Los procesos en los ecosistemas tienen escalas temporales

características que pueden variar en varios órdenes de
magnitud. La manipulación de los ecosistemas debe adaptarse a
la dinámica de los ecosistemas

Ejemplos de mal manejo ambiental debido a la falta de consideraciones de
escala de tiempo se pueden encontrar en la falta de reconocimiento de las
relaciones presa-depredador. Los seres humanos han considerado a los
depredadores como animales dañinos y por lo tanto han matado a los
depredadores carnívoros para proteger a las presas herbívoras. Pero esta
estrategia ha fracasado a menudo porque el beneficio a corto plazo se
realizaba a menudo a expensas de un patrón a largo plazo; Es decir, no se
consideraron las diferentes escalas temporales. Cuando el número de
depredadores se redujo, el número de presas aumentó muy rápidamente. Pero
los animales herbívoros tienen una escala de tiempo diferente a la de su fuente
de agua, y han aumentado por encima de su capacidad de carga, con el
resultado del pastoreo excesivo y el hambre en gran número. Las
observaciones en el palacio Kaibab de Arizona durante los años 1918-1940
eximir estas declaraciones por debajo de la capacidad de carga de la zona
(alrededor de 30000 ciervos). Sin embargo, muchos de los enemigos naturales
del ciervo, incluyendo lobos, coyotes, y pumas, fueron matados en los años 20
tempranos. Esta reducción en la presión de la depredación dio como resultado
un máximo de 100000 ciervos (más de veces la capacidad de carga) durante el
invierno de 1924 a 1925. El suministro de alimentos se redujo por consiguiente,
causando el hambre de 60000 ciervos durante los próximos dos años. El
agotamiento del suministro inicial de alimentos resultó en un desgaste
continuo hasta que sólo se estimaron 10000 ciervos para habitar el área en
1940.

Un fenómeno en el ecosistema acuático llamado "paradoja del plancton"
originalmente descrito por Hutchinson (1961) también ilustra la importancia de
las escalas de tiempo. Hutchinson argumentó que existe una aparente
contradicción de la exclusión competitiva en los ecosistemas acuáticos, donde
el plancton desarrolla una gran diversidad de especies en un ambiente
aparentemente homogéneo. Pero una teoría explorada en un esfuerzo de
modelización por Kemp y Mitsch (1979), es esa "diversidad entre especies". El
modelo, que utilizó la turbulencia como variable ambiental, ilustró que la
diversidad se mantuvo cuando la frecuencia del cambio de turbulencia se
acercó a la del tiempo de rotación de los organismos, pero fue menor cuando la
turbulencia cambió un orden de magnitud más rápido

PARADOJA DEL PLANCTON

En el ámbito de la biología acuática, la paradoja del plancton es el nombre que
se le da a la situación en que un conjunto limitado de recursos (luz y
nutrientes) permiten que viva una población amplia de organismos
planctónicos. La paradoja se deriva del principio de exclusión competitiva (a
veces denominado Ley de Gause), que establece que cuando dos especies
compiten por el mismo recurso, en última instancia, solo uno de ellos persistirá
y el otro se extinguirá. La alta diversidad de fitoplancton en todos los niveles
filogenéticos contrasta con las limitaciones en la disponibilidad de los recursos
por los que compiten entre sí (por ejemplo, luz, nitrato, fosfato, ácido silícico,
hierro).

La paradoja fue descrita originalmente por el limnólogo George Evelyn
Hutchinson, quien propuso que la paradoja puede ser resuelta por factores
tales como los gradientes verticales de luz o la turbulencia, la simbiosis o el
comensalismo, depredación diferencial o cambios constantes en las
condiciones ambientales.1 Un trabajo reciente ha propuesto que la paradoja
puede ser resuelta por factores tales como pastoreo de tamaño selectivo,2 la
heterogeneidad espacio-temporal;3 fluctuaciones del medio ambiente.4 En
términos más generales, algunos investigadores sugieren que los factores
ecológicos y ambientales interactúan continuamente de manera que el hábitat
del plancton nunca llega a un equilibrio para que una sola especie se vea
favorecida