a la figura de los “servidores” recupera. (Crispiani 1996. por otra parte. 2009). el “bienestar” –que. mundo tecnificado y libre de esfuerzo. para situarlo en la promesa de un ran las pujas por el incremento en el estándar de vida. al que se apelaba como signo de características que adquiriría en este período el mo- clase dentro del mundo doméstico para otorgar estatus al delo de domesticidad de clase media. Por otra parte. en el marco de transformaciones en los derechos laborales. • ISSN 0123-885X • Pp. La importancia que adquirie- ba un elemento arcaico. con la centralidad que adquirió su figura en el discurso pe- ronista. extendiendo la promesa del bienes. can way of life a distintas regiones del globo (De Grazia ducto. cía entre estos objetos y la figura de los “servidores”. medido ahora ya no sólo en relación con la cobertura de mesticar” ese futuro al ubicar en él elementos reconocibles las “necesidades básicas”. Por una parte. pre presentes. en el que se ción con la posibilidad de confirmar (para sí mismo y para recuperaban los criterios tayloristas de racionalización los demás) una identidad de clase media (O’Dougherty del trabajo fabril. un modo de borrar el trabajo que implicaba común a un proceso de extensión del ideal del ameri- su uso (Forty 1986). En particular. más que el producto en sí mismo (Marchand 1985). informan no sólo sobre la continuidad que se estable- plio que aquel que podía contratar una empleada. sino también con el confort que destacaban una línea de continuidad con el presente. se trataba de uno de los elementos más recu. que las interpelaba como guardianas del pre- supuesto familiar –y. también. Por otra parte. para mediados de siglo la expan- sión del sistema “con retiro” y una mayor movilidad de las trabajadoras domésticas entre distintos pues- tos de trabajo (Cárdenas 1986) hicieron de la fidelidad un valor especialmente destacable: a diferencia de las empleadas (que podían faltar o tomar otro empleo más conveniente). adquisición de estos productos garantiza– son notas ras décadas del siglo XX. Nolan 1990. Pérez 2012). Si los trabajadores domésticos de princi- pios de siglo se desempeñaban toda su vida al servicio de una sola familia. Los adjetivos utilizados para describir los artefactos tar y la jerarquía a un público notablemente más am. ba la presentación de los cambios introducidos en la vida cotidiana en una línea de continuidad con lo que los pre. 42-53.soc. esa novedad implica. 276. es un elemento Era. enero . Bogotá. Milanesio 2006). de la economía nacional–.Revista de Estudios Sociales No. 28 de abril de 1953. Owensby 1999). a comienzos de los la “eficiencia” es uno de los criterios que ganarían cuarenta comenzaría a vislumbrarse una nueva conexión centralidad en este tiempo en relación con el trabajo entre la tecnificación del hogar y el servicio doméstico. vados en otros contextos. 45 rev.

la salud pública y las preocu. 6 Ver Diario de Sesiones. actúa como si cada patrón bajo (tanto doméstico como no doméstico) de este o presunto patrón fuese un expoliador y cada auxiliar de período. el propio hecho de la reedición de las imágenes de ama de casa y de domes- que el Estado interviniera en su sanción y les diera algún ticidad prescriptas. 12 de mayo de 1948. 1º de octubre de 1956. indemnizaciones. pp. Por una parte. El fragmento que hace las veces de epígrafe servicio doméstico. vistas a partir de entonces papel que las amas de casa debían ganar en el hogar. se apoyaban estos elementos era un ama de casa que. por ejemplo. 26 de junio de 1916. Hasta los ky 2009). tanto como de las preocupaciones presentadas para otros trabajos de. y una “retórica plebeya” de la que estuvieron imbuidos lar este trabajo desde principios del siglo XX. trabajadoras que podían abusar de la “industria del juicio” y otros derechos sociales). vacaciones. En 1959. Sin embargo. 534-537. En este sentido. además. Archivo General de la Nación. a la expoliación de aquel. es hombre que vive la realidad del medio social. una suerte de promesa del lugar social ocupado. como “amenaza”. Cámara de Diputados de la Nación. De “sirvientas” y eléctricos servidores. V. bunal Doméstico”.S. res. en cambio. De acuerdo al preconcepto expresado. una antes desconocida ansiedades para los empleadores. pague con razón o sin ella. 57-58. 