UNIVERSIDAD DE COSTA RICA

UNIVERSIDAD NACIONAL

SISTEMAS DE ESTUDIOS DE POSTGRADO
POSTGRADO EN ESTUDIOS DE LA MUJER

Construcción de la
identidad sexual lésbica
Un estudio etnopsicoanalítico

Tesis sometida a la consideración de la Comisión del Programa de Estudios de
Posgrado en Estudios de la Mujer para optar al grado de Magister Scientiae.

Jeannette Cover Zúñiga

Ciudad Universitaria Rodrigo Facio, Costa RICA
Dedicatoria

Dedicatoria

Quiero dedicar este trabajo a la señora Ana Vega Chaves, propietaria y gerente de
taberna “La Avispa”, lugar que por más de 25 años ha sido un espacio de reunión,
de recreación, de intercambio, de encuentro de amores y desamores, de tertulia,
de estudio y de liberación, donde miles de mujeres hemos sido contenidas,
respaldadas y muy felices. Elijo a Anita, como la llamo con cariño desde hace
años, porque considero que ella simboliza a la mujer fuerte, luchadora incansable
por sus derechos y los de otras, que no se doblega, que resiste la opresión del
sistema y sus “Instituciones Disciplinadoras”, para seguir siendo como ella es.

Pienso que Anita es la mejor representante de las mujeres que inspiraron esta
investigación, la conozco como una verdadera amiga, sé de sus dolores, de su
dificultades, de sus temores, de sus grandes logros y sobre todo de su apego a la
vida, que desea seguir disfrutando con honor y dignidad. Por medio de Anita, un
abrazo muy fuerte a todas mis queridas amigas, compañeras, conocidas y también
desconocidas, mujeres “agigantadas’ que ella encarna, en esta sociedad sexista y
discriminatoria.

Desde “otro lugar”, también dedico este trabajo a todas las mujeres conocidas y
amadas que se quedaron rezagadas, olvidadas, destruidas o agotadas en el
camino porque siempre serán un agijón para levantarme, una y otra vez, todas las
veces que sea necesario, a pelear por mi derecho a vivir edificando.

2

Agradecimientos

Primero que todo a las “Siete Majas” sin cuyo concurso y disposición, este
trabajo no hubiera sido posible, las amo.

Un agradecimiento muy especial a la Dra. Ursula Haurser, por regalarme su
saber y su saber hacer para que sigamos haciendo camino, le agradezco su
deseo de enseñar, de motivar, de confrontar, sus muy oportunos enfoques para
resolver incógnitas científicas y su despliegue clarísimo de conocimientos a favor
del psicoanálisis feminista; sin duda haber tenido como directora y supervisora en
esta investigación, es un honor, pero sobre todo una experiencia tan intensa que a
pesar del sufrimiento que implicó, la riqueza que logré me impulsa a repetirla.

Muchas gracias a “Las Entendidas”, extinto grupo lésbico-feminista en el
que inicié la reflexión de algunos tópicos de esta investigación y de quienes
aprendí a dar pasitos, pero firmes, para ir “fuera del closet”. De este grupo a: Doña
Ivo, Rosma, Estilita y Cecy especialmente.

A la doctora Rita Hernández Portuguéz, mi queridísima analista, terapeuta
que me ha acompañado por años en la integración de mi persona y en el
desarrollo de una experiencia vital de alivio y congruencia.

Mi gratitud especial a todas las maestras-profesoras de la Maestría
Regional en Estudios de la Mujer, pero especialmente a la Dra. Montserrat Sagot,
a la Msc. Teresita Ramellini, a la Dra. Grace Prada y a la Dra. Alicia Gurdián, por
haberme apoyado, confiando en mis ideas, para hacer de la “U” un espacio real de
cambio y realización.

3

Merece mención especial mi amigo el Lic. Alex Montero con quien desde su
lugar de hombre compartí muchas horas mis inquietudes y que me ayudó a darle
forma definitiva a algunas.

A mi socia y amiga M.Psc Raquel Henríquez J. , que trabajó por mi cuando
no pude y me facilitó el espacio y las condiciones, pero sobre todo el cariño,
también el de su familia, cuando sentí que no seguía, para guardar su respeto,
confianza y respaldo a una sociedad más justa y democrática que se sostiene en
esfuerzos como este.

Finalmente, gracias a Esther Molina F., por todo su soporte que siempre ha
sido más que técnico, para el logro de este resultado.

4

Miembros del tribunal examinador

Dra. Mirta González Suárez
Representante de la Decana del Sistema Estudios de Posgrado

Dra. Ursula Hauser Grieco
Directora de Tesis

Dra. Montserrat Sagot Rodríguez
Asesora

M.Sc. Teresita Ramellini Centello
Asesora

Cand./Dra. Grace Prada Ortíz
Directora del Programa de Posgrado en Estudios de la Mujer, UNA

Jeannette Cover Zúñiga
Defensora de la Tesis

5

Resumen

Se podría ver a la cultura como una gran fábrica de identidades, que asigna
significados y representaciones a las personas en sus interacciones sociales. En
la cultura patriarcal, el eje de la identidad asignada pasa por la definición de
género, garantizando el predominio y las relaciones de dominación de los hombres
sobre las mujeres.

La cultura patriarcal está transida de contradicciones que abren un espacio para
que se introduzcan fracturas en sus mensajes, abriendo resquicios para la
potencial liberación del sujeto/sujetado(a).*

La identidad lésbica surge en el contexto de una madre que transmite un mensaje
ambigüo sobre la feminidad, pues siendo figura de identificación, a la vez se
caracteriza por su minusvaloración de la feminidad, debido a la frustración por la
posición de debilidad, alienación y opresión que representa, mientras que exalta la
masculinidad como un ideal de autonomía y poder.

El padre de la lesbiana es ambivalente. A pesar de que da amor, luego lo quita,
para exigir la subordinación y la dominación, terminando por ser distante,
abandónico y hostil, generando una imagen de la masculinidad atravesada por el
dolor y la violencia.

La construcción identitaria lésbica resuelve estas ambigüedades. La manera de
lograr el amor materno es ocupar la posición a la que la madre aspira, ser aquello
que la madre desea, por aceptación de la posición masculina. El temor detrás, es

*
En adelante, el término sujeto(a) se refiere al concepto psicoanalítico de la persona atada y cautiva desde la
acción de la represión.

6

A través de esta desnaturalización de su feminidad.la pérdida si se permanece en la misma feminidad pasiva que la madre desprecia. desnaturalización). Se trata de una afirmación de la vida. se niega la posibilidad de que una mujer ame a otra mujer legítimamente. pero menos dolorosa que aceptar la feminidad con todas sus cargas de frustración y opresión. como se muestra en la aceptación de la portación de un "uniforme" que tiene insignias masculinizantes. es decir. fusión y temor al incesto. Hay concesiones al sistema dominante. pero la sensación de libertad y autonomía son el soporte para continuar con la opción de vida lésbica. es una forma de oposición y de resistencia a la aplastante acción de la ideología patriarcal y de esa organización relacional que ya desde muy temprano se percibe como inadecuada. La asunción de la identidad lésbica significa un reacomodo de las estructuras de la comprensión de mundo que se han recibido. como no lo es el mismo proceso de crecer humano. Es frecuente que las lesbianas sucumban aceptando este estigma. 7 . La imposibilidad de pensar la diferencia conduce a la categorización por parte de la cultura. donde se empieza a tomar la palabra para decir lo indecible. La identidad lésbica no es algo acabado. de la lesbiana como ser en posición de macho. Puede considerarse como una forma de resistencia cultural en el sentido posmoderno. También se opta a menudo por la aceptación de un confinamiento al ghetto de una subcultura homosexual. represión de la sexualidad. Es una asunción dolorosa. como son la lesbofobia y sus subproductos (problematización del cuerpo. liberarse del temor de compartir con un hombre percibido como figura tanática enfrentando a la vez la pérdida vivida en relación con un padre abandónico a través de la identificación proyectiva. Asumir esta figura significa alcanzar la autonomía de lo masculino y a la vez. Entonces la lesbiandad es una búsqueda de amor y una evasión de la muerte. Hay una revisión general de la vida y surgen conflictos psíquicos por la nueva identidad asumida. creando un sistema de negociaciones y de defensas. sino un continuo construir y desconstruir.

en un marco de libidinización de las relaciones despojadas de toda dominación.La identidad lésbica representa una acción contestaroria de resistencia al código patriarcal que afirma el derecho a la autonomía de la mujer. de su deseo y de su cuerpo. 8 . La lesbiandad es un grito de libertad que exige ser escuchado.

emerge el rostro de la lesbiana como el de la mujer que ha cometido el pecado de querer ser diferente a lo propuesto por la cultura. La historia de la mujer es la más desgarradora de todas. explotación. Se trata de la liberación de la subjetividad cautiva. marginación e invisibilización. Hay algo intolerable en la lesbiana: la afirmación de su deseo de vivir en autonomía. En este drama. un nuevo estilo de hacer ciencia ha aparecido como en el psicoanálisis. Y en medio de numerosas facetas de la mujer sufriente. en libertad. que a través de la conciencia permita la liberación del sujeto(a) y la reapropiación de su propia experiencia. más en contacto consigo mismos y más dueños de su propia vivencia. porque el eje central de la lógica patriarcal ha sido su subordinación. hacia la construcción de seres humanos más conscientes y libres. debido a las asimetrías y contradicciones de los sistemas sociales y culturales que han predominado a lo largo de los tiempos. Introducción La Historia de la Humanidad está transida de dolor. En realidad. 9 . el investigador o la investigadora ha actuado a menudo como agente de la opresión más que como representante de una ciencia auténtica. Se trata de utilizar el conocimiento para que sirva a la vez como praxis emancipatoria. el sistema patriarcal recurre a todos los medios. de explorar su propio cuerpo y su deseo al margen del hombre. opresión. conocimiento y poder han estado siempre asociados en la historia de la civilización occidental. incluso a la muerte. la ciencia no ha dejado de ser cómplice. Sin embargo. al codificar ideológicamente esta opción como patológica y perversa. De este modo. La rebelión lésbica debe ser sofocada. Frecuentemente la ciencia ha sido utilizada para garantizar relaciones de dominación y el mantenimiento de las estructuras del poder.

que como mitos y tabúes han sostenido y sostienen estereotipos de opresión. a pesar de todas las represalias y censuras que por ello sufrirán. Meler I. Hauser U. el desarrollo del amor maternal como el fin de la sexualidad femenina a partir de una “vagina-receptora”. ya que plantean como hechos naturales. como también a formas de igualdad en la educación y el trabajo. sin embargo. invisibilizado y estigmatizado. Estos fueron algunos de los temas que las feministas repudiaban y repudian por su contenido misógino. El psicoanálisis también padecía limitaciones y cegueras respecto a sus propios condicionamientos culturales. que pueden atreverse a pensar lo diferente y a afirmar su autonomía.La revolución freudiana. 2000) Desde esta posición de ciencia crítica de praxis emancipatoria. Es aquí donde entra la gran revolución científica y política producida por la teoría de género. no ha sido completa. me propongo abordar la comprensión de aquello que ha sido silenciado. convirtiéndome en portavoz de su experiencia. Me propongo hacer esta investigación en escucha directa de su voz. La teoría de género se propone mostrar que se “naturalizaban” construcciones sociales que tendían a ocultar un orden de dominio opresivo donde las mujeres y también los hombres. son víctimas. 1998. a aquello que por diferente ha sido impensable. la invisibilización del homoerotismo madre-hija pre-edipal junto al postulado del desarrollo homosexual como perverso y el señalamiento de las mujeres como más narcisistas que los hombres. pero muy especialmente se apropiaban de su palabra para cuestionar con criterios muy firmes los principios biologistas freundianos que humillan a las mujeres. en especial al tratar el tema de la mujer. por ejemplo. (Burín M. 10 . Me propongo el estudio de la construcción de la identidad lésbica para comprender cómo hay mujeres. puesto que muchas mujeres en el mundo durante el apogeo del psicoanálisis convencional. el origen masculino de la líbido y la envidia al pene como el destino de la mujer ante las diferencias anatómicas entre los sexos. en la forma de psicoanálisis feminista. ya estaban teniendo grandes logros respecto a sus derechos humanos.

El etnopsicoanálisis. asimismo. Deseo que este trabajo les resulte de estímulo para continuar su revolución personal y con su anuncio de que es posible un modelo de vida diferente. desligado de los patrones de relación y dominación vigentes. frente a las imposiciones sistemáticas de la sociedad patriarcal. Gracias a la reflexión etnopsicoanalítica. con la participación de siete mujeres valientes. han puesto en común sus vivencias alternativas y generosamente me han proporcionado un rico material para ser presentado en esta investigación. un aporte a la investigación científica de un campo en donde las distorsiones cognoscitivas han sido muy fuertes y donde los condicionamientos ideológicos han sido fundamentales. La posibilidad de escuchar en directo las voces de mujeres que han optado por estilos de vida alternativos y de comprender cómo han elaborado una identidad de resistencia. creando un espacio de convivencia e intimidad donde. Espero que este trabajo sea. quiero exponer los resultados obtenidos. es una experiencia sumamente enriquecedora y considero que será de utilidad para todas las mujeres y hombres interesados en la praxis de liberación. Y pienso que solo desde el intento de visualizar y comprender lo diferente. con su referencia continua a la subjetividad del investigador(a) debe ser referencia obligada para comprender cómo actúa la transferencia y todo nuestro sistema de defensas en esa producción de conocimiento. que han luchado contra el cautiverio social. A estas mujeres valientes. podremos alcanzar un punto de vista alternativo y crítico en la construcción de teoría en las Ciencias Sociales. consciente de que esta investigación pionera puede ser de estímulo para otras y otros que quieran proseguir con trabajos en la misma dirección.Para cumplir con estos fines. he recurrido a la metodología de grupo operativo. 11 . en su diferencia. el mayor de mis respetos y mi máxima admiración. a través de la toma de la palabra.

las relaciones de pareja y otros temas conexos (Schifter. Esta posición dominante ha recibido continuos embates y desafíos que realiza la Psicología Contestataria y Feminista. en especial lo que haga referencia a su sexualidad (Molleda. Asimismo. su internalización en las prácticas sexuales. de modo que las lesbianas también han sido discriminadas e invisibilizadas en este campo. como para revitalizar el movimiento feminista con 12 . Convertido en discurso oficial de la Psicología y de la Psiquiatría. desahogar el alma. sobre todo en lo que respecta a factores etiológicos. 1995). Un panorama radicalmente diferente ocurre en cuanto al campo de la homosexualidad femenina o lesbianismo. cuyo silenciamiento remite a considerar que la investigación científica ha tenido dificultades serias en superar el sistema sexista y misógino de la sociedad que le rodea. se hace necesario una revisión de posiciones en la ciencia. En este sentido. Osorio. así como sobre la homofobia social. sentirse acompañada". urgen las investigaciones y estudios que permitan de forma detallada recuperar la vivencia genuina de las mujeres. Negrini. la visión freudiana de la mujer ha patologizado cualquier expresión de la mujer que se aleje de los cánones sociales. se encuentra que a nivel nacional e internacional se ha estudiado con amplitud la homosexualidad masculina. CAPÍTULO I PLANTEAMIENTO DE LA INVESTIGACIÓN A) Ubicación Temática Al examinar el desarrollo de la investigación científica a lo largo del siglo XX. 1982). El recorrido histórico por los antecedentes científicos en torno al tema de sexualidad y homosexualidad femeninas remite primeramente al psicoanálisis clásico (Freud. 1978). tanto por el valor intrínseco que tiene "hablar entre mujeres.

¿Quién soy? ¿Por qué soy como soy? ¿Estoy bien? Preguntas vitales que exigen una respuesta para sobrevivir y confrontar el mundo y su propia experiencia. Por eso. Presento la pregunta generadora de la siguiente forma: 13 . la producción de conocimiento sobre el campo de la sexualidad femenina debe implicar en nosotras una actitud decidida. En este contexto de ciencia que expresa y produce consciencia de liberación. que a pesar del miedo esboce una esperanza ilusionada en mejores evaluaciones de nuestra historia. Esto significa que estamos por completo involucradas. combativa y autoafirmada. de una teoría anudada con la praxis emancipatoria de la mujer.propuestas y planteamientos teóricos firmes. La desconstrucción persistente de los discursos oficiales es molar. contundentes y convincentes. en forma total. Tal fue el proceso del Grupo Las Entendidas y sus Boletinas (1988-1993). que sirvan para abrirnos paso en medio de los sectores que siguen acusando al feminismo de creer en teorías trasnochadas y de accionar a base de retórica. puesto que ha sido esta imbricación de palabras la materia de la que se fue nutriendo nuestra subjetividad y construyendo nuestra identidad. la coyuntura del desarrollo académico con los estudios de la mujer trajo una movilización de consciencias y fuerzas vitales positivas que convergen para que dichas preguntas alcancen dimensiones enormes que le otorguen carta de ciudadanía como preocupación legítima para fomentar una ciencia humanizada y comprometida. es donde surge esta investigación. Justamente ha sido un interrogarse continuo de las lesbianas en Costa Rica el plantearse el problema de la identidad.

¿Cómo influyeron las características y la calidad de las relaciones familiares en la configuración de la estructura identitaria sexual y las preferencias sexuales? Interrogante que a su vez se desglosa en: ¿Con cuál de las figuras parentales se experimentó más seguridad y con cuál más inseguridad? ¿Cómo influyeron las carencias afectivas en la configuración de las preferencias sexuales? ¿Cuáles deseos infantiles encubre y se realizan en la organización de la preferencia sexual? 14 . fruto del modelo teórico y metodológico empleado. así como del diálogo con lesbianas sobre el problema a investigar: A. ¿Cómo la condición de género de las figuras parentales de la familia de origen fue configurando el marco de las identificaciones sexuales? Desglosando este interrogante. emergen las siguientes preguntas: ¿Con quién se identifican las participantes en la investigación? ¿Por qué? ¿De qué manera influyeron en esas identificaciones las expectativas que la madre. el padre u otros miembros de la familia tenían sobre el sexo deseado para las participantes? B. ¿Cómo se construye la identidad sexual en las mujeres lesbianas? Esta inquietud se desglosa específicamente en una serie de interrogantes.

hay una interrogante adicional que emerge directamente de la temática y del encuadro general del estudio. ¿Cómo las vivencias desde la configuración de género. fueron configurando la estructura identitaria sexual de las participantes? Pregunta que se especifica: ¿Cómo se fue inscribiendo en el cuerpo de las participantes el deseo por la mujer? ¿De qué manera pudieron influir las experiencias de abuso sexual infantil en la orientación y en la preferencia sexual? ¿Cómo evalúan sus primeras relaciones heterosexuales? ¿Qué valor fundante en su orientación y preferencias sexuales les atribuyen las participantes? ¿Cómo evalúan sus primeras relaciones homosexuales? ¿Qué valor fundante en su orientación y preferencias sexuales les atribuyen las participantes? ¿Qué balance realizan las participantes sobre sus decisiones acerca de su orientación y preferencias? ¿Cómo valoran su existencia lésbica? Finalmente. que por lo tanto básica mantiene relación con el planteamiento de la investigación: 15 . ¿Por qué se elige a una mujer como "objeto" de amor? ¿Qué se espera de ella? C. más allá del entramado familiar nuclear.

que por tanto he conocido en carne propia las luchas por la autoafirmación de género y los problemas de la internalización de la opresión. que he estado comprometida siempre en la lucha con grupos considerados minoritarios y que he tomado la opción de ser psicóloga. La posición de la investigadora señala una precomprensión de la realidad que luego será tematizada. dolor intenso producto de una sociedad patriarcal que nos ha sujetado con cadenas externas e internas. ¿Qué tiene que ofrecer el feminismo a las lesbianas? ¿Qué consideran respecto a este tipo de estudios y de método? Más específicamente: ¿Han experimentado en sus vidas un "vuelco al feminismo"? ¿De qué les ha servido? ¿De qué les ha servido participar en este estudio? ¿Por qué? B) Posicionamiento subjetivo ante la investigación Si algo caracteriza a la investigación cualitativa feminista en el ámbito de las Ciencias Sociales es el reconocimiento de que toda investigación está socialmente ubicada (Harding 1980). determina los intereses cognoscitivos y marca una pauta. Todo ello ha tocado las fibras íntimas de mi propia existencia personal. latinoamericana. de modo que mi propia clarificación ha sido un proceso de develamiento difícil pero necesario. de ascendencia negra. una profesión de apoyo a las otras y los otros con consciencia lúcida y crítica. así como he visto las dificultades de reconocer este dolor y enfrentarlo. El trabajo terapéutico con otras mujeres me ha permitido captar las dimensiones profundas del dolor interno. Señalo por tanto que realizo este trabajo en mi condición de mujer. Recurro a las palabras esclarecedoras de una etnopsicoanalista para expresarlo: "Para una mujer es 16 .D.

que para nosotros mismos. terminológica y moralmente están profundamente anclados y que a la vez dificultan el ingreso al campo buscado y a su realidad" (Nadig. 1998: 39). Prejuicios y tabúes. (Nadig. extraño (ajeno) y hecho inconsciente. una teoría que permite investigar las profundidades del psiquismo con interés emancipatorio. el psicoanálisis se me ha presentado como una opción necesaria para la investigación científica y para la comprensión de la mujer. fueron desplazadas. De allí la importancia de estudiar el psicoanálisis. a negar y a eliminar violentamente los conflictos. En dicho instante entran en juego problemas existenciales. Se buscan conexiones y relaciones cuya constitución no tienen campo en la cultura predominante. 1998: 41). A pesar de los desencuentros ocurridos. El psicoanálisis permite investigar el modelo de dominación y su forma de interiorización por parte de las mujeres y hombres de nuestra sociedad: "La cultura de estructura social autoritaria y patriarcal nos enseña a evadir. así como la negación y represión de todo aquello que sea otro. psico-histórica. con lo que amenaza un derrumbamiento de la defensa. reprimido. Se deben obtener conocimientos de aquello que ha sido desvalorizado. Citando a la misma autora: "Otro punto más que dificulta la investigación feminista es la constitución del objeto. nos reprime en nuestros deseos pulsionales y no nos prepara para crecer conjuntamente" (Editores Aspas 4: 1998:3). desaparecidas e idealizadas. que teórica. Se trata entonces de conexiones. miembros del sistema.especialmente difícil ocuparse del tema de la mujer cuando se llegan a tocar heridas propias profundamente reprimidas. son desconocidas y se han convertido en tabú de tal forma que no podemos aproximarnos a ellas en forma natural y con un pre-conocimiento adecuado. Esto es importante para comprender la constitución del hombre y la mujer unidimensional impuesto por nuestra sociedad. 17 . cuya resolución es de central importancia". de todo lo diferente a la propuesta dominante.

era necesario reinterpretar el psicoanálisis desde el lugar de lo diferente. también de la Universidad de Costa Rica. Pero tenía que reconocer que requería de nuevas interpretaciones. deseando sexualmente a la madre inalcanzable? ¿Es mi vida una experiencia vergonzante.De este modo. Aún más. del cual además es directora. con conceptos revolucionarios y actuales. que también me impulsaban a realizar la investigación: ¿Desde qué lugar se construye la lesbiandad? ¿Desde la envidia. de lo impensable para el sistema. Además de las justificaciones académicas para realizar este trabajo. "tortilleras" y yo una mujer sin honor? 18 . la falta. con amigas vulgares y degradadas. Recurrí entonces a la Dra. Consideré para ello su trayectoria como psicoanalista y en específico en este campo del etnopsicoanálisis. el psicoanálisis me parecía una macro teoría muy completa. del que había sido la pionera e introductora en el país a través de la Maestría en Psicoanálisis de la Universidad de Costa Rica y de los cursos que había ofrecido en el Instituto de investigaciones sociales. Primero. Ursula Hauser para que fuera directora de mi tesis. Mi conocimiento personal previo de ella. la patología? Se trata de mujeres incapaces de alcanzar un desarrollo psicosexual completo. me habían permitido valorarla como muy capaz. de modo que se me presentaba como la persona idónea para dirigir la presente investigación. era necesario realizar una revisión del psicoanálisis tradicional a fin de eliminar las distorsiones patriarcales que se encontraban en el pensamiento de Freud. De allí mi opción por el etnopsicoanálisis. en los cursos de psicodrama del Instituto Costarricense de Psicodrama Psicoanalítico (ICOPSI). existían en mí una serie de interrogantes personales que reiteradamente fueron surgiendo en mi proceso de vida y formación profesional.

atrevida. Esto es aún más cierto en el etnopsicoanálisis. puesto que toda producción de conocimiento es intersubjetiva y en el contexto específico del psicoanálisis esta realidad es obvia y es el pasaje necesario para la construcción de nuevo conocimiento. pues las 19 . que ha puesto en evidencia cómo la transferencia debe ser valorada en la producción del saber para que sea ciencia en el más pleno sentido. que se puede ser "mejor que un hombre"… ¿Es malo sentir así? ¿Será que hay una confusión. ¿Son los deseos sexuales diferentes "perversos"? Sentir que se puede morir de amor y de deseo por una mujer. Mi respeto y admiración por el trabajo que ya conocía de la Dra. que conduce a la lesbiana a la creencia de ser un hombre. Hauser me impulsaron a escogerla como directora de tesis. Dada la naturaleza sui generis de la metodología etnopsicoanalítica. que nos encuentre estando vivas" C) Transferencia con la supervisora El rigor de la investigación psicoanalítica requiere detallar los aspectos más relevantes de la transferencia con la supervisora. disidente y parricida? ¿Cuándo vamos a descansar? "Si nos ha de encontrar la muerte. la interacción subjetiva era indispensable en el juego de la supervisión de una tesis aparentemente "académica". a comportarse como uno de ellos… pero sin tener pene? ¿Hay una inhibición en la mujeridad por imposibilidad de pensar lo diferente? Necesito descansar de esto pero ¿qué me obliga a ser perfecta para ocultar a la mujer que pienso tan transgresora.

ella era la psicoanalista. Los cambios en mi vida durante los últimos tres años han sido radicales: casa. Pude notar el impacto que en mí causó la supervisión. ella era la europea. He experimentado un crecimiento y puedo ver a la Dra. trabajo. con todo resuelto. yo era la nativa. Y también aparecían mis celos por el grupo. un enojo que remitía a una larga historia anterior que en este momento se me removía. Por una parte me enojaba asistir a supervisión. Me sentía colocada en una posición de inferioridad y quizás de marginación. más apropiada del saber y del saber hacer. Y a la vez que experimentaba mi enojo y mis celos. ella parecía tener un modo de vida tranquilo. yo apenas la psicóloga. de más control. Tampoco existe presión del grupo. Luego vino el archivamiento del enojo. situaciones familiares. ahora era mi subjetividad lo que estaba puesto en juego y considerado. sabiendo ahora que el saber me resulta propio. mientras que yo me encontraba sometida a la presiones por subsistir. Hauser desde una posición más serena. Ahora miro y me siento en una situación de más tranquilidad. Experimentaba en mí una fuerte ambivalencia hacia Úrsula. Ella era la rubia. porque habían hecho un endiosamiento de la figura de Úrsula. no podía menos que estar expectante a cada sesión. Experimentaba agradecimiento por su supervisión.imágenes fantaseadas debían ser anotadas y consideradas cuidadosamente. sometida a la censura social. excepto la de los procesos institucionales que actúan más allá de ella. yo la negra. Frente a la tradicional fachada de objetividad. reconocía que sus observaciones eran aportes realmente valiosos para mi trabajo. Ya no hay presión por su parte. objeto de señalamientos. Este tiempo me ha permitido madurar la experiencia y en este momento miro a Úrsula Hauser diferente. con el que me he reunido tres veces posterior a la finalización del proceso para detallarles avances. 20 .

investigación a la que fui muy cercana por desempeñar el papel de lectora de la misma. en Costa Rica no se ha realizado ningún estudio o investigación dedicados específicamente a la construcción de la identidad sexual de las lesbianas.Es en este contexto de dinámica transferencial en el que se desarrolla el presente trabajo. Esto de alguna manera les llevó a considerar de modo 21 . Dada la relevancia que tiene la intersubjetividad en la producción de conocimiento. presentado en noviembre de 1997 por Kattia Chinchilla Arias y Patricia Gómez Solórzano como tesis para optar por el grado de Licenciatura en Psicología en la Universidad de Costa Rica. El problema que las autoras abordaron fue: "¿cómo se relaciona la socialización dentro del sistema patriarcal con las vivencias y concepciones de las relaciones de pareja que tienen doce mujeres adultas autodefinidas como lesbianas" (Chinchilla y Gómez. como ha demostrado el etnopsicoanálisis. trabajo titulado Análisis de la Construcción Grupal de Doce Mujeres Adultas Autodefinidas como Lesbianas Acerca de las Relaciones de Pareja. A lo largo del trabajo he podido comprobar cómo la transferencia de las participantes hacia mí ha hallado eco en la contratransferencia que experimenté hacia el grupo. Considero que procesos similares pueden existir entre supervisor(a) y supervisado(a). Existe un único trabajo afín al tema. sería interesante que en un futuro pudiera analizarse la correlación existente entre la transferencia de quien hace la tesis y la contratransferencia que necesariamente existe de parte de su supervisor(a). D) Antecedentes de la investigación D.1) Antecedentes nacionales Hasta el momento. 1997: 44). lo que podría ser una veta fecunda de exploración para las investigaciones futuras.

La investigación de Ana Teresa Álvarez resulta especialmente relevante porque trabaja con una muestra de homosexuales (gays y lesbianas) "con fines exploratorios ya que se conoce poco acerca de la identidad sexual (o de género) de sujetos con estas características" (1991: 5). se titula "La construcción de la identidad sexual en cinco adolescentes diagnosticados pseudohermafroditas" (1987). hay dos trabajos de investigación elaborados sobre la construcción de la identidad sexual.tangencial el proceso de la construcción identitaria. que le permitía estudiar los roles sexuales con que se identificaban los sujetos. de Hellín Kaschak y Sara Sharratt (1984). conducente a la verificación de hipótesis. en su discusión incluyen análisis de la construcción de la identidad. denominado "Identidad Sexual. por lo que quedaron muchas preguntas planteadas para ulteriores investigaciones. esta investigadora recurrió a la "Escala Latin American Sex Role Inventory". Ninguno de estos trabajos aborda de modo específico la temática del lesbianismo. Tesis de Maestría en Psicología de la Universidad de Costa Rica. El primero. Sin embargo. cercana en algún sentido. de Laura Chacón y Doris Lara. mostrando los factores pertinentes de la dinámica familiar y los patrones de crianza como relevantes para la organización de la autopercepción y de la experiencia subjetiva respecto a la masculinidad y a la feminidad. señalando cómo se correlaciona con niveles de fortaleza yoica y de neuroticismo. Salud Mental y Socialización en Jóvenes Adultos Universitarios" (1991). En otra dimensión. La misma autora insiste en buscar la asociación entre identidad sexual con elementos de la dinámica familiar y patrones de crianza. El otro es el trabajo presentado por Ana Teresa Álvarez. Para estudiar la identidad sexual de la población en estudio. Tesis de Licenciatura de la Escuela de Psicología de la Universidad de Costa Rica. Deseo destacar dos conclusiones de este estudio: 22 . De este modo realizó un estudio ex post.

en virtud del reconocimiento en sí mismo de características que la cultura define como típicas para uno u otro sexo" (Álvarez. Lo anterior conduce a preguntarse por el tipo de relación que existe entre la identidad sexual y la elección sexual. es medular el reconocimiento que hace esta investigación de que la "elección de compañero sexual. deseo señalar que el estudio de Álvarez incurre en un error muy común al homologar la identidad sexual con la identidad de género. parece ser un fenómeno independiente de la construcción de la identidad sexual" (Álvarez. 2. son temas que requieren ser investigados más en detalle" (Álvarez. como se ve en la cita siguiente: "Se entendió por identidad sexual la descripción que hace la persona de sí misma como sujeto femenino o masculino. "Los resultados del estudio no son concluyentes en cuanto al papel de la crianza en la conformación de la identidad sexual y más bien. 1991: vii). Además de validar la necesidad de investigaciones cualitativas más profundas sobre el tema. De este modo se afirma que una mujer masculina no es necesariamente lesbiana y que una lesbiana 23 . 1991: ix). se puede concluir que este fenómeno gira alrededor del rechazo a identificarse con lo femenino y por el contrario. Como cada sujeto sintetiza en sí mismo las formas de relación con las figuras significativas y cómo afectan en la construcción de su identidad personal y sexual. aquí lo masculino adquiere valencias negativas. conducen a reflexionar sobre la gran complejidad de este proceso de construcción del individuo. Tanto las mujeres lesbianas como los hombres homosexuales presentan los mismos tipos de identidad sexual que los sujetos heterosexuales. ¿La elección objetal constituye un proceso más básico y anterior a la consolidación de la identidad sexual? (Álvarez. los roles y formas de relación concretas con sus figuras parentales. 1991: 225-226). No obstante. 1991: 221-222). "Con respecto a la variable homosexualidad.1. la tendencia a identificarse con lo masculino pero.

