CENTRAL DE GENERACION DE ENERGIA LIMPIA: CHIAPA DE CORZO

La energía eólica, la energía cinética del viento puede transformarse en energía
útil, tanto mecánica como eléctrica., transformada en energía mecánica ha sido
históricamente aprovechada, pero su uso para la generación de energía eléctrica
es más reciente. La energía eólica es una opción limpia y renovables.
La tendencia mundial incluye el incremento en el tamaño individual de los parques
eólicos marinos y en tierra, impulsados principalmente por consideraciones de
costo de la infraestructura asociada, líneas de transmisión a los puntos de
interconexión, subestaciones, costos de permisos y licencias.
La ubicación seria, Chiapa de Corzo, Se localiza a 15 km del centro de Tuxtla
Gutiérrez. Además de ser la primera ciudad establecida en el estado y la primera
capital, está catalogado como pueblo mágico gracias a la importante gama cultural
y folkclórica de la entidad además de poseer un estilo parisino en las plazas del
centro histórico y el excelente clima cálido que posee. Chiapa de Corzo es la
cabecera Municipal del Municipio de Chiapa de Corzo, que se ubica en
la Depresión Central de Chiapas. El territorio del municipio está constituido por
lomeríos que alternan con terrenos planos situados en los márgenes de los ríos, el
noroeste del municipio es la transición de la depresión central del altiplano.
¿Cómo funcionan las turbinas eólicas? El viento se genera por un calentamiento
irregular de la superficie terrestre por parte del sol. Las turbinas eólicas convierten
la energía cinética del viento en energía mecánica, la cual acciona un generador
que produce energía eléctrica limpia. Actualmente, las turbinas eólicas son
versátiles fuentes de electricidad. Sus alabes o “palas” tienen un diseño
aerodinámico que les permite capturar la mayor cantidad de energía del viento,
pues éste las hace rotar, accionando una flecha acoplada al generador y así
obtener electricidad.
El rango de turbinas pequeñas se encuentra entre los 20 watts y los 100 kilowatts.
Las más pequeñas o “micro” (de 20 a 500 watts) se emplean en una gran variedad
de aplicaciones, tales como la carga de baterías para vehículos recreacionales y
de veleros. Las turbinas de 1 a 10 kilowatts pueden ser usadas para bombear
agua, Los sistemas eoloeléctricos pueden ser colocados donde se encuentra el
mejor recurso del viento y conectarse al motor de una bomba mediante un
cableado apropiado. Un hogar típico consume aproximadamente 9,400 kilowatt-
horas al año (cerca de 780 kWh por mes). Dependiendo de la velocidad promedio
del viento en el área una turbina de potencia nominal de entre 5 y 10 kilowatts,
podría hacer una contribución importante para esta demanda. Una turbina de 1.5
kilowatts podría cubrir las necesidades en un hogar que consuma alrededor de
300 kWh al mes en un sitio con una velocidad de 14 millas por hora (6.26 metros
por segundo) de velocidad promedio anual.

Lo primero en hay que ocuparse seria en obtener un permiso de
autoabastecimiento, los planes de expansión del proyecto, en donde deben
mencionar el nombre de las personas que se incorporarán como socios futuros de
la sociedad. Después de otorgado el permiso, la inclusión de nuevas personas al
aprovechamiento de la energía eléctrica generada por la sociedad de
autoabastecimiento, requiere autorización previa de la CRE (Art. 102 del
Reglamento), la cual será otorgada siempre y cuando los planes de expansión
originales prevean la inclusión de estas personas. En el caso de copropiedad, la
inclusión de nuevas personas al aprovechamiento de la energía eléctrica está
condicionada a que la CRE autorice a los nuevos copropietarios (Art. 97 del
Reglamento). La Ley y el Reglamento no requieren que se guarde una
proporcionalidad entre la participación en el capital de la sociedad de
autoabastecimiento, o en los derechos de copropiedad, y el aprovechamiento de la
energía eléctrica por parte de los socios o copropietarios.

