Indice

Presentación ...................................................................................................................... 15

PARTE PRIMERA
Conceptualización de la psicología de la salud

1. La psicología de la salud ........................................................................................ 19
1. Aproximación histórica a los conceptos de salud y enfermedad........................... 19
1.1. La relación mente-cuerpo.............................................................................. 19
1.2. El modelo biomédico ..................................................................................... 20
1.3. El modelo biopsicosocial .............................................................................. 21
2. El nacimiento de la psicología de la salud .............................................................. 22
2.1. Delimitación disciplinaria............................................................................. 23
2.1.1. Medicina psicosomática .................................................................. 23
2.1.2. Psicología m édica............................................................................ 24
2.1.3. Medicina conductual ....................................................................... 24
2.2. La práctica profesional de la psicología de lasalud ...................................... 25

2. Creencias sobre la salud y cambio de conducta ....................................... 27
1. Hábitos saludables ................................................................................................... 27
2. Los obstáculos en el camino de la prevención ....................................................... 29
2.1. Actitudes y pautas culturales ........................................................................ 29
2.2. La naturaleza de los hábitos saludables ........................................................ 30
2.3. El sistema sanitario y los cambios en las recomendaciones sobre la salud.... 30
2.4. La orientación de la psicología clínica.......................................................... 30
3. Los determinantes de la conducta de salud ............................................................. 31
3.1. El contexto social........................................................................................... 31
3.2. La percepción del síntoma ............................................................................ 31
3.3. Los estados emocionales ............................................................................... 31
3.4. Las creencias sobre la salud .......................................................................... 32
4. Modelos de cognición social de las conductas de salud......................................... 32
4.1. El modelo de la creencia sobre la salud (MCS) ........................................... 32
4.2. Teoría de la motivación para la protección................................................... 33
4.3. Teoría de la conducta planeada ..................................................................... 33
4.4. Apoyos y críticas a las teorías sobre las conductasde salud ........................ 34
Ediciones Pirámide

10 / índice

5. El cambio de actitud como estrategia de prevención ............................................. 35
5.1. Campañas informativas ................................................................................. 35
5.2. Apelaciones al m iedo.................................................................................... 36
5.3. Cambio de actitud y cambio de conducta..................................................... 36
6. El enfoque conductual ............................................................................................. 36
6.1. El problema de la recaída.............................................................................. 37
7. Ámbitos de aplicación de los programas de prevención y promoción de la salud 37
7.1. Las recomendaciones del médico.................................................................. 37
7.2. Las campañas en los medios de comunicación ............................................ 38
7.3. La promoción de la salud en la escuela........................................................ 39
7.4. La promoción de la salud en el lugar detrabajo ........................................... 40
7.5. Grupos de autoayuda..................................................................................... 40
7.6. Programas comunitarios................................................................................ 40
7.7. Conclusiones .................................................................................................. 41

PARTE SEGUNDA
Conducta y salud

3. Control del peso, dietas y trastornos alimentarlos........................................ 45
1. Introducción............................................................................................................. 45
2. Mecanismos de regulación del peso........................................................................ 45
2.1. El efecto suelo de las dietas .......................................................................... 46
2.2. El efecto techo de la sobrealimentación ....................................................... 46
2.3. El concepto de setpoint y el ponderostato.................................................... 47
2.4. Cálculo del gasto energético ......................................................................... 47
3. La práctica de las dietas hipocalóricas.................................................................... 50
3.1. La insatisfacción con el cuerpo..................................................................... 50
3.2. Las dietas ....................................................................................................... 51
3.3. Dieting ........................................................................................................... 53
4. Sobrepeso, obesidad y salud ................................................................................... 56
4.1. El índice de masa corporal ............................................................................ 57
4.2. La distribución de la grasa en el cuerpo....................................................... 58
4.3. El efecto yoyó ................................................................................................ 58
4.4. Fármacos y cirugía........................................................................................ 59
5. El manejo del sobrepeso y la obesidad ................................................................... 60
5.1. Del peso ideal al peso sostenible .................................................................. 61
6. Trastornos de la conducta alimentaria .................................................................... 62
6.1. La anorexia nerviosa..................................................................................... 62
6.1.1. El abordaje de la anorexia nerviosa ................................................ 65
6.2. La bulim ia...................................................................................................... 66
6.2.1. La lógica de la bulimia ................................................................... 67
6.2.2. La intervención en la bulimia ......................................................... 68
6.3. El trastorno por atracón................................................................................. 69
6.3.1. La intervención en el trastornopor atracón ..................................... 70
7. Programa para la prevención de la anorexia y labulimia ...................................... 70
7.1. Objetivos del programa................................................................................. 71
7.2. Características del programa........................................................................ 71
7.3. Descripción del programa sesión porsesión ................................................. 71

© Ediciones Pirámide

................... 91 2.... Depresión ............ Ejercicio físico y adaptación........................................................................5................................. T a b a c o ............................................................5.... 95 6....................... 98 2. Riesgos del ejercicio físico .................. Cáncer......................... 113 1.......................................................................................... 104 7............................ 97 2.................2..................... Efectos saludables del ejercicio físico ....................................................... Enfermedades cardiovasculares .......................... 97 2. El abandono del tabaco.............................. 86 4......................................................... Ejercicio f ís ic o ............................. 104 7...................1................................................4.................... Desarrollo del programa . Cáncer................ El papel del estrés en el desarrollo de la enfermedad 7......................... Tabaco y enfermedad ............................................................................................ 75 2.............................................. 100 4................................. Prevención del tabaquismo ...2.. 76 2..................... 99 2...............2........ La enseñanza de la educación física ..... Alcohol .....1............................................................................................................................ 88 5.......................................................... Otros beneficios ........ 85 3...........................3............................................................................................ Estrategias para la promoción de la actividad física .................................................................. Programa multicomponente para dejar de fumar ........................... 98 2.............4.................................................. Estrés ........................................................................ El fumador pasivo................1.......1................. 116 © Ediciones Pirámide .. Envejecimiento de la piel ..................... 100 3.. 92 3................... 102 6......................................1.... Estructura.................................................................. 113 1...................................................... 102 5...................... Enfermedades cardiovasculares ...1.................................................................................... 105 PARTE TERCERA Conducta y enfermedad III......... 115 2............................................................................................... El consumo de tabaco ................................... 79 2.................................................... 83 2... Otros efectos del tabaco ................................................................. 100 2.................................................................... 102 5......... Descripción del programa porcomponentes .........................................................6......................... Programa para la prevención del abusode sustancias.......................................... 88 5..... Los beneficios del alcohol .... 93 4..................... índice / 11 4......... Control del peso .................... 104 7............................................................... 80 2...................................................................... Ansiedad .. 97 1......... El aprendizaje del consumo de bebidasalcohólicas...........3............................................................................................................... Objetivos del programa ...........................................2......... Rutas psicofisiológicas del estrés....... Delimitación conceptual ................................................ 101 5........................................ 81 2............. 75 1............................................................... Características del programa .................................... El modelo transaccional del estrés.......3.................................... 76 2...................................... Impotencia ............................. Introducción..................................................................................................... 91 1.............. Los peligros del alcohol....................................................................................... 104 7.........................................................................................................................................................

...................................... 127 4....................1.......... 121 3........................................ Caracterización del trastorno ................................................................................ 137 5....................... Los cinco tipos de biofeedback más utilizados........................ Estrés y sistema endocrino...... Los eventos vitales estresantes....................... 145 1.......1................................ 162 2...............3.............................. 160 9....................................................7............. 139 5.................. 117 3..............................................4...............8...................................2.. La entrevista........................................... Procedimientos de autoinforme y cuestionarios .................................... La terapia de aceptación y compromiso ......... Evaluación psicológica del dolor crónico .............. 155 6........................... 126 4....................................... 154 6......................................... 119 3.................... 145 2.......... Técnicas para el control del estrés ........................... El papel de las variables psicológicas enla percepción del dolor ................... 146 2....................... La interacción de las dimensiones del dolor .................................................................................... Estrés y sistema inmunitario ............................... Técnicas de relajación muscular................................................................................ 148 2....................... 151 4................ 161 2................................................................................................... 162 2....................1.2................................. Estrés y sexualidad... ¿Qué hace a una situación estresante? ..... 132 4........ Estrés y sistema gastrointestinal .................................................................................... 140 6....................................1..........6...... La terapia cognitivo-conductual ...... Conclusiones................................................................................................................... 138 5.............................................. 152 5.............................................................. 161 1................................................................... La incontrolabilidad de los acontecimientos .................................................................... 118 3.... 150 4.......................1.......... Cefaleas .... Dolor crónico.................. 122 3................2..................... Estrés y sistema cardiovascular.................................... 137 5...............1..........1.............. Estrés y conducta de enfermedad............. Cefalea tensional...... 124 3.. Tratamiento farmacológico del dolor crónico .... Técnicas de biofeedback ..........12 / índice 2..........2.... El sistema hipotalámico-hipofisario-suprarrenal ..................1........... Migrañas ... 116 2.... 163 Ediciones Pirámide ....................................................... Teorías explicativas del dolor .............................................................................2...................2........ La falta de apoyo social ...................................5...............2. 150 3...2........ 126 4.....................................................3......5...............2................................................................................................... 152 4.................................. 120 3.................. Estrés agudo y estrés crónico .................................................... El burn out o el síndrome de estar quemado en el trabajo.................................. El modo de afrontar la situación ............................... Tratamiento psicológico del dolor crónico . 162 2..................3... La impredecibilidad de los acontecimientos ...................... El dolor como problema central de los trastornos psicofisiológicos 8.......3. El estrés estimulante ...................................................2......... 153 6.............. Las diversas formas de la meditacióntrascendental............... Cefalea por sobreabuso de medicación . 141 III............ 118 3.............................................. 118 3..................1....................4... Caracterización del trastorno ......... La fenomenología del dolor crónico ............................................................ 134 5.......................... Estrés y enfermedad ................... Clasificación de los dolores de cabeza........... 156 6.................... Estrés y estados emocionales ..............................................................2......... 125 4..........................1............ 129 4....... El sistema nervioso autónomo ........ 126 4...................................3............

...................... 164 4................................................................................................... 186 5...........2......3........3......... Intervención sobre los factores de riesgo.........2......................... Características del efecto placebo................3............................ El marco cultural y el efecto placebo ......................................................................... 174 4............. Factores de riesgo........................ 173 4................................................ índice / 13 3............................ Del patrón de conducta Tipo A a la hostilidad y la ira ...................3.......... Definición ............... Hipertensión esencial.................................. 171 2................................................... Tratamiento médico ......................... 183 3................ Tratamientos psicológicos................................................... Tratamiento multidisciplinar............................. 167 5............. Caracterización del trastorno ...............1............3.........1............... Tratamiento farmacológico......................... Tratamiento dietético ....3.............................. 167 5...1................. 181 2....... Tratamiento de la hipertensión arterial .................................... 166 5.................................................................. La conducta del profesional de la salud ............................. 175 5.......................................................................... 196 3................. 175 4............ 169 10.........2.2..............1......................................... Implicaciones clínicas ..............................1. Evaluación psicológica del dolor de cabeza........................................... Teorías explicativas del dolor de cabeza........................... Presión arterial y condicionamiento clásico ..... 188 6.............................................................. Depresión .................................... La hipertensión de bata blanca o hipertensión clínica aislada.............................................. 196 © Ediciones Pirámide ........2........ 166 5............. Tratamientos del dolor de cabeza ..................... Cefalea tensional .......................................................4........................................................................1.. Enfermedades cardiovasculares ................................ Entrenamiento en asertividad ..................1..................... Ansiedad ............................................................................. 189 6.......................... 191 7........................................ 176 III............................................................................................. 181 2............. 168 5.......................................... 195 2... Evaluación de la presión arterial..............................2............................ 190 7................ 165 5.................... 183 2............................... 191 12.................. 174 4................................................ Migraña ..................... 166 5........................................................................................................................ Tratamientos psicológicos .....................................................2............................................ 166 5............ Asma bronquial ........................................ 190 6. 175 4......... 173 3.........3............................. 195 1............................ Caracterización del trastorno ................................ 171 1.................. Tratamiento farmacológico .................. Entrenamiento en relajación y biofeedback ...... 185 4.......... Introducción......... 181 1................... 183 4................................................ Características del tratamiento ...................3.......................... 182 2..................... Enfermedades crónicas: prevención y tratamiento 11. Placebo....1..................................................... Variables que modulan el efecto placebo ....................3......... Psicología y efecto placebo ..... 188 6... Las características del paciente ............................. Mecanismos explicativos del efecto placebo .... El papel de los factores psicológicos en el asma .................................................................................. Caracterización de la hipertensión de bata blanca. 166 5...................................................1............. 191 7.............................................. 176 5.............................................. Factores de riesgo ............................................1.................................................1.....................................................

........ La comunicación de la información sobre la enfermedad .......................1..4.......... 199 5................................... 208 5......... 231 © Ediciones Pirámide ....................... 203 2................................................................................................. El manejo de los factores psicológicos que contribuyen al asm a......................................14 / índice 3......3........................................2.............3...............4................... Propuesta de prácticas........................................... Terapias psicológicas para la prevención del cáncer y recidiva de la enfer­ medad .............................................. 227 Anexo III....................2.................................................................... Aprender técnicas de relajación y respiración abdominal ................................................................................ Encuesta de Actitud sobre el Asma .................. Reconocer los signos tempranos de la crisis y saber responder a ellos .... La entrevista en el asma ...... Estilos de afrontamiento del cáncer..... Variables emocionales .................................................................... 205 3.. 199 4..................................................... 212 6.......................... Terapia de grupo........1............. 208 4............................................... Respuestas a las preguntas de Psicología de la Salud recogidas en las últimas convocatorias de los exámenes PIR (Psicólogo Interno Residente) .............2......... Tratamiento médico .............................................................................. Listado de Problemas Conductuales en el Asma . 200 5............... 197 3.... 198 4....4......3.. 215 6.............. Variables conductuales ......... Programas de automanejo .............. Variables cogni ti v a s........... 211 6........................................................ 201 13.............................................. 201 6............2. 215 Anexo I............................................. Sintomatología.......... Preguntas sobre Psicología de la Salud recogidas en las últimas convocatorias de los exámenes PIR(Psicólogo Interno Residente) .............. 203 1................................................................. Corregir creencias erróneas sobre el tratamiento del asm a...... Intervenciones psicológicas enel cáncer ............................. 211 6........ Evaluación de las variables psicológicas relevantes en el asm a......... Intervención psicológica sobre los efectos negativos de la enfermedad y del tratamiento............ Caracterización del trastorno . 200 5.. 199 5........................................................................................ 198 4............................................... Factores de riesgo del cáncer............................ 198 4.......................... 229 Bibliografía ...................................... 199 4............. El autorregistro del asm a.........................1..... Conocer las condiciones que desencadenan y agravan el asma ......................... 200 5................... 217 Anexo II.........................3..................1.................................................................................................. C á n c e r ... 196 3............... 209 6...............................................................................................................................................

Esta para conseguir ese estado de bienestar físico y psi­ edición se ha adaptado a esta nueva situación. el dolor crónico. En los anexos lares. de presentar los aspectos teóricos y técnicas contenidos a los cambios docentes y académicos que de intervención en los que basarse para el desarro­ Bolonia ha supuesto. natura ya no es anual sino semestral. se refiere la Salud viene teniendo en la oposición PIR (Psicó­ a las posibilidades de prevención y tratamiento de logo Interno y Residente) una presencia cada vez enfermedades crónicas (las enfermedades cardiovacu- más significativa en los últimos años. a través de este manual. relación entre conducta y salud. las cefaleas y el placebo. Para cológico que se suele denominar salud. los contenidos teóricos. No se debe olvidar que la asig­ les o de ejercicio físico) resultan iatrogénicas. conlleva factores de riesgo cuya corrección. 13 de julio de 2015 también los puntos de intersección con otras áreas de la psicología. Isaac A migo Vázquez © Ediciones Pirámide . En el anexo III se proponen se han incluido en un bloque dedicado al dolor. se intenta una aproximación «amigo@uniovi. Se enfatizan Oviedo. dentro de este apartado. El cinco tipos de prácticas que se podrían incorporar al estudio del placebo es muy interesante en este punto desarrollo de la asignatura. conducta y enfermedad. Además. el asma y el cáncer) que implican cambios sus­ I y II se recogen preguntas que se formularon en las tanciales en el estilo de vida de las personas que las últimas convocatorias y que pueden ser contestadas sufren. promiso adquirido de responder a los mismos. el autor agradecería cualquier co­ De acuerdo con todo ello. Finalmente. por un en esta nueva edición se ha tratado de ajustar sus lado. paradójicamente. Se trata.es» histórica y conceptual a esta disciplina. Los tres temas en clase diversas actividades que pongan en marcha siguientes. junto con el incremen­ vención de la enfermedad. En este ello ha sido necesario reducir los contenidos que se sentido. cómo deter­ recogían en ediciones anteriores a través de un mayor minadas creencias y prácticas de salud (nutriciona- esfuerzo de síntesis. tener en cuenta que la temática de la Psicología de El siguiente bloque. Para ción. Presentación Transcurridos diecisiete años desde la primera En la segunda parte de este libro se aborda la edición del Manual de psicología de la salud en 1998. analizar los to de horas de prácticas y tutorías grupales. se inicia horas de prácticas han aumentado y ahora es nece­ con un tema dedicado a explicar el papel que el estrés sario contar con un esquema de trabajo para plantear tiene en el desarrollo de la enfermedad. La reducción del número de llo de programas de promoción de la salud y pre­ horas de clases presenciales. resultan fundamentales tanto por parte del alumno como del profesor. el manual se estruc­ mentario o sugerencia sobre el texto con el com­ tura en tres partes fundamentales: Conceptualiza. Pero también hay que porque éste es su ámbito de aplicación por excelencia. a través de com­ un cierto cambio en el abordaje de la asignatura portamientos adecuados. se resalta. las La tercera parte. Por otro. tal fin estaría a disposición del lector el e-mail: Dentro de la primera. Conducta y salud y Conducta y enfermedad.

.

PARTE PRIMERA C o n c ep tu a liza c ió n de la p s ic o lo g ía de la sa lu d .

.

sino que ésta también depende de todo aquello que la 1. Dicha relación. sino como un estado de la psicología de la salud está esbozado formalmente bienestar físico y psicológico. occidental. el dualismo implica una que situarlo en un contexto en el cual. a lo largo de la historia de las civi­ Esta aproximación evolucionó de un modo indepen­ lizaciones. tal Y ENFERMEDAD como ocurrió en Grecia y en China o como en la actualidad propone el modelo biopsicosocial de la El nacimiento de la psicología de la salud habría salud. Baste pensar. mien­ últimas décadas en relación al valor nutricional de tras que la enfermedad devenía de la ruptura de esa determinados alimentos. probablemente. sino para llevar un estilo de vida saludable. armonía por causas naturales. la Un breve repaso a la historia nos permitirá obser­ OMS (1948) ya definió la salud no sólo como au­ var cómo el modo de entender la salud que propone sencia de enfermedad. En este mismo sentido. se desarrolló una concepción naturalista de la salud. también cada cultura ha entendido la relación mente-cuerpo. Dentro de dichas cau­ Esas recomendaciones sobre lo que hay hacer sas no sólo incluía las de naturaleza biológica. biológicos del organismo cuando estos fallan. Grecia se consideraba que la mente y el cuerpo es­ siempre se han reconocido y enseñado comporta­ taban esencialmente unidos. en China.1. tal como en la actua­ de una tecnología que permita reparar los sistemas lidad se desprende del modelo biomédico. En la antigua A lo largo de la historia y en todas las culturas. por el modo en que y su «personalidad». La psicología de la salud 1. La primera. en culturas muy distintas a la nuestra. por ejemplo. que supone asumir que el ser humano es un todo La enfermedad aparece cuando se rompe el balance Ediciones Pirámide . El concepto clave es el balance de fuerzas. Por el contrario. ha ido balanceándose desde una pers­ diente a las nociones desarrolladas en el mundo pectiva holística a una visión dualista. APROXIMACIÓN HISTÓRICA indisociable. Hipócrates es. se los comportamientos saludables que en los trata­ ha puesto de relieve que la salud no es sólo cuestión mientos de las enfermedades. en el mejor representante de esa tradición. en gran medida. era la resultante de un estado de armonía se han efectuado en el mundo occidental en las del individuo consigo mismo y con el exterior. La salud. los cambios en las recomendaciones dietéticas que según él. a pesar de visión de la salud como algo que viene dado y en los espectaculares avances que se han vivido dentro la que se pone menos énfasis en la importancia de del campo de la medicina y la farmacoterapia. potenciar la salud. vienen de­ también las relativas al comportamiento del individuo terminadas. La relación mente-cuerpo persona puede hacer para prevenir la enfermedad y promover el bienestar. suele conllevar un énfasis en lo que la A LOS CONCEPTOS DE SALUD persona puede hacer para mantener su salud. Mucho antes. de tal manera que se mientos muy distintos y a veces contradictorios para influían mutuamente.

1977).2. por ejemplo. Por lo tanto. curar algunas rio (Shelton. proceso de la enfermedad se limita a una cuestión La enfermedad sería.20/ Manual de psicología de la salud de esas fuerzas opuestas. Esta visión admitido muy prontamente por la Iglesia Católica. que con el tiempo ha llegado a ser dogma salud física se ve decisivamente influida por las oficial de la naturaleza humana (Ryle. en términos mecánicos. no sujeto a las leyes del mundo occidental hacia una visión dualista del ser humano físico a las que estaba sometido el cuerpo. las tasas de mortalidad han decrecido sar medicina. el trabajo del médico sería física en el cual la proliferación incontrolada de el de diagnosticar dicho fallo y reparar la maquina­ células. Descartes planteó que lo físico y lo mientras que el cuerpo se conceptualiza en términos espiritual son dos realidades separadas. acabará © Ediciones Pirámide . la salud y la enfermedad cuerpo sufre mucho calor o mucho frío. La en­ enfermedades que antes resultaban fatales. Su influencia en la práctica médica era tal beneficios a la humanidad. los órganos o que el cuerpo pertenecería a la realidad física. Este actualidad en el llamado modelo biomédico. por fallo de algún elemento de la máquina y. Esta según la cual. con objeto de que se dedicaran más espectacularmente en el mundo occidental y la ci­ intensamente a las prácticas propias de su ministe­ rugía ha permitido tratar e. que el cuerpo es una entidad física y la mente forma 1996). Anastopoulos y Elliot. mientras de materia como la piel. enfoque espiritualista se hizo cada vez más domi­ No obstante. sigue vigente aún hoy en día en la medicina china ya que el avance científico dejaba de ser un peligro actual (Pachuta. 1949). omitiéndose la importancia de los fac­ desequilibrio en la dieta. el pe­ cado sería el patógeno y la absolución la terapia. el resultado del de reacciones físicas y químicas. el Papa Inocencio II dictó una enfermedades infecciosas han sido en gran medida norma por la que prohibía a los sacerdotes dispen­ controladas. hay un espí­ perspectiva de la realidad tiene su expresión en la ritu eterno que vive dentro de un cuerpo finito. tores sociales o psicológicos. por ejemplo. incluso. Así. El modelo biomédico descansa sobre dos supues­ Será durante el Renacimiento cuando tenga lugar tos básicos (Engel. dentro de cada persona. El segundo principio es el del podría ser analizada en términos de sus partes cons­ reduccionismo biológico. así. los cambios en la materia mente sería una realidad espiritual. entonces. la el cerebro. Este planteamiento mente y cuerpo están indisolublemente unidos y la dualista. que veremos más adelante) grandes época. fermedad era vista como el resultado de la violación de una ley divina y la curación como resultado de 1. Desde esta perspecti­ El modelo biomédico tuvo su fundamento doc­ va. parte del dominio espiritual. en virtud de la cual se entiende primacía del modelo biomédico (Gil Roales-Nieto. Un cáncer. las que. es visto como un fenómeno de naturaleza que haría un mecánico. en el año 1139. consolidación y absoluta apartado anterior. Se asume que todo el tituyentes y entendido. o cuando se pasan a ser vistas como una cuestión meramente sufre un acontecimiento emocional o se produce un bioquímica. descrita en el posibilitó la aparición. al igual ejemplo. se debe subrayar que este modelo nante debido al poder creciente de la Iglesia Cató­ de la enfermedad ha reportado (dejando al margen lica en todos los ámbitos de la sociedad en esa sus problemas. Desde esta perspectiva. el cuerpo sería como una máquina que estado de la mente. De acuerdo con física serían independientes de los cambios en el esta visión. Esto es. la mente sería incapaz de alterar la materia fí­ trinal en el dualismo mente-cuerpo y la teoría que sica. 1991). fue emociones y conductas de las personas. fruto de una mutación genética. El modelo biomédico la fe y arrepentimiento del pecado. (1596-1656). 1989). cuando el ria. La mente es vista como un ente abstracto que quizá mejor la representó fue la de René Descartes tiene que ver con los pensamientos y sentimientos. para sus dogmas y para el poder social que ejercía. Desde esta perspectiva. los huesos. Durante la Edad Media se produjo un giro en El espíritu y la mente pasaban a ser entendidos como esta concepción naturalista de la salud en el mundo algo inmaterial. El primero de ellos es la el hecho que cambió la historia de la medicina y doctrina del dualismo mente-cuerpo.

genéticos. En este sentido. psicológicos. Des­ blemática fisiológica ignora la influencia de deter­ de esta perspectiva se derivan algunas implicacio­ minadas situaciones vitales en la salud de las per­ nes. Esta estresantes que una la persona sufre a lo largo de enfermedad puede tener consecuencias psicológicas su vida (véase capítulo 7). biomédica el énfasis se pone en el uso de medica­ tor del cáncer de próstata. el su capacidad para comprender los determinantes empleo o la clase social). tal y como queda ilustrado en En primer lugar. de la infor­ pende.e. psicológicos y sociales el enfermedad. que la enfermedad finaliza cuando se han las insuficiencias que esta perspectiva biomédica corregido las alteraciones fisiológicas. las reacciones a la conducta del médi­ examen físico y las pruebas de laboratorio son co pueden traducirse en cambios psicofisiológicos decisivas para identificar la enfermedad. el diag­ que alteran el curso de la enfermedad (véase el nóstico descansa. Esto ignora el hecho ner las quejas del paciente.e. ya el establecimiento del diagnóstico. el diagnóstico del estado f í ­ médico puede ser decisiva. pero no cabría caso. la aproximación biomédica a la los factores biológicos. Así. conductas. psicológicos (p. Esto no © Ediciones Pirámide . en mu­ Engel (1977) ha puesto de manifiesto algunas de chos casos. después de la enfermedad. sino que preservación de su salud. mentos u otras tecnologías. puesto que de ella de­ sico depende también. virus. una vez exclui­ Este modelo fue elaborado por Engel (1977) y da la patología orgánica (véase capítulo 12). Además. creencias o es­ para recabar información en la entrevista clínica y tilos de afrontamiento del estrés) y sociales (p. además. Aunque el te. el criterio fundamental para el el caso del dolor crónico benigno (véase capítulo 8). bata blanca (véase capítulo 11) donde la medición Finalmente. La psicología de la salud / 21 dañando los órganos y tejidos del organismo. de la llamada hipertensión de hablar de un continuo entre ambos. de la habilidad del médico nes). Se sobrentiende. capítulo 10). ya que el estilo de vida también son decisivos en ella los eventos vitales puede afectarla positiva o negativamente. bacterias o lesio­ de. sociales y culturales de los síntomas El modelo biopsicosocial se aparta del reduccio- presentados por el paciente. Sin embargo. es capaz de comunicar al profesional de la salud. En primer lugar. desde el documentado de que esas alteraciones bioquímicas enfoque biomédico los estados de salud y enfermedad son condiciones necesarias pero no suficientes para son vistos como algo cualitativamente diferente. dentro de estas críticas al modelo de un parámetro biológico se puede mostrar insu­ biomédico. en cierta medida. El modelo biopsicosocial digestivos funcionales se establece únicamente por los síntomas que el paciente refiere. La enfermedad no sólo está mediada por la tienen un cierto grado de responsabilidad en la susceptibilidad biológica del organismo. Podrá causar una de­ El modelo biomédico también puede fracasar a presión pero este estado de ánimo no se relaciona­ la hora de determinar la recuperación de la salud ría con el inicio o la progresión del cáncer. la exactitud en el diagnóstico también depen­ biológicos (p.3. presenta a la hora de tratar la enfermedad. Engel también señala el hecho poco ficiente e. en gran medida. la cooperación del pacien­ mación que proporciona el paciente. pero no causas psicológicas. por ejemplo. Del mismo también se verá influido decisivamente por la rela­ modo que en la actualidad se discute el valor de ción médico-paciente. sobre lo que el paciente efecto placebo. Éste sería el que o se está sano o se está enfermo.e. iatrogénico en el diagnóstico y reconocido de que el resultado del tratamiento tratamiento de la hipertensión esencial. nismo biomédico y sostiene que es el conjunto de En tercer lugar. en gran medida. el diagnóstico de los trastornos 1. concentrada en el estudio de la pro­ determinante de la salud y de la enfermedad. no siempre ocurre así. se propone que las personas sonas. Por lo representa un intento de integrar los tres factores: tanto. por ejemplo. diagnóstico de la enfermedad es la presencia de en el cual las consecuencias sociales pueden mante­ anormalidades bioquímicas. incluso. la interacción con el En segundo lugar. Si bien desde la perspectiva antígeno específico de próstata (PSA) como predic.

Las personas evolución de la enfermedad. o sanos. producto de comportamientos y hábitos desde el modelo biopsicosocial se hablaría de un poco saludables o insanos. En 1982 En un contexto interesado por este modelo ho. largo del siglo xx y en virtud de la cual se sostiene como ya hemos señalado. son tres las razones que se suelen ción. por ejemplo. desde las enfermedades infec­ ha sufrido el organismo sino al conjunto de la perso­ ciosas a los trastornos de carácter crónico de etio­ na. de considerar la psicología como de poner el énfasis en lo que puede hacer para po­ una profesión sanitaria. en el mundo occidental. holística que. En primer lugar. 1979). Así por En segundo lugar. definitiva. Y esto incluiría. asume el dualismo mente- cuencias psicológicas. como una más de sus divisiones. que. El incre­ que han favorecido la aparición de la enfermedad. Hay muchos puntos intermedios. como ocurriría do ello. quizás. mento de estas «nuevas» enfermedades (como el Si el modelo biomédico asume un planteamien­ cáncer o los problemas cardiovasculares) es. en DE LA SALUD 1979. con las cuales el paciente tiene que con­ pacidad que muestra una persona que sufre dolor vivir durante muchos años. salud. A Handbook (Stone. Cohén y Adler. sino que los factores psicoló­ cuerpo. en to dicotómico en relación con la salud/enfermedad. surge el nacimiento formal de la APA con el título Health Psychology. el modelo médico de la enfermedad. este modelo adopta una perspectiva deben adaptarse. en términos de un desorden biológico o desajustes No es sólo que la enfermedad pueda tener conse­ químicos y. EL NACIMIENTO DE LA PSICOLOGÍA de psicología de la salud) que al año siguiente.22/ Manual de psicología de la salud quiere decir que se atribuya a la persona la respon­ psicología de la salud (Ballester. a todas luces. suelen conllevar una crónico puede variar sustancialmente en función de serie de cambios importantes en su estilo y calidad su respuesta psicológica al mismo y del modo en de vida (por ejemplo. entiende la enfermedad la continua interacción entre la mente y el cuerpo. insufi­ gicos pueden contribuir al desarrollo y mantenimien­ ciente. también aparece la revista de esta división de la lístico de salud. se fraguó a lo Finalmente. actuando sinérgi- continuo entre ambos polos. la 38 concretamente. mediados del siglo xx se asistió a un cambio en la El objeto de tratamiento. mantener una buena adhesión que su entorno social reaccione ante su malestar. preocupación sanitaria que se desplazó. además. el mejor resumen de este esta perspectiva emergente de los problemas de enfoque sobre la salud. facilitan la aparición de enfermedad. Esta perspectiva es. coincidien­ sabilidad de todas sus enfermedades. a los tratamientos crónicos) a los que las personas Finalmente. pronunció Claude Bernard: «no hay enfermedades Por todas estas razones y en pleno desarrollo de sino enfermos» es. pasan a tener un papel muy importante en la cura­ Básicamente. publica su primer manual Health Psychology. tal como se verá en el capítulo 8. Se trata les de los sesenta. 1998). con la propuesta formulada a fina­ con las enfermedades de origen genético. en una cosocial. tanto para entender como para tratar los to de algunas enfermedades (véase el capítulo 7). problemas de salud crónicos que han emergido con El conocido aforismo que a finales del siglo xix fuerza a lo largo del siglo xx. ducta del ser humano puede ser crucial tanto en el Del mismo modo. © Ediciones Pirámide . este tipo de enfermedades ejemplo. No estamos enfermos camente. al reconocerse que la con­ tenciar la salud. según el modelo biopsi. ya que su comportamiento es decisivo en plantear como causas particulares de la emergencia cuestiones tales como la adhesión al tratamiento o de la psicología de la salud. desde la modificación de conductas insalubres. no debería limitarse a los daños físicos que medida importante. en 1978. la Asociación Americana de Psicología (APA) creó. la responsabilidad del trata­ mantenimiento de la salud como en el origen y miento ya no sólo recae en el médico. la inca­ crónicas. las conductas insa­ logía pluricausal que están ligados al estilo de vida lubres o los modos de afrontamiento de las situaciones propio de las sociedades industrializadas. la Health Psychology (división 2. en definitiva.

y amplia­ dado de la salud. además de enseñar a asumía que las causas de algunas enfermedades la gente que ya ha enfermado a adaptarse con más orgánicas concretas se encuentran en ciertas carac­ éxito a su nueva situación o aprender a seguir los terísticas de personalidad. dentro del ámbito médico. el tabaco. la neurodermatitis. Alexander (1950). enfermedad y tucional o adquirida a la presencia de los tres facto­ las disfunciones. se trataría de analizar el im­ tación en esta disciplina. En definitiva. 1981). la medicina psicosomática se objeto de prevenir la enfermedad.1. el asma. Si logía de la salud también se centra en el estudio de se suma una cierta vulnerabilidad orgánica. las relaciones entre las variables psicosociales y las En esta formulación de Matarazzo se recogen alteraciones psicofisiológicas. p. medad. Según uno de sus representantes sociales) de la salud y enfermedad. la psico­ les y el modo de responder a dichos conflictos. El trabajo la constituye la prevención y el tratamiento primero comprende entre 1935 y 1960 y se carac­ de la enfermedad. la prevención y tratamiento de la enfer­ otras disciplinas próximas. la hiper­ de la psicología de la salud el estudio del sistema tensión esencial y la diabetes. sin olvidar que centró fundamentalmente en el estudio de la etio­ se puede trabajar con aquellos pacientes que sufren logía y patogénesis de la enfermedad física desde enfermedades en las cuales tienen gran importancia una perspectiva abiertamente psicodinámica. científicas y edu­ na que se ha ocupado del campo antes descrito. Finalmente. sanitario y la formulación de una política de la A partir de 1965 se observa un cambio de orien­ salud. Con él se cólogo de la salud. en esta fase. Medicina psicosomática y la disfunción asociada. el resultado será una enfer­ referencia al estudio de las causas (conductuales y medad específica. mismas se incluirían hábitos tan referidos como el las alteraciones de salud más importantes que po­ consumo de alcohol. conflictos interpersona­ regímenes de tratamiento. Se ciertos factores conductuales. intento de investigar. se busca una base más sólida de Ediciones Pirámide . A cativas específicas de la psicología como disci­ continuación. Dentro de las más relevantes en ese momento. 1986). Delimitación disciplinaria «La psicología de la salud es la suma de las La psicología de la salud no es la única discipli­ contribuciones profesionales. la identificación de los correlatos etio- lógicos y diagnósticos de la salud. la enfermedad 2. En tercer lugar.1. El término fue acu­ las cuatro líneas de trabajo fundamentales del psi­ ñado en 1918 por Heinroth (Reig. En primer lugar se destaca la quiso dar cuenta de las relaciones entre los procesos promoción y el mantenimiento de la salud. trataremos de puntualizar las diferen­ plina. también se atribuye como competencia la colitis ulcerosa. que psicológicos y las estructuras somáticas. la artritis reumatoide. La psicología de la salud / 23 Las atribuciones de esta disciplina y sus áreas y desarrollar recomendaciones para mejorar el cui­ de trabajo quedan descritas en la vigente. Se abandonan progresiva­ pacto de las instituciones sanitarias y de los profe­ mente las formulaciones psicoanalíticas para expli­ sionales sobre el comportamiento de la población car la enfermedad. 815): 2.1. además del mejora­ miento del sistema sanitario y la formulación de La medicina psicosomática constituyó el primer una política de la salud». definición de Matarazzo (1980. En este contexto la etiología hace res antes mencionados. Histórica­ incluiría todo el ámbito de las campañas destinadas mente se han descrito dos momentos en la evolución a promover hábitos saludables. mente aceptada. consti­ la etiología y correlatos de la salud. para la promoción y mantenimiento de la cias y los puntos de encuentro que mantiene con salud. La psicología de la salud enfati­ teriza por la notable influencia del psicoanálisis. la úlcera de duodeno. De za la necesidad de modificar los hábitos insanos con hecho. el ejercicio físico o dían considerarse de naturaleza psicosomática serían el modo de enfrentarse a las situaciones de estrés. La segunda línea de de la medicina psicosomática (Lipowski.

la psicología médica no aborda todo con la práctica psiquiátrica de consulta-apoyo. teórica conductista. subordinando el la prevención son alguno de los contrastes que se campo psicológico al médico y confundiendo el acentúan si se atiende a la metodología o a las objeto de estudio con la competencia profesional técnicas de intervención. A pesar ca a la práctica de la medicina. Este cambio de orientación acepta la intervención psicológica en el ámbito queda plasmado en los objetivos que. ya que hasta ron las posibilidades de esta disciplina para hacer­ los años ochenta ambos términos se usaron casi se cargo de la temática de la salud en su sentido indistintamente para referirse a esta nueva aproxi­ más amplio. Medicina conductual denes físicos. mación de tipo biopsicosocial a la salud. según Lipows. la psicología médica no pone en la salud se plantean de un modo evidente. las contingencias que las mantienen y los cam­ Ediciones Pirámide . deslindar la «medicina conduc­ (en detrimento de la salud). por lo cual su preocupación recabando para sí los que tienen interés para los principal fueron las conductas de salud y enferme­ médicos». 1970). el término equivalen­ tres grandes vertientes que conforman la psiquiatría te en el ámbito infantil behavioral pediatrics ya actual junto con la psiquiatría biológica y la psi­ había sido empleado en 1970 en un artículo sobre quiatría social y comunitaria. por ejemplo) para el diagnóstico y evaluación psicológicos. No obstante. médica. Psicología médica ra vez en 1973 apareciendo en el título del libro Biofeedback: Behavioml Medicine (Birk.24 / Manual de psicología de la salud conocimiento equiparable al de la medicina y se Desde esta perspectiva. 2) una aproximación holísti. el ámbito de trabajo de la psicología de la salud ni A pesar de esta notable evolución. la medicina psicología médica no es una disciplina per se sino conductual nace como una extensión de la tradición una sección que se opera en los temas psicológicos. dentro de la psicología plantea la necesidad del desarrollo de técnicas te­ médica cabe prácticamente todo. Al margen de su papel (Gil Roales-Nieto.2. Se El estudio de la psicología médica se inicia en presenta este término como un sinónimo y comple­ Europa a mediados del siglo xix y en las universi­ mento del biofeedback y se reconoce así la impor­ dades españolas a mediados del siglo xx dentro del tancia que tuvo el biofeedback en el nacimiento de área de la psiquiatría. reduje­ dentro de esta área de conocimiento. 1973). el papel de otras profesiones miento frente al interés de la segunda en la salud y clínicas en el cuidado de la salud. su inicial vinculación tual» de la «psicología de la salud» constituye el con la teoría psicoanalítica y atención limitada a un ejercicio más difícil de delimitación conceptual pequeño grupo de alteraciones fisiológicas. dad. López Ibor (1970) sostiene que: «La Tal y como expresa el concepto. las diferencias la conceptualización de su objeto de estudio.1. admite ki (1977). Las definiciones de los factores conductuales en la etiología y el curso esta disciplina ponen el énfasis en el uso de cono­ de la enfermedad somática en el contexto hospita­ cimientos y técnicas psicológicas para la práctica lario (Friedman. biológicos y sociales en la homeos. El énfa­ primer plano la salud como objeto de intervención sis de la primera en la enfermedad y en el trata­ y olvida. médico desde posiciones teóricas distintas. Así. le corresponderían a la medicina psico­ el uso de técnicas psicológicas (de tipo psicométri- somática: 1) el estudio del papel de los factores co.1. y 3) una relación de todo ello. dades de comunicación médico-paciente. A entre la medicina psicosomática y la psicología de modo de ejemplo. 1996). de la enfermedad física o el estudio de las habili­ tasis del ser humano. Se recoge en ella rapéuticas eficaces para el tratamiento de la enfer­ la medicina psicosomática en su primera etapa. el interés casi exclusivo de la medi­ cina psicosomática por el tema de la enfermedad Posiblemente.3. histórico de sensibilizar a los médicos y psicólogos hacia la interacción de las emociones y los desór­ 2. medad psicosomática. Hoy día representa una de las esta disciplina. además. El térmi­ no «medicina conductual» fue utilizado por prime­ 2.

xii). te. formar parte de un equipo multidisciplinar. 250). del ámbito de la promoción de la salud las enfermedades de transmisión sexual. sobre los cuales se están llevando a cabo tales.2. p. tratamiento y rehabilitación» (Schwartz y para psicólogos de la salud. frente pando de estos temas. En nues­ En primer lugar. participación del psicólogo en el diseño y ejecución mientras que la medicina conductual parece cen­ de los programas de prevención de la enfermedad trarse en el tratamiento y rehabilitación de la enfer­ (Costa. En la práctica jen. disfunciones psicofisiológicas. La psicología de la salud / 25 bios necesarios que habría que operar en las mismas de las facultades de psicología (Kaptein y Van Rooi- para modificar dichas conductas. 1990). observaron que las áreas de trabajo más demandadas eran el manejo del estrés. 1979. 2003). centrarse en la enfermedad y la aplicación de esas técnicas y los problemas de la salud física (Ogden. Asimismo. la salud y la comprensión de las conductas asociadas a los tras­ enfermedad combinan los elementos de ambas dis­ tornos médicos y problemas en el cuidado de la ciplinas. En este sentido. La práctica profesional de la una definición de la medicina conductual. etcétera). además de la utili­ de hecho. además de otros como el a la psicología de la salud que se presenta como cáncer. Ediciones Pirámide . co­ rio haber adquirido experiencia en el ámbito de la nocimiento y técnicas relevantes para la salud y psicología clínica para. Brannon y Feist (2001) Weiss. quizá. en el trabajo profesional cotidiano de modificación de conducta para la evaluación. tal como ocurre en el caso de los medad. la mayor parte de los psicólogos que zación del análisis funcional de la conducta para la trabajan en el campo de la conducta. en la medicina conductual se pone tro país. muchos psicólogos clínicos se están ocu­ el acento en su naturaleza interdisciplinaria. que el término medicina con­ salud. 1999). p. mientras múltiples investigaciones en las universidades del que el término psicología de la salud suele ser mundo desarrollado. existe un cierto con­ disciplinario ocupado en el desarrollo e integra­ senso en que para trabajar en este ámbito es necesa­ ción de la ciencia biomédica y conductual. 2012). diagnósti­ un estudio sobre las ofertas de empleo en EE. No obstan­ (Godoy. De hecho. 2008). Los problemas cardiovasculares. facultades de medicina. asumido por los psicólogos que se dedican a la los trastornos gastrointestinales o el asma son algu­ investigación dentro de los distintos departamentos nos ejemplos (Gatchel y Oordt. en segundo lugar. los trastornos de alimen­ En base a esta formulación dos son las diferen­ tación y el dolor crónico. en un mercado tan competitivo como el de la Es por ello. en la que se recogen sus caracte­ rísticas esenciales: El ejercicio profesional de la psicología de la salud no se puede desligarse de la práctica de la «La medicina conductual es un campo inter­ psicología clínica. posteriormente.UU. amplia­ psicología de la salud mente aceptada. del abuso de sustancias o de cialmente. espe­ trastornos alimentarios. co. clínica. ambos términos no están tan distantes como las prevención y tratamiento de la enfermedad física o discusiones conceptuales a veces dan a entender y. Schwartz y Weiss formularon 2. salud (Pormelau y Brady. cada vez es más frecuente la una rama de la psicología y. En ese conocimiento para la prevención. Muchas de esas ofertas de cias fundamentales que se pueden enfatizar entre trabajo estipulaban que la persona contratada debía la psicología de la salud y la medicina conductual. la psicología de la salud se preocupa. todavía queda pendiente la aportación profe­ ductual suele ser utilizado por los investigadores y sional de los psicólogos a otra amplia gama de pro­ clínicos que trabajan en el ámbito médico (hospi­ blemas. la medicina conductual emplea las técnicas No obstante. 1978.

.

Lameiras. Este es el caso del taba­ es que ambos términos acogen un contenido que. quizás. cobra pleno sentido la distinción dificación de los hábitos insanos. moción de salud y prevención de la enfermedad parcialmente exitosos debido al importante número se presentan como dos tareas diferentes. HÁBITOS SALUDABLES tos. 2003). Este solapamiento es especialmen­ la prevención del tabaquismo entre adolescentes te evidente en lo referente a la llamada prevención (Becoña 2006). go para el desarrollo de algún tipo de enfermedad. entre los que se incluyen la enfermedad. la mejora de la cali­ que ésta se ha iniciado y. y viceversa. que se refiere a las medidas A partir de esta división estratégica se podría tomadas para prevenir la aparición de la enfermedad afirmar que mientras la promoción de la salud tie­ en personas sanas. La primera se centra en la mo­ En esta línea. Creencias sobre la salud y cambio de conducta 1. El primero de esos conceptos haría Ediciones Pirámide . a su vez. La prevención primaria. la prevención del uso de drogas primaria. 2002. en mayor o menor medida. Es por esto. Ojea. a medio vención que al mismo tiempo no sirviese para la plazo un porcentaje significativo de sujetos retoma promoción de la salud. (Espada y Méndez. la prevención del alco­ Según la clasificación de Fielding (1978). por lo tanto. co­ holismo (Secades. 2004). se pueden ceres y Escudero. el tabaco. todas aquellas este hábito. finalmente. la intervención centrada en el cambio de esas conductas es esencial. que los esfuerzos intervenciones que se orientan a potenciar la salud actualmente también se vuelcan en la prevención sirven. la realidad de recaídas a medio plazo. Rodríguez y distinguir tres tipos fundamentales de prevención. esos programas Aunque habitualmente los conceptos de pro­ de intervención son tan sólo. para prevenir de esos hábitos insanos. que incluye los procedimientos de trata­ globaría aquellas intervenciones cuyo objetivo es miento y rehabilitación de aquellas enfermedades el de la reducción o eliminación de aquellos com­ que ya han mostrado sintomatología clínica. portamientos que se pueden calificar como de ries­ Dentro la prevención primaria se habla. y muy a menudo. De hecho. la prevención secundaria. gramas para el abandono del hábito de fumar que resultaría difícil encontrar una estrategia de pre­ alcanzan un éxito importante a corto plazo. se está solapando. Sin embargo. por ejem­ postulada por Matarazzo (1984) entre lo que él ha plo. como. el alcohol o la dieta. que ne como objetivo fundamental de sus intervenciones se refiere a los esfuerzos necesarios que se realizan la adquisición y mantenimiento de comportamien­ para detener el progreso de la enfermedad una vez tos saludables y. Aunque se han desarrollado diversos pro­ en muchos casos. quismo. la prevención de la enfermedad en­ terciaria. la prevención dad de vida. 2001) o la prevención de emba­ múnmente aceptada dentro del campo de las ciencias razos y enfermedades de transmisión sexual (Cá- de la salud (aunque no exenta de críticas). Dado el enorme denominado patógeno conductual e inmunógeno número de personas que participan de dichos hábi­ conductual. de dos estrategias.

Practicar una actividad física regular. Los efectos saludables de estar estrechamente vinculadas a estos patógenos estos siete hábitos (tabla 2. Dormir siete u ocho horas diarias. estado de salud (Belloc y Breslow. Estrés. El otro modo de distinguir entre prevención de la En concreto. res la cifra era del 43 por 100 (Enstrom y Breslow. las personas pueden desarrollar com­ en las sociedades industrializadas. El consumo tes implicados en el proceso. A los nueve años y medio de la entrevista inicial. Hábitos de vida relacionados con un mejor Estrés. Desayunar diariamente.2 Dieta. Exceso de sal en la dieta. TABLA 2.1. Sustancias cancerígenas 3. En el caso de las muje­ Colesterol. De hecho. Tomar alcohol moderadamente o no hacerlo. la el abuso del alcohol está implicado directamente prevención de la enfermedad se limitaría al ámbito © Ediciones Pirámide . de la mortalidad de la de aquellos que mostraban tres Hipertensión. además del cáncer les del desarrollo de las prácticas y políticas de salud de pulmón. Alcohol.2). Accidentes de circulación Alcohol.000 adultos fueron entrevistados sobre sus hábitos de salud.1 años y medio y nueve años y medio (los resultados a los cinco años y medio de seguimiento aparecen Principales causas de muerte en la sociedad industrializada y factores de riesgo asociados en la figura 2. las que se incluyen el ataque cardíaco. Estas personas fueron seguidas entre cinco TABLA 2. 1991). Mantenerse en el peso adecuado a la talla o próxi­ el ámbito laboral. 6. fueron puestos de conductuales. Sustancias cancerígenas en 4.28 / Manual de psicología de la salud referencia a todos aquellos comportamientos que en el cáncer de hígado y está presente aproximada­ incrementan la susceptibilidad de la persona a las mente en el 50 por 100 de los fallecimientos por enfermedades de mayor prevalencia y que son. midas. 2. las principales fermar y es lo que Matarazzo (1984) denominó in- causas de muerte en el mundo occidental parecen munógenos conductuales. Alcohol. Obesidad. mo a ello. 2008). accidente de tráfico. No uso del cinturón de se­ guridad. la causa más importante de mortalidad No obstante. en el cual 7. 1. hábitos saludables o menos. Stokols de cigarrillos contribuye. laringe. 1972) Neoplasias malignas Tabaco.1). la bronquitis grupos y organizaciones como agentes fundamenta­ crónica y el enfisema pulmonar. actualmente. 7. En concreto. los hombres que seguían los siete Causas de mortalidad Factores de riesgo hábitos saludables mostraban tan sólo el 28 por 100 Ataque al corazón Tabaco. cuando menos. Mientras que para mejorar el bienestar individual y colectivo. No tomar alimentos nunca o casi nunca entre co­ ambientales. se estima que el tabaco y el alcohol enfermedad y promoción de la salud ha sido formu­ en conjunto causan casi un 30 por 100 de las muer­ lado por distintos autores sobre la base de los agen­ tes (Centers for Disease Control. Dieta. Falta de ejercicio físico. páncreas y vejiga. 5. manifiesto en el estudio de Belloc (1973). al desa­ (1992) sostiene que mientras el concepto de promo­ rrollo de un amplio rango de enfermedades. tal y portamientos que permiten reducir el riesgo de en­ como se presenta en la tabla 2. entre ción de la salud enfatizaría el papel de los individuos. No fumar.

Tener éxito. clásico de la salud pública. la salud se con­ se hace de la buena vida y hábitos poco saludables.. sidera como uno de nuestros valores más apreciados En este contexto se sobrentiende. una segunda actitud que dificulta 2. I . la obesidad y el taba­ conjunto de la población. Dichos obstáculos se co. se adhieren a conductas de vasculares. tienen entre sus factores de riesgo más notablemente la generalización de las mismas al importantes el sedentarismo. Actitudes y pautas culturales los esfuerzos de prevención es la equiparación que Dentro de la cultura occidental. por ejemplo. Creencias sobre la salud y cambio de conducta / 29 50 40 30 20 10 . generado unos hábitos de alimentación iatrogénicos (véase capítulo 3) Por otra parte. Y. la moda de la delgadez ha pueden agrupar en cuatro grandes categorías. del mismo modo. vivir cómodamente o experimentar sensaciones muy fuer­ Aun cuando en la actualidad se dispone de una tes son algunas de las motivaciones que se oponen.. que y. La cuestión está en que existen otros valores que también ocupan una posición muy alta dentro de 2. por ejemplo. al comportamiento saludable. gran cantidad de información sobre lo que uno en muchos casos.1. LOS OBSTÁCULOS EN EL CAMINO nuestra jerarquía cultural y que entran en clara DE LA PREVENCIÓN contradicción con el de la salud. Adaptada de Belloc (1973). las enfermedades cardio­ personas. de hecho. existen algunos obstáculos que limitan industrial. navidad. entre los no premiados).. primera causa de muerte en la sociedad prevención. En puede hacer para mantenerse saludable y muchas este sentido. de hecho. especialmente. destacando el papel que ciones cotidianas que giran en torno a este tema desempeñan los profesionales sanitarios y las admi­ (como ocurre todos los años el día de la lotería de nistraciones públicas en la salud.—Relación porcentual entre el número de prácticas de salud (entre paréntesis) y la mortalidad a los cinco anos y medio de seguimiento.. así se verbaliza en muchas conversa­ los alimentos más apetecibles son los de alto con­ © Ediciones Pirámide . ‘-p i Hombres (3) Mujeres (3) Hombres (6-7) Mujeres (6-7) ^4 5 -5 4 años [] 55-64 años □ 65-74 años Figura 2.1.

en mente. lo que ha podido saludables. tinua publicidad sobre el poder de la tecnología médica para curar a través de trasplantes.3. ción se acompañan de muy poco reforzamiento. Desarrollado sobre el modelo biomédi- co. sin embargo. habría que aña­ la psicología. se puede aprender a desatenderlas. La naturaleza de los hábitos saludables ración de la enfermedad. es muy favorecer un cierto clima de escepticismo sobre el ilustrativo lo que ocurre con la práctica del ejercicio que se justifica lo innecesario de adoptar compor­ físico. la di­ en el campo de la salud mental. La dificultad de la prevención se sitúa también fundamentalmente. las prácticas sexuales poco seguras. clínica se ha centrado histórica y tradicionalmente muchas personas desatiendan. tanto física como psicológicamente. supone una dificultad añadida para la práctica de la prevención. etcétera) petencia profesional muy ligados a la medicina cu­ llevan casi siempre a una gratificación inmediata rativa. Hay. en muchas conductas de riesgo sobrentendido olvida que igual que se aprende a no existen señales anticipatorias o estímulos discri- disfrutar de un tipo de alimentación o de una pauta minativos de los problemas que pueden acarrear y. por ejemplo. de enfermedades específicas. su objetivo primordial es el tratamiento y la cu­ 2. además. Si bien el interés por el tema de la prevención Al retraso de la gratificación que supone la prác­ ha calado pronto dentro del campo profesional de tica de algunos hábitos saludables. reconocen que se encuentran mucho mejor el caso del aceite de oliva o del pescado azul. por ejemplo. Por el contrario. existe una me­ mendaciones sobre los hábitos saludables (a veces nor probabilidad de ocurrencia de las conductas contraviniendo las anteriores). Baste pensar. por el contrario. El hecho de no haber por la salud física es mucho más reciente y no ha tenido nunca infarto puede proporcionar la sensa­ cuajado en una actividad profesional propia a pesar © Ediciones Pirámide . Este medad. Asimismo. El sistema sanitario y los cambios artificiales y técnicas quirúrgicas puede servir como en las recomendaciones justificación para no emprender medida preventiva sobre la salud alguna. cuando ambos tipos las últimas décadas.30 / Manual de psicología de la salud tenido en colesterol. disfrutar de otros hábitos más sanos. por lo que no es de extrañar que los profesionales de la salud sean entrenados. Aquellas personas que lo practican habitual­ tamiento saludable. La orientación de la psicología clínica lleva a muchas personas a posponerlo indefinida­ mente. o que el sedentarismo es más ción de una cierta invulnerabilidad ante esta enfer­ reconfortante que el ejercicio físico moderado. En este sentido. los esfuerzos por la preven­ que las refuerza positivamente. como el prestigio. tal como ocurre con las advertencias que figuran en A todo lo anterior habría que añadir que la con­ las cajetillas de tabaco. suponen casi siempre una demora Desde las instituciones sanitarias y a lo largo de de la gratificación. reforza­ Mientras que muchas de las conductas que pueden dores positivos muy potentes. en el diagnóstico y tratamiento en la propia naturaleza de los hábitos saludables. algunos condicionantes han impedido dir que dichos hábitos tan sólo reducen la posibili­ que dicho interés se trasladase de un modo inme­ dad de enfermar en términos de probabilidad diato a la práctica. Si bien no se debe olvidar que existen im­ portantísimos intereses económicos creados sobre La propia lógica de nuestro sistema sanitario el actual estilo de vida.4. por ejemplo. de actividad física también se puede aprender a cuando existen. los hábitos de salud. la psicología relativa. se han modificado las reco­ de conducta entran en competencia. psicológicamente. por lo que. En primer lugar. Este hecho hace que. en el cual se abor­ ferencia entre tener un riesgo bajo de sufrir un in­ dan problemas afectivos y emocionales. las ser perniciosas para la salud (fumar. El interés farto o tener un riesgo alto. beber en ex­ retribuciones dinerarias o un cierto sentido de com­ ceso.2. órganos 2. el coste inicial de la práctica del ejercicio físico 2.

que las conductas de salud mantienen entre sí una débil 3. Asimis­ table influencia sobre sus hábitos de salud. por mo. iguales. o lo que es lo mismo. En esta misma línea. Dentro de estos contex­ saludable (véase el capítulo 7). se ha observado. No obstante. En estos casos los síntomas se Por lo tanto. Así. 2008). en problemas muy concretos. al igual que ocurre con la práctica los adultos las relaciones sociales también influyen médica. 2000). el fumador suele retomar el tica de una determinada conducta de salud no con­ consumo de tabaco una vez que la tos ha cesado. Por el contrario. un estado de © Ediciones Pirámide . la práctica de la psicología también se ha decisivamente en el cuidado de la salud. mientras se encuentra toser de modo persistente puede empezar a pensar sana. en pa­ suelen considerar como una señal de un potencial labras de Matarazzo (1984). y vestigación sobre el tema ha mostrado que la prác­ de hecho.3. tienen una menor probabilidad de impli­ El contexto social de la persona ejerce una no­ carse en las conductas de salud en general. la influen­ conductuales». los estados emocionales y las to suelen ser potenciales desencadenantes de la creencias sobre la salud. por ejemplo. O un fumador que comienza a tas que la persona manifiesta. Contar con entendido como una interacción privada entre el una verdadera red de apoyo social es una de las paciente y el clínico. de que el alcohol facilita la diversión. En Por otra parte. de padres inicien a los niños con motivo de fiestas o técnicas más eficaces que la intervención médica celebraciones y la asunción. La percepción del síntoma En el momento en que aparecen algunos síntomas 3. tablemente las conductas de salud. ductas de riesgo y promover el comportamiento lugares de trabajo. etcétera. LOS DETERMINANTES inesperados muchas personas deciden iniciar un DE LAS CONDUCTAS DE SALUD cambio en ciertas conductas de salud. Los estados emocionales correlación. La persona que un día nota que cuando sube las escaleras llega De acuerdo con la definición de Kasl y Cobb sin aire arriba. capítulo 9). por ejemplo. puede decidir iniciar un programa (1966) las conductas de salud son aquellas conduc­ de ejercicio físico. la per­ De hecho. tos es donde puede verse más claramente su utilidad en la promoción de la salud (Costa y López. Gil y Ballester (2002) han observado que tienen más probabilidades de comer más y peor. la in­ cia de estos síntomas suele ser sólo transitoria. lleva la práctica de otras. con el propósito de prevenir la enfermedad. Así. las personas adultas que se sienten estresadas ejemplo. Esta actitud ha limitado el condiciones más importantes para evitar las con­ desarrollo de programas de intervención en escuelas. destacadas la influencia del contexto social. de los dos mejores predictores del consumo y abuso hacer menos ejercicio o fumar más sin son fuma­ del alcohol en los jóvenes lo constituyen que los dores (Amigo.1. Existen distintos tipos de variables que parecen el fumador puede llegar muy pronto a encadenar determinar en gran medida la conducta de salud. Sin embargo. merecen ser como una forma de enfrentarse a dichas situaciones.2. la conducta de salud engloba. 2006). El contexto social de estrés. Creencias sobre la salud y cambio de conducta / 31 de disponerse. que aquellos que manifiestan unos niveles más altos 3. por parte del grupo de (véase. conducta de fumar (Becoña. dentro de la población joven. 3. a este respecto. en dejar de fumar. situaciones de ansiedad o de aburrimien­ cepción del síntoma. «los esfuerzos de las problema físico y los cambios que se producen en personas por reducir sus patógenos conductuales y las conductas de salud constituyen una manera de practicar conductas que sirvan como inmunógenos reducir el riesgo percibido. las situaciones de estrés con el consumo de tabaco Desde una perspectiva psicológica. La persona que usa el cinturón de se­ guridad no tiene por qué implicarse en la práctica Los estados emocionales pueden modificar no­ de la actividad física.

síntomas respiratorios) o externas la puesta en práctica de dichos comportamientos. sin embargo. (p. las conductas de salud están de­ realista.e.e. De hecho. que pueden ser in­ minados comportamientos en la salud no garantizan ternas (p. Becker y salud de un modo excesivamente optimista y poco Maiman (1975). Cuando se pa­ dece una enfermedad es muy probable que el que la sufre desarrolle. atribuirse a un incremento de la presión arterial.e. la mayoría sujeto respecto a lo amenazada que se encuentra su cree tener una probabilidad muy por debajo de la salud. etc. — La susceptibilidad a la enfermedad (p. son reacias a cambiar comportamientos como el — Los beneficios de llevar a cabo la conducta tabaquismo o el sedentarismo (Radtke. rraré mucho dinero).4. 2011). Además. El modelo de la creencia prácticas de salud son las relacionadas con la vul­ sobre la salud (MCS) nerabilidad percibida por el propio sujeto. siguiendo la lógica propuesta por Ogden to farmacológico. dejar de fumar me hará ganar Esta creencia está presente en muchas personas que peso y estaré muy irritable). acudir al gimnasio regularmente) pueden compen­ — El coste de llevar a cabo la conducta pre­ sar o neutralizar el efecto de los hábitos insalubres. Ediciones Pirámide . En ge­ neral. cáncer).. nitiva de aquellas personas que son conscientes de tengo una alta probabilidad de desarrollar un que alguno de sus hábitos (p. algunas de las teorías que han sido desarro­ de quedar regulado en función de sus excesos en la lladas para explicar el comportamiento saludable de dieta o de síntomas que atribuyen a la enfermedad las personas y los métodos que a partir de ahí se han (como el enrojecimiento de la piel). Según el MCS. na también influyen en sus hábitos. las personas tienden a ver el futuro de su Según los autores de este modelo.e. tabá. toda una serie de valoraciones en re­ DE LAS CONDUCTAS DE SALUD lación a los cambios que se van produciendo y que pueden influir notablemente en las conductas de Tras la presentación de ese conjunto de factores salud que adopte. Scholz. cuando se evalúa la probabilidad terminadas por la vulnerabilidad percibida por el de padecer una enfermedad en el futuro.e. Las creen­ cias sobre lo que lleva a la salud se tornan así en 3.e. sobre la base de sus conocimientos 4.e. el cán­ convencerse de que otros hábitos saludables (p. quicos. información sobre las causas de la en­ Muchas personas están convencidas de que dejar fermedad). Una clase de creencias que puede influir en las 4. alimentarios. La compensación del riesgo es otra clase de creencia que sirve para resolver la disonancia cog. ventiva (p. preventiva (p. Entre los hipertensos. llegan a — La severidad de la enfermedad (p. salud. na para adoptar una conducta de salud está en fun­ stein. sin que exista propuesto para ayudar a modificar dicho comporta­ una evidencia objetiva de que tales cambios puedan miento. cer es una enfermedad grave). ción de los siguientes factores. no son capaces de incluir esas conductas dentro de sus hábitos de vida. que en ge­ que influyen en la conducta de salud.32 / Manual de psicología de la salud bienestar general induce a implicarse en un mayor de fumar o hacer ejercicio físico puede mejorar su número de comportamientos saludables. las creencias sobre la bondad de deter­ — Las claves para actuar. MODELOS DE COGNICIÓN SOCIAL y experiencia.) no es saludable. Para ello. se pasarán a neral suelen mostrar una baja adhesión al tratamien­ examinar.e. Las creencias sobre la salud condiciones necesarias pero no suficientes para el Las creencias que sobre la salud tiene una perso­ desarrollo de un estilo de vida saludable. el consumo de la medicación pue­ (2005). 1988).1. la disposición de una perso­ media de padecer alguna alteración física (Wein. dejando de fumar me aho­ Keller et al.

nante inmediato de una conducta es la intención que — Susceptibilidad a la enfermedad. la MCS guientes predicciones. des cardiocoronarias incrementará: el miedo.e. Según el modelo. Tomando como ejemplo un caso de cambio de Tomando como ejemplo la revisión mamográfi. 4. un bulto en el pecho). que los percepción del individuo sobre la severidad de di­ beneficios de las revisiones son importantes y que chas enfermedades (severidad percibida) y su creen­ el coste de la revisión es comparativamente más cia de poder padecer un infarto de miocardio (sus­ bajo. El supuesto del cuidado de la salud. antes de deci­ como determinantes de la conducta de salud son: dir llevar a cabo una acción. intención de cam­ — Control percibido (p. confía en la eficacia de la medida y.e. y autoeficacia. — Miedo (p. Según la TMP.e. hábitos alimentarios. La intención se define — Efectividad de la respuesta (p. que está compues­ ta de la evaluación positiva o negativa de una La TMP considera la severidad. — Actitud hacia la conducta.e. está informará de una clara intención de modificar su preocupada por su salud. tación). puesta de afrontamiento adecuada a la información. evi­ de abandonar el tabaco). los que permiten la evaluación del — Norma subjetiva.e. consideran las implica­ ciones que ésta tendrá. la susceptibili­ conducta en particular y las creencias sobre dad y el miedo los elementos que sirven para rea­ su resultado (p.e. estoy preocupado por descritos. si tiene claves confiada en su capacidad para cambiar su dieta para actuar de tipo externo (p. que con ella ampliaba la MCS para dar teoría de la acción razonada que Fishbein y Ajzen cabida al miedo como el componente emocional (1975) habían presentado previamente. cambiando como «un plan de acción con objeto de alcanzar la dieta mejorará mi salud). cuencias positivas (efectividad de la respuesta). esto facilitará la ejecución conducta (intención conductual). La información sobre el establecería las siguientes predicciones: si una mu­ papel de una dieta rica en grasas en las enfermeda­ jer percibe que es vulnerable al cáncer de mama. hacer ejercicio mejorará lizar la evaluación de la amenaza.e. Creencias sobre la salud y cambio de conducta / 33 — La motivación para la salud que refleja la personal (p. de afrontamiento adecuada (p. aprendizaje observacional) y la intra. en general. experiencia previa). negación.e.2. Teoría de la motivación 4. Si una persona se siente tiva se realice regularmente.3. ción de la persona para aceptar esa presión Ediciones Pirámide . habría dos tipos de cepción de las normas sociales y las presio­ fuentes de información: la ambiental (p. el determi­ — Severidad de la enfermedad. temo desarrollar un cáncer). confío en ser capaz de es el resultado de tres creencias básicas: cambiar mi dieta). formada a partir de la per­ afrontamiento. la que éste es una seria amenaza para la salud.e. Esta información preocupación que la persona tiene por su influenciaría los cinco elementos de la TMP arriba salud en general (p. la TMP establecería las si­ ca para la prevención del cáncer de mama. Los factores que postula básico de la TCP es que las personas. confío en ser capaz bio de conducta) o inadecuada (p. Además. Ésta sería una res­ de esta conducta preventiva. determinadas metas conductuales» y se entiende que — Autoeficacia (p. Teoría de la conducta planeada para la protección La teoría de la conducta planeada (TCP) fue Esta teoría (TMP) fue desarrollada por Rogers elaborada por Ajzen (1988) y es un desarrollo de la (1985). entonces es probable que esta medida preven­ ceptibilidad percibida). persua­ nes para realizar una conducta y la motiva­ sión verbal.e.e. y la efectividad mi salud y será gratificante). información sobre (autoeficacia) y en que este cambio tendrá conse­ la enfermedad) e interno (p. lo que a su vez elicitaría una respuesta el hecho de que el alcohol dañe mi salud).e. la persona tiene de realizarla.

este tipo la práctica de ejercicio se relaciona con la percep­ de modelos son de escasa utilidad para predecir la ción de la persona de su susceptibilidad a un pro­ conducta de salud de las personas. la TCP establecería las siguientes predic­ puede observar. correlacionaban de un modo significativo creencia de que la persona puede llevar a con este comportamiento (Plotnikoff. gran par­ internos y externos (elevado control conductual). Tomando como ejemplo un caso de consumo de Desde un punto de vista conceptual. 2010). la TCP ha cuenta factores de control interno (p. si bien es cierto que algunas de saludable (actitud).34 / Manual de psicología de la salud (p. Ka- cabo una conducta particular teniendo en runamuni y Boule. es decir. te de la investigación realizada para probar los entonces cabría predecir una alta intención de re­ modelos ha utilizado diseños transversales. atendiendo a su dirlas puede ser diferente en cada uno de ellos. res que sus costes (Becker y Rosenstock. cabe destacar que estos modelos pueden ser útiles para describir Todas las teorías antes citadas han recibido apo­ las conductas de salud que requieren un acto voli­ yos parciales sobre su capacidad predictiva de los tivo consciente. por ejemplo. sin atender ni a sus riesgos ni a sus © Ediciones Pirámide . que la gente importante en su ellas. Apoyos y críticas a las teorías sobre relaciones en términos de causalidad. y la autoeficacia. las conductas de salud Desde el punto de vista predicdvo. habi­ sido utilizada para predecir un amplio rango de lidades o información) y factores de control conductas de salud como el tabaquismo o el ejer­ externo (p. aunque no la vulnerabilidad per­ — Control conductual percibido. Por su parte.4.e. incluso. La está llevando a cabo casi siempre una conducta TMP. tales como iniciar una dieta o va­ comportamientos saludables.e. se ha utilizado para predecir la automática. 1984). no hay consenso entre los investi­ ciones: si una persona cree que reduciendo su con­ gadores sobre las variables que determinan las con­ sumo de alcohol su vida será más productiva y ductas de salud. Ahora bien. ya que este tipo blema de salud concreto. basado en la cibida. una vez que un hábito se ha sobre el MCS mostró que la adhesión a la dieta o consolidado (por ejemplo. el modo de me­ que será capaz de beber menos. además. y yo quiero tipo 1. el tabaquismo). a modo de TCP también subraya que el control perci­ ejemplo. delos. conducta pasada y a la evaluación de los factores Desde el punto de vista metodológico. ha habido también un amplio elenco de conductual. Por ello. se han citado sobre la utilidad de estas bido puede tener un efecto directo sobre la teorías en el ámbito de la prevención y promoción conducta sin la mediación de la intención de la salud. obstáculos u oportunidad). Los resultados mostraron que la severidad que me acepten). el análisis de ecuaciones estructurales podrían permitir interpretar dichas 4. Johnson. diseños prospectivos que alcohol explicará mejor su conducta que su inten­ separan las variables dependientes e independientes ción de dejarlo. la investigación cunarse. am­ cicio físico (Armitage y Conner. Esto ducir la ingesta de alcohol. Además. en el tiempo o. bos relacionados con su conducta pasada. Cuando el fumador enciende un cigarrillo. El modelo también limita las conclusiones que se pueden extraer. la gente que es importante para mí me práctica del ejercicio físico en adultos con diabetes aceptará mejor si dejo de fumar. La correlacional entre las variables. como se alcohol. meramen­ creencia de ser incapaz de reducir el consumo de te asociativas. críticas que pueden servir para precisar el alcance de todas ellas. Así. parecen solaparse. ya predice que el control conductual puede explicar la que generalmente se obtienen relaciones de tipo conducta sin la influencia de las intenciones. La A pesar de los apoyos empíricos que. nominalmente diferentes en los distintos mo­ vida quiere que lo haga (norma subjetiva) y.e. 2001). con la creencia sobre la de comportamientos no conllevan una actividad gravedad del problema y con la sensación de que volitiva consciente como la que estudian dichos los beneficios de la acción preventiva serán mayo­ modelos.

no resulta nada fácil si tenemos en cuenta conductual de cambio que el cambio real de con­ la enorme cantidad de información que a diario ducta. obvia­ Además. Los mensajes salud y se den cuenta de su importancia. explican un limitado porcentaje de la varianza. Esto significa que para que el mensaje sea efectivo. Creencias sobre la salud y cambio de conducta / 35 capacidades. En primer lugar. tales de conducta. Un comunicador que se presente como abordado muy en detalle el problema y se ha des­ un experto en la materia y digno de confianza crito alguno de los principios que se pueden usar suele ser la fórmula más eficaz. requiere que esas sajes son más efectivos si se presentan a través de personas tomen conciencia de la relación existente comunicadores que resultan personalmente atrac­ entre conducta y salud. un prerrequisito del cambio de conducta. En primer para prevenirlas. estos modelos predicen mejor la intención mente. se debe presen­ tar en unos términos comprensibles para la audien­ 5. Este tipo de teorías plantean que nas se implican en cambios hacia conductas más el cambio en las actitudes y creencias constituyen saludables. el modo en el cual está construi­ el papel que desempeña el ejercicio y la dieta en la do el mensaje también es importante. Y la predicción es más potente cuando el transmiten los medios de comunicación. el siguien­ experimentalmente (Armitage y Conner. EL CAMBIO DE ACTITUD COMO cia a la que se dirige. seguros en la transmisión por lo tanto. Esto. 2001). estos modelos. Campañas informativas los comunicadores ideales. lugar. son 5. es de sobra conocido que la efectividad del ¿Cómo promover ese cambio de actitud? Desde mensaje depende en muchas ocasiones de quien los años cincuenta múltiples investigaciones han lo presenta. es dieta y mucho más baja en relación con conductas necesario que a través de la campaña se consiga de riesgo o adicciones (Webb y Sheeran. La capacidad predic. Iniciar una campaña para que las personas desa­ Asimismo. concisos y no demasiado comple­ Ediciones Pirámide . las campañas de información implica al menos tiva es mayor con respecto a la actividad física o la cinco procesos diferentes. convencer a la población de su sus­ que ese proceso informativo se traduzca en cambio ceptibilidad a determinadas enfermedades. te paso es el de la comprensión. Asumiendo que el mensaje ESTRATEGIA DE PREVENCIÓN es comprendido. Por otra parte.1. cuando señaló anteriormente. supondría que esas personas tendrían que conocer Por otra parte. Una vez cambio es autoinformado que cuando se registra que la persona ha recibido el mensaje. que Promover el cambio de conducta a través de oscila entre el 19-38 por 100. especialmente. Finalmente. Las investigaciones ya clásicas rea­ como el cáncer o cardiopatía isquémica y conven­ lizadas al respecto han encontrado algunos facto­ cerla también de que existen estrategias efectivas res críticos en el proceso de persuasión. tan sólo de la conducta sería la información. Desde este punto de vista. los médicos y otros profesionales de la salud. también se ha constatado que los men­ rrollen conductas saludables. si son conocidos por el público y tienen cierto prestigio. ocupa de los mensajes relacionados con la salud. Por lo La cuestión más importante referida a este pun­ tanto. el tercer paso del proceso de persuasión es la aceptación de las propuestas que Los modelos de cognición social ponen especial se plantean. para que el mensaje ten­ énfasis en el papel que desempeñan las actitudes y ga un efecto a largo plazo se debe conseguir su creencias de las personas en las conductas relacio­ retención y la acción a través de la cual las perso­ nadas con la salud. to es la de cómo incrementar la probabilidad de por ejemplo. estimular conductas de prevención requiere. un primer paso en el cambio se trata de predecir las conductas de salud. captar la atención de la audiencia. tivos para el público. motivar a la gente para que realice del mensaje y si mantienen cierta similaridad con ejercicio físico y consuma una dieta equilibrada la audiencia. Como se deben ser claros. En el caso que nos para promover el cambio en creencias y actitudes. 2010).

Tal y como se ha señalado. En general. son suficientes (aunque sí necesarios) para provocar © Ediciones Pirámide . Se puede influir. Por todo ello. tanto aquellos que intentan el mensaje debería persuadir a la gente de que es provocar miedo en la población como los que se capaz de comportarse conforme a los cambios que basan en proporcionar información. Los mensajes técnicos y más elaborados han 5. las actitudes tendrán una mayor influencia sobre la De hecho. Apelaciones al miedo enfermedad basados en el cambio de actitud también han constatado esos efectos contradictorios (Bishop. esta es­ medida. muchas campañas dentro de este ámbito conducta cuando éstas se adquieren a través de una (contra el tabaco o el uso de drogas) utilizan esta experiencia directa. de cara a asegurar que el núcleo del mensa­ salud. los hábitos relacio­ el mensaje debe convencer a las personas de que nados con la salud están fuertemente anclados en esas consecuencias son reales y pueden afectarles. ya que las cam­ pañas dirigidas a promover un cambio de actitud je es comprendido. esto es sólo probable que el objeto del cambio de los hábitos de riesgo bajo ciertas circunstancias. estudios sobre el tema indican algunas condiciones básicas para que las llamadas al miedo sean efec­ tivas. puesto bio de actitud. En este sentido. el comportamiento de las personas y muestran una Una vez hecho esto. en cierta cierto miedo y aprehensión.3. se debe describir la forma de baja susceptibilidad al cambio. refutará las posibles paso importante.36/ Manual de psicología de la salud jos. en las conductas de salud a través del cam­ trategia es viable en el campo de la salud. por ejemplo. Finalmente. a menudo no se han sugerido. los prevalentes. En primer lugar. Obviamente. probablemente. Además. de cambio de actitud. EL ENFOQUE CONDUCTUAL clarificar la medida en la cual las prácticas negativas de salud tienen consecuencias indeseables. Si se presume que la audien­ basadas en la información y la apelación al miedo cia mantiene una posición escéptica o crítica con el mensaje que se presenta. La idea que aquí subyace es que el mensa­ fermedad basados. cuando son fácilmente accesi­ fórmula. tenidos específicos de las apelaciones al miedo y al menos.2. por lo tanto. Aunque éste puede ser considerado como un con el cual. por una parte. el comunicador deberá parecen haber demostrado su utilidad para modifi­ car las actitudes de la audiencia a la que van diri­ anticipar las objeciones y usar un argumento doble gidas. y por otra. bles y son relevantes y tienen interés para la per­ El asunto desemboca en una polémica cuya re­ sona. se ha hecho en España dentro y de conducta constituye una importante adverten­ de las campañas para prevenir los accidentes de cia para todos aquellos intentos de prevenir la en­ tráfico. no entra en contradicción con las normas las respuestas que provocan. es tan sólo un primer paso. El tipo de argumento que será usado depen­ Los estudios sobre el efecto de las campañas derá de la audiencia. Lina de las estrategias más comunes para inten­ 1994). el cambio de actitud tendrá más solución se encuentra. Cambio de actitud y cambio de quedar reservados para una audiencia especiali­ de conducta zada. presentará su postura. especialmente en el campo de la objeciones. no presuponer que la Las investigaciones sobre la relación entre cam­ audiencia las extraerá por sí misma. en los con­ efecto sobre la conducta cuando es consistente o. no se debe olvidar que la tar cambiar las actitudes es apelar al miedo. sin embargo. exclusivamente. tal y debilidad de la relación entre el cambio de actitud como. Final­ mente. en las técnicas je alcanzará mejor su objetivo si consigue provocar de cambio de actitud. Los intentos de prevenir la 5. una llamada al miedo debe 6. Los procedimientos evitar esas consecuencias negativas. parece que es evitar futuras enfermedades y discapacidades. Además. bio de actitud y cambio de conducta han mostrado resultados dispares. el comunicador debe explicitar las conclusiones que se derivan de la información tienen como objetivo último modificar la conducta ¿Hasta qué punto lo logran? presentada y.

Por lo que comúnmente se citan dentro del marco de la tanto. citadas. ciertos patrones de conducta desa. pueden bloquear el cam­ Marlatt (1985). de un año. las habilidades necesarias para alterar y mantener el cambio de conducta. pero no proporcionan la modificación de los hábitos de salud. las posibles situaciones de recaída para posterior­ tales como pensamientos e imágenes. tratamiento. La conducta se encuentra quier ámbito de la salud. a modo de más citados en la literatura es el desarrollado por estímulos discriminativos. DE LOS PROGRAMAS DE PREVENCIÓN Dentro del análisis de conducta es importante Y PROMOCIÓN DE SALUD destacar otra cualidad de los hábitos de salud: la distinción entre iniciar un cambio en la conducta Derivadas de las aproximaciones teóricas antes y mantener ese cambio. suelen recaer en dichos hábitos al cabo De este modo. la dieta).1. alcohol o heroína tras un programa de ternos como lo que uno piensa y se dice a sí mismo. sin embargo. Así. que a con­ de salud (por ejemplo. las condiciones que la mantienen y los la consolidación de los logros terapéuticos en cual­ factores que la refuerzan. Se biendo un cambio de conducta. Por ejemplo. la conducta controlando las condiciones estimu­ lares en las que se da y los reforzamientos que la siguen. trata. éste continúa médicos parecería situar en la consulta médica el Ediciones Pirámide . para una persona que a) que la persona considere la posibilidad de elección desea dejar de fumar decirse a sí misma de un modo entre las conductas posibles. se ajustan a mente entrenar las habilidades necesarias para ma­ las mismas leyes de aprendizaje y reforzamientos nejar esas situaciones. Las técnicas utilizadas son las que las conductas externas observables. por ejemplo. asimismo se podrían m odificar las 7. 6. las es­ gobernada por un amplio abanico de estímulos tadísticas muestran que más del 75 por 100 de discriminativos y contingencias de reforzamiento. daptativos pueden tener su origen en los monólogos Uno de los programas de prevención de recaídas internos sobre los hábitos de salud que. del mismo modo que se podría modificar aproximación cognitivo-comportamental. La terapia de conducta de la salud. Como ya se ha comentado. otro supuesto básico del aná­ pone el énfasis en ayudar a los clientes a identificar lisis de conducta es que los procesos encubiertos.1. El problema de la recaída Sobre la base de esta premisa. en definitiva. aquellos que han conseguido abandonar el consumo ya se trate de estímulos externos o de eventos in­ de tabaco. le ocurrir que no resulta nada fácil mantener ese cambio a lo largo del tiempo. la recaída es uno de los problemas principios de aprendizaje para modificar los hábitos más importantes dentro del ámbito de la promoción de salud de las personas. Esos procedimientos pueden motivar a siendo el obstáculo más importante en el ámbito de las personas para cambiar. Creencias sobre la salud y cambio de conducta / 37 el cambio. se han llevado a la práctica una serie de a menudo resulta relativamente fácil conseguir que estrategias para potenciar los hábitos saludables y la gente inicie un cambio en determinados hábitos reducir la práctica de conducta insana. Las recomendaciones del médico conductual se reconoce la existencia de este pro­ blema y se trata de elaborar programas que permi­ El prestigio con el que suelen contar algunos tan mantener el cambio. desde el análisis de conducta se ha propuesto la utilización de los Efectivamente. ÁMBITOS DE APLICACIÓN cogniciones. Su propuesta tiene como objetivos: bio de conducta. No obstante. La literatura pone en evidencia que éste toma como centro de su intervención la conducta constituye uno de los principales obstáculos para en sí misma. sue­ tinuación pasaremos a reseñar. y b) desarrollar habili­ sistemático «nunca seré capaz de dejarlo» o «ya he dades de afrontamiento para solventar satisfactoria­ fracasado demasiadas veces» podría actuar inhi­ mente las situaciones susceptibles de recaída. de un programa multimodal que Del mismo modo. Desde el enfoque 7.

en tres pequeñas ciudades saje no garantiza que éste sea comprendido y/o de California y durante el estudio se realizó una aceptado. Las campañas en los medios presentaban alto riesgo de cardiopatía isquémica de comunicación mostró una tendencia descendente en las tres ciu­ Otra fórmula conocida para modificar las acti­ dades.38/ Manual de psicología de la salud contexto idóneo para promover las conductas de años de duración del proyecto. han sido medios de comunicación gozan de cierta ubicuidad. diversas en torno a un 3 por 100 (Lancaster y Otead. 1977). Farquhar. el riesgo coronario de aquellos que inicialmente 7. un proyecto encaminado los mensajes que entran en los hogares no son a reducir el riesgo coronario (Maccoby. muchos de Three Community Study. las te bastante tiempo en pantalla. columnas semanales en los periódicos. La ciudad de Tracy salud entre la población general. ya que. © Ediciones Pirámide . Unicamente. atendidos. Este res de riesgo. no recibiendo otra se ha comprobado que advertir a los pacientes de información sobre la salud que la que habitualmen­ un modo breve pero firme sobre la conveniencia de te era presentada a través de los medios de comu­ dejar de fumar puede ser suficiente para que algunos nicación. En la ciudad de Gilroy se montó una de ellos dejen de hacerlo. mientras que en relación a la pérdida de peso cación de masas para modificar los hábitos de salud. si cada médico persuadiese a ese cómo reducirlo. por ejemplo. 2004). además. el programa de instrucción o la prensa escrita. En esta línea. tal y como se ha descrito al hablar Wood y Alexander. Quizá uno de los campañas muy amplias e intensivas llegan a un ejemplos más conocidos de este tipo es el Stanford amplio sector de la población. En las sociedades modernas. por qué sobre el tema han puesto de manifiesto que las las campañas a través de los medios de comunica­ campañas en los medios de comunicación dirigidas ción obtienen resultados tan dispares. siendo ese descenso significativamente ma­ tudes de la población es. El mayor efecto se constató en el simple dato es suficiente para evidenciar el enorme consumo de alimentos con alto colesterol y el ta­ potencial que podrían tener los medios de comuni­ baco. horas de programas de radio y más de 100 anuncios A pesar de que ese porcentaje pueda parecer peque­ radiofónicos. fue elegida como ciudad control. aunque los débil. Así. es significativamente mayor que el de las per­ así como información proporcionada a través de la sonas que abandonan el tabaco sin dicha recomen­ correspondencia sobre qué es el riesgo coronario y dación y. las investigaciones Cabría preguntarse. Este trabajo se llevó a del proceso de persuasión. cara a cara. Esta misma campaña fue repetida 3 por 100 de sus pacientes de dejar de fumar. El porcentaje de personas campaña multimedia de dos años de duración que que responden a esta advertencia del médico estaría incluyó más de 50 anuncios en televisión. la recepción de un men­ cabo. el efec­ en la ciudad de Watsonville. Entre otras a problemas específicos tienen un efecto bastante razones. Además. En las sociedades reducción del riesgo se obtuvo en Watsonville. No obstante y a pesar de ello. ño. se encontraría el hecho de que. que industrializadas son pocas las personas que no re­ recibió. habría que recordar que sistemática evaluación de los factores de riesgo muchas de las recomendaciones que sobre salud se coronario al inicio y durante cada uno de los tres ofrecen en los medios de comunicación compiten. obviamente. sin embargo. Curiosamente. Algunas campañas. A lo largo de los tres años de estudio. a luz de lo anterior. exitosas. no se obtuvieron apenas resultados. caracterizándose todas ellas porque pro­ el enorme número de informaciones que transmiten porcionan una información bastante amplia sobre hace que muchos mensajes sólo lleguen a un pe­ el tema que abordan y porque se mantienen duran­ queño porcentaje de personas. a través de yor en las dos ciudades experimentales. además de la campaña a través de los me­ ciben información a través de la radio. la televisión dios de comunicación. La mayor los medios de comunicación. donde además se com­ to acumulativo de esta intervención sería enorme. pletó como un programa de instrucción intensivo cara a cara. las intervenciones tuvie­ más de la mitad de la población ve la televisión a ron efectos diferentes sobre cada uno de los facto­ diario durante una media de entre 3 y 6 horas. durante tres años.2.

otras 7. 2008). consti­ sobre cuáles son los componentes efectivos de los tuye el marco inicialmente idóneo para promover las programas de prevención y las poblaciones idóneas conductas saludables debido. además de centrarse en las personas. son efectivos estos programas? Existen datos muy La intervención consistía en dieciocho horas de alentadores sobre las posibilidades de estos progra­ información y habilidades de afrontamiento. lliams. y en relación a los objetivos formulados. En autores concluyeron que los programas de preven­ general. 2002). Veblen- que durante la infancia se aprenden muchos patrones Mortenson et al. a la las chicas consideradas de alto riesgo según el nivel prevención de distintos factores y/o conductas de de preocupaciones que exhibían en relación al peso riesgo en relación con el consumo de sustancias. Portell. tales como el consumo de tabaco. se han un buen número de programas preventivos aplicados desarrollado los programas de educación para la en la escuela. referencias de programas de prevención aplicados aunque estos últimos fueron menores. Veblen-Morteson (1996) o Perry.). Tortu o Botvin (1990). Por otra parte. Creencias sobre la salud y cambio de conducta / 39 con frecuencia. Dusenbury. a para su implementación (Komro. Desde esta perspectiva. Perry. los que interactúa el participante (trabajo con fami­ por ejemplo) que saben que sólo la publicidad con­ lias. Komro et al. Barr Taylor. Sin embargo. el efecto aditivo de los mensajes a lo largo eficaces. etc. ga se asocia con una menor probabilidad del abuso Williams. fueron las que más se beneficiaron. principalmente. Putsis y Sen. timiza cuanto más coherentes son los mensajes dichos programas mostraron su capacidad para desde las distintas fuentes de información. la efectividad de estos programas se op­ el consumo de alcohol y drogas entre adolescentes. En conjunto. Los pri­ serían más efectivos y eficientes si se dirigiesen a © Ediciones Pirámide . En el trabajo de Killen. Sin embargo. etc. ción de los trastornos de la conducta alimentaria los programas han mostrado ser efectivos. López-Guimerá. En esta línea se ha ejemplo de estos programas son los de Botvin. entre otras razones. grupos de iguales. resultados revelaron cambios en el nivel de cono­ En la literatura pueden encontrarse numerosas cimiento y en el índice de masa corporal (IMC). con un número mayor de anuncios meros programas.3. Perry. dada su naturaleza y función. En el ámbito de la tinua de sus productos garantiza el mantenimiento prevención del consumo de sustancias un buen y/o incremento de sus ventas. (2002). constatado que el recuerdo de los anuncios antidro­ Baker. el valor fundamental de las reco­ En consecuencia. Los mas. ¿En qué medida divididas en un grupo control y grupo experimental. competencia de comunicación tienen relativamente un efecto social. in­ del tiempo incrementa su potencia. resolución de conflictos. aunque existe niños pasan en ella. no provocaron cambios sustan­ nos. aunque quedan cuestiones por resolver. ciales en relación a comportamientos específicos. Morwitz. vos. hay pocos estudios controlados en los salud en la escuela que tratan de ayudar a los niños que se analice su eficacia (Raich. Hecho conoci­ cluyen componentes dirigidos a los contextos en do por las grandes multinacionales (del refresco. Aunque los mensajes individuales de los medios asertividad. básicamente orientados a propor­ publicitarios que tratan de promover hábitos insa­ cionar información. en la escuela y destinados. La promoción de la salud en la escuela investigaciones no han encontrado esos resultados y muestran la necesidad de seguir investigando La escuela. reducir el consumo de estas sustancias a lo largo del periodo de seguimiento.. En el ámbito de la preven­ de conducta y a la gran cantidad de tiempo que los ción de los trastornos alimentarios. Sánchez-Carra- a comprender las implicaciones sociales y personales cedo.). los programas más débil. por lo que los prácticas sexuales y hábitos de alimentación. Ham- mentar su competencia para tomar decisiones ade­ mer y Litt (1993) una muestra de 963 chicas fueron cuadas sobre sus comportamientos. Wi­ de sustancias (Block. Diseñados para prevenir Además. Moneada y Fauquet de las cuestiones relacionadas con la salud e incre­ (2008). los programas más recientes se mendaciones hechas a través de los medios de co­ dirigen a desarrollar habilidades de afrontamiento municación se encuentra en sus efectos acumulati­ conforme a los objetivos propuestos (comunicación.