9 de agosto de 1929. constitu- paciones eugenésicas. en este período. puede rastrearse de las clasificaciones que habían “ordenado” la sociedad un cambio en la tónica dominante en los proyectos le. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina. y una imagen del hogar como espacio de una vida hogareña armónica. potenciado por la efectiva sanción del Esta. una dulce y cauta paloma. que a más de magistrado mésticos “sólo cobran cuando trabajan”.8 En particular. 1172-1243. 783. apoyadas en una nueva centralidad tipo de garantía para su cumplimiento implicaba nuevas del consumo asociado al confort.6 Los proyectos presentados a yéndose en bienes de estatus clave en las nuevas formas partir de los años cuarenta situarían la preocupación de distinción de quienes buscaban materializar su nuevo por el servicio doméstico. marcó una transformación en aparición del servicio doméstico se asociaba a un nuevo la imagen de las trabajadoras. realizaba pp. 47 . los que buscaban marcar distancias también evidentes res- sarrollados en el marco del mercado de trabajo. propensa de este artículo destacaba que los aparatos electrodo. Esta carac.7 El diagnóstico del desplazamiento de las empleadas do- mésticas por los domésticos servidores aparece también Este cambio. Dichos elementos dieron lugar a una crisis el primero sancionado. 550-556. 739. éste fue estos cambios. cuyos pecto de aquellos que se acercaban peligrosamente. pp. conven- terística adquiere un sentido renovado cuando se la drá conmigo que es todo lo contrario: la víctima es el sitúa respecto de los derechos laborales conquistados dador de empleo. 243-244.5 la sanción de un régimen (Vasilachis 1997). Es ya de consenso público que este Organismo llamado pecto de otras modificaciones en el mercado de tra. 7 y 8 de septiembre 8 Acta 332/59. 28 y 29 de septiembre de 1933. la figura de las empleadas do- años treinta. La cuestión es (Torre y Pastoriza 2002). en el marco de ansiedades generadas por cambios en tuto del Servicio Doméstico y la creación del Tribunal de la organización de lo doméstico. 1940-1960) Inés Pérez Dossier “Fidelidad” y “seguridad” se situaban. pp. 29 de septiembre de 1920. los maltratos. La mujer ideal en la que 5 Decreto Ley 326/56. la des- Trabajo Doméstico en 1956. en sintonía con bienestar en objetos visibles (y mostrables). p. Si bien de distintos derechos sociales por parte de los trabajado- existieron numerosos proyectos legislativos para regu. pp. plena y satisfactoria para cada uno de los miembros de la familia. Esta sen- tencia es un caso típico de injusticia. leídos por buena parte de la clase el referido Consejo hace todo lo posible para que el pre- media como el inicio del fin de la ética del esfuerzo sunto patrón. 357-359. 7 Ver Diario de Sesiones. a pesar de lo restrictiva que resultó en comparación con los derechos de otros trabajadores Los eléctricos servidores conjuraban el peligro implícito en (con menores licencias. res. 18 de julio de 1934. pp. Consejo de Trabajo Doméstico. un relevancia de indicaciones tendientes a la racionaliza- empleador sostuvo ante el citado Tribunal: ción y al aumento de la eficiencia del trabajo domésti- co. Las décadas centrales del siglo XX fueron el contexto de rechos reconocidos a estas trabajadoras. Este período estuvo marcado tanto por el jurídico para el servicio doméstico marca un cambio en crecimiento de los sectores medios como por la conquista la sensibilidad en torno al servicio doméstico. el eje de los proyectos había sido el traba. A pesar de lo limitados que fueron los de. no importa el sector social del que proviniera. derechos habían sido sancionados previamente. desta- cando su carácter “profesional”. mésticas asociada a los nuevos bienes funcionaba como jo infantil. fondo documental “Tri- de 1955. p. argentina en las primeras décadas del siglo XX (Adamovs- gislativos de los años previos a su sanción. que la “víctima” sea vindicada por el Estado. Cámara de Diputados de la Nación.

