You are on page 1of 3

DE LOS PEQUEÑOS

CONCURSOS Y QUIEBRAS

La ley 24.522 procuró a través de esta figura la
incorporación de un régimen diferenciado y
simplificado aplicable a los pequeños deudores. Sin
embargo, más allá del loable objetivo, éste no se
cumplió en la práctica dado que las diferencias entre
los pequeños y los grandes concursos resultan
difusas.
En la actualidad, desde la doctrina se reclama
un nuevo procedimiento para resolver la insolvencia
de los pequeños deudores o, más precisamente, de
los consumidores o de los patrimonios familiares. El
tratamiento de la insolvencia de los consumidores y
de sus posibles formas de reestructuración excede el
marco de esta colaboración. No obstante, es
menester indicar que, el régimen previsto en los
arts. 288 y 289, no resulta funcional para enfrentar
dicha problemática.
En la práctica es de carácter de esencialidad
remarcar ciertos aspectos en los incisos 1), 2) y 3) del
art. 288:
1) Al igual que otros antecedentes nacionales
sólo toma en consideración el pasivo. Es
decir, no se considera el patrimonio en su
totalidad.
2) Aquí caben las mismas críticas que en el
supuesto anterior dado que no considera el
activo sino sólo el pasivo y, además, puede
dar lugar a que el deudor se ubique en esa
situación pagando a algunos de sus
acreedores.
3) También es un requisito que no escapa a las
observaciones en virtud de que, al igual que
los anteriores, puede dar lugar a maniobras
espurias del deudor. Así, puede suceder
que éste despida a trabajadores para
colocarse en el régimen de los arts. 288 y
289 de la L.C.Q.
Cabe resaltar que en ciertas situaciones la
configuración de alguno de los supuestos
mencionados va a ser conocida recién en un
estadio avanzado del procedimiento por lo que
hasta ese momento deberá aplicarse el trámite
ordinario.

En mención al art. 289 de la LCQ, las escasas
diferencias que presentan los pequeños concursos
con los grandes son las siguientes:
A) Innecesariedad de Dictámenes de contador;
si bien no son necesarios los dictámenes
contables, la ley no autoriza a omitir la
presentación de un legajo por cada acreedor
denunciado.
Al respecto la jurisprudencia pronuncia:
La Cámara civil y comercial de la provincia de Buenos Aires, en “Cepeda, César Abel s/ Concurso preventivo, el 29 de Abril de 1997,
estableció que “si bien en los pequeños concursos” no son exigibles los dictámenes previstos en los incisos 3 y 5 del artículo 11 de la Ley
24522, si se requiere que igualmente se acompañe un estado detallado y valorado del activo y pasivo actualizado a la fecha de la
presentación, con indicación precisa de su comparación y normas seguidas para su valuación, ubicación, estado y gravámenes de bienes y
demás datos necesarios para conocer debidamente el patrimonio. “Se sostiene que “este dispositivo tiende a simplificar y a abaratar
los costos de la presentación”.

Respecto de la labor de la sindicatura, esta innecesariedad de dictamen suscripto por contador público, le incrementa aún
más la tarea concursal al síndico ya que no existe la responsabilidad profesional del contador que dictaminó en dichos
informes con la que cuenta el síndico de un concurso ordinario. Uno de los pocos requisitos que resulta beneficioso para el
con-cursado, le exige al síndico una mayor profundidad de labor profesional.

.

le corresponde al citado comité tales honorarios mencionados en el artículo 289 de la LCQ. este control deviene como consecuencia del carácter optativo del comité de acreedores en pequeños concursos y que para el caso de estar integrado. de la LCQ). es evidente que bajo ningún punto de vista puede ser considerado diferente con respecto del régimen ordinario. con la finalidad de evitar la declaración de la quiebra por el solo interés de la ley. como así mismo tampoco se prohíbe el uso de la conversión de la quiebra en concurso preventivo que prevee el art. Además en la ley no está escrito que es lo que sucede en el supuesto que se compruebe posteriormente a la apertura de un proceso especial. No regirá el régimen de supuestos especiales previsto en el art. sin una finalidad socialmente útil que tutelar. pues se ha tratado de instrumentar unos pocos temas sólo en dos artículos que traen problemas en el desarrollo de dicho instituto. Respecto a los honorarios se considera que “puede resultar tan extenso que permite avizorar la escasa eficacia del control”. el control del cumplimiento del acuerdo para el supuesto de no constituir el comité de acreedores. Si bien no está explícito. para las pequeñas y medianas empresas en quiebra. Como se puede ver a simple vista el vacío legal respecto a este instituto es extenso. ni establece sanciones respecto a ello. Los honorarios por su labor en esta etapa serán del 1% (uno por ciento) de lo pagado a los acreedores. C) Control de cumplimiento del acuerdo. postulándose la reforma del precepto. ya que el legislador se limitó únicamente a reducir ciertos requisitos. que no cumple tales requisitos para dicho encuadre. no rige el supuesto especial del cramdown. la posibilidad de prescindir de la limitación del artículo 289 LCQ y aplicar el salvataje excepcionalmente en los pequeños concursos. Sin embargo. 48 de la LCQ a supuestos de pequeños concursos. quedando en una suerte de marginalidad legal respecto a su contemplación. 59. Con este régimen aplicable.: Es decir. llegando inclusive a desestimar la inconstitucionalidad del art. ha sido sostenida doctrinariamente. circunstancia que podría ocurrir al eliminar su obligatoriedad. se encuadran a lo que dice la legislación. último párrafo. D) Control de cumplimiento del acuerdo. 90 de la LCQ. 289. le corresponde al citado comité tales honorarios mencionados en el artículo 289 de la LCQ. La exclusión del salvataje recibe las críticas de la doctrina que considera que poco tiene que ver la dimensión de la empresa con su viabilidad económica. Si no se constituyó comité de acreedores el contralor del cumplimiento del acuerdo estará a cargo del síndico.B) No rige el artículo 48 de la LCQ. la tesis mayoritaria se aferra al texto legal y rechaza la aplicación del salvataje en estos casos. Respecto de la actividad de la sindicatura. el proceso. este control deviene como consecuencia del carácter optativo del comité de acreedores en pequeños concursos y que para el caso de estar integrado. metodología y trámite de realización de bienes. . 48 de la LCQ. ni menciona que síndico debe actuar como así tampoco que sucede con el control de cumplimiento del acuerdo. En la jurisprudencia se admitió la aplicación del mecanismo del art. se agrega como función a cargo del síndico. Estas pequeñas y medianas empresas quedan excluidas del régimen de ofertas de terceros del artículo 48. Los mismos deberán ser regulados al dictarse la resolución de cumplimiento del acuerdo preventivo (art. que cuando el concurso esté calificado como pequeño no será de aplicación el régimen del salvataje o mal llamado “cramdown”.