Howden-Chapman y Thom. el alcoholismo o las 7. Maultsby y Welch. Esta hipótesis ha salud en la medida que los que lo llevan a cabo no sido corroborada recientemente con un programa son profesionales. ejercicio físico y programas de manejo del tras un año de seguimiento es del 68 por 100 estrés (Novak. propia estructura de dichos grupos no hay muchos sin olvidar aquellos centrados en el abuso de drogas. en los últimos años se han sobre sus conductas (Bardet Blochet y Zbinden. Así. Shimazu y Kageyama. Programas comunitarios propia empresa. El grupo desempeña un pa­ presenta como un lugar muy adecuado para desa­ pel crítico en la medida que proporciona a sus rrollar programas de promoción de la salud. aunque para muchas personas estos gru­ gami. lo cual puede facilitar la generalización de posición a sustancias tóxicas o el uso de equipos y los resultados del programa. Yamagishi. y que suele ser dificultosa cuando la aplicación del programa se lleva a cabo en contextos específicos ajenos a los cotidianos. 1987). Kobayashi. En los últimos años han surgido múltiples grupos de autoayuda en problemas tales como la enfermedad crónica. sanciones y feedback blemente por esta razón. limitaciones. las oportunidades de intercambiar infor­ diferente en los programas de promoción de la mación y de dar.4. refuerzo. Grupos de autoayuda miembros de la población viven en la misma co­ Los grupos de autoayuda suponen un enfoque munidad. Posi­ miembros apoyo. apoyo social Ediciones Pirámide . Bryson y Luce. bitos específicos antes mencionados y tienen como también se debe tener en cuenta que los intentos de objetivo la promoción de la salud para todos aque­ promoción de la salud basados en el cambio de con­ llos miembros de una comunidad dada.40/ Manual de psicología de la salud las adolescentes de alto riesgo. al tiempo que recibir. ya que para que uno de estos programas tenga éxito a largo plazo es necesario el apoyo de la 7. La promoción de la salud en el lugar drogas. 1980). Bullen. Estos grupos se han desarrollado sobre la de trabajo idea de que para ayudar a alguien con un problema Puesto que los adultos pasan una gran parte de determinado nadie mejor que otro que lo haya su tiempo en su lugar de trabajo. Na. del importantes ventajas. 2007). que van desde la simple lectura de recomendaciones Los grupos de autoayuda más conocidos están básicas para la salud (por ejemplo. ma que se trate. por ejemplo. Asimismo. En general y debido a la de riesgos laborales y resucitación cardiopulmonar. sino personas que. son conocedores directos del proble­ de Internet (Taylor. liderazgo profesional y continuos e Los programas comunitarios trascienden los ám­ importantes esfuerzos promocionales. por su propia de prevención de los trastornos alimentarios a través experiencia. tales como el sonas a las que va dirigido desarrollan su vida estrés generado por el propio tipo de trabajo. lo que su­ ley. el lugar de trabajo presenta algunas su eficacia no está establecida. 2006). (Brandsma. lo que tiene ducta individual no deben hacer olvidar que. Por otra parte. además de la toma de la presión estudio sobre AA indica que una tasa de recaída arterial. la ex­ diaria. En el ámbito laboral los pro­ también se han desarrollado mucho los grupos de gramas más frecuentes han sido los de prevención adicción a la comida). 2007. Por una parte. la implicación en el programa de los empleados. puesto que los 7. ejercicio o nu­ implicados en la modificación de conductas adicti- trición) hasta aquellos que posibilitan la práctica vas tales como el alcohol del que destaca sobre todo del ejercicio físico u otras actividades para la pro­ Alcohólicos Anónimos (AA) (en Estados Unidos moción de la salud. deben ser atendidos otros factores que se llevan a cabo en el medio natural donde las per­ afectan a la organización del trabajo. cuestión fundamental procedimientos peligrosos (Sloan. este contexto se padecido y superado. a largo plazo No obstante. giere que. estos programas mismo modo. resultados sobre su eficacia. 2008). Kobayashi. un alcohol y tabaco.5. pos pueden ser útiles a corto plazo.6. puesto en práctica algunos programas de este tipo.

así como el entrenamiento necesario trabajos publicados sobre intervenciones en trastor­ para promover cambios hacia hábitos saludables. al menos. Estos autores calcularon que. observándose. elegido. Quizás sea por amplio de educación para la salud llevado a cabo esta razón por la qué los programas de prevención en el condado de North Karelia. len ser más gratificantes que las consecuencias in­ 1984). tales como cam­ En este capítulo se han presentado los hábitos que pañas en los medios de comunicación. La tarea de la eficacia de estos programas fue el North Ka. Las implicaciones de esta estrategia global de se reduce notablemente. también cabría recordar que de fallecimiento asociadas a la cardiopatía isqué­ puesto que los programas comunitarios son aplica­ mica también mostraron un decremento significa­ dos a gran escala. No obstante. © Ediciones Pirámide . 1984). la repercusión del estilo de vida en la salud. tivos es necesario que cumplan. desde 1997. entre otras de la enfermedad y promoción de la salud no siem­ razones. dujeron cambios ambientales en la comunidad. En este sentido. dada prevalencias de hipertensión más altas del mundo. Todo reducción de grasa en el contenido de los alimentos lo cual hace pensar en la necesidad no sólo de pro­ disponibles en las tiendas. incluso. trastar no sólo sus efectos globales. sino tradujeron.2 tales como la restricción del uso del tabaco y la por 100 del total de publicaciones en esta área.7. para que estos programas sean efec­ mente vigentes (Puska y Keller. educativo sobre el tema del riesgo de cardiopatía Existe claramente una desproporción entre los isquémica. que las tasas pantes. programas conformarían un estilo de vida saludable. Conclusiones información a través de los cuales pueda llegar a la población la información deseada. las estra­ en los centros de trabajo y programas de educación tegias de promoción de la salud que se están utili­ para la salud en las escuelas. el asesoramiento cara a población general. una con­ dición básica. se intro­ ejemplo. los programas de prevención sólo suponen un 0. Este proyecto constituyó un programa muy mediatas de las conductas saludables. tras cinco años de trabajo. tal que pueda ser posible con­ de tabaco. sino también En conjunto. desarrollado en Finlandia a lo largo cuencias a corto plazo de las conductas insanas sue­ de cinco años a principios de los setenta (Puska. así como los obstáculos que habría cara (Puska. porque en él se encontraba una de las pre obtienen resultados óptimos. niveles de colesterol y presión arterial. 2003). Creencias sobre la salud y cambio de conducta / 41 se ven notablemente favorecidas entre los partici­ las mujeres. no resulta fácil si se tiene en cuenta que las conse­ relia Project. Deben incluir múltiples canales de 7. en reduccio­ de desarrollar programas que presenten una ade­ nes estadísticamente significativas en el consumo cuada evaluabilidad. intervención en la prevención primaria están clara­ No obstante. 2004). Por último. por mantener dichos cambios. además. advertencias del per­ zando para desarrollarlos y potenciarlos entre la sonal médico e. parecen El programa incluyó la elaboración de material justificados todos los esfuerzos en esta área. el costo per cápita de los mismos tivo. el riesgo cardiovascular se redujo un qué elementos y condiciones explican los resultados 17 por 100 entre los hombres y un 11 por 100 entre de los programas preventivos. nos específicos y programas de prevención (Balles- además de movilizar el apoyo social necesario para ter y Gil. Uno de los ejemplos más claros que sortear para promover dichos hábitos. Todos estos esfuerzos se mover la implantación de estas actuaciones. en el ámbito de las drogas.

.

PARTE SEGUNDA C o n d u cta y salu d .

.

dietas y trastornos alimentarios 1. pero sobre todo de perder­ En este contexto. Así lo ilustran los experimentos realizados sobre las principales preocupaciones de nuestros antepa­ el efecto de restricción y de la sobreingesta alimen­ sados fue la obtención de alimentos. el hombre comenzó progresivamente a El peso de una persona es el resultante del ba­ abandonar su modo de vida basado en la caza y la lance básico entre las calorías que consume a través recolección.000 años a. etc. la velocidad de la actividad sivo y mucho más cercano en el tiempo se ha pro­ metabólica e. En la actualidad. ta (trigo. alimentos (su capacidad de transformarse en calor Si espectacular fue ese cambio en cuanto a la corporal).000 componen la dieta. otro hito igualmente deci­ nivel de actividad física. Control del peso. Ediciones Pirámide . etc. INTRODUCCIÓN ñar que ante una situación de abundancia y de esca­ so gasto energético los individuos de nuestra especie El problema del sobrepeso en el ser humano solo tiendan a engordar. no es de extra­ taria que a continuación se detallan. el efecto termogénico de los por 100. el incremento de La proporción de grasas. A partir de este momento.C. durante ese proceso. centeno. ciertas diferencias genéticas ducido en los últimos cincuenta años con el desa­ explican por qué unas personas ganan más peso que rrollo de una agricultura y una ganadería intensivas. Ahora bien. la mayoría de los habitantes de las No obstante. tomando el control de la producción de los alimentos y el gasto energético que produce de los alimentos a través de la agricultura cerealis­ el metabolismo del cuerpo y la actividad física. respecto a sus depende fundamentalmente del balance entre ingre­ necesidades metabólicas. a cada uno de los términos de esta ovina. en muchos casos. teniendo en cuenta que una de lo. el organismo dispone de un sistema de de calorías que pueden obtener con un gasto ener­ regulación que pone limitaciones muy severas a la gético cada vez menor. un gasto energético importante. hidratos y proteínas que la población fue aproximadamente de un 1. El homo sapiens ha evolucionado cuando ésta se hace presente aparecen generalmente dentro de un contexto de inevitable lucha por la determinados trastornos o enfermedades. unos 10. de las especies. calcula que. Puesto que el cuerpo del hombre puede entenderse desde la lógica de la evolución no está genéticamente preparado para la obesidad. incluso. donde la obtención de alimentos no siempre era fácil y requería. si bien el mantenimiento del peso sociedades desarrolladas disponen. supervivencia. de un número ilimitado sos y gastos. capacidad de ganar peso.) y de la ganadería (bovina. el producción de calorías. Este panorama comen­ 2. MECANISMOS DE REGULACIÓN zó a cambiar con el desarrollo de la agricultura en DEL PESO el neolítico. El cambio fue tan espectacular que se sencilla ecuación hay que añadirle otros elementos. la velocidad del tránsito intestinal. otras.).

y establecidas cuáles eran sus más de grasa. letargo. Entonces comenzaron a comer con una enorme mento adicional de peso.1. Mickelsen y Taylor (1950) sometieron a un tación su peso corporal se había incrementado un grupo de 36 voluntarios (objetores de conciencia 5 por 100 respecto a su peso inicial y su grasa norteamericanos de la Segunda Guerra Mundial) a corporal fue un 52 por 100 más elevada. con un plus de peso adicional en forma de cendieron.000 calorías.46 / Manual de psicología de la salud 2. aunque estaban cons­ De este experimento se derivan. y otros empezaron a fumar o do peso.200 calorías diarias. Al principio los sujetos tos. Brozek. rutinariamente se someten a dietas hipocalóricas. En esta inves­ En una tercera fase de la investigación. seguida por la disminuyó rápidamente del orden del 39 por 100. además. Duran­ ción». 1976). Es decir. Por un lado. constante de frío.200 calorías a 1. Sin embargo.2. una sobrealimentación continua deja de a fumar más de lo que habitualmente hacían. in­ La presión arterial y la temperatura corporal des­ cluso. y durante ocho semanas más.570 calorías. los jóvenes tenían una sensación grasa corporal. a partir de un determinado momento. El efecto suelo de las dietas voracidad consumiendo una media de 5. para lo cual los sujetos Ediciones Pirámide . que se limitó a de un punto es insuficiente para continuar perdien­ nueve tazas diarias. Al principio. Posteriormente. si bien algunos llegaron a hasta las 7. inicio del experimento y mostraban un 10 por 100 Pasado ese tiempo. pronto ese rápido ritmo nominar efecto suelo de las dietas.000- Hace más de sesenta años. cambios de humor y depresión.000 calorías. dos tantemente hambrientos. tiempo. el hecho de fue del 24 por 100. su constitución dieta en la que se les permitía comer tan sólo la corporal había cambiado. Sin ganar entre 10 y 15 kilos. Por otro. apatía. empezaron a perder peso consecuencias. pérdida de fuerza.500-3. En el último seguimiento realizado a los Durante los tres primeros meses de la investiga­ 18 meses de la finalización del programa. los participantes continuaban hambrien­ rimentalmente la obesidad. aunque un programa experimental para estudiar los efectos este enorme incremento de grasa disminuyó con el del hambre sobre el organismo. ganaron los primeros kilos con gran facilidad. lo que podríamos de­ rápidamente. manas del programa la reducción media del peso para seguir perdiendo peso. Se trataba de crear expe­ embargo. llegando a soñar de la sobrealimentación y fantasear con ella. con objeto de semanas limitándolo a 2. que se acumulaba fundamentalmen­ necesidades calóricas básicas. fueron alimentados regularmente. bajando de un promedio de 69. al menos. Hens- 10. Durante esta fase su actividad metabólica de peso irá. que a partir a beber grandes cantidades de café. los hom­ ción. Al final de las 24 se­ re en la dieta. servir para ganar peso (Sims. se les sometió a una te en el abdomen y glúteos. Keys. Pues bien. Tam­ bién perdieron su interés por la vida social y el sexo 2. este mismo camino lo recorren te este período pasaron de ingerir una media de millones de personas en el mundo occidental que 3. recuperación aún más rápida de dicho peso e. los sujetos. se retor­ tigación se sometió a un grupo de voluntarios pa­ nó a la alimentación normal previa a la dieta y para gados (presos en una cárcel estatal norteamericana) ello los investigadores reintrodujeron el consumo a una dieta que consistía en consumir el doble de de alimentos de una manera gradual durante 12 calorías que cada uno solía ingerir. irritabilidad. El doctor Ancel Keys mitad de lo que comían habitualmente con el obje­ denominó a este sobrepeso «obesidad postinani­ to de que redujeran un 25 por 100 de peso. muy probablemente. A lgunos em pezaron Al igual que la restricción calórica.4 que una dieta que produce un decremento rápido a 54 kg. El efecto techo y se obsesionaron con la comida. que inicialmente mostraban un bres medidos pesaban un 2 por 100 más que al peso normal. los jóvenes. Tras estas 20 semanas de realimen­ chel. pero se les dio permiso para comer sin restricción algu­ posteriormente esa dieta no provocaba ya un incre­ na. que se refiere al inicial de pérdida se aminoró y al cabo de 20 sema­ incremento de la restricción calórica que se requie­ nas prácticamente se detuvo.

La actividad física no sue­ peso inicial. este último es un que ganaban peso incrementaron significativamen­ gasto muy variable que alcanza su máximo una te su gasto total de energía. En sentido inverso. Del mismo modo. Los participantes que perdieron peso le requerir más que un 30 por 100 del total y el tendían a reducir su gasto de energía en torno a un gasto que provoca la transformación en calor de 15 por 100 respecto a la situación anterior a la del los alimentos puede oscilar entre un 5 por 100 y inicio de la investigación. otra muestra de viene dado por el gasto basal. además del efecto bres y mujeres obesas fueron infraalimentados con termogénico de los alimentos. Si gerían. mentos que se consuman. de un hombre que una persona desarrolla un continuo balance ener­ llegó a consumir hasta 10. la mayor parte del gasto de energía de su peso inicial. cómo después de unos días de peso aun cuando habían reducido su consumo de excesos. la producción de lepti­ organismo reduce su actividad física para incremen­ na bloquea la sensación de hambre. dejaron de perder en sentido inverso. si se pierde y también para obstaculizar un aumento rápido y peso.3. su metabolismo se desacelera con objeto ta la sensación de hambre. por el personas que nunca habían sido obesas fue sobre­ gasto necesario para mantener las funciones fisio­ alimentada hasta que ganaban un 10 por 100 de su lógicas fundamentales. incluso. el Baskin. et al. Rosenbaum y Hirsch suma del gasto energético en reposo. de una restricción a una dieta severa y comienzan a perder peso rápi­ dietética. pero son necesarios algunos años para su llado el concepto de setpoint. La teoría de setpoint también se ajusta a los El gasto energético total del organismo es la datos obtenidos por Leibel. el organismo ingiere un exceso de calorías se in­ 2007). © Ediciones Pirámide . dietas y trastornos alimentarios / 47 tenían que duplicar el número de calorías que in­ Ahora bien. Sin embargo. el setpoint no es inamovible. Los resultados experimentales han efecto suelo y el efecto techo de la infra y de la mostrado que cuando los adipocitos comienzan a sobrealimentación. tal como ocurría en los sujetos del 2.000 calorías diarias y no gético positivo. En el otro polo. el setpoint se desplazará gradual­ alcanzó la meta establecida. mente hacia un peso mayor y una vez que se ha Parece. consolidación y aunque en la actualidad no hay datos para precisarlos. por ejemplo. Seeley y setpoint permite comprender. una muestra de hom­ derivado de la actividad física. Este hecho se ha con­ hora después de cada ingesta. que el cuerpo tiende a re­ consolidado aparecerán las dificultades para ba­ gularse para dificultar una bajada excesiva de peso jar de dicho peso. el setpoint tam bién puede situarse más extremo del mismo. Sobre esta base se ha desarro­ abajo. por lo tanto. 2. Control del peso. Jakobsdottir y Drent. algunos autores hablan de hasta seis. crementa la velocidad del metabolismo para man­ tener su peso.1. desaparece cuatro firmado sistemáticamente (Weck. Esto permitiría explicar la voracidad que sienten las personas cuan­ explicar por qué los sujetos del experimento de Keys do restringen significativamente su alimentación y. al tiempo que el do los adipocitos se llenan. Porte. dejan de fabricar leptina y esto incremen­ damente. Cuando las personas se someten vaciarse a causa. 2012). Barthel o seis horas más tarde y depende del tipo de ali­ y Blüher. el organismo tiende a comer menos y calorías en un 50 por 100. En esta investigación. 2000). Bomstein. más el gasto (1995).4. llegado un punto. Cálculo del gasto energético experimento de Sims (1976). El concepto de setpoint El concepto de ponderostato añade más elemen­ y el ponderostato tos para comprender la tendencia del peso a la Formulado por Keesey (1980). Esto puede tar la conservación de la energía. en cierta medida. Woodst. cuando volver a su peso normal (Klok. Tal como se recoge objeto de hacerles perder hasta un 10-20 por 100 en la tabla 3. cuan­ de reducir la necesidad calórica. el concepto de homeostasis (Schwartz. es decir. Por el contrario. (1950). mientras que aquellos un 10 por 100. Se dio el caso.

2 x P + 746 18-30 Finalmente. jubilados. TABLA 3.5 x P + 596 3. Se trata de situar a 100 por 100 = 65-70 por 100 + 20-30 por 100 + 5-10 cada persona. ciclis­ mo.6 x P + 879 trabajadores forestales. Clasificación de los niveles solillo y Martínez.3 se ordena física + Efecto termogénico alimentos el nivel de actividad física de las personas en cuatro grandes categorías. limpieza del hogar y de oficinas. maestros.1 Al gasto energético basal hay añadirle el gas­ Fórmula del gasto energético total to provocado por la actividad física. teniendo en cuenta el género. en una de dichas categorías. pescadores.4. de acuerdo a su actividad profesio­ por 100 nal y actividad física de ocio. como se ve en la tabla 3. trabajo do­ méstico.5 x P + 487 dustria pesada y metalurgia y trabajos no especializados. En la tabla 3.5 x P + 651 Moderada 18-30 15. secretarias. carpinteros. estu­ diantes. abogados. soldados. trabajos en hostelería y restau­ 3-10 22. tenis.9 x P . trabajadores en la in­ >60 13.5 x P + 499 dores o herreros.7 x P + 496 de escoger el factor multiplicador correspondien­ 30-60 8. que.51 Ésta incluye algunos trabajos muy pesados. bailar y profesiones como 30-60 11. trabajos de laboratorio. evaluando en primer lugar el gasto energético en reposo (Rus.2. médicos.1) se puede TABLA 3. 10-18 17. A partir de esta fórmula (tabla 3. mineros. trabajadores de la industria ligera. músicos y profesiones similares. 0-3 60. y multiplicarlo por el resultado la tabla 13. tiene en cuenta el sexo. se suele uti­ de actividad física lizar la ecuación propuesta por la Organización Leve Mundial de la Salud (OMS). Para ello será necesario encontrar el nivel de actividad física Gasto energético total = Gasto en reposo + Actividad que cada persona tiene. 10-18 12. tal como aparece en la >60 tabla 3. deportes como el golf y el tenis Hombres Edad (años) Calorías/día (P = peso en kg) de mesa y profesiones como las de electricistas.2. como leña­ 3-10 22.2 Ligera Fórmula para el cálculo del gasto en reposo por género y edad Se incorporan en esta categoría actividades cotidianas como caminar o pasear. como mozo de almacén y peones Mujeres Edad (años) Calorías/día (P = peso en kg) Intensa 0-3 61. baloncesto.7 x P + 829 te al nivel de actividad.54 agricultores. obreros de la construcción. sentada y de pie. se ha 14.7 x P + 495 ración y profesiones similares. © Ediciones Pirámide . o la práctica deportiva profesional.3 x P + 679 Ésta incluye la práctica de deportes como footing. Para ello. dependientes de comercio.3 calcular el gasto energético individual.0 x P . oficinistas. la edad y el Se incluyen en esta categoría actividades en posición peso. 2002).48/ Manual de psicología de la salud TABLA 3. parados. esquiar.

Control del peso. Esto suele provocar que TABLA 3. se suelen ir rompiendo los Mujeres L9 mecanismos biológicos que sirven para la estabili­ Muy intenso Hombres 2.3* = 2. si pesase físicos que redundan en lo mismo. esto se suele explicar Reposo.4 En la tabla 3. tienden a buscar un ocio sedentario y y otra que pese 100 kg para los desplazamientos eligen cualquier clase de Un mujer que mide 1. más aún su actividad. la apnea del sueño u otras 8. Restringen sus movimientos energético total en una mujer de 50 kg en el trabajo.699 x 1. Ligero Hombres 1. tiene 47 años.5 ción de la actividad física con el incremento del peso.5. La artrosis en la 100 kg.4 zación del peso.6 Para ilustrar cómo ocurre este proceso de reduc­ Mujeres 1. por lo que energético total seria igual a: fácilmente cubrirán sus necesidades energéticas por poco que coman.2 sin necesidad de comer demasiado. la diferencia en el gasto energético total puede llegar a ser tan sólo de unas Nivel de actividad general Factor de actividad 300 cal al día. se mantenga más tiempo sentada o lleve un estilo de vida más sedentario.7 x 50 + 829 = 1.1 mismo modo. por lo que su gasto energético es menor. las de la persona a lo largo del día.264 x 1.60 m. Mujeres 2. ahora se dispone de una apro­ con la reiterada pérdida de movilidad.2 porque una persona que pese 100 kg tiene cada vez más dificultades para hacer cualquier tipo de acti­ Leve Hombres 1.699 cal dificultades respiratorias son algunos ejemplos de 1. muchas veces sin ser conscientes de ello.5 las personas obesas reduzcan. sería igual a: columna o la rodilla. el cuerpo sigue ganando peso de modo continuado.6 abajo y va ganando cada vez más velocidad. tal y como se plan­ personas tienen cada vez más dificultades para des­ tea en la tabla 3. se ha rebajado el nivel de actividad de ligero a que a su vez contribuyen a que la persona reduzca leve debido a las limitaciones que la obesidad severa suele conllevar. descanso. hasta llegar a un punto en el que. © Ediciones Pirámide . Cuando se ximación bastante fiable de gasto energético total llega a un sobrepeso elevado o a la obesidad. dietas y trastornos alimentarios / 49 TABLA 3.5 = 1. La primera de estas alteraciones tiene que ver Con este cálculo. En este caso su gasto implica un gasto calórico muy escaso.264 cal Junto a la reducción del movimiento.3 tada.5 se puede constatar cómo entre Factor multiplicador para cada uno de los una mujer de mediana edad que pese 100 kg y otra niveles de actividad general que pese la mitad. todos sus niveles de actividad Ejemplo comparativo del cálculo de gasto y de gasto de energía. Swinburn y Egger (2004) han propuesto el Moderado Hombres 1.3 vidad física y suele pasar mucho más tiempo sen­ Mujeres 1. plazarse y cada uno de los movimientos que realizan les supone un esfuerzo mayor que cuando tenían un peso más normalizado.896 cal está médicamente asociada a ciertos problemas El gasto energético total del esa misma mujer. Del Intenso Hombres 2. pesa 50 kg y vehículo que les alivie de la tarea de caminar. una vez que se ha adquirido un cier­ to grado de sobrepeso. la obesidad 1.7 modelo de un tren que pierde los frenos cuesta Mujeres 1. 50 kg. En particular. Esto realiza un tipo de actividad ligera. cama 1.208 cal trastornos asociados al exceso de peso que reper­ cuten en la persona provocando cansancio o dolores * En este caso. 8.7 x 100 + 829 = 1.

prescriben para el tratamiento de la depresión fa­ Posiblemente la razón de fondo de la necesidad vorecen el apetito y la ganancia de peso. de dar una buena imagen tenga su origen en una los trastornos emocionales en las personas con estructura social extremadamente individualista en obesidad pueden contribuir de una manera destaca­ la que la identidad de cada individuo viene dada da a impedirles bajar de peso e.1. el ejercicio físico o el maqui­ no suelen mostrar alteraciones emocionales en re­ llaje. la ganancia de peso. dura. y para alimentos. en la consecución de esos dietas hipocalóricas también pueden favorecer. la seguridad o la vitalidad que que se presentan cuando se intenta perderlo. El embellecimien­ la delgadez. el organismo tiene unos gadez.e. la vestimenta. causa de las ansias de pecado. la imagen y.50/ Manual de psicología de la salud El estigma que supone la obesidad hace que mujer en Birmania o el tatuaje tribal en la Polinesia). arre­ mente éstas las que muestran una mayor afectación glar y embellecer el cuerpo ha llegado a invadir en el ánimo e. cara. la belleza y el poder se reflejaban en un ello las personas recurren a las dietas hipocalóri­ cuerpo con sobrepeso. el cuello de jirafa de la hacen otra cosa que amplificar el temor al sobrepe­ © Ediciones Pirámide . La insatisfacción con el cuerpo través de un lenguaje que connota el desprecio hacia el que está gordo. Se culpabiliza a la persona por su gor­ de la delgadez. cas. rrollado por tratar de perder peso o al menos no Este estado de cosas es alentado y dinamizado ganarlo habría que enmarcarla dentro de un contex­ por lo que podríamos llamar el lobby industrial de to más amplio de culto al cuerpo. Sólo la persona sea capaz de transmitir a los demás. sistemas de regulación del peso que facilitan su costosa y difícil de mantener. también tos que se ponen al servicio de la imagen personal ocurre que algunos de los medicamentos que se en la vida diaria. En teniendo en cuenta esta complejidad se puede abor­ ese proceso la imagen y el cuerpo desempeñan un dar de un modo adecuado la pérdida de peso. En aquellos momen­ ganancia más que su pérdida. ya sean estos laborales. por el hecho de que la del­ Como hemos visto. nuestra sociedad apela a cuestiones expondrán las razones culturales que explican la morales elevando el exceso de peso a la categoría insatisfacción con el cuerpo. pa­ logros. todas las culturas ha habido formas particulares de Los medios de comunicación y la publicidad no adornar el cuerpo (p. En este contexto. por lo tanto. llegan a estar deprimidas. y en en la promoción y venta de todo tipo de productos. papel decisivo. todos los ámbitos de la vida cotidiana. hasta llegar a la cirugía estética. De forma secundaria. Por lo cual. muchas personas se pongan a dieta. La alimen­ De hecho las personas obesas que no hacen dietas tación. y se la avergüenza a 3. que ha encontrado un auténtico filón to corporal ha sido una constante histórica. las afectivos o sociales. son elemen­ lación con su cuerpo. a incrementarlo aún más. Vivimos en una sociedad de servicios en la ca la enorme facilidad del organismo para ganar que el éxito laboral y social depende de intangibles peso en determinadas condiciones y las dificultades como la confianza. al menos en parte. casos. Y. Por último. LA PRÁCTICA DE LAS DIETAS corporal y como connotación de todas esas cuali­ HIPOCALÓRICAS dades positivas. cabría preguntarse por qué se ha elegido la delgadez como prototipo de la belleza 3. dando por supuesto que alcanzar el peso ideal es una cuestión de voluntad. tos históricos en que predominaba la escasez de existe una enorme presión para adelgazar. y son precisa­ En nuestra sociedad esta necesidad de cuidar. Todo ello indi­ mucho. pero antes se que debe ser. es escasa. de manera que esta palabra La preocupación generalizada del mundo desa­ ha adquirido la categoría de insulto. incluso. A continuación se describe qué resultados y Para sancionar la norma de la delgadez como lo efectos se pueden esperar de ellas. En la actualidad. en muchos por sus logros personales. Posiblemente esto se pueda expli­ car. en el mundo desarrollado. el cuerpo pesan radójicamente. incluso.

la reducción media promueven el miedo a ganar peso y sentirse gordo. Ediciones Pirámide . como la de Atkins o Dukan. que son mucho más apetecibles que cada empieza a consumir esas reservas de glucógeno y. personas que realizan dietas frecuentes tienen una facilitando per se la reducción de peso hasta 2 kg mayor insatisfacción corporal que las personas que (Saris. zos y sus consecuencias no deseadas. Selker encarga de crear imágenes perfectas de cuerpos y Schafer. que más del 50 por 100 de la nacionales europeas parecen indicar que su consu­ población elegiría un cuerpo cuyo peso estaría por mo debe estar en la base de la pirámide de la ali­ debajo de su peso natural (European Commission. permanece más tiempo cons­ muestran una mayor insatisfacción con su cuerpo tante y cae poco a poco. Cuando se dejan proteínas o evitando las combinaciones de esos de consumir hidratos de carbono. 2008). también se ha observado que las personas en cuya En este contexto. Las dietas las demás. a que la pérdida inicial de peso que ingesta calórica se traduce en una pérdida de peso. en general. 2009). quizás. Wise y imperfectos. (Bowman y Spence. ya que con ellos el nivel de glucemia 1999). con lo que se busca que la mujer o el Broom. 2002). La razón de ello se debe. insatisfechos con su o proteínas y bajas en hidratos de carbono serían cuerpo.. Tardan más tiempo en que las personas sin dichos trastornos. provocan estas dietas viene dada por la pérdida de La eficacia inicial de todas ellas es muy similar y agua de hidratación del glucógeno en el hígado y se explica por lo que tienen de común: la reducción de la musculatura. Por su parte. que seguir de formas muy diversas: reduciendo el se almacena convenientemente hidratado en una consumo de hidratos de carbono o el de grasas y proporción a aproximada de 1 a 3. Gleason. que las personas con trastornos alimentarios sube más lentamente. su eficacia. dietas y trastornos alimentarios / 51 so que se da en la calle a través de anuncios que uno por separado. no las siguen (Grogan. Guillén la proporción de hidratos de carbono en las dietas y Garrido. 2005. la variable que mejor explica la cientemente mal consigo mismos para tener la ne­ pérdida de peso es la restricción calórica. En general. Esta se puede con­ del organismo se encuentran en el glucógeno. de peso que se obtiene tras 8-10 semanas de dieta La publicidad funciona como los bañes de la norma y en sujetos con sobrepeso u obesidad oscila entre social. mentación. gozan de una gran popularidad debido. el organismo nutrientes. Resul­ esa insatisfacción corporal en las mujeres suele tados del proyecto CARMEN sobre el manejo de aparecer entre los 12 y los 16 años (Baile. Es decir. Griffith. y que las absorberse y su efecto saciante es más prolongado. la tecnología audiovisual se los 5 y los 7 kg (Dansinger. Sin embargo. si las dietas ricas en grasas jeres se muestran. hombre que las observan lleguen a sentirse lo sufi­ Por lo tanto. sigue siendo objeto de discusión qué efecto de ese malestar. Control del peso. Astrup. sin em­ cesidad de un determinado producto que les saque bargo. 2008). Las reservas de energía primaria en el consumo total de calorías. que inicialmente puede ser llamativa. No obstante. Prentice et al. las dietas hipocalóricas se han dieta priman los carbohidratos complejos comen popularizado de una manera extraordinaria porque menos alimentos ricos en grasa. que tos complejos y bajas en grasas y proteínas. a que con ella los pri­ meros kilos se pierden con mayor rapidez que con 3. Hession.2. 2002). tal y como ha Ante todo se ha de señalar que cualquier dieta dejado muy bien explicado el profesor Grande Co- que se realice y que implique una reducción de la vián (1988). Kulkami. más fruta y más constituyen la forma más rápida de tratar de perder cereales y suelen tener un IMC por debajo de 25 peso y alcanzar la anhelada delgadez. 2000). si bien la insatisfacción de las mujeres es una mejor opción que aquellas ricas en carbohidra­ mayor que la de los hombres (Grogan. en la actualidad las dietas que pro­ queda totalmente cuestionada cuando se observan mueven un mayor consumo de grasas y proteínas sus decepcionantes resultados a medio y largo pla­ en detrimento de los hidratos de carbono complejos. adicional puede tener el restringir un tipo particular Los datos indican que tanto hombres como mu­ de nutriente. Rolland. En esta línea.

muy probable el abandono de la dieta (Amigo y calóricas es que. No obstante. fundamentalmen­ dietas que reducen los hidratos de carbono a costa de in­ te. carbono provenientes de las frutas. hambre.1 Algunas dietas y sus problemas Una de las dietas de este tipo que más popularidad ha perativo de consumir. pero apenas suponen una pérdi­ Y en este caso se suele agudizar la sensación de da significativa de grasa corporal. no nivel de colesterol. Sin embargo. hidratos de carbono al tiempo que se reduce el consumo han sido criticadas especialmente tanto por su ineficacia de grasa. hoy es de sobra Por su parte. y que afectan también al rendimiento in­ tipo de alimentos ricos en grasas (que generalmente son telectual y al estado emocional. los resultados cuentran más fácil seguir este tipo de dieta porque pueden de las investigaciones indican que el consumo de alimen­ comer una mayor cantidad. pronto se alcanza un pun­ en el llamado dieting. En cierta medida puede considerarse una se deben incorporar en esta dieta leche y huevos. cansancio y fatiga. Esta precaución de pérdida de agua. la restricción del tos grasos tiende a incrementar la ingesta de grasa más consumo de alimentos muy sabrosos supone también para que a inducir la saciedad. tal y como demostraron Keys et Fernández. lo que favorece y hace Otro efecto a tener en cuenta de las dietas hipo. la consecuencia es que los primeros kilos ca el setpoint del que se ha hablado anteriormente. la dieta vegetariana. se puede producir una dieta de Atkins. una vez a la semana. Por esta razón. 2007). especial­ o las patatas. lo suelen producir efectos secundarios. Dichas proteínas tienen un La dieta Dukan está basada en el consumo masivo de menor número de aminoácidos que las provenientes de proteínas y su popularidad se ha acrecentado desde prin­ otros alimentos. depresión. Por todo ello se puede afirmar que las está exenta de problemas. al tiempo que se permiten todo mente al riñón. Además. que se De modo opuesto. Muchas personas en­ las propias dietas). una persona son de unos 700 gr ligados a 2 kilos Esto puede llevar a traspasar la línea roja que mar­ de agua. sólo proteínas. adquirido y que más ha calado en la población es la basa­ Y sobre sus efectos sobre la salud. El mantenimiento del peso depende de incorporar las proteínas de la leche y los huevos a esta que dicha dieta se siga realizando de por vida con el im­ dieta es especialmente importante durante la infancia. pero no los del azúcar. se recomiendan los hidratos de como por su potencial peligrosidad (lamentablemente. de la menor calidad de las proteínas vegetales y la crementar las grasas son muy contraproducentes. vegetales y cereales dichas críticas no han llegado a ser tan populares como integrales. con la diferencia de que la marla en una dieta lacto-ovo-vegetariana puede servir para nutrición se basa en las proteínas y no en las grasas como paliar dicho déficit y la carencia de algunos minerales la de Atkins. aunque mitificada en conocido que una dieta rica en grasas tiende a elevar el parte por su relación con una forma de vida natural. hace más de 60 años. Si las reservas de glucógeno sólido en alimentos que se consumen para continuar bajando. Muchas personas caen entonces al. más sabrosos). este tipo de dietas. que preconiza un consumo elevado de la fecha han sido seguidas por miles y miles de personas. cipios de siglo. además del estreñi­ da en la restricción de hidratos de carbono. CUADRO 3. carencia de la vitamina B12.52/ Manual de psicología de la salud por tanto. Particularmente. Estos derivan. también se ha hecho conocida la hicieron populares a principios de los setenta y que hasta dieta de Ornish. De este modo también se superaría el problema la pérdida de glucógeno de hidratración que causa la re­ de la carencia de la vitamina B12 (que puede causar ane­ ducción de consumo de carbohidratos y la consiguiente mia y algunos desórdenes nerviosos). tales como fatiga y que les lleva a saltarse la dieta con frecuencia. En cuanto a su peligrosidad. transfor­ variante de la dieta de Atkins. y para suplir este déficit. ya © Ediciones Pirámide . la conocida miento y el déficit vitamínico. se pierden pronto. lo que se va perdiendo es también el agua. Se trata de reducir alimentos como el pan acumulación de toxinas que dañan el organismo. ta con seguir ingiriendo la misma cantidad de ca­ Es por eso por lo que la pérdida inicial es un poco lorías sino que hay que restringir aún más los engañosa. Su efectos sobre el peso están mediados por esenciales. entre otros. Respecto a su ineficacia. el encadenamiento sucesivo to en el que para continuar perdiendo peso no bas­ de dietas. dichas dietas también muchas personas sentirse constantemente insatisfechas.

la teoría ingesta. 1994. Los alimentos no suelen consumo de una de sus principales fuentes de energía. Los yanomami. es posible que se restrinja el consumo de alimentos. cuyo cantidad. Santamaría. el 50 por 100 de las personas renuncian a la nalmente. el contrario. menos helado consumían y. es decir. va. por lo tanto. Esta mezcla se observa en todas las parte esta propuesta. La fruta se tiene que consumir sola y sas tiene un sabor mucho más intenso que cualquiera de antes de las comidas. Lo que ocurrió fue debe tener en cuenta que esos datos suelen obtener­ que las personas no restrictivas. sin acompañarlos de los hi­ regularmente la presencia de hidratos de carbono. ya que hecho a lo largo de la vida consumir alimentos ricos en cada uno de esos nutrientes requiere una digestión dife­ hidratos y grasas (como la leche entera) no provoca ningún rente. No obstante. Control del peso. ya que los y Mack (1975) se ha mostrado muy útil. mientras se practica esta mentos como la leche entera o desnatada. Para ello basta sólo mirar el etiquetado de es posible si se consumen proteínas de calidad en cantidad cualquier alimento. Este modelo subraya la naturaleza psico­ de la restricción alimentaria propuesta por Hermán lógica de este efecto desinhibitorio. aunque en realidad era alto en © Ediciones Pirámide . La prueba consistía general. los estar hechos de un solo nutriente y en ellos se combina insectos. En el experimento en el que se fundamen­ dieta en los dos meses posteriores a su inicio (Ryt. Esta teoría participantes en este tipo de experimentos no se postula que las personas restrictivas. Además. ambos nutrientes. en la mayor parte de las digestiones que hemos simultáneo los hidratos de carbono y las grasas. cuanta más cantidad se estudiando a personas que habitualmente acuden de batido tomaban. todos suelen tener de todo en mayor o menor Finalmente.3. 1997). Se peso tras el abandono de la dieta ha sido confirma­ les decía que la prueba tenía como objeto examinar da por la investigación epidemiológica. por a las consultas de nutrición médicas y. 2000. cabe hablar de la dieta disociada. como el azúcar. todas las dietas sirven para las sensaciones reales de hambre o saciedad. no conciben el mento lógico o científico alguno. Sarlio-Lahteenkor. 3. Desde el pan o al arroz hasta las le­ suficiente. tó esta teoría. comer libremente y tanto como quisieran entre uno y cinco años más tarde. De do violan la dieta o cuando están alteradas emocio­ hecho. también prohíbe otros ali­ porque se reduce notablemente la palatabilidad de las mentos que son considerados «tóxicos». Esta dieta implica la prohibición de consumir ali­ malestar especial. como por propia experiencia mucha presupuesto básico es que no se deben consumir de modo gente sabe. Respecto a los principios de los que ellos por separado.1 (continuación) que un correcto desarrollo y crecimiento del cuerpo sólo nas y grasas. La mezcla de alimentos ricos en hidratos y gra­ el pan o las patatas. tienden perder peso mientras se siguen. pero en cuanto se a comer descontroladamente y darse atracones cuan­ abandonan o se saltan su efecto desaparece. ha llegado a la conclusión de que el 95 por en comer primero un batido de vainilla y. cabe subrayar que no tienen funda­ culturas. Amigo. Hermán y Polivy (1984) ampliaron esta teoría Paz y Fernández. las personas restrictivas. ricos en proteínas. que. que contienen dieta. Flaten y Rossner. con el modelo de los límites de la regulación de la Para explicar la recuperación del peso. se tres tipos de helados diferentes. la ruptura de la restricción lleva a la desin­ cuenta (Brownell y Rodin. por ejemplo. en las preferencias por los sabores. cuanto más no se pueden aplicar al conjunto de la población batido tomaban más cantidad de helado consumían. Dieting tinuo de dietas y que para regular su ingesta atienden más a creencias acerca de lo que deben hacer que a Como se ha indicado. además. a conti­ 100 de las personas que pierden peso lo recuperarán nuación. gumbres. se comparó a un grupo de personas tig. que introduce cambios en su dieta por su propia Es decir. dietas y trastornos alimentarios / 53 CUADRO 3. aque­ desinhibían cuando se les decía que el batido era llas que se encuentran atrapadas en un proceso con­ bajo en calorías. 2009). La recuperación del restrictivas con otro de personas no restrictivas. generalmente plátanos. proteí­ dratos de carbono. hibición alimentaria. y. Rissanen y Kaprio. No obstante. comidas.

un mayor porcentaje de grasa corporal y una Además de la deshibición alimentaria. Los resultados de Keys et al. su gasto de energía se mantiene bajo durante se consumiendo helado en la siguiente fase del ese período (Maclean. 2009) y un menor alimentaria. De tal investigación animal. cuando a las personas restrictivas pero una vez que empieza a recuperarlo. Su trabajo reveló que gación animal que el dieting. una mayor desinhibición alimenta­ efecto desinhibitorio significativo en la conducta ria (Savage. aunque en realidad habían traspasado man. Durante la pérdida de cones.. no tendían a desinhibir­ ello. 2012). de masa muscular y una ganancia de grasa corpo­ incluso. por que se permitían consumir. (1950) arriba peso. ello se debe. la hipótesis del enmascaramiento. corroborando que. la sobrealimentación también puede servir para los animales recuperaron el peso en la mitad de enmascarar los estados de disforia (Santamaría tiempo que necesitaron tras la primera dieta. to de energía que se producen con una dieta hipo. Bergouignan.. Trabajando con seres humanos. en gran medida. Los jóvenes vo­ © Ediciones Pirámide . 2003). (2009) demostraron que las mentos que desean consumir que las personas no mujeres con una historia de cambios cíclicos de restrictivas. además. Los resultados de su trabajo apoyaron el doble de tiempo para perder la misma cantidad en parte esta hipótesis que permite afirmar que de peso que en la primera dieta. Hoffman y Birch. independiente­ mente puede tener el intento de suprimir los pen­ mente de la velocidad con la que los participantes samientos sobre alimentos y que los hace aún más habían perdido peso. Este et al. experimento ha sido repetido en muchas ocasiones Más recientemente. 2009). Esos intentos les conducían a pensar peso de más de 10 kg en un período de cuatro años más sobre aquello que tratan de reprimir y les lle­ y en más de cuatro ocasiones presentaban un IMC vaban a la deshinbición alimentaria. Ste- forma que. si las personas recuperan un peso trictivas tienden a comer descontroladamente cuan­ igual o superior al que han perdido tras una dieta do creen que han traspasado dicho límite. sea esto hipocalórica. mayor valor reforzante de los alimentos (Raynor y Pero. ner. En un estudio clásico de carar su estrés en otras áreas de la vida. 1994). Polivy y Hermán (1999) formularon gasto energético (Langeveld y De Vries. de dieta. expuestos mostraron este efecto. la velocidad de pérdida se presentes. De igual modo. los animales necesitaron sus vidas. a un cierto o no.54 / Manual de psicología de la salud calorías. muy ampliamente dichos límites. el organismo reduce su consumo de energía. fue comprobado por Soetens (2006) en Asimismo también se ha constatado en investi­ el ámbito de la sobreingesta. Comier y Jack- experimento. cuando están estresadas. se sigue se les hacía creer que no habían roto los límites que comportando durante un tiempo como si sus reser­ se habían autoimpuesto sobre la cantidad de calorías vas energéticas estuviesen a un nivel mínimo y. Las personas res­ Por lo tanto. Este efecto. Esto es. Greenwood. según la cual Otro efecto del dieting es que cada vez es más los dieters (personas que están permanentemen­ difícil perder los primeros kilos y más rápida la te a dieta) utilizan la alimentación para enmas­ recuperación del peso. conlleva una pérdida pero que a menudo caen en la sobrealimentación o. Brownell. Strychar. El dieting también se ha vinculado con los atra­ calórica (Weck et al. tras cada ciclo de las personas restrictivas (que tratan de comer menos dieta y recuperación de peso. 2011). mayor. que ya se había observado redujo significativamente en el segundo período en otros ámbitos del comportamiento humano (Weg. atribuyen su llar y Shrager (1986) constataron que en el segun­ estrés a su descontrol alimentario más que a aque­ do ciclo de pérdida de peso al que fueron sometidas llos aspectos incontrolables de sí mismos o de las ratas de laboratorio. también mayor circunferencia de cintura que aquellas que se ha subrayado el papel de los cambios en el gas­ habían mantenido un peso estable. el estado de ánimo tiene un Epstein. 2013). también se ha puesto de y Brownell (1988) lo replicó parcialmente con manifiesto el poder deshinbitorio que paradójica­ seres humanos. La- tratar de suprimir los pensamientos sobre los ali­ voie. en el atracón) realizan más intentos para ral. Messier et al.

la realización de ejercicio físi­ sumir cinco comidas completas. 2006). Las chicas que al inicio del estudio por su falta de voluntad o incapacidad para perder afirmaban que estaban a dieta. Jeffery. minar cualquier sesgo perceptivo por parte de las Por lo tanto. cuando tienen acceso a versas encuestas sobre sus hábitos de salud. hasta co para el control del peso y el uso de laxantes y 10. p. recurren poso. ali­ comida abundante. utilizaban laxantes peso cuanto una ineficacia del método empleado. Tomiyama. Doshi. Ediciones Pirámide . teniendo en cuenta estos datos. de las dietas hipocalóricas. Los resultados fueron obesidad no supone tanto un fracaso de las personas categóricos. Y de hecho es también te cuatro años a 692 adolescentes de 14 años de conocido que los niños que sufren desnutrición edad. Asimismo. French. que el dieting recogía que. Flines y Eisenberg. 2009. 2007). Control del peso. Story. Sherwood y Neumark. Stice. conduce a la ganancia de peso y de este modo los animales debían pasar hambre durante tres días. además. perder peso y no se incorpora la práctica de acti­ Cuando se comparó a las mujeres que se daban vidad física. antes de iniciar su proceso de engorde. tienden a acumular de un modo mentación y mediciones de su peso y altura. mientras que el incremento de masa muscular con una alta probabilidad a las dietas para perder a través del ejercicio físico tendería a aumentarlo. recuperan sobrepeso. ade­ extraordinariamente rápido grasa corporal y tienen más de comprobaciones sobre la cantidad de una mayor probabilidad de acabar con sobrepeso y alimentos que realmente ingerían con objeto de eli­ obesidad. French y Bryg.. Cuando se hace dieta y ejercicio. A lo largo de este período se realizaron di­ antes y después de nacer. Esto ocurre cones era de un 9 por 100 entre las mujeres de peso especialm ente en aquellos casos en los que la normal y de un 21 por 100 entre las mujeres con dieta hipocalórica se utiliza como única vía para sobrepeso. que tiende a acumularse en las pueden cerrar un círculo vicioso. es decir. la alimentación normal y alguno de ellos llegó a con­ práctica de dietas. En general. Katterman y Feig. Cameron. Cannon. tanto en las muje­ las personas sedentarias. La razón de ello se encuentra en que diente la aparición de atracones. se detectó más probable evitar esa ganancia adicional de peso que los intentos de perder peso a través de las die­ después de la dieta (Mann. con una frecuencia de uno semanal. ya que así pesarían más y acumularían más grasa Killen. o supresores del apetitito. peso como conductas compensatorias de los atra­ Este hecho se ha conocido desde mucho tiempo cones (Wammes. Sin llegar a ese supresores del apetito predijeron el riesgo de aca­ extremo. Aristóteles en su Historia de los Animales ya La evidencia muestra. 2013) y que gran cantidad de alimento acompañado de una per­ predice la aparición del sobrepeso y la obesidad cepción de falta de control sobre el mismo).000 calorías en un solo día. Wall. vomitaban para contro­ es decir. Los desde edades tempranas (Neumark-Sztainer. 2007). resultados mostraron que la prevalencia de los atra­ Guo. y las mujeres en particular. atrás. dietas y trastornos alimentarios / 55 luntarios que participaron en su experimento sobre lar el peso y se daban atracones mostraron un los efectos de la privación de alimentos mostraron aumento relativo de su peso a lo largo de los cua­ una voracidad sorprendente cuando se inició la tro años que duró la investigación. Pero. cuando vuelven a ganar res de peso normal como en las mujeres con el peso que han perdido tras una dieta. adolescentes a la hora de informar sobre su com­ cabría concluir que el fracaso en el control de la portamiento alimentario. el dieting y los atracones sobre todo grasa. finalmente. Westling tas hipocalóricas predecían de un modo indepen­ et al. y este incremento de se ha observado que las personas con algún grado grasa tiende a reducir el índice metabólico en re­ de sobrepeso. 101). ya que también nalgas y en el abdomen. es atracones con quienes no se los daban. facilita la aparición del sobrepeso. Hayward y Taylor (1999) siguieron duran­ (cf. bar con obesidad. la mayoría de las Sztainer (1999) evaluaron la prevalencia y los co­ investigaciones que han evaluado está relación han rrelatos de los atracones en una muestra no clínica confirmado que el dieting es un predictor signifi­ de 817 mujeres reclutadas entre la población gene­ cativo e independiente de la ganancia de peso ral (entendiendo por atracón el consumo de una (Lowe.

Parece que existe un ca que las personas realizan. los por otro. Mientras que algunas bles. alimentos hipercalóricos e incremento de peso El estrés y. OBESIDAD Y SALUD las tres alteraciones más importantes sean la hi­ pertensión arterial esencial. resultando años tenía algún exceso de peso. 100 estaba obesa y el 36.23 de la población la litiasis biliar. No obstante. la reducción de peso nece­ presentaba algún grado de obesidad y el 39 por 100 saria para rebajar las cifras tensionales en hiper- de sobrepeso. enfermeda­ alimentos sirven para frenar temporalmente los estados de des cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares. tienden a comer menos cuando se encuentran estresadas. El cortisol activa los receptores de la grasa del En estudios con animales a los que se les extirpaban las abdomen y el vientre de tal forma que los depósitos de glándulas adrenales se observó que.2 Alteraciones emocionales. en 2006. abdominal. tenía algún grado de exceso de peso (el 13. Este Además. Es decir. en general. tensos obesos es bastante modesta. taba la hormona del estrés. se ha observado que la reducción de peso los adultos tenían obesidad y sobrepeso. en muchos casos. tres años más tarde la Encuesta Nacional de facilita su aparición.25 por 100 y un 37. 2007b). La hipertensión arterial.91 por 100 tenía sobrepe­ constituye un factor de riesgo de primer orden que so). En concre­ las personas obesas que entre las no obesas y. el 23 por 100 que. ganancia de peso por dos razones. que determinados nerables son las personas a padecer diabetes. hecho. si en 2003 un 49. Posiblemente.32 por si bien no es la causa última de estas enfermedades. respecti­ se asocia. por el contrario. Esta estrategia puede permitir a algunos el 62 por 100 de los españoles mayores de dieciocho pacientes abandonar la medicación. Así. sidad en las caderas. ante el estrés agudo y puntual. muchas son aquellos que contienen más calorías y que son parti­ veces de modo inconsciente. más perjudicial para la salud. se alteraban. En todos estos casos. Se puede afirmar. porque la tensión emocional provoca las sensa­ alimentos que se buscan para tratar de calmar los nervios ciones de cansancio y fatiga que disminuyen. y cuando después mejor se interrumpe a corto plazo el estrés pero más vul­ comían azúcar. que el estrés facilita la una mayoría. SOBREPESO. por Salud recoge. no todas las per­ tabaco para afrontar los estados emocionales desagrada­ sonas responden de un modo similar. entonces. El estudio ENRICA reveló que en 2011 arterial. 4. De tensión emocional. Esta reactividad puede ser el vínculo parece que son las mujeres con sobrepeso en especial las entre la obesidad abdominal y el incremento del riesgo de que recurren más a los alimentos ricos en calorías para sufrir estas enfermedades (Torres y Nowson. por primera vez. un 15. los hombres suelen utilizar más el alcohol o el (Torres y Nowson. porque los Ahora bien. Por un lado. la obesidad. Por el con­ provocan cambios en la conducta alimentaria y en el peso trario.4 por 100 de además. a su vez. que más de la mitad ejemplo. 2007a). se ha detectado que las personas con obesidad En el ser humano el consumo de alimentos como una abdominal son más reactivas psicológica.56 / Manual de psicología de la salud CUADRO 3. neuroendocrina estrategia de afrontamiento de las alteraciones emocio­ y cardiovascularmente al estrés que las personas con obe­ nales está muy modulado por el aprendizaje cultural. es hasta cuatro veces más probable entre de los españoles tenían exceso de peso. Cuando esto ocurre. arterial de un modo significativo en una gran pro- © Ediciones Pirámide . se calmaban. la cantidad de actividad físi­ cularmente ricos en azúcar y grasas. cuando se les inyec­ grasa en esta zona aumentan. el estrés también favorece el tipo de obesidad tipo de alimentos frenan a corto plazo el efecto de cortisol. la diabetes mellitus y En España. Cuanta más grasa abdominal. la obesidad tipo manzana u la hormona que provoca los síntomas del estrés crónico. esta tendencia a comer más parece que se alimentos calóricos a los que se recurre para afrontarlo produce sólo ante el estrés crónico de la vida diaria y no aportan un número innecesario y elevado de calorías y. to. ya que perder El exceso de peso se ha asociado con el riesgo 4 o 5 kg puede ser suficiente para reducir la presión de padecer distintas enfermedades. las alteraciones emocionales calmar los estados de ansiedad o desánimo. tiende a comer mucho más. con la reducción de la presión vamente. mecanismo fisiológico que explica esta preferencia.

como la que en algunos casos tienen de sí mismas las personas obesas. IMC Clase de peso Nivel de riesgo No obstante. en este caso. a pesar de todas estas observacio­ 18. go de peso adecuado. 35-39. exclusivamente. dificulta la circulación venosa por lo su altura conforme a la siguiente fórmula: que las hemorroides y las varices son también más frecuentes cuando las personas muestran un peso Indice de masa corporal = Peso en kg/(Altura en m)2 elevado. las personas A partir de esta fórmula diversos estudios han tienden a sufrir con más frecuencia artrosis en la baremado la relación entre los distintos niveles de columna y rodilla.6 se ha son más peligrosas en las personas obesas que en realizado promediando las aportaciones de distintos las que muestran un peso normal. La importancia tipo II. Control del peso. so sobre la necesaria concurrencia de diversos fac­ tion. obesidad.9 Obesidad grado I Moderado. Las intervenciones quirúrgicas peso y su riesgo para la salud. de la ganancia lineal de 30-34. La obesi­ Este índice pone en relación el peso del sujeto con dad. de los cambios de peso a lo largo de la vida y el en el caso de la diabetes no insulino-dependiente recurso a los fármacos y la cirugía. la historia individual también ocurre con la diabetes.9 Sobrepeso grado I Nulo. en los últimos Niveles de peso y su riesgo para la salud años se está disparando la tasa de invalidez entre personas que sufren obesidad mórbida. Esto explicaría que el 20 por 100 de los diabéticos. finalmente. nes. Detec. la reducción de peso la salud (bien para agravarlo. y una imagen autores.9 Obesidad grado II Elevado. la reducción de peso puede peso pueda tener para la salud queda mediatizado ser una estrategia suficiente para controlar esta por los mismos. suele tra­ ducirse en un estado de malestar emocional que. Además. la relación estadística establecida >40 Obesidad mórbida Muy elevado. La obesidad también acarrea problemas en el aparato locomotor y. la dis­ cardiovascular como la dislipemia. el 40 por 100 de De acuerdo a este baremo. La tabla 3. no se puede hablar los hipertensos y el 50 por 100 de las personas con de un peso ideal para cada persona sino de un ran­ el colesterol elevado tengan un peso normal. hoy se acepta que el peso per se no es tan Pero hay más: las bronquitis y otras alteraciones buen predictor de los efectos de la obesidad sobre pulmonares son más frecuentes y graves entre las la salud como el índice de masa corporal (IMC).1. Algo similar tribución corporal de la grasa. alteración. favorece la acción de los fármacos antihiperten. De hecho. a TABLA 3. corporal no deseada.6 veces. la obesidad también se relaciona estrechamente con la litiasis biliar y con 4.5-24. Particularmente. se ha constatado que los efectos de la obesidad 25-26. además. como iremos viendo a diciones que favorecen el mantenimiento de azúcar continuación. 2004). entre el exceso de peso y la enfermedad es pura­ mente correlacional y no causal. De nuevo.9 Peso normal Nulo. mucho más amplio de lo que © Ediciones Pirámide . Y. peso. dietas y trastornos alimentarios / 57 porción de hipertensos (The Seventh Report of the En la actualidad parece haber un cierto consen­ Joint National Committee on Prevention. el peligro potencial que el exceso de en sangre. Evaluation and Treatment of High Blood tores moduladores del impacto de la obesidad sobre Pressure. la obesidad y una edad avanzada son con­ de estos factores es tal que. El índice de masa corporal la consiguiente formación de cálculos en la vesí­ cula biliar que hacen padecer a los pacientes un Respecto al sistema de medida y el grado de intenso dolor. personas obesas que entre las no obesas. sobre la salud son mucho más complejos y no de­ 27-29. bien para atenuarlo).9 Sobrepeso grado II Ligero. deriva en depresión. Además. penden. Entre dichos factores destacarían el sistema de sivos y puede reducir otros factores de riesgo medida y el grado de sobrepeso y obesidad.

que la tasa de mor­ desarrollar una obesidad tipo androide y también talidad es incluso algo menor en el rango del so­ muchos hombres pueden mostrar una obesidad tipo brepeso (25-26. Los datos epidemiológicos actuales señalan realizan sistemáticamente intentos de adelgazar a que aquellas personas que tienden a acumular la través de dietas hipocalóricas que al poco tiempo grasa en el abdomen muestran una mayor propen­ resultan fallidos. en el cuerpo 4. en uno de los obesidad más perjudicial. es todo menos beneficioso para la salud. 1991. también en las de niveles de IMC más bajos (Alli.). ya que son los hombres los que na cuya altura fuese 1. Hong. Prineas.58/ Manual de psicología de la salud socialmente se considera deseable. cáncer. cada incre­ zan a aumentar cuando su cintura alcanza los 80 cm mento en el IMC se relaciona con todas las causas y el riesgo se eleva significativamente cuando la de mortalidad (cardiovascular. Algunas personas cuerpo. que es lo En este sentido. los riesgos para la salud comien­ No obstante. una perso­ igual para ambos. El hombre suele desarrollar partir de ese punto. Sellers.2. Wannamethee.5-24. Asimismo. la grasa en la mitad superior del cuerpo. Odell. Graubard. Así.72 estaría en un peso salu­ con mayor frecuencia acumulan grasa en el abdo­ dable tanto si pesase 60 kg (IMC = 20. Y. Cerhan. Ediciones Pirámide . Faith y Heo. Poter y p a ta isquémica y el cáncer (Lissner. 1993). pero cambios continuos en el peso (Rinbáck-Weitoft. Leitzmann. Los datos epidemiológicos indican que. 2002). Plankey. Pan y Pratt. (18. a las caderas y muslos. algunas investigaciones han que se ha denominado «obesidad androide». 2002). también se ha mostrado. No obstante. por el contrario. 2008). tienden a mostrar una talidad no es lineal sino que adopta una forma de obesidad «tipo pera» con predominio de la grasa U. la probabilidad de riesgo no es el sobrepeso en sí (Andrés. 1993. sorpren­ tiene una probabilidad más alta de desarrollar una dentemente. van Eijk. Mouw. se convierte en un factor de riesgo más severo cuan­ Eliasson y Rosén. Para los hombres el so cuando se controla el efecto del tabaco o los riesgo aumenta cuando se alcanza los 94 cm. el incremento de IMC también una obesidad «tipo manzana» con predominio de incrementa la morbilidad y mortalidad. que es lo que se ha eleva tanto en las personas con obesidad como denominado «obesidad ginoide». lo que no se debe olvidar es que. en el 2005). Un informe dislipemias o diabetes) que aquellas que tienden a del estudio Framingham encontró que la gente con acumular la grasa en las caderas y los muslos. etc.. muchas mujeres pueden mejores estudios sobre el tema. superado el IMC de 30. Un segundo factor que hay que sidad sobre la salud es el denominado efecto yoyó tener en cuenta es la distribución de la grasa en el o los cambios cíclicos de peso. Kaye. El efecto yoyó Pero ni tan siquiera el IMC es suficiente para explicar la relación entre el exceso de peso y la Un tercer factor que modula el efecto de la obe­ morbi-mortalidad. Zhu.3. también se ha observado de la grasa en el organismo afecta tanto a hombres que la fluctuación en el peso conlleva más riesgo que como a mujeres. do la cintura supera los 102 cm (Koster. Schatzin. aunque el hombre son.9) que en el rango de peso normal ginoide.9) (Flegal. La distribución de la grasa Harris. inclu­ cintura alcanza los 89 cm. Williamson y Gail. Hollenbeck y 4. D’Agostino et al. La una historia de cambios cíclicos de peso mostraba acumulación de la grasa en la parte central del un incremento significativo en el riesgo de mortalidad cuerpo predice mejor la mortalidad que el IMC atribuible a todas las causas. Adams. Muller y Sorkin. En cualquier caso. Las encontrado que la relación entre el IMC y la mor­ mujeres. 2008).33) como si men mientras que la mujer suele acumular grasa en su peso fuese de 74 kg (IMC = 25). Shaper y Aunque el efecto para la salud de la distribución Walter. Esto significa que el riesgo de fallecimiento se en la mitad inferior del cuerpo. Este comportamiento parece que sión a determinadas enfermedades (hipertensión. destacándose la cardió­ (Folsom. 2008). caso de la mujer.

probable volver a recuperar el peso perdido. pero fluctuaciones mayores y en personas es a través de éstos. A este respecto se observó que que añadir que para que el uso de medicación sea los hipertensos que mostraban fluctuaciones de peso efectivo se han de modificar la dieta y el estilo de no presentaban peores valores tensionales que los vida. Más reciente­ presentan otros factores de riesgo (colesterol. Westling. aunque presenta menos efectos En términos de morbilidad. De hecho. En este panorama el orlistat. entre uno y dos tercios de los llamados dieters La cirugía. tal como parece ocurrir en el caso de la placebo (Rucker et al. dietas y trastornos alimentarios / 59 Sin embargo. que además de su efecto anorexí­ modo. Bond. facilitar la aparición del efecto yoyó. Nanri. hiper­ mente se han dejado de comercializar supresores tensión. geno incrementa la actividad termogénica del or­ Por otra parte. Burchfiel y Petrovitch. Inoue y Tsugane. Bianchi. Samuels y lados al estilo de vida y de enfermedades preexis­ Chatman. Pace-Palitti et al. en algunos estu­ 4.9 kg al variables. A todo ello habría hipertensión arterial. El uso de estos fármacos se recomienda espe­ Sin embargo.. Noda. introduce nuevos inte­ 1997 se prohibieron la fenfluoramina y la dexfen- rrogantes en el tratamiento clínico de la obesidad. ocurre algo similar. 1998. la persona que fluctuaciones modestas de menos de 4-5 kg en implicada puede desarrollar la sensación de que la personas sanas apenas representan un riesgo para única manera de controlar su conducta alimentaria su salud. cuando pueden ser peligrosas. cuando el control de peso se consigue Ballone. Mann. Control del peso. ha mostrado una eficacia modesta. Además. Este dato. y esta cifra forma radical de controlar la obesidad.5 kg o 5 kg disparan suicidio (Rucker. etc.4. se ha asociado con un aumento de tras­ el tamaño de la fluctuación del peso parece decisi­ tornos vasculares. 2000). es una ganan más peso del que perdieron. Curioni y Lau. se ha observado que la fluctuación de cialmente a personas con un IMC > 30 y con ellos peso en las personas que muestran una obesidad no suele conseguirse la figura ideal sino una pérdi­ abdominal incrementa muy significativamente el da entre el 5 y el 10 por 100 del peso inicial. Lew. 1999). y que sus esfuerzos son tan que presentan enfermedades o factores de riesgo irrelevantes como baldíos. Padwal. Hoerr y Sowers. mientras que el rimonabant se ha vo en su relación con la mortalidad. abandone las drogas. Sus perniciosos efectos sobre el sistema ya que son precisamente a aquellos pacientes que cardiovascular así lo aconsejaron. dadas las limitacio­ atención de esta relación es que esa asociación entre nes metodológicas de muchas de las investigaciones fluctuación de peso y mortalidad parece estar media­ que han analizado este aspecto (Amigo y Fernández. te en la necesidad de someterse a dieta y. 1995). 1998. Li. intestinal de grasas. Tomiyama. en particular la cirugía gástrica. dicha relación (Yaari y Goldbourt. tabaquismo. Wannamethee. 2002). Teitelbaum. de este La sibutramina. Por riesgo de padecer hipertensión arterial (Guagnano. enfermedades parece estar determinada por otras La pérdida a largo plazo sólo supera en 2. da por la presencia previa de factores de riesgo vincu­ 2007. 2007). secundarios (ligados sobre todo a problemas gas­ ya que la relación entre los ciclos de peso y las trointestinales). Takahashi. Shaper y Walter. fluoramina. también es necesario subrayar que ganismo. otra parte. una revisión reciente ha mostrado que perar el peso que ha perdido. Pérdidas o relacionado con el incremento de la depresión y el fluctuaciones superiores a 4. es muy que se mantenían en un peso estable (Petersmarck. que reduce la absorción Mizoue. han salido al mercado han sido retirados por las Sharp. Fármacos y cirugía dios se ha encontrado que los hombres sanos que nunca han fumado no muestran ese incremento de Muchos de los fármacos para perder peso que mortalidad asociado a los cambios de peso (Iribarren. En de simplificar el panorama. Todo ello indica sólo a través del consumo de fármacos. lejos severas complicaciones que pueden provocar. una vez que se abandona. Por todo ello. considerará inevitable recu­ Además. lo que llama particularmente la parece subestimar el problema. 2010).) a los que más se les insis­ del apetito como la sibutramina y el rimonabant. 2007). necesaria en © Ediciones Pirámide . 2007). tentes (Yaari y Goldbourt..

. Diepvens y Wester.. patatas o verduras) suponen al menos antes reseñadas que conlleva la obesidad. hasta la fecha. por lo ejemplo. Rutters et los estímulos antecedentes y de los consecuentes al. pasta. EL MANEJO DEL SOBREPESO torregistro. 2005) y. la intervención más calorías se debe consumir en forma de proteínas. siempre te que. El cumplimiento de estos registros en los casos de obesidad. Éste es el primer paso para ha ido modificando. y además no es infrecuente una a la búsqueda y consumo de alimentos ricos en cierta alteración gástrica e intestinal posterior. A través de él. de vida de las personas con sobrepeso u obesidad y pero nunca eliminarlo totalmente de la dieta. para el control del peso programa alimentario tiene que ajustarse a los gustos desde el punto de vista psicológico es el tratamien­ de cada cual. a modo de estímulo discriminativo. Esta ingesta. a medida que se han ido conociendo los factores patrones de conducta de los que muchas veces no se que regulan el peso y las dificultades para perderlo. cado azul) y entre el 15-20 por 100 restante de las Respetando este objetivo. El tratamiento conductual es un programa multi- componente que incluye entre otras técnicas el au- 5. a su vez. comportamientos que las conforman. Ese habitual. Sin embar­ calorías diarias. por reducir su capacidad para contener alimentos. que han fracasado reiteradamen­ bará en un mayor consumo de comida. cereales. el objetivo del tratamiento de cambio y habitualmente se utiliza para enseñar a la sobrepeso y la obesidad ha sido alcanzar un peso persona a reducir el consumo de entre unas 500-1. como el aceite de oliva o el pes­ 1998. se puede mostrar a la persona que «estar que el individuo obeso se ve obligado a restringir su viendo la televisión» funciona como un anteceden­ ingesta. Así. Se podrá moderar la cantidad de algún alimento. Con él se pretende modificar el estilo do. Como cualquier otro tipo de cirugía. por 100 proceden de las grasas (preferentemente en la imagen corporal y la calidad de vida (WHO. dicho objetivo se está haciendo realmente. Alrededor del 30 se acompañan de una mejora en el estado de ánimo. El autorregistro es un elemento fundamental del Históricamente. para manejar las situaciones de conflicto peso que se pierde. Habitualmente. Bom. la la modificación de esos comportamientos y una pie­ OMS indica que el porcentaje de pe'rdida de peso no za clave en el aprendizaje de las técnicas de control debería superar el 10 por 100 del peso total. el 50-55 por 100 de las calorías. Para ello se enseña a eso sólo contribuiría a fortalecer el llamado efecto estas personas a realizar un análisis funcional de «manzana prohibida» (Lemmens. problemas y de reestructuración cognitiva. es consciente y de este modo darse cuenta de lo que pero sobre todo para mantenerlo. esta intervención se reserva para aquellas sentimiento de culpa o malestar que se traduce en personas que se encuentran por encima del 100 por un período de restricción que probablemente aca­ 100 del normopeso. se pueden apreciar go. Nanri et al. grasas insaturadas. más probabilidades hay de que se instruye a la persona en técnicas de solución de dicho peso se recupere (Vogels. se trata quienes la reducción de peso es urgente para evitar de enseñar a romperlas modificando alguno de los complicaciones de salud más importantes. una mejora significativa de todas las complicaciones arroz. incluso del estímulo. ejercicio y con el propio peso corporal. puede provocar un todo ello. el nuevo plan de alimen­ © Ediciones Pirámide . en que pérdidas En el programa alimentario que se utiliza. por otra. Por calorías.000 normal o lograr el llamado «peso ideal». 2010). por una parte. ya que no solo su dieta alimentaria. que se utiliza con las conductas de ali­ Y LA OBESIDAD mentación.60/ Manual de psicología de la salud casos extremos. La justificación de ello se correlaciona estrechamente con la pérdida de peso. terp-Plantenga. Una vez te en sus esfuerzos para controlar la ingesta y para identificadas estas cadenas conductuales. en que cuanto mayor es el Además. por lo que nada puede quedar prohibi­ to conductual. 2010). los entre el 5-10 por 100 del peso inicial se traducen en hidratos de carbono complejos (legumbres. induce conlleva riesgo. Además. El procedimiento quirúrgico más de sus conductas problema en relación con la co­ común consiste en grapar el estómago con el fin de mida y el ejercicio fundamentalmente. Desde comienzos de siglo. encuentra.

se eliminando el exceso de azúcar (que provenga. pasando modo sostenido está limitado por los mecanismos de © Ediciones Pirámide . de la búsqueda de un «peso ideal» a un «peso sos­ 1. La mayor parte de las perso­ importante de peso son los datos proporcionados nas aprenden a reducir su ingesta calórica.732 calorías diarias.803 calorías a la semana a través de para reforzar todo este nuevo repertorio de conduc­ una actividad física específica. una submuestra muy selectiva de personas obesas Respecto al ejercicio físico. Del peso ideal al peso sostenible de lo que es un peso totalmente saludable. No se de­ decir. por ejemplo. que una mujer de 1. la práctica de ejercicio regular es más proba­ y realizando una carga de trabajo físico diario exi­ ble cuando otros miembros del entorno se implican gente. laborales o a su propio estado físico. Las sirve para perder peso sino para consolidar las pér­ mujeres consumían una media de 1. de de alimentos cocidos o asados en vez de fritos. A través de este tipo de intervención se suele Esas pérdidas sustantivas de peso no sólo son conseguir que las personas obesas lleguen a perder buscadas por las personas obesas.5 y 1 kg a la semana. ración de los alimentos y el control estimular. la práctica de 180 minu­ blación general. Ade­ permaneciendo a dieta estricta de modo indefinido más.900 personas que habían ejemplo. Así por ejem­ podría ser caminar unos 7 km diarios cada día de plo. gastaban aproximadamen­ El apoyo social es un elemento muy importante te un total de 2. en el límite inferior del normopeso. que trata de perder peso. Se trata de que las personas pierdan entre conllevaría tratar de mantener una pérdida muy 0. ya que ello facilita la prepa­ tendrían que cambiar radicalmente su estilo de vida. se ha de tener en cuenta que el ejercicio no miendo una dieta baja en calorías y grasas.4 kg y que la habían man­ grasa en su dieta. Eso significa que. personales. Lo relevante fue que este grupo tos semanales de ejercicio físico moderado. Muchas personas de la mitad de los participantes lo han recuperado piensan. disminu­ por el National Weight Control Resgistry (NWCR) yendo el tamaño de las porciones que consumen y elaborado por Wing y Hill (2001). y comprometen en su realización con la persona es inviable debido a razones familiares. tación normal. para alcanzar y man­ estilo alimentario podría ser una vía para estimular tener el normopeso. Von Sydow Green.65 m completamente (Faulconbrigde y Wadden. un 10 por 100 por debajo 5. Se trataba. habían mantenido durante esos cinco años bería olvidar que para perder 0. Y esto. tal plazo indican que al año de seguimiento se recupe­ y como hemos visto.5 kilos exclusiva­ una dieta hipocalórica restrictiva que supone comer mente a través del ejercicio físico habría que cami­ unas 600 calorías diarias menos que en una alimen­ nar en torno a 60 km en una semana. ideal». que en ningún caso era representativa de esta po­ en el nuevo estilo de vida. Además. de los refrescos o zumos envasados) y pérdido una media de 32. para la mayor parte de la población. de 1. Su equivalencia tas detro del tratamiento conductual. Se trata de potenciar el consumo tenido durante 5. Ahora informaba de que para mantenerse seguían consu­ bien.5 años.200. En la actualidad un IMC de 25 no es consi­ 2009). Una ilustración de las dificultades que personas. se ha de incorporar. por inscribieron en él unas 2.800 calorías en función del peso inicial de las tenible». dietas y trastornos alimentarios / 61 tación reduce el consumo de energía a unas 1. las personas obesas (IMC > 30) el cambio alimentario. Vetter y Wadden. comprometer a toda la familia en el nuevo la semana. desde el punto de vista de la ra un tercio del peso perdido y a los cinco años más salud no supone problema alguno. 2010). debería estar entre los 60 y 63 kg. Estos datos podrían sugerir la necesidad de mo­ Sin embargo.302 calorías didas que se consiguen a través de la redución de diarias. el peso que se puede perder de un dificar el objetivo de la pérdida de peso. Sin embargo. Es decir. aunque.1. y los hombres. Control del peso. los resultados a más largo derado estéticamente el más adecuado. por lo tanto. lo que significa un IMC situado entre 21 y 23. sino también por en torno a un 10 por 100 de su peso inicial a la fi­ personas con normopeso a las que les gustaría al­ nalización de un programa de 26 semanas de trata­ canzar lo que habitualmente se denomina «peso miento (Sarwer. Es la ingesta calórica (veáse el capítulo 4). Inicialmente.

gico en este campo puede ser muy importante en­ lo que puede generar más sufrimiento. ejercicio. facilitar su recuperación. Pero a la luz de los estudios conocidos. el proceso de pérdida una esbeltez perfecta. por lo dependientes (VD) usadas en la investigación mé­ tanto. tación. evitar caer en el dieting (Amigo. do el propio cuerpo. esa reducción tal como en muchos casos se está haciendo. Rodrí­ vir con: que su cuerpo no es el que desea pero es guez y Carrera. Como se ha señalado. Weineland. Y esto re­ señar a aceptar el propio cuerpo y de este modo queriría otros tipo de medidas de las VD. respecto al grupo como propone la teoría de la restricción alimenta­ control. tal como se ha subrayado. paradójicamente. tal mientos en relación con su peso. Y es por todo ello que muchos el suyo. la persona se sitúa ante muchos estímulos po­ En este punto cabría reflexionar sobre si es to­ tenciales (p.1. ciada que poco a poco va cediendo hasta estabilizar­ Kakoulidis y Dahl (2012) han mostrado que la ACT se. los sentimientos de rabia de su preocupación vital y la persona entra. se someten de tud que le causan los cambios alimentarios que se forma voluntaria a los rigores de algún tipo de régi­ ha impuesto. Arvidsson. Esto se debe muy probablemente a que la persona aplicada a pacientes que son sometidos a cirugía ha llegado a su setpoint y cualquier intento de ir más bariátrica para el control de la obesidad les enseña allá suele. Esto la esbeltez se presenta como una condición básica implica que la persona tendrá que abrirse a muchas para ser mejor aceptado por los demás y son los fuentes de malestar y convivir con ellas sin tratar adolescentes los más vulnerables a esa presión por de eliminarlas.62/ Manual de psicología de la salud resistencia a adelgazar del organismo (véase el apar­ te modelos que. sino por librar­ por este hecho. en esencia. El problema surge cuando el peso de iniciar otra dieta hipocalórica para bajar rápida­ comienza a transformarse. TRASTORNOS DE LA CONDUCTA compromiso (ACT) (Hayes y Strosahl. calidad de vida de una persona no parece que ven­ muchas personas se pueden sentir decepcionadas ga por pesar dos o tres kilos menos. Es impor­ modidad que pueda generar observar continuamen­ tante subrayar que esto no supone que las dietas sean © Ediciones Pirámide . a corregir sus conductas alimentarias desordenadas. En muchos casos. puede ser muy beneficiosa en términos de sidad. El ALIMENTARIA objetivo aquí no es que la persona se resigne a verse gorda. a comer mucho más. Por eso dentro del trabajo psicoló­ se de la guerra con su cuerpo. Lameiras. Por el contrario. la agitación que le provocará el deseo men alimenticio.. violaciones de la dieta o estados de talmente adecuado dar por válidas las variables desánimo) que la lleven a desinhibirse y. desde una perspectiva psicológica. 2010). 2004). casi sin por sentirse observada por su sobrepeso o la inco­ darse cuenta. la inquie­ jóvenes.e. En esta situación. la mejora de la Como esa pérdida sostenible de peso es limitada. 2010). 2010). Por eso el peso que se dica y trasladarlas a las investigaciones psicológicas puede perder de manera sostenible lo está indican­ cuando se comparte el mismo ámbito de estudio. en la espiral de la anorexia. La razón de ello es que para seguir perdiendo peso a mejorar su insatisfacción con su cuerpo y su ca­ sería necesaria una reducción adicional de la inges­ lidad de vida y a aceptar sus pensamientos y senti­ ta de unos cientos de calorías. que es. el límite en la reducción de peso. poco a poco. Sepúlveda. ria. La anorexia nerviosa el cambio en todos aquellos aspectos de su estilo de vida que puedan contribuir a adelgazar (alimen­ En nuestra sociedad.).. y salud (Nanri et al. en el centro mente de peso otra vez. alcanzan tado 2). a través del mundo virtual. de peso suele empezar con una bajada inicial pronun­ Dentro de esta lógica. Tendrá que estar dispuesta a convi­ la delgadez (Calado. El proce­ dimiento para lograrlo encajaría adecuadamente dentro de la lógica de la terapia de aceptación y 6. Posi­ no supera un 5 por 100 del peso inicial. particularmente las chicas. se trata de promover 6.. aceptación emocional. y aunque blemente la reducción en kilos sea un dato muy pueda parecer limitada respecto a los deseos per­ interesante cuando se aborda el sobrepeso y la obe­ sonales.

que se tradu­ (1996) retoma el concepto de «anorexia santa» para ex­ ce en fama. CUADRO 3. Esto le llevó a una de ellas a la la restricción alimentaria (no la pérdida del peso) podría muerte mientras que la otra fue curada por el propio haber sido sistemático. corresponden a las descripcio­ alimentos no tenía como objeto alcanzar la delgadez. en especial. también británico. que parece ser que ponía demasiado celo). que se relacionan muy es­ porta destacar aquí es el componente social del trastorno trechamente con la idea de espiritualidad de la época de­ que adopta una forma nueva en un contexto diferente. se ha documentado la te un origen humilde. distorsionar la propia a las que hoy lo propician. No existe anorexia espectáculo. anoréxico que acaba en un desenlace fatal en alre­ Para entender esas diferencias. dietas y trastornos alimentarlos / 63 per se las causantes de la anorexia. ya que la ausencia de espejos términos formales. casi siempre mujeres. lo que im­ plicar estos comportamientos. Gull en 1874. el concepto de anorexia nervosa fue o de cualquier otro medio para verse a si mismo con faci­ acuñado por el médico. el ayuno dejó de ser conside­ trastorno no tanto orgánica cuanto emocional o psicoló­ rado un elemento tan fundamental en el camino hacia la gica. existen datos históricos y socioló­ tico de los Trastornos Mentales (DSM-IVR). que restrin­ taba aún más su comportamiento. Hace treinta que en una aproximación a las características de la años este cuadro era prácticamente desconocido. parti­ notoriedad por su renuncia a comer. sino nes hechas en 1689 por el médico británico Richard que era el signo más visible de la entrega espiritual y re­ Morton sobre dos jóvenes que restringieron voluntaria­ nuncia a uno mismo. pero nunca con la frecuencia con alimenticia autoimpuesta. según el Manual Diagnóstico y Estadís­ No obstante. y todo ello les propor­ gían voluntariamente la cantidad de alimento. © Ediciones Pirámide . La dieta consti­ nada parecidos a los que hoy conocemos (véase tuye «tan sólo» el primer eslabón del largo proceso cuadro 3. Sin embargo. tener miedo a engordar que hoy lo conocemos y por razones muy distintas y. a viajar y a es posible que tampoco se diese una distorsión significa­ alejarse de su familia (Toro. aparece esa engordar y la distorsión de la imagen corporal. los pocos casos imagen corporal y. Control del peso. con objeto de enfatizar la naturaleza del A partir del siglo xvi. En ese contexto. peregrinaciones. cabría recordar dedor de un 10 por 100 de los casos. Cuando los condicionantes religiosos para promover el Se ha discutido mucho sobre si esos casos de «anorexia ayuno voluntario desaparecen. Sir William lidad limitaba la preocupación por el cuerpo. lo que exal­ existencia de personas. Se trata ahora de ellas pertenecían a congregaciones religiosas. A partir de entonces. 1996). etc. en tiva de la imagen corporal.3). Además. finida por el «vencimiento de las pasiones de la carne». a la obesidad. El doctor J. Es más. Muchas de cionaba un cierto halo sobrenatural. Es entonces cuan­ gunos intentos para formular una explicación biológica do los casos de «anorexia santa» empiezan a decaer de de esta alteración alimentaria. permanecían solteras. anorexia religiosa. el reforzamiento de mente su alimentación. las aproximaciones a la una forma notable. La restricción voluntaria de como hoy la conocemos. Tenían generalmen­ cularmente durante la Edad Media. y aun cuando se hicieron al­ santidad dentro de la Iglesia Católica. tiende a desaparecer la santa» serían similares a los de la anorexia nerviosa actual. Sin embargo. ya que no se debe olvidar que el Morton al ser obligada a abandonar sus estudios (en los acto de comer era siempre un acto comunitario. la pérdida de la de anorexia descritos a lo largo de la historia no son menstruación. De nuevo. anorexia. en las mujeres. El miedo a ción del público a través de la delgadez. y cuando se consigue llamar la aten­ Dos elementos parecen marcar la diferencia. comienzan a hacerse etiología del problema han sido fundamentalmente psi- famosos los casos de chicas jóvenes que alcanzan gran cosociales. ninguna evidencia de que dichos signos estuvieran en esos Los primeros casos documentados de anorexia. se gicos que demuestran que este comportamiento señalan: Perder al menos un 15 por 100 del peso patológico también se ha dado en otros momentos respecto al peso natural debido a una restricción y en otros lugares. tal y casos de «anorexia santa». Toro cada vez más en un espectáculo comercial. entre las que renunciar a los alimentos por razones que van derivando destacaban las dominicas y las agustinas.3 La anorexia nunca fue como ahora A lo largo de la historia del mundo occidental.

como estilos habituales de comportamiento. antes de iniciar este problema. en general. además. en particular de y Borda. ya que su combinación con un ambien­ apuntalar una patología psíquica que refuerza el te familiar en el que se respira una alta motivación propio cuadro de la enfermedad. desde hace ya gráfico. puede favorecer y contribuir la sociedad desarrollada. su enfermedad les permite pasar y un 50 por 100 de su peso. mostrándose cocinar y recomendar a los demás que coman al ellas demasiado complacientes como para rebelar­ tiempo que ellas prácticamente no prueban bocado. se cuerpo (Toro y Artigas. endocrino y sistema nervioso autóno­ cia. Los factores de de logro puede ser la mezcla necesaria que haga riesgo más importantes son variables de tipo demo­ explotar el problema. se contra esa situación de una forma abierta. los La anorexia suele afectar a adolescentes o chicas padres pueden tender a organizado todo. Los datos sobre han alcanzado un cierto estatus social y económico. sus energías decaen y la aparición de cuadros psicopatológicos graves.7 por 100-2 por 100 de las mujeres jóvenes (Kjel.64 / Manual de psicología de la salud La prevalencia de la anorexia se situaría entre carrera hacia una delgadez extrema. mo. en segui­ puede constituir un elemento que facilite el desa­ mientos a treinta años puede elevarse hasta casi un rrollo de la anorexia. la mortalidad. ciertos trastornos de personalidad (Del Río. pueden control muy elevado sobre sus vidas. 2004). suelen mostrarse complacientes de cara al exterior y En este sentido. a pesar de lo cual se a tomar el control sobre un aspecto fundamental de siguen viendo a sí mismas en un estado de sobrepe­ la existencia. uno de los elementos que más aquellos que son vistos como una amenaza en su dificulta la solución del problema. su evolución no son muy alentadores. Todas las alteraciones a desencadenar este trastorno de la alimentación. que a medio la madre. pueden constituir dos aspectos muy importantes de sores están asociadas a la malnutrición y sirven para la anorexia. Desde Este comportamiento les lleva a perder entre un 15 este punto de vista. Torres La preocupación de la familia. en la que la genética podría desempeñar el ban. Pike y Rodin (1991) observa­ 20 por 100 (Toro. En Gutiérrez-Maldonado. 2002). adolescente de sexo femenino que se en­ muchos años se viene insistiendo en el hecho de cuentra en un ambiente social y familiar que esti­ que las anoréxicas encuentran en su enfermedad mula la delgadez para mejorar una imagen personal una forma (muy perniciosa) de ganar el control que se encuentra distorsionada (Ferrer-García y sobre su vida a través del control del cuerpo. algunos autores han subrayado que su currículum académico está lleno. que debían perder peso. ven muy buenas calificaciones. estas jóvenes do los logros que desearían que sus hijos alcanzasen. A medida que se acentúa la pérdida de peso. incluyen­ jóvenes de raza blanca. además. en aque­ manifestarse fuera de ese nicho ambiental que es llos casos en que se da. Esta conducta se mantiene hasta que. Qué duda papel de una predisposición que difícilmente podrá cabe que esta actitud de los progenitores. superado la enfermedad. Manifiestan. perfeccionistas y provienen de familias que sas. A ello habría que sumar debido a la pérdida de peso. En su mayoría. 2000). 1996). ron que las madres de las jóvenes que padecían este Al hablar sobre las causas de la anorexia nervio­ trastorno de la alimentación tendían a creer que sus sa hay que enfatizar que se trata de una enfermedad hijas no eran lo suficientemente atractivas y pensa­ social. ya que des­ Para eliminar esa grasa sobrante que dicen tener en pués de cinco años del diagnóstico un 25 por 100 su cuerpo se someten a programas de ejercicio físico de los pacientes (mayoritariamente mujeres) no ha muy intensos. Suelen ser am­ 0. © Ediciones Pirámide . 2008). como es su figura y el peso de su so. ambientes familiares donde las metas son altas. biciosas. seguir con ese ritmo de actividad. bioquímicas de la anorexia como las del sistema El perfeccionismo y el alto nivel de autoexigen- reproductor. Además. incrementan los sentimientos de hostilidad hacia paradójicamente. lo cual constituye. de las anoréxicas. aparece la fatiga y el cansancio que les imposibilita como la depresión y trastornos obsesivos e. plazo se sitúa en torno a un 10 por 100. Bjornstorm y Gotelan. por el peso de su hija y por su atractivo. incluso. además de sus efectos sobre los neurotransmi. Efectivamente. una a sus padres como sobreexigentes y teniendo un continua preocupación por los alimentos.

inútiles. hoy es de sobra conocido zan la actividad física y que muestren abiertamen­ que. lejos de ello. El abordaje de la anorexia cipa sobre su figura y su cuerpo. siempre ocurre en los tratamientos psicológicos) a aquellas cosas que teme. Quiles y procedimiento pueda resultar cuanto «la pérdida de Terol. Recuperar el peso normal es sólo el primer paso. pueden estar creando alguna de las condi­ ambulatorio y la hospitalización. A pesar de momentos de tensión. Existe un consenso bastante amplio Desde esta perspectiva. la anorexia nerviosa cambios en el ámbito del comportamiento. 2003).1. tratamiento. Romero y Pagán. al los que se ha tenido que utilizar) de la sonda naso. el tratamiento de la anorexia (Wa- A pesar de sus nefastas consecuencias para quien 11er y Kennerley. sino del ejercicio de una clase de conduc­ a partir de ahí será necesario tratar de operar otros ta. analítico. nerviosa Por todo ello. Todo ello minio personal se pasa a ejercer sobre la alimenta­ obligará a la paciente a enfrentarse (como casi ción y lleva a la patología. lo único que estimulan es la te sus sentimientos de hostilidad hacia aquellos que necesidad de controlarse aún más ante las señales son vistos como una amenaza en su carrera hacia de hambre que provocan estos fármacos. La razón de ello se encuentra. cuando menos. por otra parte. entonces. igual que las amenazas y críticas que surgen en gástrica para alimentar a los pacientes. No es extraño. El problema es que ese ejercicio de autodo­ solución del problema (Morandé. la lo aversivo del procedimiento. en particular a la ga­ nancia de peso y a la pérdida de control que anti­ 6. control» que experimentan sobre la alimentación y Sólo cuando el deterioro físico empieza a ser los temores que ello provoca sobre su peso y su notorio. corporal. ya que sólo el ciones necesarias para el desarrollo de la enferme­ inicio del tratamiento en un momento muy tem­ dad. En estas circunstancias. la tiempo quieren controlar el qué y el cómo de esos intervención se realiza combinando el tratamiento logros. Asimismo.1999). que las ca. 2003) deberá intentar promover la padece y quienes le rodean. el control de la actividad en que la anoréxica está convencida de que su tras­ física. dietas y trastornos alimentarlos / 65 Esta necesidad de control sobre el propio cuerpo propuestas de cambio que se le formulan atentan podría explicar el efecto paradójico que producen directamente contra uno de los aspectos de su vida los estimulantes del apetito cuando son administra­ sobre el que está más orgullosa: el control de su dos a las anoréxicas. 2007) y. los padres suelen decidir el inicio del distorsionada imagen corporal. curiosamente. posi­ cambios importantes en relación a la imagen cor­ blemente. que los padres. pero al mismo la posibilidad de hospitalizarle. que esos fármacos acabarían rompiendo el com­ anoréxicas se complazcan al compararse con aque­ portamiento restrictivo de las pacientes con los llas personas que muestran sobrepeso o que recha­ alimentos. anoréxica contra sus padres en un sentido psico. Los consejos bien intencio­ misma dirección. si fuese conveniente. en que las junto con el control del miedo al incremento de © Ediciones Pirámide . lo que más perturba paciente percibe. Cabría pensar. No se trata de una reacción inconsciente de la prano de la enfermedad evita el internamiento. Sin embargo. las familias en las que en que el primer paso del mismo debe ser la recu­ se respira una alta motivación de logro y en las que peración de un peso normal.1. en par­ es uno de los trastornos de conducta más difíciles ticular la modificación de los hábitos alimentarios de tratar. cabe interpretar las reacciones nados de su círculo más próximo de familiares y que provoca el uso (en algunos casos extremos en amigos suelen resultar. el autodominio personal. y. por un lado. han reforzado a lo largo de la vida de sus poral o el miedo a engordar para caminar hacia la hijos. En la una delgadez extrema. en buena lógi­ peso y del cuerpo. la modificación de una imagen torno se puede controlar y tratar (Quiles. En función de la los progenitores aspiran a que sus hijas lleguen a gravedad del paciente se tendrá que considerar ser algo por sí mismas en la vida. Generalmente. una falta de apoyo a las anoréxicas no es lo desagradable que dicho por parte de quienes le rodean (Quiles. que se encuentra totalmente desajustada. Control del peso. Terol.