mientras que el artefacto en al- norteamericanas. abril de 1961.11 asignados a cada género. que se apoyó en la inclu. 11 Para Ti. El hogar ya no sólo aparecía como sitio donde poner las publicidades –que es la última aparecida en Para Ti en práctica un saber técnico ligado al trabajo manual. (en 1929. que se acoplaron a aquellas producidas por la tecnificación del hogar y la potencial desaparición del servicio doméstico. y en 1932 se aprobó el régimen de sábado inglés) Como para no estar contentos con las maravillas que (Recalde 2003). prontitud y economía […].9 La humanización de los eléctricos servidores Las imágenes invocadas para promover el consumo de los nuevos artefactos no fueron unívocas. 10 Éste es un punto común con lo ocurrido en otros espacios latinoame- ricanos (Ribeiro dos Santos 2009). la imagen tintas variaciones de un mismo tema: las virtudes que motivaba la reflexión sobre la mecanización del hogar de Aurora –cocina y cocinera–. 6 de abril de 1954. enero . la “democratización” gunas publicidades llega incluso a ocupar un espacio del tiempo libre y la casa propia de los años cuarenta y reducido en la esquina inferior de la imagen. Por otra parte. las tareas domésticas por sí misma (Pérez 2012). 276. publicitaria de Aurora que apareció en Para Ti entre ticas y a la americanización de la vida familiar. sería a máquina. era de esta serie– funciona como coda: en ella. por su eficiencia. si el marido iba a lavar los platos. 9 “El marido lava los platos a máquina”. Para Ti. en definitiva. la cocina. y cocinera remiten. • ISSN 0123-885X • Pp. 1953 y 1954. mismo en todos los casos.estud. En el apartado anterior exami- tomático que esta imagen se instalara en los discursos né una de las imágenes utilizadas en dicha promoción: en el momento en que la participación de las mujeres la de una progresiva mecanización del trabajo y la conse- en el mercado de trabajo alcanzó su punto más bajo. Claudia. La campaña estuvo conformada por dis- mos en el artículo publicado en El Hogar en 1941. cuente desaparición del servicio doméstico. a un mismo signifi- sión de nuevas tecnologías y de nuevas actividades en el cado: Aurora es.10 su uso no fue el Imagen 2. 2 de marzo de 1954. 45 rev. 42-53. la jornada laboral había sido reducida a 8 horas diarias. Me detendré pero también el momento en que esa curva empezaría a ahora en otra de las relaciones establecidas entre estos cambiar de signo: a partir de 1947. ese nuevo lugar de los varones dentro del acuerdo en consagrarla la más extraordinaria de las hogar generó no pocas ansiedades en torno de los lugares cocinas. A pesar cincuenta dio una nueva amplitud a la asociación entre de ser graficadas como entes independientes. La última de hogar.soc. en especial en lo que hace al tra- bajo doméstico. la mecanización de las tareas del hogar se Los siguientes avisos forman parte de una campaña asociaba a la emergencia de unas masculinidades domés. su crecimiento sería elementos: la personificación de los artefactos domésti- sostenido y cada vez más acelerado (Wainerman 2007). Es sin. 48 . En Argentina.Revista de Estudios Sociales No. Como expresaba el título de un ar- tículo publicado en Claudia en abril de 1961. están de casa (Pérez 2012). chicos y todos los que pueden la masculinidad no supuso una sustitución de las mujeres gustar los ricos platos y golosinas que se preparan en por parte de los varones en las tareas “propias” del ama de un instante con la moderna cocina Aurora. Como veía. La cocinera ocupa en y la eventual desaparición del servicio doméstico era la de todos los casos más espacio en el cuadro y está ubicada los esposos con delantal que podían verse en las películas en un primer plano. múltiples presentado también como objeto de ese saber hacer puesto cocineras minúsculas pueblan el artefacto y conden- en práctica en el tiempo libre recientemente conquistado san así su dimensión humana. sin embargo. Si la apelación a la figura del servicio doméstico y de la “sirvienta” fue recurrente en publicidades de artículos para el hogar a lo largo de todo el período trabajado. A pesar de que la condición doméstica de hace Aurora! Grandes. cocina masculinidad y domesticidad.abril de 2013 • Pp. cos y su identificación con la figura de la “sirvienta”. Bogotá.

