MIRAR Y TOCAR

Comunicación Entre HOMBRE-ORDENADOR, actualmente el ordenador no
puede identificar o saber que individuo está detrás de la pantalla del
ordenador no sabe identificar si es hombre o una mujer, tampoco sabe si las
personas que se informan a través del ordenador están vestidas o desnudas
básicamente él no puede mirarte. De tal forma que El reconocimiento de caras
y expresiones faciales es un reto técnico enorme; sin embargo, bajo algunas
circunstancias, es posible. Por ejemplo, en las aplicaciones en que sólo
interviene el usuario y su ordenador, lo único que éste necesita saber es si el
usuario es la persona que lo utiliza habitualmente y no cualquier otro
habitante. Además, cada contexto se puede diferenciar con facilidad. Se acerca
el día en que los ordenadores serán capaces de mirarnos.
El hardware de teleconferencia consiste en una cámara de televisión centrada
sobre la pantalla y el hardware o software necesario para codificar, decodificar
y mostrar las imágenes en tiempo real en una parte o en toda la pantalla del
ordenador. Cada vez más ordenadores personales estarán dotados con este
equipamiento.

DE RATONES Y HOMBRES
Douglas Englebart, el inventor del ratón en 1964, lo hizo para señalar el texto,
no para dibujar, este magnífico invento se hizo mundial mente reconocido Sin
embargo, un ratón es un medio sencillo pero incómodo para la entrada gráfica.
Requiere cuatro pasos: 1) tantear con la mano para encontrar el ratón, 2)
moverlo para hallar el cursor, 3) mover el cursor hasta donde queremos que
esté, 4) hacer un click o un doble click con el botón. Pero donde realmente los
ratones y las bolas trazadoras no tienen ninguna utilidad es en el dibujo.
Intente hacer una firma con una bola trazadora. Para este propósito el tablero
digitalizador, una superficie plana con un lápiz con punta esférica, es una
solución mucho mejor. No obstante, los tableros digitalizadores son
especialmente cómodos para dibujar y con un poco de esfuerzo se puede hacer
que la punta tenga la textura y la riqueza del pincel de un artista, pero los que
existen en la actualidad son como escribir con bolígrafos con punta esférica
sobre una superficie plana y dura que necesita un espacio en el escritorio cerca
de nosotros y de la pantalla.

ORDENADORES SENCIBLES AL TACTO
El dedo humano es un aspecto para señalar correctamente las cosas podemos
teclear como Los cajeros automáticos y los puntos de información
informatizados cuentan con pantallas sensibles al tacto que funcionan bastante
bien. Pero no podemos usar los dedos en la pantalla con los ordenadores
personales.
Cuando señalamos, tapamos aquello que señalamos.
Cierto, pero lo mismo ocurre con el papel y el lápiz y ello no ha representado
un obstáculo para la práctica de la escritura o el uso de un dedo para
identificar algo en la letra impresa.
El dedo tiene una resolución baja. Esto es falso. Puede que sea regordete, pero
tiene una resolución extraordinaria. Sólo se necesita un segundo paso, después
de tocar una superficie, para retirar el dedo con elegancia y situar un cursor
con toda precisión.
El dedo ensucia la pantalla. ¡Pero también la limpia! Una manera de afrontar el
asunto de las pantallas sensibles al tacto es que estarán en un espacio físico
de suciedad más o menos invisible en el cual las manos limpias limpian y las
sucias ensucian (o algo así). La verdadera razón para no usar los dedos es que
todavía no se ha encontrado una tecnología capaz de sensibilizar el campo
cercano a un dedo: cuando éste está cerca pero no toca la pantalla. Con sólo
dos acciones, tocar y no tocar, muchas aplicaciones son, como mínimo,
incómodas. Si apareciera un cursor cuando el dedo estuviera, digamos, a un
centímetro de la pantalla, entonces tocar la pantalla misma podría ser como
usar el ratón. Y, por último, conviene recordar que las arrugas papilares que
constituyen la huella dactilar son como las cadenas para la nieve que se
colocan en los neumáticos de los automóviles y aumentan la fricción en el
punto de contacto entre la piel y el cristal.