Votar con el DNI vencido

Ivan Lanegra

César Azabache y Federico Salazar han escrito, ayer y hoy, sendos
artículos defendiendo la posible exclusión de Julio Guzmán de la
carrera presidencial por decisión de las autoridades electorales.
Azabache, afirma que “…este sistema electoral nuestro, tan permisivo
que tenemos 17 agrupaciones en carrera, pone apenas dos requisitos de
fondo para permitir una candidatura: tener una agrupación de respaldo
y alguna forma de elección interna. Guzmán no cumple uno de estos
dos requisitos. En un artículo publicado ayer (“Ir a votar sin DNI“, de
Federico Salazar), Guzmán pretende (sic) un privilegio personal, una
excepción inconcebible".

Lo primero que hay que señalar es que las reglas partidarias peruanas
no son "tan permisivas". Azabache parece querer, incluso, más
exigencias. "El Perú es uno de los países con mayores requisitos para
inscribir organizaciones políticas en América Latina, pero contamos con
el sistema menos institucionalizado de la región, acaso al nivel de
Guatemala", explicó hace poco Mauricio Zavaleta en una columna en
Semana Económica.

En segundo lugar, el objetivo -ya de por sí dudoso, como acabamos de
ver- de las leyes sería promover la "democracia interna". ¿Para qué?
Para proteger los derechos de los militantes partidarios a condiciones
justas de competencia interna. En el Perú esto puede implicar
elecciones con candidato único, votación indirecta, y otras que muchos
calificarían de poco o nada democráticas. El estándar en la práctica es
bastante bajo.

Si la función de las autoridades electorales se limitara a exigir los
procedimientos que se supone nos garantizarán la “democracia
interna”, no hay más que discutir -es una posición-. Si se incumplió
algún procedimiento, no hay democracia interna en consecuencia y se
habría afectado los derechos de los militantes.

Pero hay otra posición. Para ésta lo importante es lo sustantivo. ¿Si se
cumplieron los objetivos de la ley, debería castigarse a los militantes de
una manera desproporcionada, afectando su derecho político a la
participación y a la competencia electoral, bajos las condiciones que la
Constitución y las leyes establecen? En este caso, las autoridades
electorales podrían elegir el camino de la subsanación de los
procedimientos incumplidos, o sancionar el incumplimiento, pero sin
que eso implique retirar al candidato presidencial de la competencia.

. Como ha recordado Steven Levitsky. Es una respuesta formalista. Y Lino Oviedo en Paraguay. El primero por golpista y genocida. Pero hay otra.Pondré un ejemplo. también por golpista. ¿Puedes votar sin DNI vigente? Una respuesta es "no". ¿Para qué sirve el DNI? Para identificarte. por ejemplo en el 2014. Algo. que no le haría ningún favor a la democracia y que esperamos no ocurra. En ningún caso se alegó el incumplimiento de las normas de “democracia interna”. El DNI vencido es un documento sin valor legal. las autoridades electorales en América Latina solo han retirado de competencia a un candidato presidencial viable en tres casos: Efraín Ríos Montt y Sandra Torres en Guatemala. El Perú sería el primero. Algo irónico para uno de los países con uno de los sistemas de partidos menos institucionalizados en Latinoamérica. en tres décadas. en una notaría– sin un DNI vigente. Si el documento vencido aún puede cumplir su finalidad sustantiva ("identificarte") y el costo de la otra alternativa es afectar el derecho (y deber) de votar. ¿por qué no permitir votar con el DNI vencido? Esto último es lo que decidió la Reniec. La segunda por querer evadir la prohibición constitucional que prohíbe las candidaturas de familiares del Presidente. No se puede. que a la vez es una respuesta al argumento de Salazar. No puedes realizar nada –en un banco.