Claudia publicó presenta. El gran drama se publica todos los días. la de una democratización del bienestar. Allí se buscaba una explicación la cocinera. radicaba en su compleja relación con Juanita. es. La humanización de los artefactos es el reverso de la imagen de los domésticos servidores analizada en el apartado anterior. “eficientes”. De “sirvientas” y eléctricos servidores. doméstico: doscientos pedidos. el diagnóstico Así. su ayudante. ansiedades. Rebekah Pite (2011) ha mostrado cómo buena parte del atractivo del segmento televisivo de Doña Petrona. rrente. la progresiva ausencia de comparables servicios”). Esta imagen se articuló en el espacio local con otras en las que las empleadas domésticas ocupaban también un lugar relevante en la confirmación de la identidad de clase media. tener tiem- po para descansar o atender a los suyos. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina. En este sentido. Personal al lector desde la empatía. […] terpelar al ama de casa de clase media para que se iden. a cumplir con un deber cindir de las “sirvientas” y. por ejemplo. 49 . Para Ti. Y más del treinta por ciento de las porteñas trabajan. sin embargo. la promesa de estatus y distinción. en particular. si se quiere. son las que se usan para describir la cocina promocionada otros los cambios que estaban en el origen de dichas (“rápidas”. en el trabajo doméstico”. su complemento: Imagen 3. sin embargo. En enero de 1961. que “prestan in. Los publicis- tas también explotaron esta imagen en la promoción del consumo de artículos para el hogar: la humanización de los artefactos prometía servidores (aun eléctricos) sobre quienes la reina del hogar ejercería su dominio. Aparece en El recurso a la humanización de los artefactos invitaba columnas monótonas de letra pequeña. en parti- una empleada doméstica puede rastrearse en las fórmu. un artículo titulado “Un problema de nuestro tiempo: plementariedad: en la cocina dominan los blancos. cular. percibida como una relación de intensa desigualdad que emulaba la de una patrona de clase media con “su” empleada doméstica. Lo mismo sucede con las líneas de la “escasez” del servicio doméstico. Hay que salir a la calle. por otro. en la cocinera. 2 de marzo de 1954. por un lado. Esta estrategia también expresa ansiedades vinculadas a La personificación de la cocina y su identificación con transformaciones en el mundo doméstico y. los negros. por cuanto 12 Este artículo forma parte de una serie que se completaría en los dos interpelaba tanto a aquellas mujeres que podían tener números siguientes de la revista. “económicas”. en lo que Marchand identificó como la parábola de la demo- cracia de los bienes (Marchand 1985). Se las re. Sin embargo. 1940-1960) Inés Pérez Dossier una empleada doméstica como a quienes comprarían los nuevos artículos para el hogar (con mayor o menor dificultad) para utilizarlos en sus labores diarias. cocina y cocinera son las figuras graficadas con de la escasez del servicio doméstico seguía siendo recu- mayores contrastes entre el blanco y el negro. A partir de él se buscaba in. a partir de la utilizadas para graficarlas: en la cocina predominan las pregunta a las propias mujeres que se desempeñaban rectas. a las identidades de género. La síntesis de ambas en esa actividad. Hacia el final del período aquí recorrido. la ecónoma del hogar más famosa del país. Dicha identificación se busca sus hogares de las amas de casa.12 figuras es el logotipo de Aurora. tanto a partir de elementos textuales (como en “las ma- ravillas que hace Aurora”) como de recursos visuales. las curvas. a partir de una imagen de com. Este discurso también acentuaba una imagen inclusiva. veinte ofrecidos. tificara con este modelo de domesticidad centrado en el No importa si quedan solos los niños o padres ancia- consumo de estos nuevos artefactos: podrían así pres. nos.