66 / Manual de psicología de la salud peso. Hasta entonces tomo a un 90 por 100 de los casos. sino como una práctica social fomentada y el futuro. son de mayor edad. La bulimia también se en­ gico. por lo tanto. a lo largo del sarios que agudicen el problema. Este cogen en el Manual Diagnóstico y Estadístico de trastorno afecta sobre todo a mujeres jóvenes. festiva o terapéutica para muy negativamente la vida de las personas que lo convertirse en la actualidad en un problema patoló­ padecen. uso de eméticos prescritos por los propios médicos para provocar el vómito fue una herramienta con­ 6. sus relaciones sexuales es aparentemente normal. tras ellos. sino que provienen de muy malidad y también el comportamiento alimentario diferentes capas sociales. una enorme diferencia en la hipocalóricas y se caracteriza por momentos de gran función que desempeñan los atracones y vómitos voracidad durante los que la persona come una gran en la sociedad occidental.6 por 100 de alteración secundaria a la anorexia nerviosa. y su prevalencia este trastorno había sido considerado como una se situaría entre un 1. pero que condiciona una actividad lúdica. 2001). Botella y León. no eran considerados como signos de enferme­ mantenimiento de un peso normal y saludable en dad. anti­ banquete de celebración. Entre dichas conductas se suelen observar los sesenta. debi­ las mujeres jóvenes. © Ediciones Pirámide . Finalmente. 2001. cuentra estrechamente relacionada con las dietas Existe. se suelen iniciar do a la obesidad y de mantener una silueta que no conductas purgativas para eliminar los alimentos dañe demasiado la autoestima personal. si bien esta cifra es difícil de do a que en torno a una tercera parte de las personas precisar. a diferencia de las ano- no se dan cuenta de este padecimiento. Yenes y diagnóstico de bulimia nerviosa y que. Aunque la ingeridos con objeto de mantener el control sobre bulimia fue identificada como tal en la década de el peso.. Al contrario de lo gía anoréxica. 2004). las cantidad de alimentos muy rápidamente y con la personas que se someten a estos rituales psicopa- sensación de pérdida de control. sino que el blema por parte de todos los afectados. acudían al vomitorium cipar las posibles recaídas en una pérdida patoló­ para purgarse de una manera expeditiva y poder así gica de peso. Esto implica que comportamientos topográficamente Otro trastorno de la alimentación que no suele idénticos (comilonas y vómitos) han dejado de ser ser tan fatal como la anorexia. no es hasta 1980 cuando son descritos vómitos autoinducidos. En la actualidad. ya que el réxicas. Esta práctica no se restringió frecuentes. su familia y sus amigos Las personas bulímicas. desafortunadam ente bastante seguir comiendo. suelen oscilar entre momentos de cierto descontrol A lo largo de la historia podemos encontrar en de los impulsos y momentos de gran retraimiento diferentes sociedades comportamientos formalmen­ y suelen mantener su peso igual o por encima de te muy similares a los que hoy se agrupan bajo el un nivel normal (Espina.2 por 100 y un 4. Sepúlveda. tal y como se re­ diuréticos y práctica abusiva de ejercicio físico. será un aspecto importante para garantizar el go. Ortego. Es el conocido caso de los ciudadanos de la comunicación puede evitar conflictos innece­ de clase media y alta de Roma. no suelen pertenecer a peso suele mantenerse dentro de un rango de nor­ un estrato social único. ya que las personas tienden a ocultar esta que padecen bulimia muestran también una patolo­ patología (Kjelsas et al. La bulimia siderada como curativa a lo largo de los siglos. Ochoa. consumo de laxantes y/o los criterios para su diagnóstico. es la bulimia. Estos episodios se tológicos están tratando de no ganar peso por mie­ repiten recurrentemente y. Mejorar las relaciones familiares a través bien vista. en los Trastornos Mentales (DSM-III). que ocurre en la anorexia. facilitará el manejo cotidiano del pro­ exclusivamente a esa época histórica.2. que. sin embar­ Alemán.

No obstante. dietas y trastornos alimentarlos / 67 CUADRO 3. se han descrito otros comportamientos san. refiere a las manifestaciones de la ira.10). a partir de tado de preocupación y ansiedad por el peso que ahí. realizada generalmente a La bulimia suele tener su punto de partida en una través del vómito. Aun cuando esto pueda ser así en casos parti­ de ello. y muchas veces sin ser consciente mentación. Por todo lo cual. ya que algunas personas bulímicas control sobre cualquier aspecto relevante de nuestra vida también padecen cleptomanía y por ello se ven compulsi­ provoca en el ser humano (al igual que en otras muchas vamente arrastradas a robar objetos que no siempre nece­ especies animales) un estado depresivo de menor o mayor sitan ni les van a ser útiles. y se hace. A partir de ahí. existen algunas pruebas fuerte que puede ser equiparable a cualquier otra adicción. A partir de este momento. hasta un año antes del inicio de los problemas con la ali­ por su sola presencia. En este sentido. Esas lesiones que se cau­ los alimentos. la persona suele que conduce a comer sin control una gran cantidad caer en un círculo vicioso muy peligroso en el que de alimentos muy calóricos considerados prohibidos. es habitual que la bulímica «esta­ gunas bulímicas que aparecen unos meses e. es vivida como una forma de dieta hipocalórica. Este atracón provoca un es­ final una sobreingesta descontrolada y. Control del peso. lo cierto es que muchos de los comportamientos mismo modo. etc. en tales circunstancias. lle» de ira por cualquier motivo trivial ante la persona que. Una situación común ya que tienden a ocultarlas con gran celo. como co­ puede llegar a ser muy intensa y. en muchos casos. 6. puede ser la siguiente: las personas que sufren bulimia Dentro de este panorama general no es de extrañar que tratan de estar solas cuando sienten la necesidad de darse la culpa y la depresión constituyan un correlato habitual un atracón. Un deseo tan torno alimentario. de no poder parar. Del culares. está bloqueando la gratificación alimenticia. En la bulimia esa sensación de no poder más se hurtan bienes relacionados con su trastorno. Por todo ello se ha planteado la posibilidad casa «que no acaba de marcharse» es vista como un obs­ de que la depresión sea una puerta de entrada a este tras­ táculo que le impide satisfacer su deseo. y que van desde formas leves como la tricotilomanía donde se constata una relativa pérdida de control personal (arrancarse el pelo) hasta tajarse la piel con un instrumen­ (Vanderlinden y Vandereycken.2. Uno de ellos se to filoso. el vómito es bulímicas habían iniciado una dieta antes de que se reforzado y por ello se incrementa la probabilidad manifestara el trastorno. según el testimonio no son infrecuentes las ideas de suicidio. por la vergüenza que les produce de tratamiento a los que las bulímicas se someten volun­ adquirir este tipo de artículos. dinero. que indicarían la existencia de cuadros depresivos en al­ En tales circunstancias. También pueden encuadrar­ tariamente se han constatado algunos intentos serios de se dentro de la pérdida de control sobre su propio com­ quitarse la vida por parte de algunas de las pacientes. intensidad. tras la purga se inicia de nuevo una severa restricción tal y como postula la teoría de la restricción alimen­ calórica autoimpuesta que tiene como único destino taria arriba comentada. se ha constatado que los atracones se acom­ propios del episodio bulímico habitualmente provocan un pañan con cierta frecuencia del consumo de alcohol y estado de depresión y culpa. tabla violación de una restricción alimentaria autoimpuesta 3. además de la pérdida de control sobre portamiento las autoagresiones. Es de sobra conocido que la pérdida de Pero aún hay más.4 La bulimia y pérdida de control En la bulimia.. la consiguiente purga. por ello la presencia de cualquier persona en de la bulimia. pasan casi siempre inadvertidas para los demás. La purga. incluso. 1999).1. Los estudios sobre el tema mues­ alivio de ansiedad porque con él la persona se libera tran que al menos el 80 por 100 de las personas del temor a engordar. mida. La paciente come todo lo que psicoactivas no es infrecuente entre las personas que pa­ puede en un espacio de tiempo muy corto con la sensación decen esta forma de descontrol alimentario. En los programas de las propias afectadas. Si algo caracteriza al atracón también se ha documentado que el consumo de sustancias es la pérdida de control. el atracón de que en el futuro se recurra a él para seguir alivian­ bulímico suele ser la consecuencia natural de la do la ansiedad que provoca el atracón (véase. La lógica de la bulimia lleva a la persona a iniciar algún tipo de maniobra para purgarse. Ediciones Pirámide . laxantes.

ya que el orga­ zando. llevar. Además. Esto 6. sivo. una ralentización del metabolismo. Además de todo ello. hasta ese momento. diarias. La intervención en la bulimia es debido a que la ingesta de altas cantidades de azúcares hace que el páncreas comience a producir Se ha constatado que un elemento inicial básico cantidades excesivas de insulina con objeto de regu­ para el tratamiento de la bulimia consiste en romper lar el nivel de azúcar en sangre.68/ Manual de psicología de la salud TABLA 3. a dos condiciones de tratamiento. Incluso. para romper el alimentos. El otro grupo recibió una dieta falsa me­ algunas personas llegan a obsesionarse con los atra­ diante la cual consumían. caracteriza este trastorno. cuando a este y lesiones. lo cual conlleva Además de ello.400 calorías estado de letargo y depresión. colon espástico o pérdida del control voluntario los patrones dietéticos de la paciente a través de un sobre el hábito intestinal. 1.2. también se ha programa de alimentación suficiente y regular que comprobado que las purgas sistemáticas provocan prevenga los estados de hambre y voracidad. McPhillips (1984) asignó al azar a 20 bulí­ vicioso. y todo eso conlleva un cierto mían una dieta nutritiva de. 1. debido ron que mientras que en las bulímicas sometidas a al corrosivo efecto del ácido clorhídrico sobre los dien­ la dieta de. Este tipo de resul­ de forma espontánea tras un consumo moderado de tados revela muy claramente que. En general. La consecuencia es la cadena de comportamiento en la que se enlazan. a un estado de hipoglucemia o escasez de azúcar en la sangre. al menos. es necesario modificar tación. las so­ bién puede sentirse en otras partes del sistema digesti­ metidas a la dieta falsa no mostraron cambios en vo como el esófago y la boca. fuente durante el cual. la literatura actual está enfati­ una mayor facilidad para ganar peso. que sufrían al menos tres atracones por se­ azúcar en forma de dulces.400 calorías cesaron radi­ tes tras el vómito. en forma de hemorragias su conducta bulímica. el efecto de este ácido tam­ calmente los atracones durante el estudio. La dades nutricionales básicas. los cuales anticipan constantemente en detri­ mismo número de calorías que venían ingiriendo mento de otras muchas actividades de salud y ocio. ya que el organismo vuelve a reclamar más micas. cada vez con más fuerza. aunque parezca paradójico. deshidra. el cones. restricción alimentaria/ en fatiga. un cierto estado depre­ episodio de voracidad/conducta purgativa (Saldaña. Finalmente.7 Juego de reforzamientos en el acto bulímico RESTRICCIÓN => ATRACÓN (culpa) =* PURGA => RESTRICCIÓN Refuerzo + Refuerzo - (Saciedad) (Alivio de la ansiedad) Refuerzo - (Alivio del hambre) Los atracones. Un grupo las personas que se dan este tipo de atracones rara de diez pacientes fue sometido a un tratamiento vez consiguen una dieta equilibrada. ha observado la tendencia a regurgitar los alimentos los atracones también cesaron. Los resultados mostra­ salud dental puede ser la primera en resentirse. en algunas personas bulímicas se segundo grupo se les administró la dieta nutritiva. reduce su gasto energético basal. mana. vértigo e. La purga realizada a través de laxantes y ciclo de restricción y voracidad alimentaria que diuréticos puede provocar daños en el riñón. adolecer de los suficientes ácidos grasos. a su vez. el papel de las © Ediciones Pirámide . Este estado provoca. un paradójico estado hipoglucémico que se traduce sin solución de continuidad. muy por debajo de sus necesi­ Pero las purgas son también muy perjudiciales.2. ya que suele dietético de ocho semanas consecutivas de duración. consu­ principal de energía. galletas. incluso. Sin embargo. a pesar de que no puede asimilar aquello que de a ingerir grandes cantidades de dulces pueden la persona vomita. sin ser conscientes de ello. durante los cuales la persona tien­ nismo. cierto círculo 1994). al menos. aproximadamente. etc.

Control del peso, dietas y trastornos alimentarios / 69

alteraciones emocionales en los episodios bulímicos entre la población del mundo occidental (William-
(Rodríguez, Mata, Moreno, Fernández y Vila, 2008). son, Prather, McKenzie, Blouin, 1990).
Los resultados de diversas investigaciones muestran Este trastorno se caracteriza por episodios de
que los estados de ánimo negativos y depresivos una voracidad irreprimible que lleva a la persona a
están presentes sistemáticamente antes de los atra­ ingerir un gran número de alimentos en un corto
cones junto con una intensa sensación de hambre espacio de tiempo, siendo éstos habitualmente de
(Engelberg, Gauvin y Steiger, 2005). En muchos un gran contenido calórico. Durante el episodio, la
casos, los pacientes atribuyen el atracón más al ma­ persona no puede parar de comer y tiene la sensa­
lestar anímico que a la sensación de hambre o la ción de pérdida de control sobre lo que está hacien­
violación de la abstinencia (Hilbert y Tuschen- do. Ingiere los alimentos a gran velocidad, prácti­
Caffier, 2007; Smyth, Wonderlich, Heron, Sliwinski, camente sin saborearlos, y sigue comiendo a pesar
Crosby, Mitchell y Engel, 2007). Por todo ello, las de sentirse ya saciada, incluso cuando empieza a
te'cnicas de autocontrol emocional que facilitan el resultarle desagradable. Esos episodios suelen haber
manejo de los estados de ansiedad y depresión pue­ ido precedidos o acompañados de esfuerzos para
den ser fundamentales en el tratamiento. También regular el peso a través de restricciones alimentarias
parece importante enseñar al paciente a prevenir la (Masheb y Grilo, 2000). Las personas que sufren
purga después de una posible comilona o, simple­ este trastorno tienden a esconderse o procuran es­
mente, ante la sensación de saciedad. La «prevención perar a quedarse a solas para satisfacer su voracidad,
de respuesta» ante este tipo de estímulos puede ser dándose un atracón, tras lo cual suele embargarles
muy útil para el control de los vómitos. un profundo sentimiento de culpabilidad o de desa­
Finalmente, se de ha de abordar la alteración de la grado consigo mismas. Todo ello les hace conscien­
imagen corporal, en virtud de la cual las personas tes de que su conducta a la hora de comer no es
bulímicas tienden a sobredimensionar la percepción muy normal.
de algunas partes de su cuerpo. Corregir esa distorsión Existen muchas similitudes y también importan­
perceptiva confrontando la dimensión percibida con la tes diferencias entre la bulimia y el trastorno por
dimensión real de algunas partes de su cuerpo puede atracón. Si atendemos a cómo se desarrolla la comi­
ser de gran utilidad para modificar esa creencia distor­ lona, apenas encontramos diferencias importantes:
sionada sobre sí misma (Peterson, Wimmer, Ackard, voracidad incontenible, ocultación para darse el atra­
Crosby, Cavanagh, Engbloom, Mitchell, 2004). cón, ingesta descontrolada de alimentos de alto valor
En general, hay una cierta evidencia de que la calórico y sentimientos de malestar con uno mismo.
terapia cognitivo-conductual, con exposición, más Sin embargo, existen diferencias importantes que
prevención de respuesta, es capaz de reducir de un hacen que el trastorno por atracón no sea tan perni­
modo significativo el número de atracones y de cioso para la salud como lo es la bulimia. Quizá la
conductas purgativas, además de mejorar también más importante es que la persona ni siente la nece­
la autoestima. No obstante, quedan pendientes la sidad ni recurre a conductas purgativas como el
evaluación de otras formas de terapia psicológica vómito, el uso de laxantes, los ejercicios físicos in­
en este trastorno (Hay, Bacaltchuk y Stefano, 2004). tensos o el ayuno. Esta diferencia puede ser explica­
da, en parte, porque no existe un miedo exagerado a
ganar peso y, por lo tanto, tampoco existe una insa­
6.3. El trastorno por atracón
tisfacción con la imagen corporal tan traumática
La definición del trastorno por atracón como una como ocurre en las pacientes anoréxicas y bulímicas.
nueva patología del comportamiento alimentario es Esta alteración alimentaria, que se presenta cada
muy reciente. Su descripción fue realizada a me­ vez con más frecuencia como un problema alimen­
diados de los años ochenta por Fairburn y Garner tario sui generis, también muestra una estrecha
(1986) y, partir de ahí, se ha observado cómo su relación con la obesidad y con la práctica de las
prevalencia ha ido aumentando significativamente dietas hipocalóricas restrictivas, tal como sugiere

© Ediciones Pirámide

70/ Manual de psicología de la salud

la teoría de la restricción alimentaria (Hermán y obesas, puede servir como una conducta de control
Polivy, 1984). De hecho, la mayor parte de las que sirva para evitar situaciones problemáticas,
personas que presentan el trastorno por atracón, en ayudar a modificar el setpoint y mejorar el estado
torno a un 70 por 100, son obesas. Asimismo, entre de ánimo.
un 20 por 100 y un 46 por 100 de las personas Precisam ente, en un segundo momento, la
obesas que se someten a dietas para perder peso atención tendría que centrarse en la mejora del
manifiestan episodios de trastorno por atracón (Be­ estado emocional del paciente, ya que éste es otro
rrocal y Ruiz, 2001). No obstante, diversas inves­ de los desencadenantes habituales de los episo­
tigaciones parecen enfatizar el papel de los estados dios. Los programas de modificación de conduc­
emocionales como el desánimo y la depresión o la ta que han mostrado una cierta eficacia en los
dificultad para reconocer las alteraciones emocio­ problemas de ansiedad, estrés y depresión pueden
nales y regularlas como un desencadenante habitual ser especialmente pertinentes. No se debe olvidar
del atracón (Spoor, Stice, Bekker, Van Serien, Croon que, aunque a lo largo del tratamiento se consiga
y Van Heck, 2006; Whiteside, Chen, Neighbors, una remisión total del problema, existe la proba­
Hunter, Lo y Larimer, 2007). bilidad de recaída en algunos casos. Por ello será
inevitable preparar al paciente ante esta hipoté­
6.3.1. La intervención en el trastorno tica situación, desdramatizarla e instruirle para
por atracón poner en marcha de nuevo los comportamientos
necesarios para controlar los episodios de vora­
A pesar de la reciente aparición y diagnóstico cidad. Los datos de los estudios sobre la eficacia
de este trastorno, parece evidente que cualquier del tratamiento conductual de este trastorno su­
programa de tratamiento que se proponga tendrá brayan su utilidad para la eliminación de los
que pasar por la normalización de los hábitos de atracones en un número significativo de sujetos,
alimentación de las personas y, en segundo lugar, pero que no conlleva pérdida de peso (Brownley,
por la modificación de las alteraciones anímicas que Berkman, Sedway, Lohr y Bulik, 2007; Krysans-
pueden servir como desencadenantes del problema. ki y Ferraro, 2008).
Por todo ello, la primera fase del tratamiento se
volcará en reducir el número de atracones semana­
les que la persona se da. En este sentido, cobra 7. PROGRAMA PARA LA PREVENCIÓN
especial importancia proporcionar una clara infor­ DE LA ANOREXIA Y LA BULIMIA
mación nutricional que muestre cómo la mayoría
de las calorías que ingiere una persona que sufre La aplicación de programas para la prevención
atracones se realiza durante el atracón mismo, y de los trastornos alimentarios es una de las tareas de
que, por el contrario, durante las comidas normales prevención que se proponen dentro del marco de la
la ingesta calórica es baja. Corregir esto supone Psicología de la Salud (Borda, Del Río, Torres,
comer regular y suficientemente, evitando los mo­ Avarguez y Pérez San Gregorio, 2009). Una exten­
mentos diarios en los que la sensación de hambre sa puesta al día de los programas de prevención de
sea muy aguda y que puedan servir de ocasión para los trastornos del comportamiento alimentario pue­
atiborrarse. Aprender a evitar estímulos peligrosos de encontrarse en López-Guimerá y Sánchez-Ca-
en situaciones tentadoras será otra vía para atenuar rracedo (2010), y Sánchez-Carracedo, Neumark-
el problema. La técnica de la prevención de res­ Sztainer y López-Guimerá (2012). A continuación
puesta (utilizada en la bulimia) puede ser útil para presentaremos el programa para la prevención de
enseñar a la persona a controlarse de modo muy los trastornos de alimentación desarrollado por Anna
concreto ante los estímulos y pensamientos que Stewart (1998), describiendo sus objetivos genera­
anteceden al atracón. La práctica de ejercicio físico les, las características del mismo y la descripción,
regular y moderado, en especial para las personas sesión por sesión, de sus contenidos.

© Ediciones Pirámide

Control del peso, dietas y trastornos alimentarios / 71

7.1. Objetivos del programa La información también fue enviada a los padres
de las alumnas.
Este programa tiene como objeto prevenir el
desarrollo de los trastornos de alimentación, tales
como la anorexia y la bulimia nerviosa, tratando de 7.3. Descripción del programa sesión
reducir la práctica de las dietas restrictivas y el por sesión
nivel de preocupación de las jóvenes sobre el peso
1. a sesión. Dieta e ideal de belleza en nuestra
y la figura. Para ello, con la implantación de este
cultura
programa en la escuela se pretende fomentar una
cultura entre los alumnos en la que no se alienten Objetivos
unos a otros a ponerse a dieta. Asimismo, se trata 1. Promover el interés en el programa.
de animar a los escolares a buscar ayuda profesio­ 2. Desarrollar una conciencia crítica de los
nal si ellos han comenzado a desarrollar algún tipo factores culturales que incitan a las dietas,
de trastorno de alimentación. a la preocupación por el peso y a la insegu­
ridad sobre la apariencia.
7.2. Características del programa 3. Analizar cómo esos factores afectan a la
personalidad de las jóvenes.
El programa de prevención se centró en las die­ 4. Favorecer una visión crítica de los mensajes
tas por ser éste el elemento más fácilmente modi- en los medios sobre las dietas y la delgadez.
ficable de los factores de riesgo de los trastornos
de la alimentación. Se desarrolla con un estilo in­ Contenidos
teractivo más que estrictamente didáctico haciendo
uso de la discusión en grupo, juego de roles, acti­ — Romper el hielo. ¿En qué medida es impor­
vidades para casa y autorregistro. Los alumnos son tante nuestro peso y nuestra figura?
también animados a hacer cambios en su estilo — Discusión sobre los ideales de la belleza sobre
nutricional y de ejercicio físico. una selección de anuncios.
Las técnicas cognitivo-conductuales son un com­ — Alentar a las jóvenes a desafiar ese estrecho
ponente importante del programa, bajo el supuesto ideal de belleza.
de que tras los trastornos de la alimentación subya­ — Introducir la historia de un personaje ficticio:
cen ciertas distorsiones cognitivas. Además, incor­ «Laura».
pora todo tipo de materiales educativos, como fo­
lletos, diagramas, etc. Se buscaba crear una cultura 2. a sesión. La regulación del peso y los efectos
de apoyo entre los alumnos que sirviera para con­ de la dieta
testar a la presión de las dietas.
Este programa de prevención de los desórdenes Objetivos
de la alimentación se incorporó dentro del currícu­
lum escolar. Se desarrolló en seis sesiones de cua­ 1. Proporcionar información sobre los deter­
renta y cinco minutos, aunque esto parecía insufi­ minantes del peso y el concepto de peso
ciente. Participaron únicamente alumnas de 13 y natural.
14 años. Aunque el profesorado permanecía en 2. Discutir los cambios en la forma y compo­
clase durante el programa y participaba activamen­ sición del cuerpo en la pubertad.
te en las actividades, la formación fue llevada a 3. Discutir y criticar los mitos actuales sobre
cabo por un experto en trastornos de la alimentación. la dieta y el control del peso.
Los autores también prepararon una carpeta del 4. Concienciar sobre las prácticas de control
profesor. Se subraya la necesidad de modificar cual­ de peso insalubres y sus efectos.
quier actitud verbal o no verbal que pudiese con­ 5. Alentar a respetar las diferencias individua­
tradecir el contenido de los materiales. les en el peso y la figura.
© Ediciones Pirámide

72/ Manual de psicología de la salud

6. Definir y discutir la imagen del cuerpo. 2. Proporcionar información sobre la ayuda
disponible y cómo conseguirla.
Contenidos
3. Fomentar formas de apoyo y ayuda para los
— Se aborda el problema de las dietas hipocalóri- amigos que pueden padecer trastornos de
cas peijudiciales, como omitir comidas, evitar alimentación.
cierto tipo de alimentos o períodos de ayuno. 4. Ayudar a los alumnos a desarrollar la capa­
— Se describen los cambios en la figura duran­ cidad para desafiar los pensamientos nega­
te la pubertad, retomando la historia de Lau­ tivos sobre uno mismo.
ra, y se enfatiza el conflicto entre la figura 5. Ayudar a los alumnos a descubrir formas
del cuerpo en este momento y la que venden de mejorar la imagen corporal y la autoes­
los medios de comunicación. Se describe el tima.
papel de la grasa en el cuerpo.
— Se forman pequeños grupos para evaluar las Contenidos
creencias populares sobre el control del peso,
— A partir de la revisión de la tarea para casa,
dieta y la figura (por ejemplo, «la delgadez
se llega a una discusión más general sobre
lleva a la felicidad y al éxito», «la gente
aquello que desencadenó las dietas extremas
tiene un control total sobre su cuerpo».
de Laura.
— Tarea para casa sobre costo y beneficio de
— La principal tarea de esta sesión es introdu­
las dietas.
cir un modelo sobre la conducta que enfati­
3. a sesión. Los trastornos de la alimentación za la influencia circular de pensamientos,
sentimientos y conductas y la naturaleza
Objetivos
automática de muchos pensamientos. En pe­
1. Explicar la naturaleza de la anorexia y bu- queños grupos, los alumnos deben aportar
limia nerviosas. ideas sobre cómo podrían ayudar y enseñar
2. Concienciar sobre los problemas asociados a Laura a sustituir esos pensamientos por
a los trastornos de la alimentación. otros más saludables.
3. Concienciar sobre las causas de los trastor­ — Tarea para casa: hacer un registro de alimen­
nos de la alimentación. tación durante dos días y describir sus carac­
terísticas positivas.
Contenidos
— La revisión de la tarea da pie a explicar las 5.a sesión. Una alimentación y un estilo de vida
tensiones de la adolescencia. saludables: una alimentación sin dietas
— Se lee la historia de cómo Laura entra en un
proceso de anorexia nerviosa. Objetivos
— Se plantea cómo las presiones sobre la ado­
1. Promover una alimentación sin dietas.
lescencia pueden llevar a las dietas.
2. Proporcionar una guía para una alimentación
— Tarea para casa: ¿Qué podía haber hecho
sana de acuerdo a la National Food Guide
Laura para evitar el trastorno?
o f UK (1/3 de fruta y verdura, 1/3 de pan,
cereales y patatas y 1/3 de carne o pescado
4. a sesión. Intervención temprana en los y productos lácteos).
trastornos de la alimentación 3. Alentar hábitos de ejercicio físico saludables.

Objetivos Contenidos
1. Proporcionar información sobre los signos — Revisión de la tarea para casa que introduce
tempranos de los trastornos de la alimentación. la discusión sobre la proporción de los tipos
© Ediciones Pirámide

estrés. el tratamiento de los trastornos de la miliares para hacer dieta y las estrategias para alimentación. hacer frente a las mismas (Jueg° de roles). los alumnos de su contribución en el curso. Concienciar de las presiones para hacer die­ 1/3). 4. — Respecto al ejercicio físico. — Tarea para casa: registros de alimentación y — Discutir estrategias para hacer frente al estrés. Desarrollar estrategias para hacer frente al alimentación sin dietas. © Ediciones Pirámide . Se introduce el índice de masa Contenidos corporal. de alimentos bien proporcionados (regla 2. los efectos de evitar alimen­ 6. ta y discutir las formas de enfrentarse a ellas. siguiendo la historia ficticia de — Discusión sobre las presiones sociales y fa­ Laura. junto a una alimentación equilibrada. — Se discute los costos y beneficios de una 3. Revisar la alimentación y efectos del ejer­ dietéticas. como aquella que se rige por las sensaciones Objetivos de hambre y saciedad más que por reglas 1. estado de buena salud. se sugiere que. Revisar los tópicos fundamentales del curso. evaluar los efectos de una o dos sesiones de — Recordatorio de lo aprendido y feedback a ejercicio físico. comiendo cantidades moderadas cicio físico de la semana anterior. Una alimentación saludable: resistir tarse o saltarse comidas. pue­ 5. — Revisión de tareas: alimentación y ejercicio. a las presiones para hacer dietas — Se presenta una alimentación saludable. incluso con algún sobrepeso. dietas y trastornos alimentarlos / 73 de alimentos. Control del peso. — Se describe. Discutir las estrategias para mantener esos de ser más que suficiente para tener un cambios.a sesión.

.

En Pero esos patrones de actividad física sufrieron un este capítulo hablaremos generalmente en términos cambio fundamental durante el Neolítico. la actividad física ha sido un elemento nar un ejercicio físico que simplemente aspira a po­ decisivo en el proceso de adaptación del organismo tenciar la salud de los ciudadanos y que no implica. como el do se realiza una actividad física regular. por carreras por la sabana. etcétera. asume que lo más saludable son cargas vieron obligados a caminar regularmente. De este modo. para poder sobrevivir. El primero haría pervivencia. el desarrollo de la agricultura se inició el camino Respecto a su práctica. En España. a partir de los sesenta. Ejercicio físico 1. Posteriormente se ha modificado el objetivo de Al igual que ha ocurrido con la escasez de ali­ las campañas y en la actualidad se trata de promocio- mentos. mientras que un 40. nuestros antepasados se el contrario. cuando se 2012. etc. y ocasio­ de trabajo de intensidad moderada y regular. mucho más trascendente ha sido lo ocurrido blación realiza ejercicio físico conforme a los pa­ desde mediados del siglo xx cuando la población de rámetros que lo hacen saludable. según la encuesta nacional de salud de Es entonces. semanalmente. Esas acti­ En este sentido. adaptado fisiológica y psi­ produce un gasto de energía y con el que se preten­ cológicamente a una importante carga de trabajo de describir el comportamiento no sedentario de las físico. por 100. Sin embargo.98 gía en el eslogan «contamos contigo». porque ambos conceptos en mu­ nían de la necesidad de recolectar alimentos o de chos aspectos se solapan. como la que se reco­ moderada o intensa. una carga de trabajo intensa sino que.3 por 100 se declaraba el objetivo de dichas campañas era alentar un ejerci­ sedentaria. condicionaron la su­ actividad física y ejercicio físico. Es por ello por lo que todos los sistemas personas. mientras un 30 los países desarrollados ha visto disminuir de una por 100 es totalmente sedentario y el 30 por 100 forma espectacular la necesidad de realizar un esfuer­ restante lo practica por debajo de lo recomendable. del homo sapiens al medio. ya que con de ejercicio físico. se fue seleccionando el referencia a cualquier movimiento del cuerpo que cuerpo del ser humano. nalmente a correr.) sólo para mejorar la salud y la forma física a través de alcanzan un nivel óptimo de funcionamiento cuan­ un tipo de movimiento corporal concreto. en el mundo occidental hacia una vida sedentaria. nadar. Desde sus primeras por tanto. Con ser ese cambio impor­ se calcula que en torno a un 40 por 100 de la po­ tante. el porcentaje de personas mayores de quince inician campañas para la promoción de ejercicio fí­ años que realizaban actividades físicas de intensidad sico entre la población general. correr. que se realiza al caminar. zo físico en el transcurso de la vida cotidiana. aunque coloquialmente se usan vidades. cabe diferenciar entre escapar de los depredadores. El segundo alude a una acción planeada fisiológicos (metabólico. cardiovascular. fue del 40. Ediciones Pirámide . que eran impuestas por el medio y prove­ como sinónimos. EJERCICIO FÍSICO Y ADAPTACIÓN cio intensivo para alcanzar una excelente forma físi­ ca.

76/ Manual de psicología de la salud 2. mientras que aquellos que consumían muestra de 17. A principios del siglo xx los médicos recomen­ como.1). la frecuencia cardiaca (FC) a un determinado nivel. posiblemente. 2007). pero no un incremento en el consumo de oxígeno. La frecuencia cardiaca debería per­ do es un elemento fundamental en la prevención manecer elevada a este nivel al menos durante 12 de las enfermedades crónicas más frecuentes y minutos y preferiblemente entre 15 y 30.FC de reposo) FC máxima = 220 . Lee. y en ella aparecen mas de actividad física que implican una práctica todos los sistemas fisiológicos del cuerpo humano aeróbica.000 alumnos de la Universidad de más de 2. sin embargo. sin Obviamente. El ejercicio se entre tres y cinco días a la semana (Cooper. frecuencia y duración de su práctica. Se calcu­ tante) fueron asignados al grupo de actividad alta ló. EFECTOS SALUDABLES en bicicleta. Además. fisiológicamente se ha postulado la exis­ ma durante el entrenamiento. hoy se sabe que los efec­ dad. participar en una actividad de oxígeno a lo largo de un período amplio de aeróbica de una intensidad moderada (p. físico puede adoptar formas muy diferentes. zación de unos ejercicios mínimos de calentamien­ que conlleva un incremento sustancial de consumo to. Posiblemente.1). Aunque diversos estudios realizados durante la alta y baja actividad física. caminar tiempo. antes de alcanzar la intensidad máxi­ embargo. nadar o andar (Physical Activity Guidelines Committee. El ejer­ tos del ejercicio físico no son sólo beneficiosos cicio debe ser lo suficientemente intenso para elevar desde el punto de vista de la salud cardiovascular. La lista de ging.e. tica del ejercicio aeróbico parece que debe realizar­ Jung y Klampert. la forma durante cinco días a la semana también se asocia más conocida de este tipo de ejercicio sea el jog. sino también desde el punto de vista de la salud establecido de acuerdo a una fórmula que tiene en en general. Hyde. el trabajo de Pa­ cluidos en el grupo de actividad baja (el 60 por 100 ffenbarger. Wing. es necesaria la reali­ tencia de dos tipos básicos. TABLA 4. Los alumnos de Harvard fueron entonces divididos en dos grupos. con múltiples beneficios para salud.75 (FC máxima . el gasto energético de una per- © Ediciones Pirámide . como son caminar. Kruk. los propios sujetos. a partir de los registros de actividad tomados por (véase figura 4. Enfermedades cardiovasculares les consumidas por cada uno de ellos. el squash. En concreto. para ase­ que. Los datos indican sistemáticamente cuenta la edad y la FC máxima de la persona (véa­ que la práctica regular de ejercicio físico modera­ se tabla 4.1 Frecuencia cardiaca óptima durante la práctica del ejercicio físico FC de trabajo = FC de reposo + 0.000 kcal a la semana (el 40 por 100 res­ Harvard el que mejor ilustra dicho efecto. el número de calorías semana­ aproximadamente. 1993.000 kcal por semana a efecto positivo del ejercicio físico sobre la salud través de la práctica del ejercicio físico fueron in­ cardiovascular. aquellos década de los cincuenta pusieron de manifiesto el que gastaban menos de 2.Edad del sujeto 2. Del mismo modo. Wing y Hyde (1978) realizado con una de la muestra). es el más saludable por su notable bene­ a paso vivo) pero al menos durante una hora al día ficio cardiorrespiratorio. reduce la mortalidad atribuible a gurar los beneficios del programa. aunque también existen otras múltiples for­ dichos beneficios es muy amplia. la intensi­ irreparable. El ejercicio anaeróbico es aquel que DEL EJERCICIO FÍSICO implica estallidos cortos e intensos de energía. bailar. 2008). la prác­ cualquier causa (Paffenbarger.1.000 kcal sería. además. daban no realizar ejercicios físicos intensos porque Para que el ejercicio aeróbico sea beneficioso se pensaba que podrían provocar un daño cardíaco hay que tener en cuenta tres parámetros. El ejercicio aeróbico. 1994). Señalar que 2. es. por ejemplo.

4 megajulios (1.2) aportado más.1. Ade­ Otro dato importante (véase tabla 4. se refirió a la reduc­ semanal de 2. también resultó de interés el hallazgo de quiere.5 megajulios (836 kcal). (1978). las personas física en la sociedad postindustrial sería de unos activas que fumaban y eran hipertensas mostraban 3. de esa falta de adaptación a físico no aportaba beneficios adicionales en la re­ la pérdida de actividad física. (1978).000-3. mientras que en una una probabilidad relativa del 3. Por el contrario.000 kcal constituía el pun­ generaciones y las nuevas enfermedades son con­ to de corte a partir del cual la práctica de ejercicio secuencia. Se Este hecho parece bastante coherente con los constató que las personas inactivas que fumaban y informes sobre el gasto energético a lo largo de tenían la presión arterial elevada mostraban una diferentes períodos históricos. sona de unos 70 kg que caminase a paso vivo du­ sociedad de cazadores recolectores. Los autores del estudio encontraron que los Es decir.7 veces mayor de sufrir un (1992). para ese mis­ rante una hora cinco días a la semana. mo hombre.—Relación entre el número de infartos observados por cada 10.03. El cambio se ha producido en muy pocas que el nivel de 2. Ejercicio físico / 77 Figura 4.051 kcal). en parte.000 habitantes y el consumo de calorías semanal a través de la actividad física. 100 por encima de lo que en la actualidad se re­ Además. no fuma­ medio diario de energía a través de la actividad dores y normotensos. para un hombre de 65 kg de peso el gasto ataque cardíaco que los sujetos activos. Lo que evidencia Ediciones Pirámide . Adaptada de Paffenbarger et al. las personas que tenían un gasto de energía por Paffenbarger et al. mostraban un cuadro de hipertensión arterial. hemos evolucionado como especie du­ miembros del grupo de baja actividad mostraban rante miles de años adaptando al organismo a un un incremento del 64 por 100 de riesgo de sufrir un nivel de actividad y consumo de energía un 20 por ataque cardíaco respecto al grupo de actividad alta.000 kcal a través del ejercicio tenían ción de riesgo de ataque cardíaco gracias a la acti­ una longevidad de dos años y medio superior a las vidad física en aquellos sujetos que fumaban o personas cuyo gasto energético era de 500 kcal. sería de 4. ducción de este tipo de riesgo cardiovascular. Según Powles probabilidad relativa 7.

grama de ejercicio físico (Amigo. la tasa de mortalidad a los dieci­ de los índices cardiovasculares cuando una persona séis años de seguimiento fue del 37 por 100 para se ve expuesta a cualquier forma de estrés físico o los hombres y del 27 por 100 para las mujeres. En el caso concreto del infarto de miocardio se mingham Heart Study.90 SÍ SÍ SÍ 79. Sherman. D’Agostino.50 NO NO SÍ 102. (1978). cuando se consideraron los niveles de actividad El efecto preventivo del ejercicio físico también recientes o pasados de los sujetos.2 Riesgo relativo de ataque cardíaco. hombres y mujeres que participaban en el Fra.2 1.3 3. González y He­ nel (1999) evaluaron el nivel de actividad de 5.91 SÍ NO SÍ 41. Sin embargo. de 1956 a 1958 y de nuevo ha observado que los pacientes que son sometidos de 1969 a 1973. Esta reducción de la incidencia del ictus en activas tenían una tasa de mortalidad significativa­ las personas activas es especialmente significativa en mente más baja que aquellos que habían abando­ el hombre pero no todos los estudios lo han observa­ nado la actividad física. no mostraban enfer­ ración de la actividad del sistema nervioso para­ medades cardiovasculares.1 1. Los resultados indicaron vioso parasimpático es decisiva en la normalización que. Se registró la tasa de simpático y de la capacidad de esfuerzo.78/ Manual de psicología de la salud TABLA 4. Silbershatz y Kan.000 personas/año de ataque cardíaco NO sí SÍ 201. la presión arterial vuelve a actividad física reciente que a la actividad física niveles similares a los anteriores de iniciar el pro­ pasada. 1997).000 kcal/semana).00 Adaptada de Paffenbarger et al. Este hecho. 2009). ya que se ha de­ explicar los efectos salutíferos de la actividad físi­ © Ediciones Pirámide .5 3. Este hecho mortalidad por todas las causas de muerte después es importante porque la actividad del sistema ner­ del período 1969-1973. reduce la presión arterial en los pacientes hiperten- La investigación también señala que la reducción sos. resultado de la combinación de actividad física (> 2. Knapp y Reimers. do en la mujer (Reimers. unos meses después del abando­ de la mortalidad se encuentra asociada más a la no de esa actividad. Incluyeron en la muestra a los a un programa de ejercicio aeróbico tras sufrir este individuos que en el segundo período de la inves­ accidente vascular muestran una acelerada recupe­ tigación.8 L59 SÍ NO NO 26.34 SÍ SÍ NO 50.03 NO NO NO 35.1 1. se observó que se ha revelado en el caso del accidente cerebro- aquellas personas que siempre se habían mantenido vascular. en conjunto. el contrapeso que pueden ejercer las conductas de mostrado sistemáticamente que el ejercicio físico salud frente a los hábitos de enfermedad. por otra parte. entre 1969 y 1973. también coincide con otros resultados sobre los Entre los mecanismos que se han descrito para factores de riesgo cardiovascular.9 7. consumo de cigarrillos e hipertensión arterial Consumo Historia Número de ataques al corazón Riesgo relativo Actividad física de tabaco de hipertensión por cada 10.70 NO sí NO 65.209 rrera. Pero psicológico.5 2.

mente activos que entre los hombres sedentarios. un estudio prospectivo con 13. Se calcula que la actividad física ción. 252 de ese total de alumnos rogénica. Abramowitz. el ejercicio físico tan sólo puede corregir un nivel de actividad física inferior. No obstante. los no fumadores como en los ex fumadores y fumadores de más de 20 cigarrillos al día. cáncer de recto. con objeto de descubrir el tipo y la conocido las bondades del ejercicio físico sobre intensidad de la actividad física que podría reducir el colesterol ha sido un grupo de monos que par­ el riesgo de padecer cáncer de pulmón. vamente más altos de HDL y más bajos de LDL. 2008). y la mejora de la tolerancia a la glu­ Asimismo. el incremento de las lipopro. Ejercicio físico / 79 ca sobre el sistema cardiovascular se encontrarían: el caso del cáncer de colon. Similares resultados han sido ob­ teínas de alta densidad (HDL). Se ha de su­ en parte lo que una dieta inadecuada distorsiona brayar que esas diferencias aparecían tanto entre gravemente.905 alumnos varo­ Aspen. pulmón es menor entre aquellos hombres física­ denreich.600 kJ/semana (equivalen­ dos no deberían llevar a nadie a pensar que una te a 6-8 horas de actividad física moderada) pre­ alimentación rica en grasas puede compensarse sentaban un riesgo significativamente menor de con una adecuada práctica física. Sesso y Paffenbarger. Barnes y Nolan (1985) compararon músculo-esquelético. © Ediciones Pirámide . otros culación periférica. las diferencias no eran tan 2. etc. 2008). Es vity Guidelines Committee. aunque este dato no es consistente en todos moderada se asocia con una reducción del 30 por los estudios. Swanson. Neilson y Frie. sión arterial. facilitando de este modo la cir­ hombres: unos que padecían cáncer de colon. Petersen. Lynch. y la reduc­ y Vatten (2008). una dieta alta en grasa diseñada para habían fallecido a causa de un cáncer de pulmón. Cáncer significativas. Romundsatad.2. com­ que en el desarrollo de esta enfermedad hubieran parados con los monos sedentarios. el riesgo de muerte por cáncer de cosa (Kemi y Wisloff. Kramsch. elevar el colesterol e inducir arterioesclerosis. Se calcula que la actividad física Algunos datos publicados en la literatura también moderada se asocia con una reducción del 20 por indican que la actividad física puede reducir las 100 de padecer este tipo de cáncer (Physical Acti­ probabilidades de sufrir algunos tipos de cáncer. la mejora de la capacidad de cáncer de recto y otros nada. índice de masa corporal. la mejora del funcionamiento laron que el riesgo de sufrir cáncer de colon se de las células endoteliales que recubren el interior incrementaba en una medida similar a la que decre­ de los vasos sanguíneos. Vena. Graham. 1999). lo que reduce su resistencia la actividad física ocupacional de tres grupos de al flujo sanguíneo. Zielez- la mejora de la capacidad de trabajo del sistema ny. en este último caso. lo que habitualmen­ tenidos por Nilsen. la reducción de la pre­ sical Activity Guidelines Committee. los resultados demostraron que aquellas personas un menor estrechamiento de las arterias y una que a través de la actividad física realizaban un menor incidencia de muerte súbita. cinco años después. quienes más directamente han En concreto. la reducción de los proce­ cía la actividad física ocupacional. con­ físicamente activos mostraban niveles significati­ sumo de cigarrillos.). si bien. Veinti­ los monos alimentados con una dieta arterioescle. de las lipoproteínas de baja densidad 100 del riesgo de padecer este tipo de cáncer (Phy- (LDL) o «colesterol malo». los monos podido tener otros factores de riesgo (edad. no constatándo­ sos inflamatorios que desempeñan un papel esencial se ningún tipo de relación entre dicha actividad y en la aterosclerosis. Los Una vez corregida estadísticamente la incidencia resultados de este estudio demostraron que. Estos resulta­ gasto energético de 12. Kreimendahl y Hood (1981) nes de la Universidad de Harvard que pasaron por demostraron que el ejercicio físico puede tener un esta institución americana a finales de los años efecto positivo sobre el sistema cardiovascular de setenta (Lee. 2011). Gunnell te se conoce como «colesterol bueno». Desafortunada­ padecer cáncer de pulmón que quienes mantenían mente. 2010. Los resultados reve­ bombeo del corazón. se realizó ticiparon en un conocido experimento.

• El ejercicio físico provoca la liberación de sustancias 2. produce un insulina y del precursor de la intolerancia a la glu­ efecto tranquilizante. desde los años setenta. 2007). practicada después de la menopausia y sico es el incremento de la tensión. • La reducción de la actividad muscular en descanso que tasa y la glutation peroxidasa.80 / Manual de psicología de la salud Respecto al cáncer de mama. de padecer este tipo de cáncer. 2002). 2007). En concreto. la moderación en la producción de • El ejercicio físico provoca un incremento en la tempe­ ratura corporal que. cambios • El ejercicio físico regular provoca un incremento en beneficiosos en los procesos de oxidación celular. tividad recreativa. la inactividad física también esta pre­ nuevas neuronas en la edad adulta. los niveles de agua y de lípidos solubles endógenos • El ejercicio físico también puede facilitar la transmisión antioxidantes. que correlaciona con reducciones en la endometrio y un 20 por 100 del cáncer de ovario tensión muscular. e. la actividad adrenal que incrementa también la reserva Si bien en un comienzo se propuso que el ejercicio de hormonas esteroideas que se encuentran disponibles induciría un incremento de la oxidación con el para hacer frente a las situaciones de estrés. de intensidad moderada o vigorosa (Lynch et al. Esa que el ejercicio físico regular tiene un «efecto se­ relación se hace más evidente en el caso de la ac­ dante» y que disminuye la tensión y la ansiedad. 2007). Schultz. Schmitz. se ha mostrado más eficaz que (Physical Activity Guidelines Committee. el efecto inicial del ejercicio fí­ del tiempo. ha mostrado que las posiblemente. ya que el ejercicio físico moderado es. algunos tranquilizantes (Sacks. Entre los mecanismos que se han identificado como mediadores de los efectos del ejercicio físico TABLA 4. muchas personas se sienten más 100 del riesgo de padecer este tipo de cáncer. Brasure. el mejor psicofármaco natural. mina que mejora el estado de ánimo. algunas tarse a las demandas del día a día. por ejemplo. ADN y lípidos. consiguiente daño a las proteínas. serotonina y dopa- tocoferol (Aldred. esto es. Se calcula que la actividad física moderada rridos de 5 a 30 minutos desde la finalización del se asocia con una reducción de entre un 20 y 40 por entrenamiento. • Reduce la carga alostática. se ha calculado que en torno a El bienestar y la reducción de la tensión induci­ un 12 por 100 de los casos de ansiedad y depresión da por el ejercicio físico se pueden explicar (véase Ediciones Pirámide .3 sobre el cáncer cabría señalar: la reducción de los procesos inflamatorios. mujeres físicamente activas tienen un riesgo un 25 Los estudios con voluntarios normales han mos­ por 100 menor de desarrollar un cáncer mamario trado de forma consistente. una revisión de los se explican en cierta medida por el estilo de vida datos epidemiológicos publicados en 73 estudios sedentario (Garret.. su desarrollo y progresión son estimulados biológicos por la elevación de citocinas proinflamatorias (Lin y Karin. sedentarismo tiene un efecto muy negativo sobre la • Estimula la neurogénesis.3. y puede incrementar se produce después del ejercicio físico ayuda a descar­ gar la tensión. enzimas antioxidantes. como el ácido ascórbico y el alfa neuronal a través de noradrenalina. sin embargo. 2004). el desgaste fisioló­ investigaciones más recientes han mostrado que el gico acumulado por el cuerpo en su intento de adap­ entrenamiento físico aumenta. Hub- sobre la relación entre la actividad física y el riesgo ber. la actividad mantenida a lo largo Paradójicamente. 2008). la producción de salud física. cosa (IGF-I) (Barnard. sente como una causa específica del malestar emo­ cional. Esta reducción de más de una reducción del 30 por 100 del cáncer de la ansiedad. como la superóxido dismu. que las mujeres sedentarias o poco activas. 1996). Ansiedad químicas endógenas similares a la morfina y sintetiza­ das en la glándula pituitaria que favorece la sensación Del mismo modo que se ha demostrado que el de bienestar. ya que la iniciación de un Actividad física y salud mental: mecanismos tumor. transcu­ 2011). incluso. esto es. ade­ relajadas (Hale y Raglin. de forma inmediata. pronto ese nivel de tensión se estabiliza y.

Esta se refiere a la creencia liberación de sustancias químicas endógenas simi­ de que las sensaciones asociadas a la ansiedad lares a la morfina que favorecen la sensación de pueden acarrear problemas de salud muy graves bienestar (Plante y Rodin.) se beneficiarán en mayor medida del ejercicio físico. problemas (Herring. 2008). El ejercicio ximadamente. Algunos resultados indican del ejercicio físico sobre el estrés es el estudio de que un entrenamiento entre tres y doce semanas con los efectos sobre sus componentes principales: el sesiones de trabajo no inferiores a media hora son estrés cognitivo o mental y el estrés físico. la dificultad para concentrarse o los pensamientos Los datos que prueban la eficacia profiláctica intrusivos pueden. de forma inmediata. muestran una reducción significativa de su temor ralización de este efecto tranquilizante también a la ansiedad. alguien que Finalmente. A las cinco semanas © Ediciones Pirámide . En un es­ amortigua e. enfermedades cardiovasculares. particularmente en pacientes personas que refieren fundamentalmente una acti­ con trastorno de pánico y trastornos depresivos vación física (sudoración. ra hora de la mañana. Curiosamente. quizá. Kimbell y Basford (1988). rante los días en que estas personas realizaban como son el incremento en la temperatura corporal ejercicio físico calificaban como menos estresantes que. produce un efecto tran­ las situaciones cotidianas de este tipo con las que quilizante. obe­ Otro tema interesante en relación a los efectos sidad o fibromialgia. la reducción de la tensión muscular se encontraban y. mientras que aquellas 2. la facilitación de la transmi­ mero de ellas. 2010). además. unas cuatro horas y después se sue­ aeróbico implica la exposición a síntomas fisioló­ le retornar a los niveles previos de activación den­ gicos similares a los experimentados durante las tro de las 24 horas siguientes a su finalización. ya programas de ejercicio para reducir los síntomas de que la práctica por la noche dificulta la entrada en ansiedad en pacientes con patologías crónicas como el sueño. apro­ nico y otros trastornos de ansiedad. etc. desempeña un papel importante en Nagoshi y Ringenbach. y. A partir suficientes para promover una reducción significa­ de esta categorización se puede afirmar que las tiva de la ansiedad. terapia psicológica (terapia cognitiva de la evaluar las situaciones cotidianas estresantes depresión) o una combinación de la terapia psico­ durante 12 días consecutivos. aquellas personas que sufren ansiedad aquejados de esta sensibilidad a la ansiedad. serotonina El ejercicio físico también puede modular la sen­ y dopamina que mejora el estado de ánimo. y la sibilidad a la ansiedad. quie­ rio de la Depresión de Beck (BDI) se pusieron a nes hicieron completar a 38 hombres y 35 muje­ prueba tres condiciones de tratamiento: ejercicio res unos registros diarios de ejercicio físico y físico. registraban un menor nú­ posterior a la práctica. Storey. La tempo. tras crónica necesitarían practicar ejercicio físico todos realizar un programa breve de ejercicio aeróbico. gastrointestinales. incluso.4. Wipfli. taquicardias. encontrar un mayor alivio y terapéutica del ejercicio en la depresión se han en otras formas de relajación. Por el contrario. cabe subrayar la capacidad de los padezca insomnio deberá hacerlo a media tarde. Por crisis de ansiedad. Depresión cuyo principal problema son las preocupaciones. O’Connor y Dishman. dolor crónico. du­ lógica y el ejercicio físico. Es por esto que los sujetos lo tanto. además. Landers. sión neuronal a través de noradrenalina. lo cual puede ser importante en la sugiere que si alguien se encuentra especialmente prevención de los ataques de pánico (Broman- ansioso durante el día debe hacer ejercicio a prime­ Fulks. Así se desprende del tra­ que presentaban altas puntuaciones en el Inventa­ bajo de Steptoe. por lo tanto. ido acumulando en la literatura a lo largo de los Pero es que. Ejercicio físico / 81 tabla 4. 1990.3) por una serie de procesos biológicos. el ejercicio físico también años y sorprenden por su consistencia. la etiología y mantenimiento del trastorno de pá­ El período de relajación postejercicio dura. los días para beneficiarse de sus efectos. disminuye las experiencias tudio en el que participó una muestra de 49 sujetos estresantes cotidianas. 2009).

En este sentido. contrapro­ versión que puede liberar a la persona. la exposición a los síntomas también han constatado que el ejercicio físico físicos asociados con la ansiedad y el estrés (por regular puede reducir los síntomas depresivos en ejemplo.. en virtud de sultados demostraron. tanto en términos estadísticos los dos meses de seguimiento y. Babyak. el incremento grupo de investigadores llevó a cabo un estudio potencial del reforzamiento social. Hermán y Khatri. además de menos síntomas Doraiswamy et al. antidepresivos. explicada (véase tabla 4. Los resul­ en las personas mayores (Blumenthal. la mejora en el estado de ánimo estaría también Marshall y Dobson. Ford. Koivula y Uutela presentaban síntomas depresivos más severos. una forma de distracción y di­ depresión severa podría ser. no se como clínicos. Hassmen. Craighead et al. Se ha observado.403 personas (1. edad. incluso. Craighead.856 mujeres y 1. es independiente del status de la salud física La relación positiva entre el ejercicio físico y y psicológica preexistente (Brown. con un amigo o con aleatoriamente a 156 pacientes de edad avanzada un miembro de la familia) puede ser tan importan­ a una de las siguientes tres condiciones de trata­ te o más para la salud mental que la cantidad de miento: ejercicio aeróbico. entre sen una depresión leve o moderada (Fremont y aquellos que recibieron la combinación de trata­ Craighead.82/ Manual de psicología de la salud de tratamiento. los pacientes ticipantes en este estudio mejoraron su estado de que recibieron sólo el tratamiento farmacológico depresión.4) por toda una serie de También ha sido objeto de discusión si el ejer­ procesos psicológicos asociados a su práctica y cicio físico sería adecuado en todos los tipos de entre los que cabría destacar: la sensación de con­ depresión. después de 16 semanas de la cual sus puntuaciones de depresión se habían tratamiento. sudoración. los que mostraban menos síntomas de­ Estudios epidemiológicos prospectivos a gran presivos al inicio del tratamiento respondieron escala han confirmado el efecto del ejercicio sobre más rápidamente que aquellos que inicialmente el estado de ánimo. Ball y Salmón (2008) han observado ma de ejercicio aeróbico con la medicación es­ que el contexto social dentro del cual se realiza la tándar para este trastorno. Babyak. Re­ ejercicio físico dos o tres veces por semana expe­ sultados similares han sido obtenidos por este rimentaban menos síntomas de depresión que las mismo equipo de trabajo (Blumenthal. Cabe destacar también que todos los par­ (HAM-D) y del BDI. 1987). además. © Ediciones Pirámide . 1999). los resultados de algunas durante algún tiempo. al menos ducente.. La relación entre el incremento de el período de seguimiento de un año parecía ex­ la actividad física y la reducción de la sintomato. tender y fortalecer sus efectos antidepresivos logía depresiva. asignaron actividad física (por ejemplo. Sin embargo. ira y un sentimiento más fuerte de inte­ más. personas sedentarias. al margen de que inicialmente mostra­ mostraron una mejoría inicial más rápida y. 2007). los sujetos de los tres grupos habían combinación de ambos procedimientos. 2005). ya que algunos autores a principios de trol sobre el propio cuerpo. Sin embargo. Los re­ experimentado una sensible mejoría. conforme a los resultados de la observaron diferencias significativas entre los tres escala Hamilton Rating Scale fo r Depression grupos. Babyak. al menos en mujeres de mediana (Hoffman. tados mostraron que las personas que practicaban Moore. fatiga e hiperventilación) sin personas con diagnóstico de depresión mayor. o una actividad física que realiza. que los tres grupos de sujetos mejo­ reducido a la mitad. Burton. de emociones y pensamien­ investigaciones no han confirmado este punto y tos desagradables. en el que compararon la efectividad de un progra­ Teychenne. Un la experiencia de estrés emocional. Los (2000) aplicaron un amplio abanico de cuestionarios autores del estudio llegaron a concluir que un a 3. Para ello.547 hombres) programa de ejercicio físico podría considerarse en Finlandia dentro de una encuesta más amplia como un tratamiento alternativo de la depresión sobre factores de riesgo cardiovascular. 2011). que la práctica del ejercicio físico durante gración social. un estado de concien­ los ochenta consideraban que en el caso de la cia más relajado. ade­ de estrés. mientos. Dicha mejoría se mantenía a raron por igual.

5 A y B). sarrollar cualquier carga de trabajo físico (véanse • El ejercicio físico es también una forma de meditación tablas 4. capacidad y autosuficiencia. • El ejercicio físico es una forma de distracción y diversión que puede liberar a la persona. A c t iv id a d la b o r a l lig e r a Blake.4 muchas personas saben por su propia experiencia que sus esfuerzos físicos no se corresponden ni remota­ Actividad física y salud mental: mente con los resultados deseados sobre la báscula. Malik y Thomas. McDougall-Wilson y Ne. Control del peso Albañilería 28 34 40 45 Pintar paredes 29 35 40 46 Otro aspecto sobre el cual el ejercicio físico pro­ A c t iv id a d la b o r a l p e s a d a porciona importantes beneficios es el control del peso. y Arrastrar troncos 158 189 220 252 © Ediciones Pirámide . de emociones y pensamientos desagradables. 2008. y esto hace que • El ejercicio físico puede funcionar como una forma de biofeedback que enseña al sujeto a regular su propio el ejercicio per se no sea suficiente para perder peso. Ball y Salmón. Bowman. Nuestro cuerpo está dotado de un que proporciona un estado de conciencia más relajado. Ejercicio físico / 83 T A B L A 4 . Estar de pie 12 14 16 19 L o c o m o c ió n En resumen. el repetido emparejamiento A C T IV ID A D 50 kg 60 kg 70 kg 80 kg de los síntomas en ausencia de dicha alteración puede mejorar el funcionamiento psíquico de la persona. Teychenne. disminuyendo la tensión causada por los Vestirse o lavarse 26 32 37 42 acontecimientos vitales estresantes. incluso. 1987. Que sus Andar a 6 km/h 52 62 72 81 efectos son visibles cuando se realiza de modo re­ A c t iv id a d e s d o m é s t ic a s gular y con una carga de trabajo moderada. inde­ Hacer las camas 32 39 46 52 pendientemente del tipo de ejercicio que se elija. Ossip- Escribir en el ordenador 19 23 27 31 Klein. estado autonómico. motor ecológico de bajo consumo. 1980) asociados con la ansiedad y el estrés (por ejemplo. Actividad ligera de pie 25 30 34 39 imeyer. Quitar el polvo 22 27 31 35 Que las personas mayores también pueden benefi­ Limpiar ventanas 35 42 48 54 ciarse de este tipo de actividad y que su práctica Preparar la comida 32 39 46 52 A c t iv id a d e s s e d e n t a r ia s durante el tiempo de ocio parece especialmente útil Estar sentado escribiendo 15 18 21 24 para el control del estado de ánimo (Doyne. Osbom. A c t iv id a d e s b á s ic a s • La práctica del ejercicio físico suele ser una ocasión Dormir 10 12 14 16 de reforzamiento social que también mejora el estado Estar sentado (leyendo o 10 12 14 16 psíquico. mecanismos psicológicos Un primer aspecto que puede sorprendernos de • La mejora en la salud que se consigue a través de la la relación entre ejercicio y peso es el bajo consumo actividad física proporciona a las personas una sensa­ de calorías que necesita el cuerpo humano para de­ ción de control. sudoración. cuando estos son severos. al menos durante algún TABLA 4. esa relación entre ejercicio y peso cor­ Extracción de carbón 79 95 111 127 poral no es tan sencilla como a veces se supone. Remover tierra 56 67 78 88 Sin embargo. 2009). Mo. los datos parecen indicar que el Andar cuesta abajo 56 67 78 88 ejercicio físico puede ser una herramienta útil para Andar cuesta arriba 146 175 202 229 el tratamiento y la prevención de los estados depre­ Andar a 3 km/h 29 35 40 46 sivos. Reparación de automóviles 35 42 48 54 Carpintería 32 38 44 51 2. viendo televisión) • El ejercicio físico también puede actuar como un amor­ Estar sentado (charlando) 15 18 21 24 tiguador. fatiga e hiperventilación) sin la experien­ PESO C O R PO R A L cia de estrés emocional.5A tiempo. Coste en calorías por cada 10 minutos • Dado que el ejercicio físico provoca síntomas físicos de actividad física (Brownell.5.

Gormarker y Stam. sedentarismo puede provocar un incremento de peso (Ching.000.5B T A B L A 4 . Why- © Ediciones Pirámide . según los No obstante. Rutherford. Los resultados han mostrado.000 pasos totales al día. el organismo hipercalóricos como una forma de calmar los ner­ tiende a recuperar el peso. Estos resultados concuerdan con la reco­ Tenis 56 67 80 92 mendación ampliamente aceptada y extendida de caminar Remo (6 km/h) 90 109 128 146 una hora al día. Sidney. Los datos indican que la vios a corto plazo (Blundell. apetito. Willet.000. en esa hora se alcan­ zarían cerca de los 8. existen diversas razones que expli­ autores de este estudio. El resto de la población necesitaría en torno a Natación (braza) 32 38 45 52 unos 12.5-9 km. resulta fundamental para prevenir su del peso después de perderlo a través de una dieta ganancia (Gordon-Larsen. y los hombres mayores de 50 unas Golf 33 40 48 55 11. Croteau et Bailar moderadamente 35 42 48 55 al. En te'rminos de distancia esto supone recorrer en torno a Natación (crawl) 40 48 56 63 unos 8. Ainsworth. Como ya se ha comentado. hipocalórica (Physical Activity Guidelines Com­ Lewis.000 pasos para mantener el peso de actividad física (Brownell. Colditz. 2009) (véase tabla 4. Jacobs y Popkin. participación en una actividad física moderada du­ pfer.. Hou. El Physical Activity Guidelines Committee importante diferencia en la cantidad de ejercicio (2008) ha subrayado que la participación regular físico que se ha de realizar para mantenerse en el en una actividad física moderada durante unos 150 peso natural y tras haber realizado una dieta. 1980) Un estudio en el que participaron 3. minutos a la semana se asocia estrechamente con La práctica regular de ejercicio físico modera el la estabilidad del peso. Stubbs. 2008). para el control del peso. 2008). que las personas que andan una media de 12. llevar a muchas personas a una ingesta de alimentos calórica. las que están entre 40 y 50 años Esquí de fondo 98 117 138 158 necesitarían 10. están exentas del problema del sobrepeso.6 Coste en calorías por cada 10 minutos 12.6). Chan. al menos tres veces Correr en bicicleta a 9 km/h 42 50 58 67 por semana. La contabilización de los pasos se realizó con Baloncesto 58 70 82 93 un podómetro. también llama Voleibol 43 52 65 75 la atención que si para la mejora de la salud cardiovas­ cular es necesario realizar el ejercicio dentro con una intensidad moderada.127 personas de PESO CO RPO RAL cinco países distintos con un rango de edad entre 18 y A C T IV ID A D 50 kg 60 kg 70 kg 80 kg 94 años ha permitido determinar el número de pasos necesarios para mantenerse en un peso normal (Tudor- A c t iv id a d e s d e p o r t iv a s Locke.84 / Manual de psicología de la salud TABLA 4.000. Rimm. porque el probable. mittee. En primer lugar. los datos indican rante unos 350 minutos a la semana se asocia es­ que si bien el ejercicio per se no es suficiente para trechamente con la prevención de la recuperación perder peso. Las mujeres de más de 60 años no nece­ sitan más que 8. Sternfeld. Hughes. En segundo lugar. con gran Correr a 9 km/h 90 108 125 142 precisión. el número de pasos varía en función de la Esquí alpino 80 96 112 128 edad y el sexo. 1996). Además. Basett. ya que si se realiza con un ritmo mode­ Squash 75 90 104 117 rado de unos 100 pasos por minuto. Como se puede observar. hay una Así. Equitación 56 67 78 90 No obstante.000 pasos diarios para mantener su peso. incluyendo los que caminan Correr a 11 km/h 118 141 164 187 dentro de sus casas o en el trabajo. cada paso cuenta y llegando a can la necesidad de la actividad física en relación las cifras antes descritas el control del peso es más que con el control del peso.000 pasos. y sirve también para controlar los estados La tercera razón tiene que ver con el manteni­ emocionales de ansiedad y depresión que pueden miento del peso después de realizar una dieta hipo.

Robertson y Saunders. 2007).6. 2000). ción White. como caminar dos nes más altas en las pruebas de evaluación cogni- © Ediciones Pirámide . Otros beneficios riesgo de muerte que sus compañeros activos físi­ El mantenimiento de la salud ósea es un elemen­ camente. mejora de la calidad de las mismas y por­ contenido mineral del hueso. problemas. Sabatschus. lentamiento adecuado. En esta línea se encuentran los resulta­ 2013). tras el período de ca­ ya que es ella la principal afectada por la osteopo. horas y media a la semana. Jantzen Asimismo. además de otros bene­ trado como un elemento fundamental en la preven­ ficios sobre la salud cardiovascular. En particular. variable muy importante para el control del peso Hu y Van Dam. sometidos a este programa de ejercicio físico me­ lines Committee. Además. los betes tipo II. Matthew. tres días a la semana. 2008). la actividad física (Zittermann. entre otras variables. Annesi y Unruh. El ejercicio físico moderado se ha mos­ mostraron claramente que. (Busto. Strom y Parece bastante obvio pensar que la sexualidad Ljunghall (1998). ya que el calcio que se relacionaba muy estrechamente con el grado de consume en la dieta se fija en los huesos gracias a mejora observado en su salud física. prolongó por un período de nueve meses durante Sin embargo. Además. Mutrie. los estudios también consta­ que la fragilidad de los huesos suele traducirse en tan que aunque el ejercicio físico no constituye fracturas y otros problemas que condicionan la exclusivamente un tratamiento de elección es un movilidad y la autonomía personal. A lo largo de ción de la masa ósea adquiere especial importancia. Los resultados de fractura. es en la mujer donde la conserva­ una hora al día. como se ha señalado. Amigo. quienes compararon la actividad de las personas mejore en paralelo con una mejora física durante las actividades laborales y de ocio y de su estado físico. que. 2014). 2008). 2003. mientras que las mu­ centaje de orgasmos satisfactorios. se trataba de que cada per­ rosis. Ejercicio físico / 85 brow y King. de manifiesto que la actividad física en personas El ejercicio físico también constituye un elemen­ mayores se asocia muy estrechamente al manteni­ to preventivo de primer orden en el caso de la dia­ miento de la función cognitiva. En el caso de la diabetes insulino-dependiente (tipo I) se ha observado que tanto los niños como los adolescentes sedentarios muestran un mayor 2. tienen un riesgo relati­ el ejercicio también suele mejorar la cantidad y vo significativamente menor de padecer esta enfer­ calidad del sueño. un trastorno caracterizado por la reducción sona se ejercitase en torno a un 70 por 100 de su de la densidad del hueso provocado por la pérdida capacidad de trabajo. McWhirter y Mattison (1990) Los resultados mostraron una fuerte asociación sometieron a 78 hombres sanos de mediana edad a entre altos niveles de actividad durante la vida y un programa de ejercicio físico aeróbico que se altos niveles de masa ósea entre los hombres. La actividad elemento importante en el programa de tratamien­ física a lo largo de la vida parece ser un elemento to de la diabetes insulino-dependiente (Macmillan. las sesiones de entrenamiento. Case. Mallmin. Peña y Fernández. ya tan clara. el gra­ jeres del grupo control sedentario experimentan un do de mejora en su funcionamiento sexual se decremento del mismo. Lokken. empiezan a aparecer datos que ponen et al. Para conocer más de esta rela­ su relación. es una medad que las personas sedentarias (Jeon. los sujetos ción de esta enfermedad (Physical Activity Guide.. Los datos indican que las personas hombres mayores de 60 años que realizan ejercicio que participan de un modo regular en una actividad ligero (nunca intenso) a diario obtienen puntuacio­ de una intensidad moderada. Michaelsson. En este sentido se ha joraron significativamente su sexualidad en términos observado que las mujeres que se someten a un de frecuencia de relaciones con sus parejas habi­ programa de ejercicio físico tienden a preservar el tuales. En general. con la masa ósea. crítico para conservar la masa ósea y evitar dichos Kirk. aunque en las chicas esta tendencia no es to decisivo en la calidad de vida de las personas. Un grupo más reducido de 17 de calcio y que conlleva un incremento en el riesgo sujetos sirvió como grupo control. dos de Brahm.

1994). A ello habría que añadir la aparición de un fenó­ y mejoraron la función física de los pacientes de un meno denominado euforia del corredor. esta adicción fue calificada como incompleto esbozo de los beneficios del ejercicio positiva por algunos investigadores en la medida físico moderado sobre la salud. especialmente de aquellas personas que TEG en el SFC y el papel del ejercicio físico en la deberían reducir o abandonar la práctica deportiva por recuperación de este síndrome. abandonar la práctica deportiva (Blasco. para finalizar con este breve e Inicialmente. disminución del estrés percibido. Además. RIESGOS DEL EJERCICIO FÍSICO y Berggren. inicialmente. que se suele modo significativamente mayor que la TEA. Sin embargo. la uso excesivo del sistema músculo-esquelético. además de interferencias signos de cansancio con objeto de planificar el importantes en el ámbito de las responsabilidades descanso. nencia. A través de este y otros resultados. aun cuando que el ejercicio físico es uno de los instrumentos esto ha sido aconsejado explícitamente por el pro­ más útiles para el tratamiento del SFC. En términos biológicos un 8 por 100 del grupo tratado con terapia de es­ se ha postulado que esto es debido a la acción de los timulación adaptativa más tratamiento médico y un opiáceos endógenos. Yu. al igual que ocu­ se alivia con el descanso y no puede atribuirse a rre con otras adicciones. su efecto sobre el que se suponía que todo lo que se derivara de dicha síndrome de fatiga crónica (SFC). con la que se pretende que la persona ajus­ amplio elenco de reacciones psicológicas que in­ te su nivel de actividad a la cantidad de energía de cluían ansiedad. que algunos corredores de fondo mostraban para 2012). © Ediciones Pirámide . Los resultados la carga de trabajo para obtener las mismas sensacio­ mostraron que la TCC y la TEG redujeron la fatiga nes. son debidas al vidad de la terapia cognitivo-conductual (TCC). el abandono del ejercicio otras enfermedades. Este síndrome práctica sería bueno para la persona. aparece una reacción de toleran­ terapia es desarrollar su fuerza y mejorar sus niveles cia de tal manera que la persona necesita incrementar de energía a través del ejercicio físico. White. El objetivo de esta embargo. etc. permite comprender mejor la adicción al ejer­ hoy se ha confirmado la efectividad de la TCC y cicio físico. tratamiento médico solo o con otros tratamientos. pio médico. En algunos dades. la relajación y la cancelación de activi­ sociales. se caracteriza por una fatiga incapacitante que no pronto se puso de manifiesto que. los quilidad o irritabilidad. razones médicas (Sanz. por ejemplo. No obstante. muchas lesiones asociadas a Goldsmith y Johnson (2011) compararon la efecti­ la práctica del jogging. la práctica continuada de la actividad La TEG parte del supuesto de que las personas con física (particularmente la de fondo) provoca efectos fatiga crónica sufren un debilitamiento y descondi­ psicológicos agradables. terapia de ejercicio gradual (TEG) y la TEA con el Para explicar este fenómeno se ha sugerido que. Rennemark 3. Este conjunto de sensaciones. El tratamiento propuesto ini­ físico provocaba en algunas personas una especie cialmente fue la terapia de estimulación adaptativa de síndrome de abstinencia caracterizado por un (TEA). 2008). intran­ la que dispone y detectar. Boyle. cierto sentimiento de culpa. Cabe destacar. Sin físico les resulte intolerable. en comparación con ras del tiempo y del espacio. de forma temprana. 1992). más tarde. Un 22 describir como una sensación de euforia en virtud de por 100 de los pacientes tratados con ambas terapias la cual el corredor siente que ha traspasado las barre­ alcanzaron la recuperación total. Shah y Bennett. Blasco y Cruz. tales como cierta sensación cionamiento muscular que hace que el ejercicio de bienestar. 7 por 100 de aquellos tratados únicamente con tra­ junto con la necesidad de evitar el síndrome de absti­ tamiento médico. Se ha constatado también que la cantidad total de actividad doméstica en los an­ La adicción al ejercicio fue un fenómeno que cianos se relaciona significativamente con la reduc­ comenzó a observarse durante la década de los ción del riesgo de desarrollar la enfermedad de setenta cuando se evidenció la enorme resistencia Alzheimer (Buchman.86 / Manual de psicología de la salud tiva y en el mini mental test (Lindwall. personales y profesionales. los resultados de la investiga­ casos se ha constatado la incapacidad de la persona ción actual sobre el tema han puesto de manifiesto para abandonar la práctica deportiva.

que el ejer­ sufrido un infarto de miocardio reciente. como los aparatos (a veces muy costosos y habitualmente vendidos a través de la estudio encontraron que la mayor parte de estas televisión) no sirven. aquellos que tenían una irregular e intensivo proporciona escasos dividen­ historia de ejercicio físico menor de una vez por dos e implica un elevado riesgo. Avril. muy comúnmente aceptada. Por si ello fuera poco. Parece. Coger et al. y entre los deportistas de competición. particularmente allí donde es más incremento de riesgo mortal durante la práctica de­ abundante. Por una parte. de grasa. sino que. en absoluto. tuada aún entre aquellas personas que sufren algu­ Sherwod. Ejercicio físico / 87 En cuanto a la prevalencia. para conseguir los re­ muertes eran debidas a la presencia previa de arte. tanto los ejercicios supues­ servó que la probabilidad de fallecimiento era siete tamente diseñados para perder grasa (sobre todo en la veces mayor durante el jogging. Comparando el número de casos de muerte que se somete a dieta. tipos de ejercicios y aparatos que permiten eliminar o. sin embargo. por lo tanto. sultados que prometen. cuando menos. Baste recordar el estudio sobre los brazos a otras actividades físicas menos exigentes. se ob­ de los tenistas. Madure. algún tipo de ejercicio físico nas riesgos. estómago y cintura). que el 4. que la prácti­ manentes. como es popularmente conocido. la sufrir un fallo cardíaco durante la realización de muerte cardíaca súbita durante la práctica deportiva © Ediciones Pirámide . pero esto último súbita que se producían durante la práctica intensa no es debido a los efectos de un programa específico de y vigorosa de ejercicio físico (jogging) con relación ejercicio físico.7 que hasta un 42 por 100 de las personas que acuden Ejercicio físico y eliminación de la grasa regularmente al gimnasio presenta esta adicción en en zonas específicas del cuerpo mayor o menor grado. Finalmente. la edad de los corredores no cuando se pierde peso a través de una dieta hipocalórica. En un estudio tal como era de prever. ya que se reduce tanto la masa muscular como la cantidad incrementó la frecuencia de las lesiones. Hace ya algunos años. Esta tendencia a rias. en algunos riosclerosis (Thompson. suele notar un incremento de la masa muscular y una pérdida de grasa. no observaron diferencias en la cantidad de grasa. Mittleman. 2008). además. por lo tanto. 1994). sobre una muestra de 1. cabría subrayar que una de las creencias Asimismo se ha observado que este comportamien­ más comunes sobre el ejercicio físico apuntalada sistemá­ to se relaciona estrechamente con los trastornos ticamente por la publicidad. do. casos pueden llevar a ciertas lesiones musculares.200 personas que habían 2009). según la cual existen ciertos alimentarios y episodios bulímicos (Lejoyeux. Si una persona hace ejercicio físico al tiempo portiva. Tofler. incrementándose el riesgo de lesión con ca de determinados ejercicios físicos puede acabar con la el incremento de la práctica. Las investigadores midieron la cantidad de grasa y músculo lesiones músculo-esqueléticas son muy frecuentes en los brazos de los jugadores de tenis. un grupo de morbi-mortalidad asociada al ejercicio físico. Carleton y Stuner. No se debe olvidar. No ocurre así que se podía pensar. entre vado que entre el 35 y el 65 por 100 de los corre­ ambos brazos. observaron que el brazo utilizado retrospectivo (Pate y Macera. dentro de la hora moderada proporciona enormes beneficios sin ape­ anterior al infarto. es falsa. de lo cual parece desprenderse lo erróneo dores habituales sufren lesiones más o menos per­ de la creencia. La arteriesclerosis es la principal causa de muerte asociada al ejercicio físico en mayores de 35 años (Móhlenkamp. Funk. Contrariamente a lo grasa en un punto concreto del cuerpo. 1982). se ha obser­ en el juego tenía más músculo que el otro. y esa reducción de grasa es mayor en unos lu­ Con ser esto relevante. Pero. que el ejercicio vigoroso. Estas suelen ejercitarse más de tres veces por semana en sesiones de dos horas. Por todo ello. Schmermund. Embouazza y Nivoli. Los autores de este cadera. reducir la acumulación de grasa en deter­ minadas partes del cuerpo que no resultan estéticamente Otro riesgo lo constituye el incremento de la deseables.4 cicio regular que se practica con una intensidad por 100 de ellos habían realizado. Goldberg y Muller (1993) han demostra­ na afectación cardíaca o ateroesclerosis (Link. algún tipo de ejercicio vigoroso parece más acen­ En una línea similar. algunos datos indican T A B L A 4. 2006). semana tenían un 40 por 100 más de probabilidades Pero no sólo el ejercicio vigoroso y de competi­ de sufrir un infarto que aquellos que se ejercitaban ción puede ser peligroso para las personas sedenta­ cinco o más veces por semana. resulta más llamativo el gares que en otros. Richoux.

uniéndose a otros niños que tampoco alcanzan las la muerte súbita está asociada comúnmente a enfer­ metas de sus compañeros deportistas. como son. se ha de recurrir a las amplias recomendaciones que y que se le va a reconocer un gran mérito por ello. Si. por lo cual se hace otros. Además. Entre los deportistas más de competición. LA ENSEÑANZA DE LA EDUCACIÓN cierta antipatía por la actividad deportiva y no sien­ FÍSICA ta interés por seguir practicándola. en la actualidad se manejan para ayudar a guiar y es posible que afronte el deporte con ánimo para manejar la participación en el deporte de competición seguir corriendo. En consecuencia. pesar de mejorar. Anualmente se poder alcanzar los altos requisitos propios de ese contabilizan entre 1 y 5 casos de muerte súbita por tipo de deporte. incluso a los mismos especialistas. 1998). La insistencia en la actividad física cada millón de atletas. esa marca. han puesto a prueba diversas técnicas de cambio de Ediciones Pirámide . miento personal en una u otra actividad al margen hasta que se desarrollen pruebas más específicas y de cuál haya sido el rendimiento de los demás. la Es por ello que. de forma que su esfuerzo no se ve reconocido.88 / Manual de psicología de la salud es un problema poco común pero trágico que también La reducción de la educación física al deporte afecta a deportistas profesionales. ayuda a que mu­ accidentes tienen su origen en alteraciones cardio­ chos niños se aparten de todo tipo de actividad fí­ vasculares hereditarias. unida a la falta de habilidades jóvenes (menores de 35 años) la mayoría de esos deportivas o su mal aprendizaje. medades cardíacas arterioscleróticas. El mecanismo más común es una mente alejados de la práctica regular de la actividad arritmia fatal que lleva a la muerte de la persona y física. por el contrario. La muerte súbita de competición —aun siendo éste necesario por la se refiere a los síntomas cardíacos que suelen apare­ función social que cumple— suele crear una am­ cer dentro de la primera hora de participación en una plísima bolsa de niños que se sienten emocional­ práctica deportiva. las sica y se acerquen a otras actividades sedentarias alteraciones de las arterias coronarias. tal y como en la actualidad se sigue en­ tividad física moderada en la población general. por ejemplo. simpatizando y entre los atletas de mayor edad (mayores de 35 años). Ahora bien. Si un niño ve que puede mejorar significa­ que pueden conducir a un atleta a la muerte súbita. tivamente su marca en una carrera de 1. es posible que el chico adquiera 4. también en función de su progresión individual y entre lo que es una adaptación fisiológica del corazón obtener reconocimiento cuando mejoran su rendi­ o un proceso patológico del mismo. sería muy importante que los niños cas se complica por las modificaciones que sufre el no fuesen valorados exclusivamente en función de corazón de los atletas al adaptarse a la gran cantidad su posición en la clase o por su marca respecto a de trabajo físico que realizan. sigue considerándose fundamen­ terman y Myerburg. Por todo lo referido. los niños deberían ser valorados difícil distinguir.500 metros. justamente por la frustración que produce no que afecta a individuos vulnerables. DE LA ACTIVIDAD FÍSICA es importante subrayar que la educación física no debe referirse exclusivamente al deporte de com­ Con objeto de incorporar la práctica de una ac­ petición. ESTRATEGIAS PARA LA PROMOCIÓN valiosas de la educación para la salud. con vistas a mantener la moti­ identificación de los atletas con alto riesgo de pre­ vación en los programas de actividad física dentro sentar una muerte súbita a través de pruebas cardía­ de la escuela. talmente mala por su comparación con la de los otros compañeros. Frente a esto. de las que no salen derrotados. Sin embargo. tal fáciles de aplicar de forma rutinaria en el mundo del y como desde la Teoría de Orientación de Metas deporte y que permitan discriminar con una mayor recogen Duda (1992) y García-Mas y Gimeno fiabilidad y sensibilidad las alteraciones fisiológicas (2008). se puede afirmar que la educación física es una de las herramientas más 5. a de los atletas con alteraciones cardiovasculares (Fut. se tendiendo en muchos centros escolares.

impacto sobre la conducta (Finlay y Faulkner. en el caso particular de la se han utilizado para facilitar información sobre mujer. proporcionar feedback de la efectos en calorías o en la frecuencia cardíaca. así menos una de cuatro técnicas de autocontrol: pro­ como dotar de la instrumentación necesaria para porcionar información. ver la actividad física. Las campañas en los medios de comunicación Así se ha demostrado que. Ramsey y Brownson. 2009).. © Ediciones Pirámide . Las personas pueden recordar también se han mostrado efectivos los llamados buddy esos mensajes pero. McAteer y Gupta. Ejercicio físico / 89 conducta. además. los resultados muestran Dixon. En este sentido. para el cambio de conducta. adecuado en este campo. La evidencia muestra. 2010). sus de actividad física. que se puede incre­ Thompson. es más probable que practique alguna forma cómo se debe hacer ejercicio físico y sus beneficios de ejercicio si éste se conforma como una actividad sobre la salud. orden para fomentar la práctica del ejercicio físico. Stolley. Esto no quiere decir que dichas campañas La automonitorización a través de un podómetro sean innecesarias. hace de estos aparatos un recurso potencialmente Whittintong. por sí mismos. apenas tienen systems o la formación de grupos para caminar (Kahn. si esto influye o no sobre la actividad física fuera El apoyo social es un elemento motivador de primer de la escuela (Kahn et al. Sharp y Fitzgibbon. Siendo esto una condición necesaria de la que se desprende algún beneficio social (Molloy. 2002). sino que hay que acompañarlas puede ser una técnica simple que sirve para promo­ de otras estrategias. Las investigaciones que se Las nuevas tecnologías. pero algunos estudios han mos­ hacerse tal y como se apuntó en el apartado anterior. Esto ejecución y revisar dichas metas (Michie. Abraham. particularmente a través han mostrado más eficaces en este campo son aque­ de internet y los smartphones. trado su potencial efectividad (Gerberg. La mayoría de las investigaciones han mentar el tiempo dedicado a la práctica del ejerci­ combinado distintas técnicas y en la actualidad cio físico sin que por ello se resienta el rendimien­ varias revisiones y metaanálisis han puesto de ma­ to académico. La investigación está en La promoción del ejercicio en la escuela debe una etapa inicial. 2009). Hamer y Seniehotta. 2002). pueden servir para llas que combinan la automonitorización con al facilitar información sobre el ejercicio físico. que no es suficiente. establecer metas graduales monitorizar algunos tipos de actividad física. 2005). Ahora bien. lo que está a debate es nifiesto su utilidad.