Si se cuenta con una zona lo suficientemente ventosa, los sistemas eólicos de
baja potencia son una de las tecnologías hogareñas y renovables más eficientes
para la generación de energía, generando cero emisiones al medio ambiente.
Un sistema eólico de baja potencia es capaz de:
· Reducir el consumo eléctrico de red en un 50% a 90% o incluso en su totalidad
· Evitar el alto costo de inversión de extender largas líneas eléctricas a
ubicaciones remotas
· Proveer un sistema de abastecimiento ininterrumpido en situaciones donde el
suministro eléctrico de red sufre de cortes o es inexistente.
Los sistemas eólicos de baja potencia con el apoyo de baterías o conectados a la
red pueden proveer de electricidad a una gran variedad de aplicaciones. Esto
incluye: iluminación, electrodomésticos, heladeras, calefacción y bombeo de
agua entre otras.
Tras largos períodos de discusión sobre la definición y estructura posible de un
Centro de Control de Generación (CCG) para las instalaciones eólicas, se crearon
dos tipos principales, los CCGs propiedad de los mayores productores de energía
y los CCGs creados como centro de servicio por empresas no promotoras para
productores de menores niveles de potencia instalada. Los objetivos y
características de estos centros de control CCG son:
- Estar conectado de forma obligatoria al CECRE y al centro de control de backup
de CECRE a partir de mediados de 2007, mediante comunicación redundante
punto a punto y líneas con suficiente ancho de banda para garantizar la
transmisión de toda la información (protocolo ICCP IEC-60870-6-503.TASE 2).
- Disponer de infraestructura técnica y humana para garantizar el envío de
instrucciones de operación en tiempo real al personal de gestión de parque
disponible 24 horas 7 días a la semana.
- Disponer de medidas eléctricas de los parques eólicos en tiempo real. Envío al
CECRE cada 12 segundos de potencia activa y reactiva total, tensión, estado de la
interconexión con la red y datos meteorológicos como temperatura, velocidad y
dirección de viento.
- Realizar previsión de generación eólica. El crecimiento experimentado por el
régimen especial y la experiencia técnica, jurídica y económica acumulada en la
aplicación del Real Decreto 436/2004, puso de manifiesto la necesidad de regular
ciertos aspectos técnicos para DIgSILENT Ibérica Técnicas DIgSILENT de Ensayo
de Instalaciones
Febrero 2009 3/15 mantener la seguridad y calidad de suministro. En Mayo del
año 2007 se publicó el Real Decreto 661 con nuevos cambios para la actividad del
régimen especial. A nivel retributivo, se introducen unos límites inferior y superior
para la suma del precio horario del mercado diario, más una prima de referencia
de forma que la prima a percibir en cada hora quede acotada en función de dichos
valores. Actualmente, la potencia eólica instalada en España ha alcanzado los
16.740MW en 2008. En fase de revisión se encuentra el anexo de requisitos
técnicos del Procedimiento de Operación P.O.12.2 [1], “Instalaciones conectadas a
la Red de Transporte y equipo generador: requisitos mínimos de diseño,
equipamiento, funcionamiento, puesta en servicio y seguridad”. Este anexo al P.O.
no sólo será de aplicación a instalaciones eólicas, sino también a instalaciones
fotovoltaicas, y a todas aquellas tecnologías que no empleen un generador
síncrono conectado directamente a la red o agrupaciones de potencia nominal
registrada mayor a 10MW por nudo asociado de la red de transporte.

Un sistema de energía eólica puede costar, dependiendo del sitio de 30,000 a
35,000 dólares ya instalado, tomando en cuenta su tamaño, su aplicación, y los
acuerdos tomados de servicio con el vendedor (La Asociación Americana de
Energía Eólica, American Wind Energy Association, indica que un sistema para
uso doméstico de unos 10 kW cuesta aproximadamente 32,000 dólares, lo cual es
mucho más barato que la opción de considerar un sistema fotovoltaico, que para
la misma capacidad costaría unos 80,000 dólares). Por regla general, la
estimación en costo de un sistema eólico es de unos 1,000 a 3,000 dólares por
kilowatt. La energía eólica tiene una mejor relación costo / beneficio entre más
grande sea el tamaño del rotor. Aunque las turbinas pequeñas tengan un costo
inicial menor, son proporcionalmente más caras. El costo de un sistema eólico
residencial que tiene una torre de 80 pies (24.3 m) de alto, baterías y un inversor,
típicamente está en el rango de los 13,000 a los 40,000 dólares para turbinas de
entre los 3 y los 10 kW. Aunque los sistemas de energía involucran una inversión
inicial significativamente alta, pueden ser competitivos con fuentes convencionales
de energía, cuando se toman en cuenta factores como el tiempo de vida útil o la
reducción en los costos evitados con la compañía eléctrica. El período de retorno
de la inversión, es decir el tiempo en que los ahorros se vuelven iguales al costo
del sistema tomando en cuenta el costo del dinero en el tiempo, depende de la
elección del sistema, el recurso eólico en el sitio, los costos de la electricidad en
su área y como se utiliza el sistema de energía eólica. Por ejemplo, si usted reside
en California y ha recibido un subsidio del 50% en su compra, tiene medición neta
y cuenta con un recurso eólico promedio anual de 15 millas por hora (6.7 metros
por segundo), su periodo de retorno simple de la inversión será de 6 años.