No hay noción de enfermedad. D. así como en la problemática de la mujer. más bien. La corriente que tiene por interés cognoscitivo la adaptación del sujeto a la sociedad procura describir organizaciones y patrones familiares típicos que sean reconocibles como 24 . La homosexualidad como enfermedad curable. Schifter y Madrigal (1997) agrupan los estudios realizados en las siguientes categorías: 1.puede ser muy femenina. La homosexualidad como perversión o desviación del fin normal y natural de la pulsión sexual – coito heterosexual reproductivo -. El conocimiento generado se concentra. 2. en Costa Rica la investigación relativa a los procesos de identificación sexual es muy escasa. 3. También el estudio agrega conclusiones que apuntan a que la construcción de la identidad sexual se apoya sobre procesos identificatorios inconscientes que transcienden los procesos sociales de aprendizaje de roles sociales de género a lo largo de los patrones de crianza. pero básicamente ha sido estudiado el fenómeno en su expresión masculina. extendiéndose desde 1984 hasta la fecha. su estructura y dinámica. haciendo así necesario reenfocar la temática desde la perspectiva psicoanalítica que nos ofrezca un marco conceptual explicativo más comprensivo. La homosexualidad como anomalía constitucional heredada. a causa de trastornos en el desarrollo psicosexual de la personalidad. En conclusión. condición que va más allá de la volición de los individuos y que por tanto no puede ser castigada. en estudios sobre la familia.2) Antecedentes internacionales La investigación sobre homosexualidad es bastante amplia. Corresponde al paradigma freudiano.

insiste en la interacción entre factores hormonales (lo biológico) y procesos de socialización (lo cultural). La homosexualidad como una desviación del esquema sexual usual en el ámbito de la normalidad estadística. durante los primeros 18 meses de edad. 1998: 115). a fin de que puedan ser modificados y de este modo prevenir la homosexualidad. los rebeldes y el movimiento gay organizado en 1973 quienes para la convención de Honolulu. Un ejemplo de ello lo tenemos en el trabajo de Irving Bleker (1967). llegan al acuerdo de excluir la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales elaborada por la asociación. formulada por la Sociobiología. La homosexualidad como resultado de la interacción entre Biología y Cultura. entre los psiquiatras conservadores. de modo que luego se vuelve imposible modificarlos. 25 . de modo que representa una desadaptación social sin que por ello signifique que el homosexual deba estar seriamente desadaptado en otros ámbitos. Esta propuesta se apoyó en lo sucedido tras varios años de negociaciones en el Comité de Nomenclatura de la Asociación de Psiquiatría Estadounidense. Desde este enfoque se supone que el proceso de formación y de orientación sexual se establece tempranamente. 5. 6. La homosexualidad es natural y más frecuente estadísticamente de lo que parece. describiendo un patrón clásico consistente en una madre dominante. quien a su vez es hostil y distante. quien elabora un modelo triangular de la familia homosexual. Esta propuesta. 4. castrante y minusvalorizadora del padre. Las tesis antropológicas sobre el relativismo cultural se utilizan como recurso para ubicar la "inversión de la conducta sexual" como un aspecto natural en la humanidad y como parte de nuestra "herencia mamífera fundamental" (Schifter. causales de esta "enfermedad".

La primera es editada por Trudy Darty y Sandee Potter con el título de "Women . por lo que resulta más útil ubicarla dentro del proceso de construcción de la identidad de género. Ambas antologías organizan las investigaciones en grandes categorías temáticas: Identidad. Martin Weinberg y Sue K. La segunda compilación ha sido presentada por La Colectiva de Psicología Lésbica de Boston como "Lesbian Pscyhologies. Explorations & Challenges" (1987). Comunidad y Opresión. El estudio se basa en la investigación de los patrones familiares de 979 hombres y mujeres homosexuales.Se trata de que el niño o la niña se rehúsan a realizar exclusivamente las actividades típicas de su sexo y aceptan prácticas correspondientes al sexo contrario. como se ha indicado anteriormente. Finalmente tenemos el estudio de Allan Bell. donde recopilan trabajos de investigación realizados fundamentalmente en la década de 1970. esta disconformidad también se halló presente en varios casos de heterosexuales. titulado "Preferencia sexual: su desarrollo en hombres y mujeres" (1981). En esa investigación. La investigación sobre la identidad sexual específicamente lésbica no ha tenido el mismo nivel de desarrollo. Relaciones. 26 . Sin embargo.7. con estudios más actualizados que el anterior.Identified Women" (1984). Los autores concluyen que "nuestros datos sugieren quela calidad de la relación padre . contrastados con una población de 477 heterosexuales.hijo (como la de madre - hijo) no es un buen indicador de la posterior identifiación sexual… por lo que no representa la importancia que la teoría le ha adjudicado" (1981: 138). Familia. Hammersmith. los mismos autores plantearon la variable "disconformidad infantil con el género" como la más importante para predecir la homosexualidad. La identidad sexual seguiría dependiendo de otros factores que deben ser explorados con más profundidad a través de otra estrategia metodológica. Terapias. Para analizar la lesbiandad -vivencia de las mujeres lesbianas sobre su ser y estar en el mundo - contamos con dos antologías básicas.

por tanto exigirán como primera tarea un análisis sistemático de la categoría “identidad”. que servirá de marco teórico- conceptual de referencia.La Colectiva de Boston (1987: 3-4) destaca como la peor interpretación de la lesbiandad la tendencia a correlacionarla con factores patológicos específicos. tales como anormalidades biológicas (genéticas y hormonales). pues todavía el desarrollo lésbico se examina bajo el supuesto de la búsqueda de causas de una patología. la pareja y la comunidad-. Este será el cometido del siguiente capítulo. expresan la multiplicidad de maneras en las que la opción de la identidad lésbica lleva a una feliz y sana vida" (1987: 4). las voces de las lesbianas que han hablado desde las décadas de 1970 y 1980. Por tanto. 27 . estas autoras van a centrar su atención más bien en discusiones sobre la complejidad de la aceptación del ser lesbiana. los problemas que les plantea la homofobia sistemática y su ubicación en la vida real . queda de manifiesto que el planteamiento de la identidad sexual lésbica tal y como se formula en la presente investigación es un valioso aporte para llenar vacíos significativos en el campo científico. lo que justifica el esfuerzo de realizar el presente trabajo. en particular la "hipótesis de un trauma psíquico infantil" que afecta y distorsiona la presunta evolución normal del desarrollo femenino. Tras este recorrido. señalando que este proceso es difícil de lograr dentro del patriarcado. La Colectiva de Boston además indica que "en contraste con el grueso de la literatura homofóbica tradicional. que además de invisibilizar a las lesbianas procede a descalificarlas y a estigmatizarlas. inferioridad constitucional o con déficits psicológicos como las detenciones en el desarrollo psicosexual.en lo personal. Señalan con acierto como la redefinición de homosexualidad fuera del estatus de enfermedad mental no ha producido un cambio en los modelos de teorización sobre este tipo de orientación. Los rigores de la investigación científica.

Capítulo II Marco conceptual de referencia: 28 .

Una concepción de esta índole enfatiza la integración personal sobre otros elementos. Considero que debe ser profundizada. pues la unidad alcanzada no es un producto simple. Finalmente. tal y como se plantea en Ciencias Sociales. al mostrar la conflictividad del concepto de identidad para quienes construyen su sí mismo(a) en medio de las contradicciones de la sociedad patriarcal. Acostumbrada a pensar en términos dinámicos por el psicoanálisis. revisaré luego los procesos de construcción de la identidad. a mostrar la complejidad y la problematicidad del concepto. Examinando la diversidad de enfoques. denominadores comunes: el concepto de identidad hace referencia a la unidad. Procederé. hay una falta de definición precisa que conduce a confusiones y polémicas continuas. sino el resultado de una síntesis compleja. asimétrica y expoliadora en su dinámica. siempre atenta a la arqueología del sujeto(a) que actúa como soporte inconsciente. en cuya construcción entran de lleno tensiones internas. Finalmente. exige un desglose analítico. concluiré con la síntesis integrativa que servirá de referencia teórica. el repaso de la posición feminista psicoanalítica aportará el factor crítico central para el concepto. particularmente en la segunda parte del siglo XX. primero.DISCUSIÓN SOBRE LA IDENTIDAD Y SU CONSTRUCCIÓN La complejidad interna de la categoría “identidad”. A) EL PROBLEMA DE LA IDENTIDAD La categoría de identidad ha adquirido cada vez mayor relevancia en el ámbito de las Ciencias Sociales. se encuentra. El interaccionismo simbólico enriquecerá la perspectiva psicogenética al develar la trama social con la que el sujeto(a) procede a la construcción del sí mismo(a). dramas y conflictos históricos en 29 . No obstante su uso prolífico en la literatura científica. sin embargo. consistencia y continuidad de la percepción personal.

De aceptar esta formulación. por lo que se vuelve indispensable añadir que la identidad emergería de varios aspectos de la personalidad como un logro de su desarrollo continuo.el proceso de interacción subjetividad . siente y conoce acerca de sí mismo. Ya desde Erickson (1966) se afirmaba que el proceso de formación de la identidad es una síntesis de la interacción entre la dinámica de la personalidad y el contexto del individuo. Dannecker (1984). citado por Dannecker. se debe enfocar la identidad sexual ubicándola en el contexto del complejo sistema de roles sexuales de la estructura sociopolítica de nuestra sociedad. Por un lado. que distan mucho de estar resueltos y que subyacen a la imagen de integración que se nos quiere proponer fenoménicamente. el dinamismo viene de la interacción dialéctica individuo . Esta primera aproximación al concepto de identidad es bastante estática. 1974. la valoración infantil y el ideal de sí mismo del adolescente (Breger. Confirmando esta orientación. De este modo. 1984). Esta perspectiva dinámica hace ver la identidad como una realidad que se construye antes que ser estática. incluyendo la imagen corporal. Cass (1984) intenta mantener el equilibrio de los dos componentes a ser considerados cuando se trabaja con el concepto de identidad. mientras que los autores modernos insisten en que a este factor individual (representaciones de sí mismo) se añade otro factor social (percepciones que los otros tienen de él). considera que la identidad es la manera como el sujeto percibe. Habermas (1997) plantea que la comprensión del proceso de identidad solo es posible cuando ésta se correlaciona con la ideología social y política.contexto. la representación tradicional presenta la identidad como un conjunto de aspectos del funcionamiento individual concebidos como representaciones. Un recorrido por varios autores relevantes mostrará el amplio conjunto de factores que deben ser considerados. La 30 .programación social. por ejemplo. de modo que el contexto del individuo pasa a ser descrito en términos más específicos.

1994) quien destaca cómo desde muy temprano en nuestra vidas. Luego procede a un desglose de los factores de identidad para lograr una comprensión más plena del concepto. Entre menores somos y más dependientes. de raza. la pregunta que formulo es: ¿quién soy yo? Cada uno de nosotros tiene una identidad y es el contenido de nuestro ser: mi identidad es lo que soy". Esta tensión permanece al 31 . que es el espacio vital en el que vivo. Identidad optada: Es la identidad que escojo. en la que se ve implicada la subjetividad . Con la precisión analítica que le caracteriza. sería la resultante de este intrerjuego de variables. con la posibilidad de modificar mi vida y de entregarle un sentido nuevo. Marcela Lagarde (1994: 36) formula el problema de la identidad en términos claros: "Si quiero saber cuál es mi identidad. 1993. Esta pluralidad de componentes será la fuente continua de conflicto en la construcción de la identidad y es la misma autora (Lagarde.identidad. de modo que se daría una organización del conjunto de las percepciones y sentimientos del individuo hacia sí mismo partiendo de las categorizaciones sociales. de género. "lo que siento que soy". Autoidentidad: Es la identidad desarrollada por cada uno de nosotros bajo la forma de autoconciencia. en relación directa con mi crecimiento. señalando tres niveles: Identidad asignada: Es la identidad de clase. tales como las concepciones aceptadas y generalizadas en que nos socializa. 1992. más nos "organiza" la identidad asignada y más se niega o desdibuja la autoidentidad. que la sociedad impone a sus miembros a través de distintas instituciones. insiste Cass.lo que yo pienso sobre mí y sobre el mundo. mujeres y hombres nos ubicamos ante un conflicto constante de identidades.

es decir. ¿por cuál identidad deseamos optar? Y de allí las grandes fracturas y los problemas usuales con que las personas adultas van a terapia cuando intentan dinamitar las estructuras identitarias que les han sostenido por años. Identidad subjetiva: Identidad que posiciona a las personas en la feminidad o en la masculinidad desde un punto de vista psíquico más que cultural. En consecuencia. escribe: "Así como se usa el género en vez de sexo. de su familia. destaca la conflictividad entre las identidades y los conceptos que las representan. herencia sobre todo de sus más allegados. ¿qué aspectos de nuestra personalidad nos ha sido impuesto?. existe una tendencia a sustituir la categoría analítica diferencia sexual por género. Esta autora. De este modo. ¿qué es lo que deseamos conservar de esto que se nos ha depositado?. Desde una perspectiva que también señala la conflictividad interna inherente a la construcción de la identidad. eludiendo el papel del inconsciente en la formulación de la subjetividad y la sexualidad" (1993: 351).crecer. las personas adultas enfrentan múltiples problemas 32 . Identidad de género: Estructuración psíquica de la simbolización cultural adscrita al sexo. convirtiéndose en el tipo de problemas clásicos que mujeres y hombres enfrentan en su adultez: ¿quiénes somos en realidad?. aunque a veces de modo encubierto. desde una perspectiva psicoanalítica. Con ello afirma que la diferencia sexual implica a la identidad subjetiva de manera específica y no necesariamente a la subjetividad. pues se mantiene una coherencia con la identidad de género en tanto que construcción simbólica cultural del sexo. Marta Lamas (1993) establece los siguientes factores identitarios como relevantes: Identidad sexual: Estructuración de una persona como homosexual o heterosexual.

se entiende por roles sexuales o de género la constelación de cualidades identificadas como apropiadas para cada género. sexo y género rectores de la personalidad tienden a ser contradictorios en su génesis misma. preferencias. pues los deseos. Jean Block (1973). se ha procurado trascender lo biológico para incluir lo psicosocial. el reconocimiento adecuado que hace la persona de su propio ser. se refiere a la "identidad sexual o de género como la conciencia personal de que se es un sujeto masculino o femenino. puesto que el concepto de identidad sexual ha estado rodeado de bastante confusión en la literatura científica. Frecuentemente se le ha biologizado. En otra tradición. 1991: 10). procederé a examinar las aproximaciones teóricas que parecen más adecuadas para comprender el proceso de construcción de la identidad y cuya integración servirá de base para una conceptualización propia. ligándolo a las funciones organísmicas y a las relaciones sexuales (De Cecco y Shiverly. cuya internalización a largo plazo va constituyendo la identidad sexual. Así. un sentimiento de seguridad para manifestar sin miedo conductas etiquetadas como femeninas o masculinas dentro de su contexto social" (citada por Alvarez. Tras este recuento de factores y variables relevantes a ser consideradas en la conceptualización de la identidad. Así procede a incluir el factor de los roles socialmente establecidos. necesarias para una adecuada aproximación epistemológica (y ética en última instancia). Se debe añadir aquí la acotación crítica de que la equiparación de identidad sexual e identidad de género conduce a confusiones analíticas cuando se evalúan o se consideran las diferencias sexuales o las preferencias y orientaciones sexuales. 33 . Interesa resaltar la contribución de Lamas. En este caso.relacionados con sus experiencias subjetivas de la sexualidad. de modo que lo que un individuo caracteriza como masculino o femenino depende totalmente de la cultura en la que participa (Alvarez. 1984). 1991: 9).

que posteriormente será elaborada a través de símbolos. la segunda apunta hacia la elección de objeto que se desea incorporar. sentir y actuar que caracterizará a este individuo en su particular forma de 34 . esa forma de pensar. es decir. Por razones de precisión analítica es necesario señalar que en la teoría freudiana el concepto de identificación asume diferentes significados. Sigmund Freud centra su explicación sobre la adquisición de la identidad sexual y el comportamiento femenino o masculino en el concepto de identificación. pensamientos y comunicaciones (Grinberg. Finalmente. De esta manera. La propuesta psicoanalítica define ciertos episodios críticos en el desarrollo humano. siendo el más difundido aquél que remite al proceso por el cual el niño estructura su ideal del yo principalmente según el modelo de sus padres (Grinberg. 1976). En la teoría freudiana se plantea la identificación asociada a la vivencia de la satisfacción: el niño identifica la experiencia de satisfacción con una determinada representación de objeto. la tercera hace referencia a la identificación con el objeto abandonado. Freud señala la importancia de la identificación como base en la relación objetal con la madre. señalando su correlación con los respectivos cambios fisiológicos y anatómicos del sujeto. de modo que en esos momentos las personas son confrontadas con conflictos típicos y con crisis ante las que tendrán que tomar decisiones. 1976). El proceso de identificación evoluciona a través de varias fases. La primera etapa se caracteriza por la indefinición entre yo y objeto.B) LA VERSIÓN PSICOANALÍTICA Sin hacer distinción alguna entre los distintos tipos de identidad considerados anteriormente. El tipo de resoluciones que la persona vaya asumiendo irá configurando la estructura y dinámica de su personalidad.

en particular con la constitución de un super-yo articulado con un ideal del yo que remite a la identidad de género. Por otra parte.ajuste al medio. en uno y otro sexo. porque se instauran los diques en contra de los deseos incestuosos que la normatividad social ha estado presentando como ideas inconciliables (Villar. pero interesa destacar básicamente la emergencia de dos tipos de identificación: por amor al objeto y por temor a la represalia. a nivel nosológico. El concepto de identificación. Una consecuencia importante de este planteamiento es que. Bischop. entran en 35 . lo "normal" y lo "patológico" se presentarán como términos extremos de un continuum en el mismo proceso. Continuando con la descripción psicoanalítica del proceso. de cuyo desenlace depende la identidad sexual. Para alcanzar la resolución del complejo se requiere del abandono de las catexias depositadas sobre los padres. será similar hasta la etapa fálica. abandonando el deseo por su madre y resolviendo de esta manera la situación edípica. que constituirá así su modelo principal. (Cueli. 1986). núcleo de estructuración de la personalidad. los niños desarrollan el temor a la castración y esto les conduce a la identificación con el padre. las niñas. En este momento se consolida la experiencia subjetiva con respecto a la aceptación de la castración simbólica. En ambos casos. sin embargo. puesto que implica el pasaje edipal. La fase fálica. Las fuentes de identificación también son diversas. que es la expresión más temprana del vínculo emocional con otra persona. está por tanto relacionado con el de Complejo de Edipo. central en la cosntrucción identitaria. Con el descubrimiento de las diferencias de los sexos. 1975. que son substituidas por identificaciones con el objeto perdido.el objeto de amor es la madre. ante la carencia de pene. el desarrollo psico- sexual de los niños. será la más importante quizá por sus implicaciones identitarias para mujeres y hombres. Las diferencias se ubican como una gradiente de tipos de fijaciones y de resoluciones a los conflictos y epicrisis del desarrollo psicosexual y maduracional del yo. 1980).

pues el factor de presencia o ausencia de pene dirigirá los distintos ajustes en el proceso psíquico. lo que la lleva a la identificación con la madre para acceder al deseo paterno y así resolver su situación edípica. conduciendo a que éstos internalicen diversos aspectos del padre del mismo sexo y también diversos aspectos del padre del sexo opuesto. generándose una situación edípica que. según Freud.una situación de envidia de éste. Es importante señalar que en la teoría psicoanalítica existe una dependencia entre diferencias anatómicas e identificaciones diferenciales. regresiones. Anna Freud (citada por Laplance y Pontalis. Esta situación sería el origen de lo que él llamó "Complejo de Masculinidad" y de las neurosis (Villar. El niño se identifica con su padre para conservar su pene. En el caso de las niñas. 36 . que el desarrollo de los niños es controlado por la identificación defensiva y el de las niñas por la identificación anaclítica. Considera. Esas diferencias y las angustias de castración conducirán a articular el entramado de las fijaciones pre-edipales. que simbólicamente se inscribe por medio del lenguaje en las estructuras mentales y las formaciones básicas del inconsciente. además. podría no llegar a resolverse nunca totalmente. las mujeres y los hombres en la sociedad. genera más hostilidad hacia la madre y conduce a que se vuelva al padre como objeto amoroso. la carencia del miembro viril afecta su experiencia de identificación. 1986). para regular el orden posicional y del dominio que ocupan las niñas. compulsiones a la repetición y la resistencia a admitir "la falta". las neurosis y sus síntomas. 1983) plantea que ambos tipos de identificación operan en los niños de uno y otro sexo. los niños. El poder de los mandatos y prohibiciones que nos preexiste a través de la cultura se condensa en "el falo". la normatividad con la prohibición de la definición de la identidad sexual. las preferencias sexuales.

Coherentes con estos postulados. Este autor plantea que. a pesar de reconocer esta dificultad para definir lo que es enteramente masculino o femenino. representados por medio de la polaridad actividad-pasividad (Freud. 1983). citado por Laplanche y Pontalis. en su forma completa.1986). el modo positivo. el Complejo de Edipo se desarrolla teniendo presentes ambas modalidades (Freud. Hall. Esta diferenciación del complejo edipal está íntimamente relacionada con la ambivalencia que el niño desarrolla hacia sus padres y que se debe a la presencia de una ambivalencia sexual inherente al sujeto infantil.Freud plantea que esta carencia en la niña conduce a que sea considerada inferior por el hombre. el modo negativo se caracteriza porque el deseo conduce al padre del mismo sexo y el odio se desencadena contra el padre del sexo opuesto. Para la comprensión de la homosexualidad en la teoría psicoanalítica. Sin embargo. 1985). Se trata así de la coexistencia de lo masculino y lo femenino en la misma persona. Por un lado. por otra parte. tanto Freud como sus seguidores han enfatizado que no es posible encontrar en hombres y mujeres características que se puedan definir como masculinidad o feminidad puras. pues el ser humano está constituido por una mezcla de rasgos de ambos tipos en el sentido de una combinación de pasividad-actividad. en que el deseo sexual se dirige hacia el padre del sexo opuesto y el deseo de destrucción se dirige contra el progenitor del mismo sexo. 37 . estos autores muestran una clara sobreestimación de lo masculino y una desvalorización simultánea de lo femenino (Villar. produciendo a la vez que ella reconozca la superioridad masculina y admita este estatus de subordinación. Este reconocimiento va acompañado de una fuerte rebelión contra este estado de las cosas. es importante señalar que Freud postuló dos modalidades del Complejo de Edipo. 1978). Momosevitz. conduciendo a que la pequeña desvalorice la feminidad y también a la madre (Lindzey.

del conductismo y de la teoría crítica social. pero siempre en función de las redes sociales de relaciones que los fundan y que ellos a su vez articulan. C) LA VERSIÓN DEL INTERACCIONISMO SIMBÓLICO Con una fuerte y radical oposición al reduccionismo psicológico del conductismo y al determinismo estructural de las teorías de orientación macrosociológica. Finalmente. con independencia de la elección de objeto. pero claramente centra su explicación del mismo en factores de tipo psicobiológico. colocando en primer lugar la capacidad simbólica del ser humano. 1993: 261). Por tanto. Los símbolos significantes conducen al desarrollo del lenguaje y a la capacidad distintiva de humanos para comunicarse entre sí en el pleno sentido del término. Los humanos son distintivamente capaces de crear gestos vocales y esto conduce a la capacidad peculiarmente humana de desarrollar y usar símbolos significantes. tanto en los varones como en las mujeres. se trata de los procesos significantes. Puesto que la actividad masturbatoria infantil femenina está centrada en el clítoris. se sigue que en la mujer es necesario un proceso represivo mayor. Los símbolos significantes también hacen posible el pensamiento y la interacción simbólica" (Ritzer. Su consideración básica consiste en afirmar que "mientras que los animales inferiores y los humanos son ambos capaces de mantener una conversación de gestos.Freud (1978) señala que las actividades eróticas y la masturbación en las niñas es de naturaleza masculina. que la hace presa más frecuente y más fácil de las constelaciones neuróticas. solo los humanos están capacitados para comunicar el significado consciente de sus gestos. La 38 . al punto que para él la libido tiene carácter masculino. Freud no descarta totalmente la influencia de factores sociales en el desarrollo del comportamiento diferencial debido al sexo. como el funcionalismo estructural representado por Talcott Parsons. el interaccionismo simbólico hace confluir principios del pragmatismo.

enfatizando especialmente el contexto relacional y de comunicación en la familia. se enfrenta a todo un sistema gestual y verbal que le trasmite un mensaje que ella interpretará probablemente en términos de "soy tonta". quien destaca la función estructurante para la identidad de las "profecías autocumplidoras". Las personas como seres siempre "en relación". acomodándonos en este entramado relacional de acuerdo con lo que interpretamos de los significantes y significados que se nos ofrecen en el proceso comunicacional específico y en el contexto cultural en que vivimos.capacidad de pensamiento típicamente humana está por tanto moldeada por la interacción social. Aportes de primera línea nos los brinda Paul Waltzlawick. con su "Teoría de la Comunicación Humana" (1986). que señaló como existen marcos sociales que construyen la identidad subjetiva del "loco" o de la "loca". sentimiento y acción para mostrar su derivación de procesos sociales. podemos continuar examinando los procesos por los que organizamos pensamiento. callando a las preguntas de la maestra. Cuando una niña asustada en la escuela se retrae. Al igual que la locura puede ser develada como un mito y la enfermedad mental puede mostrar su carácter de construcción social. a partir de las cuales soy aquello que interprete ser desde mi espacio relacional. ya que se señala al género como una construcción social inscrita e 39 . para luego actuar en forma congruente con tales significados. Esta línea de argumentación fue retomada y reforzada por la Antipsiquiatría. en sociedad. vamos construyendo la realidad social en forma dinámica. sumiéndose en diálogos con sí misma en donde repetirá afirmaciones sobre su ser y experiencia. De allí la concordancia y el soporte que puede encontrarse en el interaccionismo simbólico al enlazarlo con la teoría feminista. experimentando así una tendencia fuerte a la acomodación social según el lugar y el rol que ha interpretado tener. En esta interacción es donde las personas aprenden los símbolos y los significados que les permiten ejercer su pensamiento y actuar con el reconocimiento de los roles sociales.

intenciones y aspiraciones que pueden impulsar a los actores en lo cotidiano a realizar determinadas interpretaciones acertadas o desacertadas. 40 . A pesar de las virtudes de este enfoque. El interaccionismo simbólico destaca así el papel estructucturante de la cultura en la construcción de la identidad y a su vez reconoce la existencia de una autoconciencia que posibilita a las personas participar como actores dinámicos capaces de modificar o alterar los significados y los símbolos que utilizan en la acción e interacción como base de la interpretación de sus acciones. motivos. partidarias de las teorías que describen la lógica de nuestro sistema social como articulada en torno a la opresión de la mujer. D) LA VERSIÓN FEMINISTA PSICOANALÍTICA Las feministas psicoanalíticas contemporáneas. reconocen que Freud propone una teoría de las diferencias basada exclusivamente en las características anatómicas de los géneros. de modo que se omite "lo inconsciente" como un factor motivacional importante y destacado en cualquier macroteoría seria sobre la conducta humana (Ritzer. Entre ellas se encuentran el ignorar factores psicológicos tales como necesidades. desconociendo el entramado relacional determinante en que nos movemos las mujeres. quedan vacíos por llenar que han hecho que el interaccionismo simbólico esté sujeto a críticas. Por otra parte. a la vez que la identidad sexual quedaría conceptualizada como otra construcción social interpretada desde una subjetividad marcada por la historia personal y el entorno cultural respectivos. 1993). indican cómo el psicoanálisis contemporáneo falla al presentarnos objetos sin deseos o deseos sin objetos relacionados.interpretada subjetivamente.