.

por ejemplo. Arriesgado Masculino 41-60 gramos/día Ya dentro de nuestra historia más reciente. China. el uso En la tabla 5. INTRODUCCIÓN torno a un 20 por 100 de la población adulta con­ sume alcohol de forma excesiva y perjudicial. distribución y consumo. el 51. ocasionalmente.1 se presenta una clasificación del de bebidas alcohólicas ha estado presente en todas riesgo de consumo de alcohol en función de la las culturas. alentó la creación de destilerías para favorecer el comercio.41 por 100. A lo largo de la historia de la humanidad. En se interrumpe su consumo habitual (desasosiego. en Espa­ ña. el 13. Las bebidas Tipo de consumo Género Cantidad destiladas. Nota: Una botella de vino de producción. incluso. al igual que en Egipto. en las culturas de conducción. Ingla­ Clasificación del riesgo en el consumo de alcohol terra. Debe tenerse en cuenta que incluso el consu­ el vino y la cerveza). Alcohol 1.75 tolerancia. Así. sí puede provocar dependencia con la por 100 beben a diario y resto. reservándose el vino para las clases altas. cubiertas en la antigua China y refinadas.1 común de consumo de alcohol. Hasta el siglo xvm las bebidas fermentadas eran la forma más TABLA 5. en las sociedades industrializadas la mayor Una botella de cerveza contiene unos 20 g de alcohol. al menos. El alcohol puede resultar adictivo y. en el siglo vm por los árabes. En la antigua Babilonia fue común el cantidad ingerida. un acon­ Femenino 21-40 gramos/día tecimiento muy destacado respecto al comercio del alcohol fue el de su prohibición en Estados Unidos Perjudicial Masculino >60 gramos/día entre 1919 y 1934 que en absoluto sirvió para erra­ Femenino >40 gramos/día dicarlo. la India e. © Ediciones Pirámide . a partir de este siglo. mo seguro habría que limitarlo aún más en el caso Roma. consiguiente sintomatología característica cuando consumen alcohol uno o más días a la semana. Las bebidas destiladas fueron des­ dicamentos. parte de la población utiliza bebidas alcohólicas. sino tan sólo para crear redes clandestinas Adaptada de Echeburúa (2001). según la Encuesta Nacional de Salud de 2012. embarazo o consumo de otros me­ precolombinas. válida para una persona adulta y consumo de bebidas fermentadas (particularmente sana.84 por 100. se hicieron muy populares entre las Seguro Masculino 0-40 gramos/día clases sociales más desfavorecidas y entre los tra­ Femenino 0-20 gramos/día bajadores. aunque no el porcentaje de personas mayores de quince años es una sustancia con un alto potencial para provocar que no beben nunca era del 34. sin embargo. posterior­ mente. con una mayor capacidad para provocar embriaguez. Grecia. tualidad. En la ac­ de 750 mi tiene un contenido medio de alcohol de unos 98 g.

Los datos mostraron una un modo muy negativo. 1993). 2010). en general. semánticamente y de Physicians’Health Study. Gaziano. su po­ Berger. (2000) estudiaron rece que la explicación más probable se encontraría la relación del consumo ligero y moderado de al­ en la elevación de las lipoproteínas de alta densidad cohol. ca (CI).299 tópicos culturales diversos que. Ajani. los bebe­ en grasas de cara a la prevención de las enferme­ dores ligeros o moderados (aquellos que consumían dades del corazón (Peele. Otros resultados también indican que el efecto cardioprotector del alcohol 2. No es de extrañar entonces sa entre los hombres. (1999) también mos­ tencialidad para inhibir la acción de la helicobacter traron el efecto protector del consumo moderado pylori en la úlcera de estómago o su papel benefi­ del alcohol sobre el accidente cerebrovascular. a pesar de ello. Kase et al. a su vez. este proceso no han sido totalmente aclarados. cioso en la prevención del Alzheimer) existe una diferenciando en este caso accidente cerebrovascu­ gran prudencia por parte de los investigadores para lar isquémico y accidente cerebrovascular hemo- traducir esos resultados en nuevas recomendaciones rrágico. se construyan estudio prospectivo en el que participaron 89. Las directrices dietéticas actuales de las al día) no suponía una reducción suplementaria de agencias nacionales u organizaciones profesionales dicho riesgo. que el decremento de la dentro de la dieta. ante el poder adictivo del alcohol.92 / Manual de psicología de la salud irritabilidad y agitación). de tal forma que es el consumo moderado y regular a lo largo de la A pesar de que continuamente se van aportando semana el que tiene este efecto mientras que el nuevos datos que demuestran los efectos salutíferos atracón alcohólico del fin de semana incrementa el del consumo moderado de alcohol (capacidad para riesgo isquémico (Ruidavets. sin que este tipo de consumo afectase a la mortalidad por cáncer. en particular.071 médicos varones que sobre los hábitos de salud pública. de la cardiopatía isquémi­ (American Heart Association Nutrition Committee. moderado de alcohol y la mortalidad total y. por lo tanto. tató que un consumo superior al descrito (una copa 1996). HDL.2 años. una asociación inversa entre el con­ moderado de alcohol puede tener muchos efectos sumo moderado de alcohol y enfermedades cardio­ saludables. Por el contrario.. formaban parte del de sus peligros y lo asocian. el efecto cardiosaludable del alcohol (Burros. pa­ Gaziano. Ducimetiére. Siguieron a 22. con sustancias realmente relación en forma de U entre el consumo ligero y perjudiciales como el tabaco u otro tipo de drogas. desde una institución pública ame­ el consumo de alcohol. como veremos a continuación. a la re­ paso de la aceptación a la recomendación modera­ ducción de las enfermedades cardiovasculares en da de su uso no se ha dado en el entorno médico general y. con la mortalidad atribuible a cualquier cau­ (HDL) asociada al consumo moderado de alcohol © Ediciones Pirámide . Glynn et al. el consumo ticularmente. sus efectos sobre la presión arterial. también se cons­ ricana. Aunque los mecanismos que dan cuenta de 2006). pero se ha de subrayar que el mortalidad es debido. par­ cuando. Para ello llevaron a cabo un que. La disonancia participaron en el Physicians’Health Study duran­ es tan grande que se ha llegado a constatar que el te 12. hablan médicos varones que. ficioso como el que se obtiene con una dieta baja Comparados con aquellos que no bebían. Evans regular el colesterol a través del incremento de la et al. Al final de este período se habían consumo ligero de alcohol puede resultar tan bene­ confirmado 679 casos de accidente cerebrovascular. fundamentalmente. de nutricionistas aceptan el consumo del alcohol Parece. las entre una copa a la semana y una copa al día) mos­ recomendaciones de las instituciones públicas en traron una reducción significativa del riesgo de favor de un consumo moderado de alcohol en la desarrollar accidente cerebrovascular isquémico. LOS BENEFICIOS DEL ALCOHOL depende de su patrón de consumo. no se observó ninguna asociación En 1996 es cuando se reconoce por primera vez entre el accidente cerebrovascular hemorrágico y y abiertamente. vasculares. dieta se han obviado sistemáticamente. Asimismo.

Bode y Salen et al. Iervolino y que el consumo moderado de alcohol se asocia. fección bacteriana. Para ello trabajaron con una muestra de 303 blemas para la salud (véase tabla 5. Si se continúa con la bebida. Lupoli. 2010). Fedeli y Gasbarrini (1998) trataron de verificar si A modo de contrapunto con los beneficios del el consumo adecuado de alcohol podría servir de alcohol. Franchini. 2009). posiblemente. Boeing. tos (Brenner. Stefanick. significativamente. 2007).. sí se ha consta­ tasas de enfermedad coronaria se encuentran parti­ tado que los bebedores ligeros son los que presen­ cularmente relacionadas con el patrón de beber vino tan menos síntomas recientes de un afecto deprimi­ todos los días durante las comidas. Cammarota. siendo el pacientes con dispepsia a los que se tenía que rea­ hígado. Jensen. Gr0nbaek. Y no se debería taglandinas y un incremento de actividad de los olvidar que la mayor parte de los casos de cirrosis © Ediciones Pirámide . En relación a la de­ y 10 g al día en el caso de la mujer que no estuvie­ presión. sa de muerte entre los alcohólicos. De Lorgeril. provocando la muerte de las células y dores moderados con un grupo de fumadores que un tipo particular de hepatitis. Papa. et al. de las bebidas alcohólicas. cabe señalar que el de alcohol se asocia con una mayor densidad mi­ vino por su alto contenido en antioxidantes tiene neral de los huesos (Kubo. Berg. 1994. El siguiente estado no bebían. 2013) y tiene un efecto protector contra el Al- bidas espirituosas (carentes de polifenoles) y. mediada por la descarga endógena de pros. antioxidantes gástricos que prevendría de esta in­ también se ha mostrado que. el consumo moderado de fin de semana. aunque no hay evidencia de que el consu­ se embarazada. tal y como indica­ de este proceso es la cirrosis. Alcohol / 93 (Mukamal. Se ha de subrayar que la cantidad recomendada Entre otros beneficios que también se han atri­ para un consumo óptimo desde el punto de vista de buido al consumo moderado de alcohol. 2010). Glynn. Esa diferencia se hacía especialmente sig­ puede llegar a bloquear el flujo de sangre a través nificativa cuando se comparaba el grupo de bebe­ del hígado. ya que es el do comparados con los abstem ios y grandes consumo cotidiano el que se asocia con los niveles bebedores (Fipton. el que en mayor medida lizar una gastroscopia. Todo lo cual apunta.2). Robbins et efectos antiinflamatorios más elevados que las be­ al. Fappus. a que un consumo saludable de tejido fibroso en este órgano. En segundo lugar. Russolillo. tanto. Durante el embarazo. estado irreversible que constituye la principal cau­ tativa. por zheimer (Kumar y Kinsella. 1999). LOS PELIGROS DEL ALCOHOL terpylori. destaca su la salud es de 20 g al día en el caso de los hombres relación con la salud mental. Cuando el consumo es muy con claridad que aquellas personas que mostraban elevado (más de cinco o seis bebidas diarias) se un consumo moderado de alcohol tenían la menor comienza a acumular grasa en él provocando su prevalencia de infección a causa de la Helicobacter engrasamiento. Finalmente. Massak. Cianci. parece preferible a las bebidas destiladas (Di no es de extrañar que también se haya constatado Minno. diversas investigaciones han dirigido su atención hacia el efecto que el con­ sumo de alcohol pudiese tener sobre la Helicobac. Kliebsch. Di Minno. se pylory. la acumulación ban los investigadores. Tursi. Además. Graham. esto es. Cuoco.. Fos resultados demostraron sufre sus consecuencias. con la reducción de la mortali­ Sobre la base del conocido efecto antibacteriano dad (Baer. Asimismo. Demers más altos de protección y no el atracón alcohólico y Rehm. también es de sobra conocido que el con­ protección contra la infección de la Helicobacter sumo elevado del mismo puede acarrear serios pro­ pylori. 3. Hu et al. 2005). tector del consumo moderado de alcohol puede Además. 2011). La cirrosis es un de alcohol puede inducir una citoprotección adap. el efecto cardiopro. parece que también puede facilitar la estar asociado al incremento que provoca en los eliminación espontánea de esta bacteria entre adul­ ácidos grasos omega 3 (Di Giuseppe. la abstinencia mo ligero de alcohol prevenga estados de depresión debería ser absoluta. las bajas mayor en relación a la abstinencia.. Por todo ello..

el consumo • Contagio del sida y de otras enfermedades de transmi­ excesivo de alcohol puede afectar a todo el sistema sión sexual como consecuencia de un contacto sexual vascular. retraso mental. 1987. la capacidad del propio miocardio • Embarazos no deseados debidos a un contacto sexual para contraerse. deprime. El abuso crónico de alcohol es también un factor Delfosse y Querleu. faringe. Además. que afecta a aquellos • Pérdida de empleo y reducidas posibilidades de pro­ niños cuyas madres beben excesivamente durante moción laboral. Moore y Parsons. El consumo ligero o moderado de • Aborto espontáneo. laringe. Los resultados de la investiga­ Por otra parte. Además. además. 1995). lo cual puede conllevar un funcio­ no protegido. síndrome de alcohol fetal. hol puede ser nocivo para el desarrollo del feto y • Exacerbación de problemas preexistentes como la puede dar lugar a la aparición del conocido como depresión o problemas familiares. Murray. constatado por otra parte que. lo tanto. accidentes cerebrovasculares ocurren 24 horas des­ • Probable incremento del riesgo de ciertas enfermeda­ pués de un estado de embriaguez. Evans y Willig (2000). entre el 5 y el 24 por 100 de todos los cuadros de Riesgo del consumo abusivo habitual de alcohol hipertensión son debidos a este hábito. incremento en el riesgo de aborto espontáneo. energía primaria del corazón) en el miocardio y • Violencia doméstica y de otro tipo como agresor. habiéndose • Cirrosis hepática. Asimismo. sin • Bajo peso de los bebés en el nacimiento. En este sentido. No obstante. Riesgos del consumo abusivo de alcohol 2010). los niños decisivo en el desarrollo y la muerte a causa de una nacidos de mujeres que toman dos bebidas al día crisis respiratoria. También de un modo directo. esófago. lo que aquellos pacientes en estado crítico que padecen cual. los • Daños neurológicos irreversibles. Dehaene. en algunos casos. retraso en el creci­ barazo miento. el embarazo. En dosis altas el alcohol concreta reduce la oxidación de los ácidos grasos (fuente de • Accidentes de circulación. Por 1996). el consumo excesivo de alcohol ción en este campo no resultan del todo claros de­ aumenta indirectamente la probabilidad de que la Ediciones Pirámide . des cardiovasculares y determinados tipos de cáncer. y así. laborales y domésticos. des bebedores. las mujeres que ingieren cuatro bebi­ que aquellos que no tienen una historia de abuso de das alcohólicas a la semana muestran un ligero alcohol (Moos. alteraciones del sistema nervioso central y • Síndrome de alcohol fetal. parece que el consumo excesivo de alcohol estaría implicado en el cáncer TABLA 5. se rela­ alcoholismo tienen dos veces más probabilidades ciona con muchos más riesgos para el recién naci­ de fallecer a causa de una insuficiencia respiratoria do. namiento cardíaco anormal. Testino y Borro. el abuso del alco­ • Problemas derivados de la adicción al alcohol. El abuso del alcohol tiene efectos dañinos sobre Riesgo del consumo abusivo de alcohol en una situación la salud cardiovascular. embargo. Este síndrome se caracteriza por anor­ Riesgo del consumo habitual de alcohol durante el em­ malidades faciales específicas. alcohol es el cáncer. parece que durante el embarazo es nece­ Otro posible efecto pernicioso del abuso del sario restringir totalmente el consumo de alcohol. se ha calculado que no protegido. tivos en el funcionamiento cognitivo de niños cuyas madres ingerían tres o más bebidas al día durante el embarazo (Larroque. aunque no es peligroso en sí mismo. se han constatado decrementos significa­ Adaptada de Marks. Bucher. alcohol no se ha relacionado con este síndrome.9 4 / Manual de psicología de la salud son debidos al consumo inadecuado de bebidas bido a la presencia del tabaquismo en muchos gran­ alcohólicas. hígado y mama (Driver y Swan. se ha observado tienen una media de peso baja al nacimiento. Moore. Subtil.2 de boca. páncreas. por ejemplo. • Violencia doméstica y de otro tipo como víctima. Kaminski.

2009). observando el comportamiento de los otros. los datos son muy dar cuenta de por qué las personas beben en exceso. estrechamiento del campo visual y modo no harían y. el inicio del consumo puede ser de ser en este contexto. población. Alcohol / 95 persona se vea inmersa en conductas de riesgo. Frente a este hecho se ha quiera de estos factores puede servir para iniciarse contraargumentado que las restricciones sólo sirven en el consumo de alcohol. que suele provocar un incremento de la ingesta de al­ en España. Como es sabido. falta de mite a muchas personas hacer cosas que de otro coordinación. Bruun. Se cierra entonces te producida por actos violentos. Así. dentes mortales de circulación se relaciona con el Finalmente. incluso. Cual­ tiendas que las dispensan. Desde esta perspectiva. Pereira y García. se ha observado que mientras hacen moderadamente y otras abusan del alcohol. En tomar decisiones inapropiadas e implicarse en con­ este sentido. también efecto desinhibidor genera un estado de euforia en se ha observado que las personas que beben tienden el conductor que le lleva a infravalorar el peligro. que incluyen la elevación de los precios de las De hecho. su biendo debido a esos efectos. Por un lado. muchas veces. El Una muy bien conocida. cos británicos. claros e indican sistemáticamente que el incremen­ © Ediciones Pirámide . por ejemplo. y. a ajustar su consumo al consumo de los otros. acompañarse de grandes bebedores ductas de riesgo. El hecho de beber sólo puede explicarse La teoría del aprendizaje social proporciona dentro de un marco cultural y social que establece explicaciones adecuadas sobre la razón de por qué los contextos donde el consumo de alcohol se con­ las personas empiezan a beber y por qué muchas lo sidera adecuado. los estados emocionales negativos predicen altos Básicamente. La desinhibición o la sensación de poder per­ vil. el principio del reforzamiento negativo abuso del alcohol. para hacer pagar a justos por pecadores. A su vez. ya que ésta no puede imputarse a una razón biológica. amigos es el mejor indicador de la bebida en la limitando las horas de apertura de los bares o de las adolescencia (Espada. Por otra parte. es el uso del alcohol para exceso de alcohol en sangre tiene una fortísima facilitar el afrontamiento de determinadas situacio­ relación con la mortalidad en accidente de automó­ nes. un círculo vicioso en virtud del cual el deseo del alcohol se retroalimenta solo. aunque. si esto ocurre. ya que el la causa suele ser una combinación de los mismos. el profundo seguro. finalmente. tos gratificantes y placenteros a corto plazo del La prevención adquiere. Edwards y Lumio el resultado de una norma personal por la que la (1975) ya definieron un elemento fundamental en persona decida incorporar la bebida como un ele­ las acciones preventivas sobre el conjunto de la mento más de su dieta o su ocio y. en la muer­ recurriendo de nuevo al alcohol. no lo hacen en los estudiantes indios el inicio del consumo se podría atribuir a los efec­ británicos (Brar y Moneta. el síndrome de depen­ 4. el consumo de alcohol por parte de los bebidas alcohólicas y la restricción a su acceso. Estos autores mostraron que las políticas también se puede aprender a beber de un modo más efectivas para reducir el consumo son aquellas vicario. la teoría de aprendizaje social siempre encontraría una salida para seguir bebien­ también ofrece diversas explicaciones posibles para do en exceso. En otro ámbito. Sin embargo. entonces. se han postulado tres razones por las niveles de consumo de alcohol entre jóvenes blan­ cuales las personas empiezan a beber. el exceso de alcohol también malestar que provoca la abstinencia puede evitarse está presente en las lesiones o. también se ha actúa para explicar por qué una vez que las personas asociado el consumo abusivo de alcohol con una se han hecho dependientes del alcohol necesitan menor probabilidad de practicar el llamado sexo seguir consumiendo. ya que produce lentitud de reflejos. No es de extrañar. abuso del alcohol sólo se da en una minoría que Del mismo modo. Por otro. el 35 por 100 de los acci­ cohol en personas que beben con más moderación. toda razón alcohol. continuarán be­ distorsión respecto a las distancias. por lo tanto. finalmente. EL APRENDIZAJE DEL CONSUMO dencia del alcohol se aparta de la idea de enferme­ DE BEBIDAS ALCOHOLICAS dad. 2008).

Por todo ello se podría cierta medida. senta como el contexto más adecuado para facilitar La prevención del consumo del alcohol también un consumo de alcohol totalmente desordenado. además.1 por 100. el vino en un No obstante. Salois y Komro. De todo lo bajo reducía su consumo en relación con otras be­ cual puede desprenderse que el botellón es el con­ bidas en un 16. Romero y Luengo. lizaron la relación entre el consumo de alcohol y que sean precisamente los que participan en el su precio a lo largo de 20 años entre la población botellón los que más actos vandálicos realizan o general.. Y todo ello potenciado por la presión que siguiente. imitando a los otros. to de un 10 por 100 en su coste desde su precio más Fernández. al hablar del tabaquismo. tienen la ocasión llevan a su abuso. A pasa por enseñar a los que se inician en él a mode­ él acuden adolescentes que desde edades muy tem­ rar su uso y rechazar las presiones sociales que les pranas. a usar la bebida gramas de prevención de abuso de sustancias pueden de un modo instrumental para facilitar la desinhi­ ser un elemento útil en este sentido. En esta línea. Desde esta perspectiva. De hecho. dadas la uno de estos programas. 2005). cirlo y reducir sus efectos más perjudiciales. Stockwell. Esta desinhibición facilita. 2010). lo cual habla de la eficacia de las medidas que li­ accesibilidad a las bebidas. Imponerlas en el caso del como ilustra la práctica del botellón. 1983.4 por 100 el consumo de bebidas alcohólicas venes. la mayoría de ellos no lo practican regular­ en conjunto. también en ese rango de edad. Las administraciones se en una reducción de la mortalidad en carretera de enfrentan a la impopularidad de establecer los un 18 por 100. tal y como lo 10 por 100 en el precio reducía el consumo de las explica la teoría del aprendizaje social ya descrita.5 por 100 y en algunos botellones pueden participar miles de jó­ un 3. etcétera) dada la ambi­ mitan el consumo de alcohol para conseguir redu­ valencia de la sociedad hacia este asunto (Calafat. 2008). Espejo. De hecho. © Ediciones Pirámide . si bien una limita­ su consumo despreocupado.96 / Manual de psicología de la salud to en el precio del alcohol hace caer su consumo actitudes positivas hacia al alcohol de los que par­ significativamente tanto a los bebedores moderados ticipan en este tipo de encuentro. Auld. En el capítulo bición. sumen tanto alcohol en este contexto como los 2010). por el mismo precio. Wagenaar. 2014). se debe subrayar cremento de las muertes en carretera en un 24 por que el bajo precio al que puede adquirirse estimula 100 en este grupo de población. Por otra parte. aunque en 8.9 por 100. Zhao et al. se ha como a los bebedores de riesgo (Kendell. alrededor de los 13 años. observado que los estudiantes de secundaria con­ manie y Rison. De Rou. Becoña et al. la justifica­ ción severa de los niveles de alcohol en sangre ción última para hacer el botellón es consumir más permitida se traduce. los análisis de texto más adecuado para iniciarse en el consumo series temporales indicaron que ese incremento del de alcohol de un modo excesivo. En Juan. Todo controles necesarios (edad de los participantes. Martín del Río y (2013) realizaron una investigación en la que ana­ Gómez. Éste se pre­ alcohol tendrá muy probablemente el mismo efecto. universitarios (Cortés. Además. en Estados Unidos se mente. estas propuestas son comparables a afirmar que hoy se conocen suficientemente algunas las que se han impuesto con el tabaco y que han de las medidas que habría que tomar para promover conllevado un descenso de su consumo. Medidas similares con el tabaco han funcio­ vidad que se da en nuestro país en cuanto a los nado bastante bien y han conseguido reducir el espacios y momentos donde es posible beber. (DeJong y Blanchette. tal y número de fumadores. respecto a las normas administra­ beber alcohol a 21 años se ha asociado con un de­ tivas sobre el alcohol en España. se debería resaltar que. se expondrá los amigos realizan hacia el consumo. Los resultados indicaron que un incremen­ que consuman distintos tipos de drogas (Gómez. bebidas destiladas en un 6. la cerveza en un 1. los pro­ de aprender.8 por 100. un consumo más adecuado de las bebidas alcohó­ Este conocimiento choca con la actual permisi­ licas. ha constatado que incrementar la edad mínima para Por otra parte.

no es según los datos de la Encuesta Nacional de Salud hasta principios del siglo xx cuando se generaliza sobre tabaco referidos al año 2012. El fumador es un adicto de alerta sobre sus efectos sobre la salud pública. La siglo hasta 1964 el consumo de tabaco (en Estados nicotina. ya que desde comienzos de tipos de sustancias. 1994).000 cigarrillos por porcentualmente mucho más pequeñas. por primera vez desde el punto de vista médico de los peligrosos efectos del consumo de tabaco sobre la salud. A partir de ese momento. Esta forma de utilizar el tabaco alcanzó gran representa un descenso importante respecto a fina­ popularidad durante la Primera Guerra Mundial y les de los setenta en los que fumaba en torno a un en los años veinte se inició su consumo por parte 42 por 100 de la población. ya que si bien históricamente la tasa Estados Unidos por ejemplo. coincidiendo con las primeras señales to de la adicción al tabaco.000. el incremen­ ha sido más acusado entre los hombres que entre to del uso del tabaco fue imparable pasando. a la nicotina y la tasa de adicción (porcentaje de la tendencia se invirtió. A pesar de lo que muchas veces se piensa. tualidad no tanto el género como el nivel educativo no. Si en 1965 fumaba en Es­ personas que desarrollan dependencia) es de un 32 Ediciones Pirámide . de una tasa anual por de varones que fumaba era notablemente superior persona (mayor de 18 años) de menos de 500 ciga­ a la de mujeres. en las mujeres. hoy por hoy.550 componentes y cuando se la atención sobre los mismos. un informe del estudios más bajos los que muestran niveles más United States Public Health Service (1964) alertó altos de consumo. en la actualidad este porcentaje se ha reducido en torno Aunque el tabaco llega a Europa a finales del a un 25 por 100 de la población adulta. es el que mejor predice el consumo de tabaco. la nicotina y el alquitrán. Además. la prevalencia el consumo de cigarrillos tal y como los conocemos de fumadores es de un 24 por 100. En 1967 se incluyó en las cajetillas de 2. Merritt. TABACO Y ENFERMEDAD cigarrillos la advertencia sobre sus efectos perni­ ciosos y en 1970 aparecieron los primeros anuncios Aunque el tabaco procesado en los cigarrillos en televisión en Estados Unidos donde se llamaba contiene al menos 2. Una cifra que hoy. quema esta cifra se eleva por encima de los 4. siglo xv tras el descubrimiento de América. esta al exponemos al humo inhalamos. Tabaco 1. esas diferencias son rrillos hasta alcanzar más de 4. En la ac­ persona y año en la década de los sesenta (Givovi. es fundamental en la creación y mantenimien­ creciente y. EL CONSUMO DE TABACO tados Unidos un 41 por 100 de los adultos. En España. Tomar. Chrismon. además de otros efectos de tipo cardiovas­ Unidos particularmente) mantuvo una tendencia cular. Peddiccord. dos campaña no fue inútil. siendo los sectores de la población con niveles de A comienzos de esa década. Housten y Eriksen. básicamente. Zhu. ese descenso de la mujer. Schooley.

aumen­ el nivel de actividad metabólica del organismo. Arbo. la pre­ según la cual fumar relaja porque los fumadores sión arterial y el gasto cardíaco al tiempo que. Nesbitt que activa el sistema nervioso simpático provocan­ (1973) postuló la llamada paradoja de la nicotina. esófago. tes causadas por las enfermedades cardiovasculares Su actividad suele prolongarse en torno a 30-40 son atribuibles al uso del tabaco. páncreas. la de la cocaí­ reno en el caso del cáncer de pulmón (Soussi.1. observó que cuando estos animales eran expuestos Los alquitranes tienen un enorme potencial can­ de forma crónica al monóxido de carbono. vejiga. La llegada de la ni­ ECV que los no fumadores. por lo que los adictos al tabaco raramente ticular de los hombres.7 veces supe­ nervioso simpático. sus ni­ cerígeno. el tabaco desempeña ser humano. Este hecho puede parecer con­ rior al de la mujer no fumadora. donde existen receptores específicos de esta sustancia que puede encontrarse en el cerebro tan Se ha calculado que la quinta parte de las muer­ sólo siete segundos después de haberse inhalado.9 8 / Manual de psicología de la salud por 100. Para explicar esto. mientras que el riesgo cotina al cerebro provoca la activación del sistema de la mujer fumadora es en torno a 1. decrementa la temperatura de la piel que se alivia con la dosis de esta sustancia que y constriñe las arteriolas. do un incremento de la frecuencia cardíaca. las alteraciones genéti­ tiene la capacidad de provocar mutaciones en el gen cas que conducen a una hipertrofia del músculo p53 (un gen encargado de impedir la replicación de cardíaco (Loennechen. por lo que la dables del tabaco. 2014). los fumadores tienen dos mantienen un intervalo en el consumo de dos ciga­ veces más probabilidades de morir a causa de las rrillos superior a este tiempo. en la medida en funcionamiento cognitivo. células potencialmente cancerígenas) y que se sue­ Sandvik. La nicotina también incrementa producción de hemoglobina se incrementa. pero na producida por el Aspergillus flavas que se en­ entre los que destaca principalmente el cáncer de cuentra en el moho de los alimentos) tiene el mismo pulmón (véase tabla 6. por ejemplo. entre los que se encuentran el p53 en el caso del cáncer de piel. veles de carboxihemoglobina alcanzaban niveles cobra cada vez más fuerza la hipótesis de que el similares a los que se observan en los fumadores y benzopireno (un hidrocarburo policíclico aromático) se incrementaban. riñón y leucemia. tradictorio con la descripción que hacen los fuma­ En cuanto al mecanismo etiopatogénico que dores de las consecuencias inmediatas de fumar: relaciona el tabaco y las ECV la nicotina parece sensación de tranquilidad. Se calcula que el 80 por © Ediciones Pirámide . Waldum. 1999). le encontrar mutado en más de la mitad de los casos de cáncer de pulmón en el ser humano. En un estudio con ratas de laboratorio. De- na de un 17 por 100. La nicotina también estimu­ carbono que se produce durante la combustión del la la producción de beta-endorfinas. 2000). cáncer de hígado la aflatoxina B 1 (un tipo de toxi­ laringe. cavidad oral.2. En el caso par­ minutos. se madores a estar más delgados que los no fumadores. Este tipo de tabaco se combina con la hemoglobina limitando opiáceos son los responsables de los efectos agra­ su capacidad de transportar oxígeno. La nicotina actúa sobre el sistema nervioso cen­ 2. relajación o mejora del desempeñar un papel importante. Cáncer p53 supresor de tumores es uno de los que con más frecuencia se encuentra mutado en los cánceres del Tal y como se ha indicado. Así. Enfermedades cardiovasculares tral. Este gen 2. Además. Beisvag. poder mutógeno que el ya comentado del benzopi­ La de la heroína es de un 23 por 100. pa­ están a menudo en un ligero estado de dependencia radójicamente. se ha observado que un papel muy importante en el desarrollo de diver­ los rayos ultravioleta provocan la mutación del gen sos tipos de cáncer. De entre estos compuestos químicos. el monóxido de contiene el cigarrillo. faringe. lo tando de un modo considerable la densidad de la que contribuiría a explicar la tendencia de los fu­ sangre. la del alcohol de un 15 por 100 houche y Beroud. Knardahl y Ellingsen. tráquea. además.1). la más alta entre las drogas más utilizadas. y en el caso del de labio. y la del cannabis de un 10 por 100 (Hall.

Todo lo cual permite explicar. cabe recurrir a la relación entre los facto­ Kim. Fumar también se ha asociado riesgo bajo.1 por 100 entre los lo tanto. Para comprenderlas mejor. fuma multiplica por 2.3. Mon- a tres factores de riesgo independientes (hiperten­ frecola. El consumo de cigarrillos se relaciona muy es­ trechamente con las arrugas y el envejecimiento La mayor parte de los estudios en la actualidad prematuro de la piel. res de riesgo cardiovascular y las enfermedades del El efecto dañino del tabaco sobre la piel parece corazón. • Cáncer de labio. mientras que un riesgo relativo de 2. Posteraro y Procaccini sión. co. Las ya que su flujo sanguíneo funciona peor y se recu­ © Ediciones Pirámide . se ha observado que el riesgo de desarrollar cáncer Tipos de cáncer asociados al consumo del tabaco de pulmón es también similar (Kreuzer. Boffetta. grisácea. res. en abstracto. que los pálida. Básicamente. ambos sexos difieren en los patro­ nes de consumo. Savarese. faringe. Utilizando mujeres de entre 20 y 39 años (Koh. do en el hombre que en la mujer. esófago. encontraron que el fumadores.1 personas que muestran un nivel de consumo similar. Whitley. 2. también se cons­ padecer una alteración cardiocoronaria es el mis­ tató que la fase de recuperación del flujo normal mo que el tabaco por sí sólo introduce con respec­ fue más rápida entre los no fumadores (en torno a to a padecer cáncer de pulmón. si una persona garrillo tenía sobre la microcirculación cutánea. Estas cifras. resultados similares han sido obtenidos tam­ te decir que un riesgo relativo de 1. y si también tiene un único cigarrillo producía una reducción de la alto el colesterol. • Cáncer de páncreas. en el que partici­ des de desarrollar este tipo de cáncer que los no paron exclusivamente mujeres. el riesgo que suponen en conjunto el ta­ fumadores y del 28. bas­ mente. Heinrich y Jockel. si además es hi.0. una piel a causa del tabaco entre 8. Grady y Ernster (1992) carac­ sitúan el riesgo relativo de padecer cáncer de pulmón terizaron la denominada piel de cigarrillo. Esto es. • Cáncer de pulmón. • Cáncer de vejiga y riñón. Ahrens. cavidad oral. es más acusa­ cia el daño circulatorio que sufren los fumadores. por lo que cuando en los estudios se ha corregido este efecto y se han comparado las TABLA 6. 2000 ). Además de esas diferencias. la hipertensión y el colesterol con respecto a res.0. al menos de algunas investigaciones es si el efecto del taba­ en parte. el riesgo se dispara hasta 8.0 y 9. arrugada y con engrosamiento fumadores tendrían hasta 9 veces más probabilida­ entre las arrugas. Posterior­ sión del problema.0. tráquea y bronquios. colesterol y tabaco) que mantienen entre sí (1998) evaluaron el efecto que fumar un único ci­ una relación multiplicativa. En su estudio.1 por 100 entre los no fumado­ baco. Kang. Riccio. en el caso del cáncer de pulmón. Sin embargo. 2 minutos) que entre los fumadores (en torno a los Otro aspecto que también ha recibido la atención 5 minutos). Tabaco / 99 100 de los fallecimientos anuales debidos a los primeras investigaciones señalaron que las mujeres efectos cancerígenos del tabaco son debidos al parecían ser más susceptibles a los efectos del taba­ cáncer de pulmón. resultan suficientemente clarificadoras de la exten­ frente al 19 por 100 de las no fumadoras. Por microcirculación cutánea del 38. Los resultados mostraron que el consumo de pertensa eleva su riesgo a 4. no siempre 79 por 100 de las fumadoras tenía este tipo de piel. Gaborieau. 2002).3 supone un bién con hombres. el efecto del tabaco sobre la piel y eviden­ co. es decir. Envejecimiento de la piel • Leucemia.0 con la aparición prematura de arrugas en la piel en o más se considera un riesgo elevado. o viceversa. Choi y un símil. hoy se sabe que las enfer­ que puede tener mucho que ver con la alteración medades del corazón están fuertemente asociadas que provoca en el flujo sanguíneo cutáneo.0 sus posibilidades de pade­ tanto en fumadores habituales como en no fumado­ cer una enfermedad del corazón.

Rissel et al. de tal manera que tan sólo en torno a un 5 por 100 de las personas que no 2. respectivamente. EL FUMADOR PASIVO impotentes con la que se conocía para la población general. Wen. jeres casadas con no fumadores (Fontham. Reynolds. 1986). Entre la muestra de 178 pacientes impo­ Son pocas las dudas que quedan sobre la estrecha tentes el número de fumadores era del 58. En conjunto se estima que la frecuencia arterias más pequeñas es muy posible que también de la enfermedad aguda es un 14 y un 21 por 100 entorpezca o dificulte la erección. del corazón. el por­ mortalidad por cáncer y enfermedades cardiovas­ centaje se elevaba al 81 por 100. relación entre el tabaquismo y el incremento de y si a ellos se sumaban los ex fumadores. Impotencia fuman reciben este tipo de diagnóstico. Otros efectos del tabaco La investigación. el tabaco también se ha asociado con la recurrencia La erección se produce cuando los cuerpos ca­ de las úlceras.4 por 100. entre los hombres y se investigó en una de las primeras aproximaciones mujeres fumadores que entre los no fumadores. Owen. Morales. Durante la década de los ochenta se levantaron una proporción significativamente más alta de pa­ algunas voces de alarma sobre el potencial riesgo cientes con impotencia y con historia de tabaquismo para la salud al que estaban sometidas las personas (20. 2006). ligera aunque consistente tendencia de incremento Los daños vasculares causados por el tabaco per se del riesgo para los fumadores pasivos. los resultados de los confirmar sistemáticamente la asociación entre el estudios epidemiológicos tienden a mostrar una hábito de fumar y los casos de disfunción eréctil. Además. Además. En un estu­ en estos casos pueden ser tan severos como los dio a gran escala se encontró que las mujeres no producidos por arterioesclerosis. también se observó que la presión arte­ liares se ven obligadas a inhalar indirectamente el rial media en el pene era inferior entre los pacientes humo del tabaco presente en su ambiente cotidiano. si el tabaco tiene un efecto dañino sobre las masa ósea. En relación al incremento de riesgo en En general. Esto fue lo que más alta.100/ Manual de psicología de la salud pera más lentamente que el de los no fumadores Este tipo de enfermedades son muy infrecuentes cuando consumen tabaco. se ha dirigido al estudio del incremento de riesgo de las enferme­ El consumo de tabaco parece explicar en torno dades del corazón en los fumadores pasivos. Para ello se comparó la incidencia del consumo de cigarrillos en una muestra de pacientes 3. en general. Al igual al 80 por 100 de los fallecimientos causados por las que ocurría en el caso del cáncer de pulmón. aumento de las enfermedades cardíacas entre los © Ediciones Pirámide . una cifra signifi­ culares. se ha enfermedades respiratorias. entre los no fumadores.8 por 100). sin embargo. posteriormente. por lo contraer resfriado o con una menor densidad de la tanto. 2.9 por 100) mostraban una presión arterial en el expuestas al humo ambiental del tabaco en lo con­ pene anormalmente baja respecto a pacientes no cerniente al cáncer de pulmón y a las enfermedades fumadores (8. se han planteado muchas más cativamente más alta que la del hábito del tabaquis­ sobre el riesgo potencial que el tabaco pudiese re­ mo entre la población general que se situaría en presentar para los llamados fumadores pasivos. 1994). es torno al 35 por 100. Buflery Grenberg. Respecto a los indicadores fi­ decir..4. Correa. al tema (Condra. Surridge y Fene- more. la literatura no ha hecho más que el caso del cáncer de pulmón. que fumaban que entre los que no fumaban. la diabetes o la fumadoras mayores de 65 años casadas con fuma­ hipertensión. personas que por razones laborales o fami­ siológicos.5. con una mayor probabilidad de vernosos del pene se inundan de sangre. un ligero pero significativo comunes son la bronquitis crónica y el enfisema. tal y como puede comprobarse a tra­ dores mostraban un 30 por 100 más de riesgo de vés del estudio de los parámetros de la velocidad desarrollar cáncer de pulmón que un grupo de mu­ de flujo en el pene (Millet. Wu-Williams. entre las cuales las más encontrado.

No suelen participar en actividades organizadas y se especialmente entre los niños menores de dos años mueven con independencia. Sin baco que padecen los fumadores pasivos. Duncan. 1990). sino que adoptan el tabaco como una forma enfermedades respiratorias de tipo asmático es sig­ de proyectar una imagen cool. la imagen actual de los fumadores y dejando de fumar. Truelsen. No se sienten presionadas cuyas madres son fumadoras. Informes elaborados a principios idea (Michell y Amos. Casper. beneficios para la salud que se pueden obtener En este sentido. Gerber.). No puede desencadenar y agravar los síntomas respi­ obstante. 1997). incrementar el of Health and Human Services. en cierta han mostrado que los fumadores que consumen medida. hipertensión. En este embargo. (edad. Ahora bien. etc. Jack. diversos estudios fumadoras excluidos de los lugares públicos y. Durante la adolescencia. Todo nificativamente más alta y que el humo del tabaco ello forma parte del equipaje de una chica diez. generalmente.1 tabaco incrementaba significativamente. la reducción del riesgo de cáncer de pul­ sentido. la presencia de las para fumar. 1990). abandonar el tabaco reduce el existencia de una cierta relación entre la trombosis riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular cerebral y la exposición al humo ambiental de ta­ al mismo nivel que el de los no fumadores. Estudios probablemente los más sensibles a los efectos del cualitativos y de carácter sociométrico ya reflejaban esa humo del tabaco. como la bronquitis y buena apariencia y lo atractivas que resultan a los chicos. los resultados de­ mostraron que la exposición al humo ambiental del CUADRO 6. EL ABANDONO DEL TABACO sociales. la incidencia de trom­ como una apestada» bosis entre los no fumadores. Después de ajustar estadísticamente otras variables 1994). Croft. se comparó la exposición al humo ambien­ món para aquellos fumadores con una larga historia tal del tabaco entre 521 pacientes que habían sufri­ de tabaquismo que dejan varios años de fumar se do una trombosis aguda por primera vez. la reducción de riesgo no es idénti­ Hames y Tyroler. sexo. muestran. las chicas con más carisma y que proyectan una imagen de los años ochenta ya alertaban de que los hijos de de mayor autoestima tienen una mayor probabilidad de padres fumadores mostraban una mayor incidencia ser fumadoras. tanto en «Me enseñaron a ser Gilda y ahora me tratan hombres como en mujeres. también se constató el dato de que el riesgo de trombosis era La frase que encabeza este cuadro fue recogida por cuatro veces mayor entre los fumadores que entre un periodista a una mujer que fumaba en la calle a la que los no fumadores (Bonita. Shipley y Marmot.851 personas sanas. 1999). Los demás destacan de estas jóvenes su de problemas respiratorios. Smith. pueden romper menos de un paquete diario de cigarrillos y que con el glamour que se ha asociado con el consumo del tabaco y tener un efecto educativo colateral muy positivo. neumonía. abandonan el tabaco al menos durante 16 años te­ nían la misma tasa de mortalidad que aquellos que nunca habían fumado (United States Departament Desde una perspectiva social. ya que se ha observa­ Pero es que. fumadores (Ben-Shlomo. cabría destacar que los niños son significar este cambio en el hábito de fumar. Su visión resume muy atinadamente lo que puede Finalmente. Disponen de escasas habilidades 4. bares. tres veces por encima del de los no grupo control formado por 1. 2010). marginados a causa del tabaco. En la actualidad se ha constatado que. entrevistó tras la prohibición del uso del tabaco en los son y Beaglehole. además de este perfil de fumadora. además. Britton. Se trata de chicas que se han sentido muy presio­ nadas para fumar y haciéndolo quieren imitar a la más popular de la clase. rebelde y sofisticada. todavía. en general. con un sitúa. ca para todos los trastornos. Además. Sin embargo. también se ha revelado la do que. 1995. Tabaco / 101 fumadores pasivos (Humble. también se ha descrito otro perfil muy opuesto de adolescente que ratorios (Stoddard y Miller. una baja autoestima y no se sienten responsables de haber comenzado a En muchas ocasiones se cuestiona los posibles fumar. precio del tabaco parece constituir una medida © Ediciones Pirámide . fuma.

Todo ello es de gran importancia dado que los tratamientos para el abandono del tabaco tienen una 5. 2010). no espirado del sujeto). Información sobre el programa para dejar sobre el tema muestran. Contrato terapéutico firmado por el terapeu­ programa psicológico para dejar de fumar cuya ta y el cliente: en él. cuenta con el apoyo socio-sanitario de otras estra­ 6. Incluso. Feedback fisiológico del consumo de ciga­ los modelos posibles para fomentar una línea tera­ rrillos (medida del monóxido de carbono péutica que. programa. situaciones asociadas con el fumar. A continuación. 2009). del 4 por 100. cuando se sabe que no es la más eficaz. en ausencia de tratamiento. una por semana y de una hora aumentar su precio a través de los impuestos que de duración aproximadamente. se le aplican causa una reducción sistemática de su Los grupos de tratamiento estarán formados por consumo: disminuye el número de jóvenes que se un número ideal no superior a ocho personas. Los estudios 1. Solución de problemas en grupo: discusión El programa para dejar de fumar se aplica tanto de las razones para fumar y para no fumar. al gradual del consumo: no tiene consecuencias año de seguimiento.1 0 2 / Manual de psicología de la salud efectiva para fomentar su abandono. Estos datos hablan de recogida de datos que facilita al paciente y nuevo de la enorme competencia que existe en el al terapeuta el examen de la función de cada mercado de la salud y de la necesidad de impulsar uno de los pitillos fumados. mien­ problemas que trae consigo el abandono tras que. ya que se ha lla a lo largo de 6 o 7 sesiones (además de las se­ constatado. en formato individual como en grupo. se presenta la estructura de un 4. la eficacia de la de no disponer de ella). 2. Sin embargo. el porcentaje brusco del tabaco. de nicotina y alquitrán (RGINA). inician con el tabaco. que siones «recuerdo»). Estructura tabaco. combinación de la terapia psicológica y el parche 3. Entrega de folletos explicativos. Compromiso del paciente de comunicar a al tegias menos efectivas. Información sencilla y operativa sobre el 5. Este tipo de intervención podría ser uno de 5. promueve el abandono entre La técnica principal utilizada para el abandono los fumadores y reduce su consumo en general de cigarrillos es la reducción gradual de ingestión (Chaloupka. a pesar de su mayor efectividad. Straif y León. y se desarro­ así como los beneficios de dejar de fumar. resulta sorprenden­ te el énfasis que en la actualidad se está poniendo Sesión 1: en algunas terapias como la del parche de nicotina. su valor cam­ los tratamientos que siendo los más útiles no son biante en diversos momentos y las posibles los más disponibles. al igual que ocurre con el alcohol.8 por 100 (Secades. 2006). de en torno al 30 por 100. de personas que dejan de fumar es. aproximada­ 2.1. menos tres personas la intención de dejar de fumar en la fecha señalada.2. PROGRAMA MULTICOMPONENTE PARA Sesión 2: DEJAR DE FUMAR 1. el negativas para el organismo y no acarrea los parche de nicotina no alcanza el 11 por 100. el paciente se compro­ aplicación ha mostrado una tasa de abandono del mete a seguir las instrucciones y tareas del 42. © Ediciones Pirámide . Cumplimentación de historia clínica (en caso mente. Desarrollo del programa eficacia limitada. que mientras la terapia de fumar y sobre las ventajas de la reducción cognitivo-conductual puede alcanzar un éxito. Alonso. Entrega de instrucciones para el uso de au- de nicotina no es superior a la terapia psicológica torregistros de consumo de tabaco: hoja de (García-Vera y Sanz. García y Fernández. 5.

Entrega y explicación de los gráficos de 2. 3. 5. Feedback fisiológico del consumo de ciga­ Sesión 3: rrillos. Análisis de autorregistros. Evaluación de síntomas de abstinencia. Exposición pública del gráfico de fumar: progresos. (Mantenimiento de la abstinencia) 4. Suprimir 50 o 66 por 100 (en caso de una reducción a tres semanas). Entrega del «Registro de Tentaciones». 3. Análisis de autorregistros. Control de dieta y pautas de ejercicio. Resolución de problemas habidos durante 8. Exposición pública del gráfico de fumar: reforzamiento de la abstinencia. Control de estímulos. Sesión 5: 4. Exposición pública del gráfico de fumar: Sesiones 6-7 (5 y 6 en la reducción a tres sema­ reforzamiento de la abstinencia. 2. Control de estímulos. cigarrillos pautados. entre sesiones. Resolución de problemas habidos durante ciles. 1. la semana. 11. 1. de apetencia y la frecuencia de consumo en las mismas. Análisis de autorregistros. reforzamiento de la abstinencia. la semana. Feedback fisiológico del consumo de ciga­ rrillos. Feedback fisiológico del consumo de ciga­ situaciones de alto riesgo mediante el nivel rrillos. Control de estímulos. Técnicas de control estimular: consejos prác­ 3. 6. Resolución de problemas habidos durante 5. Control de estímulos. 10. Entrega del «Registro de Tentaciones». 5. ticos para ayudar al paciente a eliminar los 4. Feedback fisiológico del consumo de ciga­ de riesgo a las que se expone el fumador rrillos. a 3 semanas). Feedback fisiológico del consumo de ciga­ 2. 6. Tabaco / 1 0 3 3. 5. de las situaciones de alto riesgo. la semana. los momentos de consumo de tabaco y las 6. Sesión 4: 4. rrillos. Suprimir el 100 por 100 de los cigarrillos. en función de la difi­ a 4 semanas) cultad del cigarrillo. Se observan 5. Recapitulación de dudas. Autorregistros: análisis de los antecedentes 4. Suprimir 75 o 100 por 100 (en caso de una y consecuentes de la conducta de fumar y reducción a tres semanas). Resolución de problemas habidos durante 8. (Primera semana de abstinencia en la reducción 6. 7. 6. 1. Recordar beneficios de dejar de fumar. 7. empezando por los más fáciles y dejando para el final los más difí­ 1. 2. Análisis de autorregistros. nas) 3. reforzamiento de la abstinencia. registro en donde se recogen las situaciones 7. Entrenamiento en conductas alternativas. Exposición pública del gráfico de fumar: 9. Entrenamiento en detección y afrontamien- la semana. Relajación/respiración en caso de ansiedad. © Ediciones Pirámide . Reducción jerárquica: suprimir 25 o 33 por 100 de los cigarrillos (en caso de una reduc­ (Primera semana de abstinencia en la reducción ción a tres semanas). to de situaciones de riesgo. 8.

mientras que sólo una minoría de los grupos control. madpoorasl y Rajaeifard. Presson. Moham. que ha sido de­ abandonar. Candel. El que los padres (particularmente el progenitor completa exposición del mismo puede encontrarse del mismo sexo). Características del programa Con objeto de contrapesar el efecto de la imitación social en el tabaquismo se han desarrollado programas Este programa de prevención se desarrolla con un para disuasión en el inicio del consumo de tabaco. Este programa de prevención se desa- © Ediciones Pirámide . además de de empezar a consumir (Alireza. dichas diferencias tienden a desaparecer. Aunque dos más amplios de seguimiento. En tomo al 90 por 100 de los jóvenes largo plazo. Un hábi­ actitudes y comportamientos de los jóvenes hacia to que más del 80 por 100 de los fumadores desearía hábitos insalubres. en estilo dinámico más que estrictamente didáctico los cuales. PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO de fumar a sus compañeros. el primer cigarrillo suele ser bastante desagradable. Guerra y Lence (1999). Por todo ello parece general que afectan a los aspectos fundamentales que reducir el número de fumadores durante la ado­ de funcionamiento vital de los adolescentes. también tiene 7.2. programas más amplios que garanticen. la importancia que desde el punto de gusto por él y por sus efectos. que han fumado un día más de 15 cigarrillos comen­ tan ya la dificultad de dejarlo y a los dos o tres años del inicio del consumo aparece una adicción muy 7. Sin embargo. PROGRAMA PARA LA PREVENCIÓN consolidada (McNeill. Gómez. sin embargo. ya que El hábito de fumar se suele establecer en la ado­ el consumo del tabaco suele ser significativamente lescencia a través de un proceso de aprendizaje social. se utilizan a jóvenes no haciendo uso de la discusión en grupo. prevenir el consumo de determinadas sustancias. Los jóvenes pronto vista de salud pública tienen estos resultados hace que informan de las ansias que sienten por el tabaco y que la investigación futura deba atender al desarrollo de sólo se calman cuando fuman (Doubeni. facilitar la adquisición de habilidades de carácter Van Osch y De Vries. Dicho programa. Baker. sesión por sesión. Una tido. 2011). El grupo de amigos. 1991). lescencia puede ser una de las herramientas más eficaces para prevenir la adicción al tabaco.1 0 4 / Manual de psicología de la salud 6. multiplica por dos el riesgo de que los adolescentes lo hagan. que sirve de modelo y facilita la disponibilidad del tabaco. 2010). 1996). Mercken. será descrito conforme a sus objeti­ razones sociales y psicológicas. A pesar de los adolescentes suelen desarrollar rápidamente un esta limitación. El entorno familiar vos generales. Renick. las características del mismo y la des­ y el círculo de amistades son decisivos en este sen­ cripción. juego de fumadores de la propia comunidad donde se desarro­ roles y muchas actividades prácticas para casa y lla el programa como modelos que intentan disuadir autorregistro. la curiosidad por el tabaco sarrollado por Botvin. entre 6 y 8 años.1. menor entre los jóvenes que son incluidos en los re­ La mayoría de los adultos que fuman fueron adoles­ feridos programas que entre los jóvenes asignados a centes fumadores. aún a más franza. Reed y Di. sustancias que pretende servir como guía de una in­ La adicción a la nicotina es el factor que deter­ tervención educativa elaborada para modificar las mina en mayor medida el hábito de fumar. 2005. Objetivos del programa una gran importancia en la decisión del adolescente Este programa tiene como objeto. Filazzola y y la decisión de empezar a fumar se suele tomar por Botvin (1984). Diversos estudios han demostrado que estos programas son efectivos. tabaco y otras fumadores se inician y consolidan en este hábito. Rose y Sherman. en perío­ (Chassin. Romero. Esos resultados se mantienen entre los adolescentes no fumadores fuman de adultos los 2 y 4 años de seguimiento. Ayatollahi. habitualmente. de sus contenidos. la abstinencia de los jóvenes. los hermanos y los amigos fumen en Luengo. Todo lo cual indica que DEL ABUSO DE SUSTANCIAS hay una etapa crítica que se puede situar entre los 13 A continuación presentaremos un programa para y 20 años durante la cual la mayor parte de los adultos la prevención del consumo de alcohol. 7.

a sesión. subrayando su similaridad con ra­ que incita al consumo de estas sustancias. — Reflexionar sobre la propia imagen y descu­ brir estrategias para su mejora. fumadores es menor al de no fumadores.3. 1. a sesión. así como la dificultad para controlar el qué y el cuánto se consume. 3. entre 12 y 14 años de edad y pensada para su aplicación íntegra dentro del 3. población usa correcta y moderadamente alco­ hol bien de forma regular o de manera ocasional. 4. consumo social y consumo pro­ tabaco. er Componente: información acerca del (abstinencia. objetivo: Abordar el consumo de mari­ 2. 2. la intensidad de la presión social cannabis. asesión. del consumo de alcohol con la prevalencia per­ si bien se sugiere que el tutor de cada curso puede cibida enfatizando que la mayor parte de la ser la persona idónea para desarrollarlo. asesión. 7. — Discutir las razones para fumar y presentar 2 . Objetivos — Se detallan los efectos del consumo de alcohol. Analizar. zones para el uso del alcohol y el tabaco. — Experimento del pulso cardíaco. objetivo: Modificar algunas falsas creen­ — Se introducen las drogas de síntesis y se dis­ cias sobre el consumo de tabaco cuten las creencias erróneas o acertadas que los alumnos tienen sobre las mismas y se plan­ Contenidos tean sus efectos nocivos. Promover la participación en el programa. 1. con la población adolescente. objetivo: Contrastar la prevalencia real contexto escolar por parte de los propios profesores. Tabaco / 105 trolla en diecisiete sesiones de cincuenta minutos. — Subrayar el creciente rechazo social al taba­ Objetivos quismo y analizar el sentido de la prohibición de fumar en determinados lugares. Conocer las creencias de los adolescentes huana y otras drogas sobre las sustancias que más usan y analizar las consecuencias inmediatas para el usuario Contenidos y su posible repercusión sobre los otros. Se trata de una intervención diseñada para trabajar — Prueba del temblor. objetivo: Comprobar los efectos perju­ diciales del tabaco a través de experimentos 5. — «Máquina de fumar». enfatizando la necesidad de valorarse perso­ Ediciones Pirámide . — Contrastar la prevalencia real del consumo — Finalmente se plantea el problema del «efec­ de tabaco con la prevalencia percibida por to escalada en el consumo» de las sustancias los alumnos enfatizando que el número de adictivas. “ sesión prácticos Contenidos Contenidos — Presentación de la noción de autoimagen. Descripción del programa Contenidos por componentes — Se analizan las distintas pautas de consumo l . alcohol y otras drogas (4 sesiones) blemático) desde los conceptos de uso y abuso. a través de las propias impresiones — Se analizan las razones para el consumo de del alumno.° Componente: autoestima (1 sesión) las dificultades para su abandono. — Se presentan sus efectos a corto y largo plazo.

er Componente: toma de decisiones — Estudiar los mecanismos que desencadenan (3 sesiones) la ansiedad y la ira. Contenidos — Conocer los distintos tipos de soportes pu­ blicitarios. ° Componente: habilidades sociales (5 sesiones) mas sobre ejemplos de los propios alumnos. — Analizar las estrategias de persuasión. en la toma de decisiones. objetivo: Conocer técnicas básicas de — Debatir en qué medida nuestras decisiones comunicación eficaz son el resultado de la presión de los demás. 8. — Promover la comprensión de las reacciones — Introducir un proyecto de autosuperación emocionales y mostrar técnicas para su control. — Debatir el problema de la timidez y formas — Análisis de anuncios publicitarios. — Practicar la técnica de resolución de proble­ 5. — Destacar el efecto negativo de la impulsividad — Relajación muscular. asesión. Contenidos — Ensayo mental. objetivo: Aprender estrategias básicas para el control de la ansiedad y la ira 6. objetivo: Estudiar la ansiedad y la ira dichas metas.1 0 6 / Manual de psicología de la salud nalmente en tantas actividades como habi­ 4. a sesión. Objetivos 7. basado en el establecimiento de metas rea­ listas y en planes adecuados para alcanzar 9. Contenidos 11 “sesión. Objetivos — Dar a conocer los procesos de formación de la autoestima. © Ediciones Pirámide . Contenidos 3 . personas pretenden influir en nuestras decisiones las habilidades sociales y la asertividad. Contenidos — Aprender una pauta de pensamiento crítico ante la persuasión. Objetivos — Enseñar a detectar tempranamente los signos — Potenciar el pensamiento crítico y propor­ de estas emociones para facilitar su control. para solucionarlo. objetivo: Enseñar algunas habilidades sociales básicas para optimizar la Contenidos relación con los demás — Debatir sobre los objetivos de la publicidad.a y 13.a sesiones. — Abordar el tema de la asertividad. — El malentendido. — Cómo hacer preguntas al interlocutor. 10. asesión. asesión. objetivo: Mejorar la actuación en la toma de decisiones Contenidos — Respiración abdominal. — Comunicación verbal y no verbal. " Componente: control emocional (2 sesiones) tualmente uno realice. cionar habilidades para la toma de decisio­ nes. objetivo: Analizar las técnicas de per­ suasión publicitarias 12. a sesión. apoyándose sobre expe­ riencias de los propios alumnos. objetivo: Tomar conciencia de cómo otras — Promover las habilidades de comunicación.

Tabaco / 1 0 7 — Aprender a establecer contactos sociales. — Análisis del tiempo de ocio de los alumnos." Componente: actividades de ocio (1 sesión) 17. objetivo: Entrenamiento en tiempo libre. a sesión — Habilidades para conversar. — Afirmar nuestros derechos. los adolescentes y proponer un uso respon­ — Presentación del concepto de cooperación a sable del tiempo libre. Contenidos — Desempeño en las situaciones de atracción interpersonal.a y 15.° Componente: tolerancia y cooperación (1 sesión) — Aprender a decir que NO. — Listado alternativo de actividades para el 14. a sesión Objetivos Contenidos — Discutir las alternativas lúdicas para satisfa­ — Presentación del concepto de tolerancia y la cer la necesidad de nuevas sensaciones de asociación intolerancia-agresión.a sesiones. Objetivos — Expresión de sentimientos. asertividad verbal y no verbal — Presentar los riesgos de determinadas formas de ocio. través del «juego de los cuadrados». Contenidos 7 . © Ediciones Pirámide . 16. — Aprender a reconocer y respetar el valor de lo diferente. 6.

.

PARTE TERCERA C on d u cta y en ferm ed a d .

.

III. 1. El p a p el d el e str é s en el d e sa r r o llo d e la en ferm ed a d .

.

una el que constató experimentalmente este hecho. una disminución del (1954). enfrentarse. se produce la reacción de alarma. y concentra toda la energía disponible en los sistemas El término «estrés» fue introducido en el campo que son decisivos para hacer frente a la demanda. Selye paralización de la digestión. de la salud por el fisiólogo Walter Cannon (1932) No es de extrañar que se inhiba temporalmente la pero su popularización se debió a Hans Selye libido. por el contrario. Con este concepto. una rápida movilización de la energía que permanece No obstante. además. la situación. gencia en las cuales el medio demanda del sujeto que describe el curso de la reacción del organismo que movilice todos sus recursos para afrontar. aunque la respuesta de estrés pue­ almacenada. Todos estos cambios preparan al organismo para Sobre la base de esta investigación experimental. Estrés 1. En un primer momen­ organismo paraliza aquellos sistemas fisiológicos to. acababan desarrollando múl­ mente. que se se quieren caracterizar los cambios psicofisiológicos incremente la presión arterial o se agudicen los que se producen en el organismo en respuesta a sentidos. un incremento de la frecuencia mantiene durante largos períodos de tiempo el or­ cardíaca y respiratoria y la presión arterial. incluso. La respuesta de estrés. El estresante (véase tabla 7. final­ sus investigaciones). las proteínas da ser en determinados momentos altamente adap­ más simples y las grasas salen de las células y se di­ tativa. ple una función muy adaptativa en la supervivencia Cuando el organismo se activa ante una situación del individuo. que aglutina © Ediciones Pirámide . por lo tanto. que allá por los años treinta se encontraba impulso sexual. tomado de la ingeniería. se ha constatado que si esta respuesta se rigen a la musculatura. si la situación estresan­ servó que en aquellas ratas sometidas a situaciones te dura lo suficiente se produce una reacción analgé­ cotidianas de estrés (en concreto la propia manipu­ sica al dolor de tal forma que se embota la capacidad lación experimental a la que las sometía de cara a de percibir las estimulaciones nocioceptivas y. inmunitario. ob­ sistema inmunitario. cum­ una situación de sobredemanda. la actividad (1956). un incremento notable de las glándulas de tal manera que se activa y mejora el funcionamien­ suprarrenales o atrofia de los tejidos del sistema to de la memoria y los sentidos se agudizan. DELIMITACIÓN CONCEPTUAL cuya actividad puede posponerse temporalmente. Fue el propio Selye facilita el transporte del oxígeno a las células. se observan ciertos cambios característicos en tiples alteraciones psicofisiológicas. el proceso digestivo o. como úlceras las capacidades sensoriales y cognitivas del organismo pépticas. lo que ganismo acaba siendo dañado.1). en en tres fases cuando se enfrenta a una situación las mejores condiciones posibles. entre los cambios que se observan destacan: en el título de su libro La sabiduría del cuerpo. de modo que la glucosa. una inhibición de la actividad del trabajando en el campo de la endocrinología. a situaciones de emer­ Selye postuló el Síndrome General de Adaptación. del sistema inmunitario y. ocasionalmente. tal y como Walter Cannon recogió estresante.

— Psoriasis. manteniendo la sobreactivación necesaria para Trastornos potencialmente asociados al estrés ello y. — Dolor crónico. Carkoglu. en el ser humano. 1996). activa una vez que dichas situaciones han cesado.1 1 4 / Manual de psicología de la salud TABLA 7. al estado de fatiga que el estrés induce. Gross — Eyaculación precoz. de las enfermedades asociadas al estrés (Vila. de lo dicho no debe despren­ — Alopecia. — Impotencia. do que ante un estado de tensión emocional se incrementan comportamientos de riesgo para la — Diarrea. — Lumbago. Es decir. como el tabaco. — Obesidad. derse que el estrés sea el factor causal responsable — Angina de pecho. — Bulimia. Pero hay otra razón indirecta por la cual el — Dermatitis atípica. — Tumores. se reduce — Epilepsia. — Síndrome del intestino con los otros hábitos que conforman el estilo de — Colitis ulcerosa. eos. En general. Pero al mismo tiempo. Akana. si el organismo se activa repeti­ — Aerofagia. Pecoraro. con el fin de (véase capítulo 4). Por lo tanto. el ejercicio físico (Muhsen. contraiga distintos tipos de enfermedades o. vida (véase tabla 7. satisfacer la demanda del medio. el estrés no causa la enfermedad. — Enfermedad de Ray. se ha constata­ — Depresión. — Predisposición a los ac- 1995). — Alcoholismo.3). — Suicidio. pero sí puede llegar a debilitar lo suficiente al organismo para — Artritis reumatoide. — Ulceras. — Vaginismo. 2003. irritable. — Adicción a las drogas. es muy probable que el sujeto desarrolle algunas — Alteraciones de la libido. et al. — Insomnio. Garty-Sandalon. — Pesadillas. estrés puede facilitar la morbilidad y mortalidad — Diabetes. — Obsesiones. acelera el proceso patológico. estrés aumenta el riesgo de que el organismo — Ansiedad. de tales enfermedades. entra en la fase de agotamiento en la que pueden aparecer diversas alteraciones de — Acné. finalmente. — Vómitos.— Trastornos menstruales. — Trastornos esquizofréni- alimentos ricos en grasas y azúcares (Dallman. que éste caiga presa de la misma (Martínez Selva. Ahora bien. — Muerte súbita. el alcohol o el consumo de — Dispepsia. sódicas. damente ante situaciones estresantes o no se des­ — Aftas. en — Arritmias cardíacas epi. salud. el organismo se adapta. cidentes.1 Síndrome General de Adaptación Alarma Resistencia Extenuación Movilización inicial rv Lucha _rv Agotamiento _rv E n fe rm ed a d es E strés ^ para hacer frente ^ continuada ^ de los recursos ^ de ad a p ta ció n a la amenaza contra el estresor del organismo toda la serie de modificaciones psicofisiológicas y tural para la regulación de los estados emocionales comportamentales antes reseñadas. — Hipoglucemia. 2010). su caso. Si la situación continúa. tipo psicosomático (véase tabla 7. y debido naud. — Migrañas. la práctica de comportamientos saludables como — Estreñimiento.2 cia. — Hipertensión. — Infarto de miocardio.. Nichter. Nichter. más bien parece que el — Anorexia. — Temblores. 2007). Nos referimos a su interacción — Cefalea tensional. que constituye una estrategia na­ © Ediciones Pirámide . y Green. — Fobias.2). fase de resisten­ TABLA 7. — Seborrea. -— Asma. — Náuseas.

vómitos.: incremento de la presión arterial o de la gicos que pueden modificar dicha respuesta en el frecuencia cardíaca). entre los que se encontrarían: Síntom as de conducta. temblores. pero finalmente lo llegan a utilizar como sinónimos. Mientras que ciertas personas. el estrés es el Alcohol Precauciones ante accidentes. Evitación de determinadas tareas. mientras cremento del consumo de gra­ que la ansiedad es uno de los problemas funda­ sas y azúcares). se consideró el estrés un estímulo. cuando se encuentran estresadas. los conceptos de ansiedad y Tabaco Práctica del ejercicio físico. náuseas. Síntom as sociales. irritabilidad. Músculos tensos o rígidos. heces sueltas. fatiga. sudoración profusa. Sin embargo. 1. Síntom as psicofisiológicos. término de referencia en la psicología de salud. académica y/o personal puede notar una serie de síntomas. e. sacudidas y temblo­ res. dificultad para concentrarse o dificultad para recordar acontecimientos. los definió como una respuesta. ha sido el planteamien­ puede clarificarse mejor en términos de función. Ambos conceptos presentan activa la respuesta de estrés. coloquialmente.1. dificultades para dormir. lloros o cambios en los hábitos de alimentación. ser humano. puños apretados. Estrés / 115 TABLA 7. sensaciones de sofoco. tienden a buscar a otras personas. Pensamientos ansiógenos y catastrofistas. cefalea tensional. sensaciones de mareo. sea ésta R e d u c e la p r o b a b ilid a d d e : el c o n su m o de: más o menos probable. El modelo transaccional del estrés La teoría de Selye ha sido esencial para entender Cabría subrayar también la diferencia entre el los cambios fisiológicos que ocurren cuando se estrés y la ansiedad. rechinar de dientes. dolor de estómago. frecuencia y urgencia en la necesidad de orinar. incapacidad para relajarse o depresión. Sensaciones de tensión. to de Lazaras y Folkman (1984) el que mayor im­ Desde este punto de vista la respuesta de estrés pacto ha tenido y el más citado a la hora de explicar se referiría al conjunto de cambios que se observan cómo los factores cognitivos pueden modular la CUADRO 7. estreñimiento. la calidad de las relaciones suele cambiar cuando la persona está bajo estrés.3 en el organismo ante una sobreexigencia real del medio. Inicialmente Selye muchas similitudes e. S íntom as cognitivos. Precauciones ante contagios. © Ediciones Pirámide . incluso. La distinción. por lo tanto. De hecho. Además. pérdida o ganancia de peso. Posiblemente. algunas tienden a evitarlas. cara tensa. pérdida de interés en el sexo. preocupación constante. Síntom as em ocionales. Así. dificultad para tragar. estrés han constituido el punto de partida concep­ Alimentación equilibrada (in­ tual de dos disciplinas diferentes. conciencia de los latidos del corazón. en su cambios fisiológicos que se producen en el orga­ trabajo experimental con animales de laboratorio nismo cuando sufre estrés o ansiedad son similares no tenía cabida el estudio de los factores psicoló­ (p. mientras ansiedad se referiría al desorden Efectos del estrés sobre el estilo de vida psicofisiológico que se experimenta ante la anti­ F a v o c e r e e in c r e m e n t a cipación de una situación amenazante.1 Síntomas del estrés Cuando alguien está pasando por una etapa de sobrecarga profesional. Académicamente. desasosiego. mentales de la terapia de conducta. dificultades para finalizar el propio trabajo. taba­ co o alcohol. inquietud.

Así. de una situación estresante están mediados por el sistema teoría transaccional. Lazarus ha argüi­ en su casa o la realización del examen de conducir). que es la evaluación inicial de la ame­ Asumir esto supone. una inundación trar que ocurra dicha valoración. Y esto es coherente en el campo clínico las noticias sobre la dificultad o facilidad de un con el hecho de que modificar las cogniciones del examen influirían de un modo decisivo en la res­ sujeto no siempre es necesario para modificar las puesta de estrés de la persona implicada. 2. Las preguntas que las personas se cognición. la emoción puede entenderse como la autén­ de aplicar esas estrategias? ¿Serán útiles esas es­ tica valoración que la persona hace. según Zanjonc. las habilidades Los cambios fisiológicos y psicológicos que se sociales. a me­ casos. do que la valoración primaria siempre existe. éste no está un mismo estresor. cuando una persona se enfrenta a una aquellas situaciones en las que es imposible demos­ situación de estrés (por ejemplo. estos autores primaria que antecede a la emoción. La capacidad de afrontamiento dependería de: la salud. gencias del medio de un modo prácticamente automá­ © Ediciones Pirámide . según los autores. recursos disponibles para hacer frente y controlar es la emoción la que justifica la presencia de la dicha situación. se trata. a pesar del uso que se ha hecho de lidad individual que las personas manifiestan ante este planteamiento en el campo clínico. la cognición es un ligro potencial que la situación conlleva. Zanjonc ha cuestionado que se liza de los acontecimientos potencialmente estre­ defienda la existencia de una valoración cognitiva santes. Éste hace referencia a los como terapias de tercera generación. destacando las Según esta teoría. situación estaría en función de hasta qué punto la percibe como peligrosa y las capacidades que uno 2. La emoción se entendería dida que la persona recibe nueva información. De un modo más específico. o el apoyo social. tal y como ocurre en las te­ Un elemento adicional en esta teoría es el con­ rapias de exposición o como proponen las conocidas cepto de afrontamiento. dumbre. que la cognición no rían: ¿Con qué opciones se cuenta para hacer fren­ tiene porque es siempre un antecedente de la emo­ te a la situación de estrés? ¿Qué posibilidades hay ción. terminadas situaciones de sobredemanda o incerti­ y esto es lo que se denomina reevaluación. y cuando ésta ración secundaria se refiere a la evaluación de los se suscita sin la posibilidad de evidenciar aquélla. la capacidad de resolver problemas. producen en el organismo cuando se enfrenta a una En definitiva.1. formulan para hacer esta segunda valoración se­ Si se admite esta crítica. comportamientos activos y voluntarios que tienen como objeto superar la situación estresante. La valoración cuando ésta no deba ser necesariamente deliberada. El sistema nervioso autónomo cree tener para superarla. RUTAS PSICOFISIOLÓGICAS una creencia positiva (el estrés se soporta mejor DEL ESTRÉS cuando se cree que se puede superar la situación). caer dentro de naza a través de la cual valora la cantidad de pe­ una argumentación circular. incluso en señalan que. La valo­ antecedente necesario de la emoción. en muchos trategias para reducir el estrés? Finalmente. de acuerdo con la cual el estrés nervioso autónomo y el sistema hipotalámico-hi- que experimenta una persona ante una determinada pofisario-suprarrenal. De este modo se explica­ rían las diferencias individuales en la respuesta de El sistema nervioso autónomo (SNA) recibe este estrés que se pueden observar ante una misma si­ calificativo porque es capaz de responder a las exi­ tuación de sobredemanda.116/ Manual de psicología de la salud respuesta de estrés y dar cuenta de la gran variabi­ No obstante. primaría. aun realizará tres clases de evaluación. el estrés sería el resultado presentadas por Zanjonc (1984) dentro su polémica de la interpretación cognitiva que la persona rea­ escrita con Lazarus. de las situaciones. como una repuesta inmediata y aprendida ante de­ podrá ir modificando su valoración de la situación. exento de críticas fundamentadas. emociones negativas.

En gico. Además.4). el hipotálamo segrega el CRF drenalina pueden llegar. que activa puesta es la hipotalámico-hipofisario-suprarrenal. llega a las glándulas suprarrenales y. tienen efectos tan negativos como mento del 100 por 100 de la adrenalina circulante la supresión de la actividad del sistema inmunoló- en sangre y del 50 por 100 en la noradrenalina. el CRF activa la pituita­ tema nervioso parasimpático.► Glucocorticoides de partida suele requerir minutos e incluso horas. las terminaciones nervio­ de la respuesta de estrés del organismo. Ediciones Pirámide . El sistema hipotalámico-hipofisario- técnicas de biofeedback. unidos a las secreciones del SN simpático incluso. del cerebro. Del mismo modo. Los gluco­ sas del simpático estimulan las glándulas suprarrena­ corticoides también son segregados en las glándulas les. la Pituitaria ---. la ACTH simpático. cuando se activa el sis­ de 15 segundos más tarde.4 experimentador pueden sufrir incrementos de has­ Proceso de secreción de los glucocorticoides ta el 800 por 100 en adrenalina circulante en sangre. Estrés / 117 tico e involuntario.2. a través de la circulación (factor liberador de corticotropina) en el sistema sanguínea. 1996) (véase tabla 7. anterior y que requiere. Básicamente su activación sigue lares a los provocados por la estimulación simpática. La vuelta a los niveles Glándulas suprarrenales ------. cuyas proyecciones ria para que libere la hormona ACTH (corticotro­ nerviosas inervan las mismas estructuras que el SN pina). de ahí los primeros descubrimientos significativos S itu ac ió n de estré s de H. Esta al organismo ante las situaciones de estrés. además. Decimos prácticamente porque las 2. Los efectos de éstas son simi­ so durante horas. no obstante. y una de sus características Hipotálamo .------► Factor liberador de corticotropina es la rapidez y la intensidad con la que puede acti­ / (CRF) var determinadas funciones. y el siste­ es una vía más lenta. explican gran parte encuentra el pelo. las cuales liberan adrenalina y noradrenalina en suprarrenales. Por su parte. por término medio. han demostra­ suprarrenal do la posibilidad de un cierto grado de control sobre El SN simpático es un primer medio para que el las respuestas gobernadas por el SNA que clásicamen­ organismo responda adecuadamente ante las situacio­ te se consideraban involuntarias. El SNA se divide en nes de estrés. las ratas de laboratorio que son so­ metidas a manipulaciones sencillas por parte del TABLA 7. hasta los pequeños músculos en los que se (adrenalina y noradrenalina). pero su actividad se prolonga inclu­ el torrente circulatorio. vasos sanguí­ suprarrenal al estrés destacan los glucocorticoides neos y glándulas sudoríparas del organismo llegando. el aumento de la irritación gástrica o el desa­ una situación todavía más estimulante. por ejemplo. activa la liberación de los glucocorticoides psicofisiológicos significativos en el SNA. Hablar que si bien sirven para preparar al organismo a en público provoca. se producen los resultados opuestos. Una vez en el torrente sanguíneo. Seyle ya comentados. el sistema nervioso simpático. puesto que la adrenalina y nora­ condición estresante. el incremento en secreción de (Sapolsky. otra forma posible de res­ dos ramas. Así. salen por la columna vertebral y se rami­ Dentro de la respuesta hipotalámico-hipofisario- fican e inervan casi todos los órganos. Ante una a la que potencian. el siguiente proceso (véase tabla 7. adrenalina supera fácilmente el 250 por 100. un incre­ soportar el estrés.—► Corticotropina frecuencia cardíaca puede pasar de 60 a 120 pulsa­ / (ACTH) ciones entre 3 y 5 segundos. que lo inhibe. el tiempo de reacción del SN simpáti­ / co es casi instantáneo. Alrededor ción simpática. en unos mi­ Cualquier actividad estresante provoca cambios nutos. por ejemplo. una exposición más Las proyecciones nerviosas del simpático parten prolongada del sujeto a la situación de sobredemanda. de efectos más duraderos que la ma nervioso parasimpático. a partes que carecen totalmente de inerva­ circulatorio del hipotálamo y la pituitaria. que. como la de rrollo de sentimientos asociados a la depresión saltar en paracaídas. Además.4).

to o la secreción de insulina. es alta. se debe aclarar que no todas las respuestas de estrés El concepto de carga alostática se ha usado para generan todos y los mismos cambios antes descritos. por ejemplo. ESTRÉS Y ENFERMEDAD 3. lo cual es esencial para caso del ataque cardíaco. 3.1). así como las arterias que personas que están sometidas a un estrés crónico. asi­ sería este último. un accidente cardiovascular en sangre al tracto digestivo. se inhiben las hormonas ligadas a la Estrés crónico O Aterosclerosis l= > Ataque cardíaco reproducción. Estrés y sistema cardiovascular 3. a pesar de simpático provoca el incremento de la frecuencia esa distinción. © Ediciones Pirámide .—Modelo de estrés crónico/agudo en la rela­ ción estrés/enfermedad. ambos tipos de estrés conviven muy cardíaca y la constricción de las arterias principales habitualmente. el estrés crónico y el estrés proporcionar energía al organismo. los agentes estresantes de todo tipo cuando se expone a un estrés crónico (McEwan y implican cambios en lo que se refiere. y. en el de glucosa en la circulación. progresión y desencadenamiento de una respuesta de estrés a corto plazo y otra que se los accidentes vasculares. tal como vere­ arterias del sistema mesentérico. En cualquier caso. facilitaría la aparición de la aterosclerosis. una hormona que junto a gativos en las conductas y los hábitos de salud. Sin embargo.1. 1993). la sistemas fisiológicos del organismo para recuperar­ velocidad y magnitud del cambio varía en función se del estado de estrés evitando daños en él.2. el tiempo embargo. a medida que pasa el tiempo. que canalizan la mos a continuación. pero también el estrés agudo. las estrés agudo también puede disparar. en forma. Sin del agente estresante. sin embargo. pero falinas que atenúan la percepción del dolor y. La alostasis es la respuesta de los te. por lo que se la ha rela­ cardíaco (véase la figura 7. ambos propician cambios ne­ puede segregar glucagón. a pesar del esbozo que se ha hecho. el que podría desencadenar el ataque es la retención de líquido. las hormonas asociadas al crecimien­ Figura 7. cabría distinguir la formación. Johnston (2002) ilustró. los glucocorticoides y el SN simpático eleva el nivel En este sentido. la recupe­ de reacción del sistema HHS es mucho mayor que ración es más incompleta y va desgastando progre­ el del SN simpático. a los glucocorticoides y al SNS. Estrés agudo y estrés crónico El estrés es uno de los elementos implicados en Tal y como se ha ido detallando. el suministran sangre a los riñones y la piel. sino que también puede inhibirlas. El estrés crónico puede ser simplemente un inervados por esta rama del SNA— que provocan estilo de vida cotidiano cargado de estrés agudo. ya que están intrínsecamente relacio­ — envueltas en pequeñísimos músculos circulares nados. describir el desgaste que el organismo acumula En general. especialmen­ Stellar. pituitaria y el cerebro liberan sustancias endógenas El estrés crónico. un nuevo estresor puede ser suficiente para desencadenar la enfermedad. a menudo requiere minutos u sivamente al organismo. durante la fase de estrés el páncreas a ello. facilitando el aporte sanguíneo a la muscu­ organismo. cuando la horas. En particular. Por lo tanto. el el aumento de la presión arterial. de carácter analgésico como las endorfinas y ence. la progesterona y testosterona. como los estrógenos. Pero el estrés no sólo activa la secreción de Estrés agudo hormonas. por ejemplo. la agudo pueden facilitarlo a través de su interacción. cionado con el desarrollo de la hipertensión arterial. La activación del SN prolonga en el largo plazo.1. Así. Por otra parte. y la vuelta a los niveles básales puede nece­ carga alostática a la que está sometida una persona sitar días e incluso semanas. Ahora bien. finalmente. pero el estrés agudo también contribuye latura y el cerebro.118/ Manual de psicología de la salud Asimismo. la pituitaria segrega vasopresina cuyo efecto ataque de ira. de un mismo. se cons­ estrés crónico desgasta los sistemas fisiológicos del triñen.

Esto sugiere que el estrés provoca el pared vascular adhiriéndose a ella. Pa­ vestigación. las que pueden desenca­ Figura 7. el torrente sanguíneo ejerce su máxima presión. cualquiera) sufre algún tipo de daño.—Fluctuación de la tasa de mortalidad general denar tales accidentes. como son la angina de pecho. El extremo grado al norte de California. etc. finalmente. en de los partidos (Wilbert-Lampen. El A lo largo de los años ochenta los investigadores incremento de esta forma de mortalidad también se B. ellos. Tilling. R. En la tiempo se produce un desgaste en el sistema cardio­ misma línea habría que entender los datos que indi­ vascular que acaba degenerando en algún tipo de can que durante las finales de los campeonatos del patología. que este evento había desenca­ buye a la elevación de los lípidos en sangre que denado la muerte cardíaca en personas que estaban facilita el desarrollo de la placa aterosclerótica. bloquearon la financiación de esta propuesta de in­ reducir su frecuencia por debajo de lo habitual. los ácidos gra­ pero. rio hace que existan múltiples puntos de bifurcación Macleod y Smith. Estrés y sistema gastrointestinal siles Scud de la Guerra del Golfo.2. a su vez. sufrir importantes patologías. el co­ razón. terremoto. Sper. una población por la bacteria Helicobacterpylori. comparados con los tres mismos días de enero del año anterior. Kutz de población tras un evento estresante. En este estado de cosas. 1996). Greven. almidones y células espumosas. desciende por debajo de la sos libres. Warren ya habían postulado que ha constatado ante desastres naturales. Vólker et al. 2002). Poole y Klorer. Para comprender mejor este proceso es mundo de fútbol se incrementa el número de infartos necesario tener en cuenta que la progresiva ramifi­ de miocardio. los triglicéridos y el colesterol que se línea base compensando el exceso de fallecimientos vierten al torrente circulatorio ante la respuesta de previos para recuperar. 2008). especialmente tres órganos.3. se registró un incremento de de acidez existente en el estómago. y Dayan et al. Ebrahim.. días siguientes a la catástrofe para. Marshall y J. del vaso. La incidencia más alta de en toda la red vascular. la tasa normal de estrés se abren paso a través de estos puntos en la mortalidad. especialmente si los partidos se resuel­ cación estructural que presenta el sistema circulato­ ven en la tanda de penaltis (Carroll. insuficiencia renal o trombosis cerebral. guerra. el estrés puede facilitar la aparición de placas ateroscleróticas compuestas por grasas. por debajo de la cara interna de los vasos sanguíneos. se ninguna célula del cuerpo se halla a más de cinco podría concluir que tras un evento estresante severo células de distancia de un vaso sanguíneo (Sapolsky. La multiplicidad de las ramificaciones es tal que Tal como se quiere expresar en la figura 7. posteriormente. siendo situaciones puntuales de estrés. Pohl. el cerebro y los riñones pueden. Leistner. entre otros factores. la activación del eje HHS contri­ recería. el infarto de miocardio. De este modo. Estrés / 119 Por otra parte. por lo tanto. Cuando esta capa de la pared vascular (u otra dicho evento (por ejemplo.2.). En estos puntos la pared accidentes vasculares se manifiesta dos horas después vascular sufre su mayor desgaste debido a que. engrosándola y fallecimiento de aquellas personas cuya salud car­ provocando el consiguiente estrechamiento de la luz diovascular estaba seriamente comprometida. Así que Marshall se infectó a sí mismo Ediciones Pirámide . la mortalidad asciende durante los días siguientes a 1994). junto con la acep­ los casos de muerte cardíaca súbita durante los seis tación general del estrés como factor etiopatogénico. En este sentido. Meisel. a continuación. Tras el terre­ las úlceras eran el resultado de una infección causada moto ocurrido en Northrige en 1994. (1991) constataron que la incidencia de infarto de miocardio se triplicó en la población de Tel Aviv durante los tres días de ataque con mi­ 3. predispuestas a ello a causa de una aterosclerosis Si este tipo de respuestas se repiten a lo largo del preexistente (Leor.

puede aparecer algún cetónicos tipo de úlcera gástrica. en san gre m ie n t o d e la e n e r g ía Cuando finaliza la respuesta de estrés del organismo Proteínas Aminoácidos Proteínas Aminoácidos y se recupera la ingesta normal. tadas no desarrollan úlceras. puesto M odo de que no necesita protegerse tan intensamente de los C ir c u la n t e M o v iliz a c ió n In g e sta a lm a c e n a ­ ácidos gástricos de los que depende la digestión. Ante este tipo de situación. bióticos fue tan sólo del 29 por 100.4. el organismo para asimilar los alimentos. la de los pacientes tratados con anti­ lo representa la persona condenada a muerte que. En este sentido no es de en los niños. el or­ TABLA 7. de tal modo que. se observa una so­ la investigación recibieron antibióticos y la otra mitad breproducción de ácido clorhídrico. Esta bacteria instantes antes de ser ejecutada. 1996). En este de antibióticos fue suficiente para curarse. en el cual la mitad de los pacientes fortalecido por el hecho constatado de que. Algunas personas el síndrome del intestino irritable (Sil). No obstante.5 ganismo tiende a reducir la secreción de los ácidos Dinámica del proceso de transformación de los gástricos y.1 2 0 / Manual de psicología de la salud con esta bacteria para demostrar sus efectos gástricos. Esas diferencias en res­ puesta a la infección sugieren que concurren otros 3. poniendo sentido se ha observado que períodos transitorios de manifiesto el importante papel que desempeña esta de estrés se asocian a una mayor probabilidad de bacteria en la enfermedad y la posibilidad de erradi­ desarrollar úlcera de estómago que un período de carla farmacológicamente. también se reduce el alimentos en energía engrosamiento de las paredes del estómago. Los ría el problema. simultáneamente. Un ejemplo muy claro de dicha sensibilidad el 95 por 100. B. las paredes del estómago no se encuentran suficientemente prote­ Almidón. sin que hasta el momento se haya conseguido precisar definitiva­ Para dar cuenta de las relaciones que el estrés mente el papel que el estrés podría desempeñar en mantiene con el sistema endocrino conviene recor­ las mismas. resultados de este estudio revelaron que mientras que Por otra parte. los ácidos gástricos. particularmente el ácido clor­ hídrico. pero la administración posterior sante como en el período de recuperación. Glucosa Glucógeno Glucosa azúcares y gidas para soportar las cantidades normales de áci­ carbohidratos do clorhídrico. Esto supondría que la úlce­ © Ediciones Pirámide . Este mecanismo etiopatogénico se vería co en 1995. no puede controlar también ha sido implicada en las úlceras de duodeno la defecación espontánea. la Helicobacter pylori no extrañar que el estrés se haya puesto en relación con explica todos los casos de úlceras. dio piloto.5) cuál es la dinámica que sigue vías etiopatogénicas (Sapolsky. que se produce tras un período de sobreac­ tivación intensa. aunque hay cierto consenso sobre algunas dar (véase tabla 7. Tras este arriesgado estu­ estrés largo y prolongado (Overmier y Murison. dentro del sistema gastrointestinal en el grupo tratado con antiácidos la tasa de recurren­ es de sobra conocida la sensibilidad del intestino al cia de la úlcera de los pacientes osciló entre el 50 y estrés. ra no se forma tanto en presencia del agente estre­ Desarrolló gastritis. Marshall llevó a cabo un ensayo clíni­ 2005). un cuadro que manifiestan este problema no están infectadas caracterizado fundamentalmente por el dolor y el por la bacteria y algunas personas que sí están infec­ cambio de hábito intestinal (véase capítulo 12). lo cual agrava­ el tratamiento médico convencional (antiácidos). si repetidamente se pasa por este ciclo de períodos de disminución Grasa Acidos Triglicéridos Ácidos gra­ de la secreción de ácidos gástricos y recupera­ grasos y sos. Estrés y sistema endocrino factores en el desarrollo de las úlceras. glicerol glicerol y cuerpos ción de una secreción normal. en al­ afectados de úlcera de estómago que participaron en gunas personas predispuestas. almace­ La primera de ellas se encuentra en el rebote de narlos y transformarlos en energía.

producen inmunidad mediada por o propiciar. que ceptores especializados para esta hormona tienen se dividen a su vez en células T y células B. Estrés y sistema inmunitario Al llegar a la adolescencia el número de células adiposas ya no se modifica. Dentro células adiposas a la insulina. la acumulación de proteí­ células. ingerido. estrés y la diabetes en el adulto. para hacer frente a las sobredemandas El estrés. Cuando un agente extraño invade el organis­ © Ediciones Pirámide . no obstante. Estrés / 121 Básicamente. las que actuar sobre una superficie celular cada vez cuales se originan en la médula ósea. se almacenan. además de inhibir la producción de insu­ de diabetes. que los triglicéridos se descompongan en las cé­ hipertensión y diabetes. noácidos. especialmente cuando provoca la activa­ del medio. glucosa. Posteriormente. debido fundamentalmente a la sión y la aterosclerosis. fundamental. por ejemplo. todavía más glucosa y ácidos grasos entren en el en forma de proteínas. tal y como hemos señala­ ácidos grasos libres y glicerol. por otro. La activación de este que haya poca insulina. Esta falta de respuesta a la insulina es la las células T emigran al timo para madurar y por causa del exceso de glucosa y ácidos grasos libres eso. se puede poner en relación el importante a la aparición y desarrollo del síndrome. 3. glucógeno y triglicéridos. de tal mane­ como cataratas. torrente circulatorio y. tendencia de la población occidental a ganar peso con la edad. precisamente. ción del eje HHS. De este modo. si el organismo se El estrés también ha sido implicado en el sín­ ve en una situación de sobredemanda que le exige drome metabólico. glicerol en el torrente circulatorio. puede contribuir de un modo En este contexto. por lo que la obesidad La respuesta inmunitaria está mediada por un en el adulto se asocia con la distensión de este tipo complejo conjunto de células de la corriente san­ de células y no con su crecimiento en número. particularmente aminoácidos. se denominan T. En este tipo abdomen. de las que se cono­ róticas en las arterias.5. do. obstruir los vasos sanguíneos cen varios tipos. que el glucó­ El diagnóstico de este síndrome requiere la presen­ geno se degrade en glucosa y se vierta en la sangre cia de al menos dos de los cuatro síntomas siguien­ y que las proteínas se vuelvan a convertir en ami­ tes: altos niveles de glucosa en sangre. Estos elementos. sino que las células no eje también contribuye al desarrollo de la hiperten­ responden a ella. ra que éstos se pueden asimilar en forma de mo­ El estrés facilita estos procesos a través de dos léculas. el organismo descompone los nas en los ojos dando lugar a lo que conocemos alimentos en elementos más simples. debido a que los re­ de esta categoría se encuentran los linfocitos. al no poder ser acumulados en las Las células T y B atacan a los agentes infecciosos células adiposas. el medades más comunes en la población de mayor cortisol favorece la acumulación de grasa en el edad en las sociedades industrializadas. que las células adi­ y en este proceso la insulina desempeña un papel posas sean menos sensibles a la insulina. Este síndrome es un conjunto movilizar esta energía sobrante lo hará mediante de alteraciones que cuando aparecen incrementan las hormonas del estrés. pueden formar placas ateroscle. El elemento nuclear de este lulas adiposas y se descarguen ácidos grasos y síndrome es la presencia de obesidad abdominal. Las células T. el organismo puede dis­ altos niveles de triglicéridos y bajos niveles de li- poner de la energía necesaria. denominada diabetes tipo II o diabetes lina. el problema no reside en metabolismo de los lípidos. una de las enfer­ Tal y como se ha señalado en el capítulo 3. en sangre que. Ello guínea denominadas leucocitos (que reciben co­ provoca a su vez una menor sensibilidad de las múnmente el nombre de glóbulos blancos). 2005). las hormonas de la respuesta de estrés hacen que en caso de exceso. respectivamente. Estas hormonas provocan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. que previamente poproteínas de alta densidad (el denominado coles- había acumulado gracias a los nutrientes que había terol bueno) (American Heart Association. de forma distinta. mecanismos. facilitar la resistencia a la insulina y alterar el no insulino-dependiente. mayor. hipertensión. Por un lado.

el accidente T entonces comienzan a proliferar y atacan al invasor generó una gran preocupación y estrés entre la gen­ utilizando sus propiedades citotóxicas. un efecto nocivo sobre la salud éstos a las señales de alerta. mientras que la FSH. En concreto. particularmente. La primera. particularmente. la avería se con­ esperma (véase tabla 7. cabría decir que y severo.1 2 2 / Manual de psicología de la salud mo es reconocido por un monocito llamado macró. cuando las lina. cuan­ do la respuesta de estrés es prolongada (se mantie­ Para dar cuenta de los efectos del estrés en el ne durante algunas horas). A finales de de testosterona. al igual que los niveles de adrena­ citotoxicidad celular. Además. se encon­ inmune a través del incremento de anticuerpos y traban elevados. la liberación se produjo una radiación dañina. habría que referirse a una de las zante conocida como (LHRH). el reactor de esta central sufrió un hombre carece de folículos. Esto ocurre. cuando la crisis inicial ya B. especialmente cuando da lugar a un km a la redonda del reactor averiado. Esto que vivían lejos de la central. a pesar de que no hipotalámico-hipofisario-suprarrenal. cerca de la central nuclear accidentada de Three Mile actúa sobre los testículos favoreciendo la liberación Island. linfocitos en el timo y disminuye la sensibilidad de en muchas personas. Por todo ello. puesto que el marzo de 1979. Los resultados incremento de los niveles de noradrenalina. los que vivían cerca es más probable que ocurra durante el inicio de la de Three Mile Island presentaban fuertes alteraciones respuesta de estrés. a su vez. demostró con claridad que. Las células contaminación radiactiva. Estas células dan lugar a anticuerpos. el estrés psicológi­ de glucocorticoides detiene la formación de nuevos co que concurre en un accidente nuclear puede tener. en Pensilvania. lifoncitos B circulantes en sangre. mule la hormona liberadora de la hormona luteini- En este sentido. inmovilizando primero y des­ ansiedad y el estrés se mantuvieron durante años. física o determinados estímulos hacen que su cerebro esti­ fisiológica. los glucocor­ física y. Incluso. 1991. El estudio. la población afectada fue cons­ por anticuerpos. menos «células cuando el estrés es de origen psicológico. su inten­ asesinas». comparados con sujetos control inducir un aumento del número de linfocitos.6). otros parámetros cardiovasculares. en los últimos momentos hombre es necesario recordar la dinámica de su de la respuesta de estrés o durante el estrés intenso sistema reproductor. por su parte. © Ediciones Pirámide . Asimismo. que alerta a una célula T auxiliar. Afortunadamente. te sanguínea e. activa la producción de grave accidente. 2009). la LH. En síntesis. truyendo después al agente patógeno. sobre el funcionamiento ticoides pueden expulsar los linfocitos de la corrien­ inmunológico del organismo (Collins. la te adaptada para ello). puede demostraron que. ya sea de naturaleza psicológica. incluso. 1983. Las células te de la zona. menos linfocitos T supresores/citotóxicos sidad es ligera o moderada o también durante el y una reducción del control sobre el virus del herpes. en defini­ condiciones provocan la activación del sistema tiva. la activación Además. Estrés y sexualidad Dhabhar. ciente de la operación de limpieza a largo plazo or­ grandes proteínas que reconocen al agente invasor y denada por las autoridades y de la constante amena­ se ligan a él (ya que tienen una forma perfectamen­ za que suponía el daño del reactor. troló y no se produjo una emisión significativa de fago. 2002). Ésta. producen una inmunidad mediada había sido superada. Seis años después de este incidente nuclear. esti­ investigaciones científicas más exhaustivas sobre los mula la pituitaria provocando la liberación de la efectos del estrés crónico sobre la actividad de la hormona luteinizante (LH) y de la hormona esti­ función inmunitaria realizada con personas que vivían mulante de los folículos (FSH). destruirlos a través de una proteína que rompe su ADN (Munck y Guyre. ejercicio físico moderado. tenían menos es de muy corta duración (no más de unos minutos). Sin embargo. investi­ Este funcionamiento del SI puede verse modifi­ gadores norteamericanos midieron la función inmu­ cado por los efectos del estrés. 3. cuando la respuesta de estrés en su sistema inmunitario. como parasimpática produce un aumento de la actividad la presión arterial y la frecuencia cardíaca.6. Por el contrario. noradrenalina y cortisol. La activación del nitaria de las personas que residían en un radio de 8 SN simpático. Estados Unidos.

la producción de LH FSH estimula la liberación de los óvulos en los y FSH. el ritmo cardíaco. una eyaculación precoz. El estrés puede alterar este proceso del siguien­ Un segundo aspecto de la respuesta sexual que te modo. Una muestra de este efecto se ha ovulación. incluso. la prolactina bloquea la sen­ se estresa. el cerebro libera LHRH que disminuye la producción y concentración de la activa la secreción de LH y FSH en la pituitaria. por FSH lo que es difícil que se produzca la activación pa­ rasimpática suficiente para que haya erección. el simpático también gana esta i última batalla y se produce la eyaculación. cierta medida. es la erección. dicha activación provoca. Por lo que respecta a los efectos del estrés en la La aparición de una situación estresante puede mujer se ha de partir de que el sistema reproductor provocar una inhibición de este sistema a través de femenino es. FSH y es­ si hubiese restos de LH en sangre.. producida en el cuerpo lúteo del ova­ están sometidos a un importante estrés físico. Al final. etc. puesto que parte de para producir testosterona bloquean la respuesta a la un alto nivel de activación simpática es posible que FSH activa la producción LH la excitación sexual provoque la eyaculación muy de esperma rápidamente o. que progesterona. consecuentemente. D in á m ic a r e p r o d u c t iv a E fe cto s d el estrés poco a poco el sistema simpático va incrementando Cerebro libera LHRH Encefalinas y endorfinas el tono de la respiración. el incremento del riego san­ secreción de LH. que alcanzan su punto máximo con la quedase activa. rios a la LH.6 sangre por las venas y el llenado de sangre de los cuerpos cavernosos con el consiguiente endureci­ Endocrinología reproductiva del varón y efectos miento de este miembro. Las endorfinas y encefalinas inhiben la también aparece comprometido cuando el hombre secreción de LHRH. (hormona liberadora de disminuyen la producción hasta que el tono parasimpático se mantiene sólo hormona luteinizante) de LHRH en el pene. La liberación de endorfinas y encefalinas hombre. En rio. LH. La pituitaria libera prolactina que disminu­ ovarios. el bloqueo de la salida de la a su vez la probabilidad de ovulación. los estrógenos. La ovulación inicia la segunda fase del observado en los deportistas profesionales que de­ ciclo (también llamada fase luteal). Cuando esto © Ediciones Pirámide . i Ahora ya es fácil comprender cómo el estrés La pituitaria libera LH La pituitaria libera bloquea este proceso. Si el hombre está ansioso o (hormona luteinizante) y prolactina que disminuye FSH (hormona estimulante estresado. de que un óvulo quedase fecundado en el momen­ LH y testosterona circulando en sangre. incrementan los niveles de LHRH. eliminando la posibilidad de que. Para que la erección se sibilidad de la pituitaria a la LHRH y los glucocor­ produzca es necesario la activación del sistema ticoides también inhiben la sensibilidad de los ova­ nervioso parasimpático. mientras que la LH activa la síntesis de ye su sensibilidad a la LHRH y. FSH y estrógenos. Básicamente. Pero en el LH estimula testículos Los glucocorticoides caso de que hubiese erección. lo que reduce guíneo en el pene. Durante la primera mitad del ciclo glucocorticoides bloquean la respuesta de los tes­ menstrual (también llamado estado folicular) se tículos a la LH. finalmente. mediada por el parasimpático. dad espermática. La LHRH y. Estrés / 123 TABLA 7. su organismo se encuentra presa de un su sensibilidad a la LHRH de los folículos) y la producción de LH y elevado estado de activación del SN simpático. es decir. en i i cuyo caso hablaríamos de impotencia. estimula las paredes del útero para que en caso general se ha observado que tienen menos LHRH. Como consecuencia disminuye la entre otros cambios. además de to de la ovulación pudiera implantarse en ellas y unos testículos más pequeños y una menor movili­ transformarse en embrión. Una vez que se ha produ­ inhibitorios del estrés cido esa excitación. muy similar al del tres vías. esta hormona trógenos. en la que la sarrollan una enorme actividad física.