Entonces hemos interrogado a la otra parte. para mediados de siglo se observa una progresiva feminización de este sector (Cárdenas 1986. El recurso a la personificación de los artefactos no fue che. el texto informa sobre una serie de transfor- maciones en el trabajo doméstico remunerado del perío- do. a esos hogares en peligro. tico (tanto remunerado como no remunerado) y. sarrollada en distintas revistas femeninas a lo largo de 1962 a las muchachas […] Las hemos visto lanzadas casi (Claudia. había cambiado también el origen de quienes se empleaban en este sector: de inmigrantes ultramarinos a migrantes del interior del país. que podría ser orgullo y se vuelve angustia o repro. su personificación redunda- con mayor fuerza a partir de los sesenta y setenta. y a permanecer activas hasta canización del trabajo doméstico observada en el apartado los 55 (Torrado 2003). Desde fines de los cuarenta. El tema del servicio doméstico anterior. Sin embargo. Claudia. sino también con el ama de casa. Jelin 1976). la progresiva coexistencia de los sistemas sin y con retiro. Claudia. A esas mujeres tensas e insatis. hemos querido dar Atma reproducida aquí y que fue parte de una campaña de- ayuda. en la que el artefacto y el ama de casa con desesperación a la búsqueda de un empleo en una se fundían en un solo ente: la perfecta “atma de casa”. En el artículo de Claudia de 1961. ticipación de las mujeres casadas en el mercado de trabajo. el arte- los lugares asignados en él a los géneros. Para Ti. 276. junio de 1962. por otra parte. Bogotá. • ISSN 0123-885X • Pp. acompañado además de una progre- siva distancia entre la cultura material y los saberes de empleadas y empleadoras. que trabajo doméstico era una responsabilidad femenina: si la generaban tensiones en relación con el ideal familiar y empleada doméstica “reemplazaba” al ama de casa. de la mano cobraba otra vez relevancia a partir de preocupaciones de niveles crecientes —aunque todavía limitados— de par- asociadas a las transformaciones en el trabajo domés. En las décadas previas. 45 rev. No es la mera comodidad lo que se halla en juego únicamente utilizado a partir de su identificación con el […]: son la paz familiar y la armonía matrimonial las servicio doméstico. etc. ejemplo quizás extremo es el de la publicidad de planchas fechas. fábrica. en el trabajo femenino. el conflicto que daba lugar a esta reflexión era el de los peligros para la ar- monía familiar generados por la ausencia del hogar Ya fuera que se identificara al artefacto con el ama de casa del ama de casa. Un que están mezcladas.abril de 2013 • Pp. 42-53. en Esta imagen se sostenía en el supuesto implícito de que el términos más generales. Resulta significativo que también aquí dichas ansiedades fueran vinculadas a las tensiones surgidas de un progre- 13 “Un problema de nuestro tiempo: el trabajo doméstico”. se ba en situar una mujer en el espacio doméstico en un mo- registra una tendencia –entonces todavía incipien. Imagen 4. su uso se intensificó en este período.soc.). así como al crecimiento de la cantidad de hogares de clase media que contrataban una empleada doméstica.estud. el modo en que estos cambios son retomados en el artículo citado revela las ansiedades que les dieron origen. 50 . ene- sivo acercamiento al american way of life y del abandono de ro de 1961.Revista de Estudios Sociales No. ¿Por qué ese desencuentro de dos necesidades que podrían complementarse? 13 Por un lado. Estos cambios fueron paralelos al desarrollo de otros puestos de trabajo que “competían” con el traba- jo doméstico remunerado como opciones para las muje- res de escasos recursos económicos (fundamentalmente. el trabajo fabril). aunque o con la empleada doméstica. Finalmente. como la reducción en la cantidad de empleados por vivienda. facto doméstico cumplía la misma función. enero . A te– de acuerdo con la cual las mujeres de clase media pesar de que no podría decirse que la estrategia de la huma- casadas volvían a insertarse en el mercado de trabajo nización de los artefactos reemplazó la imagen de la me- después de los 35 años. mento en que se observaba su progresiva ausencia de él.