J. 1995: 71). las feministas psicoanalíticas señalan también cómo. La conciencia del valor del psicoanálisis para una praxis emancipatoria ha hecho que las feministas psicoanalíticas se hayan entregado a una tarea de reconstrucción fundamental de las conclusiones a las que Freud llegó. el desprecio a la mujer y la violencia sexual. Pero por otra parte. (Flax. La producción de feministas como N. un reconocimiento de que los fracasos continuados dentro de la teoría psicoanalítica radican en parte en sus desviaciones y cegueras en cuanto al género (Flax. Reexaminando las conclusiones freudianas sobre el narcisismo. Flax es verdaderamente impresionante por su erudición. Las teorías psicoanalíticas también nos ayudan a comprender el poder en sus formas no institucionales: cómo se entretejen las relaciones de dominio en la urdimbre del yo y cómo se entrelazan el deseo y el dominio". Chodorow (1984) comienza por destacar el miedo a la muerte o el temor a dejar de existir como una de las cuestiones más importantes en medio de las que se moviliza la baja autoestima. Mientras que al abordar el tema del narcisismo. es social. cambia y persiste en el tiempo un yo que de forma simultánea está encarnado. Mitchell. Por otra parte. incorporan a la reconstrucción del psicoanálisis la teoría de género. J.. `ficticio` y real. como podrá insinuar lo que examinaré sobre el tema específico de la construcción de la identidad. "con todas su deficiencias. las feministas prefieren considerar el entorno socioemocional que rodea a las niñas y a los niños 41 . Chodorow.. tecnicismo y vocación psicoanalítica.Se da. la teoría de la desigualdad y la teoría de la opresión en el contexto del patriarcado. Freud destacaba la participación del instinto o pulsión de muerte en la organización de múltiples patologías. el psicoanálisis presenta las teorías mejores y más prometedoras acerca de cómo llega a existir. de modo que conservan los principios bioenergéticos y económicos del desarrollo y de la libido. además de atribuir la importancia debida a los primeros años de vida y a la motivación inconsciente. por una parte. Kristeva y J. 1995: 75).

que por su género tienen una relación más íntima con la madre y con sus futuros hijos. Con el desarrollo. Considerando estos elementos. Los hombres buscan también –en parte por envidia del rol reproductor de la mujer y en parte por su apasionado deseo de lograr la inmortalidad a través de sus hijos. que es la carencia resultante de la pérdida del "paraíso de la fusión materna". 1987). con ello compensan el impacto de la separación y 42 . La herida narcisista. por medio del ejercicio de la "función paterna". Esta situación conduce a la represión del lenguaje semiótico-materno. provocando la sensación no solo de "estar separado". hace que "los hombres respondan con pavor a la perspectiva de su extinción individual y adopten una serie de defensas.diferencialmente. las teóricas feministas prefieren enfocarlo como un conjunto de poderosos sentimientos ambivalentes. N. Chodorow (1984) argumenta que la misoginia se apoya en la envidia de los hombres hacia las mujeres. Al examinar la etapa oral. las feministas psicoanalíticas ven en el narcisismo una defensa contra el vacío de la separación y perciben al sujeto(a) como conjuración de este vacío. resultado de las primeras experiencias emocionales hacia la mujer – madre – cuidadora. emergiendo de la represión como sujeto social (Kristeva. conformándose así las estructuras básicas del inconsciente a través de las cuales las personas procesarán posteriores experiencias de su ciclo vital. 1992). sino también la de haber "perdido" (pérdida del cuerpo de la madre y de la unidad que ella representaba). sobre todo en ese aspecto que conocemos como "angustia de separación".el control del proceso de reproducción” (Lengerman y Brandtley. creando demandas genéricas que actúan como factores explicativos mucho más adecuados para comprender la conformación del yo y las neurosis. 1993: 380). marcada muy especialmente por la aparición del lenguaje logocéntrico. el niño y la niña continúan su separación. la constitución de esta "carencia" inaugura posteriores procesos inconscientes (Macaya. que conducen todas a la dominación de las mujeres.

la carencia. Dominación y opresión de las mujeres bajo el marco de un sistema de relaciones que tiene por marco el temor conduce inevitablemente a situaciones asimétricas en la distribución del poder y de las oportunidades. Hombres y mujeres pueden emerger como sujetos dominantes y sobreindividualizados. Crecen con una mezcla de profundos sentimientos positivos y negativos hacia sí mismas y hacia la mujer-madre. Habiendo ubicado así la primera fractura en la constitución del sujeto(a) en la tensión continua que representa la amenaza narcisista de la posible muerte. que solo pueden entrar en relación con el otro al “reconocerlo” en actos de control. del mismo modo que emergen otros hombres y mujeres subordinados e infraindividualizados. aunque el poder y la libertad son necesidades básicas de mujeres y hombres. De las dinámicas descritas y de las frustraciones inherentes a su proceso de resolución surgen diversas patologías. lo que conduce a que solo en apariencia puedan vivir libres del desprecio y temor hacia ellas. A partir de esta posición. el sujeto(a) también debe afrontar la tensión resultante del conflicto entre el deseo de individuación y autonomía por una parte y la necesidad y reconocimiento por otra. de modo que esta ambivalencia destruye una buena parte: de su potencial para resistirse a su subordinación social” (Lengerman y Brantley. esto les permite tener relaciones interpersonales más emocionales e inclusivas. a pesar de soportar identificaciones confusas y ambivalentes con la madre. causando un impacto negativo 43 . 1993:381). Por su parte. En efecto. que renuncian a la acción independiente para encontrar su identidad bajo la forma colonizada del reflejo del sujeto dominante. las mujeres “inscriben su identidad femenina en una cultura que subvalora a las mujeres. explica cómo las mujeres regulan su autoestima por medio de la sumisión al ejercicio de la maternidad. bajo el orden de dominio del patriarcado se crean dinámicas tales que hacen que los hombres carguen necesidades emocionales muy profundas de controlar a las mujeres.

existe más allá el deseo en todas las mujeres de otro tipo de relación afectivo-sexual que sea liberadora. Rich destaca que las identificaciones primarias con la madre nos llevan a crear y recrear vínculos afectivos con otras mujeres. de modo que muchas feministas serían lesbianas teóricas encubiertas o desexualizadas. La propuesta de Rich no está sola. que se asocia con una construcción genérica que impone la heterosexualidad como obligatoria. Dada la censura social. E) SÍNTESIS INTEGRATIVA Se ha observado cómo el psicoanálisis convencional. Esta descripción de los factores y procesos en la construcción de la identidad permite que se oigan voces alternativas en el planteamiento de la identidad lésbica. A. señala la dirección 44 . dado que se llega a ella por decisión libre y no por imposición. siendo su experiencia un modelo de lucha por la igualdad de los sexos y por la liberación psíquica de las mujeres. por todos los medios a su alcance. encontrar un lugar seguro dentro y fuera de la familia. centradas en torno al desplazamiento de la libido somática sobre objetos que actúan como alivio de tensión. pese a las limitaciones de sus posiciones endógenas. Adrienne Rich (1978) señala que detrás de la “falsa conciencia feminista”. de modo que la existencia lésbica sería la única opción verdadera y posible para reaccionar creativamente ante el heterosexualismo patriarcal. También la psicóloga clínica Charlotte Wolf (1971) arriba a conclusiones similares. nuestro amor hacia otras mujeres suele ser reprimido. indicando que el lesbianismo es una mejor respuesta a la socialiozación de las niñas y que la niña lesbiana es quien ha intentado.que afecta y destruye a las mujeres en cuanto a las posibilidades genuinas de realización plena de su mujeridad. de modo que nos hallamos ubicadas en un “continuum lésbico”. Volviendo a Nancy Chodorow (1984). deformado o incluso sublimado hacia relaciones erótico- políticas dentro del movimiento de mujeres.

preferimos identificarnos con “aquello” a lo que creemos que apunta el deseo de la madre. las que se juegan en las relaciones entre el hijo y la hija con su madre y su padre. Mientras que pueden existir deseos incestuosos a la base. así como la necesidad de superar los dilemas de la castración simbólica. al colocar como clímax del proceso identitario justamente el paisaje edípico. Para no perderla en todos los sentidos. Dio Bleichman E.correcta. porque la dirección del proceso es determinada por la ideología. ahora su gerarquización es sociocultural e histórica en su origen. Es importante señalar el lugar de especial relevancia que adquiere “el deseo de la madre” sobre las criaturas. propuesta ante la que ella y él deben responder con la elaboración de una síntesis de esos elementos (Fromm E. 1991). Como se observa. 1970. Este deseo materno suele 45 . alrededor de la separación. negadas o reprimidas. de la unidad y de la pérdida. 1979. Yendo más allá. habla de la proyección como el mecanismo identitario básico por medio del cual se conjura el “vacío” por la pérdida materna. la identidad de género y la identidad subjetiva. Emilia Macaya (1992). cuyo poderoso influjo puede regular la identidad sexual. Es importante el señalamiento de la angustia ante los deseos incestuosos que conduce los procesos de identificación. del amor. Chodorow se remonta a la angustia de la fusión oral temprana con la madre. fuente de identificaciones primarias básicas que serán luego confusas. 1995. citando a Kristeva. el avance de esta propuesta sobre el clásico psicobiologismo psicoanalítico es el dimensionamiento del proceso identitario en el flujo y reflujo de tendencias personales históricas – endógenas y socioculturales -. del desamor. que asigna un lugar a la mujer y al hombre en el entramado de las relaciones interpersonales. 1990). con un posicionamiento imaginario ante la castración simbólica que exige el abandono del objeto materno como objeto primario de amor y la inscripción correspondiente de las prohibiciones (Dolto. en donde se realiza un desenlace por identificación. cuando ocurre la inscripción del lenguaje logofalocéntrico e ingresan las prohibiciones. separando asía a las niñas y los niños de su madre.

haciendo de lo social algo personal y haciendo de lo personal algo público.__). La trasgresión a estos mandatos ya interiorizados obliga a fracturas muy dolorosas o a la inscripción de síntomas como signos mudos de nuestra conciencia silenciada.ser un deseo construido. predisponentes para que éste se institucionalice. (Dio Bleichman E. que consiste en la práctica del psicoanálisis como metodología crítica de la praxis social en el contexto de la sociedad de dominación. en la construcción identitaria intervienen estructuras psíquicas que son representantes simbólicos e imaginarios de un orden de dominación y de distribución del poder. Esto significa que la distinción entre público y privado se borra. se perpetúe. las expectativas sobre la prole. como lo ha expresado con suma claridad el movimiento feminista. por tanto susceptible de ser método de investigación científica y práctica emancipatoria. la familia es una verdadera matriz psicoafectiva y al mismo tiempo está atravesada por el sistema sociopolítico. que la familia desempeña un papel un papel central en la construcción identitaria. los secretos guardados. se mantenga.la forma de manejo de la sexualidad y también de los sentimientos. En efecto. etc. un deseo arcaico representante a su vez del deseo del gran otro cultural. Por tanto. dando origen así a los conflictos identitarios. a través de su estilo comunicacional. Queda claro a partir de este exámen sin olvidar las “Instituciones Disciplinarias” de la sociedad. recurriré al etnopsicoanálisis. donde la construcción de la identidad está transida por 46 . 1993). en la colonización de los cuerpos de la mujer y en el control de su sexualidad (Lagarde. De este modo. se trata de un deseo materno anclado en los cautiverios patriarcales de la subjetividad femenina. los mitos. cultural y económico que reproduce y sobre el que impacta. En una sociedad de código patriarcal. Tal comprensión teórica de la construcción identitaria me lleva a la elección de la metodología de investigación. su estilo racional. el orden posicional del dominio y poder con que se regulan las relaciones entre cónyuges y con su descendencia.

contradicciones y alienaciones impuestas. detallando la conformación y organización del grupo. 47 . describiré el proceso grupal realizado. permite al ojo experto descubrir en tiempo relativamente breve los obstáculos epistemológicos para hacer explícito lo latente y perturbador. pues. recurriré al grupo operativo. método y fines de la investigación me ha conducido a optar por el etnopsicoanálisis como la metodología más apropiada para este estudio. lo mostraré en el capítulo que viene. me parece el enfoque ético y científico más adecuado. mostraré los supuestos que guían la constitución de un grupo operativo como contexto de trabajo para esa aproximación etnopsicoanalítica. develando en un espacio de experiencia intensiva las historicidades en la construcción del sujeto. cuya densidad interaccional y dinámica centrada en la tarea. así como la secuencia de eventos por sesión. En detalle. Finalmente. A continuación. Y como técnica de abordaje. a una presentación de los supuestos bases del etnopsicoanálisis. Procederé. para permitir una mejor visualización de todo el proceso. siguiendo la línea de los emergentes. CAPÍTULO III APROXIMACIÓN METODOLÓGICA La congruencia entre objeto.

Florence Weiss y Marco Morgenthaler (1984). "un problema entonces en la organización jerárquica. que ayudan a sistemas autoritarios a reproducirse. patriarcal significa la necesidad de obediencia 48 . 1971) en investigaciones realizadas en África Occidental. Como lo indica Hauser. pág. con el objetivo de cambiar algo de esta triste verdad" (Aspas 4. 1987) lo utilizaron para un análisis en México. que al excluir la subjetividad permite mantener esa supuesta neutralidad valorativa de la objetividad que solo sirve para ocultar la lógica de la dominación. Mario Erdheim y Maya Nadig (1986. Goldy Parin-Mattheyt y Fritz Mogenthaler (1963. Weiss (1991) continuaron con la aplicación de este método de análisis en un estudio en Papua-Nueva Guinea. Mientras el etnopsicoanálisis se ha convertido en una rama importante de las ciencias sociales. 1998: 9). Fritz Morgenthaler. en Costa Rica es Ursula Hauser quien lo introduce. A) EL ETNOPSICOANÁLISIS “El método etnopsicoanalítico fue desarrollado y aplicado por primera vez por Paul Parin. Johannes Reichmayer da en su ´Introducción al Etnopsicoanálisis´ (1994) un resumen de la rica producción que se ha dado en este campo” (Hauser. 6). En el etnopsicoanálisis se encuentra una propuesta innovadora que se aleja del cientificismo patriarcal y positivista. autoritaria. para lo que es óptimo el etnopsicoanálisis. convirtiéndose en su principal impulsora y desarrolladora en la investigación y en la enseñanza. Como ya se estableció. En efecto. No ha sido una simple coincidencia la que ha permitido que el etnopsicoanálisis se haya convertido en la reinterpretación del psicoanálisis más acorde con las exigencias de una investigación desde la perspectiva de género: "Estas reflexiones justifican nuestro interés en el ETNOPSICOANÁLISIS. estudiar el sistema patriarcal requiere entender su lógica y los procesos de sujetación a que somete a los individuos. dado que esta corriente científica permite una investigación feminista: principalmente busca explicaciones para el funcionamiento de los procesos psicológicos y sociales.

se forma el carácter que exige el funcionamiento de determinado modelo de la sociedad. y en todos los rincones de nuestra vida cotidiana (escuela. toda una cultura se muestra actuando detrás: "Al mismo tiempo actúan fuerzas sobre las madres. de frustración" (Hauser. sino que es el principio que impone una lógica y una articulación al psiquismo. El precio del proceso de socialización a menudo es el olvido. De allí que el poder no es simplemente una fuerza exterior. se dirige hacia el análisis profundo de la dialéctica entre el entorno socio-económico-cultural (en el cual los individuos se socializan y actúan) y su dinámica intrapsíquica" (Hauser 1998: 8). partidos burocráticos. las generaciones. las familias. Parin indica que además de las presiones que sufren los infantes por parte de los padres. 3) Esta imbricación entre organización social y estructuración psíquica es justamente el punto de partida del etnopsicoanálisis como metodología crítica: "La aplicación del pensamiento psicoanalítico desde el enfoque del etno-psicoanálisis en el campo de la investigación social. las cuales quiero resumir según su origen macro-estructural. 49 . miedo y culpa. sectas. muy en concordancia con la descripción que el psicoanálisis nos ha indicado de la organización del aparato psíquico: "De acuerdo con los valores sociales y morales vigentes.y subordinación. Así. la mutilación de energías vitales y creativas. en comparación con lo escrito sobre historia. por el valor psicológico de su institución. pero que a través del estudio de las tareas impuestas por la socialización permite reconocer las imposiciones y constantes sociales. el etnopsicoanálisis articula una comprensión que es simultáneamente intrapsíquica. Así.). 1990: 90-91). Estas son las relaciones de producción y de poder que son vistas por las/os etnopsicoanalistas más detenidamente. obliga al individuo constantemente a defender su autoridad. El PODER institucionalizado. universidad. etc. sus deseos libidinosos y sus sentimientos de decepción. o por el contrario la amenaza de castigo. a favor de un conformismo de la adaptación social a la `normalidad`establecida" (Aspas 1. trabajo. primero en la familia.

la relación entre la cultura y la sexualidad. El etnopsicoanálisis se mostraba especialmente apto. que es en múltiples formas distorsionada por los mecanismos de defensa psíquica. Lo vemos con claridad al examinar su espectro temático: "De que manera y en que forma se siguen por parte del/a investigador/a los intereses primordiales del etnopsicoanálisis. el cual tiene según Levy-Strauss (1949) su forma original en la prohibición del incesto. En este sentido. una verdad subjetiva. vamos de lo etnológico a lo intrapsíquico y viceversa. la regulación de las relaciones entre los géneros. fue grato saber que podía contar con Ursula para plantear una investigación que se proponía interpretar la lesbiandad desde su lugar diferente. mimeograf. sociales y culturales" (Hauser. justamente porque era una metodología pero aún más un enfoque centrado en lo reprimido por la cultura: "El etnopsicoanálisis no es solamente un método de 50 . Consideramos que estos procesos de construcción de la llamada `Identidad` son por gran parte inconscientes. quienes se responsabilizan en censurar los hechos vividos y recordados de acuerdo a la posibilidad de concientización. el antagonismo entre `familia y cultura`(Erdheim.sus necesidades y frustraciones que nacen desde ellos y que deben ser tomados en cuenta" (citado en Hauser 1998: 10) Esta misma perspectiva lleva a plantearse el problema que será central en nuestra investigación de una manera diferente: "Cada individuo a lo largo de su vida está tejiendo una `leyenda` sobre su historia. justamente porque lo diferente es lo negado e ignorado por la cultura patriarcal. los cuales son la influencia del poder sobre la psique humana (Parin. Por tanto. es decir se escapan de la voluntad racional del individuo. es lo reprimido en nuestra cultura. que tienen una orientación monadológica en vez de sociocultural. 2000: 2) Esto hace que el etnopsicoanálisis pueda plantearse problemáticas frecuentemente descuidadas por otros enfoques y metodologías psicoanalíticos. 1982). 1969). están siempre supeditados a un proceso de investigación específico" (Hauser 1998: 12). y responden a mandatos múltiples familiares.

en el primer supuesto para un trabajo auténticamente científico. es necesario reconocer con la ayuda del etnopsicoanálisis la resistencia a pensar y aceptar lo diferente. si bien incluye estos aspectos. El concepto de cultura no solo comprende lo racional.investigación cualitativa. la cultura no debe comprenderse solo como un producto del trabajo. Tratamos de hacer MEMORIA. la agresión delimita lo desconocido y conserva su identidad al desconocer a lo desconocido como el enemigo. Justamente cuando la condición de las mujeres con esa específica opción conocida como lesbianismo han sido discriminadas no solo por la cultura sino también por la ciencia. pueblos.. El autoconocimiento se convierte. "El etnopsicoanálisis busca 51 . producto de la cultura. silenciamientos y deformaciones que. ni es igual que la metodología de `Historias de vida`. modelan inconscientemente su investigación. incluyendo lo que no nos gusta ver y recordar. podría ser prevención a la compulsión de repetir los errores de las generaciones anteriores y ganar una distancia crítica hacia la propia historia" (Hauser. sino también los sentimientos. pues la producción de conocimiento está transida por las huellas de transferencia y contratransferencia. culturas. prejuicios. siniestras de cada historia particular y también de los grupos. La hipótesis y la esperanza es que elaborando la historia en todos sus aspectos. ocultas. es decir: Ponemos nuestro interés en las partes olvidadas (reprimidas). Más bien su específica diferencia de otros métodos es el hecho de que pretende analizar la implicación de los procesos inconscientes en las personas y entre grupos de individuos.. el etnopsicoanálisis exige reconocer en el investigador o la investigadora las limitaciones. 2000: 9). por tanto. HISTORIA MUY ESPECÍFICA desde el etnopsicoanálisis. sino también parte de la historia de la humanidad" (citados en Hauser 1998: 12) En ese sentido. El desarrollo de la sexualidad está entretejido con el de la cultura – con esto vemos que la sexualidad no es `cruda`o `pura` naturaleza. Erdheim y Nadig señalan que "mientras Eros pone constantemente a la cultura en movimiento y es atraído por lo desconocido. sino también como instintos sexuales.

es decir que la subjetividad de las dos partes involucradas en la investigación son objeto de estudios.rastrear en forma autoreflexiva y crítico-ideológica los componentes inconscientes del sujeto con la sociedad. Lo desconocido en la nueva situación puede significar un peligro para el equilibrio psíquico de ambas/os participantes y en el caso del/a investigador/a puede distorsionar los resultados de la investigación. permite reconocer que la historia del desconocimiento del lesbianismo en la ciencia psicológica solo apunta a una resistencia inconsciente: "La patologización. si estos sentimientos han de ser soportados y no rechazados. Miedos. etc. que sólo puede ser comprendida dentro de la nueva cultura. por parte del/a investigador/a (contratransferencia) que surgen durante el proceso 52 . fantasías. la desvalorización o por otra parte la idealización y `exotización` por parte del/a interlocutor/a pueden ser interpretados como mecanismos psicológicos de defensa del/a investigador/a para poder sobrellevar la angustiosa realidad. 1998: 40). El proceso de autorreflexión y el trabajo psicoanalítico son condiciones para cualquier investigación psicoanalítica" (Hauser 1998: 10). La subjetividad de la investigadora pasa a ser incorporada como un elemento clave en la comprensión de los datos y el encuadre psicoanalítico pasa a ser modelo de la totalidad de la investigación. A las/os etnopsicoanalistas les son conocidos esas `irritaciones` y relacionan estos fenómenos con lo extraño. lo seductor pero también lo terrible dentro de la nueva realidad. "Con la metodología del psicoanálisis de investigación social se logra una nueva forma de metodología cualitativa que utiliza fundamentalmente los conocimientos psicoanalíticos en la dinámica entre investigador/a y su "objeto- sujeto" a investigar. sueños. inmiscuyendo y considerando ala subjetividad y a el inconsciente de la investigadora como instrumento para alcanzar el conocimiento" (Nadig. El etnopsicoanálisis. al tomar como punto de partida el reconocimiento del papel de la interacción entre investigador/a e investigado/a. mientras a la vez se atribuye a la propia. deseos. He aquí la riqueza que nos proporciona el etnopsicoanálisis.

las alteraciones emocionales y subjetivas de la investigadora dejan de ser simples peripecias marginales a la investigación para ser incorporadas como elementos cognoscitivos fundamentales. serán parámetros para profundizar sobre los temas elegidos" (Hauser 1998: 8) Las reglas del encuadre psicoanalítico se generalizan a la interpretación de los datos y se intentan reproducir también al nivel de su producción: "Lo especial de este enfoque en el campo de la investigación social es la introducción a la discusión del inconsciente como fenómeno." (Hauser 1998: 8). devolución permanente de las observaciones al "sujeto de la investigación". etc. 1984) Siendo Devereux además de etnólogo. las relaciones interpersonales toman una importancia central y deben ser comprendidas dentro del marco teórico psicoanalítico. búsqueda de entender e interpretar los fenómenos de transferencia y de resistencia. Un texto de U. Con todo. como también a través de un análisis cultural con énfasis en las relaciones de dominio y poder en organizaciones sociales específicas. o sea. 53 . De este modo. Hauser. autorreflexión y asociaciones de los/las interlocutores/as. regularidad en las sesiones de encuentro. detalla esta situación: "Los/las etnopsicoanalistas trabajan de forma análoga a la situación terapéutica del/a psicoanalista. investigó la influencia de la orientación o enfoque subjetivos del/a investigador/a en relación con su material. mínimo de tiempo para que se pueda desarrollar un fenómeno emocional entre las dos partes involucradas. con una `atención flotante`. producto y fuerza social. muy valioso. el cual se puede entender únicamente dentro de una situación parecida a la del ´encuadre psicoanalítico`. relativa abstinencia social del/a investigador/a.de investigación. Georges Devereaux (1984) señaló en ´miedo y método en las ciencias del comportamiento´ que el fenómeno de la contratransferencia conocido dentro del psicoanálisis tiene también significado dentro de la etnología. médico y psicoanalista. `La contratransferencia es la suma de todas las distorsiones que se forman en la imagen que tiene el psicoanalista de su paciente y según su reacción accionan sobre él" (Devereux.

Este documento expone el proceso y los resultados. constante. las cuales no son tomadas en cuenta en otro tipo de investigaciones. influenciaban de una manera distorsionante. etc. en su propia dinámica. Bauleo nos indica que "llamamos Grupo Operativo. y del "grupo centrado en el individuo". A raíz de esto. cansancio. Devereux exige que el científico y su comportamiento durante el proceso de investigación sean parte de sus observaciones. es decir. En el etnopsicoanálisis. una psicóloga con experiencia y formación en etnopsicoanálisis que ha colaborado con Hauser. consideré que era posible aprovechar las riquezas del etnopsicoanálisis. espero que permita entrever la riqueza de la metodología. (Bauleo A. B) EL GRUPO OPERATIVO Para realizar la investigación se optó por la conformación de un grupo operativo. permite no sólo su comprensión sino también su ejecución". el grupo operativo se diferencia del "grupo centrado en el grupo"..señalando que una contratransferencia no analizada por parte del/a científico/a sobre su percepción de hechos. (Hauser 1998: 9) Aunque no he tenido formación específica en la metodología. a todo grupo en el cual la explicitación de la Tarea. y el accionar a través de ella. Éstas se entienden e investigan como fenómenos de resistencia de una inhibición inconsciente por parte del/a investigador/a". aburrimiento. interpretaciones y su formación teórica. que como se mostrará. 1980: 72) De este modo. en que la interpretación es usualmente personal. enfermedad. con las supervisiones y apoyo de la Ursula y el aporte de Xenia Rodríguez. pasan a primer plano las reacciones del/a investigador/a en forma de irritación. al igual que en el psicoanálisis. 54 . es especialmente valiosa para arrojar una luz diferente sobre una realidad que ha sido tan difícil de conceptualizar para la ciencia psicológica como las opciones por estilos de vida diferentes que signifiquen pensar la alteridad.

pero también de producción de vida. de cortes en la red de comunicación. permitiendo así su apropiación. aclarando. Se trata de un juego dialéctico. aparecer un nuevo explícito. en que lo explícito que tomamos como manifiesto se interpreta hasta que aparezca algo nuevo. se trata de un grupo de producción teórica. En ese sentido. de las relaciones primarias. explicitando. como en todo psicoanálisis. que tiene un nivel explícito o manifiesto de abordaje. citado en Aspas 1: 12) La irrupción de la palabra significa también la aparición del afecto.Pichón Riviere nos explicita en qué consiste la tarea en un grupo operativo: "consiste en el abordaje del objeto de conocimiento. para. o explicitar lo que estaba latente y que resultaba perturbador y conflictual" (Pichón Riviere. 55 . al permitir romper con barreras mentales que actúan como bloqueos alienantes para la formulación del propio proyecto de existencia. que objetivan ante el grupo la experiencia histórica y permiten el mutuo reconocimiento en torno a lo presentado. montos de exigencia que aparecen como signos emergentes de obstáculos epistemológicos (…) el obstáculo epistemológico centra las resistencias al cambio y nuestra tarea es justamente promover un cambio (en un sentido grupal) operativo (cambio de una situación a otra). surgen ciertos tipos de dificultades. La historicidad del sujeto se hace manifiesta en los emergentes. "El grupo va en cada caso con esta técnica de lo explícito a lo implícito. citado en Aspas 1: 8-9). un nuevo descubrimiento (…)" (Pichón Riviere. la aparición de las fantasías inconscientes. son proyectadas. en torno al cual se discutirá.de lagunas. Pero en este plano explícito de la ejecución de la tarea o tratamiento del tema. hasta hacer emerger un nuevo conocimiento que transforme al grupo. a través de ese proceso. la tarea encomendada al grupo es el tema de la identidad lésbica. En esa dinámica. encontrando las resistencias y las defensas. En este caso.

Puede ser explicitado por una sola persoma o por varias. colaborando a que el grupo supere sus bloqueos y trabaje en la tarea. El progreso es entonces posible y se plantean nuevos problemas. de lectora de los emergentes. cuyo ideal es una praxis emancipatoria a través de la elaboración del tema que moviliza los afectos del grupo. citado en Aspas 1: 13). Me queda reservado el puesto de observadora no participante. pero su importancia radica en que es aplicable a las otras miembras del grupo porque éstos expresan una constelación similar de conflictos. definimos a los emergentes en nuestra concepción como "el tema central alrededor del cual giran las observaciones y las interpretaciones". se va a lograr en un momento dado un pasaje de una situación estancada o dilemática. cada uno por su experiencia personal. "Con la técnica grupal. Labrucherie y Marrero (1975) han descrito con precisión cuál debía ser la función que ambas debíamos realizar: "se ha señalado la tarea del cooridnador como la de visualizar y explicitar el vínculo entre la tarea del grupo y el grupo. por su forma de ser y por la interrelación que juega entre ellos. y el observador con una tarea que podía realizar de tres maneras distintas: a) observar la temática y dinámica (observador de crónica). sucede que contribuyen a la tarea todos los que están comprometidos en el grupo. nuevos aspectos. a una situación de movimiento o dialéctica. b) ademas de lo antedicho. siendo quien lo expresa una portavoz del sentir del grupo. que hacen que el sujeto pueda aprender con mayor libertad por la ruptura del estereotipo. marcando los puntos de atasco y permitiendo que emerjan las nuevas constelaciones de afectos. Xenia Rodríguez actúa como coordinadora en las sesiones. posición ardua para mí todavía hasta el momento porque debo hacer el esfuerzo ascético de callar para que la palabra del grupo prevalezca. leer los 56 . pueda entonces estar en un continuo progreso" (Pichón Riviere. Durante el proceso que nos ocupa. El señalamiento y el trabajo con los emergentes hacen avanzar la tarea.En consonancia con la estructura del proceso.

m. desde el lugar de lo “extraño” y “ajeno” que Xenia representaría. todos los martes de 7 a 9:30 p. c) además efectuar señalamientos y/o interpretaciones" (Labrucherie y Nadal. 57 .emergentes. Las sesiones se realizaron en la Sala del Instituto Latinoamericano de Prevención y Educación en Salud (ILPES). Hubo siempre mucha curiosidad. Las participantes fueron seleccionadas basándome en una prehistoria de conocimiento y relación con la investigadora. 1975: 73-74) C) EL PROCESO GRUPAL C. se elige a Xenia Rodríguez. centrado en esta tarea que les pareció muy interesante. A continuación las participantes: P: mujer de 50 años. licenciada en Psicología con formación etnopsicoanalítica y colaboradora de la doctora Hauser. Dos horas de trabajo grupal y treinta minutos de devolución. reconocida pintora y feminista mucho más allá de Costa Rica. como facilitadora del proceso grupal. Por recomendación de Úrsula. por su disposición a participar y por su aporte a la conformación de un grupo heterogéneo. El grupo funcionó de Setiembre a Diciembre de 1998. Ursula quiso fomentar el nivel de las diferencias y generar la mayor posibilidad de fantasías y transferencias.1) Encuadre El grupo operativo fue planificado para tener una duración de doce sesiones.

además de sus reacciones personales y sus impresiones. ecologista y de vocación religiosa. ingeniera en Computación. Con formación en estados Unidos. se describe en “búsqueda”. Posteriormente este material que se va convirtiendo en un Diario de Campo. experta reconocida. licenciada en Administración de Empresas. mientras se está reuniendo el grupo. profesora. es discutido y analizado en un sesión semanal. L: 37 años.observadora que recoge en cada sesión todo lo que se habla. psicóloga y estudiante notable. formadora de un grupo de mujeres. entusiasta. sin experiencia feminista grupal. Madre de 4 hijos. Amplia trayectoria en la educación y el feminismo. pensionada. con Ursula y Xenia y así se le da forma y continuidad al proceso grupal. I: 53 años. comerciante. Incansable creativa. T: 39 años. Desarrolladora de procesos feministas notables. Sesión 1: 58 . C. MR: 52 años.2) Descripción del proceso Como será en todas las sesiones siguientes Xenia introduce la agenda recordando la tarea y recuperando las emergentes. MY: 48 años. las cuales devuelve al grupo en treinta minutos al final de cada sesión. reconocida activista del movimiento de mujeres en Costa Rica y más allá. Las emergentes se identifican en principio a partir de las interpretaciones de la investigadora .MA: 26 años.

de frustrarlas y a la vez mi rebeldía y mi abandono hacia y contra la tarea. el peso de la religión. lo ajeno. Se cuestiona sobre todos los closets que hay que abrir. Se efectúa todo un proceso de transferencia negativa hacia Xenia: se le cuestiona. Se recuerdan las luchas por ser lesbiana. lo bueno? Una relación no es necesariamente pura. Como emergente aparece la identificación con una madre frustrada en su "mujeridad". experimento preocupación y culpa. Hay representación de un deseo materno que viene de una madre ambivalente. Se pregunta por la sexualidad y los sentimientos. Ellas se reúnen y muestran decepción por mi ausencia. Se discute la relación con la madre. Menos MR. de llenar las demandas de ser para ellas. ¿Qué es lo normal. experimento la necesidad de que estén bien. de la familia. Desde ya se nota cómo el grupo me ubica en un nivel transferencial. Por mi parte. 59 . Me doy cuenta de que asumo el lugar en que he sido posicionada por ellas. lo limpio.Hay manifestaciones respecto a las expectativas de las participantes. se le dicen cosas hostiles. Sesión 3: El emergente son las estrategias de sobreviviencia y la eclosión de la libertad de ser. buena y sana. Se hace memoria de recuerdos familiares infantiles. A nivel de contratransferencia. mientras que a Xenia se le designa transferencialmente en el lugar del padre por representar lo diferente. descubro en mí el temor de decepcionarlas. las implicaciones de las decisiones que tomamos y del daño que se causa. todas presentes. se trata de mujeres pasivas no asexuadas. El emergente es la disconformidad infantil con el género. Sesión 2: Me resulta imposible llegar porque me he enfermado. el lugar materno.