5 por 100. puede afectar severamente al fun­ tico. y el el 3. sustituyendo las relaciones basadas en el deseo torno de este tipo tienden a evitar los pensamientos. parasimpático y favorecer la actividad del simpá­ pacidad para procrear. Así. CUADRO 7. tales como la ansiedad y la depresión. o coito doloroso. si que la prevalencia del trastorno de estrés postraumá­ bien no habría que descartar inicialmente otras cau­ tico se sitúa en la población general en torno al 1 y sas orgánicas. de ahí que algunos autores consideren el nivel de progesterona. estrés postraumático es el que más directamente se espasmo en la trompa de Falopio. parecen o simbolizan. el estadio folicular se va alargando. En muchos relaciones sexuales de la mujer. Aparece entonces el llama­ do síndrome «de esta noche no pasa». dificultar la producción de esperma. en alguna medida. disfunción sexual o ha vinculado con una experiencia de estrés extrema. suelen presen­ Pero es que. Genaro y Ávila. el amplio uso de los aparatos para detectar psicológico extremo. que rodean la abertura de la vagina. bajo el cual los El estrés se ha relacionado con alteraciones emo­ cambios hormonales que se producen en la pareja pueden cionales. que provoca la contracción de los músculos de la vagina.1 2 4 / Manual de psicología de la salud ocurre. Den­ ser de signo opuesto a los que facilitan la concepción. La dispareunia. incluso. por unas relaciones cuyo fin es la inseminación natural. sueños desagradables y recurrentes en los que se retroalimenta solo. Moreno. En el caso del vaginismo. provocando cación. lo intrusivos y recurrentes del acontecimiento traumá­ que añade más estrés a la pareja. además. El estado de tensión y estrés que suele causar la inca­ n. autovaloraciones el hombre. pena y aislamiento. Las personas que han sufrido un tras­ aparato. mediada por un incremento de la actividad de s. razón por la cual. es menos probable que se de tipo sexual pueden provocar una respuesta con­ implante con normalidad. Estos. del mismo modo que ocurría en en sus miembros un cierto desánimo. la prevalencia entre los veteranos de © Ediciones Pirámide . El tro de los trastornos de ansiedad el síndrome del estrés emocional puede provocar fallos en la ovulación. la ansiedad hacia las relaciones El síndrome «de esta noche no pasa» sexuales o simplemente la preocupación de la mujer por si lo hará bien. entonces. dicionada de miedo a la penetración. que algunas parejas con sentimientos o. pero pueden acabar condicionando sus rios del mismo. que suele provocar senti­ mientos y conductas de culpa. a su vez. por lo que. se revive el acontecimiento y un estrés fisiológico y Asimismo. simpático.7. se ha folicular como para que tenga lugar la ovulación y observado que experiencias dolorosas y traumáticas se fecunde el óvulo. por ejemplo. Se trata de un bucle que tico. Los acontecimientos que se la ovulación en casa puede complicar las cosas aún más. las relaciones sexuales dejan de ser vividas como una expresión natural de afecto para transformarse 3. aunque el coito doloroso como una forma de vaginismo de haya suficiente acción hormonal durante la fase baja intensidad. n. el estrés puede alterar negativamente las negativas o sentimientos de falta de apoyo del compañe­ ro (Antequera. alar­ Los síntomas de este trastorno incluyen recuerdos gan el período de infertilidad. de estos casos. puede inhibir la actividad del s. pueden provocar la recurrencia de contactos sexuales al cambio de color del indicador del los síntomas. No es de extrañar. Las revisiones sobre el trastorno de estrés postraumático subrayan que es provocado Disfunciones sexuales específicas femeninas por acontecimientos estresantes en los que se sufren como la dispareunia o el vaginismo también pueden el crimen y la violencia. el aconte­ Las parejas se hacen con ellos para ganar control sobre cimiento traumático original. así como los aniversa­ el ciclo ovulatorio. mientras tener una etiología psicológica ligada al estrés. dificultando enormemente la excitación y lubri­ cionamiento emocional de algunas parejas. cualquier persona o lugar que pueda hacer revivir los síntomas de estrés. ira. 2008). hacien­ vaginismo. contracción involuntaria de los músculos do el ciclo menos regular. el estrés puede disminuir tarse juntos. la conversación sobre los problemas de infertilidad acaben sufriendo algún tipo de hechos traumatizantes y tienden también a evitar a disfunción sexual.2 En la dispareunia. Estrés y estados emocionales en un intento de procreación.

comúnmente. que algunas personas interpretan como síntomas con la depresión. aun por 100. lo que trabajo que ha tenido y cuanto menor el apoyo social facilita la cronificación de dicho papel. Dávila y Moyer. Jones. a que los acontecimientos estresan­ estudio puede realizarse dentro de una misma lógi­ tes constituyan un factor decisivo en la aparición de ca. Meyery Nerez. Priger. enfermedad de la hipocondría. sien­ bajo presión usan con una mayor frecuencia los do las personas que mejor se enfrentan a las situa­ servicios de salud (Barsky. En otros casos. sudoración. La persona que ha cuidado al enfermo to médico (Scicchitano. se ha constatado que las personas que se encuentran tamiento modulan la relación con la depresión. la evidencia de que los eventos casos.8. 1987) como de la psicología sobre los indicios de una posible enfermedad como © Ediciones Pirámide . se discute en ciertos casos ganancias secundarias en forma el llamado Post’s kindling model (modelo de encen­ de atención. la sintomatología que está entre la población civil que ha sido víctima o testigo presente en el síndrome del intestino irritable (véa­ de los atentados (Adams y Boscarino 2006). cabría subrayar un estresores cotidianos. la noción de conducta de sexual revelan que la prevalencia del estrés postrau­ enfermedad se refiere. entre los que se incluye ansiedad. según el cual el primer episodio de des que desarrolla y mantiene un modo de expresar depresión estaría precedido con mucha más proba­ la enfermedad. tal como ocurre en la enfermedad de alguna enfermedad y buscan por ello tratamien­ de Alzheimer. estas mismas del ámbito de la sociología médica (Mechanic. Estrés y conducta de enfermedad medio les proporciona de un modo contingente La noción de conducta de enfermedad proviene sobre dichas quejas. 2008). la conducta de enfermedad. hace años describían Mechanic y Volkhart (1961). la conducta de enfermedad arrastra los síntomas depresivos. intensos y prolongados. Padecer alguna enfermedad crónica. a las quejas mático puede llegar al 35 por 100 (Renck. peña el papel de enfermo para evitar enfrentarse a particularmente cuanto mayor haya sido la carga de situaciones estresantes de la vida cotidiana. estresantes pueden provocar un estado de depresión además. además. Por su parte. El ciones estresantes las menos vulnerables a los estados estrés se asocia. Pearce. 1996). bilidad por eventos vitales estresantes que los si­ No obstante. bien como fatiga. Estrés /1 2 5 Vietnam que fueron heridos en combate es del 20 (Leventhal. son. la investigación valente. En la actualidad. 2006). al menos en términos funcionales. temblor o nerviosis­ paciente o bien como cuidador. las personas manifiestan quejas continuas sobre su salud por los refuerzos positivos y negativos que su 3. Bambauer. Orav y Bates. sobre la salud a pesar de que no exista evidencia Y los ataques terroristas también pueden tener un alguna de tipo médico que pueda justificar tales impacto acusado en forma de estrés postraumático quejas. la capacidad personal para manejar mantiene una estrecha relación con el estrés. Lovell. cuando puede tener una entidad independiente. aun guientes episodios (Stroud. a la de sobre el tema ha revelado una significativa. puede mostrar signos de depresión después de que Pilowsky. mas. todo lo cual enfatiza el papel que los Dada su aparente similitud. a una diversidad de sínto­ depresivos asociados a ellas. conducta de enfermedad y en este sentido. se ha relacionado mo. aunque conducta de dolor (véase capítulo 8). en algunos Por otra parte. la conducta de enfermedad se hace equi­ no es tan abrumadora. Por ejemplo. 2006). Sin embargo. En el primer caso. insomnio. pueden importante matiz que diferencia la conducta de tener en las alteraciones del ánimo. personas no muestran necesariamente un temor 1962) y ha sido retomada tanto desde el ámbito de infundado a enfermar o una preocupación obsesiva la psiquiatría (Pilowsky. afecto y delegación de responsabilida­ dido de Post). Básicamente. la persona desem­ su labor haya finalizado tras la muerte del mismo. los estudios sobre victimización cuando el concepto ha sido objeto de no pocas entre las mujeres que han sido objeto de una agresión controversias teóricas. Mitchell. En síntesis. Marley. como ya recibido (Zhang. por lo que su ligera tendencia. 2008). 1980). se capítulo 12) puede considerarse. En general. ya que acertadamente las situaciones y los recursos de afron. depresión. No obstante.

es conocido que hay pilotos (Fremont. el gentío o cualquier otra forma de disconfort físico. acababan desarrollando masiva­ timientos de ansiedad. 2004). Seligman (1975) constató. Sin embargo. La impredecibilidad sultan mucho más estresantes que cuando se puede de los acontecimientos operar sobre ellos. Pickar. a pesar de la gran variabilidad de los acontecimientos individual de este tipo de respuestas. (por ejemplo. 1942.000 em­ Londres. al contrario que otro cuando se las somete a ese mismo ruido pero pue­ grupo de ratas que aprendía a apretar la palanca den controlarlo. En las afueras de la Bell Telephone Company sobre sus 250. la frecuencia laron que cuanto más alto era el lugar que una de situaciones de estrés era mucho menor pero persona ocupaba en la jerarquía laboral menos pro­ menos predecible. La incontrolabilidad avión. que y Paul (1987) observaron que cuando las personas las ratas hambrientas a las cuales se presentaba son sometidas a un estrés incontrolable (un ruido una señal que no servía realmente para predecir el de 100 dB) muestran una mayor activación del eje momento en que. Sapolsky. por ejemplo. si dichos eventos son incontrolables. culación con el estrés laboral. sin embargo. muestran una ligadas al estrés que el resto de los trabajadores. por el contrario. sino eventos estresantes lo sean mucho más. Uno de los primeros trabajos científicos cibles. para obtener comida en presencia de una señal El problema del control tiene una especial vin­ discriminativa. Londres que descubrió la existencia de una correlación po­ llegó a sufrir un bombardeo nocturno continuo que sitiva entre escala laboral y salud fue realizado por se repetía casi matemáticamente. apretando una palanca podían HHS y del SN simpático. de aviación que manifiestan acrofobia si se asoman a un sitio a gran altura pero no en la cabina del 4. además de mayores sen­ obtener comida.1 2 6 / Manual de psicología de la salud ocurre en la hipocondría. tiene mucho de estresante en sí mismo. contribu­ ESTRESANTE? ye a mantener en parte de la población infantil un continuo estado de ansiedad y estrés que se concre­ De sobra es conocido que existe una enorme ta en conductas regresivas. mayor tasa de enfermedad asociada al estrés que Este tópico no parece haberse confirmado empíri­ personas sometidas a más agentes pero más prede­ camente. dolor crónico). las conductas table incremento de las úlceras de estómago que de enfermedad suelen girar en torno a un trastorno fue mucho más alto en la población de las afueras que las personas han padecido o siguen padeciendo de Londres (Stewart y Winser. depresión e indefensión que mente úlceras de estómago. los bombardeos eran pleados. Los datos reve­ mucho más esporádicos. Zahn. por lo tanto. Se suele creer que En el ser humano también se ha constatado que los profesionales que alcanzan los puestos más las personas sometidas a una menor tasa de agentes altos en el mundo laboral sufren más enfermedades estresantes. pero más impredecibles. cif. dentro del ámbi­ fisiológica. tal como el nes a las situaciones potencialmente estresantes. re­ 4.1. Esta capacidad de control no La incapacidad para predecirlos hace que los sólo reduce la experiencia subjetiva de estrés.2. allá por los años sesenta. en 4. miedo a la separación idiosincrasia en la respuesta de las personas al es­ de los padres y problemas de sueño y de conducta trés. Así. Breier. ruido. De hecho. En esta que también llega a modificar la reactividad psico- línea. Albus. 1996). El estudio de las reacciones de los niños a los ataques terroristas también ha permitido cons­ tatar cómo la impredicibilidad de los atentados. En esa época se observó un no­ babilidades tenía de padecer enfermedades cardio- © Ediciones Pirámide . ¿QUÉ HACE A UNA SITUACIÓN una situación de permanente de amenaza. se ha consta­ tado la existencia de algunas características comu­ Cualquier acontecimiento negativo. Durante la Segunda Guerra Mundial. Wolkowitz to de la investigación animal en laboratorio.

El Maslach Burn out Inventory es. No todas las personas que padecen burn out pre­ sentan los mismos síntomas. más capacidad para hacer fren­ provoca la interacción cotidiana con otras personas te a más demandas y suelen tener una mayor capa­ (pacientes. suspenso. cuando está quemada en el trabajo. por mucho que haga. al menos en parte. Esto implica una fuerte des­ sometidos a situaciones continuas y estresantes que. El burn out suele observarse en las profe­ cabría distinguir cuatro grandes orientaciones. Además. camarero (Halbesleben y Demerouti. los cio emocional. sobre todo en quemado en el trabajo cansancio emocional. mente asociadas con el burn out. 1974). se encontraría la que se puede deno­ © Ediciones Pirámide . En siones que conllevan una cierta implicación emo­ primer lugar. se encontró que entre los trabajos (Gil-Monte. que se refiere a la valo­ a factores como la dieta. trabajan en una empresa mal tivas y las respuestas frías e impersonales hacia las gestionada en la que no pueden estar seguros de personas con las que se trabaja (pacientes. el ejercicio físico o un ración profesional negativa que la persona hace de menor consumo de tabaco. cuando se investiga cualquier otro tipo de enferme­ Este síndrome engloba tres componentes. policías. llegándoles incluso a culpabilizar de sus pro­ su situación de estrés laboral. aparece el llamado Cansan­ riesgo para la salud como el tabaco. Además. por ello (económico. pro­ que la persona percibe que. cidad de control sobre las mismas.). cuáles son sus responsabilidades exactas.). promoción. Ríos Peñalver y Godoy. Conclusiones semejantes se han obte­ cional. en principio. En segundo lugar. británico. faciliten la aparición de otros factores de rales. tal los servicios humanos: docentes. No es de Aun cuando el síndrome de estar quemado en el extrañar que este síndrome fuese descrito en jóvenes trabajo puede darse en diferentes profesiones. además.). etc. o confeccionador de ropa. etc. alumnos. las voluntarios que atendían a drogodependientes con distintas orientaciones profesionales están fuerte­ el fin de lograr su rehabilitación (Freudenberger.2. Estrés / 1 2 7 coronarias. Gil-Monte. víctimas de delitos o desastres. Finalmente. se encuentra lo que se ha denominado den venir explicadas. las actitudes nega­ entorno y si. mientras que en el otro polo ser considerado la dimensión central del síndrome se encontraría el de operador de teléfono. alumnos. Peñalver Hernández et control sobre el trabajo. tienen menos control sobre su ción. Básicamente. donde Estos tres componentes del síndrome no aparecen se categorizó el nivel del estrés laboral en función simultáneamente sino que el cansancio emocional de las demandas de productividad por unidad de y la baja realización personal conforman un binomio tiempo y el grado de control sobre las circunstan­ que resulta el antecedente de la despersonalización cias laborales. se encontraría la Despersonaliza­ dos. existe un cierto con­ menos estresantes se podía encontrar el de arqui­ senso en tomo a que el cansancio emocional puede tecto o el de científico. Se trata de un estado en el al. Además.). 2005. en la falta de Risquez. 2008). En pri­ dades. y como se ha observado entre el funcionariado asistentes sociales o enfermeras (Bermejo y Prieto. como ocurre generalmente en el ámbito de nido en otras investigaciones sobre el particular. mientras el hombre suele El burn out es un tipo de estrés laboral crónico puntuar mucho más alto en despersonalización (Ríos que tiene su origen. 2008). blemas (enfermedad. 4. esta tendencia suele aparecer 2006. Godoy Fernández. 2007). Es frecuente encontrar que la mujer. precisamente. bablemente. El burn out o el síndrome de estar muestre una puntuación elevada. que se refiere a la sensación de individuos que llegan a las categorías superiores sentirse agotado emocionalmente por el desgaste que tienen. Los subordina­ etc. motivación e insatisfacción con sus resultados labo­ a su vez.1. el cuestionario de referencia para la no obtiene ningún tipo de reconocimiento adicional evaluación de este problema. Pero también a que los su habilidad en el trabajo y de la relación con las trabajadores de las escalas inferiores se pueden ver personas a que atiende. 2005). por el contrario. Qué duda cabe de que esas diferencias pue­ mer lugar. apelando Baja realización personal. que engloba la irritabilidad. médicos. En el trabajo clásico de Karesek (1979). se agrava etc.

Este perfil se encuentra hacer. sientan desbordadas laboralmente. como ocurre cuando el trabajo excede la competen­ En muchos casos. laboral propicia el aislamiento. Los autoorien. Entre ellas destacaríamos. Los mejores y peores pro­ Respecto a las variables organizacionales que fesionales reciben el mismo trato y.). ade­ con la rutina laboral. ye una de las razones principales de la desmorali­ los escaladores y artesanos son los que más satis­ zación de los funcionarios públicos. hacer. la am­ tencia. como son largas jornadas trabajo que sólo a él le corresponde y los demás no de trabajo sin el descanso necesario para romper siempre conocen. La ambigüedad de rol ocurre cuando llar a cada persona en una única orientación. En la práctica. hágase lo que contribuyen a quemarse en el trabajo. Cuando no hay nada que la realidad que les rodea. Probable­ ne siempre la misma recompensa y reconocimiento. a trabajo en la función pública es visto como un que su desempeño laboral cotidiano siempre tiene privilegio por las condiciones laborales y la estabi­ un objetivo concreto que conseguir. una profesión. no se obtiene ningún tipo de reconocimien­ recoge un diagnóstico amplio y preciso de las mis­ to adicional. Esta burocracia se asienta. De hecho. en ello influya la discrepancia entre sus Esta variable es un potente antecedente de la baja expectativas de lo que pensaban lograr y una reali­ realización personal (Gil-Monte. anula o disminuye en gran medida el gratificación más importante. bigüedad de rol contribuye de manera muy especial Pues bien. 2005) y constitu­ dad que las limita significativamente. Los de las formas comunes de mobbing es obligar al artesanos serían aquellas personas cuyo objeto en profesional a permanecer en su puesto sin nada que el trabajo es hacerlo bien y los auto-orientados. Pero tampoco Por su parte. más. los el profesional no tiene feedback sobre su propio datos parecen indicar que los llamados activistas rendimiento y percibe que no importa demasiado sociales son los que muestran la mayor probabilidad al nivel que rinde. o bien en términos cualitativos. 2005). encontraría­ bar la jornada laboral. Por otra parte. personas que cierto grado de ocupación el tiempo fluye con nor­ pretenden alcanzar el estatus más alto dentro de su malidad y el trabajo se acaba antes. obtie­ de llegar a estar quemados en su trabajo.1 2 8 / Manual de psicología de la salud minar activistas sociales. bien en cada individuo es responsable de un aspecto del términos cuantitativos. Aun cuando el facción muestran con su trabajo debido. la realidad es que gran parte de tados son los que más insatisfacción muestran con los funcionarios se identifican plenamente con el su trabajo. quizá. las normas explícitas en el tra­ cia del profesional en un momento determinado. el uso de las nuevas otras implícitas que el trabajador tarda en llegar a tecnologías puede hacer que muchas personas se conocer. el tiempo se desacelera y pesa como una losa en muchas profesiones llamadas vocacionales (do­ sobre el trabajador. con el tiempo. lejos de ser una re­ con su trabajo no sólo buscan un modo de subsis­ compensa suele llegar a convertirse en una fuente tencia. sino En este sentido. en la medida en que en primer lugar. etc. mente. la literatura se haga. al margen de cualquiera que sea ésta. en normas virtualmente imposibles de alterar. ya que en cualquier caso. para quienes el trabajo es sólo un modo de subsis­ Dentro de las variables organizacionales. el conflicto de rol ocurre cuando el se debería olvidar que el déficit de trabajo (tener profesional no puede satisfacer las expectativas © Ediciones Pirámide . por su propia trabajo cotidiano puede llegar a ser la fuente de estructura. Es de destacar que. las proceso de burn out descrito en la tabla 7. desarrollo profesional. El orientaciones del activismo social y del escalador número de bajas por depresión o estrés es sorpren­ se debilitan a favor de la artesanía. partiendo de que sería difícil encasi­ al burn out. medicina. bajo no son las que marcan la dinámica laboral. Sólo cuando se mantiene un mos lo que se denomina escaladores. Parecería que dentemente alto. por ejemplo. sino que con él también pretenden cambiar de profundo malestar. este tipo de organización mas (Gil-Monte. la sobrecarga de trabajo. Por su parte. lidad en el empleo. Se trata de personas que muy poco o nada que hacer). Además.4. la función pública muchos profesionales aprenden que hacer bien el ha llegado a ser una burocracia que. que lo único que quiere es aca­ cencia.

por lo tanto. emo­ misma línea. La falta de apoyo social visto como una amenaza por parte de los compañeros que tienen más horas de vuelo. Birmingham y Jones cional e intelectual que puede conllevar el traslado. se compensa con la ilusión del fin de la vida aca­ lidades sociales y asertividad para aprender a ma­ démica e inicio de la vida laboral. 1996). Se llega a un punto de colapso físico. Este entusiasmo puede ser 4. Se hace el vago. La ex­ expectativas profesionales supone replantearse la re­ perimentación animal ha puesto de manifiesto. por la modificación de la estructura de la organiza­ Evolución y desarrollo del síndrome ción para eliminar las condiciones que lo causan. también resultó significativo el hecho de de la organización. por el contrario. las bajas continua­ mostraban satisfechas con su matrimonio tenían una das o arrastrar una vida laboral de permanente insa­ medida ambulatoria de la presión arterial más baja tisfacción o frustración. este problema se sor­ tea estableciendo objetivos muchos más altos de los esperados por los jefes. incluso. tanto en hombres como en mujeres. Aunque resulte exigen­ profesionales presentan. (2008) observaron que las personas casadas que se el abandono del puesto de trabajo. muchas personas tienen que El burn out es consecuencia de un proceso de desgas­ aprender a convivir con esta situación. evitación e inhibición en el trabajo. © Ediciones Pirámide . Para evitarlo. Al principio. En este te laboral que va pasando por distintas fases: sentido. que la respuesta fisiológica de estrés a la Puede aparecer entonces un sentimiento de derrota e incapacidad y es más fácil contagiarse del negativis. El incumplimiento de las siguiendo distintas líneas de investigación. llas personas que permanecen casadas.. en mo de los compañeros.. ya que. de estar quemado en el trabajo (Edelwich y Brodsky. ejemplo. por lación entre el esfuerzo personal y sus beneficios. estimulación aversiva entre primates depende. el entrenamiento en habi­ te. Aun cuando no estén claramente defi­ sivo en el control del estrés. dada la naturaleza de los problemas que los 1. insatisfechas con su matrimonio. y mostraban menos estrés y depresión que las per­ sonas casadas insatisfechas con su matrimonio. si ello no es posible.3 La prevención del burn out pasa. el trabajo se siente como algo estimulante. Tras la fase de estancamiento se puede producir un estado de hiper­ perfectamente ilustrada en los datos de la relación actividad en la que se trata de hacer mucho. de si es de la salud (jaquecas.). Los efectos moduladores del apoyo social sobre el estrés se han ido confirmando sistemáticamente 2. Fase de hiperactividad y de apatía. Los datos indican que miento laboral. Estrés /1 2 9 CUADRO 7. el entrenamiento en solución de proble­ compañeros de trabajo y con la organización en la mas o. Holt-Lunstad. nidos los objetivos del trabajo. las estrategias que se han propuesto inclu­ yen. La influencia del apoyo social en la salud queda 3.1 y 7. Burn out.2). se causada por diferentes enfermedades asociadas al entra en un estado de apatía y un creciente distancia.3. aplicada en presencia de otros primates conocidos. favorecer el apoyo social. En esta 4. de si esa estimulación es aplicada en aislamiento. estrés (figuras 7. se busca el su magnitud. los solteros y Ese distanciamiento puede generalizarse al ámbito especialmente los divorciados presentan un mayor familiar o personal. contradictorias que han puesto en él otros miembros Además. 1980) Sin embargo. del sexo y el estado civil con la morbimortalidad como los resultados siguen siendo los mismos. Fase de estancamiento. problemas de estómago. Esta variable es un potente que las personas que permanecían solteras tenían antecedente del agotamiento emocional del profe­ un perfil en estos parámetros mejor que las personas sional (Lee y Ashforth. Pueden aparecer las primeras alteraciones un medio desconocido o. Uno se identifica con los el trabajo. Alargar la jomada laboral es un reto más como veremos a continuación. Fase inicial de entusiasmo. pero. desde el punto de vista psicológico. que trabaja. este factor es deci­ y no importa. Los contratiempos nejar las situaciones de conflicto que acontecen en están para ser salvados. se «pasillea» y riesgo de desarrollar problemas de salud que aque­ lo único que se busca es resolver asuntos personales.

Chichester: John Wiley and Sons. Adaptada de Fisher. Handbook ofLife Stress Cognition and Health.3.1 3 0 / Manual de psicología de la salud Figura 7. © Ediciones Pirámide . (1989).—Tasa de muertes en hombres por cada 100.000 habitantes en Estados Unidos.000 habitantes en Estados Unidos.—Tasa de muertes en mujeres por cada 100. 350 2^0 200 jsq 100 50 n _____ 1 i i i Infarto Cáncer Suicidio Úlcera Casadas Solteras |¡jjj Divorciadas Figura 7. Handbook ofLife Stress Cognition and Health. S. (1989). S.4. Chichester: John Wiley and Sons. Adaptada de Fisher.

definida por su tamaño y en las personas que están más próximas y con las que la que se contabilizan el número total de conocidos. se puede contar) los efectos directos se hacen evi­ Por todo lo expuesto. aunque eso siempre ciado también con una menor reactividad cardíaca y sería mejor que carecer de red de apoyo. Zunzunegui y Otero. se ha propósito y un significado vital que ayuda a perma­ observado que cuando el apoyo social se mide en necer a la persona activa física y mentalmente términos cuantitativos (número de personas con las (Rodríguez-Laso. Los datos han subra­ peñar un papel dinámico en la vida proporciona un yado la utilidad de ambas hipótesis. Así. espe­ nores tasas de mortalidad ajustadas a la edad. el apoyo social incluye dos dimensiones funda­ emocional parece más efectivo cuando se recibe de mentales: la red social. tal y como habían el cáncer. como ocurre en Para explicar cómo opera el apoyo social en la el caso de los cuidadores de pacientes de Alzheimer. mientras que la amigos y familiares. Sin embargo. 2001). Roth un amigo de confianza puede ser el apoyo social y Mittleman. dicos y psicológicos. Vinokur y Smith. menores niveles de marcadores fisiológicos de ries­ El perfil de la persona que debe proveer el apo­ go cardiovascular. pueda ser atribuido a que dar apoyo y desem­ mente ante períodos de estrés. incluso. el apoyo social medido en puede constituir una herramienta muy importante. En términos de salud mental. promover el apoyo social dentes. así como con un mejor funciona­ yo social para que éste sea efectivo también ha sido miento del sistema inmune medido a través de las objeto de estudio. Ade­ cialmente las mujeres y en momentos de estrés. por más. se relaciona señalado Langner y Michael (1960). Okamoto apoyo social es benéfico tanto en momentos estre­ y Tanaka (2004) constataron que el sentido de uti­ santes como en momentos sin estrés.) suele ser más valorada cuando proporcionar apoyo emocional (empatia o confian­ proviene de un experto en el tema. la capacidad de esa red para litigio jurídico. sonas. sino que proporcionar apoyo a otras per­ 2004). se ha aso­ cioso como tener dos o tres. sin llegar a la extenuación. apoyo instrumental (ayuda en la solución de Pero no sólo recibir apoyo social contribuye al los problemas) y apoyo informativo (Calvo y Díaz. 2007). y en este sentido algunos estudios han sonas y los efectos positivos del apoyo social. bienestar. Así. 2012). para optimizar los tratamientos mé­ tiguación del estrés (House. se tiene una mayor complicidad. En definitiva. los esfuerzos Ediciones Pirámide . Cacioppo y Hawkley. qui­ efecto benéfico del apoyo social se daría básica­ zá. particularmente para los hombres. etc. fisiológicamente. Landis y Umberson. tener una do­ con menores niveles de ansiedad y depresión y con cena de amigos cercanos puede no ser tan benefi­ un mayor bienestar y. 2003). Clay. Tener obtenido buenos resultados (Drentrea. 2003). Esto. la investigación a lo largo de los úl­ más efectivo. Por timos años ha mostrado de un modo sistemático que el contrario. ayuda dades cardiovasculares y favorece la recuperación y y preocupación de los que les rodean (Kawachi y el tiempo de supervivencia a dichas enfermedades y Berkman. mientras que lidad para los otros en personas mayores predice la hipótesis de amortiguación subrayaría que el una mayor longevidad de estas personas. es conocido el hecho de que el apoyo co. mente útiles para dar apoyo en una situación deter­ Aunque se suele hablar de él de un modo unívo­ minada. Las personas deben ser alen­ 1988. La hipótesis del efecto directo postula que el (Brown. Estrés / 131 En general. términos cualitativos (calidad de relación con el tanto para la prevención de determinados trastornos otro) se relaciona más estrechamente con la amor­ como. dicha red. las personas que pertenecen a redes disponer de apoyo social se relaciona con unas me­ sociales extensas pueden verse abrumadas. za). modulación del estrés se han propuesto dos hipó­ se asocia con una mejor salud física y mental tesis. tadas a reconocer sus posibles fuentes de apoyo No hay una relación directa entre el número de social y aprender cómo usarlas de la forma más miembros que componen la red social de las per­ efectiva. Sin embargo. 2006). y la dimensión funcional de información respecto a un problema (enfermedad. No todas las personas son igual­ células NK (Wills y Ainette. Nesse. desempeña un papel protector de las enferme­ el exceso de apoyo en forma de información. Es decir.

Los resultados m ostraron que por y Janicki-Deverts. se ha dicho que contacto real con los otros (Bonetti. entre 150 y 300 UCV. el riesgo de entre los adolescentes. por su impredecibi. 1994). por causas no naturales (Li. corroboraron vitales. Mortensen y hacer predicciones específicas sobre el tipo de en­ Olsen. que algunos ítems. aproxi­ se están dando en la naturaleza del apoyo social de madamente la mitad de los individuos decían haber la mano de internet y las aplicaciones para móviles. 2012). 2013). Las escalas más recientes han llegado a trario. de la tiempo determinado incrementaba el riesgo de en­ mortalidad materna. obstante. Precht. En esta línea se ha seña­ lado que 29 de los 43 ítems pueden ser vistos como reflejo de la enfermedad. si detrae los beneficios que proporciona el incluir 100 o más eventos. el valor predictivo de las escalas de even­ afecta también a personas de todas las edades. en algunos casos la eliminación de dichos ítems Holmes y Rahe (1967) fueron los primeros inves­ debilita la relación entre enfermedad y eventos tigadores que. véase tabla 7.132 / Manual de psicología de la salud encaminados a incrementar el apoyo social de las mento en UCV en los dos años anteriores a la en­ personas generalmente no han tenido éxito (Cohén fermedad. Saarela y Kawachi. sobre ser objeto de investigación. esa relación. La En los primeros estudios retrospectivos de Hol­ muerte inesperada de un hijo también incrementa mes y Rahe (1967) se observó que había un incre­ el riesgo de los padres de padecer un infarto de © Ediciones Pirámide . En cualquier caso. Además. precisamente. se ha observado que la muerte de un bio de vida (UCV). tal y como han sugerido Reich. Este incremento de la mortalidad es fermedad asociada a un rango de puntuaciones en mayor si el hijo ha muerto por algún accidente o particular. «cambio en el estado financiero») y. (Wills y Ainette. sin embargo. o. tanto por causas naturales como fermedad física. 2003).7). relacionados con la enfermedad han obtenido re­ lidad e incontrolabilidad y que han sido puestos en sultados divergentes (Bishop. con o sin ítems caracterizadas. Los eventos vitales estresantes comparado el poder predictivo de las escalas de Los eventos vitales estresantes son situaciones eventos vitales. suicidio (Rosóla. No educado en sintonía con las nuevas tecnologías. que han crecido y se han enfermar se situaba en torno al 70 por 100. Se ha cuestionado que los 43 ítems no sociales reales. medad física y psíquica. padecido algún tipo de enfermedad durante el año Si bien este cambio se ha producido sobre todo siguiente y. son una muestra válida de todos los eventos vitales Subrahmanyam y Espinoza (2012). debajo de 150 UCV no había razón para esperar un Finalmente. por encima de 300 UCV. 2010). un cuestionario que pro­ una relación más estrecha con la enfermedad. Holmes y Rahe probaron esta hipóte­ Otros estudios sugieren que son los aconteci­ sis a través del Social Readjustment Rating Scale mientos incontrolables y negativos los que muestran (SRRS.4. Mientras que relación con el desarrollo de la enfermedad física. Campbell y a alguno de los ítems le falta especificidad (por Gilmore. a partir de este cuestionario. en otros apenas parece afectarla. 2012). porciona un índice cuantitativo en unidades de cam­ por ejemplo. Esto tos vitales presenta algunos problemas. Así. Se observó que la acumulación hijo se asocia con un incremento significativo. La cuestión es si esa nueva Además. se han levantado algunas otras críticas red virtual enriquece y complementa las relaciones a la SRRS. en­ de una alta puntuación a lo largo de un período de tre 10 y 18 años después de su fallecimiento. de un modo empírico. entre los ha dado lugar a la aparición de una nueva red de que destaca el que el momento de inicio de la en­ apoyo social a la que se accede a través de internet fermedad puede ser desconocido. lo todo. por el con­ posibles. 2008). habría que señalar los cambios que problema de salud. tales como «enfermedad que sí parece probado es que distintas intervencio­ o lesión grave» o «cambios en los hábitos alimen­ nes concretas de apoyo social a través de internet ticios» pueden reflejar más que predecir la enfer­ pueden ser efectivas (Young. Se trata de un asunto que deberá ejemplo. también se constató por causas no naturales y de la mortalidad paterna que no era posible. incluida la SRRS. Los estudios que han 4.

ticos. Pequeñas transgresiones de la ley 11 miocardio (Li. Hansen. otras muchas no lo harán. Precht. Vacaciones 15 21.7 The Social Readjustment Rating Scale 1. Problemas con la ley 29 3. Embarazo 40 33. en la actualidad parece ha­ relación se da también entre las complicaciones más berse aceptado que los eventos vitales tienen una comunes de la vida cotidiana y la salud. Cambio en el número de personas que con­ viven en familia 15 19. Cambios importantes en el estado financiero 38 37. del estrés proporcionando listas más ajustadas de A pesar de todos estos matices que configuran los mismos (Martínez-Correa y Reyes. Enfermedad o lesión grave 53 28. Separación conyugal 65 25. Desembolso importante de dinero 31 41. Vencimiento de hipoteca o préstamo 30 42. Estrés / 133 TABLA 7. Reajuste en los negocios 39 36. Muerte de un familiar cercano 63 27. Muerte del cónyuge 100 23. Laursen. Cambios en los hábitos personales 24 8. Cambio de residencia 20 12. Divorcio 73 24. Cambio en hábitos de ocio 19 14. Cambio del tipo trabajo 36 39. la relación entre eventos vitales y enfermedad. Dificultades sexuales 39 34. Éxito personal importante 28 4. Llegada de un nuevo miembro de la familia 39 35. Cambio en las actividades sociales 18 16. Pe'rdida de empleo 47 30. 2002). 2005). Reconciliación conyugal 45 31. 2005) y por enfermedades psiquiátricas la significatividad de su efecto en términos estadís­ (Li. Matrimonio 50 29. Problemas con el jefe 23 9. la enfermedad. Cambio en las actividades religiosas 19 15. Cambio en las condiciones de vida 25 7. Así. Mortensen y Olsen. Cambio de escuela 20 13. ello no supone una significación clínica en Todas estas cuestiones han provocado que los cada caso en particular. Cambio en la salud de un familiar 44 32. Jubilación 45 trabajo 20 11. Cambio en los hábitos de sueño 16 18. 2003). esa En cualquier caso. por lo que aunque se puede asumir Li y Precht. Navidades 12 22. Muerte de un amigo próximo 37 38. Encarcelamiento o confinamiento 63 26. Existen relación efectiva con la salud. Comienzo o final de la escolarización 26 6. Cambio de responsabilidades en el trabajo 29 43. Esposa que empieza o deja de trabajar 26 5. Olsen y Mortensen. Cambio en los hábitos de alimentación 15 20. pero que explican algunos científicos que opinan que dada la gran © Ediciones Pirámide . Desembolso de dinero 17 17. mientras algunas per­ investigadores hayan desarrollado nuevas medidas sonas que están expuestas a acontecimientos vitales de eventos vitales que intentan mejorar la medida estresantes enfermarán. entre el 10 y el 15 por 100 de la varianza total de de ser hospitalizados por la diabetes tipo 2 (Olsen. Cambios en las condiciones u horario de 10. Hijos que abandonan el hogar 29 2. Cambio en la frecuencia de las discusiones con el cónyuge 35 40.

que la situación provoca. Es cierto que sido infectados y. Entre los cuestionarios A continuación se aplicó una batería de pruebas más utilizados para evaluar el llamado estilo per­ psicológicas para evaluar su estado emocional y su sonal de afrontamiento se encontrarían el Ways of © Ediciones Pirámide . Los investigadores. las estrategias centradas en la emoción. las estrategias centradas en el problema y la gripe. incluso. Esos resultados se confirmaron una de las experiencias positivas (Hershfield. Ahora bien. Es decir. bien controladas que hayan evidenciado que la mejora del ánimo y el incremento de emociones positivas puedan tal como la edad. Tyrrel y Smith parte del individuo. Sims vez que se corrigió estadísticamente la influencia y Carstensen. incluso. a pesar de la popularidad que ha cobrado nasales. Scheibe. de no experimentar emociones negativas cuanto de que y multiplicaban por 2 el riesgo de desarrollar la en el balance de las emociones cotidianas prevalezca el enfermedad. El modo de afrontar la situación frecuencia con que se presentan esas complicacio­ nes. la medida subjetiva en que los sujetos se Posiblemente. de cambiar la situación y re­ (1991). entonces.8). fueron expuestos a una dosis ha­ promover la curación de determinadas enfermedades. habían registrado los ¿Las emociones positivas pueden curar las acontecimientos vitales que cada sujeto había pa­ enfermedades? decido. en tal caso. 4. E. las enfermedades físicas (Aspinwall y Tedeschi. si habían desarrolla­ hay estudios que han mostrado que las personas que ex­ do síntomas clínicos. Las estrategias centradas en la instalaron a todos estos voluntarios en la célebre emoción tienen como elemento común los esfuerzos Unidad de Resfriado Común del Consejo Británico de la persona para controlar el distrés emocional de Investigación Médica en Salisbury (Inglaterra). su influencia acumulativa sobre la salud puede Carver. Scheier y Weintraub describieron en 1989 ser. durante el año anterior a este experimento. tabla 7. Durante la semana siguiente se hizo el este planteamiento en los últimos años. curar enfermedades o alargar la vida (véase el capítulo A la luz de esta y otras muchas investigaciones que 13). a partir del hecho de que el estrés pue­ consideraban incapaces de hacer frente a esas de­ de perjudicar la salud. Básicamente. se ha llegado a concluir que las mandas vitales y su estado emocional. incluso. Los resultados fueron conclu­ perimentan más emociones positivas cotidianas presentan niveles más bajos de cortisol y una frecuencia cardíaca yentes. 2005). por sentido fue el realizado por Cohén. hoy ampliamente aceptada. bitual de virus del resfriado en forma de gotas Sin embargo. Wardle y veles de estrés más elevados multiplicaban por 6 Marmot. el sexo o el consumo de tabaco. quienes reclutaron a 420 personas sanas e solver el problema. 2010). también se ha mostrado que las probabilidades de ser infectadas por el virus una buena salud física en la madurez depende no tanto respecto a las que mostraban niveles bajos de estrés. además de afectar la probabilidad de desarro­ los cambios psicofisiológicos para lograr la curación de llar la enfermedad. de las más traumáticos pero menos habituales. no hay investigaciones que otras variables pudieron tener en la relación. Los volun­ emociones positivas pueden favorecer la salud e. experimentalmente confirmada. Las pri­ Uno de los trabajos más convincentes en este meras tienen como elemento común el intento. no existe una seguimiento de los sujetos para comprobar si habían evidencia concluyente de que esto sea así.5. Quizá una estrategias que las personas utilizan para hacer ilustración muy llamativa se encuentre en la creen­ frente al estrés (véase.1 3 4 / Manual de psicología de la salud CUADRO 7. de que dichas estrategias se dividen en dos grandes cate­ el estrés facilita la aparición del resfriado común y gorías. parece claro desde el hecho comúnmente aceptado de que un buen que el estrés puede modificar sustancialmente la estado psicológico se asocia con el bienestar físico hasta probabilidad de contagio a través de virus y bacte­ el planteamiento de que un buen ánimo puede operar rias. más baja que las personas que experimentan pocas emo­ Las personas que habían experimentado los ni­ ciones positivas a lo largo del día (Steptoe. cia popular. parece que se ha dado un salto injustificado han llegado a conclusiones similares. más fuerte que la de los hechos vitales una taxonomía. 2013). tarios.4 nivel de estrés.

— Consiste en rezar y buscar la ayuda de Dios o el confort en la re­ ligión. se coloca en el control de las emociones.. — Negación. Estrés /1 3 5 TABLA 7. largo plazo. 1989). — Consiste en abandonar temporalmente todas las actividades para centrarse en la situación estresante. simpatía o comprensión. dichas estrategias pue­ las tácticas de no evitación son aquellas en las que den ser una fuente importante de frustración si la la persona centra su atención en la fuente de estrés persona se está enfrentando a circunstancias que no o en sus efectos. — Reinterpretación positiva. — Evitación mental.Consiste en ver por qué es estresante la situación y comunicar todos esos sentimientos de tensión. especialmente si el énfasis derá el éxito sobre el control del estrés. la respuesta a esta cuestión depende en manejo del estrés a corto y a largo plazo. mientras Por otra parte. — Planificación. Estrategias centradas en la emoción — Búsqueda de apoyo social por razones emo­ — Consiste en buscar apoyo moral. las estrategias de evitación citadas a corto plazo para reducir el estrés puede que no sean en la tabla 7. — Evitación conductual. En este último caso. la efectividad de una estrategia que las tácticas de no evitación son útiles a largo también depende del marco temporal que se consi­ plazo (Carver. — Consiste en esperar la oportunidad apropiada para actuar. dere. algunas estrategias que son efectivas No obstante. — Consiste en buscar el lado bueno de la situación. — Consiste en pensar y programar los pasos a dar para tratar de ma­ nejar la situación. — Volcarse en la religión. cionales. suelen aliviar el malestar emocional © Ediciones Pirámide . Adaptada de Labrador (1992). parece haberse cons­ puede cambiar. — Consiste en negar la realidad de la situación. De hecho. — Consiste en volcarse en otras actividades para distraerse de la si­ tuación estresante. 1989). — Consiste en buscar consejo. Coping Checklist (Folkman y Lazaras. asistencia o información sobre lo que ticas. — Aceptación — Consiste en asumir la realidad de la situación. Aunque cualquiera de las de evitación son aquellas en las que la persona in­ estrategias orientadas a solucionar el problema es la tenta dirigir la atención lejos de la fuente de estrés más adecuada cuando hay alguna razón para creer que o lejos de su propia reacción al mismo. se analizó la efectividad de las sería ¿qué tipo de esas estrategias es más efectiva? estrategias de evitación y de no evitación para el Obviamente.8. En un metaanálisis realiza­ Ante tal diversidad de posibilidades la pregunta do sobre el tema. —. y viceversa. — Búsqueda de apoyo social por razones prác. hacer. Scheier y Weintraub. del modo como tatado que las estrategias de evitación pueden ser se usen las estrategias centradas en la emoción depen­ efectivas a corto plazo. En general. — Consiste en adoptar las medidas necesarias para cambiar o evitar la situación estresante o aliviar sus efectos. Las tácticas gran medida de la situación. mientras que se puede cambiar la situación. — Retrasar el abordaje del problema. Scheier y Weintraub (1989) E s t r a t e g ia s D e s c r ip c ió n Estrategias centradas en el problema — Afrontamiento activo. — Consiste en ocuparse mentalmente de otros asuntos para no pensar en la situación estresante. — Centrarse y/o desahogarse emocionalmente.8 Taxonomía de las estrategias de afrontamiento según Carver. 1988) y el útiles para ayudar a la persona a manejar el estrés a COPE (Carver et al. — Cancelación de actividades en competencia.

Significa tomar esos pensamientos. tomar que cuando abandonan la lectura. no significa desear o querer el malestar (eso sería riencial. cuando se recurre a la lectura para escapar llo que viene dado. si la única razón por la que se está dispuesto a Si hay algo que no es posible es no pensar en algo. dolor que no está uso de una de las estrategias de control emocional contaminado por el miedo. 2003). aceptación requiere cierto detalle. la ansiedad o la preocu­ ya mencionadas. utilizar indistintamente. en un que provoca la mente. doble sufrimiento. fracaso o por cualquier otro motivo provoca dolor. lejos de librar del dolor a la persona. Obviamente. Si tra­ mismo. Implica. ya estar ahí durante mucho tiempo. terapia de aceptación y compromiso (ACT) se están Cerrarse para no sentir es la causa del dolor «sucio». 2005). En este sentido habría comenzar enfa­ tar las situaciones estresantes. sin embargo. por un voca tratar de eliminarla. to. suele ocurrir se puede controlar. Para borrar. a los implica la renuncia voluntaria al control sobre algún que se les ha denominado individuos autoeficaces. Mientras que la resignación 1992. parece que se podría tizando que la aceptación no es sinónimo de resig­ hacer una distinción entre aquellos que las manejan nación. Para romper esta paradoja. si se fuesen estas pensamientos. He aquí donde re­ tamos de no pensar en un limón amarillo. agita o entristece se torna. es decir. son los que en cualquier situación de estrés se pre­ © Ediciones Pirámide . En este sentido. por lo tanto. aceptar cualquier estado psicológico es librarse del Las personas no pueden no pensar en algo. quedan impresas tales que las evocan (Hayes. todos los esfuerzos que se hacen para no de sobrentender que aceptar algo es una especie de seguir dándole vueltas a un asunto que nos preocu­ truco para quitarse de encima el malestar emocional pa. aunque en el lenguaje coloquial se puedan de un modo satisfactorio y los que no (Labrador. Los primeros. estamos side la dificultad de la práctica del estar dispuesto viendo un limón amarillo (Wegner. agradables o desagradables. sintiéndolos. por el contrario. muchas personas consiguen olvidarse la vida sino renunciar al control de aquello que no del mismo mientras leen. Ahora bien. nadie renunciaría a ello. por otro. puede En vez de «sentirse mejor». la práctica de la sumirla en un sufrimiento más largo y pronunciado aceptación supone «sentir mejor». Es por ello que por el propio funcionamiento de la mente humana. Este modo de comportamien­ imposible su eliminación (Hayes y Smith. esto no va a funcionar. vuelven a pensar cada momento como viene. Fo­ en su mente de un modo que hace muy difícil si no líete y Stroshal 1996). Gifford. ya que su con­ Finalmente. Wilson. cabría señalar que si bien todas las notación cultural puede distorsionar su auténtico personas utilizan diferentes estrategias para afron­ significado. imágenes. Responder a los pen­ en dicho evento. aceptar ducen a lo que se ha denominado evitación expe. Pero el problema ello tratará de alterar la frecuencia y la forma de es que las experiencias emocionales del ser huma­ esas experiencias y evitar la condiciones ambien­ no. Definir lo que es la el miedo al sufrimiento. 2002). puesto de la ansiedad que ha provocado un evento vital que aceptación no supone renunciar al control de estresante. la aceptación. generalmente. Del mis­ a abrirse a las experiencias desagradables. la preocupación Abrirse al dolor que se sufre por la pérdida de al­ genuina que se tiene y. poniendo en ella muchas expectativas terapéuticas un dolor en el que al sufrimiento hay que sumarle (Wilson y Luciano. el estrés que pro­ guien querido. Por un lado. a las sensaciones percibiéndolas o a El problema surge cuando estas estrategias con­ los recuerdos rememorándolos.1 3 6 / Manual de psicología de la salud sólo durante períodos de tiempo limitados. se ha propuesto el pero un dolor «limpio». Este fenómeno ocurre cuando la persona masoquismo). Por se refiere al hecho de recibir voluntariamente aque­ ejemplo. se niega a volver a recordar y vivir en su ámbito sensaciones y recuerdos porque están ahí y van a privado experiencias que le resultaron aversivas. El matiz es importante. Se pue­ mo modo. ámbito de la vida. De la mano de la pación que conlleva cualquier intento de evitarlo. sensaciones pudieran eliminar definitivamente con una goma de corporales o predisposiciones conductuales. Nada más lejos de la realidad. 1994). por la sensación de soledad. la aceptación. Muller y Spitz. a los sentimientos pueden ser un recurso útil pero de limitada eficacia. estas estrategias samientos pensando en ellos.

Además. Este autor dedicó sus primeros estudios a Gil de Montes. el biofeedback o las (más de cincuenta sesiones y dos horas de inducción distintas formas de meditación. entre otras. por lo que. en primer lugar.1. tienden a centrarse en sí las personas. quiere relajarse. 2010). for­ 1986. Dentro de esta línea de trabajo. ción. en llevar horas o incluso días. treinta. estudian las características de la misma y fruto de una discusión con un compañero de trabajo. Técnicas de relajación muscular la información y los recursos necesarios para salir de la situación y todo ello hace que la persona an­ Existen diversas técnicas de relajación muscular. Es decir. actúan de un modo que dificulta. Esto les suele lo que podría hacer para relajarse es escuchar su CD permitir seleccionar las conductas más adecuadas de relajación. En este sentido. mulando constantes autocríticas. Para ello. otros cida utilidad de las mismas. ya que se han creado muchos mitos en de entrenamiento que duran en torno a ocho sema- © Ediciones Pirámide . Cuando para hacer frente y poner fin a la situación de estrés. Dan vueltas mucho estrés. ticipe con mucho miedo cualquier otra situación pero una de las más utilizadas y mejor estudiadas difícil en su vida. Las práctica de las técnicas de relajación parece que rentes. posteriormente. Estrés / 1 3 7 ocupan. tuarían los que se denominan individuos autorrefe. no se producían sobresaltos ante la ocurrencia del ruido repentino. cabría preguntarse bir las situaciones de estrés como menos estresantes. sin embargo. su eficacia provenga chas situaciones de este tipo. el procedimiento de que incluyen. los efectos indeseables de ese de segundo. incrementando la conciencia sobre lo mismos preocupándose por cómo dicha situación que significa estar relajado a lo largo del día y les afecta o cómo les puede llegar a afectar. este modo de proceder les permitirá perci­ Desde este punto de vista. buscan informa­ cuando una persona está muy estresada. por ejemplo. cuando éstos se relajaban. Posiblemente. en gran medida. es necesario delimitar investigadores lo simplificaron diseñando programas su potencial. Nada más lejos de la realidad. el futuro. aquellas que lo que programa estandarizado del entrenamiento en rela­ buscan es facilitar la desactivación del organismo y jación muscular. alguien se encuentra profundamente airado y altera­ En este proceso se activan intensamente. a veces se sostiene que situación les demanda. quienes en lugar de centrarse en la situación puede provocar cambios en el comportamiento de para poder hacerle frente. Dentro de las técnicas para el control del estrés Fruto de este trabajo fue el desarrollo del primer destacaremos. Aguirrezabal y Garaigordobil. Además. el control se suele perder en cuestión de décimas por consiguiente. observando DEL ESTRÉS que. en este apartado. Sin embargo. el entrenamiento en rela­ Jacboson requería una cantidad excesiva de tiempo jación muscular progresiva. recuperar la calma suele estado les afectarán en menor medida. TÉCNICAS PARA EL CONTROL a relajar su musculatura esquelética. do. En este sentido. el afecto positivo y el apoyo social (Sansinenea. investigar la reacción de miedo y sobresalto que se produce ante un ruido inesperado. como es de sobra conoci­ dicha activación también se disipa rápidamente y. Frente a éstos se si­ de su capacidad para prevenir la pérdida de control. obtener 5. planean la forma de salir de ella. síntomas psicofisiológicos que experimentan. com­ ayudándoles a prevenir situaciones que conlleven parándose sistemáticamente con otros. comenzó a entrenar a los sujetos 5. A pesar de la cono­ en cada sesión). Kabat-Zinn. por saber qué es lo que la torno a ellas. favoreciendo la aceptación de su constantemente al problema sin buscar fuentes adi­ situación personal o reduciendo sus intentos de cionales de información y se centran mucho en los luchar con situaciones incontrolables (Johnston. cuál sería entonces la utilidad de las técnicas de en la medida en que saben que pueden superar mu­ desactivación. 2004). se ha mostrado desde un punto de vista científico es la desarrollada una estrecha asociación entre el afrontamiento ac­ por Edmund Jacobson a finales de la década de los tivo. pero como do ni suele acordarse de la relajación ni tan siquiera suelen ser capaces de resolver pronto la situación.

disminución en los niveles de secreción miento en relajación destinados a reducir la tensión de adrenalina y noradrenalina por las glándulas física y emocional que pueden desencadenar y em­ suprarrenales. la migraña. reducción namiento en biofeedback tiene en dichas alteracio­ en el nivel de ácido láctico en la sangre arterial. nes se debe al aprendizaje de la relajación que tal Esta capacidad para provocar la desactivación técnica promueve. Por extensión. la concentración de la atención en las sensaciones fisiológicas que se 5. tales como la hipertensión arterial. a menudo. el in­ inadecuados de respiración de cara a aliviar la sin- testino irritable o el dolor crónico. se citarán los estudios que han quince minutos. disminución de la tensión muscular. finalmente. pero todas tienen en común dos elementos de ánimo provocados por los acontecimientos co­ característicos. guiente incremento en el riego periférico y en la aprendiendo a relajarse muscularmente o reducien­ oxigenación celular. Algunos no y eliminación de anhídrido carbónico sin cambios investigadores sostienen que el éxito que el entre­ en el cociente respiratorio y. los avances de la tecnología biomédica que permi­ Los efectos del entrenamiento en relajación mus­ tieron el desarrollo de instrumentos electrónicos cular suelen ser superiores al efecto del descanso. el bruxismo. parte de los programas de entrena­ tica general. predominio de la respiración abdominal. el dolor torias. no se ha de olvidar que la meta to en relajación muscular se utiliza en el tratamien­ de los programas de entrenamiento en relajación es to de muchos trastornos psicofisiológicos asociados reducir la tensión muscular y modificar los patrones al estrés. mostrado dichos efectos. de todo el cuerpo y. son las hasta 15 segundos según uno de los procedimientos llamadas técnicas de biofeedback. más aparecieron allá por los setenta. gencia de la investigación médica y psicológica con medida a través de la actividad electromiográfica. del organismo es la razón por la que el entrenamien­ En este sentido. el biofeedback consti­ ye también una disminución de la actividad simpá­ tuye. el entrenamien­ Diversas variaciones del procedimiento son am­ to en relajación muscular también se ha mostrado pliamente aplicadas hoy en día por los profesiona­ útil para el control de la ansiedad y las alteraciones les. Por un lado. Pag- subsiguiente relajación de los grupos musculares nini. En los capítulos tomatología asociada al estrés y la ansiedad. 2007. fruto de la conver­ profunda es la relajación muscular subsecuente. también se apli­ de un aumento en la intensidad y en la regularidad ca con cierto éxito a algunos trastornos habitual­ del ritmo inspiratorio-espiratorio. De un © Ediciones Pirámide . Además. Técnicas de biofeedback producen durante la tensión y distensión de los músculos. por otro. Molinari.1 3 8 / Manual de psicología de la salud ñas y que suponen una práctica diaria de no más de correspondientes. además nervioso autónomo. con el consi­ a las personas a controlar su respuesta de estrés. Se inclu­ Por su propia naturaleza. hacia las sensaciones corporales autónomo y de su musculatura en forma de señales durante los momentos en los que los músculos están visuales o auditivas muy fáciles de comprender por distendidos. con una disminución en la frecuencia. sobre el nivel de actividad de su sistema nervioso específicamente. Manzoni. Entre tales efectos se encuentran: la el usuario.2. como son la ce­ la onda respiratoria por largas pausas post-espira. Estas técnicas más utilizados (Bernstein y Borkovec 1983). de trado su eficacia en el control del estrés. la contracción y la tidianos (Szabo y Hopkinson. el mostrado como una herramienta útil para enseñar aumento de la vasodilatación arterial. disminución del consumo de oxíge­ peorar algunas alteraciones de la salud. capaces de transmitir información a las personas y se optimizan cuando el sujeto dirige su atención. falea tensional. caracterizándose mente relacionados con el estrés. la disminución Es por ello que el biofeedback también se ha de la frecuencia e intensidad del ritmo cardíaco. Castelnuovo. con aumento del volumen de ventilación y crónico benigno o la enfermedad de Raynaud. cambios en el patrón respira­ do la actividad de la rama simpática del sistema torio. 2008). Se ha constatado que cuanto más dura­ Otro conjunto de técnicas que también han mos­ dera es la contracción de un grupo muscular.

la incontinencia necesaria o aporta algo a este tipo de tratamientos y y la ansiedad. En el monitor aparece una durante las cuales la persona puede llegar a estar graduación de los niveles de tensión muscu­ tensa. Por otra parte. problemas. Una tempera­ sobre los cambios que se están produciendo en su tura baja de la piel indica un decremento de organismo. las se puede aprender a discriminar muy específicamen­ manos o los pies fríos pueden significar una te las sensaciones de tensión y relajación en partes cierta activación del sistema nervioso autó­ concretas del cuerpo. los objetivos del entrenamien­ lar. tal como vimos blemas habituales para los que se usa satis­ en el apartado anterior. respiraciones rápidas y profundas o Ediciones Pirámide . la y seguridad en el tratamiento que es muy importan­ hipertensión. Los cinco tipos de biofeedback utiliza para medir los cambios en la actividad más utilizados de las glándulas sudoríparas para lo cual se suelen colocar dos sensores en las yemas de Las formas más comunes de biofeedback y los dos dedos. A través de esta señal de feedback se aprender a relajar específicamente los músculos de puede aprender a reducir la constricción de cuello y hombros. El aparato proporciona. Estos producen una minúscula trastornos a los que se aplican son las siguientes: corriente eléctrica que mide la conductancia de la piel basándose en la cantidad de hume­ — Biofeedback electromiográfico (EMG). — Biofeedback de la actividad electrodermal. lo cual puede ser muy útil en al­ las arterias en las manos y los pies. además de aprender a disfrutar de estados cada esa tensión muscular en función de cual sea vez más profundos e intensos de relajación muscular. el objetivo del entrenamiento. el utiliza para medir la tensión muscular. Se 5. así como la intensidad y duración de esa ten­ lar y le indica si está reduciendo o elevando sión.2. y de facilitar dicho aprendizaje al proporcionar visual o auditiva. pueden alcanzar todos esos factoriamente esta técnica se encuentran las objetivos sin la necesidad del biofeedback. habitualmente en psicofisiológicos de relax. de forma tivo. Entre los gunos trastornos como la cefalea tensional. Así. la ansiedad y control del estrés te en cualquier proceso de curación. información sobre los cam­ una información directa e inmediata a la persona bios que se van produciendo. Final­ problemas habituales para los que se usa mente. por ejemplo. De hecho. además del estado subje­ un dedo. En muchos aspectos parece que sí. como índice de los cambios su actividad electromiográfica o actividad electro. se puede nomo. por ejemplo.1. Se utiliza para persona. Una — Biofeedback de temperatura. por lo cefaleas tensionales. De esta forma el biofeedback garantiza el Para ello se sujeta un sensor sensible a la aprendizaje del control voluntario de algunos estados temperatura sobre la piel. a través de una relajación general. del flujo sanguíneo provocados por la dila­ dermal pueden mostrar una escasa respuesta de re­ tación y constricción de los vasos sanguíneos. Entre los pro­ Es evidente que muchas personas. En particular. Estrés / 139 modo más específico. Se dad presente. pero los indicadores psicofisiológicos sobre ratura de la piel. a través del biofeedback flujo de sangre en esa área. que cabría preguntarse si toda esta tecnología es el dolor muscular crónico. la rehabilitación física. Este aparato de biofeedback amplifica y to en relajación a través del biofeedback incluyen la convierte esta actividad en información útil reducción del número de ocasiones a lo largo del día para el paciente. Como es de sobra conocido. lajación. pensamientos estre­ en la zona donde se localiza la tensión muscu­ santes. para aumento de la sudoración suele indicar un lo cual los sensores se sujetan sobre la piel aumento del nivel de activación autonómica con objeto de detectar la actividad eléctrica y emocional. la enfermedad de Raynaud. cabe decir que la instrumentación de bio­ satisfactoriamente esta técnica se encuentran feedback suele provocar una reacción de confianza la migraña. puede sentirse subjetivamente medir cambios muy pequeños de la tempe­ relajada.

que entronca con la de tradi­ — Biofeedback de la respiración. Las diversas formas de la meditación Los ejercicios prácticos de mindfulness suelen incluir la atención plena a la respiración. se encuentran la hiperhidrosis (una alteración Alexander. Se insiste en la necesidad de corregir estas indicando el grado de activación del sistema limitaciones antes de poder establecer conclusiones nervioso autónomo. tación y compromiso. ción. hace más de Muchas técnicas para el control del estrés pueden 5. la En la actualidad. sino a la observación de los cambios que se debate permanente. Se colocan interés dentro del campo de la psicología clínica. Karkhaneh et al. sino que finalizan los programas de entrenamiento. lo que facilita la eliminación del estrés que ese intento de control puede producir. en los últimos años producen con la tensión y distensión de los múscu­ han aparecido un gran número de investigaciones los. y pueden considerarse como los prime­ adaptarse a la filosofía del mindfulness. En esencia. Sin embargo. Staggers et al. también denominadas terapias de contextúa­ de cómo esta respirando. ha levantado un especial cho y abdomen) de la respiración. Salerno y Anderson. Entre los problemas habi­ firmes sobre los beneficios de la práctica de la me­ tuales para los que se puede usar esta técnica ditación (Ospina. a los sonidos del ambiente. se encuentran la enfermedad de Raynaud. promueve erradicar el inten­ tilación. 5. la ansiedad y control del tidumbres que rodean la investigación sobre la prác­ estrés a través de una relajación general. © Ediciones Pirámide . ha estado en un jación. Ade­ como un proceso natural que también hay que ob­ más de promover reducciones significativas de la servar para. el mindfulness ense­ puede aprender a respirar más profunda. Las distracciones durante el entrenamiento no que muestran su efectividad en aquellos pacientes son vistas como un fracaso o un mal hacer. desde esta tensión emocional. la hiperven. para el tratamiento de determi­ no a la consecución de un profundo estado de rela­ nadas alteraciones emocionales. Su utilidad para el control del perspectiva. a los Las técnicas de meditación tuvieron su origen en pensamientos o a alguna actividad. los sensores alrededor del pecho y el abdo­ en particular. volumen. Nidich. Por un lado. un tipo particular de medita­ hipertensión y algunas arritmias cardíacas. Mide la frecuencia del teóricas y prácticas de las distintas formas de medi­ pulso y su fuerza (cantidad de sangre en cada tación que se utilizan en los estudios. ritmo y localización (pe­ te por Jon kabat-Zinn. Bond. la pulso cardíaco). como caminar. y. procurando evitar cualquier abdominales. La relaja­ ros procedimientos formales para el control de la ción muscular progresiva se lleva a cabo. tica de la meditación. len­ ña a la persona a centrarse en el momento presente ta y regularmente utilizando los músculos de un modo activo. la ansiedad y control del estrés a to de control sobre los sucesos incontrolables del través de una relajación general. también se doración. sobre todo.000 años. Entre los problemas habituales valoración de lo que se siente y percibe en cada para los que se usa satisfactoriamente esta momento. lord-King.. pensamiento. Sin embargo. a la explo­ trascendental ración del cuerpo.1 4 0 / Manual de psicología de la salud sentirse asustado pueden incrementar la su. 2006). de él. Mide la fre­ ción budista y que ha sido popularizada en occiden­ cuencia. Entre los problemas habituales para ha relacionado con un descenso de la mortalidad por los que se usa satisfactoriamente esta técnica accidentes cardiovasculares y cáncer (Schneider.3. Gay. de esta manera les (Vallejo. cuando el objeto de la técnica se dirige estrés y. dentro de las nuevas terapias conduc- men y se da a la persona un feedback visual tuales. Se coloca un sensor en un dedo falta de calidad y problemas metodológicos de los que mide la actividad del corazón y que está mismos. el mindfulness. volver a la práctica de la relajación. las diferencias — Biofeedback del pulso. Muy en la lógica de la terapia de acep­ técnica se encuentran el asma. por otro. en la caracterizada por la hiperactividad de las glán­ literatura científica se señalan críticamente las incer­ dulas sudoríparas). 2005). 2007). Schneider. una vez que se ha tomado conciencia presión arterial (Rainforth. los albores del hinduismo en la India. 2007).

ni necesariamente desagradable. al trascendental (Benson. la artritis reumatoide. cabe concluir que. tener la capacidad de dedicación necesaria para Dentro de unos límites. Barreta y Montoya. Prácticas muy similares se pueden en­ sorprendente que la práctica de la oración en la mayoría contrar en el islam. Se rezaba desatendiendo mientos que pueden aparecer a lo largo de la misma. el insomnio o la ciones al respecto. que es lo que habitualmente se conoce como bizantinos. Niemann. si era necesario. En el judaismo. y cuyo objeto es minimizar la distracción. la repetición conti­ «Cuando un hombre reza.C. Por ello. Estrés / 141 CUADRO 7. en Grecia. en el budismo. hay una autentica eclosión de in­ es que esta visión recoge sólo un lado de la realidad. los dos componentes codificó en el siglo xiv en el Monte Athos. En cualquier caso. en pasivamente a los pensamientos que iban apareciendo en cuyo caso se debe retomar la repetición del mantra. incluso idénticos. la muerte prematura y nitiva de la depresión (Segal. los seguidores de un movimiento filosófico prácticas se traducen en cambios psicofisiológicos simi­ llamado Merkabolismo se sentaban agachados en una lares. Curiosamente. pero por ejemplo. lograr su efectividad. En definitiva. básicos de la meditación trascendental son la repetición donde la técnica es todavía conservada en los monasterios de un sonido. ni todo el mejora de la calidad de vida. en el de las religiones se pueda considerar. se ha observado que tales 500 años a. En promover el incremento de la profesionalidad de general. Esta plegaria ha sobrevivido en muchos ámbitos particular y propia de algunas culturas orientales. ten compasión de mí». formalmente.. sino también para estrés es malo. quien acuñó. Este hecho ya fue cas requieren un alto compromiso y disciplina para reconocido por el propio Hans Selye. el concepto de eustrés para tener en cuenta que no todas las personas pueden designar a las formas beneficiosas de estrés. en particular. todo lo ante­ tiempo que repetían el nombre de un animal sagrado en rior hace cierto el siguiente aforismo del escritor Ugo Beti: cada exhalación. no se debería olvidar que estas técni­ tado de la lotería de Navidad). como catolicismo o en el protestantismo. en el taoísmo. un permanente estado de insatisfacción. Williams y Teasdale. a los atribuidos a la meditación postura casi fetal y se concentraban en la respiración. Además. la realidad 2002). en y pronunciando en voz baja la siguiente rogativa: «Señor segundo lugar. Schmidt y Wa. desatender de una forma pasiva los pensa­ Jesús. es de sobra conocido que beneficiarse de ellas (Gil. 1986). y. el estrés relativamente leve. de que lo que cambia es el contenido de la oración. vestigaciones que tratan de utilizar la práctica de la Tanto desde nuestra propia observación de la vida atención plena no sólo en problemas de salud. en el yor parte de la gente a exponerse al incierto resul­ mindfulness. nuestro rendimiento es mejor cuando estamos lige­ © Ediciones Pirámide . EL ESTRÉS ESTIMULANTE el control del estrés que ha mostrado una cierta efectividad (Grossman. con la única diferencia una forma de meditación trascendental. todo está bien. breve y que los trabajadores.5 La oración como un ejercicio de meditación trascendental Como es de sobra conocido. con las úlceras. resulta de la cristiandad. como cotidiana como del resultado de algunas investiga­ el dolor. en la época del Segundo Templo. que se está bien». en torno a no su formato. la atención en la que la meditación así caracterizada parece una técnica oración. 2010). Aunque el estrés tiene una imagen muy negativa lach. los infartos. Una de esas plegarias. posiblemente se debe hace más de 50 años. aunque se con­ permanece bajo control puede ser estimulante y firmasen muchas de las expectativas puestas en la placentero (como lo demuestra la afición de la ma­ meditación trascendental. Aun­ la mente y recuperando. las técnicas de mindfulness han sido que los medios de comunicación se encargan de integradas en procedimientos clínicos como la te­ fomentar a través de las asociaciones que establecen rapia de aceptación y compromiso o la terapia cog. se realizaba prestando atención a la respiración mantra. todo los Padres del Desierto. 2004). Utilizadas inicialmente como un programa para 6. y. ¿sabéis lo que está haciendo? nuada de las plegarias parece que apareció primero entre Se está diciendo a sí mismo: cálmate. En el cristianismo.

éstas son más resistentes su línea base al cabo de una hora. Los estudios sobre los derado puede tener a largo plazo ciertos beneficios. reco­ lada. cuando se somete en el laboratorio a las del salto y se reduce notablemente después del crías de ratas a experiencias ligeramente estresan­ mismo. 1994). rendimiento en tales circunstancias y proporcionar pero un nivel intermedio se relaciona con un ren­ una mayor estabilidad emocional y una mejor dimiento óptimo. Parecería. puede tener un efecto beneficioso por los opiáceos endógenos (Boecker. En esta línea el estudio de la resiliencia en que matizarla en función de la dificultad de la tarea. del tipo de la que tiene lugar cuando se activa euforia que sobreviene a una situación controlada fundamentalmente el sistema nervioso simpático de tensión física y/o emocional y que está mediada a corto plazo. La sensación de al estrés cuando son adultas. incrementar su bajo de estrés tiene efectos claramente perjudiciales. en sus efectos estimulantes y en la tensión Además. No obstante. entre tancial de la respuesta inmunitaria. se encontraría. manece elevada durante unos 30 minutos. la exposición a un estrés breve y mo­ emocional que generan. una activación fisiológica moderada e intermiten­ que el eustrés es la búsqueda de la excitación o la te. el ser humano ha puesto de manifiesto que muchas de tal suerte que el nivel de rendimiento en las tareas personas que han vivido múltiples situaciones difíciles se alcanza con un nivel de activación me­ adversas y estresantes son capaces de sobreponer­ nor que en las fáciles. equivalente al que tendría el ejercicio físico mo­ Spilker et al. Dienstibier (1989) ha sostenido que de euforia (Henning. cambios psicofisiológicos que se producen durante Así. lanzarse desde un demasiado intenso y tiene como consecuencia la puente atado a una cuerda. derado sobre el organismo. Sobre la base de esta línea de laciona significativamente con dichas sensaciones investigación. un incremento de más del 200 por y se comportan de una manera más fría en situa­ 100 en los niveles de betaendorfinas que se corre­ ciones de desafío. Esta idea vendría ava­ Dodson. atravesar el desierto o liberación de cortisol se produce un descenso sus­ apostar en un juego de azar. por lo tanto. esta relación habría salud. por ejemplo. 2009). En esta línea la ley de Yerkes. un nivel extremadamente alto o frente a las situaciones de estrés. por las pruebas que revelan que la ge la conocida relación entre rendimiento y estrés. observado que el estrés moderado y de corta dura­ La razón de que las personas busquen activa­ ción tiende a incrementar la actividad del sistema mente el eustrés (situaciones de riesgo controladas). Sprenger. se a ellas.142 / Manual de psicología de la salud ramente estresados. revelan que la mentos realizados durante la década de los sesen­ sensación subjetiva de ansiedad se incrementa antes ta que. además. otros. Se pro­ sus respuestas de estrés son más pequeñas y breves duce.. inmunitario. © Ediciones Pirámide . se ha observado en un conjunto de experi­ el salto en paracaídas. El cortisol medido en la saliva también se tes (tales como su manipulación física por los incrementa después del salto y retoma el nivel de propios investigadores). formulada a principios de este siglo. cuando el estrés es como correr delante de los toros. fortalecerse y llevar una vida plena y En la investigación animal en laboratorio se ha satisfactoria (Mancini y Bonanno. Por el contrario. 2008). Estos animales pre­ euforia se incrementa extraordinariamente y per­ sentan niveles más bajos de las hormonas de estrés. además. activación biológica moderada y frecuente puede Dicha relación adoptaría una forma de U invertida mejorar la capacidad del organismo para hacer de tal manera que.

III.2. El d o lo r c o m o p ro b lem a cen tra l d e lo s tr a sto r n o s p s ic o fis io ló g ic o s .

.

y para tratar de aliviarlo.2). 2004.1). 2007). sino únicamente paliar. si evita na empieza a sentir una tensión muscular dolorosa actividades placenteras para prevenir la aparición o espasmos musculares en la espalda. temporo- inducido experimentalmente (Ramírez-Maestre. Cuando una persona sufre dolor crónico su modo Una ilustración de todo esto se encuentra habi­ de comportarse puede hacerle caer en uno o múlti­ tualmente en el dolor crónico de espalda (véase. determinar. Si se retrae de realizar cualquier a partir de un daño agudo. pérdida de eficacia de los mismos (véase tabla 8. si el único remedio utilizado es Este tipo de comportamiento (dos o tres días de la medicación. Las mujeres son las que más sufren este problema. mandibular o de espalda. sea susceptible de un abordaje psicoterapéutico. se tensan. Sesé y Palmer. un desgaste gradual o un tipo de actividad física se producirá un debilita­ proceso de tensión muscular crónica. El problema comienza cuando la perso­ Pareja.) son inde­ sufren mayor estrés emocional asociado al dolor y pendientes del tipo concreto de dolor crónico que muestran un umbral más bajo de respuesta al dolor se sufra. con el consi­ tualmente la causa física precisa es muy difícil de guiente incremento de la sensación de dolor (Pérez. García. al margen de su localización concre­ Godoy. a Dolor agudo —► Evitación social —► Dolor crónico veces excesivo. incremen- © Ediciones Pirámide . finalmente. dolor y. Borrás. Ahora bien. 2005). en términos psicológicos. ansiedad. La depresión y la frustración son. CARACTERIZACIÓN DEL TRASTORNO TABLA 8. se endurecen y se debilitan. En respuesta del dolor puede sentirse frustrado y las perturba­ a este dolor. ta. ya sea éste dolor de cabeza. pensiones de invalidez y un consumo. ésta puede provocar habituación y descanso después de un tirón en la espalda) puede dependencia que se traducirá en la necesidad de ser muy beneficioso a corto plazo. Este tipo de dolor puede ser desarrollado bación del dolor. también se habrá de recordar que. aunque habi­ miento de la musculatura afectada.1 Consecuencias habituales de dolor En los países industrializados el dolor es un que contribuyen a cronificarlo grave problema de salud que se traduce en un gran número de horas de trabajo perdidas. (conductas de evitación. Todo lo cual hace que el López Martínez y Zarazaga. etc. ples círculos viciosos cuya resultante es la exacer­ tabla 8. Por otra parte. con dosis de medicamentos cada vez más elevadas y la la inactividad prolongada. Godoy. restringe sus ciones emocionales exacerbarán la sensación de movimientos y se vuelve cada vez menos activa. absentismo Evitación física —► laboral. Pérez y López. los correlatos del dolor ya que experimentan más cuadros clínicos de dolor. la reacción de la Farmacodependencia —► persona ante un problema que los avances médicos no han conseguido curar. en muchos casos. Dolor crónico 1. dolor crónico. los músculos se acortan. de medicación.

2 dolor. estaría en la mente de la persona. Desde este enfoque. TEORÍAS EXPLICATIVAS DEL DOLOR sidad. entumecimiento. Mientras biomédica (véase el capítulo 1). Las respuestas psicológi­ Los músculos se acortan. se sugería que el dolor era pro­ porcional al daño tisular. esa descompensación puede presionar los la existencia de daños en los tejidos. que el 80 por 100 de los primeros tendían a deman­ siguiendo este enfoque. donde se nota la sensación de haberse muscular quemado. pasando por la médula espinal. Obviamente.e. continuar después de la total recuperación de sus pares. por lo cual se lo podría clasificar como Inestabilidad de la espina dorsal orgánico cuando se podía establecer la lesión que I lo causaba o como psicogénico cuando el dolor Presión sobre los nervios (dolor. durante la Segunda Guerra Mundial se constató que. Uno de ellos es el conocido dolor del miem­ degeneran en una hernia discal bro fantasma.1 4 6 / Manual de psicología de la salud TABLA 8. Pronto otros músculos (los del lado opuesto) lencia puede empeorar después de la operación e. Esa do­ dolor. como algo habitual de fármacos para tolerar el dolor podría. empezarán a compensar la restricción de actividad incluso. las heridas significaban algo positivo. hasta llegar Su inicio puede ser un desgaste gradual o tensión al cerebro. Este fenómeno describe la persis­ tencia de la sensación de dolor que manifiestan una mayoría de las personas que han sufrido la tándose el riesgo de fatiga. Si hay una degeneración espinal preexis­ no puede explicarse desde un modelo que apela a tente. El consumo distintas formas: como un hormigueo. tica a un estímulo externo. © Ediciones Pirámide . 1956). que prevaleció hasta media­ Restricción del movimiento de forma prolongada dos del siglo xx. las uñas clavándose en la palma de en algunos casos. además. El dolor era una reacción a un estímulo Esfuerzo compensatorio de los músculos opuestos y siempre tenía una causa concreta que podría ex­ A l plicarlo. 1993). que propuso que el dolor era una respuesta automá­ Para éstos. la parte del organismo que duele ya ha sido ampu­ entumecimiento. Este patrón asimétrico puede provocar de la misma. endurecen y debilitan cas de ansiedad y depresión eran vistas como una (mayor riesgo de fatiga. espinoso (p. dolor y espasmos) consecuencia del dolor pero no tenían una influen­ 1 cia causal. Así. muscular (Turk y Nash. pérdida de reflejos y debilidad tada. uno de los primeros autores darla. en el que un niño toca el fuego de una foga­ ta y una línea de estimulación discurre desde el El proceso del dolor crónico de espalda dedo. puesto que nervios de la espina dorsal provocando más dolor. este modelo no podía explicar muchos fenómenos observados en relación con el El 50 por 100 de los casos de dolor de espalda dolor. también se ha observado que per­ sonas con un mismo grado de daño tisular mani­ fiestan respuestas de dolor de muy diferente inten­ 2. favorecer el mantenimiento de la mano) o como si la extremidad estuviese en actividades físicas y posturas que favorezcan este una posición forzada. ante una misma lesión. por ejemplo. Así lo ilustra en su di­ como era el fin de su participación en la guerra bujo de la representación de los mecanismos del (Beecher. sólo el 25 por 100 de los soldados lo hacía. Y fue Descartes. Las personas suelen describirlo de una inestabilidad en la espina dorsal. espasmo muscular y amputación de alguno de sus miembros. este fenómeno proceso. pérdida de reflejos y debilidad) Sin embargo. Pero. Las primeras teorías que se propusieron para civiles y soldados se diferenciaban sustancialmen­ explicar el dolor nacieron desde una perspectiva te en cuanto al consumo de medicación.

las reacciones emocionales como prensión e integración de los datos clínicos y expe­ la ansiedad. así muchas de las fibras pequeñas son activadas. conocida como teoría de la para modular la experiencia de dolor. quemazón. pero no notar el dolor tores y del córtex. En la información que proviene de su tobillo lesionado. Dolor crónico / 147 Estos datos hablaban de la necesidad de incor­ tema se conoce como mecanismo de control cen­ porar a las teorías de dolor otros muchos aspectos. como los núcleos de rafe los mensajes descendentes del cerebro. No obstante. una vez que el partido finaliza y la delta y C provoca una estimulación prolongada en actividad. del dolor y pueden exacerbar la sensación de la influencia de esta teoría en el ámbito médico y dolor. Entonces podemos coger el 2003). agudo a causa de la excitación y concentración en Por un lado. los aspectos motivacionales y de reforzamiento. Y esto fue sa es valorada en los centros superiores del lo que hicieron Melzack y Wall (1965). © Ediciones Pirámide . producto lineal del daño tisular. A través de puerta. a la puerta del dolor llega la infor­ el juego. bloqueando la esti­ (1983) sostiene. esa entrada sensorial puede ser modulada cendente de tipo propioceptivo que le permite eje­ en función de la actividad de las fibras grandes cutar sus propios movimientos. las creencias del sujeto. por lo que. así como su La teoría de la puerta abrió nuevas perspectivas. presión. la puerta del dolor se va dolor. por otro. La teoría sistema nervioso. tral. las fibras pequeñas A-delta y las fibras momento. peamos accidentalmente un dedo con un martillo. modifican el grado de apertu­ de tal manera que el dolor ya no es visto como un ra de la puerta. particular. la actividad de La importancia y el valor heurístico de la teo­ las fibras grandes A-beta provoca un estallido de ría de Melzack y Wall (1965) resultan más des­ estimulación en la médula. do la puerta del dolor. hay una gran cantidad de mación desde la zona lesionada. pelota y. dedo y frotarlo. Este sis­ que liberan serotonina en sentido descendente. hay un flujo de información as­ Además. el miedo o el estrés abren la puerta rimentales descritos en la literatura. 1991). sino como un fe­ La teoría de la puerta puede explicar muchas nómeno complejo que se encuentra vinculado tan­ experiencias personales de dolor. supuso un avance muy notable en la com­ este mecanismo. la atención y la tensión emocional gene­ la médula espinal que facilita la sensibilidad al radas por el juego cesan. Por el contrario. tacados si se tiene en cuenta que fue formulada La actividad de estas fibras grandes cierra la puer­ cuando todavía no se conocían los opiáceos en­ ta del dolor. puerta del dolor. la puerta del dolor está cerrada para toda pequeñas C que entran en la médula espinal. registrada por los información descendente como consecuencia de su nocioceptores periféricos que recogen sensaciones atención en los movimientos del contrario y de la específicas de calor. experiencia previa. transmitida al sistema límbico del dolor propuesta por Melzack (un psicólogo) y y la formación reticular y enviada a la médula Wall (un anatomista). la actividad en las fibras pequeñas A. La información sobre la experiencia doloro- además de los estrictamente biológicos. por el A-beta. Sin embargo. que actúa pueden ocurrir lesiones sin que la persona se dé como una puerta que impide o no el paso de los cuenta de ello. etcétera. Por un lado. Un jugador de tenis puede torcerse impulsos nerviosos que proceden de los nociocep­ un tobillo durante el juego. mientras que la participación en otras ac­ el público en general ha sido muy limitada (Philips. Cuando nos gol­ to con el daño tisular como con el estado emocional. tividades la cierran y pueden silenciar el dolor. que la actividad neural mulación de las fibras pequeñas y aliviando el dolor. aferente de los nocioceptores periféricos está mo­ La teoría de la puerta también puede explicar cómo dulada en el asta dorsal de la médula. abrien­ como por factores atencionales (Camacho y Amate. La actividad de estas fibras pequeñas abre la abriendo. Además. Esta maniobra estimula las fibras La teoría de la puerta descrita por Melzack grandes que cierran la puerta. dógenos y las estructuras de control descendentes La puerta también puede cerrarse o abrirse por que modulan el dolor. en esencia. seguido de inhibición.

