You are on page 1of 6

Entrevista realizada a Marisa Gori Jueves 1 de Julio de 2010

- Nombre completo: Sandra Marisa Gori -Edad: 49 años -Cargo que ocupa: Vice-directora de la Unidad Académica a cargo de la Dirección de la Escuela Normal -Antigüedad en el cargo: Cinco años -Antigüedad en el establecimiento: Veinte años Entrevistadoras: - ¿Cómo está conformada su familia?
Marisa: - “Actualmente por mi hija, mi hijo y yo.”

E: - ¿Le es fácil o costoso conllevar el vínculo con sus hijos?
M: - “No tengo problemas para llevar el vínculo con mis hijos.”

E: - ¿Se puede conseguir un alto puesto de trabajo y al mismo tiempo tener una familia tipo?
M: - “Lo que pasa es que hay que ver que entienden ustedes por familia tipo, entonces como yo no creo en la familia tipo…”

E: - Como familia tipo tomaríamos: dos hijos y pareja.
M: - “Claro pero como yo no creo en eso. Yo personalmente creo en la familia, no se si se puede decir familia tipo, me parece que el concepto de familia ha cambiado en los últimos veinte años y que se ha modificado absolutamente el concepto de familia. Entonces bueno, si es una familia tipo dentro de esa casilla: madre-hijo-padre; no. Pero tengo una familia, de otro tipo.”

E: -¿Qué opina de la mujer en el ámbito del trabajo en la actualidad?
M: - “A ver, yo te voy a contestar como estuve discutiendo este tema con mis amigas en esta semana. Yo creo que a la mujer a lo largo de la historia de la humanidad le costó mucho encontrar un lugar reconocido, entonces, de hecho si vos te fijas actualmente también hay determinados cargos públicos y políticos que los siguen desempeñando los

hombres porque para la mujer ganar este espacio fue todo un trabajo de un costo importante. Vos fijate que el día que se festeja el día de la mujer es un día muy triste porque es un día que murieron un montón de mujeres por una huelga en Estados Unidos; entonces parece una cosa contradictoria que nosotros festejemos el día de la mujer un día que han muerto mujeres. Creo que igualmente hoy por hoy el acceso a cargos de cierto nivel o jerarquía o reconocidos públicamente no es tan dificultoso para la mujer como hace cuarenta años. Creo que en estos momentos se ha transitado muchísimo ya el camino, como para que las mujeres tengan posibilidades. Lo que sí es cierto que en la docencia hay una preponderancia de mujeres, entonces es una profesión donde si bien también hay hombres, no son la mayoría. Casualmente la docencia es una profesión en la que las que se han destacado siempre, en su gran mayoría fueron las mujeres. Entonces en este espacio, en este lugar no es dificultoso llegar a tener un cargo importante. De hecho los altos cargos de las escuelas siempre los ocupan las mujeres, en algunos casos los hombres, hay hombres. Por ejemplo, las escuelas secundarias, todo lo que es secundario y polimodal, la mayoría de los directores son varones. En el resto de los niveles la mayoría son mujeres, o sea que el único nivel educativo donde abundan los hombres en la mayoría de las escuelas, es en el secundario; no ocurre lo mismo con el resto de los niveles.”

E: - ¿Está de acuerdo con la siguiente afirmación: “Las mujeres que consiguen un alto puesto de trabajo en empresas o instituciones, no logran formar o continuar con una familia”? ¿Por qué si? ¿Por qué no?
M: - “Por eso te digo, como yo no creo en la familia tipo, yo creo que una familia se conforma por vínculos de afecto. A veces, vos en tu casa, los referentes que vos tenés en tu casa, podes tener una familia tipo pero afectivamente no tener referente lo suficientemente valioso para vos, y por ahí el referente valioso es tu tío, o tu tía o tu padrino o tu abuela. Yo creo en eso, más que en la familia tipo. Creo en los lazos saludables, creo en los vínculos afectivos creo en la solidaridad familiar, para mi es así. Entonces no estoy pensando si formamos familias tipo o si son familias ordenadas y prolijas, porque lo ordenado y prolijo pasa por otro lado. Soy clara?”