Menos P. me siento silenciada guardando un secreto. Todas presentes. acongojada porque me percibo como observada y censurada por lo que no esté bien. Siento deseos de continuar buscando la identidad propia. de la libertad que puede ser plena. Me siento presionada. no quiero seguir adelante. el significado de la maternidad. como los de eternidad de la relación y su idealización. empiezo a cuestionarme sobre las relaciones de pareja y los estereotipos asociados. tengo enojo.Las participantes hablan de castigos. Experimento preocupación y siento la necesidad de explicarme ante ellas. Se encuentran decepcionadas y desmotivadas. todas presentes. los mandatos paternos. Hay una sensación general de mayor alivio. Me siento culpabilizada pero también incomprendida. estoy cansada. Me siento como una que no es igual y me angustia tener que permanecer callada. Se habla sobre las relaciones ideales y la realidad de la pareja. Se plantea por qué se hace la opción sexual. Sesión 5: Se habla de identidad. Sesión 4: El grupo ofrece una excelente producción. de masculinidad y feminidad. 60 . Pienso en mi abuelita que decía “simpre después de la tormenta viene la calma”. Se discute lo que pasa con la familia.

Reconozco que ellas están aquí por su propia decisión y esto me hace sentirme menos cargada. Las percibo como muy niñas en autoconocimiento. Xenia se encontraba sola en la sala. Protesto con fuerza y nos terminan asignando una sala incómoda para reunir el grupo. pero que nunca había respondido a mis llamadas y a mis cartas. A lo largo de la sesión me sorprende que mujeres tan preparadas y de tanta trayectoria formativa y de lucha sigan pensando que nacieron con esa elección de vida. Las participantes ya habían llegado antes de mi arribo y se encontraban afuera. aún más.El grupo brinda una producción rica. Experimento cólera contra esta institución manejada por hombres. conduciéndome a tener que pagar los honorarios de la facilitadora de mi propio bolsillo. 61 . pero me impacta la paradoja de percibirlas más libres que yo porque la conciencia me pesa mucho. Hay más comunicación y todas están presentes. Sesión 6: No hay espacio en ILPES porque la sala que nos ha sido asignada ahora está ocupada por un grupo de hombres. me preocupa. me había ofrecido su soporte. en cumplimiento de su supuesta misión de apoyo a la comunidad gay y lésbica. El proceso grupal está avanzando y hemos llegado a una etapa de intimidad que permite a las participantes abrirse a hablar más de sus deseos. llena de risas. contra una organización que. Me parece que como grupo continúan girando alrededor de sus propias invisibilizaciones. Ya no me siento tan responsable.

Tomo conciencia de mis miedos porque no deseo ir a las sesiones. a los iguales. El uniforme da seguridad. Me impacta el tema del uniforme. elaborando el tema de la maternidad. Todas presentes. También me siento poco apoyada. El grupo se siente más unido al enfrentar juntas la situación. del cuerpo. También me siento sobredemandada buscando el dinero para cancelar los honorarios de Xinia y trabajando más que nunca para pagar las deudas de la Universidad. y con ello emergen el miedo al incesto y la lesbofobia. Como emergente aparece la mujer. Me pregunto cuántas veces andamos uniformadas por la vida y qué tanto nos limita nuestra felicidad. Luego se habla de lo íntimo. lo igual. En el plano de la transferencia. Me siento cansada. que es un mandato social muy fuerte. de cómo las participantes expresan el deseo de ser más naturales pero encuentran en los hombres un mandato que les dice que NO. porque empiezan a hablar de los deseos sexuales más exóticos y diferentes. Aparece el dolor de descubrirse mujer y de las dificultades que se deben aceptar para ser libres. Descubro en mí mis propios miedos y lesbofobia. Se nota el impacto en el grupo al hacer reminiscencia de la maternidad. 62 . la seguridad que aporta.Me siento fuerte al expresar mi protesta y reclamo. Sesión 7: Las participantes hablan de hacer una fiesta. a lo antinatural. al incesto. Se inicia la discusión del tema del uniforme: del vestido impuesto como señal. al qué dirán. empiezan a hablar de sus miedos: miedo al diablo. a la autoridad.

amor y afecto. he sido quien ha realizado el esfuerzo de reunirlas.Hay una apertura del grupo a hablar de sexo. Entonces considero que no quiero compartir con la misma igualdad los honores y los placeres. entre risas de temor. Pienso que así es como se sienten las madres. Se abren las posibilidades de autoevaluarnos y vernos. Se habla de la sensación de desnaturalización de la mujer y cómo en su lugar se ha impuesto una forma andrógena y fóbica. Todas presentes. Todas presentes. Las participantes se sostienen y forman un solo cuerpo. Sesión 8: Se experimenta en el grupo las manifestaciones de felicidad. de alguna forma también he hecho más. Sin embargo. Ya no experimento tanta desconfianza con Xinia y no siento tanta vergüenza de hablar con ella. he puesto dinero. Xinia afirma que la actividad del grupo ha sido posible por el esfuerzo de nosotras dos. expresando las participantes que se sienten protegidas y acompañadas. Esto me hace sentir en ese momento que no estoy tan sola. aunque sé que sin Xinia no hubiera podido hacer el grupo. siento que esto no es cierto. así como el miedo a la apropiación de la palabra. que de algún modo he puesto más . habla del miedo y del amor a la madre siempre presente. El grupo. Hay conciencia de lo caro de la resistencia lésbica y un darse cuenta del dolor del silencio y la necesidad de revalidar la palabra. Se reflexiona sobre la importancia de la autoestima y de cómo se ha aceptado una posición de despreci. Sesión 9: 63 . Se reconoce la búsqueda común de una persona que regale el exquisito aroma de mujer.

expropia. quien acosa. El grupo presenta como emergente la imagen del hombre como depredador y agresivo. El grupo empieza a percibir la lesbiandad como una salida a su situación. que había sido silenciado. ofende y traiciona a las mujeres. Sesión 11: 64 . también se señala que esta no es la razón para ser lesbiana. Como mujer también me siento oprimida pero confirmo que no quiero vivir a la par de un hombre. Hay dolor. Reconozco en la marcha del padre un hecho muy doloroso. Ésta última afirmación me desanima. Sesión 10: Xinia destaca la inclusión de lo excluido para comprender mejor. cuando posean más elementos para comprender su condición. Recuerdo mi propia ambivalencia y enojo hacia mi papá. así como la tristeza por su abandono y los deseos constantes que surgieron en mí por agradarle. pero tomo conciencia de que han elaborado mucha información a lo largo del proceso y que esto les permitirá ver todo después de una forma orgánica.Aparece por fin el tema del padre. Comprendo más claramente mi propio devenir y el de las mujeres del grupo. ambivalente. Me siento feliz porque encuentran una conclusión a la tarea que no ahn respondido y ven su orientación como una experiencia legítima de vida. Se trata más bien del problema del poder y control. El emergente trata de imágenes de un padre abusador. abandónico. También señala el grupo que no hay una respuesta que las implique a todas respecto al por qué de su lesbianismo y mucho menos sobre si se construye.

más pleno. L se ausenta por un severo dolor de espalda y contractura muscular. Siempre deseo incorporarme más hablando y capto cómo esta es mi necesidad personal. Me siento cansada. examinando cómo toda la vida la he pasado trabajando alrededor de las mismas cosas. aunque experimento la sensación de que aún nos faltó tiempo. Me siento interesada y sorprendida de la intensidad y del alcance del método. Ellas siguen agradeciendo el espacio.El grupo se centra sobre los dilemas existenciales de la vida adulta lésbica y continúa afirmando lo bueno que es tener esta identidad. Xinia insita al grupo a pensar en el documento final y de su participación en éste. Se experimenta bienestar en el grupo. movilizando mucha angustia (todas van al servicio sanitario). Experimento miedo de lo que sigue. que arrojó tantos resultados en un período realmente corto. la posibilidad de haberse apropiado de la palabra. Hablan de la vida. Valoro el trabajo de todas y su deseo de comprenderse y de vivir de modo más libre. de la muerte. Siguen preguntando sobre como escribiré la tesis y noto que todavía poseen una visón cuantitativa-positivista de la ciencia. de todo el trabajo de acomodar la información. Pienso que con este trabajo estoy dando fin a mi martirio asignado. Sesión 12: 65 .

siento apoyo a través de la acción de las mujeres que se han atrevido en otros grupos a hacer lo que estoy haciendo.La mayoría de las participantes se muestran enfáticas en que la lesbiandad es genética. Nos habíamos puesto de acuerdo en que llegaría a compartir el cierre. Expreso mis agradecimientos y el deseo de tener tiempo para integrar y procesar lo vivido. La siento muy cerca de pesar de las diferencias. Realizamos el trabajo de cierre formal dela actividad de grupo. pero continúo pensando que puedo hacer un buen trabajo de tesis. Siento que todas las mujeres en el grupo se cuestionan y siento la responsabilidad de entregar este producto. Le agradezco su presencia. Luego descubro que es hacer un buen trabajo con mi vida. aunque van a seguir analizando el tema. Experimento cómo me he fortalecido mucho en el grupo y emerge el recuerdo del grupo musical Claroscuro. La introduzco en el grupo e iniciamos con cordialidad un repaso de la vivencia. Hauser y causa sensación. La Dra. Agradezco a Xinia la valoración que da a la lucha dela trasgresión y sus frutos en esta sesión. Siento miedo. Hablan del proceso grupal y de cómo les ayudó a sentirse mejor. 66 . Llega la Dra. Pienso encabezar la tesis con algunas frases de alguna canción de claroscuro. Luego fuimos todas a tomarnos algo y nos despedimos felizmente. Prometo convocarlas a nuevos encuentros. Reconozco que todavía me cuesta trabajo abrirme a la producción grupal y cualitativa por deformaciones sistémicas y de metodología recibidas en mi formación científica. Llamo “úlcera” a Úrsula Hauser y todo el grupo ríe. Hauser pide que cada una haga algo para practicar y eso me molesta.

niveles de acción consciente versus registros inconscientes. La atención se moverá entre los ejes de construcción simbólico-cultural versus dinámicas y fantasías intrapsíquicas. Así.Era el tiempo de tomar distancia de la experiencia para dedicarse con intensidad a la reflexión y asimilación científica vivencial de lo que habíamos vivido. y conocer sus resoluciones. procederé. restricciones de los códigos sociales versus propuestas emancipatorias. a fin de detectar las contradicciones socialmente impuestas y sus procesos de resolución en la historia real de estas mujeres. después de leer y releer los dicho. a compartir mis reflexiones sobre esas niñas que habían hablado en aquellas mujeres adultas y combativas ante la vida. Así entonces las temáticas emergentes compartidas por episodios de vida de las participantes. se evidenciará que hay un texto o tejido complejo tras la elección de una construcción identitaria alternativa como lo es la identidad lésbica. lo que a continuación se plantea son finalmente los grandes pilares articuladores de la “acción sobre la tarea” que me fue posible leer. por tanto. dolores y esperanzas. Y esta reflexión. 67 . para escuchar sus temores. debería volver a los principios que en este caso era la historia de la construcción de la identidad que poco a poco había emergido de los relatos compartidos . CAPÍTULO IV TEMÁTICAS EMERGENTES Busco seguir la evolución diacrónica de los procesos de construcción identitaria. como todas. De este modo.

lo simbólico y lo imaginario están en interacción continua. el género como construcción social representa una serie de mandatos que deben ser interiorizados por el sujeto(a) y que le permiten a la mujer presentarse ante los otros/las otras desde un espacio socialmente asignado y representarse a sí misma desde esa posición. De este modo. no solo en la interacción social. de modo que lo real. una lectura desde los roles genéricos y un diálogo con la cultura desde la cual nos hablamos y comprendemos. Los progenitores. por tanto. a través de mensajes que le indican la significación de su propia corporalidad. por tanto. Problemas en la representación infantil del género La diferencia entre sexos es convertida en significante social que la cultura recarga con significados específicos y funciones a su vez diferenciadas. erotizaciones. sino que también permea el psiquismo y es recubierta por las fantasías. A) La niñez de la lesbiana A. escotomas (agujeros en la imagen inconsciente del cuerpo) se articulan sobre esta red simbólica y los imperativos que representa. como gustan de designarse a sí mismas. es fácil comprobar las rupturas experimentadas en cuanto a la transmisión de los mensajes de género al comprobar que hay depositaciones maternas y paternas con significados confusos y distorsionados en la asignación de roles sociales. angustias. La comprensión de sí misma es. Esta inscripción simbólica se realiza. Los temores. Al examinar el historial de las "siete majas". encargados por la cultura de dotar de interpretar y dar sentido a la experiencia de la niña.1. La corporalidad deja de ser un simple ser-en sí para ser un texto cultural. de su lugar social y de su misma identidad personal. están cargados de contradicciones en sus mensajes: 68 .

I: Yo nunca he pensado en ser hombre pero mi papá me decía que manejo como hombre y después decía que manejaba mejor que mi hermano. Yo me ponía brava. Igual cuando crecí me di cuenta de que tenía que ser sumisa. convirtiendo un deseo o un mandato 69 . yo quería ser igual que ella. No sé todavía a quién me parezco. P: No soy lesbiana de conciencia. yo quería hablar con los muchachos y me sentía muy tímida y me decían "no se preocupe. P: Mi papá a mí también me enseñó cosas de hombres. expresando así un mandato de identificación que una niña no puede resistir si pretende alcanzar el amor de su madre: MA: Mi mamá siempre me decía "Usted es igual que su papá". a clavar y eso. El rechazo de la propia feminidad por parte de la madre es complementado por la asimilación de la niña a la imagen paterna. que no me iba a casar. MA: Yo no sé. MA: Sí me parezco a él pero yo no quería. Esta orden de identificación con el padre recuerda al concepto de "mistificación" de Ronald Laing (1994). Laing indica que los mandatos de los progenitores se encubren al asumir la forma gramatical de un indicativo "eres x". Como fundamento de los procesos de alienación en la familia. pero bueno. MA: Mamá a veces me ponía calzoncillos de mi hermano. Yo quería ser hombre pero por los privilegios. L: Me enseñaba de carros. así era su papá" y yo no quería. al final uno termina caminando como él.. No sé. My: Mamá me decía que "¡los hombres no!".. mi mamá es muy misógina. Mi papá me decía "mi mecánico". Me gustaban las mujeres y pienso que era en rebeldía. L: A mí también me decían que me parecía a mi papá y a mí no me gustaba. quería ser como ella. Me regalaron un mecano. Yo siempre he sido así y cuando encontré gente parecida me sentí feliz.

Ser el deseo de la madre significa pasar por la propia negación de la feminidad para ser lo que la madre quiere. la niña deseando alcanzar al amor de una madre que niega el valor de la feminidad (según está representada en la cultura). ¿Será que pensamos que ser lesbianas es ser como un hombre? ¿Por qué estamos pensando en eso? ¿Por qué asociamos ser lesbianas con ser como un hombre? Tenemos así una paradoja. La igualación al padre..en una frase descriptiva de la identidad de la hija o del hijo. Yo siempre sabía que me llamaban la atención las mujeres. desde pequeñita. L: Es que me doy cuenta que hablamos de la identidad lésbica con respecto al rol masculino. L: Yo sí me percibo un poquillo machoncilla. Sin embargo. significa portar los emblemas de la masculinidad: My: Yo siempre me sentía machona.. Por otro. marimacha. lo que significa que el acceso a su deseo pasa por la negación de la identidad asignada socialmente.: Cuando tenía 5 años me enamoré de una muchacha mayor que yo. creando confusión y distorsiones en la identidad que se experimentan de un modo doloroso. Por un lado. esta estrategia no invisibiliza la propia condición sexual y las imposiciones que se le asocian bajo la forma de género.. una madre que impone el mandato de asemejarse al padre. en la representación imaginaria de la niña. inexpresable y cargado de rebeldía: 70 . todavía movilizada en el plano de los significados plásticos y concretos.

2. Tendremos como resultado que la experiencia lésbica está marcada desde el momento de su posible instauración por el conflicto entre lo social. lo escondí My: Mi papá era un hombre muy machista y la comparación me ofendía y yo quiero mucho ser muy mujer. y la autopercepción de la propia experiencia psíquica. me sentí muy diferente. abriendo así un espacio para el surgimiento de lo diferente. A. Es conveniente señalar que esta confusión en los mensajes parentales puede ser reforzada por mensajes no verbales de confusión de roles que coadyuvan en la delimitación mistificada de la identidad genérica: I: Yo pienso que sí.. Ambivalencia hacia la figura materna de una madre a su vez ambivalente 71 . más afectivo. el sexo me gusta diferente. Podría ser pero eran conductas diferentes. eso me trajo mucho dolor. pero no me gusta pensar en ser como él. Esas aseveraciones de la mamá son impactantes. porque mi hermana y yo fuimos educadas igual y sólo yo salí así.. Yo soy muy enérgica y a veces me siento marimacha y esa mezcla entre machismo y feminismo que me encanta. Por la socialización no. lo social tal y como es interiorizado. no sé por qué lo oculté. My: Mi identidad lésbica. T: Cuando yo me di cuenta que una niña me gustaba. I: Nunca quise ser hombre. My: Mamá también me decía que yo me parezco a papá. con mucha culpa. la transmisión del mandato cultural que asigna una clara delimitación de los roles es fraccionada por la contradicción en los mensajes.) Esos serían estereotipos. De este modo. pero con otra mujer. me preocupa. Me decía: "Usted es como una yegua que no la van a amansar". pero esta otredad emergente también estará marcada por la contradicción que le constituye. Mi papá era el playo ideal y mi mamá la lesbiana ideal (.

Sin embargo. por el otro asoma el reconocimiento de que ese gran amor está cargado de condicionalidad y de expectativas. moviéndose entre expresiones de aceptación y rechazo. quienes en gran medida continúan internamente un diálogo perpetuo con la madre. la ambivalencia también es notoria en las hijas. con mi papá también. tratándose de una mujer que padece de toda la marginación por el género en la sociedad patriarcal. Soy una hija especial para ella. El ideal que yo seguí era ella. MA: A la mamá se le cae el ideal. Hay aquí un terror magno: defraudar a la madre. MA: Mi mamá puso de su vida y energía en mí más que a mis hermanos.Ya se ha indicado que la figura materna aparece desdibujada en su perfil de mujer. dado que es la misma madre quien expresa de modo explícito o tácito una animadversión hacia lo que es ser mujer. 72 . estaba ahí. Esto es comprensible. Mamá me ama. Contrástense las siguientes expresiones y los mecanismos de defensa psicológicos que se manifiestan: L: Yo no le digo a mamá para evitarle una pena. edificada para la exaltación de la figura masculina. un sufrimiento. Mientras que por un lado se idealiza a la madre. ya uno no hace lo que ella esperaba. MA: Siento un vacío muy grande con mi mamá. la frustración materna se convierte en la fuente de la emisión de mensajes de doble vínculo respecto a lo que es la feminidad. Como resultado de lo anterior. La madre es ambivalente: la aceptación hacia su hija está contaminada con el menosprecio hacia la feminidad y la exaltación de la figura masculina. Yo decidí no hacer lo que ella hace. Muy encima mío. a la que idealizan pero temen. pienso que ella no me rechazaría. como se vió antes. La confusión de los mensajes maternos genera representaciones contradictorias respecto a la madre y dificultades en el establecimiento de un vínculo coherente. Demasiado bien. Pienso que sería un gran dolor y me da miedo que se fuera a enfermar.

Ese es el lugar del padre. Esta negación del deseo de la madre hacia el padre. 73 . P: Es que es tan difícil defraudar a la madre. de que detrás de las apariencias de inocencia hay una farsa. En cambio. Cuando se murió mi mamá. X: Lo difícil es la interacción con lo diferente. presente en la metáfora religiosa de la Virgen que se acaba de escuchar en boca de una de las participantes. Se trata de la representación de una madre desligada de vínculos libidinales con el padre. I: Uno teme que la mamá la rechace. la represión impide llegar hasta las últimas consecuencias de este descubrimiento: P: No es miedo. esta representación desexualizada. la identificación con la elección de objeto heterosexual. fue terrible. No hemos hablado del padre en esta historia. Es una relación única. Para mantener la idealización de la madre. Sin embargo. L: Mi mamá lo sabe pero no lo dice. Es el proceso de ambas: la mamá no quiere verlo. La mamá gasta mucha energía en hacerse la loca y uno en ocultarlo. es como pegarle una puñalada a la Virgen. desligada de interacción con su otredad. pensar en la sexualidad de mi mamá es otra cosa. afectará la construcción de la figura del deseo hacia el otro diferente y. Y lo más asombroso es la sospecha continua de que la madre lo sabe. Pensar en ella en poses sexuales es algo muy difícil. se requiere de su santificación y desexualización simultánea: MR: No me causa ningún problema la sexualidad de mi papá. uno no se lo dice. por tanto.

Mi papá muy ausente. MR: La verdad es que es un cabrón de mierda y es la verdad. machista y negativo. debería poder "ser normal" delante de ella. con hijos por fuera. Si mamá se entera.3. Una gran diferencia entre ser hombre y ser mujer. dada la ambivalencia de su actitud. ¿Qué puedo rescatar para seguir hacia delante sin temor. My: Enfrentarme al tema de papi que siempre lo tengo por ahí. MR: Es una persona represora.Es indispensable señalar que la imagen de la madre interiorizada es el continuo referente bajo el que viven su existencia lésbica. T: Me encantaría verme como una pareja heterosexual. T: Mi relación con mi papá estuvo llena de dolor. caracterizada por una combinación de abandono y a la vez de dominio aplastante: L: Una familia muy machista. Representa aquello de que los hombres son malos y autoritarios y muy limitantes. Mostrar afectos. tal vez porque se habían divorciado y yo solo defendía a mamá: Luego entendí que era la relación de ellos y nos abrazamos y pude hacer las paces con papá. tratando de alcanzar el afecto de una madre a quien aman pero de la que experimentan un rechazo latente e incluso a veces manifiesto: P: Siempre hay partecitas que se quedan en el closet. Sin embargo. mis hermanos eran los chineados. la figura del padre emerge con mayores fracturas aún que la madre. A. Ambivalencia hacia la figura paterna de un padre ambivalente Se ha examinado cómo la propuesta del deseo de la madre era la asimilación de la hija al padre. Con la mamá hay cositas que se quedan. MA: Le sentía un rechazo a papá. sin persecución? 74 . me daba miedo.

Es algo que tendré que resolver. No me dejaba tener novio.Como corresponde a la programación genérica en la sociedad patriarcal. Falló. Pensaba que era brusco sexualmente con mi mamá y eso me chocaba. La agresión sexual. Quisiera hacer las paces. La sexualidad de mi papá era algo maloso. se exponía y se exhibía. asfixiante para el crecimiento de la individualidad y la constitución de un ser autónomo: I: Él quería un hombre y nací yo. My: Yo pensaba que mi papá tal vez me abusaba. I: Yo no me imagino a papá con una erección y a mamá teniendo un orgasmo. Se murió odiando a C. me tocaba. común en el régimen del patriarcado como forma de imperio sobre el cuerpo del otro. 75 . en particular con una posesividad total. La agresión psicológica se encuentra presente en múltiples formas. La de mi mamá era como ternura. marcando de este modo la sexualidad con una carga afectiva de temor significativa: L: Mi papá me abusó sexualmente. yo me defendía. Pienso que no fueron felices. I: Él me quería solo para él. no podía dejar de estar presente. me negaba la sexualidad yo también. mi mamá me da lástima. Quiero perdonarlo. Yo pienso que me quería para él. Los temores y angustias subsecuentes fortalecen aún más el rechazo de la imagen de los padres como pareja sexual: My: A mí me chocaba pensar en mi papá con una erección a favor de mi mamá. Él era como de violencia. MR: Me daba asco saber que ellos tenían relaciones sexuales. Igual que ellos. me acuerdo de la persecución. cochinillo. era muy ardiente. Será que lo tenía muy oculto. Él no me hace nada de falta. Cuando pienso en ellos. ¡De dónde viene uno si no es de eso? Uno viene de la actividad sexual. el hombre – padre recurre a patrones de dominio y por tanto de hostilidad. L: Mi papá me acosaba. Nos perseguía. me los corrió. Yo no entendía mucho.

que lo dañen. y de un padre terrorífico. de control. en el bus se arriman. Pero como los hombres. Todas hemos sido abusadas sexualmente y así logran hacernos sentir sucias y culpables. el dominio y el abuso. cuya sexualidad remite a la experiencia de la opresión. MR: es un asunto de poder. La sensación de acoso es continua y el temor a la agresión sexual por parte de los hombres se vuelve compañía permanente: MR: Papá muy respetuoso. B) El momento de la eclosión Ya el psicoanálisis ha mostrado claramente que la infancia es el momento estructurante de la personalidad. Mi papá era un ogro. My: (Los hombres) En la escuela. T: Piensan que es un reto cogerse a una lesbiana. después te piden que no habrás la boca. Esta persecución se da constantemente. Piensan que nos van a coger. fantasías y objetos de elección sexual. la edad y nada. Estas representaciones intrapsíquicas son el terreno fértil para que se derrumbe el imperativo social de interiorizar patrones de organización de la sexualidad en el sentido de una normatividad heterosexual y que sea posible la eclosión de una organización lésbica de las pulsiones. Yo viví también experiencias con viejos. Primero te hacen sentir que vos los provocaste. De este modo. en el cine. toda mujer es cogible. El proyecto de 76 . hallamos a una niña cuyo proceso de organización psíquica está marcado por la representación de una madre asexuada. no ven la educación. incapaz de libidinizar la alteridad. Un cuñado mío jugó conmigo a esto bastante tiempo. My: Tengo miedo de mi hijo. Ellos piensan que tienen el derecho por ser hombres superiores.Un corolario se sigue necesariamente: la sexualidad masculina es amenazadora. al organizar los conflictos eje en torno a los cuales girarán las alternativas de solución por parte de la persona. perdí el temor y también el control.

de lo que me asustaba tanto. pero también el deseo de enfrentar la situación más bien empleando los recursos que les aporta su opción de identidad lésbica: Seempezará detallando el carácter doloroso de la experiencia. 77 . 1998). el dolor de aceptarse es enorme. los que sin embargo no logran debilitar la opción de base. Sos diferente para abajo. puesto que hay un dolor psíquico. producto de la ruptura vivida entre los mandatos imperantes a nivel social. el proceso de romper es muy amenazante y nos enfrenta al dolor. expresados de algún modo quizás maltrecho por parte de los padres. por esa diferencia. que dará lugar al surgimiento de nuevos conflictos posteriores. En primer lugar. Cuesta mucho I: Me gustaría tener una sesión para ver las cosas positivas de ser lesbiana. el reconocimiento de la propia orientación sexual se presenta como un momento sumamente doloroso: El intento de resolución de la conflictiva propia a través de una definición de identidad lésbica entra en oposición directa respecto a los estándares de construcción de identidad en nuestra cultura. Una serie de declaraciones señalan la conciencia del conflicto que se genera del reconocimiento de la propia identidad lésbica. y la nueva opción lésbica que se presenta como imperiosa: P: Ese dolor nunca se acaba. X: La lucha es interna. Las participantes insisten en que prefieren ser lesbianas que estar con un hombre y asumir el rol convencional. yo estoy contenta.vida es el intento de resolución de la conflictiva a partir de los recursos disponibles y la construcción de la identidad es un proceso histórico en donde el sujeto(a) articula la comprensión de sí mismo(a) a partir de los problemas que la arqueología de su constitución ha dejado planteados (Dio Bleichmar. Quería escapar de mi realidad. porque se dicen cosas muy dolorosas solamente. el dolor de uno nunca se puede expresar. Sentirme limpia y sentirme buena me costó mucho. generando un costo personal-social. MA: Tenía muchos miedos. Pero qué bueno es ser como es. no soportaría un viejo panzón.

pero es funcional respecto a la propia experiencia que pretende encontrar un lugar propio. y me di la oportunidad de sentir y de enamorarme de una mujer. Estoy dentro de mí tratando de aceptarme con felicidad. busqué un escape.C. L: Yo también pensaba que era algo malo. me empecé a enamorar de mi mejor amiga. pero eso está ahí. Ser lesbiana puede no ser funcional respecto a los cánones sociales. El dolor es la representación psíquica del carácter fuertemente cargado de las percepciones internas en pugna: My: Cuando yo me di cuenta que una niña me gustaba. No es simplemente solo el acueste. Yo puedo racionalizar y entender que no estoy haciendo nada malo. es algo más. la opción lésbica triunfa por ser de alguna manera más efectiva para permitir el establecimiento de un equilibrio psíquico. En primer lugar. con mucha culpa. aunque esta posición incluya el empleo de estrategias y conductas consideradas clásicamente como masculinas: 78 . Me sentí muy diferente. en donde los factores psíquicos entran en pugna. sino de una auténtica batalla interior. que era antibiológico. Cuando me enamoré me sentí muy dividida. Por tanto. Y estudiaba y estudiaba. A pesar de la intensidad del conflicto. Después de eso no volví a nada. MA: Cuando me empecé a separar de mi mamá. eso trajo mucho dolor. antinatural. Llena de culpa que yo monja y nada de eso se podía. Es una identidad interna. Lloraba y lloraba porque no me gustaba la palabra lesbiana y fui a terapia con J. ya sea en o contra el sistema. no se trata en el primer momento de una explosión desbordada de impulsos libidinosos colmados de placer. llama la atención que las participantes conciben su definición de lesbianas como una alternativa que las empodera y les posibilita enfrentar desde una posición de fuerza la condición de mujer en una sociedad masculina opresiva. T: Yo lloraba por los caños. MR: Yo me di cuenta que era lesbiana a los 40 años. MA: Esto pasa porque así me enseñaron.

