You are on page 1of 2

Los Cuatro Elementos

Estos muestran las caractersticas de calor, fro, sequedad y


humedad:

El Fuego (elemento), clido y seco:

El Agua (elemento), fra y hmeda:

El Aire (elemento), clido y hmedo:

La Tierra (elemento), fra y seca:

Los cuatro elementos son distintas modalidades del


movimiento inmanente a toda sustancia tanto inorgnica
como orgnica y psquica. Son los cuatro instintos o
temperamentos primordiales del cosmos y que estn en
todo lo creado. Estos instintos son: Fuego, el Impulso
(bilioso), Aire, el Movimiento (nervioso), Agua, Formacin
(sanguneo) y Tierra, la Forma. (Linftico).

El Fuego denota voluntad y vitalidad, es iniciador, propulsor y


purificador.

El Aire es la actividad mental, es el mundo de las ideas y de la


comunicacin.

El agua es la intuicin, la emocin, es la Gracia, la Virtud.


Simboliza la regeneracin corporal y espiritual.

La Tierra es el mundo de la actividad racional, es decir la


razn y el sentido comn puestos en practica.
Es decir separemos, para luego unir. En la unidad se da el
encuentro de lo que en alquimia se llama: quintaesencia y los
hindes llaman Eter.

1. Rgimen: transforma la Tierra en agua.


Felices los humildes de corazn, porque ellos heredarn
la Tierra nueva.

Es dejar que Dios nos conduzca a nuestro centro,


permitir con humildad ser guiados por l para lograr
descubrir nuestra propia esenciala piedra filosofal, el
oro en nosotros.

2. Transforma el agua en aire.

Los sentimientos son cdigos, un lenguaje a descifrar


que cuando comprendemos como se mueve, y se lo
permitimos comenzamos a ver una luz que nos da
discernimiento sobre lo que nos dice nuestra alma
Empezamos a comprender el mundo sutil y tambin
comprendemos que en ese mundo habita lo divino.

3. Rgimen: transforma el aire en fuego.

Genera el impulso y la voluntad necesaria para el


movimiento, inicia la unin de la comprensin razonal y
le aplica voluntad. La voluntad y el movimiento lo da el
impulso de saber hacia donde vamos, comprenderlos y
colocar pasin en el proceso, de esta manera corazn y
razn se unen para transformar el aire en fuego.