E: - ¿Cree que hay igualdad entre los hombres y las mujeres en el ámbito laboral?
M: - “No, no hay igualdad. No, creo que no. Creo que el hecho de ser madre a la mujer a veces le dificulta algunos caminos para poder conseguir un trabajo. Creo que muchas empresas entre contratar un hombre y una mujer, sabiendo que la mujer va a faltar si los hijos se enferman o que va a estar con licencia si se queda embarazada, muchas veces se termina eligiendo un hombre porque va a tener menos dificultades con el cumplimiento del horario, de la carga laboral que una mujer.”

E: -¿Quién cree que cobran más: los hombres o las mujeres (trabajando las mismas horas con el mismo esfuerzo)?
M: - “Yo creo que las mujeres que cobran bien, cobran igual que los hombres. Creo que

las mujeres que ganan lugares así importantes, son mejores que los hombres. Entonces que no se discute si lo que tienen que ganar se lo merecen o no se lo merecen, como no es un terreno fácil a veces de ganar en determinadas empresas, yo creo que, en porcentaje son mas los hombres que las mujeres, pero las mujeres que llegan logran tener un buen ingreso.”

E: -¿Las mujeres tienen las mismas oportunidades laborales que los hombres?
M: - “Depende en qué ámbito. En educación sí, y más. Mirá, algo que es en estos momentos paradigmático es el ingreso de las mujeres a las fuerzas armadas. Si vos contás la cantidad de mujeres que han ingresado en los últimos años, están parejas con la cantidad de hombres; y hace treinta años ni siquiera te hubieras imaginado que las mujeres iban a ser soldados o policías con la misma condición masculina. O sea que también las instituciones han cambiado su mirada con relación a la mujer. Esto es algo que ha ocurrido en los últimos años; no eran lugares para los que la mujeres era accesible poder entrar. Y las chicas que yo tengo de alumnas en el otro profesorado que son militares, hacen el mismo trabajo que los varones por ejemplo, hacen guardias, se levantan a la madrugada; así que evidentemente en algunas instituciones el trabajo incluso no discrimina la condición sexual o el género si querés llamarlo de alguna manera.”

E: - En su gremio, ¿hay diferencias entre hombres y mujeres trabajadores en referencia a los salarios o a los puestos que ocupan?
M: - “No. Los varones y las mujeres cobramos por cargo o por hora cátedra indistintamente del género. Digamos, no varía; es más, en toda la provincia de Buenos Aires todos los docentes en función del trabajo que hacen cobran lo mismo. No hay diferencias.”

E: -¿Cuáles son los gremios que hacen mayores diferencias entre varones y mujeres?
M: - “No, eso no te puedo contestar porque desconozco si hay diferencias, si hay gremios que hacen diferencia, desconozco. Pero me imagino, pero esto es una cuestión personal, por ejemplo en la construcción no hay mujeres prácticamente. A ver, otra cosa más, en otro gremio; antiguamente en la gastronomía, los mozos eran todos varones, en los últimos años hay mujeres camareras y hombres camareros también. Pero en la construcción no, la construcción es un gremio prácticamente masculino. Los camioneros, desconozco, pero no he visto mujeres. Por ejemplo los taxistas sí, en los últimos años empezaron a aparecer mujeres, pero en otra época era una actividad solamente de hombres. Creo que hay lugares que todavía siguen siendo exclusivamente masculinos. Pero esta es una mirada mía, que no tengo fundamentos como para decirles que es así.”

E: -¿Y cómo son las oportunidades que pueden tener las mujeres de ingresar en trabajos mejor remunerados?

M: - “¿Sabes que pasa? Mirá. Por ejemplo acá, para conseguir un alto cargo en educación, para inspectora o para directora de la unidad académica como es este cargo que tengo yo, el acceso es un concurso, no hay otro acceso. En una escuela privada, como ustedes van al Terrero, el obispado decide; el obispado elige por ejemplo quien va a ocupar el alto cargo en la escuela. Pero nosotros, en el Estado, en las escuelas de la provincia de Buenos Aires, los cargos son por concurso; después están los cargos que son políticos. Entonces vos tenés en educación dos formas de llegar al cargo: por concurso, que es rendir examen; o políticamente, porque hay alguien que eligió y que ese cargo te va a durar mientras políticamente esas personas estén al frente del gobierno, provincial, municipal, nacional, o lo que fuera. Así que depende. En la universidad los cargos también son por concurso, en los hospitales públicos también son por concurso. O sea, vos podes tener un ascenso político o por concurso, así se ganan los cargos, y después por carrera; en los bancos por ejemplo es por carrera. Yo no se si hay muchas gerentes de banco, pero que vas creciendo en el banco y vas ascendiendo en los cargos de jerarquía es generalmente por carrera.”