Yo sí pienso que al asumirse uno como lesbiana. Esta posición empoderada es concebida como una auténtica rebelión contra los cánones de una sociedad opresiva. no nos dejamos. Ahora me agarro con quien sea y soy más asertiva. me 79 . yo fui callada. P: A pesar de que a veces da sustillo. con las monjas. Hay un prototipo de la mujer lesbiana. Las raíces históricas se mencionan. como somos lesbianas. me encanta ser transgresora. una se va haciendo más fuerte. Esta solución del conflicto intrapsíquico conduce a una liberación de la energía invertida en el conflicto. es lindo saber que uno está ahí transgrediendo y tome al patriarcado. El dolor. luego la pareja con la cual se pretende lograr esa meta) e identificarse con la posición en que se le había ubicado (identificación con la masculinidad tal y como es comprendida por el código cultural). el miedo. redundando experiencia profunda de gozo y libertad: MY: Quiero conocerme más. pero aún más importante es la funcionalidad de semejante posición en el presente: I: Yo siempre he sido muy rebelde. T: Mi mamá es un ejemplo. pues permite anudar la aspiración de lograr ocupar un lugar en el deseo de la otra mujer (la madre en primera instancia. MR: No viene con la lesbiana. Estoy muy contenta de ser lesbiana. My: Después de ser buga. My: Nosotras. con mis papás. Cuando uno está en esos roles estereotipados se debilita. De este modo. I: Pido la palabra. la opción por el lesbianismo aparece como una resolución positiva de las identificaciones. a pesar de la estigmatización social. La conducta de salida que las lesbianas vieron fue la copia de la conducta de macho de los hombres. el enojo. Pero las lesbianas al asumirnos tenemos que sacar esa fuerza para seguir adelante. My: Yo fui buga. Las mujeres en general tenemos fuerza. Rebelarse. se saca con posiciones de macho. Tareas que son catalogadas de hombres.

X: Como que lo sexual no es lo más importante sino lo emocional y hacen una separación. fue maravilloso. MA: Cuando besé por primera vez a una mujer. más rica… Pienso que no. se elimina aparentemente el problema de la interacción con el otro diferente. que es una gran protección hacia mi compañera y espero que ella sienta igual que yo. MY: Con una mujer pude encontrarme mejor. Estoy más segura de quién soy. MA: A mí me pasa lo mismo. 80 . MA: Me siento muy contenta y por dentro me siento en paz y tranquila. Con un hombre podría funcionar. Como surge claramente de estas declaraciones. Desde el punto de vista psicológico. Me siento más llena. encuentro y vivo feliz de esta manera. MA: Me pregunto si sexualidad es toda esa gama. plena. Una sensación de seguridad está presente en esta relación de "homoerotismo". pero con una mujer me siento llena. de modo que se da paso a una experiencia de la completud y de interacción en espejos amando a una mujer. con las ansiedades que supone la confrontación con otro en quien no se sienten reconocidas. L: Estoy contenta de ser lesbiana desde que lo decidí. MA: Estar con una mujer le enseña a uno a conocer su propio cuerpo y a ver lo bello y valorarse. T: Mi intimidad no podría expresarla con un hombre. más satisfecha. la funcionalidad de una relación física es insuficiente y la experiencia de la lesbiana conduce más bien a la búsqueda de una experiencia emocional profunda de encuentro consigo misma. será porque la relación sexual es mejor. de autoexpresión.

La lesbofobia La resolución de los principales conflictos a través de la toma de decisión de un estilo de vida lésbico libera una fuerza expansiva que transforma las condiciones totales de existencia de las participantes. La aceptación ("salida del closet") no es un proceso de plena transparencia y que se desarrolle pacíficamente. T: Yo puedo racionalizar y entender que no estoy haciendo nada malo.1. El primer conflicto proviene de la interiorización de la prohibición cultural de la opción escogida. en donde la nueva opción actúa de fundamento para la formulación de los dilemas siguientes y también plantea el terreno de elaboración de sus resoluciones. el primero de una misma. Mi mamá es muy misógina. Me gustaban las mujeres y pienso que era en rebeldía. Usualmente se realiza en medio de contradicciones psíquicas: P: A mí me pasa todo lo contrario. Sin embargo. 1991). manifestado en el homoerotismo. L: Son varios closets. el proceso de construcción de la identidad es un continuo histórico.El narcisismo resultante. No soy lesbiana de conciencia. C) La vida actual C. que de otro modo conducirían a la autodestrucción por su fuerte carga tanática al pretender desvalorizar lo femenino con los discursos ambivalentes de la madre y el padre (Dio Bleichmar. es una medida para proporcionarse a sí misma un soporte interno ante la fragmentación y contradicción de las imágenes y mensajes recibidos. 81 . pero eso está ahí.

P: Yo creo que es un asunto de la culpa con todo lo que viene de atrás. permitiendo así mantener la opción pero realizando un pago psíquico interno a través de la autoinducción del dolor y de la negación propias. I: Yo voy a hablar algo. He pensado que yo estaba muy aceptada. Tal vez cuando sean grandes ellos lo van a entender. Casi siempre estoy pensando "soy lesbiana. compensando así mágicamente a los padres en la fantasía por la transgresión de la norma social en la realidad. Es que nuestro pueblo es tajante. C. el dolor del rechazo. I: Para mí ha sido lo más lindo del mundo pero tengo lesbofobia. a la que ha sido sometida la niña durante su proceso de formación y que ahora constituye un peso interno que la ahoga: My: Yo sigo preguntándonos por qué tenemos lesbofobia.. estoy con una quiropráctica y estoy pensando que se lo voy a decir". yo pienso que estoy atrasada. ¡tengo! I: He tenido como tres ataques de lesbofobia y eso me ha complicado la vida con C. Es tal vez el desprecio. MA: Estoy feliz y no me lo merezco. T: Algo pasa y uno retoma complejo de culpa o la culpa. voy con un ataque por semana.2 Restricción en la exploración sexual 82 . Esta lesbofobia conducirá a una serie de medidas de autopunición que se detallarán a continuación. una autocensura del superyó. Esta lesbofobia se manifiesta fuertemente a través del sentimiento de culpa.Lo que más dificulta el proceso es la lesbofobia social. T: Pobrecitas nosotras. Mi familia lo va a censurar. Sigo teniendo lesbofobia.

A mí me hace gracia por qué entre nosotras mismas nos censuramos mucho. porque se teme violar las norma de pureza de la nueva opción.La aparición de la represión superyoica genera la búsqueda de soluciones adicionales. Como bien lo expresa una de las participantes: 83 . Un ejemplo claro se tiene en la discusión que el grupo realiza sobre el uso del dildo: T: No sé por qué me vino esto. pero desde un lugar diferente al convencional. de modo que existe una transacción mental que afirma que se tiene una moral estricta respecto a los roles sexuales. El terror y el rechazo social a la relación entre dos mujeres ahora se reproduce bajo otra vestimenta: la del rechazo al contacto sexual entre los dos géneros. estaba como muerta. Esta fórmula conciliatoria conlleva un mensaje de conciliación: soy diferente. La primera forma de realizarlo es imponer límites a la expresión espontánea de los deseos sexuales y de la curiosidad y explotación natural de la sensualidad. lo que resulta asombroso en quienes ya han rechazado la definición social de papeles convencionales. Se trata de un nuevo puritanismo. Son cosas que le limitan a uno el placer. que está fundada en el temor a desnaturalizar su condición de mujer. P: Es como un juguete sexual. se instauran nuevas estrategias que limitan la satisfacción del ello. Se afirma una sexualidad que se pretende alternativa pero que desea conservar en la medida de lo posible los patrones socialmente inducidos. Si somos mujeres. Resulta evidente que la resistencia tiene una orientación definida. T: A. Una chavala me salió con una vaina y yo no sabía. pero en los mínimos aspectos posibles. tan represivo como el anterior. a mí me impresionó mucho hacer sexo con algo que no era de nosotras dos. hagámoslo como mujeres. es como poner una sábana limpia. P: Algunas ven esto como aberración. Con el fin de superar la censura. Otra forma de autolimitación es la restricción en cualquier posible intento de exploración y actividad sexual con los hombres.

la confusión en los mensajes sobre la identidad femenina emitido por los padres tenían que remitir sobre la propia representación corporal. Ahora estoy completa y no sufro mucho.3 El cuerpo como problema La hostilidad interna se expresa en la sexualidad pero también alcanza más allá a la misma representación del cuerpo. Se le ponen flojas. I: Yo también me acomplejaba. P: Si fuéramos así de libres hasta cogeríamos con un hombre de vez en cuando. soporte de esa sexualidad. T: Yo tenía complejo de tetas chiquitillas. La comparación y el contraste con el hombre son continuos. Me las tapaba. que eran feas. Hay una vergüenza interna ligada a los mismos significantes de la sexualidad femenina: L: Yo sentía que tenía muchos senos. generando indicadores de enojo. C. uno trae una sexualidad y poco a poco te van limitando y la sociedad te obliga a una cosa. me dio mucha vergüenza. que se me desbordaban y entonces me tapaba mucho. instauran cánones igualmente estrictos que satisfagan al menos la necesidad superyoica de normas precisas y represivas en el ámbito de lo sexual. MR: Una chavala feminista me decía que mis tetas no servían. quienes aparentemente han logrado una liberación de los cánones de la sexualidad tradicional. a uno no le dicen nada de 84 . La interiorización de la vagina frente al pene genera resentimientos: L: A los hombres les preocupan los genitales. Ahora que me las veo digo “¡Qué lindas que están!” Sin lugar a duda. De este modo. T: No deje que le manoseen todas las tetas. MR: Cuando me dieron el primer brasier.

Es un proceso de mucho duelo y de lucha confrontativa. como lo indican algunas citas de las mismas participantes. “Algo que no tengo que el otro si tiene que lo hace poderoso”. 85 . represión y temor al incesto Otra forma de aplacar la conflictiva que se instaura entre los deseos del ello y las demandas del superyó es la reducción de la identidad lésbica a una forma de vida asexuada. L: Yo la desee por años la regla. con una falla constituyente en su identidad. X: Se tuvo que vivir esa sexualidad con esa comparación. como no- hombre. C. invisibilizando la trasgresión. Freíd. MA: Miedo a la masturbación. formuló su teoría de la “envidia del pene“. aparece la culpa ante la representación del cuerpo como sexualidad y ante la búsqueda del propio placer físico. MA: Cuando me vino la regla me puse a llorar. siendo parte y un pilar en este sentido de la cultura patriarcal. no he podido demostrar mi sexualidad.4 Fusión. salgo espantada. eso. Como consecuencia esperable de esta presión ideológica. Dicen “vea qué grande la tiene”. No sé para qué. que visualiza a la niña como “castrada”. MR: Cuando alguien me gusta.. Yo sé que todo tiene que ver con el silencio en mi casa. pero desde segundo grado y hasta el colegio me vino y fue una maldición. Este postulado sirvió de soporte a la ideología machista que mira en la mujer a un ser inferior al hombre.

siempre queda latente la sensación de que no todo está resuelto y de que el conflicto puede emerger en cualquier momento. My: Me he fortalecido. claramente configurada en el lenguaje (“hermaniticas”) apunta también hacia las fantasías de lo prohibido que se mimetizan desexualizando la relación. 86 . La representación especular. falsificando su carácter sexual fundante a través de la muerte de la pasión y del cuerpo: X: Decimos realmente me sentí bien como lesbiana por el afecto. chistes. El substituto elegido es un tipo de relación fusional. sueños. todo juntiticas. ¿qué pasa?. Ya una no tiene chance de hacer una canita al aire. T: Terminamos como hermaniticas. ¡Qué pasa con ese cuerpo? Volvemos a las preguntas. Traigo en veces como un sustillo y cuando entro en calor me tranquilizo. Sin embargo. Que haría si alguno fuera gay. lo reprimido volverá a manifestarse en síntomas. nos queremos y no pasa nada. He rejuvenecido los temores y con una especie de alegría. “¿Qué lleva una lesbiana a su segunda cita?” Este tipo de simbiosis asfixia la identidad individual y el ser-para-otra pasa a ser el pago que permite evitar la culpa. psicosomatizaciones. sin tocarnos. L: Yo no he llegado a ser hermaniticas. etc. Extrañamente entre hombres a ellos no les pasa. Como bien lo ha señalado el psicoanálisis. Como amiguitas me sentía bien. el miedo se me incrementaba. comidita y a dormir. ¿Qué pasa con la pasión? No se incluye otra vez el cuerpo. P: Nos jode a muchas. Asoma así el tabú del incesto. T: Yo sí. Desde el inconsciente. de fuerte dependencia mutua. en donde la dependencia afectiva sublima y substituye al impulso sexual: P: Tendemos a fundirnos. T: En serio. toda represión es fallida. ¿por qué nos pasa esto? MA: Cada vez que tenía una relación sexual. yo veo que se acaba.

El concepto de maternidad debe ser elaborado de algún modo en la construcción de una identidad alternativa. es natural que al estar expuestas a la socialización usual. pero ahora no! Quería un güila. En la sociedad patriarcal. no existe lugar para la mujer sexuada. que abandona lo imperativo de la maternidad para convertirlo en una opción personal libre. la construcción de la identidad de la mujer se realiza a través de la alienación.C. Se le enseña que su realización consiste en ser-para-otros. existe una ruptura evidente. Es una opción para mí. La presión social por ser madres es enormes. De este modo se realiza un cuestionamiento de lo aparentemente incuestionable y hay experiencias tempranas de acciones que rompen con el modelo social: L. se puso a llorar porque dijo que yo no iba a tener hijos. de modo que el matrimonio y la maternidad se convierten en los ejes de su identidad. MA: Cuando mi hermana supo que soy lesbiana. se interioricen imágenes internas que presentan a la maternidad como un ideal de trascendencia personal: My: Fue la construcción de una maternidad que me va a eternizar. quien se resiste suele ser percibida como una persona incompleta en su identidad de mujer y por tanto frustrada en su realización.T y P: De chiquilla sí.5 Identidad y el rol social de la maternidad Todavía hay un factor central que se debe analizar en torno al cuerpo y es su posibilidad de dar vida. Como veremos luego. entre la posición de bebé y de madre. me gustan los chiquitos 87 . A pesar de esta presión social y de la internalización. pero las mujeres podemos decidir si podemos tener o no. se destaca especialmente el peso de la Iglesia Católica como pilar de la cultura patriarcal y cristiana: entre la imagen de Virgen y Santa. Por tanto.

Se ve claramente en los casos en que se es lesbiana y madre. Me cuestioné seriamente y me entró el miedo. se sigue viviendo el modelo convencional en la medida de lo posible. L: Para mí. Pero yo veía a mi hermana y ella dijo cosas que yo no quería para mí. A los 31 años mi gran amiga quedó embarazada. ¿Qué pasaría si yo me muero? Hay mujeres que no piensan en esto. Tomé buenas decisiones. La sensación de la vida revolcándose en uno sería bello. Cumplí 35 y se me acabó el tiempo. paradójicamente. Es paradigmático el caso de My. P. I: No quiero ser mamá y tampoco ser papá. Chinié a ese niño mucho. es el capitalismo y el patriarcado. que es madre. Yo tengo otra idea. Aunque parezcan que hayan encontrado una salida simple. pero es la tendencia. el año pasado fue el año del cuestionamiento. A veces veo la añoranza de no poder tener un hijo. T. Entonces. Siempre se carga con las imágenes sociales y el diálogo interno es continuo. MR: Yo quedé a los 24 años embarazada y decidí abortar. pero no se puede vivir sin todo lo otro. Tengo animales. sentí aquel gran dolor. Quiero que lo hagan. Yo prefiero que no me lo pregunten. 88 . My: Yo le decía a mi primer marido que quería tener un trencito de chiquitos. quien ha hecho tácitamente del conocimiento de sus hijos su preferencia sexual. pero continúa representando el estereotipo de la madre santa y perfecta. Cuando me separé del niño. Mis hijos me respetan. yo no lo he descartado. no es totalmente cierto. La existencia de una conciencia crítica respecto a la maternidad apunta a un elevado nivel de conciencia respecto a que es posible enfrentar la coacción social respecto a la maternidad como función definitoria de lo femenino. lo que significa que debe mantener su sexualidad excluida del hogar. Me insistieron en tener un hijo y me pregunté: ¿para qué quiero un hijo?¿para abandonarlo?¿para reproducirme?. Yo pienso que sentir tener un hijo sería maravilloso. Es la sociedad. Las mujeres por la presión social no se cuestionan. My: (La maternidad) Una experiencia maravillosa hasta la fecha. No tengo amor para que me cuide. esa añoranza me resulta extraña. que fuera mío y que le pudiera enseñar cosas.

De este modo. T: Yo siento que soy lesbiana y como todo el mundo está en contra tiene que ser algo profundo. My: ¡Ay sí! ¡Qué rico! Hablé con mis hijos. Mr: Escogencia y preferencia. Es la dirección que la mamá dé. la interpretación biologicista se convierte en la opción preferida. No encuentro en casa la malicia y la sexualidad.6 Interpretación de la propia experiencia A nivel cognoscitivo se hace necesaria una justificación de la propia experiencia. el yo se encarga de elaborar una interpretación que permita justificar su situación vital sin adjudicar la situación a una aceptación de los apetitos de ello. La pregunta es ¿por qué uno es como es? ¿Cuáles son los factores para que uno sea así? Con el fin de evitar la censura superyóica. Ser lesbiana no es una enfermedad. es muy jodido. Yo tengo que ser muy perfecta con mis hijos. Mentira que uno escoge. My: La comparación con el loco no me agrada. Me da temor de no estar en un pedestal. Yo no puedo abrirme. tan disímil al enfoque social. C. es importante que las razones que la persona se presente hacia sí misma eviten la culpabilización usual a que intenta someterlas la cultura. puesto que desresponsabiliza y por ende desculpabiliza. sencillamente uno es como es. My: Muchas cosas las dejo dentro de mí. me dieron el apoyo. My: En lo cotidiano se maneja sin hablarlo. permitiendo una justificación ante las demandas de aclaración de la cultura y ante la propia conciencia cargada de esos mandatos sociales: 89 . Por eso se empieza por un rechazo de las interpretaciones convencionales. yo no puedo ser exhibicionista. Obviamente.

Aunque en algunos momentos el grupo empieza a discutir el concepto de elección lésbica. yo pienso “así nací”. I: Uno si es lesbiana desde pequeña y también me pregunto si es genético o social. no tengo otra cosa que pensar. My: Yo decidí desarrollar mi propio esquema. Sentirme lesbiana me hace capaz de sentir que me puedo defender mejor. Es un asunto genético. D. Esto no está probado. puede ser_ dice P. Pienso que así sería. Nuestras luchas son en vano. Yo cuando me encontré cambié radicalmente y traía todo esto dentro de mí. Yo me siento muy fortalecida. My: Yo lo traía dentro de mí. MA: Se nace sexuado. Yo también creo en esto. My: Sigo pensando que es genético. ¿qué es? Tiene que haber algo que la haga a una mantenerse en vivir como quiere vivir. Si no es genético. Uno se analiza y hay diferentes posiciones. Quiero saber si algo tienen que ver mis antepasados. My: Quiero decir que yo me siento lesbiana desde nacimiento. Yo pienso que es más genético que social. termina usualmente volviendo al tópico de lo genético. LA RECONSTRUCCIÓN DEL SENTIDO DE LAS RELACIONES DE PAREJA D. Bueno. no es posible que una niña de dos años elija. Toda la cosa igual. T: Esto se trae _la que quiere. MR: Con relación con la parte genética. Ahora ya no me importa saber por qué. Esto me ha servido para defenderme. convirtiendo así la elección en un simple reconocimiento de algo que de algún modo ya estaba ahí y que únicamente podía ser aceptado como opción ineludible. Veo la socialización.1 Concepción crítica de las relaciones heterosexuales 90 . I: yo pienso que es genético.

no soportaría un viejo panzón. se hace necesario un replanteamiento de la concepción de relaciones de pareja. El dolor de aceptarse es enorme.Mi mamá decía: “vos si te casás. la propia opción lésbica representa un estado superior de realización: L: Yo estoy mejor que una heterosexual aplastada y más feliz. El apoyo y la presión social lo sostiene. te divorciás rápido”. Uno camina un espacio. 91 . Como es de esperar. L: Tal vez no. I: Hablaba de que dentro de todo es mejor ser lesbiana. I: En los hetero pasa lo mismo. I: Yo pienso “¿cómo hace una hetero para aguantarse a un hombre?”. Yo prefiero pagar el precio de ser lesbiana que ser heterosexual. Esta imagen negativa de los vínculos heterosexuales permite fortalecer la propia posición por contraste. se llega incluso a cuestionamiento directo de la presunta heterosexualidad de muchas mujeres: L: Conozco muchas mujeres que quieren pero no pueden. Los heterosexuales tienen más obligaciones. un tiempo y se separa. a continuación viene la argumentación de que en algunos sentidos o quizás en todos. P: Yo estoy contenta.Ante la nueva condición. P: Es cierto. Con el fin de reforzar la proyección negativa. solo que se sostienen por sus hijos y la mujer aguanta. En primer lugar esto se traduce en la reevaluación del significado de las relaciones convencionales entre los heterosexuales: T: Los bugas están casi siempre juntos y haciéndose mierda.

2 Construcción de relaciones de pareja en medio de una sociedad hostil. sin respeto. Una sociedad que no ha inculcado vivir sin relaciones de poder. sin asertividad. además de ser un factor externo. es necesario un examen de si se eliminarán radicalmente todos los elementos de la relación heterosexual o si se les intentará reconstruir al interior de una relación lésbica. sin relaciones de dominio. El intento de construir patrones de relación alternativos choca con la introyección de modelos de relación poco sanos en sus propios hogares y con el factor de homofobia social que. Se puede hacer eterno el hecho de vivir con esta persona. Pero esto no es así. Me pregunto de si tanta represión y la agresividad de la sociedad y de una cultura de estar cambiando no será lo que incide. pero como que se entra quedando y sabe que no va a durar. D. es natural que el factor dominante para el establecimiento de una relación sea también de carácter sexual: 92 . En las relaciones lésbicas y gay esto se reproduce. lo que pasa es que es tan lindo pensar así. también se interioriza. MR: El cuento del amor eterno desde el príncipe azul que nos han metido no es real. Eso no existe. Todo el mundo quiere que sea para siempre.Habiendo así desechado el modelo convencional. pero puede que dure siempre o no. Las relaciones lésbicas carecen del soporte contextual que brinda la sociedad a las relaciones heterosexuales. Para delimitar los patrones señalados por las participantes. Esto se aprende y vivimos en esta sociedad. MR: El amor es eterno. empecemos indicando que dado que se trata de una vivencia sexual prohibida. Obviamente esto significa que serán relaciones sostenidas teniendo en la mira un horizonte de conflictos y que por tanto de algún modo estos conflictos no solo enmarcan sino que también permean y se filtran en la relación.

que remite a las fijaciones con esa madre omniabarcante y presuntamente protectora. es al establecimiento de relaciones fusionales (Burin. No hay periodo de conocimiento. “¿Qué lleva una lesbiana a la segunda cita?” “Un camión de mudanzas”. P: Es una hermanita y uno no quiere dejarla ir. 1998). La tendencia. más importante es el punto de llegada. Parecía trágico que. Será porque la relación sexual es mejor. que lleva a relaciones fusionales. como se enunció arriba. Sin embargo. afirmando las sospechas heterosexuales al respecto. 93 . pues la construcción y núcleo de la relación se desarrolla básicamente a nivel emocional: MA: Me pregunto si sexualidad es toda esa gama. todo juntitas. L: No nos damos espacio para el crecimiento individual y eso se cobra… ¡yo me quiero quedar en la fiesta! La presión social y el temor ligados hacen que haya una avidez afectiva. que es una protección hacia mi compañera y espero que ella se sienta igual conmigo. Las parejas lésbicas se ven sometidas a las mismas dicotomías que ya han sido señaladas respecto a la fusión y a la separación. X: Como que lo sexual no es lo más importante. P: Tendemos a fundirnos. MR: Hay todo un rollo de primero interactuar sexualmente. Por un lado tenemos el sentimiento de “te necesito y quiero fundirme contigo”. más rica…pienso que no. sino lo emocional y hacen una separación. Al día siguiente ya es pareja. La dialéctica de la relación se mueve entre dos polos. Por el otro está la autoafirmación de la propia independencia: “necesito ser libre”. Uno quiere quedarse ahí. aunque el sexo es usualmente el punto de partida. la vivencia lésbica fuera exclusivamente sexual.

la constitución de un espacio propio también es algo que puede ser cuestionado aunque la tendencia fusional siga predominando: I: Bueno. En un plano ideal. MA: Una es la que tiene que poner límites. Yo soy la que tiene que hacer algo. A diferencia de las relaciones heterosexuales usuales. hay una preocupación continua por la transitoriedad o permanencia de la misma. no se mantiene. 94 . Cambiando al tema de la temporalidad de la relación. Yo no quiero seguir variando. Es estabilidad. Tal vez yo no lo he permitido. el irnos a vivir juntas casi termina la relación. yo creo en el amor eterno. Esto cambia. Esa es mi ilusión. tan fuertemente postulado en el discurso oficial de la sociedad occidental. construir y seguir. I: Y nosotras nos damos los espacios. Yo quiero seguir con alguien de por vida.Sin embargo. Esa locura del principio no dura tanto. es frecuente que se busque la permanencia y la estabilidad que trae consigo: MY: ¿Cómo hacías para prolongar tanto tu relación? Me quedé pensando mucho en esto. hay un esfuerzo por contener la fusión y lograr estabilizar así la relación. MY: Yo si quiero una sola pareja. L: Nos cuestionamos sobre si vivir juntas tiene alguna influencia nociva. El debate que emerge es respecto a la viabilidad y validez del concepto de una relación estable y única de por vida.

Esto es fundamental. en donde las relaciones pueden ser efímeras. el real. Yo me fui dos veces. sobre todo dada la ausencia de soportes contextuales brindados por la cultura: L: Una relación funciona y dura lo que tiene que durar. Tal vez es que uno es tan diferente. hay un reconocimiento de otro nivel. Perder esto de vista quizás revierte en esto de estar rompiendo. se reconstruye y se adapta. en donde existe la fantasía imposible de que el contrato de relación de relación se fija de un modo definitivo. ¿Tal vez no? Pero en las relaciones de poder. Hemos hecho muchas negociaciones de fidelidad. luego en lo económico. MY: Buscar la perfección es un error. Respecto a los ideales de la relación. puesto que ya no existe el imperativo social del matrimonio e incluso el permanecer sola es una solución considerada como posible: 95 . yo le pido a Dios “¡Ay! Haceme sumisa”. ella una vez. Hemos cambiado los términos de la relación. I: Malo no decir las cosas y aguantar. hay un consenso en plantear un cuestionamiento continuo de las aspiraciones y propósitos de establecerla: L: ¡Me caso para toda la vida! Es una forma de ejercer control sobre todo y la pasión. indispensable cuando la relación solo se mantiene por el acuerdo y no por un imperativo social: I: No hemos vivido siempre juntas. Yo soy una naranja y ella otra. Contrario al estilo de relaciones de pareja heterosexuales. porque esto al final uno explota. Me gusta vivir día a día.Sin embargo. siempre nos hemos perdonado. Nos hemos ido. Yo tuve una relación pensando que era para toda la vida. egoísmo. Me costó mucho darme cuenta. MR: No es andar buscando la media naranja. I: La relación sexual se construye. hay un esfuerzo de negociación continua en las relaciones lésbicas.

porque eso no es ser libre. conlleva un proceso de crítica social evidente. MR: Siempre he dicho “yo mejor sola que mal acompañada”. E. que no solo establece pautas imperativas de acción. Hay una conciencia del carácter feroz de la cultura hacia las lesbianas. P: Lo masculino y lo femenino es lo construido socialmente. La cultura se presenta así como un imperativo. en especial respecto al factor de género. Es del género. L: Siempre estamos en una cultura que te dice cómo actuar.1 Lucha y supervivencia frente a la sociedad patriarcal La ruptura con los cánones de la sociedad patriarcal conlleva un reconocimiento explícito de la normatividad social como imposición cultural. Yo pienso que esto es mejor. I: Es la agresión a lo que uno teme. LA PRESENTACIÓN LÉSBICA EN LA VIDA SOCIAL E. como amenaza para la normatividad social: MY: A mí no me gusta decirlo por temor a una agresión. Actuar por oposición no. sino que reacciona ferozmente ante las transgresiones de sus normas. I: Uno quiere ser aceptado y uno sabe que lo van a rechazar. 96 . que señala cómo las formas culturales funcionan bajo la forma de coerción de la propia existencia: I: La sociedad patriarcal es feroz. El rechazo a esta construcción como represiva.

que la familia debe sentir vergüenza.. pero yo quiero decir que sí. Una paga esa cuota. L: Tenemos que estar preparadas. no!. la discriminación. dados los imperativos de la heterosexualidad obligatoria. Yo ahora me tiro y defiendo todas las causas y no me quedo callada. ¿Qué diferencia hay? Son prácticas sexuales ¿Qué es sucio? T: Cada causa tiene sus problemas. I: Algo sí se gana con decirlo en el trabajo. no será que incide. MR: Me pregunto de si tanta represión y la agresividad de la sociedad y una cultura de estar cambiando. El tipo de reacciones de rechazo van desde la interiorización de las lesbianas hasta la construcción de una imagen de perversión: I: Dicen “qué pena. ingratitud. en el trabajo. La sociedad me cobra. uno se siente más mierda. la represión. que no es un buen trabajador y a todos les echo el ruco. Unas amigas reclamaron que preferían no saberlo.” Para nosotras los comentarios son lo peor. My: ¡Uy! ¡Mami! ¡Dios mío! ¡qué asco! ¿Por qué. Hay que pensar lo peor. pero el grado de intolerancia hacia las lesbianas y los homosexuales es el más alto.” L: La gente cataloga como sucio el acto sexual lésbico. La sanción social aparece en forma de reprobación y la discriminación: L: La gente sabe. se gana en imagen. ya todos sabían y rumoraban. son antinaturales.. I: Yo insisto en que es un estigma muy grande. “¡Qué cochinada! Una vieja con una vieja. lo que se maneja es que es la gran perversión. T: Es cierto. si es una expresión de sentimientos? 97 . tarde o temprano se debe afrontar la experiencia de ser reconocidas y etiquetadas como lesbianas. Sin embargo. MR: A mí me cerraron puertas.

E. a pesar de la represión. de esperanza.Obviamente.2 El Problema religioso Dado el peso de la religión en nuestra cultura como factor central en la simbolización del mundo. aunque la realidad de la cultura está marcada por la estigmatización y el rechazo. Todo lo que tiene que ver con la sexualidad. no existe una maniqueización del mundo. Nosotras además que otras mujeres tenemos que aguantar el rechazo de la iglesia. Somos las más malas de todas. MR: Existe el rechazo. mi abuelita dijo que el Papa lo acepta. No obstante. estamos. I: El asumirnos como lesbianas implica una gran afrenta a la iglesia católica. las participantes reconocen la posibilidad de la aceptación departe de algunas personas: MA: No todo el mundo nos va a rechazar. 98 . las participantes se han visto confrontadas con el rechazo que la organización eclesiástica hace de ellas: MA: Cuando se enteraron que soy lesbiana. La conclusión final respecto a la imagen del mundo social está marcada por un tono optimista. la representación del mundo externo como un lugar hostil incrementa la presión interna. pero también existe la otra parte de la gente que acepta. pero que no tenga relaciones sexuales. Me asombra cómo. de unificación en torno a la concepción de sí mismos como sobrevivientes: MA: Lo que me parece maravilloso es que a pesar de todo existimos. Por eso necesitamos más fuerzas.