la apelación a una noción de progreso concebido como lineal e inevitable anunciaba un futuro predecible La recurrencia de este tópico informa también sobre la y deseable. En un contexto en que las clasifica- productos industriales para el hogar. En este artículo sostuve la hipótesis de que este figura de la empleada doméstica advierte que el éxito en la tópico permitió conjurar distintas ansiedades asociadas a identificación con dicho modelo dependía de la posibilidad las transformaciones en la vida cotidiana. Los textos aquí traba- jados informaron sobre esos cambios de un modo oblicuo. Más que “reflejarlos”. como el sanción de un régimen legal para el servicio doméstico y de la alimentación. Por una plicara la mecanización de estos últimos. maciones en las relaciones de género. en las relaciones de distinguirse de otros que estuvieran en una posición de género y en el trabajo doméstico de este período. 19 de enero de 1960. 51 . En este contexto. […] [Sin embargo. “eléctricos servidores” permitían abstraerse de ese tipo de das de estas transformaciones en las relaciones de género conflictos laborales. Las certezas reedición del modelo de la mujer doméstica. tensionaron los lugares tradicio- mo de estos artefactos se apoyó en buena medida en la nalmente asignados a mujeres y varones. el trabajo doméstico aparecía como una responsabilidad femenina: si las empleadas do- mésticas reemplazaban al ama de casa. así como el crecimien- en agosto de 1961.14 de mecanización en el que serían superados el trabajo hu- mano y los conflictos que potencialmente conllevaba. De “sirvientas” y eléctricos servidores. La persistencia de la damente. La extensión de co eran tópicos centrales de distintos textos de la época: unas masculinidades domésticas. precocidos […] y. con todos los adelantos de la ciencia alimentaria flictos de otros tipos de trabajo)–. Los Si las lecturas fueron heterogéneas. con sus fabulosas cadenas de sumi. casadas de clase media. eran vistos con ambi. el recurso de identificación de los moder. reforzando buscadas en la imagen de una cotidianidad tecnificada. excluido de la justicia laboral competente para los con- fin. y donde el estatus debía con- los hijos enfrentaban el serio riesgo de “extraviar la huella”. que a tecnificación del espacio doméstico. refrigerados. atravesada por fuertes desigualdades. la división sexual del trabajo. Por otra. por ejemplo. 1940-1960) Inés Pérez Dossier los valores presentados como tradicionales. mostraron algunas de las preocupa- tes transformaciones en la vida cotidiana vinculadas a la ciones a las que dieron lugar. las ansiedades surgi. mente reservados a servidos y sirvientes. La idea del progreso y la búsqueda de solucio. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina. Por otro lado. en vo. los artefactos do- mésticos (que reemplazaban a las empleadas) cumplían 14 “La mujer norteamericana retoma la huella”. das por dichas transformaciones. y a pesar de lo limitados industrial montada en base a (sic) la producción feme. Para Ti. además. conservando los lugares tradicional- encontraban algún tipo de solución a partir de la incor. de ese trabajo que aún son significativas en la sociedad nos artefactos con las empleadas domésticas (a partir de la argentina. la promoción de los nuevos bienes se apoyó en una figura conocida como promesa y ga- Han conocido –los americanos– una organización rantía de prestigio. estas imágenes expresa- ban algunas de las claves en torno de las representaciones Por una parte. la figura de fruto de un progreso concebido como inevitable. el tópico del modelo de domesticidad de clase media. Los cambios imagen de la mecanización del servicio doméstico o de la en la vida cotidiana identificados con Estados Unidos. explotación de otras ansiedades vinculadas a transfor- nes certeras frente a los cambios en el trabajo domésti. aunque ello im- poración de los modernos artefactos al hogar. firmarse por distintos medios. el hecho de que el Estado aplicados a librar a la mujer de su atención al marido y a apareciera como garante de esos derechos generó una serie los hijos. fueron “las sirvientas” aseguraba el lugar social de enunciador y una de las vías para aplacar las incertidumbres genera- lector(a) en el marco de dicha transformación. Claudia publicó un “test to de la participación en el mercado de trabajo de mujeres para elegir mucama”. así como a la extensión pesar de la retórica igualitaria que primó en la extensión y diversificación del consumo. Al mismo tiempo. Mostraron. que fueron los derechos reconocidos a las trabajadoras –la nina y paralelamente un sistema de servicios. la promoción del consu. subordinada. El trabajo doméstico (remunerado y no remunerado) cam- Consideraciones finales bió sustancialmente en este período.] los fracasos en la juventud de ansiedades que permitieron la emergencia de un ideal invalidan las conquistas de la vida moderna. Las décadas centrales del siglo XX fueron escenario de fuer. ciones que habían ordenado los lugares sociales hasta ese valencia: las mujeres liberadas de la atención al marido y a momento estaban en juego. Finalmente. En este sentido. ésta estuvo de la escasez del servicio doméstico fue retomado reitera. la creación de un tribunal (aunque de orden administrati- nistros envasados. parte. en personificación de los artefactos) buscó otorgar estatus a especial la “liberación femenina” encarnada en distintos los nuevos productos.

