Año 1000: La Sangre es una versión moderna de la leyenda de los Siete

Infantes de Lara, cuyo origen se remonta a finales del siglo X, a un cantar de
gesta que supone el ejemplo más antiguo de la épica española y, junto al
Mío Cid, uno de los más importantes de la literatura castellana. A lo largo de
los siglos, su historia se ha ido
contando a través de romances,
obras de teatro o novelas. Es una
historia de disputas familiares; de
ofensa, traición y venganza.

El enfrentamiento tiene origen
en la ofensa causada por los
Infantes de Lara, hijos de Gonzalo
Gustios y Sancha Velázquez,
a su tío Ruy Velázquez el día de su boda; y en otra disputa posterior con la
esposa de éste, doña Lambra. Espoleado por la sed de venganza de su mujer,
Ruy traicionará a sus familiares mediante un engaño: Gonzalo será cautivo, y
los Infantes morirán decapitados a manos de los árabes. Años después de la
tragedia, un hijo bastardo de Gonzalo, concebido durante su cautiverio, volverá
a Lara para vengar a sus hermanastros muertos.

La leyenda de los Infantes de
Lara, con la fuerza trágica de
la historia, con su evocación
de costumbres bárbaras, o
la expresión de sentimientos
feroces que sabemos vivos en
nuestros corazones, merece
ser contada para los tiempos
actuales.

El guionista de cine Manolo Matji y el
dibujante Sergio Córdoba reviven la que
podría ser la piedra fundacional de la
literatura castellana.

“Una historia frenética, cruel y apasionante
de moros y cristianos, reyes, condes,
guerreros y eclesiásticos. Y mujeres de alto
voltaje.”
--- Del prólogo de José Luis Cuerda