Este conflicto también se asume en el plano interno. Aunque se señala como un
problema importante, las participantes no muestran una vía de solución positiva,
de modo que queda como un asunto inconcluso, que pesa sobre sus vivencias:

T: El rollo de mierda con la religión. Ahora estoy en terapia para
ver esto.

T: Llena de culpa que yo monja y nada de eso se podía.

F. SORORIDAD

La experiencia del propio crecimiento personal a pesar del contexto social de
opresión sobre el espacio para una universalización de la solidaridad. Se reconoce
la propia lucha contra una sociedad patriarcal como parte de la acción de toda
mujer para afirmarse en el contexto de la represión de un mundo que impone
situaciones asimétricas. La condición de lesbiana, por tanto, se examina en
estrecha conexión con la feminidad:

I: Mi identidad lésbica está totalmente unida a mi condición de
mujer.

MA: Las mujeres somos muy fuertes. Tras de que nos tienen la
pata encima, tenemos que ser muy fuertes. Las mujeres que
sobresalen y son activas tenemos que ser fuertes.

My: Yo quiero ser muy mujer, pero con otra mujer.

MR y L: Todas esas mujeres tienen grandes afrontas y luchas.
Todas tenemos mucho que afrontar. Aún nuestras
diferencias.

MR Parece así, que las lesbianas somos el non plus ultra. ¿Las
mujeres en Bosnia y en la guerra? Somos valientes, pero no
somos las últimas. Somos mujeres que hemos tenido que
sacar agallas.

99

X: Toda aquella que rompe, corta, cambia, enfrenta pérdidas y
que compartimos todas las mujeres, lo que nos hace
identificarnos unas con otras. Sea lo que sea.

MR: ¿Qué pasa con la lucha de las mujeres, con todo lo que
hemos hecho? Las mujeres debemos unirnos más.

Es decir, la identidad lésbica no se construye por exclusión respecto a las demás
mujeres, sino que permanece como discurso inclusivo. La contraposición se
realiza más bien por medio del eje semántico hombre-opresión vs. Mujer-
solidaridad. En esta misma dirección, el feminismo debe proceder a hacer
desconstrucción del eje de lectura patriarcal, que como construcción histórico-
cultural requiere de soportes ideológicos tales como la creación de mitos y abrir
paso a la construcción de una realidad más justa y más creativa.

Esto explica la identificación con el enfoque feminista. Toda conciencia necesita
de una organización simbólica que le permita construir representaciones de
mundo, ubicando así a los demás y permitiéndole encontrar su posición frente al
otro. El feminismo permite esta simbolización y una explicación racional que dé
cuenta de la posición de exclusión y diferencia a que se hallan expuestas las
participantes:

MR: Tratar de conocerse y tener respeto por nosotras y entre
nosotras implica impulsar procesos nuevos y el feminismo
ha sido una ventaja y uno ve mejor y cambia grandes cosas.
Hay una gran historia.

P: El feminismo ayuda mucho y, si uno es lesbiana, ayuda
mucho. Uno encuentra justificaciones.

G. LA DESNATURALIZACIÒN DE LA LESBIANA

100

Nuevamente se encuentran soluciones de compromiso a la hora de la búsqueda
de un espacio relacional en el mundo social. La ruptura con la norma significa para
la lesbiana la aceptación de un espacio diferencial respecto al mundo heterosexual
y la constitución de un mundo subterráneo, de un ghetto homosexual. El mundo
social se constituye en propiedad privada de los heterosexuales y por tanto se
acepta la reclusión en un mundo marginal.

MY: La vida lésbica me encanta ejercerla; la vida buga me cuesta
muchísimo. Cuando me encuentro con alguien homo me
siento muy bien.

La marginación incluye la negación de la palabra en un mundo en que no se
hayan símbolos propios para representarse:

I: Todo es tan callado y misterioso que qué tirada.

En ocasiones se logra encontrar un nicho que sirve de refugio entre personas
heterosexuales:

MR: Cuando yo dije me aceptaron muy bien. Hay espacios abiertos
que son los que hay que cultivar y no los ghettos.

Pero no debemos engañarnos, la conceptualización de la situación como haber
logrado “ser aceptada” indica una interiorización y una marginación a indicando la
unilateralidad del encuentro y la relación de dominación implícita de quien es
heterosexual y desde el lugar de la cultura se signa a sí mismo el derecho de
aceptar al otro (a):

Por tanto, se debe llamar la atención sobre que la condición lésbica es
nuevamente reasumida y codificada por la sociedad patriarcal. Cuando ha fallado
en conseguir la interiorización del patrón de mujer como ser-para-el-hombre, debe
codificar y ubicar a las disiolentes en un espacio simbólico, normalmente a través
de la imposición de un uniformeque la identifique (Fiocchetto, 1987). Se trata de

101

Me siento bien así. Hay un cierto uniforme. Me da pereza rasurarme. es muy personal y busco lo que me hace sentir cómoda. L: Ellas se lo aguantan. empecé a cambiar la vestimenta y dejé las enaguas sexis. se continúa aportando razones que permiten descalificar a las otras. I: Pues yo me siento así porque me siento muy cómoda. Entraron algunas muy bonitas y empezaron a cambiar.una tipificación y esteriotipaciónque la separa y la identifica como diferente de quienes sí han aceptado el mandato de la heterosexualidad: MR: Yo no sé contestar: Cuando me di cuenta que era lesbiana y a ejercer. a las heterosexuales: MA: Mamá a veces me ponía calzoncillos de mi hermano. me sentí feliz. Yo siempre he sido así y cuando encontré gente parecida. Yo no volví a usar vestido nunca más. de la que no es siempre consciente. P: Ese estereotipo de mujeres viven con dolor. Estoy en la reconquista. El precio de la rebelión contra la cultura es la aceptación de ese uniforme. L: Muchas mujeres hetero se aguantan la incomodidad. L: ¿Por qué no buscas la comodidad? A veces me someto y uso enaguas. Las mujeres estereotipadas sufren mucho peligro y es un atraso. es decir. porque se realizan racionalizaciones que justifican la norma como desición personal libre y autónoma: T: Bueno. P: Esta sociedad te obliga a ser esto o aquello. 102 . MY: Todas dicen que el cambio es por comodidad. E insistiendo en la racionalización. tienes que identificarte.

MR: En relación a las lesbianas. I y My: Entonces. y aceptan un sistemas de insignias que simbólicamente las intentan representar como no siendo mujeres. qué bonito. se sostiene la posición entre lo nuestro y lo de ellas. a lo que no es lésbico. de la reflexión emerge con fuerza una nueva conciencia de que hay presión social para el uniforme. MR: Hay variedad de mujeres que muestran una variedad. yo no me sabría manejar. T: Sí hay trapos bonitos. pongámonos todas una enagua. lo cual es una forma agresiva de control del cuerpo y de la sexualidad. dando soporte a la exclusión del mundo social que se concibe como ajeno a nuestro mundo: MR: Una cosa es la agresión que te haces con el esteriotipo. Cuando termine esto. L: Yo siento que caemos en esteriotipos. la pregunta es que nosotros vestimos así por presión social. las lesbianas aceptan ser excluidas del mundo de la feminidad. Pero hay otras cosas que no las usamos.Todo este sistema de argumentación simbólica sirve para justificar a nivel de conciencia la propia aceptación de una esteriotipación social. L: Yo no entraría a la disco en enagua. De este modo.. qué rico. De este modo. Durante el proceso grupal. de que hay un cierto nivel de coerción que se interioriza en el discurso uniformando al tachar de “no lésbico” lo que la cultura hace pertenecer a las heterosexuales. concebida como propiedad privada de las heterosexuales. a lo que tacha. pero no puede evitar que en algunos casos emerja el deseo y la envidia respecto a la libertad de actuar también como lo hacen las otras: P: Yo pienso en esos vestiditos. A lo que yo me refiero es a lo que se niega a usar. hay un esteriotipo. 103 .. Me refiero a eso.

Implica que amar a otra mujer es patrimonio exclusivo del macho y que la mujer que ama a otra se ha desnaturalizado. permite sostener el muro de separación. garantizando la pureza del mundo patriarcal de ser contaminado por lo diferente. desde pequeñita. L: Yo sí me percibo un poco machoncilla. me preocupa. Implica la afirmación de que no es posible ni legítima para una mujer la opción de amar a otra mujer.. Una posición más coherente que este etiquetamiento aparece en ocasiones indicando una percepción más lúcida y liberada: My: Y yo quiero ser muy mujer.Por tanto la sociedad patriarcal tolera la existencia de lo diferente siempre que parezca del mundo patriarcal de ser contaminado por lo diferentesiemre que aparezca marcado a fin de que sea excluido. marimacha. pero con otra mujer. Lo asombroso es que semejante etiquetamiento que despoja a la mujer de su legítima opción tiende a ser aceptado por las participantes: My: Yo siempre me sentía machona. Todo el sistema de prejuicios y discriminaciones. Y esa mezcla entre machismo y feminismo que me encanta.. y a veces me siento marimacha. Este recorrido didáctico de la experiencia de la construcción identitaria lésbica permite formular algunas tesis generales. La clásica etiqueta de “marimacha” o “machona”es parte del mismo proceso de desnaturalización. procederé a 104 . Por tanto. ¡será que pensamos que ser lesbianas es ser como hombre? ¿por qué estamos pensando en eso? ¿por qué asociamos ser lesbianas con ser como hombres? My: Yo soy muy energética.: L: Es que me doy cuenta de que hablamos de la identidad lésbica con respecto al rol masculino. La desnaturalización de la feminidad de las lesbiana es solo una de estas estrategias. ha asumido características del hombre que en realidad no le son propias.

Capítulo V Análisis y resultados 105 .organizar la información obtenida en torno a ejes temáticos que permitan integrar los resultados de una manera más específica y referida a los supuestos epistemológicos básicos que fueron punto de el partida del estudio.

objeto de placer para el hombre e instrumento de reproducción de la especie. ubicando allí el papel de la cultura y de los agentes de socialización más próximos propuestos por esa cultura. Un análisis de la transferencia como eje de producción de estos resultados permitirá completar este apartado. especificada como ser-para-otro. A) LA CULTURA Todo ser humano nace al interior de una gran matriz cultural. en donde el código especifíca que la diferencia sexual debe vivirse como diferencia de posiciones y de poderes. a saber. sino como quien siempre está en función de la alteridad. En este sentido. La asignación de lugares implica el despojo de la autonomía de la mujer y su alineación al hombre. históricamente se configura al hombre como ser-para-sí y se le asigna el papel del amo. la cadena de significantes se articula en torno a una lógica de la diferenciación y de la dominación.Examinaré de modo sistemático ciertos ejes temáticos encontrados en los resultados de esta investigación. se verá el contexto de construcción identitaria. El desconocimiento de ella misma pasa por su propio cuerpo. que permea su existencia e inscribe los significantes sobre su cuerpo y sobre su psiquismo. Luego. 106 . la cultura configura los procesos de constitución y organización de la identidad (Lagarde. De este modo. recurre a esos significantes para estructurar su autocomprensión y para estructurar su universo relacional. los progenitores. El ser humano. mostrando la especificidad del proceso edípico en la construcción de esta propuesta alternativa de identidad y cómo la elección lésbica permite resolver las contradicciones de modo emancipatorio. como animal simbólico. se pasará a la dinámica interna. Se convierte así en propiedad privada del hombre. aparece como quien no se sostiene por sí misma. no omití la referencia a la reacción social a esta elección. Primero. 1994 ). La mujer. Finalmente. En una sociedad patriarcal y capitalista.

1993). Esto significa que mujeres y hombres socializados en este contexto deben desconocerse a sí mismos para ser portavoces legítimos del discurso de la cultura.La cultura patriarcal. Sin embargo. Esto significa que para ellos ha sido necesaria la introyección y la represión previa. pero que a su vez introduzcan fracturas en sus mensajes que pueden ahogar o servir de espacios potenciales para la liberación de su progenie. Se podría ver a la cultura como una gran fábrica de identidades. para asegurar que la constitución del sujeto sea una sujetación completa (Braunstein N. Ambos progenitores son los responsables de transmitir el gran texto de la cultura y asegurarse de que sus hijas e hijos asuman las identidades asignadas (Burin M. 1998). un nombre. Padre y madre a su vez han sido socializados por medio de la inmersión en un universo significante que no crearon. requiere la negación de la humanidad en aspectos profundos. La cultura debe multiplicar sus medidas de seguridad. Estas contradicciones abren el espacio para que los padres sean agentes de socialización. conocemos que al negar la humanidad. Sin embargo. la cultura patriarcal está transida de contradicciones necesarias de los sujetos(as) a quienes niega y que a su vez deben representarla. puesto que el ajuste a la identidad asignada exige de la represión de todos aquellos componentes psíquicos inaceptables para la lógica de la dominación. a fin de estar debidamente preparados como hombre y mujer para ser padre y madre respectivamente. sino que a su vez se les impuso. ya el psicoanálisis nos ha enseñado que toda represión es fallida y que el regreso de lo reprimido bajo una forma subterránea es esperable. 107 . La identidad es una formación de significados y representaciones organizados subjetivamente por la persona a partir de la carga de significaciones y representaciones generadas en la interacción básica con la madre y el padre en los procesos que se inician muy tempranamente para la asignación de un lugar. una posición en la familia. para articular el poder.

B) LOS PROGENITORES DE LA LESBIANA Se ha visto en los datos recabados cómo los progenitores de la lesbiana son portadores de contradicciones. Ella misma. la admiración y exaltación de la masculinidad apuntan hacia este rol como un ideal de autonomía y poder. pues representa la apropiación del cuerpo del otro(a) en un acto de poder. La agresión se hace presente bajo dos formas: la distancia. La madre transmite a su hija los significantes que le adjudican un rol social como mujer en el mundo. Y he aquí de nuevo la paradoja. y el abuso sexual. el padre produce una imago de la masculinidad transida de 108 . como única aproximación posible. La madre. ha sido víctima de la dominación y de la explotación. En contraposición. Es el encargado de representar al mundo de los hombres al interior de la familia y asegurarse la reproducción de los esquemas del dominio de los machos que se le ha confiado. Para satisfacer su afán de poder y cumplir con el mandato patriarcal. mujer que reniega tácitamente del valor de la feminidad y que al mismo tiempo no puede anular su condición de género. es ella misma una contradicción ambulante. que agrietan el monolitismo con que pretende presentarse la cultura. La paradoja es que se le ubica en un contorno de relaciones libidinizadas para que actúe como representante del poder y de los impulsos tanáticos que esto conlleva en la sociedad patriarcal. El padre también actúa como portavoz de la cultura. a la que se adjudica la posición de debilidad en que ha sido posicionada. pero en este mensaje introduce ambigüedades. como imposición de un límite a toda libinización humanizante del contacto. Su solución es de compromiso en la libidinización de lo tanático y por ello su acción al interior de la familia está cargada de sadismo. como mujer a su vez. Su frustración la expresa a través de una minusvaloración de la feminidad. Empezamos como en un hogar cualquiera.

que se enmarca en un contexto social mayor de expectativas. quienes la han convertido en su constante interlocutora sobre la feminidad. Esto asegura su presencia prácticamente unilateral en la crianza de sus hijos. C) EL COMPLEJO DE EDIPO La construcción identitaria es un proceso dinámico y constante. En la sociedad patriarcal. su misión de ser-para-el-otro hace que la madre convierta a sus hijos en su proyecto de vida. 1997). No es de extrañar. sobre todo dada la similitud de su condición femenina (Olivier C. que igualmente implica el abandono o la pérdida o el rechazo. entre madre e hija. la presencia mítica de la madre en el sistema de identificaciones de las lesbianas. fusional. etc. Y la propuesta de la madre es congruente con la socialización que ella misma ha recibido en la cultura patriarcal: menosprecio de la 109 . en ausencia de un proyecto de la existencia propia. convertido en el otro inaccesible (ausente) que se aproxima únicamente bajo la forma de la amenaza. 1991 ) La libidinización de la figura de la madre es prácticamente obligatoria. los cuales crean formas básicas de asimilación y acomodación de las experiencias que van dando una comprensión del mundo con un significado real y total para la persona. De ahí entonces que se dan procesos identificatorios por amor o por temor a la represalia. por tanto. puesto que el padre está ausente. Implica el cuerpo. libre y autónoma que le ha sido vedado. Esa presencia masiva conduce a un drama incestuoso. la sexualidad. señalamientos y censuras sobre la adquisición del género y el cumplimiento de deseos de otros (as) desde las "identificaciones proyectivas" más primitivas que las niñas y los niños van haciendo para organizar su vida psíquica y relacional. (Álvarez A.dolor y violencia. Y entonces viene la pregunta de cómo lograr ser el deseo de la madre.

feminidad. exaltación de lo masculino. Sumemos al proceso el reforzamiento proporcionado por la aparición del padre. pero a la vez tiene la autonomía que posee la madre. Todo esto redunda nuevamente en asumir la masculinidad como resolución del conflicto. Asumir lo masculino sin hombre se convierte en la mejor opción para resolver este conflicto. de modo que se le retiene a través de una introyección de su imagen catectizada. El mensaje del hombre es la negación de la existencia de la mujer como tal. La actitud de la niña hacia el padre es ambivalente. La manera de lograr su amor es aspirar a la posición a la que la madre aspira. Y así se hace. a quien se necesita y con el que existen vínculos afectivos sumamente fuertes. el padre. Su único modo de vivir una relación es a través de la no- relación. pero también existe amor hacia ese progenitor. amenaza la feminidad con la indiferencia emocional y con el despojo físico. de modo que se pueda ser mujer de la mujer. lo que genera nuevas tensiones. macho antes que progenitor y progenitor por ser macho. El temor detrás es la pérdida si se permanece en la misma feminidad pasiva que la madre desprecia: X: ¿Qué papel juega nuestra madre aquí? El sueño que nos regala I. El padre deslibiniza la feminidad para establecer una catexis tanática con lo femenino y libidinizar a su vez esta pulsión tanática. Por amor a la madre se adopta una posición que al mismo tiempo es dolorosa. Identificarse con la posición de la mujer sería colocarse en ese espacio vacío de libido para el padre. La figura del hombre amenaza entonces la vida y debe ser temida. es muy significativo con esa mujer que no nos regala su aroma. pues para acceder a la posición del deseo de la madre hay que violar el código de la cultura. A través de la identificación con el padre se evita el dolor de la pérdida producida por el abandono. 110 . Ciertamente hay ese temor a un padre agresor y abandónico. Aún hay más. En nuestro medio.

como señalan las 111 . es decir. D) LA IDENTIDAD ASUMIDA La asunción de la identidad lésbica significa un reacomodo de las estructuras de la comprensión de mundo que se han recibido. Asumir el emblema de la diferencia y de este modo acceder a la autonomía significa invadir el espacio de la masculinidad y así es vivido por la cultura como amenaza. De allí el reto que significa intentar conquistar a una lesbiana. La lesbiandad requiere lucidez. quienes han fallado en la transmisión de sus propias cadenas al evidenciar en sus propias prácticas las insuficiencias y las contradicciones del sistema en general. Se trata de una afirmación de la vida. Y además se puede considerar como una forma de resistencia cultural en el sentido posmoderno. que en realidad se da más por procesos identificatorios y procesos de ubicación que por una envidia al pene. Se impone como una opción de resistencia al texto de la cultura y exige la afirmación de una identidad autónoma frente a la cultura que niega la posibilidad de lo otro. Negación de ese código cuya transmisión han intentado los padres. La pseudo-evidencia con que la mayoría heterosexual vive la vida social y su propia identidad ya no es posible. Se trata de una búsqueda de amor y de una evasión de la muerte.Entonces la lesbiandad es una forma de resolución absolutamente genuina y válida dentro de esa dinámica. meramente biológica. La etiqueta de "marimacha" puede ser leída más allá de lo despectivo como el reconocimiento de que la lesbiana usurpa los signos de poder de la masculinidad y se atreve a negar su ser-para-otro incluso en su mismo cuerpo. es una forma de oposición y de resistencia a la aplastante acción de la ideología patriarcal y de esa organización relacional que ya desde muy temprano se percibe como inadecuada.

fusión y temor al incesto. más allá de su reducción a 112 . desnaturalización). aceptar la legitimidad de una mujer que ame a otra mujer. Aún así. que se vive como la muerte de sí misma. ya se ha hablado del sistema de negociaciones y de defensas. La identidad lésbica no es algo acabado. pero la opción predominante ya ha sido definida y lo que procede es al juego de las asimilaciones y acomodaciones que se apoyan sobre la opción de base por la lesbiandad. La posibilidad ya lograda de pensar la diferencia es la experiencia de ser y poder. donde se empieza a tomar la palabra para decir lo indecible. El empoderamiento lésbico tiene que ver con esa posibilidad de autonomía de una mujer que se afirma en sí misma más allá del hombre. pero no una opción legítima. La imposibilidad de pensar la diferencia conduce a la categorización de la lesbiana como ser en posición de macho. represión de la sexualidad. lucha interior contra el sistema de significaciones por medio del que nos representamos. sino un continuo construir y desconstruir. Debe ser una confusión o una perversión. que sería una revancha que permite recuperar el territorio perdido para el macho. Las resistencias internas todavía son la voz del otro que por dentro intenta negar. con los significantes con que se nos ha programado. pero ya se empieza a oír con fuerza la voz propia y por eso no se duda de la opción fundamental. Se ha visto el dolor del proceso de aceptación. como son la lesbofobia y sus subproductos (problematización del cuerpo. Dado que pensar es hablar consigo mismo en el lenguaje de la propia cultura. no es extraño que para la misma lesbiana le sea difícil comprender su propia opción.participantes. Porque es imposible pensar realmente la diferencia. pero para dar paso a un renacer en que se comprende que ese lenguaje que antes se hablaba en realidad era una imposición del otro. Hay concesiones al sistema dominante. como no lo es el mismo proceso de crecer humano.

La reapropiación de sí misma libera una gran cantidad de energía libidinal que se orienta a relaciones de sororidad y abandona el modelo de la dominación en el contacto con la pareja. Está prohibido pensar la opción lésbica como una posibilidad intrínseca a toda mujer para convertirlo en un hecho propio de quienes no saben o no pueden ser mujeres. estableciendo un cerco simbólico que convierta en tabú el contacto con los sujetos(as) desidentes. Hay que estigmatizar la práctica lésbica. Hay que colocarla en radical oposición a la práctica de los otros como algo desviado. en caso de no poderse.la funcionalidad de un rol social de esposa y madre. Aquí es donde se hace necesario el uniforme. como discurso contestatario a la praxis dominante. Es aquí donde se intenta ubicar el discurso lésbico. como si estuviera en las propias manos el derecho a determinar si se puede tolerar la vida del otro(a0. existe una ganancia secundaria: arrogarse el crédito de una "apertura de mente" y capacidad de "aceptación". E) LA REACCIÓN SOCIAL Una opción diferente debe ser oprimida y hasta eliminada. debe marginarse. 113 . Este cerco es posible solamente si se logra que quienes son estigmatizados incorporen la estigmatización de alguna forma en su conciencia y acepten ser silenciados(as). hay que marcarla para diferenciarla. sin importar cuántos temores todavía resten por vencer. Se trata de una mujer que retoma el dominio sobre el propio cuerpo y afirma su derecho al placer. porque al ubicarla y segregarla dejará de ser una amenaza radical al status quo. Su intolerable presencia debe ser confinada a un ghetto. en caso de tolerarse la relación con lesbianas.

cuya productividad puede comprobarse al examinar los resultados de un trabajo de grupo operativo relativamente breve.He aquí la nueva revolución de la conciencia lésbica: empezar a comprender que lo adquirido no es la afirmación de una particularidad. siempre dentro de un marco de libidinización de las relaciones despojadas de toda dominación. de apropiarse de la propia corporalidad y aún más de toda la existencia. sino de imponer la capacidad de optar. No se trata de imponer el esquema de relaciones lésbicas a todas. de modo que haga eco en aquellas que poseen una orientación heterosexual e incluso en los mismos hombres. El etnopsicoanálisis se muestra como una rica herramienta de investigación. Es una contestación al código patriarcal que demanda ser comprendida y escuchada. Se trata del empoderamiento de la mujer y de la negación de la represión como único principio de existencia. 114 . F) ANÁLISIS DE LA TRANSFERENCIA Debo señalar la asombrosa fecundidad del método empleado. de la alineación como única forma de construcción de un sujeto(a) sujetado en una identidad asignada. a quienes se les ha impuesto el esquema patriarcal sin libertad para optar. pero intenso. La lesbiandad es un paso hacia la liberación de la feminidad propia y de la construcción de relaciones de sororidad con todas las mujeres. En ese sentido. la revolución lésbica está en proceso. su placer y su autonomía de ser. sino que su esencia es la afirmación misma de la mujer y de toda mujer. de la dominación como única forma de relación. La lesbiandad es un grito de libertad que exige ser escuchado y que osa desgarrar el silencio que durante siglos ha pesado sobre la mujer. su cuerpo. la capacidad de vivir con autonomía.

115 . En una sociedad patriarcal. es decir.. Por el contrario.Y es que el etnopsicoanálisis presenta a la transferencia como el hilo conductor que permite la producción de conocimiento. en reminiscencia a eso semiótico y primigenio que expresa siempre reconocimiento porque de algún modo permite que se haga propio en su proximidad cálida que experimentamos desde antes de nacer y continúa en el encuentro del lactante o la lactante con su madre nutricia. 1993). encarga a la familia de producir y reproducir. aparte claro está de las otras “Instituciones Disciplinarias” de la sociedad. Se trata. Simultáneamente yo era colocada en el lugar de la madre. de la transferencia que activa una infancia atravesada por las configuraciones históricas y políticas que el sistema. El etnopsicoanálisis habla de una transferencia contextuada. Esta historia de poder y dominación revela que el conflicto edípico está ligado a la programación social de las definiciones genéricas. yo. orden de dominio e ideología patriarcal. aquello que impone su presencia pero que se ofrece siempre como extraño. la conocida. que hayamos visto que a Xenia se le colocaba en el lugar del padre por representar lo extraño. lo materno es experimentado siempre como el hogar. por tanto. que articula su subjetividad en torno a las posibilidades de configuración del deseo que la cultura hace posible. rompiendo el encuentro para substituirlo por el desencuentro que siempre está implicado en toda forma de dominación. lo ajeno. todo sujeto(a) es tal debido a un proceso de sujetación que le constituye. La transferencia permite revivir la experiencia básica de lo paterno como aquello que aliena. por ello. comprendida sociohistóricamente. eso significa que la transferencia remitirá al registro arcaico de sujeción a las figuras de autoridad y a las relaciones de poder que configuran la familia y que el sujeto(a) debe incorporar a través de las sucesivas identificaciones que le permitirán ir articulando su subjetividad en diálogo permanente con la figura y mandato de los otros (Braunstein N.. No es extraño. En efecto.

al patrón paterno. La experiencia de otro que juzga y valora. pero se me veía permanecer en silencio por una regla que le otorgaba la palabra a Xenia. además. Yo era quien convocaba. la nombrada. 116 . Y sobre mí pesaba. sino que revela las contradicciones a que esa mujer madre ha sido sometida por el código de la cultura. y de mí que fui criatura de mi madre. pues no estaba presente allí para expresarse ni sus intereses por la investigación eran directamente percibidos. su situación de directora en nuestra sociedad refleja poder y en el juego imaginario de las fantasías inconscientes es usualmente el sitio ocupado por la imagen de lo paterno. la infancia significa básicamente hablar de la historia de la madre y su criatura. el hombre se libera de toda amenaza que signifique la confrontación afectiva y evita el dolor. el rostro materno. la presencia siempre ausente de Úrsula. ella no podía dejar de ser investida por todas las depositaciones inconscientes de las participantes. a pesar de su voluntad. esta configuración transferencial se fortalece cuando el grupo percibe a nivel inconsciente el isomorfismo de posiciones que ocupábamos en correlación con el todo social. en la figura de un padre que para hacerse sentir debe estar ausente. la autoridad superior. De este modo. Todo esto ocurría obviamente más allá de la voluntad subjetiva de Úrsula. lejano a toda libidinización intensa del vínculo por su parte. que representaba a lo otro. Sin embargo.Y esto es más significativo. En efecto. a quien se encontraban anudadas por una historia previa. colocándose en un plano más allá de la inmediatez de nuestra cotidianidad. por cuyo mandato yo debía callar. porque ante el extrañamiento de eso paterno para la lesbiana. De este modo. El poder en nuestra cultura se ejerce a la distancia. Se trata así de lo que se ha experimentado como autoridad y del autoritarismo en los pueblos. No podía ser para menos. Pero esta imagen de lo materno no está exenta de fracturas.

Entonces, la distancia y la ausencia son signos de poder, así como la proximidad y
el encuentro serán características del rostro materno.

Es importante recalcar que al enfrentar la experiencia de lo social, siempre
estamos haciendo proyección de nuestra propia experiencia familiar, de modo que
interpretamos la realidad en términos de nuestra familia. En gran medida se trata
de un proceso legítimo, puesto que nuestra familia ha servido como vínculo
transmisor para la cultura de la normatividad social. Ahora bien, para los pueblos
latinoamericanos, una extensa historia de opresión se ha formado a lo largo de los
siglos, una experiencia donde el que viene de afuera, la figura del extraño, resulta
amenazante porque siempre ha traído consigo cadenas nuevas para renovar
dolores que ya son viejos en nuestra experiencia. Esta historia de dolor se
reproduce en los hogares, donde lamentablemente la persona a quien se le otorga
la primacía de honor es a la vez el extraño, siendo el padre amenazador. Es sobre
esta historia sociotransferencial que comprendemos la experiencia citada.

En analogía con nuestras configuraciones sociales, se me ubicaba en el papel de
la madre porque se removían las experiencias ligadas al género, a la asignación
de un lugar donde la madre es silenciada y en cierta forma anulada, como parecía
estar yo al ser quien organizaba pero al mismo tiempo quien estaba bajo control. Y
la figura de la madre es ambivalente, porque a la vez que nos atrae su cercanía,
nos aleja la impotencia que representa verla sumida ante el poder que la sujeta,
interpretado como lo paterno.

Semejante historia genera emociones muy violentas y una frustración intensa,
producida por la cautividad de las mujeres y la ambivalencia de identificarse con
una madre que se ama pero que se rebela impotente ante el sistema patriarcal
que la somete. Ahora bien, la rebelión lésbica contra la inferiorización femenina, a
su vez está marcada por las contradicciones, puesto que la lesbiana huye de la
madre quebrada pero desde el inconsciente siempre se repite el rol materno. Las
demandas hacia la madre son las de nutrir, las de ser perfecta, como se me exigía

117

en el papel que me otorgaron durante el proceso grupal, que me hacían sentirme
sobredemandada. Y al igual que conmigo, este deseo de plenitud de la madre se
encuentra con una mujer carenciada que no puede expresar plenamente su deseo
por estar sujeta a una jerarquía de poder que la silencia.

Finalmente, la experiencia me muestra que mi reacción fue muy sincrónica con lo
cultural. Ante el exceso de demandas, yo me enfermé, como lo han hecho antes
de mi tantas y tantas madres. He aquí nuevamente la prueba de cómo la cultura
codifica nuestras expectativas, nuestros deseos y hasta los registros ligados al
cuerpo.