Sin que activa los nocioceptores y que explica embargo. En el primer caso. ro m atriz. incrementa la percepción tiempo. califican estas últimas como mucho más difíciles c) Dimensión cognitivo-evaluativa: hace re­ de apartar. El papel de las variables psicológicas cerebro. pero. al mismo de alteración emocional. en el caso del dolor crónico. a través de la médula. además. 2013). sona hace del dolor cuando lo adjetiva Eccleston. más intrusivas y más estresantes que las ferencia a variables como la atención.1. el propio Melzack (1993) ha formulado una extensión de la teoría de la Tal y como se ha visto. podría activarse en ausencia de esa in­ del dolor. en la percepción del dolor ceptivo. Aldrich y Stannard (2001) como desagradable o nocivo. lo que ha lleva­ se ha utilizado la prueba del coidpressor (sumergir do a los investigadores sobre el tema a presentar el la mano en agua helada para inducir dolor) se ha dolor como una experiencia multidimensional con mostrado que las personas con bajos niveles de una mayor similaridad a los estados emocionales ansiedad rasgo informan de un dolor menos inten­ que a los procesos sensoriales. nal.. observaron que el dolor incrementa la ansiedad. llegar a cerrarla. recibiría una determinada información sensorial La ansiedad.1 4 8 / Manual de psicología de la salud inhibiendo así las sustancias que transmiten al 2. Se ción nociva (térmica. distintas variables psi­ puerta de control. Es decir. tal y como podría ocurrir en el caso del ción más elevada del dolor en mujeres que eran miembro fantasma. 2002). a las dimensiones senso­ puede asociarse a estímulos inicialmente neutrales rial-discriminativa y afectivo-motivacio­ a través de un proceso de condicionamiento clásico. decir. A continuación se deta­ distribuida a través de distintas áreas del cerebro. El recuerdo de una situación dolorosa puede llegar © Ediciones Pirámide . Investigaciones desde distintas perspec­ formación cuando la persona se enfrenta a estí­ tivas sobre el tema así lo ha mostrado. Altos niveles mulos externos o propioceptivos asociados al de ansiedad estado se han asociado con una percep­ dolor. pueden facilitar la apertura de la puerta o. puesto que el la naturaleza del dolor y su localización en tratamiento tiene una eficacia muy limitada. Éstas son han mostrado. se in­ el organismo. fundamentales que han permitido comprender la Por otra parte. Melzack y Casey so que las personas con altos niveles de ansiedad (1968) propusieron tempranamente tres dimensiones rasgo (James y Hardardottir. y con ello se exacerba aún más b) Dimensión afectivo-motivacional: hace el dolor. a su vez. denominada teoría neuroma. que cuando las personas que cualidades que se pueden asociar con es­ sufren dolor crónico comparan sus preocupaciones tados de ansiedad y respuestas de escape cotidianas con las preocupaciones sobre su dolor. creencias o los pensamientos que pueden Pero también la ansiedad provocada por el dolor afectar. la percepción del dolor se encuen­ et al. El ha hipotetizado que la neu. mecánica o química) trata de un círculo de reducción del malestar. Es cepción del dolor. llará la influencia de algunas de las más relevantes. el impulso nocio. Crombez. Posteriormente. Ozgu Por lo tanto. Fordyce y Steger (1979) constata­ interrelación de los factores psicológicos y fisioló­ ron que la relación entre la ansiedad y el dolor varía gicos del dolor. a) Dimensión sensorial-discriminativa: hace pero. que enfatiza el papel del cerebro en la per­ la percepción que las personas tienen del dolor. sometidas a una colonoscopia (Baser. crementa la ansiedad. una red de neuronas cereb rales incluso. además. Éstas son: en función de si éste es agudo o crónico. y esto. a medida que el tratamiento consigue aliviar el referencia a la transmisión de la estimula­ dolor. el hecho de no poder aliviarlo referencia a la caracterización que la per­ genera más ansiedad. cológicas pueden influir de un modo sustancial en triz. la ansiedad también va disminuyendo. En estudios experimentales en los que tra modulada por diversos factores. y/o evitación. las preocupaciones no relacionadas con él. Togrul. más dolor. al igual que cualquier otra forma que interpretaría como dolor.

se ha demostrado de los pacientes con dolor crónico (Esteve. El catastrofismo puede definirse como un estilo Schwarz y Schroder (2013) han corroborado que la de afrontamiento que se caracteriza por los pensa­ distracción es una de las estrategias de afrontamien­ mientos negativos que emergen ante una situación to que las personas con dolor crónico utilizan para de dificultad y que. Crombez. Sin embar­ dolor extremo y la última vez que vivieron un acon­ go. no podré ca­ o expresiones de malestar que la persona manifies­ minar»). más atención se le prestaba. Mientras se describen una condición de distracción del dolor eran las que esos acontecimientos. Eccleston et al. en un experimento de los tratamientos psicológicos del dolor crónico típico. Viane. Estas incluyen expresiones faciales o audi­ dispone para paliar el dolor (p. Brock et al. Crombez . cuando son mantenidos por que provoca. Se registra la tensión personas sumergían la mano en agua helada. Para ello. el tivo electrónico. darse calor). Devul- su espalda) que al inicio del experimento.e. in­ tiene tres componentes fundamentales: la rumiación corporan distintas estrategias que tienen como ob­ sobre el problema (p. Por su parte.e. me da una punzada el cuello»). Ramírez experimentalmente que las emociones y los pensa­ y López. En esta línea. irritabilidad. La atención que se presta al dolor se relaciona en el antebrazo y en la frente de tres grupos de estrechamente con su intensidad. pero no en la zona pensamientos negativos emergían y menos emocio­ lumbar de la espalda (Turk y Nash. que el catastrofismo prede­ de alguna actividad (p. las técnicas cogni- chas personas con dolor crónico. Eccleston. la magnificación con objeto de hacerlo más tolerable.. trabajando con personas con dos grupos no muestran cambios significativos en dolor crónico que evaluaban distintos aspectos del la tensión en la espalda.e. gemir). depresión) o evitación nes que padecían dolor. en particular. nes positivas sentían.e. Este tipo cía tanto la intensidad del dolor como la incapacidad de comportamientos. En este sentido. loración de los recursos personales de los que se 1976). 2013) sación de dolor en aquellas partes del cuerpo que y correlaciona estrechamente con un peor resultado están sensibilizadas. 2013). afecto (2003) observaron. En estudios similares en mismo durante catorce días a través de un disposi­ pacientes que sufren dolor temporo-mandibular. James y Hardar- sujetos voluntarios: pacientes que sufren dolor de dottir (2002) mostraron que la distracción se aso­ espalda. «nadie sabe cómo bles (p. Olesen. movimientos solucionarlo y no puedo soportarlo durante más protectores (p. tiempo»). 2004) y con un incremento de la percep­ mientos con los que las personas recuerdan acon­ ción del dolor provocado experimentalmente en el tecimientos estresantes pueden provocar una sen­ laboratorio (Kristiansen. Dolor crónico / 149 a convertirse en un estímulo condicionado que evo­ sexo.e apretar los dientes. El catastrofismo tivas conductuales. manifiestan mu­ tratar de paliarlo. Stoffel. Los otros der y Goubert (2013). maniobras analgésicas (p. se colocan sensores con objeto de captar la (Litt y Porto. ta porque son reforzadas por su entorno (Fordyce. no ir al trabajo).e. tensión muscular en la zona lumbar de la espalda. los pacientes con dolor de mejor lo toleraban. Reis.e. Parece que niveles altos de espalda tienen un nivel más alto de tensión muscu­ ansiedad facilitan la focalización en el dolor. en una muestra clínica de jóve­ negativo (p. La conducta de dolor se refiere a aquellas quejas «si no encuentro tratamiento pronto. El catastrofismo se asocia con un peor estado que el dolor. independientemente de la edad o el el entorno a través de distintas formas de reforza­ © Ediciones Pirámide . Bijttebier. o sobreestimación de los riesgos de ese dolor (p. las personas con niveles de ansiedad bajos y en tecimiento muy estresante. La muscular mientras estas personas recuerdan con distracción provocaba este efecto independiente­ gran detalle la última vez que experimentaron un mente de los niveles de ansiedad rasgo. más los músculos de la mandíbula.e. pacientes con otros tipos de dolor y perso­ ciaba con una mayor tolerancia al dolor cuando las nas que no padecen dolor. y esto lar en su espalda (y solamente en los músculos de lo incrementa. llevarse la mano al estómago). observaron que cuanto más inten­ recuerdo del estrés y el dolor elevaba la tensión en so era el dolor. 1993). que veremos más adelante. y la indefensión que supone una infrava. «cada vez que giro la cabe­ jetivo modificar la atención que se presta al dolor za.

la conducta de dolor puede ser man­ en su dolor y las consecuencias que supone en su tenida a través de su reforzamiento negativo. es positivo. litar la aparición de respuestas condicionadas que en gran medida. y éste favorece la interferencia flictos en el trabajo. los pensamientos y las emociones. sino una respuesta compleja que in­ le resultan difíciles de manejar por sus limitaciones cluye los aprendizajes previos. Ade­ se ha observado que la intensidad del dolor que ma­ más. En primer lugar. se pueden tender a ver lización. asimismo. motivos sociales. La interacción de las dimensiones aspectos básicos. cabe subrayar que la mayor parte de CRÓNICO las personas creen que los seres humanos tenemos un control sobre las expresiones fáciles de dolor Un modo distinto de aproximarse al dolor. la ansiedad y el miedo interactúan eventos y situaciones desagradables. Todo ello puede llevar a una pérdida de miento. la ingesta de medicación. una baja laboral remunerada. pueden acabar transformándose en una fuese independiente de las demás. de ahí que se gran importancia psicológica y clínica. ejemplo. la atención de ansiedad e incremente su atención sobre el dolor prestada por los familiares y el propio médico e. el estilo de afronta- cognitivas. la respuesta gente mayor. cuando vida. actividad. evitar el dolor acabará pensando probablemente Por otra parte. Se trata de indagar cómo se percibe y vive como un indicio de simulación (Williams. por cuanto en la atención que de ellas se obtiene. 2002). LA FENOMENOLOGÍA DEL DOLOR Finalmente. Smith y Osbom (2007) observaron que la vivencia del dolor crónico gira en torno a cuatro 2. más intensa es la hacer que la persona limite sus movimientos y sus percepción del dolor que el paciente tiene. de contactos sociales y distracción que desemboca en el «papel de enfermo» y que también puede incrementar la percepción del dolor.2. Entre la largo de la vida diaria. in­ cuando se ve en la necesidad de sentarse en ella por cluso. tales como con­ con el catastrofismo. Birbaumer y Fürst (1995) observaron que cuanto Del mismo modo. Si una persona marse en una conducta operante de dolor (Fordyce. confrontaciones personales o atencional de los pensamientos sobre el dolor a lo asumir ciertas responsabilidades personales. del dolor En primer lugar. la conducta de dolor puede del dolor no es una mera reacción a un estímulo ser un medio eficaz de evitar ciertas situaciones que nocioceptivo. Sin embargo. Vervoort. Flor. Hamann et al. constataron que las personas que sufren dolor crónico estaban muy preocupadas Hasta ahora se ha presentado cada una de las por buscar una explicación a su situación y las distintas dimensiones del dolor como si su efecto causas que les habían llevado a ella. Saber el porqué © Ediciones Pirámide . 3. Por el contrario. un elevado nivel de ansiedad puede faci­ Las dos formas básicas de reforzamiento explican. la conducta de dolor puede mayor es la solicitud del cuidador. Una ciona estrechamente con el catastrofismo que expre­ persona que permanece tumbada largo tiempo para sa la madre (Hechler. a través del reforzamiento tar al sentarse en un determinado tipo de silla. Y también músculos se hagan más sensibles a la fatiga. incrementa la ansiedad sobre el problema y nifiestan los niños que sufren dolor crónico se rela­ facilita que se centre toda la atención sobre él. que un dolor puede llegar a transfor­ amplifican la experiencia de dolor. el dolor.. 2010). Breitenstein.150 / Manual de psicología de la salud miento. Dicho reforzamiento puede incluir el des­ probable que ese asiento le provoque un alto nivel canso en la cama. En definitiva. más allá de su intensidad o loca­ cuando son más intensas. sus consecuencias permiten al sujeto liberarse de Por su parte. a conducta operante cuya explicación ya no se en­ menudo se observa un proceso continuo de interac­ cuentra tanto en el dolor original que las motivó ción entre ellas y en distintas direcciones. es estudiar muestren más empáticas y dispuestas a ayudar cuan­ cómo las personas lo experimentan desde una pers­ do esas expresiones son moderadas. pectiva personal. Así. de mayor del que en realidad tenemos. con dolor crónico experimenta un profundo males­ 1976).

Este hecho revela el significado vital El transcurrir del tiempo es un termómetro emocional. en términos de En segundo lugar. subraya aún más el sinsentido de su sufrimiento. el tiempo se auténticos valores personales. frus­ crónico. personas como con sí mismas (en lo que fue su el grado en que esas personas asumen su dolor para pasado y lo que sería su futuro). En general. Trataban de fortalecer su autoestima comparándose con aquellos que se en­ 4. «por la noche son siempre las tres lo que verdaderamente importa. escapa de las manos. No debe olvidar­ Finalmente. En palabras de se han perdido injustamente. en muchos casos. El dolor es. por ejemplo. Muchos pa­ supervivencia que nos protege del daño y permite escapar cientes aprenden a retirarse a un aislamiento defensivo que o evitar una fuente de peligro como el fuego o el frío. parte del camino su naturaleza son incapaces de sentir dolor señalan que de la recuperación del bienestar. En tercer lugar. puede abarcar diversos aspectos. describieron que este proceso les se que la evaluación está al servicio de una inter­ llevaba a una retirada de la vida social en la medi­ vención futura y. debe permitir recoger da en que se sentían una carga para los otros. debería medirse. al igual que la respuesta de Incluso. carece de propósito todo. percibían que los demás no les Como ya se ha discutido. por lo tanto. Tan ejercicio de comparación social. y esas comparaciones sólo DEL DOLOR CRÓNICO servían como recordatorios de su difícil situación. dar un paseo o tiempo no pasa. este hecho debe matizarse teniendo clara­ aísla. Las peración de muchas enfermedades comunes como la gripe. la aparición del dolor y de llegar a ser lo que les gustaría ser en el futuro. amigos y médicos. Dolor crónico / 151 CUADRO 8. de su sufrimiento. del dolor. el los actos más cotidianos (como ir al cine. nega­ poder seguir ocupándose de los aspectos de su vida ban la posibilidad de ser como habían sido antes de que más les interesan. se convierte en una losa que detiene el tiempo. el dolor pone de manifiesto nuestros Cuando la vida se desarrolla con normalidad. tendían a realizar un continuo alivio temporal de las sensaciones de dolor. cuando la vida pierde su sentido. aprendemos que el dolor agudo es un proceso estrés. cuando estaban en público. suelen ser víctimas de una muerte temprana debido. El dolor crónico sitúa al que lo sufre en un disfrutar de una sobremesa) aparecen como privilegios que estado en el que el tiempo se ha detenido. bienestar.1 El significado del dolor La experiencia del dolor. Es más. no son conscientes. ya que los pacientes aprenden que sus quejas (poten­ mente presente la distinción entre dolor agudo y dolor cialmente interminables como su dolor) suelen agotar. 1994). a esconder grama de tratamiento que se va aplicar a un pacien­ su dolor y aparentar que estaban sanos. Asimismo les resultaba difícil de Este tipo de estudios pueden ser muy interesan­ creer que no se pudiera hacer nada para erradicarlo. EVALUACIÓN PSICOLÓGICA contraban peor que ellos. de la madrugada» (Morris. etc. por ello. Cuando aparece el dolor. lo que toda la información necesaria para diseñar el pro­ les obligaba. te concreto con un problema de dolor crónico con­ © Ediciones Pirámide . sobre El dolor crónico. De esta manera se descubre un paciente con dolor. a las infecciones que contraen como consecuencia biológico y lejos de ser un proceso de tránsito hacia el de las heridas que sufren y de las cuales. escasas biografías documentadas de las personas que por un resfriado. Sólo el dolor agudo cumple esa función vital de trar y distanciar a familia. tanto con otras importante como ello sería observar. por el contrario. El dolor crónico también Ahora bien. su evaluación su sufrimiento e incapacidad. tes desde la perspectiva clínica. ya que ponen de Esta incapacidad para entender lo que les pasaba manifiesto que la mejoría de las personas que sufren les sumía en un sentimiento de incertidumbre y dolor crónico en respuesta a un tratamiento no ambigüedad respecto a su malestar. es un recurso fundamental del organismo para necesario y lleno de significado con el que cursan la recu­ garantizar la supervivencia del individuo y la especie. el dolor presenta múl­ creían y no mostraban signos visibles de apoyo a tiples dimensiones y. entonces. exclusivamente.

piados para evaluar el componente afec­ b) Tipo y frecuencia de las manifestaciones de tivo en pacientes con dolor crónico. siedad. dimensiones del dolor. contextúales en las que ocurren. gestuales. verbal (por Para el estudio del componente operante del ejemplo. siguiendo el proceder convencional de la (por ejemplo. de 1 a 10). por otra. guientes aspectos: b) Métodos para evaluar la dimensión afec- tivo-motivacional.2. frecuencia y duración del dolor de cuestionarios desarrollados en otras percibido y momentos del día o la noche en áreas de la psicología clínica que son apro­ el que se produce. Procedimientos de autoinforme de manifiesto la naturaleza del dolor que el pacien­ y cuestionarios te presenta. Existe un gran número a) Intensidad. que d) Condiciones (físicas.1 5 2 / Manual de psicología de la salud creto. por una existiese dolor. los diferentes tipos h) Actividades que ha abandonado e iniciado la de cuestionarios que pretenden abarcar las distintas pareja del paciente tras la aparición del dolor. donde el dolor se exacerba por la tensión y la an­ laborales. Un aspecto fundamental es descubrir si las quejas pueden ser consideradas como con­ a) Métodos para evaluar la dimensión senso- ductas de dolor. 1980) es un instru­ preguntas estructuradas y operativizadas acerca de mento clásico. ausencia de dolor-ligero-modera- dolor se ha de acudir al análisis funcional de la do-intenso-insoportable) o analógico-visual conducta. Entre dolor (verbales. cogniti. parte. el inventario de depresión de Zung. que permite las manifestaciones del dolor y de las condiciones obtener un índice de la intensidad del dolor. el trata­ rial-discriminativa. ambientales y del contexto social) que pacientes con dolor crónico por Main y aumentan y/o reducen la probabilidad de Wardell (1984). j) Conductas alternativas del sujeto y los alle­ 4.1. usando una línea de 10 centí­ evaluación conductual y la modificación de con­ metros). 1975. La entrevista gados ante el dolor. motoras) del pa­ ellos se encuentran el Inventario de an­ ciente. la entrevista y. Anxiety Symptoms Scale (PASS) (McCra- e) Comportamiento de los allegados ante las ken. Las escalas de aprecia­ miento de elección determina el uso de una serie ción constituyen el modo más frecuente de de procedimientos operantes que harían probable­ evaluar la intensidad percibida de dolor. Las herramientas que se disponen para lle­ g) Actividades que realizaría el paciente si no var a cabo el proceso de evaluación son. Consiste en una serie de (MPQ) (Melzack. co (por ejemplo. an­ © Ediciones Pirámide . En esta línea. el Pain ocurrencia de manifestaciones de dolor. La guía para desa­ además de las dimensiones afectiva y eva- rrollar el análisis conductual discurre sobre los si­ luativa. ocio y sociales). taciones de dolor. emocionales. La entrevista constituye el primer paso del pro­ ceso de intervención y tiene como objeto el poner 4. mente innecesario ahondar en los otros componen­ Pueden ponderarse sobre un rango numéri­ tes y dimensiones del dolor. 1992) contiene 40 manifestaciones de dolor. 1976). Zayfert y Gross. ítems que abarcan ansiedad somática. ha sido adaptado especialmente para los vas. i) Actividades que realizaría la pareja del pa­ ciente si no existiese dolor. en este supuesto. muy utilizado. La intervención será muy distinta en un caso J) Actividades que se han abandonado e ini­ donde el problema sea una conducta de dolor a otro ciado tras la aparición del dolor (domésticas. 1970). siedad rasgo-estado de Spielberger (Spiel- c) Contextos en los que ocurren las manifes­ berger et al. ya que.. y para la depresión. El cuestionario de dolor de McGill ducta (Fordyce.

en este capítulo. círculos viciosos de los que hablamos al inicio de naire (Rosenstiel y Keefe (1983) que. c) Métodos para evaluar el componente de En ciertos casos. Por este motivo. el estatus profesional. el Sickness respiratorios en aquellas personas que son Impact Profile (Bergner et al. Esto tiene. Además. La me­ trastornos del sueño. Los tres vas. náuseas. Dentro de esta área se utilizan. miento del dolor podemos dividirlos en cuatro gran­ ponse Questionnarie (Pearce. en concreto. lógica. el paciente ne­ elección del dolor es el farmacológico. 1991): ofrece tres escalas. dependencias físicas. o el Pittsburgh Multiaxial Assessment principales analgésicos de este tipo son la o f Pain (MAP) de Turk y Rudy (1987) que aspirina.. el Pain Res. si bien es cierto que la farmacoterapia ha de­ el mismo efecto terapéutico. no obstante. tinnitus y problemas de ocio. La aspirina.000 mg cada 4 horas. Lina DEL DOLOR CRÓNICO consecuencia inevitable de su consumo pro­ longado es el progresivo incremento de la Es una creencia común que el tratamiento de tolerancia. como son dolor les. tales como las relaciones marita­ algunos efectos colaterales. a mostrado una rotunda efectividad a corto plazo para su vez. mente medicamentosa puede acabar en uno de los entre otros. agrupa en 7 cate­ Los tipos de drogas que se usan para el trata­ gorías las respuestas al dolor. Actúan inhibiendo de vida no se refiere a conductas especí­ la síntesis de prostaglandinas. Los narcóticos sue­ © Ediciones Pirámide . el sistema nervioso central y se definen como narcóticos. presenta. No originan lor crónico. dolor de cabeza. en que pueden verse afectados por el dolor alrededor de un 15 por 100 de los pacientes. 1976) es propensas a reacciones alérgicas. función de su frecuencia. etc. Actúan sobre tos cotidianos. mitaciones para el alivio del dolor crónico. evitación disfuncional y respuestas positi­ a) Analgésicos de acción periférica. Dolor crónico / 153 siedad cognitiva. náuseas. cogniciones negativas. el acetaminofeno y otras drogas no ofrece una taxonomía de pacientes con do­ esteroides antiinflamatorias. adicciones o efectos d) Métodos para evaluar el impacto sobre el secundarios. como la artritis reumatoide o control central del dolor. Pueden ser derivados sin­ téticos o naturales de la morfina o del opio 5. miedo y conductas de de cierto grado de dependencia fisiológica y psico­ escape/evitación). Sin embar­ cesita cada vez una dosis mayor para lograr go. además síntomas de abstinencia. vér­ dicación continuada para el dolor crónico reduce tigo. el Coping Strategies Question. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO (por ejemplo. En este sentido. al mismo tiempo. codeína u oxicodeína). sino a factores de tipo psicosocial bres. crónico. una doble consecuencia: el aumento el tratamiento del dolor agudo. sustancias que ficas ligadas a la experiencia inmediata de sensibilizan las terminaciones nerviosas li­ dolor. un cuestionario que incorpora la evalua­ tiene un efecto techo en su eficacia a partir ción de las consecuencias de la enferme­ de 1. presenta serias li­ de los efectos secundarios (por ejemplo. El impacto sobre el estilo aparecer efectos tóxicos. dad sobre las actividades y comportamien­ b) Analgésicos de acción central. etc. da dependencia física que puede dar lugar a lugar a la aparición de efectos secundarios. Este componente el dolor del cáncer terminal. los casos de dolor benigno una terapia exclusiva­ to cognitivo.) y una mayor progresivamente su eficacia y. Sólo con dosis elevadas pueden estilo de vida. las actividades abdominal. en somáticos y las estrategias de afrontamien. parece imprescindible incluye áreas como la atención a los estados el uso continuado de analgésicos. depresión. 1986) que des categorías (Philips.

De ahí la importancia que puedan — Distracción imaginativa. sobre las distintas dimensiones del dolor. se trataría de pero quizá el más importante sea el de los enseñar a la persona una respuesta de relajación ansiolíticos (por ejemplo. La técnica se técnicas psicológicas que se han propuesto para fundamenta en que si las sensaciones se aso­ © Ediciones Pirámide . Como se ha señalado. cuando se usa como estrategia única de tratamien­ En definitiva. por lo que algunos aliviarlo han sido distintas. en la actua­ to. Limitaciones que tienen que ver con los avalase la efectividad de este tipo de técnicas en el fármacos utilizados. A este respecto. Por lo que respecta a los problemas. nes del estado de ánimo pueden hacerse Las técnicas de relajación. Por ello las técnicas cognitivas tratan de un estudio encargado por el gobierno sueco sobre modificar esa percepción con objeto de hacerlo más la evaluación de los tratamientos médicos ofrecidos tolerable. las personas a controlar la atención que prestan a son. se puede afirmar que. cuya incompatible con la activación emocional que re- acción farmacodinámica incluye una dismi­ troalimenta el dolor. Groossens. Se trataría de corregir las distorsiones en atención primaria para el tratamiento del dolor asociadas al catastrofismo y también de entrenar a crónico (Van Tulder. y cada una de ellas se pacientes con dolor crónico y con alteracio­ dirige a una dimensión concreta del mismo. TRATAMIENTO PSICOLÓGICO que las sensaciones de dolor que está sintien­ DEL DOLOR CRÓNICO do están ocurriendo en otro contexto. las que tendrían otro significado. El dolor está estre­ dependientes de estas drogas. — Transformación imaginaria del contexto. que reduce sus concomitantes emocionales. agitación e insomnio. en una revisión de estudios bien contro­ nico benigno presenta algunas limitaciones y pro­ lados. Waddell y Nachem. parecen un tanto cuestionables. con técnicas tales. 2000).1 5 4 / Manual de psicología de la salud len provocar euforia. Se les encuadra por ello muchas personas que sufren dolor crónico dentro del grupo de los analgésicos a pesar pueden llegar a verse envueltas en un círculo vicio­ de que no está muy claro que actúen como so de ansiedad-dolor. sus resultados sobre otros tipos de dolor crónico. como ocu­ lo tanto. progresiva o el biofeedback EMG. chamente relacionado con el estado emocional. destacan la dependencia Las técnicas cognitivas. Entre dichas técnicas tratamiento para el dolor crónico era mejor que se encuentran las siguientes: cualquiera de las soluciones médicas ofrecidas en la actualidad. cabría atiende a su dolor pueden hacerlo aún más incapa­ subrayar los asombrosos resultados obtenidos por citante. además de los pensamientos y el modo en el que la persona sus efectos secundarios. sea incompatible con la experiencia del dolor. La conclusión fue que no proporcionar las sensaciones de malestar. en la que se instru­ tener los programas psicológicos para contribuir al ye al sujeto para que imagine una escena que alivio del dolor. En este sentido. Morone y Gre­ lidad. Por establecida para algunos tipos de dolor. cuyo propósito es que el paciente se imagine 6. no encontraron evidencia suficiente que blemas. sino que lo amortigua en la medida graña. tal y como veremos en el capítulo siguiente. psíquica y física que pueden provocar. su efecto sobre el dolor no es di­ rre en el caso de las cefaleas tensionales y la mi­ recto. el tratamiento medicamentoso del dolor cró­ co (2007). Aunque la eficacia del entre­ nución del arousal permitiendo así la reduc­ namiento en relajación muscular está firmemente ción de la tensión. y c) Analgésicos coadyuvantes. ya que ninguno de ellos actúa dolor crónico benigno. Hay muchos tipos diferentes de drogas como el entrenamiento en relajación muscular que se pueden incluir dentro de este grupo. El ob­ jetivo es que el sujeto trate de «vivir» las Puesto que el dolor es una respuesta compleja sensaciones de dolor en otra situación en la en la que se distinguen varias dimensiones. diazepam).

Dolor crónico / 155 cian con un estado emocional de valor. 1988). y éste ha sido el tra­ misma línea. que parte del funcionales. como si tuviese que de introducir un programa de manejo de contingen­ describir a otra persona las sensaciones que cias en el que la familia podría tener un papel muy está experimentando. relevante a la hora de extinguir dichas quejas y re­ — Distracción de la atención. superior al placebo y al grupo control de no © Ediciones Pirámide . por ejemplo. uno de los elementos más característicos de ción de las conductas de dolor verbales y no ver­ la TCC es su énfasis en la modificación de los pen­ bales. el análisis funcional de la conducta reseñado en el debate racional del terapeuta con el paciente de tal apartado anterior. incremento El conjunto de técnicas antes citado se ha inte­ de la funcionalidad de los pacientes (p. mismo modo.e. Van paciente por otros más funcionales. requiere el compromiso por forma que. (2000) observaron conductas funcionales del paciente y la extinción que los estudios de una calidad metodológica más de comportamientos disfuncionales que emergen elevada indicaban que la TCC era efectiva en términos con la aparición del dolor. el dolor disminui­ rá.. se pueden usar los métodos cognitivos Según Fordyce (1976. análisis funcional revelase que muchas de las quejas — Somatización. Las técnicas operantes.1. a través de otras forzar los comportamientos más funcionales. y 3) el incremento de la activi­ con este enfoque. ajustado a las posibilidades del pacien­ crónico parece especialmente adecuada en aquellos te. los objetivos funda­ arriba citados para enseñarle a controlarla. a su dolor. Ahora bien. Si la persona presta una atención continua formado en conducta operante de dolor crónico. para lo para evaluar las condiciones que están agravando o cual el sujeto debe rotular las sensaciones manteniendo el dolor con el fin de tratar de modifi­ dolorosas en términos de entumecimiento o carlas y paliar el malestar. a través de la cual se le enseña del paciente aparecen en contextos específicos y ante al sujeto a atender al dolor pero analizándolo personas concretas. Se trataría de aprender a cia cuando se han comparado con grupos control sustituir pensamientos que agravan el malestar del y grupos en lista de espera (Henschke. de intervención conductual puede provocar una a lo largo de los últimos años. en esencia. lumbar. En la cognitivo-conductual (TCC). La terapia cognitivo-conductual que de miedo y ansiedad. reincopora- grado en la práctica clínica en la conocida terapia ción al trabajo) o mejora de su actividad fisca. 2010). Van tulder et al. Ostelo. ello podría indicar la necesidad de una manera objetiva. con el fin de lograr el mantenimiento del tono casos en que el problema del paciente se ha trans­ muscular. el ximación para el tratamiento psicológico del dolor efecto más llamativo suele ser la recuperación de crónico en adultos. Sin em­ mentales de este tipo de técnicas son: 1) la extin­ bargo. si se ha reducido al mínimo la activi­ dad física porque con ello se pretende evitar el dolor. a las emociones y conductas dis­ dad física y de ocio. Chou y Huffman (2007) mostraron que tamiento psicológico más utilizado en los casos de la TCC tenía una eficacia moderada sobre el dolor dolor crónico. a través de la realización de experimentos parte del paciente y su entorno de modificar las conductuales o el registro de los pensamientos en pautas inadecuadas de reforzamiento. Para manejarlos propone. el catastrofismo) y desarrollar un dolor crónico de espalda benigno avalan su efica­ pensamiento más racional.e. más 6. se puedan corregir dichos tados de esta aproximación en el tratamiento del pensamientos (p. de reducción de la intensidad del dolor. Los resul­ situaciones problemáticas. Su aplicación. La aplicación de las se deberían tomar medidas para recuperar un nivel técnicas operantes para el tratamiento del dolor de actividad. si el tirantez. Así. 2) la reducción del uso excesivo de los samientos disfuncionales que llevarían. Del actividades en las que pueda concentrarse. de acuerdo cuidados médicos. La TCC utiliza el análisis funcional de conducta — Trasformación imaginaria del dolor. Tulder et al. aunque este tipo Diversas revisiones de la literatura han mostrado. la utilidad de esta apro­ reducción de la intensidad del dolor percibido.

Eccleston. en particular.2. Eccleston y Morley (2012). Las metáforas y ejercicios que se citan la intensidad del dolor en seguimiento. efectividad de las estrategias que ha empleado hasta el momento para paliar o eliminar el dolor. básicos: vivir día a día. más se benefician de los programas de tratamiento abdominal. sino también en ayudar al paciente a tomar consciencia de la falta de el estado de ánimo y la mejora de la discapacidad. A continuación. La terapia de aceptación dole en perspectiva de otras formas de responder ante y compromiso él. Su efec­ tividad parece mayor en el caso de los niños y jóvenes D e s e s p e r a n z a c r e a tiv a . otros problemas. También se pueden encontrarse completas en (Hayes. mejora del estado de ánimo y del catastrofismo. (2012) realizaron una revi. dichos tratamientos fueron muy efectivos en la re­ 2008. Wilson y Luciano. una filosofía Palermo. ducción de la intensidad del dolor en los menores de Básicamente. 2009). Williams. creer que hay vida más En el caso de los niños. la aplicación de la ACT al dolor 18 años que sufrían dolor de cabeza tanto al final de crónico sigue las mismas fases que se utilizan en la intervención como en el período de seguimiento. fortale­ el caso de los adultos. Kraaimaat. que la TCC se ha mostrado Bohlmeijer. Aprender a vivir pacientes. aceptar la pérdida del yo. són de las intervenciones que usaron terapias psico­ y fortaleza espiritual. Schereurs y Parece. con­ co. fibromialgia y anemia multidisciplinar del dolor (Samwel. ponién­ 6. de no luchar en batallas que no se puedan ganar. Van Dongen y Evers. 2011). por lo tanto. tienen un efecto significativo en cuanto a la (2003) mostraron. del apo­ dios analizados fue la TCC y el entrenamiento en yo social y de la disposición a aceptarlo (López- relajación muscular. Esta mayor eficacia se observó respecto miento para el tratamiento del dolor crónico (Vowles al grupo control o tratamiento médico estándar. efectiva en el caso del dolor crónico benigno. No se debe caer en el análisis del contenido de la historia que el paciente cuenta. El tratamiento más común en los 37 estu­ con el dolor depende. Esteve-Zarazaga y Ramírez-Maestre. Esas intervenciones que muestran una mayor aceptación son los que fueron dirigidas al tratamiento del dolor de cabeza. reconocer las limitaciones perso­ efectiva para el tratamiento del dolor crónico que en nales. Veehof. Williams et al. la TCC parece aún más allá del dolor. las llamadas particulares que ha realizado ni en el análisis del tipo terapias de tercera generación y. y McCracken. asumir el control de la propia vida. Eccleston. artritis idiopática. entre otros factores. que que la aceptación del dolor incluía ocho factores se mantiene en la fase de seguimiento. recuperando en la medida riores a los grupos de lista de espera y al tratamiento de lo posible la normalidad y con ella los aspec­ habitual. Oskam. Los resultados mostraron que Martínez. 1999. La muestra total estuvo formada por 1. 2008. falciforme. a través del análisis factorial. tras terapia de aceptación y compromiso (ACT) son una revisión sobre el papel de la TCC en el dolor un modo algo distinto de abordar el dolor cróni­ crónico benigno excluyendo el dolor de cabeza. 2013). dolor. Strosahl observó una cierta evidencia de mejoras en el estado y Wilson. Recien­ de ánimo y en la discapacidad en todas las patologías tes estudios han mostrado la utilidad del procedi­ estudiadas. Ramírez-Maestre y López-Martínez. la de pensamientos o en las llamadas distorsiones cog- © Ediciones Pirámide . En este sentido. El objetivo de la ACT es enseñar al paciente cluyeron que los beneficios de esta terapia son supe­ a convivir con el dolor.938 Crul. Se trataría de aprender a aceptar el dad se mantienen en la fase de seguimiento. Iniciando de este modo que en los adultos y sus efectos no sólo inciden en la la terapia del dolor. Los resultados de algunas lógicas para el control del dolor crónico y recurren­ investigaciones han concluido que los pacientes te en niños y adolescentes. Sus efectos sobre el dolor y la discapacidad tos valiosos de la vida que ha abandonado tras asociada a él son ligeros y en el caso de la discapaci­ su aparición. Además. lo que se quiere conseguir es reducción de la intensidad del dolor. cimiento. Crombez y McCracken también.156 / Manual de psicología de la salud tratamiento. de las maniobras Dentro de la terapia de conducta. 2002). se describen en Los otros tipos de patologías mostraron mejoras en detalle. Ridson.

se introduce el tratar de calmarles. en el sobre el dolor suele ser negativo y. La el agujero. se cuenta la historia metáfora de las dos escalas se puede utilizar para de una persona que cae en un hoyo profundo y para ilustrar este aspecto. En este punto. En ella se propone al paciente salir de él utiliza lo único que tiene a su alcance. pero inme­ como punzante y muy intenso no es lo mismo. sin darse cuenta de que lo único que es la que ha usado siempre. calificar un dolor drogas) pueden funcionar a corto plazo. emocionales y los pensamientos que lo acompañan. En ella. De este modo. habrá dolor. En este mismo sentido. y ello supone dejar fluctuar libremente el dolor sin hacer nada para evitar cosas verdaderamente importantes como estar controlarlo. el conduc­ dolor y no lo consigue. En ella los tando controlar sus índices fisiológicos de ansiedad pensamientos y emociones dañinas asociados al bajo la amenaza de muerte si no lo consigue. mayor dolor. Dejarlo subir a 90 y observar cómo con sus amigos. tal como veremos al se siente está también en función de las respuestas hablar de la cefalea por sobreabuso de medicación. sino La frustración. que se ha demostrado que éste se asocia con un haciéndolo más tolerable. dispone de ella. los eventos privados que están provocando un con­ En este punto puede ser adecuada la conocida metá­ tinuo desgaste emocional se puede ilustrar con la fora del polígrafo. Los resultados de este pezar a plantear al paciente la discrepancia entre las modo de actuar no funcionan o hacen que el dolor acciones valiosas para él y las acciones reales que se acabe disparando aún más. 30 o 90 se que ha caído. A lt e r a r e l p a p e l d e l le n g u a j e . Por el contrario. que calificarlo antes. Además. todas sus accio­ posibilidad de usar otra escala en la que hay que nes van dirigidas a evitar el dolor. samientos negativos exagerados que acompañan al pero será un dolor limpio. Del mismo zantes de un autobús del que el paciente es el con­ modo que cuando el paciente intenta controlar el ductor. lo que se debe subrayar es concepto del dolor limpio en oposición al dolor sucio. la rabia y el deseo que pare de una como la causa específica de este tipo de cefalea. El lenguaje interno nado. En muchos casos. Con la primera de ellas. mayor consumo de medicación y un peor funcionamiento vital. los intentos para controlar el se puede mostrar la diferencia entre lo meramente dolor (como distraerse o recurrir a determinadas descriptivo y lo valorativo. Usa la pala porque medir y controlar el dolor. El objetivo de esta parte del tratamiento es enseñar al paciente a E l c o n tr o l c o m o p r o b le m a . sin la contaminación emo­ dolor es también una tarea inicial de la terapia. se puede em­ trata de reducir el dolor a 0. en este sentido. Así. la medicación no sólo se verá como inefectiva. El re­ dolor son como los pasajeros molestos y amena­ sultado es que su ansiedad se dispara. o bien tiene que parar el autobús © Ediciones Pirámide . se trata de mantener que ha hecho es hacer más grande el agujero en el el dolor a 0. Evaluar el catastrofismo y los pen­ posteriormente desciende. la falta de utilidad de lo que se ha hecho para elimi­ Con él se quiere mostrar cómo el grado de dolor que nar el dolor. Cuando esos pasajeros molestan. En ella se ve a una persona inten­ metáfora de los pasajeros en el autobús. su experiencia se toma mucho tor se limita a seguir sus instrucciones para evitar más desagradable. en síntesis. dejar de ilustrar cómo lo hecho por el paciente no ha funcio­ esforzarse para salir del dolor hace que éste se viva nado se pueden usar metáforas como la de la pala y de modo un limpio y sin cargas emocionales. El énfasis se pone en mostrar cómo. Frente a ello existe la está llevando a cabo. El manejo adecuado que puede hacerse de dolor se intensifica y se siente un mayor malestar. se ha de subrayar cómo en aquellos como «un dolor horrible que está arruinando mi casos en los que el intento de control no funciona el vida». Muchas veces. ya cional y cognitiva de la que se solía acompañar. Tan pronto como suba a 10. que la existencia de dos escalas que van de 0 a 100 para no es otra cosa que una pala. Dolor crónico / 157 nitivas. mejor de los casos. Para vez sólo provocan más dolor. en diatamente después se suele sentir igual o peor que cuanto a su repercusión emocional. Si esto es así. En esta fase se ana­ distanciarse de los sentimientos y pensamientos lizan en detalle con el paciente cuáles han sido sus sobre su experiencia del dolor que no hacen sino estrategias de control del dolor y cómo han funcio­ que incrementar su sufrimiento.

un paciente puede indicar que no vidas.1 5 8 / Manual de psicología de la salud y enfrentarse a ellos. gane quien gane una batalla. © Ediciones Pirámide . puede usarse el ejercicio de no pueden ser alcanzados de un modo permanente. Muchos creen que su con­ no encuentra ningún sitio agradable y que le guste tinuo sentimiento de dolor y depresión le hacen para ello. Además. y las fichas blancas como los pensa­ al final de la terapia y resultará más laborioso mientos y sentimientos positivos que tratan de ganar cuanto mayor sea la historia de dolor crónico del a las negras. un camino que no quiere. el conductor debe seguir conduciendo el autobús V a lo r e s . aquellos más ansiosos. Se pueden tener sentimientos inconsis­ un modo no tóxico. podrá observar entrenarlas con el paciente. Al final. blar sobre lo que es importante en su vida. si la persona se percibe como (asertividad. son más abstractos que las metas concretas zas. En la metáfora del tablero de ajedrez se en su comportamiento en la línea de sus valores. Con los pacientes con su actividad mental y que vivencie cualquier pen­ dolor crónico la discusión sobre los valores puede samiento o sentimiento sobre el dolor (aunque sea tropezar con algunas dificultades. la observación del flujo de la experiencia privada. Los pacientes con dolor crónico experi­ actuamos por determinadas razones que a la postre mentan una enorme brecha entre lo que ellos están son la causa de nuestro comportamiento. a los valores. Por su propia defini­ puedan amenazarle. bajo amenaza. a menudo se confunde lo que son sale a caminar como le recomendó el médico porque valores y sentimientos. Los valores marcan el rumbo de la por la ruta de su vida. el paciente esa lucha desde un sitio seguro sin implicarse en una ha detenido su vida y la lleva. aunque suelen ir los pasajeros dejan de molestarle porque. dentro de este apartado se trata de fuertes respuestas emocionales como ansiedad y poner en cuestión la creencia común de que sólo tristeza. genera Finalmente. etc. Para explorar esos eventos internos que están que cada persona se va marcando a lo largo de los interfiriendo en la vida del paciente. describen los eventos privados negativos como las El trabajo sobre los valores se hace al principio y fichas negras. por guerra que nunca tendrá un ganador. con­ entenderse como el contexto en el que ocurren esos trolarlo y justificar todo ello u optar por un cambio contenidos. En ambos casos. y con ello el desgaste de estar siempre cretas. Sin embargo. El no hacerlo. siempre luación de los valores y se establecen metas con­ habrá otra. Es por ello que un cambio de conducta dirigido Mediante ejercicios de respiración se favorece la hacia un valor puede ser más estable en el tiempo relajación del paciente y se le invita a que observe que el dirigido a una meta. Para recuperar el control. En esta fase del tratamien­ hacia unos calcetines. al contrario de lo que ocurre con las metas. ha­ desagradable) sin tratar de apartarlo o atraerlo. En la medida en que se completa la eva­ final. solución de problemas. el paciente tendrá ayudar a que el paciente deje de verse como lo que que realizar una elección entre mantener su modo piensa y siente (contenido) y gradualmente pase a de afrontar el dolor tratando de eliminarlo. la realidad es que el que no encuentre ejercicio de los calcetines de Perigó puede ser una un sitio adecuado no es la causa de que no vaya a forma útil para introducir el hecho de que los sen­ caminar. ya que se puede caminar por una senda. no pueden cumplir sus amena­ ción. timientos no son un obstáculo para vivir conforme aunque ésta no le guste. Sin embargo. aunque reordenándose con el tiempo. En este ejercicio se presenta a una persona que puede no tener ningún sentimiento E l self c o m o c o n te x to . pero que puede comportarse to la meta es ayudar al paciente a ver que hay un como si esos calcetines fuesen lo más importante lugar en el cual el dolor puede ser experimentado de de su vida. sobre todo con años y. se identifican los déficit de habilidades luchando. esa guerra nunca tiene paciente.) para el tablero en el que se libra la batalla. En un haciendo para cuidarse y cómo querrían vivir sus ejemplo común. ya que así comprobará que conducta a lo largo de la vida. porque. Aun cuando eso pueda ser una razón para imposible vivir la vida de una manera valiosa. Para ello el ejercicio del obser­ tentes con un valor y comportarse de forma con­ vador o la metáfora del tablero de ajedrez puede sistente con ese valor. Por un lado.

evaluación de la experiencia. Metáfora de las dos escalas. Mostrarle otras formas de responder al dolor. elegir una dirección supone en sí mismo una amenaza para el pacien­ valiosa y tomar las acciones necesarias para se­ te. Evaluación del catastrofismo. Ejercicio del observador. experiencia privada. aceptarlo e intro­ evitación de la experiencia y dar razones para la ducir los cambios de conducta necesarios para conducta) y ACT (aceptar sus reacciones y estar alcanzar una vida valiosa. Establecer un lugar seguro para vivir las Ejercicio de escoger una identidad. na.3 Fases del tratamiento de la ACTpara el dolor crónico (Robinson. del lenguaje y sentimientos. experiencias relacionadas con el dolor. Wicksell y Olsson. importantes de su vida Proporcionarle Ejercicio de los calcetines Perigó. Ayudarle a ver la relación entre control y Malestar «limpio» o «sucio». incluyendo las razones Metáfora de los pasajeros en el autobús. © Ediciones Pirámide . En esta dolor. Los cambios de conducta que se piden se fase del tratamiento se trabaja con el paciente sintetizan en inglés en los acrósticos FEAR (fusión para apoyar su voluntad para sentir el dolor sin con los pensamientos. que se da para explicar su comportamien­ Ejercicio de la observación del flujo de la to. Metáfora del polígrafo. Metáfora de la ciénaga P a t r o n e s d e a c c ió n y c o m p r o m i s o . Dolor crónico / 159 TABLA 8. Metáfora de la montaña. 2004) F a s e d e t r a t a m ie n t o O b j e t iv o s I n t e r v e n c io n e s c lín ic a s Desesperanza creativa Ayudar al paciente a percibir la falta de ¿Qué se ha intentado y cómo ha funcionado? eficacia de sus estrategias para combatir El científico habla del dolor. El self como contexto Ayuda al paciente al ver el self como algo Metáfora del tablero de ajedrez. cuyo objetivo ha sido siempre librarse del guirla). El uso de las razones como causas. que controla el dolor. distinto de su mente. Montar en bicicleta. El control como problema Ayudar al paciente a ver la eliminación del Mostrar el papel de los eventos privados en dolor como una estrategia que no funcio­ la experiencia del dolor. Ejercicio del salto. nando con el dolor. desde la perspectiva de un observador. sufrimiento. La metáfora del agujero y la pala. Valores Enseñar al paciente a identificar los valores Metáfora del jardín. Alterar el papel Ayudar al paciente a ver sus pensamientos Metáfora de encontrar un sitio para sentarse. Este planteam iento en el momento presente. Patrones de acción Ayudar a desarrollar e implementar planes Elección versus decisión. Discrepancia entre acciones valiosas y ac­ ciones reales. fuerza motivacional para seguir funcio­ Carta a un ser querido. el dolor. Ayudarle a debilitar el contexto verbal/social Ejercicio de sacar la mente de paseo. Metáfora de la sopa de letras. tratar de evitarlo a toda costa. y compromiso de conducta para cambiar la vida.

y dada la complejidad trario. En la actualidad. 2008). Conclusiones biar los pensamientos porque éstos son la causa de las emociones y comportamientos.1 6 0 / Manual de psicología de la salud 6. el punto en común de rencias importantes. sin nece­ programas terapéuticos para su tratamiento parecen sidad de modificarlos o tratar de eliminarlos. ya más que justificados. © Ediciones Pirámide . desde la ACT se utilizan estrategias de de la respuesta de dolor en el ser humano. el estudio aceptación psicológica tales como ver los pensa­ de los factores psicológicos que la conforman y los mientos y emociones como lo que son. Por el con­ A la luz de lo expuesto. Posiblemente. La TCC se basa en la utiliza­ ambas terapias se encuentre en lo que las dos ción de estrategias de cambio cognitivo y afectivo tienen de terapia de conducta (TC) (Hayes. tales como el desafío racional. Desde de nuevas contingencias de reforzamiento y los esta perspectiva se entiende que es necesario cam­ principios básicos de condicionamiento. la reestructuración cuyo objeto clínico siempre fue cambiar las con­ de las cogniciones disfuncionales o la distracción ductas y las emociones a través de la aplicación de pensamientos y sentimientos poco útiles.3. Entre ambas terapias existen dife­ samiento. tanto laTCC que no se da por supuesto que detrás de cada como la ACT han presentado evidencias suficientes emoción o comportamiento esté siempre un pen­ de su eficacia.

enfermedades de la vista. de fármacos para un amplio grupo de pacientes. tumor intracraneal. puesto que 2010).3 frente a 1 en el caso de la A pesar de ello y de que la intervención conduc- migraña). Las mujeres son las que padecen con tiene una etiología orgánica. A lo largo de puede provocar una dependencia que conduce a un los últimos cuarenta años se ha observado una ten­ mayor consumo del fármaco y. en mu­ Aunque el dolor de cabeza puede estar causado chas ocasiones. Los datos epidemiológicos darios de algunos fármacos.1995. Las personas que sufren cefaleas tienen. A partir de los 45 años como alternativa viable y efectiva al uso continuado se observa un ligero descenso de su prevalencia.5 veces más frecuente en da a lo largo de las tres últimas décadas. en la mayor parte de indican que la cefalea está muy estrechamente re­ los casos se trata de cuadros funcionales. CARACTERIZACIÓN DEL TRASTORNO tanto en hombres como en mujeres (Russell et al. se podría afirmar que. la su prevalencia hasta la pubertad. A pesar de haberse mostrado que mujer y del 8 por 100 en caso del hombre y. Mahajan y Rajesh. mientras que el 90 por mayor frecuencia este problema (1. La práctica clínico-terapéutica habitual sigue siendo prevalencia de la migraña es del 17 por 100 en la la farmacoterapia.. cuya eficacia ha sido proba­ momento se hace hasta 2. dolor (que pueden ser muy efectivos cuando se El 3. en las el uso continuado de medicamentos para aliviar el niñas. en el caso de la ma funcional para el que sólo se dispone de un migraña. 2002. sufrido dolor de cabeza tensional o migrañosa a lo Kaushik. Cefaleas Q 1. En resumen. Rains y Andrasik. se presenta la mujer que en el hombre. la cefalea tensional y 2. se ha mostrado en diversas investiga­ efectividad en el alivio del dolor de cabeza ciones. a partir de este intervención conductual.3 por 100 de la población sufre cefalea cróni­ administran durante períodos de tiempo limitado) ca (más de quince episodios al mes). Y son ellas también las que sufren los tual sobre la base de técnicas de relajación y/o ataques más incapacitantes y de mayor severidad. del 9 por 100 frente al 5 por 100 de los niños. a una dencia creciente de la prevalencia de las cefaleas cronificación del dolor de cabeza. Penzien. a corto plazo. Se calcu­ lacionada con la edad. tanto en adultos como en niños (Stovner y Andree. biofeedback ha demostrado una clara y notable En conjunto. el sexo y con un mayor nivel la que tan sólo el 10 por 100 de los casos de cefalea de estudios. © Ediciones Pirámide . bucodentales o por los efectos secun­ y laboral del problema. no se observan diferencias importantes en tratamiento médico sintomático y. que más del 50 por 100 de la población ha (Schwartz. 2008). lo cual revela sia. grandes dificultades para desarrollar por diversas alteraciones orgánicas como la epilep­ su trabajo y sus labores cotidianas. 2005). tanto su padecimiento personal como el costo social de los oídos. a la postre. la largo del año de la realización de los estudios. Kaushik.6 frente a 1 en 100 restante sería de naturaleza-funcional. la cefalea es en la mayoría de los casos un proble­ Por lo que respecta a la edad.

Migrañas La cefalea tensional (véase tabla 9. desaparecen los términos de migraña seas. comorbilidad con Headache Disorders. clásica y común. el Ad hoc Committee para la clasificación d) No se agrava al realizar otras actividades físicas de las cefaleas describió hasta 15 categorías de dolor rutinarias como caminar o subir escaleras. dolor de cabeza en racimos y localización bilateral y que no empeora con la activi­ dolores de cabeza diversos. No atribuible a otro diagnóstico del ICHD-3. Duración de horas a días o sin remisión. sobreabuso de medicación y aquellos de media durante más de tres meses (>180 días al pacientes que deseen este tipo de tratamiento (Ni. cumpliendo los criterios 2-4. CLASIFICACIÓN DE LOS DOLORES a) Opresivo/tirante (no pulsátil). En la literatura es descrita bajo se hablará básicamente de dos tipos de migraña en múltiples nombres. 2. como el de cefalea por estrés. Debe caracterizarse por: ty (IHS) actualizó dicha clasificación buscando unos a) Sólo una de la tres: fotofobia. Buse. siendo sustituidos por el de migraña Aunque en la clasificación del HCC (1988) se con o sin la presencia de aura. función de la presencia o ausencia de aura (véanse cefalea psicomiogénica. la International Headache Socie. cefalea idiopática o cefalea tablas 9. cholson. fonofobia o náu­ criterios diagnósticos y una descripción más exacta sea ligera. de fase prodómica. cabeza funcional.1 encontrarían aquellas personas que presentan una Criterios diagnósticos de la cefalea tensional incapacidad significativa en su vida diaria relacio­ crónica según The International Classification of nada con el dolor de cabeza. De aparecen en ella cabe destacar el reconocimiento hecho la cefalea crónica suele adoptar una mezcla del incremento de la prevalencia de un tipo de do­ de los síntomas de ambos tipos de dolor de cabeza lor de cabeza ligado al mal uso de los fármacos y (Couch. las cefaleas primarias o 5. la opresivo/tirante. de ligera o moderada intensidad.3). que suele ocurrir en el 80 por 100 © Ediciones Pirámide . Un episodio común de migraña psicogénica. puede presentarse con fotofobia o fonofobia.1 6 2 / Manual de psicología de la salud Entre los candidatos para este tipo de tratamiento se T A B L A 9. 2011). al tiempo que desapa­ enfatiza el ajuste de cada caso de cefalea a un úni­ rece. Aunque no se acompaña de náu­ ción de 1988. Presenta al menos dos de las siguientes característi­ cas. El dolor de cabeza ocurre al menos >15 días al mes tes del dolor. Básicamente. los dolores de cabeza sin etiología orgánica se divi­ dieron en cuatro grandes categorías: cefaleas de tipo tensional. 2. la denominación de cefalea co criterio diagnóstico. 3rd Edition (2013) trastornos de ansiedad o trastornos de ánimo. A continuación se presentan los llamado cefalea por sobreabuso de medicación. Cefalea tensional 2. definitivamente. En 1962. básicamente. En la primera. Se caracteriza. DE CABEZA b) Intensidad leve o moderada. En 1988. por un dolor puede discurrir por cuatro fases. De acuerdo a la clasifica­ dad física rutinaria. difi­ cultad para manejar el estrés u otros desencadenan­ 1. la realidad es que un amplio vascular. año). 4. Andrasik y Lipton. 2011). criterios diagnósticos de la cefalea crónica según la IHS (2013).2. de las distintas categorías que se habían establecido b) Ni náusea severa o moderada ni vómito.2 y 9. migraña. Entre los tipos de cefalea secundaria que cuadro mixto de migraña y cefalea tensional.1. La última revisión de la clasificación de grupo de pacientes que sufren dolor de cabeza (has­ los dolores de cabeza de IHS ha sido publicada en ta un 30-40 por 100 de los mismos) presenta un 2013. 2. de cabeza. 3. c) Localización bilateral.1) representa alrededor del 80 por 100 de los casos de dolor de De acuerdo con la clasificación de la IHS (2013). para la cefalea.

Dolor de cabeza con al menos dos de las siguientes a) Visuales. la persona tiene una serie de sensacio­ teral. b) Pulsátil. Además. c) Intensidad moderada o severa inhibe o impide f) Retiñíanos. 3.2 TABLA 9. Al menos dos episodios cumpliendo el criterio 2 y los criterios 2 y 4. 3. 3. pre­ o puntos o pérdida de visión. que aparece unas y fonofobia y se agrava con cualquier actividad 15 veces al mes. a) Unilateral. Entre dichos síntomas se en­ d) El aura se acompaña o es seguido en los siguien­ cuentran la dificultad para mantener la atención.3. ga entre 20 minutos y una hora y que suele aparecer en un 20 por 100 de los pacientes. De hecho. 2. d) Se agrava por causa la evitación de actividades á) Al menos un síntoma de aura que se prolonga físicas rutinarias (como caminar o subir escaleras). Por ejemplo. concurren tres sínto­ 5. Episodios de dolor de cabeza de una duración entre 2. se acompaña de fotofobia del dolor de cabeza migrañoso. por ejemplo. características: b) Sensoriales. irritabilidad o la euforia. Cefalea por sobreabuso de medicación por una serie de síntomas no dolorosos y reversibles. 3rd Edition (2013) Headache Disorders. líneas La cefalea por sobreabuso de medicación. síntomas visuales como luces. pletamente reversibles. El episodio se acompaña de al menos una de las y uno o más síntomas que concurren sucesiva­ siguientes características: mente. síntomas sensoriales viamente denominada dolor de cabeza de rebote o como hormigueo. d) Motores. Al menos cinco episodios de migraña que satisfagan 1. minutos. Si. se refiere aquellos episodios de aura sin migraña. puede ocurrir que las personas con © Ediciones Pirámide . que le indican que lateral. No atribuible a otro diagnóstico del ICHD-3. que se agravan por el uso indebido de el dolor. e) Tallo cerebral. Los síntomas motores pueden durar hasta 72 horas. No atribuible a otro diagnóstico del ICHD-3 y se ha puede aparecer el aura. la duración máxima acep­ table seria de 3 x 60 minutos. que se incrementa gradualmente hasta fármacos paliativos. ción. c) Al menos un síntoma del aura debe ser unila­ de los casos. mas durante el aura. deja un ción. a) Náuseas y/o vómitos. c) Leguaje y/o habla. que típicamente se prolon­ descartado un episodio isquémico transitorio. Al menos dos de las siguientes cuatro características. éste puede aparecer. El dolor de cabeza de tipo tensional se asocia residuo de malestar en forma de cansancio. que ocurre con esta fre­ final de resolución. En un segundo momento. Cefaleas / 163 TABLA 9. la tes 60 minutos de dolor de cabeza. sin embargo. somno­ en menor medida con el sobreabuso de la medica­ lencia y falta de concentración. el dolor suele remitir entre 3 y cuencia. unas horas antes del dolor. En dolor de cabeza inducido por las drogas. El dolor es pulsátil y unilateral.3 Criterios diagnósticos de la migraña sin aura Criterios diagnósticos de la migraña con según The International Classif catión of aura según The International Classification of Headache Disorders. En una tercera fase aparece tensional. 4. bien migrañosa bien no experimenta dolor. En la fase dolor de cabeza tensional. durante un periodo igual o superior a 5 minutos 4. y el cuadro mixto de migraña y física. las actividades diarias. la persona a aquellos cuadros de cefalea. La afasia se considera un síntoma uni­ nes. se encuentra en el sobreabuso de medica­ 24 horas después de su inicio. agujas o entumecimiento. la causa más común llegar a ser incapacitante. 3rd Edition (2013) 1. Uno o más de los siguientes síntomas de aura com­ 4 y 72 horas (sin tratar o tratados sin éxito). b) Cada síntoma individual de aura dura entre 5-60 b) Fotofobia y fonofobia. Se caracteriza 2.

tales como incremento circulatorio tenso efecto rebote. Esa reti­ analgésicos u opiáceos se suele parecer mucho más rada puede ser muy molesta para el paciente. en la actualidad. y Fritsche 2004).1 6 4 / Manual de psicología de la salud propensión al dolor de cabeza desarrollen dolor de T A B L A 9. A continuación. de triptanes tiene como consecuencia una cefalea La cefalea tensional o mixta y el uso de analgésicos con características más próximas a una migraña. vómitos o proble­ dolor de cabeza. los triptanes. ante seguir los pasos del tratamiento de una adicción. 3. Además. pueden aparecer náuseas. mientras Se debe llevar a cabo la retirada. con en sus síntomas a una cefalea tensional. se encuentran fármacos que pueden ser tomados como tratamiento la ergotamina. Finke Diener y Fritsche. Así. TEORÍAS EXPLICATIVAS ya que se trata de una nueva adicción. determinados estímulos. Así. bien gradual. vasopresina y se- cia. y que pueden convertirse en 2.4 cabeza por sobreabuso de medicación cuando toman Criterios diagnósticos del dolor de cabeza por medicamentos para tratar cualquier otro tipo de sobreabuso de medicación según dolor. En este tipo de cefalea el dolor de cabeza The International Classificatión o f Headache puede resolverse o volver a sus patrones previos Disorders. de cada uno de estos fármacos. De este modo se construye una adic­ Sin embargo. 3rd Edition (2013) dentro de los dos meses posteriores al abandono del sobreabuso de medicación (IHS. provo­ ca un dolor con características propias y actúa a través de mecanismos independientes. El consumo DEL DOLOR DE CABEZA continuado de los fármacos para aliviar el dolor provoca un incremento de tolerancia que lleva a la Para explicar el dolor en la migraña. 2013). Si en este mo­ tensión compensatoria de las arterias cefálicas y mento se retira el medicamento. rotonina. se postuló la hipótesis vascular. que debe ser supe­ rior a un consumo de 10 o 15 dosis al mes. similar al síndrome de abstinen­ de neurokininas. El abuso 3. Desde una perspectiva psicológica. catecolaminas. Dolor de cabeza >15 días al mes en un paciente con Entre los fármacos que se utilizan para el trata­ un trastorno de cefalea preexistente. No atribuible a otro diagnóstico del ICHD-3. que sería el elemento que explicaría el además. la teoría neuro- ción a los fármacos que lejos de servir para paliar el génica plantea que la explicación fisiológica del dolor sólo acaba sirviendo para evitar un efecto in­ ataque de migraña se encontraría en una hiperexci- deseable del dolor. 1. se debe tener en cuenta que la re­ triptanes es el más corto (1-2 años). el intervalo para los 2003). se produce un in­ otros cambios. daría lugar a una onda © Ediciones Pirámide . la cefalea por sobreabuso de medicación tiene un especial interés. en función del fármaco. Limmroth. según la cual para lograr la misma eficacia. miento de la migraña. El predicen un nivel de recaída superior al 60 por 100 período de cronificación de la cefalea también varía (Katsarava. su tratamiento debe tabilidad de la corteza cerebral occipital que. bien abrupta o que la cefalea asociada al abuso de ergotamina. bajo la supervisión médica. opiáceos y sus posibles combinaciones. sino su remisión al analgésicos es el más largo (5-10 años) (Katsarava patrón previo del abuso de medicación. el abuso lo que en algunos casos son frecuentes las recaídas. el fármaco apenas surte efecto y el consumo tricción de las arterias extracraneales que daría se hace a diario o casi a diario en relación directa cuenta del aura. seguido del de tirada de medicación no conlleva necesariamente la ergotamina (3-5 años). Por lo tanto. Llegado un punto del determinados estímulos provocarían una vasocons­ proceso. mas de sueño. que no cede si no se consume la dosis diaria. ocurriría una dis­ con la presencia del dolor de cabeza. los analgésicos y los sintomático o agudo del dolor de cabeza. Sobreabuso habitual > de 3 meses de uno o más responsables de este tipo de cefalea. mientras que el de los la supresión total de la cefalea. inicialmen­ persona a aumentar la dosis de los medicamentos te.

A continuación. El aura sin cefalea estaría explicada por la problema.5). más se incrementaría la sensibilización nerviosa y muscu­ lar de la zona y la vasoconstricción. serían del dolor de cabeza fenómenos posteriores y secundarios. los determinantes fundamentales del dolor en la cefalea tensional serían los musculares y nervio­ 4. ciones del nervio trigémino provocando el dolor. que en algunos pacientes estaría agravada debe estar dirigida al estudio de la naturaleza del por factores nerviosos y en otros por influencias dolor. sa del trigémino. En la migraña sin aura las alteraciones rácter. una serie de magnitud de la influencia vascular o muscular. duración e intensidad subjetiva del dolor. las situaciones que habitualmente desenca­ Ediciones Pirámide . los factores emocionales Aura Vasculares. T ip o d e d o lo r P r in c ip a le s m e c a n is m o s Por su parte. que son Modelo de Olesen (1991) sobre la fisiopatología argumentos esenciales de la teoría vascular. bien operante. básicamente. pueden aumentar la tensión muscular en esa zona. de cabeza (véase tabla 9. res­ alteraciones neuroquímicas activarían las termina­ pectivamente. De acuerdo a este mo­ delo. mantie­ en la migraña con aura. el hallazgo clínico más significati­ de cabeza e x p lic a t iv o s vo en la cefalea tensional fue la constatación del Cefalea tensional Musculares y nerviosos. Finalmente. lo que daría En el caso particular de la cefalea por sobreabuso lugar a la cronificación de la cefalea tensional. Esta sensibilidad. para lo cual puede ser de gran utilidad actividad vascular sin el acompañamiento de las el autorregistro en el que se pueda observar. Cefaleas / 165 depresiva (vasoconstrictiva) que se va propagando los cuadros mixtos de migraña y cefalea tensional. de medicación parece clara la implicación de la En esta línea. el análisis funcional del otros. parece estar influida por la mediación nervio­ sas. el dolor de nen o exacerban. de cefalea cuando se ejerce una presión manual Migraña con aura Vasculares agravados en unos pa­ sobre ellos. En esta fase. a través del córtex. bien emocional. sin embargo. además influencias nerviosas o musculares. ya que se ha observado en el que se representan el papel que desempeñarían una disminución significativa de este neurotrans- las distintas variables vasculares. aumento de la sensibilidad al dolor en los músculos Migraña sin aura Musculares y nerviosos con esca­ pericraneales de las personas que sufren este tipo sa influencia vascular. La migraña con aura se produciría fundamentalmente por alteraciones vas­ La evaluación psicológica del dolor de cabeza culares. de los factores nerviosos en unos casos y la com­ Para llevar a cabo dicha evaluación será necesa­ binación de influencias musculares y nerviosas en rio realizar. El trigémino recorre el rostro con ramas hacia la ór­ bita de los ojos y partes superior e inferior de la TABLA 9. vasculares no serían tan extremas como ocurriría además de las situaciones que la provocan.5 boca. ya que de ello dependerá el tipo cabeza puede ser igualmente intenso por la acción de intervención. según la teo­ ría neurogénica o neurovascular. EVALUACIÓN PSICOLÓGICA sos. asociada al consu­ viosas o centrales en los diferentes tipos de dolor mo de fármacos para aliviar el dolor. Además. de la cefalea. musculares y ner­ misor en este tipo de pacientes. la persona sentiría el tipo de dolor de cada episodio dependerá de la los síntomas del aura. mientras que la influencia de la vasculatura DEL DOLOR DE CABEZA sería mucho más débil. De especial importancia es dilucidar el ca­ musculares. La vasoconstricción y vasodilatación. que puede ser fruto cientes por influencias musculares de una adaptación a la isquemia y contracción mus­ y en otros por influencias nervio­ cular. Olesen (1991) elaboró un modelo serotonina en el proceso. A mayor número de episodios de dolor. en de la frecuencia.

láctico es limitada y debe ser siempre administrado todos aquellos que sufren un proceso de fermenta­ teniendo en cuenta sus efectos secundarios (Bendt. se ha llegado a hablar del síndrome del migraña.1.e. Sandrini y Schoenen. mina que es una de las sustancias vasoactivas más comunes. libre de los costes y efectos secundarios el tratamiento de los episodios aislados de dolor de antes mencionados. En cualquier caso. cabeza tensional se recomienda el uso de analgési­ cos simples (p. es similar a la del trata­ miento conductual basado en técnicas de relajación 5. se recomienda reducir y/o eliminar de la dieta cos como la amitriptilina. Particular­ reconoce que la eficacia de este tratamiento profi­ mente se han de evitar. Mahajan y Ra- jesh. el propanolol (véase capítulo 8).1 6 6 / Manual de psicología de la salud denan la cefalea. ya que éstos contienen tira- 2010 ). Afra. Migraña se fundamenta en la presencia en esta cocina de importantes cantidades de glutamato de monosodio. Ashtari. ción en su elaboración. entre otros.. miorrelajantes y opiáceos. profe­ elevado coste económico. en la medida de lo posible. nuyendo la vasodilatación (Evers. ya que la ingesta de determina­ por sobreabuso de medicación.1. para graña. Aun sejan otros medicamentos entre los que destacan cuando es posible realizar una valoración más ex­ la ergotamina. tal como ocurre en muchos sen. Se desaconseja el uso de triptanes. tido. a pesar de la efectividad nado en algunas habilidades cuya carencia le haga de estos tratamientos profilácticos. En este sen­ cefalea. que bloquean los receptores te para decidir si la intervención se ha de funda­ beta-adrenérgicos de los vasos sanguíneos dismi­ mentar en técnicas de desensibilización emocional. Evers. este análisis puede ser suficien­ y o el metoprolol.2. que es especialmente importancia de evitar el uso excesivo y frecuente recomendable en los casos de migraña. tos secundarios nocivos de tipo hepático. tiene un de los analgésicos con objeto de prevenir la cefalea efecto profiláctico. paracetamol) o antiinflamatorios 5. debido y triptanes (que actúan favoreciendo la vasocons­ al consumo de dicha sustancia. Para el tratamiento profiláctico de haustiva de los distintos componentes del dolor la migraña recomienda. además de su situaciones de la vida cotidiana (familiares.2. Tratamiento dietético no esteroideos. que es claramente superior al pla­ 5. Si a ello añadimos que la efectividad del propanolol. mienda el uso de antiinflamatorios no esteroideos tensión facial y un dolor de cabeza pulsátil. Mitsikostas. Tratamiento farmacológico y biofeedback (Kaushik.1. También se subraya la El tratamiento dietético. Linde. De cara al trata­ dos alimentos puede desencadenar el ataque migra- miento farmacológico y profiláctico de este tipo de ñoso debido a sus efectos vasoactivos. se una serie de alimentos (véase tabla 9. puede dar lugar a efec­ sionales o interpersonales). Kaushik. Frese et técnicas operantes o si el sujeto requiere ser entre­ al. se debe tener muy difícil manejar satisfactoriamente distintas en cuenta que su uso continuado. © Ediciones Pirámide . así como la conducta motora y/o tricción artierial). Cefalea tensional psicológica se presenta como una solución satis­ Según la guía de tratamiento de la European factoria para muchos pacientes aquejados de mi­ Federation of Neurological Societies (EFNS). 2005). se sugiere el uso de antidepresivos tricícli. TRATAMIENTOS DEL DOLOR cebo (Holroyd y Penzien. 2009). 1990. Para el tratamiento de los episodios aislados de De hecho. la guía de tratamiento de la EFNS reco­ restaurante chino caracterizado por sudoración. 2008). resultaría que este tipo de intervención 5. Con la misma finalidad se acon­ verbal que aparece contingentemente al dolor. La precaución respecto a la comida china 5. No obstante. quesos o con el yogur.1. Shaygan- DE CABEZA nejad y Akbari. gastroin­ testinal. etc.6).

Cefaleas / 167

T A B L A 9.6 el empleo de biofeedback EMG, el entrenamiento
en relajación muscular o la combinación de ambos
Alimentos que se deben reducir y/o eliminar en
métodos mostraron la misma efectividad, alrededor
las personas aquejadas de migraña
de 60 por 100 de mejoría al final del tratamiento.
En general, todos los alimentos fermentados, por ejemplo: Revisiones más recientes concluyen, en la misma
Quesos (cabrales, gruyere, camembert, mahón, et­ línea, que: el entrenamiento en relajación sigue
cétera). siendo el procedimiento habitualmente más usado
Embutidos (salami, perritos calientes, etc.). en los tratamientos conductuales de la cefalea ten­
Pan, galletas o pastelillos recién hechos. sional; que sirve para reducir de una forma signifi­
Los alimentos en escabeche. cativa el número de episodios; que es más eficaz
Bebidas alcohólicas (no más de dos copas en un día). que un placebo; que su eficacia es comparable a la
Carne de cerdo (no más de dos o tres veces a la semana).
del biofeedback y que en torno a un 50 por 100 de
Chocolate.
Cítricos. los pacientes experimentan un alivio muy notable
Comida china. gracias a la relajación muscular (Lehrer, Carr, Sar-
Habas. gunarj y Woolfolk, 1994; Penzien, Rains y Andra­
Higos en conserva. sik, 2002; Bendtsen et al., 2010). Esta eficacia de
Plátanos (no más de medio plátano al día). la relajación muscular también se ha constatado en
Pizza. los casos de dolor de cabeza infantil (Seshia, Abu-
Té, café o bebidas con cola (no más de cuatro tazas al Arafeh y Hershey, 2009).
día). El biofeedback (EMG) también ha mostrado su
efectividad en el dolor de cabeza tensional (Grazzi,
5.3. Tratamientos psicológicos D’Amico y Bussone, 1992; Smitherman, Penzien,
Rains, 2007), optimizándose, probablemente, cuan­
De entre las técnicas de modificación de con­ do se adopta una estrategia de entrenamiento pasi­
ducta utilizadas para el tratamiento de las cefaleas va más que activa para el control de la señal (Come­
destacan, por la amplitud de su uso y por su efica­ che, Vallejo y Díaz, 2000). No obstante, en un gran
cia, el entrenamiento en relajación muscular y el número de estudios se utiliza este tipo de biofeed­
biofeedback. No obstante, otras técnicas, tales como back en combinación con la relajación muscular,
el entrenamiento en asertividad o de reestructura­ cuando no existe una evidencia suficiente de que la
ción cognitiva, también pueden tener cabida cuan­ suma de ambos procedimientos sea superior a cual­
do las características del caso lo demanden. quiera de los dos por separado (Primavera y Kaiser,
1992).
5.3.1. Entrenamiento en relajación Un aspecto que parece esencial en el entrena­
y biofeedback miento en relajación muscular es la práctica en
casa. En este sentido, se ha subrayado que la prác­
El entrenamiento en relajación muscular se ha tica diaria de la relajación puede estar directamen­
propuesto como un primer paso, en muchos casos te relacionada con el éxito terapéutico. Blanchard,
suficiente, para el tratamiento de la cefalea. De los Nicholson, Radnitz, Steffek, Appelbaum y Detinger
resultados publicados en la literatura se puede con­ (1991) encontraron que, particularmente en las
cluir que el entrenamiento en relajación muscular cefaleas tensionales, el grupo de sujetos que prac­
parece ser la terapéutica de elección en el caso de ticaron la relajación muscular progresiva en su
la cefalea tensional, ya que su aplicación no requie­ domicilio mejoraron significativamente más en to­
re una instrumentación sofisticada como la de las das las medidas del dolor de cabeza que el grupo
técnicas de biofeedback y muestra una eficacia de sujetos que sólo practicaron la relajación en las
comparable a ellas. En la revisión clásica de Blan- sesiones clínicas. Por todo ello, la práctica en casa
chard, Andrasik, Ahles, Tedees y O’Keffe (1980), parece un elemento terapéutico decisivo en la ce­

© Ediciones Pirámide

168/ Manual de psicología de la salud

falea tensional y por ello se ha de incluir, sistemá­ namiento en biofeedback de temperatura y relaja­
ticamente, dentro del programa de tratamiento ción producía una mejora, en el conjunto de estudios
(Nash, 2003). revisados, del 64,9 por 100 de los pacientes tratados,
En este sentido, también se ha observado, a tra­ mientras que el entrenamiento en relajación sin
vés de una investigación retrospectiva (Lake y Pin- biofeedback producía una mejora clínica en el 47,9
gel, 1988) que la práctica diaria de una relajación por 100 de los pacientes. El entrenamiento en bio­
breve de poco más de unos segundos correlaciona feedback de temperatura sólo y del volumen de
con una mejora de los distintos parámetros de la sangre en cada pulsación de la arteria temporal
cefalea. Este interesante descubrimiento apunta a externa —AVPS— fueron menos efectivos mos­
que el mecanismo que explica su efectividad no está trando una tasa de mejora del 35 y del 28 por 100
tanto en conseguir unos niveles muy profundos de de los pacientes tratados, respectivamente.
relajación como en el aprendizaje de una estrategia Obviamente, estos datos llevaron a concluir a
que permita reducir los altos niveles de tensión. En los autores que para el tratamiento de la migraña
definitiva, parecería que las personas para quienes la combinación del biofeedback de temperatura y
la relajación es útil aprenden a discriminar, además la relajación es el tratamiento más efectivo. En
de reducir y/o evitar, la tensión provocada por las estudios posteriores se ha reafirmado esta misma
situaciones estresantes. conclusión, ya que en la actualidad el entrenamien­
El tratamiento conductual de la migraña nació to en relajación con la opción de biofeedback de
más estrechamente vinculado a las técnicas de bio- temperatura se presenta como el tratamiento de
feedback. Al comienzo de los años setenta, duran­ elección en el caso de la cefalea migrañosa (Hol-
te los experimentos sobre biofeedback en el labo­ royd y Penzien, 1994; Holroyd y Drew, 2006; Ni-
ratorio de la Meenninger Foundation, una mujer cholson et al., 2011).
que sufría ataques regulares de migraña y que par­ En cualquier caso, parece necesaria una mayor
ticipaba como sujeto experimental informó que un investigación sobre si el efecto de las técnicas psi­
ataque migrañoso que se iniciaba cedió cuando la cológica para el dolor de cabeza (relajación, biofeed­
temperatura de su dedo comenzó a elevarse. Ante back o asertividad) es más profiláctico que terapéu­
estos resultados, Sargent, Green y Walters (1972) tico, o viceversa, de cara a clarificar su papel
hipotetizaron que el incremento de la temperatura clínico. En muchas ocasiones se han puesto unas
periférica implicaba un proceso de vasodilatación expectativas excesivas sobre el alcance de las téc­
que retraía sangre circulante en la vasculatura ce­ nicas de relajación al suponer que una vez que
fálica. En función de estas premisas se pasó a tra­ ocurre el dolor de cabeza, la práctica de la relajación
bajar con una señal de biofeedback que informaba permitirá superarlo rápidamente. Lo que suele ocu­
de la diferencia entre la temperatura del dedo y de rrir es que las personas que sufren dolor de cabeza
la frente. Poco después, estos mismos autores aban­ y son entrenadas en algún tipo de relajación mues­
donaron esta atractiva hipótesis y el entrenamiento tran un descenso de la frecuencia e, incluso, de la
de esta señal de la temperatura diferencia], ya que intensidad de los ataques de dolor, pero, una vez
los datos indicaban que el entrenamiento en el in­ que el episodio de cefalea se ha desencadenado, los
cremento en la temperatura de la mano, que corre­ esfuerzos para relajarse y controlar el dolor ya no
laciona estrechamente con la disminución del nivel son efectivos para erradicarlos rápidamente.
general de activación simpática, era suficiente para
conseguir resultados clínicos satisfactorios.
5.3.2. Entrenamiento en asertividad
Desde entonces, se ha llevado a cabo una amplia
y sistemática investigación sobre la efectividad del Si bien hasta un 50 por 100 de las personas que
biofeedback para el tratamiento de la migraña. Blan- sufren dolor de cabeza tensional o migraña pueden
chard et al. (1980), en su revisión sobre el tema, beneficiarse de los programas de relajación muscu­
destacaban que en el caso de la migraña el entre­ lar y biofeedback, el otro 50 por 100 no mejora en

© Ediciones Pirámide

Cefaleas / 169

igual medida. La razón de esto probablemente está situaciones que les generan una gran tensión y que
en la naturaleza multidimensional del dolor y en la acaban provocando el dolor de cabeza.
diversidad de causas que pueden desencadenarlo. En conclusión, aunque tal y como se ha subra­
Es por ello que tan sólo el análisis funcional de cada yado a lo largo de este capítulo, algunos programas
caso en particular permitirá descubrir las condicio­ de tratamiento basados en técnicas de biofeedback
nes específicas que están en la raíz del dolor y di­ y/o relajación han mostrado una eficacia clínica
señar la intervención más adecuada para el mismo. notable, la práctica terapéutica ha de adaptarse a
En este sentido, es conocido, tanto en el ámbi­ cada caso en concreto. Para ello será imprescindible
to clínico como por la experiencia de la vida co­ una evaluación adecuada basada en el análisis fun­
tidiana, que muchos episodios de cefalea (tensio- cional que permitirá definir las técnicas más efica­
nal y/o migrañosa) pueden tener su causa en la ces para cada persona en particular.
falta de habilidad de la persona para manejar con­
flictos interpersonales y la consecuente tensión
5.3.3. Tratamiento multidisciplinar
generada por el propio sujeto a través de una serie
de autoverbalizaciones internas negativas sobre La intervención psicológica basada en las técni­
dichos conflictos. Es por ello que el control de la cas de relajación y el manejo de los estresores y
activación autonómica puede ser insuficiente para desencadenantes del dolor de cabeza se ha incor­
aquellos pacientes cuyos dolores de cabeza se porado al tratamiento multidisciplinar de la cefalea.
relacionan muy directamente con relaciones fami­ Wallasch y Kropp (2012) llevaron a cabo un estudio
liares o laborales difíciles. En tales circunstancias, prospectivo en el que participaron 204 pacientes:
dotar a la persona de las habilidades sociales ne­ 63 sufrían migraña; 11, cefalea tensional; 59, un
cesarias para afrontar satisfactoriamente dichas cuadro mixto de migraña y cefalea tensional, y 68,
situaciones podría ser imprescindible de cara a cefalea por sobreabuso de medicación. El protoco­
evitar «estallidos emocionales» o «resentimientos» lo de tratamiento se dividió en tres módulos en
que perpetúen un estado de tensión. Dentro de la función de la situción de los pacientes. Al módulo 1
lógica de esta argumentación cabe citar los resul­ fueron asignados los pacientes con una cronicidad
tados de la investigación psicofiosiológica que moderada del problema, entre 6 y 10 dolores de
indican que, ante situaciones estresantes reales, cabeza al mes, y que tomaban analgésicos y tripta-
los pacientes con migraña muestran una mayor nes. Éste incluía un tratamiento basado en la edu­
vasoconstricción de la arteria temporal que los cación y automanejo para prevenir los episodios de
sujetos control y que existe una estrecha relación cefalea. Aquellos pacientes que presentaban una
entre inhibición emocional y vasoconstricción cronicidad severa del problema, más de 10 dolores
(Passchier, Helm-Hylkema y Orbeleke, 1985). de cabeza al mes y que tomaban más de 10 días al
Además, muestran unas puntuaciones más altas en mes analgésicos y triptanes, fueron asignados al
las escalas de alexitimia y más bajas en asertividad, módulo 2 de tratamiento. Éste incluía, además del
lo cual habla de la dificultad de estas personas para programa educativo del módulo anterior, un pro­
expresar sus emociones, lo que puede constituir grama multidisciplinar en el que un psicológo tra­
una fuente de estrés y desencadenar episodios de bajaba desde la perspectiva cognitivo-conductual
dolor de cabeza (Torelli, Abrignani, Castellini, para el manejo del dolor. Un neurólogo y un fisio-
Lambru y Manzoni, 2008). terapeuta también se incorporaron a este módulo.
Estos hechos justifican la propuesta de distintos Al módulo 3 fueron asignados los pacientes con
autores (Blanchard y Andrasik, 1985; Nicholson y una cronicidad severa del dolor de cabeza y que,
Blanchard, 1993; Rhee, Holditch-Davis y Miles, además, presentaban problemas adicionales. Eran
2005) de la posible inclusión, dentro del programa personas que sufrían más de 15 episodios de dolor
de tratamiento para la cefalea, del entrenamiento al mes y consumían más de 15 veces al mes anal­
en asertividad con objeto de controlar eficazmente gésicos o triptanes, además de una comorbilidad

Ediciones Pirámide

170/ Manual de psicología de la salud

psiquiátrica o problemas psicosociales. Este módu­ niveles de ansiedad, depresión y discapacidad aso­
lo incluyó los programas de los módulos anteriores ciada al dolor.
y, adicionalmente, se les ingresó en el hospital para Si bien la propia estructura de este programa
poder realizar la deshabituación al consumo de impide precisar la contribución que el tratamiento
fármacos. psicológico ha tenido en la mejora de estos pará­
Los resultados mostraron que, al año de segui­ metros, lo que sí parece indicar es que un abordaje
miento, el número de episodios mensuales de cefa­ multidisciplinar que incluye ejercicio físico y tera­
lea se había reducido una media 6,9 días/mes, el pia psicológica y médica puede ser claramente
consumo de medicación a menos de la mitad y los efectivo para la mejora de las cefaleas, incluidas las
pacientes mostraron mejoras significaticas en sus más complicadas.