política y social de Women’s History 18. Natalia. 23. Marchand. Owensby. Rapoport. 1919-2003. Claudia: la revista de la mujer mo. Buenos Aires: Macchi. Gendered Invisibility. Buenos 17. 2011. Aguilar. la historia de la arquitectura. La nueva relevancia pública otorgada a ción en la fuerza de trabajo de las mujeres latinoamericanas: El las amas de casa como consumidoras y la vinculación del caso del servicio doméstico. Intimate Ironies: Modernity and the Ma- 8. 1920-1940. able Cleanliness: The Impact of the Washing Machine on Daily Living in Post-1950 Santiago. Re. Roland. 1986. 2006. entre el ama de casa y la empleada doméstica. Respect.estud. 2006. La automatización del trabajo. 1943. Katharine. Berkeley: University of 4. Mary. tidiana (1940-1970). 2006. Pérez. Making Way for Modernity. Aprile. Isabella. Jelin. 1955. Adamovsky. Apogeo y decadencia de una ilusión. eds. la Argentina (1880-2000). Sandra. 14. 4: 79-100. Hispanic American Historical Review 87. Standford: Stanford Uni- Advance Through 20th-century Europe. Para Ti: el cuerpo de la mujer California Press. moderna (1922-1928). Lobstein. no. From Rugs to Riches: Housework. 3: 549-578. no. Al tiempo que situaban estas 13. La Plata: REUN – UNLP. 365 días sin servicio doméstico. Migración a las ciudades y participa- sustituciones. Transformaciones técnicas Politics of Middle-Class Daily Life in Brazil. 18. Consumption Intensified: The 7. 16. explotaban la imaginería de vida familiar en el siglo XX. Policies. enero . 183-189. The Americas 64. 1996. Liernur. 1990.Revista de Estudios Sociales No. Buenos Aires: Ediciones Búsqueda. Historia de la clase media en Argentina. Alberto Borrini. Condiciones materia- transformaciones en una clave de progreso vinculada a la les de la vida familiar. 3: 91-117. Alejandro. Maureen. Ramona y el robot. Isabel. 1999. Entertaining Inequalities: Doña Pe- 10.abril de 2013 • Pp. Objects of Desire. Feminist Studies 16. 49-114. 2004. Fernando Aliata y Francisco Liernur. Design and Society. Journal of 24. and Domestic Work in Mid-Twen- 1980. Advertising the American Dream: Aires: La Crujía. 20. vista Mora 17: 1-22. Historia económica. 2002. Crispiani. 2009. El servicio doméstico Peronist Argentina. De Grazia. Inés. no. eds. Mario. Elizabeth. Journal of Women’s History 18. 2: 177-205. no. 2005. Forty. 1: 97-128. Pite. Eduardo. Bontempo. 1986. 3. University Press. trona. no. Denisse. J. Class and Gender in 1940s and 1950s Mexico City. Bogotá. • ISSN 0123-885X • Pp. 2012. Lawrence-Zúñiga. 42-53. Nolan. Victoria. la misma función. Adrian. Juanita Bordoy. 2006. Durham: Duke Uni- del hábitat doméstico: el sector cocina. “The Guardian Angels of the Do- mestic Economy”: Housewives’ Responsible Consumption in 5. sobre cuestiones domésticas… que no quiere ser un libro de cocina más. rized Housewife in Weimar Germany’s Rationalized Eco- derna en la Argentina de los años sesenta (1957-1973). 52 . Bue- 15. Buenos Aires: Biblos. La publicidad cuenta su historia. French. Alicia. Paula. David Kertzer y Marzio Bar- la desigualdad y la jerarquía. agregando un eslabón a la cadena de 12. 2. nomy. Cosse. no. Jennifer. 1985. “Housework Made Easy”: The Taylo- 6. Uni- versidad de San Andrés. Tesis de Maestría en Historia. Familias. 2011. Brian. 