E: - ¿De qué manera cree que las mujeres son discriminadas en el ámbito laboral?
M: - “Yo no siento que haya mucha discriminación. Me parece que no. Discriminada es la palabra, descalificada puede ser. Una cosa es ser descalificada por tu condición de mujer y otra cosa es ser discriminada.”

E: - ¿Entonces usted cree que discriminación no hay?
M: - “Creo que no. Yo creo que no se da tanto la discriminación. Está todo el mundo en el tapete con eso. Todo el mundo se cuida mucho con el tema de la discriminación. Es un tema que esta muy de moda. Puede ser que haya algún tipo de descalificación. Ejemplo, dentro de la misma medicina prácticamente no hay cirujanas mujeres, cirujanos prácticamente son los hombres. En la misma profesión, no está visto de la mejor manera que una mujer sea cirujana. Cuando yo iba al secundario, el industrial era un colegio de varones y había por ahí, cursos de cuarenta varones con dos chicas; o sea que también hubo otro acceso en los últimos años de las mujeres a espacios que eran pura y exclusivamente masculinos. Pero no hay discriminación, discriminación sería que no les permitiesen acceder a un determinado lugar, pero discriminación me parece que no.”

E: - ¿Cree que el cambio en nuestro país va a venir de la mano de la mujer?
M: - “Yo te voy a decir lo que pienso. Yo pienso que la mujer tiene otra mirada del mundo y de la vida distinta a la del hombre, no te digo ni mejor ni peor, distinta. Creo que la mujer es más fuerte que el hombre en todo sentido, por que la mujer tiene otra fortaleza muy distinta, porque creo que la condición de madre a la mujer le da otra forma de ver la vida. La maternidad por ejemplo es algo que te prepara para ver la vida de otra manera. Y yo creo que así el que este al frente de un gran proyecto o de una gran situación sea un hombre, detrás de ese hombre siempre hay una gran mujer. Entonces no importa quien desempeñe ese papel, seguramente, yo te diría que en el 97% de los casos, detrás de ese hombre siempre va a haber una gran mujer que probablemente no sea conocida o tenga un perfil bajo o que no le interese hacer pública su imagen. Pero es muy difícil que

un hombre que tenga un desempeño brillante no tenga alguien atrás que lo acompañe y lo apuntale. Esto es lo que yo creo, que desde algún lugar la mujer siempre está.”

E: -¿A los hombres les cuesta vivir con una mujer exitosa o que gane más que él?
M: - “Algunos si, otros no. A algunos hombres sí les cuesta. Porque el mandato social del hombre es el que provee y el que tiene que mantener la casa y ser el sostén de familia. Durante muchos años, los hombres que no podían hacer esto, socialmente no estaba muy bien vistos. Y en los hogares más humildes, las mujeres en la época de crisis del país, en la época del 90 tuvieron que salir a trabajar afuera para poder sostener la casa porque los hombres se habían quedado sin trabajo; y ellas con su trabajo de empleadas domesticas lograron mantener la casa y sacar adelante a su familia. Y esos hombre que tuvieron que empezar a desempeñar el trabajo de las mujeres, porque ahora ya planchaban, lavaban y cocinaban y llevaban a los chicos al colegio, les costó muchísimo poder hacer este tipo de trabajo. O sea que al hombre le cuesta mucho mas sentirse desempeñando el trabajo de la mujer, que a la mujer en trabajo del hombre. Pero esas situaciones sociales han sido modificadas y el hombre ha a aprendido también de esto, porque creo que nadie pierde la dignidad por pasar un mal momento en la vida ni por tener que compartir con el otro lo que el otro en estos momentos no puede hacer. Pero esto es algo que en el país ha ocurrido. En la década del ’90 era muy común que las mujeres salieran a trabajar y que los hombres tuvieran que hacer las cosas de la casa como históricamente era el mandato que tenían las mujeres de nuestros ancestros, de nuestra abuela, ¿para qué estaban las mujeres? Yo tengo una amiga que hoy es una médica muy exitosa y la madre en ningún momento pensó que la hija tenia que ser medica, entonces la madre la mandó a aprender: dibujo, bordado, pintura, cocina, entonces yo siempre la cargo y le digo que después de diez años de bordado ahora cada vez que tiene que suturar a alguien sutura como los dioses.”