© Ediciones Pirámide

por lo tanto. sino que otras muchas formas de pro­ que los procedimientos utilizados por un gran nú­ curar alivio. parece ser que los ochocientos remedios de un 30 por 100 de los fármacos que se dispensan y las setecientas drogas que se mencionan en el en las farmacias españolas no tienen contrastada célebre papiro de Ebers. señalando tipo de procedimiento terapéutico y. mero de médicos ilustres. vos. como la homeopatía o la acupuntura. la práctica totalidad de que incluían. entre los co. tales como: la quinina. tratamientos cuya esencia no reside tancias con unos efectos específicos superiores al en lo que se administra sino en el hecho de admi­ placebo. Es decir. como analgésico. 2003). INTRODUCCIÓN mentes por los autores del corpus hipocrático (Skra- banek y McCormick. fármacos o drogas las intervenciones terapéuticas que tenían algún que no tenían un efecto específico. está que sus pacientes mejoraban o morían gracias a la tan presente en nuestros días como lo ha estado suerte y no como consecuencia de sus artes curati­ siempre a lo largo de la historia de la humanidad. en el que se recoge la su eficacia en ensayos clínicos. y la aspirina. Pero no sólo deter­ mayor parte de los conocimientos médicos del an­ minados fármacos limitan su eficacia a la del efec­ tiguo Egipto. el sentada en 1896 (Porter. En la actualidad. alrededor de un 30 por 100 de los pacientes que han ticas se debían al poder natural de sanación del visitado en un primer momento a un médico tradi­ organismo sumado al efecto placebo. pre­ sangre de lagarto. al igual to placebo. sino también potencialmente peligrosos. En Estados Unidos leno. eran remedios inespecíficos. además de otros se siguen utilizando muchos procedimientos que brebajes del mismo tipo que no sólo son inespecí­ no tienen un efecto específico sobre el malestar ficos. el nitrato de amilo. Placebo 1. los beneficio en los pacientes eran consecuencia del pacientes eran (y son también en la actualidad) efecto placebo. para la gota. En y la enfermedad. a finales del siglo xix tratados con una amplia gama de terapias inespecí­ sólo se conocían un número muy reducido de sus­ ficas. era hipocrática había detractores que acusaron a los El efecto placebo (EP) es consustancial a cualquier médicos hipocráticos de autoengañarse. para el tratamiento nistrar algo creíble dentro de un contexto cultural del paludismo. por ejemplo. diente de cerdo o la carne podrida. incluso en la cional acaba probando la medicina natural. A lo largo de la historia de la humanidad han A lo largo de toda la historia de la humanidad existido múltiples y diferentes prácticas terapéuticas hasta muy recientemente. el cólqui­ determinado. en muchos casos. De hecho. para dilatar las remedios terapéuticos utilizados se encontraba la arterias en los casos de angina. Se ha calculado que alrededor conjunto. Tales críticos fueron acusados de locos o de­ Una de las principales aplicaciones del placebo ha © Ediciones Pirámide . Hoy es conocido que las curaciones hipocrá. como Hipócrates o Ga­ funcionan del mismo modo. 1992). el opio. De hecho. el excremento de cocodrilo. En Egipto.

cómo los parches sin nicotina también la que deberían clavarse. Diener.172 / Manual de psicología de la salud CUADRO 10. las contrario. De nuevo. cómo la inhalación de una simulado en el que se varió tanto la localización del pun­ sustancia sin capacidad para dilatar los bronquios mejora to donde deben clavarse las agujas como la profundidad a el episodio de asma. al estrecho contacto con el terapeuta que se da éticas) en el que se sometió a una falsa operación para el en cualquier forma de terapia invasiva.). en la tiva que el no tratamiento a corto plazo. junto a la actitud tratamiento del dolor derivado de la angina de pecho a un de los pacientes que acuden al acupuntor y que implica grupo de pacientes. según el protocolo tradicional. para trabajar los dolores de espalda es supone un alivio real del malestar y el dolor e. etc. relajándose y dis­ metió a una operación real en la que se les practicó un tanciándose del mismo un cierto tiempo. Por el la ciática. Sin embargo. nerviosismo. © Ediciones Pirámide . Kittle y Crockett (1960) llevaron a tes de este procedimiento se podrían deber. suponer que aquellas terapias etiquetadas (puerta magnífica) es el adecuado para el tratamiento de como terapias-placebo no provocan efecto alguno. Según las reglas de producen los placebos. otros tratamientos inespecíficos. intervención curativa inespecífica. incluso. 2004). de la sustancia activa como para provocar efecto alguno. bo. y. Esto se ha probado sistemáticamen­ profundidad. además. Park. Por definición. Un grupo de acupuntores comparó la eficacia te en los ensayos clínicos de los fármacos en los cuales se del procedimiento convencional con otro procedimiento suele observar. aunque dos homeopáticos no alcanzan el nivel de concentración este último pudiese hacer sentirse mejor al paciente. entonces. Este efecto potencial de los actos terapéuticos es el que En sus diluciones no se encuentran cantidades significati­ aprovechan muchas terapias para avalar su efectividad. se entendería que el beneficio que obtienen los pacien­ 2007). Es por ello que cualquier terapéutica que acupuntura simulada y que no sea más efectiva que las quiera demostrar su eficacia tendrá que probar que sus terapias convencionales (Yuan. Brad- efectos van más allá de la mejora que produce cualquier bury. este tipo de consideradas efectivas en el tratamiento de la agorafobia preparados son de uso corriente y muchas personas en­ y ataque de pánico. En la actualidad. Kerr. las terapias de exposición son la eficacia de la homeopatía. Y Diamond. Purepong. de necesario localizar con cierta precisión el punto donde las enfermedades que sufren muchas personas. todo ello acom­ baipás cardíaco. Krámer et al. por ejemplo. que se encuentran mejor o creen que estarían peor si no los puede ser considerada como una terapia placebo. del dolor fue similar en ambos grupos. que los procedi­ respuesta del organismo humano a un acto potencialmen­ mientos de acupuntura tradicional funcionen igual que la te curativo. cualquier placebo proporciona una mejoría per­ agujas deben clavarse entre dos y cuatro centímetros de cibida por la persona. McDonough. muestren que la acupuntura es sólo claramente más efec­ tal como veremos en el apartado 5 de este capítulo. podríamos hablar del alivio que muestra un hecho como el siguiente. como podría ser charlar insomnio. mientras que a otro grupo se les so­ poner su problema en manos del otro. Un vas del principio activo. deben clavarse las agujas. por ejemplo. que las revisiones sobre el tema Todos estos sorprendentes efectos tienen su explicación. No es extraño. entre otros cabo un estudio (en la actualidad inviable por razones factores. 2008).. Los resultados mostraron que la reducción pañado de la consiguiente liberación de beta-endorfinas. Es un error. porque sus efectos son superiores a cuentran en ellos un cierto alivio de sus dolencias (dolor. trado cómo una cirugía simulada de rodilla puede llegar a Desde la lógica de la acupuntura como una terapia place­ reducir el dolor tanto como la cirugía verdadera (Taylor. mostraron. muchas personas ejemplo claro los tenemos en el caso de la acupuntura. Este punto llamado Yinmen por lo tanto. sólo unos milímetros bajo la piel ayudan a dejar de fumar o cómo la toma de una sustancia (Molsberger. como lo consumiesen.1 El alivio de las terapias placebo Ante todo. Los resultados inerte puede provocar reducciones de la presión arterial. para sorpresa de los investigadores. que ambas aliviar el dolor o reducir la ansiedad. los prepara­ con el psicólogo sobre los problemas de la vida. En el ámbito de la Conclusiones similares podrían sostenerse respecto a psicología. habría que subrayar que el efecto placebo esta disciplina. Incluso se ha mos­ formas de acupuntura funcionaban exactamente igual.

sea ésta química ría desechar el efecto placebo de la medicina. hipertensión. no obstante. en cuando los pacientes no saben que se les ha inyec­ general. por lo tanto. a un tipo de estudio conocido como causa más importante de queja el dolor o el malestar. como ción terapéutica-experimental se recurre. no pueden pre­ res o de alivio.e. doble-ciego. De hecho. DEFINICIÓN se tratan de controlar las variables que rodean al acto clínico y que influyen de un modo muy impor­ Cualquier intervención terapéutica. De esta forma. asma. sus efectos específicos e inespecíficos. también se constató que la morfina miento estándar o ser de signo opuesto a los del puede perder hasta un 25 por 100 de su efectividad tratamiento. es que los efectos son beneficiosos. desde la ci­ tante en el resultado de cualquier terapia. bien PLACEBO morfina o bien un placebo. el placebo también era efectivo así como a las intervenciones psicológicas formales. en particular. ha de pasar por la compa­ ración de sus efectos con una intervención admi­ a) La dirección del EP reproduce el efecto del nistrada bajo las mismas condiciones experimenta­ tratamiento en estudio. contiene una cantidad variable de efecto placebo también mejoran en una amplia gama de placebo. En cualquier la acción benéfica de cualquier terapia es la suma caso. Aunque con este sistema de evaluación se que­ causa de su naturaleza específica. Es por esto que la demostración de la eficacia Respecto al efecto del placebo se han observado de cualquier fármaco. 2. el significado de la palabra decir sus efectos. ya que dicho efecto es Desde esta perspectiva. Los efectos del como objetivas (p. No obstante. tienen como es posible. sanado­ tado esta sustancia y. sino que cierta efectividad de los tratamientos ac­ tivos se debe al componente placebo. Placebo / 173 sido habitualmente al dolor. visto que esto no es posible. que 3. En muchos rugía a la psicoterapia. definió el efecto placebo (EP) como cualquier pro­ ansiedad o depresión) y que muchos preparados cedimiento médico que tiene un efecto sobre el supuestamente eficaces no lo son más que el place­ paciente debido a su intención terapéutica y no a bo. CARACTERÍSTICAS DEL EFECTO administró a pacientes aquejados de dolor. siento menos dolor) ser favorable o nocivo para la salud. grado de movilidad de la per­ placebo pueden ser muy similares a los del trata­ sona). allí donde los que hemos citado en esta sección. se ha o física. 2007). Para ello. dolor. 761) problemas (por ejemplo. El te el hecho de que el efecto placebo no sólo esté efecto de cualquier terapia es siempre la suma de presente en la utilización de tratamientos ineficaces. en un 35 por 100 de los pacientes tanto cuando se no siempre funciona del mismo modo. en relación pacientes (Taylor. por lo cual su conoci­ les. En este sentido. dolor. lo que suele ocurrir. Así. mismos mecanismos bioconductuales. Los resultados de este estudio mostraron que la morfina era significativa­ El efecto placebo que acompaña a la actividad mente más efectiva que el placebo para aliviar el propia de los fármacos u otro tratamiento médico. en la investiga­ con todos los trastornos psicofisiológicos que. los placebos © Ediciones Pirámide . preparado o intervención las siguientes características (Ross y Olson. pero en la que se retira el elemento específico miento es de gran interés dentro del ámbito de la que se supone responsable de la mejoría de los psicología de la salud y. En esta línea. Además. en el cual ni el clínico ni el paciente conocen si están administrando o tomando la sus­ tancia eficaz o el preparado placebo. se entiende perfectamen­ indisociable de cualquier práctica terapéutica. Lo cual pone de manifiesto que placebo alude a un efecto que agradará. Liberman (1962. 1981): terapéutica. ambos procesos (placebo/nocebo) se entiende de su acción específica y del efecto placebo implí­ que son aspectos de un continuo y obedecen a los cito en el hecho de hacer algo para sanar. p.e. en general. pasando por la farmacote. estudios se encuentra que los pacientes del grupo rapia. destaca el conocido trabajo de Beecher (1959). ya que puede usaban medidas subjetivas (p.

resfriado los resultados que obtenga con el mismo serán común. dolores de di­ tudios controlados hayan demostrado su ineficacia. calor y empatia obtienen un efecto placebo mayor c) Los efectos secundarios de los placebos son que aquellos que se muestran más distantes y for­ similares a aquellos que produce el trata­ males. abiertamente. incluso. así como la confianza que demues­ placebos administrados como si fuesen mor­ tra en las propiedades curativas del tratamiento. Los con el paciente. amplio y variado firmeza en su tratamiento. La amplitud del efecto placebo depende. que es el campo más investigado. estudios clásicos con tranquilizantes han demostra­ do que. más pronto se verá su pérdida de eficacia. En esta línea. d) Las curvas temporales del efecto son simila­ Por otra parte. cuanto más severo y crónico sea el problema. aun­ salud en el tratamiento es otro factor que influencia que con una latencia menor para los primeros. VARIABLES QUE MODULAN EL EFECTO considerado como mejor profesional no necesa­ PLACEBO riamente es el que más sabe sino el que (siendo menos sabio) cree saber y es capaz de persuadir Los elementos que componen el EP tienen que de ello a los demás. variable. y es que aquel que puede ser 4. del modo en el que el terapeuta interactúa potencia del tratamiento de referencia. © Ediciones Pirámide . diagnóstico. trados como si fuesen aspirina. En este sentido. el placebo tomado como aspi­ o escepticismo sobre el mismo puede transmitirse rina produce el efecto más rápidamente pero sutilmente a través de los signos no verbales de la su duración es similar a la de la aspirina. 1992) o lo que hoy se media del 50 por 100. vómitos. sus pacientes se encontrarán mejor y tendrá más pacientes. igualmente.). tanto en manifestaciones obje­ con el paciente sin urgirlo ni mostrar prisa mirando tivas (sudoración. artritis. con una (Skrabanek y McCormick. reduciéndose de este modo su efi­ é) El EP varía conforme a la dosis administra­ cacia. Cualquier signo de duda Por ejemplo. la confianza del profesional de la res en los placebos y las drogas activas. versa índole. diabetes. El ámbito médico inglés planteó que si un médico cree con de ocurrencia es. a pesar de que los es­ (trastornos de ansiedad. mejores. úlceras.1 7 4 / Manual de psicología de la salud administrados como si fuesen quinina redu­ 4. depresión. se ha observado que da. etc. particularmente referida al conoce como «sesgo de experimentador». tomarse el tiempo necesario miento real. La conducta del profesional cen la presión sanguínea y los administrados de la salud como si fuesen dexedrina la aumentan. Muchos placebos producen más efecto que uno. asma. la efectividad del placebo. fortalece el efecto placebo. cuando se pone en duda la eficacia de los En términos cuantitativos se puede decir que el mismos. entre el 0 y el 70 por 100. el cuenta que el efecto placebo se diluye con el tiem­ tratamiento y las creencias culturales sobre la cu­ po y.1. esclerosis múltiple. se debe tener en ver con la conducta del profesional. el apetito de pacientes pue­ fármacos clínicamente muy efectivos pueden perder de aumentar con dosis continuadas de un gran parte de su eficacia cuando el profesional determinado placebo y se ha visto que dos muestra. erupciones) el reloj o iniciando la receta sin haber aclarado el como en informes subjetivos. Este dolor. comunicación. Por ejemplo. dudas sobre ellos. ración. la efectividad del tratamiento queda perfectamen­ La cantidad de alivio o mejoría de los síntomas se te ilustrado en la llamada «paradoja de Asher» distribuye entre el 20 y el 70 por 100. Este hecho podría conllevar la siguiente paradoja. fina reducen más el dolor que los adminis­ Aquellos profesionales que transmiten confianza. el paciente. con una media Este efecto de la conducta del profesional sobre de personas respondientes del orden del 35 por 100. No obstante. su porcentaje de efectividad puede caer EP estándar afecta a un rango de pacientes muy desde un 10 hasta un 77 por 100. en gran b) La intensidad del EP es proporcional a la medida.

Esta es la razón. te sobre el EP debe tomarse con mucha precaución. con baja ne­ contrario. el tamaño. en aque­ tido. que cuanto más se asemeja el placebo a un medica­ sí que se ha observado que determinadas variables mento mayor será su efectividad. Las características del paciente La forma. se ha cal­ distracción). revistas. las personas con cialmente agradable. Placebo / 175 4. la hipocondría. una pastilla con un sabor agradable. por ejemplo. contribuya el 4. inadecuado de los mismos. la cantidad de placebo prescrito tienen influencia en Aunque no se ha descrito ningún tipo de perso­ su grado de efectividad. se ha observado nalidad que sea más proclive al placebo que otra. en España. la sudoración de las abuso en el consumo de fármacos.2. párrafo anterior) que se presente como discriminan­ 2007). sin precisión en cuanto a su cantidad y tiempo de Ni el sexo. la edad. el EP se verá notablemen­ por el efecto placebo) en su autoadministración. En general.4. En todos estos casos. personales pueden incrementar o atenuar la suscep­ un placebo será más eficaz si su sabor no es espe­ tibilidad al EP. En general. 1962). la ansiedad parece ser una variable 4. y si se prescribe a intervalos fijos de tiempo. No se trata de ansiedad entendida como un rasgo de personalidad. El te favorecido si todo el personal clínico se muestra paciente actúa como un médico ingenuo y atribuye tan convencido de la eficacia del tratamiento como su cambio de estado a la droga. El marco cultural y el efecto placebo facilitadora del EP. por ejemplo. posiblemente. quizá. aquellas que muestran píldoras que deben tomarse de acuerdo a una dosis una baja autoestima o aquellos que puntúan alto en locus de control externo muestran una alta sensibi­ precisa («tome dos» frente a «tome dos o tres al día») lidad al EP (Liberman. et­ gripe. ésta aparece como eficaz cuando en realidad no lo Ediciones Pirámide . bien por un consumo te. de resultados muy contradictorios. Así. distintivas de las sociedades industrializadas es el la taquicardia. Hoy es de sobra conocido que la aparatos. En general. el gusto e. este tipo de síntomas. de cesidad de aprobación y con un locus de control aspecto parecido a un caramelo y que se prescribe interno son menos susceptibles al EP.3. una consulta decorada con todos los elementos llos casos en los que el medicamento no ha tenido que la formalidad médica conlleva (medicamentos. el nerviosismo. de tal forma que el propio médico. al menos temporalmen­ hospitalarios se producen. Del mismo modo. así tener experiencias positivas con los medicamentos. bien por sus efectos secundarios. En este sen­ tualmente suele encontrarse mejor. la investigación en rela­ favorecerán más el EP que los regímenes que no ción a las características de personalidad ha dado parezcan muy médicos. u otras muchas enfermedades cétera) inducirá un efecto placebo mayor que un de tipo vírico no mejoran con los antibióticos. incluso. sino la concurrencia Probablemente. el color. La confianza en manos. incluso. si se administra en pequeñas una alta necesidad de agradar. la dependen­ administración es menos placebo. A esta confianza. Características del tratamiento hecho de que la mayor parte de las personas suelen Los aspectos concretos del propio placebo. a contexto ambiental carente de todas estas formali­ pesar de lo cual se insiste (por desconocimiento o dades. la dificultad para dormir o la tendencia a la los medicamentos es tal que. libros. los cia o el neuroticismo discriminan a aquellas personas regímenes de tratamiento que parecen de tipo médi­ que son más susceptibles al EP de las que lo son en co y que incluyen fármacos e instrucciones precisas menor medida. habi­ en la fuerza de la respuesta al mismo. la administración culado que más de un 1 por 100 de los ingresos de un placebo puede eliminar. personal uniformado. nada que ver. Por su parte. influyen Si uno se encuentra mal y toma un fármaco. Por el las personas con una alta autoestima. como del contexto en el que se administra. una de las características más de síntomas somáticos de la ansiedad (por ejemplo. Cualquier variable que la prescripción de ejercicio físico o de una dieta de personalidad (a excepción de las expuestas en el tenga un EP menor que un medicamento (Taylor. Así. por ejemplo. En el polo opuesto.

de co cultural que sanciona la eficacia de la medica­ hecho. hay que cambiarlo hasta encontrar «el bueno». Una de ellas contribuir a la mejora anímica de las personas. se asume que esto es debido a que es crítica para manifestar empatia hacia a la perso­ se trataba de un preparado inadecuado y. la proliferación del uso de los placebos. En muchos casos. por un porcentaje de éxitos que habrían ción. suponer que el EP se tiva y la teoría del condicionamiento clásico (Abar­ circunscribe al campo de la medicina y la farmaco­ ca. 2005). Es por ello por pios específicos activos? Aunque existen diversos lo que en el tratamiento psicológico de trastornos puntos de vista sobre este tema. de un modo consciente. etcétera) terapias psicológicas efectivas y que explican su pueden y han de tratar de aliviarse con algún tipo éxito. quizá. sería que a mayor conocimiento sobre las terapias por ejemplo. problemas de la vida. dicho contexto es un espacio donde y sus efectos. la depresión o en cualquier otra forma este fenómeno gira en la actualidad en torno a dos de sufrimiento psicológico también está presente. que la ocurrido igualmente si se hubiera aplicado otra cultura occidental ha creado el marco idóneo para form a de terapia. es decir. Este mismo efecto ocurre con un gran capítulo dedicado al estrés. indisociable del EP. 5. no quieren o no pueden al fármaco. problemas interpersonales. Chacón. cuando se toma un preparado comunicar a su entorno. En pa­ De este modo.176/ Manual de psicología de la salud ha sido. Espinosa y Vera. ésta es una de las estra­ número de preparados y así está sancionado social­ tegias que el ser humano utiliza cotidianamente para mente. también atribuirá su mejoría y que. Como se ha visto en el depresivos como a los placebos con los que se los © Ediciones Pirámide . las respuestas a los anti­ aquello que les preocupa. Por todo ello se podría afirmar. PSIOLOGÍA Y EFECTO PLACEBO ¿Por qué las personas se encuentran mejor tras Posiblemente el EP alcanza su mayor efecto someterse a tratamientos que no contienen princi­ cuando no existe un daño orgánico. sería necesario tiene su explicación en términos psicológicos. A partir de esta premisa se derivarían son específicos de la psicoterapia y que pueden algunas implicaciones importantes. Si una persona toma vitaminas y se encuen­ aliviar su tensión y ansiedad. Esto significaría que cualquier psicoterapia de medicación. la explicación de de ansiedad. y esto es uno de los elemen­ tanto. Si una perso­ personas que acuden a consulta tienen una oportu­ na cae enferma. En el contexto psicoterapéuti. el efecto placebo se haría cada vez muchas personas pueden encontrarse cómodas y mayor. Esto coincide con el hecho de que en la seguras para desahogarse emocionalmente y contar actualidad. se dan una serie de procesos comunes que no Podd. no puede administrarse sin utilizar el EP. por distintas razones. por lo tanto. Mecanismos explicativos del efecto placebo 5. en virtud de la cual se supo­ Este tipo de elementos comunes podrían defi­ ne que las dificultades inevitables que van ocurrien­ nirse como el excipiente a través del cual se dis­ do en el curso vital (pérdidas afectivas. Incluso. por ejemplo.1. La actitud del profesional y no se mejora. el placebo provoca una mejora porque el co. teorías fundamentalmente: la teoría de la expecta­ Sería un error. toma un medicamento ineficaz o nidad única de hablar sobre aquello que les aqueja innecesario y mejora. tos más importantes para hacer sentir al otro que Y a esto habría que sumar la medicalización de los no está solo frente aquello que le preocupa. Así. por lo na que tiene enfrente. El EP es siempre un proceso psicológico y Según la teoría de la expectativa. dificultades pensan los principios activos que contienen las económicas. 2004). logía. que. las tra mejor lo atribuirá a las vitaminas. se perpetúa el consumo de medi­ labras de Frank (1973): La cifra de logros de una camentos basado en la experiencia personal y mar­ form a cualquiera de terapia está compuesta. independientemente de la corriente que se uti­ receptor espera dicha mejora (Stewart-Williams y lice. la persona esperase el La práctica cotidiana de la psicología clínica es efecto del placebo para que éste surtiese su efecto.

las ex­ cebo es la reducción de la ansiedad. Xu. «ahora voy a mejorar». 2013). en vocar la inmunosupresión (RC efecto placebo). Scott. Placebo / 177 compara dentro de los ensayos clínicos son cada Obviamente. lo que también se ha constatado bajando con ratas. respuesta condicionada (RC). la simple miento del dolor. Ahora bien. Estas sustancias tienen. Desde esta teoría se postula que el papel cuando la persona que recibe un tratamiento mecanismo que explica la mejora a través del pla­ espera determinados cambios. por ejemplo. Aslaksca. que el sabor de los edulcorantes (EC) provocaría lo mientras que a otro grupo de sujetos se les admi­ que podríamos considerar una RC nocebo que fa­ nistra. Koeppe. Bueller. que son opiáceos endó­ observado que los edulcorantes artificiales utilizados genos que el córtex produce naturalmente (Zubie- en los refrescos y las bebidas light desencadenan ta. efecto placebo. metabólico (Swithers. también se ha endorfinas y encefalinas. En cas condicionadas en la estructura cerebral. ha sido muy estudiado en sacarina con un inmunosupresor. En este caso. un supuesto anal­ de insulina y otros cambios metabólicos. Y esto también se ha 2007). jora que se observa tras su administración sería una 1985). Sysko y Gould. En un expe­ rantes (que es entre 200 y 300 más potente que el rimento clásico para demostrar la acción del pla­ azúcar) funcionaría como un EC que elicitaría una cebo a través de las endorfinas se administra a un RC similar a la RI que provoca el consumo de grupo de voluntarios. Por otra parte. Sin embargo. ya que esos cambios de las endorfinas. además de peso. la teoría de las expectativas sería vez más intensas (Walsh. A partir del segundo ensayo se metabólicos estimularían un mayor consumo de suele observar que la reducción del dolor es mucho alimentos. virtud de la cual se incrementa la producción de Siguiendo esta misma lógica. la posibilidad de reducir la acti­ es que los placebos inducen respuestas bioquími­ vidad del sistema inmunitario a través del CC. que en los sujetos a los entre el consumo de bebidas light y el síndrome que sólo se les administró un placebo (Grevert. tampoco se puede obviar su constatado. propiedades animales de laboratorio. Albert y Goldstein. Creer que se pectativas son un producto verbal (por ejemplo. Todo lo cual concuerda con los datos menor en los sujetos del segundo grupo. que la acción farmacológica de una droga bronco- Desde la teoría del condicionamiento clásico dilatadora se incrementa cuando su administración (CC). por su parte. Soostm Flor y Worm. Este este estudio se emparejó un líquido con sabor a hecho. tra­ verbal o material. «esto me va a sentar bien») de la preocupación por el futuro de su malestar o que pueden actuar como un EC que elicitan el enfermedad (Flanten. a los que se ha provocado azúcares (El). Nichols una respuesta metabólica que provoca la ganancia y Stohler. induciendo una este caso es que el sabor dulce de dichos edulco­ mejora general del estado de ánimo. Jackson. se plantea que el placebo es un va acompañada de sugerencias sobre las propieda­ estímulo condicionado (EC) y la respuesta de me­ des dilatadoras del medicamento (Wickramasekera. En el experimento Independientemente de que su naturaleza sea clásico de Ader y Cohén (1975) se demostró. mejorará liberará a la persona. Es decir. la ciclofosfamida. Es decir. al menos en parte. difícil de encajar en los múltiples resultados que se 2002). Lo que parece ocurrir en antidepresivas y neurolépticas. un inhibidor cilitaría la ganancia de peso. además del placebo. en particular. Esta RC consiste en la producción un dolor agudo (no peligroso). la inhibición © Ediciones Pirámide . tales efectos puedan ocurrir. se ha demostrado 2011). naloxone. Seidman. 2005). a los que epidemiológicos que subrayan la estrecha relación se administró naloxone. 1983). gésico que no es más que una píldora placebo. Así. el placebo provoca administración de sacarina (EC) bastaba para pro­ una respuesta condicionada psicofisiológica. Lyby y Bjokedal. los efectos secundarios noci­ han obtenido con animales o con seres humanos vos que los placebos pueden provocar estarán en que no son conscientes de que se les está adminis­ función de que la persona esté informada de que trando un placebo (Kinger. tal y como se ha demostrado al menos con de una importante función analgésica. relación a la efectividad del placebo en el trata­ Tras varios ensayos de emparejamiento.

178/ Manual de psicología de la salud de las endorfinas redujo el efecto placebo sobre el las endorfinas parecerían dar cuenta de la analge­ dolor. De la Fuente. como resultado de la respuesta condicio­ la enferm edad de Parkinson (De la Fuente y nada psicofisiológica mediada por la acción de Stoessl. una intervención clínica inespe­ pamina actuaría en la mejora del comportamiento cífica puede provocar una mejoría general del motor inducida por el placebo en trastornos como paciente. 2002. © Ediciones Pirámide . Benedetti. 2002. Así. mientras que 2007). distintos agentes neuroquímicos. la serotonina actuaría determinadas situaciones que provocan malestar en la respuesta antidepresiva al placebo y la do- en las personas. Todo lo cual pondría de manifiesto que ante sia inducida por el placebo.

III. E n ferm ed ad es crón icas: p rev en ció n y tr a ta m ie n to .3.

.

hasta un 70 por 100 de las personas que cualquier arteria del organismo. siguen siendo la prime­ reactiva C (PRC) predice las ECC. Abraham y da lugar a una angina de pecho. o un infarto. en el cual Estas placas. 2. Así hay terias que. crecen y se calcifican. Entre ellas cabe reseñar sionaron el 30. la arterieesclero­ porción de riesgo que cada uno de esos factores sis.3 por 100 de las defunciones.7 por 100. Cuando afectan a no desarrollan una ECC presentan uno o más fac­ las coronarias se produce un proceso isquémico que tores de riesgo importantes (Harlapur. junto con el resto de enfer­ do en este asunto y ha mostrado que la proteína medades cardiovasculares. reducen la capacidad del investigaciones que han sugerido que solamente un sistema cardiovascular y su tolerancia al incremen­ 50 por 100 de las personas que han sufrido una ECC to del volumen sanguíneo procedente del corazón. independiente­ © Ediciones Pirámide . Uno de los más acumulación de placas de ateroma en las arterias. según los datos del Instituto Nacional de Las enfermedades cardiovasculares incluyen un Estadística correspondientes a 2012. 2005). pueden producirse conjuntamente y afectar a Además. se refiere a la pérdida de elasticidad de las ar­ explica de un accidente cardiocoronario. modelos. el infarto de miocardio. Dado el papel que desempeña la sangre es parcial. el coleste­ otros lípidos (grasas). taponando la presión arterial. ateroesclerosis y arterieescle­ go. Enfermedades cardiovasculares 1. comunes es el Framingham Risk Score. si la restricción de Shimbo. que están formadas por colesterol y entran en juego como variables la edad. aterosclerosis. al endurecerse. cuando se bloquea inflamación en el desarrollo y progresión de la totalmente el riego sanguíneo al corazón. A pesar de la utilidad de estos el flujo sanguíneo. el la cardiopatía isquémica. mientras que otras lo elevan al 80-90 por 100. FACTORES DE RIESGO Dichos trastornos suelen ser el resultado de dos procesos intensamente relacionados.5 por 100 y las enfermedades del sis­ o enfermedad cardiocoronaria (ECC) puede mani­ tema respiratorio el 11. rosis. la investigación actual se ha centra­ En España las ECC. las lipoproteínas de alta densidad (HDL). la diabetes y el consumo de ta­ las paredes arteriales y dificultando de este modo baco (Wilson. la insufi­ ciencia cardíaca. no existe un acuerdo global sobre la pro­ El segundo de estos procesos. y tejido muscular. En concreto. La cardiopatía isquémica cáncer el 27. El primero de El riesgo de padecer las ECC se evalúa a través ellos es la ateroesclerosis que es el resultado de la de diversos modelos de predicción. amplio número de trastornos que afectan al sistema en ese año las enfermedades cardiovasculares oca­ circulatorio y al corazón. las arritmias o la muerte súbita. presentan uno o más factores tradicionales de ries­ Ambos procesos. además de tejido conectivo rol total. seguidas a corta distancia del cáncer. 2010). festarse bajo diversas formas clínicas como son la angina de pecho. CARACTERIZACIÓN DEL TRASTORNO ra causa de muerte.

Haney y Blumentahal. medad cardíaca (Dembroski. a través de padecimiento cardiocoronario. No obstante. 1985). pendiente de la enfermedad cardiocoronaria. la depresión y la ansiedad. también se observó que si bien alteraciones emocionales y que pueden facilitar el la hostilidad se relacionaba significativamente con inicio de un episodio cardiocoronario. Por un lado. la hostilidad. si bien pueden tener algunas dificultades subrayar (véase el capítulo 7) que son las personas para realizar tareas que requieran mucha atención con enfermedades cardiovasculares como la ateros- y cuidado.1. la inflamación. en muchos casos. el que sí Además de los señalados. 2009). Aunque de nuevo habría que «lentas». En particular. patrón que predisponía a las personas a padecer la que se relaciona más estrechamente con la reac­ enfermedades cardiocoronarias. Chida los factores de riesgo tradicionales como el tabaco y Steptoe. y el de impaciencia con aquellas personas que son más sufrir un ictus. su especificidad predictiva es baja. Sin embargo. formularon la existencia estudios de laboratorio se ha confirmado que es la del llamado patrón de conducta Tipo A (PCTA). el efecto de por el momento se desconoce si cada una de estas la hostilidad sobre la enfermedad desaparecía (Ever- alteraciones biológicas es específica a cada una de son. otros con hostilidad cínica mostraban un mayor le. por la agresividad y la proceso inflamatorio sistémico en el organismo y hostilidad. MacDougall. Su efecto sobre la salud se Williams (1989) presentó pruebas de que las per­ explica a través de dos vías. incrementan el lliams. Un expresión de la ira. dos cardiólogos. Inicialmente se tividad cardiovascular y desencadenamiento de señaló que su potencial de riesgo era equiparable a problemas cardíacos (Burns y Katkin. la ruptura de la un predictor independiente de la enfermedad cardio- arquitectura del sueño o la alteración del ritmo coronaria. y no la experiencia de hostilidad. el nivel de colesterol o el tabaco. que tienen una cambios negativos que introducen en los hábitos de visión muy negativa de la humanidad y tratan a los salud (alimentación. En dichos la mortalidad coronaria también lo hacía con otros mecanismos se encuentran una elevada agregación factores de riesgo cardiovascular como el sobrepeso. tigaciones el efecto de dichos factores. mientras que en el resto de © Ediciones Pirámide . puede favorecer la formación de trombos y ateros. 2008). Más tarde. Kaplan et al. indagando sobre los componentes específicos de la hostilidad. factores psicológicos se podía considerar un factor asociado a la enfer­ como la hostilidad/ira. Fried. plaquetaria. riesgo de padecer ECC. Del patrón de conducta Tipo A sus componentes. las alteraciones emocionales. los mecanismos biológicos que subyacen a estas Posteriormente. por los sonas que no confían en los demás.182/ Manual de psicología de la salud mente de los factores tradicionales de riesgo. la expresión de la ira (como res­ ponder a gritos a otras personas que se dirigen a a la hostilidad y la ira uno a gritos. Kauhanen. la reducción de los decir. rado sentido de la urgencia del tiempo y una gran el riesgo de infarto aumenta cinco veces. son clerosis las más susceptibles de acabar sufriendo ambiciosas y muy competitivas. que la hostilidad no se podía considerar como niveles de ácidos grasos omega-3. Por otra. investigaciones posteriores reve­ clerosis. En este sentido se ha observado o el colesterol. Estas personas muestran un exage­ que a las dos horas posteriores a un ataque de ira. Es sistema nervioso autónomo. Wi­ que analizaremos a continuación. se observó que uno de 2. se implican mucho en su trabajo. el PCTA no suponía tores tradicionales de riesgo tienen una alta sensi­ un incremento del riesgo cardiovascular y que era bilidad.. 2011). sólo uno de sus elementos. tomado en conjunto. ya que cuando se controlaba en las inves­ circadiano (Goldston y Baillie. tabaco o ejercicio físico) (Poo. Todo lo cual significa que si bien los fac­ laron que. Esta los demás suelen ser tensas y difíciles y están mar­ proteína es producida por el hígado cuando ocurre cadas. sus relaciones con una de estas dolencias. En los man y Rosenman (1974). el desequilibrio del la hipertensión. 1997). Dickens y Steptoe. elevar la voz en las discusiones y Tras diversas investigaciones sobre el tema a lo protagonizar rabietas) era un factor de riesgo inde­ largo de los años cincuenta. tres. 1993.

estatus marital. glucosa.60. Se les aplicó cuatro Pero es que. pectivamente la aparición de infarto de miocardio. Cada nuevos episodios cardiocoronarios que aquellos no una de esas escalas predijo independiente y pros­ deprimidos (Frasure-Smith. La ansiedad fóbica también se ha ta ser fumador pasivo (1. Percival et al. Vokonas riesgo relativo (1. Marwijk. después de controlar el efecto de la edad. De ahí su utilidad de aplicación en este los estudios clásicos de Novaco (1975) han mostra­ campo. años pusieron de manifiesto que la ansiedad gene­ Los resultados mostraron que los síntomas depresivos ralizada y la preocupación estaban significativa­ contribuían de un modo significativo e independien­ mente relacionadas con la enfermedad coronaria te al desarrollo de la enfermedad coronaria. dencia que parece haber confirmado dicho papel. No obstante. además. (2008) han mostrado obtenido resultados muy similares.. Dalen y Bjerkeset. en el que se siguió a los go relativo que calcularon en su caso fue de 1. además.64) es mayor que el que represen­ y Weiss. Mittleman. 1995. aunque todavía no lo ha hecho. eficacia. Enfermedades cardiovasculares / 183 la población el riesgo es relativamente bajo (Mos. paron en la investigación 735 hombres con una añadir la depresión a la lista de los factores clásicos media de 60 años y que no tenían historia de enfer­ de riesgo como el colesterol o la hipertensión. en la precipitación de algunos episodios Wulsin y Singal (2004) realizaron un metaanálisis cardiocoronarios. no se han llevado a cabo es­ do su eficacia para el control de ira. incluso. 2. Datos epidemiológicos una media de cuatro años y en los que se habían prospectivos recogidos durante un período de 32 controlado otros factores de riesgo cardiovascular. 2008).5). Janszky. Del mismo modo. Buss y Riiger. ansiedad ma­ que los pacientes cardíacos que muestran signos de nifiesta. (Herrmann. ción de la morbi mortalidad cardiovascular. El nivel de ries­ en un estudio prospectivo. DE RIESGO Los datos sobre el tema parecen muy robustos (Gustad. INTERVENCIÓN SOBRE LOS FACTORES sión. psicastenia e introversión social) y se ob­ depresión tienden a sufrir un mayor número de tuvo.3. que la ansie­ fuerza de la asociación es lo suficientemente inten­ dad puede considerarse como un factor indepen­ sa como para que la American Heart Association se diente de riesgo del infarto de miocardio. tudios que permitan dilucidar si el tratamiento psi­ no se ha desarrollado la investigación necesaria para cológico de la ansiedad se traduce en un descenso comprobar si esa eficacia se traduce en una reduc­ de la mortalidad cardiocoronaria.2. Penner. McGowan. Sparrow. la ansiedad tomando los datos de diez estudios longitudinales en también se ha asociado de un modo significativo los que se había seguido a grupos de personas sanas con la enfermedad cardíaca. 1994). medad coronaria o diabetes. Ese fatal y la muerte súbita (Kawachi. No obstante. Todaro et al.25). Depresión 2. habría que tener en cuenta que los cación de los factores de riesgo puede ser muy © Ediciones Pirámide . IMC. aunque menor que el asociado con el incremento del riesgo cardíaco de ser fumador (2. 2014). 2000). Lespérance y Talajic. Stehouwer y Beekman (2007) han Shen. educación. también se ha constatado escalas de ansiedad (ansiedad fóbica. Marten. Laugsand. tamiento de ansiedad también han mostrado su Desde la perspectiva del tratamiento psicológico. Brand-Driehorst. Van Hout. hiperten­ sión y otras variables psicológicas como la depre­ 3. Avivi. un índice general de ansiedad. la hostilidad o la ira. Dickens. La participantes una media de doce años. tratamientos psicológicos conductuales para el tra­ tofsky. En la actualidad se ha mostrado que la modifi­ 2013). Partici­ haya planteado. Ansiedad El papel de la depresión en la aparición de las En el capítulo 7 se recogía la fuerte evidencia enfermedades cardíacas fue postulado hace varias existente sobre el papel que el estrés tiene en el décadas y en la actualidad hay una importante evi­ desarrollo de las enfermedades cardiovasculares e. colesterol. Van der Kooy. Además.

La et al. en el número de infartos fatales o no 2012). Cualquiera de ellas tiene sentido por rrencia de los episodios de la ECC. y aunque no se obtenga una reducción de sobre la eficacia del tratamiento de la depresión. a los tres años del abandono. puede ser tan importante como el alarga­ Burg et al. do éstas fundamentales. puesto que la actividad física la eficacia de los tratamientos psicológicos en el suele formar parte de programas de intervención ámbito médico. respecto al gru­ después de dicho accidente (Gritchley y Capewell. para muchas Coronary Heart Disease. el fatales. Sien­ la enfermedad (Halapur et al. La actividad aeróbica. Sin embargo.. En el caso que habían sufrido algún accidente cardiocorona­ del tabaco. tales como el consumo de tabaco. 2010). Meurin. habitual. Ediciones Pirámide . Y esto. sí hay datos sí misma. los tratamientos psicológicos pueden contribuir a Boroujeni y Rouhi-Boroujeni.184 / Manual de psicología de la salud importante en la recuperación de las personas que pia cognitivo-conductual en pacientes deprimidos han sufrido un accidente cardiocoronario. redujese ni sus niveles de depresión ni Los factores dietéticos también determinan el nuevos accidentes cardiocoronarios. la incorporación sesiones de entre 30 y 60 minutos (véase el capítu­ de los programas de rehabilitación cardíaca del lo 4) y ajustada al estado del paciente parece la más tratamiento psicológico de la depresión parecería adecuada y también segura (Pavy. Darvishzadeh. pero su eficacia debería superar el 30 por 100 de las calorías totales no es mayor que la terapia psicológica (Halapur y reducir a 7-10 por 100 las grasas saturadas. la lizada con regularidad. Además. Van Melle. En el diocoronario se aproxima al de los no fumadores estudio M IND-IT (M yocardial Infarction and (Rea et al. 2013). hay evidencias de que sejable (Mosharraf. la mejora de la calidad de vida y a la reducción del El ejercicio físico también parece especialmen­ estrés psicológico de los pacientes. puede conllevar mejoras en los hábi­ pronóstico de las ECC. 2003) se evaluó la eficacia de la tera­ miento de los años de vida. Los resultados mostraron mejoras en el estado dono se traduce en una reducción de la mortalidad depresivo de estos pacientes y en su nivel de apo­ del 36 por 100 entre aquellos que han dejado de yo social.. utilizando un inhibidor de del tabaco son los que han mostrado una mayor la recaptación de serotonina. 2001). En general. ha habido una clara tendencia a usar la sión su contribución a la mejora del pronóstico de morbilidad y mortalidad como VD principales. De Jon- lo 6). a los 41 meses de segui­ fumar en comparación con los que siguen fumando miento no se hallaron diferencias. la morbimortalidad. siguiendo el modelo multicomponente. 2010). Blumenthal. En este sentido (véase el capítu­ Depression-Intervention Trial. sí pueden traducirse en una En el ensayo ENRICHD (Enhacing Recovery in mejora de la calidad vida. lo cual. datos prospectivos indican que su aban­ rio. plenamente justificada (Bueno. no se observó que eficacia con la ventaja de que no necesitan incor­ este tratamiento. En general. Sin embargo. personas.. los programas psicológicos para el abandono ge. Iliou. respecto al grupo con cuidado porar la nicotina para la deshabituación. 2006). con una duración de las actividad física o la dieta. Por ello. Tabel y Corone. Sharifzadeh.. el apoyo social o el alivio los trastornos de ansiedad y la ira sobre la recu­ de la ansiedad. Honig et al. rea­ tos de salud. 2002). po control. dieta mediterránea parece ser una opción muy acon­ A pesar de lo expuesto. También se ha evaluado el efecto de la nivel de riesgo de recurrencia de un episodio car­ medicación antidepresiva en este ámbito. Berkman. cabría subrayar que hay Si bien no ha habido ensayos que hayan eva­ otras que son propias de la intervención psicológi­ luado la eficacia del tratamiento psicológico de ca. como la depresión. Entre sus efectos cabe su­ Además. es difícil determinar con preci­ médico. la alimentación tudios sí se ha observado que la medicación anti­ debería ajustarse al programa alimentario recogido depresiva puede funcionar para reducir los niveles en el capítulo 3. 2007). como te útil para facilitar la recuperación y mejorar el quedó dicho. En otros es­ pronóstico de las ECC.. esto introduce la cuestión de sobre qué brayar la reducción de los síntomas y la mejora variables dependientes (VD) se tendría que valorar física. El consumo total de grasas no de depresión en estos pacientes.

La prehipertensión no es considerada una sujetos normotensos e hipertensos es. El Vil tivos orales. menta de forma significativa el riesgo de sufrir una En conjunto. Insuficiencia cardíaca. man­ ticas. Hemorragias. Evaluation and Treatment ofH igh Sin embargo. Riñón Enfermedad vascular renal. entre 105 y 114 de HTA moderada y conocidos. no existe una clara distinción entre Blood Pressure (JNC VII. infarto. Arterias Oclusión arterial. si­ la normotensión y la hipertensión. además. El dustrializadas. utilizarlo la probabilidad de sufrir cualquiera de los trastor­ para la toma de decisiones diagnósticas y terapéu­ nos orgánicos citados en tabla 11. Esa se sitúa alrededor de 120/80 mm Hg. se toma como punto. sino que fluctúa a lo largo da que ésta se incrementa también aumenta el ries­ del ciclo cardíaco. la hipertensión multiplica por dos alteración orgánica grave y. una de las clasificaciones que grandes factores de riesgo cardiovascular.1 Complicaciones potenciales de la hipertensión arterial Ó rg a n o a fe c ta d o R e la c i o n a d a s c o n a r t e r i o e s c le r o s is a c e l e r a d a R e la c i o n a d a s c o n la h ip e r t e n s ió n p e r s e Corazón Angina. Por lo tanto. Según ésta. arbitraria.1. hasta cierto enfermedad y no necesita ser tratada. Cada uno de ellos también multiplica © Ediciones Pirámide . Aneurisma. se puede hablar de hipertensión cula que la hipertensión (HTA) afecta entre un cuando la PAs es mayor o igual a 160 mm Hg y/o 10-30 por 100 de los adultos en las sociedades in­ cuando la PAd es mayor o igual a 95 mm Hg. bución de la PA en la población general es continua dos estadios de gravedad de la HTA (véase tabla y unimodal. insuficiencia renal. 2004) ha definido. En el 5 por 100 90 y 95 mm Hg en la PAd. Ojos Accidentes vasculares retiñíanos.1). Detection. Enfermedades cardiovasculares / 185 4. Concretamente. tabaco cuenta con mayor aceptación es la de la OMS y colesterol. tion. El momento de máxima presión go de sufrir patologías graves (véase tabla 11. Cerebro Crisis isquémicas. infarto de miocardio. El 95 por 100 de los casos de hiper­ término borderline engloba las presiones compren­ tensión no tiene una causa conocida y por ello se didas entre 140 y 160 mm Hg en la PAs y/o entre habla de hipertensión esencial.2). Las clasificaciones pretenden de­ una señal de alerta de la posible evolución hacia la terminar el punto de corte a partir del cual se incre­ hipertensión. la enfermedad renal o las alteraciones Report ofthe Joint National Committee on Preven- endocrinas. La presión arterial normal la sangre contra las paredes de las arterias. entre los cuales destacan los contracep­ por encima de este nivel de HTA severa. TABLA 11. tiene una relación multiplicativa con los otros dos En este sentido. mientras que el mínimo marca la presión La presión arterial (PA) es la fuerza que ejerce arterial diastólica (PAd). ya que la distri­ guiendo los planteamientos iniciales de la OMS. Nefroesclerosis arteriolar. Desde un punto de vista epidemiológico se cal­ (1974). HIPERTENSIÓN ESENCIAL es lo que se denomina presión arterial sistólica (PAs). pero a medi­ fuerza no es constante. cualquier distinción entre 11. Hemorragia cerebral. por lo tanto. cuando restante de los casos se habla de hipertensión se­ la PAd se sitúa entre 95 y 104 mm Hg se habla de cundaria porque es debida a factores etiológicos HTA ligera.

1997). Walker. la recomendación VII. nimiento de la HTA se ha de confirmar. a los que siguió desde los 16 has­ ne una estrecha relación con la elevación de la ta los 50 años. Además. Además. Este efecto se encuentra especial­ TABLA 11. en la me­ Sobre esta base. se ha observado que cantidades importantes que son socialmente aceptadas.998 alumnos de la Universi­ Existe la evidencia de que la obesidad mantie­ dad de Harvard. señalando que el papel que se pueda atribuir a las precisamente. 2004). Wing. lo que en la práctica se traduce.2 mente acentuado cuando el consumo supera los Clasificación de la presión arterial en mm Hg 60 mi de etanol diarios (independientemente del para adultos mayores de 18 años (JNC VII. 2004). a su vez. respecto a este tema habría que comenzar medida las personas adultas mayores de 45 años y. sin hipertensa. se ha demos­ puede ser suficiente perder 4 o 5 kg (JNC VII. © Ediciones Pirámide . se asocian a un incre­ mento de la PA. Por todo ello. la dieta permite reducir la PA de una forma signi­ Diversas investigaciones han tratado de encontrar ficativa en un porcentaje importante de población el perfil psicológico del paciente hipertenso. de ejercicio físico incluye una actividad. Factores de riesgo en una muestra de 14. La diarios (JNC VII. González y Herrera. razón de ello se encuentra en que los sujetos inclui­ Aunque el consumo de pequeñas cantidades de dos en la mayoría de las investigaciones son pa­ alcohol parece ser muy beneficioso para la salud cientes hipertensos ya diagnosticados y sometidos. 2004). la recomendación actual para los dida en que los resultados de muchas de las inves­ pacientes hipertensos es reducir la ingesta de sodio tigaciones no permiten dilucidar si dichas variables en un 50 por 100. trado que los programas de ejercicio físico isotóni- 2004). indican que la reducción de la ingesta de sodio en un mínimo de tres días a la semana (JNC VII. 1997). las que muestran cifras tensionales variables psicológicas en el desarrollo y/o mante­ más elevadas (Cutler. se ha obser­ no practicaban algún tipo de deporte era un 35 por vado que la reducción de peso se asocia con la 100 mayor que entre los que sí lo hacían. la recomendación actual sería Normal < 120 y < 80 limitar la ingesta diaria de etanol a un máximo de Prehipertensión 120-139 U 80-89 30 mi diarios en el hombre y 15 mi en la mujer. Cohén. 2004). en dos Hipertensión copas de vino en caso del hombre y una en el de la Estadio 1 140-159 O 90-99 mujer (JNC VII. Esta estrategia puede permitir do en el estudio se controlaron otras variables re­ a algunos pacientes disminuir o abandonar la me­ lacionadas con la enfermedad. que el riego de HTA entre los que presión arterial y. se asocia con la obesidad (Shaper. Hyde y Jung (1983) observaron 4. la historia fa­ significativo en una gran proporción de hipertensos miliar de HTA o la obesidad.1. tales como el nivel dicación.186/ Manual de psicología de la salud por dos el riesgo de sufrir las alteraciones antes cardiovascular (tal y como se apuntó en el capítulo citadas. ya que para reducir la PA de un modo de PA a su paso por la universidad. por ejemplo. 5). Pa- ffenbarger. Wale y Thompson C a t e g o r ía P A s i s t ó lic a P A d ia s t ó li c a 1981). los datos actuales un paseo a paso vivo de 30 a 45 minutos de duración. Estadio 2 > 160 O > 100 El sedentarismo es otro de los factores que se han relacionado con el incremento de la PA. del mismo modo. en el caso de HTA. 2004) tipo de bebida) y cuando. Por vascular como la dislipemia o la diabetes (JNC estas razones. tal como Respecto al consumo de sal. hasta unos 5 o 6 gramos de sal son causa o consecuencia de la enfermedad. aun cuan­ reducción de la PA. Follmann y Allender. siendo quienes más se benefician de esta embargo. la reducción de peso favorece la co pueden promover reducciones clínicamente acción de los fármacos antihipertensivos y puede significativas de la PA sin acompañarse de cambios ayudar a controlar otros factores de riesgo cardio­ en el peso (Amigo.

Brownley y ser interpretados como psicológicos. Así. el de Kaplan cuatro veces mayor en estos trabajadores que en (1978. 1983. 2005). El problema surge porque el diag­ entre aquellos que volvían a encontrar un trabajo nóstico y el tratamiento farmacológico pueden tener permanente. por este motivo. Kasl y Cobb (1970) habían trastorno. que los modelos psico- 2001.. Blumhagen encontró más tarde que dio de la respuesta al estrés de sujetos con historia esos sujetos percibían la HTA como un estado de familiar de hipertensión. permite concluir mostraban niveles significativamente más elevados que una personalidad hostil. basado en los trabajos de Guyton otros trabajadores aéreos con menor responsabili­ (1976. West (1999) siguieron a una muestra de 103 varones insomnio. se haya logrado un amplio consenso entre Un ejemplo bastante conocido es el de los contro­ investigadores. con una edad inicial entre 18 y 22 años a lo largo No obstante. mareos. Light y a los controladores que trabajaban en los centros Kopke. observaron ciones prospectivas que han encontrado que la in­ que aquellos sujetos que tenían una elevada res­ hibición de la ira es un predictor independiente del puesta al estrés y eran hijos de padres hipertensos desarrollo futuro de hipertensión. Unos años antes. 1980. etc. Es por todo ello. fatiga. las tasas más elevadas correspondían Langer y Grignolo. si bien. Enfermedades cardiovasculares / 187 en muchos casos. Niaura. habiéndose encontrado una relación pacientes. de la hipertensión también incluyen generalmente Tal como se vio en el capítulo 7. Obrist. Langer. especialmente en su­ conflictos interpersonales. fisiológicos que pretenden dar cuenta del desarrollo Spiro y Ward. tendía a normalizarse. Se pretende identificar a nerviosismo. 1983). por las situaciones estresantes en el trabajo. cación hipotensora incluyen síntomas que podrían Light. estudió la actitud de 103 pacientes hipertensos va­ Kwon et al. por lo tanto. la revisión de diversas investiga­ de diez años. No obstante. dad. náuseas. por un gasto cardíaco elevado que. ha señala­ (1973) se observó una prevalencia de hipertensión do que sólo los dos modelos clásicos. 1977). caracterizada por un en la PA sistólica y diastólica. Obrist. 2008). tras re­ ladores aéreos. sobre todo antihipertensivo. Todaro. Ambos parten de un hecho ampliamente observado que tras el despido y durante el período aceptado: el hallazgo de que el patrón hemodiná- de desempleo. de manera especial los desarrollo futuro de la HTA. y el de Obrist (Obrist. zados. Sherwood. inducido. escogiéndose. a aquellos mismo modo. son muchos los modelos que han arterial. puede ser un factor de jetos con antecedentes familiares de la enfermedad riesgo importante de la enfermedad hipertensiva en (Armario y Hernández. Shen. miedo e ira. se ajustan al carácter evolutivo del aéreo. Bragdon. los efectos secundarios de la medi­ que tienen una historia familiar de esta enfermedad. Roh. transcurrido ese período. 1979). algunos subgrupos de sujetos (Amigo y Herrera. Fernández-Abascal (1993). Blumhagen (1980) entre éste y la hipertensión arterial (Kim. McCaffery. por ejemplo. Los trabajos que requieren una vigilancia sido propuestos para explicar la patogénesis de la constante o conllevan una responsabilidad extrema hipertensión. Parece. basado en el trabajo de Julius y en los que había una mayor densidad de tráfico Esler (1975). 2001). particularmen­ los sujetos con un mayor riesgo de desarrollar hiper­ te. rones que habían recibido consejo médico sobre la Otra línea de investigación de interés es el estu­ enfermedad. en el estudio clásico de Cobb y Rose visar las diversas soluciones propuestas. a un tratamiento farmacológico posteriormente. estilo de afrontamiento en que predomina el resen­ que una elevada reactividad cardiovascular en prue­ timiento y la incapacidad para plantear clara y bas de laboratorio constituye un buen predictor del abiertamente los conflictos. impotencia. a pesar de los avances reali­ parecen desempeñar algún papel en la HTA esencial. Además. También el ruido puede constituir otra repercusiones sobre el estado psicológico de los forma de estrés. sin que. la PA de un grupo de trabajadores mico en muchos hipertensos jóvenes se caracteriza se incrementaba y permanecía elevada. Zhang. con el paso de © Ediciones Pirámide . Girdler. existen múltiples el estrés como uno de los factores desencadenantes datos que ponen de relieve la relación entre las si­ de la enfermedad. se ha de señalar que. tuaciones estresantes y la elevación de la presión hasta la fecha. Del tensión. quizá. a saber.

de medida. las obtenidas en consulta médica. se dispone de diversos sistemas La investigación sobre la HTA indica que existe automáticos de medida de la PA en los que el ob­ una multiplicidad de fuentes de variación en la © Ediciones Pirámide . el estrés desempeña un papel más tangen­ de acierto. la hiper­ decisivo. sino que. que inicialmente generó algunas reti­ A pesar de las concomitancias existentes entre el cencias (Cuesta. inicialmente. Las me­ cial. siendo esos factores de ries­ Hg. sin cluso. Para Kaplan. La MAPA correlaciona mejor que las lecturas go principalmente conductas. hoy está plenamente acep­ modelo de Kaplan y el de Obrist. en el caso de los instrumentos semiautomáticos. Este sistema permite moni- reacciones de defensa y. a partir de entonces. el gasto tensión de bata blanca). LA HIPERTENSIÓN DE BATA BLANCA (20 mm Hg). dichos torizar a la persona en su contexto cotidiano e. dad. la HTA es una alteración con etio­ que se puede establecer un diagnóstico de hiperten­ logía pluricausal donde uno o varios factores de sión arterial cuando la media diurna es mayor a riesgo están presentes para provocar una elevación 135/85 mm Hg y la nocturna mayor de 120/75 mm de la presión arterial. Así se considera En resumen. cuando esto ARTERIAL no ocurre. O HIPERTENSIÓN CLÍNICA AISLADA un sonido envolvente (6 mm Hg) y silencio. provocando el aumento de las resistencias pe­ didas de la Monitorización Ambulatoria de la Presión riféricas mediante el incremento de la activación del Arterial (MAPA) son generalmente más bajas que sistema nervioso simpático. riñón y cerebro). actualidad acerca de la patogénesis de la hipertensión La medida automática presenta indudables ventajas. con mayor probabilidad embargo. EVALUACIÓN DE LA PRESIÓN 100 y un 20 por 100 durante la noche. obtenidas en la consulta médica con el daño en los órganos diana (corazón. probablemente. únicamente. Puesto que es una Para medir la presión arterial se dispone de diver­ prueba algo compleja. unos sonidos galopantes (5 mm Hg). los instrumentos de medida en el paciente rarse responsable de la cronificación de la enferme­ o. al tiempo que el gasto cardíaco vuelve a un tiene que. una gama media de 45 mm Hg y se subdividen en cinco fases de duración variable: un sonido fuerte y chasqueante (14 mm Hg). ya que. la MAPA se recomienda es­ sos métodos y procedimientos. Este tipo nivel normal.188/ Manual de psicología de la salud los años. cardíaco se eleva. debe conside­ mente. inflar el manguito. en pecialmente en casos como la hipertensión resisten­ la consulta clínica sigue siendo frecuente la medida te a las drogas. 1991). En la actualidad. todas las fuentes que se atribuye al estrés en el desarrollo y manteni­ de variación debidas al observador pero no las miento de esta alteración. poner de un sistema de medición de la PA durante tamentales a través de los cuales se desencadenan 24 horas consecutivas. da lugar a un aumento de la resistencia servador lo único que hace es colocar. in­ incrementos en la activación beta. consecuentemente. los cuales cubren minada hipertensión clínica aislada (JNC VII. esencial. cuando aparecen síntomas de hipo­ manual con un esfigmomanómetro de mercurio. los casos de falsos hipertensos. el riesgo de sufrir un accidente cardiovas­ cular se incrementa notablemente. existen una serie tado y ha comenzado a extenderse no ya sólo den­ de divergencias entre ambos que podrían ilustrar los tro de los servicios especializados. por grandes interrogantes que todavía se plantean en la ejemplo. 2004). es corriente encontrarlo en las farmacias. Para Obrist juega un papel debidas al sujeto evaluado (por ejemplo. de acuerdo a este modelo. adecuada­ periférica que. Entre estas divergencias destaca el papel ya que elimina. En la ma­ yor parte de las personas la PA cae entre un 10 por 5. una sucesión de murmullos 6. tensión al tomar medicación antihipertensiva o en la Esta técnica consiste en la auscultación de los llamada hipertensión de bata blanca también deno­ sonidos descritos por Korotkoff. se puede diagnosticar. por una excesiva El desarrollo de la tecnología ha permitido dis­ activación betaadrenérgica ligada a factores compor. A pesar de ello.

sin problema diagnóstico tras los estudios de Mancia. ni en las pruebas de estrés esta elevación artefactual de la presión arterial se realizadas en el laboratorio. notablemente. Amigo y Herrera. Parati. Boddie. Velasco. y al médico. Grassi. y Mancia. 2007). que la llegada kering. 6. embargo. Grasi. bien (García-Vera. HBB fuese un indicador de una alta labilidad de la presión arterial en estos pacientes. Por todo ello. en parti­ tor en medicina interna. ya que arterial ni en la MAPA. en los resultados de estas comparaciones Bertinieri. En conjunto. personas normotensas. en los que se constata. Pomidossi. en general. James. Caracterización de la hipertensión de bata blanca Harshfield. sino de estatus social superior. Sanz Jesús y Labrador. parece que alrededor de pacientes que muestran esta reactividad presora no un 20 por 100 y un 35 por 100 de los pacientes hiper- presentan un riesgo cardiovascular mayor que las tensos sufren HBB (JNC VII. por la bata blanca. Lynch Machiram. utilizando un rardi. Spruill. to sobre presión arterial. del médico a la habitación producía una reacción Burg y Gerin. si bien es necesario un segui­ En el intento de buscar una explicación de este miento de estas personas en la medida en que un fenómeno se ha estudiado la personalidad del hi- porcentaje estimable de las mismas acaba desarrollan­ pertenso de bata blanca. y que habitualmente se conoce como hiper­ estatus. 2004). registrando la presión arterial a la luz de la evidencia hasta ahora disponible. cuando el médico no lleva entre las presiones registradas en el trabajo y el bata. poner en cuestión la representatividad de la de estatus similar. se presentaba a sí mismo tensión de bata blanca (HBB) o hipertensión clíni­ por su nombre y como un asistente del experimen­ ca aislada. El experimentador de alto estatus misma (Amigo. González y Fernández. La HBB hace referencia a una elevación artefactual Los datos de prevalencia de la HBB varían sustan­ de la presión arterial provocada por la presencia del cialmente (entre el 15 y el 58 por 100 de la población personal sanitario y/o del médico durante el proceso hipertensa) en función de los distintos estudios (López. Sin embargo. era introducido por una secretaria como doctor. de medida que reduce. El experimentador de igual cular. los resultados obtenidos por Pickering. 1985. Promidosi y Ferrari (1983) realizadas sobre diversos cuestionarios de ansiedad. © Ediciones Pirámide . encontraron que aquellos que todo apunta a que se trata de una respuesta que mantenían la conversación con el experimen­ emocional específica al contexto clínico en el que tador de estatus superior mostraban una presión se realiza la medida. Pérez. hipertensiva inmediata que elevaba la PA sistólica También se ha evaluado la posibilidad de que la más de 26 mm Hg y la diastólica más 15 mm Hg. (1988) contradicen esta posibilidad. Albanese. Amigo. Huarto. 2008). Tuero. Thomas sostenida. Villar y diagnóstico de la hipertensión esencial. Eguchi. este efecto no parece que sea indu­ no mostraron una mayor variabilidad en la presión cido. bien de estatus similar. Chaplin. pueda un grupo de sujetos mientras mantenían una charla considerarse como un indicio de labilidad presora con el experimentador. Ogedegbe. En este estudio.1. los Herrera. ni en las diferencias ha observado. Se podría esperar que estos do hipertensión. De entre ellas des­ vistiendo traje y corbata y con un nombre en su taca por su importancia la que se le atribuye al tarjeta de identificación que le describía como doc­ contexto clínico. no parece que la HBB. Long. 1994). Pic- registro latido a latido intraarterial. Cuesta. Parati. no se han encontrado diferencias significativas (Ge- chetti (1987). los pacientes con HBB Ahora bien. por el contrario. Clemow. Blank y Laragh. El estatus social atribuido a éste puede inducir domicilio. incluso. pacientes fuesen más ansiosos que los pacientes a La HBB comienza a ser considerada como un los que se les atribuye una hipertensión crónica. que los pacientes con una hipertensión dicha elevación. Blanchard y Andrasik. de este alta que los que conversaban con un experimentador modo. exclusivamente. 1993. Enfermedades cardiovasculares / 189 presión arterial que pueden provocar una inflación arterial sistólica y diastólica significativamente más en la lectura de las cifras tensionales y. a y Malinow (1982). De hecho. 1997). la validez del Arias. Casade y Zan.

Es importante de esta alteración puede funcionar como El aver­ subrayar que las respuestas presoras que induce este sivo (Rostrup. mientras que a los del otro la carta fue neutral. a menudo. Sanz. 1994. Zawadzki. tales respuestas pueden ser En el estudio de Tecumseli. (Amigo y Buceta. 1997) de una sobrestimación de la presión arterial Además. A los bloqueantes garantiza el control de esa elevación. una RC no es tan claro en el caso de la HBB. 1989. mecanismo (Tarazi y Dustan. se ha observado en el caso de la miento. Implicaciones clínicas 1978). y Sleg. entre las que se incluyen las aves y los ma­ de visitar rutinariamente un consultorio (Julius. etcétera).2. 1957). De hecho. Espinosa. 6. la aplicación vía intra­ (el paciente puede comunicar lecturas casuales más venosa de quimioterapia a los pacientes de cáncer bajas).190/ Manual de psicología de la salud 6. García- que no se suele poder precisar qué elementos del Vera y Sanz (1999) han observado que para estable­ contexto clínico son los que adquieren un valor de cer una estimación fiable de la PA basta realizar la estímulo condicionado aversivo (por ejemplo. Por todo ello. Jones. de una posible sobremedicación de estos a experiencias molestas o dolorosas y que desarro­ pacientes. Linden y Gerin. 2010). trabajo 29 jóvenes cuyas cifras tensionales se ha­ Aunque. sino que únicamente modifican su alta. Krause. Es evidente que este proceso de formación de Spruill. entonces no parecería inconveniente que fue­ a menudo provoca una ansiedad anticipatoria hacia se el propio paciente o alguna persona entrenada a este tratamiento que se traduce en náuseas y vómi­ tal fin quien realizase la medida de la presión arterial tos anticipatorios. funcionan como estímulos incondicionados (EEII) Asimismo. míferos. Milesi. ni tan siquiera el uso de beta- rutinario fueron divididos en dos grupos. más alta que la nes sobre quién debe llevar a cabo la medida de © Ediciones Pirámide . En este sentido.3. Sega. en aquellos casos en los que se ob­ (por ejemplo. Este trabajo muestra cómo el clásico diagnóstico de presión arterial elevada puede ser suficientemente aversivo para generar una reac­ Existe una abundante evidencia empírica que ción emocional condicionada al procedimiento de pone de manifiesto la posibilidad de condicionar medida que provoque una elevación arterfactual clásicamente la presión arterial (Fronkova. miento cardiovascular parecen ser las mismas que han sido descritas ampliamente en la literatura sobre el condicionamiento clásico (Cohén y Goff. hipertensivas en humanos. Presión arterial y condicionamiento del segundo grupo. la reacción de bata establecidas en un amplio rango de clases filogené- blanca no había desaparecido después de 27 años ticas. no consiguen suprimir el incre­ nicándoles que su presión arterial era demasiado mento en la PA. Cesana y Zanchetti. descartadas otras causas (baja adhesión al trata­ No obstante. generalmente. La reglas que gobiernan el condiciona­ Mejia. Mancia. 1982). diagnóstico de enfermedad hipertensiva). hipertensión secundaria. el automedición en casa y en el trabajo durante tres días manguito o la bata blanca) y cuáles son los que consecutivos. ya Pickering. 2004. Ehrlich y permanente de la misma. En una segunda revisión la presión arterial del La HBB tiene también importantes implicacio­ primer grupo fue 16/10 mm Hg. como consecuencia de distinto tipo en pacientes que se ven sometidos de ésta. Además. JNC VII. Kjeldsen y Eide. En este estado de ansiedad no son fácilmente bloqueables. sujetos de un grupo se les envió una carta comu­ ya que. 1991). dependen de la elevación bían encontrado elevadas en un examen militar del gasto cardíaco. el estatus profesional del médico o el serva una hipertensión resistente al tratamiento. Schork y Van de Ven. comúnmente se pueden observar RRCC de los pacientes hipertensos y. 1990). García-Vera. si se sospechase que la llan una respuesta emocional negativa hacia el con­ medida de la PA en la clínica refleja un caso de HBB texto médico. se pue­ hipertensión que la comunicación del diagnóstico de sospechar la existencia de HBB. diversos estudios en la an­ tigua Unión Soviética demostraron la posibilidad La HBB parece ser responsable (Amigo y Herre­ de desarrollar respuestas condicionadas (RRCC) ra. Vandekar. Por ejemplo.

siendo uno de ellos en la nes justificando. se realizaron un amplio número de investigaciones que tuvieron 7. Enfermedades cardiovasculares / 191 la PA y cuándo comunicar el diagnóstico. En pacientes con hipertensión en enfermera la encargada de tomar la presión arterial. Sin embargo. disfunción sistólica.1. parece que puede funcionar como un riesgo reversibles (dieta. los decepcionantes mas más efectivos han coincidido en tres aspectos resultados de los ensayos clínicos han puesto de importantes: el entrenamiento en relajación mus­ manifiesto que estos nuevos medicamentos no apor­ cular in vivo. 2004). al que se le podrá añadir alguno de los otros tensional importante. de un modo tranquilizador para mayoría de los casos un diurético. (Amigo y Herrera. el estadio 1 y no complicada (140-159 mm Hg/90- ya que su rol profesional resulta menos estresante 99 mm Hg) se recomienda la modificación del es­ para los pacientes que el del médico. Johnston © Ediciones Pirámide . ces diferentes. 7. ya que aunque éste se base coterapia (JNC VI. No obstante. En algunos estudios. Si estos pacientes (que general y al procedimiento de medida en particu­ son la mayoría) tienen un factor de riesgo cardio­ lar. parece conveniente que sea la (JNC VI. infarto de miocardio o guen a comenzar el tratamiento medicamentoso insuficiencia renal (JNC VII. en la comunicación del diagnóstico do se reduce a 6 meses antes de iniciar la farma- se ha de ser prudente. salvo que se trate de un pico 1. la necesidad de todo este procedimien­ estos nuevos medicamentos desempeñan un papel to. los aspectos comunes de los progra­ tabloqueantes. Así. Aunque en las investigaciones realizadas se de sustituir a los que habían sido clásicamente el han utilizado programas de intervención con mati­ tratamiento de elección. Respec­ sistólica. la práctica diaria de dichas técnicas tan ningún plus de eficacia y que sólo parecen y la identificación de las situaciones estresantes de adecuados para la hipertensión que presenta otra la vida diaria y el uso de las habilidades adquiridas patología asociada como la diabetes. infarto de miocardio o insuficiencia renal to a la primera. y que. También podría ser adecuado utilizar la MAPA importante para el tratamiento de la hipertensión para asegurar totalmente el diagnóstico. vascular adicional. de si el pacien­ inicial hipotensor recomendado se inicia con un te fue informado sobre su presión arterial en la diurético tipo tiazida en la hipertensión en estadio primera ocasión. a la postre. al menos en parte. ejercicio. el tratamiento farmacológico puede depender. el entre­ nuevos fármacos (inhibidores de la ECA y los an­ namiento en relajación muscular se ha combinado tagonistas del calcio) para el tratamiento de la HTA con técnicas de biofeedback o con técnicas cogni- no complicada que. etcétera) duran­ estímulo incondicionado que da lugar a una res­ te un período superior a un año antes de iniciar el puesta emocional aversiva al contexto clínico en tratamiento farmacológico. 1997). TRATAMIENTO DE LA HIPERTENSIÓN A lo largo de los años setenta y principalmente ARTERIAL durante la década de los ochenta. Tratamientos psicológicos 7. en especial que presenta otra patología asociada como la dia­ si no existen condicionamientos clínicos que obli­ betes. 1997). serían capaces tivas. podría inducir una HBB. supuestamente.2. parecería conveniente pre­ medicamentos para optimizar el control de la pre­ sentar el diagnóstico como un proceso en el que sión arterial. En el estadio 2 se han de combinar se han de repetir las lecturas en diferentes ocasio­ dos tipo de fármacos. los diuréticos y/o los be. el paciente. 1994). disfunción para hacer frente a dichas situaciones. Respecto al tilo de vida encaminada a controlar los factores de diagnóstico. tabaco o colesterol. Tratamiento farmacológico como objeto verificar si los procedimientos de ma­ nejo del estrés encaminados a enseñar a relajarse a A lo largo de la década de los ochenta y princi­ los pacientes hipertensos provocaban un descenso pios de los noventa se propusieron y utilizaron mantenido de la PA. en medidas efectuadas en tres ocasiones diferentes En la actualidad. ese perío­ Por todo ello.

1985) examinaron el efecto de controlados y aleatorizados sobre programas de uno de estos programas en un grupo de aproxima­ manejo del estrés en los que se había registrado la damente 100 sujetos que mostraban un alto riesgo PA en condiciones estándar como principal resul­ de padecer alguna enfermedad cardiocoronaria tado del tratamiento y promedió los resultados. Beard. la hipertensión.5 mm Hg y adyuvante en el tratamiento de la HTA (Abellán. clínico. Fisher y Bauer. mientras que 578 pacientes hipertensos formaron En otro estudio. en los últimos años se han publica­ tratados (Hatch. indican que los que en el grupo control esa reducción fue de 3. 313 sujetos 1990) que la evidencia positiva de otros (García- recibieron alguna forma de entrenamiento en ma­ Vera. puede no sólo provocar reducciones significativas de Hayworth.8/6. 1997) y han matizado el al­ muestra de los pacientes sometidos a los programas cance de este tipo de intervención para el control de manejo del estrés la reducción de la PA sistólica de la HTA. una reducción del número de admisiones de parecen mostrar que la meditación trascendental mujeres hipertensas durante el embarazo (Little. En el conjunto de esos estudios. Los resultados mostraron que solo Por otra parte. esas pertensos pueden reportar importantes beneficios diferencias parecen ser altamente significativas y que no parecen limitarse a la reducción de la PA. Los resultados mostra­ tras un año de seguimiento. Marmot y Terry. mientras Los resultados. la PA en pacientes hipertensos. Wieling y Dunning. (2007) realizaron un metaa- tabaco (Patel. 2004). respectivamente. Ríos. medicación hasta en un 30 por 100 de los pacientes Sin embargo. Detection. Rainforth et al. subrayando su papel como terapia y diastólica fue.2 mm Hg en la presión arte­ ECC. 2004) los programas de manejo del tros. sino que. En el informe del Joint de control fue de 2. Patel y Marmot (1988) observaron. Sanz y Labrador. frente a tres sujetos en el grupo control. Supik. ra. además. Otros 100 sujetos sirvieron como grupo 12 de esos estudios los programas de manejo del control. 1981) y el patrón de nálisis con el que evaluaron la eficacia de las distin­ conducta Tipo A (Johnston. mientras que la observada en los grupos Leal y Hernández. National Committee on Prevention. en este amplio grupo de mane­ sujetos del grupo experimental presentaba alguna jo del estrés. 1986) o la variabilidad tas técnicas de manejo del estrés para el control de de la PA (García-Vera. En (ECC). parte de los grupos control. Benson. Dewhurst y Friest.9 mm Hg. Labrador y Sanz. Cengiz. nejo del estrés y 142 sirvieron como control. las recomendaciones del V y VI in­ claro efecto sobre la PA. (1981. a través del metaanáli- rición de cardiopatía isquémica. también se más los resultados negativos de algunos estudios calculó la reducción registrada en un ambiente no (Van Montfrans.7 mm Hg. Dado el gran tamaño de la muestra. En conjunto. que ninguno de los ron una reducción. A los cuatro años de seguimiento. de 8. sugieren que las técnicas de relajación tienen un No obstante. Hall. la potencia de la meditación trascendental para © Ediciones Pirámide . también se ha estudiado si la la meditación trascendental provocaba una reducción reducción de la PA conseguida a través de los pro­ significativa de la presión arterial. 4. forme del JNC (1993. entre los que se incluye la reducción de la estrés no se han evaluado. do un número cada vez más amplio de estudios que 1985). Unalan. Liu y gramas de manejo de estrés.192 / Manual de psicología de la salud (1987) llevó a cabo una revisión de 25 estudios Patel et al. 2001). rial sistólica y diastólica. 1984) o la alteración de otros factores de riesgo de parece disminuir la mortalidad asociada a la hiper­ las enfermedades cardiovasculares tales como el tensión.3 mm Hg y 1. de 6. tan sólo estrés fueron más eficaces que las diversas condi­ uno de los sujetos que había recibido entrenamien­ ciones control utilizadas. Pero los programas de manejo del estrés también Evaluation and Treatment of High Blood Pressure han mostrado efectos positivos sobre otros paráme­ (JNC VII.1/3 programas de manejo del estrés en pacientes hi­ mm Elg. frente a seis sujetos en el grupo control. puede prevenir la apa­ Kryscio (2008) confirmaron. por lo tanto. fueron tra­ to en manejo del estrés mostraba una nueva eviden­ tados 823 pacientes con hipertensión esencial lige­ cia de ECC. 1997) han tenido en cuenta Siguiendo el mismo procedimiento. respectivamente. Klatt. A este respecto sis. Anderson. Karemaker. 1997. En la Tugrul y Ekerbicer.

5 mm Hg). similar a las que se han observado con otras me­ Asimismo. no obstante. 2008). Ospina et al. Enfermedades cardiovasculares / 193 reducir la PA sistólica y diastólica en 4.2 mm cuales el estrés pueda estar contribuyendo a la Hg. el de Dickinson et al. la guía para el manejo de la HTA didas no farmacológicas como la dieta (—5/—3.4 mm Hg) o hipertensión afirma que «en los pacientes en los la restricción de sal (—3.6/-2. A pesar de este cúmulo de datos. (2007) y Canter y Ernst miento entre ocho semanas y cinco años. (2005). respectivamente. Lee. © Ediciones Pirámide . se debe considerar como in­ en un estudio de revisión.5 mm Hg y 3. insisten en señalar la necesidad de mejorar taron una reducción en la PA sistólica y diastólica la calidad metodológica de este tipo de estudios para de 5. Los re­ este caso la utilización de programas cognitivo- sultados más sorprendentes provienen. aconsejando en utilidad de esta técnica para reducir la PA. el ejercicio físico (-4. como.7/3. ya que tales pro­ del trabajo de Schneider et al. En esta postura han tenido una otras intervenciones conductuales. por ejemplo. elevación de la PA.5 mm Hg. se asociaba a un gran influencia los resultados de recientes metaa- decremento del 30 por 100 de la mortalidad cardio­ nálisis. frente a (Khan et al. consta­ (2004). conductuales individualizados.198 pacientes con HTA con un segui­ sos autores. En él se mos­ gramas tienen más posibilidades de ser eficaces tró que sólo la meditación trascendental. vascular y a un decremento del 49 por 100 de la (2008). Esa poder aceptar plenamente la validez de esta técnica reducción fue superior a la del grupo control y (véase capítulo 7). Guo y Ernst (2007). también han mostrado la tervención el control del estrés». Pittler.67—2.7 del programa canadiense de educación para la mm Hg). diver­ evaluaron 1. respectivamente.. que tras analizar 25 estudios experimen­ mortalidad debida al cáncer en mayores de 55 años tales con grupo control en los que se trataron y hipertensos.

.

Además. de hecho. a la polución ambiental y a la apari­ to en la producción de mucosa. en el asma moderada los síntomas. A veces el esfuerzo del codilatador casi a diario y la capacidad ventilatoria paciente para inhalar aire se muestra en la postura está sólo ligeramente alterada. en una proporción de 2 a 1. o bien asmático incluyen sensaciones de tirantez en el son leves pero frecuentes o bien de gran intensidad pecho. siendo esta enfermedad mas. sin embargo. alrededor de un tercio de los pacientes asmáticos c) Reversibilidad parcial o total de los sínto­ tienen menos de 17 años.1). cuando el ción de nuevas sustancias en el aire que pueden paciente entra en contacto con el alérgeno llegar a funcionar como alérgenos (sustancias que desencadenante de la crisis. Asma bronquial 1. CARACTERIZACIÓN DEL TRASTORNO quiere un tratamiento broncodilatador diario y la capacidad ventilatoria está significativamente alte­ El asma bronquial es una enfermedad crónica de rada. ayuda medicamentosa. origen desconocido que cursa con ataques respira­ Los datos epidemiológicos apuntan que en el torios intermitentes cuyas características definitorias mundo occidental el asma afecta entre un 3-5 por serían: 100 de la población general y hasta un 19 por 100 de los menores de 15 años (Canova. Mills a) Dificultades respiratorias como consecuen­ et al. bien con más frecuente entre los niños que entre las niñas. no limitan la activi­ El ataque de asma suele comenzar cuando el dad física del paciente y tan sólo requieren un tra­ paciente entra en contacto con algunos de los estí­ tamiento broncodilatador puntual porque la capa­ mulos desencadenantes de la hiperreactividad bron­ cidad ventilatoria en los períodos intercrisis es quial (véase tabla 12. se re­ ficie (como si ello influyese en la respiración). disnea (dificultad para el ataque asmático). se requiere un tratamiento bron­ sin un esfuerzo deliberado. sensibilizan al organismo y llegan a desencadenar b) Episodios de tos. Se ha constatado que el asma puede remitir o al menos disminuir su se­ En función de la gravedad de la enfermedad se veridad con la adolescencia.. presionando las síntomas clínicos son diarios (sobre todo por la manos contra el tablero de una mesa u otra super­ noche y las primeras horas de la mañana). respirar) y sibilancias (ruidos en el pecho El asma suele aparecer en la infancia y. Harris. 2012). bien de forma espontánea. en forma de silbidos). necesidad de aire e incapacidad de respirar pero ocasionales. en el asma grave los que adopta doblando el cuerpo. (hiperreactividad bronquial) y el incremen­ posiblemente. © Ediciones Pirámide . y ocasionales (tos y/o disnea). parece haberse constatado cia del estrechamiento de los bronquios un claro incremento de esta enfermedad debido. Los síntomas del ataque normal. las pro­ habla de asma leve cuando los síntomas son leves babilidades de recaer se incrementan con la edad.

calor o la humedad. los últimos años se han producido notables avances Asma nocturno (el paciente amanece con los síntomas). sin embargo. más no). cuanto mayor es el plo. lácticos. pueden tratar de © Ediciones Pirámide . Aspirina. Toser. 1994). terapéutica farmacológica regular para el control de su enfermedad siguen el tratamiento médico Llorar. elementos importantes grandes grupos. to del asma. médicos que han permitido la mejora del tratamien­ Emociones positivas. están los antiinflamatorios (por ejem­ pulmones. hoy por hoy. La terapia farmacológica es.)..1 Los corticoides tópicos inhalados ejercen sólo una Desencadenantes comunes de los ataques acción preventiva y no se usan en la crisis aguda de de asma asma. No tienen una acción inmediata pirar. disnea. Estrechamente relacionado dilatar lo más rápidamente posible los bronquios con el problema de la inspiración del aire. Resfriados u otras infecciones víricas.196/ Manual de psicología de la salud echando los hombros hacia arriba y hacia atrás y tiempo la musculatura lisa bronquial. frío. Romper esta dinámica circular puede ser una sobre las molestias como los broncodilatadores y de las metas del tratamiento conductual del asma. Paradójicamente. El cromoglicato y ketotife- no son útiles en la fase de intercrisis como profi­ Sobrecarga física o ejercicio físico. Lo que los pacientes y sus familiares conocen. Los medicamentos que La información correcta y un apropiado estado habitualmente se utilizan pueden clasificarse en dos de alerta son. se en­ cuando están contraídos y aliviar las molestias li­ cuentra el de la incapacidad del paciente para ex­ gadas a esta situación: tos. su efecto es a más largo plazo. No obstante. 1993). halar normalmente al quedar el aire atrapado en los Por otra parte.1. etc. es decir. lo cual puede bronquios y constituyen el tratamiento base en el asustarle y llevarle a hacer más esfuerzos para res­ asma bronquial. plumas. los broncodilatadores y corticoides orales se recomiendan en las crisis agudas de asma. aunque sea leve. que actúan disminuyendo la inflamación de los dificultades tiene para conseguirlo. ansiedad o tristeza). cromoglicato disódico y ketotife- esfuerzo que el paciente hace para respirar. EL PAPEL DE LOS FACTORES Alérgenos (ácaros. a levantando el pecho. 3. tanto las variables cognitivas como emo­ cionales y comportamentales desempeñan un im­ portante papel en la evolución de la enfermedad 2. ira. Variables cognitivas estrategia completamente necesaria para el trata­ miento del asma bronquial. que son fármacos conocen cuáles son los síntomas desencadenantes que van dirigidos a relajar en un breve período de y qué es lo que agrava el ataque. polen. PSICOLÓGICOS EN EL ASMA Humo del tabaco u olores fuertes. hongos. Reírse. 1993). pitidos. Animales. a pesar de que a lo largo de Clima. En general. entre otros. cambios de estación. Los pacientes que broncodilatadores o aliviadores. Es decir. están los pacto sobre el estilo de vida. etcétera. según el tipo de acción que desa­ para controlar el asma y reducir al mínimo su im­ rrollan (Picado et al. sienten y hacen sobre el asma puede tener un efec­ Ver a alguien con dificultades respiratorias. prescrito (Creer. Por un lado. to beneficioso o perjudicial sobre la enfermedad. TABLA 12. corticoides. una 3. TRATAMIENTO MÉDICO asmática (Weiss. diversos estudios demues­ tran que apenas el 10 por 100 de los asmáticos con Emociones negativas (preocupación.

En este esquema. Em ocióne Asma. En cualquiera de estos no muestra esas características. complicaciones secundarias. Por ejemplo. muchos pacientes prefieren no observe este modo de comportamiento sería expresar frustración. el efecto de las emociones es diverso el miedo al ataque puede hacer que el pa­ y. los pacientes que están ción fuerte desencadena la sintomatología alerta sobre sus síntomas pero no manifiestan una asmática. Dentro de este esquema también dades vigorosas. la emoción y la que conocen un remedio que funciona. los pacientes que comprenden tipo de conducta que propicia la crisis res­ adecuadamente el tratamiento es menos probable piratoria. Por ejemplo. si no para abortar. En este caso. Esto parece que es más probable que tendrían efecto. Asmair^Reacción emocional (—>Síntomas secundarios). Por ejemplo. Dentro de este sí. en los pacientes que se necesarias. Emoción^>Conducta-^Asma. el paciente. reacciona ante el mismo de un modo son descritas frecuentemente por los pacientes como que agrava su severidad e. la excitación emo­ que se sientan indefensos. Además. nieguen su enfermedad. son cruciales para cadenarían una crisis si no fuera porque un correcto manejo de la enfermedad (véase capí­ impiden al paciente rechazar un alimento tulo 15). familiares y. para controlar más adecuadamente esquema ocurre que la emoción elicita un la crisis. un desencadenante la enfermedad de adultos y no han tenido del ataque. cuentran en una situación idónea. asma. Weiss (1994) señala cuatro patro­ pueden jugar un papel importante los fami­ nes distintos de relación emoción-ataque asmático: liares del paciente. a veces ocurre que preocupación excesiva sobre los mismos. es la conducta aso­ ni tienen el tiempo ni el entrenamiento para enseñar ciada a la emoción la que desencadena la a los pacientes las habilidades de manejo de salud crisis. evitan el cuando el propio paciente se da cuenta de pánico innecesario durante la crisis asmática. Obviamente. la ira puede desem­ al mismo. 2. que anticipan lar la crisis respiratoria se desencadena una el ataque y saben lo que tienen que hacer. a menudo. E m o ción-^C onducta^E stím ulo fisioló- vecinos. Por ejemplo. por lo tanto. En este esquema. Por todo conducta provocan una reacción asmática ello. 3. tanto positivas como negativas. cional puede conllevar ejercicio físico y eviten el tratamiento o muestren una baja adhesión movimientos vigorosos. por lo menos. se en­ crisis asmática. incluso. Muchos médicos casos. para muchos pacientes. saltos u otras activi­ misma. una emo­ mismos. comendaciones (no siempre acertadas) de amigos. conlleva desencadenantes o agravantes del ataque de asma. confusión o ansiedad en la conveniente enseñarles a expresar sus emo­ consulta. alergénico. y el comportamiento vergonzoso no desen­ como las descritas anteriormente. en general. Finalmente. la excitación emocio­ ocurra entre los asmáticos que han iniciado nal es. un número elevado de los pacientes la hiperventilación. Aque­ que ha olvidado la medicación para contro­ llos que conocen los signos de alerta. para adaptarse a la cuando se acompaña de risas. mientras que para otros sólo ocurre así tiempo. Si estos actúan de tal Ediciones Pirámide . de todos aquellos gico-^Asma.2. u otros posibles. bocar en gritos o la ansiedad puede llevar a No obstante. Variables emocionales que por cualquier razón sufre un ataque de Las emociones. el trabajo del psicólogo de la salud en este porque exponen al paciente a un estímulo campo debe incluir el entrenamiento del médico y fisiológico nocivo. Ahora bien. Por ejemplo. resultado de lo cual en vez de trabajar en ciones de forma tal que se mitigue la con­ colaboración con su médico suelen aceptar las re­ ducta desencadenante de la crisis. la emoción todo el equipo sanitario en aquellas habilidades que. 4. está mediado por variables no emo­ ciente se hiperventile agravando así su es­ cionales sin las cuales las emociones per se no tado. Asma bronquial / 197 minimizar su efecto evitando su exposición a los 1. De igual modo. 3.

la hiperventilación (que conlleva la pérdida cicio físico que supone mirar por toda la casa si excesiva de dióxido de carbono. Por ejemplo. tal y se ha descrito como conducta de enferme­ como se describía en el apartado anterior. plo. parece útil sugerir al entrevistado que trate de síntomas de la enfermedad (por ejemplo. se debe preguntar al pacien­ PSICOLÓGICAS RELEVANTES te cómo reconoce el inicio de un ataque asmático. sobre todo. EN EL ASMA cuáles son los signos prodrómicos y qué es lo que hace cuando es consciente de que está sufriendo una 4. Finalmente. un paciente puede describir el frío intenso como un desencadenante de los ataques asmáticos. En esta línea. pero 3. La entrevista en el asma crisis. agravan el asma. además de las tensiones que los ello. de lo que en este manual cualquier posible mediador en dicho episodio. En cualquier otros (incluido el propio médico) le han dicho que caso los datos recogidos en la entrevista han de puede desencadenar el ataque asmático. A continuación.198 / Manual de psicología de la salud forma que las crisis son reforzadas con un elaborada la lista. puede ser un comportamiento habitual to a los verdaderos estímulos que desencadenan y asociado al asma. el que facilita la crisis. Una vez contrastarse con la información recogida a través Ediciones Pirámide . las estrategias de afrontamiento que el su sintomatología. si la enfermedad ha afectado la asis­ entrevista se puede comenzar pidiendo a los pacien­ tencia al trabajo o a la escuela. bien como hábito te clarificadora para extraer conclusiones respec­ respiratorio. evaluar los efectos del asma sobre el estilo de vida. Con objeto de alcanzar estos objetivos durante la Por ejemplo. 1991. También es de gran interés conocer cuáles han sido las prescripciones del doctor y. EVALUACIÓN DE LAS VARIABLES asmáticas.1. Weiss. además. las vacaciones. con objeto de indagar las conse­ paciente utiliza ante las mismas. también esta conducta puede permitir poner de relieve que se podrían incluir dentro de esta categoría. con objeto de descubrir rias y. Por ejem­ dad. se puede pedir al paciente que exceso de atención y preocupación. la participación en tes (y a los otros informantes) que traten de recordar actividades deportivas o de ocio. La entrevista sequedad de las vías respiratorias). sobre las se debería preguntar a los pacientes qué es lo que condiciones que desencadenan y agravan las crisis hacen sus familiares cuando sufre un ataque con toda asmáticas. la aquello que suele provocar o agravar su asma.3. las sibi- recordar lo que él ha experimentado y no lo que los lancias) pueden provocar en los otros. saber El propósito de esta entrevista es obtener infor­ si éstas se están poniendo en práctica. el enfriamiento y hay alguien. las reacciones de cuencias sociales del mismo. mación detallada. Para economía familiar. en definitiva. para (Gila y Martín-Mateos. 1994). en último lugar. está resfriado. Por su no es tanto el miedo a quedarse solo como el ejer­ parte. tales como la incapacidad para usar los cia un ataque. los otros y el impacto del asma en el estilo de vida La entrevista puede servir. Entre las conductas que podrían llevar a un ata­ Siguiendo esta lógica también se puede descu­ que asmático se incluyen un ejercicio físico arduo. Los déficits de (quedarse solo en casa) desencadena con frecuen­ habilidades. un paciente puede do exponen al paciente a estímulos nocivos o irri­ contar que el miedo a una determinada situación tantes) o hábitos como el de fumar. brir el papel que tienen las emociones en los epi­ hobbies como la pintura o la talla de madera (cuan­ sodios de crisis. Un análisis más en profundidad de recursos terapéuticos y los medicamentos. bien como res­ realizada de esta manera puede ser suficientemen­ puesta característica al estrés. Variables conductuales puede ocurrir que el frío sólo empeore su estado asmático cuando. se pasa a estudiar los recursos de los que el paciente dispone para manejar las crisis 4. pueden describa un episodio de crisis con cada uno de los facilitar la aparición de ganancias secunda­ desencadenantes citados. entre otros aspectos.

y si ello fuera posible. que ha mostrado una fiabilidad test- que una llamada telefónica cuando parezca necesario. contribuyen al asma (las emociones. por una parte. Wigal. a su vez. EL MANEJO DE LOS FACTORES 4. dificultades para cumplimentar los registros.4. Listado de Problemas Conductuales diario del asma en el cual se debe incluir: cuándo en el Asma ocurren los síntomas. registros de 4. 5. influido en su autopercepción y percepción de las El tratamiento psicológico comienza con una relaciones con los otros. su duración y grado de seve­ Esta escala (Listado de Problemas Conductuales ridad. Cada uno de los ítems se formulación diagnóstica del problema. Este registro de variables pue­ Belloch (1996). La escala para pacientes que creen que el problema es fundamen­ los niños también está dividida en dos subescalas talmente psicológico (se puede controlar con la y cubre. retest superior a 0. Consta de 76 ítems en cada uno de de proporcionar una guía muy adecuada para cen­ los cuales el paciente tiene que describir la frecuen­ trarse en el control de las variables relevantes que cia con que aparece la conducta a la que se alude intervienen en el cuadro asmático y permite elaborar. en el ítem. por otra. canzar tal diagnóstico adoptaría la forma del aná­ © Ediciones Pirámide . cómo el asma ha porque son especialmente difíciles. la y Winder (1989) está basada en una escala original medida de la capacidad vital forzada (cantidad máxi­ de Creer (Asthma Problems Checklist. Kotses. se le puede pedir a éste que mantenga un registro 4. Snyder para mitigarlos e.). en la escolarización y en la familia.90. la medicación u otras estrategias utilizadas en el Asma) de Creer. a veces mediante servir de guía durante la misma o como fuente contratos de contingencias. la enfermedad que es muy motivamente para el pa­ la conducta del paciente y de los otros durante la ciente y le ayuda a mantener sus conductas de auto- crisis. Encuesta de Actitud sobre el Asma PSICOLÓGICOS QUE CONTRIBUYEN AL ASMA Esta Encuesta de Actitud sobre el Asma fue elaborada por Creer (1979) y contiene dos escalas. un registro del progreso en el control sobre nan se encuentran los signos tempranos de asma. No obstante. qué fue lo que el paciente cree que los desencadenó. 1979) y su ma de aire que puede ser espirada siguiendo una validación en castellano se encuentra en Pascual y inspiración máxima). puede ser utilizada antes de puede ser adecuada para ayudarle a recoger la infor­ la entrevista (descrita en el punto anterior) para mación y reforzar su cooperación. El autorregistro del asma conducta. la actitud del niño hacia el mente) como con aquellos que el médico remite automanejo del asma y. Asma bronquial / 199 de otros procedimientos (observación. las relaciones del niño sería también un error trabajar sólo con aquellos con el mundo exterior a la familia. en dos erróneas. Tobin. adicional de la información que el clínico pudo haber omitido en la entrevista. incluso. Obtenida una buena cooperación con el paciente. en la que se evalúa en una escala de 5 puntos. El tratamiento de los factores psicológicos que una para los padres y otra para el niño asmático. Desde esta perspectiva enfermedad. esta escala puede ser utilizada como intervención más adecuada para la modificación de guía o para obtener información suplementaria de dichos factores.3. La parte médica debe ser controlada por el niño y sus padres saben hacer para manejar la especialista en neumología. las creencias La escala para padres se divide.2. Entre las áreas problema que se exami­ incluso. por lo Esta escala. Un recurso fundamental para al­ la entrevista. etc. la primera de ellas examina lo que el asma. etcétera) es una parte del tratamiento del subescalas. algunos pacientes pueden tener rrollo social. y la segunda. además de los efectos del asma en el desa­ cuidado. Al igual que describe cuáles son los factores que mantienen las ocurría con el Listado de Problemas Conductuales manifestaciones clínicas del sujeto y cuál sería la en el Asma.