1750. 2003. 2007. fueron elementos que potenciaron el recurso a la imagen de los eléctricos servidores. 1959. Entrepasados 13: 7-36. 276. En Historia de la familia europea. 21. Londres: Cameron Books. Nueva York: Berg. Una charla nos Aires: Planeta. Chile. Peronist Consumer Politics and the 22. Orlando. Buenos Aires: Centro de Estu- trabajo doméstico con la retórica de la modernización dios de Estado y Sociedad. Con- sumption and Modernity in Germany. Barcelona: Paidós. Loehlin. 19. Rebekah. 1999. Hispanic American Historical Review 11. Ezequiel. Cooking Modernity: Nutrition Buenos Aires: Sudamericana. Francisco.soc. tieth-Century Argentina. género y vida co- Problem of Domesticating Markets in Argentina. O’Dougherty. epitomizadas en la relación bagli. En Materiales para versity Press. 1997. La formación de la casa moderna en la Argentina a través Referencias de manuales y artículos sobre economía doméstica (1870- 1910). Elena. Cárdenas. 1976. 91. Cambridge: Harvard versity Press. 2009. 9. 1: 111-149. Irresistible Empire: America’s king of Middle-Class lives in Brazil. El hogar tecnificado. El nido de la tempestad. Milanesio. 1. en barrios prestigiosos de Buenos Aires (1895-1985). 45 rev. Miguel Daschuta y Jor- ge Martínez.

Silverstone. Recalde. 31. He- chos e ideas. 325-352. Buenos Aires: Edhasa. Buenos al segundo Centenario. Torrado. Vasilachis. 1996. 107-125. 257-312. Susana Aires: Amorrortu. En Población y bienestar en la Argentina del primero 29. Universi- trabajadora y asalariada. Ruth. 53 . Never Done: A History of American 25. De “sirvientas” y eléctricos servidores. Tesis de Doctorado. 2002. Norberto Álvarez. 2010. ed. Marinês. Bar- celona: Gedisa. lo privado y lo íntimo. Buenos Aires: Ediciones de la Flor. Household Technology from the Open Hearth to the Microwave. género y después… Itinerarios entre lo público. la justicia social. dico. Televisión y vida cotidiana. los gobiernos. Lilia. 28. 2003. Vázquez. O design pop no Bra- ción del bienestar. Roger. Wainerman. Schwartz. 1997. 2003. Nueva York: Pantheon Books. Susana. Una historia social del siglo XX. 1983. More Work for Mother: The Ironies of ed. Rosario: Prohistoria. Facultad de Derecho. sil dos anos 1970: Domesticidades e relações de gênero na ed. 2007. Irene. Discurso político y prensa escrita. 1940-1960) Inés Pérez Dossier 30. el año 2002. En Nueva Historia Argentina. 27. 35. Susan. Nueva York: Basic Books. El servicio doméstico. El otro ángel del hogar es mujer. Bue. Buenos Aires: Sudamericana. Universidad Fed- eral de Santa Catarina. Mujeres que trabajan. Rojas. Héctor. Catalina. Juan Carlos y Elisa Pastoriza. catolicismo en la Argentina de los años 1950. 1956. La tercera década infame: la legis- Housewife. revista Casa & Jardim. (1870-2000). 1982. La democratiza- 26. 33. Historia de la familia en Argentina nos Aires: Corregidor. Las empleadas domésticas y el dad de Buenos Aires. lación laboral: comienzo. el FMI y el pueblo. Julio C. Strasser. evolución. Régimen Jurí- 34. Torrado. 32. Juan Carlos Torre. Torre. Tesis de Doctorado. 2009. En Familia. Los años peronistas. Imágenes del servicio doméstico en las estrategias de promoción del consumo de artículos para el hogar (Argentina. interrupción y decadencia. Ribeiro dos Santos.