E: - ¿Resignó algo de su vida personal para llegar a donde está?
M: - “Yo tuve la suerte de poder hacer una carrera con la que siempre me sentí muy contenta, y no me lo propuse como algo que quería llegar si o sí, la vida me fue llevando. Entonces a veces uno puede decir: “yo hasta que llegue a hacer tal cosa no paro”, y trabajas toda tu vida para llegar a estar ahí en ese lugar, hay mucha gente que lo hace. En mi caso no es así, la vida fue llevando, se fueron presentando las oportunidades, se dio, fue así y es como que uno se va encontrando en determinados momentos, en determinadas circunstancias que se fueron generando naturalmente. Por eso hay dos maneras de llegar a una meta: una, porque pusiste el objetivo ahí y no paraste y dijiste “hasta que yo no sea gerente del banco no paro”, y la otra es porque se fue dando, este es mi caso. No es que yo quería ser la directora de la escuela, se dio y en el momento que se dio bienvenido fue. Pero tuve que estudiar, tuve que concursar, tuve que rendir un par de exámenes, tampoco fue una cosa tan sencilla. Tuve que aceptar un desafío importante, pero a su vez tuve que pasar ciertas pruebas para aceptar el desafío.”

E: - ¿Siente que las mujeres tienen más obligaciones que los hombres en puestos similares?

M: - “Yo creo que las mujeres… Yo te voy a explicar algo que espero que puedan entender. Yo creo que hay una condición de ser hombre y hay una condición de ser mujer y que la condición de ser hombre y la condición de ser mujer no están relacionadas con el género o con el sexo. ¿Por qué digo esto? Porque a lo largo de la historia, los mandatos de los ancestros fueron depositando esa condición de ser hombre o de ser mujer en las actividades que cada uno desempeñaba. Al hombre con el correr de los años le dieron el control remoto y a la mujer le dieron la plancha. Pero a lo largo de la vida hay hombre que terminaron con la plancha. Entonces, hay cosas que uno desarrolla, o un desarrollo del costado masculino o un desarrollo del costado femenino. Las mujeres que mantenemos nuestra casa, que tenemos un trabajo importante, o que tenemos cargos relevantes, tenemos más desarrollada esta condición de ser masculina porque esto siempre estuvo delegado al hombre, no a la mujer. Y cuando el hombre se ocupa de las cosas de la casa o hace de niñero con sus hijos o va a las reuniones de los chicos del colegio, lo que tiene que desarrollar es la condición de ser femenina, porque especialmente esta actividad está delegada a la mujer. Entonces yo creo que tanto el hombre como la mujer pueden desarrollar esta condición de ser masculino o femenino sin perder la identidad sexual. Porque yo no dejo de ser mujer, ni de sentirme mujer, ni de vivir como mujer por más que mantenga mi casa y que tenga un buen sueldo. Ni tampoco lo denigra al hombre desarrollar esta condición femenina, porque lo que hace lo hace por su mujer, lo hace por sus hijos, lo hace por su familia. Y eso es lo que se tuvo que aprender socialmente, que hay otra mirada de esa mujer que puede desempeñar tareas de un hombre o de ese hombre que puede desempeñar tareas de mujer. Ese es el espacio que ganan la mujer y el hombre a lo largo de la historia de la humanidad, y es lo que hace que se pierda ese concepto donde parece que uno viene predestinado solo para eso. Cuando yo tenía la edad de ustedes decían “las mujeres que manejan autos no se que”, ahora manejan autos un montón de mujeres y hemos demostrado que podemos manejar mejor que los hombres. Entonces, hemos ocupado lugares que estaban designados solamente para los hombres con mucho esfuerzo y mucho sacrificio pero hoy por hoy no está cuestionado esto. Me parece que estamos en una relación mejor de igualdad, es cierto que ha pasado mucha agua abajo del puente.”

Related Interests