En conclusión, considero que mi posición de mujer posibilita una escucha que las
investigaciones hechas por científicos hombres parece no haber realizado, al
permitir una transferencia y una contra-transferencia que me permiten leer con
nuevos ojos la identidad de la lesbiana. En efecto, lo diferente siempre es pantalla
de proyección o idealización y esto es principalmente para el trabajo en la ciencia.
A través del etnopsicoanálisis esto se ha vuelto patente y un punto de partida para
toda la labor realizada en ciencia (Hauser, Conversatorio 2001)

Solo resta unificar la información obtenida con los supuestos teóricos e
interrogantes de los que se partió al elaborar esta investigación, lo que propondré
en el capítulo de Conclusiones.

118

CONCLUSIONES

Abordaré primero el problema de la identidad, a fin de establecer la correlación
entre las propuestas teóricas presentadas en las Ciencias Sociales, incluídas en el
marco conceptual, y los resultados obtenidos en la investigación. A continuación,
mostraré cómo este estudio ha generado respuestas para los interrogantes
iniciales de los que partió la investigación. Procederé, por último, a evaluar las
debilidades y fortalezas de las teorías empleadas para iluminar el proceso en
análisis, de modo que se logre integrar una propuesta final sobre lo que es la
identidad y sobre su proceso de construcción. Con ello daré fin a nuestra
investigación actual, que pretendo sea el primero de una serie de trabajos futuros
en este campo realizado por quienes se han comprometido con la causa de la
liberación de la mujer.

A) EL PROBLEMA DE LA IDENTIDAD

La identidad asignada

La interacción social construye una matriz simbólica que preexiste a la mujer. Esta
matriz simbólica es tan poderosa e incluso más que el universo físico, porque
nombra y designa las cosas, visibilizándolas o haciéndolas invisibles,
asignándoles un espacio en la representación posible del psiquismo.

Las listas diferenciales de nombres masculinos y femeninos para la persona por
nacer representan deseos diferenciales. La más moderna tecnología, como el
ultrasonido, conspiran para permitir que los progenitores empiecen, con el pretexto
del sexo biológico, a anudar las cadenas simbólicas del género en torno a su
prole. Se construyen fantasías a partir de la designación de la descendencia futura

119

La compra de la vestimenta y la decoración de la futura cuna y habitación revelan un amor transido hasta el último detalle por las expectativas sociales del género y preanuncian la socialización para asumir la identidad genérica asignada. 1993). que con las palabras fulana "de" tal indican su condición de propiedad al servicio del hombre. cuentan con auxiliares proporcionados por el macrosistema social para ser exitosos en su tarea: equipo médico. Sistemas completos de control del cuerpo regirán para garantizar que la mujer haga del mismo un uso apropiado. iglesia. etc. porque para ella ser en el cuerpo es siempre ser-para- otro: para la satisfacción del deseo masculino. como queda tan gráficamente expresado en la firma del mundo hispánico. docentes. la pequeña bebé se encuentra inmersa en un programa intensivo de socialización para asumir el rol de mujer. Los roles de madre y esposa pesarán continuamente sobre ella. También el cuerpo de la mujer será rigurosamente codificado. auténtico monumento a lo que debe ser la mujer perfecta en nuestra concepción social (Lagarde. permítaseme aludir a que el día de la identidad femenina en nuestras naciones no es otro que el Día de la Madre. además de su propia experiencia y del poder omnímodo que les da poseer el discurso sobre la niña. al ingresar en el mundo. siendo factor estructurante de su identidad. de modo que las leyes de la cultura impondrán un valor y un sentido a cada uno de sus miembros. para quien es "su" mujer. siempre en función del otro. que involucra desde el universo relacional de la mujer hasta la integración de cuerpo y mente. su misión será asumirse a sí misma desde el lugar en que es vista. De este modo. para la demostración al público de los símbolos de la feminidad que se encuentren de moda. lo que siempre significa su uso en 120 . Será vista por los otros como mujer y esa mirada significará la perpetuación del espacio asignado. para la maternidad.como mujer o como hombre y se formulan deseos. Los padres. terapia psicológica. Y como otro hito simbólico. La identidad asignada de género es un programa total.

cree expresar su más auténtica intimidad ignorando la sujeción del deseo al cautiverio del género. En consecuencia.función del hombre al que se encuentre asignada según los principios sociales de distribución de los bienes y las mujeres vigentes. existe siempre la posibilidad de que la programación social falle porque la bebé opte por la diferencia. 121 . para sortear el impacto que la feminidad preformada le exige a su sensibilidad de sujeto humano" (1998: 25). Esta resistencia debe ser prevista y anulada. tiene que realizar una labor de captura. so peligro de que se generalice. De este modo. entendida siempre como ser-para-otro. se trata más bien de que la niña en tanto sujeto a la que se le suponen diferencias por ser atravesada simbólicamente por diferencias instituidas que la preexisten. de modo que ha designado un nombre y un lugar para ubicar a la mujer que ha transgredido el mandato social: la lesbiana. Por otra parte. superpuesta sobre la diferencia sexual. superpuesta a la identidad femenina. pues pone de relieve que es el género el que configura y normativiza a la sexualidad. La interacción simbólica tiene horror al vacío. Se trata de una identidad de estigma. de apropiación subjetiva de tales diferencias y es necesario conocer sus recorridos. Emilce Dio Bleichmar indica: "La sexualidad humana es cultural: se trata de un sistema múltiplemente determinado y normativizado que denominamos sexo- género. Concordando con esta propuesta. Hasta la estructura de la mente de la mujer será regida por los códigos de la cultura: sus fantasías y deseos estarán en función de su feminidad. las soluciones transaccionales que pone en juego. se puede afirmar que la identidad genérica es una construcción social. los obstáculos que encuentra. cuando visualiza sus sueños y se percibe a sí misma como madre y esposa. fórmula que encierra un giro copernicano para la teoría psicoanalítica. Pero que la sexualidad humana sea cultural no implica que el psicoanálisis de la construcción del significado sexual en la niña pierda su norte y consista en una perspectiva sociológica o culturalista.

La lesbiana sería la mujer "desnaturalizada". de modo que hay una exigencia tácita de que esta mujer "desnaturalizada" adopte los patrones masculinos para mostrar así su desviación respecto a su condición femenina. 122 . Entonces se recurre a estrategias simbólicas para censurar esta transgresión.Pensemos en la mujer que tiene experiencias satisfactorias de su encuentro físico y emocional con otra mujer. pero siempre como una mujer fuera de la serie de las mujeres. La autonomía de la voluntad y la emergencia de un deseo propio. Las participantes señalan cómo se les achacaban distorsiones genéricas. señalándolas como "chiquitas que hacen cosas de hombres". que pueda vivir su existencia sin ser-para-otro masculino. Inaceptable para la interacción social es la negación de la lesbiana a ser-para-otro. una mujer que abomina de ser mujer puesto que el deseo natural femenino es tender hacia el hombre. Podrá vivir. de la exploración del placer por sí misma y la apropiación del cuerpo entonces pasan a ser considerados estructuras patológicas. Se desconoce que exista la posibilidad legítima de que una mujer opte por el amor de otra mujer y se califica a esta posición de "hombruna". como una mujer que ha fracasado en cumplir los mandatos para su género. de un modo tan evidente que la literatura científica omitió tener que hacer una exploración y análisis detallado de la dinámica subyacente. la mujer que se ha extraviado respecto a la "naturaleza" femenina previamente designada por la construcción social. Lo que es obvio no necesita ser explicado. Esto derrumbaría toda la fuerza coercitiva que sobre el psiquismo ejerce el aparato simbólico. Esta estrategia habrá de operar desde muy temprano. De este modo se les realizaba una ubicación simbólica contraria a su ubicación de sexo. Aceptarlo es reconocer la posibilidad de que la mujer pueda existir como sujeto sin estar sujetada al deseo del otro. como se ha visto en nuestro estudio. Vivir una existencia femenina sin ser madre y esposa es el deseo transgresor por excelencia.

De este modo. La construcción del estigma social de la lesbiana a través de su imagen desnaturalizada es así necesaria para la funcionalidad del sistema patriarcal. el recorrido a través de la lógica del sistema patriarcal señala asimetrías que revelan capacidades desiguales para etiquetar. entonces. Procedo. Al recargar a la lesbiana con los símbolos del mal. yendo desde la patología hasta el pecado. Obviamente nos hallamos ante una descripción de los roles genéricos que es una prescripción. Por ello resulta obvio que la experiencia lésbica ha sido valorada y analizada a priori. y no desde la vivencia íntima de las mujeres con opción sexual alternativa. Como contraprueba. señalando la anudación existente entre conocimiento e interés. Se trata de la advertencia a toda mujer respecto a lo que sucedería en el caso de que se desviara u opusiera a su rol. construida desde un espacio diferente al de la vida de las mujeres porque ha sido hecho justamente para subordinar su género de vida. se valida la posición asignada de la mujer ser-para-otro como la figura del orden correcto y natural de las cosas. y de la mujer en experiencia lésbica particularmente. Considero que un mérito de esta investigación ha sido permitir que la palabra sea cedida a las lesbianas. La descripción que se ha hecho indica que hay redes de poder detrás de los sistemas simbólicos. debemos evidenciar que el espacio simbólico para la interpretación de la mujer en general.La caricaturización del deseo lésbico como una expresión desnaturalizada de la feminidad cumple una importante función simbólica: ser el reverso del mandato social de la identidad genérica para la mujer. codificar y organizar los universos simbólicos. ha sido realizada desde el horizonte de percepción masculino. hay que señalar que es fácil reconocer en la vida cotidiana y hasta en la literatura científica a la fecha que no está tan legitimada la palabra de una lesbiana para construir y designar su experiencia como la de quienes ostentan la oficialidad y designan como desnaturalizada la vivencia de esta mujer. desde el lugar del poder masculino. En efecto. a analizar la realidad de su mundo ya 123 .

de un proceso doloroso y no exento de fracturas. porque deben censurarse aquellos elementos de la vivencia subjetiva que no coincidan con la propuesta social. "El niño no conoce aún la diferencia anatómica de los sexos (pene- vagina). de llegar a ser sujeto por sujetación a la normatividad social. por tanto. sino en la estructura de relaciones diferenciadas al interior del hogar. Y las experiencias pre-edípicas remiten a una diferenciación entre géneros que no se basa en los factores de funcionalidad biológica. En este proceso de sujetación. sino a partir de la identidad asumida. pero sí la diferencia de los géneros y las posiciones en la estructura del 124 . con raras excepciones. 1991: 52). Esta represión conduce frecuentemente a la neurotización del sujeto. sobre todo porque los sistemas simbólicos para la construcción de la identidad pueden estar atravesados por contradicciones internas. Examinando en detalle como ocurre la construcción de la autoidentidad en las lesbianas. la represión psíquica es signfiicativa. HACIA LA AUTO IDENTIDAD Los sistemas simbólicos organizan el psiquismo. leer su propia experiencia y leerse a sí mismo.no desde la identidad asignada que se acaba de describir. se debe enfatizar la relevancia de las experiencias infantiles pre- edípicas para la estructuración de la identidad: "Las investigaciones sobre la identidad de género sostienen. que ésta se halla firme e irreversiblemente establecida para ambos sexos alrededor de los tres años" (Dio Bleichmar E. puesto que es en este período en el que la niña descubre primeramente la significación de ser mujer al comprobar en su experiencia familiar la realidad de los códigos patriarcales en funcionamiento. permitiendo al sujeto(a) leer al mundo. quien se aliena de su propia experiencia para asimilarse a la normativa vigente. es decir. Se trata. La importancia de estos tres primeros años en la organización de la identidad es crucial.

como ella tuvo. 1991: 52). tener leche.remiten a toda mujer a la puesta en comparación con los otros ejemplares de su género. Por tanto. el peligro de fusión. en su maternidad con una hija. "Cada una de las capacidades requeridas –dar la vida. hay que acentuar que hay una relación diferente de las madres para con sus hijas que para con sus hijos. proyección y extensión narcisista.parentesco" (Dio Bleichmar E. todas las depositaciones y cargas sobre lo que significa la feminidad que ahora debe enseñar a otra. En primer lugar. serán percibidos no a través de su acoplamiento sexual. La segunda alternativa está a la base de la opción por una existencia lésbica. 1991: 48) Por tanto. se presenta más habitualmente cuando la relación materno-filial tiene lugar con las hijas mujeres. en particular. Durante este proceso. Es importante señalar. etc. en el deseo de éste de poseer una madre: como es ella. Restan dos caminos frente a esta situación: la aceptación-sumisión para acceder así a una adaptación funcional del papel femenino o la rebelión-oposición a esta relación de poder y orden de dominación. sino de las relaciones de dominación y asimetría presentes en la pareja. tanto si la mujer se compara con su madre y otras madres o si se identifica con su hija. proveer bienestar físico. alternativa. contener la ansiedad.. como ella quisiera ser. Por tanto. comprender las necesidades y responder adecuadamente a ellas. La relación de ser a ser es constante. la imagen de la madre y del padre. la madre expone ante la hija todo su orgullo y amor. Freud (1931-1933) señaló este hecho –mayor longitud y mayor importancia de la fase preedípica en la nena que en el varón. modelos inmediatos de la feminidad y masculinidad. los fuertes vínculos que hemos visto entre las participantes que las ligan a sus madres. Afirma Emilce Dio Bleichmar. así como mayores dificultades a la separación. pasan por una experiencia de contrastación crucial con la realidad. a la vez que queda al descubierto el dolor como 125 . así como el peso de ser madre que se quiere ligar a la identidad de la mujer. es decir.intuyendo y sugiriendo su relevancia en el desarrollo diferencial de ambos" (Dio Bleichmar E.

su madre muestra su figura sacrificial como el modelo a seguir. En síntesis. Parece bastante contradictorio que el signo de su amor sea un actor que actúa como portador de lo tanático cultural al interior de la familia. Mater dolorosa. la afirmación de sí misma pasa por su minusvaloración. Se puede. tal es la aspiración de la madre. A esto se suma el que la madre señala continuamente la preeminencia del padre y le coloca como objeto de su deseo. desprecio. en poseer un un deseo amplificado por el 126 . Sin embargo. se vislumbra a la madre como un ser dolorido. Habrá aquí una combinación de sentimientos que abarcan desde el amor a la madre hasta el temor a la represalia. reconocer las dificultades que encontrará la niña a la hora de realizar su proceso de identificación temprano con la figura materna. quien es simultáneamente exaltada en su condición de madre-esposa a la vez que reducida a la inferiorización por su condición de feminidad. la madre afirma continuamente la supremacía de la masculinidad frente a lo femenino y aspira continuamente hacia el padre. entonces. Obviamente aquí surge la ambivalencia y un profundo terror a este destino. una relación reforzada por la posesión de ambas de la condición de ser mujer. De allí que la identificación en la niña que optará por una identidad lésbica consiste en realizar el deseo materno. Por una parte. hay una relación intensa y gratificante con la madre. La masculinidad aparece como el ideal cultural. Se trata de una situación realmente intolerable y cuesta comprender cómo la madre pueda aceptarlo incluso como un valor. objeto de opresión.rostro oculto de la feminidad. su autorrealización propia se mide por su funcionalidad al otro. De este modo. como lugar privilegiado que la madre exalta pero al que nunca tendrá acceso. reproduciendo así la escala axiológica de nuestra cultura. Por otra parte. el modelo de feminidad para la niña aspira continuamente a lo otro como la propuesta ideal. En consecuencia. maltrato y marginación. Por otra parte. La niña puede ver la experiencia contradictoria de la madre.

pero al mismo tiempo que atrae en su intimidad. es decir. El padre abandónico e indiferente. al que ella admira y por el que suspira. A través del vacío producido por la distancia emocional y por la agresión. la madre se experimenta como lo próximo. pues ante una figura materna ambivalente. A diferencia del padre. deja una impronta que coloca al género masculino en la posición de amenaza a la propia existencia. no puede libidinizarse la figura masculina. pero puede aprenderse que esa posición es la que menos lastima. se genera una inscripción de sentimientos negativos en sus relaciones con la madre y con la hija. lo propio. Por tanto. 127 . en primer lugar porque durante la infancia la participación del padre se caracteriza por su perfil de ausencia y su ambivalencia hacia la hija. Nos hallamos. interpretado como lo paterno. que llega a mostrar su poder acercándose solamente bajo la forma de agresión y abuso. es decir. cargada de thanatos en la cultura patriarcal. Insisto en que se trata de uno de los modos de resolución posibles ante la paradoja básica de la cultura respecto a la figura de la mujer en su función materna. en especial al compararla con la figura femenina que sirve en este caso de modelo. Con esta identificación se evita además la pérdida posible de amor si se acepta la posición femenina pasiva que la madre desprecia. la posición ideal que corresponde a la identificación con la madre pero que evita el dolor que la atraviesa es identificarse con aquello hacia lo que ella muestra deseo. asusta y aleja esa impotencia en que se la ve sumida ante el poder que la sujeta. la de la madre.deseo proyectado de la madre: "ser lo que ella no fue". La imagen de lo masculino resulta aversiva. Entonces. Porque en nuestra cultura se trata simultáneamente de madres muy poderosas que son a la vez invisibilizadas y anuladas en su condición de mujeres. hacia la posición del padre. Este proceso halla su contraparte en el rechazo de lo diferente.

De este modo se accede a la autonomía que el padre posee y que se ha negado a la madre. a través de la cual se supera el dolor de la pérdida incorporando la imago del padre para mantenerle siempre consigo. “adivina” los deseos maternos y por medio de la identificación proyectiva también busca salvarla y reparla. El resultado nuevamente será asumir el lugar correspondiente al padre y la identificación con la función masculina.Al igual que en el caso de la madre. es decir. Por una parte. la figura paterna se inscribe de un modo ambivalente en el psiquismo de la niña. reforzando los procesos que ya fueron descritos anteriormente. es poner en peligro la propia existencia. La resolución de la ambivalencia se realiza a través del mecanismo de la identificación proyectiva. En efecto. el padre refuerza aversivamente el distanciamiento respecto al rol tradicional de la mujer. tal y como se define en nuestra cultura. ésta no se presenta tan drástica como la que la niña anticipa si accesara sexualmente al hombre-padre. Ser mujer. De este modo. Aunque se arriesga a su censura. De este modo. se ve cómo todos los procesos psíquicos analizados conducen en la misma dirección. explotación y agresión. se yuxtaponen la figura del padre abandónico y agresor con la del progenitor amado y a quien se necesita. La niña lesbiana en su amor y compasión por la madre frustrada. La opción lésbica viene a ser una forma de resolución de los conflictos subsecuentes a la tipificación y estructuración de las relaciones humanas bajo el orden de dominación genérico. siendo la masculinización una alternativa defensiva para mantener la propia vida. puesto que el varón ha tanatizado su relación con lo femenino y solo se liga a ello en forma de apropiación. Hay algo sumamente importante que señalar y es el profundo temor a la posición femenina que crea la actitud del padre. 128 . acepta satisfacer el deseo materno por identificación con aquello que la madre ama. hacia la construcción de una identidad lésbica. mientras que por otra parte logra así afiliarse a la figura paterna cuya posición parece ser la que menos lastima.

Los retos de la nueva identidad Se abre un nuevo capítulo en la construcción de la identidad. asumir la propia lesbofobia. la lesbofobia es el resultado de leerse a sí misma todavía en función de los etiquetamientos sociales. de modo que debe ser elaborada a través de una resignificación de la experiencia que permita una lectura alternativa a la propuesta de interpretación social de la lesbiandad. resultado natural de un proceso de socialización que ha creado el desprecio hacia lo diferente. que anteriormente señalamos tienen una intención funcional para el sostenimiento y reproducción del sistema patriarcal. de la experiencia de elegir por opción propia a quien se ama y de liberarse de las cadenas patriarcales. se requiere una 129 . aunque esto signifique la oposición abierta al mandato paterno y por tanto la condena de la cultura elaborada por los hombres padres. otorgan una posición positiva a la dinámica personal en la dirección asumida. En consecuencia. La lesbofobia conducirá a continuos procesos de recriminación. En efecto. en donde el conflicto es enfrentarse con la nueva tipificación a nivel cultural y resolver los dilemas que la nueva opción plantea. además de la ruptura con los cánones sociales. así como a trastornos en las relaciones de pareja. sobre todo ante la imposible posición de la mujer que abandona su "natural" vinculación al hombre. En primer lugar. ahora ya definida la opción lésbica. pues de obtiene así un espacio para vivir la autonomía del deseo propio. Sin embargo. culpa y depresión.Se resuelven así las contradicciones. y la posibilidad de la autonomía del deseo. Los retos son mútliples. la experiencia de liberación que significa haber optado por la resolución lésbica del conflicto es un dato adquirido en firme. permitiendo la emergencia de un deseo autónomo.

130 . formando una diada en la que el erotismo muere por temor al incesto. como es el caso del "uniforme" mental. es fundamental a nivel de interacción simbólica evitar ser posicionadas en el lugar asignado por la sociedad. que solo una observadora superficial creería superados en la experiencia cotidiana lésbica. Entonces surge la tarea de romper esta simbiosis para permitir la emergencia del deseo y la relibidinización de las relaciones. comportamental e indumentario que no ha sido libremente elegido. Esto significa también un cambio respecto a los temores en la exploración de la sexualidad. en donde emerge la autonomía del deseo y un grito de protesta frente a la opresión patriarcal a la que ha sido sometida la mujer en la historia social y familiar.descontrucción de la definición social de lo que es ser mujer en general y ser lesbiana en particular para superar esta situación. puesto que se vió que reaparecían bajo la pregunta de la naturalidad o no naturalidad de las prácticas sexuales. La lesbiana afirma su autonomía reapropiándose de su cuerpo y liberando el deseo. La segunda tarea que se impone es la emergencia de la autonomía del deseo. queda planteada la tarea de redefinir para sí misma la lesbiandad como una opción de liberación de la mujer. hagan esta misma opción u otra diferente desde la afirmación también de su propia libertad y autonomía. aceptando la "desnaturalización impuesta" y asumiendo las insignias sociales respectivas. reviviendo el tema de la madre perfecta en relación con la otra. pero termina siendo traicionada por su programación social en el momento en que simbiotiza la relación. lo que constituye así un mensaje liberador para que todas las mujeres. Tercero. Como contraparte positiva. La "ghettización" es en sí misma un efecto de aceptación del status quo y de que la propia opción es una alternativa marginal.

que configura a la identidad como un proceso abierto. se alcanza la autonomía de la volundad y se resquebraja un orden social asfixiante. Esta pregunta fundamental había sido. procedo a agragar otras reflexiones como respuesta a las preguntas que habían dado origen a esta investigación. la situación asimétrica de las relaciones entre mujeres y hombres propone dificultades específicas a la construcción de la identidad porque encierra contradicciones subyacentes. asumiendo así la posición de lo masculino antes que la dolorosa posición de lo que convencionalmente se entiende como femenino. lo que crea una serie de fracturas internas en la imagen de la mujer. Esto da inicio a nuevas tareas. desglosada en una serie de interrogantes: 131 . que se apoyan sin embargo en la aceptación de esta opción lésbica fundamental. La afirmación de la feminidad pasa por su minusvaloración y repudio. se observa que. La lesbiana responde a estas fracturas por una identificación con el deseo de la madre. en contestación continua de los retos que se le plantean a la persona cuando enfrenta los códigos culturales para construir su subjetividad. B) OTRAS REFLEXIONES SOBRE ALGUNAS DE LAS PREGUNTAS PLANTEADAS Tras este análisis de la experiencia del proceso grupal realizado con metodología etnopsicoanalítica en clave de género. a quien ama pero cuya posición teme. y a quien trata de correspodner logrando ser lo que ella no pudo ser pero que admira íntimamente. aunque se tenga que pagar un alto precio social por ello. a su vez. En particular. en una sociedad patriarcal. De este modo. Nuestra pregunta clave era la siguiente: • ¿Cómo se construye la identidad sexual de las mujeres lesbianas? En principio la respuesta que se ha encontrado es la presencia de un proceso complejo.

Se trata pues de una interacción en espejos. Es aquí destacable lo que 132 . que siempre se mostró como de suprema relevancia e intensamente idealizada*. fue claro que había una "desnaturalización" de su actuación infantil. tal es la figura paterna que propicia nuestra cultura. A nivel de la transferencia también se confirmó este aspecto. Se señalò. como muy bien se ha indicado a nivel psicoanalítico. Por otra parte. ¿Cómo la condición de género de las figuras parentales de la familia de origen fue configurando el marco de las identificaciones sexuales? La cual se desglosó en dos aspectos: • ¿Con quién se identifican las participantes en la investigación? ¿Por qué? Se señaló que existía una fuerte identificación con la figura materna. • ¿De qué manera influyeron en esas identificaciones las expectativas que la madre.A. Sin embargo. siendo poco propicio para la identificación. un padre abandónico y agresor se muestra como una figura distante y amenazante. el padre u otros miembros de la familia tenían sobre el sexo deseado para las participantes? En este trabajo no aparecieron alusiones sobre las expectativas familiares respecto al sexo futuro de la niña. mediantizada por el orden natural del sexo y regulada por el género. Sin lugar a dudas. Y sin embargo. establece con la pequeña una relación más intensa producto de la similitud de género. corresponde esto a la estructura de nuestra sociedad patriarcal. además. cuando se le señalaba continuamente que lo que hacía era tarea propia de los hombres. actuando frecuentemente de modo fusional. colocando las bases para una estigmatización ulterior de sus elecciones personales. de modo que la madre percibe en la niña una imagen de sí misma. que la madre. en la que la madre es la encargada de la crianza y además es una figura próxima afectivamente.

pero a la vez su posición parece más segura en una cultura que da primacía a lo masculino porque resulta menos doloroso. Claro está que la lesbiana es una mujer 133 . era abandónico y agresivo. Se pasa así a la siguiente pregunta fundamental: B. ¿Cómo influyeron las características y la calidad de las relaciones familiares en la configuración de la estructura identitaria sexual y las preferencias sexuales. El padre. pues la madre menosprecia lo femenino y exalta la masculinidad. entonces. • ¿Cómo influyeron las carencias afectivas en la configuración de las preferencias sexuales? La identificación con la figura femenina podría significar la pérdida del afecto materno. la ausencia del padre y su carácter amenazante. La madre se mostraba como la figura más próxima. Por otra parte. que es por la posición masculina. sobre que la lesbiana resuelve su seguridad básica precisamente por medio de la separación.corresponde a la confusión con los roles y las espectativas sobre el género a las que se aludió. de modo que asumir su posición resulta amenazante por la debilidad que encierra. a imposibilitar la elección por lo masculino tanatizane y tanatizado. Recuérdese aquí el tema ya tratado. Se hace necesario. pero su imagen de feminidad mostraba las fracturas y contradicciones esperables en una cultura que oprime y minusvalora a la mujer. por su parte. conducían a dificultar la libidinización de lo diferente. Nuevamente se desglosa la interrogante en varios aspectos: • ¿Con cuál de las figuras parentales se experimentó más seguridad y con cuál más inseguridad? Aquí se hizo evidente la gran ambivalencia de ambas figuras parentales. aunque resulte paradójico. optar por el deseo materno.

Paso a otra pregunta fundamental: C. Se coloca en una relación de comunidad y comunicación afectiva. Recuérdese aquí la reflexión sobre la realización de deseos en espejo que configura la identidad lésbica: no ser lo que la madre es. agradarla por la abyección a su deseo. ¿Cómo las vivencias desde la configuración de género. • ¿Por qué se elige a una mujer como “objeto” de amor? ¿Qué se espera de ella? En esta elección se afirma la autonomía del deseo más allá de las reglas patriarcales. lejos de las relaciones de dominio que rigen al mundo heterosexual. aquello que la madre realmente valora. fueron configurando la estructura identitaria sexual de las participantes? Se desglosó el interrogante de la siguiente manera: • ¿Cómo se fue inscribiendo en el cuerpo de las participantes el deseo por la mujer? 134 . • ¿Cuáles deseos infantiles encubre y se realizan en la organización de la preferencia sexual? El deseo de ser aquello que la madre quiere. en donde se vive en libertad el propio deseo. y esto parece lograrse aspirando a ubicarse en el lugar que estaba destinado solo para el hombre. ser lo que ella quisiera. conservar al padre ausente y empoderarse para sobrevivir. por lo que la madre suspira. Se satisface. la fantasía de ser fiel a la madre cumpliendo su deseo y mostrando una mejor forma de ser mujer. más allá del entramado nuclear. asimismo.carenciada en su infancia y luego traslada sus deseos insatisfechos a la pareja (mujer en la misma condición) que suele no llenar sus expectativas.

bienestar y disfrute. A pesar de aquí es obvio que el encuentro lésbico es fundante.La experiencia de grupo operativo no llegó a plantear este nivel de detalle. • ¿Cómo evalúan sus primeras realciones heterosexuales? ¿Qué valor fundante en su orientación y preferencias sexuales les atribuyen las participantes? En ningún momento resultaron auténticamente satisfactorias ni significativas las primeras relaciones heterosexuales. Sin embargo. su ausencia e indiferencia respecto a los procesos de validación personal de su hija. amenazante. dada su diferencia cualitativa en niveles de satisfacción. Más bien fue el último eslabón que confirmaba la relación de poder y dominio mantenido por el padre sobre la familia. contribuyó de este modo a hacer de la imagen masculina algo distante y. Queda reservado para investigaciones ulteriores. ajeno a la posibilidad de libidinización satisfactoria. • ¿Cómo evalúan sus primeras relaciones homosexuales? ¿Qué valor fundante en su orientación y preferencias sexuales les atribuyen las participantes? Las primeras relaciones homosexuales fueron sumamente contrastantes con las experiencias heterosexuales. más aún. inolvidable. • ¿De qué manera pudieron influir las experiencias de abuso sexual infantil en la orientación y en la preferencia sexual? La experiencia de abuso infantil no apareció como fuente de la opción sexual. no hay una frustración específica que conduzca al lesbianismo como alternativa. 135 . después del cual ya nunca se es la misma. Sólo sabemos que fue temporalmente y que eclosiona de forma mágica e intensa.

dado que la teoría de género ha explorado poco la experiencia lésbica.• ¿Qué balance realizan las participantes sobre sus decisiones acerca de su orientación y preferencias? ¿Cómo valoran su existencia lésbica? Es significativo que. En consecuencia. aunque toda lesbiana posee una precomprensión bastante clara del funcionamiento del sistema patriarcal debido a que su trasgresión le lleva a experimentar con evidencia su carácter coercitivo. ¿Qué tiene que ofrecer el feminismo a las lesbianas? ¿Qué consideran respecto a este tipo de estudio y de método? Nuevamente la desgloso en un par de aspectos: • ¿Han experimentado en sus vidas un “vuelco al feminismo”? ¿De qué les ha servido? La respuesta es positiva. las participantes señalen su experiencia de aceptación como una intensa sensación de libertad y como un aumento en su vitalidad y en sus niveles de autorrealización. de modo que se recurre a esta teoría para señalar la discriminación femenina pero se insiste muy poco en ella para resolver los dilemas de identidad y existencia lésbica actualmente vividos. Están dispuestas a continuar con su opción por encima de todas las dificultades existentes. el poder de iluminación que posee sobre su vida ha sido restringido y todavía está por explorar. a pesar de las dificultades sociales que representa su opción. resulta fácil que acepte el feminismo. Resta la última pregunta que fue planteada: D. 136 . No obstante.

