Diplomado en Geomática UC: Curso Modelamiento de

superficies
Modelamiento de superficies con procesos
geoestadísticos

Guía de trabajo G4 : Exploración de datos

Ya que producto del trabajo anterior usted dispone de dos superficies
interpoladas, seguramente querrá verificar cuál de las dos presenta
una mejor solución al problema de la interpolación del ozono. Si bien
ya tiene indicios al respecto, al comparar los valores de ajuste que
entregan los modelos cada vez, Geostatistical Analyst presenta una
herramienta que permite comparar vis á vis los mapas obtenidos con
el fin de determinar con mayor seguridad no sólo la mejor
interpolación, sino las características de las diferencias.

1. Haga click con el botón derecho
sobre el mapa Sesgo
removido y en el menú
contextual emergente
seleccione Compare…
2. En el cuadro de diálogos
siguiente, asegúrese de hacer la
comparación con el mapa
Asumido verificando que sea
este nombre en el cuadro to:.
Acá se representan 1
gráficamente las predicciones de ambos mapas
simultáneamente.

2

Gráficamente, se puede apreciar que Sesgo removido
presenta una recta de ajuste o de regresión lineal entre
1
observado y estimado mucho más coincidente con la recta que
indica total coincidencia, que aquella del mapa Asumido. Esto
evidencia la mucho mejor fiabilidad del mapa con el sesgo
removido.

3. Una buena idea es también comparar los gráficos Q-Q de
ambos mapas. Esto dará una idea respecto a qué tan normal es
la distribución de los errores en ambos casos. El ideal es que
esta distribución sea muy cercana a la normal, ya que ello
significaría que todas las diferencias entre lo observado y lo
estimado caen dentro de lo probabilísticamente esperable.

3
Recuerde que mientras más se acerquen los puntos de muestra
a la línea de normalidad, más cercana a una campana de Gauss
perfecta es la distribución de los errores, por lo tanto, más
esperables. Acá también se nota claramente que en este caso
el mapa con los sesgos removidos tiene un comportamiento
mucho más probablemente acertado que el mapa inicial, con lo
que ya no parece haber dudas de la mejora en la interpolación
que introdujo el análisis geoestadístico.

4. Dado lo anterior, proceda a borrar de su espacio de trabajo el
mapa Asumido y el mapa de distribución de errores, si aún lo
tiene. En lo sucesivo sólo trabajeremos con el mapa mejor
interpolado.

2