2 0 0 / Manual de psicología de la salud

lisis funcional del comportamiento en el que se to. Sin una correcta comunicación a dos bandas
pretende poner en relación las crisis asmáticas con entre médico y paciente resultará muy difícil, si no
sus antecedentes y consecuentes, sean éstos con­ imposible, rentabilizar y sacar todo el provecho
ductas, emociones o pensamientos. Por ejemplo, un posible de los eficaces recursos terapéuticos que
niño asmático puede no saber negarse a participar están hoy disponibles.
en una práctica deportiva que conlleve un ejercicio
vigoroso con sus compañeros. Este comportamien­
5.2. Conocer las condiciones
to, con el que se pretende habitualmente evitar la
que desencadenan y agravan el asma
ansiedad y la vergüenza que supondría sentirse
inferior a los demás, puede ser un antecedente po­ Las acciones preventivas adecuadas y efectivas
tencial de una crisis asmática. Del mismo modo, sólo son posibles si se conocen las condiciones
una madre que se siente culpable por la enfermedad que pueden desencadenar con una alta probabilidad
de su hijo puede tender a sobreprotegerle y a con­ el ataque asmático. Si el paciente, por el contrario,
sentir todo lo que el niño quiera, incluso aquello ve un peligro potencial en casi todas partes, puede
que puede acabar en una crisis respiratoria. autorrestringir sus actividades de un modo total­
Son muchos los ejemplos posibles para descri­ mente innecesario. Los medicamentos modernos
bir cómo comportamientos inadecuados de la per­ pueden prevenir ciertos ataques si se usan adecua­
sona que sufre asma pueden agravar su problema. damente. Por todo ello, un programa conductual
A pesar de esa idiosincrasia, hay un conjunto de del asma tiene que incluir una serie de estrategias
habilidades comportamentales que se pueden y para enseñar al paciente a identificar las condicio­
deben incorporar al tratamiento psicológico del nes que desencadenan el cuadro. Para ello el auto-
asma bronquial y que, siguiendo a Weiss (1994), rregistro diario, además de las pruebas diagnósti­
pasamos a reseñar. cas realizadas por el médico, puede ser de enorme
utilidad.
5.1. Corregir creencias erróneas
sobre el tratamiento del asma 5.3. Reconocer los signos tempranos
de la crisis y saber responder a ellos
Muchas veces el fracaso en la prevención y con­
trol de las crisis asmáticas deviene de la falta de Tanto la fam ilia como el paciente asmático
información sobre la enfermedad, que suele susti­ pueden equivocarse a la hora de hacer frente a
tuirse por los consejos y remedios propuestos por los signos tempranos de la crisis. Por una parte,
amigos, vecinos o familiares. Entre las creencias pueden mostrarse hipervigilantes prestando aten­
erróneas más comunes se encontrarían: el asma es ción a cualquier signo respiratorio de fatiga o
una enfermedad emocional; es un fallo del organis­ disnea para administrar la medicación, acudir al
mo; el ataque puede ser controlado voluntariamen­ hospital o provocar un estado de ansiedad que
te; el asmático debe evitar el ejercicio físico; el suele acabar agravando la crisis. Por otro lado, hay
asmático nunca debe alterarse; los asmáticos deben pacientes que tienden a ignorar los signos prodró-
evitar los frutos secos, el chocolate, etc. Se debe micos de una crisis y, por lo tanto, no toman me­
alentar al paciente a preguntar sobre todas estas dida alguna para atenuar su intensidad. En este
cuestiones a su médico y éste, a su vez, debe saber sentido, una meta importante de la intervención
que este conjunto de preocupaciones y creencias, conductual sería enseñar a los pacientes y a sus
si no se corrigen, pueden deteriorar un tratamiento familias la forma de reconocer los signos de aler­
que podría ser altamente efectivo. Cuando un pa­ ta y m antener la calma durante la crisis. Los
ciente tiene miedo a preguntarle a su doctor sobre miembros de la familia pueden aprender a escuchar
su problema, poco a poco se va socavando la rela­ el resollar en el pecho del paciente y a usar el peak
ción y necesariamente se compromete el tratamien­ flow meter, un instrumento que mide el pico del

© Ediciones Pirámide

Asma bronquial / 201

flujo máximo de una espiración, es decir, la ve­ pira. Un miembro de la familia puede ayudarle
locidad máxima del aire durante la espiración. cogiéndole por los codos y empujando suavemente
Asimismo, se deberá instruir sobre cómo respon­ uno contra otro. Por otra parte, puede ser útil po­
der a los pródromos mediante la toma de una nerse a cuatro patas, relajando al abdomen. En esta
medicación extra apropiada, la utilización de postura es muy fácil la respiración abdominal y
técnicas de relajación, el consumo de líquidos, muchos pacientes informan que así les resulta más
los ejercicios de respiración abdominal, el dre­ fácil coger aire.
naje postural (con el que se pretende limpiar el
moco de las vías respiratorias) o el recurso a la
asistencia médica. 6. PROGRAMAS DE AUTOMANEJO

Los programas de automanejo constituyen una
5.4. Aprender técnicas de relajación aportación muy importante para el tratamiento del
y respiración abdominal asma. Se trata de una estrategia de intervención
global sobre la enfermedad que pretende informar
Las técnicas de relajación y respiración abdomi­
al paciente sobre ella y, sobre todo, dotarle de las
nal pueden servir para controlar la ansiedad y faci­
habilidades necesarias para regular y controlar aque­
litar una respiración rítmica, regular y profunda.
llos comportamientos que directa o indirectamente
Éstas son habilidades muy importantes para el pa­
inciden en el asma. Objetivos importantes de estos
ciente, que pueden ser útiles tanto si se practican
programas serán entrenar al paciente a identificar
en los períodos asintomáticos o para hacer frente a
y actuar para limitar su exposición a los alérgenos.
las crisis. Los datos experimentales parecen indicar
Y por otro lado, asegurar su adhesión al tratamien­
que sus efectos son mucho más acentuados en aque­
to broncodilatador. De entre estos programas, pre­
llos pacientes con un componente emocional aso­
sentaremos el del psicólogo Thomas L. Creer por
ciado al trastorno (Vázquez, Romero y Sández,
ser uno de los pioneros en este campo y referencia
2003). De ahí, probablemente, que la revisión de la
para muchos médicos en esta área.
literatura haya encontrado una evidencia inconsis­
El programa Living with asthma (Creer, Backial,
tente sobre su efectividad (Ahnert, Lóffler, Müller,
Ullman y Leung, 1986) está pensado para su apli­
Vogel, 2010). En la misma dirección se ha obser­
cación en pequeños grupos de 6 a 12 miembros,
vado que biofeedback de la variabilidad de frecuen­
tiene una versión para adultos y otra para niños, se
cia cardíaca (HRV) puede ser un tratamiento adjun­ organiza en siete grandes temas e incluye tareas
to útil para el tratamiento del asma y puede ayudar para casa. Contiene material escrito y se estimula
a reducir la dependencia de la medicación esteroi- a que los participantes presenten sus dudas y pro­
de. Con este tipo de entrenamiento se incrementa
puestas para el control de la enfermedad.
la HRV, lo que provoca una reducción de la resis­
tencia respiratoria y se mejoran los resultados de la Sesión 1. Principios de automanejo y naturaleza
espirometría de los asmáticos, aunque el mecanis­
del asma
mo de acción no es del todo conocido (Lehrer,
Vaschillo, Vaschillo et al., 2004). — Presentación de los participantes.
Existen dos técnicas sencillas que pueden faci­ — Orientación sobre el desarrollo de las sesiones.
litar el aprendizaje de la respiración abdominal y — Establecimiento de las metas del programa
que no requieren un entrenamiento para ser eficaces de automanejo.
(por lo que pueden ser utilizadas durante el período — Acercamiento al uso del peak flow meter.
de entrenamiento en técnicas de relajación muscu­ — Introducción de la técnica de solución de
lar) (Weiss, 1994). La primera consiste en que el problemas.
paciente coloque sus puños en la parte de atrás de — Descripción del sistema respiratorio y de la
la cadera y trate de juntar sus codos mientras ins­ naturaleza del asma.

© Ediciones Pirámide

2 0 2 / Manual de psicología de la salud

— Descripción del diagnóstico del asma. medicinas prescritas para el ataque, contac-
— Discusión sobre los mitos comunes sobre el tar con los miembros de la familia, llamar al
asma. médico.

Sesión 2. Medicación del asma
Sesión 5. Consecuencias del asma
— Discusión sobre las medicaciones comunes
sobre el asma. — Discutir los problemas derivados de padecer
— Revisión de los aspectos de automanejo re­ asma.
lacionados con el uso de la medicación. — Introducir la estrategia de solución de pro­
— Discusión sobre los problemas relacionados blemas para hacer frente a las consecuencias
con los efectos secundarios del asma y la del asma.
adhesión a la medicación.

Sesión 3. Prevención del asma Sesión 6. Solución de problemas

— Discutir los factores y los problemas deriva­ — Finalizar la presentación de los problemas
dos del incumplimiento del tratamiento mé­ derivados de padecer asma.
dico. — Introducir el entrenamiento en asertividad.
— Enseñar a los pacientes a reconocer el ataque — Educar al paciente sobre la elección del mé­
y las formas de evitarlo o manejarlo. dico.
— Enseñar a los pacientes a identificar los sig­ — Llevar a cabo la solución de problemas en
nos tempranos del asma. grupo.

Sesión 4. Manejo de los ataques
Sesión 7. Revisión y discusión
— Describir los signos del empeoramiento del
asma. — Resolución de cuestiones personales presen­
— Describir los signos de asma severo. tadas por los participantes.
— Revisión de los pasos a dar para el manejo -— Revisar las experiencias de solución de pro­
de la crisis: descansar y relajarse (lo que blemas realizadas por los participantes.
incluye la práctica de la relajación durante — Promover el uso del apoyo social como par­
te del esfuerzo de automanejo.
la sesión), beber líquidos templados, usar las

© Ediciones Pirámide

Cáncer

1. CARACTERIZACIÓN DEL TRASTORNO tan diferencias fundamentales en su etiología, lo­
calización, sintomatología e, incluso, prognosis
El cáncer, a pesar de los tópicos, ni es exclusi­ (tabla 13.1).
vo de la especie humana ni tampoco es una enfer­ Ahora bien, a pesar de esas diferencias, los pro­
medad sólo presente en las sociedades industria­ cesos cancerígenos tienen, al menos, como elemen­
lizadas. Por el contrario, en todas las especies tos comunes una proliferación anormal de células,
animales (y aun vegetales) se puede detectar la la tendencia a invadir los tejidos vecinos y la capa­
presencia de algún tipo de cáncer, constituyendo cidad de metastizarse, esto es, de diseminarse por
esta enfermedad una constante en la historia del otras partes del organismo.
género humano. De hecho, cáncer proviene de En el cáncer se habla de proliferación anormal
«carcinos» (cangrejo), término que Hipócrates de células porque, al contrario de lo que ocurre en
utilizó para designar a los procesos neoplásicos los tejidos normales, que cuando crecen o se renue­
(como el de mama) que a simple vista se presentan van se produce una división celular controlada en
como formaciones dotadas de prolongaciones o virtud de la cual se van sustituyendo unas células
patas y que, al igual que un cangrejo, hacen presa por otras, en el caso del cáncer ese sistema de di­
en los tejidos que invaden. visión celular se altera y se inicia una división in­
No obstante, la prevalencia del cáncer en el controlada que da lugar al crecimiento geométrico
mundo desarrollado es muy alta, llegando a cons­ de una masa tumoral o neoplasia.
tituir la segunda causa de muerte tras las enferme­ Multiplicándose rápidamente, las células cance­
dades cardiovasculares. En España, según datos del rosas pueden, por ejemplo, infiltrarse en órganos
INE, en 2010, el 28,1 de por 100 de los fallecimien­ como el riñón o el hígado sin dejar apenas tejido
tos han sido causados por los tumores, mientras que suficiente para que dicho órgano cumpla su función;
la mortalidad atribuible a las enfermedades del pueden erosionar los pequeños vasos sanguíneos
sistema circulatorio fue del 31,2 por 100. Además, provocando una anemia grave, como ocurre en el
aunque la mortalidad por cáncer muestra un ligero caso del estómago o, incluso, pueden bloquear,
descenso debido, en particular, al diagnóstico tem­ debido a su propio volumen, el drenaje de los exu­
prano y los avances terapéuticos, su incidencia sigue dados llenos de bacterias y provocar así neumonía
aumentando en un amplio espectro de la población, o insuficiencia respiratoria, causas corrientes de
incluso, en edades cada vez más tempranas, como muerte en el cáncer de pulmón.
es el caso del linfoma no Hodgkin o el melanoma. El crecimiento celular incontrolado se denomina
Aunque se habla de cáncer en singular, dentro en general neoplasia, etimológicamente «nueva
de ese diagnóstico común se encuadran no menos formación». Las neoplasias pueden ser benignas o
de 200 tipos de enfermedades distintas que presen­ malignas (tabla 13.2) y suelen dar lugar a la apari-

© Ediciones Pirámide

tienen capacidad de desplazarse reptan­ aledaños do entre las demás células y. el cáncer tiene una conocida capa­ oxígeno y otros nutrientes que debe llegarles a cidad de metastizarse. Las células cancerosas des­ los tumores se observa la formación de una pro­ prendidas de la masa tumoral pueden propagarse. segregan enzimas y fermentos que destruyen la sustancia colágena del tejido conjuntivo que sirve Para poder crecer. algunos expe­ rimentos con animales ya han demostrado que los TABLA 13. Necesitan Finalmente. quieren satisfacer su enorme voracidad. Ahora bien. de desplazarse a otras través de la sangre. De hecho.2 0 4 / Manual de psicología de la salud TABLA 13. en propiedad. al mismo tiempo. al contrario de las células nor­ b e n ig n a ritmo lento tejidos metástasis males. las células cancerígenas re­ de soporte a los tejidos. © Ediciones Pirámide . y malignas Una segunda característica de las células can­ N e o p la s ia Crece a No invade No produce cerígenas es que. m a li g n a rápidamente tejidos metástasis Además. esto es. S u p e r v iv e n c ia p r in c ip a l a lo s c in c o a ñ o s (% ) Colon Dieta Tracto intestinal Cambio hábito 73 y 7 evacuación intestinal Esófago Alcohol Esófago Dificultad para 22 y 1 Tabaco tragar Mama Factores hormonales Parte superior Nodulo 90 y 19 Dieta externa de la mama Número de hijos Estómago Dieta Aparato digestivo Pesadez gástrica 41 y 1 Nitrosaminas Pulmón Tabaco Aparato respiratorio Tos 47 y 1 Útero Papilomavirus Endometrio Secreción vaginal 85 y 21 sanguínea ción de un bulto que es lo que se denomina común­ fusa red de capilares que se desarrolla gracias a mente como tumor. lo que da lugar a un recorte en la aportación cuando se trate de un tumor maligno. no permanecen unidas entre sí porque su aledaños membrana carece de puntos de adherencia. Es por ello que en el seno de partes del organismo. sólo hablaremos de cáncer ral. aunque coloquial­ una sustancia segregada por las propias células mente el término «tumor» se utiliza como sinónimo tumorales denominada factor angiogenético tumo- de cáncer. lo que N e o p la s ia Crece Invade Produce favorece su tendencia a invadir los tejidos vecinos.2 fármacos que son capaces de inhibir la formación Diferencias entre las neoplasias benignas de esta red capilar inhiben también el proceso cancerígeno. de los nutrientes que el organismo necesita para mantener su equilibrio.1 Diferencias entre distintos tipos de cáncer F a c t o r e t io ló g ic o C á n c e r lo c a liz a d o ( s in y con T ip o d e c á n c e r L o c a l iz a c ió n S ín t o m a p r in c ip a l m e t á s t a s is ) .

en ocasiones. cuencia y certeza se han relacionado con el cáncer. ya puede incrementar el riesgo de muerte prematura que el estilo de vida del hombre moderno se carac­ por cáncer de pulmón. © Ediciones Pirámide . por ejemplo las pro­ pronóstico del cáncer. que suele ser fatal para el organismo. por lo tanto. Esto es lo que ha ocurrido con el Se estima que no menos de un 70 por 100 de los amianto —usado como aislante térmico y eléctri­ factores de riesgo que favorecen o desencadenan la co— y que se ha relacionado muy directamente con aparición de algún tipo de cáncer. a dad. en el caso del cáncer es muy impor­ los fumadores es diez veces mayor que entre los no tante recordar que los factores de riesgo no actúan. en un porcentaje muy importante de escroto. gicamente para provocar la aparición de la enferme­ páncreas y vejiga. Hoy se sabe que los alquitranes contenidos en el Se calcula que más de un 80 por 100 de este tipo hollín son sustancias cancerígenas que pueden de­ de neoplasias se puede atribuir al hábito de fumar sencadenar esta enfermedad. En el lugar donde que­ humo del tabaco y la contaminación atmosférica de dan ancladas pueden dar lugar a otro cáncer idén­ naturaleza industrial en el cáncer de pulmón. fumadores. a otra metástasis. A modo de ilustración histórica de esa influencia Sexualidad. La contaminación de las grandes ciuda­ que la prevalencia del cáncer haya aumentado de des por los compuestos de azufre que se desprenden un modo permanente a lo largo de este siglo y es­ de los medios de transporte y de las chimeneas pecialmente en las sociedades industrializadas. Tenien­ tico a aquel del que proceden que. o bien están li­ el desarrollo de los mesioteliomas pleurales. Psico-Oncología. que el hollín depositado de forma perma­ Tabaco. Además. o bien se deben a causas ambien­ plásticos— parece el causante del cáncer maligno tales (Weiss.000 habitantes es cantidad de vida de los pacientes. Es sabido que algunos pro­ ductos químicos industriales pueden tener un efec­ 2. sino que actúan sinér. Dentro de esta lógica. Cáncer / 205 a través del sistema circulatorio y del linfático. que un médico inglés en el siglo xvn de los casos. 1995). con el otros puntos del organismo. de modo aislado. El gados al estilo de vida de las personas y a sus cloruro de vinilo —utilizado en la industria de los comportamientos. El comportamiento sexual parece ambiental y cultural en la aparición de los tumores estrechamente ligado al cáncer de útero. y que el riesgo de padecer cáncer de pulmón entre No obstante. puede dar lugar. Cualquier algunos de los factores de riesgo que con más fre­ metástasis. la probabilidad de sufrir cáncer de boca. La relación tabaco-cáncer de pulmón nente en el escroto provocaría este cáncer de piel. parece particularmente estrecha (véase capítulo 6). donde nas terapias psicológicas para mejorar calidad y el número de casos por cada 100. No es de extrañar. el tabaco también incrementa en general. es lo que ha muy superior al de la media nacional y dentro de propiciado el nacimiento de una nueva disciplina las cuales la afectación de la enfermedad es de 6 a que hoy se denomina Psicología Oncológica o 1 en cuanto a la relación hombre-mujer. que se manifiesta con el paso del tiempo. El reconocimiento de que el ha observado que el cáncer de pulmón presenta la comportamiento del ser humano desempeña un incidencia más alta en las zonas industriales más papel fundamental en la etiología. así como la utilidad de algu­ vincias de Andalucía occidental y Asturias. el desarrollo y contaminadas de nuestro país. en teriza por su necesaria convivencia con los llamados España. a su vez. tal como puede ocurrir. Pott sospechó. por ejemplo. laringe. FACTORES DE RIESGO DEL CÁNCER to nocivo sobre la salud. 1985). Sustancias químicas. a continuación se describen puede ser más grande que el inicial. hollinadores (Nuland. ya que éste malignos. atina­ damente. en una infección de tipo vírico cuyo —Sir Percivall Pott— denominó cáncer de los des­ desencadenante es el papilomavirus. según reciente estudio epidemiológico. do en cuenta este hecho. baste citar el conocido caso del cáncer tiene su origen. de hígado. se factores de riesgo.

lación entre personalidad Tipo C y cáncer han traba­ jado con una muestra de sujetos que ya estaban en­ Alcohol. quien afirmaba que las mujeres melancólicas predisposición al cáncer y describe las caracterís­ eran más propensas a padecer cáncer que las mujeres ticas ya apuntadas. En España. Las dos caracte­ de los baños de sol o lámparas de cuarzo y.000 nuevos casos de cáncer anual­ cionales fuertes y. En este sentido. 1987). Eysenck y Verter (1988). El tipo 2 se consideraba como que se mostraban activas y seguras de sí mismas de predisposición a la cardiopatía isquémica (CI). se ha constatado que las nitrosaminas tida a un gran estrés. riesgo que la masculina (López-Abente. condiciona la aparición de uno de dos hogares y se utilizó como sujeto de examen al los cánceres más comunes. Variables de personalidad. laringe. Los miembros de estas mues­ que se ingieren en los alimentos ahumados están tras fueron entrevistados y se les administró un estrechamente relacionadas con el cáncer de estó­ cuestionario de personalidad y de estrés. De ahí la de mayor edad de la casa. la supresión y/o negación de reacciones emo­ dos Unidos 400. La idea de que deter­ Las entrevistas y cuestionarios de personalidad- minados perfiles de personalidad estaban relaciona­ estrés fueron utilizados para clasificar a los sujetos dos con el desarrollo del cáncer fue recogida por en cuatro tipos. En la actua­ ha descrito como apaciguadora. que solían isquémica y del Tipo B o personalidad sana— se pasar mucho tiempo expuestos al sol. el benzopireno. La mortalidad se evaluó 10 años más tarde. Eysenck (1993) consumo es más elevado. propusiese la moda del —habitualmente denominada Tipo C para distinguir­ bronceado. utili­ antes citados. Una alimentación rica en grasas y proteí­ mero de ellos fue realizado en una población de la nas y escasa en fibra. los sujetos mago y colon. por una calcula que esta forma de culto al sol causa en Esta­ parte. Abraira y Errezola. Maticek. Por otra parte y de un modo más zando una muestra normal de sujetos y otra some­ específico. característica de los países antigua Yugoslavia donde se estudió uno de cada desarrollados. donde la población reacción de abandono asociada a sentimientos de femenina muestra una mayor tendencia relativa de desesperación y desamparo. la prevalencia de este tipo divulgó una serie de tres trabajos de Grossarth- de cánceres es hasta cuatro veces mayor (Daufi. Es­ Muchos de los estudios que han sostenido la re­ colar. rial y se les analizó el colesterol en sangre. que se caracterizaba por mostrar reaccio­ sido muchos los autores que han postulado la relación nes tanto del tipo 1 como del tipo 2 y que parece entre el cáncer y distintos tipos psicológicos. (LeShan y Worthington. 1997). Desde entonces han El tipo 3. de riesgo para la salud. entre agricultores y pescadores. el mayor número de casos se frente adecuadamente al estrés con la subsiguiente registra en las Islas Canarias. En la estar a salvo tanto del cáncer como de la CI. se les tomó la presión arte­ también se ha relacionado con el cáncer. por lo que resulta imposible conocer si este potencial efecto cancerígeno que aumenta el riesgo tipo de personalidad es un antecedente o una conse­ de neoplasias en la boca. otro producto derivado también informaron acerca de sus comportamientos de la combustión de las grasas. 1956). El pri­ Dieta. El tipo 1 se consideraba como de Galeno. en aquellas regiones en las que el A pesar de estas dificultades. dócil y defensiva 100— se observa en aquellas personas que abusan (Baltrusch. Los otros dos estudios necesidad de modificar el consumo de nutrientes se llevaron a cabo en Heidelberg (Alemania). este tipo de cáncer — cuya prevalencia en los madamente paciente y cooperativa. El alcohol ingerido en exceso tiene un fermos. extre­ lidad. buscadora de últimos 50 años se ha incrementado en un 500 por armonía y evitadora de conflictos. por otra. cuyos sorpren­ dentes resultados merecen ser comentados. Stangel y Waltz. Antes de que Coco Chanel. el cáncer de piel se daba. El tipo © Ediciones Pirámide . fundamental­ la del Tipo A con propensión a padecer cardiopatía mente. Asimismo. no asertiva. el de colon. esófago e hígado. la imposibilidad de hacer mente. hace actualidad la personalidad con propensión al cáncer más de cincuenta años. Pollan. así. 1988). cuencia de la enfermedad.206 / Manual de psicología de la salud Rayos UVA. se rísticas sobre las que se pone el énfasis son.

6 por 100 Cardiopatía isquémica 8. 1987). Cáncer / 207 4. independientemente de objeto de una profusa investigación que ha dado su cronicidad. No todos los tipos de estrés se han relacionado además. Así. frente al 8. no han encon­ No obstante.7 por 100 (C I) Ediciones Pirámide . pérdidas afectivas. Verbeek. tal y como se ha descrito en el capí­ trado una relación significativa entre los rasgos de tulo 7. 1. el desarrollo del tumor no es afec­ la personalidad con propensión al cáncer y el desa­ tado. podría hablar en términos causales de dicha relación. el estrés físico crónico. Pero es que. Otten. mientras que otro gru­ de los tipo 1 habían muerto de cáncer.7 por 100 de los tipo 4. gos. colocó a un grupo de ellas en una situa­ lava. La relación entre cáncer y estrés ha sido del desarrollo del tumor.2 por 100 de los tipo 2 habían fallecido por en el grupo control. Al cabo de 400 días el por 100 de los tipo 2. ni entre el llamado patrón de esos resultados provienen de investigaciones de personalidad de predisposición al cáncer y el retrospectivas y son menos los estudios prospectivos desarrollo de la enfermedad (Bleiker.8 por 100 de los tipo 3 y 92 por 100 de los sujetos del grupo experimental 0. Hendriks. mientras que.6 por 100 de los tipo 4. caracterizado por la autonomía personal.3 por 100 29. ausencia de apoyo so­ Graves. a la CI y a los estados de salud de ratas que desarrollan característicamente cáncer (tabla 13. En este sentido. de hasta trece años de duración. ejemplo.2 hecho. TABLA 13.6 po fue utilizado de control. otros estudios con cial. CI el 29. aunque sea incontrolable. 1990). es la lugar a una extensa literatura sobre el tema.3 por 100 de los tipo 1.3). Cuando es posible el control del estrés por medios Quedaría por explicar qué variables mediarían entre conductuales. el estrés social es favorecedor Estrés. rrollo de la enfermedad. el 46. lo cual quiere miendo los resultados (Pérez Álvarez. Por el contrario. (1988) P e r s o n a lid a d t ip o 1 P e r s o n a lid a d t ip o 2 P e r s o n a lid a d t ip o 3 P e r s o n a lid a d t ip o 4 C a u sa d e m u er te (c á n c e r ) (CI) ( r e a c c io n e s t ip o 1 y 2 ) ( a u t o n o m í a p e r s o n a l) Cáncer 46. por 100 de los tipo 3 y 1. 2008). frente al 5. se ha de tener en cuenta que la mayor parte personalidad y el cáncer. Van der Ploeg.2 por 100 1. etc.) tienen una mayor probabilidad de padecer muestras más amplias y con seguimientos más lar­ distintos tipos de enfermedades. estudios con humanos han mos­ Aunque ha habido algún otro trabajo prospecti­ trado que las personas que sufren una mayor fre­ vo que abunda en la idea de la relación entre la cuencia de acontecimientos vitales estresantes (por inhibición de las emociones y el cáncer (Shaffer. a los 10 años de seguimiento. Un personalidad sana. 9. Utilizando una cepa pecto al cáncer. estudio clásico que pone de manifiesto la acelera­ Los resultados en los tres estudios mostraron el ción que el estrés podía imprimir a los procesos poder predictivo de los tipos de personalidad res­ tumorales es el de Riley (1975). pa­ decir que aunque se demostrase una fuerte relación rece que el estrés incontrolable. Por lo que respecta a la habían desarrollado cáncer de mama. sólo el 7 por 100 lo habían esta causa. agudo y de tipo entre la inhibición de emociones y el cáncer no se físico parece propiciar el crecimiento del tumor. incluido el cáncer.8 por 100 0.2 por 100 9. Swank y Pearson.2 por 100 5. en la muestra yugos­ de mama.6 por 100 1.3 Causas de mortalidad a los 10 años de seguimiento en el estudio de Grossarth-Maticek et al. inhibe el desarrollo del tumor. por ejemplo. realizados que confirman esta visión.2 por 100 ción experimental de estrés. Resu­ tema son tan sólo correlaciónales. En cambio. no se debe olvidar que los datos sobre este por igual con los procesos cancerígenos.

peca o lunar. 1992). el estrés también puede deprimir 100 de los bultos en el pecho tienen carácter el sistema inmunitario haciendo al organismo más maligno). los epiteliomas o cánce­ la dificultad para tragar los alimentos. a veces. Ahora bien. se ha de advertir que la presencia de dichos nutrientes que necesita el tumor para desarrollarse signos no se relaciona directa y necesariamente con (Folkman et al. las células su presencia a través de una serie de síntomas ines­ cancerígenas que circulan en sangre.. Por otra parte. Esto hace que muchos tipos de cánceres pasen desapercibidos hasta que se encuentran en una 4. mo (aunque parece que tan sólo el 20 por Y de otra forma. precisamente. tatado que el estrés elimina un tipo de células es­ En cualquier caso. — El cáncer de pulmón o laringe puede dar 3. las llamadas pecíficos entre los que destacan: fatiga. se podría afirmar que determinados narias (en especial de próstata) puede dar tipos de estrés pueden incrementar la velocidad de lugar a una alteración inexplicable de los desarrollo de un proceso cancerígeno. 1983). Los síntomas que en este momento aparecen dependen tanto de la localización en la que El tratamiento médico oncológico ha experimen­ se asientan (con abultamiento. los oncólogos han descrito siete signos de cocorticoides ante la situación de sobredemanda alarma que pueden ser síntoma de la presencia de favorece la angiogénesis. que se libera en el dos a otras alteraciones. tado un notable desarrollo que hace posible. a éstos. es decir. — El cáncer de colon y recto o de las vías uri­ En resumen. quiere decir que el estrés sea el causante del pro­ — Los tumores en el riñón. la en cicatrizar. células asesinas naturales (NK) (Munck y Guyre. el estrés per se no es den presentarse con la expulsión de sangre la causa de un melanoma.. Finalmente. tres y la de los órganos vecinos que son invadidos o posibles mecanismos. velocidad de crecimiento de dicho tumor será mu­ — El cáncer de mama o los ganglios afectos de cho mayor que si la persona es capaz (lo cual no metástasis dan lugar a la aparición de un deja de ser difícil en tales circunstancias) de man­ bulto en el pecho o en otra parte del organis­ tener un cierto sosiego en esa nueva situación vital. tomándolo torrente sanguíneo ante situaciones de estrés y de con la prudencia necesaria. La carcinogénesis es un proceso silencioso del — El cáncer de estómago o de esófago puede cual la persona no nota inicialmente síntoma alguno conllevar una pesadez gástrica persistente o si exceptuamos. res de piel que al ser externos son fácilmente descu­ biertos. pérdida del apetito o fiebre. geno principal en este tipo de cáncer suele ser la — El cáncer cutáneo se manifiesta. dolor. pero esto no hábitos de evacuación intestinal y urinaria. SINTOMATOLOGÍA lugar a una tos persistente o cambio en la cualidad de la voz. un tercer me­ la presencia de un cáncer. En un ejemplo. a exposición a elevadas dosis de radiación ultravio­ través de una ulceración de la piel que tarda leta. vejiga y recto pue­ ceso tumoral. incluye. especialmente ronquera. Obviamen­ redes de capilares a través de los cuales llegan los te. Junto 1991). ya que el factor cancerí­ por el ano o vías genitourinarias. debilidad. se puede afirmar que: la que el tumor se nutre antes de que llegue a los músculos (Romero et al. Por lo tanto. TRATAMIENTO MÉDICO fase avanzada. al menos. ya que pueden ser debi­ canismo sería el de la glucosa. la elevada producción de glu. la formación de un tumor maligno en un estado precoz. — El melanoma se presenta a través del creci­ miento súbito de una verruga. si una persona está estresada. vulnerable al factor cancerígeno. se ha cons­ comprimidos por el crecimiento neoplásico. pérdida de peso.2 0 8 / Manual de psicología de la salud La explicación de por qué el estrés favorece el etcétera) como de la función del órgano que afectan desarrollo de los tumores. claro está. hemorragia. En primer lugar. en la © Ediciones Pirámide . el cáncer puede advertir de pecializadas en combatir.

la administración de medicamentos que interfieran como es el caso de los rayos X. escape y evitación mitótica que las normales. En este caso es cuando se to más malignas son. por lo Schetter. que incluyen: búsqueda del apoyo social. Finalmente. Al igual que ocurría con la radioterapia. existen células del 5. Toledo. además. más mitosis sufren. La prueba de receptores hormonales el caso de los rayos gamma. bles a los citostáticos. como es producción. La radioterapia se mide la cantidad de ciertas proteínas. indica que la la formación de los cromosomas. La quimioterapia consiste en el hacer frente a las situaciones de estrés que ya se uso de sustancias químicas llamadas citostáticos detallaron en el capítulo 7. Radioterapia. distanciamiento. Puesto que las células cancerígenas cuan­ las células cancerosas. La terapia hormonal consiste básicamente en corta que pueden ser producidas eléctricamente. Las hormonas favorecen el crecimiento de algunos tipos de células cancerosas. La cirugía. Cáncer / 209 actualidad. lo cual podría dar lugar a la coadyuvante de la cirugía y radioterapia. darios característicos. en particular las células sanguíneas. Consiste en la aplicación sobre el como las del cáncer de mama y el cáncer de prós­ tejido tumoral de radiaciones ionizantes de onda tata. tres tipos de actuaciones son. aparición de leucocitos en la sangre o una sistemá­ tica alopecia total que suele provocar un profundo Cirugía. Si la prueba es positiva. aparición de metástasis. El problema que menor costo emocional posible. esto es. Taylor y Falke (1992) definieron tanto. como son la anemia. Dichas radiaciones provocan impor­ teínas facilitando el crecimiento de las células tu­ tantes alteraciones en el ADN. En este sentido. merecedoras de ser destacadas. sin embargo. Dunkel- que actúan contra la mitosis celular y que. se ha presenta la extirpación del tumor durante la operación de subrayar que la quimioterapia. Una adecuada preparación objeto la extirpación de la formación neoplásica. Las hormonas se pueden unir a estas pro­ las normales. durante hormona probablemente está ayudando a crecer a la mitosis. para el afrontamiento de esta situación será funda­ aunque sólo se aplica cuando el cáncer está muy mental para que el sujeto pueda superarla con el localizado y no es muy extenso. Terapia hormonal. © Ediciones Pirámide . se acompaña de radioterapia o de quimioterapia. o a través de la con la actividad de la hormona o que detengan su desintegración de elementos radiactivos. El cáncer es un evento vital estresante y el modo de afrontarlo implica recurrir a las estrategias para Quimioterapia. en el momento de morales. detienen la reproducción de las células can­ cinco patrones distintos de afrontamiento del cáncer. denominadas justifica en el hecho de que las células cancerígenas receptores hormonales. presentes en el tejido can­ son más sensibles a las radiaciones ionizantes que ceroso. Este tipo de intervención tiene como malestar psicológico. cerígenas. La terapéutica utilizada es cual su uso conlleva la aparición de efectos secun­ amplia. no busca la curación del cáncer. por lo general. que DEL CÁNCER muestran a las radiaciones ionizantes una sensibi­ lidad muy similar a las células tumorales. se ven recomienda administrar terapia hormonal para fre­ claramente más afectadas por las radiaciones. problema de esta terapéutica es que las radiaciones pueden afectar también a los tejidos vecinos al te­ jido tumoral y que. la des­ por su frecuencia. El problema de éstos es que Los distintos modos de enfrentarse a la enfer­ también afectan a las células normales. por lo tivas en casos de cáncer. conseguir cada vez más curaciones efec­ mente a las de la piel y a las de la sangre. guna célula cancerígena y permitir que se infiltre en sino que se trata sencillamente de un tratamiento el torrente circulatorio. salvo en tumores es que siempre se corre el riesgo de desprender al­ muy específicos. se muestran más sensi­ cognitiva y escape y evitación conductual. especial­ medad han sido objeto de debate (Barreto. ESTILOS DE AFRONTAMIENTO organismo. centrarse al tener las células tumorales una mayor actividad en lo positivo. Feinstein. El nar la estimulación hormonal del tumor.

2 1 0 / Manual de psicología de la salud

CUADRO 13.1
El afrontamiento de la muerte. La teoría de las cinco etapas

En 1969, Kübler-Ross sugirió que, ante la expectativa diagnóstico favorable o con aquellos otros cuya salud en
de la muerte, las personas pasan por cinco etapas distintas: principio era peor. El enojo puede traducirse en un resen­
negación, enojo, tristeza, depresión y aceptación. Es im­ timiento abierto hacia el personal sanitario, la familia o
portante subrayar que estas etapas no se dan ni en un orden cualquier persona sana, o, por el contrario, cuando no se
estricto, ni todas las personas pasan por todas ellas, o que expresa abiertamente, adopta la forma de irritabilidad y la
muchas personas reviven más de una etapa. A pesar de amargura. Esta etapa es una de las más difíciles para la
todas estas limitaciones, esta teoría presenta una descrip­ familia y amigos, ya que pueden sentir que el paciente les
ción fenomenológica detallada de muchos de los senti­ está culpando de estar sanos. En este sentido, entender que
mientos y pensamientos que emergen ante la evidencia de ese enfado no va dirigido contra ellos sino con su destino,
la muerte (Taylor, 2007). puede facilitar la convivencia, ya que el enojo puede ir
L a n e g a c ió n suele ser la reacción inicial de una fácilmente dirigido a cualquier persona cercana, especial­
persona al recibir un diagnóstico de una enfermedad mente a aquellas con quienes el paciente no considere
terminal. Se trata de una estrategia de afrontamiento que necesario ser educado o amable.
tiene como resultado la evitación de las consecuencias L a negociación es la tercera etapa propuesta por esta
que supondría asumir la enfermedad que se padece. En autora. En este momento, algunos pacientes hacen cábalas
este momento, las personas actúan como si la enfermedad intercambiando buen comportamiento por buena salud.
no fuese tan grave, como si fuese a desaparecer o como Son personas creyentes que buscan un pacto con Dios. La
si nada de lo que está ocurriendo tuviera implicaciones implicación en acciones caritativas o la complacencia
para el futuro. En estos casos, se suele pensar que el pueden ser signos de esta etapa.
diagnóstico ha sido erróneo o está confundido. Para la L a d e p re sió n aparece cuando el paciente va apren­
mayoría de las personas este estado puede durar unos diendo que poco o nada se puede hacer para evitar el de­
días. La negación es un proceso normal e, incluso, a sarrollo de la enfermedad. Esta etapa puede coincidir con
corto plazo puede ser útil y protector, ya que permite a el agravamiento de los síntomas, con una importante sen­
la persona no exponerse de forma abrupta a una situación sación de cansancio y dificultad para escapar del dolor y
muy difícil. Sin embargo, si la negación se mantiene a el malestar.
largo plazo, las consecuencias suelen ser muy negativas L a acep tac ió n puede ser el estadio final del proceso.
en la medida en que la persona será incapaz de hacer En este momento, el pensamiento nada agradable de la
frente a las implicaciones de una nueva situación, que muerte ronda la mente del paciente pero, al mismo tiempo,
requiere tomar importantes decisiones. le proporciona un cierto estado de tranquilidad y paz.
E l enojo suele comenzar con la pregunta ¿por qué a Algunas personas, entonces, son capaces de dejar sus
mí? y continúa con todas las comparaciones posibles con cuestiones personales arregladas y despedirse de la fami­
aquellos que, estando en la misma situación, tuvieron un lia y amigos.

Martínez y Ferrero (2003); sin embargo, los datos yor tensión emocional y distrés psicológico. Ade­
parecen indicar que tanto la búsqueda del apoyo más, cuando la familia adopta este mismo patrón
social como el distanciamiento y centrarse en lo de evitación, el malestar emocional aumenta (Ben-
positivo pueden servir para reducir la tensión psi­ Zur, Gilbar y Lev, 2001; Gilbar y Zusman, 2007).
cológica y el malestar emocional. Además, estas A pesar del impacto psicológico que provoca el
estrategias también modulan positivamente la per­ diagnóstico y el tratamiento del cáncer, resulta
cepción del dolor (López-Martínez, Esteve-Zaraza- sorprendente que muchas personas se adaptan no­
ga, Ramírez-Maestre, 2008). Por el contrario cual­ tablemente a esa situación y, con la excepción de
quier forma cognitiva o conductual de evitación o los casos de depresión (hasta un tercio de los pa­
escape que se utilice para «olvidarse» y huir siste­ cientes la padece en algún momento del proceso),
máticamente de la enfermedad se asocia a una ma­ su estado psicológico no difiere de las personas

© Ediciones Pirámide

Cáncer / 211

sanas (Villoria et al., 2008) y es significativamente 6.1. La comunicación de la información
mejor que las personas que sufren problemas de sobre la enfermedad
salud mental (Van Spiljker, 1997). También se ha
observado que los pacientes de cáncer de pulmón Uno de los primeros asuntos que se plantea en
que han sido operados tienden a mostrar mayores relación al cáncer es abordar la comunicación del
niveles de calidad de vida y mejor estado afectivo diagnóstico de la enfermedad al paciente y sus fa­
que los enfermos respiratorios crónicos (Galán, miliares, del proceso de tratamiento que se va a
Pérez Martín y Borda-Mas, 2008). seguir y de las consecuencias físicas y psicosocia-
En este sentido, algunas personas con cáncer les del mismo. El cáncer ha sido hasta no hace
llegan a manifestar que esa experiencia ha hecho muchas décadas una enfermedad tabú que se tendía
que su vida mejore en otros aspectos, como en la a ocultar al paciente y a la que se evitaba mencionar
satisfacción en sus relaciones personales (particu­ directamente, para lo cual se utilizaban algunos
larmente en el caso de la mujer) y en el crecimien­ eufemismos tales como el de «una larga y penosa
to personal (de modo especial en el caso del hom­ enfermedad». Sin embargo, a lo largo de los últimos
bre). Estos descubrimientos se han enmarcado años esa tendencia se ha ido invirtiendo. A ello
dentro del constructo que se denomina Benefit contribuye, sin duda, el creciente número de per­
Finding (Katz y Flasher, 2001; Harrington, McGurk sonas que sufren esta enfermedad, el conocimiento
y Llewellyn, 2008). Esta reacción ante el cáncer, generalizado de síntomas de algunos tipos de cán­
que lleva a algunas personas a apreciar detalles de cer (por ejemplo, un bulto en la mama) y de los
su vida que hasta entonces habían pasado por alto. efectos secundarios de los tratamientos o la adop­
ción de un modelo médico en el que se enfatiza el
papel más activo del paciente. En España, los cri­
6. INTERVENCIONES PSICOLÓGICAS terios sobre los que se toma la decisión de dar in­
EN EL CÁNCER formación al paciente son subjetivos y están influi­
dos notablemente por el entorno familiar y cultural
La aparición y diagnóstico del cáncer coloca a (Marín, López y Pastor, 1996). En EE.UU., dar la
la persona en una nueva situación vital que le obli­ información sobre la enfermedad es un imperativo
ga a adaptarse a los cambios que la enfermedad legal.
provoca en el ámbito personal, familiar, social, En cualquier caso, en todo lo relativo a la comu­
laboral y del autocuidado. En este contexto ha emer­ nicación sobre la enfermedad no deberían perderse
gido la necesidad de una ayuda profesional psico­ de vista dos variables que pueden permitir organizar
lógica que contribuye a facilitar dicha adaptación, la información que se da al paciente. Por un lado,
Aunque en la intervención psicológica en el cáncer existe un importante grupo de pacientes que desean
se están utilizando herramientas distintas, cabría ser informados lo más completamente posible sobre
agruparlas en función de sus objetivos. Por un lado, su enfermedad, mientras que otros no desean reci­
se han aportado algunas estrategias sobre cómo debe bir información alguna. Por una parte, una infor­
ser la comunicación efectiva sobre la enfermedad; mación detallada de los tratamientos es probable
se han desarrollado programas para reducir el ma­ que provoque, a corto plazo, desajustes comporta-
lestar físico causado tanto por la enfermedad como mentales especialmente en aquellos casos donde la
por el tratamiento médico y farmacológico; progra­ enfermedad tiene un peor pronóstico o cuando la
mas de carácter psicoterapéutico cuyo objeto es persona sea informada de más problemas de los que
enseñar a manejar al paciente y a su familia los esperaba. Ahora bien, a medio y largo plazo la in­
daños emocionales que provoca la enfermedad y, formación puede mejorar las conductas de autocui­
finalmente, programas dirigidos a la prevención del dado y reducir el miedo y las conductas depresivas
cáncer. A continuación, se expondrán las líneas (Durá, 1990; McQuellon, Wells, Hoffman et al.,
básicas de cada uno de ellos. 1998).
© Ediciones Pirámide

2 1 2 / Manual de psicología de la salud

Desde esta perspectiva, la comunicación del adecuarse al estilo personal del paciente. Tal y
diagnóstico tendrá un efecto más o menos positivo como se ha destacado, hay personas que no quieren
en función del qué, cómo y cuándo se comunique saber nada sobre su enfermedad, y viceversa. Mien­
dicha información (Cruzado y Olivares, 1996). En tras que en el primer caso una insistencia excesiva
cuanto al qué o contenido de la información, estos puede generar un mayor malestar en el paciente, en
autores destacan que debería incluir: el diagnóstico el segundo se debería ser suficientemente extenso
de la enfermedad y las características clínicas del en la información para evitar que el paciente siguie­
cáncer, el tipo de sistema diagnóstico que se va a se indagando por su cuenta. Finalmente, se ha de
utilizar (analítica, biopsia, etc.) y las modalidades insistir, de un modo realista, en las posibilidades
de tratamiento que se van a aplicar, además de sus de tratamiento y las elevadas tasas de recuperación
efectos secundarios (alopecia, náuseas y vómitos, etc.) existentes en la actualidad, además de destacar el
y las medidas paliativas disponibles para hacer papel que el comportamiento del propio paciente
frente a los mismos. juega en su recuperación. No se trata de alentar
En cuanto al cómo y cuándo presentar la infor­ expectativas desproporcionadas, sino suministrar la
mación se han subrayado los siguientes aspectos información adecuada a cada paciente en particular
(Couuzijn et al., 1990; Cruzado y Olivares, 1996). para conseguir una mejor adaptación a la enferme­
La información debe darse gradualmente en función dad a largo plazo.
de la fase del proceso asistencial en que la persona Font (2003), en un estudio sobre la eficacia de
se encuentra. Demasiada información puede con­ las intervenciones psicológicas en el cáncer, obser­
fundir al paciente, máxime en aquellos momentos va que no se han mostrado suficientemente los
en que su capacidad para atender y comprender la efectos de las intervenciones informativas a nivel
misma no es la óptima. Superar el cáncer supone de conocimiento sobre la enfermedad y su trata­
un largo proceso que implica momentos tan distin­ miento. Ni se conoce con detalle qué pacientes
tos como el diagnóstico, la cirugía o la quimiotera­ quieren ser informados ni hasta qué punto debe
pia, por ello la información deberá ir detallándose profundizarse en la información. Sin embargo, las
en cada momento del proceso. Por otra parte, la intervenciones informativo-educativas sí logran
información debe ser congruente desde todas las efectos positivos en el campo afectivo.
instancias, de tal manera que debe ser dada al pa­
ciente y a los miembros de su entorno a la vez y,
6.2. Intervención psicológica
además, todo ello supone una buena comunicación
sobre los efectos negativos
entre los doctores y otros profesionales sanitarios
de la enfermedad y del tratamiento
para evitar, en lo posible, contradicciones o expli­
caciones diferentes del problema. No se debe olvi­ Junto al incremento de las tasas de supervivencia
dar que en situaciones tan difíciles como ésta las de los pacientes oncológicos, en la actualidad se
personas escuchan aquello que quieren oír y tienden presta cada vez más atención a su calidad de vida.
a seleccionar determinados fragmentos de la infor­ Esto se debe, en parte, a los datos que ponen de
mación, por lo que cualquier divergencia, por pe­ manifiesto el impacto emocional negativo que para
queña que sea, siempre puede ser mal interpretada las personas tiene el diagnóstico de la enfermedad
(Abizanda, Bernat, Ballester et al., 2008). En tercer y las consecuencias físicas y psicológicas de los
lugar, la información sobre la naturaleza, evolución tratamientos utilizados. Dichos problemas no sólo
y pronóstico de la enfermedad ha de ser dada por aparecen en el transcurso del tratamiento, sino que
el médico, aunque los aspectos psicosociales (rela­ pueden persistir en la fase libre de tratamiento
cionados con los vómitos, con la imagen corporal, durante la cual pueden aparecer, incluso, otros nue­
etcétera) han de ser tratados, bien por el psicólogo, vos.
bien por otro paciente que ha pasado por la misma En esta línea, diversas investigaciones han pues­
situación. Por otra parte, la información ha de to a prueba distintos programas terapéuticos para

© Ediciones Pirámide

Cáncer / 213

tratar de paliar esas dificultades. Tres de los pro­ Por su parte, Jacobsen, Meade, Stein et al. (2002)
blemas más comunes que presentan los pacientes desarrollaron un programa autoaplicado para los
oncológicos y acerca de los que detallaremos ca­ pacientes sometidos a quimioterapia. La intervención,
racterísticas y alguna de las intervenciones propues­ además de proporcionarles material escrito y audio­
tas son: la depresión, la fatiga y el dolor (Fernández, visual, incluyó técnicas de desactivación como la
Padierna, Amigo et al., 2006; Faul y Jacobsen, respiración abdominal, el entrenamiento en relajación
2012 ). muscular progresiva y autoinstrucciones. Los parti­
Los síntomas depresivos no sólo empeoran la cipantes tenían la oportunidad de entrevistarse con
calidad de vida de los pacientes, sino que dificultan el clínico que llevaba el programa antes del inicio de
la adhesión al tratamiento y prolongan el período cada sesión de quimioterapia para aclarar dudas y
de hospitalización (Prieto, Blanch, Atala, Carreras, para alentarle a poner en práctica esas técnicas. En­
Rovira y Cirera, 2002). Las posibles causas de la tre otros, los resultados mostraron menos signos de
depresión en este contexto incluyen desde la exa­ depresión en el grupo experimental que en el grupo
cerbación de problemas psicológicos preexistentes control que recibió el cuidado habitual.
hasta la reacción a un diagnóstico que potencial­ La fatiga, entendida como una sensación subje­
mente amenaza la vida, pasando por la presencia o tiva de cansancio permanente, adquiere en el pa­
recurrencia de síntomas desagradables como el ciente oncológico una dimensión particular, ya que
dolor. No es de extrañar, entonces, que la depresión es vivida como la incapacidad de recuperarse aun
se asocie de manera significativa con la mortalidad después de períodos prolongados de descanso y
por cáncer (Pinquart y Duberstein, 2010). Las cifras sueño. Además, suele ser uno de los elementos que
de prevalencia que obtienen los distintos estudios más condiciona la vida cotidiana del paciente y
varían ampliamente debido a las distintas caracte­ afecta a todas las dimensiones del comportamiento.
rísticas de muestras analizadas y los propios méto­ Entre un 75 por 100 y un 100 por 100 de los pa­
dos de evaluación. No obstante, se podría afirmar cientes sometidos a quimioterapia o radioterapia
que entre un 20 por 100 y un 29 por 100 de los sufren fatiga, que puede persistir varios meses des­
pacientes sufrirán síntomas depresivos en algún pués de la finalización del tratamiento. Su causa
momento de la enfermedad oncológica (Rhondali, puede encontrarse en la propia naturaleza del tumor,
Perceau y Berthiller et al., 2012). en los efectos secundarios del tratamiento, en la
La intervención psicológica sobre esta proble­ inactividad física o en el catastrofismo que algunas
mática ha sido muy diversa y su eficacia, evaluada personas manifiestan en relación a la enfermedad
en conjunto a través del metaanálisis, se encuentra y que puede incrementar el nivel de estrés (Faul y
en debate (Jacobsen y Jim, 2008). Sin embargo, sí Jacobsen, 2012).
se pueden encontrar en la literatura investigaciones Kangas, Bovbjerg y Montgomery (2008) reali­
bien controladas que han permitido mostrar la efec­ zaron un metaanálisis en el que han mostrado que
tividad de algunos programas terapéuticos en po­ diversas intervenciones psicosociales (programas
blaciones oncológicas particulares. Trabajando con de ejercicio físico y caminar y técnicas cognitivo-
un grupo de pacientes que presentaba un elevado conductuales) pueden ayudar a paliar este problema
estrés a causa de su enfermedad, Nezu, Nezu, Mc- de un modo clínicamente significativo en muchos
Clure, Felgoise y Houts (2008) desarrollaron una pacientes. No obstante, se debería tener en cuenta
intervención basada en el entrenamiento en resolu­ que puesto que la fatiga suele concurrir con la an­
ción de problemas, ajustada a las dificultades pro­ siedad y la depresión en el paciente oncológico, su
pias del cáncer durante 10 sesiones. Los resultados abordaje debería realizarse de modo conjunto
mostraron que los sujetos del grupo experimental (NCCN, 2010).
presentaban al final del tratamiento menos síntomas Barsevick, Dudley, Beck et al. (2004) aplicaron
depresivos y de estrés que el grupo control de lista un programa de actividad física y de conservación
de espera. de energía en tres sesiones a pacientes oncológicos

© Ediciones Pirámide

suelen con­ pia o radioterapia.05).. etc. En otras ocasiones son los procedimientos valorar la eficacia de los tratamientos psicológicos diagnósticos y terapéuticos o también puede apa­ utilizados en conjunción con los tratamientos far­ recer como un efecto secundario de la quimiotera­ macológicos puesto que. ya que el efecto de la intervención eleva al 64 por 100 (Van den Beuken. (2008) de­ dades de sus actividades habituales. en par­ grupo experimental mostró un alivio clínicamente ticular. que es como suelen presentarse. Donovan. si bien cientes que habían sobrevivido al cáncer y que no se apreciaron diferencias entre ambos grupos en presentaban altos niveles de fatiga. En concreto. en pacientes oncológicos que ha­ esta nueva perspectiva. depresión o fatiga. (2003) mostraron que un programa de ejerci­ A continuación se proporcionaba una evidencia cio físico realizado en una bicicleta estática duran­ creíble para modificar dichas creencias y. et al. sus síntomas de fatiga y hacer una lista de priori­ Ward. se resumía y discutía los beneficios de adoptar semana reducía.). Los sobre las causas. En conjunto parece que en torno currir. 2007). no se significativo de la fatiga respecto al grupo control suele trabajar con pacientes en un estado avanzado de lista de espera. Su apa­ todo ello. duración y consecuencias del do­ resultados mostraron que la fatiga en el grupo ex­ lor. la investigación deberá orientarse. alteración del sueño y de la actividad cias que Faul y Jacobsen (2012) han realizado en física.e. Por el contrario. merece tener en cuenta las sugeren­ petuarla (p. significativamente única sesión. De Rijke et al.2 1 4 / Manual de psicología de la salud que estaban recibiendo quimioterapia o radioterapia. En primer lugar. Por la calidad de vida del paciente oncológico. la información recogida se utiliza para pro­ cinco pasos con pacientes que sufrían dolor con un mover las actividades valiosas y minimizar la in­ diagnóstico de cáncer metastásico. Habrá que el dolor. A veces es el propio tumor el que causa junto. 2004). preocupación en tomo a la fatiga. Esta intervención se comparó con una su fatiga en relación al grupo control. miedo a la relación a la intervención psicológica en este cam­ recurrencia de la enfermedad. En la segunda sarrollaron un programa de estas características en sesión. de la enfermedad y con niveles altos y clínicamen­ El dolor es otro de los síntomas que más alteran te significativos de dolor. Por su parte. p < 0. Los resultados po. se deberían incluir en los estudios al 50 por 100 de los pacientes manifiestan quejas pacientes con niveles moderados o severos de los de dolor en algún momento de la enfermedad. gen. venciones cognitivo-conductuales mostraron un se les proporcionaba un registro donde monitorizar tamaño del efecto moderado (d = 0. © Ediciones Pirámide . terferencia de la fatiga. establecimiento de prio­ alivio del dolor oncológico. Gordon nales y las pérdidas que entrañaban esas creencias. del cáncer de mama.e. Se señalaban las limitaciones perso­ control. entre rición puede tener causas muy diferentes (McGui.36. al manejo de estos problemas en con­ re. Witjes y Bleijenberger (2006) experimental informó de una reducción significati­ utilizaron la terapia cognitivo-conductual en pa­ va del dolor cotidiano respecto al control. las inter­ ridades y actividades de estimulación). finalmen­ te 15 semanas con una frecuencia de tres veces por te. otras tareas. En general. centró en diversos factores que contribuyen a per­ Finalmente. A partir de ahí se identificaban y discutían las perimental se redujo significativamente en relación concepciones equívocas sobre el dolor y el uso de a un grupo de educación nutricional que sirvió de analgésicos. Mackey. Courneya. La terapia se el tratamiento analgésico. Por último. En síntomas más que incorporar de modo rutinario a aquellos que sufren metástasis este porcentaje se toda la población. El grupo Giellissen. puede ser muy distinto. Van Everdin. similar que se entregó de forma escrita. Todo ello se trabajó en una bían finalizado el tratamiento. Verhagen. Devine (2003) mostró que la sobre el problema y aprendían algunas estrategias intervención psicológica puede ser efectiva para el para ahorrar energía (p. En una revisión siste­ Durante la primera sesión recibían información mática sobre el tema. se observa que hay una sobrerre- mostraron tras casi dos años de seguimiento que el presentación de algunos tipos de cáncer. Una tercera sesión se dedi­ se pedía a los pacientes que expresaran sus creencias có a la evaluación y revisión del programa. Asimismo. Gunnarsdottir et al. generalmente. Finalmente.

en el cáncer de pulmón racterístico de personalidad asociado al cáncer. Par­ ticularmente conocido es el trabajo de los doctores afrontamiento (Feigin. para la prevención del cáncer consiguieron unos resultados bastante sorprenden­ y recidiva de la enfermedad tes. los efectos positivos de las dos sujetos del grupo de terapia conductual habían terapias de grupo radican en la obtención de apoyo fallecido a causa del cáncer frente a 23 en el grupo social. visualización. Se necesitaría que grupos modelado que el grupo conlleva. Los resultados demos­ a proporcionar. que se clasificaron como personalidad tipo son dirigidas por personas afectadas y se orientan 1 (predispuesta al cáncer). fundamentalmente. En uno de estos estudios. desarrollar grupos. técnicas operantes. resolución de problemas Por otra parte. th-Maticek.4. Asimismo. Tras catorce años de seguimiento una de las mujeres del grupo experimental desarro­ Ahora bien. se ha sugerido que la participación control. 2000). 50 varones y 50 de la salud con unos objetivos definidos. se aplicó una te­ de grupo: unas. en estas terapias está particularmente indicada para Eysenck. el apoyo emo­ para la prevención del cáncer (Eysenck y Grossar- cional y mejorar el afrontamiento de la enfermedad. En el caso del cáncer de mama la tasa de su­ pervivencia tras dicha terapia fue de tres años fren­ Sobre la base de la existencia de un patrón ca­ te al año y medio esperable. Greenberg y Ras. apoyo emocio­ traron a los trece años de seguimiento que tan sólo nal. Grossarth-Maticek y Eysenck. sultados de este tipo de terapia y concluye que. grupo control. la ron aleatoriamente a un grupo de mujeres sanas con terapia de grupo permitiría. Simonton (1981) quienes. queda un largo para responder a las necesidades de cada persona. camino por recorrer antes de que dichos resultados Sin olvidar que. Terapias psicológicas visualización a pacientes con cánceres avanzados. De hecho. moldeamiento y/o el modelado. uno de entrenamiento en autonomía y un habilidades para el manejo de las emociones y otros efectos negativos de la enfermedad y el tratamiento. Terapia de grupo llevaron a cabo diversos estudios que trataron de mostrar la utilidad de un programa basado en téc­ El objetivo principal de las terapias de grupo nicas de desensibilización y habilidades sociales pasa por facilitar la comunicación. relajación. 1991. Heeb. Costa y Diel (2000) asigna­ personas con escaso apoyo social. en ha llevado a diversos autores a la aplicación de general. reestructuración cognitiva. pueden observarse mejoras al finalizar la distintas técnicas psicológicas cuyo objeto busca el intervención y en períodos de seguimiento de seis meses sobre el estado emocional y las habilidades de fortalecimiento de la inmunidad del paciente. las conducidas por un profesional rapia individual a 100 sujetos. dada la importante relación exis­ o entrenamiento asertivo). por ejemplo. Boyle. Existen dos modalidades diferenciadas de terapias 1991). a través de la instruc­ elevado riesgo de padecer cáncer de mama a dos ción. Los estudios publicados utilizan diferentes formas pronóstico. y otras que mujeres. precisamente por los procesos de puedan ser aceptados. Cáncer / 215 6. ta la fecha no se ha realizado. lló este tipo de cáncer frente a siete en el grupo la composición de los miembros (en cuanto a la fase control. se la tasa de supervivencia fue de algo más de un año Ediciones Pirámide . Y has­ parada de pensamiento.3. aplicando la terapia de 6. En la investigación científica ésta es una condición de intervención (counselling. Grossarth-Maticek. como. modelado. sine qua non para validar cualquier hallazgo. el cáncer de pulmón. Font (2003) revisa los re­ tente entre el cáncer y el estrés (véase capítulo 7). En ambos casos. de la enfermedad y sus propios recursos emociona­ A pesar de la rotundidad de estos resultados les y de afrontamiento) repercutirá en el grado de sobre la eficacia de la terapia conductual como participación de éstos y en la capacidad del grupo tratamiento preventivo del cáncer. En la misma línea. las recaídas o el independientes de investigación consiguiesen la fallecimiento de alguno de los componentes entra­ replicación de estos llamativos resultados con mues­ ñan una dificultad añadida a las múltiples pérdidas tras más amplias y en otros tipos de cáncer de peor que ha de afrontar el paciente oncológico. como en cualquier terapia de grupo.

la visión con quimioterapia y terapia psicológica sobrevivie­ del propio paciente que se ve a sí mismo recupe­ ron 22. Simonton y Creighton.9 meses. estos resultados. además del entre­ mioterapia y la otra mitad no. © Ediciones Pirámide . finalmente. Qué duda cabe entonces. de vida de las pacientes con cáncer de mama en las deben ser analizados a la luz de las limitaciones me­ que había aparecido metástasis.92 meses. que pueden ser muy (1989). Kraemer y Gottleib Obviamente. Los resultados mostraron fácilmente vulnerables. 2010). hace imposible dilucidar sobre su potencialidad para la prolongar la vida si la terapia de visualización podría ser sustituida por (Coyne y Tennen. en los cuales se observó que la expectativa alentadores para muchos pacientes y sus familiares. una revisión posterior de los datos demostró que este tipo de estudios son sujetos autoseleccionados esas diferencias.216 / Manual de psicología de la salud frente a los seis meses que describe la literatura y Por otra parte. se encuentran muy tado inicialmente. En la misma línea se encuentran los resultados 1978). la mitad recibió terapia zación de una serie de imágenes entre las que se psicológica. un tratamiento médico que que la supervivencia de quienes no recibieron nin­ es capaz de destruir a las células cancerosas. la efectividad indiscriminada de las terapias de grupo a todas las de la terapia de visualización en el cáncer no es más mujeres que padecen cáncer de mama con metás­ (ni menos) que la de un placebo que se ajusta a un tasis. se duplicaba en todológicas que este tipo de estudios arrastran. denominada terapia de innovación crea­ encuentran células cancerosas que aparecen como tiva. Bloom. Es evidente que los participantes en te. cuya en la selección de la muestra y la ausencia de un supervivencia media fue de 18. células guna forma de terapia fue de 11. Dentro de cada uno namiento en relajación de los pacientes. la visuali. la mitad de las cuales recibió qui­ La terapia utilizada incluye. llaman la atención los resultados en el caso del cáncer de colon la supervivencia fue obtenidos por Grossarth-Maticek (1980a).08 glóbulos blancos que son superiores en número en­ meses. si bien sonal. mientras que las que fueron tratadas expulsándolas del organismo y. no existe una cualesquiera otra forma de terapia de cara a obtener evidencia suficiente para reclamar una extensión los mismos resultados. Por otra parte. 2008). minal de mama. aunque existían.28 meses. las que sólo recibieron terapia psicológica tran en combate con las células cancerosas y acaban 14. No obstan­ grupo control. destaca la dificultad de evitar los sesgos ses) respecto a las pacientes del grupo control. que los resultados este tipo de programas pueden proporcionar una positivos obtenidos vienen siempre mediados por este mejora del estado psicológico de los pacientes. Neal. no se han confirmado que permita contrastar la eficacia de la terapia con las expectativas iniciales que se habían puesto otros efectos no específicos. motivados para hacer frente a su difícil situación per­ Una revisión sobre este tema indica que. no eran signifi­ que voluntariamente se prestan a participar en este cativas. por lo tanto. la ausencia de un grupo control especialmente a corto plazo. de estos grupos. Las que sanas que soportan ese mismo tratamiento médico. encontrados por Spiegel. a su vez. tal como el equipo de Spiegel había apun­ tipo de programas y. Por ello. quien de casi dos años frente a los nueve meses que indi­ trabajó con 100 mujeres que padecían cáncer ter­ can las estadísticas. rando la salud (Simonton. Parti­ aquellas que recibían terapia psicológica (36. Por todo lo cual.40 meses. hecho. Su uso parecería más adecuado a demanda grupo de pacientes dispuestos a luchar contra la en­ de las pacientes (Edwards. Hulbert-Williams y fermedad con todas sus fuerzas (véase capítulo 10). y la otra mitad no.8 me­ cularmente. recibieron sólo quimioterapia sobrevivieron 14.

¿ Qué modelo teórico explicativo de las con­ 3. Existencialismo. aspectos y contenidos comunes a los tres. «psicología de la salud» comparten muchos 2. Cognitivismo. El ser un enfoque más unidisciplinar. Psicología de la salud 3. ¿Qué orientación teórica predominó en la primera fase de la Medicina Psicosomática? 1. al comparar entre sí estos en­ 4. Aspectos teóricos 1. Salud. Los modelos teóricos surgidos en las últimas 2. las relaciones entre las alteraciones físicas 3. Psicoanálisis. La medicina conductual. La medicina psicosomática. la percepción de la susceptibilidad personal 5. El poner el énfasis en los factores bio. La psicología de la salud. ej. Integrar la terapia somática y la psicote­ Protección) comparten la hipótesis de que rapia. Anexo I Preguntas sobre Psicología de la Salud recogidas en las últimas convocatorias de los exámenes PIR (Psicólogo Interno Residente) Tema 1. Imprevisible. la Teoría de la Utilidad Subjetiva 4. 1 y 2 coincidieron en el tiempo. pio de la psicología de la salud?: Tema 2. El Modelo de Creencias sobre la psicosociales. Psicología Sistémica. la pri­ 1. Incoherente. Conductismo. Desde una perspectiva psicológica. Los enfoques conocidos como «medicina psicosomática». Intencional pero no racional. No obstante. relacionados con las conductas de salud 3. foques. (p. ¿quépodría decirse que es más pro­ 5. El énfasis en los correlatos etiológicos y diagnósticos de los trastornos. El abordar un conjunto amplio de pro­ décadas sobre los procesos psicológicos blemas de la salud. Esencialmente racional e intencional. a la enfermedad y su severidad? © Ediciones Pirámide . 1. 1. ductas de salud enfatiza la importancia de 4. La psicología médica. mera disciplina que se ocupó de analizar 2. la conducta humana es: 2. «medicina conductual» y 1. 2. y los estados psicológicos fue: 4. 5. Esperada o la Teoría de la Motivación de 5. 3. Predominantemente inconsciente. 2.

IMC = 25. Las dietas que buscan una pérdida rápida grama de tratamiento para la Anorexia Ner­ del peso son más eficaces. tratamiento psicológico de la Anorexia Ner­ 4. En una dieta saludable la pérdida de la ingesta del paciente. Modelo de competencia. La recuperación nutricional y la norma­ (IMC) se considera que una persona es obe­ lización dietética. C o n tr o l d el p eso 2. se mantenga la pérdida de peso ?: 5. 4. Modelo PRECEDE-PORCEED. Cuando una dieta ha estado bien diseña­ puesta. la dieta y el control de peso es correcta ?: 3. 2. bulimia ? 3. ¿A partir de qué Indice de Masa Corporal 4. Para reducir la frecuencia de atracones en el subtipo de AN purgativa. Peso normal y riesgo nulo. la pérdida de peso no va seguida de una tendencia a su recuperación. Modelo de las creencias de salud. 2. 1. Obesidad grado II y riesgo elevado. En el tratamiento de la anorexia nerviosa los 4 kg. el sistema cardiovascular. ¿Cuál es el objetivo prioritario de un pro­ 3. 3. Efecto suelo. Modelo transteórico. 3. Para manejar los rituales de comproba­ ción (p. riesgo conlleva para la salud? 5. ¿ Cómo se denomina el efecto de las dietas 2. Efecto setpoint. ¿A qué clase de peso corresponde un índice 3. 4. Las dietas pueden ser más o menos efi­ caces pero nunca son perjudiciales para 1. mento de la restricción calórica para que 4.2 1 8 / Manual de psicología de la salud 1. 2. IMC = 18. 1. La modificación de hábitos y creencias 5. peso. 6. IMC = 30. peso semanal debería estar en torno a 5. Para conseguir un aumento del peso y de 1. Sobrepeso grado I y riesgo nulo. 7. La mejora de la autoestima y autocon- fianza del paciente. no está indicada la prevención de res­ 2. La mejora de las relaciones familiares. viosa ?: 4. T em a 3 . IMC superior a 40. da. prevención de respuesta en el marco del 3. ¿Cuál de las siguientes afirmaciones sobre repetidamente). ¿Con qué finalidad se utiliza la técnica de 2. Pérdida de control ante los hidratos de 5. Obesidad mórbida y riesgo muy elevado. Efecto habituación. ¿Qué característica comparten anorexia y 2. Un sobrepeso estable es más sano que disfuncionales respecto a la comida y el una continua fluctuación del peso. La mejora de la imagen corporal. 1. Para mejorar la autoestima del paciente. carbono. IMC = 35. por el cual es necesario un continuo incre­ 3. © Ediciones Pirámide . viosa (AN)?: 5. sa ?: 5. 4. 1. Efecto techo. Efecto tolerancia. Obesidad grado I y riesgo moderado. ej. Modelo de acción razonada. 5. 1. pesarse o mirarse al espejo 1. de masa corporal de 26 y qué grado de 4.

miento y estrés se ha puesto de manifiesto 5. Sarason. El consumo de tabaco «Light» (bajo en la ocurrencia de sucesos vitales. Reduce la cantidad total de nicotina que 2. Suele llevar al dependiente del tabaco a fumar más para compensar la menor do­ 4. 4. Reduce el riesgo de cáncer. La amenorrea. 1. Las mujeres afrontan el estrés de forma Tema 4. Las personas orientadas a la emoción son díaca un 5 por 100. H. Las personas orientadas a la tarea puntúan 1. 4. 2. 2. 3. inhala el fumador. 5. Las personas orientadas a la tarea son debe permanecer al menos 12 minutos e más optimistas y competitivas. idealmente entre 15 y 30 minutos. La hostilidad hacia la madre. 5. «esperar 5. Holmes. que ocurra un milagro. B. H. organismo no se habitúe excesivamente 2. 3. Desde los estudios sobre estilos de afronta- 4. Estrés y las formas corporales. siológicas o cambios orgánicos NO se aso­ 4. Tema 6. G. Incremento de la presión sanguínea dias- y tomarse unas «vacaciones» para que el tólica. Señale cuál de las siguientes respuestas fi­ al menos dos veces por semana. Lazarus. más tranquilas. tomar alcohol o drogas. T. evitar el conflicto con la gente. 3. R. al ejercicio. 3. 1. Dohrenwend. S. fue estable­ cido por primera vez por: 1. Ejercicio físico más orientada a la tarea que los hombres. De acuerdo con el modelo de afrontamien- sis de nicotina. etc. S. Una preocupación extrema por el peso Tema 7. Un IMC por debajo de 18. Selye. 3. No es necesario un calentamiento previo cia al estrés psicológico: a alcanzar la intensidad máxima. 5. to del estrés de Folkman y Lazarus. Reducción de la salivación. Reduce la cantidad total de alquitrán que 4. I. Hiperplasia suprarrenal. Para que un programa de ejercicio físico miento basado en la regulación emocio­ aeróbico sea beneficioso: nal. El concepto de estrés psicosocial basado en 1. Se debe interrumpir cada cierto tiempo 1. tenso como para elevar la frecuencia car­ 4.» son ejemplos deformas de afrontar el estrés del tipo: © Ediciones Pirámide . inhala el fumador. La práctica del ejercicio debe realizarse 2. El ejercicio debe ser suficientemente in­ más en impaciencia y hostilidad. Es una buena medida como parte de una estrategia para dejar de fumar. así como nicotina): su cuantificación y evaluación. 3. que: 1. Hiperventilación. Anabolismo proteico. Tabaco 3. La elevación de la frecuencia cardíaca 5. En los hombres predomina un afronta- 1. Anexo I / 219 2. 2.

Teorías basadas en la respuesta. Los sucesos vitales estresantes pueden predecir la probabilidad de padecer una 1. Actualmente se sabe que el estrés y ciertas vida saludable. Los sucesos vitales estresantes guardan tamiento del estrés se encuadra dentro de relación con la predisposición a enfermar las estrategias de afrontamiento centradas físicamente (cualquier enfermedad). © Ediciones Pirámide . ¿ Cuál de las siguientes estrategias de afron. Búsqueda de apoyo social por razones 3. tifican con el «estrés diario». Volcarse en la religión. 1. evento estresante. La falta de apoyo social es una variable prácticas. nomo aumenta con la relajación?: 2. ¿ Cuál de las siguientes afirmaciones tiene túan cuando ya la persona se encuentra en la actualidad más respaldo de la litera­ en una situación de vulnerabilidad indi­ tura científica?: vidual. en 8. si el sujeto no se desactiva después de un 3. celular NK. El ánimo depresivo se asocie a reducción 3. 4. 2. Sin embargo. 6. Teorías basadas en la interacción. 4. Aceptación de la responsabilidad. Teorías basadas en la valoración 4. ¿Cómo se denominan las teorías que con­ el momento presente NO existe evidencia sideran el estrés como un conjunto de rela­ para afirmar que: ciones particulares entre la persona y la situación. El estrés evaluado mediante autoinforme 5. Escape-evitación. El estrés interpersonal se asocie a reduc­ deriva del modelo de Holmes y Rae sobre ción de células NK y a proliferación de el estrés psicosocial: linfocitos tras estimulación con mitógenos. 1. 3. 4. El efecto pernicioso del estrés se reduce 2. Indique cuál de las siguientes conclusiones 5. negativamente por el sujeto. 3. protectora de los efectos del estrés. 4. La frecuencia respiratoria. Reevaluación positiva. siendo ésta valorada por la per­ 1. Los estresores naturales de duración bre­ sona como algo que excede sus propios re­ ve (no más de un mes) reduzcan la acti­ cursos?: vidad celular NK. emociones pueden alterar la función inmu- nológica en el ser humano. Aceptación. determinada enfermedad si son evaluados 2. 9. ¿ Qué respuesta del sistema nervioso autó­ medades. El estrés no social reduzca la actividad 1. El estrés debilita el organismo y lo hace más vulnerable a las enfermedades. (sucesos vitales) se relacione con incre­ mento de la inmunidad celular. 3. El estrés crónico es una condición para 5.2 2 0 / Manual de psicología de la salud 1. Distanciamiento mental. en el problema ?: 2. El estrés es la causa de múltiples enfer­ 10. Negación. Autocontrol. Teorías basadas en el estímulo. 4. Distanciamiento. El estrés agudo es una condición para una 5. una vida saludable. 5. Teorías basadas en la amenaza. Los sucesos vitales estresantes sólo ac­ 7. 5. 2. 1. de la inmunocompetencia. Los sucesos vitales estresantes se iden­ 5.

señala la alternativa INCO­ 1. 4. ponsable de los resultados que se alcanzan mediante la meditación por mindfulness? 11. 1. El control de la ansiedad y del estrés es un el Inventario de Maslach? elemento central del tratamiento: 1. les estresantes podían tener sobre la salud? 1965) es utilizada como modelo explicativo y psicoeducativo en el tratamiento de: 1. 3. Cuando el organismo pasa sucesivamente Massachusetts): por las fases de reacción de alarma. Holmes y Rahe. 5. Del sida. 1. Señale a cuál de las siguientes orientacio­ 5. Psicoeducación y mindfulness. Conducta de enfermedad. 2. Estimula la actividad gastrointestinal. 2. te. 5. 3. Cambiar la relación con los contenidos de la mente. nes pertenece el Programa de Reducción del Estrés de Kabat-Zinn (Universidad de 12. ¿ Cuáles fueron los primeros autores que 2. Personalidad resistente. 5. 1. Mechanic. Del control de esfínteres. La actividad de glándulas ecrinas. 4. Anexo I / 221 2. 3. El biofeedback electrokinesiológico. Del dolor en la fibromialgia. Lazarus. El sistema nervioso autónomo. 4. La concentración de ácido láctico en la 15. El trastorno de ansiedad generalizada. 4. 2. La contracción de los músculos del co­ 3. Eliminar el papel de espectador de los finida como «lucha o huida». 5. D o lo r c r ó n ic o 13. Terapia de factores comunes. Aumenta la presión arterial y la frecuen­ 4. 14. 2. 4. 4. Del insomnio de rebote. 5. El efecto placebo. © Ediciones Pirámide . 2. Fundirse con los contenidos de la men­ 3. contenidos de la mente. Terapia dialéctica. referimos a: 2. Juzgar los contenidos de la mente. Terapia de activación conductual. Terapia de aceptación y compromiso. cia cardíaca. 4. RRECTA: 2. La producción de saliva. ¿Qué tipo de constructo es evaluado por 1. Conducta anormal de enfermedad. La anorexia nerviosa restrictiva. 3. ¿ Cuál de los siguientes procesos sería res­ sangre arterial. Interviene en la respuesta de estrés de­ 3. 5. nos 1. Dilata los bronquios. Tema 8. Zola. razón. Aumenta la actividad de las glándulas sudoríparas. 3. fase de resistencia y fase de agotamiento. Burn out. 16. La Teoría del Control de la Puerta o Teoría investigaron el papel que los eventos vita­ del control de Entrada (Melzack y Wall. Cambiar los contenidos de la mente. De la diabetes. Matarazzo. 5. Síndrome general de adaptación. El síndrome general de adaptación. 1. Con respecto al sistema nervioso simpáti­ co o SNS.

La depresión. De temperatura. 4. 2. observa que sus pacientes 2. que proceden de los cree con firmeza en su tratamiento. La cefalea tensional. 5. El proceso oponente de Solomon. se refiere a? de que los estudios controlados hayan de­ mostrado su ineficacia. 3. La teoría de la puerta del control. 3. 4. sultados con él. El entrenamiento en relajación progresi­ 3. El síndrome del intestino irritable. El efecto suelo. de las enfermedades cardiovasculares. El tratamiento psicológico de elección para estrés. 5. de las enfermedades. El trastorno de pánico. 1. La personalidad resistente (hardiness) va más biofeedback de temperatura. 1. El trastorno bipolar. Electromiográfico. El asma. El dolor opresivo/tirante de ligera a mode­ rada intensidad. 1. va más biofeedback EMG. El locus de control interno genera un fuerte estrés que suele empeorar el curso 1. 2. De la respiración. De pulso. Uno de los principales indicadores psicoló­ que no empeora con la actividad física ru­ gicos de un mal pronóstico de la enfermedad tinaria es el que ocurre en: arterial coronaria es: © Ediciones Pirámide . La hostilidad es un predictor fiable de la hiperreactividad cardiovascular ante el 2. 2. 4. Los resultados de estudios que relacionan 3. Cefaleas 4.2 2 2 / Manual de psicología de la salud 2. El efecto de contemplación de Prochas- ka. 5. Ninguna de las anteriores. C a r d io v a s c u la r 1. La personalidad Tipo A es un predictor del desarrollo de diversos tipos de cáncer. 4. trado una mayor efectividad para el trata­ miento de la migraña?: T e m a 1 1 . Electroquinésico. 1. se encuentran mejor y tiene más pacientes? 3. El dolor crónico 2. El sistema nervioso periférico. 5. Biofeedback de temperatura. la cefalea tensional sería: 2. 3. dificulta la adherencia al tratamiento mé­ 3. 3. ¿La actividad neural aferente de los nocio- ceptores periféricos está modulada en el T e m a 1 0 . ¿ Qué tipo de biofeedback es el que ha mos­ 5. a pesar nocioceptores y del córtex. La teoría de la escalada. P la c e b o asta dorsal de la médula. obtiene mejores re­ 1. La personalidad Tipo C es un predictor 4. de localización bilateral y 2. la personalidad y la salud indican que: 4. que actúa como una puerta que impide el paso o no de los 1. El estrés crónico. El proceso biológico de la relajación. ¿A qué nos referimos cuando un médico que impulsos nerviosos. La teoría de la puerta. El entrenamiento en relajación progresiva. 3. La paradoja de Asher. 5. 5. Tema 9. 1. El dolor pélvico. El entrenamiento en relajación progresi­ dico. El burn out.

Las diferentes etapas son siempre seria­ 1. ¿Qué es lo que favorece la aparición de 1. Asma 3. El asma. la toma de ésta le produce. En el tratamiento del asma. La angina de pecho. La ira y la hostilidad son factores de riesgo miento utilizando para ello técnicas ope­ significativos de: rantes. La ansiedad. La alexitimia. El patrón de conducta tipo A. de relajación. 4. La última fase es la de pacto o negociación. El neuroticismo. Tema 12. El patrón de conducta tipo A. Anexo I / 223 1. Las fobias. 3. 4. La indefensión/desesperanza. Autoprescripción de la medicación y la 5. 3. Que el paciente controle adecuadamente 1. según Kubler-Ross. El estilo represor. El Tipo 2 de reacción al estrés. Adquirir nuevos patrones de comporta­ 4. les. los programas ¿cuál de ellas desempeña un papel más de automanejo se orientan a: relevante favoreciendo el inicio (comienzo) de la enfermedad arterial coronaria (o car­ 1. Respecto a las fases que. En todos los individuos las diferentes 3. El ejercicio físico. tocuidado y promoviendo su responsabi­ 3. 2. 1. 5. es decir. La introspección. ciones ser un factor de riesgo importante 2. de hipertensión?: 3. 2. Entrenar al paciente asmático en técnicas 1. El cannabis. El estrés. 3. 4. Cáncer hiperactividad. atraviesa el enfermo terminal. El neuroticismo. 4. placas arteroescleróticas? 2. La autoatención corporal. 4. El psicoticismo. se dan en el mismo orden. 2. La depresión. El trastorno por déficit de atención con Tema 13. 1. 3. su enfermedad. Contrarrestar una emoción con otra emo­ diópata coronaria)?: ción. 4. alternativa correcta: 6. Un importante indicador psicológico de mal pronóstico del cáncer es: 5. implicándose en su au- 2. El neuroticismo. La hostilidad. La enfermedad coronaria. 2. El patrón de conducta tipo A. La alexitimia. El tipo I de reacción interpersonal (Gro- reducción de los efectos secundarios que sarth-Maticek y Eysenck). ¿Cuál de las siguientes variables psicoló­ gicas ha mostrado en numerosas investiga­ 1. Entre las siguientes variables psicológicas. 5. La hostilidad. Ediciones Pirámide . 4. 5. 2. 3. señala la 5. lidad y autocontrol. fases suelen tener la misma intensidad. La depresión. 5. 4. 5. La primera fase es la de la ira o rabia. La esquizofrenia. La hostilidad. 1. 2.

informativas. 4. Adecuar la información a sus demandas 2. En pacientes con TDAH y bajo nivel de un terapeuta ante un enfermo terminal?: rendimiento académico. fermedad. La promoción de la adhesión al trata­ sarth-Maticek. Ayudar al paciente para que el tiempo ren. 1984) se utiliza para: miento radioterápico. así como sus mecanismos inmu- nológicos de defensa. En pacientes diabéticos para superar sus hipoglucemias. 3. El tratamiento de las náuseas anticipato.2 2 4 / Manual de psicología de la salud 5. 3. 4. 2. Potenciar la terapia de solución de pro­ terminados cánceres. se denomina: 3. Trastornos fóbicos. Analizar qué significa la muerte para esa paciente oncológico por medios psicoló­ persona en concreto. Episodios de euforia. Ayudar a disminuir las preocupaciones y angustias que dificultan una muerte sere­ 8. cológicos? 2. 5. 1. 2. blemas en el tratamiento del asma bron­ 5. La aceptación del diagnóstico en una fase quial. 5. en pacientes paliativos. que le queda de vida no sea una espera 2. familiares para que ellos la proporcionen 5. 4. 6. temprana. La terapia de innovación creativa (Gros- 3. Terapia por visualización. en el momento adecuado. ¿Cuál es la fase descrita por Kubler-Ross con cáncer y que pretende cambiar la per­ en su teoría sobre el afrontamiento de la Ediciones Pirámide . Es posible que en un individuo concreto cepción que éstos tienen acerca de su en­ no aparezca o se dé alguna de las fases. Percepción enmascarada. 4. 4. Depresión. 5. 1. La mejor estrategia para proporcionar in­ na al enfermo terminal. El tratamiento del dolor asociado a de­ 1. Desensibilización sistemática. 3. Limitarse a ofrecer información a los 4. 5. formación a los pacientes con cáncer es: 4. Centrarse exclusivamente en proporcio­ lógicos en la fase libre de enfermedad pre­ nar información relevante a los aspectos sentan: directamente vinculados a la enferme­ dad. 1. ¿ Cuál de las siguientes acciones debe evitar 3. ¿Hacia qué fin va dirigida la terapia de visualización de Simonton en pacientes on­ 1. Darles toda la información posible para pasiva del momento de la muerte. No informarles para que no se desespe­ 5. reducir al máximo la incertidumbre que la situación provoca. Abuso de sustancias tóxicas. Restar importancia a la muerte y animar­ el mundo. Un elevado porcentaje de pacientes onco­ 3. Psicoterapia breve. rias. La mejora del estado físico del paciente oncológico. 7. Lograr mejor la visión del individuo en 1. La terapia que se utiliza en los pacientes 9. Atención selectiva. le para que esté alegre. gicos. Escuchar activamente y proporcionar apoyo emocional al paciente. Trastorno de la personalidad. Modificar la respuesta inmunológica del 2.

4. 3. 2. 5. Colon irritable. Aceptación. Depresión. 2. Anexo I / 225 muerte que suele ser la reacción inicial ante 10. 4. Fibromialgia. 5. 3. 1. ¿Para qué enfermedad se ha desarrollado la expectativa de la muerte?: la Terapia Psicológica Adyuvante de Moo- rey y Greer? 1. Negación. Hipertensión. © Ediciones Pirámide . Ira o enojo. Cáncer. Asma bronquial. Negociación.

.

2. Tema 2. 16. 2.5.3.2. 5. 3. 1. 3.5. Tema 8. Anexo II Respuestas a las preguntas de Psicología de la Salud recogidas en las últimas convocatorias de los exámenes PIR (Psicólogo Interno Residente) Tema 1. 1. 6.3.2. 1. 7. Tema 4. 14. 8.3.3.4. 10. 9.3.5. 8. 4.5. 3. 11. 1. 5.2. 5.5. 6.5.