Las teorías patologizantes muestran. • ¿Desde qué lugar se construye la lesbiandad? ¿desde la envidia. paso a reseñar las respuestas a las preguntas más “subjetivas” con las que inicié el estudio. permitiendo apropiarse de la misma a través de la palabra y tener un espacio alternativo de relación. Me resulta satisfactorio. pero realizando una opción que resulta más liberadora para la mujer que la sujeción a los patrones de relación de dominación vigentes. porque se convirtió en un sitio de relaciones nutridas donde el enriquecimiento fue mutuo. deseando sexualmente a la madre inalcanzable? Queda en evidencia que no se trata de alcanzar sexualmente a la madre. la falta. de tal forma que tanto la investigadora se benefició de los aportes obtenidos no solo para su trabajo académico como las participantes tuvieron un proceso de integración y enriquecimiento personal posibilitado a través del darse cuenta dialógico del grupo operativo. Tras haber examinado las preguntas de índole académica. sino de una manera diferente de resolver los dilemas que hace la propuesta patriarcal respecto a la feminidad. Más bien el temor al incesto viene a ser una fuente contínua de inhibición en las 137 . la patología? En la investigación queda claro que no se trata de un proceso patológico. la ausencia de una reflexión sobre el género que les permita visualizar claramente el tenso entramado que conduce a esta opción de vida.• ¿De qué les ha servido participar en este estudio? ¿Por qué? Según sus propias referencias. la participación en este trabajo ha sido una experiencia gozosa por la posibilidad de compartir con otras mujeres la reflexión sobre su propia vivencia. más bien . • Se trata de mujeres incapaces de alcanzar un desarrollo completo.

Sin embargo.. “perversos”? Me queda claro que la perversión está en la libidinización de relaciones de dominio y de poder. que se puede “ser mejor que un hombre” . que más bien se afirma sobre relaciones armónicas e igualitarias. En ese sentido.. atreviéndose a afirmar la autonomía del deseo y la reapropiación de la mujer de su cuerpo. como de la obediencia de ella.relaciones lésbicas. si hay una identificación con la madre a partir del deseo de ésta por lo masculino como una forma de existencia que supera la persona condición de interiorización de la mujer y el gran anhelo de realizar a la madre a través del ser personal. • ¿Es mi vida una experiencia vergonzante. quienes han dado una fuerte lucha por su liberación personal al romper con los ligámenes de una sociedad que propone un tipo de relación asimétrica y tanatizada. se acerca mucho más de la definición de perversión. por tanto para aceptar una frase así para describir la experiencia lésbica. • ¿Son los deseos sexuales diferentes. “tortilleras” y yo una mujer sin honor? Puedo ahora hacer un elogio claro de mis amigas. ¿Es malo sentir así? Lo he examinado como una experiencia legítima. Estaría imposibilitada. de lo tanático que inferioriza y agrede a lo femenino. Apoyar su experiencia es un honor real. la forma vigente de vivir la sexualidad. totalmente diferentes. con sus asimetrías genéricas. Su trasgresión en realidad es un mensaje de libertad y de derecho a ser hacedoras de su propia existencia. Mientras la masculinidad esté regida por patrones culturales violentos. es difícil que pretenda afirmar su igualdad o su superioridad sobre la experiencia lésbica. de su reparación.. Utilizando el sexo cómo vehículo. con amigas vulgares y degradadas.. 138 . • Sentir que se puede morir de amor y de deseo por una mujer.

• ¿Será que hay una confusión, que conduce a la lesbiana a la creencia de ser
un hombre, a comportarse como uno de ellos... pero sin tener pene?

Estas afirmaciones pertenecen al registro de la cultura, que no puede aceptar
como legítimo el deseo de una mujer por otra sin “desnaturalizar” la experiencia
para poderla interpretar dentro de sus patrones de codificación patriarcal. Puede
ser una tentación para la lesbiana el aceptar esta lectura dominante para
comprenderse a sí misma, pero lo que omite esta lectura, es el reconocimiento
real de que una mujer puede tener aspiraciones y deseos que trasciendan el
cautiverio del género.

• ¿Hay una inhibición en la mujeridad por imposibilidad de pensar lo
diferente?

Señalé que ha sido una experiencia histórica de amenaza y agresión la quie hace
de la figura masculina algo lejano e inaceptable en general como objeto de
libidinización. Sin embargo, las participantes reportan de forma positiva y
congruente la experiencia de ser y sentirse mujer con otra mujer. Sin embargo,
debido a que el sistema de simbolizaciones sociales desautoriza pensar esta
posición como un lugar legítimo para el deseo de la mujer, se acepte la lectura
social de una “desnaturalización” de la feminidad, y como la usurpación ilegítima
del lugar masculino (lo que se expresa a través de la imposición insignias de un
“uniforme” masculinizante que las identifique), mostrando así su transgresión de la
normatividad que rige las normas genéricas.

• Necesito descansar de esto pero ¿qué me obliga a ser perfecta para ocultar a
la mujer que pienso tan trasgresora, atrevida, disidente y parricida?

Reconozco en mí misma el neuroticismo a que hemos sido sometidas las mujeres,
resultado de una sociedad neurotizante, que al imponer sus códigos vuelve
inconciliables las ideas que tengan que ver con la autonomía del deseo femenino,

139

proponiendo las pesadas cadenas de la culpa a la mujer para sujetarla a sus
demandas. Reconozco también en esa búsqueda de perfección la aceptación de
la misión imposible de ser una mujer que satisface las demandas ajenas, debido a
que se le ha colocado en la posición de estar amenazada continuamente por el
rechazo y el abandono, lo que significa haber incorporado el miedo al rechazo, la
pérdida sustentante del amor, el reconocimiento y la ayuda y especialmente la
amenaza del “vacío existencia”

• ¿Cuándo vamos a descansar? “Si nos ha de encontrar la muerte, que nos
encuentre estando vivas”.

Cuando formulé esta pregunta, me hallaba pensando en el pasado. Tras la
elaboración de este trabajo, he dejado de pensar reactivamente y he adquirido una
motivación preactiva, pues el incremento en el plano de la conciencia me impulsa
a la urgencia del actuar como coherencia vivencial con la teoría. Claro que voy a
descansar cuando exponga este trabajo y cuando salga corriendo a abrazar a mis
amigas, a cantar, a darle un beso a mi mamá y cocinar algo rico. Si después me
da un infarto… ¡mala nota!, pero no me asusta.

C) CONFRONTACIÓN CON LA TEORÍA

Tras este recorrido, se ha conformado nuestra evaluación previa de las teorías a
través del encuentro con la experiencia vívida de nuestro proceso grupal.

Principalmente, ha resultado claro que el psicoanálisis freudiano debe ser
revisado. Ha quedado en evidencia que la construcción de los procesos de
identidad no están estructurados a partir de la “insuficiencia” biológica de la mujer
y la subsecuente “envidia del pene”, sino que tiene que ver con las
programaciones genéricas y dilemas específicos que hacen surgir en la vida de la
mujer. Aunque esta propuesta no es coherente con el texto freudiano, es
coherente con la intención del psicoanálisis de hacer una lectura subversiva de lo

140

real para mostrar sus fallas y contradicciones internas a fin de actuar como teoría
y praxis emancipatoria de la experiencia humana. Se trata de releer a Freud
superando sus propias limitaciones con sus propios instrumentos, evidenciando
cómo el psicoanálisis puede surgir actuando revolucionariamente incluso en
aquellos puntos en donde su creador quedó todavía prisionero de las redes
culturales en que fue formado. En consecuencia, un psicoanálisis en clave de
género nos parece un poderoso instrumento crítico que debe ser utilizado para
mostrar el modo en que se tejen las redes y las estructuras de dominación en la
forma de psiquismo alienado y escindido que garantice la dominación de las
mujeres.

Aún de mayor relevancia, se ha aplicado así este psicoanálisis feminista a la
comprensión de la problemática de identidad lésbica, un punto aún más débil de la
formulación freudiana en el análisis y que es posible rescatar la legitimidad de la
experiencia de estas mujeres mostrando cómo su vivencia es una respuesta
coherente a las fracturas y conflictividades inherentes a la posición femenina en la
sociedad patriarcal.

Respecto al interaccionismo simbólico, también hemos aceptado sus
contribuciones, pues ha permitido observar como la presentación de la mujer en la
vida social y su propia autorrepresentación está organizada en torno a las
posibilidades de simbolización y representación que se le otorgan, de modo que
en el caso de las lesbianas la estigmatización social a sido un factor fundamental
para organizar su experiencia e incluso para producir formaciones inconscientes
como se expresa en varios aspectos que se han señalado de lesbofobia
interiorizada. También se han señalado las asimetrías y las relaciones de poder
que colocan en posición desigual a quienes poseen la legitimidad para etiquetar y
definir experiencias, en este caso los hombres, y quienes sufren ese
etiquetamiento.

141

se hace necesario que llegue a la concreción de la vida de las mujeres en sus particularidades específicas. Si el feminismo pretende se un enfoque emancipatorio. se hace necesario incorporar la dimensión inconsciente que el interaccionismo ha omitido. única forma de mostrar cómo esos procesos simbólicos se articulan con conflictos y formaciones reactivas a nivel de la psicología profunda.Por otra parte. Al aplicar la teoría de género a la investigación de la construcción de la identidad lésbica. solo el psicoanálisis permite permear las articulaciones psíquicas que se enlazan con esos patrones simbólicos y comprender la densidad de la experiencia conflictiva resultante cuando tales interacciones y signos están al servicio de la dominación y la represión de la subjetividad de las mujeres. la de la identidad lésbica. a fin de que sea una herramienta adecuada para el desarrollo de su autocomprensión y de su lucha por la liberación. Si el interaccionismo simbólico se muestra como un valioso instrumento para describir a nivel manifiesto la organización de las interacciones sociales mediadas por las construcciones simbólicas de nuestra cultura. pero también la remite a la necesidad de incorporar en sus elaboraciones la descripción de los rostros específicos de las mujeres. el trabajo se sirve de esta teoría. Por último. la teoría de género ha demostrado nuevamente su poder explicativo al permitir ubicar una problemática específica. dentro del contexto de dominación y presión de las mujeres bajo el código de una sociedad patriarcal. la sola dinámica de las representaciones simbólicas es insuficiente para mostrar las contradicciones. así como las estrategias de supervivencia y liberación que se desarrollan en torno a estos factores. fracturas y escisiones impuestas al psiquismo. se ha rescatado la legitimidad de esa experiencia de resistencia a las 142 . permitiendo que nuestra exposición señale los dilemas y las posibilidades existenciales que se abren para una mujer que opta transgresivamente por amar a otra mujer. sacándolas de la abstracción generalizante en que a veces se les trata en algunas versiones de la teoría. De este modo. En efecto.

pues se trata del diálogo continuo del sujeto(a) con el contexto social. en el manejo de su corporalidad y en la construcción de patrones de relación alternativos a la lógica dominante de la asimetría y de la opresión. En particular. se convierte en una excelente herramienta para la descripción de estas redes sociales de significación en las que está inmerso el sujeto(a). pues debe garantizar que los miembros reproduzcan los patrones vigentes sin sublevarse ante el status quo. Debido a que los imperativos funcionales son la producción y reproducción del todo social. 143 . que nos remite a las vivencias de las niñas y los niños cuando desean organizar su vida psíquica y relacional en torno al cumplimiento de deseo de los otros (as). Debe ser así. A esta dimensión de socialización y sujetación que define la identidad asignada. aceptando hacerse así dueñas y creadoras de su propia historia. En la medida en que esta validación puede hacerse sentir. Estos procesos identificatorios están marcados por intensas cargas afectivas. fundamentalmente los progenitores. la identidad asignada es siempre coercitiva. ya sea el amor o el temor a la represalia. D) HACIA LA COMPRENSIÓN DEL CONCEPTO DE IDENTIDAD Tras la experiencia realizada. servirá de instrumento para reencuadrar el sentido de la experiencia lésbica en dirección hacia una mayor liberación para estas mujeres y para todas las mujeres en general. Como teoría. le corresponde a nivel interno el juego de las “identificaciones proyectivas”. señalamientos y censuras respecto a los roles asignados al sujeto(a). queda en evidencia que el concepto de identidad remite a un proceso dinámico y constante. hemos visto cómo la definición de género es central en la definición simbólica de la realidad. el interaccionismo simbólico. empoderadas por la convicción de que es legítimo optar por estructurar su experiencia de forma contestataria y auténticamente libre.imposiciones patriarcales y hemos reivindicado si significación en la afirmación de la autonomía de la mujer en su objetivo de deseo. que hace una propuesta de expectativas. Tal es nuestra intención y esperamos haberla alcanzado.

por tanto. Al examinar la identidad lésbica. La mayor parte de estos procesos se realizan a nivel inconsciente. pero también se observa como hay una opción básica por el crecimiento y la realización humanas. por lo que su construcción puede ser una experiencia dolorosa y angustiante. que conduce que a través de estas contradicciones y fracturas se realice una síntesis personal que apunte hacia la autonomía y la apropiación de sí mismas. se ve como hay contradicciones en las codificaciones sociales de roles. el abandono. de expectativas y necesidades. y he mostrado que existen fracturas producidas por las ambigüedades de las figuras parentales que dificultan la identificación. la pérdida o el rechazo. que es la propia elección. las configuraciones del inconsciente y el proyecto de vida personal que emerge como resolución de eso planteado previamente. Por tanto. En el caso de la identidad lésbica.pues lo que está en juego es la aprobación. El éxito de la síntesis resultante deberá ser comprobado en la experiencia y propongo como criterio valorativo el grado de realización y vitalidad que emerge de la opción asumida. producto de la lógica de la dominación. La autoidentidad se articula en torno a los significantes sociales y a ese juego de deseos. Finalmente. se ha descubierto que hay una dimensión específicamente existencial. experiencias identificadoras inconscientes) con el mundo de posibilidades que se abren a futuro para resolver los dilemas que esos presupuestos plantean. siempre es un proceso de integración en espejos. hacia un espacio donde se pueda respirar en libertad. Esto significa la creación de una identidad más allá del rol asignado e incluso en oposición al mismo. Identidad. La opción existencial anuda así lo ya existente y determinado (identidad asignada. pero emerge como una elección personal que sintetiza esos factores de un modo personalísimo. Y esta aspiración es un proyecto en proceso de realización continua. por lo que el recurso al método psicoanalítico es indispensable para su comprensión. cargado de deseos y temores. se ha 144 . que conjuga estas tres dimensiones de los simbólico social. la identidad surge como una construcción compleja. la estima.

Armando. D. Mimiografiado. (1966). Álvarez Hernández. Anzieu. grupo y familia. (1980). (1980) .: Editorial Folios Bishof. Ana Teresa. Tesis de Maestría en Psicología. (1991). Este carácter positivo es lo que hemos procurado describir a lo largo de esta investigación. La dinámica de los grupos pequeños.señalado el carácter liberador y la creación del espacio de autonomía que brinda para el desarrollo de la experiencia personal de las mujeres que lo asumen. Block. hay aquí una gran promesa que se está realizando respecto a las posibilidades de crecer.F. comp. Some cross-cultural and longitudinal perspectives”. Mary. Identidad sexual. Didier y Martin. Nicaragua.México. Bauleo. México: Editorial Trillas. 512-526. (6). El “Paciente Identificado”. Ponencia ante el Primer Congreso Nacional de Psiquiatría de Honduras. Jeanne. Editorial Centros de Estudios para la Mujer. Jacques-Ives (1971). Bolt.. Ledford. Bibliografia Adis. Montevideo: Editorial Imago. Universidad de Costa Rica. Gonzalo (1980). Síntomas y metáforas. American Psychologist. págs. (1973). “Conception of sex role. Buenos Aires: Editorial Kapelusz. ______(1982) Ideología. Y a pesar de los retos y tareas que significa. Interpretación de las teorías de la Personalidad.Grupo Operativo y Psicología Social. 145 . salud metal y socialización en jóvenes adultos universitarios. Sencillamente diferentes: la autoestima de las mujeres lesbianas en los sectores urbanos de Nicaragua.

Ideología y Ciencia”. Chacón Echeverría. José. Madrid: Alianza Cover. Mujeres y Ciudades: Participación Social. (1987). (1980). Patricia (1999). The Haworth Press. Pseudohermafroditas. Burin. (1975). La tranquilidad recetada. Barcelona: Paidós. Urbana and Chicago. Mabel e Irene Meler (1998). University of Illinois Press. (1984). Tesis de Licenciatura en Psicología. “Homosexual Identity: A concept in need of definition” en De Cecco. Tesis de Psicología. Barcelona: Editorial Gedisa. Trabajo de investigación. La construcción de la Identidad Sexual en Cinco Adolescentes Diagnosticados. Cuatro ensayos sobre la mujer.). (1975). Chalita. Jeannette. Nancy. Maestría en Estudios de la Mujer. M. (1987). Bisexual and Homosexual Identities: Critical Theorical Issues. Barcelona: Paidós. Vivienne. Siglo Veiniuno Editores. Vivienda y Vida Cotidiana. (1984). Poder. Curso: Familia y Patriarcado. Burin. ______(1996). (1992). Género y Familia. Universidad de Costa Rica. New York. Patricia. Carlos (1982). J. Teorías de la Personalidad. México: El Colegio de México. Chodorow. “Sobrevivencia en la ciudad: una conceptualización de las unidades domésticas encabezadas por mujeres en América Latina”. Maestría en Estudios de la Mujer. Kattia y Jones Solórzano. Laura y Lara Guardia. Madrid: Fundamentos. Alejandra (cornp. (Re) Conociendo a la Histérica. Cass. Braustein. Discusión sobre la Heterosexualidad obligatoria. Cueli. Nestor (1985) “Psicología. Castilla del Pino. 146 . amor y sexualidad en la construcción de la subjetividad. Curso: Ciencia y Género. Doris. En Massolo. Chinchilla Arias. Lesbian Psychologies: Explorations and Challenges. Vivencias y concepciones acerca de las relaciones de pareja de un grupo de mujeres adultas autodefinidas como lesbianas: Una experiencia de grupo focal. Psicología y Sociología del Grupo. United States. El ejercicio de la maternidad. México. San José: UCR.Boston Lesbian Psychologies Collective. Mabel (1990). Nicolás ed. El malestar de las mujeres. Trabajo de investigación. Caparrós. y Shiverly. (1996). México: Editorial Trillas.

Emilce (1998). (1966). Fiochetto. New York. Océano. Dolto. Estudios de los trastornos narcisistas de la feminidad. Diccionario Océano 1. Género. Martin. Erick.F. (1992). Otto. New York. De la ansiedad al método en las ciencias del comportamiento. Erdheim. ______(1980). El feminismo espontáneo de la histeria. Costa Rica: ILANUD. John.F. (1984). Mario y Nadig Maya.: Siglo XIX. El campo grupal. Sandee. (1984). Darty. Dio Bleichmar. ______and Shively. Rossana (1993). Devereaux. Erickson. Ana María (1989). Madrid. La sexualidad femenina. Fenichel. Haworth Press. Barcelona: Ed. Ediciones Hormé. Women Identified Women. Barcelona: Paidós. United States. (1984). Alda. Buenos Aires.: Siglo XIX. España: Ediciones Paidós Ibérica S. En Giros de Aspas 4. Georges (1999). May Field Publishing Company. Madrid: Horas y horas. Identidad Juventud y Crisis. (1966). Buenos Aires: Nueva Visión.Dannecker. frigidez. Bisexual and Homosexual Identities: Critical Clinical Issues. Teoría Psicoanalítica de las Neurosis. erotismo. Líbido. Haworth Press. A. Dio Bleichmar. De Cecco. México. D. Francoise. Taurus Ediciones. The Hworth Press. Cuando el Género suena cambios trae. La destrucción de la experiencia científica a través del medio académico. Mabel (1996). “Towards a Theory of Homosexuality: Socio-Historical Perspective” en De Cecco John P. Bisexual and Homosexual Identities Critical Theorical Issues. Michael. Facio. D. ______(1991). Fernández. Emilce y Burin. Diccionario Enciclopédico Ilustrado. California. México. Trudy: Potter. Bisexual and Homosexual Identities: Critical Clinical Issues. San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. Palo Alto. La amante celeste. New York. (1984). Sexualidad Femenina. 147 . Argentina: Editorial Paidós. Reflexiones etnopsicoanalíticas sobre la agresividad en la ciencia. (1990). Psicoanálisis y Subjetividad Barcelona: Paidós. Infancia y Sociedad.

Volumen VII.F. México D. Volumen XXI. ______(1994). México. ______(1920). Volumen IX. Tres ensayos de teoría sexual. Amorrortu Editores. Volumen XIX. Barcelona. Historia ilustrada de la sexualidad femenina. (1978). Volumen II.: Grijalbo. 148 . Max: Parsons. Ticott. La histeria. Idem. En: Obras Completas.: Siglo XIX. Idem. 1978. Chistine (1989).Flax. Gilbert. ______(1995). D. S. México: Siglo Veintiuno Editores. Idem. Michel. Sigmund. Madrid: Ediciones Cátedra. ______(1916). Argentina. ______(1933 [1932]). ______(1931). La feminidad. Ediciones Península. Buenos Aires. Ediciones Paidós. ______(1905-1906). (1972). ______Horkheimer. La Patología de la normalidad. Idem. A. España. Barcelona. La vida sexual de los seres humanos. México: Editorial Paidós Mexicana. Volumen XXII. (1990). ______(1979). Jane. Grandeza y limitaciones del pensamiento de Freud. Volumen VII. Psicoanálisis y Feminismo. Idem. La familia. ______(1888). (1923). ______(1908). Volume XVIII. Fragmento de análisis de un caso de histeria. Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina. Sobre la sexualidad femenina. ______(1905 [1901]). Las fantasías histéricas y su relación con la bisexualidad. Harriett y Roche. Fromm. Erick. Historia de la sexualidad. La crisis del psicoanálisis. Volumen XVI. ______(1905). Freud. Volumen I. Idem. Buenos Aires. Consecuencias psíquicas de las diferencias anatómicas de los sexos.F. El arte de escuchar. Foucault. Editorial Paidós. Idem. Idem. Mis tesis sobre el papel de la sexualidad en la etiología de las neurosis. Idem.

La construcción del materialismo histórico. ______(1994) Mujeres en Camino. En: Giros de Aspas 3. El encuadre psicoanalítico. Mirta. (1976). La investigación etnopsicoanalítica con la metodología del psicodrama. Ediciones Creativas de América S. Proyecto de Maestría. mitos. España. Indianapolis. Sandra (1980). San José. El Informe Hite.S. University Press. 1-18. Vols. San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. Colombia. En: Giros de Aspas 4. ______(1992). San José. Taunus. “Jaque al Rey: De la Psicología Patriarcal a la Psicología Feminista”. tabúes y estereotipos”. Madrid. Londres: Onlywoman Press. Conferencia Universidad Nacional. San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. Auditorio del I.N. Úrsula (1990). ______(1993) Exposición sobre la corriente psicoanalítica del PSZ Zurich (Ethnopsicoanálisis). ______(1993). Costa Rica. 149 . Habermas. ______(2000). (1996). Somos como somos: Documetación de Talleres de Psicología con mujeres costarricenses. sexualidad y poder. Jurgen. (1983). Buenos Aires. Shara. (1976). Estudio de sexualidad femenina. Psicoanálisis y poder. Círculo de lectores. Julia ed. Harding. San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. Costa Rica. For lesbians only. Grinberg. En: Giros de Aspas 2. Revista Costarricense de Psicología. León. Mujer. San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social.González Suárez. En: Giros de Aspas I. Un estudio etnopsicoanalítico en Nicaragua. Costa Rica. Sara Lucía y Penélope. Feminist and methodology. Tesis de Doctorado.A. En: Giros de Aspas 5. San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. (1988-1993). ______(2000) “Desconstrucción de la sexualidad. (1988). Boletina. Ediciones. Bogotá. Introducción a la investigación social desde el etnopsicoanálisis. Grupo Lésbico Feminista las Entendidas. Teoría de la identificación. Hoagland. Costa Rica Hite. ______(1994). ______(1998). Editorial Paidós. Hauser.

A. Ecuador: UNICEF. Loulan. ______(1994). San Francisco: Spinsters Book Company. Kolb. Patricia y Brantley. Londres: Tavistock Lamas. Psiquiatría Clínica Moderna. A. Lindzey. Otto (1979). Kitzinger. Macaya. Laplanche. Los cautiverios de las mujeres: madresposas.. (1993). Sage Publications. presas y locas. Great Britain. Maud. México: Editorial Limusa. Género Identidades. Cuando estalla el silencio. Argentina. Jean Bestrand. Hall. (1990). (1976). Lawrence. su loco y el Psicoanálisis. Buenos Aires. Editorial Paidós. Editorial Labor. UNAM. Ronald y Esterson. (1977). (1992). Diccionario de Psicoanálisis. Teorías de la Personalidad. Sanity. (1964). México: McGraw Hill.Kernberg. Jean y Pontalis. Argentina. Emilia. Lengerman. Families of Schizophrenic. Joann (1990). Managua: Puntos de Encuentro. ______(1992). Mannoni. monjas. Coordinación General de Estudios de Posgrado. Editorial Paidós. Entre Madres e Hijas: Acerca de la Opresión Psicológica. Marcela. “Teoría Feminista Contemporánea”. Alicia. Lagarde. ______(1997). La teoría de las relaciones objetables y el psicoanálisis clínico. en Teoría Sociológica Contemporánea. Género y feminismo. The construction of Lesbianism. (1983). Lombardi. San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica. Vol. El psiquiatra. Desarrollo humano y democracia. Identidad y Subjetividad Femenina. S. (1993). México: Editorial Fournier. Inquiries in Social Construction Series. 150 . Laing. El Género: La construcción cultural de la diferencia sexual. Monosevitz. Marta. Jill. madness and the family. putas. The lesbic erotic dance. (1990). México: Siglo Veintiuno Editores. (1993). Gardner. Barcelona. Martin. México: Universidad Nacional Autónoma. Celia. I. (1985). Calvin. Madrid: Horas y horas. Third Edition.

José L. Tesis. Moussaieff. Moreno. Enrique (1990). Tesis de Licenciatura en Psicología. Nuevos métodos de investigación. San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. España. Editorial Cuatro Vientos. Osborne. Madrid: Cátedra. Historia de la técnica de los grupos operativos. La cultura de la opresión femenina. En: Giros de Aspas 1. Eduardo. (1982). Nestle. Palma. ed. La condición de la mujer. México: Editorial Trillas. Buenos Aires: Búsqueda. Oliver. Paulousky. Michele (1977). M. José: Negrini. (1980). Análisis Crítico de la Concepción Freudiana de la Mujer. Eduardo. “El asalto a la verdad”. México: Era Mitchell. México D. (1980). (1987). Mattelart. Los hijos de Yocasta. Guiselle. Chile.Martínez. Paulousky. (1975). Pichon-Riviere. A restricted Country. (1974). Ithaca.F. Diez. La huella de la madre. Clínica Grupal 3. Psicoterapia de grupo y psicodrama. Universidad de Costa Rica. Jeffrey (1993).: FCE. (1980). Juliette. New York. M. “Juicio a la Psicoterapia”.F. Pardo. La construcción sexual de la realidad. Buenos Aires: Búsqueda. El manejo feminista de la realidad y la investigación. El gusano y la fruta. Firebrand Books. Comportamiento humano. ed. Eduardo. Ana y Osorio. Clínica Grupal 2. México D. etnografía y poder” en la Investigación cualitativa y su aporte a la investigación social. ______(1985). En: Giros de Aspas 4. (1989). Buenos Aires: Búsqueda. Editorial Seix Barral Nadig. Paulousky. Maya (1998). Raquel (1993). Clínica Grupal 1. El aprendizaje de la feminidad en América Latina. México: Editorial extemporánea. ed. Christiane (1997). San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. Bogotá: Indigo.: FCE. “Ciencia. United States. Memoria de la Jornada de la Carrera de Trabajo Social de la UCR. Molleda. Milagros (1994). 151 . (1995). Joan.

San José: Asociación de Psicoanálisis y Psicología Social. (1978). Ana Constanza (1994). En Revista de Ciencias Sociales 63: 129-140. Rich. Sagot. (1986 .Psychology of Women Quarterly. La mujer en Lationamérica: Perspectivas sociales y psicológicas. En: Giros de Aspas 3. Nos. Johnny. Editorial Ilpes. Lynn. San José:UCR. George. Construction lesbian Sexualities. (1986). Ediciones Guayacán.1992). Adrienne. (Siglos XIX y XX). Ojos que no ven. Leda. Rubin. “El Tráfico de Mujeres: Notas sobre la Antropología Política de Sexo”. Rodríguez. (1989). United States. Roxana (1997).: McGraw Hill. Historia del feminismo. Cambridge University. Press for Division Thirty-Five. “Repensando la heterosexualidad: las mujeres con los hombres”. United States. Montserrat (1994). Costa Rica. Jacobo. (1988). ______Madrigal Pana. Routhledge. 152 . Adolescentes privados de libertad: Entre el conflicto y la esperanza. Richardson. Rangel. (1997). Universidad de Costa Rica. Sole Romero. (1994). Gayle. 10 & 16. Heterosexualidad Obligatoria y Existencia Lesbiana. Editor: Plummer. Sharrat. Nidia y Trejos. ______(1992). Sara: Burgos. Vol. Abril 1995. ¿Qué ha pasado con la sexualidad de las mujeres?. Vols. Ken. Costa Rica. Ediciones Guayacán. Diane. Antología del curso “Ciencia y género”. Estudios sobre el género. En Nueva Antropología. 30. Mimeo. (1995). Argentina: Editorial Humanitas. Fragments of Lesbian and Gay Experience. La formación de una contracultura: Homosexualismo y Sida en Costa Rica. VIII No. Costa Rica. Teoría Sociológica contemporánea. Reyes. American Psychological Association. Segal. Navarra: Europa. Gloria (1995). Xenia: Rojas Kattia. New York. From the book: Modern Homosexualities. 3-1. Escuela de Psicología. En Debate Feminista. Schifter Sikora. (1992). Universidad de Madrid. (1993). Hombres que aman hombres. Ritzer. Tesis Licenciatura. Maestría en Estudios de la Muejer UCR-UNA.

Watzlawick. “La psicología construye a la mujer” en Shaprio. W W (Eds. C. 29/30. Placer y Peligro: Explorando la Sexualidad Femenina. Bogotá. En La liberación de la mujer: Año Cero. Zeitschrift Fur. 6 (Mayo 1996). Wolff. Sexualidad. Judith. Teoría de la Comunicación Humana. 4 (Abril 1995). Langland. 153 . Weisstein. Barcelona: Editorial Herder. No. 8 (Mayo 1997). México: Plaza y Valdés Vance. Psychonalyse and gesellschaftskritik. Granica Editor. Navoni. “Como ley Científica: “La psicología construye a la mujer”. Jeffrey (1998). E. Barcelona: Paidós. (1986). Salzburg. Barcelona. Freud. Carlos Valencia Editores. (1986). Werkblatt. Weeks. ______(1986).). Londres: Duckworth.Subjetividad y Cultura No. Madrigal: Editorial Revolución. Villar. y Gove. (1971). Villareal. Charlotte. México: Editorial Fraterna. No. Colombia. Love Between Women. Paul. 7 (Octubre 1996). Carole (ed. La menopausia un proceso de crecimiento.). España. la mujer y los homosexuales. (1989). Alvaro. (1977). No. UCR-UNA. S. (1996). La actuación femenina en el mundo académico. A. 1992/93 No. Tesis para optar al grado de Magister Scientiae en Estudios de la Mujer.